Las   áreas protegidas deAmérica LatinaSituación actual y perspectivas para el futuro
Las   áreas protegidas de   América LatinaSituación actual y perspectivas para el futuro              Editado por Jörg Elb...
La designación de entidades geográficas y la presentación del material en este libro no implican laexpresión de ninguna op...
ContenidoPresentaciones............................................................................................ 5Agrad...
4 El futuro de las áreas protegidas en América Latina .................. 195        Cambio climático y áreas protegidas: e...
PresentacionesL  a creación de espacios naturales protegidos surgió, en 1872, como respuesta   mundial a la rápida desapar...
Las áreas protegidas de América Latina                              efecto invernadero. Tampoco podemos olvidar la función...
M      e habría gustado mucho participar en el II Congreso Latinoamericano       de Parques Nacionales y otras Áreas Prote...
Las áreas protegidas de América Latina                              N    o hay duda alguna del gran progreso que han logra...
L   as áreas protegidas son espacios de vida, resguardos de la biodiversidad del    planeta y de la cultura del Hombre, la...
Las áreas protegidas de América Latina                  Agradecimientos                 El presente libro es el resultado ...
PrólogoAmigas y Amigos,En sus manos tienen un libro sobre las áreas        la defensa y conservación de nuestro patri-prot...
Las áreas protegidas de América Latina      Reserva Extractivista Río Xingu, Brasil. Claire Leimbach - Getty Images       ...
América Latina, tomamos las siguientes             tener en mente —y en el corazón— lo que dijodecisiones. Para la región ...
Las áreas protegidas de América Latina                 Un conjunto de ocho autores analizan los te-             conservaci...
Las   áreas protegidas deAmérica Latina Situación regional
Las áreas protegidas de América Latina                          Parque Nacional Manu, Perú. Roberto Ariano                ...
Situación regionalAhora, cuando se cumple el bicentenario de la    parte de su accidentado trasegar y creativaindependenci...
18                                                                                                                        ...
Situación regionalLa democracia y la integraciónNo hay duda que en las últimas dos décadas         En materia de integraci...
Las áreas protegidas de América Latina                   Reserva de Flora y Fauna Dr. Rodolfo Tálice, Uruguay.            ...
Situación regionalLos sistemas nacionales de áreas protegidasComo se citó, la diversidad y variabilidad en    • Las áreas ...
Tabla 1: Las áreas protegidas nacionales en América Latina22                                                              ...
Tabla 2: Proporción de áreas protegidas marinas y terrestres en AméricaLatina y el Caribe                                 ...
Las áreas protegidas de América Latina                  Las categorías de manejo de áreas protegidas de la UICN           ...
Situación regionalLas áreas con reconocimiento internacionalLas áreas con reconocimiento internacional                varí...
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.

24,552 views
26,578 views

Published on

Un libro preciso por lo demás.

Published in: Travel, News & Politics
0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
24,552
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7,465
Actions
Shares
0
Downloads
269
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Las áreas protegidas de America Latina baja, un libro preciso por lo demás.

  1. 1. Las áreas protegidas deAmérica LatinaSituación actual y perspectivas para el futuro
  2. 2. Las áreas protegidas de América LatinaSituación actual y perspectivas para el futuro Editado por Jörg Elbers
  3. 3. La designación de entidades geográficas y la presentación del material en este libro no implican laexpresión de ninguna opinión por parte de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza(UICN) o del Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN) del Ministerio de Medio Ambiente yMedio Rural y Marino respecto a la condición jurídica de ningún país, territorio o área, o de sus autori-dades, o referente a la delimitación de sus fronteras y límites.Los puntos de vista que se expresan en esa publicación no reflejan necesariamente los de la UICN o delOAPN.Publicado por: UICN - Oficina Regional para América del Sur con el financiamiento del Organismo Autónomo Parques Nacionales.Derechos reservados: © 2011 UICN - Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales. © 2011, Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino Organismo Autónomo Parques Nacionales José Abascal 41, 28003 Madrid, España Se autoriza la reproducción de esta publicación con fines educativos y otros fines no comerciales sin permiso escrito previo de parte de quien detenta los derechos de autor con tal de que se mencione la fuente. Se prohibe reproducir esta publicación para venderla o para otros fines comerciales sin permiso escrito previo de quien detenta los derechos de autor.Citación: Elbers, J. (Editor) (2011). Las áreas protegidas de América Latina: Situación actual y perspectivas para el futuro. Quito, Ecuador, UICN, 227 p.ISBN: 978-9978-9932-1-7Fotografía de la cubierta: (En sentido horario) Eduard Müller, Fundação O Boticário de Proteção à Natureza, Eduard Müller, Roberto Ariano, Yves Lefèvre - Fundación Malpelo, Kevin Jones.Fotografía contraportada: Maria Teresa MagroEdición fotográfica: Efrén IcazaDiseñado por: Manthra EditoresProducido por: UICN - Oficina Regional para América del SurImpreso por: Monsalve Moreno Cia. Ltda.Disponible en: UICN - Oficina Regional para América del Sur Quiteño Libre E15-12 y La Cumbre Sector Bellavista Quito - Ecuador Tel: +593 2 2261075 Fax: +593 2 2463713 Correo electrónico: samerica@iucn.org Internet: www.iucn.org/sur
  4. 4. ContenidoPresentaciones............................................................................................ 5Agradecimientos ....................................................................................... 10Prólogo .................................................................................................. 11Introducción ............................................................................................ 121 Situación regional..................................................................... 15 Perfil socioeconómico y político de América Latina ........................... 16 Sinopsis de las áreas protegidas de América Latina .......................... 202 Las áreas protegidas en América Latina Centroamérica, México y Caribe hispano .................................... 29 Belice ......................................................................................... 30 Costa Rica................................................................................... 35 Cuba .......................................................................................... 43 El Salvador .................................................................................. 51 Guatemala .................................................................................. 57 Honduras .................................................................................... 63 México ........................................................................................ 69 Nicaragua ................................................................................... 79 Panamá ...................................................................................... 85 República Dominicana .................................................................. 91 América del Sur ........................................................................ 97 Argentina .................................................................................... 98 Bolivia ...................................................................................... 106 Brasil........................................................................................ 113 Chile ........................................................................................ 124 Colombia .................................................................................. 131 Ecuador .................................................................................... 139 Guyana ..................................................................................... 147 Paraguay ................................................................................... 152 Perú ......................................................................................... 158 Surinam .................................................................................... 166 Uruguay .................................................................................... 171 Venezuela.................................................................................. 1783 El II Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y otras Áreas Protegidas ......................................................... 185 El congreso de Bariloche: avances y desafíos ................................. 186 Agenda latinoamericana para la gestión de las áreas protegidas 2007-2017........................................................ 191
  5. 5. 4 El futuro de las áreas protegidas en América Latina .................. 195 Cambio climático y áreas protegidas: el futuro lo definimos nosotros ................................................................. 196 En la búsqueda del paraíso perdido .............................................. 201 Áreas protegidas: contribución para una nueva economía ............... 205 Las cicatrices del desarrollo: áreas protegidas, minería e hidrocarburos .............................................................. 209 Áreas protegidas y territorios indígenas: reflexiones sobre escenarios futuros ............................................................. 212 Áreas marinas protegidas: en alianza con los usuarios del mar ........ 216Anexos ...................................................................................... 221 Las categorías de manejo de áreas protegidas de la UICN y su caracterización .................................................................... 222 Entidades responsables para los sistemas nacionales de áreas protegidas en América Latina.......................................... 223Los autores............................................................................................. 225Créditos fotográficos .............................................................................. 227
  6. 6. PresentacionesL a creación de espacios naturales protegidos surgió, en 1872, como respuesta mundial a la rápida desaparición de áreas naturales y a la consecuente pérdidade los servicios ambientales que de ellas reciben las personas que las habitan. Lasfunciones que cumplen las áreas protegidas son diversas y han ido adquiriendodistintos roles a lo largo del tiempo, en función de la evolución del escenarioambiental mundial.El Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN) del Ministerio de MedioAmbiente y Medio Rural y Marino, es el responsable en España, dentro de laAdministración General del Estado, de desarrollar las competencias relacionadascon la Red de Parques Nacionales, que ha sido creada para la protección y gestiónde las mejores muestras del patrimonio natural español.Dentro de su programa de cooperación internacional y, concretamente, en elmarco del Programa Araucaria para Iberoamérica de la Agencia Española deCooperación y Desarrollo (AECID), el OAPN viene desarrollando, en los últimosaños, numerosos proyectos relativos a la conservación de los parques nacionalesy otros espacios naturales protegidos, a través de seminarios de capacitación paratoda la región iberoamericana y proyectos concretos en países como: RepúblicaDominicana, Honduras, Chile, Uruguay, Colombia, Argentina, Bolivia, El Salvador,Ecuador. También colabora con organizaciones como: Comisión Centroamericanade Desarrollo (CCAD), Comunidad Andina de Naciones (CAN), Secretaría GeneralIberoamericana (SEGIB), UNESCO, FAO, UICN. Todas estas actuaciones se basanen el intercambio de experiencias e información, desarrollo de estudios y proyectosde investigación, fomento de la sensibilización y del desarrollo socioeconómicosostenible de las poblaciones relacionadas con las áreas protegidas, y en ladifusión e incorporación de nuevas tecnologías con el fin de contribuir a la con-servación y gestión de las áreas naturales protegidas.En el escenario actual de cambio global, se plantean nuevos retos frente a laaceleración de la pérdida de hábitats y de las especies que los habitan. A estosefectos, ahora hay que sumar los producidos por la crisis financiera internacional,cuyas repercusiones se están manifestando en todos los ámbitos de la vida,provocando cambios en la dinámica de las poblaciones humanas que a medio ylargo plazo podrían incidir de forma muy negativa sobre las personas afectadas.También hay que tener en cuenta que, si no se toman las medidas oportunaspara evitar esta situación, sus efectos también acabarán afectando negativamentesobre el medio ambiente. Ante esta situación, cobra vital importancia el papeldesempeñado por las áreas protegidas y la biodiversidad que atesoran, ya quecontribuyen a la conservación del agua y ofrecen multitud de servicios ambientalescomo el de actuar como depósitos de carbono y ayudar así a la reducción del 5
  7. 7. Las áreas protegidas de América Latina efecto invernadero. Tampoco podemos olvidar la función que las áreas silvestres desempeñan como estabilizadores del clima a nivel local y, también mundial, cuando sumamos los efectos del conjunto de todos los espacios naturales. En el caso iberoamericano, nos encontramos con un territorio muy diverso, con una importantísima riqueza natural y cultural que está siendo sometida a fuertes presiones y cuya conservación comienza a estar seriamente amenazada. En este caso, además de los factores generales antes mencionados, hay que considerar una situación de desarrollo socioeconómico en claro auge y cuya expansión es vital para el bienestar de la población. Por este motivo, se torna fundamental el acierto en las decisiones que se tomen a la hora de integrar la gestión y conservación medioambiental con el desarrollo iberoamericano, puesto que de ellas dependerá el bienestar de la población y que toda su riqueza ambiental y cultural perdure en el tiempo. De este modo, las actuaciones a desarrollar en la conservación de áreas protegidas deben enfocarse para que éstas cumplan y sigan criterios adaptados a la nueva situación, como centrar la relación entre conservación y desarrollo en el pago por servicios ambientales, avanzar en la conservación de las áreas protegidas marinas y de agua dulce, integrar a los pueblos indígenas en los procesos de decisión y planificación, fortalecer la capacitación de los guardaparques, y promover la vin- culación entre los objetivos de conservación y desarrollo a través del ordenamiento territorial como herramienta básica de planificación. De esta forma, desde el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y el Organismo Autónomo Parques Nacionales, queremos contribuir al cumplimiento de estos objetivos, colaborando con todos los países iberoamericanos en la conser- vación de su patrimonio natural y de la biodiversidad que albergan, contribuyendo a un desarrollo socioeconómico sostenible en el que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando la variedad de servicios que ofrecen las áreas naturales. Doña Rosa Aguilar Rivero Ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino6
  8. 8. M e habría gustado mucho participar en el II Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y otras Áreas Protegidas, pues no todos los díasun evento reúne en un solo lugar tanta experiencia en una cuestión primordialcomo es la conservación de los segmentos más importantes y representativosde la naturaleza latinoamericana. El tema es amplio y complejo y este volumenfacilita inmensamente el acceso a la información sobre áreas dedicadas a laconservación. Académicos, practicantes y tomadores de decisiones tienen en estelibro una herramienta valiosa en su lucha para conservar lo más valioso que existeen nuestra región: su diversidad biológica y cultural.Utilizo el término “lucha” porque es esto lo que tenemos por delante si es queAmérica Latina pretende llegar al final del siglo XXI como un continente donde elser humano –componente intrínseco de la naturaleza– pueda tener una existenciarica. Rica no necesariamente en dinero o bienes materiales, sino en términos deuna vida armoniosa con los otros elementos que componen la biosfera; rica encultura, en un ambiente sano y diverso donde predominen la alegría y la paz.No hay que caer en ilusiones; la tarea es difícil y las presiones sobre lo quequeda de nuestra naturaleza están en ascenso. La frontera agrícola se expande yla demanda por recursos naturales se acelera; ambos procesos amparados en unmodelo económico que tiene como combustible el consumo y un sistema de valo-res insostenible. Caminamos hacia el ecocidio y tenemos que cambiar el rumbo.Las áreas protegidas y otras áreas de conservación pueden cumplir un papelpreponderante en la reorientación de nuestra civilización. Es ahí donde reside unrepositorio importante no solo de biodiversidad, sino también de culturas diversasque conservan además de conocimientos valiosos sobre la naturaleza, paradigmasde vida alternos a lo que hoy día rige en el mundo.Durante los 20 años de su existencia, la Oficina Regional para América del Sur dela UICN ha trabajado incesantemente para la conservación y mejor gestión de lasáreas protegidas en la región. Su visión sobre el rol de las áreas de conservación haevolucionado desde una visión más preservacionista hacia una conservacionista,donde el ser humano no es visto como un intruso, sino como una parte integral dela naturaleza y el factor primordial en su manejo y cuidado. Así, UICN-Sur arribaa sus 20 años de edad con una visión sobre las áreas protegidas y otras áreas deconservación realista. Sabemos que para conservarlas tenemos que demostrar suvalor en términos prácticos y económicos, tenemos que utilizarlas para educar,para generar servicios y productos que beneficien, irónicamente, a la especie quemás la amenaza: el ser humano. La publicación que usted tiene en sus manosconstituye un gran aporte para la evolución de la ciencia y la gestión de las áreasprotegidas hacia un modelo acorde a un mundo que más que nunca necesita deáreas de conservación. Úsela, disemínela. Joao S. de Queiroz Director Regional UICN-Sur 7
  9. 9. Las áreas protegidas de América Latina N o hay duda alguna del gran progreso que han logrado los países de América Latina en la conservación y uso sostenible de la biodiversidad, guiados siempre por el Programa de Trabajo aprobado en el marco del Convenio sobre Diversidad Biológica que nos ha comprometido a lograr sistemas de áreas prote- gidas completos, representativos y eficazmente gestionados. Los Sistemas Nacionales de Áreas Protegidas han trabajado para lograr el fin último de la conservación, que no es otro que la preservación de la vida, de la riqueza natural y cultural, la protección de la fauna y la flora, la preservación del agua y de los recursos genéticos y por supuesto, propiciar mejores condiciones de vida para sus habitantes. El reto para los directores de los sistemas nacionales de áreas protegidas es enorme, pues hay gran cantidad de amenazas a la conservación de la riqueza natural y a la integridad y el equilibrio de los ecosistemas. Por lo tanto, se debe buscar el trabajo conjunto del sector público y el sector privado en cada uno de los países y el apoyo mutuo entre ellos, con la participación decidida de los organismos internacionales. Por esta razón, la Red Latinoamericana de Cooperación Técnica en Parques Nacionales, otras Áreas Protegidas, Flora y Fauna Silvestres – Redparques ha jugado un papel fundamental, ya que durante 28 años ha fortalecido el trabajo técnico de los países y ha permitido, con el apoyo de la FAO, que los directores de los sistemas nacionales se apoyen mutuamente gracias a los vínculos que ha facilitado y que han generado grandes beneficios. El apoyo y la guía técnica permanente de la UICN ha sido fundamental, al igual que de otras organizaciones no gubernamentales y organismos multilaterales que aportan no solamente importantes recursos financieros, sino también profe- sionales de alto nivel técnico que trabajan hombro a hombro con las entidades encargadas del manejo de áreas protegidas en los países, para conseguir la conservación de la naturaleza y la provisión de los bienes y servicios que son indispensables para su desarrollo y el bienestar de sus habitantes. Se requiere el concurso de todos porque como dije, es enorme la magnitud de los factores que causan la pérdida de la biodiversidad, hoy más contundentes que nunca frente a la realidad del cambio climático y la escasez de recursos para la supervivencia. Precisamente, la vocación de conservación de las áreas protegidas está dada por su capacidad para contribuir de manera significativa al incremento de la resiliencia de los ecosistemas. Las áreas protegidas son la principal herramienta para lograr la conservación de la biodiversidad, son también un instrumento estratégico para la mitigación y la adaptación al cambio climático y una esperanza para la humanidad. Es esa la dimensión de nuestra tarea que por supuesto, requiere del compromiso de todos. Julia Miranda Londoño Coordinadora Regional Redparques8
  10. 10. L as áreas protegidas son espacios de vida, resguardos de la biodiversidad del planeta y de la cultura del Hombre, laboratorios vivos de la evolución geológicay biológica de la Tierra. Estos territorios elegidos albergan la magia de la vida, untorrente de colores y formas, el misterio de lo desconocido.En las áreas protegidas confluyen diariamente los pueblos que viven y se nutrena partir de sus recursos; el esfuerzo de quienes trabajan para su preservación; yel disfrute de quienes tienen la fortuna de visitarlas. Aun así, todos nos benefi-ciamos de los servicios que brindan estos espacios de conservación, como serla purificación del agua y aire, la protección de los suelos, el resguardo de losrecursos genéticos.La conservación del invaluable patrimonio natural y cultural que albergan las áreasprotegidas es una responsabilidad que le cabe a la humanidad en su conjunto.Y esto es reconocido cada vez con más ahínco en los foros internacionales,regionales y nacionales. El Programa de Trabajo de Áreas Protegidas del Conveniode la Diversidad Biológica es un claro ejemplo de la notoriedad que ha adquiridoesta temática a nivel global.En la Argentina, desde la Administración de Parques Nacionales estamos recorriendoel camino necesario para consolidar la gestión de las áreas protegidas individualesy del sistema en su conjunto. Algunos pasos firmes en ese sentido lo constituyenla incorporación al sistema de nuevas áreas costero-marinas y marinas protegidas,sumando al sistema más de 460.000 ha de superficie marina; la ampliación decinco áreas protegidas existentes, adicionando más de 900.000 ha al sistema actual;la gestión de nuevos corredores de conservación en el Bosque Chaqueño y en laPatagonia árida y semiárida; la colaboración en el fortalecimiento institucional delSistema Federal de Áreas Protegidas junto con la Secretaria de Ambiente y DesarrolloSustentable y el Consejo Federal de Medio Ambiente; la coordinación de la gestión deáreas protegidas con otras jurisdicciones e instituciones, a través de la creación de losparques costero-marinos interjurisdiccionales y la gestión compartida con el Ministeriode Defensa de la Nación de reservas naturales de la defensa.A nivel nacional, todavía existen diversos desafíos para lograr que las áreasprotegidas se transformen en elementos clave de las políticas de Estado, tantoambientales como económicas e intersectoriales; y para que sean reconocidaspor toda la sociedad por su rol vital en la protección de la diversidad natural y lacultural. Para ello, es imprescindible que todos los actores, jurisdicciones y sec-tores que trabajan en la gestión de territorios, elaboración e implementación depolíticas sigan articulando esfuerzos para fortalecer la conservación del patrimonio.Este año, mientras en el mundo se celebra el inicio de la Década Internacionalde la Biodiversidad (2011-2020) declarada por las Naciones Unidas, la Adminis-tración de Parques Nacionales de la Argentina festejará el aniversario 108vo delprimer Parque Nacional argentino, y continuará avanzando a paso firme y certeropara poder plasmar el deseo del Perito Francisco Pascasio Moreno de trabajar parala equidad de las futuras generaciones. Dra. Patricia Alejandra Gandini Presidenta del Directorio Administración de Parques Nacionales 9
  11. 11. Las áreas protegidas de América Latina Agradecimientos El presente libro es el resultado de un extenso Carolina Castellanos, María Fernanda Cuar- proceso de recopilación y análisis de informa- tas, Cathleen Cybèle, Roberto Daza, Miguel ción sobre los sistemas nacionales de áreas Díaz, Marisol Dimas, Eula Domínguez, Isabel protegidas de América Latina y el contexto Endara, Miguel Antonio Flores, Fábio França, regional en que están inmersas. Esta publica- Laura García, Maritza García, Gino Germaná, ción ha sido posible gracias al generoso aporte Julio Gonchorosky, Yessenia Gonzalez, Chu- económico del Organismo Autónomo Parques vica Harilal, Enrique Hernandez, Matthäus Nacionales (OAPN) de España. Hofmann, Mariela Huacchillo, Marisela Huancauqui, Rosa Lamelas, Cecilia Macera, Augusto de Jesús Martínez, Eleuterio Martí- nez, Jenny Alejandra Martínez, José Manuel Mateo, Betty McDermott, Xiomara Medrano, Ricardo Meneses-Orellana, Julia Miranda, En primer lugar queremos agradecer a las Laura Modernell, Arturo Mora, Ángel Onofa, personas que trabajaron en la concepción Daniel Paz-Barreto, Priscila Peña, David Pere- del presente libro y que dedicaron su tiempo ra, Román Pineda, Leonor Quevedo, Patricia para formar parte del Comité Editorial: Vale- Quintana, Mirna Yesenia Ramos, Fernando ria Chamorro, Eduardo Guerrero, Efrén Icaza, Regal, Andrew John Rhodes, Freddy Rivera, Victor Hugo Inchausty, Andrea Michelson y Oscar Rodas, Natalie Rosado, Francisco Ruiz, Antonio Tovar. Wilber Sabido, Andrea Sabogal, Danilo Salas, Francisco Sánchez, Luz Amelia Sánchez, Mar- Un agradecimiento muy especial merecen las ta Lucia Sánchez, Guillermo Scarlato, Leonel personas de la Oficina Regional para América Sierralta, Miguel Stutzin y Carlos de Ugarte. del Sur de la UICN sin cuyo esfuerzo perseve- rante e incansable este libro nunca hubiera Un agradecimiento especial para las perso- sido publicado. En labores tan diversas que nas del World Database on Protected Areas implica la publicación de un libro de este del World Conservation Monitoring Centre formato, como por ejemplo conseguir infor- (UNEP-WCMC) que nos aprovisionaron con mación, datos estadísticos, cartográficos y datos estadísticos y cartográficos para varios fotografías de los 22 países involucrados, se de los países: Charles Besançon, Arianna distinguieron: Valeria Chamorro, Efrén Icaza, Granizera, Amy Milam y Craig Mills. James McBreen, Andrea Michelson, Verónica Moreno y Gisela Paredes. En esta publicación se ha puesto énfasis en una cartografía actual y precisa. Agradecemos Para esta publicación hemos contado con a Pool Segarra por la elaboración de los ma- el desinteresado apoyo brindado por los pas. La dirección cartográfica estuvo a cargo agentes de los sistemas nacionales de áreas de Jörg Elbers. protegidas, los miembros de la Red Latino- americana de Cooperación Técnica en Par- Efrén Icaza llevó a cabo la edición fotográfica ques Nacionales, Otras Áreas Protegidas, del presente libro con excelente pericia. Al Flora y Fauna Silvestre (Redparques), y los final de la publicación consta una relación miembros de la Comisión Mundial de Áreas de quienes contribuyeron con sus magníficas Protegidas de la UICN. Nuestro profundo imágenes; destacamos la colaboración de agradecimiento a quienes nos enviaron infor- Eduard Müller y Alfredo Carrasco V. que mación, datos estadísticos y cartográficos de compartieron fotografías de varios países los sistemas nacionales de áreas protegidas; latinoamericanos. también a las personas que aportaron me- diante la revisión de apartados específicos Agradecemos al Servicio Alemán de Coopera- o con su opinión y lecturas críticas, entre ción Social-Técnica (ded) y al Centro para la ellos: Luis Alfaro, Daniel Álvarez, Marco Vi- Migración Internacional y el Desarrollo (CIM) nicio Araya, Freddy Ardila, Ana Balabusic, por respaldar el puesto de trabajo de Jörg Viviana Baptista, Mario Batalles, Sergio Elbers en la Oficina Regional para América Brant Rocha, Cecilia Brito, Paula Bueno, del Sur de la UICN. Ximena Buitrón, Mariana Campos, Victor Canton, Jorge Carranza, José Luis Cartés,10
  12. 12. PrólogoAmigas y Amigos,En sus manos tienen un libro sobre las áreas la defensa y conservación de nuestro patri-protegidas de América Latina, su presente y monio natural y poder articular un futurosu futuro posible. En este libro sin duda en- sostenible en el que las áreas protegidas nocontrarán excelente información y hermosas sean consideradas un mero “adorno”, sinofotografías. Pero quiero transmitirles que, un elemento fundamental y constitutivo deademás de ello, en sus manos tienen un una estrategia de reforma estructural demensaje. Un mensaje que busca destacar nuestras economías. Y que abran espaciosla importancia y trascendencia que tuvo el y posibilidades para alcanzar, como decíaII Congreso Latinoamericano de Parques el lema del congreso, Conservación, inte-Nacionales y otras Áreas Protegidas de gración y bienestar para los pueblos deSan Carlos de Bariloche, su identidad como América Latina. El hecho que la publicaciónhito fundamental en la historia de las áreas de este libro se realice en el mismo añoprotegidas de la región, y su capacidad para que la Oficina Regional para América delmodelar nuestro futuro. Sur de la UICN cumple 20 años de trabajo dedicado y fructífero subraya el compromiso¿Por qué Bariloche fue un hito en la historia permanente de la institución con nuestrade la conservación de las áreas protegidas región y su gente.en la región? Las razones son múltiples, masallá que el simple hecho de dar continui- En Bariloche se reunió la comunidad latino-dad al encuentro pionero de Santa Marta de americana de la conservación en su mara-1997, ya es importante y esperanzador. Pero villosa diversidad, riqueza fundamental queBariloche sirvió además para pensar nueva- opera como contrapartida de la extraordinariamente la situación de las áreas naturales latino- biodiversidad de la región. Y en esa rica diver-americanas, no sólo revisando las amenazas sidad de intereses, actores, visiones, culturas yhistóricas −y aún presentes− a su constitución roles, quedó establecida nítidamente la impor-y buen manejo, sino también explorando tancia de ser más y no menos, de hablarnos,nuevos desafíos, de la expansión de la frontera de entendernos en nuestras diferencias, deagrícola potenciada por los agro combustibles, vernos a la cara y de cultivar el diálogo comoa los avances de las explotaciones mineras y herramienta central de la construcción comúnde hidrocarburos, los temas de seguridad y de un futuro mejor para todos.conflictos bélicos, y el gran desafío global queplantea el cambio climático. Bariloche recogió semillas de Santa Mar- ta, agregó nuevas, las plantó, y hoy estánEl congreso de Bariloche nos permitió revi- germinando y creciendo en cada rincón desar, analizar y discutir con honestidad temas nuestra América Latina. Este libro, productofundamentales como son la necesidad im- del trabajo, conocimiento y compromiso depostergable de establecer una relación justa tantos colegas, lo recuerda y celebra, saludacon nuestros pueblos originarios, fortalecer y a quienes ya son parte de este camino, eextender las áreas protegidas marino-costeras, invita a los demás a unirse a la empresa.repensar el rol del estado y del mercado en Miguel Pellerano Consejero de UICN 11
  13. 13. Las áreas protegidas de América Latina Reserva Extractivista Río Xingu, Brasil. Claire Leimbach - Getty Images Introducción Jörg Elbers y Víctor Hugo Inchausty Las áreas protegidas prometen un futuro más saludable para el planeta y su gente. Salvaguardar estas áreas preciosas significa salvaguardar nuestro futuro. Nelson R. Mandela y Su Majestad Reina Noor (2003) En octubre de 2007 celebramos el II Con- financiero de OAPN comenzamos a trabajar greso de Parques Nacionales y otras Áreas en el concepto del libro. Protegidas en San Carlos de Bariloche, Argentina. En este congreso, que reunió La primera reunión del comité editorial de a más de 2400 apasionados de las áreas nuestro libro Las áreas protegidas de protegidas, nació la idea de publicar un li- América Latina: Situación actual y pers- bro sobre las áreas protegidas de América pectivas para el futuro se llevó a cabo Latina. Entre la Oficina Regional para Amé- en el mes de abril de 2009 en Lima. En rica del Sur de la Unión Internacional para esta reunión, en la cual se trazó el índice, la Conservación de la Naturaleza (UICN) participaron Andrea Michelson, Eduardo Gue- –organización a cargo de la coordinación rrero, Antonio Tovar y los dos suscritores. técnica del congreso–, y el Organismo Autó- Como una de las primeras tareas tuvimos nomo Parques Nacionales (OAPN) de España que delimitar nuestra región para los fines nos pusimos de acuerdo en llevar adelante del libro. Cómo no existe una definición este proyecto desafiante. Con el respaldo inequívoca de la extensión geográfica de12
  14. 14. América Latina, tomamos las siguientes tener en mente —y en el corazón— lo que dijodecisiones. Para la región mesoamericana Arne Naess, el reputado filósofo noruego yincluimos los ocho países que unen el norte fundador de la ecología profunda: “Toda lacon el sur del continente, desde México vida tiene un valor intrínseco, independiente-hasta Panamá, inclusive Belice, país de ha- mente de su valor para los seres humanos”.bla inglesa, más los dos países del Caribe La expansión de actividades económicas nohispano: Cuba y República Dominicana. En amigables con la naturaleza hace que enAmérica del Sur tomamos en cuenta los diez muchos países la protección de la vida sepaíses latinos, más los dos Estados inde- retire más y más hacia las áreas protegidaspendientes del Escudo Guayanés: Guyana y y sus alrededores. La publicación de esteSurinam. Guayana Francesa, por ser un de- libro quiere recalcar el valor y la importanciapartamento de ultramar de Francia, no forma de las áreas protegidas para América Latinaparte de los países incluidos en este libro. y el mundo.De esta manera trazamos una labor intensiva En esta publicación contamos algo de lay exhaustiva para 22 países de la región que historia de los sistemas nacionales de áreasabarcan un total de casi 20,4 millones de protegidas, presentamos un registro de lakilómetros cuadrados, equivalente a 48,5% situación actual y hablamos sobre las pers-de la superficie del continente americano. pectivas y desafíos que enfrentan las áreasEditar un libro con información sobre los protegidas de 22 países latinoamericanos ensistemas nacionales de áreas protegidas para el siglo XXI. También presentamos mapas22 países resultó un desafío más arduo de lo con la ubicación geográfica, y por último,que nos imaginamos. El libro está enfocado pero no menos importante, fotografías queen las áreas protegidas terrestres y marinas exhiben la belleza de las áreas protegidas.bajo jurisdicción nacional. También presenta-mos información sobre las áreas protegidas El contenido del libro se estructura de lasubnacionales (departamental/estadual) y siguiente forma: El primer capítulo, Situa-municipales, y sobre áreas con otro tipo de ción regional, está dedicado a la sinopsisgobernanza, como privada, o por parte de regional. En el, Eduardo Guerrero primeropueblos indígenas y comunidades locales. traza el Perfil socioeconómico y políticoPero en las estadísticas y en los mapas nos de América Latina. A continuación, Jörglimitamos a las áreas protegidas bajo juris- Elbers presenta una Sinopsis de las áreasdicción nacional. Aún así, fue difícil conseguir protegidas de América Latina basado endatos estadísticos oficiales y hasta imposible los textos sobre los 22 países. El segundode obtener datos cartográficos oficiales de capítulo, Las áreas protegidas de Américalas áreas protegidas de varios países. El im- Latina , es el corazón del libro. Eduardopasse con los datos cartográficos oficiales lo Guerrero y Antonio Tovar analizan los sis-solucionamos con ayuda del World Database temas nacionales de áreas protegidas deon Protected Areas en el World Conservation los países latinoamericanos: la primeraMonitoring Centre en Cambridge, Inglaterra, parte, Centroamérica, México y Caribe his-un centro colaborador del Programa de Nacio- pano, abarca a los diez países elegidos ennes Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA Mesoamérica y el Caribe; y en la segunda(UNEP por sus siglas en inglés). parte, América del Sur, se encuentran las descripciones de los doce países del sur delLas áreas protegidas, tanto en América Lati- continente americano. El tercer capítulo sena como en todo el planeta, son los lugares ocupa de El II Congreso Latinoamericanomás valiosos para la conservación in situ de Parques Nacionales y otras Áreas Prote-de la naturaleza. La preservación de estos gidas, llevado a cabo del 30 de septiembretesoros que resguardan la diversidad de la al 6 de octubre de 2007 en San Carlos devida nunca fue más evidente que hoy, porque Bariloche, Argentina. Eduardo Guerrero esnunca antes el hombre y sus actividades el autor de los dos subcapítulos: El con-económicas fueron una amenaza tan fuerte greso de Bariloche: avances y desafíos ysobre la comunidad de la vida que a princi- Agenda latinoamericana para la gestión depios del siglo XXI. Mirando a las áreas pro- las áreas protegidas 2007-2017. El cuar-tegidas y más allá a todos los paisajes que to capítulo está dedicado a El futuro denos rodean en la Tierra, siempre deberíamos las áreas protegidas en América Latina . 13
  15. 15. Las áreas protegidas de América Latina Un conjunto de ocho autores analizan los te- conservación. Finalmente, Jaime Rovira re- mas cambio climático, desarrollo, economía, flexiona sobre las áreas marinas protegidas, minería e hidrocarburos, territorios indígenas su texto lleva el título Áreas marinas prote- y áreas marinas protegidas. Primero Eduard gidas: en alianza con los usuarios del mar. Müller y Jörg Elbers escriben sobre el cambio climático en el artículo Cambio climático y Las áreas protegidas son una responsabilidad áreas protegidas: el futuro lo definimos noso- de la sociedad en su conjunto, no solo de tros, después Alberto Acosta reflexiona sobre poblaciones locales ni gobiernos, sino tam- el desarrollo en el artículo En la búsqueda bién de los habitantes de las ciudades. Estos del paraíso perdido. Luiz Merico estudia la espacios son clave para proteger la naturaleza economía en su texto Áreas protegidas: con- y los servicios ambientales que necesitamos tribución para una nueva economía, y Tarcisio para mantener la vida en el planeta. Granizo se ocupa de la extracción de mate- rias primas en Las cicatrices del desarrollo: Que este libro anime a la gente a involu- áreas protegidas, minería e hidrocarburos. crarse en el apoyo a las áreas protegidas ya A continuación, Jorge Nahuel y Gonzalo sea promoviendo buenas prácticas desde Oviedo analizan Áreas protegidas y territo- la experiencia de visitante, aportando a la rios indígenas: reflexiones sobre escenarios gestión de las mismas, y siendo el portavoz futuros, el primero nos presenta Una mirada de su importancia en todos los aspectos de indígena y el segundo Una mirada desde la su vida ciudadana.14 Parque Nacional Galápagos, Ecuador. Eduard Müller
  16. 16. Las áreas protegidas deAmérica Latina Situación regional
  17. 17. Las áreas protegidas de América Latina Parque Nacional Manu, Perú. Roberto Ariano Perfil socioeconómico y político de América Latina Eduardo Guerrero Unidad en medio de contrastes América Latina es el conjunto de las nacio- decenas de otras lenguas especialmente indí- nes del continente americano cuyas lenguas genas entre las que se cuentan el quechua, oficiales son el español y el portugués. Geo- aymara, guaraní y las lenguas mayas. gráficamente abarca la mayor parte de Amé- rica del Sur, Centroamérica y México, además La mayoría de los latinoamericanos son de los territorios antillanos de habla hispana. mestizos que reúnen en su identidad una Aparte de los 19 países que entran en esta suma de seres y saberes. Al mismo tiempo, categoría, incluimos en el libro a otros tres numerosos pueblos indígenas han preser- países del subcontinente: Belice y Guyana, vado sus raíces culturales y conforman una cuya lengua oficial es el inglés y Surinam con parte sustancial de la población. Su presen- la lengua oficial holandés. cia es vital en casi todos los países de la re- gión, especialmente en México, Guatemala, Sin embargo, el subcontinente latinoameri- Bolivia, Ecuador, y Perú. Se constituyen en cano no es solo latino sino es más bien un el elemento primigenio y fundamental del crisol donde se funden la cultura ibérica y ser latinoamericano. la indígena, sazonadas aquí y allá con una diversidad de ingredientes afroamericanos, América Latina es, en realidad, el resultado ingleses, holandeses y otros europeos, ára- de una compleja historia de sincretismo tanto bes, chinos y japoneses, producto de suce- étnico como cultural. Tras una era de grandes sivas olas migratorias. Si bien el español y el civilizaciones indígenas, aztecas, mayas e portugués son los idiomas preponderantes, incas, se sucedieron tres siglos de coloniza- se hablan también en esta región del mundo ción principalmente española o portuguesa.16
  18. 18. Situación regionalAhora, cuando se cumple el bicentenario de la parte de su accidentado trasegar y creativaindependencia en la mayor parte de países, la construcción de identidad.región se encuentra en una nueva etapa, comoEl desarrollo humano – desigualdad en un contexto de riqueza naturalEn términos de su grado de desarrollo, Améri- buen récord en términos de IDH, como Chileca Latina suele ser catalogada como la “clase y Argentina, el índice de Gini, que mide lamedia” del planeta. En conjunto, la región distribución del ingreso, pone de manifiestoofrece indicadores socioeconómicos prome- una condición de desigualdad social y eco-dio, y se ubica a mitad de camino entre el nómica. Aquí conviven pobreza y riquezamundo desarrollado y las zonas más pobres. extremas. Una típica ciudad latinoamericanaNingún país de la región se ubica dentro de la es una mezcla sui generis de prosperidad ycategoría muy alto en el Índice de Desarrollo carencia. Barrios con pobreza extrema seHumano (IDH) de las Naciones Unidas y entrelazan con prósperas áreas residenciales,ninguno se encuentra tampoco en la categoría comerciales y bancarias.de Desarrollo Humano Bajo. Sin embargo, lamayor parte de la población por país no está En este contexto, la pobreza se explica másnecesariamente conformada por ciudadanos como el producto de esa desigualdad socialde clase media. Y, de igual forma, existe una que como el resultado de economías débiles.gran disparidad entre países, en cuanto a su En 2008 según la CEPAL, un tercio de lanivel de desarrollo humano (ver tabla Indica- población latinoamericana vivía en pobreza,dores socioeconómicos en América Latina). esto es alrededor de 185 millones de perso- nas, de las cuales más de 70 millones vivíanMás que la prevalencia de una clase media, en condiciones de indigencia. Con la crisisque como se ha visto no es un rasgo unifor- económica de fin de la década, se estima queme, lo que caracteriza a América Latina en estos indicadores tendieron a desmejorar. Estatérminos de su estructura socioeconómica situación social no deja de resultar paradójicaes la desigual distribución del ingreso. No en la región del mundo más rica en biodiversi-hay región del mundo donde la inequidad dad y segunda en oferta de agua dulce.sea tan marcada. Incluso en los países con¿La economía al servicio de un desarrollo sostenible?El papel de América Latina en la economía económicas y condicionan los planes demundial se asocia todavía con la provisión de desarrollo. El argumento más frecuente, amaterias primas y bienes básicos. Es cierto pesar de las evidencias que lo cuestionan,que algunos países han alcanzado una etapa es que primero se debe crecer para luegode semi industrialización, con bienes y servi- redistribuir riqueza. Frente a esa hipótesis,cios de mayor valor agregado, pero esto no ha adquirido nueva vigencia la alternativaconstituye todavía una tendencia consolidada. ya planteada desde finales del siglo pasado que consiste en darle mayor prioridad a laMéxico y Brasil, las dos economías más movilidad social y redistribución del ingreso.grandes, representan en conjunto más de lamitad de la actividad económica regional (ver Sin menoscabar la importancia del manejola tabla). Estos dos países, junto con Argen- macroeconómico y la disciplina fiscal, eltina, Colombia y Venezuela se ubican entre mediano desempeño económico de Américalas treinta mayores economías del mundo. Latina está asociado en buena medida a su rezago en materia de desarrollo huma-A raíz de la crisis económica y financiera de no y competitividad. El gasto en desarrollo2008-2009, en la región muchos actores de social, en ciencia y tecnología, y en pro-la sociedad civil cuestionan el modelo econó- tección ambiental debería representar lamico. Sin embargo, los gobiernos continúan inversión fundamental de los estados latino-otorgando prioridad al crecimiento económi- americanos para romper el círculo vicioso deco en medio de una desaforada competencia la inequidad social, y dar un salto cualitativoglobal. La lógica de los mercados y la espe- en el desempeño de sus economías.culación financiera dominan las dinámicas 17
  19. 19. 18 Las áreas protegidas de América Latina Indicadores socioeconómicos en América Latina Población con Población con Gasto en ciencia Índice de Usuarios de Producto acceso a agua acceso a servicios y tecnología con Índice de Desarrollo Internet Interno Bruto País potable de saneamiento relación al PIB Gini Humano 2008 2 2008 2006 1 2006 2 2007 3 2009 4 2007 1 (%) (millones de USD) 2 (%) (%) (%) Argentina alto (49) 96 91 28 0,6 50,0 328.468 Belice medio (93) 91 nd 11 nd nd 1.358 Bolivia medio (113) 86 43 11 0,5 a 58,2 16,674 Brasil alto (75) 91 77 36 1,5 55,0 1.448.684 Chile alto (44) 95 94 33 0,7 52,0 169.458 Colombia alto (77) 93 78 38 0,4 58,5 242.608 Costa Rica alto (54) 98 96 34 1,2 47,2 29.670 Cuba alto (51) 91 98 13 0,7 nd 60.806 Ecuador alto (80) 95 84 10 0,2 54,4 54.685 El Salvador medio (106) 84 86 12 0,8 49,7 22.114 Guatemala medio (122) 96 84 10 0,1 53,7 38.976 Guyana medio (114) 93 81 25 nd 44,6 1.159 Honduras medio (112) 84 66 9 0,1 c 55,3 14.321 México alto (53) 95 81 22 0,4 d 48,1 1.085.208 Nicaragua medio (124) 79 48 3 0,1 b 52,3 6.365 Panamá alto (60) 92 74 23 0,1 54,9 23.183 Paraguay medio (101) 77 70 9 0,6 53,2 16.873 Perú alto (78) 84 72 25 1,2 b 49,6 128.933 República Dominicana medio (90) 95 79 26 nd 50,0 45.522 Surinam medio (97) 92 82 9 nd 52,9 2.102 Uruguay alto (50) 100 100 40 0,6 46,2 32.186 Venezuela alto (58) 90 nd 26 2,7 43,4 313.799 Fuentes: 1 IDH: Índice de Desarrollo Humano desarrollado por PNUD, se calcula con base en variables relacionadas con la esperanza de vida, la tasa de alfabetización de adultos, la cobertura educativa y el PIB per cápita; entre paréntesis después del IDH, la posición entre 182 países, PNUD, 2009. 2 CEPAL, 2009. 3 PIB: Producto Interno Bruto. Banco Mundial, 2009. 4 El índice de Gini fluctúa entre 0 y 100; un valor de 0 representa igualdad perfecta y un valor de 100, desigualdad total. PNUD, 2009. a 2002. b 2004. c 2003. d 2007.
  20. 20. Situación regionalLa democracia y la integraciónNo hay duda que en las últimas dos décadas En materia de integración, América Latinala democracia se ha fortalecido en América se encuentra entrelazada en una variada redLatina. Con todo y altibajos, las formas de- de pactos, acuerdos y alianzas bilaterales ymocráticas se enraízan y consolidan. Un factor multilaterales, subregionales y regionales.central que moldea esta nueva era es la mayor Espacios como el Grupo de Río, la Comu-madurez política de los ciudadanos. Estos nidad Andina (CAN), el Mercado Comúnson más críticos y rechazan cada vez más las del Sur (MERCOSUR), la Organización delprácticas corruptas y el tráfico de intereses Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA),que contaminan la política. Si bien una parte la Unión de Naciones Suramericanasde la población es escéptica o indiferente, la (UNASUR), el Sistema de Integración Cen-participación va creciendo de forma continua. troamericana (SICA) y la Alternativa Boliva- riana para las Américas (ALBA), contribuyenOtro factor destacado es la descentralización desde distintas escalas y esquemas a la inte-y la regionalización de los procesos políticos y gración política y económica.democráticos, lo que incluye el surgimiento degobiernos municipales, grupos comunitarios El camino es aún largo hacia la plena inte-y étnicos y de la sociedad civil como actores gración, lo cual no es fácil en ninguna partede primera línea. del mundo, y América Latina no es diferente. La afinidad entre lenguas y culturas favorece,Sin embargo, se requiere todavía avanzar pero también hay factores que la dificultan,hacia esquemas democráticos más amplios como la intolerancia política. Es cierto que noque consoliden instituciones sólidas en toda se ha consolidado del todo una conciencia dela estructura del Estado. También es necesario unidad en la diversidad, pero será sin dudareducir las prácticas que alimentan la con- la suma de las acciones de colaboración,centración de poder político y económico. El más que el discurso político lo que terminarácontrol ciudadano y la acción vigilante de los consolidando la unión latinoamericana.organismos estatales precisan ser fortalecidospara reducir la corrupción.Desafíos y perspectivas para el futuro¿Dónde encontrará América Latina la receta por ejemplo el biocomercio sostenible, y lapara un desarrollo económicamente responsa- gestión de ecosistemas asociada a la adapta-ble, socialmente incluyente y ambientalmente ción y mitigación del cambio climático. Todosano? Cualquier modelo de desarrollo, tendría ello en el marco del respeto por las culturasque enfocarse en al menos los siguientes ancestrales y los territorios de pueblos indíge-temas críticos: nas y afroamericanos. • La reducción de la inequidad socioeconó- Es un error grave promover crecimiento mica, causa principal de la pobreza, que económico a expensas de una degradación dificulta el desarrollo humano. profunda de la naturaleza y de los servicios • La competitividad económica, en espe- ecosistémicos. Para incentivar inversión, no cial a través del fortalecimiento de los tiene por qué ponerse en riesgo el patrimonio sistemas de educación y de ciencia y natural ni afectarse los derechos sociales tecnología. fundamentales. Empresas responsables no • La gestión ambiental articulada a las exigen condiciones que vayan contra los valo- políticas sectoriales, que proteja servicios res y los derechos de una sociedad. ecosistémicos, distribuya de forma equi- tativa los beneficios derivados de un uso En el largo plazo, será una población bien sostenible de los ecosistemas y asegure educada y políticamente madura la que la sostenibilidad del desarrollo. garantizará la sostenibilidad económica, la estabilidad política y el bienestar social.En lo ambiental, es necesario promover un Y, al mismo tiempo, serán unos ecosistemasacceso más equitativo e incluyente a los ser- funcionales los que mantendrán la oferta devicios ecosistémicos como el agua limpia y el servicios estratégicos (agua, suelo cultivable,suelo fértil. Además, se tendrían que explorar aire limpio) que dinamizarán la competitividadcon mayor decisión las oportunidades que económica y el desarrollo humano.ofrece el manejo del rico patrimonio natural, 19
  21. 21. Las áreas protegidas de América Latina Reserva de Flora y Fauna Dr. Rodolfo Tálice, Uruguay. Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Uruguay Sinopsis de las áreas protegidas de América Latina Jörg Elbers El desafío de editar un libro con información y los mapas tuvimos que limitarnos a las sobre los sistemas nacionales de áreas pro- áreas protegidas bajo jurisdicción nacional. tegidas (SNAP) para 22 países del subcon- El tamaño del libro, los recursos disponibles, tinente latinoamericano resultó una tarea y la dificultad de obtener datos estadísticos compleja —una complejidad que refleja la y cartográficos oficiales de varios países nos diversidad geográfica, étnica, cultural, polí- llevaron a tomar esta decisión. La dificultad tica y socioeconómica de la región—. El libro de obtener datos confiables para los países está enfocado en las áreas protegidas bajo se hubiera multiplicado con la considera- jurisdicción nacional, pero también infor- ción de otros subsistemas. Una razón para ma sobre áreas protegidas subnacionales y esto es la gran variación en el avance de la municipales, con gobernanza privada, y por construcción del SNAP y de los diferentes parte de pueblos indígenas y comunidades subsistemas en cada uno de los países. locales. Sin embargo, en las estadísticas ¿Qué es un área protegida? Según la nueva definición de la UICN de 2008, un área protegida es: “Un espacio geográfico claramente definido, reconocido, dedicado y gestiona- do, mediante medios legales u otros tipos de medios eficaces para conseguir la conservación a largo plazo de la naturaleza y de sus servicios ecosistémicos y sus valores culturales asociados”. Fuente: Nigel Dudley 200820
  22. 22. Situación regionalLos sistemas nacionales de áreas protegidasComo se citó, la diversidad y variabilidad en • Las áreas protegidas nacionales nola construcción de los SNAP es muy grande. siempre están administradas por unaA continuación se detallan unos ejemplos sola institución gubernamental, a vecesque muestran esta complejidad: varias autoridades son responsables para diferentes categorías de manejo (Belice). • Hay algunos países con un buen avance • Algunos países (Chile) están refor- en la construcción del sistema nacio- mando el sistema nacional de áreas nal de áreas protegidas incluyendo los protegidas que integra nuevas categorías subsistemas bajo jurisdicción nacional de manejo al sistema como las áreas (federal), subnacional (departamental/ marinas protegidas. estatal/provincial), municipal (local) • Venezuela tiene un esquema novedoso y privada. que incluye las áreas protegidas en • Existen países que formalmente no tie- un marco integral de ordenación del nen un sistema nacional de áreas prote- territorio. gidas (Surinam) y otros donde el SNAP está en plena formación (Uruguay). Los ejemplos mencionados muestran la gran • Aparte de las áreas protegidas naciona- envergadura en el desarrollo de los sistemas les administradas por una institución de país en país. En general, se nota un gran pública, hoy en día se pone fuerte én- avance en la diversificación de los sistemas. fasis en la diversificación de los siste- Sin embargo, hasta hoy las áreas protegidas mas, incorporando áreas con gestión bajo jurisdicción nacional reciben la mayor subnacional o local, con gobernanza atención y la mayor cantidad de recursos en pública, privada, de pueblos indígenas la mayoría de los países. o comunidades locales.Las áreas protegidas nacionalesLa tabla 1 da una sinopsis de las 22 tablas Objetivos de Desarrollo del Milenio de lassobre las áreas protegidas bajo jurisdicción Naciones Unidas. Este informe presentanacional que forman parte del capítulo 2 para la región América Latina y el CaribeLas áreas protegidas de América Latina . −región que no coincide plenamente con losComo resumen, contabilizamos 1949 áreas países abarcados en este libro− los siguientesprotegidas, el número de áreas por país números para el año 2009: la proporción devaría entre dos en Guyana y 304 en Brasil. áreas protegidas terrestres equivale a 20,8%La superficie terrestre protegida llega a más de la superficie terrestre y la proporción dede 211 millones de hectáreas o 10,4% de áreas protegidas marinas equivale a 9,8%la extensión terrestre de los 22 países, la del mar territorial hasta 12 millas náuticassuperficie marina protegida alcanza casi (ver tabla 2). Sin entrar en el análisis de los29 millones de hectáreas o 2,1% de la datos presentados por el WDPA, esta infor-superficie marina. Vale la pena repetir que mación proporciona un detalle importanteestos datos se refieren solamente a las áreas para las áreas protegidas de la región. Hoyprotegidas bajo jurisdicción nacional. En el en día, aproximadamente la mitad de lassiguiente párrafo se explican tanto los datos áreas protegidas terrestres se encuentranterrestres como los marinos. bajo una jurisdicción que no es la nacional, lo cual muestra el peso que adquieren lasPara dar una referencia sobre todas las áreas áreas protegidas bajo modalidades alterna-protegidas en la región utilizamos los da- tivas. Una gran parte del crecimiento de lastos del World Database on Protected Areas áreas protegidas terrestres en los últimos(WDPA) en el World Conservation Monitoring 20 años resulta del fortalecimiento de lasCentre en Cambridge, Inglaterra. El WDPA áreas protegidas subnacionales y municipa-publicó las últimas estadísticas en el año les, con gobernanza privada, y por parte de2010 para un informe de avance sobre los pueblos indígenas y comunidades locales. 21
  23. 23. Tabla 1: Las áreas protegidas nacionales en América Latina22 Las áreas protegidas de América Latina Superficie Superficie Superficie Superficie Superficie Extensión Categorías Áreas marina de terrestre terrestre marina marina País territorial de protegidas referencia protegida protegida protegida protegida (km2) manejo nacionales (km2) (ha) (%) (ha) (%) Argentina 2.791.810 a) 142.508 7 37 3.680.995 1,3 132.124 g) 0,9 Belice 22.966 c) 35.995 10 86 880.723 38,3 176.333 9,5 Bolivia 1.098.581 - 4 22 17.066.902 15,5 - - Brasil 8.514.877 d) 4.451.766 10 304 76.711.099 9,0 1.387.249 6,4 Chile 756.096 120.827 3 99 14.549.020 19,2 - - Colombia 1.141.748 b) 928.660 5 56 11.389.092 10,0 1.242.307 28,3 Costa Rica 51.100 b) 576.992 8 168 1.355.922 26,5 522.670 17,2 Cuba 109.886 a) 69.880 8 253 1.850.007 16,8 1.733.595 24,8 Ecuador 256.370 d) 1.111.818 9 44 4.870.986 19,0 14.220.382 h) 12,8 El Salvador 21.040 a) 6.568 4 59 35.045 f) 1,7 - - Guatemala 108.889 a) 7.694 10 88 3.103.549 28,5 131.900 h) 17,1 Guyana 214.970 a) 10.939 2 2 434.351 2,0 - - Honduras 112.492 b) 240.240 14 87 2.001.607 17,8 864.806 h) 3,6 México 1.964.375 b) 3.149.920 6 174 20.677.907 10,5 4.824.269 1,5 Nicaragua 130.373 b) 127.488 9 72 2.093.747 16,1 113.552 h) 0,9 Panamá 75.517 b) 331.465 17 53 2.215.869 29,3 590.211 h) 1,8 Paraguay 406.752 - 8 30 2.381.412 5,9 - - Perú 1.285.216 c) 1.140.647 10 67 17.961.387 14,0 633.522 h) 0,6 República Dominicana 48.671 c) 255.898 8 118 1.224.608 25,2 1.322.601 5,2 Surinam 163.820 c) 127.772 4 23 2.113.220 12,9 370.300 2,9 Uruguay 176.215 b) 137.567 4 11 249.352 1,4 49.865 0,4 Venezuela 916.445 e) 585.305 6 96 24.710.243 27,0 512.219 0,9 Total 20.368.209 1949 211.557.043 10,4 28.827.905 2,1 Fuentes: Ver capítulo 2 - Las áreas protegidas en América Latina. a) Mar territorial b) Zona Económica Exclusiva c) Zona Económica Exclusiva reivindicada d) Mar Patrimonial e) Mar Patrimonial reivindicado f) La información obtenida no permite diferenciar entre superficies terrestres y marinas. g) Incluye parte de costas e islas. h) Área marino-costera.
  24. 24. Tabla 2: Proporción de áreas protegidas marinas y terrestres en AméricaLatina y el Caribe Proporción de áreas Proporción de áreas protegidas marinas Región protegidas terrestres (% de mar territorial hasta (% de superficie terrestre) 12 millas náuticas) 1990 2000 2009 1990 2000 2009 América Latina 10,5 16,1 20,8 2,3 9,0 9,8 y el Caribe Fuente: World Database on Protected Areas 2010Por lo mencionado en el inicio del artículo, jurídica de ningún país, territorio o área, o delos datos presentados en la tabla 1 son el re- sus autoridades, o referente a la delimitaciónsultado de la elección de los autores. Se basa de sus fronteras y límites. Lo que hace laen la literatura encontrada y en consulta con situación más complicada aún: varias de laslos países, sobre cuales categorías de ma- superficies marinas de referencia son zonasnejo y áreas protegidas debían entrar en la reivindicadas por los países (ver tabla 1).tabla del país en el capítulo correspondiente.Debido a estas circunstancias la tabla 1 solo Los datos disponibles sobre las áreas mari-puede dar una aproximación de las áreas nas protegidas no tienen un desglose segúnprotegidas nacionales en América Latina. las diferentes franjas marítimas legales. Esta complejidad aumenta por la falta dePara las áreas marinas protegidas la definición de las áreas marinas protegidassituación es mucho más compleja. Como en los países. Para seis países solo se pudosuperficie marina de referencia para calcular distinguir las superficies marino-costeras, enla superficie marina protegida, los autores un séptimo la superficie marina protegidaeligieron entre tres diferentes categorías: incluye parte de costas e islas y en un octavo los datos disponibles no dejaron diferenciar • Mar territorial, hasta 12 millas náuticas entre terrestre y marino (ver tabla 1). Todos • Zona económica exclusiva (ZEE), hasta estos factores impiden una declaración in- 200 millas náuticas equívoca sobre la superficie marina protegida • Mar patrimonial, ZEE y extensión de la a nivel regional. Pero de la tabla 2 se puede plataforma continental más allá de las deducir al menos dos cosas: la evidencia 200 millas náuticas de un fuerte aumento de la superficie mari- na protegida desde 1990 es favorable, y laLos autores sacaron los valores para las su- proporción de las áreas marinas protegidasperficies marinas de referencia de las fuentes todavía es muy inferior a la de sus parescitadas en las tablas. De ninguna forma se terrestres.expresa una opinión respecto a la condición ¿Qué es un área marina protegida? Según la definición de la UICN de 1999, un área marina protegida es: “Toda área de terreno intermareal o submareal, junto con sus aguas de superficie, flora, fauna y rasgos históricos y culturales acompañantes, que haya sido reservada bajo la ley u otros medios efectivos para proteger la totalidad o parte del entorno comprendido”. Fuente: Robert Pommeroy et al. 2006 23
  25. 25. Las áreas protegidas de América Latina Las categorías de manejo de áreas protegidas de la UICN Categoría Objetivo principal de manejo Ia Reserva natural estricta Ciencia Ib Área silvestre Protección de vida silvestre II Parque nacional Protección de ecosistemas y recreación III Monumento o característica natural Conservación de rasgos naturales específicos IV Área de gestión de hábitats/especies Manejo de ecosistemas y especies V Paisaje terrestre/marino protegido Protección de paisajes y recreación Área protegida con uso sostenible VI Uso sostenible de los RRNN Fuente: Nigel Dudley 2008 Las categorías de manejo La Comisión Mundial de Áreas Protegidas Si miramos la tabla 1 vemos una gran en- de la UICN creó una terminología interna- vergadura en la cantidad de categorías de cional para categorías de manejo de las manejo por país. Guyana tiene sólo dos áreas protegidas (ver recuadro). Con este áreas protegidas en el SNAP que repre- estándar global la UICN apoya y fomenta los sentan dos categorías de manejo, mien- siguientes objetivos: tras que Panamá tiene 17 categorías para 53 áreas. La mayoría de países tiene menos • Facilitar la planificación de áreas prote- de diez categorías de manejo. La categoría de gidas y de sistemas de áreas protegidas. manejo más popular es el parque nacional. • Mejorar la gestión de la información Todos los países poseen esta categoría en su sobre áreas protegidas. sistema, sólo en Surinam se llama parque • Ayudar a regular las actividades en áreas natural. El parque nacional corresponde a la protegidas. categoría II en el sistema de la UICN. De país en país existe una gran variación en La Asamblea del Congreso Mundial de la los nombres de las categorías de manejo. Naturaleza en Barcelona aprobó en el año La mayoría de los países homologaron las 2008 la versión vigente de este estándar categorías nacionales con las de la UICN, global de las categorías de manejo. Una des- de acuerdo a los informes nacionales al cripción más detallada de las seis categorías Convenio sobre la Diversidad Biológica. de manejo de áreas protegidas de la UICN se encuentra en el anexo 1.24 Cataratas de Iguazú, Argentina y Brasil. Eduard Müller
  26. 26. Situación regionalLas áreas con reconocimiento internacionalLas áreas con reconocimiento internacional varía entre dos en la República Dominicana ydetallados en los capítulos de los países son Surinam, y 159 en México. Con esta cantidadsitios de Patrimonio Mundial, reservas de México abarca un 40% de todas las áreas conbiosfera y humedales de importancia inter- reconocimiento internacional en la región. Esonacional - sitios Ramsar. La región cuenta con demuestra el énfasis que pone México en el33 sitios naturales y tres sitios mixtos (natural establecimiento de figuras de conservacióny cultural) de Patrimonio Mundial, 107 reser- internacional (ver recuadro México: La mayorvas de biosfera y 259 sitios Ramsar (tabla 3). cantidad de áreas con reconocimiento interna-Todos los países menos Guyana tienen áreas cional en la página 76).con reconocimiento internacional, el númeroTabla 3: Áreas con reconocimiento internacional en América Latina. Patrimonio Reserva de Sitio País País Mundial Biosfera Ramsar Sitio Sitio ∑ natural mixtoArgentina 4 12 19 35Belice 1 2 3Bolivia 1 3 8 12Brasil 7 6 11 24Chile 8 11 19Colombia 2 5 6 13Costa Rica * 3 3 11 17Cuba 2 6 6 14Ecuador 2 4 13 19El Salvador 2 4 6Guatemala 1 2 7 10Guyana 0Honduras 1 1 6 8México 4 41 114 159Nicaragua 3 8 11Panamá * 3 2 5 10Paraguay 2 6 8Perú 2 2 3 13 20Republica Dominicana 1 1 2Surinam 1 1 2Uruguay 1 2 3Venezuela 1 2 5 8Total en América Latina 33 3 107 259 403Total en el mundo 180 27 564 1.889 2.660Porcentaje en América Latina 18 11 19 14 15Fuentes: Centro del Patrimonio Mundial, UNESCO, París, 2010; Programa MAB – El Hombre y la Biosfera –UNESCO, París, 2010; Secretaría de la Convención Ramsar, Gland, 2010. * El sitio de Patrimonio Mundialnatural Reservas de la Cordillera de Talamanca-La Amistad/Parque Nacional de la Amistad es un bien transna-cional gestionado por Costa Rica y Panamá.Los sitios de Patrimonio Mundial de la estos sitios para la comunidad internacional.UNESCO se destacan por su Valor Univer- 16 de los 22 países cuentan con al menossal Excepcional que trasciende las fronteras un sitio de Patrimonio Mundial. Muchosnacionales y define la importancia capital de son parques nacionales, pero existen otras 25

×