Your SlideShare is downloading. ×
2012 03-03 complementariobt23
2012 03-03 complementariobt23
2012 03-03 complementariobt23
2012 03-03 complementariobt23
2012 03-03 complementariobt23
2012 03-03 complementariobt23
2012 03-03 complementariobt23
2012 03-03 complementariobt23
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

2012 03-03 complementariobt23

2,855

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,855
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Cartas a los TesalonicensesCapítulo 3Encontrar a la gentedonde estáC uanto más familiarizado estés con la Biblia, tanto más claro resulta que Dios dio cada parte de ella en el tiempo, el lugar, el lenguaje y la cultura, a seres humanos específicos. Pablo, con su doctorado,expresa la revelación de Dios de una manera diferente de la de Pedro, elpescador. Juan escribió en un griego sencillo, claro, casi infantil, mientrasque el autor del libro de Hebreos escribe en un griego complejo y literario.En Mateo tienes a alguien que entiende la mentalidad judía y procura al-canzarla, mientras Marcos, por otro lado, procura alcanzar la mentalidadgentil. El griego del Nuevo Testamento es bastante diferente del griego clásicode Platón y Aristóteles. En el siglo XIX, muchos eruditos pensaron que elNuevo Testamento griego era una especie de “lenguaje celestial”, diferentede cualquier otra forma del antiguo griego. Luego, en 1896, dos arqueólo-gos británicos comenzaron a excavar el antiguo pueblo de Oxyrhynchus.Tropezaron con un depósito de basura enorme, con numerosas montículosde hasta diez metros de altura constituidos por escombros de varios siglosalrededor del tiempo de Cristo y los apóstoles. Los arqueólogos tambiénencontraron documentos de la vida diaria en las ruinas de las casas, y otrosdocumentos que habían sido enterrados en tumbas, algunos que habían sidousados para decorar las envolturas de las momias, tanto humanas comoanimales. En el clima seco de Egipto había ocurrido muy poca descompo-sición, de modo que la “basura” antigua contenía un tesoro de documentosbien conservados de la vida diaria en los tiempos del Nuevo Testamento:cartas personales, testamentos, cuentas, facturas y recibos, y acuerdos conrespecto a divorcios, casamientos, adopciones y la venta de tierras. © Recursos Escuela Sabática
  • 2. Cuando los eruditos estudiaron esos documentos de la vida diaria delantiguo mundo mediterráneo, hicieron un descubrimiento asombroso: Ellenguaje en que estaban escritos no era el griego erudito de Platón y Aristó-teles, ni era el griego de las leyes públicas y el gobierno. Más bien, ¡era ellenguaje que los escritores del Nuevo Testamento habían usado! En otraspalabras, el Nuevo Testamento no fue escrito en un lenguaje celestial ni enel lenguaje culto de la elite tradicional. En cambio, fue escrito en el lengua-je diario de personas corrientes. ¡En el lenguaje del Nuevo Testamento ve-mos a Dios que se sale del camino para encontrar a la gente donde esta seencuentra!Un ejemplo de Daniel Podríamos alegar que el Nuevo Testamento fue escrito en el lenguajediario porque aquellos que lo escribieron eran personas comunes, no inte-lectuales o miembros de la clase alta, y sencillamente usaban el lenguajeque conocían, de modo que Dios no tuvo nada que ver con esto. Pero, laevidencia que encontramos en la Biblia muestra otra cosa. Por ejemplo, esevidente que Dios ajustó el contenido de las visiones del libro de Danielcon el fin de comunicar su mensaje de la forma más efectiva posible. Eltexto lo muestra claramente. Daniel 2 y Daniel 7 presentan el mismo mensaje básico de dos manerasdiferentes; dos “profetas” diferentes, si se quiere. Dios reveló a cada hom-bre una visión de cuatro reinos consecutivos que fueron seguidos por unreino dividido que, a su vez, fue seguido por el reino de Dios (ver Daniel2:28ff; cf. 7:lff). El mensaje de cada visión era que Dios está en el controlde los asuntos de la historia humana. Él es quien pone reyes y los quita: Ysu “hijo del hombre” tendrá el dominio sobre los reinos de este mundo(Daniel 2:21; 7:13, 14, 27). De modo que los dos mensajes tienen, virtual-mente, el mismo contenido. Con el fin de comunicar su mensaje acerca del futuro al pagano rey Na-bucodonosor, Dios se valió de la imagen de un ídolo, algo que Nabucodo-nosor podía comprender fácilmente (Daniel 2:29-36). Que la “imagen” deDaniel 2 era un ídolo es claro por Daniel 3. Nabucodonosor sabía exacta-mente qué hacer con esa imagen: ¡levantarla, para ser adorada! Para Nabu-codonosor, las grandes naciones del mundo eran ejemplos brillantes y res-plandecientes de los dioses que ellos adoraban. Dios lo encontró donde élestaba. Para el profeta hebreo Daniel, por otro lado, Dios pintó el futuro en tér-minos de la historia de la Creación (Daniel 7:2-14; cf. Génesis 1 y 2). La © Recursos Escuela Sabática
  • 3. visión comienza con un mar tormentoso sobre el cual sopla un viento (Da-niel 7:2; cf. Génesis 1:2). Luego, aparecen los animales (Daniel 7:3-6; cf.Génesis 2:19, 20). Y, finalmente, hay un “hijo de hombre”, a quien se leotorga el dominio sobre los animales (Daniel 7:13, 14; Génesis 1:26, 28).La visión de Daniel es un recuerdo poderoso de la historia de Adán, en lanarración de la Creación. El mensaje dado en estas imágenes y referenciasfue algo así: tal como Adán tuvo dominio sobre los animales en la Crea-ción, el “hijo de hombre” de Dios, cuando venga, tendrá dominio sobre lasnaciones que estaban dañando al pueblo de Daniel. En otras palabras, Diostodavía está en el control de la historia, aun cuando los sucesos parezcanenteramente fuera de control. Estas dos visiones muestran que Dios se en-cuentra con su pueblo donde ellos están. Ciertamente se encontró con Da-niel y con Nabucodonosor donde ellos estaban. El ejemplo máximo del principio de que Dios se encuentra con la gentedonde está es Jesús mismo. 1 Cuando Dios escogió revelarse en persona, novino como “Jesucristo, superestrella”. En cambio, llegó a ser un humildejudío del primer siglo que vivía en Palestina, y que hablaba en términosapropiados al lenguaje y la cultura locales. Se ensució, tuvo hambre y secansó. Aun, a veces, llegó a frustrarse, a enojarse y a estar triste (ver Mar-cos 1:40,41; 3:4,5; 6:6; 10:13,14). Dios no eligió enviar a una superestrella;nos envió a alguien igual a nosotros. Este principio está claramente articu-lado en Mensajes selectos: “Los escritores de la Biblia tuvieron que expresar sus ideas con lenguajehumano. Fue escrita por seres humanos. Ellos fueron inspirados por el Es-píritu Santo. [...] “Las Escrituras fueron dadas a los hombres, no en una cadena continuade declaraciones ininterrumpidas, sino parte tras parte, a través de genera-ciones sucesivas, a medida que Dios, en su providencia, veía unaoportunidad adecuada para impresionar a los hombres en varios tiempos yen diversos lugares. [...] “La Biblia fue escrita por hombres inspirados, pero no es la forma delpensamiento y de la expresión de Dios. Es la forma de la humanidad. Diosno está representado como escritor. [...] “La Biblia, perfecta en su sencillez, no responde a las grandes ideas deDios: pues las ideas infinitas no pueden ser perfectamente incorporadas enlos vehículos finitos del pensamiento”. 2 Este principio de encarnación motivó a Pablo en sus empresas mi-sioneras. En 1 Corintios 9:19 al 23, Pablo nos cuenta que se requiere un sacrificioconsiderable a fin de alcanzar a las personas que difieren de nosotros. © Recursos Escuela Sabática
  • 4. “Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los queestán sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a laley, para ganar a los que están sujetos a la ley; a los que están sin ley, comosi yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley deCristo), para ganar a los que están sin ley. Me he hecho débil a los débiles,para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todosmodos salve a alguno*”. Elena de White notó: “Las lecciones debían ser dadas a la humanidad ensu propio lenguaje”. 3 La gente necesitaba que se le hablara en un lenguajecon el que estuviese familiarizada. El mensaje adventista se está expan-diendo como fuego en el rastrojo en lugares como Nueva Guinea, las Fili-pinas, Kenia y partes del Caribe, porque generalmente expresamos nuestromensaje en términos que representa exactamente lo que la gente en esas re-giones está buscando. En otros lugares, el mismo mensaje y en los mismostérminos no tocaría el corazón de la población.Pablo aplica el principio Los capítulos 17 y 18 del libro de Los Hechos pintan a Pablo adaptandosu mensaje de modo de atender a diferentes clases de situaciones. En Tesa-lónica, comenzó su obra en una sinagoga, comenzando con un cuidadosorepaso de lo que enseña el Antiguo Testamento con respecto al Mesías(Hechos 17:2, 3). Cuando su audiencia comprendió los problemas básicosque presenta la Escritura, él entonces compartió la historia de Jesús y laevidencia de que él cumplía los criterios para ser el Mesías. Pero, cuando Pablo fue a Atenas, no fue directamente al Areópago(también conocido como la colina de Marte) y presentó a los filósofos lamisma exposición que había brindado en la sinagoga de Tesalónica. Encambio, caminó un poco por la ciudad observando a la gente. Luego, fue almercado de Atenas y razonó con todo el que estuviera dispuesto (Hechos17:16, 17, 22, 23). En el proceso, provocó la curiosidad de algunos filóso-fos estoicos y epicúreos, que lo invitaron a hablarles en el Areópago, el lu-gar tradicional para tales discusiones (versículo 18). Cuando Pablo se dirigió a los intelectuales de Atenas, comenzó con ob-servaciones respecto de su ciudad y de sus religiones (versículos 22, 23).Entonces habló de la Creación, un tema que interesaba a él y a ellos (ver-sículos 24-26). En contraste con su enfoque en la sinagoga, Pablo no discu-tió su caso desde las Escrituras, sino desde los escritos que los intelectualeshabrían conocido (Hechos 17:27, 28, ambos son ecos y citas de escritoresgriegos). Era casi como si Pablo estuviera buscando alguna clase de “Anti- © Recursos Escuela Sabática
  • 5. guo Testamento” en el fondo del pensamiento de los atenienses; algunospuntos de contacto que abrieran sus mentes al evangelio. Pero, mientrasPablo pudo alcanzar a algunas personas en Atenas, tuvo que dejar la ciudadantes de que pudiera iniciar una congregación importante allí. Pablo no debió haber quedado satisfecho con los resultados de su en-cuentro con los filósofos de Atenas porque, cuando fue a Corinto, decidióutilizar un enfoque más directo para la mentalidad griega (1 Corintios 1:18-2:2). No rechazaba la idea de “encontrar a la gente donde estaba”, porqueclaramente promovió ese acercamiento en la misma carta (1 Corintios9:19-23). Lo que demostró tanto en Atenas como en Corinto es que encon-trar a la gente donde está no es una ciencia exacta; requiere de constanteaprendizaje y ajustes. Pablo no usaba el mismo enfoque en cada ciudad.Era sensible a los tiempos, las culturas y las circunstancias cambiantes. En Tesalónica, Pablo hizo más que solo hablar a los judíos sobre la basede la Escritura. Parece haber actuado algo así como lo hacen los predicado-res callejeros hoy. La cultura greco-romana apoyaba la proliferación de fi-lósofos populares, que procuraban influenciar a las personas y los gruposen lugares públicos. Estos filósofos se daban cuenta de la necesidad de va-riar el mensaje para llegar a diferentes mentes, y la importancia de la inte-gridad tanto del maestro como de su mensaje. Por eso hay muchos parale-los entre estos maestros populares y Pablo, quien, como ellos, viajaba deciudad en ciudad y trabajaba en los lugares públicos (Hechos 17:17; 19:9,10). Por supuesto, promover una filosofía era una manera más fácil de ga-narse la vida que trabajar con las manos. Eso significaba que había multi-tudes de “vendedores viajeros”, que trataban de sacar a la gente su dinero.Los antiguos se daban cuenta de la diferencia entre contenidos y enseñan-zas auténticos y el deseo de dinero. En realidad, Dion Crisóstomo, un con-temporáneo de Pablo, de quien se sabe que visitó Tesalónica, escribió lassiguientes palabras, que recuerdan notablemente Tesalonicenses 2:3 al 6: “Encontrar a un hombre que, en términos sencillos y sin engaño, dice loque piensa con franqueza, y no por su reputación o por ganancia, sino debuena voluntad y preocupación por sus conciudadanos y que está listo, sifuera necesario, a someterse al ridículo y al desorden y a la conmoción dela turba. Encontrar a un hombre tal no es fácil, sino más bien la buena for-tuna de una ciudad de mucha suerte; tan grande es la escasez de almas no-bles e independientes, y tal la abundancia de aduladores, de charlatanes yde sofistas. En mi propio caso, por ejemplo, siento que he elegido ese rol,no por mi propio deseo, sino por la voluntad de algún dios. Porque cuandola divina providencia está operando en favor de los hombres, los dioses © Recursos Escuela Sabática
  • 6. proveen, no solo buenos consejeros que no necesitan que se les ruegue,sino también palabras que son apropiadas y beneficiosas para el oyente”. Aunque había algunos maestros honestos, también había mucho cinismoacerca de los oradores itinerantes. Pablo procuraba evitar algo de ese ci-nismo rehusando generalmente aceptar dinero de sus oyentes y, en cambio,hacer trabajo manual duro para sostenerse. Esto, junto con sus sufrimien-tos, demostraba que él realmente creía lo que predicaba y que no estabacomprometido en ello por ganancia personal, como hacían muchos otros.Pablo se acercó a los tesalonicenses, entonces, por medio de una forma fa-miliar para ellos. Y, siendo que esa forma de enfoque podía ser mal inter-pretada, la adaptó para evitar ser confundido con la clase de filósofos queexplotaban a la gente.Adaptación del mensaje Además de emplear una forma de comunicación que fuera familiar alpromedio de quienes hablaban griego en Tesalónica, Pablo parece haberadaptado el mensaje del evangelio a la situación de Tesalónica. Cuando losromanos tomaron la ciudad unos doscientos años antes, el pueblo común -especialmente las clases trabajadoras- había sufrido mucho. Los trastornosproducidos por la guerra y los cambios de gobierno los afectaron más fuer-temente a ellos que a las clases más acomodadas. Y la clase trabajadora su-fría por causa de la explotación que acompaña, en forma inevitable, a laocupación de un país por otro. Los oficiales romanos exigían porciones delas cosechas, los minerales y otros productos locales, y los enviaban a Ro-ma, para sostener el imperio. A medida que pasaban las décadas, los tesalonicenses llegaron a sentirsemás y más frustrados, y sus anhelos de un cambio de situación crecieron.Los cambios políticos parecían estar fuera de las posibilidades, de modoque buscaron un alivio en el ámbito espiritual. Surgió, entre los paganos,un movimiento que los eruditos llaman el culto de Cabirus. Este culto sebasaba en un hombre histórico llamado Cabirus, quien habló por los que notenían derechos civiles, y fue asesinado por sus hermanos. Los seguidoresde ese culto lo consideraban como un héroe martirizado, y lo sepultaroncon símbolos de la realeza. Las clases inferiores creían que el nacimiento de Cabirus había sido mi-lagroso, y que exhibió poderes milagrosos cuando vivía. También creíanque de tiempo en tiempo volvía silenciosamente a la vida, con la intenciónde ayudar a la gente; y que un día regresaría públicamente, para introduciruna nueva era, con justicia para las clases inferiores, y para restaurar a la © Recursos Escuela Sabática
  • 7. ciudad a su antigua independencia y grandeza. El culto de Cabirus propor-cionaba una esperanza para los oprimidos, que recuerda la esperanza bíbli-ca, algo como un “mesianismo pagano”. 4 Las cosas se ponen más interesantes cuando descubrimos que la ado-ración de Cabirus incluía el bautismo, la confesión, y los sacrificios desangre que conmemoraban su martirio. En palabras que oímos de Pablo, lostesalonicenses hablaban de la “participación en su sangre”, por medio de lacual obtenían alivio de la culpa. En el culto de Cabirus, la distinción de cla-ses era abolida, y todos sus miembros eran tratados como iguales. Los romanos se apropiaron del culto de Cabirus y dejaron un vacío espi-ritual en los corazones de los tesalonicenses; un vacío que solamente Cristopodía realmente llenar. El evangelio proveyó no solo paz interior en el pre-sente, sino también la promesa de un cambio en las realidades económicasy políticas en la segunda venida. En ese tiempo, los últimos llegarían a serprimeros, y los explotadores serían explotados.Todavía sirve hoy En el mundo actual, tanto como en los días de Pablo, hay algunas perso-nas que pueden ser alcanzadas directamente por la predicación bíblica por-que han oído esa predicación desde la niñez y respetan la autoridad de laBiblia. Estas personas son quienes los evangelistas, a menudo, llaman “in-tereses calientes”: personas cuyos corazones ya se han preparado para elmensaje adventista. Otros, como los más pobres en Tesalónica, pudieron noestar familiarizados con la Biblia; no obstante, cuando se les es presentada,la encuentran fascinante porque les habla directamente a sus necesidades ypreocupaciones. Podríamos decir que Dios dejó sus huellas en la cultura te-salonicense, que el evangelio podía colmar. Antes de que Pablo llegara a la ciudad, los tesalonicenses estaban prepa-rados exactamente para el contenido y la forma del evangelio, por medio dela cultura que se había desarrollado durante los doscientos años anteriores.Aunque los tesalonicenses no conocían la Biblia, el culto de Cabirus loshabía preparado como para responder positivamente a Pablo y a sus com-pañeros. Sin embargo, también incitó a las clases superiores de la ciudad aresistir al evangelio e instigar alborotos. Había, también, mucha gente como los atenienses, cuyos corazones sehabían abierto por otros medios diferentes a la predicación directa de la Es-critura. Los misioneros y evangelistas que se encuentran en tales situacio-nes necesitan estudiar el ambiente cultural, buscando puntos de contacto © Recursos Escuela Sabática
  • 8. entre ese ambiente y el evangelio. Encontrarse con la gente donde está, ge-neralmente, significa encontrarlos en alguna necesidad sentida, o percibida.Todos necesitan del evangelio, pero la mayoría de la gente no sabe que esoes lo que está anhelando. Sin embargo, saben que desean un mejor matri-monio, un mejor trabajo, una mejor manera de manejar el dinero. Necesitancuración de sus males; quieren aprender a criar hijos responsables; quierensentir que tienen valor. Los atenienses sentían que necesitaban respuestas a las grandes in-cógnitas de la vida. Los judíos tesalonicenses anhelaban la venida del Me-sías; y los griegos de Tesalónica anhelaban liberación de la opresión deRoma. A menudo, la gente se interesa en el evangelio cuando lo presentancristianos que muestran un ministerio de preocupación por ellos, lleno degracia, en un punto de necesidad que ellos sienten. Para el evangelista impaciente, esta clase de trabajo preparatorio podríaparecer una pérdida de tiempo. A menudo, dicen: “Usa tu tiempo con lagente que está lista para tomar decisiones por Cristo”. Sin embargo, todo elque está listo para tomar una decisión llegó a esa instancia gracias a unproceso que desarrolló esa preparación. Animar a la gente por medio de eseproceso es tan ciertamente evangelismo auténtico como los llamados a pa-sar al frente y la apelación a las decisiones. Cuando las necesidades que lagente más percibe son atendidas, es probable que descubran que padecennecesidades más profundas, y entonces es cuando están más abiertas alevangelio. A lo largo de todas las Escrituras, Dios es presentado como encon-trándose con la gente donde se encuentra. Los misioneros testifican queDios estaba presente en la cultura a la cual fueron enviados antes de queellos llegaran allí. Cuando nos encontramos con la gente donde está, esta-mos caminando en los pasos de Dios. Pablo utilizó este enfoque casi dosmil años atrás, y nosotros también podemos usarlo. Material facilitado por RECURSOS ESCUELA SABATICA © http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica http://groups.google.com.ar/group/escuela–sabatica?hl=es Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática1 Elena de White habla acerca de esto en su libro El Deseado de todas las gentes, pp. 23-28.2 Elena de White, Mensajes selectos (Mountain View, Cal.: Publicaciones Interamericanas,1966), tomo 1, pp. 22-26.3 White, El Deseado de todas las gentes (Mountain View, Cal.: Publicaciones Interamericanas,1955), p. 25.4 Robert Jewett, The Thessalonian Correspondence: Pauline Rhetoric and Millenarian Piety(Filadelfia: Fortress Press, 1986), p. 132. © Recursos Escuela Sabática

×