Your SlideShare is downloading. ×
Koan etnografia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Koan etnografia

131
views

Published on

introducción a la etnografia zen

introducción a la etnografia zen

Published in: Education

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
131
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El camino etnográfico: una propuesta zen Elisenda Ardèvol
  • 2. El método por excelencia de la antropología es la etnografía: Una mirada que busca comprender todas las formas de vida humana atendiendo al punto de vista de quienes las sostienen. La etnografía es una mirada, es un ir hacia la gente, un proceso de investigación donde el investigador o la investigadora –la persona- es la herramienta fundamental. El método etnográfico esta formado por paradojas: por la unión de contrarios aparentemente irreconciliables: la observación y la participación, la objetividad y la subjetividad, la explicación y la interpretación, la ciencia y la poesía.
  • 3. Para resolver estas paradojas os proponemos un camino zen para la exploración del método etnográfico
  • 4. La enseñanza de la metodología etnográfica implica siempre un tipo de enseñanza que va más allá del aprendizaje de los modelos teóricos y que requiere que la persona aprenda a hacer haciendo, es decir, integre los conocimientos de un modo experiencial y corporal, además de cognitivo. Son conocimientos procedimentales que implican no sólo entender el logos de la investigación, sino también su ethos y su pathos. El aprendizaje de la etnografía se parece un poco a la práctica y ejercicio del zen...
  • 5. El zen es un camino de conocimiento que, apartándose del conocimiento teórico o intelectual, busca la experiencia de la sabiduría más allá del discurso racional. Este conocimiento se practica fundamentalmente a través de dos vías: - la meditación postural (zazen) y - el planteamiento de problemas aparentemente absurdos o pequeñas historias (koan).
  • 6. Zazen El zazen puede ser útil para comprender en qué consiste la observación participante. La postura en el campo es importante, es decir, hay que aprender a “estar entre la gente” en un modo de “alerta meditativa”, estando al mismo tiempo presente, inmerso en las cosas, y distante, tomando nota de ellas. Se adquiere el estado mental adecuado al practicar la forma de estar corporal adecuada. Como en el zazen, no hay separación entre mente y cuerpo en la práctica etnográfica.
  • 7. Koan El koan tienen el propósito de desconcertar el pensamiento discursivo lógico-racional y provocar un shock mental que lleve a un aumento de conciencia. Muchas veces el koan parece un problema absurdo, ilógico o banal. Para resolverlo el novicio debe desligarse del pensamiento racional y aumentar su nivel de conciencia para adivinar lo que en realidad le está preguntando el maestro, que trasciende al sentido literal de las palabras. Para ahondar en el conocimiento que buscamos en el trabajo de campo etnográfico, y sobre todo, para saber si vamos bien, puede ser útil trabajar con el koan o con pequeñas metáforas e historias.
  • 8. El koan no es un acertijo, no hay necesariamente una respuesta correcta, sino que es útil para evaluar la progresión del discípulo. El maestro no está buscando que el discípulo sepa la respuesta correcta, sino evidencias acerca de sus progresos en la filosofía zen y la aplicación en su vida diaria. Una pequeña historia de un maestro zen a sus discípulos quizás servirá para atisbar en los entresijos de lo que significa hacer etnografía…
  • 9. "Y dijeron los jóvenes discípulos a Halcom: - Queremos entender el mundo. Dinos, oh Sabio, ¿qué debemos hacer para conocer el mundo. - Habéis leído los trabajos de los grandes pensadores? - Sí, Maestro, todos, tal como nos instruyeron. - Y habéis practicado diligentemente sus meditaciones de manera que ha convertido en uno con la infinidad del Universo? - Sí, Maestro, con devoción y disciplina.
  • 10. -Habéis estudiado los experimentos, las investigaciones estadísticas y los modelos matemáticos de las ciencias? -Hemos ido aún más lejos de su examen, Maestro, hemos estudiado en los laboratorios donde se realizan los experimentos, allí donde se analizan las encuestas, donde se desarrollan y se prueban los modelos matemáticos. -Y aún queréis saber más? -Sí, Maestro, queremos entender el mundo.
  • 11. - Entonces, pequeños míos, os tenéis que introducir en el mundo: Vivir entre la gente del mundo como hacen ellos. Aprender su lengua. Participar en los sus rituales y en sus rutinas. Probar el mundo. Olerlo. Mirarlo y escucharlo. Tocar y dejar que os toque. Escribid lo que veis y escucháis, como pensáis y cómo os sentís. Entrad en el mundo. Observad y maravillaros con él. Experimentad y reflexionad. Para entender un mundo uno debe convertirse en parte de este mundo y al mismo tiempo mantenerse separado, una parte de este y aparte del mismo. Id pues, y regresad para decirme que habéis visto y oído, qué habéis aprendido, y que habéis llegado a entender. “
  • 12. Como primer paso los hizo cumplir voto de silencio durante seis meses y les dio un distintivo para que la gente supiera que tenían la prohibición de hablar. Cada día, según sus instrucciones, se sentaban en el mercado de cualquier villa donde entraban, y observaban pero sin hablar. Después de los seis meses, retornaron al maestro: -Y bien? -Dijo el maestro- habéis vuelto de vuestro viaje, vuestro periodo de silencio ha terminado. Vuestra transición al mundo desde las paredes del estudio ha comenzado, ¿qué habéis aprendido?
  • 13. El primer joven respondió: - En cada villa, los patrones son los mismos, la gente va al mercado, compra las cosas que necesitan, habla con los amigos, y marcha. He aprendido que todos los mercados se parecen y que la gente los mercados siempre hace lo mismo. He aprendido que todas las cosas son en última instancia las mismas y no cambian de lugar a lugar. El segundo dijo: -Yo también he observado la gente que va y viene de los mercados. Yo he aprendido que toda la vida es un ir y venir, la gente siempre se mueve para buscar alimentos y materiales para sus necesidades básicas. Ahora entiendo la simplicidad de la vida humana.
  • 14. El maestro miró al tercer joven y le dijo: -Y tú, ¿qué nos tienes que decir? -Yo he visto la misma gente y los mismos mercados que mis compañeros de viaje, ahora bien, yo no sé lo que saben ellos. Mi mente está llena de preguntas. Todavía me sigo preguntando de dónde viene la gente y donde va. Yo todavía pondero lo que deben de sentir y de pensar mientras van y vienen. También reflexioné cómo era que iban al mercado y porque ese día, quien dejaban atrás y quienes llevaban con ellos. Yo me preguntaba si cada día era para ellos igual o diferente. Maestro, he fallado, estoy más lleno de preguntas que de respuestas, preguntas para la gente que he visto. En verdad, no sé lo que he aprendido.
  • 15. El maestro sonrió: - Tú has aprendido más que todos. Has aprendido el valor tener la capacidad de hacer preguntas. Has aprendido la importancia de descubrir lo que la gente tiene para decir. Ahora ya estás preparado para volver al mundo, esta vez sin el voto de silencio.
  • 16. Id, id y preguntad. Preguntad y escuchad!! El mundo apenas empieza a abrirse para vosotros. Cada persona a la que preguntéis os llevará a una parte nueva del mundo, ya que para aquella persona que está deseosa de preguntar y escuchar, el mundo siempre es nuevo. El preguntón experto y el oyente atento sabe cómo hay que entrar en la experiencia de los demás. (Patton, Qualitative evaluation and research methods,1990)
  • 17. Y ahora sí….
  • 18. Koans para el curso: “El descubrimiento no está en la vista sino en la mirada.” “No es posible comprender las relaciones humanas sin implicarse en ellas; sin transformarnos a nosotros mismos.” “El mundo entero está en lo que decimos y enteramente iluminado por lo que callamos.“
  • 19. Bienvenidos y bienvenidas al camino Zen de la etnografía!