Desde Ecuador APOYAMOS la marcha por el TIPNIPS‏

568 views

Published on

Desde Ecuador APOYAMOS la marcha por el TIPNIPS‏

Published in: Travel, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
568
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Desde Ecuador APOYAMOS la marcha por el TIPNIPS‏

  1. 1. “En los territoriosindígenas se defiende ala vida”Plataforma del Cambio ClimáticoA cuatro días de su inicio, se duplicó la cantidad de caminantes de laOctava Marcha Indígena en defensa de los derechos indígenas y delTerritorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), pordonde el gobierno nacional pretende tender una carretera, contra eldeseo de los mojeños, yuracarés y chimanes dueños de ese millón dehectáreas. Hermanas y hermanos de todo el país, más que nada de laAmazonía, alcanzaron a la marcha luego de que dejaran suscomunidades hace varios días. El miércoles por la noche, 1200indígenas durmieron en Fátima de Moxos algunas horas, parareanudar la travesía el jueves a las dos. Anduvieron hasta elamanecer, con la seguridad de que estarían en San Ignacio de Moxosel viernes por la mañana. Allí se anunció que estarán el ministro de laPresidencia, Carlos Romero, y el ministro de Obras Públicas, WalterDelgadillo, para dialogar con ellos. Pero en la marcha avisaron quesolamente hablarán con el presidente Evo Morales, porque él es quientoma las decisiones y no sus funcionarios.Al atardecer del miércoles, la marcha llegó a Fátima. Todos comierony se quedaron dormidos de inmediato. Unos 150 se reunieron en lacancha de fútbol cinco para ver noticias sobre la marcha, que unaorganización de derechos humanos había grabado de la televisiónpara proyectarlas. Luego, un técnico barajó power points para explicarlos efectos adversos de una carretera a través del TIPNIS. Losindígenas largaban profundas exclamaciones cuando se informaban,por ejemplo, de que cada kilómetro del pavimento entre Villa Tunari ySan Ignacio de Moxos costaría un millón trescientos mil dólares.
  2. 2. A las 9.30, ya todos descansaban en decenas de carpas iglú. Otros sehabían envuelto en mantas y se acostaron en el pasto, en el hotel milestrellas, o aprovecharon el cemento tibio de la cancha de fútbol,recuerdo del día pasado, de 36 grados constantes. Una lunaamarillenta que empezaba a menguar ascendía para llenar la nochede nitidez. A esa hora los marchistas se durmieron, arrullados por hitsrománticos, cumbias y risas que venían del boliche del pueblo, del otrolado del camino.Salir a sacrificarseEl Primer Gran Cacique de la Organización Indígena Chiquitana(OICH), José Bailaba, participó de la Primera Marcha Indígena, en1990, que llegó a La Paz por este mismo recorrido. “La marcha de1990 era para que fueran reconocidos los pueblos indígenas de tierrasbajas, porque en aquel año todavía no se quería reconocer laexistencia de los pueblos indígenas diversos que vivimos. Por eso seempezó a pensar que la única forma de hacerse reconocer erasaliendo a manifestarse, a pronunciarse, a sacrificarse en una marcha.Porque sin tierra y territorio no podemos vivir, ya no estuviéramosexistiendo sin tierra y territorio. Pero nos siguen invadiendo, nossiguen quitando los espacios territoriales de cada uno de los pueblosindígenas”, dijo Bailaba, que en la primera marcha era presidente de laCentral de Comunidades Indígenas de Concepción.“Es verdad que la existencia nuestra esta constitucionalizada -agregó-,pero en la práctica se ve que otra vez se está revertiendo o se estáquitando, invadiendo estratégicamente nuestros territorios ¿De quénos sirve estar constitucionalizados, si la política va arrasandonuevamente? Creemos que los pueblos indígenas de tierras bajasdeben hacerse notar otra vez. No es suficiente mandar una nota osolicitar una audiencia cuando todos estos compromisos se quedan ennada”.“Existe el peligro de volver hacia atrás. Lo triste es que el presidenteconoce lo que está pasando; sabe que en la Constitución dice unacosa, pero sus funcionarios y sus colaboradores aplican todo locontrario. Creemos que si lo dejamos pasar con un pueblo, con unterritorio, esto va a pasar con todos. Las desgracias que pasen en unpueblo indígena son de todos los pueblos. La vulneración de losderechos de los pueblos indígenas es de todos los pueblos indígenas.No podemos seguir callando, hacia afuera al presidente lo pintan como
  3. 3. que es muy bueno con la Madre Tierra, y hacia adentro es desastroso.Por eso no podemos seguir callándonos, es nuestra obligaciónmanifestarnos. Como la experiencia lo indica, siempre estasmovilizaciones son pacíficas, sacrificadas, duras, son un instrumentoque nos permite concentrarnos, unirnos y reclamar el cumplimiento denuestros derechos”, dijo el gran cacique chiquitano.Señaló a cientos de indígenas alrededor, de todos los pueblos deBolivia, que descansaban las piernas doloridas. “Cuando empezamosel lunes, éramos casi la mitad que hoy tenemos. Cada día vienen máscompañeros y ya va a ser difícil parar esta marcha. Esta gran cantidaddemuestra el sentimiento de que peligran nuestras vidas. Esto es vida,el territorio es vida, no simplemente para los pueblos indígenas, sinopara todo el mundo. Donde existen los territorios se defiende a la viday al planeta”, dijo.Día Cuatro-¡Vamos a marchar! ¡Son casi la una pues!Los relojes decían que eran las 0.49, horario que hacía más difícildespegar los ojos. Pero el ascenso de la luna casi llena habíaestablecido su propio día. Ella se reflejaba fuerte en los vidrios de lasmovilidades, proyectaba las sombras que se movían lentas por elcansancio acumulado, así deshacían sus camas y se vestían paraenfrentar de nuevo al camino.A la una en punto, comenzaron a quemar tres tiros para levantar hastaal último. Dos tambores y una flauta retomaron la melodía funcional dela marcha. En la carretera se alinearon en filas de cuatro, cerca delboliche cuya fiesta era cenizas. Todavía sonaba la canción “Fuiste”, deGilda. Arrancaron a las dos en punto.La brisa de la noche hacía que no fuera tan ruda la caminata. Losmarchistas iban haciendo chistes y riendo, los amazónicos con arcos yflechas, las señoras con bebés, otros con banderas, carteles. Cuandopasaba alguna movilidad se pegaban contra la derecha y carajeabancontra el polvo que levantaban, polvo para los cuerpos sudados ycuidado con los ojos. De todas maneras, las y los caminantes volvíana lanzar carajazos y vivas en pro de los 36 pueblos indígenas.-¡Ahí viene el sol!
  4. 4. Después de cuatro horas de caminata, detenida una vez para hacerpis, la marcha entró al amanecer.-Hay que apurarnos, sino vamos a quedar babeando como chanchoatado-, opinó un camba.Todavía faltaba hora y media para llegar al parador, a 22 kilómetros dedonde había partido la marcha. Fue tiempo para que los pies dolieranmás y la ropa quedara más mojada.-Ahí estamos-, indicó uno cuando llegaban adonde descansarían.-Ahí es?-¡Música!-¡Música, flojo!Resucitaron los golpes de la tamborita, las banderas se agitaron en elaire de la mañana.-¡Que vivan los marchistas!En el lugar, las ollas humeaban, algunas mujeres con sus niños sehabían adelantado y habían hecho el desayuno para los de suorganización.-¡Los de CIRABO vengan aquí a comer!En el sector del Consejo Nacional de Markas y Ayllus del Qullasuyu(CONAMAQ) desayunaron engrudo (harina, agua y azúcar) con unpan por boca.El Jiliri Apu Mallku de esta organización, tata Sergio Hinojosa, dijo que“desde 1990 hemos luchado por tierra, territorio y dignidad, por elrespeto a los territorios ancestrales, pero hoy no hay. Por eso más quenunca estamos unidos con nuestros hermanos de tierras bajas. Estepaís no está como debe estar. Por esto no hemos luchado”.“El señor presidente es muy consciente de por quiénes está siendoasesorado. Si no hay reacción, la marcha va a llegar a La Paz. Y seestá masificando, se pone más fuerte con hermanos que todo eltiempo están llegando”, dijo el tata Sergio.“Sabemos por qué luchamos. Está muy mal nuestro país, no hayrespeto a nuestros derechos, algunas leyes han salido así nomás, sinrecoger nuestras propuestas. En el movimiento de las tierras altas
  5. 5. tenemos muy claras nuestras demandas. No nos andamos porintereses u otras cosas. Tenemos clara nuestra visión de lucha porquerespondemos a las mayorías”, agregó.El líder del CONAMAQ recordó que en el Altiplano deberían empezara sembrar desde el 24 de agosto, pero “ahora más nos importa estalucha, por eso aquí estamos firmemente. Posiblemente van a llegarmás hermanos de tierras altas, después de pasar San Ignacio deMoxos”.Luego de descansar una hora, a muchos marchistas les dieron ganasde seguir el viaje. Más porque en el lugar donde se habían detenido nohabía baños, lo que podía afectarles a la salud. Volvieron de nuevo alcamino, con las banderas en alto, hasta el próximo lugar que lospudiera recibir, con el sol de las nueve de la mañana ya en lasespaldas.Sobre el TIPNISEl TIPNIS, que en el mapa parece un triángulo apuntando al sur, tiene1,2 millones de hectáreas y es una de las zonas más biodiversas deBolivia. De acuerdo con el Servicio Nacional de Áreas Protegidas(Sernap), en esa área protegida hay 108 especies de mamíferos (el 30por ciento de las especies del país) y más de 470 especies de aves,que son el 34 por ciento del total de Bolivia. También tiene 39especies de reptiles, 53 especies de anfibios y 188 especies de pecesy mamíferos nadadores, como el bufeo, un delfín rosado en peligro deextinción, como otras especies que habitan el territorio, según datosde la Fundación Tierra.De las 1.236.000 hectáreas del TIPNIS, 1.091.000 son de la TCO delos indígenas. Las casi 200 mil hectáreas de diferencia están enmanos de aproximadamente 20 mil familias de colonizadores, quecultivan mayormente coca.La carreteraTendría 306 kilómetros, entre los municipios de Villa Tunari(Cochabamba) y San Ignacio de Moxos (Beni). Requeriría unainversión de 436,2 millones de dólares, de los cuales 332 millonesprovendrían de un crédito del gobierno de Brasil. Así, cada kilómetrocostará en promedio 1,4 millones de dólares.Comisión de comunicacion
  6. 6. 19 de agosto desde la Marcha--Raúl Prada AlcorezaComunahttp://horizontesnomadas.blogspot.com/Celular:(591) - 71989419La Paz-Bolivia

×