NUESTRO HIJOS Y SU CONVIVENCIA EN EL COLEGIO

313 views
256 views

Published on

REFLEXIÓN DE LA CONVIVENCIA DE NUESTROS HIJOS EN LOS COLEGIOS

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
313
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

NUESTRO HIJOS Y SU CONVIVENCIA EN EL COLEGIO

  1. 1. ¡NUESTROS HIJOS Y LA CONVIVENCIA EN LA ESCUELA!¡Ojo padres de familia!Hagámonos esta pregunta: ¿Estamos educando hijos para el tiempoen que están con nosotros ó estamos educando hombres para elmañana?Expresiones tan peligrosas como: -¡No se deje: si le pegan, usted sedefiende!, ¡Si me llega aporreado a la casa por que otro le pegó, lepego yo también para que deje de ser tan bobo! - ¡La próxima vezque le peguen y la profesora no le diga nada, usted le pega y viene yme dice!Expresiones como éstas son las generadoras de delitos que en el futuroharán de su hijo un famoso malhechor, a quien gracias a sus consejosde no dejarse, saldrá en los noticieros y en los periódicos como “ELQUE NO SE DEJÓ!Padres, madres, aunque no exista un manual global de cómo serbuenos padres, si es mejor que nosotros no seamos los creadores deseres humanos sin corazón, con sed de venganza y deseos de sersuperiores a los demás.Aunque con esto no se esté diciendo que nuestros hijos a toda horatengan que ser las víctimas de los más grandes y pudientes, si existenmedios para detener los abusos a los que muy regularmente estánexpuestos nuestros hijos en los colegios.Ahora bien, lo que sí es cierto, es que somos nosotros en últimas losque quedamos mal, pues después de que algún amigo le pega alotro y nosotros hacemos de este hecho una hecatombe, al otro díaellos están juntos como si nada hubiese pasado.Estamos viviendo en una época muy difícil para la crianza de nuestroshijos y mucho más en el ámbito vivencial, inconscientemente nosotroscomo padres somos los que estamos pecando, pues vivimos en unaconstante competencia por demostrar que nuestros hijos son mejoresque los de los demás y en la escuela es donde más se evidencianestos casos.
  2. 2. Tenemos que recordar que nosotros llevamos nuestros hijos a un aulapara formarlos intelectual y socialmente, sin el ánimo de hacerlosmejores que otros, solamente queremos que este sea un paso más ensu proyecto de vida como todo ser humano.Para dar otro paso en las posibles fallas que nosotros estamoscometiendo como padres quiero invitarlos a que reflexionemosacerca de lo que reza el refrán “No hagas a los demás, lo que noquieres que te hagan” ahora apliquémoslo a nuestra cotidianidad“¿Le gustaría a usted que otro niño se defendiera, por que fue su hijoel que inicialmente lo agredió? ¿Le Gustaría que ese otro niño cobraravenganza sobre su hijo?¡GRAVE ERROR! No creamos que nuestros hijos son los angelitos delcolegio, si dos niños pelean, fue por tonterías, nunca hay problemasgraves de por medio, siempre pasa lo mismo: “es que él me quitó lapelota” “es que él me echó zancadilla”, “es que él me la tienemontada”Somos nosotros los que empeoramos el conflicto y lo peor es que enmuchas ocasiones hay padres que son los que toman la justicia por susmanos, (insultan al otro, le pegan, lo agreden verbalmente) peroresulta que en este momento llega el padre o la madre del otro niño yahí sí cataplum EL PROBLEMA YA ES MAS SERIO.“Usted porqué me le pega al niño” - Es que si usted no lo corrige, lo corrijo yo“El que se mete con mi hijo, se mete conmigo” - Entonces que quiere, vengase pues.¡No que belleza, estamos peleando y delante de los hijos, ya despuésse mete la profesora, otro padre de familia y los niños viendo.Lo peor de todo es que ellos lo graban, lo procesan y lo aprenden,pero al otro día, los padres enojados y ellos sentados en el mismopupitre.¡Conciencia señores, conciencia!
  3. 3. Somos parte de la formación de nuestros hijos, al igual que susproblemas y sus amigos (ya sean buenos o malos)Como en todo: si se percibe un problema, creemos la solución,seamos conciliadores y estemos atentos a nuestras fallas, pues somoslos modelos que por lo regular todo niño quiere seguir.Primero que todo reconozcamos un primer lunar en nuestras vidas:- Cuando el niño entra al jardín, va el papá, la mamá, la abuela yhasta los tíos, solamente para ver su primer día de clase.- Cuando entran a preescolar va papá y mamá a las reuniones a vercómo aprenden a escribir su nombre, papá y mamá.- Cuando están en primero va mamá a preguntar por el hijo, porquepapá está ocupado en su trabajo.- Sin prolongarnos más, de ahí en adelante o no van o los mandansolos a estudiar, no conocen el nombre de la profesora, llegan a losúltimos 5 minutos de la reunión, pero solo a reclamar el boletín.- Para terminar, la secundaria: Estamos ocupados, no podemos ir a lasreuniones, ellos están demasiado grandecitos para que sepan quéestá bien o qué está mal y por último la famosa carta: Profesora de mihijo: le pido excusas para no ir a la reunión porque no puedo ir, paraver si me manda la calificación con el hermanito y con ella misma,que yo después le mando la plata de lo que se deba.Ojo: estamos materializando el amor: Ahora para que nuestros hijos seporten bien estamos dando, play station, ipod, MP4, celulares,BlackBerry, solamente para que ellos crean que nosotros sí losqueremos.Si de verdad queremos a nuestros hijos no demos esto, demoscomprensión, demos compañía, demos guianza, corrijamos, no nosde pesar el decir que no a sus caprichos. Y si en verdad los queremoscriar con buenas costumbres acompañemos también a su profesor,pues si nos desesperan dos horitas en la casa uno o dos, imagínese alprofesor con 30 y 40 en 6 horas y todos a un mismo pulmón.
  4. 4. Seamos realistas, si nosotros no le ponemos cuidado a nuestros hijos,un profesor no tiene la obligación de hacerlo, es por eso que cadavez que su hijo le pone una queja al profesor, ellos no ven a quiénacudir, pues nadie va a preguntarlos.Así pues, no seamos parte del problema y seamos parte de lasolución, hablemos con los padres de los niños agresores, de lamanera más conciliadora posible, si ve que no es posible, acuda a loscoordinadores y/o rectores de la escuela, acuda al Consejo Directivoinfórmese bien acerca de para qué sirve y quienes son sus miembros.Una recomendación muy importante, la que le funcionó a nuestrosabuelos y a nuestros padres, “LOS BUENOS MODALES, LA CULTURA DELAMOR, EL RESPETO POR NUESTROS SEMEJANTES, LA CULTURA DELAFECTO, QUE APRENDAN A CUIDAR AL COLEGIO, LOS PUPITRES, NOECHAR BASURAS NI OBJETOS QUE OBSTRUYAN LOS BAÑOS, LASPAREDES, SUS ÚTILES. Esto que está en vía de extinción,“El Colegio es el segundo hogar de su hijo, no tiene porqué convertirse en la cárcel de su hijo” José Durley Agudelo Bermúdez

×