E ECONOMÍA
Domingo 11.05.14
IDEAL46 A
Ninguna reforma de
los últimos gobiernos
potencia la industria
ni la investigación
c...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Espana vislumbra la salida de la crisis sin cambios en el modelo productivo. Estudio SRC La Inversión en I+D+i, Ideal de Jaén

67 views
39 views

Published on

EAE Business School presenta el estudio La Inversión en I+D+i en España, que desde hace seis años analiza la inversión pública y privada en innovación y desarrollo tanto en Europa como en España, completado con un análisis de las empresas y sectores más innovadores en España e información territorial de la inversión en este área.

Descárgate el Informe completo aquí: http://goo.gl/Zpzp2k

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
67
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Espana vislumbra la salida de la crisis sin cambios en el modelo productivo. Estudio SRC La Inversión en I+D+i, Ideal de Jaén

  1. 1. E ECONOMÍA Domingo 11.05.14 IDEAL46 A Ninguna reforma de los últimos gobiernos potencia la industria ni la investigación como alternativa al turismo y al ladrillo MADRID. Nadiedudadequeelprin- cipal pecado de la economía españo- la ha sido depender excesivamente del ladrillo y del turismo de sol y pla- ya. Un problema no abordado por los sucesivos gobiernos, a pesar de sus promesas sempiternas de un cambio enelmodeloproductivodelpaíspara ganar competitividad en un mundo cada vez más globalizado. Con la cri- sis, las declaraciones en dicho senti- do se multiplicaron, al tiempo que se aprobaron leyes y reformas enfo- cadas, en teoría, a paliar ese defecto. Pero ¿se ha avanzado algo? Desde 2008, los distintos presidentes y mi- nistros han lanzado mensajes gran- dilocuentes sobre la nueva estructu- ra productiva basada en la innova- ción,eldesarrolloyelemprendimien- to. Sin embargo, los datos ponen esa versión en duda. En 2007, en pleno apogeo de la burbujainmobiliaria,laconstrucción representaba el 21,9% del PIB. En 2013 solo aportaba el 10,5%. Según los expertos, el desplome de uno de los pilares de la economía del país hacemásurgenteuncambiodelmo- delo. «Necesitamos más peso de la industria en la estructura producti- va», afirma Eugenio Recio, profesor emérito de Esade. Sin embargo, la aportación de este sector en la eco- nomía española lleva descendiendo paulatinamente en las últimas déca- das. Si en los años ochenta represen- taba en torno al 30% del PIB, en 2012 apenas suponía un 15,9%, según da- tos del INE. Pero si se descuenta la energía –como hace Eurostat– la ci- fra se desploma hasta el 13,3% del PIB, cuando la media de la UE está en el 18%. Así, el objetivo marcado por Bruselas del 20% se convierte en una quimera. Y no solo eso. Duran- te la crisis, entre 2008 y 2012, el sec- tor industrial en España se ha redu- cido un 30% al perder más de un mi- llón de trabajadores en ese periodo siendo el tercer país de la UE con un descenso mayor de la actividad solo por detrás de Grecia y Chipre. Una reducción que contrasta con elpesodelaindustriaenpaísescomo Alemania, donde un tercio del PIB proviene de ese sector.Algo impen- sable en España hoy en día, pero que era real hace tres décadas. Ningún Gobierno, ni antes o durante la cri- sis,hadadopasosconcretoshaciauna reindustrialización del país. La vice- presidenta Soraya Sáenz de Santa- maría anunció esta semana la apro- bación en mayo de un plan de reac- tivación económica y de apoyo a la industria, el mismo día que los gran- des empresarios reclamaban a Rajoy medidas para lograr la reindustriali- zación de España.A falta de conocer el contenido del plan, los preceden- tes no son halagüeños. Uno de los intentos con mayor eco para cambiar el modelo produc- tivo español se produjo en 2011 con la Ley de Economía Sostenible. Fue entonces cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero volvió a re- curriralcambiodemodelocomome- jor vacuna para futuras crisis. El pro- pio presidente socialista calificó su iniciativa como una «profunda re- forma transversal de múltiples as- pectos que rigen la actividad econó- mica y que supone un nuevo paso en la modernización de la economía española». Entre sus objetivos para mejorar la competitividad destaca- ban la simplificación administrati- va, la formación de los trabajadores y el impulso a la actividad investi- gadora, entre otras cosas. SininversiónenI+D+i Otro de los pilares del tantas veces pronosticado cambio de modelo es el del impulso a la investigación, el desarrollo y la innovación. Sin em- bargo, a pesar de repetir esta idea como un mantra, en la práctica la política seguida desde la crisis por todos los gobiernos ha sido la de re- ducir la financiación. Así, España destinó en 2013 el 1,3% de su PIB a I+D+i. Una cantidad inferior a la de países como Irlanda (1,72%) o Por- tugal (1,5%), al mismo nivel de Hun- gría y, por supuesto, a años luz de la dotación de Finlandia (3,55%), Sue- cia (3,41%)Alemania (2,92%) o Fran- cia (2,26%). Y lejos de la media co- munitaria del 2%. «Para lograr un cambio en el mo- delo productivo es imprescindible la inversión en I+D+i», asegura Alain Cuenca, director de Economía Públi- ca de Funcas. En su opinión, para po- der competir con otras economías es necesario invertir en «capital huma- noyenvalorañadido»delamanode la innovación. Sin embargo, la reali- dad es la contraria. Según un estudio de la EAE Business School publica- do hace unas semanas la inversión pública y privada en I+D+i en Espa- ña cayó un 7% desde 2008. De he- cho, desde la Confederación de So- ciedades Científicas de España (Cos- ce) alertan de que las partidas desti- nadas en los últimos presupuestos supone retroceder a niveles de 2002. Pero esta disminución no se pro- duce únicamente en el ámbito pú- blico. En 2012 –últimos datos dispo- nibles– descendió un 4,1% la inver- sión en innovación por parte de la empresa privada, según el INE.Otro aspecto que choca con Europa.Ante este panorama desolador los cientí- ficoshanalertadodelgranriesgoque supone para la competitividad del país la caída de la dotación en I+D. Además de la fuga de cerebros inhe- rente a la escasa inversión. La reforma energética también ha supuestountremendocaballodeba- talla entre el Ejecutivo y el sector de resultado más que incierto. «No se ha resuelto el problema de la refor- ma energética porque lo hecho no ha funcionado», asegura Cuenca. «El coste de la electricidad es un aspec- to fundamental para las empresas y también para las familias», recuerda el profesor de Esade Eugenio Recio. Uno de los problemas de este sec- tor tiene que ver con la existencia de un mercado en muy pocas manos. «Hay un grado de oligopolio que es contraproducente y contrario a los intereses del consumidor», critica JoséAntonio Herce, director asocia- do deAFI. En su opinión, el grado de competencia en estos servicios es «insatisfactorio como poco». La re- ciente polémica desatada con la su- basta de la luz es el último ejemplo. Sinembargo,tampocoexisteunapo- líticadeEstadoenesteapartadoylos bandazos estratégicos están a la or- den del día. Al final, seguimos en la casilla de salida y el peligro de salir delacrisissincambiarelmodelopro- ductivo es volver a las andadas. España vislumbra la salida de la crisis sin cambios en el modelo productivo DAVID VALERA :: D. VALERA MADRID. Hay que continuar con las reformas. Ese es el incansable mensaje que tanto desde el FMI, la UE o la OCDE en su reciente infor- me de primavera, se traslada a Es- paña. Pero ¿qué reformas son las necesarias? «La economía españo- la sigue siendo vulnerable dados los altos niveles de deuda privada y de las necesidades de desendeu- damiento público», explica el pro- fesor de la Universidad de Santia- go de Compostela Luis Carames. En su opinión «debe proseguirse con la reforma fiscal, ampliando la base impositiva y reduciendo las cargas sobre el factor trabajo». Una opinión que también comparte José Ignacio Conde, subdirector de Fe- dea y profesor de la Universidad Complutense de Madrid: «Hay que hacer una reforma fiscal en profun- didad». Este experto considera ne- cesario acabar con las deducciones en el IRPF y el Impuesto de Socie- dades a cambio de bajar los tipos y aumentar los impuestos indirectos para mejorar los ingresos. Sin em- bargo, cree que el Gobierno no afrontará una reforma «tan ambi- ciosa». Piensa que la falta de estas políticas no van a impedir la recu- peración, «pero la ralentizarán». Otra de las medidas largamente anunciadas pero nunca concreta- da tiene que ver con la reforma de la administración pública. «Pres- tar más y mejores servicios con me- nos recursos logrando una mayor productividad de los empleados públicos», asegura Alain Cuenca, director de Economía Pública de Funcas. En su opinión, hasta aho- ra se ha buscado esta racionaliza- ción a través de la bajada de suel- dos, pero cree necesarias otras me- didas que conlleven una simplifi- cación de la burocracia. «Hay ser- vicios que pueden externalizarse», asegura. Y pone un ejemplo: «Ne- cesitamos más jueces que agentes judiciales». Sin embargo, es cons- ciente de la dificultad para llevar a cambio estos cambios. Máxime en tiempos electorales. «Para ha- cer reformas los ciclos electorales no son muy favorables», explica. En cuanto a la reforma laboral existen discrepancias sobre la ne- cesidad de seguir profundizando como solicita la patronal y organis- mos como la OCDE y la Comisión Europea. «La dualidad en el merca- do de trabajo crea un empleo muy precario», asegura el experto de Fe- dea, quien es partidario de crear un contrato único con indemnización creciente y eliminar los contratos temporales. En lo que sí hay coin- cidencia es en modificar las políti- cas activas de empleo dando entra- da a la participación privada. A la espera de la reforma fiscal y de la administración Los expertos coinciden en la necesidad de ampliar la base impositiva y en adelgazar y mejorar la eficacia de los servicios públicos Entre2008y2012la industriaenEspañaha caídoun30%yhaperdido unmillóndetrabajadores Promoción inmobiliaria en Seseña, un ejemplo del ‘ladrillo’. :: I. GIL.

×