6 agua - carta

558 views
425 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
558
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

6 agua - carta

  1. 1. Agua Smarc30 de enero de 2002 – 05 de abril de 2002
  2. 2. Agua 2
  3. 3. SmarcAl finalComo el novicio, que por no poder olvidar al mundoVuelve a él, como lo hace un amante arrepentidoQue sin buscar en otros labios besos nuevosProbó sin embargo una vida antigua, sin placeres,Así vuelvo, hoy, treinta de enero, de algún año en algún lugar.Después estarán las noticias, el estigma de la mujer de LotY se dirá quizá algo nuevo, pero respecto de algo viejoLo que ya fue ahora está sucediendo, a mí me sucedeSin nadie, y por ello con todos, en la noche, que aprendió a buscarme.Hablando de mí, a conciencia de la vajilla tan caraQue a mis ojos es frágil, aunque también es finaFijando la vista, como tantas veces, en ninguna miradaVolviendo a leer mis propios pasos, volviendo a mí.Los altos, lo noto, también están tristes, pero sonríenCon esa piedad para quien nunca fue rey de la esperaY también alguna angustia – porque pueden ser mortales –Por quien en su habitación y en su imaginación, casi alcanza a tener.En lo siguiente, la acostumbrada enérgica tensiónQue en sueños taja la piel marcándola con una llagaQue al despertar no se siente, que nadie lo notaSalvo los propios ojos, por un descuido del alma.Así es lo tangible, el brillo de un astro que toma un signoY en el cuerpo deja el rastro del hallazgo, y de lo descubiertoLa muñeca se vuelve parte del timón, y difiere del corazónFirmeza y destreza, aptas no para doblegar, sino para dirigir.Es cierto – todo es cierto -, vamos de a uno, yo conmigoPara atestiguar, y también protagonizar lo indescriptibleDe manera que cada cual a su paso, que es su modoDescanse o siga camino, segando o contemplando la siega.Entretanto, también estarás, postergación o adjetivoPara no peinar mis cabellos, ni pedir un poco más de tiempoComo algo, alguien, o incluso el todo en sí mismoUna realidad que aunque improbable reviste realeza.La advertencia es simple, porque no es premoniciónAl final estará la espada.Andrea30.01.02 3
  4. 4. Agua20:44El comienzoDespués de haber aprendido a reír, cuando nada impulsaba a la risaParece tan extraño llegar a ella, sin malicia, y sin extorsiónQue lo inconsecuente parece maravilla, y se siente un poco el tiempoComo una definición enteramente alejada de todo concepto lúcido.Dos manos que se aprietan en la sala de un cineEn la pantalla un dolor que no alcanza al sufrimientoCon la sed que siempre es tanta que la primavera no bastaPara que con sólo flores se pueda expresar el llanto y el sueño.Y, sin embargo, el presidente, ni entrada ni salida encuentra a su vidaLos sermones quedan tan lejos para aquel que no sabe del caminoY el camino es tan angosto que obliga a mirar al paisajeY no se escucha el aliento, sino el reclamo, el clamor del tullido.Muchas cosas parecen contestación, parecen respuestas, efectosTodos, entonces, a buscar la causa, el origen, el inicioY más de uno, así, busca escribir la historia en base a la genéticaY quién salta? Quien quiere ser un efecto que no tiene causa?Para qué pensarlo? El sol gira alrededor de la tierraLa utopía es necesaria para que el hambre se haga ley sacrosantaY estas puntadas que alguna máquina podrá significarY algún guardapolvo habrá de interpretar, nunca dejarán de existir.Cuatro patas tienen los caballos, cuatro cuerdas los violinesSeis cuerdas tiene una guitarra, diez dedos quien la poseeY entre los números y las letras, en un lugar que no los conoceUna voz muda, que desde los ojos también pide un poco de música.El juicio y la descripción, el decir el deber y lo que fueCon la bandera enfrente - que cuando no la miran sonríe, o llora –Y un brazo que se extiende, y al tomar, a sí se toma, y se defiendeY un ángel y un demonio se compadecen mutuamente, por cansancio.El agotamiento como bálsamo justo a la desesperaciónRindiéndole cuentas a los faroles, a los búhos, y a los celosEl resto de humanidad que trata, que intenta, que araña buscandoUn sólo minuto en el que en la convergencia no haya daño.Pasar por alto, o enaltecer el paso, nada, vidrios sin arteLa voz del borracho, y la del niño, que no dicen la verdadLos besos de la mujer, las caricias del hombre, el hambre del niñoTodo fingido, todo falso, todo carente de inocencia, y de pureza. 4
  5. 5. SmarcEl sacrificio no es una opción, y menos aún una misiónEl monarca se debe a su pueblo, y el pueblo a su monarcaAsí el guión, al cual una sola decisión le desdibuja el sentidoPorque el hombre sólo decide, cuando siente que nadie puede decidir por él.Y entonces comienza.Smarc21:2230.01.02Dos copasDesterrado por su vanidad, se apoya en su fortalezaRepudiado, mastica lentamente la incomprensiónY a escondidas, ya sin exponerse, permanece en silencioCubriendo con su propio rostro lo que sabe, lo que guarda.A dónde fue la llegada fugaz? A dónde, la sorpresa?La calle, que tantas luces parecía tener, está oscuraParece que todo es como parecía que iba a serUna confesión de amor disfrazando un pretendido amor.Quién está al final del día, cuando termina la batalla?Antes, cuando yo estuve en ese antes, estaban los camaradasPero hoy, cuando las batallas son solitarias, nadie quedaSalvo este complejo de huesos, que en su ancianidad no deja de buscar.Tu vida, la mía, no es la vidaNi la de nadie, ni la de todosOscura prescindencia, dolorosaPero no dolosa, sincera, aunque cruel.Y aunque juguemos a la dependenciaEstamos solos, siempre lo estuvimosY aunque nunca lo aceptemos, ni lo pensemosLo sentimos, lo dice nuestras propias manos, siempre.De todos modos, ya después de habernos justificadoDe haber sangrado, y haber ofrecido lo que ya fuimosTodavía quedaría un poco de vacío, y un poco de heridaUna cuestión que ni con olvido se pudiera concatenar ordenadamente.Equívocos, fallos, y aciertos; majestad de la butaca frente al espectáculoO rescisión del contrato, la brutal caída de todas las máscarasMar, desierto y montaña en un nombre que fue sustantivo y sujetoDe un intenso complemento del cual nos creímos parte. 5
  6. 6. AguaSe quiebra, y sin destruirse se renueva y se asumeA golpe o blandura de sinceridad, o de simple deseoComo un ancla, o como un dardo, que siendo distintosBuscan fijarse, y en su esfuerzo descubren el valor del trayecto.Tú querías, intentabas volcar el cariño que te rebozabaY así creíste, sin fe, que sería posible la duraciónPero ese aquel, o esa aquella se colmó antes, mucho antesY quedó el fraude, lo que se quiso, lo que se tenía, y que otro no pudo.Y a pesar de esto, dos copas sobre la mesa.Andrea21:5430.01.02Sin torresTus ropas, que las creí parte de mi memoriaQue no la comparto, no por extrema, sino por extensaCayeron también frente a otros ojos, que no conocíY tu cuerpo, al fin, fue aceptado por otro, que no conocías.No le puedo ofrecer guerra a la alegríaNo sé responder a ciertos desafíosSin saber quién soy, creí eras parte míaSin saber que no tengo a nadie, me creí tuyo.Victoria o derrota, qué vale para quien pierde?El honor es para los que viven, para quienes conocen muchoPara mí, animal complicado por su propia simplezaNo hay más que el jadeo y el partir de nuevo, como si fuese el principio.Fingiré, tendré que hacerlo, aunque jamás te desconozcaAunque me persiga, como una visión recurrenteLa situación de no haberte conocido, de no haberte sabidoY sobre todo, la terrible idea de que nunca me sospechaste.Después de todo, en algún punto del futuro, mundanoNos veremos el rostro, y fijándonos en la miradaVeremos qué ha sido del pasado de cada cualAunque en mi presente tenga en cuenta el rostro de los ciegos.No hay más llaga que la fallaQue la potencia no realizadaQue el talento no intentadoQue la naturaleza despreciada, aunque no vencida. 6
  7. 7. SmarcGuerra y éxtasisPaz y felicidadLo confesableY lo narrable.Y yo afuera, cerca, pero distintoSeñalando una lejanía abarcableSin tan sólo pudieras dar una parteDe lo que no has sabido compartir.Mañana la victoria, corazón y pielDesde un hoy que trasciende de sí mismoAl que habrá de volverse, todo el tiempoPara sin torres alcanzar las nubes verdaderas.Smarc22:1030.01.02Desde dos, hacia unoY el pesar parecía no poder aplazarseLos niños no se acercaban, huíanLa madre cerraba la puerta, el padre los ojosY con los pies en el raudal de sangre, sabía. Un oscuro aliento le aquietó los impulsos Un soplo frágil que desnudándole de pasado Le devolvía a un nacimiento nuevo, diferente Donde la calidez no cesaba ningún momento.Agotada la furia, desterrada la perezaTodo peso perdía distancia y conceptoEra la página en blanco, inmaculadaPorque entonces la mancha era desconocida. Bendiciones y maldiciones se echaron a perder Victoria y fracaso flaquearon de piernas Y así la eterna cercanía se hizo pulpa y visión Convertida en emoción, le visitó los ojos.Sandalias nuevas, hechas por su dueñoEl gesto anciano que al fin se descubreEn la serenidad de una flor que nunca ha sido vistaQue vive su rocío y su sereno sin ocultar ni exponerse. No llegaría la tontera, porque no importaría que llegara 7
  8. 8. Agua No se cumplirían los miedos, pues no existirían Grecia y Catay prescindirían de todo puente Y cada narración sería vivida sin testigos, sin testimonios.Con las manos palpando la negaciónToda orfandad, y todo destello no emitidoNecesidad pura e intensa, no postergadaAsumida, con la mirada tranquila puesta en ella. El vientre, sin hincharse, relajadamente duro Una condición adquirida a precio invaluable En la quietud que descansa en los oídos Que se place en la tentación desestimada, incalculable.El árbol que no dio ni dará frutosY el fruto que origina el árbolCuyas ramas jamás habrán de llegar al cieloPorque ya están en él, y ambos comienzan a saberlo.Andrea20:5501.02.02La pescaLuchaba como un dorado destinado a la playaY del otro lado del cordel de su patético esfuerzoUna sonrisa tullida se abría paso en un rostro tontoPor la fuerza, un sin sentido carente de belleza se imponía.En esa pesca, que no era de hombres, ni por alimentoNo existía el sometimiento del bruto al aradoSino tan sólo la pobre demostración de una habilidadQue no hacía más que exaltar una lista de falencias.Incapaces del orden, por ese rechazo a los contrariosTambién otros entes intentan tirar de otros cordelesY pretenden, en su soledad pretenden, imponer la citaY aunque a veces lo logran, no dan con las mejores piezas.Porque cuando uno es dorado, no hay cordel ni mano que aguanteLa tensión es simple manera de ser, ni siquiera es notableAunque a los ojos ignorantes todo reflejo signifique tantoY toda pelea distraiga aún más, todavía por debajo de la decepción.Es entonces, con mil preavisos que sucede lo trágicoEl cordel se suelta, un relampagueo sobre el agua, y luego río arribaY todavía desde su bote, parte del alma del pescador se hunde 8
  9. 9. SmarcEl dorado se lleva esa parte, hasta el fin de sus días.Lo demás es memoria, algún relato con la hoguera de por medioAunque lo cierto sea la derrota del hombre turbio bajo el ordenQue se traga la flaqueza sin dar explicaciones ni compresasDejando una estela fugaz en un río que nunca es el mismo.Dejen que llenen el río de cordeles, dejen que lo intentenNo den consejos, no adviertan ni a una ni a otra naturalezaNo juzguen ni se anticipen al resultado final, sólo asistanEl desenlace está en el agua, donde principian los dorados.Después de todo, de dos intentos, uno siempre está erradoEntre lo que opaca y lo que resalta el brillo, absorbiendo coloresEstá también la unión de un fondo con otro, fuera de toda formaEn la mano que permite, y en la que castiga, y en la que curaY en la que muestra.Y en otra, que no necesita de cordeles.Smarc04.02.0222:23El que siente, el que habrá de guardarSi se pudiera llegar sin un desprendimientoSi bastase sentir para transmitirSi buscar fuese suficiente para inflamarY si compartir fuese el requisito único para demostrarAlguna desnudez no sería tan costosa, ni trabajosaY lo amplio, aunque complicado, no sería difícilY lo breve, aunque difícil, no sería complicadoY todo estaría en uno, y uno en sí mismo sin reproches.Sin embargo, la lógica no se entrega y se place en la batallaIncierta, sutil y fugaz, como una lluvia previstaO un escándalo premeditado, fruto olvidableSin densidad suficiente para una memoria gigante.Un llanto de dolor y un grito de placerEn una misma cuadra, o en un mismo mundoRepetidos, aprendidos, seguidos, diluidosSumisión de lo conocido a lo que estaría por nacer.Veredas opuestas por una calle que las desconoceY unos zapatos gastados, cansados de cruzar y cruzar 9
  10. 10. AguaSin una detención que no la dicte su propia anclaHecha de sí para un destino que le huye por exigente.Lo grave entonces en el talento, en la cómoda elecciónUn agua que se vuelve piedra de hielo, con filo y durezaQue quema a quien toca sin conocer por su inocenciaY que lava al que sin vencer a su ser lo templa a tiempo.***Ve y dile que estuvieron de pasoQue escucharon una voz y vinieronQue siempre supieron sucederíaQue hasta sabían que serían postergados cuando llegasen.Ve y dile que se marchanQue sus alforjas no llamaban la atenciónQue tenían algo que no se puede describirDile que lo sentiste, ve y dale las gracias.Tú que lo sentiste, guárdalo para un tiempo mejorA veces, es notable, pero no es imposible ni únicoEl oído apto no es el del que invocaSino el del que en verdad espera, aún sin saberlo.Andrea22:5104.02.02DecisiónLa buena voluntad se atraviesa a sí mismaSin lágrimas, con la esperanza sostenida por un deseoTratando de ignorar y al tiempo de aprender ese marQue es duda, y pudiera ser lamento, incertidumbre... humanidad.Ese atrevimiento de torcer, o de mantener firme cierto pulsoHuyendo de la vanidad, buscando la humildad más altaEsquivando ese orgullo que se arropa de palabras sin finY que quizás sólo quisiera un regazo en el cual descansar.Qué otra desesperación le cabe a un alma que se expandeY que sintiendo el peligro de no ser suficiente ante tanto oleajeTodavía se expone y virginal expone su tenue dagaCon la habilidad de un oso, pero con la fuerza de un desierto?Entre sus sueños, una creatura aprende a estar solaMientras en su vigilia, otra, apenas puede contenerse 10
  11. 11. SmarcY el que lo ve, que quizá no sea yo, casi se arrepienteA no ser por esa pesadumbre que le sostiene por poder no serla.En el último intento, que salvo en poesía, nunca es el últimoLa mirada, algo furiosa, aguarda el final que será el principioY se de o no, intentará que el amanecer se de igual intensidadCon esa alegría del cariño, y ese abrigo de lo oculto, develado sin querer.No habrá de quedar lo que no correspondaEntre las fibras del sentir humano toda cadena de sentimientosPara que en medio del puente, ahí donde se comprende sin entenderSe abra paso la razón, el sentido de una razón mascullada con las manos al pecho.El presente corazón late por su proximidad a la extinciónQuiere dejar aunque sea las barandas por donde se asirá el ciegoY pocos quieren, y los que quieren parecen no estarY uno llora por la posibilidad de que lo hecho no alcance.La vida perdida, o postergada, por otra que apenas empiezaCon los brazos en red, que no habrán de alcanzar, o que elevaránLa base del alguien que durmiendo comienza a tejerse a síPara ir más lejos incluso que el impulso que lo arroja.Escalera, o alfombra que la cubrePasos que la cubren, o calzado que lo impideDualidad de la soledadLa energía que intenta ser sincera.Smarc002805.02.02Político y proletarioUna plegaria, o dos, a gritos sordos en su desesperanzaPor los miserables derechos de quienes lloran equivocadamenteJuguetes frágiles en manos de quien han decidido estarLuego de la muy conciente elección, se pueda o no aceptar.Los faroles te harán compañía, cuando en ella piensesY bajo la lluvia, cubierto por el marco de una antigua casaEncenderás el cigarrillo que te dará abrigo y alivioLa justa compañía para el que sabe querer, pero a solas.Se cierne la noche sobre los asilos y sobre los palacios de gobiernoEl Dios de los cristianos se ha marchado, como el de los hebreosEl pueblo rebelde busca un culpable, busca todos los que puedeY aunque sabe que suya es la culpa no lo dice, no lo admite 11
  12. 12. AguaE incluso la asquerosa inutilidad de ciertos sacerdotes calla, ya siempre.Intentó la carta, procuró el poema, a pesar de los estigmasDe la primaria, del liceo, de los primeros choques de cuchillosY en cada palabra insulsa ponía todo de su insulso corazónPero como creía, triunfaba, y como triunfaba, también perdía.Inventaron las cifras, las proclamaron como si fuesen semillasNi siquiera del polvo, que ya fue tangible en un lejano tiempoSino que tomaron del mismo aire una meta también inasibleY pusieron sus firmas, y en ellas, el propio futuro, y parte del ajeno.No entendió que ella no entendería, ignoraba que ella sabíaY él hablaba, y ella, escuchando, miraba con el corazón a otro ladoY así, una necesidad, encubierta, se convertía en ponzoña no letalCapaz de truncar, pero no de matar, en tanto del tiempo dependiera.Nadie es libre, digo, “Dios es presión”, me repitoMientras miro las cuevas ahora vacías, antes pobladasY me voy apartando, estando entre todos, rodeadoComo un hombre que pretende serlo entre los otros.Y pasa el tiempo, aunque ya no lo recibes en tu casaYa no te cabe en la memoria otra historia que la mismaEndulzada cada día a fuerza de ir olvidando lo amargoY en tu locura nueva, sientes, mintiéndote, que fue bueno.Sin embargo, en realidad, no importa, el escriba labora“Todo esto también pasará”, pero el escriba lo anotaráY por la misma sentencia, que pudiera ser la únicaEn el futuro del hoy, y como hoy, en público, ciertas rodillasLo sé, se doblarán.Andrea05.02.0221:41Calle y cieloA dónde habrás de ir?No hay escape, no hay salida, no hay salvaciónNi culpa ni su posible perdón, ni siquiera un acusadoTodo es consecuencia, todo es efecto, todo es nada.A quién le vas a contar lo que hiciste hoy?A quién le vas a escribir lo que crees sentir?Por quién vas a sentir lo que no puedes describir?Quién será veneno y antídoto en justa medida y justo a tiempo? 12
  13. 13. SmarcYo sólo ignoro, aunque finja siempre no saberloAdmitiendo y tolerando cada sofoco y cada suspiroComo el rengo que al tropezar se disculpa tanto el tropiezoComo la lástima que deja que nazca por sí mismo.Inválido de acciones, con la frente ensangrentadaÚnicamente mi corazón lucha por su verdad absolutaCon el alegre alrededor de tu dicha supuesta o ciertaVacío del sosiego de una muerte temprana, o un olvido posible.Atrás el desafío que guió y emborrachó a mis impulsosY atrás, también, la resignación, y toda clase de aceptaciónNadie enfrente para este aquí con el yelmo golpeadoCon la mirada al suelo, con la duda de la realidad.La calma rodea a la potencia que no sabe que lo esEn tanto que la serenidad envuelve a aquella que se realizóY entre ambas, como una puerta abierta que nada deja verLa atroz espera, el pozo que cavaste sin que me diera cuenta.Agua al caminante, agua al descendiente del que estuvo en BoquerónUn regazo de emperador para el poeta que amó a la mujer de su amoY un poco de tiempo, sea de invierno o primavera, sólo un pocoPara poder al final explicarlo, con dos palabras haciendo una oración.Los estetas levantan las cejas, es lo que puedenNo hay mucho predicado para cualquier pilarUna definición simple, contundente e inefablePara sufrir entre paréntesis que nadie leerá.Sigue, sé feliz, o al menos alégrate de cuando en vezLa corteza para los que miran, la madera para los que venAunque uno y otro disfruten, lo sepan o no, de la misma sombraBajo la cual un alguien entenderá la precisión de la flecha más caraLa que queda, la que se guarda, la que por mucho tiempo se oculta.Smarc05.02.0222:08O no?El imbécil saluda al idiotaSonríes...Uno de ellos podrías ser túTe acomodas. 13
  14. 14. AguaAndrea22:4405.02.02No te atreveríasGira el carrusel y la lluvia se detieneDiluyendo la negra pintura de tus labiosHaciendo que brote el aroma de tus bragasUsadas, gastadas, agujereadas, horribles.Sucios libros, quizá leídos, pero nunca entendidosPesan dentro de la mochila por siempre imposible de exquisitezQue llevas al hombro para olvidar la verdadera carga de la que huyesComo una nube del sol, imposiblemente, por supuesto.En esta cadera que se mueve, al ritmo de flores mustiasSe fija el escándalo de una sinceridad que nunca lo fueLa absoluta desgracia de una depresión agresivaSin acciones, bajo el insulto de lo inmóvil respecto de lo inquieto.No estás a resguardo, vagas por las calles, o por tu casaDa igual, y si no, da para peor, nunca para mejorLa voz en falsete, el mensaje corrompido, el beso de alcoholY una idea que te persigue sólo los domingos, de siesta.De veinte y de cuarenta, mirando, quién será el mayor?La mano que golpea en la puerta, derecha contra izquierdaOpuestas y unidas por un mismo fin, aplaudir al vacíoComo reconocimiento anticipado por que el habrá de asomarsePara encontrarse con el absurdo de una visita que carecerá de crueldad.Monta sobre tus sueños, y haz con la lluvia un carnaval de tus lágrimasLogra la complicidad, el complot fugaz de un concierto en re mayorO la traición liviana del que en convencimiento de su propio deseoDesvanece sin traumas las leyes que prohíben lo que quiere.Inteligencia y habilidad para una edad donde la inocencia se pierdeDonde los gestos, trascendentes, se dan sobre una mesa o un lechoSin demasiados nombres, futuros, o posibilidades de riesgoPorque el riesgo, el nombre y el futuro, son lo mismo, algo también olvidable.El ramo de jazmines defenderá a quien defiende un óleoEl techo resistirá al granizo que busque a Narciso el sinceroNadie podrá darle muerte al deseo que no nace en la necesidadSino que la crea y la destruye por el poder de un solo y único beso de miel. 14
  15. 15. SmarcUna misma rienda para cuatro caballos y doce mil asistentesComo manifestación precisa de un anhelo para tres corazonesUno el que desea, otro el que hace, otro el que comprendeLejos del cuarto clavo destinado al propio destino.Deja... y frunce el ceño... y mantén el pulso...La carretera se abrirá precisa, en cada curva y cada rectaSin pestañeos, sin sueño ni cansancio, bajo las estrellasLa capa que se descubre, sin exaltación ni exultación posibleNoche y día fundidos en una mirada fija hacia al horizonte compartido.Tren hacia el lejos, boletos robados, senectud y juventud compartidasJuego fuerte de la materia respecto de su propio sentidoComo la sangre y el lodo, Sartré y el logos, logotipo del tipoPromedio de éxtasis logrados, la cuenta, quien la expone, y quien la paga.Lo peor del mundo como las sobras de una comida necesariaA la que sin obligarte asistes, por entera inercia de un pasado ineludibleLuego de la comprensión de la inutilidad del concepto del destinoPor que lo fijo no está en el futuro, sino en el pasado, en el origen.La pregunta es: eres arquitecto del principio de tu pasado?Entonces juega, diviértete, sufre, sangra, suicídate o vuelve a ser virgenTodo lo que hagas podrá cambiarlo todo, menos algo, que es lo que fueSorpresa de sentir la sanguijuela mientras miras la constelación del cedro?O simple confirmación de que toda definición carece de perfección?Mira las vías del ferrocarril, ellas ni se visten ni buscan alimentoNo sienten depresión, ni exaltación, ni saben saber palabras sabidasSaben tan poco, en verdad, que nunca habrán de conocerteResisten el peso de los nadies, resisten lo que ya fue.Tú viajas?El golpe y la guerra, la carta magna que será simple mugreEl rito que se convertirá en un acto cultural para escolaresLa intención que será convertida en nada más que un votoY las ganas perdidas, que serán obsesión, que serán resentimiento.Las uñas se separarán de la carne, no lo vi, pero sucederáY los ojos se abrirán de golpe a las cuatro de la mañanaY al lado estará, y estará siempre, y no estuvo nuncaY lo irrompible se romperá para decir se rompe, y luego sonreirá.Te llamas, acudirás? 15
  16. 16. AguaSmarc23:2805.02.02La falsa treguaEl tiempo se va yendo despacito, sin ruidoComo un velero averiado que sangra agua en el marQue sin saberlo va hundiéndose sin dolor ni remedioHasta la orilla del centro de su propio abismo desconocido.La historia se cruza tangencialmente con el pasadoSiete murciélagos aletean entre las líneas de un pentagrama eternoNo hay asfixia, sí su conocimiento, un ahogo presentido, que no llegaComo si la posesión del concepto anulara la realidad de su objeto.Busca la ola, y busca el viento, busca sobre qué sostenerseY así abre el viaje a sí, con entrañable lejanía y desprecioCon un par de muertos tendidos en una sola cucharaLlena ya de la sopa que no habrán de probar los que morirán un mañana.Zona de agobio, un agobio magno, que fija y recrudeceQue somete todo a un presente soportable, a concienciaQue impide la necesidad de escape ante lo insoportableImponiendo un contrapunto al oído apenas apto recientemente.La dura izquierda apuntala la agilidad de la diestraEn la base, donde no es el principio, de donde tan sólo se parteDurante un día que se transfigura, que muta sin cambiar su finArrastrándose con el deseo íntimo de ya no escuchar lamentos.Calla la tarde, no puede.La extraña forma lastima a los sentidos, confusa emociónLa mujer de luto, enceguecida, arroja las redes sobre la arenaY espera, y recoge, y el polvo, el vacío, el aire en el vientre virgenLos senos caídos, la lenta y visible decadencia de quien erró el camino.Difícil de vivir, como las aulas vacías en algún lugar del añoDoliente, como el reposo del guerrero que no alcanza el descansoLa mano firme y el pulso exacto que dicta el corazón amigoY la amistad desvanecida por una humana condición entendida y no aceptada.La verdad del negro muro, húmedo y musgoso, no visto por estrella algunaÚltimo límite posible al exceso, al deseo, al intento extraordinarioY el recuerdo del agua, la memoria que despierta sonriendoY en lugar de impulsar la mano, fija los ojos en los cimientos, en todo cimiento. 16
  17. 17. SmarcCompasión imposible, olvidada, cae el límite y también su sentidoNo hay nada más, ni un seguir, ni un dejar estar, no hay nada másNada más que la tentación de creerlo y al menos pensar en un regresoPero tentación liviana, cosquilleo infantil, que oculta su furia desesperada.El ritmo por el ritmo, pureza por pureza misma, con y sin miedoA mil años de soledad conciente, sin vergüenza ni vanidad por la esperaVértigo de la soledad real, la inventada, la vivida a fuerza de imaginarlaCon la espalda rota, que ya no es espalda, que ya no es nada nombrable.Por mucho tiempo el viento ha estado buscando un huecoEl río de lava, de sangre y de Heráclito siempre ha sidoLa cintura que se acerca a la mano que la descifraLa sed aprendida, las heridas, todas, vueltas a abrir.Es fango, y estar bajo el fango, y la flor de loto una luna ponzoñosaPersistencia de un ahogo que no termina de esculpirse a sí mismoY el carro, tirado por dos gatos blancos, que no llega, que se ha extraviadoEntre las formas que dibujan los espacios entre unas palabras y otras.Las nubes quedan manchadas, es la muerte que renace, que no muereUna muerte de madera y corteza, baja o alta, visible o no visiblePero sencilla, como un principio y un fin, como todo desenlaceY no esta cadencia que avanza en espiral incontenible por sí.Andrea19:0607.02.02PrismaEl filo, blanco, por un instante se hizo punto en la nocheY un momento después una sombra tembló a mi ladoLa capacidad pesa más que lo que se contiene, a vecesComo cuando una probabilidad vence por solo existir.En el este alguna vez yo habité una ciudadA la vuelta de pretensiones que negando destruíFuerza célibe, labios guardados, manos cerradasY la fatigada retina que todavía quería comprender.Al actor se le acaba el aliento a mitad del festejoDe pronto las monedas no justifican lo que hacePero sigue, nadie lo nota, pero todos lo sientenHay uno que se hace más fuerte que los otros, solo.Entre los carbones ardientes estaba hundido el puñalNi sonrisa, ni solemne seriedad, nada grave 17
  18. 18. AguaEl pecho al descubierto, nunca la razón últimaY el acero que se arroja al corazón fundiéndose en él.El rostro, mi rostro, se gasta, pero se endureceComo ciertos frutos secos que así perduranEscondiendo el agua, protegidos del fuegoAlimento incierto para el que lo sabe.El silencio del sueño de las ballenasEl parpadeo fugaz de un águila al mediodíaEl agua del pozo esperando al peregrinoEl ángel que cuida de la hierba recién brotada.La madre que susurra y al tiempo sonríeLa noche que testificará la entrega o el llantoLa marea que aprende a querer a la lunaLa premonición del adolescente frente a la montaña.Y el libro cerradoY los pies descalzosY la catedral que aguardaY la voz que alcanza la palabra.Ni barroNi osadíaNi leyNi misión.Es el estandarteEs la palmera nocturnaEs la silla y el jineteEs el fantasma arrepentido.Habla la fuenteHabla el tiempoHabla el profetaHabla la música.Y entoncesLa plaza queda solaSólo vuelan las luciérnagasY el tigre late, y suspiraLa llegada del rocío, del agua.Nadie bajo el marNadie sobre el cieloNadie en la oscuridad 18
  19. 19. SmarcNadie al fin de la noche.La rueda alrededor del fuegoEl carro que se lleva al que sufrióLo que queda de un obsequio lejanoEl prisma escondido por un niño que juega.Smarc20:3007.02.02CigarrasPor el canto de las cigarras que no fueron condenadasPor el mismo compromiso que aleja el tedio e impone el dolorAlguien será de alguien, y pudiendo o no tratarse de nosotrosDe nosotros tratará la historia de un afán de vino y agua.Ya en la altura, o en la prevista imprecisión de los relojesEl clavel ensangrentado por una rosa cruel y ciertaCon la muerte que no llega y termina huyendoPor falta de tiempo y de un argumento perfecto.Postulada la vuelta de las noches, y aceptado el remolino emocionalSe expone y recrudece el antiguo aliento de las batallas del polvoAbriéndose los surcos por donde transitará el río de sudorDe quien en la guerra encuentra oficio, y en la lucha distracción.La tienda de campaña, la contraseña, la espera y el sueñoTodo para el encuentro de los amantes con el amorAugurios, vaticinios, literatura exacta de una voluntad incomprensibleAleteando sobre los gestos, que son acciones, que no las consideran.Golpeteo, tablas duras y el grito de la bellezaQue abre el camino entre la maleza, desgajandoY en su avance que sigue la ruta del solMira hacia la distancia circular sin titubeo.Así es el espejeo, sentir la bofetada, presenciar cosasComo la suciedad en la boca que nos hablaComo la mala mezcla de colores del alma de enfrenteY el resentimiento que crece dentro de aquel que tenemos al lado.Enseñanza aprendida por fuerza, limitación brutal que hiedeImpuesta a corta edad, por aquellos que aquí respiraron por más añosQue pudiendo haber conocido, se limitaron, intentando limitarnosAl respeto, antes que al valor, al fraude, antes que al arrojo. 19
  20. 20. AguaNo hay juicio en ninguna descripción, pero las palabras, solasDe golpe o de a poco levantan ya su propia sentenciaEscapando del error por no buscar ya ni lo exacto ni lo inefableNi siquiera lo justo, sino el soplo, el aliento, el susurro divino.Sé que hay un guerrero dentro tuyo, otros también lo sabenPero también hay un niño, no rebelde, que fija la dualidadComo la mujer, que siendo una, y con los mismos labiosDistingue el beso que es para el amante, del que es para el hijo.Puede que no sea la voz del que lo ha imaginado todoY que sólo se trate del reflejo del costoso esfuerzoQue volcaron los más antiguos en el alto intentoDesprendiéndose de sí para fundirse en una luz.Las cigarras de febrero, las que siguen cantandoPara que alguien haga una fábula o una historiaPara que, como sea, se repare en su ritmo expresadoPreso de una estación, pero libre de alguna intención.Es grave, como la enfermedad del cura del puebloComo el viaje inesperado de la partera del barrioComo el pestañeo de la corriente un lunes de mañanaComo lo que nació adentro y no se pudo decir a nadie.Dentro del cansancio, dentro del límite, donde claramenteSe dibuja el cariño, y el aire se tiñe de sonidos fraternosLos ojos se resisten al sueño, por un instante no mencionadoEn el que es posible arroparse por el día transcurridoY abrigarse por la noche, que tantas cosas entiende.Marchar, porque ni a paladas podrán acabar con el corazónPorque el que capta el canto todavía no está muy cercaPor que la historia y el fin persisten en su importanciaTratando de no olvidar los detalles, que al final, no importarán.El mal, y el bien, la interpretación audazY el padre que pone la diestra sobre el hombro del hijoY el hijo que con su corazón acepta la fraternidadY el universo y el sol en el último instante del horizonte del verano.Andrea12:1709.02.0210 de Febrero 2Lo que siente, como hombre engendrado 20
  21. 21. SmarcLe cuestiona al tiempo su inocencia, sin decirloDespedazando el día en trozos sin sueñosLevantando copas, miradas, y nombres.No habrá de explicar lo que siente, no quiere hacerloSe maravillarían, se confundirían, se perderían aún másPorque aunque siendo preciso en lo que diga de síEl predicado fijaría la atención velando al sujeto.Una caída, la primera falta necesaria, quizá la mayorY la encrucijada se hace real, opción de juego, que se hace batallaEntonces el tiempo más lento, más pesado y sólidoY ponerse a atravesarlo con los ojos bien abiertos.Sorpresas menores, la de no sentirlas, pero aún darlasEn instantes donde la presión forja el diamanteEn la misma línea donde aletean las banderasPor una conexión que comprueba lo que se presentido siempre.Más allá del esfuerzo, que es aquí, y también ahoraCerca de mí, sin tener que pedirme permiso para acercarmeEl otro yo que para la hemorragia y detiene y deja seguirEl vuelo que deja en el suelo la memoria, y ríe.Tomar aireEl prisionero es quien encadena a su custodioY entonces es el injusto el que depende del justoY el bondadoso se sumerge en la bondad para no volver.Siguen las brasas, alguien cuida el fuegoCada ladrillo suelto continua buscando su construcciónY al final de la montaña, o del mar de los carentesSólo los más fuertes pueden relajarse.El a veces, el entretanto, el amigoEl todos los días hasta el finalEl acto único, primero, definitivoLa decisión posterior a la asunción.La verdad posible.Smarc17:5510.02.02La marchaUn grito que en su extensión declama el argumento 21
  22. 22. AguaPrologo de una vida, de un éxtasis, de una agoníaSin demasiadas necesidades, ni demasiados coloresUn orden al que se respeta, carezca o no de sentido.Metodología del que soporta, técnica del que buscaSin leer las escrituras se descifran en todo idiomaUn corazón capta a otro, sin fusión ni posesiónContemplación móvil, un contexto que alcanza a otro.Queda lo difícilmente abarcable, aunque presumibleLa última extensión de una intención, una moral exactaLa enrevesada felpa que no destruye sino reemplazaLos deseos ajenos, volcándolos hacia un rumbo meridional.Para no pedir, no llamar, ni siquiera intentarlo, pero saberloComo un arma más, por una disponibilidad emocional, abiertaA mitad de las sombras que se presentan a mi derecha, en la ventanaO los ruidos en el piso de abajo, donde nadie habita, donde no hay muebles.Gota a gota dentro de una cueva apenas intuida hacia el finalEl agua que cae, que cae y se transforma, que muere nutriendoLas ramas de las venas que exponen lo que son a sí mismasEl escudo de la negación, la espada del conocimiento.En su reposo se abre el pecho extendido sobre una densa nadaEl cielo despejado aun para los que no creen en los domingosSeiscientas variables que todavía no cierran su ecuaciónLa simple marcha, desesperante, desesperada, pero dominada.Los leones solos, los tigres sueltos, el águila hambrientaLa mirada que atraviesa la máscara desnudando a quien la portaEl mensaje que llega pero que no alcanza al oído al fin aptoLa derrota no por error, la de los incapaces de poder contener.Predicción sencilla, desierto contra la urbeA conciencia de los ríos subterráneos, que conocesLa escuela que nació vieja y que parece jovenEl anciano y la anciana, a un tiempo, mirándose al espejo.Así, con fuerza constante, amplitud de un mundo breveEscuchando lo que quiero decir y que me niego a decirAndrea21:3410.02.02La pena y la fe 22
  23. 23. SmarcEs la tensión del que sostiene, no la del que golpeaDel que en su intento por el logro que desprecia todo logroTambién escucha y también asiste a dolores primariosA conciencia del juego de atracciones, de opuestos.La capacidad de poder experimentar el perdón, que implica un despuésMantener el ejemplo a pesar de la dicha prematuraDesestimando la abierta crítica de quien sospecha lo ciertoEn contra de las condiciones, porque esa es la condición, de momento.De otro modo los otros peligros, las vueltas y vueltas durante añosAlrededor de un centro al que se teme mirarMenos que una frontera, menos que un límiteTierra cotidiana donde el sueño se vuelve importante.El gozo oculto y doloroso, la semilla a profundidad exactaIncertidumbre de todo conocimiento, visión de las reglasSabiendo lo que habrá de cumplirse, laborando en elloPero con la historia de tantas caídas y tanto aferrarse a algo.Incluso la inteligencia, como si su misma agilidad no se distingaY hacia sí atraiga a la astucia de tristes demonios vengativosQue a su modo luchan, pelean, sin desistir muy notoriamenteY que sólo detienen el paso ante la mirada noble, o la fuerza mayor.Pudiera haber una distancia clara entre miedo y temorLa formas del respeto y la consecuencia de la valoraciónEl difícil trayecto que nos hace aprendices de todo y de todosLa vida misma intentando cumplir tantos preceptos, para a vecesCon pureza, poder transmitir uno solo.El poeta también se entrega al canto, también desea, quiere, amaEn el vasto paisaje de sus visiones, que es lo que viveTambién encuentra un espacio para aquello que faltaPorque siempre falta algo cuando uno no se tiene a sí.La mano que se extiende en la tormenta, la mano dura, pero cálidaY en otro, que son los otros, se fija la atención, crucialUn tiempo de siembra que se abre, y le sonrío al extrañoY en el corazón reboza la pena, y es por mí por quien siento penaUna pena por todo aquello de lo que todavía no soy capaz de hacer.El honor se construye, y para los que perdieron la inocenciaSolo la fortaleza los volverá puros, y el sacrificio aptosPara una entrega que no comenzará ni terminará en un actoQue con memoria o sin ella será en las almas donde deje la huella de su rumbo. 23
  24. 24. AguaSmarc19:5311.02.02ValentíaLas dudas serían entonces necesariasComo pruebas, sean diez o doceUn paso a la vez, el niño y sus primer andarEl camino al punto sin retorno que lleva a la firmeza O al extravío.Acecha el peligro, ya de día, ya de nochePorque el alto resultado no suele ser inmediatoY los tropiezos, tan amigos del caminoParecen no cesar, hasta que todos se vuelven el mismo En evidencia.Los loros, cualquier loro, al fin resulta más inteligenteY lo que no es el resto, sino lo que sobra en insulto a la sensibilidadClarifica su existencia de purgatorio para quien devela una realidadRozando la posibilidad del fracaso o del yerro, pero no del arrepentimiento.La grasa que va bloqueando las paredes de las arteriasEl saturado corazón que resiste a nivel de máquinaEl cerebro aturdido por el oxigeno del que es privadoY la boca, inútil, precipitándose hacia donde no habrá belleza.Después del sobresalto, en medio del pesar de lo hechoEl tiempo pesa más, porque entonces queda menosY el tamaño de la tarea no disminuye por las inaccionesSe complica y se dificulta y así, los gestos se vuelven fríos.El desafío, entonces, no implica algo tan sencillo como un dueloSino algo tan difusamente brillante como la continuidad de lo definitivoNo la noche oscura, donde los cimientos no tiemblan, sino que desaparecenSí la hilera de momentos, el labrador que mira el cielo con la tierra enfrente.Parpadeos en la transición de lo que fue y no se supoY lo que está llegando por una intuición silenciosaQue tampoco se viste de precisiones vanas, todavíaSino que señala una indicación que impulsa a dominar al vértigo.Y la esperanza cristalina en los ojitos de quien te quiereY más lejos un alguien que no tiene condicionesY el tiempo de espera entre un entendimiento y otroY le duele al que espera, y le duele al que intentaY en esta pintura de dolor las heridas temen no poder ser cerradas. 24
  25. 25. SmarcCada cual se va matando mientras viveLas estaciones nunca fueron tan fijas como en la infanciaY en esta edad y en otra sopla el deseo limpio de maliciaQue se mira a sí mismo, que se duele, se perdona, y se permite la marchaNo la huida.Andrea21:1411.02.02Como quieraHabiendo vivido en montañas opuestasPor una circunstancia casi inexplicableAsí como el agua es hielo y es lluviaAsí supieron uno del otro, naturalmente.No hubo sorpresa en el descubrimientoSino la confirmación tenue y delicadaDe una sola y callada esperanza de juventudQue para cumplirse tuvo que navegar por años.Después, la muerte inútil.***Sentí la caída de infinitas limaduras de hierroMientras al otro se le caían los dientes rotosComo piedras de una muralla que se derrumbaDespués de siete días de insistencia, sin descanso.No hay que mirar, dicen, apartando la vistaPero el hedor les persigue, como moscas a la heridaTiemblan, con los oídos destrozados mientras defecanY el corazón apretado que ni siquiera puede recordar.Aquí está el infierno desconocido, del cual se emergeNi destino, ni puerto de embarque, punto de tránsitoSin un morral pobre, sino con riqueza y abundanciaAl filo de la hoja que decide el cuello o las muñecas.Dando vueltas en la jaula, la mirada sin resentimientoLa comida necesaria, los sonidos que no lleganEl objeto sagrado oculto a los ojos del guardia brutalY la sospecha de las estrellas fuera de la techumbre.*** 25
  26. 26. AguaSabrías hacer la cama a quien te rechazaPasar las noches sin tejer, sin convivirY con solo tus manos transportar el manantialQue mi boca espera, que define mi sed?Tanto silencio puede encubrir una audaciaLas cartas que vas leyendo a escondidasLa ilusión que forjas entre una tarde y otraLa angustia por un final que no llega, que no sabes.Smarc21:0812.02.02El favorCuida las formas, son graves ciertas cosasPodrías perder la paz, incluso lo que llaman tu vidaDenota en lo que digo el extravío, ningún finalEl término es poco frente a la continuidad.Todo es raro y difícil, como lo es lo que es sencilloReglas claras que seguir enfrentadas con la mediocridadDe la emoción de rebeldía que por no vivirla de frenteCuando fue el tiempo, hoy te divierte sin que lo sepas.Comprende, tus juegos son otros, los conozcoNadie gana en ellos, nadie sabe hacerlo, ni lo sabráPorque en el premio no hay avance, ni retrocesoSólo agua estancada, ni siquiera viento, ni siquiera polvo.Lo siento, ni siquiera valoras la claridad, al menos respetaOtros aprenden ya el cariño cuando tú no lo sientes por tiNo lo entenderías, no comprenderías, no sabríasNo crees que sería mejor que mantengas tu ausencia?La derrota posible, la de los otros juegos, está en las callesEn las habitaciones de hoteles de todo precioEn los trenes, en los botes, en los carteros viudosEn los que pudieron sentir el extremo y variar el rumbo a tiempo.Tu religión no alcanza, en realidad no rebozas, repitesMíralo bien, aunque alguien te admira, no querrá ser como túLa cuerda que no hace llagas no es cuerda tensaY sin tensión cómo sería posible la risa de los hombres?No hay segundas intenciones, la intención es una 26
  27. 27. SmarcY uno se ajusta o no se ajusta, se hace o no instrumentoDiferenciando entre la disposición y la exposición y ofrecimientoY así se vela, en espera cuando listo, en marcha cuando no.Desconozco la certeza final de lo que dejo que escuchesPero no por ello alcance a sentir la bofetada de la dudaNi errar ni mantenerse firme establecerán el únicoEl plural pudo haber estado en este principio que no nos une.Debieras tener más sexo, suscribirte a revistasEscribir la historia que ya todos escribimosJugarte a una apuesta en donde no se diga tu nombreO pegarte un tiro a mitad de la siesta, y tantas cosas más...O bien, tratar por una vez de lograr la sinceridadY entonces aprender a callar con tu ser reconociéndose.Andrea21:3212.02.02Brasil 1240Solo esperaba el colectivo, no como quien espera su vidaSino como quien espera algo que transportará su vidaUna vida que siendo suya, no la conoce aúnY él es ella, y ella es él, y son dos, en calles diferentes.Las calles, hoy día, son ríos, es sabido, y siempre son los mismosLa gente no es la misma, aunque siempre sea él o ella buscándoseDe algún modo no es la misma historia, ni los mismos personajesY aunque nada cambia, todo siempre es diferente, porque puede serlo.Quien podrá entonces reprocharme algún gestoQuién acusará a quien sonríe con las manos en el bolsillo mientras caminaY porqué habría de sentirse el temor por reflejos a uno u otro ladoY a quién preocuparía el destino de las almas que sí lo son?Que no termine, que suene otra vez, que se oiga el rugidoYa habrá un después en el que se derrame la calmaEl abrazo sereno, la mano que todavía sabe entibiar otraEl encuentro a deshoras, en el momento que adquiera su tiempo.Siempre es blanda la almohada de quien intenta algo más.Smarc21:5212.02.02 27
  28. 28. AguaConcienteUno mismo es el daño, sin excusasUno es el que a sí entonces se ofendeY busca el objeto del reclamoY ofendiendo no puede perdonar.Hasta que conoce el marLa soledad de la ermitaEl viaje del día hasta la nocheEl intento del mercurio en el atanor.La sangre vertida de los inocentesEn un momento de la tarde que parteY el polvo preciso de los culpablesQue a la memoria le sugiere compasión.Y el lecho del matrimonioEn el que falta el otroComo faltó también a la cenaPorque su cuerpo ya no está entre nosotros.Y uno se aferra, y no quiere hacerloY uno desea no desearY las palabras, las no dichasComo pájaros sobre el tendido eléctricoSe posan sobre los hombros, escrutando.EntoncesEl rubicón y el jordánLa cicuta y la cruzLos siete peldaños y los siete sellosAquel que da y el otro aquel que quita.Por cada olvido una esperanzaLa paciencia de los flamencosLa hiriente risa de las hienasY el águila y el león que cruzan la mirada.Viene el frío, muchos llamarán a la puertaQue estuvo abierta por mucho tiempoUn tiempo, que aún asintiendo la sentencia de EliotSe verá a sí mismo, rodeado de gente, de súplicasQue le mancharán la ropa con el reproche de eternidades. 28
  29. 29. SmarcUno mismo es el daño, sin excusasDecía el loco, meciéndose sobre sí mismoLes daba lástima verlo así, les comprimíaPero el loco sonreía, consciente de su siembra.Andrea19:3113.02.02MujerAquella que envejece con ternura para entregarNo es cierto que lo ha venido haciendo siempre?Y las agrias palabras, junto con los gestos brutosDe la otra, no llegarán a la amargura, más temprano?El espacio que nos separa, que condiciona lo que somosSin desprecio, a pesar de la costumbre de las accionesQue tanto impulsa al movimiento, a los actosPorque todavía sigue siendo nuevo lo descubierto.Cuando el filo no corta, ni el golpe es ya sentidoAmbas manos se unen en reposo sin tensiónLos párpados se cierran, se aquieta el alientoSin murallas ni coraza, la calma se avecina.Un dolor, sospechado, llega en el mismo instanteY algo muy pequeño va absorbiendo algo muy grandeY lo que duele no es el desprendimiento, sino la comprensiónLa hoguera que parece se apagará, que se visualiza apagadaQue no es la hoguera.El propio modo, la propia innovación, la novedad primitiva, personalMirando sin escuchar los gritos que alaban o blasfeman, describiéndoseEl silencio vivido entre una nota y otra sin matemáticasLa postura que se encuentra a sí misma, la expresión de la disposición.A pesar de las costras en los pies, de las arrugas en el rostroTodavía es posible la sensibilidad, pero de otros sentidosY hasta lo que no es tocado es percibido, y sentidoEl pañuelo blanco que se agita en la orilla la tarde de un verano.Extensión del propio ser en el curso de la mortalidad humanaEste momento, que surge de una raíz que también fue semillaCon lo que fue necesario, con lo que hubo que dejar de ladoDurante miles de años, para el encuentro, para el hallazgo.La lucha de Jacob, su promesa luego cumplida 29
  30. 30. AguaLas sandalias del Nazareno, el torrente y las redesLos hombros de Offerus la noche en el río a solas con el NiñoEl ruido de las cadenas que se agitan, el cuerpo rendido.La mujer que es manantial, del cual ella misma emergeráSmarc14.02.0220:00El aprendizNo son ángeles, son humanos, personasY caen fuera de sí mismas sin haberse conocidoDeambulando con angustia y ansiedadBuscando una metáfora de la cual asirse con confianza.No existe la salida, no hay solución de pastillasSolo el respirar, aunque pesado, mantiene el ritmoLo demás es esfuerzo, una y otra vezY comenzar de nuevo más allá de toda meta.Como el lector que al fin comprende lo que está haciendoO como el atleta que va sintiendo la realidad de su cuerpoAsí también el alma se hace difícil a sí misma de una vezY entonces se vela, y velando uno puede descubrirse.Cuando se renuncia a los padres sólo se adquiere incertidumbreY si ni el orgullo ni la vanidad hacen mella en la decisión puraNo hay más que fortaleza bruta, y el atisbo de una posibilidadYa que todo es incierto, y que hasta la muerte pudiera ser un engaño.La mente por la mente, abandonada a sí misma, a su suerte generadaA conciencia de que pudiera ser que jamás nadie siquiera lo percibaPero aún así, porque es preciso saber contra lo que habrá de lucharseY hasta para esa sola primera visión habrá que estar entrenados.Sin el viento, es el recipiente el que contiene al aguaEs lo fijo, y no lo duro, lo que determina la sentencia de lo blandoUna mirada o un par de columnas, una disciplina feroz, de selvaY todavía la falta de aliento, el cansancio, y solo nubes negras como techo.Y es sencillo, dicen, pero lo que dicen no son más que dichosEs cruel, es sufriente y doloroso, y es la pena y es la lástimaY no es entonces cuando se descubre que se ha estado acompañadoSino que en verdad se siente la terrible inocencia de la soledad.El solitario que luego de tanta guerra hace la paz consigo mismo 30
  31. 31. SmarcY encuentra, que después de tanto tiempo sin necesitar de nadieHay alguien que lo necesita, que lo llama, que lo cita, que se exponeSólo para enseñarle, nuevamente, que ha perdido contacto con todos.Y es sólo una prueba más, de nuevo con lo desconocidoPero distinto, porque al menos ahora existe un manto cálidoQue le viene del frío que ha pasado buscando su propio nombreDe las tardes en las que sin poder vengarse ni siquiera expresó el reclamo.Crecidas las alas, será el viento quien las pruebe.Andrea19:2715.02.02También esto Por la leyenda...A donde van los mendigos cuando lluevePara guardar lo que queda de ellos,Allí dejó su corazón para que se pudraY siguió en la lluvia completamente rotoCon los gritos que no pudo dar, mudoLa mirada extraviada y la vista fijaSin tropezar con nada ni con nadieSiendo él el tropiezo, la grieta, el abismo.Aterrado, testifica las ceremoniasY luego vaga por eternos pasillosRozando con los dedos algunas cerradurasRiendo o llorando cuando ve a un niño rojo.Yo vi que tantos tanto trataron de curarloLo vieron también las estrellas más lejanasLo supieron el fondo del mar y la falda de la montañaPero fue inútil, nadie buscó su corazón.***En la humedad que trepa, en la marea que se vaEn el escapulario de virgen que quedó viudaEn la rabia de los perros que morirán sin dueñoEn la mentira del que ofrece lo que no puede alcanzar.El último cajón del escritorio del que fue de viajeEl sueño inquieto de un chita que ha dormido con hambre 31
  32. 32. AguaEl nutriente saludo del rocío a la gramillaEl cosquilleo en el vientre de un volcán.***También él pasará, cuando me encuentreTambién seremos uno, y no seremos nadaY si yo encuentro su corazón, y si lo sano, y se lo devuelvoÉl lo entregará, estoy seguro, pero ya no lo perderá.Y después me quedaré un instante másComo siempre, un siempre diminutoConmigo mismo a cuestasLleno del dolor que me toca ver y vivirCapaz de pedir, pero resuelto a no hacerlo.Porque como el padre le dijera al hijo“también esto pasará”Smarc20:0315.02.02Grave y no serioPresa del dolor, lo quería compartirSi otro sufría, le daba alivioY si a veces lograba alegrarseFingía que no, pues hasta esto le dolía.El tiempo para los incurablesEl médico doblado sobre sus librosEl guardián de la gran puertaY el peso de la compañera extraviada.Privado del tacto, que más que explorarEs también confesar con sencillezMe queda el olvido, al menos su intentoY diez mil preguntas entre las cejas.Continuar es el modo de poder volverMientras la tibia espuma de la tristezaCorona suplicante el desesperado lago rojoQue carente de constancia, luce en persistencia.No hay refugio, no hay sosiego, la luz no se escapaTodo al alcance, la tentación y la asunciónLa lógica y la dependencia, la despedida y el despedazamiento 32
  33. 33. SmarcEl gancho de hierro que sale disparado buscando un cuello.La percepción del mundo a través de la calleLa imagen de una falda y una cintura breveY los limosneros de todas las esquinas del mundoLa penosa y pura coincidencia con el punto de inflexión.Lo inmediato te persigue, la premura te someteY lo que crees mar no es más que un arroyo olvidadoLleno ahora de la angustia que en él has derramadoDe tanto buscar una cuerda que siempre estuvo en tu pecho.Al menos nadie puede ya esconderse, aunque sí posponerY así ninguna aventura puede volver a ser ciegaY las historias de agua, que son las que siguenBuscarán cada una el recipiente que las contenga.Son los vivos los que van luchando contra los muertos.Andrea12:4016.02.02Pr hi d aComprendió que moriría, supo cuándo seríaY porque era imposible, decidió intentar escaparSu inteligencia le mostró que nada se adelantaY así, al poder manejar el tiempo, abrió la primera puerta.Se abrió el magnifico laberinto lleno de luzLa tensión se duplicó, las visiones se multiplicaronFísicamente al límite por no encontrar ya ningunoY demonio lloroso, de gas, acompañándolo por instantes.La mariposa huía de la llama, sabiendo la direcciónDependía de sus fuerzas, y también de las otrasEl arte de esquivar las existentes obsesiones ajenasLa pesadilla real de comprender la dirección exacta.Le ofrecieron varios pactos, ni siquiera escuchó algunoPasillos y más pasillos amurallados de historias fríasCon el suelo ardiente y vacío transparentando la nadaUna nada que reflejaba un todo en un ancla en su cintura.No caía, porque no ascendía, y de a poco intentaba no estarPero apenas se diluía aceleradamente, volvía a constituirseY el paisaje de todas las cosas que no están en su sitio 33
  34. 34. AguaCon la premura impidiéndole la atención hacia las claves conocidas.La salvación podría ser débil, la duda le martillaba furiosa las rodillasY más que aferrarse, fingía hacerlo, actuaba para sí, único espectadorDesaparecido el convencimiento, la lástima lo envolvía, sin darle batallaIntentó el juego, herido por su antigua sabiduría truncada en su principio.Empezaron los temblores, sobre los muros los títeres bailoteabanHorribles risas le seguían arañándole la piel de la espaldaNi aceptación, ni negación, el impulso que ve su fundamentoLa continuidad de una decisión que sabe es una oportunidad sola.Como se esperaba, como cualquiera lo esperaba, le vino el aturdimientoSiguió, arrastrándose, impidiéndole el paso a una sonrisa letalQue siendo pura luchaba entre sus labios, como una serpienteQue deseando darse muerte batalla en su mente para encontrar su cuello.Y entonces llega, como muchos menos ni siquiera lo sospecharíanQuiebra el espejo de plata erguido de la derechaDerrama el vino del jarro de barro de la izquierdaY cree, y por creer, ahora lo sabe, lo logra, y eso es todo.Ahora descansa.Smarc17.02.0218:38Que se ofreceLa piel blanca y la braga negraEl objeto y el sujeto del deseoEl centro de la oración emocionalRecuerdos del pánico, de la brecha del escape.La moda pasa, pero el infierno noPasajeros del mundo físicoProletarios espiritualesUn santo patrono para los mediocres1.La disciplina corporal cuya medalla es el orgasmoEl sincero intento que cubre la piel de un escritorCada esfuerzo interrumpido por la carencia de noblezaEstas cosas grabadas en las paredes de un extraño corazón.1 La frase proviene del final de la película “Amadeus”, cuando el maestro Saglieri se titula a sí mismo comosanto patrono de los mediocres. 34
  35. 35. SmarcAsí la noche se vuelve tarde, una tarde fugitiva, robadaEn la cual en silencio, los amantes se encuentran a solasOlvidando la mortal esfera de plata ensangrentadaAdelante ya del alimento que envenena y antecede la destrucción.Grita la tierra entera por todos los animales que la habitanRuge su sol encolerizado al fin por el pliego de ofensasY el universo entero parece adquirir una dolorosa atenciónEl telón que imperceptiblemente amenaza con abrirse...Pero queda ahí, por fortuna, todavía queda ahíTodo habrá de limitarse y aquietarse por cansancioLa desesperación es necesaria para comprenderlaPero sus gestos nunca fueron ni serán útiles por sí mismos.“A los niños y a los ignorantes”, pero no a todos ellos, ahora está escritoMi voz de resentido, por hacer hasta del camino más definidoUna encrucijada a cada paso, exigiéndole pureza a cada pieCalzado o descalzo, sacerdote alcoholizado por el ritual.El apóstata que nunca más habrá de celebrar la muerteEl taoísta que aprende a sonreír a pesar del crimen que conoceLas cruces de Craso en la memoria del neófitoLa historia de Clodia en los labios que besarán a quien la ignora.El tiempo que una vida se demora en hacer su biografíaAcompañada de tan pocas cenas compartidas con justezaQue lo breve se hace daga en la garganta del que manda ejércitosQue lo más extenso se convierte en prisionero de una sola palabra...El agua que se ofrece al amante.Andrea19:2017.02.02SientePorque alguien te mira, por esoEl primer poder que puedes conocerQue adivinaste cuando quisiste tenerloQue utilizaste tarde cuando quisiste retenerlo.A nadie le importa que me esté volviendo locoNadie entiende el esfuerzo que hago para no enfermarY sólo porque ni a mi me importa sigo sin ser víctimaY me convierto en mi héroe, y mi culto es no mirarme. 35
  36. 36. AguaDos mil años flotando en una perfección entendidaPara captar sin querer hacerlo la falla en la estructuraLa pequeña hendidura en la razón más alta de KantCallarla y buscar y encontrar el sentido al error, al posible error.No importa el error, si no importa el acertarY si acertar es tan importante, debe estar erradoY si hay error en mi mano cuando busca y encuentra tu cinturaHasta el libro que contiene mi alegría está errado y arrepentido.Por una cuota de tranquilidad mientras se busca la pazSe levantan muros y se construyen corazas de lejanas aleacionesEl corazón se hace grieta, y la grieta se vuelve cuevaLa cueva ermita, y en la ermita un altar, y en el altar una espera.No doy más.Cada sonido busca su propia música para estar acompañadoCada mañana nublada recuerda al sol que la cortejóY el hilo dental que será de acero inoxidablePara que cada suicida tenga al alcance de la mano su solución instantánea.Festival de tentaciones, roca que se hace líquidoLa primera escuadra inventada y utilizadaLa sonrisa de Pitágoras frente a su trianguloLa primera clase de matemáticas sin haber conocido el amor.La ropa y la máscara, sinónimos actuales que no ocultanNi al hecho ni a la posibilidad del hecho,El presente que no indica el futuro, ciencia de la ilógicaLa manera de surfear sobre la desesperación que no se hace suspiro.Penélope espera, sin saber, esperaY otro Ulises, sabiéndolo, no retornaLa fuerza que da un objeto únicoY la fuerza del que no posee ninguna certeza.El valor del que guarda la imagen de la luna en su corazónEl precio que en silencio paga la mujer por no ser suficienteY una meta más lejana aún que murmura el nombre de su atletaEl llanto contenido en los ojos de los que sin decirlo apostaronA que habrá de llegar, a que habrá de cumplirse, a que habrá de ser.Siento.Smarc19:5317.02.02 36
  37. 37. SmarcDuro pasarUn castigo gratuito, una consecuencia sin causaCompuertas abiertas a un dolor absurdoSin exageraciones ni reducciones imposiblesLa realidad simple, rota en pedazos de tiempo.Los olvidados planos de una construcción ocultaNo alcanzan para unir las piezas del puzzleFalta el constructor, el que una lo dispersoAquel que reconoce lo diferente de lo igual, y le da su lugar.Una imagen y un cuerpo que sobra lastimandoLa historia de los que se siente están demásLa sensación de tampoco encajar, ni de poder hacerloPorque para hacerlo hay que rearmarlo todo desde el principio.Alguien creyó el olvido de lo que deseó, peroPor acciones nuevas no se borran las anterioresEl encierro es el que libera y pone a prueba el metalY aunque sea por la multitud, no es en ella ni con ella.Volar, como el humoDeslizarse por la ventanaSin dejar notasSin dejar siquiera el cuerpo.Después de la vida entre llaverosEl análisis de la sangreEl jarro de agua para el obreroLa estúpida dicha de los que venden cosas.Una ciudad entera pudiera morir de tristezaEl navegante podría maldecir a todos los maresAlguien sería capaz de sembrar una semilla envenenadaY a una mañana no le costaría nada durar semanas.Cada cuerda de guitarra que se rompeTodo lo que ha sido y deja de ser lo que esY se vuelve inútil para la finalidad que le dio existenciaCada ejemplo de cada ley con escritura de letras sordas e invisibles.Sorpresiva victoria de lo unilateralPor cansancio se accede, y por cansancio se pierdeTu imagen se cansará de ti, tú del esfuerzo que pones en ellaY después, la primera bienvenida, tocar hoy lo que habrá de quedar. 37
  38. 38. AguaLa noche en la que la última vela del monasterio será apagadaEl momento, independiente de las luces, en donde ya nada será necesarioRecuerdo e imaginación, la teoría de una ausencia presentidaCasi el miedo por todo lo que se es capaz de atravesar.Quién salvará a quien de sus lunes y sus domingos?La maestra de escuela, el sacerdote más anciano?El álbum familiar cubierto de polvo, recorrido por una araña?La vida cuesta arriba, con la prohibición de lamentarse.Andrea20:2418.02.02SabíasSuave la alegría, memoria del caribeDe un hotel barato en FlorenciaEse riesgo de todo abandono silenciosoLa habilidad con la que se enfrenta a lo rojo.Precisa es la confusión con que llama el placerLo oscuro tiene acceso a ciertas teclas, sabe hacerlas vibrarEl disfraz está siempre en la solidez de un conceptoLa simple inteligencia siempre es capaz de hallar una justificación,A todo.La noche de carnaval, en las veredas del puertoLa viga que señala la sogaEl precipicio de más de una emoción al límiteLa opción, lo grave del libre albedrío, tan hablado.Ojalá pudiera verteSin ropajes ni amenazasLa figura que es símbolo y significadoLa coincidencia entre realidad y aventura.De todos modos, la profundidad del corazón es su razónLa mente debe poder admitir tan simplemente la orillaCasi nadie va siendo tan fuerte como pudieraDecae el plazo, y el sufrimiento ajeno parece gritar más fuerte que el propio.Sobrevivir por decisión, o sin querer hacerlo, por descuidoY ese instante en el que occidente le descubrió el pecho al solLa audacia del ignorante, la imaginación del sabioTodo reducido a un silencio que no pudo asesinar al anhelo de compañía.Queda la risa, la más peligrosa, la que sostiene al que comienza a entender 38
  39. 39. SmarcBrutalidad del salto por el cual cierta lastimosa estupidez deja de hederLa lástima lucha entonces contra la más racional de las actitudesPorque lo que está perdido, perdido está, haciendo fuerza contra los que buscan.Y si las perlas a arrojar, fueran los minutos de lo que queda de vida?Sospecha de que el último de ellos pudiera ser suficiente para arrepentirsePorqué entonces no la reserva, antes que el arrojo, si el último es el que cuentaYa que los últimos serán los primeros, ya que un final no es el final?Los dátiles bajo la sombra de las palmerasEl ruido de un motor entre los camellos nerviososEl vacío que silencia el reclamo de un luto por abarcarloEl sudor de la duda en la tarde extrema de las sensaciones.Al menos sabías lejanamente a lo que te expondríasY como lo sabías, sólo te queda aceptarlo, ve, sube a tu cruzNo hay apuro, ni hay demora, las cosas se cumplenY recuerda, nunca aquí sabrás el número de los que aguardan.Smarc18.02.0221:03PrecioLa escala llena de cadáveres descuartizadosY sólo tú podrás expresar lo que sientesLa habitación todavía vacía de todo muebleY sólo tú encontrarás la hora exacta de tu tiempo.La variante estará en que no existirá variedadAl final todo será lo mismo, a menos que el final sea cambiadoPero claro, quién podría hacerlo, siendo lo que esQuizá ese mismo, el que se encuentra a sí mismo.Volver a la calle, antigua tentaciónEl grito melódico del que está encerradoQue en soledad se escucha, y que empujaAl espacio en donde todos aceptan no comprender.El tácito acuerdo de no cuestionar muchoLa práctica de intentar esconder lo que se reflejaLa risa fácil, el comentario sin intenciónLa vida misma ajena que parece bullir alrededorY que habrá de durar tanto como lo imponga su fuerza.Si lo que ves te basta, nada más habrás de verY si te bastase, porqué seguirías escudriñando señales? 39
  40. 40. AguaAliviana la carga, nada será tan serio como temesRecuerda que ya antes estuvieron en lo mismo, dura poco.Puede que el Amor haya inventado el precio.El que juega con fuegoEl que juega con espadasEl que juega con librosEl juego mismo que se juega.En una hoja un día, víctima de la humedadEl tronco del espinillo graba los sonidos del presenteEl viento hará de púa, la ciencia habrá de notarloLa explicación que le arregla la noche al que comienza.La llave del sentido, indecisa y esquivaQue habilita tan sólo al inicio, invitandoSonriendo siempre ante lo que vendráQue no es poco y no es todo, que es el inicio, no el principio.Y la mano que sabe un cuello la buscaY el suspiro antes de la almohadaLas cosas que se ven con los ojos cerradosY todo aquello que se hace con el corazón abierto.Andrea21:2718.02.02SencillezComo el niño que por primera vez asiste a una danzaY al tiempo, como el atleta que gana su segunda medallaSorpresa y duda, lo posible era realizableY quizá no sea justo, y “no hay justo uno solo”.Smarc21:3318.02.02Duele másPareciera, en la tormentaQue algo habría que cambiarQue el sentido está erradoQue no basta la buena voluntad.Pero si crecer duele 40
  41. 41. SmarcAmpliarse duele másPorque aunque siendo naturalVa más allá de la naturaleza primera.Aprendiz del sacrificio, resisteSólo es oleaje, una desesperación simpleLa falta de aire, de aliento, de claridadLa miel que comienza a atraer moscas.Aprecia el tangible dolor de las espaldasDescubre en la piel la distancia con la metáforaEmpieza ya a sentir la literalidad de ciertas escriturasEs exactamente la edad que debes tener, no lo olvides.Ni la profundidad de un corazón, ni su capacidad de tensiónLa mañana lluviosa con el cuerpo que pesa el dobleEl breve festival de una miseria personal, a los ojosDe seis mil millones de almas todavía insertas en un cuerpo.Un gesto, los brazos abiertos, o el puño que esperaO ninguna postura, ni para la entrega ni para la ordenUn compás más de espera, recordando el valor de la resistenciaCuando la lucha es alta y es continua, y siempre hay paga tras la batalla.El cariño, amiga mía, construido con esfuerzoSin regalos, sin obsequios gratuitosEl reflejo que estaba en la ventana, y que se fugaY hay que salir a buscarlo, darle caza, porque es parte de tu vidaQue ha huido.El tiempo que fue, en el que al tiempo se fue adivinando el que vendríaQue asoma y presiona, latiendo algo que parece exigenciaY la necesaria posibilidad de la música que lo postergaPara definir la dimensión más precisa de una pretensión.Es simple, como cualquier fidelidadSe trata de convergencia y aceptaciónSeguir el sentido descubierto, coincida o no con la corrienteEsté lo que esté al lado, y aunque lo único que acompañe sea la propia fuerza.Así se forja la posibilidad de poder acertar.La certeza vendrá despuésSi persistes.Andrea19.02.0218:47 41
  42. 42. AguaLa salaSentados detrás de sus escritoriosSentados en los bancos de los templos católicosSentados en los colectivos y en los avionesSentados, todos, en la sala de espera...Andrea19:0519.02.02PeligrosidadPor entre los árboles busca el alivioDel hermano que fue ternuraY que ahora habla con otros entesSi permitir ya dejarse ver entre los demás.Y entre los libros, entre papeles en blancoEn alguna fila para pagar alguna cosaEn cualquier lugar siempre alguien buscaLo sepa o no, y sepa hacerlo o no.Las armas que la belleza a sí misma se obsequiaY que va eligiendo a quien entregárselasComo la mujer bella que sobresale de entre las demásY de pronto mira entre los pretendientes y elige a unoPara entregársele, al menos en parte.Un temor, que a veces es escudoVaga por la noche entre las callesBuscando alguna ventana abiertaUna luz encendida, un espíritu flaco.Suma el vértigo fuera del bosqueEl enemigo se hace lejaníaNunca de frente, siempre por asaltoY la ponzoña siempre lista para el descuidado.También son así las curvas en geometría.La cena servida, y la lluvia afueraY en lugar de comida hay un cuerpo vivoFrente a otro que lo mira sin comprenderTodas las noches, a la misma hora.Los directores de la música más antiguaAquellos que hacían vibrar sólo música 42
  43. 43. SmarcSeñalando uno y otro sentido,Marcando así la montaña del olvido, para no olvidarla.Enfermo, sin afeitar, atado a una camilla, febrilPero ya en la morgue, sin absolutamente nadieEl cruel atisbo a la posibilidad del abandonoEl roce brutal con las ciertas consecuencias del error.Habrá culebras bajo tu cama? Bajo el piso?Cuántos metros bajo tierra para que sea cierto?Y enfrente queda todo lo que sabes y lo todo que ignorasCon tu cuerpo y mente en medio, con la capacidad de decidir.Smarc19:3519.02.02DespacioYa cuando la cesión se daba por contadaEl par de velas en lo alto de la oscura torreLe hacen memoria, barro conocidoAunque manchado, sonríe, sabe el agua.El cuerpo temblando desnudo en el frío del hielo altoEl cuerpo cubierto de sudor bajo el oro de la corazaSerenidad y pasión del que porta el efodY fuera del templo, las manos que tejieron la vestidura.Sueña ya con el carro de fuegoLo murmura antes de rendirse al breve sueñoPero mañana será empujar uno de maderaCon la dicha de lo que ignora, y la tranquilidad de lo que sabe.Camino a la virtud, como una piel por afeites diariosLas pesas que fijan la medida de las mercaderíasY aquellas que logran la tensión de los músculosY las otras, las que expanden el capacidad del continente.El trabajo, la primea penitencia, lo que mueve el fuelleQue habrá de encender la llama con la que se escrutará la grutaEl principio de los fuertes, donde ya no se considera al débilDonde también cada cual, deberá probar ser capaz de ofrecer reposo.No es con palabras que se quema la grasa en el altarPero es con ellas como se accede al rito, y al llamadoY también la caricia, aunque exista tanta distancia 43
  44. 44. AguaDel que quiere a quien quiere, porque el lamento, si no inocenteSuele ser sincero.Quién será sostenido si se niega a serlo?Y si lo logra, qué marcas dejará en su rostro y en su alma?Y si luego de construirlo, también consigue cruzar el puente,Y a pesar de todo es capaz de sonreír y hacerle un guiño al pasado?Fantasía y entusiasmo, el secreto de la búsqueda inserta en la imaginaciónVías, que por serlo, le van ganando en valor a la antigüedad de sí mismasSin que se escape la sangre, ni tampoco ninguna cuota ni gota de esfuerzoEl arquero que da con la presa buscada, y que será el que menos se sirva.Los demás, no porque uno sea pocoSino porque uno ha terminado con una parte de síTerminado el cimiento, es posible soñar el tejadoY en silencio, sospechar despacio el universo entero.Andrea19.02.0220:22La flechaEl bosque, envuelto de nubesSe extendía sobre la cumbre de la montañaY era una posibilidad, incluso una empresaA pesar del temblor de las manos, ya ásperas.La responsabilidad de un sueño, de un atisboConvertida en realidad por su propio pesoDesistiendo de juzgar la fuerza de aquelQue forjó en su imaginación la obra que vivirá.Quizá esta noche llamaré, sin invocarY si alguien acepta mi cita puede que no comprendaQue pudiera ser la última vez que lo hagaPara que exista una idea que deba ser olvidada.Entre pérdidas y gestos perdidos entre los días comunesTampoco será tan difícil mantener los párpados cansadosNi desnudar la infinita profundidad del instante de un deseoPor esa magia y esa ciencia capaz de guardarse en los bolsillos.Con la atención puesta en lo que todavía estáComo el que atiende la llama de una hogueraY entre movimiento y movimiento capta el crepitarDescubriendo el sonido que será poema y razón suficiente. 44
  45. 45. SmarcDe todos modos, todavía será posible dar con el modoLa clave por la cual la red se recoge llena y aún asíEs posible dar abasto con lo que habrá de obtenerseEvitando el extravío de cada momento y cada intención.Lienzo y papel, el otro lado del hemisferio que se conectaLa unión lograda por el fin, más que por sus buscadoresEl fin, unido a la finalidadLa finalidad que no espera, porque ignora al tiempo.Estas cosas, y otras, diréA quien esté enfrenteLe interese o noPorque ni siquiera hablaré para mí.La flecha de madera fue vidaQue dio fruto y tocó el cieloCuando fue árbol extendido sobre una montañaSólo para que alguien, alcanzado por ella, quiera notarlo.Smarc21.02.0219:53HumanaTres naves opuestas quebrando el trianguloHaciendo falta la noche y la risa dentro del autoLa lluvia en otro país, con los documentos necesariosEl extranjero del mundo, ese no importarle una región.La clave de los cabellos blancos ya a los veinteEl grito tímido e inútil del resentido de corazónDetalles que borran la lástima y despiertan la burlaPorque el desprecio suele distraer a la conciencia.Rito de la destrucción, las cosas que haces por alguienComo si tuviese sentido, cuando lo que intentas, lo séEs ocultarte a ti la dificilísima tarea de encontrar un sentidoQue justifique en un acto, o en miles de actos tu vida.Sé cómo es, yo estuve ahí, y también en otros ladosHablo de lo que sé, de lo que imagino y de lo que intuyoEstudio historia, solo para poder no fiarme de ellaConfío en Dios, en la Virgen, y en mí, no en tus palabras.Contención de la ausencia de luz en la ropa del invitado 45
  46. 46. AguaBrilla, para los ojos normales brilla, la plata del metalSexo y codicia, la voluntad despierta en la entrepiernaDe ti depende, es sencillo, estuve ahí, y en otros lados.La habitación de arriba, en la escalera está el riesgoEn la imprecisa mirada de los demás está el temorPero es sencillo, acceder no es imposible, es sencilloAvanza, a menos que oigas el sonido de rayo tocando la tierra.El sonido de la espalda que se rompe, a tiempoEl pie izquierdo que quiebra el cráneo del felinoEl apoyo de la derecha para impulsar el ordenLa tabla que se hace nave, la nave que se hace puente.En la entrega o en la dominación está una parteDespués del abismo ambas son posibles a un tiempoMientras la chica que nunca fue amada se drogaMientras el chico, que nunca pudo amar, se ahoga en hierba.Lloverá, aún cuando todo sea posiblePor esas lágrimas que no se decidieron a brotarDejando dentro el agua y la salLo que lava y lo que da sabor a la carneLa vida humana cuando en un punto se hace sincera.Andrea19:5222.02.02Implicación“Enfrentar las cosas verdaderas”2Como en un sueño conscienteComo una conciencia que sabe puede ser sueñoPero hacerlo, sin sonreír ni fruncir el seño.La tierra en donde los gestos no se han marchadoEn donde no están porque no la han alcanzadoPorque se quedaron atrás, ahí donde los sentimientos son pobresY necesitan de actos para ser expresados o percibidos.Hablo de la tierra propia, de uno mismo como huerta y hortelanoLo que uno hace consigo, lo que permite que otros haganLos tiempos entre soleá y alegrías y buleríasBajo la sombra de un olmo, o expuesto a un sol sobre una estepa.2 Valentina Rodríguez Adorno. 23.02.02. 16:20 Hs. 46
  47. 47. SmarcEntre los yerros, que suelen traducirse en ausenciasTodavía le queda al instinto su sello único de cierta prisaPero no de impaciencia, y así se tolera el paso de las manecillasY así se observa el paso de los mismos astros que observaron los antiguosY la misma mano que liberará la tensión de la fecha, mantiene ahora la de la cuadriga.Es a veces, entonces, que el silencio dentro de alguien genera su nocheEl dolor no se extingue, no amengua, y parece no detenerseLa burbuja sigue siendo frágil, y su realidad no muta en significadoY si hay un cambio no lo hay en el sentido, sino en la suma de los pasos dados.Un gran cuestionador, un gran erudito, un gran buscadorCarne de tanta maratón para llegar a un estado de sinceridadEn el que se reconoce la posibilidad de no poder llegar más, más lejosPero donde no se olvida que iniciado un principioUn final es fruta en la copa del árbol terrestre para un cuerpo humano.Por lo demás, una memoria no sirve para fijar a otraRecordarle no implica que nos recuerde, a ninguna horaLlamar, es cierto, pudiera ser que implique una respuestaPero no otro llamado; y aquí, quién contesta qué llamado?Por alguien, con alguien, que es uno mismoEl temblor en las sienes luego del reposoFrío desenfreno, destrucción libre de todo juicioEl murmullo de una mujer maduraEl susurro de una mujer sabia.Smarc11:2724.02.02Se hi d aHalló una alegría peligrosa, y no la manifestóDetrás había lo que no podía o no quería explicarSintiendo que todo, absolutamente todo, era parteDe un equilibrio desesperante para quien no lo comprendiera.Accedió al arte de poder llegar a posponer lo ciertoSintiendo el peso de las miradas, al tiempo, desestimándolasJuego de ida y vuelta del que cede un trecho y luego estiraA condición de cimiento móvil, como la sangre dentro del cuerpo.Nevó, y no encontró abrigo, en su mente no dio con el consueloLo negó todo; roto, juró, y entre promesas se mintióPor lo que otros llamarían odio, sobrevivió del restoY cayó a la arena, para ser abrasado por la confusión. 47
  48. 48. AguaPor un descuido, fruto del límite con el agotamientoVio, a través de una distancia solo comparable con la imaginaciónUn libro y una espada, distintas y no opuestasY se entregó a lo que vio, y se dejó marcar por su aceptación.Con las emociones trituradas dejándole el pecho lleno de curuvicasInmerso en el hastío de una y otra prueba que lo llevó al concepto de ellaAsimilando la forma necesaria que oculta al fondo que llenaSe sostuvo tembloroso, como lo hace quien sospecha.Una noche, por fin, cayó dormido, por varios añosDurante los cuales aunque el sueño fue inquieto siempre,También siempre un dedo inefable tocaba el centro de su frenteComo el ancla que detiene la barca mientras ésta se aprovisiona.Despertó después, con el cuerpo cambiado sin notoriedadPorque aunque su fuerza era casi la misma, merced a cierto olvidoLa intuición, al vigor, le dotaba ahora también agilidadDejándolo listo, para idear, construir y subir alguna escala.La acogida fue tan brutal como la despedidaEl que se sabe parte de quienes no lo reconocenLos que reconocen - sin saber por qué - lo necesarioDe un desprendimiento de la parte que sostendrá el conjunto.AhoraFijo en el centro del vitral de una catedralSin mirar se deja observarSeñala con fina rudezaEstá.Andrea12:1724.02.02Es fuerzaLanzarseY ser también la trayectoriaY ser también parte del blancoVolver a uno.El paisaje de la vida de alguienLa suma de destinos y de arquitectosEl acto de la decisión de no actuarLa complejidad con que se esculpe la pureza. 48
  49. 49. SmarcLa resistencia del peligro a desaparecerCierto peso de lo que habrá de venirY que probablemente no tenga que ocurrirEl instante que hace el desde antes, este ahora.La distancia del que Es.Las funerarias están llenasLa tiendas están cerradasTu duermesY yo velando.Estaré más cansado, despuésY cuando todos lleguen seré más viejoY si pocos notarán el rojo de mis ojosQuién habrá de dar con la causa?El miedo aguarda en el pórtico de las puertasLas veredas están llenas de suplicantesLos colectivos están llenos de lo que seaY sé que alguien trata de estar lleno para poder dar algo.El que siente amor, y el que cree sentirloLa bruma en la mañana en la que quemaron las navesIdeas y pasiones incrustadas en los nudillos de los dedosEl lienzo que por colores quiere llegar a portar un mensaje.Las sierpes andan sueltasLos primeros sicarios esperan que algún corazón los acepteLa fuerza, despierta o dormida, alecciona a raudales el tiempoClima y geografía en la mente de quien las concibe independientes.Los pasos breves del extraviadoLos ojos en la ventana de quien anhelaCuando el techo cruje, cuando el suelo es húmedoCuando el maestro entra al aula y la pizarra está limpiaCuando los ojos, lo logren o no, intentan ver.Dos golpes en el pecho, y la hombríaNiño y guerrero, el polvo en el peloNo hay caída en el esfuerzoVale por sí, esfuerza, es fuerza.Smarc12:5724.02.02Cuesta 49
  50. 50. AguaNo te tienta escapar al sentido?Entregarte al dulce y liviano aromaDe la esencia de la irresponsabilidadViviendo un segundo tras otro, sin recordarlo?El sonido de los cristales cuando se destrozanEl hueco vacío de las copas a mitad de la cenaEl ámbito que va siendo conocido, y detalles lejanosQue construyen el edificio de una continua no caída.La fiesta de la luna nueva llega en su fechaCada ser va siendo con prescindencia de los otros seresY aunque la mutación y la evolución llegasen a contarMás adelante, sólo serán un justificativo al sentido nuevo encontrado.MiraEl erudito busca apoyo en lo que otros escribieronMientras que el que cree no necesita de ninguna escrituraPero en ambos no hay escape para el apoyoPorque, quién le dice a su cimiento “ya no te necesito”?El vuelo eterno cruza fugaz por la garganta en un gritoTodas las venas parecen querer salirse de la pielMientras se obliga a alguien a confesar una verdadSobre la que, al final, también habrá de dudarse, inevitablemente.El que habla de razón como distinta del corazónEl que distingue el ver, del también complicado mirarAcaso entiende el significado de tener dos ojosHaciéndose capaz de evitar una metáfora en la exposición de su discurso?La calle, ahora que recuerdo, con el convertible rojoLos ceniceros llenos, y el bolígrafo que dejó de funcionarEl relato a peldaños que fijando no el rumbo, sino su posibilidadLe sonríe al que camina, al que busca, al que en movimiento espera.Y cambiaste de perfume, y cambiaste de ropaAlguien llamó – cuánta gente llama – y no te encontróPara que de todo esto yo me entere despuésCuando por fin tenga posibilidad de volver a empezar.Existe el lugar en donde corre una cartaQue comienza con un “si volviera a morir”?O todo puede reducirse a la explicación clínicaDe por qué alguien se negó al llanto? 50
  51. 51. SmarcCuesta, porque no basta.Andrea22:3226.02.02Doblar y torcerSi no demuestras sufrimientoDesparramando con tu boca tus desgraciasPodrías hacerte intolerable a sus ojosPorque entonces, cómo podrían salvarte?Y el ojo, que quiere ser expertoBuscará la grieta en tu estructuraY verá hipocresía y hasta cobardíaEn ese intento, mientras no sea obra acabada.La potencia habla de la potencia, puede hacerloLa potencia también escucha a otra potenciaPero el acto consumado, lo hecho, lo logradoPara bien o mal, se acepto o no, trasciende a cualquier potencia.Entre el significado del primero y del últimoNo hay mediocridad inserta en el que transita a mitadCondicionamientos demasiado simples, como toda dimensiónEstructuras delicadas, vuelo de la mariposa filosóficaAl lado, abajo, arriba, enfrente o detrás del azor que casi sonríe.Paciencia y soledad, hastío y fortalezaEsos tejados que serán vencidos por el tiempoAlgún recuerdo que acompañará una vida efímeraEl temor de que el símbolo no alcance al significado.Antes de la noche oscura, cuando las veredas eran posiblesY aún después, cuando creímos que sería posible volverA revivir, si no una historia, un nombre, un compartirNo te parece que era tan cierto sentir los bolsillos llenos de monedas que dar?Cuando doblar no era torcerCuando por agilidad se esquivaba, y no al revésLos instantes, en fin, donde se fraguaba este momentoEn el que extraño como una manera de no desprenderme.Pero en fin, puede que la humanidad no sea tan frágilQue lo bello y la belleza sean asequibles para cada cualEl sonido, la pintura y la escrituraO un cerrar de ojos en la madrugada de la primera vez con alguien. 51
  52. 52. AguaLa mujer que habló en la sociedad de los hombresEl hombre que habló entre los ángelesEl silencio en el que laboró El PrimeroLa tensión en la espalda del que no explica el primer trabajo.Poder dar mucho, por no tener que hablarMientras otro habrá de hablar tanto para obtenerEse pedir, y ese dar, ese cambio, y aquel intercambioEsas cuestiones de no estar con la persona, pudiendo hacerlo.Y otras cuestiones, que no pesan menos.Smarc23:0826.02.02Del mar a su playaNo estaba nadieEn el primer beso del mar a su playa.***No estaba nadieEn el primer beso del mar a su playa.Es posible imaginarlo, real o ficticioEs lo que nos queda, lo que tenemos, imaginaciónImagen, que busca una semejanza...Convergencia, anhelo de precisión, de justiciaDe cosas que suceden, que son explicadas, que son resueltasDe todo aquello que exista o no, puede cambiar a alguien, exista o no3Por encima del cambio, por encima de lo que cambia.Habría que llorar por la capacidad de ser sincerosMientras se transporta el ataúd del conocidoRasgar las cortezas de los árboles más antiguosPara gritarle al mundo la edad de un vegetalY encontrar en ello el convencimiento de la necesidad de un altar.Shhh, el secreto de la confesión.Shhh, los sicarios conocen nombres.El mar es de letras, el mar es de sonidosToda letra es número, y todo sonido estructura3 Teoría de la percepción. 52
  53. 53. SmarcLa voz del otro lado recuerda una misión confusaLa tarea es clara, su finalidad oscura.Inútil y humillado, quién habrá de seguir tus pasos?Si eso pasa, es simple, no es lo que haces, es lo que buscasNo memoro al italiano, sabiendo que tu mente lo haría,Si lo sientes bien, lo mires o no, no es a la inversaPorque no hay opuestos: cada fin establece sus medios Se de o no con ellos.La gratitud de una amante satisfechaLa gratitud de un recién nacido por la leche de la madreLa gratitud del neófito por su primera certezaLa gratitud del que accede a lo que no podrá compartir.Se rompe adentro, y lo destrozado se vuelve conjunto de piezasQue podrá ser figura acabada o no de quien la concibaCon o sin sábanas de seda, con o sin camisas de satén o de algodónFumando en el puerto, o haciendo guardia en la madrugada de la natividad cristiana.Emerge el pecho sobre las olas de la nocheSin violencia, sin fatalidad, con brusca humildadLa decisión que estuvo atrás, que marcó momentosQue a la consecuencia le viste con traje de resultado.***Un hombre, uno solo, uno sóloCapaz de renunciar y de tomarDe odiarse y amarse para vencer sus sentimientosY encontrarse con el espejo de su vida que habrá de quebrar.Una mujer, una sola, una solaCapaz de ofrecer y de exponerDe saberse sabiendo sentimientosPara poder captar las cuentas esparcidas de un arte extraviado.***No estaba nadieEn el primer beso del mar a su playa.Andrea23:5226.02.02Inter 1 53

×