Observador del conocimmiento n°1 vol 1

3,495 views
3,318 views

Published on

Observador del conocimiento n°1 vol 1

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,495
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
30
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Observador del conocimmiento n°1 vol 1

  1. 1. Observador del Conocimiento No 1 Vol. 1
  2. 2. EDITORIAL Observador del Conocimiento se concibe como un espacio para reflejar la producción científica de investigadores, investigadoras, innovadores e innovadoras de Venezuela que tienen en común el interés explícito de generar conocimiento e inventiva útil para el incremento de la calidad de vida del pueblo venezolano y el desarrollo de las fuerzas productivas de la nación. La revista nace como una respuesta a las necesidades de dar a conocer y socializar los resultados de las investigaciones e innovaciones realizadas en el marco de los proyectos que nutren el Programa de Estimulo a la Innovación y la Investigación (PEII) y el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología, como estrategias que sintetizan los alcances de la ejecución de las políticas de ciencia y tecnología lideradas por el Ministerio del Poder Popular para la Ciencia, Tecnología e Innovación (MPPCTI). Los trabajos publicados surgen de las ponencias del 1er. Congreso Venezolano de Ciencia, Tecnología e Innovación en el marco de la Ley Orgánica de Ciencia Tecnología e Innovación y del Programa de Estímulo a la Investigación y a la Innovación, organizado en el mes de septiembre de 2012 por el Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Innovación, y responde a la voluntad y el compromiso del Gobierno Bolivariano de ofrecer una publicación que recopile y difunda los aportes que se intercambiaron en aquellas cuatro jornadas de intenso y fructífero trabajo. Lo que ponemos a su consideración no es una revista científica especializada en una disciplina en particular. Al contrario, en sus páginas se incorpora la extraordinaria diversidad de artículos académicos de todas las disciplinas, que tuvieron cabida durante aquellos días, sin ningún orden, división o jerarquía que fragmente el conocimiento humano. Así, quien lea Observador del Conocimiento podrá acceder a contenidos en áreas como salud, energía, agroecología, educación, urbanismo, alimentación, desarrollo rural o seguridad ciudadana, entre otros, que además de implicar una gran diversidad de tradiciones disciplinarias, enfoques teóricos, metodologías y técnicas de investigación, también presenta el trabajo de personas explícitamente orientadas a la investigación de problemáticas de interés del pueblo venezolano y fuertemente vinculadas con la cotidianidad nacional, regional y local, con lo cual se pone en evidencia el profundo compromiso con el país que impregna el trabajo de nuestros investigadores y nuestras investigadoras. Tenemos el convencimiento de que esta pequeña muestra de la investigación científica que hoy presentamos al país es imprescindible para pensar en nuestra propia alternativa de Independencia con visión ecosocialista, tal y como lo demandan el primero y quinto objetivo histórico del Programa de la Patria, sobre todo en estos tiempos en que vive la Humanidad, en donde las agendas científicas están casi completamente subordinadas al orden del capital. De allí nuestro interés por avanzar hacia ese futuro que nos pertenece con la fuerza del conocimiento y el optimismo de la voluntad. José Luis Berroterán MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN (Mppcti) Ministro Manuel Ángel Fernández Viceministro de Formación para la Ciencia y el Trabajo José Luis Berroterán Viceministro para Planificación y Aplicaciones de la Ciencia y la Tecnología Guy Alberto Vernáez Viceministro para el Fortalecimiento de la Ciencia y la Tecnología Francisco Antonio Durán Viceministro para las Telecomunicaciones, Tecnologías de Información y Servicios Postales Carlos Figueira CRÉDITOS DE LA REVISTA Observador del Conocimiento (Oncti) Editor jefe Presidente del Oncti José Luis Berroterán Coordinación editorial Gerencia de Divulgación, Vinculación Social y Relaciones Institucionales (Oncti): María Riera, Felgris Araca, Manuel López Concepto gráfico y diagramación Jenny Blanco Corrección Nancy Piñango Diseño de cubierta Luis Enrique González (Oncti) Imagen de cubierta Gerencia de Proyectos (Oncti). Santiago Ramos, Othman García VOL I: Imagen satelital Miranda (VRSS-1) (10 metros) Sección del abanico aluvial de la Quebrada San Julián, estado Vargas. Fecha de captura:27/02/2013 Combinación de Bandas 4,3,2 (RGB) VOL 2: Imagen Landsat 8 OLI TIRS (30 metros) Embalse del Guárico y Ciudad de Calabozo, estado Guárico Fecha de captura:27/0672013 Combinación de Bandas 6,5,4 (RGB) Depósito Legal, ISSN: 2343-5984 Colaboradores(as) de este número: María Isabel Díaz (Oncti), Lizmaybell Torres (Oncti), Neyla Mendoza (Oncti), Martín Moreno (Oncti), Doriana Rumbos (Oncti), Evahemir Rodríguez (Oncti), José Palacios (Oncti), Juan Carlos Santander (Oncti), Doris Villarroel (Oncti), Luis Ernesto Navas (Mppcti) y Arístides Medina Rubio.
  3. 3. CONTENIDO 7 19 23 28 INNOVACIÓN La innovación desde la perspectiva del pensamiento creativo y transformador latinoamericano. SALUD COLECTIVA Prevalencia de enteroparasitosis en manipuladores de alimentos, en la ciudad de El Tocuyo en el estado Lara. Profilaxis wayuu de la tuberculosis. Una interpretación desde la antropología de la religión. Mejoramiento de las condiciones de salud en consumidores de Moringa oleifera y productos apícolas. 33 Sistemas de Información Geográfica: Bases de datos para el control de Aedes aegypti y la prevención del Dengue en Trujillo. 38 Un posible uso de las zeolitas cancrinita modificadas como membranas de diálisis para la absorción de creatinina, urea y p-cresol. 46 Determinación de residuos de cloranfenicol en alimentos de origen animal destinados a consumo humano en la región central de Venezuela. 52 Indicadores resilientes de gestión de riesgo en la comunidad “Quebrada El Volcán” sector El Arenal, Estado Mérida. 60 66 72 79 La educación geográfica como herramienta para la formación ciudadana de la sociedad venezolana ante los retos del siglo XXI. AMBIENTE Calidad microbiológica del agua en fincas bovinas doble propósito del Valle de Moroturo, Estado Lara, Venezuela. 83 Manejo sustentable del recurso Ostra de mangle en Carenero estado Miranda, mediante su cultivo. 90 Consejo de cuenca hidrográfica del río Caroní en Venezuela: prácticas, conocimientos e interacciones institucionales. 98 Programa de Educación Ambiental orientado al manejo adecuado de los residuos sólidos en la segunda etapa de la Educación Básica. 105 Inducción de embriogénesis somática y conversión a plantas en dos ecotipos amazónicos de piña (Ananas comosus). 110 Procesos fisicoquímicos y biológicos en el tratamiento de un efluente lácteo. 116 Estudio de la arboricultura urbana perteneciente a la parroquia San Pedro. Municipio Libertador (Distrito Capital). Seguridad y Soberanía Alimentaria 122 Estudio, multiplicación y selección de semillas de maíz Cariaco a través de una red campesina. Avance 2011-2012. 128 Biofertilización del café venezolano, una propuesta estratégica, agroecológica y sustentable para optimizar su calidad. EDUCACIÓN Tic en sector universitario neoespartano: preparación para la red. Lineamientos estratégicos para la ecoeducación.
  4. 4. 135 Asociación simbiótica de cinco cepas nativas de Trichoderma spp con tres especies de plantas cultivadas en el Estado Mérida. 142 Comportamiento agronómico del frijol (Vigna unguiculata) bajo manejo agroecológico y convencional en condiciones de colina del estado Guárico. 148 La solución ácida (conservadora) en campañas de hibridación y su efecto sobre la producción-viabilidad de semilla sexual de caña de azúcar. 152 Identificación de especies forrajeras nativas a partir del diálogo de saberes para alimentación caprina en el semiárido falconiano. 157 Ensayos reproductivos – descriptivos de variedades de Caraota (Phaseolus) y Frijol (Vigna) para el Banco de Semillas de la Universidad Politécnica Territorial de Mérida. 165 173 Fomento de la cultura del uso de la tierra: cultivos caseros y comunitarios como estrategia de consolidación de la salud. Uso de semen refrigerado de cachama blanca (Piaractus brachypomus) como herramienta para potenciar la piscicultura en Venezuela. Política y Sociedad 179 Indicadores para Medir la Pertinencia Social de la Actividad CientíficaVenezolana. 183 Red académica como política de estado para la cooperación productiva. 193 La percepción de (In) seguridad ciudadana y su relación con las condiciones Fisio-ambientales del boulevar de Catia. Caracas, Distrito Capital. VIVIENDA Y HáBITAT DESARROLLO INDUSTRIAL 200 Aplicación de la simulación como herramienta tecnológica en la fabricación de gránulos de rhamnus purshiana como tratamiento del estreñimiento. 205 Análisis estratégico del sector procesador pesquero venezolano en el contexto de la Economía Digital. TELECOMUNICACIONES 212 Comunicación Alternativa en Venezuela: cambios y continuidades. 218 Diseño y construcción de un transmisor de temperatura pasivo utilizando interfaz digital directa.
  5. 5. Innovación La innovación desde la perspectiva del pensamiento creativo y transformador latinoamericano CARRERO,Wilmer 1 (UNERMB- Cabimas Sede principal /wilmereca0406gmail.com) PETIT, Elisa 2 (Universidad del Zulia. FEC-DCH) RESUMEN La investigación tiene como objeto de estudio la edificación del concepto de innova- ción en el marco del pensamiento creativo y transformador latinoamericano en su perspectiva heterodoxa. Con esta distinción logramos identificar los elementos sustanciales que constituyen el nuevo concepto de innovación desde la visión del desarrollo social, describir la noción de innovación concebida desde el enfoque sociológico y determinar los elementos constitutivos del concepto de innovación desde el pensamiento socialista latinoamericano. La evolución del concepto de innovación, es propio de su dinámica y de su praxis social en el continente. En este sentido, la innovación vista desde el Sur, no ha sido sólo producto de la aplicación de los resultados de I D, la innovación surge de la dinámica y demanda social, pero también de la reestructuración societal generada por situación de interacción social, perfectamente analizables desde la perspectiva de los procesos de transformación sociopolítica y socioeconómica emergentes en el continente. Palabras clave: Innovación social, sociología de la innovación, pensamiento creativo y transformador latinoaméricano. Introducción En la historia inmediata las nuevas alternativas para el desarrollo socioeconómico que emergen en el continente, los nuevos lineamientos de política para el desarrollo integrado (Urdaneta y Petit: 2008), los avances en materia de economía social (Ciriec, 2008), los progresos del conocimiento sociológico, acerca del tema de la innovación (colina 2007 y 2008), y las nuevas alternativas para el desarrollo organizacional innovador (Petit y Peña 2009), rescatan una perspectiva social y económica del concepto de innovación muy alejada de las posturas teóricas y prácticas que hasta ahora han dominado profundamente sometidas a la lógica del capitalismo. En América Latin en las dos últimas décadas se han dado procesos de transformación sociopolítica que en algunos casos han impuesto nuevas perspectivas teóricas en el campo económico, y en la propia concepción de innovación. Por una parte, la irrupción de los movimientos sociales que desde principios de la década de los 90 comenzaron a enfrentar las políticas económicas neoliberales, y que dieron como resultado el derrocamiento de diversos gobiernos como: Color de Mello (Brazil 1992), Carlos Andrés Pérez (Venezuela, 1993), de La Rúa (Argentina, 2001), Bucaram ( Ecuador, 1976), Jamil Mahuaad (Ecuador, 2000), Sánchez de Lozada, (Bolivia, 2003), Lucio Gutiérrez (Ecuador 1996), así como la consolidación de movimientos sociales como los Sin Tierra en Brazil, los Zapatistas en México, y los movimientos indígenas en Perú, Ecuador y Bolivia. Por otra parte, los reiterados triunfos electorales de fuerzas de izquierda en Venezuela, Brazil, Uruguay, Paraguay, Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador, Nicaragua y el Salvador. Todos estos procesos de acelerados cambios sociopolíticos tienden a repercutir en la modificación de conceptos que hasta ahora habían prevalecido en el campo de las ciencias humanas, económicas y sociales. Como es el concepto mismo de innovación (López Sánchez, 2009). Se ha producido una mayor valoración de principios económicos y sociales a favor de los grandes colectivos populares, superando la tradicional 7
  6. 6. No 1 Vol. 1 perspectiva capitalista liberal que reduce la actividad productiva a la obtención de ganancias para el lucro privado. Una economía volcada a la superación de las relaciones de dependencia y subordinación hacia los grandes centros del capitalismo mundial; una economía centrada en el desarrollo de las potencialidades y necesidades de nuestros propios países y de nuestros pueblos. Una visión social y económica que se centre en resolver las necesidades de nuestros pueblos, y no en resolver las necesidades de las multinacionales y de las grandes potencias. Objetivos En este contexto de cambio, la edificación del concepto de innovación adquiere su plena pertinencia social. La nueva visión de la sociedad que vivimos, necesariamente se deben edificar los conceptos que guían la acción social. Conceptos que han adquirido una nueva valoración como el de la economía social, la democracia participativa, la propiedad social, el cooperativismo, el desarrollo humano, endógeno y sustentable, se relacionan necesariamente con esta nueva propuesta conceptual de la innovación. Este trabajo recoge el análisis de la innovación desde la Perspectiva del Pensamiento Creativo y Transformador Latinoamericano, caracteriza los aspectos de la dimensión social de la innovación considerados por algunos autores Latinoamericanos y describe las especificidades de la sociología de la innovación y de la traducción en el abordaje de su estudio. Metodología La investigación es de naturaleza cualitativa desarrollada con el propósito de conseguir el sentido de los datos a través del método documental planteado por los autores Coffey y Atkison (2003). Para resolver el sistema de objetivos específicos de la investigación se aplicó el método interpretativo planteado por Kockelmans (1975), basado en el análisis de contenido fundamentado y realizado en cuatro criterios fundamentales: • Ubicación y revisión de artículos científicos especializados. • Categorización de los contenidos. • Explicación y ubicación de cada contenido dentro de la estructura de trabajo. 8 • Identificación de lo esencial de cada contenido para dar respuesta a la interrogante que sistematiza el problema de investigación. Para desarrollar la visión social del concepto de innovación se trabajaron los planteamientos de autores: José A. López Cerezo, Francisco Javier Gómez González. Jesús Sebastián, Antonio Arciénaga, Alfonso Rodríguez, Hernán Alvarado, Francisco José Calderón Vásquez, Jarón, Susana Finquelievich, Hebe Vesuri, Renato Dagnino, Andres Gurrutxaga y Luis H. Lopera Lopera. Asimismo, fueron considerados los principales postulados de la Sociología De la Traducción y Sociología de la Innovación a través de la Teoría Actor-Red y Redes de Innovación desde las visiones de los estudiosos: Pablo Díaz, Belinda Colina, Carlos Saldaña, Marcia de Oliveira, Francisco Tirado, Miguael Doménech, Tomás Sánchez Creado, Bruno Latour y Michello Callon. Finalmente para completar el análisis y profundizar en la construcción del nuevo concepto de innovación desde la perpectiva creativa y transformador del pensamiento latinoamericano, consideramos los argumentos de los investigadores: Elsa Petit, Jesús Peña Cedillo, Roxana Abad Consuegra, Pablo Guadarrama, Rodrigo Arocena y Judith Sutz, Oscar Varsavsky y lo más recientes postulados de la UNESCO. Sobre la interpretación del discurso científico de éstos autores se construyó la discusión de los resultados de este trabajo. Discusión de resultados Características de la visión de la innovación y su nuevo perfil conceptual para promover los procesos creativos y transformadores en Latinoamérica. La concepción clásica de la innovación considera como punto de partida el proceso inventivo, soportado en una actividad supuestamente “creadora”. Pero esta actividad nunca deja de estar alienada y controlada por variables inherentes a la naturaleza económica (lógica del capital y el mercado) y no incluye en sus cálculos el pleno desarrollo del hombre y la sustentabilidad del planeta como elementos sustanciales. La innovación en su enfo-
  7. 7. Innovación que estructural-funcionalista no comprende “lo social” que nos conduce a la necesidad de develar nuevas relaciones conceptuales como principios del conocimiento científico de esa instancia. La escuela Schumpeteriana y la escuela institucionalista constituyen las fuentes del pensamiento económico que han nutrido con mayor fuerza la estructura conceptual y teórica de la innovación (Peña Cedillo, 2003). Básicamente el punto de partida de esta corriente de pensamientosurge con la introducción del concepto de innovación tecnológica propuesto por Joseph Schumpeter, fundador de la teoría del desenvolvimiento económico (García L. 1989, Cervilla 2001). La innovación desde la racionalidad económica, constituye un factor. Vinculado directamente al proceso de desarrollo, del modelo de producción capitalista. Sin embargo, dicho enfoque es limitado para profundizar en el análisis de las variables internas asociadas al proceso de innovación, porque no alcanza estudiar el comportamiento humano como principio generador de innovaciones. Conviene destacar que los evolucionistas estudian los procesos tecnológicos, especialmente las variables: innovación, aprendizaje y trayectoria tecnológica a través del método de la evolución biológica Lamarckiana y los sistemas dinámicos. Los institucionalistas trabajan las normas y reglas de las transacciones tecnológicas, dedicándose al estudio del origen, evolución y desempeño de las organizaciones para la innovación tecnológica. La teoría institucional plantea concretamente el concepto de innovación en su carácter: estructural, constructivista y ecologista. Paradójicamente esta visión teórica, por un lado, define la innovación como estrategia para impulsar el desarrollo económico local y regional con bases en el diseño de redes o sistemas de innovación, mientras que contrariamente, en la realidad tales estructuras son escasamente productivas, y en esencia, han venido a ser funcionales a la reproducción del propio sistema capitalista. La hegemonía de la dinámica funcional del modelo de innovación cerrado limita la posibilidad de crear iniciativas productivas e innovadoras desde la práctica social lationaméricana (Gassman, 2006). La nueva tendencia de la innovación para el continente radica en el estudio de innovación abierta o colaborativa (Taspcott, D. Williams, AD. (2006), Martín, I. (2996), donde la operativa de trabajo es asociativa. De igual manera, las ventajas del trabajo asociativo se manifiestan en la concreción del escenario natural de los distintos e individuales tipos de aprendizajes para resolver los distintos problemas técnicos, productivos y organizacionales, además de constituirse en ambiente propicio para la potenciación de competencias y de capacidades individuales y colectivas. Aprovechando el progreso de la teoría de la innovación social en construcción intentaremos desde esas bases, trascender más allá del concepto de innovación acuñado en las teorías clásicas y neoclásicas. De igual manera, los intensos cambios de la humanidad en todos los ámbitos (tecnológicos, económicos, sociales, políticos, educativos, ambientales y culturales), han provocado variaciones estructurales de la forma de producción en nuestras sociedades que trascienden la esencia de la teoría de la innovación tecnológica y la hace inapropiada y excluyente en contextos donde las condiciones de operación y competencias de los sistemas productivos y de servicios se enmarcan en el modelo de desarrollo integrado: humano, endógeno y sustentable. Por muchas décadas se ha considerado a la innovación como un concepto de naturaleza tecnológica, pero en un perspectiva más amplia, este fenómeno tiene sentido y lugar en el dominio de lo humano. La innovación es un proceso generado por la acción social y colectiva del hombre. Constituye un factor importante en la construcción de riqueza socio-económica mediante la organización social del trabajo y la potenciación de las ”capacidades societales de innovación” (Díaz, 1969 y Colina 2008), que promueven el desarrollo humano, endógeno y sustentable de los pueblos. Es a principio del siglo XXI, cuando con vigor surge la idea de repensar la innovación para América Latina desde el paradigma de la democratización del conocimiento (Sebastián. J. 2005), se considera que la creatividad y el potencial de innovación están contenidos en lo social (Leadbeater, 2006), ambos elementos alternativos nutren el proceso de generación de innovaciones para un nuevo desarrollo desde el sur (Arocena y Sutz; 2006), y como 9
  8. 8. No 1 Vol. 1 “La innovación desde la racionalidad económica, constituye un factor vinculado directamente al proceso de desarrollo, del modelo de producción capitalista. Sin embargo, dicho enfoque es limitado para profundizar en el análisis de las variables internas asociadas al proceso de innovación, porque no alcanza estudiar el comportamiento humano como principio generador de innovaciones” política para promover el cambio estructural para el desarrollo del continente, en el marco del pensamiento creativo y transformador latinoamericano (Guadarrama 20087, López Sánchez, 2009, Petit y Peña 2009). La ciencia, la tecnología, la innovación son instrumentos fundamentales para erradicar la pobreza, combatir el hambre y mejorar la salud de nuestras poblaciones, así como para alcanzar un desarrollo regional sostenible, integrado, inclusivo, equitativo y respetuoso del medio ambiente, prestando una particular atención a la situación de las economías más vulnerables. Para ello es imprescindible, avanzar hacia políticas públicas que construyan una sociedad del conocimiento que propicie la equidad, la inclusión, la diversidad, la cohesión y la justicia social, así como el pleno respeto por la igualdad de género, y que contribuya a superar los efectos de las crisis financiera y económica mundial en nuestros países, con el fin último de mejorar la calidad de vida de nuestros pueblos (UNESCO), citado por Lemarchand, 2010:11). Repensar la innovación para America Latina, tiene profundas raíces en el pensamiento socialista de finales de los años 50, cuando se creía que este sistema no sólo era definido por el destino social de los bienes. Sino por la forma como se obtienen es decir, cuáles relaciones sociales establecen los hombres en el instante de producción (Tablada 2005). La integración-unidad latinoamericana como una invariante conceptual de la innovación se enmarca en la dinámica de su praxis, social, por lo tanto, el fenómeno de la innovación no puede estudiarse separado de las transformaciones de la sociedad y menos de su propia estrategia de desarrollo (Abad y Petit 2008).Se propone edificar el concepto de innovación, contextualizarlo en el marco de una corriente de pensamiento que potencie el desarrollo de la 10 creatividad mediante un proceso socio-productivo para impulsar los objetivos de desarrollo integrado. Tal planteamiento, evidencia la importancia de incluir en las bases del nuevo concepto las actuaciones integradoras que involucren la participación de todos los componentes de la sociedad, de forma que se cree una nueva cultura de innovación”, abierta ante nuevas ideas, saberes y flexible antes los cambios. Considerando todo lo señalado hasta aquí, se intenta dar respuesta al siguiente cuestionamiento: ¿Cuáles elementos sustanciales constituyen el concepto de innovación desde la perspectiva del pensamiento creativo y transformador emergente en Latinoamérica? La edificación del concepto de innovación y su impacto sobre la gerencia de innovación en el continente. Edificar el concepto de innovación desde el pensamiento creativo y transformador latinoamericano, tiene implicaciones de carácter social, que orientan la dinámica societal de sus procesos y contenidos, que a su vez, definen la naturaleza de cómo generar y distribuir equitativamente en la sociedad los beneficios de este factor estratégico para el desarrollo integrado y la transformación socioeconómica del continente. El fenómeno de la innovación ha sido objeto de estudio desde diferentes perspectivas la investigación científica, la tecnología, lo economía, éstas siguen siendo plataformas privilegiadas desde las cuales se indaga y se brindan respuestas valiosas a diferentes interrogantes sobre este transcendente asunto. Ninguna de estas perspectivas por sí sola brindará un paisaje completo y el verdadero fin del fenómeno innovador. Porque aunque estas rutas se interrelacionen están definitivamente subordinadas al verdadero protagonista del cambio: EL HOMBRE: La innovación
  9. 9. Innovación tiene según Faloh (2006), sentido y lugar en el dominio de lo humano. El pensamiento sociológico, la economía social y la ideología socialista han penetrado en los estudios sobre la teoría de la innovación en Latinoamérica, introduciendo poco a poco en el discurso científico de los planificadores y gerentes de ciencia, tecnología e innovación, la categoría desarrollo organizacional como una estrategia política alternativa de carácter socio-céntrica para la generació9n de capacidades societales de innovación (Petit:2010). Centradas en el hombre, las demandas del desarrollo integrado exigen del propio proceso de planificación del cambio no sólo una transformación de las tradicionales estructuras de la vieja organización innovadora. En este sentido, la búsqueda de lo óptimo o de la eficiencia, dejan de ser lo principalmente deseado y es sustituido por el pleno desarrollo humano como sujeto innovador. La reivindicación de la innovación como un proceso y producto de la mente humana, del encuentro entre lo individual y lo social. (Abad: 2008) y de la cultura innovación desde el Sur y sus perspectivas como enfoque organizacional alternativo para el desarrollo socioeconómico de la región (Peña: 2003) y para el nuevo desarrollo desde el Sur ( Arocena y Sutz: 2007). En la economía capitalista, el proceso de acumulación camina sobre dos pies: la innovación que permite distinguir entre consumidores y la difusión, que lleva a la homogeneización de ciertas formas de consumo. Al consumidor le cabe el papel esencialmente pasivo: su racionalidad consiste precisamente en responder “correctamente” a cada estímulo al que se le somete. Las innovaciones se dirigen a un nivel más alto de gastos, que es la marca distintiva del consumidor privilegiado. Pero el patrón inicialmente restrictivo habrá de ser superado y difundido, a fin de que el mercado crezca en todas dimensiones. Las leyes de este crecimiento condicionan la creatividad. De una manera más general puede decirse que todas las formas que asume la creatividad humana pueden ponerse al servicio del proceso de acumulación, pero son aquellas cuyos resultados son por naturaleza acumulativos (ciencia, tecnología e innovación) las que mejor satisfacen las exigencias de este proceso lo que les vale el lugar privilegiado que ocupan en la civilización industrial. La progresiva integración de los mercados nacionales habla de conducir a la homogeneización de las pautas de consumo y a la concentración del poder económico en una escala plurinacional. En función de este mercado global se orienta la actividad innovadora y avanza el proceso de acumulación. Las formas económicas en que se funda el orden económico internacional son considerados como fuentes de subordinación de la racionalidad de los fines de producción a los medios: la subordinación de la ciencia a la tecnología, de la creación artística a la comercialización. La tendencia desde finales de los 70, es el surgimiento de nuevas formas de poder en la esfera internacional que abren la posibilidad de superación de la dependencia, la expresión de un nuevo concepto de arte como expresión no mediatizada de la vida, en dirección de nuevas relaciones con la naturaleza. La invención de nuevos tipos de asociación entre los miembros de una sociedad y la institucionalización de las relaciones ( de cooperación o conflictivas) entre los individuos son la expresión de la capacidad creadora del hombre en una de sus formas más nobles. Los principios de la Teoría de la Gerencia de la innovación están concebidos bajo los modelos de la administración clásica de Fayol, Taylor y Weber. Racionalidad según la cual toda organización, adopta la estrategia tecno-económica y la cultura burocrática en busca de control. Tal racionalidad pierde utilidad para el contexto del nuevo paradigma de innovación y desarrollo que emerge desde el Sur (Peña, 2006) Arocena y Sutz, 2007; Urdaneta y Petit, 2008, Sebastián, 2009). La planificación y el desarrollo de la organización innovadora tradicional se encuentra limitada de condicionar nuevos códigos y formas de pensamiento. La crítica a las disfuncionalidades de la burocracia y a La división del trabajo (Lanz, 2004, y Contreras, 2008) como fenómenos enraizados en los procesos administrativos tradicionales, en contraste con el establecimiento del vínculo social como sustrato conceptual sociopsicológico (Abad:2008) es uno de los principios teóricos para promover el Modelo de Desarrollo Organizacional para la planificación y gerencia de la innovación y 11
  10. 10. No 1 Vol. 1 la construcción de una nueva estructura de sociedad no capitalista. El enfoque teórico de la innovación propio de los países desarrollados, resalta el tema de la racionalidad económica y técnica más no hace hincapié en la racionalidad gerencial, dejando de lado la oportunidad de reforzar el enfoque teórico de la innovación propio de los países desarrollados, resalta el tema de la racionalidad económica y técnica más no hace hincapié en la racionalidad gerencial, dejando de lado la oportunidad de reforzar el enfoque teórico de la innovación desde la perspectiva estratégica y organizacional lo que significa que en la discusión teórica no se destaca al liderazgo como factor determinante en la gerencia de innovaciones (Petit y Gutiérrez, 2007). Al intentar vincular la Teoría de la innovación con la Teoría Gerencia, las autoras encontraron varias diferencias conceptuales en relación al tema de liderazgo organizacional para la innovación. El primero de estos cuerpos teóricos no considera al “seguidor emprendedor” como determinante del proceso innovador, sino solamente a las “empresarios emprendedores” a quienes caracteriza como “hombres especiales” dotados de una visión privilegiada de los acontecimientos económicos y una dosis suficiente de intuición y arrojo que los impulsa a innovar con la finalidad de dar valor comercial a las ideas. Las estudiosas Petit y Guiérrez (2007), también observan que la Teoría Gerencial en el marco de la Gestión del Conocimiento y el Modelo de Liderazgo con Empowerment, explica conceptualmente cómo es posible aprovechar las ideas explotando recursos a través del trabajo asociativo, generando capacidades y desarrollando competencias en la organización a partir de las aportaciones de todos sus miembros, centrándose en el valor de uso de las ideas, lo cual constituye el eslabón que permite relacionar las variables “Liderazgo Empowerment” y “proceso de innovación”. En palabras de Jaron (2008), la noción tradicional del concepto de innovación ha sido mutando a lo largo del tiempo y sus usos se han ido extendiendo para pasar de referirse a un modelo de desarrollo económico a comprender una pluralidad de formas de desarrollo humano, social y cultural, 12 considerando un número de discursos que sostienen que la sociedad puede ser un centro de producción de creatividad que puede ser canalizada y convertida en innovación. De entender que la creatividad como fuente de innovación ha dejado de ser potestad de unos pocos para pasar a ser fruto de un trabajo colectivo y no lineal. La innovación en la perspectiva conceptual sociológica La innovación es esencialmente de carácter social, su producto es también producto de las relaciones sociales, donde las interacciones sociales desempeñan un papel crucial, en la construcción del conocimiento y la aplicación de ideas, desarrollando y potenciando la creatividad social, en el sentido que plantea (Lopera. L; 2002). “(…) no es la innovación lo que rige el destino de una sociedad, sino que es la sociedad la que determina el sentido y la dirección que debe seguir un proceso de innovación. La innovación debe asumirse como una posibilidad para mejorar la calidad de vida y no como una imposición de una ideología mercantilista”. El autor expresa además, que la innovación es tratada como una actividad eminentemente de carácter social, producto de las interacciones: hombre/naturaleza, hombre/hombre y hombre/máquina (mundo artificial), por lo tanto, es producto de una necesidad y tiene una intencionalidad a partir de un proyecto social en el cual se integran el control de riesgo y el análisis del impacto psico-social en las comunidades donde una innovación especifica es implantada. En el Manual de Oslo se ha ampliado considerablemente la concepción de la innovación, tomando en cuenta el modelo de innovación abierta, y aceptando que la innovación no sólo surge de los departamentos I D de las empresas, de los fabricantes o productores, sino que tiene otras fuentes como el sector servicio, la administración y la propia sociedad civil. La “creatividad de masas” o “ innovación escondida” según Leadbeater (2006), se consigue en los saberes y conocimientos sociales, constituyen elementos siempre latentes para ser potencialmente explotados como innovación y deben ser considerados para edificar el nuevo concepto de innova-
  11. 11. Innovación ción a la ciudadanía organizada como fuente creativa. Desde el marco de la interpretación social, el concepto de innovación debe considerar la creatividad social, a partir de la cual realmente se produce la transformación socio-cultural que posibilita la generación del fenómeno innovador desde la escala humana. Sólo así se entiende cómo la producción subjetiva y creativa del hombre pasará a ser el centro del proceso de generación de la innovación (Corsani, 2004:91). La innovación surge desde la creatividad como cualidad huma objetivada en el desarrollo social; también surge desde la creatividad como un proceso de construcción colectiva, desde el interior de la organización social (Petit y Abad: 2008). Para acercarse a esta realidad se hace necesario interpretar lo social, no como un factor macro sino como una proliferación de relaciones de fuerzas en la sociedad a diferentes escalas y estratos, cuya complementariedad favorece que se establezcan mecanismos de participación y colaboración, material e inmaterial, en los procesos de construcción de un nuevo desarrollo para Latinoamérica. La innovación conlleva a procesos de cambio en las estructuras sociales de poder cuya dinámica podría converger en procesos de socialización, que impactan la conducta y comportamiento de los ciudadanos, por lo tanto, la innovación debe ser vista como un proceso esencialmente de construcción social y colectiva. La aparición de nuevas estructuras de asociación como: los consejos comunales, las empresas de producción social, las redes de innovación socio-productiva, son experiencias reales, a ser consideradas por las ciencias humanas y económicas en la medida de delinear los nuevos conceptos y teorías asociadas a la innovación y el desarrollo de nuestro continente. Un elemento que incide de manera decisiva en la edificación del concepto de innovación, lo constituye la profunda crisis económica que sacude al capitalismo mundial. El fracaso del modelo neoliberal y con él, las teorías monetarias que lo sustentan, la quiebra de los principales bancos de los países centrales, de grandes empresas emblemáticas como la General Motors, de las principales empresas aseguradoras del mundo con AIG, de las grandes inmobiliarias como Fannie Mae y Freddi Mac, y la intervención masiva de los gobiernos de las grandes potencias para rescatar todo el pensamiento económico-social predominante en las últimas cuatro décadas, aprovechando la crisis como una oportunidad para desarrollar la nueva organización societal innovadora (López, Sánchez; 2009). De acuerdo al Centro de Investigaciones Sociales CRISES (Calderón 2008), en términos sociales, la innovación aparece como resultado de una conducta deliberada y duradera por parte de determinados grupos, colectivos o agentes sociales (institucionales o no) consistente en la introducción de novedades en la sociedad que significan una mejora social con respecto a una situación anterior. En este sentido la in- novación se visualiza como un producto social, para el beneficio de la calidad de vida. Otra característica esencial de la innovación social expresada textualmente por Calderón (2008), es su capacidad generadora de tejido social. Ello implica articular, de alguna manera el universo social, generando capital relacional entre individuos, grupos colectivos, contextos e instituciones a partir de consenso básicos (bien común, interés común, destino compartido, etc) pactos capaces de generar contextos sociales favorables a la introducción, asimilación y difusión de innovaciones. La innovación social está asociada a acciones, hechos y actividades concretas (materializadas) que se dan en el tiempo. Se refleja y reconoce en acciones que producen cambios en las conductas actitudes y prácticas sociales, suponiendo transformaciones en las mismas. La innovación social está referida a la solución de problemas, carencias y necesidades sociales. Benjamín Franklin, por ejemplo se refirió a la innovación en términos de pequeñas modificaciones en la organización social de las comunidades que podrían ayudar a resolver problemas cotidianos de la vida en sociedad. Una de las principales características del nuevo concepto de innovación debe considerar la creatividad social, a partir de la cual realmente se produce la transformación socio-cultural que posibilita la generación del fenómeno subjetiva y la creatividad de masas pasará a ser el 13
  12. 12. No 1 Vol. 1 centro del proceso de producción de la innovación (Corsani; 2004:91). La innovación social se asocia a la mejora de la capacidad de las sociedades para lograr resolver problemas e idear futuros, este tipo de innovación se asienta en la capacidad de los individuos, para aprovechar, la inteligencia social de una sociedad en el inento de resolver problemas y construir futuros, vinculando la relación entre los seres humanos a las capacidades que éstos adquieren a la hora de enfrentarse (Gurruxaba, 2004:2). El autor también destaca que la innovación social aparejada al aprendizaje interactivo” depende de que haya personas capacitadas para identificar conocimiento que falta y se organice para obtenerlo. Sin embargo, esto no es suficiente. Para que ocurra esto es necesario tener oportunidades para enfrentar problemas colectivamente. Las innovaciones sociales representan un patrón interactivo y territorial, con la necesidad de acoplar las acciones de las organizaciones no gubernamentales con las respectivas esferas de gobierno provincial y municipal (e incluso nacional), y de otros agentes socio-económicos, inclusive las empresas, para así generar los mecanismos claves de escalamiento y difusión de las innovaciones y aprendizajes sociales. Ciertamente, los recursos críticos para poner en marcha procesos de innovación social son diferentes de los de naturaleza comercial. En estos últimos la inversión de negocios está en su base, pero las innovaciones sociales se buscan una combinación diferentes recursos, que incluye desde el reconocimiento y apoyo político, hasta trabajo voluntario y compromiso solidario, pasando por los recursos monetarios (cfr. Mulgan et al. 2007:46, citado por Arciénaga A, 2009.5). En palabras de Gurruxaba, la perspectiva en la que nos movemos observa que las sociedades innovadoras son aquellas que consiguen unir el capital humano bien formado, el sistema educativo de calidad, sistemas de políticas públicas, entornos institucionales que premian las nuevas ideas y las buenas, ponen a disposición de las empresas múltiples incentivos, construyen estructuras de oportunidades donde reforzar la relación entre los sistemas I D y el sistema universitario. Todos ellos en interconexión e interdependencia den como resultado la creación de bienestar y calidad de vida para los ciudadanos. El autor expresa además que los procesos enseñan que la innovación no sigue la trayectoria lineal de los caminos trazados; desde la inversión y la promoción a los resultados concretos y de allí al desarrollo socioeconómico, tal y como plantean los modelos clásicos de crecimiento económico. Para que pueda favorecerse del desarrollo socio-económico necesita mucho “trabajo previo”, en forma de confluencia de diferentes tipos de innovación, por ejemplo, el trabajo en equipo de agentes y sujetos, la construcción de infraestructura, de espacios institucionales donde pueden materializarse las ideas y crear sinergia para definir objetivos. Por otro lado, los procesos interactivos de aprendizaje en los que participan agentes y actores sociales, agencias y estructurasinstituciones públicas, empresas, centros tecnológicos, universidades, usuarios, investigadores, educadores, técnicos y la sociedad civil organizada, que interactúan sobre espacios geográficos e institucionales concretos gracias a los recursos y a los mecanismo socio-culturales que encuentran en el contexto inmediato. Los agentes interaccionan utilizando mecanismo institucionales compartidos y convenciones sociales reconocidas por todos pero especificas para cada entorno cultural e institucional. Los procesos interactivos de aprendizaje son posibles gracias a contextos socio-culturales e institucionales compartidos que general un clima de confianza y objetivos afines (Gurruxaba, A. 2004:5). “Un elemento que incide de manera decisiva en la edificación del concepto de innovación, lo constituye la profunda crisis económica que sacude al capitalismo mundial” 14
  13. 13. Innovación A su vez, la innovación es viable gracias a la transferencia de conocimiento acumulado por innovaciones anteriores, lo que implica que la experimentación con prácticas de innovación social reproduce la innovación social y prepara a las sociedades para acoger mas innovación. En palabras del autor Ander Gurruxaba (2004), la innovación social, está orientada en el aprendizaje interactivo, que se refiere a individuos aprendiendo a resolver problemas y a crear soluciones en interacción con otros que, en el proceso aplican, intercambian, buscan y crean conocimiento. Las áereas donde esto acontece son “ espacios interactivos de aprendizaje”. En este sentido el autor destaca que el aprendizaje interactivo, puede darse en muchos lugares de la faceta cotidiana de las personas como: las instituciones, en la interacción social entre empresa y trabajadores, en los equipos de investigación, en la esferas públicas, en las organizaciones, en las acciones de intercambios de ideas entre agentes sociales y grupos académicos, en el interior de la sociedad civil o en el intercambio cotidiano entre distintas generaciones. “Por lo general, el valor que tienen los procesos de aprendizaje interactivo en la innovación social, viene dado por la participación colectiva de agentes y actores sociales, agencias y estructuras instituciones públicas, empresas, organizaciones, universidades, usuarios, técnicos, investigadores, educadores y centros de investigación, entre otros, los cuales interactúan sobre escenarios geográficos e institucionales que actúan en concreto por medio de recursos y mecanismos de participación socio-cultural que encuentran en su entorno” Por lo ante expuesto, es de suma importancia resaltar, que el aprendizaje interactivo no necesita un lugar especifico para desarrollarse, como en los casos de laboratorios de I D, donde se supone surge el conocimiento que genera la innovación. En la misma secuencia, la innovación social y el aprendizaje interactivo puede identificarse, como un factor sustancial de apoyo a trabajos de grupos con iniciativa diversas, la libertad de pensamiento y acción, las actitudes experimentales hacia la realidad incluso a la apertura en relación con la propia creencias, la estimulación interdisciplinaria de experiencias múltiple, el acceso al conocimiento y a los datos disponibles o el manejo tolerante de los fracasos. En referencia el autor Gurruxaba (2004), destaca que la innovación social aparejada al aprendizaje interactivo depende de que haya personas capacitadas para identificar conocimiento que falta y se organice para obtenerlo. Sin embargo, esto no es suficiente para que ocurra, es necesario tener oportunidades para enfrentar problemas colectivamente. Por lo general, el valor que tienen los procesos de aprendizaje interactivo en la innovación social, viene dado por la participación colectiva de agentes y actores sociales, agencias y estructuras – instituciones públicas, empresas, organizaciones, universidades, usuarios, técnicos, investigadores, educadores y centros de investigación, entre otros, los cuales interactúan sobre escenarios geográficos e institucionales que actúan en concreto por medio de recursos y mecanismos de participación socio-cultural que encuentran en su entorno. Los basamentos de los que se alimenta el aprendizaje colectivo están soportados en el espacio geográfico o manera de código cultural y humano en el que todos se encuentran. En buena medida los procesos interactivos y de aprendizaje son viables gracias a contenidos socio-culturales e institucionales compartidos que toman un clima de seguridad y objetivos afines. Conclusiones Las sociedades innovadoras son aquellas que logran unificar el capital humano bien constituido, el sistema educativo de calidad, sistemas de políticas públicas, ambientes institucionales 15
  14. 14. No 1 Vol. 1 que compensan las nuevas ideas y las buenas, ponen la disposición de las firmas múltiples incentivos, cimentan estructuras de oportunidades, en el cual refuerzan la relación entre los componentes de I D y el sector universitario junto a la sociedad civil. Toda esta interconexión e interdependencia dan como consecuencia la creación de bienestar y calidad de vida para los ciudadanos. La evolución del concepto de innovación, es propio de su dinámica y de su praxis social en el continente. En este sentido, la innovación vista desde el Sur, no ha sido sólo producto de la aplicación de los resultados de I D, la innovación surge de la dinámica y demanda social, pero también de la reestructuración societal generada por situaciones de interacción social, perfectamente analizables desde la perspectiva de los procesos de transformación sociopolítica y socioeconómica emergentes en el continente. Esta evolución conceptual impacta sobre el enfoque teórico que debe seguir la dirección de la innovación en su perspectiva latinoamericana, que también debe ser adaptada a los cambios y dinámicas transformadoras de las sociedades en ciernes. Referencias bibliográficas Abad, Roxana (2008) Vínculo social y creatividad ¿Alternativas o emergentes en la integración? Heterodoxia de los grupos XI Simposio Internacional de Pensamiento Latinoamericano. Ponencia presentada en la Comisión 1 Fundamentos Teóricos del pensamiento Nuestroamericano para una integración (págs. 27 – 29). Cuba: Universidad Central “Martha Abreu” de Las Villas Santa Clara. __________ 2008, “ Vínculo Social y Creatividad. ¿Alternativas o emergentes en la integración? Heterodoxia de los grupos”. XI Simposio internacional de Pensamiento Latinoamericano. Universidad Central “Martha Abreu” de Las Villas de Santa Clara, Cuba. Abad, Roxana y Petit, Elsa 2008. “ Invariantes de la integración para la innovación en Latinoamérica”. Inédito. Papel de trabajo conjunto. Universidad Central “Martha Abreu” de las Villas (Cuba) y Universidad del Zulia. (Venezuela). 16 Arocena, Rodrigio y Sutz, Judith, 2006. “El estudio de la innovación desde el sur y las perspectivas de un nuevo desarrollo CTS I”. Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología e Innovación. Nro.7. Calderón, Francisco. J. 2008. “ Una Perspectiva social de la innovación. Contribuciones a las Ciencias Sociales “. Disponible en www.eumed.net/rev/cccss/02/fjcv.htm. Cervilla, M. 2001 “La innovación como un proceso económico y social: Algunas implicaciones para el diseño de una estrategia de desarrollo”. Serie Temas de Docencia Nro.8 Caracas. Ciriec. 2008. “Innovación y Economía Social”. Ciriec – España. Revista de Economía Pública, Social y Cooperativa. Abril. Coffey A. y Atkinson, P. 2003 “Encontrar el sentido a los datos cualitativos. Estrategias complementarias de investigación”. Universidad de Antioquia. Colombia. Colina, Belinda (2005). Capacidades societales de innovación (Inédito). Venezuela: Protocolo de tesis doctoral aprobado. Doctorado en Ciencias Económicas y Sociales. Mención Gerencia de LUZ: ____________ 2007. “Modelos de Desarrollo de Dinámicas de Innovación en Petróleos de VENEZUELA, s.a. ( Pdvsa)”. Problemas del Desarrollo. Revista Latinoamericana de Economía. Volumen 38. Nª 148, Instituto de Investigaciones Económicas. UNAM. _____________2008. “ Capacidades Societales de Innovación. Su desarrollo en empresas de producción social en el contexto del socialismo del siglo XXI en Venezuela”. En: Innovación y Economía Social Cirec – España. Revista de Economía Pública, Social y Cooperativa. Abril. Contreras, José (2008). Contribución a una crítica de las Teorías Gerenciales Capitalistas. Corsani, A, 2004. “Hacia una renovación de la Economía Política. En: Traficantes de Sueños eds. Capitalismo Cognitivo Madrid. Dagnino. Renato 2003. “ Innovación y Desarrollo Social. Un Desafío para América Latina Universidad de Campinas. Instituto de Geocien-
  15. 15. Innovación cias. Disponibles en www.sciencie.oas.org/ español/redes/part4_re.pdt. Díaz, P. 1999.” Acumular Capacidades Societales de Innovación un desafío para las NPI de América Latina y del Este Asiático a fines del siglo “. En: VIII Seminario Latino-Iberoamericano de Gestión Tecnológica ALTEC. Versión electrónica (cd).Valencia 24 p. Escobar A. 2003. “ Mundos y conocimientos de otro modo”. El programa de investigación de modernidad / colonialidad Latinoamericano Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Bogotá. Departamento de Antropología, Universidad de Carolina del Norte (UNC), Chapel Hill. Tabula Rasa. Bogotá – Colombia Nº 1: 51-86, enero-diciembre de 2003 ISSN 1794-2489. Faloh, R. (2006). La innovación organizacional. En R .F. Alaiza, Gestión de la Innovación. Una visión actualizada para el contexto iberoamericano (págs..59-75). La Habana: Academia. Finquelievich S.2007. Innovación, Tecnología y Prácticas en las Ciudades: Hacia los Laboratorios Vivientes”. Universidad de Buenos Aires, Argentina. sfinquel gmail.com. García L., Humberto 1989. “Política e innovación tecnológica. Perspectivas económicas. Temas Económicos. Venezuela. Página 212: Monte Avila Editores. Gassmann, O, 2006. “Opening up the innovation process toward an agenda” R&D. Managemente, 223-226. Guadarrama, Pablo (2008). Pensamiento latinoamericano. Humanismo vs. Alienación, Prólogo Carmen Bohórquez Editorial El Perro y la Rana. Ministerio de Cultura República Bolivariana de Venezuela, Caracas. Tomo I, II y III 2008 (ISBN:978-980-396871-7). Jaron. 2008. “ Innovación y creatividad social¨Sobre los beneficios económicos de la creatividad de masas. Un nuevo marco de explotación”. Y Productions.Disponible en: http://www.edicionessimbioticas.infro/Innovacion-y-creatividad social. Kockelmans, Joseph (1975). Toward an interpretetive or hermeneutic social science.Graduate faculty Philosophy Journal, 257-269. Lanz, Carlos. (2004). La Revolución es cultural o reproducirá dominación recuperado el 03 de 10 de 2008, de http://www.aporrea.org/impreme/a9897.html. Leadbeater,C.2006. “ The ten habits of mass innovation”. London. Lemarchand, Guillero A. 2010. “ Sistemas Nacionales de Ciencia, Tecnología e Innovación en América Latina y el Caribe ( UNESCO)”. Libro disponible en : www.unesco.org.uy/.../ ciencias%naturales/políticas%20cientificas/ EYDPCALC -vol-1-pdf. Lopera, Luis 2002.” Las interacciones entre información e innovación desde la perspectiva de una ética bibliotecológica”. Ponencia presentada en el Séptimo Congreso Nacional de Bibliotecología. Bogotá. Disponible en: www. inforosocial.net. López Sánchez, Roberto.2006.”Una perspectiva actual del socialismo”. Revista Cuestiones Políticas Nº 36.Enero-Junio 2006. Universidad del Zulia. Maracaibo. Venezuela. Pp 11-32. López Sánchez, Roberto. 2009.” El despertar de la izquierda latinoamericana y las teorías que lo acompañan” Revista Cuestiones Políticas Nº 42. Enero-Junio de 2009.Universidad del Zulia. Maracaibo (Venezuela). Martín, Ignacio.2006 “ La innovación en el Siglo XXI. OECD (“005). Oslo Manual: Third edition, OECD Publishing. Peña, Jesús (2003). La innovación como un fenómeno evolutivo implicaciones para la economía y las políticas públicas asociadas”. Interciencia, INCI Vol. 28 Nº6. Peña, Jesús (2004) Análisis y evaluación de políticas públicas para la innovación en Venezuela: La experiencia del Conicit 1990-2002. Universidad Simón Bolívar. Caracas: Tesis Doctoral. Petit, Elisa (2008). El desarrollo organizacional para la innovación socioproductiva en América Latina.IBERGECYT (pág.60). La Habana Cuba: GECYT. ___________(2010). El desarrollo organizacional como alternativa para la gerencia de la innovación en Latinoamérica. Compiladora: Castro, Elizabeth En: Desarrollo Organizacional. Tendencias y Perspectivas. Año 17
  16. 16. No 1 Vol. 1 1-2010. Anuario de la línea de investigación Desarrollo Organizacional de la Facultad de Humanidades y Educación de LUZ. Petit, Elisa y Abad, Roxana. (2008) “ Desarrollo Organizacional Revolucionario: Creatividad e Innovación para el Desarrollo Integrado”. Inédito. Papel de trabajo conjunto. Universidad Central “Martha Abreu” de Las Villas (Cuba) y Universidad del Zulia (Venezuela). Petit Elisa y Gutiérrez Lorena (2007). Liderazgo con empowerment: promotor de la innovación. Revista Venezolana de Gerencia (RVG) Universidad del Zulia, 207-217. Petit, Elsa y Peña, Jesús (2008) El Pensamiento socialista latinoamericano y el desarrollo organización: Hacia la Construcción de Alternativas válidas para nuestra región. XI Simposio Internacional de Pensamiento Latinoamericano. Ponencia presentada en la comisión 7. Panorama político latinoamericano contemporáneo. San Clara Cuba. Universidad Central de Las Villas “Martha Abreu”. ______________ (2009). El pensamiento socialista latinoamericano y el desarrollo organizacional: hacia la construcción de alternativas válidas para nuestra región. Revista de Ciencias 18 Humanas y Sociales, Ago 2009, vol. 25, nº59, p.111-135.ISSSN 1012-1587. Sebastian, Jesús, 2005 “Repensando la innovación en América Latina” Seminario de Gestión Tecnoloógica ALTEC 2005. Innovación tecnológica, cooperación y desarrollo. Salvador de Bahía. Brasil. Miembro del Centro de Información y Documentación Cientifica del CESIC España. _____________(2009) La innovación, entre la ciencia, la ficción y la política Portafolio CTS Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología y Sociedad –CTS ISSN: 1850-0013 www.revistacts.net (ConsultaMarzo 2009). Disponible en: www.oecdbookshop.org. Tablada, Carlos (2005). El Pensamiento Económico de Ernesto Che Guevara. La Habana: Editorial de Ciencias Social. Tabscott, D., Williams, ad. 2006 Wikinonomics: How mass collaboration changes everything portafolio hardcocer, Usa: American Book Company. Urdaneta y Petit 2008: “ Política de innovación para el Desarrollo integrado”. Ponencia presentada en el 27 Congreso Internacional Ciriec. Sevilla. España. Septiembre.
  17. 17. Salud colectiva Prevalencia de enteroparasitosis en manipuladores de alimentos, en la ciudad de El Tocuyo en el estado Lara Teodoro C. Vizcaya / Hospital Dr. Egidio Montesinos. Ministerio del Poder Popular para la Salud. Correo electrónico: teodorovizcaya@hotmail.com Telf. (58) 253-6632548 Resumen En los centros procesadores y dispensadores de alimentos, los manipuladores de los suministros tienen contacto directo con los víveres durante su compra, preparación, almacenamiento, transporte y venta, por lo que juegan un papel importante en la cadena epidemiológica de la transmisión de las enfermedades alimentarias (ETA). Muchas de estas ETA se relacionan con enteroparasitosis asintomáticas y su transmisión está ligada estrechamente con las normas de higiene. El objetivo de esta investigación fue revelar el estado del portador asintomático transmisor de enteroparasitosis bajo diversos métodos coproscópicos de indagación y la posibilidad de interrumpir esta cadena de transmisión. Se observó que en las dos poblaciones analizadas el parasitismo fue elevado. El grupo A tuvo una ocurrencia de 31% y el grupo B de 40%. Los factores determinantes del elevado parasitismo se atribuyeron a la menor renta familiar, al número de personas residentes en cada domicilio y al hábito de ingerir frutas y verduras sin la debida higienización. De acuerdo con los resultados obtenidos, el método de Faust modificado es la mejor escogencia para el diagnóstico de protozoosis intestinales. Palabras clave: centros procesadores, enferme- dades alimenticias, cadena epidemiológica, enteroparasitosis, parasitismo. Introducción El término manipulador de alimentos incluye a toda aquella persona que interviene en alguna de las fases de elaboración de una comida o que puede entrar en contacto directo con un producto alimenticio en cualquier etapa de la cadena alimentaria, desde la producción hasta el servicio. Uno de los principales riesgos de contaminación de los alimentos está en el personal que los manipula, debido a que las personas actúan como puente entre los microorganismos y los alimentos 1,2. Es así como la mayoría de enfermedades transmitidas por alimentos está relacionada con los hábitos de higiene personal y control ambiental entre otros factores. Algunas formas de garantizar la calidad sanitaria de estos productos es la realización de programas de educación continua para los manipuladores de alimentos, realización semestral de análisis parasitológico de estos individuos y el fortalecimiento del sistema de vigilancia sanitaria. Relacionado con ello, está demostrada la relación existente entre una inadecuada manipulación de los alimentos y la producción de enfermedades transmitidas a través de éstos. Las medidas más eficaces en la prevención de estas enfermedades son las higiénicas, ya que en la mayoría de los casos es el manipulador el que interviene como vehículo de transmisión, por actuaciones incorrectas, en la contaminación de los alimentos3. La importancia de los manipuladores de alimentos, como potenciales transmisores de enteroparásitos, principalmente a nivel de Latinoamérica, ha generado diversos reportes. Así es como se refiere contaminación por enteroparásitos en personas que manipulan alimentos en escuelas públicas,4 como también en manipuladores de alimentos en los hospitales.5 Los trabajos relacionados con parasitismo intestinal y manipuladores de alimentos son bastante descriptivos, y pareciera ser un problema especialmente en países en vías de desarrollo, como en Brasil,6 Cuba,7 Chile8,9 y Panamá.10 Garzofino, demostró la presencia de enteroparásitos en las manipuladoras de alimentos y vendedores ambulantes de la ciudad de La Paz.11 Por otra parte en Venezuela, el sistema de vigilancia epidemiológica para Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA) se basa en la detección e investigación o prevención de brotes;12 el enfoque ha sido principalmente preventivo, por 19
  18. 18. No 1 Vol. 1 ello, en enero de 1959 fue publicado en Gaceta Oficial Nº 25.864 el Reglamento General de Alimentos en el cual se consideran aspectos como fabricación, almacenamiento, venta y consumo de alimentos.13 El Capítulo VI de dicho reglamento especifica la inspección visual y toma de muestras en los establecimientos donde se elaboran, depositan y expenden alimentos, siendo solamente la inspección visual, también llamada inspección sanitaria, la principal herramienta gubernamental de prevención de ETA en estos establecimientos. Pero la inspección visual no es suficiente para la eliminación de ETA desde el origen, por lo que se percibe la necesidad del apoyo fiscal con otros métodos diagnósticos que revelen el riesgo epidemiológico. Por ello y en virtud de la poca información que existe del tema para la zona en cuestión, se realizó el siguiente estudio para conocer el estado del portador asintomático transmisor de enteroparásitos y la posibilidad de interrumpir esta cadena de transmisión mediante la información y control de vectores. Resultados Posterior al análisis de la data se observó que en las dos poblaciones analizadas el parasitismo fue elevado. El grupo A tuvo una ocurrencia de 31% y el grupo B de 40%. Este nivel de parasitismo se relacionó con las características socioeconómicas y se encontró que el hábito de comer en casa o fuera de ella parece no interferir en el nivel de parasitismo, así como tampoco la disposición de agua o disposición de la basura. Las técnicas diagnósticas fueron: Lutz, Baermann, Graham, Faust y el de Faust modificado. Los resultados mostraron que la infección por protozoarios fue significativamente mayor que por helmintos en ambos grupos (ver Tabla 1). La especie comensal dominante en los dos grupos fue el Blastocystis hominis, lo que a su vez reveló que los métodos de Faust y el de Faust modificado fueron los más sensibles. El método de Lutz fue poco eficiente para quistes de protozoarios y larvas de helmintos. Por su parte, la Tabla 2 muestra la distribución de enteroparásitos entre los dos grupos de manipuladores de alimenMetodología tos y señala que en ambos grupos hay una mayor Se diseñó un estudio descriptivo trasversal prevalencia de protozoosis que helmintiasis, reen el cual se analizaron las muestras fecales de saltando así que Blastocystis hominis y Endolimax 1042 individuos, durante el período 2011-2012, nana son las especies de mayor frecuencia. Asien la ciudad de El Tocuyo en el estado Lara. Es- mismo describe las distribuciones variables para tos individuos fueron distribuidos en dos grupos cada especie. La aplicación de diversas metodoloconstituidos por 876 trabajadores de una empre- gías para el diagnóstico específico de las enteropasa transnacional fabricante de alimentos procesa- rasitosis facilita principalmente la determinación dos, cuyos trabajadores detentan servicio médico de la prevalencia de portadores asintomáticos, lo integrado, análisis clínicos y controles periódicos que permite llevar un mayor control de las enferde sus trabajadores, así como 166 individuos que medades transmitidas por los mismos. trabajaban en distribuidoras de alimentos crudos, semiprocesados o procesados totalmente, Discusión Los protozoarios constituyen un grupo nuque participan eventualmente en el programa de vigilancia epidemiológica del municipio. Para el meroso e importante dentro de los parásitos intesdiagnóstico de las posibles parasitosis en los ma- tinales, variando su prevalencia y patogenicidad nipuladores de alimentos, se utilizaron los mé- de acuerdo con ciertos factores propios del agente todos de Lutz, Baermann, Graham, Faust y Faust o del hospedero. En los últimos años, con el admodificado para un total de 5210 análisis a las venimiento del Síndrome de Inmunodeficiencia muestras recibidas. De igual manera, para cubrir Adquirida, nuevos protozoarios han ocupado un contexto personal más amplio al momento de muchas páginas de la literatura mundial, son los evaluar al manipulador de alimentos, se aplicó llamados patógenos emergentes o reemergentes. una encuesta que indagaba sobre algunos aspectos Sin embargo, otros, siempre han estado presentes, socioeconómicos y demográficos para relacionar pero es sólo ahora cuando se les reconoce como estos aspectos con los hallazgos epidemiológicos causantes de enfermedad humana. Blastocystis hominis es uno de ellos, se trata de un microorganisencontrados. 20
  19. 19. Salud colectiva mo muy complejo, confundido por mucho tiempo con artefactos o quistes de otros protozoarios, del cual aún persisten muchas controversias e incógnitas. La enfermedad producida por el protozoario es conocida como Blastocistosis o enfermedad de Zierdt-Garavelli en honor a los investigadores que más han estudiado al microorganismo. Se trata de un protozoario polimórfico del que se describen cuatro formas principales: forma de cuerpo central o vacuolada, granular, ameboide y el quiste. La primera es la más frecuentemente observada en heces constituyéndose por lo tanto en el estadio diagnóstico.14,15 Diversos autores han mostrado que el examen directo de heces es un método práctico, barato y eficaz para el diagnóstico de los estadios evolutivos del parásito con excepción del quiste que, debido a su pequeño tamaño, requiere de técnicas especiales 16,17 Las pruebas experimentales de patogenicidad se apoyan en la inducción de diarrea en animales, la cual es similar a la que se produce en el hombre y más recientemente se verificaron efectos patogénicos en ratones y en cultivo de células. Es su patogenicidad lo que le hace digno de estudio, detección y control, especialmente en este grupo de trabajadores. En otro orden de ideas, los factores determinantes del elevado parasitismo se atribuyeron a la menor renta familiar, al número de personas residentes en cada domicilio y al hábito de ingerir frutas y verduras sin la debida higienización. Con relación a las técnicas empleadas debe considerarse que cada parasitosis tiene su peculiaridad, por lo que cada laboratorio debe emplear la más sensible para la enteroparasitosis indagada y así mejorar sus resultados diagnósticos. Conclusiones De acuerdo con los resultados obtenidos, los factores determinantes del elevado parasitismo se atribuyeron a la menor renta familiar, al número de personas residentes en cada domicilio y al hábito de ingerir frutas y verduras sin la debida higienización. De igual manera la especies parasitarias halladas con mayor frecuencia fueron Blastocystis hominis y Endolimax nana, responsables de las protozoosis más comunes, por lo que el método de Faust modificado es la mejor escogencia para el diagnóstico de protozoosis intestinales. Referencias bibliográficas Boreham, L. y Stenzel, D. 1993. Blastocystis in humans and animals: Morphology, biology, and epizootology. Advances in Parasitology, 1993; 32:1-70. Costa, J., Cardoso, M., Marques, D. Intestinal parasites in school food handlers in the city of Uverlândia, Minas Gerais, Brazil. Rev Inst Med Trop Sao Paulo. 1995; 37: 191-6. Devera, R., Requena, I., Velásquez, V., Castillo, H. y González, R. Cerdos como reservorios de Blastocystis spp. en una comunidad rural del estado Bolívar, Venezuela. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. 1999; 17: 422 Gómez, M., Orihuela, J., Orihuela, M. y Fernández N. Parasitismo intestinal en manipuladores de alimentos. Rev Cubana Med Gen Integr. 1999; 15: 520-3. Gubbay, L., Galanternik, L., Galan, G., Cabrera, J. y Durango, M. Staphylococcus aureus: Sensibilidad antibiótica y detección de enterotoxinas de cepas aisladas de alimentos y manos de manipuladores. Rev de Cien 2004; 30 (1): 2-4 Garzofino, G. Prevalencia de enteroparásitos en manipuladores de alimentos y vendedores ambulantes. Tesina. La Paz-Bolivia. UMSA. 1993. Henríquez, M., Castelblanco, C. Enteroparasitosis en manipuladores de alimentos. Rev Chil Nutr. 1989; 17:122-5. Junta de Gobierno de la República de Venezuela. Reglamento General de Alimentos de 1959. Decreto 525 (12 de enero de 1959). Disponible desde: http://www.gobiernoenlinea.gob. ve/doeMgr/ sharedfiles/reglamentogeneralalimentos.pdf Legomin M. y Arcia J. Riesgos en la venta de alimentos en las calles. Rev Cubana Aliment Nutr 1997; 11(2):79 - 83. Muñoz, J. Propuesta de un sistema de vigilancia epidemiológica en la protección de alimentos de consumo humano en Venezuela. Cuadernos de la Escuela de Salud Pública. 2004; (76): 3-7. Ponce de León, P., Svetaz, M. y Zedero, M. Importancia del diagnóstico de Blastocystis hominis en el examen parasitológico de heces. Revista Latino-Americana de Microbiología. 1991; 33: 156-164. 21
  20. 20. No 1 Vol. 1 Rezende, H., Costa, J., Gennari, M. Enteropara- Sánchez, J., Rios, C., Hernández, I., Ho, C. Parasisitoses em manipuladores de alimentos de tological evaluation of a food handler poescolas públicas em Uberlândia (Minas Gepulation cohort in Panama: risk factors for rais), Brasil. Rev Panam Salud Pública. 1997; intestinal parasitism. Milit Med. 1990; 155: 2:392-397. 250-255. Reyes, M., Muñoz, V. Enteroparasitosis en manipu- Valdiviez, N., Villalobos, B., Martínez, R. Evalualadores de alimentos en hospitales. Chil Paración microbiológica en manipuladores de sitol. 1995; 30: 30-1. alimentos de tres comedores públicos en Reyes, H., Olea, M., Hernández, R. EnteroparasitoCumaná-Venezuela. Rev. Soc. Ven. Microbiol. sis en manipuladores de alimentos del Area 2006; 26 (2): 95-100. de salud oriente de Santiago. Bol Chil Parasi- Zaman, V. Diagnosis of Blastocystis hominis. Jourtol. 1972; 27:115-6. nal of Infection. 1996; 33:15-16. Tabla 1. Distribución de protozoarios y helmintos en las muestras de los dos grupos de manipuladores de alimentos ESPECIE Grupo A Grupo B Nº % Nº % 102 11,64 18 10,84 94 10,73 13 7,83 31 3,53 8 4,81 2 0,22 1 0,6 12 1,36 10 6 8 0,91 6 3,61 15 1,71 3 1,8 8 0,91 8 4,82 272 31 67 40 Blastocystis hominis Endolimax nana Entamoeba coli Entamoeba histolytica Giardia lamblia Ascaris lumbricoides Hymenolepis nana Trichuris trichiura Total Tabla 2. Distribución de enteroparásitos bajo diferentes métodos de detección Faust ESPECIE Faust Lutz modificado Nº % Nº % Nº Ascaris lumbricoides Trichuris trichiura Hymenolepis nana Entamoeba coli Entamoeba histolytica Endolimax nana Blastocystis hominis Giardia lamblia Total 22 % 9 0,86 12 1,15 14 10 0,95 12 1,15 10 0,95 13 12 1,15 1 Baermann Graham Nº % Nº % 1,34 0 0 0 0 16 1,53 0 0 0 0 1,24 18 1,72 0 0 0 0 39 3,74 1 0,09 0 0 0 0 0,09 3 0,28 0 0 0 0 0 0 81 7,77 107 10,26 31 2,97 0 0 0 0 74 7,10 120 11,51 1 0,09 0 0 0 0 16 1,53 22 2,11 5 0,47 0 0 0 0 213 20,44 328 31,47 86 8,33 0 0 0 0
  21. 21. Salud colectiva Profilaxis wayuu de la tuberculosis. Una interpretación desde la antropología de la religión Rosalyn Díaz Quintero Coordinación de Investigación, Fundación Unidos Contra la Tuberculosis en Grupos Indígenas. Maracaibo, Venezuela diazquin@yahoo.com, Tel. 0261-7332340 Resumen:Cada sociedad construye según su sistema de valores y creencias, mecanismos culturales para la prevención y curación de las enfermedades. El siguiente trabajo describe la profilaxis wayuu tradicional asociada a la tuberculosis; a fin de interpretar desde la antropología religiosa la configuración simbólica que se elabora y expone en dicha profilaxis. El método utilizado fue la etnografía. Para ello se entrevistaron hombres y mujeres de la etnia wayuu residentes del municipio Maracaibo del estado Zulia. Los resultados evidencian, que la profilaxis realizada antiguamente para tratar la tuberculosis se encuentra organizada por ideas de contaminación poderosamente protegidas por reglas de prohibición y por castigos. Mediante las medidas de aislamiento y la desinfección, el grupo reorganizaba el entorno conforme a la idea de evitar y eliminar el peligro que se corre por la enfermedad. De esta manera, se llama la atención sobre la existencia de un orden simbólico que sostiene la forma cómo las sociedades buscan respuesta a los problemas de las enfermedades. Palabras clave: Profilaxis, wayuu, tuber- culosis, Antropología de la religión, antropología religiosa, etnografía. Introducción Bajo el término de profilaxis cabe todo un conjunto de procedimientos originados en el espacio de las culturas, cuya finalidad es la de prevenir la aparición de las enfermedades. En este orden se puede incluir reglas prohibitivas, métodos higiénicos y ritos de purificación como aquellos eventos a escala grupal que limitan el desenvolvimiento, aseguran la eliminación o atenúan las complicaciones o secuelas de las enfermedades. El ámbito de las enfermedades infecciosas ha generado diversidad de medidas preventivas, tanto en el interior de las culturas primitivas, como contemporáneas, reconociendo en la enfermedad y en la persona que la padece peligros específicos que son necesarios evitar. Los programas preventivos desarrollados por las distintas sociedades pretenden controlar y apaciguar no sólo la enfermedad, sino también la angustia social que produce la idea de contagio. Es comúnmente aceptado en la Antropología el hecho de que los conceptos religiosos constituyen un sistema de ideas generales, a la luz de las cuales una extensa gama de experiencias tienen sentido. La idea de contaminación y el acto de evitarla en algunas culturas, se encuentra relacionado a su sistema religioso. En la religión, el concepto de contaminación, constituye una amenaza contra el orden justo, y por ende se considera reprensible y lo contaminado enérgicamente se expulsa. En este trabajo nos ocuparemos de la Profilaxis asociadas a la tuberculosis en los wayuu. Grupo indígena más numeroso de Venezuela que cuenta con un sistema curativo relacionado con un conjunto de creencias y prácticas mágico- religiosas; en el cual se identifica el tipo de enfermedad, el agente que la ha provocado, la curación y la prevención. En la extensa literatura disponible sobre la sociedad wayuu, aún pueden considerarse insuficientes los trabajos de investigación relacionados con la profilaxis de enfermedades infecciosas, como la hepatitis y la tuberculosis tan frecuentes en este grupo indígena. Sin embargo, sobre el fenómeno de la enfermedad en la sociedad wayuu se han realizado varios trabajos previos entre los que se destacan los trabajos de Carmen Paz Reverol (2007) “ Sistema explicativo del proceso salud- enfermedad en niños wayuu”. La autora en este trabajo describe e interpreta las representaciones de las enfermedades 23
  22. 22. No 1 Vol. 1 infantiles entre los wayuu. Resaltando que en el sistema de prácticas y creencias de los wayuu sobre las enfermedades infantiles, juega un papel importante la noción de contaminación. En su cultura este concepto de contaminación se suscribe en un sistema de creencias, en el cual, la enfermedad es vivida como un valor negativo que escandaliza y esta incurso dentro de una lógica del mal y la desgracia. Igualmente se destacan las investigaciones de Yanet Segovia “Interpretación antropológica del mal en la sociedad wayuu” (2007); la autora en el texto interpreta las salidas y posibilidades que la sociedad wayuu posee para enfrentar a las personas que se encuentran “fuera” del sistema social ordinario. Considerando el rito del encierro, como el de la “contra”, el más común en la lucha contra el mal, desde donde el hombre wayuu aspira superar las consecuencias de la vulnerabilidad del alma y del cuerpo, para superar y resolver el conflicto. En este trabajo ha parecido de gran importancia hacer una descripción de la profilaxis wayuu tradicional asociada a la tuberculosis; con la finalidad de describir e interpretar desde la antropología religiosa la configuración simbólica que se manifiesta en este tipo de profilaxis. En estos momentos con la problemática de la tuberculosis que viven los grupos amerindios este trabajo es un aporte a las iniciativas de intervención social en materia de salud pública, llamando la atención acerca de la existencia de un orden simbólico que sostiene la forma en que las sociedades dan solución al problema de las enfermedades. El artículo se ha redactado a partir de diez entrevistas semi estructuradas a hombres y mujeres de la etnia wayuu, la mayoría de ellos familiares de enfermos de tuberculosis, y de conversaciones informales con mujeres wayuu, quienes son promotoras comunitarias de los poblados donde fue realizado el trabajo de campo. Metodología De acuerdo a los fines establecidos en la investigación y tomando en cuenta los factores sociales y simbólicos involucrados se selecciónó como marco metodológico referencial la etnografía. Este enfoque desde una perspectiva holística, puede considerarse como un método, una forma de abordar y responder al estudio de los fenóme24 nos sociales a través de la explicación de los distintos aspectos –históricos, sociales, simbólicos– que conforma cada hecho social. La información fue recogida a través de la entrevista en profundidad, técnica utilizada para obtener detalles de los sujetos (objetos de estudios). Mediante esta técnica el individuo puede expresar patrones sociales y opiniones de su sociedad. Los criterios para la selección de los informantes fueron: ser mayores de 18 años de edad, conocedores de las prácticas tradicionales usadas para atender la tuberculosis; que aceptaran participar en las entrevistas. Cada persona fue entrevistada en su residencia. De acuerdo con esto, se seleccionaron 6 informantes. 4 mujeres y 2 hombres (3 mujeres wayuu, todas amas de casas, y 2 hombres wayuu uno estudiante y el otro maestro bilingüe), cuyas edades oscilaban entre los 19 y 49 años de edad. Las entrevistas fueron estructuradas en varias ocasiones, de acuerdo a la información que se iba encontrando en las visitas al campo; la primera parte consistió en varias preguntas exploratorias a personas enfermas con tuberculosis y sus familiares concernientes a la concepción de la tuberculosis y las actividades tradicionales que deben seguirse para su control. La segunda parte consistió en preguntas que exploraron el uso social de medidas específicas como el aislamiento del enfermo y la desinfección del espacio a varios hombres y mujeres de la etnia, muchos de ellos promotores comunitarios de centros de salud donde los enfermos wayuu reciben atención médica. La información fue sistematizada mediante el análisis de contenido. El fenómeno religioso y la profilaxis La ciencia social, y en particular, la ciencia social de las religiones, tienen un cuerpo de postulados teóricos para analizar la actividad y la organización social, que es aplicable a cualquier fenómeno religioso. En la historia de la ciencia social de las religiones el interés se ha centrado unas veces en la aprehensión de lo sagrado y otras en el hombre religioso. La inquietud por conocer y explicar la realidad de lo sagrado en los sistemas socioculturales, dio nacimiento a la ciencia social de las religiones. La discusión de Durkheim sobre la naturaleza de lo sagrado ha representado inevitables puntos de partida de toda
  23. 23. Salud colectiva teórica antropológica sobre la religión, pero son solamente puntos de partida. Reconociendo del aporte de Durkheim que todo fenómeno religioso debe ser considerado como cualquier otro fenómeno social y responde a necesidades colectivas precisas. Hecho histórico y social constituido por un sistema de prácticas y creencias referidas a una realidad diferente y que une en un mismo grupo a los individuos que a ella se adhieren. Para Garcia Gavidia y Valbuena (2004) el fenómeno religioso está en estrecha relación con la manera en que los hombres han producido y han representado el mundo donde viven. La religión, o las manifestaciones religiosas, contribuyen a la asimilación de los principios de la representación del mundo social. En esa medida dotan de prácticas y creencias que orientan la vida social de los creyentes. En el ámbito de las enfermedades, la religión, en algunas culturas, juega un papel de diagnosis, curación y profilaxis. La religión ofrece recursos a las personas para hacerse una idea de la enfermedad, curarse y mantenerse alejado de ella, así como del sufrimiento y de la muerte. Estos recursos forman parte del cuerpo de prácticas y creencias y tienen un peso específico en la configuración del estilo de vida social En el acto de evitar las enfermedades infecciosas coexisten las explicaciones que se dan de la contaminación como un tipo de peligro que hay que evitar y expulsar. Las medidas que se utilizan en estos casos –reglas prohibitivas, ritos de purificación, medidas higiénicas– son estructuralmente simbólicos, sirven no solo para recuperar la salud física del individuo sino para restablecer el orden social, de lo que es considerado contaminante y peligroso. Sobre los Wayuu Los wayuu, son los integrantes de uno de los sistemas socioculturales precolombinos que sobrevivió a la conquista y la colonia; habitan la Península de la Guajira en la frontera colombo venezolana. Dentro de los elementos propios del sistema sociocultural wayuu están los que caracterizan su experiencia religiosa. En ella el individuo transcurre en realidades diferentes que corresponden a los ciclos por los que debe pasar todo ser humano: el ciclo vital que corresponde a la realidad anasü o “mundo natural”, el mundo de los muertos o Yolujas y el mundo de más allá de la muerte que corresponden a la realidad pülasü (Garcia y Valbuena, 2004). Según Paz Reverol (2007: 133) quien ha estudiado y profundizado esta cultura para los wayuu en el mundo pülasü habitan los seres del mundo no humano, los espectros, espíritus de antepasados míticos, las deidades, de las que se derivan enfermedades. En algunos casos, altamente contaminantes y peligrosas. Lo sagrado, para los wayuu, es todo lo que califican de pülasü, en oposición a lo que consideran de anasu. De allí se deriva el sistema de clasificación de las enfermedades ayulee ‑las comunes‑y las provocadas por wanuluu ‑todos aquellos males producidos por deidad maléfica, en el ámbito no humano‑. Considerándose que la persona que entra en contacto con las deidades no sólo se le ha robado el alma, sino, además éste se ha vuelto impuro, es decir corrompido por las fuerzas del mal. Circunstancia que hace a la persona objeto de segregación durante algún tiempo o por tiempo indefinido, si no existe alguna cura que pueda restablecer la salud y recuperar la normalidad que se ha perdido, tanto para el individuo como para todo el grupo parental y social. Segovia (2000) trabaja extraordinariamente las formas marginales y las salidas y posibilidades que la sociedad wayuu posee para enfrentar a estas personas que se encuentran “fuera” del sistema social ordinario. Considerando el rito del encierro, como el de la “contra”, uno de los más comunes en la lucha contra el mal, desde donde el hombre wayuu aspira mejorar las consecuencias de la vulnerabilidad del alma y del cuerpo, para superar y resolver el conflicto. El sistema sociocultural wayuu posee unos límites amplios para considerar recuperable a una persona vulnerada por el mal wanulu. Sin embargo, también existen las personas para las cuales no hay remedio. Frente al hecho de las enfermedades consideradas peligrosas esta sociedad posee la posibilidad de eliminar y superar la condición de exclusión y marginalidad a la que se somete, en muchos casos a la persona y al grupo social. Este sistema de creencias le permite ponerle nombre y calificar aquello que pone en peligro al wayuu y que debe combatise para mantener el 25
  24. 24. No 1 Vol. 1 orden social. De esta manera, el sistema de creencias wayuu sobre la enfermedad, explica las causas de contaminación, advierte de los riesgos, pero también ofrece los mecanismos para contrerrastar el mal. Resultados y discusión Métodos de profilaxis wayuu de la tuberculosis La tuberculosis en el sistema curativo wayuu es originada por el encuentro con pulowy (se trata de una deidad femenina asociada con la muerte) y no tiene cura. El tratamiento estaba compuesto de medidas profilácticas que los informantes agrupan en dos, una primera en la que se somete al enfermo al encierro indefinido, debido a su estado de impureza y una segunda medida de desinfección con miras a la eliminación de los elementos patógenos del ambiente. La medida del aislamiento la realizaban luego de que la persona presentara tos con sangre y se atribuyera la enfermedad al encuentro con pulowy. En esta etapa el enfermo es separado de la familia, y entra en una fase de marginalidad de la vida social que durará hasta su muerte; tener tuberculosis, impedía participar en la vida social plena del grupo. Durante el aislamiento del enfermo, el espacio destinado para su reclusión presentaba signos evidentes de que era un lugar prohibido; la puerta y ventana eran cerradas y, en algunas ocasiones, aparece un espacio mínimo abierto por debajo de la puerta desde donde la familia establecía los cuidados y la comunicación 26 con el enfermo. Así, la familia no se mezclaba ni se contaminaba de la muerte que ya era una realidad en la casa. La siguiente medida es la desinfección del espacio; a partir del momento en que la persona moría a causa de la enfermedad se iniciaba la medida de desinfección del espacio. Esta práctica consistía en expulsar los elementos contaminantes a través del acto de enterramiento de los objetos que estuvieron en contacto con el enfermo. De acuerdo a los informantes, cuando una persona moría de tuberculosis, lo primero que se hacía era desmontar el espacio donde el enfermo permanecía recluido. En la mayoría de los casos era una choza construida con láminas de zinc. Previamente se procedía a recoger todos los objetos que le habían pertenecido al enfermo y después eran introducidos en un hueco en el patio de la casa. Esta operación era realizada por miembros de la familia. “para que se pueda acabar con esa enfermedad es necesario desarmar la pieza donde dormía el enfermo y enterrar toda sus pertenencias para que la tierra se lleve todo eso…acabe con la enfermedad” (Soleida Castillo, 2012) Ambas medidas establecen una separación entre las dos esferas desde donde el wayuu ha interpretado y explicado el mundo. La esfera de la vida cotidiana, que califican de “anasu”, lo no peligroso, lo permitido, lo no tabú y la esfera del mundo sagrado, que califican de “pulasu”, lo dañino, lo perjudicial. Se cumple así un postulado de Mery Douglas (1973) de que en algunas culturas las restricciones y separaciones sociales unas están destinadas a proteger a lo sagrado contra la profanación, y otras a proteger lo profano contra la intrusión peligrosa de la divinidad. Una Interpretación desde la Antropología religiosa Los resultados evidencian, que la profilaxis realizada antiguamente para tratar la tuberculosis en los wayuu, se encuentra organizada por ideas de contaminación, protegidas por reglas de prohibición y castigos. Mediante las medidas de aislamiento y la desinfección, el grupo reorganizaba el entorno conforme a la idea de evitar y eliminar el peligro de muerte y contaminaciones futuras de la enfermedad. El aislamiento en la profilaxis tiene como objetivo evitar el contacto con los elementos contaminantes que, en el caso que nos ocupa, tiene que ver con la persona cargada de impureza. Se piensa que la persona con tuberculosis desarrolla una condición impura, que la hace objeto de segregación hasta su muerte, ya que por su condición y el peligro que desencadena esta persona no tiene lugar en el sistema social y es por lo tanto un ser marginal, no podía participar en la vida social del grupo. El no realizar la medida aterrorizaba debido a las consecuencias que podían acaecer sobre el grupo familiar. Estos tabúes, inspirados por el miedo, y la creencia de que peligros específicos concurrirán en caso de no
  25. 25. Salud colectiva realizarse el rito, adoptan la forma de reglas relativas a la impureza. La medida de desinfección condensa la renovación social, a través del acto de enterramiento de los objetos que estuvieron en contacto con el enfermo. Al enterrar los elementos considerados patógenos para los wayuu ‑sitio de reclusión, ropa y enseres‑, se destruían los elementos patógenos, pero tal costumbre también se convierte en una práctica catártica que contribuye a restablecer el orden del grupo social que se había perdido por la enfermedad. Esta práctica, adquiría en la mentalidad wayuu un valor terapéutico y el sentido profiláctico de la tierra expiatoria. Estas acciones ritualizadas, se hacen justificadas dentro de la lógica cultural del grupo, que en el caso que nos ocupa, tiene que ver con el peligro de muerte y contaminaciones futuras que amenaza al grupo social y parental. Así, encontramos el sentido social del orden en la profilaxis wayuu de la tuberculosis, que se produce por la función simbólica que tienen para el grupo las prácticas del aislamiento y la desinfección en el control de los elementos contaminantes. El enfermo y todo lo que ha estado en contacto con él, son asociados con lo peligroso, son elementos que por haber estado en contacto con el mundo no humano están fuera del orden social wayuu y lo amenazan. Conclusión El objetivo de este trabajo ha sido describir la profilaxis wayuu tradicional asociada a la tuberculosis; para ello se parte de la valoración de medidas como el aislamiento y la desinfección, que cumplen una función simbólica en el control de la enfermedad; para luego intentar efectuar una interpretación de la configuración simbólica que se exponen en dicha profilaxis. En la profilaxis se ha visto reflejada una noción de contaminación organizada por ideas de contagio, protegidas por reglas de prohibición y castigos. Por ejemplo, el aislamiento era para el wayuu, una acción ritual que tiene como objetivo prevenir el contacto con la persona cargada de impureza. Las creencias se asentaban en que el wayuu con tuberculosis desarrollaba una condición impura, que la conducía a segregar hasta la muerte. De la medida de desinfección –enterramiento– cabe inferir, que es percibida como una práctica necesaria para el grupo ante la utilidad que le han dado a la tierra en la expulsión de los elementos contaminantes, puesto que, al enterrar los objetos del enfermo, los wayuu creen poder eliminar el peligro de contaminación y con ello eliminar lo que los amenaza socialmente. De esta manera, se llama la atención sobre la existencia de un orden simbólico sostenido en cómo las sociedades buscan respuesta a los problemas de las enfermedades. Referencias bibliográficas C. L. Paz. (2007). Sistema explicativo del proceso salud- enfermedad en niños wayuu. Propuestas para la promoción de salud desde la interculturalidad. Maracaibo: Vicerrectorado Académico de la Universidad del Zulia. Clifford. Geertz. (1987). La interpretación de las culturas. Barcelona: Gedisa. Garcia Gavidia. N. y C. Valbuena.(2004). Cuando cambian los sueños. La cultura wayuu frente a las iglesias evangelicas. En OPCION, Revista de ciencias humanas y sociales, Vol. 20, Núm 43, 2004, p. 9-28. M. Douglas. (1973). Pureza y Peligro. Madrid: Alianza. M. Perrin. (1980). El camino de los indios muertos. Caracas: Monte Ávila. R. Diaz. (2009). Cambios identitarios wayuu urbanos. Caso Tuberculosis. Trabajo de grado para optar al título de magister en antropología. La Universidad del Zulia, Facultad Experimental de Ciencias, Maestría en Antropología, Maracaibo-Venezuela. Y. Segovia. 2000. Interpretación antropológica del mal en la sociedad Wayuu. (Lectura desde un trabajo de campo en la cárcel). En FERMENTUM Revista Venezolana de Sociología y Antropología, Vol. 10, Núm. 29, septiembre-diciembre, 2000, pp. 407-420. 27
  26. 26. No 1 Vol. 1 Mejoramiento de las condiciones de salud en consumidores de Moringa oleifera y productos apícolas Teófilo D. Menessini1, Teófilo Menessini2, Lucas R. Álvarez1, Blanca Menessini3. 1 Departamento de Ingeniería Química, UDO, Puerto La Cruz. 2 Red Socialista de Innovación Productiva Apícola, Municipio Falcón, estado Cojedes. 3 Hospital General “Egor Nucette”, San Carlos. Correo electrónico: teomenessini@gmail.com, Telf. 0416-0305823 RESUMEN En experiencia apícola desarrollada durante catorce años en San Carlos, estado Co- jedes, la aplicación de técnicas reproductivas de abejas reinas para incrementar el número de colmenas, conllevó al mejoramiento económico del grupo familiar, la transferencia de conocimientos a estudiantes universitarios y la multiplicación de la capacidad productiva de apicultores locales. Ante el creciente reconocimiento científico internacional de los múltiples atributos nutritivos y medicinales de la planta Moringa oleifera (Ben, en Venezuela), se planteó como objetivo determinar el efecto de hojas de esta especie sobre la salud de pacientes con distintas enfermedades. Se elaboró un nuevo producto artesanal con las bondades combinadas de la miel y otros ingredientes apícolas, y las de Moringa. La metodología empleada incluyó el cultivo de Moringa, lavado, deshidratación a la sombra y pulverización de su follaje para mezclarlo en el producto apícola desarrollado. Aplicando diversas técnicas médicas especializadas, la ingestión regular de hojas naturales o procesadas de Moringa incorporadas o no al producto apícola en seis pacientes, cada uno con una afectación respectiva (cáncer de colon, ulceraciones intestinales sangrantes, preeclampsia severa con pérdidas de embarazo, infertilidad masculina, vitiligo y agotamiento físico general), produjo la recuperación parcial o total de los pacientes. En conclusión, el consumo periódico de hojas de Moringa oleifera, mezcladas o no con el producto apícola, puede ofrecer una opción efectiva ante estos problemas de salud en el país. Se recomienda continuar con este tipo de investigación y transferir estos conocimientos a las comunidades organizadas en beneficio de la salud del pueblo. Palabras clave: apícola, colmenas, mo- el ámbito de los usos tradicionales o folklóricos. ringa olcifera, vitiligo, cáncer de colon, amorimiel. (Pandey et al., 2012) En los años recientes se ha publicado abunIntroducción dante información en la literatura científica interLa planta Moringa oleífera Lam., originaria nacional, que avala los efectos benéficos nutritivos de las subregiones de la cordillera Himalaya del y medicinales atribuidos a esta especie botánica norte de la India, se ha expandido hacia Pakis- por el saber popular o tradicional. Además de ser tán, Bangladesh y Sri Lanka; también es cultivada una buena fuente nutricional (proteínas, vitaminas, en las regiones tropicales de África, la penínsu- aceites, ácidos grasos, micro y macrolementos mila arábiga, Filipinas, Camboya, Tailandia, y de nerales y de diversos compuestos fenólicos) para Centro, Norte y Sur América. Ha sido conside- humanos y animales, principalmente las hojas de rada como uno de los árboles más asombrosos, M. oleifera también han sido reportadas como popor su característica multipropósito y sus vastas seedoras de las siguientes propiedades (in vitro e propiedades nutricionales y medicinales; aunque in vivo): antiinflamatorias, antipiréticas, antiasmásus bondades han permanecido largamente en ticas, antiartríticas, analgésicas, antimicrobianas, 28

×