Informe Misionero Mundial para el 18/05/2013
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Informe Misionero Mundial para el 18/05/2013

on

  • 12,847 views

 

Statistics

Views

Total Views
12,847
Views on SlideShare
913
Embed Views
11,934

Actions

Likes
1
Downloads
2
Comments
0

14 Embeds 11,934

http://ebailon.wordpress.com 11737
https://ebailon.wordpress.com 155
https://www.google.com 21
https://www.google.com.mx 7
http://translate.googleusercontent.com 4
http://www.pinterest.com 2
http://www.google.com.mx 1
http://www.google.com.co 1
http://webcache.googleusercontent.com 1
https://www.google.cl 1
http://74.6.238.252 1
https://www.google.com.pe 1
https://www.google.es 1
http://www.amigosadventistas.org 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Informe Misionero Mundial para el 18/05/2013 Informe Misionero Mundial para el 18/05/2013 Document Transcript

  • Cuando era niño, fui un practicante fiel dela religión de mi familia. Me arrodillabacon mi papá e inclinaba mi cabeza hasta el piso,al igual que lo hacía él. Repetía los rezos aunqueno los entendía.En la escuela, teníamos una clase de religión unavez a la semana. Como la mayoría de los alum-nos venían de hogares cristianos, la clase tratabageneralmente del cristianismo. Así, aprendí porprimera vez de los cristianos. Aprendí que loscristianos hablan con Dios de una manera muydiferente de como yo lo hacía desde pequeño.Era como si su Dios estuviera cerca y pudieraescuchar sus palabras, como si fuera un amigoque los escucha. Me gustó esa idea de un Diosque te escucha como un amigo y que me ayudacuando lo necesito, así que comencé a orar demanera silenciosa en mi corazón.A medida que Dios iba respondiendo misoraciones, mi fe se fue incrementando. Pero nose lo conté a nadie.Tanzania | 18 de MayoJoséUna educación continuaCuando terminé la primaria, uno de mismaestros visitó a mi padre.—Usted tiene un hijo muy brillante —le dijoel maestro—. Le sugiero que lo inscriba en laescuela secundaria adventista de la ciudad. Estaescuela tiene muy buena reputación y su hijorecibirá una educación que lo preparará para elfuturo.Mi papá me inscribió en la escuela adventis-ta, pero me advirtió:—No leas ningún libro cristiano ni escucheslo que ellos dicen de Dios.Como la escuela estaba lejos de casa, me ins-cribieron como interno. Rápidamente hice nue-vos amigos, y disfruté mucho mis estudios. Unavez más, me di cuenta de que no tenemos nadaque temer de los cristianos.En la secundaria adventista se hace muchomás énfasis en la religión que en la escuela pri-maria donde estudié. Teníamos clases de reli-gión e íbamos al templo todos los días, ademásde los servicios habituales de la iglesia de todaslas semanas. A veces los alumnos hablaban enestos servicios de adoración. Me impresionabaque ellos pudieran hablarle a un gran grupo depersonas, a pesar de que a veces yo no estabade acuerdo con lo que decían.17 Material adaptado y facilitado por RECURSOS ESCUELA SABÁTICA © www.escuela-sabatica.comMISIÓNADVENTISTA-DIVISIÓNAFRICANACENTRO--ORIENTALEl caminoa DiosEl caminoa Dios
  • Cápsula informativa Tanzania está ubicada al sur de Kenia, cer-ca de la línea ecuatorial, al este de África.Aproximadamente el 50% de los habitan-tes del país son cristianos. Un 40% sonmusulmanes, o practican otras religionestradicionales africanas. El 99% por ciento de la población es afri-cana, con orígenes en más de 100 gruposétnicos. El suajili es el idioma oficial principal, elcual se desarrolló como un idioma comer-cial a lo largo de la costa del país. En el DVD de Misión Adventista encontrarámás información acerca de la obra médico-evangelística de la Iglesia Adventista en laciudad de Mwanza y sus alrededores.18www.AdventistMission.orgtanzaniaMaterial adaptado y facilitado por RECURSOS ESCUELA SABÁTICA © www.escuela-sabatica.comEn mi propia búsquedaA medida que aprendía más de la Biblia, másintrigado me sentía. Me di cuenta de que habíadiferencias entre la Biblia y lo que enseñaba mireligión. Casi todos en la iglesia tenían unaBiblia y podían leer los versículos que el predica-dor mencionaba. En mi religión, pocas personastienen las escrituras sagradas. Generalmente, loque hacemos es escuchar mientras el maestrolee partes del libro sagrado. Me pregunto porqué no se nos anima a leer nuestro libro sa-grado por nuestra cuenta.Yo comencé a leer la Biblia por mi cuenta, yprestaba mucha atención a las clases de religióny a los servicios de adoración. Recordé las ad-vertencias de mi padre sobre cui darme de loscristianos, pero con el tiempo comencé a pensarque tal vez el cristianis¬mo era la verdad.Durante mi segundo año en la escuela, meconvencí de que quería aceptar a Jesús como miSalvador y Señor, y convertirme en adventistadel séptimo día. Pero tenía miedo, porque mifamilia se iba a molestar mucho. Me costó to-mar la decisión, pero finalmente concluí que elmismo Dios que me había traído a esta escuelame defen¬dería en mi decisión de seguir a Cristo.Solicité, entonces, prepararme para el bautismo,pero sin decirles nada a mis padres.Aprendiendo a compartirCuando regresé a mi casa durante las va-caciones, mi madre me dijo:—Hijo, te noto hablando diferente. ¿Qué tepasó en la escuela? ¿Te convertiste en cris-tiano?Cuando admití que ahora era creyente, mimamá se puso realmente furiosa.—Si sigues actuando en contra de nuestra re-ligión, no podremos ser más tus padres. ¡Tendrásque buscarte otra madre y otro padre!Mi padre, sin embargo, estaba más cal-mado.—Déjalo tranquilo —dijo—. Cuando terminela secundaria, regresará a nuestra religión.Me sentí un poco mejor. Quería respetar amis padres, pero también quería ser fiel a Dios.Apenas antes de los exámenes finales, fuihospitalizado por malaria, una enfermedad bas-tante grave. Aunque me recuperé antes de losexámenes, no pude estudiar. Así que, le pedí aDios que me ayudara y que, de paso, le mostra-ra a mi familia que Cristo es de hecho mi Sal-vador y mi ayuda. Durante los exámenes, sentíla presencia de Dios y, cuando fueron publica-dos los resultados, me sorprendí al ver que miscalificaciones eran altas.A medida que avanzo en mi recorrido conDios, voy adquiriendo cada vez más vivenciasque puedo contar a mi familia y a otros. No esfácil hablarles a otras personas de Jesús, perosiempre le pido a Dios que me dé oportunida-des para compartir su amor con los demás, asícomo fue compartido conmigo. 