• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
10   miasma - carta
 

10 miasma - carta

on

  • 824 views

 

Statistics

Views

Total Views
824
Views on SlideShare
824
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    10   miasma - carta 10 miasma - carta Document Transcript

    • Miasma Rodríguez Carrillo15 de octubre de 2002 – 28 de noviembre de 2002
    • IVamos a cruzar el difícil puente humanoQue une a la calle con el monasterioEn la compañía de quien quiera y se atrevaA tocar de pleno las filosas aristas de la sinceridad.Vamos a jugarnos a volvernos piedraO a hacernos polvo contra la mayor de todasEn la seguridad de que ése es nuestro papelMarcar una señal donde esté o no el equilibrio.Vamos a seguir buscando la luzSin olvidarnos nunca de sumergirnosEn las saladas aguas de lo más cotidianoAunque con lágrimas tengamos que pagar el gesto.Vamos a seguir sonriendo en soledadY en público valoraremos la risa ajenaAtentos respecto de la distancia que se nos imponeMás atentos aún respecto de la que imponemos.Vamos a mostrarle nuestro rostro a cada desafíoPara que la idea se permita rozar nuestra faz de carneAdmitiendo que lo inefable more un tiempo en nuestras manosPermitiéndonos la audacia de intentar ser más de lo que somos.Vamos a agradecer si nos toca vivir algún sufrimientoPorque es así que vamos a poder probarNo sólo la dimensión de nuestro entendimientoSino la fe que con el alma buscamos alcanzar.Vamos a recordar la realidad de los eseniosCuando nos nombren a los saduceos y a los fariseosY evitaremos olvidar a los sicariosCuando la voz del Islam nos llegue con el viento.Vamos a continuar nuestra búsquedaAunque el mundo entero nos grite que no encontraremosPorque sabemos que el precio de llegar a ver lo que buscamosEs vivir un último instante que ni la imaginación puede sospechar.Y al final de la películaSumando y restando todoVeremos si logramosUnir a la palabra con su silencio.15.10.02II
    • Por la boca de uno se desliza el vinoEn la de otro se detiene un quejidoAquel por alguien está acompañadoÉste solo tiene su propia grandeza.Quién bebe de la copa de oro?Quién calla sus íntimos anhelos?A cuál de los dos alguien señalóEl secreto murmullo de la tierra?Quien ha sabido pasar por la miseriaNo enturbia la alegría de quien sonríeSabe bien que el tiempo es pocoQue ningún reloj se compadece de su dueño.Quien ha sabido pasar por la alegríaSe cuida de no enardecer al que padeceSabe bien que el primer homicidaEn el sacrificio ajeno visualizó su propia distancia.Mas, si en juzgar a otro habita un gran peligroQué le espera al que de sí hace juez y acusado?Cómo llegará a la explicación justificadaDonde condena y absolución intensamente se absorben?Y entretanto, nadie niega la actividad de los ejércitosCada arnés reflejando el rango de su jineteCada hoja exponiendo la dimensión de su portadorLa sed en el ser, el agua esperando dentro del enemigo.Ahora en uno de los bandosMañana en otroMediando entre ambasLa decisión que emerge de la duda.Y en la memoria unas palabras que refierenNo a lo recto, ni a lo trunco,A algo más de aquí que de alláQue en una parte dice: “porque no saben lo que hacen”.Y aquí es donde estamos, ahoraCon una escuela defendiendo los resultadosCon otra tratando de enarbolar el procesoFrente a la entrega, frente a la renunciaComo si no supiéramos que alguien nos observaUn alguien que lleva nuestro nombre y nuestra piel.15.10.02III
    • No se sabe si en el fondo de su humillaciónPretende lograr un algo que mucho anhelaO desterrar de sí un algo que mucho despreciaNo se sabe si algo le estira o algo le empuja.Sabe su ignorancia, leyó al griegoSabe su intelecto, se escuchó hablarMas no basta, también esto lo sabeComo sabe el día que es por la noche que existe.Sin embargo – un sin embargo enorme –No siempre lo que se sabe señala lo ignoradoNo siempre en el esfuerzo se apoya la metaAlgunas veces, si es sincero, basta con el intento.Pudiera parecer injusto, pero, en el fondo,Acaso lee tanto quien no quiere hacerlo?Acaso escribe quien no quiere ser leído?Acaso espera quien no aprendió a hacerlo?El poder de un gestoLo sepa o no quien lo ejecuteLa música de Bach siglos despuésViviendo, si se quiere, el antes del después.Qué compensaría la realidad expresableDe ver en un ser humano un alguien que morirá?Qué imagen podría alcanzar tal magnitudQue a su forma pudiera tornar el suelo de su sentido?Habría, quizás, un sentimiento, establecido en unoQue en su principio, dirigido y enfocado a otroAlcance a sobrepasar su dirección y su puntoPara concentrarse en el puro acto de no concentrar?Pero vamos, hay que ir por la calleComprender que creador hay uno soloMientras todos hablan de creatividadHay que tragar tanto la pulpa como el carozo.Se sabe que miraQue sus ojos no fallan.Se sabe que quiere compartirQue lo que tiene lo recibió para dar.Se sabe que también tú esperas.15.10.02IV
    • Esta tarde yo te di una alegríaY antes que a ella te entreguesYa elevé tu cuota de responsabilidadPara ponerte de mi lado, del de los que exigen.Si fuera alguien distinto de míDiría que en unos años, cuando por mis gestosLogres alcanzar el mensaje y su sentido últimoSabrás también compartir lo que entonces llevarás.Pero se trata de mí, del que te implicaEn el que todo es afirmativo o negativoPor una cuestión de tiempo que no decidíQue la impusieron las calles, lloviendo o no.Mañana es la cita, la primera mano fue hoyA ver si puedes convertir el polvo en alfombraSi a la primera le puedes torcer el cuello a la medusaY volver a mí sonriente, con sangre fresca en las manos.Aprenderás a guardar el secretoPorque aunque te digan que no se puedeY aunque al verlo te resistas a creerloVivirás la extenuante sensaciónDe llegar a ese límite donde cada cual decide su extensión.Grano a grano, si a la primera respondesEl hallazgo de una comprensión sin tener que hablarLa mirada que escruta en tu interior sin desnudarteY que te deja la señal del camino a seguir.Aprenderás a querer, y a querer másPorque ya alguien sabe lo que quieresY hace que sea posible lo consigasComo el árbol que agradecido, al caminante ofrece su sombra.Y tu propio ser hallará la huella más peligrosaLa que sólo unos pocos dejan en cada curvaY cuando en ella fijes la vista y la intenciónY sientas entonces la necesidad de pisarlasEn tu boca florecerá la dimensión de la sedY aunque por desafío de juego o de guerraA pecho abierto te lances a obtener el premioViendo claramente que en ello se decide tu destinoDarás con lo que da la valentíaEl fruto que madura la soledad más intrépidaEl alcanzar lo pretendido sin acordarse de uno mismoCon las espaldas rasgadas por las miradas de los que quedaron.
    • Pero como no fue poco lo buscado, al alcanzarloLa memoria no tendrá tiempo para lo sufridoPero sí para los que todavía viven su tiempo de esperaComo lo viviste tú, esta mañana, del otro lado de la puerta.16.10.02VEstá bien, es cierto, lo confiesoAlgo adentro quiere que el puñalSea empujado hasta tocar el maderoPero no es mi puño el que anhelaEs mi pecho convertido en fruto.No tengo la culpa de sonreírle a la desesperaciónNada me obliga a decir que todo lo que ocurreLo hace porque nadie más que uno lo permitióO lo hizo posible sabiéndolo todo, todo el tiempo.La opción de olvido, el dejarlo pasar, el dejarlo hacerY la música que llega para aguijonear la memoriaTratando todavía de lograr que todo sea un juegoComo el cachorro que le busca camorra al macho adulto.Por donde menos se espera habrá de darse el saltoEn medio del humo, o en medio del hieloPero con las inevitables marcas que deja el aguanteQuemando en el rostro de la minoría la llaga de los escogidos.No todo estaba en el ríoAl final la metáfora será pocaY la sorpresa no será tal, no másEl prurito del hastío, al que como pudo se resistió.Nada que hacer, no llegó a tiempo el cansancioMás bien pronto venció el mecanismo de las manecillasNo se doblegaron las rodillas, no se sudó sangreY si pasó, y si tuvo testigos, lo que siguió lo aplastó.Los actos de la prostituta y las intenciones de su almaLo que sabe el docto, y lo que quiere, sin uniónLa mirada que despliega el niño, y que no da con el ejemploLa casa que creen vacía, por estar dominada por la nada.Los muy fríos sonidos de la pacienciaLa voz de seis mil millones de humanosQue en la vida podrán darse las manosAunque griten su gran sed de penitencia.Como de loca llegó a ser la reina
    • Aquella que en Manú fue una mujerQue por no pretender demostrar saber leerLogró ser el viento que sus sueños peina.Pero me olvido que esto no sabesPorque si lo sabes me has engañadoDesde el primer verso abarrotadoHasta el punto que será olvidadoEl último, el siempre más oxidadoEl que no pretenderá que tú te salves.Son cosas complicadasUna hoja en blanco, papel o monitorY una vida llena, azotea y asfaltoY escuchar de formas y no de fondoPero escuchar, hasta llegar a oír.16.10.02VIIrradiaba esa posibilidad de placerQue sólo puede prodigar quien rozóEl abismo, el límite y la quietudSin gastar fuerzas en resentimientos.Como la espalda ensanchada por laborAsí el alma expandida por vivirY una y otra apresadas en un mismo nombreQue en otro quiere encontrar la llave que lo libere.Sencilla la sentencia, luego de estar ahíDos piernas rodeando el cuelloLa expresión de amenaza del bravucónLa vida a un chasquido de extinguirse.Un esfuerzo más, siempre uno másPara labrar el comienzo de lo interminableEl punto en donde sonríe el infinitoDonde la imaginación por fin besa su mar.El destello que provoca una mente que se asumeLa hoja que no cae del árbol, que lo abandonaNo porque lo desestime, no porque lo quieraSino por una orden que sin comprender la entiende.Como la madre que le priva al niño de su lecheNo porque le falte, no porque no tieneSino porque intuye hay algo más en esa boquitaQue insatisfecha de lo que la tierra le dio
    • A sí misma se obligará a buscar el cielo.Cien muertos para que el enterrador tenga trabajoCien pecadores para que el sacerdote tenga trabajoCien centenas de años para que el trabajo sea dignoCien segundos para que me mires y encuentres o no un espejo.Cuesta saber que cuando no cueste no estaremosQue “uno es el que siembra y otro el que cosecha”Que “la vida es breve, breve”Que cuando sonría quizá no lo veamos.Pero cuesta ahoraAhora que tenemos las fichas del sudorAhora que la certeza la establecemos nosotrosAhora que sabemos que decidimos cómo habremos de terminar.16.10.02VIIQuién piensa en el dolor del amoCuando pierde a su esclavo favorito?Alguien notó en el rostro del viejoLa ausencia de esa seguridad que hasta ayer tenía?Quién nos explica la sorpresa del niño de campoCuando por primera vez presencia el sonido de algún motor?Quien nos narra la inmensa pena del niño de ciudadCuando por primera vez presencia la faena de algún cordero?El agua parece caer del cieloLe llaman lluvia, muchos le temenNo cambia el aire, no mutaInvita a cambiar, y cambiar duele.No se ponen nombres a los suspirosY por hablarlo, el pesar no amenguaConsigo, cuando se marchan, las sirenas no llegan a llevarseLa angustia que una pena provoca.Es más lejos, mucho más lejosTanto, que ni Némesis1 emprendería la marchaNo por temor a lo que ya cada lejanía implicaSino por respeto a lo que al llegar encontraría.Con sangre se forjaban las espadasCon lágrimas siguen forjándose algunas almasY en ciertos subterráneos, todavía ateridoAlguien no logra arrancarse tu imagen de la piel.1 Diosa de la Venganza.
    • Tras las rejas, el claro ofrecimiento de la calleY en ella el oculto murmullo de los que aguardanYa las manos que buscan las llaves – adentro pesa –Ya puesta la sonrisa, ya calzada la dura coraza.Sin víctimas, sin victimarios, más lejosEn el boleto del colectivo, luego del LibroEn los pasos que dan las piernas que fueron rotasCon los ojos necesitados de lentes para transitarPero con la intención que no necesita de muletasCon el sabor de la mañana acompañada del rocíoRumbo a la tierra que los gentiles sueñan con poseerRumbo a lo que desesperadamente quiere existirComo si fuese necesario, como si en ello estuviese todo.17.10.02VIIIVale más que no te apuresQue todavía no se domina el tiempoQue la piel aún debe hacerse más firmeQue todavía el cuerpo hay que llenarlo con fuerza.Vale más que no te apuresQue tampoco tú podrías comprenderlo todoQue todavía no podrías secar la desesperaciónQue en el viento aún no es tu nombre lo único.Que de todos modos, alguien va a querer a destiempoQue todavía tendrá trabajo el guardiánQue todavía tiene más que sudar el guerreroQue aunque el lazo apriete mucho, todavía se respira.Que aunque lo quieras no podría ser distintoQue en cierta dimensión las acciones cuentan pocoQue es por la asfixia que a veces se aprecia el aireQue a veces, por tener precio, alguien pierde su valor.Que a cierta edad ya no caben los ejemplosQue ante la última puerta, vida y muerte desaparecenQue luego de ver los estragos de la vanidad se ve la curaQue el fuego siempre le sonríe a la brisa cuando lo toca.Que el sentido va siendo descubiertoQue el que golpea va sintiendo el golpeQue quien retiene va sintiendo el pesoQue quien entrega va sintiendo el llamado del vuelo.
    • Vale más que no te apuresQue como sea, ya lo sabíamosQue de ausencia fue el principioQue en el punto de inflexión se halla nuestra razón.Que cada forma, por ella, guarda un secretoQue siendo difícil con bondad despliega la sedQue en su seno más profundo fragua una sonrisaQue habrá de unir lo que nunca fue separado.Vale más que no te apures.18.10.02IXImprevistamente murmura el arroyoQue no le basta ser de aguaQue el cielo es poco y a él nunca llegaY que al final, son las piedras las que cambian.Con los ojos en blanco, con gastada ropaEn el fondo de una habitación en penumbrasUna dulce niña va expresando profecíasVenciendo sin querer los puentes que tiende el tiempo.Se exige el cuerpo, busca el extremoNo quiere admitirse el cansancioBien sabe que cualquier reposoPodría hacer que la verde sierpe2 despierte.Tras una llamada sin demasiadas intencionesEn algún lugar del mundo ya se ha iniciado el ritualQue en un mismo lecho hará converger a dos cuerposQue una vez más intentarán lograr lo que la tierra les niega.Con filo sonríen los visitantes atemporalesNo existe el muro con el que den el rostroY muy ancha quiere parecerles toda carreteraLo que no puede tocarse impresiona otros sentidosY, sin embargo, cuando la rueda adquiere velocidadCada cuadrante casi alcanza simultaneidadSe abre la mente, despierta al fin la intuiciónY con los talones en el suelo pueden atravesarse las nubes.Y así, se comprende, como una mano haciendo sombraQue fue el arroyo el que sintió las pisadas de la niñaLa misma que de su boca dejó salir el futuroQue habrán de presenciar los visitados por un sentimiento.2 Codicia
    • Con la suerte de tan sólo ir cumpliendo su destinoHay uno que ni carne ni grasa ofrece al fuegoQue en cada suspiro abarca noches enterasY que al tender la mano, tiende al mundo que cabe en él.Después de todo, son los niños los que sabenQue cada estrella lo es por sus infinitas puntasQue todo centro lo es porque a él pocos lleganY que todo camino, no es más que un precioEl cual se paga cuando el juego se acaba.20.10.02XCada palabra, una vez leída, fatigabaY el día era leer, y la noche era leerY el libro era el mundo, y en el mundo estabaY algún lector, cediendo a la fatiga, cerraba el libro.Descendiendo a lo profundo de las minasCon el recuerdo del sol como provisiónCon la esperanza de volver a subir como alimentoCon el trabajo enfrente, todos, todos los días.Tres pirámides y cuatro direccionesNo alcanzan a la mano del dirigenteQue en un sobre sellado lleva papeles que no dominaPorque no pudiendo con la suya, la vida del pobre perjudica.Durante años, cada uno de ellos con sus horasSe ha ido gestando un muy profundo clamorQue los más han decidido ir desistiendo de atenderComo el niño que destrozado de un golpe por la tristezaAprende de lo que ve que nunca podrá vaciar el mar.Fácil como perder la risa es perder el entusiasmoNo es difícil ceder al error y al engañadorLa historia misma apoya a todos los vencidosY, acaso, no es la mujer de Lot la que lo certifica?Mas, a veces, cada tanto, algo brilla con la luz de lo extrañoPese a la tormenta, y pese a que todos corren buscando refugioUn niño celeste fija los ojos sobre la tierra húmedaNo huye, no huirá nunca, dispuesto a esperar siglosHasta que brote la semilla que con su amor sembró.De cuando en vez, pese a que duele el enfermoAlguien reza por el médico, porque sus manos no se rindanY aunque en silencio fervientemente busca una explicación
    • Amuralla sus expresiones, protegiendo de miradas la guerra que lleva dentro.No siempre, sólo a veces, es la alegría la que provoca el llantoY de lo profundo emergen esas lágrimas que lavando curanY dientes y puños dejan de apretarse, y el pecho, aliviado, se expandeY se descubre que todavía hay fuerzas, que de nuevo, todo puede ser posible.Por no vivirlo, a veces, alguien descree de lo nuevoAbandona por siempre la idea de todo futuroY la frente se marca con la idea de lo mejorY por sí mismo comienza, uniendo mente con corazón.A veces, en el presente alguien clava la espada.21.10.02XINo menciones las certezasMira que quizás hoy es el día.La manera de vencer el impulsoQue quiere hacer que te quedes en casaY salir a la calle como si fuese placenteroA ver el rostro de los contendientes de la nada.Con los deseos que dijeron son malosExpuestos antes que escondidosDiciendo con exactitud no lo secretoSino el rumbo de sus señales.Para ir respirando tus alientosAcompañarte de a poco en tus miradasRozando ya el mismo sueloAcercando mi hombro al tuyo.De forma que primero me intuyasQue de idea vaya pasando a cuerpoQue por distancia se vaya notando el límiteEn el cual habremos de mirarnos la primera vez.Desde los gestos, los que habrán de aprenderseY todos aquellos que irán siendo desestimadosIr realizando el cambio que dejará lucir lo inmutableEl destello que se convierte en obediente reflejo.La cuota que aporta el recién nacidoSu propio camino que busca el mayorEn el espectáculo de dos nombres que se hacen unoEn la dicha prometida y en la antesala de su cumplimiento.
    • De manera que sigueLo breve, de brevedad moriráEscucha la invitación de la danzaNo temas cuando el corazón galopePermítele al fuego marcar tu estómagoNo dudes si los ojos de pronto se te nublanTodo es prueba, no seas bandera contra el vientoSé lo que deseas, el llegar para volver a partir.Va siendo hora, lo sabemosVa a ser entre nosotrosAsí que ya no menciones las certezasMira que quizás hoy es el día.21.10.02XIIDejaste que se marche, y antes se lo pedisteY al conjunto de renuncias que así asumisteLe pusiste el aprobado nombre de madurezPero para lo que de veras sientes por las nochesSucede que no le has encontrado ningún nombre.Y está la hora remarcada por el crepúsculoEn la que llamaba con mayor o menor precisiónY el tiempo de lluvia, cuando preparaba caféY el tiempo de frío, cuando sus sueños entibiaban el lechoY el de ahora, el de las aguas calmas por carecer de navegante.Creías saber lo que hacías, muchas veces lo revisastePero hasta que pasa no todos miden el umbral del dolorHasta ser vivida, cada palabra guarda parte de su significadoLa sorpresa, se descubre, suele ser prenda de la pérdidaExplayando la distancia que la difiere de la separación.Sin embargo, al no encontrar reproches te consuelasCon ciertos prestigiosos gestos no caes en la quejaDe todos modos parte de una rara belleza te persigueAlgo en ti refleja que eres algo más de lo que muestrasY el juego consiste en adivinar si ocultas dudas o certezas.Si no te cuidas, si por un momento no prestas toda la atenciónSentirás el aguijón de la presión del tiempo dialogadoEl que hablan los demás - como si ellos no fuesen los demás -Y entonces a la edad que tengas le admitirás una situaciónY sentirás la tentación de volver a buscar en donde no hallaste.De un drama suele pasarse a otro de menor calidadY como la falta de triunfos pesa en la mente terrena
    • Cada minuto parece hacerse doble, cada instante una sentenciaVuelve la premura y, penosamente, con el mismo sentidoCambian los actores, pero hasta el discurso es igual, y hastía.Muchos avanzan si adquieren convicciónCansa y duele menos remar cuando se intuye la orillaY se mira menos hacia atrás si lo que cuenta es alejarseHasta que el remolino fija su centro entre las cejasAdvirtiendo con silencio que la abeja está lista para hacer miel.Puede que el agua ignore que lo esPuede que hasta el fuego quiera ser más de lo que esMas entretanto, del lado de la calle siempre sola o tan transitadaLa suave caricia que podrá o no volver a prodigarseQuizás ya con arrugas, aunque quizá también sin amargura.Día a día, más allá de los poetasDefendiendo lo que nadie más defenderíaIntentando lo que nadie más intentaría:Lo que sin pertenecerte quiere serte obsequiadoPorque con firmeza y bondad siempre se logra la altura.21.10.02XIIIEn el centro de la montaña habita la prisaReposa la quietud en la carrera del guepardoLa fiera y la piedra por un momento se intuyeronEl sol y el mar lo notaron, no se lo dijeron al hombre.En las orillas del polo hay un oso blancoEn su aliento suele jugar la magiaLas reglas no lo alcanzan, aunque obedeceNo se confunde con la nieve, la distingue.Un disco nuevo, una barra de chocolateUna copa de champaña y un terrón de azúcarSu nombre escogiendo su lugar en la memoriaSu ser todo, sin esfuerzo, casi venciéndole al tiempo.Mas, de pronto, algún sueño se vuelve intranquiloY así como despierta cierta ternura el noble fortachónEl pequeño bravucón exhibe los dardos de su inteligenciaY aunque ambos tienen corazón, no siempre tienen razón.Por un instante imagina al misioneroEl polvo va jugando rudo con su rostroPero la idea que lo mueve sonríeAcepta el camino, como acepta el novio la ceremonia.
    • Y no después, sino al tiempoImagina al ermitaño que sobre una rocaVe el camino, al misionero y a su destinoY volviendo la mirada, se ve a sí mismo sospechándose observado.Preguntan no para saber, sino para probar si sabesEntregan, pero sólo para ver si lo valorasPiden, para contar si diste o noViven, para ver si por ellos vives o mueres.Y si esto es cierto, y siéndolo te molestaEs porque vas en el mismo trenDonde lo que consigues es lo que cuentaY no lo que intentas: tus sagrados imposibles.Se sabe que tres generaciones pesan más que unaQue dado el borde, lo conocido quiere retener al visionarioPero es lo que se sabe lo que va perdiendo valorPorque, acaso no es lo más ignorado lo más alto?Imagina que tu voluntad converge con otra superiorY al tiempo imagina que no hay otra voluntadY al tiempo que todas las voluntades existen y difierenY al tiempo que todas coinciden sin confesarlo.Ves que tu brillo puede molestar al oscuro?Ves que tu lentitud puede entorpecer el paso del rápido?Ves entonces que hay cosas que aguardan su tiempo?Ves que lo anónimo todavía le sabe contender a lo firmado?Te dirá que fue por ti que cambióParecerá injusto que no hayas cambiadoPero uno habrá de callar – sabemos por qué -Y el otro, al silente ejemplo tendrá que hacerle frente.Pero vamos, de corazón, no vale el públicoVale una risa en alguna boda donde faltó dinero para el vinoEl pelo un poco largo, aunque con la conciencia de ser objetivo del límiteConvertir al pecho en blanco – y no en escudo - de una flecha de fuego.21.10.02XIVSabés qué?A mí pió qué puta me importa?Un huevo me importa quien se juegue a lo seguroIncluso el huevo de los primeros egipcios.La culpa para los teólogosLa responsabilidad para los que masticamos la calle
    • Los buenos modales tratando de disfrazar la cobardíaFrente a la cara rota por la querencia a la cofradía.Vo pió qué creé?Que me impresiona tu techo y tu comida?El cadáver que llevás a cuestas y que todavía respira?Los besos que alguna vez imaginaste le ganarían a los de Venus?Vamo na ponerno de acuerdoNo te via nio entender nuncaY siempre será mentira que vos me entiendasA menos que me abofetees el placer de mostrarme equivocado.A mí nio no me calientaY a vos menosSi quiero, en dos frases te liquidoSi querés, en dos gestos me probás la fortalezaLa ventaja es la siguienteSi estoy errado vos sufrísSi acierto a vos te va a dolerY si los dos tenemos razónNo es aquí donde se entrega el premio.Vos sabés lo que te mueve, ganá si querésYo no, yo ignoro la mayoría de los porquésSuelo leer lo que fue, vivo lo que seráLas obsesiones bostezan en mi bolsillo.La historia más triste, y la de JobLa más alegre, y la de... eh?Como si pudieras hablar de alegríaCuando la carencia te persigue como una perra flaca.Hasta aquí leíste rápido, avezado lector?Tan mal te trataron en la vidaQue en lo que alguien escribe quieres encontrar recompensa?Tan pobre fue lo que ofreciste, mediocre CaínQue escribiendo quieres compensar lo incompensable?Pero por favor!Qué querés, que te cante mil desgraciasO un sueño azul del que puedas soñar ser parte?Querés que te parta el corazón para decírselo a alguienO querés que te sople el culo para que aprendas a volar?Tratá de acusarme, para más no te da la pielYo cargo con el peso de no conseguir lo que buscoCada día soy yo el que fracasa por intentar el extremo
    • En mí se apoya la podredumbre del mundo que tú conoces como mundo.Leé rápido, si tu linda mamita te enseñó a hacerlo:Yin, Yang y el TaoIda, Pingala y ShushumnaEnergía, Forma e Indulgencia.Qué creés?Que el carretillero no vivió más que vo pió?Que el útero perfecto se desarrolló dentro tuyo?Que en tu cerebrito descansa la solución a todo?Y, sin embargo:Los vidrios rotos, solo vidrios rotos sonNo siempre se unió lo que se separóPero por saberse condenado a la separaciónNo es al que sabe unir al que más busca el separado?No me pesa la lluviaMe pesa saberla mejor acompañadoNo me pesa el solMe pesa no poderlo compartir.Pero es breve, como toda humanidadNinguna cicatriz llega a más que cicatrizLos hechos, como la vida entera, acabanQueda poco, tan sólo lo eterno.Dirán de saña, incluso tú lo dirásA pesar de que mil veces distinguí precio de valorLo normal va siendo la cargaPara quien suele optar por un paso más.Desde la piel que concibe y comprende a la carneDesde los besos que se supieron guardadosDesde la lectura que se hace rampaY desde el deseo que se hace plegaria.Cosas que podrías concebirQue las esperaste tanto y tanto tiempoLa sangre que brota reclamado seas compresaEl puente que en arte quiere que tú seas su pilar.En ti depositar la parte más importanteLa que se sabe capaz de cortar el llantoLa que sabe diestra y siniestraLa que sin dar ni pedir se ofrece, porque quiere.El momento en que el cordero mira la hoja de aceroAquel en el que el herrero fija la herradura de hierro
    • La breve vida de quien va rozando lo extremoPor un cariño que se lanza a lo lleno.22.10.12XVCasi en la meta una última ilusión persisteLa de que el tiempo ha sido por fin vencidoY un último miedo acompaña a la carreraEl de que la misma no pueda ganarse nunca.Sobre un patio desolado las ramas de un olmo secoProyectan su sombra sobre las baldosas rotas y el polvoSobre los que transitan los bufones de Dios3Con la mirada pareciendo perdida, con el cuerpo pareciendo vivo.El juego de apariencias siempre intenta algún tantoPues así como parece que nadie se ocupa de ellosTambién así parece que no hay gesto que alcanceY aunque se diga que la verdad es una, en decirlo ella no habita.Recordemos que el hijo bueno decidió partirQue sus razones tenía, y que entonces no las comprendíamosY aunque para no ahogarnos le rogamos se quedeAl mantenerse firme, nos permitió vislumbrar el brillo de la fuerza.Duele mucho no alcanzar la metaPero duele más ver que la misma estaba erradaY aunque pesa mucho llegar a lo equivocadoNo es mentira que pesa más no haberlo intentado.Antes de que ocurra no se condena el homicidioAntes del resultado nadie alaba la disciplinaY mientras transcurren las cosas, los días y los maresA veces es preciso dejar de mirar y lanzarse con ojos cerrados.Después de la manifestación primeraCada cual cuida de su propia inocenciaY cada cual decide si podrá o no lograr purezaComo el halcón que mide el tiempo y el espacioQue la naturaleza ordenó le distancie de su presa.Así, es una la presión de poder invocarY otra mayor la de abstenerse de hacerloY uno el temor que reside en la incertidumbreY una la valentía que en altura ganaCuando por fe corta el lazo del ancla del conocimiento.Extendiendo los brazos porque el pecho no los necesita3 Morris West
    • Cerrando los ojos, porque en ver no siempre hay mirarEn actitud dispuesta, conjunción de filo y precisiónComo un compás infatigablemente atento sobre una mesa.22.10.02XVIMás que golpear, el orgullo suele acariciarLa piel suele ceder al placer, a lo duro se resistePero duran más las caricias del labradorQue las del que nunca con sus manos enfrentó la tierra.En el campo, después de nacer, cuesta llegar a viejoY sea corta o prolongada la vida, son pocas las caricias recibidasPero en cada una de ellas no existe dependenciaSino más bien un impulso, una orden que empuja a lo noble.No suele tocar a nadie, y mucho siente cuando es tocadoEl que siéndolo también dentro lleva un mensajeNo lo sabe el que hablando de puertas nunca hizo unaLo intuye el carpintero cuando en el árbol ve la madera.Límites que se van dibujando a varias manosLa risa que puede desembocar en llantoLa sonrisa que puede hacerlo en suspiroY la lágrima capaz de poner en alto la frente.Pocos datos convergiendo con la creenciaO muchos y demasiados, todos a verificarPara la necesidad de volar que tiene cada dardoAunque el vuelo sea poco, y la necesidad mucha.Algo al respecto, una hora de tu tiempoVidas que no se pierden, que simplemente duelenLa incomprensión que podrías desplegarLa ingratitud que con todos los colores podrías pintar.Lo que ves te va obligando a tenerlo en cuentaLo que sabes va pesando en tus alforjasY ante el sueño de victoriaLevanta su imagen el del espejo.Muchos no te pedirán nadaAlgunos, alguna cuota de esfuerzoMás pocos que te esfuerces y entiendas que lo hacesPero es en lo que a ti mismo te pides en donde aguarda una llave.Cuenta una historia, que de pronto del capitán sólo quedó el cuerpoHacía madrugada, hacía devenir
    • Que un grumete llevaba su tiempo sin poder dormirCuando sintió que variaba el rumbo, y que entonces subió la escalaY que al poner las manos sobre el timón comprendió la situación.22.10.02XVIISolo por lástima detienen en mí la miradaMe temen, porque no me yergoMe nombran los poetas porque no me sabenA mí, así, tumbado en las veredas.Les cuesta imaginar que quiseNadie tiene tiempo para mi historiaLo que importa es mi derrotaLo que no importa es su para qué.Nadie quiere terminar como yoPorque mi final no consiste en un actoPorque me voy terminando, día a díaFrente a todos, sin siquiera poder esconderme.Fue de niño que lo entendíPorque de niño me lo enseñaronQue nosotros tenemos un lugarY los demás otro, menos blando.Que son otros los que sufrenY que son los que son como yo los que estorbamosQue son otros los que viven la noblezaY que los que son como yo los que reflejamos la bajeza.Antes de llegar a lo que ahora soy, escuché aplausosLa gente golpeaba las manos, y a mí me golpeabanY se hablaba del odio, y era a mí al que odiabanY se hablaba de belleza, y entonces no se hablaba de mí.Es horrible que exista el día siguiente, porque es peorY escuchar en todos lados que todo siempre puede ser mejorY aunque cuesta despertar, cuesta más volver a dormirPorque al pedir sé muy bien que a todos les ofendo, lo sabemos todos.Supongo que está bien, que deben tener razónNunca supe discutirQué puede hacer el que espera que todo termine?Qué puede decir la manzana de su árbol?Recuerdo la palabra juzgarPasaba un auto, en el asiento de atrás un niño
    • A mi lado había un perro, más flaco que yoLa mirada del niño nos atravesóYo sentí algo que no entendí, dolió, fue bueno.22.10.02XVIIITras perdonar, algo sale de viajeY algo nuevo sospecha su nacimientoSumando y restando, nada más que cifrasLa mesa tendida, haciendo juego con el alma.Aquí, por esta vez, y otra másAntes que despierte corcelUna trampa y un escapeDe la mano con una esperanza.Que son fuertesPero les hicimos dañoQue le hicimos dañoPero a los que son fuertes.Vos y yoPradera y lloviznaTormenta y hielo dulceLo que habremos de ver.Golpeteo de muelleY saber que alguien llegaSaber que algo parteY la sonrisa de la soledadPor intuir será desplazada.Despacio y a prisaQue no hay tiempoY lleva tiempo decirloQue el callar nos une.A hurtadillas esta vezComo vive el mundoDe prestado y sin garantíasDiscutiendo entre cañones y mantequilla4.Antes de la fraguaY de la amalgamaAntes del restoY de lo que devieneQue ahora es posible4 Adam Smith
    • Que está permitidoPor una vezQuerer sin ser querido.22.10.02XIXEl novio:Fuera de lo que irradiesNada habré de pedirteTe probé hace tiempoCuando todavía no nos vimos.Cuando no fijes los ojos en lo que yoNo será posible ningún reclamoY lo que guardas, sea lo que seaSeguirá siendo tuyo, y sólo tuyo.La novia:Cuando la noche te llameY sientas el impulso de acudir al llamadoAl salir de casa mi sonrisa te alegraráY cuando vuelvas, mi calor te hará feliz.Cuando por mucho laborarTengas que muchas horas lidiarContra la incomprensión y otros detallesEn soledad habré de prepararme para hacerte compañía.El novio:Querré saber cómo fue tu díaPero si hablar de ello no quieresMás aún apreciaré tu silencioPorque que respires cerca habrá de bastarme.Y cuando sobre el futuro quieras expresarteAsí como respecto del pasado mantendré sinceridadTentaré volar contigo, y si no logro hacerloLo volveré a intentar, una y otra vez, y otra vez más.La novia:Sin hablar de ti, a ti te tendré siempre presentePues no es mi deseo que en otras bocas estésY aunque ello de mi no habrá de dependerSi ocurriera, en secreto me permitiré sentir orgullo.Y cuando jugar quieras, ya te estaré esperandoY cuando guerrear quieras, yo puliré tus armasY luego de que ganes, ya el juego, ya la guerraEntre fichas y trofeos, a tu diestra esperaré tu mirada.
    • El otro novio:Entre tanto, te hablaré como ningún poeta logró hacerloY tanta lógica imposible revestirán tanto mis actosQue borraré toda duda que tantos otros sembraronHasta mi naturaleza venceré por ganar tu confianza.Y cuando haya logrado tu ceguera, sabré perdonarmePues siempre supe que nada dura, y que no hay excepciónDe manera que por haber sufrido primero me gane el derechoDe cobrarle los intereses a esta vida que no inventé.La otra novia:Te voy a dibujar tanta dulzura y aceptaciónQue habrás de despreciar hasta la palabra libertadY con tanta fineza lograré la equidistanciaQue enardecerás de convicción de tenerme de tu lado.Y cuando en el centro de tu corazón de niño me impongaMe recordaré la breve lista de las cosas que siempre quiseLas que me enseñaron está bien que quiera y consigaUn alguien que me cuide, y uno menor al que cuidar, y nada más.El otro novio:Por estar contigo, ácidamente degustaré el no estarloY porque diferentes somos, no habrá injusticia en los actosPues un mismo final nos espera, y ese final habrá de unirnosY como será al final, siempre habrá tiempo de perdonar.Por lo que habré de callar lo que me debilitaY hablaré de lo que me haga sentir más fuerteEn el espejo habré de ganar en imagenY como en el espejo mirarás, será a ti a quien deje atrás.La otra novia:Como vayas juntando, otras cosas perderásY como lo que no tienes habrá de ir contando másConcluiré que cada cual ve como quiere verY que ya que así me tuviste, alguien hay que está en deuda.Como dudes venceréY como poco fui, mucho más seréEn ti lo demostraréNo cuenta el porqué.El único testigo:No siempre sabe querer el queridoY el herido, no siempre sabe herirLa intención una, su realización otraY pensar que somos intenciones.
    • 23.10.02XXAndaba por ahí, demorando mi partidaA ver si dejabas echar alguna migajaDe aquello que hace que brilles en la oscuridadY que de ti hace calma cuando amenaza la tormenta.Mas, en realidad, nadie puede probar que estuve.De frente te miro, y cruzas las piernasHablo difícil y prestas atenciónSincero soy y me sigues el juegoDejo ver la distancia y sin gestos la aceptas.Que anciano me vea entiendesPero las cartas te atraenY un poco más las manos que las mezclanNo eres más que una niña que creyó dejar de serlo.Me dan ganas de comenzar el dibujoEl hilo de plata haciendo contacto con tu peloLa trampa sorteada y un juramento humanoRevivir la complicidad que siempre habrá de tener su valorReabrir la puerta de la venaPor la que tantos gestos transitaronMovidos por la sed cuya saciedadNo habita más que en alguien.Pero gana el crepúsculo, con su aire de digna retiradaVa quedando cierto aprecio, que lo fijaron los límites.Y la distancia que respira entre los dedos y el pincelLa salva el corazón, que entre destruir y esperar, elige la espera.Había cantado el río, y en todo el campo había llovidoLa luna era llena, y la noche buscaba ser completaAl amanecer, un suspiro fue vencido por una sonrisaTras la cual, había una que dejaba desplegar la alfombra.Se quería algo breve, pero se quería mucho.Después de eso, y luego de tantas y tantas otras cosasFue llegando el hoy, sin tanta pompa ni tanta ansiedadY aunque los arabescos fueron más complicados, no dejaron de serloY antes que en hacerlos, el arte consistió en valorarlos.Es cierto que no hay nadie, lo es que nadie estuvo- No hay lugar en el que anotar a quien quiso estar -Pero se deja pasar, como todo lo que no se puede contener
    • Para no dejarse arrasar por lo que no se puede comprender.Se extreman las horas, y la última se quiere sea confusaSe aprende que explicación es el segundo nombre de renunciaFuerte es el argumento del que por su debilidad se justificaY más fuerte aún el del que razonando no halla una razón.Dónde se ajustician resultado y proceso?Como el que necesita de muerte para valorar la vidaComo el que necesita la vida por temer a la muerteEn términos de querer, en términos de tenerEn términos de conflicto entre las mismas, mismas, mismas cosas, siempre.Por lo que cruzas las piernas, y dices una cifraY aunque llevas vestido, para mis ojos no lo llevasY aunque mueves piezas importantes, para mí no cuentanPor que es sabido, lo que quiero, nunca contará para ti.Pero finjamos, soy el loco o el tontoEl que no entiende las situacionesEl que siempre todo lo confundeEl que no puede capturar el ahora.Vamos a dejarlo así, y no digamos nadaNo sea que los demás se enterenQue en mis manos estaba mi almaY en las tuyas, tan sólo el paso del aire.23.10.02XXIAlguien que no me conoce te hablará de míY sólo cuando leas esto sabrás que ya lo supeY cuándo se lo muestres, no lo querrá aceptarAsí sucede con los que creen por encima de lo que saben.Vale el corazón, cuando se une con la mentePero vale más la mente cuando guía al corazónComo el vagón, que cuando llega vacío, provoca otroComo el salón, que lleno, llena los ojos del principiante.Que va por conservar una que otra llamaQue va por esperar a pesar de que graniceQue va por hacer por encima de los que desistieronQue va por sonreír, cuando los demás sólo a la queja llegan.Cada vez que se desata una guerraCada vez que alguien juega a ser mayorCada vez que algo cambia y algo se afirma
    • Cada vez que todo depende de quien siente está en soledad.Dos hermanosDos polosUn padreUn testimonio.Sangra la vida enteraSangra inconmensurableSangra en el asfaltoSangra en los ojos que aman.Aprieta el cierre de las alforjasEn su humanidad no quiere a los humanosTeme por lo que cuidaY en la confesión de su temor, se descubre terrible.El barrio dirá que quiso hacerloEl teólogo dirá que tuvo que hacerloEl filósofo dirá que lo decidióPero el silencio será quien tenga razón.Al cielo le jura por sí mismoA la ley le expone su carneA sus ansias el témpanoY a su risa, la de los pobres.Aunque dijo la horaCon el momento contabaAunque dijo el aromaEn el aire se fijaba.Les persigue el destinoEl mundo les hace de historiaLa fe de uno salvará a los dosLo sabemos.Descuida, no habrá de romperse el cristalMe partiré yo, el precio es pocoMi vida es nada, tu ilusión es todoNo valen mis pasos uno sólo de tus sueños.Más tarde o más temprano vamos a darnos la manoMirarnos de frente pasa por haber estadoCuando yo dormía, y tú crecíasCuando tú dormías, y yo te buscaba.Un poco más, que eres más que yoAquí, en la tierra, la que se nos cedióDonde se habla de lo muchoDonde ese mucho mira al todo.
    • 23.10.02XXIIEl último verano había mentidoY la desilusión fue evitadaCuando al descubrir la mentiraNos descubrimos descubridores.Es cierto, tardamos en sentir gratitudPero al final sonreímos con sinceridadY a tiempo apreciamos la severidadCon la que a veces se nos prueba el ser.Logrado el ritmo, o lograda la superficieLa intensidad se mide en la constanciaEn el tiempo en donde nada es supremoEn la meseta, que al llano lo supera en pacienciaPorque es en la cercanía donde nace la impacienciaY es en el último tramo donde el pulso quiere fallarNo porque sea más difícil, sino porque cuesta aceptarloComo cuesta aceptar toda cosa que escapa a su promedio.Es otra tierra, y hay quien dice otra dimensiónPero mientras siga siendo narrable será ciertoNo tanto la forma como lo que implicaY no tanto lo que implica como lo que indica.Así un trozo de madera es obtenido de algún árbolY un trozo de metal es forjado a una medida dispuestaY el metal es pintado, y luego incrustado a la maderaY la señal clavada en la tierra señala un puente.Así la rosa fundiéndose en una cruzO el cinturón a la altura del pechoY el nuevo verano que se deja llegarComo un gran barco extranjero que divisa nuestro muelle.Ea! Que hay olor a sangre, que golpea el rojoPuede que brillen los ojos de los que están en el sótanoPuede que no los de los que duermen sobre las nubesY puede que el acero, esta vez, abandone a su dueño.Hay una parte en la que es preciso inventarAnte la desesperación el hombre reduce sus variablesDe manera que cuando la presión da como resultado una obraAunque le duela no poder compartirlo, sabe que de algún modo comparteAlgo en él roza el sentido, se vuelve tierra, con una semilla dentro.
    • 24.10.02XXIIINo me lo vas a creerY lo hagas o noLo cruel es que serás tú quien creaPor un instante, que ello me interesa.Llovía, y en la ermita esperaba que de llover acabeComo se sabe, nadie había con élY más abajo ganaban los charcosY a su corazón golpeaba una idea.Cada día uno más inteligente le tentabaY cada día la respuesta era igualY no paraba de llover, y hacía presiónY aunque quería ser salvado, no lo pedía.Otro, desde su urbana celdaLlevaba tiempo viviendo en la nocheCon el peso del recuerdo del solCon las horas que cedió por alcanzar otras.A veces dudaba hasta el temorPero optaba siempre por la dureza de lo solitarioSabía que en todo grupo se esconde una gran debilidadLa de que sus integrantes en compañía quieren a sí mismos fortalecerse.Uno y otro nacieron de un sueñoUno y otro viven porque alguien los imaginaY en la fe de algún desconocido desembocaránCada cual a la marcha que desean realizar.En un lugar se afirma que está prevista la horaEn otro, que no podrá saberse nuncaY quizás por esto el tiempo no los alcanzaAunque les sea permitido seguir siendo intuidos.Es el objeto el que fija a su observadorSuele ser más fuerte el que obedeceY desierto y ciudad pueden ser unidosPor el aliento que está destinado a arrasar.Entre ambos han comenzado a pensarseDe la piel esclava dolorosamente se desprendieron yaEl aire huele a filo, cada cual tiene un pergamino selladoSobre la nube que hace sombra a tu barca, puede que pasen.Yo pude verlos.
    • 26.10.02XXIVDos hijos y ningún maridoDel otro lado del mostrador en la madrugadaSirviéndome la mejor cerveza (la más fría)Y todavía capaz de sonreírle al mundo.Un fino hilo separa los sentimientosCruzado el límite despierta el dolorBien lo saben los dioses, lo señalaron siemprePero cuesta actuar considerando la memoria.Muchos morirán sin siquiera haberlo notadoY aún sabiéndolo no son pocos los que vivenPretendiendo lograr una vida ajenaEn medio de un desesperante carnaval de desesperados.Ayuda la experiencia, pero no salvaInventa salidas la entrenada inteligencia, pero no alcanzaUn poco más lejos, siempre, la sabiduría sonríePermitiéndole hasta a las calles llegar a tener algún color.Todavía queda un billete en el bolsillo derechoEn el izquierdo, doce verticales cigarrillosY tras el mostrador, aunque incorrectas, se hace preguntasComo si intuyese que en conexión, frente a frente, no hay lados.Se filtra el viento, de nuevo alguien perderá la carreraSe van mezclando las palabras, hay ambiente a ofertaPor pensar en él, el hielo me atraviesa y me llenaVuelve el cristal a mis ojos, noto que nunca he sonreído.Van a querer exigir cosasPero no será necesaria la defensaYa llevan abierto el pechoEn un papelito llevan escrito sus nombres.Sucederá que también yo tendré que elegirPara cumplir con los plazos y la justa ceremoniaY habrá terminado el tiempo de las apuestasY habrá llegado a fin los días del jugarse.Por última vez tendré que sentir incertidumbreY por una vez más pisará el límite el corazónY entre cedas y llagas el rostro me será arrancadoPara que por fin pueda sonreírle a lo que fue mi vida26.10.02
    • XXVCuida de no estar en errorY de acciones siempre estar acompañadoTu nombre, y tu vida, me han sido referidosTu camino y el mío habrán de cruzarseY uno de los dos, pudiera, por siempre quedar herido.Sé que has ido por ahí diciendo reglasSé que no has cumplido con todasNi con las tuyas, ni con las otras – las altas –Sé que lo sabes, ve sabiendo que lo sé.Dado que en mí lo que en pocosY que somos opuestos, en ti lo que en muchosCierta muchedumbre habrá de apoyartePero nunca podrá acompañarte, cansancio se llaman.No es advertencia, no es desafíoEs simple narrativa, apenas más que un gestoPor ser nombrado no es que brille el solPor sólo decirlo no sucederá tu fin.Tu vas tejiendo tus defensasY vas preparando tus ataquesY de mí esperas lo mismoY en esa espera ya expones tu derrota.No pierde nunca quien no compiteNo llegan a palacio los casquillos que ganan las trincherasPero en el campo que llaman corazónSin armas y hasta el final pelea el iniciado.Hay uno, que como tú, tuvo que vencerseHabrá de darte valor, pero nunca respetoPues solo teme cuando mira hacia arribaY es arriba donde no estás, así tu lo dispusiste.No te cuides, que él no lo haceMira que no son de metal sus monedasAtiende que al pensarte ya te gastaQue no es mucha la paciencia del que vive expuesto.Pisado cierto terreno, no hay marcha atrásY Tiempo, en el final siempre más enormeSuele sentir que debe hacer cosechaLo sabías, lo supiste siempre, y si no lo creísteTuya es la causa, tuyo el desenlace.27.10.02
    • XXVILeyó que debajo de una piedra lo encontraríaCuando lo hizo, creyó que el pueblo lo mirabaY muy adentro imaginó una voz de llama y carneQue antes de intentar el reposo le dijo: busca.Salió a la calle, fatigó el desiertoBajo el agua desplegó su intenciónSuya hizo la sed ajenaY lo que en él no estaba, se lo marcó en la frente.Diez escalones despuésOlvidado ya de síSe le permitió ver que era él quien buscabaPues no lo hacía por él, lo hacía por ti.Puede que ahora, o entonces- si vences el primer escollo del idiomay puedas ya dar un paseo por el lenguaje –Seas tú quien quiera buscarlo.Mas no es preciso hacerlo, no es necesarioNo hay consuelo para el buscador, sólo calmaUna calma a la que podrías accederSi también tú, de tu memoria logras desestimarlo.Presentadas las variables – las que pediste –Se hace hora de algún desprendimientoPara que inicies lo que otro habrá de culminarPero también para que culmines lo que otro inició.Ni duele ni pesa si se vuelve obligaciónHay una ley que se dicta dentroQue va más allá de la escritaAunque como ella, vive, mientras vive quien la porta.En un libro podrás lo que has hechoY en otro todo aquello a lo que renunciasteMas para lo que con aprendida paciencia has ido olvidandoNo destines hojas, que las mismas sonríen por no existir.Del que enseña, aprende que intenta hacerloDe la gran marcha, al menos el primer pasoDe tu corazón, su propia voz, que es la tuyaY de la memoria, su posibilidad de ser olvido.27.10.02
    • XXVIILos mismos que a tus hijos llevaron a bautizarSon los que ahora habrán de decirte qué decirlesLos que una vez te pidieron te vayas, y otra que vuelvasVan a pedirte, esta vez, que no te demores demasiado.Como sabes – porque ya lo viviste –Mucho cuesta evitar la respuesta contundenteY todavía cuesta más no quedar en resentimientoPero la verdadera lucha, en estos casos, está en la lástima.Ve imaginando que aún vivirás un poco másY que tus ojos presenciarán las consecuenciasPor un momento piensa en la vergüenza ajenaY que alguien, dado que todavía andas por ahíPudiera optar por callar, antes que pedir, dada su siembra.Si fuiste tú quien decidió su propio rumboY si es verdad que cada cual a su tiempo lo hizoAtiende bien qué se siente al transitarloQue en las palabras dichas y en el rostro se refleja su sentido.Si encuentras que diste más de lo que recibisteSólo piensa en lo que lo hizo posible, y verás que es al revésSe queja de la carga quien no sabe admirar al carroY no se detiene en el carro, quien conoce al que lo construyó.Tampoco cedas mucho a la tristezaDistingue bien entre el fin últimoY toda consecuencia mediataNo vaya a ser que llores por estar en esta vida.Si quieres que todo pase, víveloQue nada pasa sino hasta que transcurreComo cuando por rozar lo que llaman locuraSe va esculpiendo el límite de la cordura, y el camino que las suma.Sin embargo, luego de sumar y restar, no descansesEl ábaco, aunque simple, puede contener algo infinitoCiertos instrumentos nunca logran la fatigaHaciendo esperan que aparezca uno mejor.Lo que viene después, lo sé de referenciaParte me lo dijeron, parte lo llevo escritoComo tú, habré de estar ahí cuando acabeComo en mí, algo en ti también lo sospecha.Ve aceptando el terrible peso de acceder a la bondad.28.10.02
    • XXVIIITerminado el día, comenzada la nocheSobre las cuentas de dineroTener que sacar las otrasLas que de empates no conocen.Todavía resuena una ofensaY quiere sonar más una alegríaY si te fijas que ya ha pasadoHacia adelante, aunque quiere, algo se resiste a mirar.Prohibida está la consultaQue responder quieren ciertas sierpes5Se repite una y otra vezQue en el atrás no hay más que memoriaY uno va decidiendo la forma y el destino finalDel puente que con uno mismo va construyendoCon la propia cuota de imaginación e inteligenciaCon la fuerza, como sea distribuida, en saltar, sujetar y sostener.Aprieta, también el lamento quiere crecerEs parte, tiene nombreNo siempre alcanza el cansancioLos resultados, no siempre alivianan.Pero ahora, el agua cae sobre el peloAhora es que una flor abre sus pétalosAhora una abeja cumple su tareaY otra, con su ciclo, y hay otra que lo inicia.Ahora no es el principio, ahora no es el finalAhora es la posibilidad, y en ella no cabe el tiempoAhora es que el papel se mojaAhora es que cada lágrima puede o no ser evitada.Va la ruta, ardiendo alrededorUna nueva página en forma de preguntaEl ritual de ir recogiendo los pedazos de uno mismoComo si se tratasen de piezas que alguien ordenó ordenar.Menos preguntas y más respuestasEl intento y la espera hacen el color de la pielHasta que la piel se vuelve tensa paletaCapaz de soportar los tintes que habrán de ser inventados.28.10.025 Antiguamente, se refería a ciertas serpientes la posibilidad de ver el futuro.
    • XXIXLe pesó habernos hecho6Me pesa haberlos conocidoDespués de los insultosMi opción es defraudarlos.Quien más quien menos esperaPero su espera es chicaCabe en las palabrasPalabras que no conocen.Quieren su castigoY sueñan su premioAnhelan el sentidoOdian no serlo en sí mismosLo sé, lo comparto humildementePara el precio no hace falta el dineroBasta estar ahí sin saberloBasta decir que no se sabe nada.Basta con tan poco para llegar a ser nadaQue resulta en milagro lograrloPues en la nada se apoya el todoY el todo, de la nada, nada escribe.Pero no habrá de ser sencilloY más tarde o más temprano habrá que admitirloAl final, seguirá costando, y costará muchoAl día siguiente, oh!, el día existirá.Y entonces, qué vamos a hacer con los espejos?Qué con el inmenso miedo?Qué con los muertos?Qué con los vivos?A la hora de sentir, decirloA la hora de decirlo, entenderloA la hora de entenderlo, desestimarloA la hora de desestimarlo, valorarlo.Por supuesto que imposiblePor supuesto que humanoPor supuesto que lo sobrenaturalPor supuesto que las hediondas explicacionesPor supuesto que se espera que pierdas.28.10.026 Génesis 6:7
    • XXXLe pesa hasta la tristeza más profunda el no tenerlaPero lo que le duele es saber que no la tendráEl contexto le desespera llenándolo de agobioY le atormenta no la salida, sino el no poder hallarla.A golpes ciegos repasa los hechosPero ha extraviado toda posibilidad de calmaLa sangre le atropella todo el cuerpoNo hay acción posible, lo va aprendiendo.Y se resiste, teme mucho y grande por algoTras la aceptación, se figura, perderá su esenciaY como durante años a aprendido a quererseSe quiere como es, no imagina lo que podría.Quiere gritar lo que por ella siente, y que eso basteDesea que su cariño, por su propia fuerza, venzaLe habían preparado para ello, con ternura lo engañaronNo lo educaron para el extremo, nunca le mostraron posible la desgracia.Ya algunos granos de arena caen al abismoYa siente que la tierra cede, miraLo que ve no lo asombra, no lo aterraY un hilo de hielo recorre fugaz sus labios.Comprende que quiere, pero que es él el que lo haceNo quiere perderse, entiende que se trata de él, siempre élY presentado el agotamiento ante la puerta por fin abiertaNo abraza su aceptación, la acepta, y vuelve a sentir la brisa.Se estremece un tanto, sólo ha soñadoLas sábanas están tibias, abiertas las ventanasNo está ella, pero sabe que estaráLa esperanza le muestra mil caminos a ella, todos conocidos.De a poco se incorpora, repasa el sueñoSuspira un tanto, sabe que no podrá contarloHay mensajes que sólo buscan un único receptorSabe que una ley se cumple cuando ello ocurre.Sin embargo, con una leve herida en el corazón sonríeSabe algo, y sabe que nunca nadie más lo sabráForma ya parte de su piel, de su mirada, de sus gestosAlgo que parece fue hallado, pero que en realidad fue construido.29.10.02XXXI
    • Ya no importarán las sombrasYa no tendrá peso ninguna quejaNi ningún valor cualquier entregaSe habrá ido el miedo, lejos,Y en un mismo lugar habrá quedado todo.Aunque logren llegar a romper el asfaltoPor la fuerza de su clamor sangrantes manosNo habrá siquiera un par de ojos que miren hacia ellasY aunque tiemble el que camine, no detendrá su pasoNo bastarán los dedos que crujen para sujetar al que huye.Van a llorar las ventanas de las casasLos fríos tejados fríamente habrán de notarloPero hasta los jardines se negarán a recibir ninguna lágrimaNo habrá vereda que las soporte, no habrá tierra que las recibaY seguirán llorando en medio del aire lleno de azufre.Será quebrado el mar, será partido en tresY nada de lo que salga de su seno será vistoMas todo habrá de ser presentido e imaginadoY la espalda que llegue a sentir el abrigo del muroSentirá al tiempo la horrible angustia de las piedras.Quien vuele, quien vea, perderá el alientoCada rosa habrá de volverse de salPor repetir el acto pretérito de abrirse al cieloCada jazmín emanará un veneno que incapaz de matarA cada cual le hará odiar el haber tenido alguna vez olfato.Y ni siquiera entonces será suficientePues una sola vez se cede al rencorLo demás es más de lo mismoVolviendo a todo castigo incomprensiblePues el herido, con otra herida, cuesta que sane.Quien vaya por la hoja severamente será juzgadoQuien vaya por el vendaje, en ese momento será despreciadoQuien nada haga, siempre será desestimadoQuien todo lo intente, en algo habrá de errarY sólo uno es capaz de hacerlo todo.Ya ha pasado, ya ha ocurridoY si vuelve a ocurrir no será suficienteNo hablo del mundo, hablo de tiDa lo mismo el lunes que el juevesDa lo mismo soñar o vivir a medias. Lo sabes.29.10.02
    • XXXIIMil voces gritan “¡detente!”Y una sola “hiere”Diez lamentos convergenY el tuyo, al parecer, no converge con el de nadie.Dos manos te ofrecen abrigoOtras dos mucho alimentoY otras dos un lugar para reposarPero, al parecer, nadie pide fuego.Sobre la terraza siempre está lo simpleNi abrigo, ni alimento, ni reposoPero aunque nadie llegaPor nadie hay que ir, sino por todos.Sobre ti quieren extender un manto de palabrasPero si no vibran, no habrá de alcanzar.Y si una palabra puede vibrar, acaso no podrías vibrar tú?Has intentado ser nota, o el instrumento que la libera?El león dormía satisfecho, sus crías cerca suyoLa madre de la cebra, palpitante, no miraba atrás.El agua mojaba el ventanal sin alcanzar la hogueraMas la hoguera no podía dar caza al corazón que la construyó.Es el caído el que hace fijar la mirada en quien se sostieneEs al que gana a quien le recuerdan quién ha perdidoPero sólo el vencedor tiene memoria para el vencidoY sólo hay triunfo si la justicia al menos fue rozada.Hay tiempo, hay mañanaLas semillas seguirán brotandoTendrán sed ya la tierra, ya el cieloY nubes y desiertos habrán de unirse de nuevo.Habrás de verlo, habrás de sentirloY un puente de oro llegará hasta tu corazónY aunque queme su llegada, quemará más su invitaciónY aunque entonces cuente la fatiga, contará más la carrera.En algún momento dependerá de tiEn un instante, y sólo en unoEl que habilita a los demásEl que espera por ti, como tú esperas por él.29.10.02XXXIII
    • Así está mejor, así va bienCuando por luchar, logrado ya el agotamientoVa volviendo desde su atalaya el motivoLa concepción que decidió ir al polvo de la batalla.Ha cambiado su aspecto, ha perdido fuerzaParece no poder impulsar como tiempo atrásSus chispas no llegan a encender el leñoY parece es la idea, y no el cuerpo que a cuestas la llevó.En el último aliento se ajusta la lente,Que la imagen caiga justo en la retinaDe todo depende, incluso de cada unoY parece no importar, parece ya no importar.Sobre las torres el aire memora a FezGira el calidoscopio sin aviso y sin premuraMientras corre por las calles, un niño sonríeA su izquierda el Tajo, en su centro el acero.Se presienten las trompetasBulle de pasión cada pechoLa edad es poca, la convicción, muchaSumadas hacen la esencia de un gigante.Alguien terminará agonizando- Todavía lo ignora -Quemará un antebrazo el fuego- al cielo llegará su aroma-Urde secretos el puenteLos muros lo sospechanMedita el rey, cuenta ser velozPero el puente, se sabe, habló menos.Dos naturalezas no opuestas, distintasA las que nadie enlaza, ni ensalzaUna parte de la historia, en ToledoDonde los actores prescinden del favor del público.Asegurada la comida, dicen, se teme el dañoLograda la dureza, dicen, se aspira al logroRealizado el triunfo, dicen, se anhela el reconocimientoCon el cual, dicen, se consigue la gloria.Puede que no sea así.Fuera de los que desean fracasarY de los que no pueden sino fracasarTambién tienen ojos los otrosLos que aprendieron a desestimarlo todo.
    • Obedeciendo sin tener que hacerloAnticipando por el nervioso acto del reflejoIniciando porque son de filoGenerando por suficiencia.Cae Freud, cae Piaget, cae VoltairePero, extrañamente, ellos no caenSalvando contradicciones demuestran tensiónPor sólo presionar devastan toda lógica.Quien se fija en la resistencia ajenaAlgo deja de ocuparse en la propiaQuien se ocupa de la debilidad del otroNo siempre sabe resolver las propias.Entre el puente y el rey se da la tramaErige uno lo que a los demás es defensaMantiene el otro la posibilidad de flaquezaMas el rey, si lo es, nunca contó con ser defendido.La razón les asiste, a todos, todos los demásPero, al final, qué argumento puede ser sólidoCuando con sólo inteligencia puede ser derrumbado,Y con sólo inteligencia puede ser demostrado?La profundidad del bien, y la del malLos grandes cánticos de justiciaDe alabanza, de súplica, de cosas...Frente al absurdo, la primera moneda en el bolso de los otros.Cuidado, niño mayor de edadNombrar un sentimiento no implica vivirloNo basta imaginar para llegar a lo imaginadoAunque transitar una prueba lleve a su expresión.Arroja tus muletas, y si sin ellas logras andar, callaNadie es curado con el sólo propósito de que muera sanoOtro es el fin, difiere de cualquier resultadoPor intentar conocer, puede que sepas más de lo que conozcas nuncaY pocos intentan alcanzar lo que desestiman, salvo los otros,Los que siempre sonríen al recién llegado, sin nunca llorar ninguna ausencia.30.10.02XXXIVNo me nombres, tus miradas lo haránNo te alejes, que la distancia a mí te volveráNo me ignores, que lo que no se sabe atraeNo me expongas, que el pasado no es trofeo.
    • Voy a vigilarte, voy a tenerte presenteYo voy a permitir que me duelasVoy a dejar que seas importanteY bajo la yema de mis dejos, dejaré que pase el tiempo.Vas a buscar otras cosas, y será lo mismoVas a recordar que el buscador era yoVas a entender que el que busca no deja de hacerlo hasta el finalVas a palidecer al ver que en ese final pudieras no estar.No me esperes, eres tú quien está de viajeNo me llames, cada paso que das lo haceNo me insultes, que así demuestras sinceridadNo me confieses, nadie habrá de aceptarlo.Voy a dejarte ir, voy a dejar que sonríasYo voy a permitir que veas el desiertoVoy a dejar que sospeches lo que eresY bajo una sola nube voy a mostrarte la oscuridad.Vas a ver los mismos rostros, y serán distintosVas a conocer una tierra sin huellas desconocidasVas a encontrar un límite, y vas a pasarloVas a sonrojarte de las cosas que hiciste...No te preocupes, sería inútilNo intentes, no tiene sentidoNo te traiciones, no te vaNo reconozcas, ofenderías.Voy a dejarteVoy a permitirVoy a darMe iré.Vas a ver que todo estará bienVas a ver que nada es demasiadoVas a ver que nada es suficienteVas a ver lo que fuiPero no vas a ver lo que eresY entonces, decidirás no nombrarme.30.10.02XXXVYa todos dormían cuando seguía escudriñandoY seguían durmiendo cuando ya había recomenzadoHaciendo que pudiera ser cierta, entonces, la afirmación humanaQue del tiempo de dedicación hace su método.
    • Horas más, horas más, más tiempo, Pareto!En la aprendida razón de uno a diezDesde diezmar hasta acatar el diezmoPor cada minuto de lucha, diez de preparación.El sonido del agua cuando está a punto de hervirEl aroma de la yerba que por diez años ha sido estacionadaY ese espacio que cada vez queda menos vacíoQue se va llenando de obras conjuntas.En el pasillo una mano sostiene a otraLos pasos se acompasan, se arritmanCede un tanto uno, accede un tanto el otroAbriendo en un solo instante un paso nuevo.Así lo sintieron las baldosasLas que fueron rescatadas de las canterasCuando todavía eran muy jóvenesY de vocación sólo habían escuchado hablar al viento.La última fruta recogida suele quedar encima del montónLe sorprende que al recolector no le sorprendaMas sabe que aunque así no fuera, nada cambiará su destino de medioNi instrumento ni finalidad, no, testigo vivencial de una transformación.Las últimas consecuencias de un abrazo inesperadoEl aliento por el que adquiere vuelo una palabraEn medio de las expectativas unos hombros firmesLa fuerza del rito que avasalla la imaginación del principiante.Dura la pendiente, para que sea duro mantenerCambian la estaciones, para que cueste mantener la fraguaCambian las manos del que con ella laboraTiempo atrás convertido, fijo es su anhelo de transformar.Difícil es seguir un plan que se desconocePero parte del mismo es intentar conocerloEn un ámbito en donde ni a los costados se miraPues no será antes ni después que cada ladrillo comprenderá su lugar.31.10.02XXXVICon los años, le confieso, ya nada ocurre de golpeComo las sonrisas, más raras se hacen las sorpresasLa daga que contiene su nombre ya no sangra el corazónPor no menguar el dolor, un poco ha menguado el sufrimiento.Mis calles, siempre disimuladas por otros nombres,
    • Siguen arropando el mío, y el de la compañía de la que me privóFiel a su juego sigue el aire girando en las esquinasY en su ausencia persiste la guitarra, y en su presencia la quena.Con los años, más sencillo se vuelve cumplir con la palabraSe va siendo fiel, no por la fidelidad, sino por su motivoA la manera de una campana mayor que de escuchar su sonidoDe a poco y con amabilidad pasa a fijarse en su llamado.Los ecos del vacío han hecho amistad con mis ventanasCuando llega, sobre mis tejados el granizo no demora en derretirseY aunque un poco más ásperas han querido volverse las páginas de mis librosLas nuevas arrugas de mis manos a cada una las fue sabiendo comprender.Con los años, queda un resto de memoriaY uno juega a elevar la imagen que ha dejadoY no se deja de querer aquella que ha sembradoCuando entre vigilante y soñando su esencia concebí.Y se mantiene el pulso, a sí mismo se sostieneComo el reloj que por tanto atender su mecanismoDa como resultado la precisión que hace el deleiteComo el árbol que ya bello, a sí se agrega una flor.Con los años, las apuestas son más altasPorque siempre la partida es de madrugadaY, como los demás, también uno sabe está por irseY aunque no sabe qué habrá tras la puerta, sabe tendrá que cruzarla.Y sigue el anhelo que antes de usted no existíaY aunque habiéndolo sido, ya no es mi nortePues su brillo ya prescinde de direcciónAlumbra y da calor, pues también usted sigue su camino.Con los años, al parecer, hay un poco menos de locuraY quiere apretar el pecho el que ya nada lo apriete como antesY uno sonríe con nostalgia porque ya no le queden muchas lágrimasCon el espejo – objeto ya sin uso – atestiguando que usted no ha llegado.31.10.02XXXVIIOtra vez el día, otra vez sus leyesLa telaraña de horas imprecisas, incumplidasQue pareciera se creyera pudieran rectificarseCon una sonrisa amable, con un gesto absurdo.Y ya en el último trecho de la caminataLa voz agria del que ha quedado atrásLa dura expresión del que con seguridad acusa
    • Sin notar que en su acusación señala su propia falta.Hay que decirse que no importa, pero tiene que importarDesde la ley hay que ir más allá de la leyRepitiendo la frase: “todo es importante”Y exigiendo se declare qué es, y qué no es importante.En los ojos del que ve que el sol se apagaEn los del que por primera vez se ve víctimaEn el del que ávido ha mordido el engañoY en el del que mirándolo, mira aún más allá.Cuando la intención y su gesto no convergenCuando el acto no es el resultado de lo que se sienteAunque correcto parezca y sea, lleva manchaY esa mancha a todo buscador ofende.A todo aquel que aprendió a aguzar sus sentidosLe resulta obvio, aunque no siempre de provechoLas estruendosas pistas que los no entrenados dejan caerComo el niño escondido, que por mirar se deja descubrir.Cuesta cuando ocurre al final del díaY cuesta más si el final es lo más presenteDespués de tanto, tanto haber transitadoDespués de haber saboreado ya la ingratitud, ya la incomprensión.Pero vale, aunque no haya cosas peoresQue el honor resulta algo mezquinoFrente a la percepción de otras posibilidadesQue desde lo humano en lo humano se fijan para expandirlo.Sin cuerdas, sin saltos, sin promesasLa realidad extrema y pura del desiertoUn estado emocional que de mil fronteras hace unaPara borrarla y empezar de nuevo, todo el tiempo.01.11.02XXXVIIIYa sentados frente a frenteEn el lugar que no conocías- En el que te deleitarás -Sabré palabras y músicas.Y voy a enseñarte el drama de la presiónEn nada de tiempo te haré suspirarHaré que tu corazón, por sentir el que el mío llevaSienta en su centro lo que significa un pesar.
    • Hombro a hombro en las veredasSobre las calles que no habías caminadoAl rozar tu piel te transmitiré un cosquilleoY al sentir que lo sé acabarán las apariencias.Y voy a enseñarte a resistir al mundoY antes, a esos sueños que nunca dijisteQue creíste jamás podrías expresarlosY que conmigo, no necesitarás decirlos.Paso a paso entre la gente alrededorSentirás que la soledad, asustada, parteY como sea que haya sido tu historiaEstará el temor de no tener ya nada que temer.Y voy a enseñarte a distinguir entre unión y fusiónQue además de las cuatro estaciones, hay una másQue aparte de cuatro elementos, hay uno que es estadoQue a veces, es el blanco el que obliga a partir a su flecha.Rumbo a ella, y luego en ellaPor fin verás que eres el marCapaz de ahogar mi desesperaciónPorque en la consumación me harás volver.Y entonces, vas a enseñarmeQue sin saberlo eras tú quien me esperabaQue era yo el que iba golpeando puertasQue si había final, lo principiábamos nosotros.De momento habrá lava e inciensoLa risa que ofrenda el olvidoLa mano que encuentra su compañeraEl nombre pronunciado como el oído lo esperaba.01.11.02XXXIXTrepabas árboles, sin saber que serías míaYo montaba, sin saber que de la vida su árbol conoceríaAlgo en ti te decía estabas destinadaAlgo en mí no aceptaba una sola regla.Creíste que ganaba quién más queríaQuise yo que no haya resultadosPor un tiempo enterraste tus ideasPor una vida que no conozco ahogué mis sentimientos.Bebiste la amarguraViví en ella
    • Y por que de ello lucraronTú lo entendiste, yo no lo aceptéY esa fue esa la ruptura.Perdonas la forma, no el fondoTe duele el ahora, no el despuésY por conocer los hilosMe obligo a comerme lo que sé.Te defendí, quizá tú me defendisteAmbos sabemos, quién ante los demás es frágilSi vano nuestros esfuerzosContaría, más que lo logrado, su intención.Guardé duraznos y diamantesRenuncias y entregasGuardé mi cuerpo, y guardé mi mentePara que tú seas quien los acepte.Jugué a lo alto, sin juzgar lo bajoQue sea de dos, quiseQue no haya nadie lo dispusisteQuieta sonríes, solo, tengo que alejarme.Lo que sientes es mucho, es lo que tienesLo que siento hiere, pero lo que sentiré lo sanaráEn la lástima de que así seaEn el precio que habilita la entrada.Para que no volvamos a nombrarnosSin acuerdos, y sin imposicionesPorque las cosas son asíPorque no se echa una pena sin asumirla entera.01.11.02XLSentiré que no es casualidadCuando la paz abarque mis ojosCuando mis manos, ya quietasConserven su calor y su fuerza.Sé lo que habré de saberSé hasta dónde habré de llegarY si me equivoco en los alcancesMe habré equivocado yo, sencillamente.Conmigo vendrán las naves que inventéAunque los difamen, mis sueños no lograrán quemarConmigo estará el cuerpo que me concedieron
    • Que cargaba gafas y un menisco roto.Del otro lado del ríoEscuchando de soslayo alguna penaSiempre dentro, siempre cerradoBuscando el escondite de la llave...Nuevos soles y nuevos ahogosEn la frágil tierra de intensidadesDonde por una sola piel las demás inexistenCon el horizonte rajando la pulpa del fruto de carne. Sangre que deja atrás su forma Pero que, audaz, conserva su esencia Obedeciendo con gusto, porque se aprecia Y en ello le va el valor de los pasos ganados.Voy presintiendo el sometimientoPor la posibilidad de la luz al final del túnelNo tanto por ver que alguien pudo hacerloSino de tanto ver que tan poco les falto a tantos.Aunque sea nuevo, el orden no cambiaSigue el cerdo sin poder mirar el cieloY no logra dormir nunca el delfínY el pelo no existe si dedos ajenos no lo tocan.Por la paciencia del derrotadoPor la nobleza del que ofrece admitiendo superar su naturalezaPorque frente a mí dos veces postergaron a la viuda7Porque hay un modo con el que la casualidad no puede.02.11.02XLIEra dulce y sabía llegar hasta el fondoNo cargaba con estigmas de mártirNo podía sufrir por lo que no lo merecíaDefinía en dos palabras, lo demás era atento silencio.En el humo se fue perdiendo despacioNuestra ciudad terminó siendo muy breveY aunque ya la ignoraba adredeNo lo sintieron sus ojos de topacio.No pudo darse ningún desprendimientoPasó lo que se esperó que sucedaEl aire frío después de la sedaY la seriedad del arrepentimiento.7 F.C.
    • Ahora somos otros, dijo el poetaY aunque parecieron muy acertadasEn sus palabras no había espadasPor una lucha no eran respaldadasY es que no mutaron nuestras miradasVolvieron todas a su antigua meta.Entonces fue tener que bajar de la montañaIr juntando los vasos y los cenicerosLa anciana tarea de ir aceptándolo todoEl difícil drama de volver a lo que no es lo mejor.No es tristeza, ni siquiera melancolíaEs simplemente ya no poder verlaRespirar el vacío que su memoria no llenaY escuchar las palabras de los que no la conocieron.Mucho se tensaron los nervios, en su tiempoTodo era como de tregua en una guerra no declaradaCostaba no sonreír, enorme la tarea de dormir sin soñarNada quedaba oculto y en ello no había dolor.Nadie nunca preguntó a dónde había idoSu ausencia no podía hablarseNo retuvimos sus gestos, nada de lo que dijoTodos le obsequiamos la libertad de no ser invocada.Supimos que ella lo supo siemprePero lo supimos después, y que por ella no fue tardePuede que por ello no pese, ni marqueQue lo inefable está ahí, entre nuestras calles y su mirada.Me permití quererlaDe mi corazón hice una ciudadFue poco para ellaFui yo, solo.02.11.02XLIICada gesto es natural, y algo másY ese algo más lo torna remolino lógicoComo la mente que concibe la noche del viernesCuando en realidad refiere la madrugada del sábado.Los gastados caminos de la adrenalinaLas posibilidades que se le van escapandoNo conocía la resistencia el impulso
    • La palanca se había quebrado antes de ser usada.Vencidas y aniquiladas todas las razones, sorpresaEs el absurdo el que había estado aguardandoCon juvenil sonrisa demuestra su anterior presenciaY así le extiende su travieso juego a la inteligencia.Hasta el abismo habría de tener un finCuestión de tiempo caer o volverCon la noche enfrente y dos o tres variables másEl nombre de los desconocidos que saben esperar.Todas las esquinas me llamanY a todas habré de irY quien me espere me veráPero lo que guardo, nadie habrá de verloLo que tengo se contieneCien perros negros atadosSeñores del hambre y el ansiaTodos en mi pecho todavía humano.No es serio, ni siquiera graveLe pasa a cualquieraLo viven todos a su maneraPero es un secreto a voces.Decirlo no cuentaNo hay honor en escribirloLo agrio está en hacerloEs la sal que anhela la herida.Un día voy a fijar mis ojos en ti.02.11.02XLIIISobre la arena la sangre se explayaEl polvo, ardiente, busca los ojosFuera de lo justo o lo injustoSe ha sembrado, se ha laborado.Por la intensidad sostenidaNo hubo tiempo para miramientosLa espada sació largamente su sedSin cansancio la diestra la ayudó.En la noche se escucharán ayesSerán opacados por los cánticosUna hoguera para los vencedores
    • Otra, menos cálida, para los vencidos.Tardará años dar vuelta la páginaY todavía se ignora lo que en ella habrá de escribirseSi los graves gestos de la venganzaSi acaso el olvido, muchas veces amable.El aire está cargado, no se da el equilibrioLa alegría de unos no contrapesa la pena de otrosNo lo saben porque no lo sientenAunque pudiendo, no deciden ser de los dos bandos.No es preciso si es final o principioLos elegidos comprenden que el entretanto ha pasadoEl acto buscó serle fiel al fin que le dio vidaEl ahora, enorme, despliega sus alas portentosas.La hora del libro, se espera, se presentaEl algo más de la oscuridad va surgiendoRecorre la imagen de erguidos y caídosCon insondable prudencia mide sus pechos.Seguridad y esperanza se miranAl tiempo lo han dejado atrás, de una vezNo hay oposición, y la meta no es claraLo inefable, para ser alcanzado, precisa pureza.El silencio va ganando pasoLo que tan sencillo parecía se dejó verLa noche siguiente vendría el miedoSe intuye que no serán pocos los arrepentidos.03.11.02XLIVTreinta minutos para escribir un poemaTreinta años para poder hacerloOtros treinta para recordarloY treinta más para aprender a olvidarlo.No es fácil lo que vivoY lo que veo es peorIleso no quedoY aunque lastimado, no puedo más que continuar.Hay aves que en mi corazón buscan su alimentoHay sierpes que dan con mis talonesLa piel de mis manos la cortan las rocasSiempre es duro el suelo para mis rodillas.
    • Llueve, siempre está lloviendo, siempreNo hay refugio, no es posible el abrigoDe nada vale esperar a que pase el hoyY la lluvia es fría, y quiere apagar la hoguera.Hace desierto, todo el tiempoY sólo la arena atestigua mi sonrisaNo me tientan tres veces, me intentan milY ni mis sandalias se atreven al reposo.Finjo que estoy entre ustedesFinjo que me fijoLa verdad es otra, indecibleNi esclavos ni señores con ella podrían.Vendados los ojos, atravesé el vendajeLo que suena no es lo que se oyeNo queda agua en el estanqueNo caben los días en el almanaque.No hay a donde volverNo puede precisarse el punto de partidaEl viaje desestima todo puertoEl mar por el mar, y algún secreto.Dos soles y el que los mira cerrando un triánguloMás allá de los afectosDespués de la desesperaciónSin el argumento de ninguna guerraCon lo que estoy haciendo de mí.03.11.02XLVPor no atreverme a quererteY necesitando que me quierasNo acepto tu cariño, no es tiempoNo es hora, lo siento, no quiero.Tu nombre me sangra el almaMe tortura poder imaginarteY el mismo clima te envuelveY la misma noche te rodea.No sonrío, mi vida es graveQuiero lo que los demás dicen quererHago cosas, la soledad me asisteTe busco, pero no lo consiento.En este mundo, sin elegirlo estoy
    • Dicen algunos que yo decidíDicen otros que no tiene caso pensarloPero estoy aquí, y es aquí donde no estás.Me pregunto si valdrá la penaLleno de balances olvido resultadosMi corazón, de ónix, así lo quiereA sí mismo una y otra vez se esculpe.Dirás que pienso sólo en míPero serás tú quien lo digaLa idea del futuro te guíaY del pasado haces tu timón.Aquí, en mí y conmigo es diferenteVa la lucha que ocurre por noblezaVa el llanto que por ajeno dolor se presentaY va la vida, porque acepto así ha de ser.Sé menos de lo que se creePero sé más de lo que se esperaY en el medio de mi tristezaSé que puedo llegar a no poder más.Por no atreverme a quererteY necesitando que me quierasNo acepto tu cariño, no es tiempoNo es hora, lo siento, no quiero.03.11.02XLVINosotros, que escribimos “entre tus piernas”El día lo iniciamos trabajandoY hasta el fin de la noche no dejamos de hacerloPara tener idea de lo que un esfuerzo significa.Y si al final del mar existe una playaNo celebraremos el encontrarlaSino el haberlo intentado hasta lograrloSin orgullo, náufragos de la alegría.Y si al principio grita entero el infiernoNo vamos a exponer nuestras armasVamos a recordarle que todo es posibleSin resentimientos, vacíos de tiempo.La madera de los remos buscó nuestras manosFueron los ojos los que hicieron nuestros pasosNuestra boca el café, la seda nuestra piel.
    • Fue una pregunta la que nos hizo respuesta.Estuvimos solos, para acompañar tu soledadLuchamos mucho, para poder verte lucharPor verte dormir nos privamos del sueñoPorque labores, no dejamos de hacerlo nunca.Sabemos que la nieve atraviesa tus botasQue a veces tu frente se apoya en tus manosSabemos que no todo te parece tan perfectoY que has decidido que los ecos no te alcancen.En tu pecho, precisamente en el tuyoFue dispuesta una fraguaEn tus manos, con dolor, gran pacienciaY en tu corazón, lo sabemos, un cariño que quiere arrasar.No lo podemos todo, no lo somosLa siesta y la tarde nos siguenLa madrugada y su mañana nos antecedenLa noche, humilde, suele cedernos su tiempo.De nosotros no dependeComo no depende de tiLo aprendido es esoLo que se sabe es más, sabemos lo intuyes.03.11.02XLVIIEn mi carne van a querer morderEn mi imaginación habré de olvidarlosVas a tener que buscarmeVoy a tener que buscarme.Antes que yo, tú lo entenderásObraré primero, lo comprenderás despuésEl árbol antecede al fruto y a su florGana la semilla, y antes la húmeda tierra.Muriendo para dar vidaQuemando el tiempo para otorgarloEl espacio que se gana el cariñoLa mentira rota contra las paredes.Fuerza sedienta, calma anticipadaLa brisa escurriéndose por la ventanaLas palabras aguardando su ocasiónLas miradas con sus flechas demoradas.
    • Duermes afilando tus ansiasPara ti quieres lo que no es para nadiePresientes estaría bienSin derrotarte, te golpea el no tenerlo.Un poco más, pudiera serPero es mucho, mucho másY aunque finito, extenso esComo lo que no se sabe.En el portón el límiteEl límite en los gestosEn la voz la distanciaMuy adentro lo cierto:Que no hay vallas insalvablesQue siempre alguno se equivocaQue cuenta la falta de engañoQue pesa la traición, como pesa lo irreal.La cama te espera, las sábanas te aguardanSencilla te será la vida, si así lo quieresPues, lo que quieres mandaY lo que quieres es...04.11.02XLVIIIFingen las sombras, no me engañanEl fresco que se filtra por las rendijas no es talEl absurdo silencio que todo lo envuelve mienteSiento algo que no alcanzo a ver, siento que vive.En silencio y oscuridad laboran ciertas generacionesLo que los músculos pueden va resultando escasoHay una hora en la que mucho depende de la inteligenciaPues es contra otras que muchas veces quiere darse el roce.Alturas varias, en los patios más horriblesDonde fue que lloraron las vírgenes extraviadasDonde el puñal pendenciero escribió su naturalezaDonde el que llegaría a hombre soportó los gritos de la histeria.Las amantes no llegaron a recibir su pagaLas lloradoras, arrasadas por un dolor desconocidoOlvidaron todo llanto, las cubrió el fracasoDos vendedores, el uno bueno, el otro malo, odiaron lo que eran.Y el río habrá de llenarse de hecesY las calles van a suspirar por lo portones desvencijados
    • Y no habrá botas bien atadas, no habrá uniformesY los pergaminos, de nuevo, serán olvidados.Pudiera mezclarse el tiempo en algo másSophia pudiera asumir reducirse a trampolínEl miedo lo daría la calma, la tensión, alegríaY en un sólo vientre llegaría a poder contenerse el mundo.Nunca se sabe las últimas consecuencias de un pequeño gestoAdivinar es sencillo cuando lo aprendido no lo llevan los añosY fatiga menos arar la tierra cuando el hacerlo algún sentido tienePero en el verdadero ámbito de las voces calladas no llega ninguna estrella.Se cansa de dar brazadas el otrora gran nadadorAños enteros lleva con su inmarcesible “un poco más”Y cede, y en verdad está cansado, y desconoce las consecuenciasNo surge el desastre, puede perdonarse la decepción que en el niño provoca.Descubre, a fuerza de intelecto, una y dos mil quinientas justificacionesLos números ratifican que rebasó bastantes límitesDemasiados ojos dicen que todo fue más que suficienteEn medio del agua, no siente pena al aceptar su triunfo.De nada valdrá decirle que en casa le aguarda un espejoNo le impresionará que el poeta le cante la mañana que le esperaUn sólo beso será suficiente para que vuelva a creer en los sentimientosBastará una mano tendida para que de los afectos haga una meta lograda.Sonríen las sombras entre las estacionesLo que dice, ya fue dicho, y ya fue vividoPor sólo pensarlo no se gana el extremoAl verse bella, la flor supo iba a morir, fue lo que calló.Al oleaje se le instruyó siga aguardandoA la historia que siga su cursoEntre risas y llantos siguió la tramaNo miraron atrás los buscadores.Porque más de uno lo captóMás de uno recibió el tajoLas últimas intencionesNo siempre pueden más que las primeras.De la roca y el agua más bien queda el sonidoDel vuelo, con justicia el esfuerzo del timónDe este grupo y de aquel otro, el individuoDel hijo el padre, de la madre, la serena sonrisa.Se abre el árbol, se yergue el maderoEn las minas late la intención del hierroSediento de finalidad cada aliento es desplegado
    • Luce abierta la carretera que entre el día y la noche permanece.Y está bien.04.11.02XLIXLos senos que fueron de mujerSe convirtieron en los de madreLas manos que exaltaron el ansiaAprendieron a sosegar breves sueños.La mesa, la cama, y el entretantoLas horas de espera, las horas llenasLo especial y lo cotidianoEl nombre que tiene, frente al que quiere.En otra vida, la razón de la suyaMientras el uno vuelve sus pasosMientras el otro da los primerosOlvidando, a veces, los suyos propios.Golpea el martillo sobre el yunqueDía tras día, noche a noche, fiebre a fiebreQue como infinita llegue a ser la imagenFinito siempre será el ser que la forje.Parece no haber drama, lo que duele afirmaHay un grito que no se gritaHay un deseo que quiere ser sabidoMas lo calla, lo sabe justo, pero lo calla.Entonces los momentos y los hechosLa voz del que sabe, y la del que reclamaY una confusión, y quizás otraY en el silencio el otro filo, el de la esperanza.En el tiempo del crepúsculoY de la primera madrugadaEl del primer beso ardienteY el de la primera caricia pura.Intuye que no habrán de volverVa viviendo el desprendimientoNo se miente, se resiste mas lo aceptaSin cambiar, ya sabe que todo puede cambiar.Capaz de postergar, puede bien adelantarTeme lo que todos, no dar la tallaY aunque lo que quiere es poco, aquí es mucho
    • Quiere lograrlo, y no lo quiere para sí.04.11.02LComo le exigieron que deje el juegoComo le obligaron que lo cambie por trabajoEn la guerra halló entretenimientoY en la incomprensión de esto su estadía.Quiere, como sólo los niños varones quierenY sabe que lo que quiere no siempre es lo que quierenBusca trampas, sabe podrían descubrirloA su sangre intenta serle fiel.Le cuesta mantenerse, le cuesta más cambiarLa historia le reta, y la historia le obligaIntuye que debe estar en uno de los bandosQué sólo hay dos, y que intensidad extrema es el precio.Aunque le gane, no quiere asumir el cansancioQuiere ir más, en ello cree está su esenciaCon él juega el orgullo, con él se ensaña el destinoY si así no sucede, queriéndolo decirlo, no tiene a quien.Recuerda le mintieron, alguna vezPor ello fue que generó las armasY aunque en ellas no confíaLe pesa no poder tener que confiar en nadie.Se dice es pocoSe impone que no hay vergüenza en la derrotaY aunque le marca el lugar de llegadaMás le marca poder volverlo a intentar.No le obligan, le insinúan perdonarNo le imponen, le señalan el caminoNo le gritan, le hablanY lo que recuerda es aguardar a las gacelas.Le quieren, pero a cada edad menosCariño, deseo y compasión hacen su escalaEn la piel lo sabe llevar escritoEn su ser algo le tienta a probar imposibles.Mucho desconocePoco es lo que deseaTan solo un par de horasCuando todo haya acabado.
    • 04.11.02LIPorque hacemos lo necesario, y nada demásPorque miramos a los ojos y nos fijamos en todoPorque al tender la mano nuestro corazón se tensaPorque decimos poco y lo esperamos todo.Si alguien reposa, nos impulsa a continuarSi el cansancio nos visita, nos motiva a persistirSi la meta se nubla, con más energía caminamosSi la lucha se presenta confesa, liberamos nuestra alegría.Cuando triunfamos, nos alejamos un pocoCuando logramos que triunfen, nos alejamos másCuando fracasamos, con dolor ensanchamos nuestro pechoCuando otros intentan que fracasemos, miramos hacia arriba, y eso basta.Unos pocos, sólo unos pocos faltanNadie quedará sin saber lo que sabemosLa letra terminará clavándose entre las cejasImaginando continuamente lo múltiple llegará lo únicoBarreras atrás, las vallas que finalmente caerán vencidasRasgando los primeros velos que cubren la menteOsando iniciar una tarea inconmensurable, pero realizable.Un presentimiento, el diamante en la montañaNadando cuesta arriba con la corriente midiendo la espaldaAsí las horas, las que fueron tejidas para de un tajo ser cortadas.En la espera se hace posible lograr el filoSilente, el hierro va aumentando su sedPrincipia entonces el camino que busca la fuerzaAbriéndose paso por su propia esenciaDescubriéndose e imponiéndose con maestríaAtando lo que parecía no poder llegar a tocarse.Tratan la luz y la sombra de olvidarseRecuerda el tiempo que no tendrá futuroEscarba dentro el dedo del antesSe va volviendo dulce el infinito.Cada vez que se dicta y se deja escucharO cada vez que el sonido se permite ser guíaLa llegada al umbral refiere sus posibilidadesUn poco más, un poco menos, y su resoluciónManteniendo el esfuerzo en los pies, soñando las alasNada basta porque todo ha sido suficienteArando con indulgencia y con gran esfuerzo
    • Sólo lo que habrá de perdurar, el alma, que puede no sea propia.08.11.02LIIUna: que por cuna no supo de imagenQue tuvo que aceptar lo que lo normal imponeQue descreyó de la sorpresa de lo únicoQue conoció el borde, y se contuvo de pisarlo.Otra: que con locuras llenó algunas de sus horasQue en lo establecido encontró llagas y victoriasY que fue intuyendo las distancias más solitariasSin llegar a atreverse a exponerse en sus extremos.Y otra: que todo el tiempo fue guiadaQue le encontraba valor antes que precioY que aguardaba, a la manera de los grandes,Haciendo cosas, pero no haciéndose, como los superiores.No están, son otras sus horasPor ausencia mi presencia las recorreVan cantando los violines desde cercaY el exceso no ha sido alcanzado.Pobre biógrafo, pobre nodrizaLo que vivieron no alcanza para lo que vivíNo dan sus ojos para lo que fue necesario que veaY aunque su intento me llega, tan sólo me roza.Una: que a ojos doctos poco había conocidoDispuso sin quererlo la traición que no sería talDe mar pasó a remanso, del dolor al placerY no pidió nada, quizá culpable, se hizo amable.Otra: que de la guerra bebió sus intensos jugosPor la punición cerró las puertas a la conquistaEn rotas reglas buscó hallar consueloComo si lo nuevo en realidad pudiera serlo.Y otra: que había querido, pero sin purezaQue enseñaba por lo que era, pero que no lo enseñaba todoY que a la hora de cerrar los ojos para aprenderLos mantuvo abiertos para mirar y no para ver.Así de sencillo, así la historia que implica otrasComo las doce en el reloj, imposible sin el onceAristas y centros, formas y fondosY el aroma de la atalaya, y la brisa que lo recorre.
    • 08.11.02LIIIUna mañana uno de tus sueños se hizo pedazosLo vieron tus amigos, intentaron el consueloLes dijiste no era nada, que había que mirar al frenteY esperaste que se marcharan para juntar lo que quedaba.Supongo que ya sabías que algunas cosas cambiaríanQue a tus años todavía le serían posible conocer un par de sorpresasEs conjetura, pero puede que por ello no haya sido graveY que mañana será necesario que sea tarde para otros intentos.Es otro el sabor de las escaleras a oscurasY aunque nada es seguro, el monasterio lo pareceY aunque incompletas, cuando las propias manos se juntanSienten que todavía tienen mucho por sembrar.Te vieron ver que te mirabanTuvieron que sonreír, no pudieron evitarloFaltó el temor en tu miradaCareció de dudas tu andar.No esperan que vuelvasLo dan por sentadoSaben que tú te encargarásSaben que al menos lo intentarás.Y esta es el agua para tu cantimploraLa confianza que no puedes devolverComo la tierra que a la lluvia sólo puede recibirComo ser que hizo de su naturaleza el querer otorgar.En un punto nada hace sombraHace frío y no quemaLa fatiga cae agotadaY en medio del bosque canta el solitario.Insiste la presiónLas horas luchan todas juntasPero la calma es tantaQue el mundo parece incierto.Y entonces percibesCon los dedos cortadosQue tú eres los fragmentosDe un sueño ajeno.09.1.02
    • LIVNo cuentan los testigos, ya noEl cartón que señala algún títuloIncluso es menos que papel mojadoEs el otro reconocimiento el que cuenta, el propio.Vas a querer que lo que digo quede certificadoY te va a doler cuando tengan que perseguirmeY te va a deleitar cando tengan que alabarmeY no te darás cuenta de que así también eres como ellos.El ideal, cuando llega a serloSi a lo Ingenieros se lo vivePrescinde absolutamente de ser alcanzadoLa meta es el intentarlo, haciendo y dejando de hacer.Cruzada la línea lo vivo y lo muerto tiene nombreLa energía del atleta como la del último estertorEl poder de ordenar, y el de administrar las órdenesLa hora del tiempo, el agua que decimos solo mojaLuego de saber que lava y sacia.Busca la grieta en la estructuraBusca la falla en el edificioBusca el error en la obraBusca el punto débil en la fortalezaY cuando encuentres, a tiempo date cuentaQue lo que al final sorprenderá al doctoNo será la extrema agudeza de tus ojosSino el gigantesco esfuerzo que implica intentar algo bueno.Duele menos cuando se sabe de dónde vendrá la flechaPero te hace más fuerte sanar de una herida inesperadaNo sé si es por esto que está prohibido consultar el futuroPero es por esto que obedezco, y no me cuesta que me cueste.El cemento largo tiempo esperó ser inventadoNo sabía tu talla el que diseñó la puerta de tu casaNo llegaste a olfatear la sangre que vertieron los antiguosPero tus pies pueden ir por donde los de ellos transitaron.La piedra esmeralda pudiera valer en el tiempoIncrementa las variables, no lo resuelvas por TartagliaRecuerda que en la estructura, además de la grietaExiste un sentido acertado y otro errado, y no son dos los caminos.09.11.02
    • LVLlueven flores de un color desconocidoEl aroma, agrio, resulta que enseña cosasCosquillea la piel, extrañamente brillan los ojosLos muertos, muertos quedan, entre ellos se entierran.Sobre el polvo flotan los pies, inexiste la historiaLas sonrisas se atropellan, labios y pezones se juntanUna lengua examina a otra, una y otra vezHasta que la mejilla, lozana, descansa sobre el vientre firme.El tiempo espera, un par de inviernos después.En puridad, no es necesario escondersePero sienta bien, hay tibieza en la complicidadEl calor está en la lucha o en la entregaPara la felicidad hace falta más que alegrías.Deja de llover y a la superficie salen las culebrasLa calle ha quedado sucia, obraron los raudalesLa vida sigue, el cielo no fue cielo, se sospecha un dolorSe adivina, se presiente, o simplemente se asume sin decirloQue una es la falta del que ignora, y otra la del que sabeAunque los actos sean los mismos; el conocer también obligaPues, para el ignorante, no debe errar el doctoAunque para el docto, lo que siente el ignorante nunca tendrá valor.En el mundo de los idiotas, que será preciso quererSe dibujará con trabajosa precisión de siglos lo más horribleY no bastará con ser existente, además, como detalle, será conocidoPara ver no la dimensión de la escena, sino la de los espectadores.Coincidirán velocidad y lentitudLa Verdad ya ha dejado la huella de sus pasosLas armas sobran, siempre sobraronFaltan los brazos, siempre faltaron.Tú que vives con ellaTú que vives con élTiernas presas de la realidadLa altitud de sus sueños lograron ser cuerda de la cual sujetarse?Se viene el “de momento”, el final será despuésSi toda lágrima se recompensa, acaso la risa será cortada?Reír y llorar, acaso, dime, acaso es eso algo, siquiera algo?Vale, concedido, que mucho sea, que al final no será nada.09.11.02
    • LVICuando vuelva a verte distintas serán las hojasEn tu rostro ciertas horas habrán dejado sus huellasEl cansancio parecerá estar siempre más cercaY en algo habrá cambiado el mundo; en algo, todo.Porque es difícil, no cambiaré, me iré convirtiendoA la manera de las bestias que alcanzan inteligenciaComo el muro que por enorme deja de ser tenido en cuentaComo nube que de tanto viajar termina por estar siempre.Cuando vuelva a verte, y no te de la espaldaUno de los dos habrá de reconciliarse consigo mismoEn uno de los dos una puerta habrá de abrirseY la magia, con precisión, dulcemente quebrará el hechizo.Cuando vuelva a verte no tendrá cabida la sorpresaNo habrá asombro por las historias que habré acumuladoNo infligirá dolor la capacidad de mis ojos que a su hora sangraronNo será posible la vuelta del llanto, no será posible.Pero cuando vuelva a verte, antes noAntes habrá que vivir la nieve y el polvoMorder en el fruto de un continuo esfuerzoTersar la piel a fuerza de una indomable abnegación.Antes hay que llegar a la cima más altaNo porque sea necesario llegar allíSólo para demostrar que es posible sin ser necesarioY que no hay pena, sino misión, en bajar a la llanura de los carenciados.Antes hay que aprender a esperar, y aprender de la esperaComo el oleaje que no se cansa nunca de probar a la playaAsí como el dolor al que le basta un sólo momento de distracciónAsí como el sueño que por justa inteligencia aguarda ser alcanzado.Hay y habrá muchas cosas en el antesLo que dure será menos de lo que sucedaLa contrición provocará expansiónY el haz de luz dará con la grieta.Y cuando vuelva a verteComenzará el después.10.11.02LVIIIMuy bien, ya no está conmigo
    • Cansado de ganar está GalileoCansado de las piedras EstebanCuándo te cansarás de tus reglas?Sobre mi teclado caen mis lágrimasHasta mis manos sufren cada segundoRespirar me es difícil, la noche me ahogaY es imposible que puedas siquiera sospecharlo.Pero lo que digo es poesía burdaLo cierto es algo que va más allá de lo peorEl que lo sepas, y aún así persistasNo te duele tu seriedad, te duele mi alegría.Es una lástima encarnadaQue no tiene otra finalidad que la de probar la pacienciaComo los mosquitos en el templo de IsisComo los ocho meses que demoré en aprender a caminar.No es fácil lamentarse del destinoCuando el mismo implica una recompensaNo siempre se ríe al final de una desdichaPero dadas las rodillas, saltar es necesario.A veces en obedecer hay dañoPor curar, alguna herida se provocaPor cuidar de otro, de uno se descuidaMas es así que las dos veredas se conocen.No es que sea tarde para ciertas cosasY nunca es demasiado temprano para nadaSimplemente llega la horaCon sencillez te volverás pasado.No revisaré lo que escriboNo voy a pasarme horas meditandoNo es mía la tarea del juicioEl ajeno, me importa tanto como tú.Lo mío es la fatiga al final del díaLos pies cansados de tanto andarAlgo de tristeza por no haber hecho másAlgo de alegría por la esperanza de volverlo a intentar.Por lugares que te incluyen voyPor soledades a las que nadie accedePor cosas que quieren ser míasPor entre gente que quiere esté de su lado.Cada día que más me alejoMás cerca estoy de alguien transparente
    • Cada vez que me pesa marcharmeMe aliviana la carga saber que llegaré.Como ves, lo que tengo es muchoUn trozo de queso y un algo de vinoEl cariño de la noche y los besos que no diLa mañana en la que moriré y todas las que viviré.Muy bien, ya no está conmigoEso es lo que crees, eso es lo que vesEs el muro el que espera tu rostroYo me cansé de ofrecerte la escala.Dirás y se dirá que no fue justoPero en silencio cada cual sentirá otra definiciónPuede que entonces aprendan a callarPero puede más imaginar que no lo harán.Ve queriendo a los gusanosDuele menos si se quiere a quienes nos muerdenTeme, es lo que sabesLlora, en ello siempre encontraste humanidad.Pero pase lo que pase, y todo pasaráPor tu propia posibilidad de imposiblesNo digas que no lo sabías, que creías era distintoConfiesa que lo supiste, que lo supiste todo el tiempo.Muy bien, ya no está conmigoSoy yo el que cede, soy yoPudiendo estrujar tu corazón como un trapo húmedoSoy yo el que deja que siga latiendo.Vale más que creas en tus líneasVale más que actúes con precisiónPero si no crees en lo que hacesSi no es tu propio combustible el que te mueveSi son prestadas las ideas que quieres vivirSi no son los tuyos los sentimientos que dicesTu propio ser, harto de sí mismoDesesperadamente anhelará su propio fin.Yo diré, te lo prometo, y soy yo el que lo prometeQue está muy bien, que ahora está conmigoY sin sonreír, sin pestañear, sin mirar atrásDiré lo justo, lo exacto, que nunca dejó de estar conmigo.10.11.02
    • LIXLa vieja campana tañía ahogadaPara todas las cruces de la necrópolisNi era gris, ni había brisa heladaY no había nadie que lo presenciara.Y al tiempo, esta noche y sin premuraSostengo en una palma la trama del juegoAvocado a la simiente y al final de las hojasSin rogar porque mis sandalias resistan un trecho más.A hoy, después de tanto haber mostradoNo hay certezas de si hablo de mí o de tiDe alguien en especial, o en especial de nadieY así, con trabajo, la vanidad es la que queda yerta.No hablo de mí, hablo conmigo, y digo:Que en lo que escucho hay un sonido que tiene un recadoQue una es la idea, y otra la idea de su concepciónQue es posible ver en el bípedo corredor todas las carreras.En cada metáfora hay una realización de trampolínY no es extraño cuando el instrumento halla su funciónNo es divino, no es inmortal, es sólo humano, y algo másEl minuto que ya partió y la conciencia o no de haberlo cruzado.Confieso que las imágenes me persiguenReconozco que el descansar no me tientaQue entre la neurosis y la psicosis la línea es difusaY que para que una definición humana me baste, debe rozar otro plano.A los costados siempre abundan los imposiblesEn toda comunidad el aire se abarrota de fracasosEn toda fraternidad tanto se defiende la cohesiónQue no es difícil que la unión se convierta en meta y no en medio.Entonces el giro, superando todos los gradosSemejante al éxtasis, situación que busca el vocablo inefableDe golpe, los colmillos amarillentos del último loboLa grasa que no crepita en el fuego tras cuatro días sin comer.La niebla que descubre una rosa no tocada por manos humanasEl inerte dinero y los alientos que movilizaLa sangre menstrual y su relación con las focasEl acto de lamer un cenicero y el de incitar a la ebriedad.Encerrado en un auricular alguien asienteSin muchos besos ha pasado la primaveraVeinte y siete letras pueden comprobarloPero bastaría una mirada para saberlo.
    • El llamado que en silencio expone una cicatrizDe cuando en vez suele durar más que el del extraviadoComo dura más la mirada de la madre que en la selva perdió su cachorroLo pleno de tantas horas pasadas suele peligrar cuando la última es la que llega.El lecho del moribundo y el pesebreLas águilas de Claudio y la voz de PíndaroEl césped y el jardín ideal del taoístaLa carta vacía que el vacío remitente con furia cree enviar al que lo creó.El ritmo del jazz y la letra de WagnerLa hija de Lizt y la del profesor de historiaLos pelos del pubis antes del partoLos que no fueron cercenados la primera noche, en Argelia.Pusieron un molino en mi corazónPusieron un reloj y un funeralPusieron guantes blancos y mucha lluviaPusieron un nombre que no me dejan conocer.Se complica la vida cuando se vuelve estadíaSin motivos, suele costar esperarSin rutas se dificulta el viajeY sobra todo, y toda carencia es árida simulación.Lloran los niños, los hombres, lloran las mujeresGritan sus achaques todos los viejosLos sueños son abolidos por la desesperaciónLo que tienen es poco, y eso es lo que son.En la historia y en el día de mañanaLa fuerza supuesta del que se basa en lo que conoceEl supuesto arte del que concibe un adelantamientoY la casa que no tiene perro, porque de perros el mundo ya está lleno.Vale más que nos rompamos de nuevo las rodillasSi la posibilidad de felicidad despierta temorEn volver al polvo al menos se cumple una leyEn la excepción, más que nunca, necesaria es la constancia.Un poquito más, nada másNo es la cruz la que se cansa, sino el crucificadoNi la pluma ni la espada, sólo la manoNo es uno, sino una parte de unoParte de una parte, que es parte de otra, que es parte de otra...Y así hasta lograr el sueño, para volver a despertar y no decirlo nunca.11.11.02
    • LXDestila miel la abeja, y no es observadaLos pulmones del feto cumplen su almanaqueLa ameba acepta al marNo duele la luz de las luciérnagas.in A.Un hombre bueno forja nubesUna mujer sonríe haciendo perfumesLas canaletas, pacientes, aguardan la llegada de la lluviaNo teme el búfalo, la roca aprecia a su montaña.Son pocas las voces, mucho lo expresadoEs hondo y no deja de ser luminosoQuien mira la forma, calla ante el fondoEl niño y el anciano se miran, no hay ansia, no hay disputa.La quietud comprende al movimientoPor la mesa, como dijeron, no llega al suelo el libroY no llegan las arrugas, no pueden, no quierenLa mano se tiende, y es dura, y es justa, y sólo es una mano.Vencida la prueba, realmente vencidaVa por entender que no fue necesariaPero que su valor tuvo, por un instantePara que en saberlo se atisbe lo que perdura:Del momento, su fragilidad y en ello su fuerzaDe todo, su límite, y la sed contenida de rebasarloDe lo presenciado, la posibilidad del silencioDe lo sabido el aguijón calmo y agridulce de querer expresarlo.No. 3 in C minorCuando lo pendiente es muchoAlgún reposo puede ser concedidoNo es lo querido, lo que se quiere es graciaMas lo logrado es haber llegado allí.No mira atrás quien logra lo extremoY nadie llega a ningún extremo valiéndose de otrosSólo el que crea conoce los últimos alcances de su creaturaUna creatura tal, que por perfección puede llegar a no responder.El drama es alto, dirá el poetaDefenderá el fin el teólogoMas, el forjador de nubes y la hacedora de perfumesAcaso se fijarían en quién de ellos habla?
    • 11.11.02LXI8Que exponerse no es tantoCuando las entrañas lo reclamanQue no duele ser idiotaCuando la boca está llena de sonrisas.Que no es tanto el peso de los añosCuando la esperanza abunda en las manosQue no cuesta aceptar ser débilCuando se gana la fuerza de intentarlo siempre.Que es más fácil ir entendiendoCuando uno laboró por estar allíQue es menos densa la traiciónCuando uno admite que alguna vez fue perdonado.Desconsoladamente lloroPero resulta que el drama no es tragediaQue cuando crecen, los huesos duelenQue en vivir hay dolor, y que en el dolor hay lecciones.Que duele que a otros duela lo que a uno dolióPero que la paciencia tiene mil formas de forjarseQue no se quiere, pero que sucedeComo sucede que no quieran, y que de todos modos lo logremos.Tengo sesenta y un añosLos vivíMujeres y profesores me miraronYo los vi.Que no está en la barca, sino en los remosPorque la tormenta pasa, los ojos noQue no es en alejarse, sino en llegarPorque no hay playa sin mar.Que la dicha es poca, cuando se siente puede ser muchaPorque hay dagas que el corazón precisa para saberse vivoQue cien secretos son obligatorios para acceder a unoPorque cien caricias, se sabe, definen con exactitud la perfecta.Que yo te quiero, y que pudiera no bastarPorque tu vida no es mía, ni es la míaQue ciertas llaves tú las escondesLas tuyas, las que llevan tus iniciales.11.11.028 5
    • LXIICruzar al otro lado no es tan sencilloLa astilla no refiere sólo a lo ajeno y rotoSino a lo ajeno y entero; así se unen el que acusaY el que termina por alabar el triunfo que no le pertenece.No cuesta la mirada escudriñadoraLo que cuesta es emplearla correctamente,Lo difícil no es lograr el instrumentoSino utilizarlo, y de manera que perdure.Así, la meta no necesita de cuidadosSino los instrumentos que a llegar a ella ayudanY el que los cuida es el que avanza y el que buscaY en un punto, instrumentista e instrumento parecen fundirse.Sin embargo, aunque por el ritmo y la cadenciaParezcan uno solo lo utilizado y quien lo utilizaNunca llegan a serlo, de ello cuida naturaAunque en esto se descuiden los peligrosamente fervorosos.No son pocos los que en esa fusión quieren decir reposoNo falta quien acuse al lenguaje sin conocerlo a cabalidadY entonces, por haber utilizado un bambú para levantar la rocaLa queja va a la palanca, y no a la mente que forzó los brazos.Del alumno se queja el maestroDel maestro el alumno, y de ambos el directorDe este último los padres, y de los padres, la patriaY la patria no se queja, domina sus porqués.Sobre el hombro llevan el féretroEsperará el café, esperará el vinoLa repartija les horadará el cerebroUn ideal nauseabundo los enarbolará al olvido.Van a seguir apretujados en sus horariosQueriendo hacer lo que dicen “las cosas bien”Pero no lo querrán de verdad, querrán quejarseCreen que equivocarse en masa es lo mismo que tener razón.Mientras tú sigues descuidándote.Sigue bastándote el sol para que el día sea hermosoTodavía en los ignorantes encuentras motivo de lástimaSiguen motivándote los “pobres” dependientes...En la apertura crees puedes ver el finalPareces ignorar que lo primero que visteNo tiene porqué ser lo primero que existió
    • Y que nada hay que garantice que veas el final de nada.A la crítica le abres la puertaJuzgas, dentro de tu corazón juzgasComo muchos, no como todosTodavía caes en trampas y solo quieres correr.Millones de espermatozoides, y un solo óvuloImagen trascendental para quien necesita delantalLa teofanía de la que no participaste y que proclamasComo si fuera el chicle del que sabes sus componentes.Hay gente que da ganas de bailarSuele la violencia venir al rescateLa idea de una acción mala dulcificaComo la de un tumor benigno.Al que vende golosinas, págale la mitadY a la mañana siguiente págale la otra mitadOblígate a leer un libro por díaY ningún caramelo volverá a saber igual.Después de venderlo todo fíjate en tus piernitasDespués de perderlo todo fíjate en tus palabrasDespués de ganarlo todo fíjate en tu alrededorFíjate, fíjate, fíjate, estúpidamente sigue fijándote. Quizá logres ver.En lugar del pezón, los labios del humano recienteChupan la cola de una sierpe, a vecesUna madre desnutrida pudiera ser causa de hipertensiónA veces, de dos palabras alguien hace una coma, a veces.Movimiento y pausa, lo obvioA escuela, aunque no el colegioEl uniforme, aunque no el ermitañoLa cara que sonríe destrozada por las rocas.La flecha que da en las caderas de loboLa gota de sangre que huele a intestinosLa huella que es seguida, la víctima que será benditaCon el hambre saciada y el dios puesto a discusión, porque no hubo maná.La voz del que defiende lo que oyeron sus ancestrosPara el oído del que no tuvo participación en el pasadoLa solitaria primera magnitud de todo intentoEl abstenerse a mucho por lo sentido y todavía carente de expresión.Sabes de lo que hablo?12.11.02
    • LXIIIVoy a darte aliento, voy a tocarte la pielComo quiero que sepas lo que séNo te diré lo que conozco, ni cómo lo conocíTe mostraré el camino al fruto, y el de la abstención.Si lees bien, en cuatro líneas no hay pocoLo primero es sentir, si con estrechez se miraMas sólo se siente lo que uno es capaz de recibirY nada se recibe si no existe el que de.Lo segundo es la intención, que siempre conlleva finalidadUn mediato o cercano propósito que terminará exigiendo fidelidadAlguien, algo, quiere, y quieres, la convergencia no es imposibleLa primera tecla de ubicuidad, quién quiere, y quién quiere lo mismoDadas las condiciones...Reclama el cómo la inteligenciaLa negación es su maestra, fuego y fraguaNada mejor que el remolino para el geómetraNada mejor que el idiota para el avispadoPor esas cosas de la paciencia que es virtud de...Y para empezar, ya que creíste que sería el finalCuatro caminos tiene designado el vientoComo cuatro planos son posibles de comprenderCon independencia de aquel en el que uno deba transitar.Bien va la calle cuando los que temen no atraviesan la coraza propiaMiedo y libertad no se repelen, hay algo másAl menos esto lo sabes, lo séMas yo, que odiando explicaciones explico, dime...Voy a darte aliento, voy a tocarte la pielLa noche fresca, y el jadeo del jabalíLa luz apagada y el corazón encendidoTodas las cosas de las que serías capaz por un poco del todo.No podrás, no podrías, ni siquiera pudisteNo sólo pierdes el tiempo, lo haces perderNo lo quieres, aunque así esY no es, aunque por cansancio así lo quieres.Esclavitud breve, no pensaste que la lanza te anhela?Acaso crees que los siglos no estuvieron esperándote, a ti?De qué crees que trató todo este entretanto?Acaso creíste que los extremos te serían velados siempre?Ve y come, que no hay más maldición en elloO aguarda en expansión
    • Se sabe que sé que sabrás másSe espera que lo sepas, y se espera algo más.12.11.02LXIV Con las manos llenas de nubes Mientras juega a las estaciones Presta oído a los sonidos de la alta siembra La de la esperanza, en la que labora cuando duermen.La interna inquietud de los solesQue van desgastando los muros de la cuevaDonde pintó los primeros símbolos de la tribuCon el jugo de los primeros frutos capturados. Sabiendo de golpes, los va devolviendo Mas a un tiempo más exacto Refiriendo a la terminación de un capitel Y a su indoblegable estructura interna.El día marcado para la visitaLa fecha de los desembarcosLa camisa de lienzo cubriendo el crucifijoLos ojos intensos descubriendo el alma. Conoce las secuencias, domina los grados Ya no le duele lo que conoce, ni lo que sabrá Forjada la paciencia la arcilla adquiere nobleza Así como por el silencio la boca se enaltece.Mañana la guerra puede ser declaradaY la emoción sólo existe en los labiosDespués se podrá pensar en los niñosAhora es el beso que estuvo aguardando. Un poco de cuerpo, una escala en la mente Son sus armas para enfrentar los huecos del tiempo Que le tientan los brazos casi imprevistamente Que le hacen de oleaje humedeciendo sus sandalias.Puede que llegue a ser más lentoQue nunca sus pasos puedan retumbarMás entre los dos el ritmo siempre fue otroComo una sala vacía y que sin embargo brilla. Sobre lo verde derrama el agua Recoge y reparte anunciándose en su constancia Como si fuese imperceptible al profundo anhelo de las luciérnagas Como si su sonrisa no calmara horas enteras.
    • 13.11.02LXVCon todo el cuerpo pleno de agilidadAcecha con desesperación contenidaLos ojos fríos bajo el agua saladaLa dentadura firme para atravesar el alma.La débil figura del que acabó de reposarLos pasos torpes del que no ha herido nuncaPor nunca haber logrado ser ejemploLa duración del tiempo de toda presa que ignora que lo es.Así, a mitad de la montaña la cabañaCon la nieve ganando el solitario porcheCon quien la habita pensando en alguien que noComo piensa la araña en el fin del vuelo de la mosca.Puede que se destrocen sin tener conciencia de elloQue desde el primer roce de piel adivinen su destrucciónComo la llama del fósforo que hiere una partícula de pielY que así despierta la atención de otros sentidos más intensos.Tienta.En el pobre abanico de posibilidadesEl seno materno llama con su tibiezaPero la madre primero ha sido mujerY el niño, sin ella, para otros debe probar hombría.La alborotada calidez de la camaraderíaTambién levanta sus lámparas a media nochePero el camino que señalan es el de la estadíaCuando el que se sigue apenas ha comenzado.El padre... el padre no está, es quien lo ha previsto.Duele. Hasta la imaginación admite su derrota.Diez mil preguntas quieren volverse una solaY diez mil seres quisieran conocer la respuesta.Goza el drama en su expansiónLa carencia, esta vez de sorpresas,De nuevo pudiera ganar terrenoA menos que funcionen los resortes más hondosY el silencio, esta vez humanoAcepte la posibilidad de no poder encontrar gestosY que en el centro de su esenciaPor una vez relaje las manos, y en soledad abra el corazón.
    • 13.11.02LXVIQuisieras que con un lazo te sujeteQue no te permita ni la partida, ni la caídaY decir con palabras que lo ocultaríanQue así se está bien, a merced, pero bajo protección.Pierde la madera y el hierro de la entradaSe han robado el mármol que cubría la estructuraSe llevaron a las mujeres y a los niñosNo dejaron ni el polvo, hasta el desierto lo mintieron.Brilló absoluta la desnudezNadie perdió la razónTodo fue dejando de serY fue visto, y fue entendido.Ni con dibujos fueron posibles las metáforasEl mundo fue, toda discusión acabóNi nada, ni bóveda celeste, ni límitesNada de contención, nada de liberación.Sobre dos baldosas el retornoTras el mareo de una posibilidadLa vuelta atrás justo un paso antesEl fruto que roza la hora de su madurez.En el inicio del siempre de cercaAunque todavía siempre fuerteRompiendo bocas y con pacienciaRecibiendo el andar frágil de las alimañasSobre la planta de los pies cercenados por el deseo.De sangre manchadas las sábanasArrugadas arrugan los pocos sueñosDel suelo emerge el aroma del vómitoTiritan los marcos y las vigas insostenibles.En el abrigo tan seguro por finitoTrocando sensaciones harto simplesPrometiendo no abandonar la orillaPrometiéndolo con el corazón ahogado de temor.Las cimitarras guían a los jinetes que las dominanOlfatearon la decidida imposibilidad de las otras piernasEl calor los anuncia, el alboroto del peligro los antecedeLa invitación fue hace tiempo, se da la hora de la respuesta.
    • 14.11.02LXVIIAunque no sobresalen de entre las demásPodría conceder que tienen gracia tus caderasPero no tienen fuerza, se extravía el movimientoComo una flor que no tiene un tallo que la sostenga.Llevas reloj, pero no puedes dar con lo exactoNo conoces las palabras de las que valerte y servirteLo pagan los que tienen que escucharte decir lo que no sientesY no hay respiro, y pareciera que hasta la ventana está sellada.Y, sin embargo, se han tejido tantos puentesUna y otra vez la noche ofreció sus senderosEl verano, incluso demoró su ardiente llegadaY aunque cumplidos, los ciclos desistieron de su definición.En el centro del gran salón a oscurasDonde a ningún sonido se le permite el accesoSe te observa insistentemente, con graves lupasY otro grupo, fuera, prepara silente las hogueras.Alcanza el agua las raíces del sauceNadie lo ve, nada lo asisteLargo es el susurro, eterna la confesiónMientras permites que sólo lo poco te rodee y acaso te posea.No hay sorpresas en el relatoEntre ciertas clases siempre es recíproco el desentendimientoEn días esmaltados por imágenes que fingen durezaEn gestos sórdidos rechazados por la belleza.Si no hiere, el puñal enterrado en el objetivoSe vuelve pala que arroja pesos sobre el que atacaPues si el ofendido, en la ofensa realiza aprendizajeLogra un posible temblor en los tobillos del que ofende.No lo sospechas, lo has ido viviendoPero todavía cuesta aceptarloEl equívoco todavía puede ser sólo ajenoTodavía la humildad no es más que impotencia maquillada.Y eso que en el cansancio más definitivoEl que sólo una vez se presentaNo hay sino decisiva energíaPues ahí, cada decisión, no puede, no puede revertirse.Si roza lo justo el movimiento de los brazosNo vuelven los pájaros que fueron espantados
    • Y así como no reincide el inocente, ni muereAsí el que no lo es, ni vive en entereza, ni sigue siendo el mismo.Y había cariño, y había un deseo intensoTan sencillo y tan posible todoLa caricia en los tonos más gravesLos silencios más cálidos, el alma en la boca capaz de besar.Por una rendija se elevaría la espiralEntre las cejas hallaría su vía el remolinoY atrás quedarían los funerales, o al finalY en el presente no habría más que rocas que flotan.Sin cuidados, la herida hiedeLa intensidad de los descuidos la miden sus consecuenciasAdelgaza el cuerpo, o simplemente engordaY el libro aburre, cuando los ojos, queriendo, no se atreven a ver más.El arte de usar la hozEl cuidado de los dientes en los tiempos de PtolomeoLa palabra que nombra la palabra verboSu origen, distando un suspiro de su fin.Estallan las estrellas, acompañando al corazónEra posible hacer fulgir el presente y perdurarloEra cierto que con la piel no siempre pueden las piedrasEra que es posible darlo vuelta todo y fijarlo al orden.Y en difícil conjugación asencillar momentos sin tiemposQue llevan, cada uno, mil huellas, pero ninguna marcaCon capacidad para un nombre nuevo, pero sin necesitarloPorque se ha logrado ser y no es uno el que necesita ser nombrado.Situaciones así, invitadoras de predicadosComo si alguien fuese alguna vez a aceptarlasPor entre fieras y algodonesA la mitad de vuelos y llamados.Y admitir que uno es dueño de lo que callaComo si uno pudiese ser dueño de lo que ignoraComo si contraponer fuese tan arduo y tan difícilComo si no fuese en otra columna donde aguarda el sacrificio.Aunque no sobresalen de entre las demásPudieran tus ansias hallar su puertoBasta con ganarse la dura fidelidad del aceroY con sobria alegría aceptar la posibilidad de traición.15.11.02
    • LXVIIINo eran juegos, era imaginarBuscábamos algo más alto que la victoriaY algo mucho más bajo que la derrotaQueríamos estar ahí, y poder volver, y partir.Sin tiempo y sin dinero lo queríamosNo teníamos demasiadas fuerzas para lo demasiadoEl temor colgaba de las vigas de nuestra habitaciónComo un murciélago sediento, aunque flácido y lento.Nos desnudamos, con algo de asco y valorCada cual con su cruz, cada cual con sus muñonesNos fuimos lamiendo nuestras llagas, ritualmenteAlgo, queríamos, nos obligaba a obligarnos a todo.Era enfermo, pero era puroComo el dolor del cercenadoY era gris aunque con valorComo las muletas del lisiado.El mar jugaba a ser constante e inmensoQuería el granizo exponer la solidez del techoPero la nieve se colaba en los zapatosY era preciso andar, porque no tenía sentido.Entre nubes, espalda contra espaldaCon un ojo abierto, y el otro mordidoLa sangre nos dejaba de aterrarY en los sueños hallábamos la calma de las guerras.Su ser el clavo, el mío el martilloY cambiábamos posicionesY así la copa y los labiosAsí la saliva y el sudor entre las piernas.Fácil de quebrar el cuelloDifícil de tensarlo para que sea fácilPero regresábamos, y no lo hacíamosÍbamos sabiendo lo que no nunca hicimos.Pero al alcance de la mano, siempreEl precio rebasado, la crónica memorizadaUn compromiso gigantescoSellado por dos diminutos contendientes avizores.Hubo terror en los mensajesLa desigualdad intentaba su carnaval de dolorPero no alcanzaron las baldosas hundidas y rotasEl peso del cuerpo sostuvo el antebrazo, sobre la mirada del vacío.
    • Más adelante la ternura, y los adornos del cariñoTodavía las negaciones, el hacerlo o noCon mariposas amarillas meditando profundamenteEn las cuerdas que sin sujetar rasgan insidiosas las muñecas.Nos atrevimos a reírNo miramos, sentimos el antes, el atrásCada noche costó menosCada mañana fue más, y no era necesaria ninguna promesa.Llegada la hora de elegir, optamosNos fue bien, nos fue la vidaAunque no hallamos el descansoCon un poco de reposo fue suficiente.Nos dijimos lo que no nos diríamosNos besamos donde más dueleAllí donde uno entre y el otro tambiénAhí donde conocer exige inventar.15.11.02LXIXAlgo en mí y que soy yo mismoAunque cede, se resiste a dejarte irNada hace, y en quietud quiere hacerlo todoY hasta la sangre llegan las correas en las manos.En color pierden y perderán todavía más los díasPara lo suave y para lo áspero se endurece la pielLos ojos, aptos, ya no pueden elegir su objetoTodo está en la mira, y todo huye, menos uno, uno mismo.Diría que sería bueno que aquí estés para decírteloPero aquí estuviste, entre las cartas y bajo los astrosY las palabras no fueron más que palabrasY ellas, todas, decían que pudiendo ser, no sería.Al final, por ignorarlas terminaste por aceptarlasPor conocerlas, acabé por exponerle un desafíoY cada cual no mintió, cada cual reposó en su fidelidadTú en la sobriedad de lo desestimado con penaYo en la escandalosa situación de guerrear contra fantasmas.No la corona de espinos hendiendo en la piel de la frenteSí los alambres de púas cercenando sórdidos el corazónY tú corrías a resguardo, y cada trueno hacía crujir tu vientreY perder me resultaba poco, y el dolor nunca fue más que precio.
    • Tras la gravedad de todo, lo tendrías que haber sabidoCon fieros ojos sonrientes siempre la alegría del fuegoQue al final del día, que al final de la batalla cotidianaEra Juana9 la que siendo mujer alcanzaba a apoyarme.En la simpleza de todo, siempre lo supeLo sencillo no logra buscar más que lo sencilloNo tiene sueños de mar ningún estanqueY no hay fatigado que elija mar antes que agua tranquila.El inocente idealistaEl hijo de puta degeneradoEl que necesita protecciónEl que por rechazarla la reparte.El padre y el alcohol tras carpirLa madre y el aceite recalentadoY la hija, prostituta, vacía de sueñosTeniéndome en su cama, sabiendo que no durará.La que a su impotencia llama delicadezaLa que en su rudeza no halla más que sinceridadLa que quiere mecer a quien no será de ellaLa que desea vengarse y no lo oculta buscando la fuerza.El padre que con su ausencia enseñaba el silencioLa madre y un estoicismo que viviendo no lo leyó jamásY el hijo, con el peso de seiscientos trece preceptos en la frenteIntentando tu lecho como si fueras a recibirlo alguna vez.Sólo el desierto puede con el encanto de la calleLa solitaria noche vence a la compañía de tu pielEntre la mentira y lo cierto no hay más que tiempoY basta con extender el brazo para que los minutos caigan.Hasta el jadeo expresa con altitud cuando es resultado del extremoLos abuelos y los nietos cruzan un mismo punto, a vecesSe cumple la equidistancia, risa y llanto desaparecenEn otros puede verse lo que fue y lo que viene, desde lo que uno es.Por dinero, o por cartas de “roma10”Por una tarde compartida, por algún sacrificioPor una señal, por un compromiso, por un acto de fePor algo, se da el precio, las putas lo saben, las niñas bien también.Por jugar con la incertidumbrePorque la ley es poca cuando cabe y falta másPorque lo puro no es sencillo, y lo inocente es complicadoCuando lo conocido, frente a todos, no desemboca en amargura.9 Juana de Ibarbourou, por supuesto.10 Al revés, pero en ciertas mentes del derecho.
    • Va a costar más, más caro habrá de serLo sabe quien vive al pie de la montañaLo sabe la montaña que le besa la frenteLo saben todos los que aprendieron a cerrar los ojos.Después de todo, qué más da?La vulgar noche de derrotaEl común día de victoriaCuando el principio bosteza en el después?Van a sentarse todos juntosAxila junto a axilaVan a tomarse de las manosY pudiera ser que sientan el susurro de los gusanosPuede que no les guste y que tu nombre no sea el remedio.17.11.02LXXPrecisas de títulos, de alguna referencia al pieHasta que la abundancia te hace desestimarlasNecesitas un fin para lanzarte sin puentesHasta que el exceso de finalidades te quema los pies.Sueña con las sobras el hambrientoMientras por su olor lo desprecia el satisfechoY antes de llegar a los extremos, si lo lograCada cual puede fijar el concepto por la vivencia del intento.Gracia y desgracia separadas por un ritmoEn el atropello del movimiento que anhela y exhala vidaLos ojos demasiado atentos, muy sensible la pielPara acceder a la tierra y a las aguas de las tentaciones.Mientras duela, habrá algo que lo calmeMientras aflija será posible la esperanzaMas existe un fuego que no quema ni iluminaQue siendo vía, señala otra, y en señalar halla sentido.Como corredor que siente la carrera, y no su resultadoQue la medalla es de carne, y que intentarla es de sangreMientras los lobeznos practican con la hierba sus garrasY hasta a las hienas les es permitido sonreír y sentir calor.La casa está vacía, un puño cerrado la reclamaDeclaraciones vivas pueden hablar de ellaLadrillo a ladrillo fue levantada la sorderaY hasta la grieta fue planeada desde el antes de todo ser.
    • Música que duerme y danza bajo el ombligoSudando la espalda sobre los arañazosGritan los neumáticos en la esquina que llega de golpeMas amanecerá a tiempo, ni antes ni después, no más.La carne será apretada por un triángulo de algodónEl imbécil llorará desesperadamente un algo de sinceridadEn el arrecife alguna idiota deseará destrozar sus breves sueñosY entre los rojos habrá fiesta cuyo sabor será robado por los blancos.Del otro lado, de uno de los tantosUna abeja clavando su aguijón sobre mi labio superiorCon la prudencia de la muerte frente a la risa lavando el pasadoEl alma de las cigarras cantando sobre la tumba de los filósofos.Se rompe una pierna, o se rompe una familiaLo quiere, pero el alma no halla reposoTiene que ir por más, transitó yendo por menosIrradió ir por nada, la defendieron las bujías, no los soles.Bastaría con llorar un pocoUna legislación, algún ministerioUna ceremonia que dure horasQue el cansancio supla al sentido, y que esto sea creíble.Por algo la sal no será dulcePor algo lo agrio no será dulcePor algo no todos dominan los antónimosY por algo, pocas abren un tajo entre niña y mujer.Sobre un risco, o dentro de un estudioQuien no siente que es menos de lo que pudiera?Y le llama el alrededor, o situaciónPero no la daga que lleva en el corazón, o entre las manos.Llueven las llaves, hay trabajo en elegirlasLos que miran ven algo de juego, o sólo juegoA los que buscan, y por tanto eligen, les apresura el corazónLa cerradura aguarda, sabe debe saber estar ahí, aguardando.El pecho de los hombresEl vientre de las mujeresLa sonrisa de los niñosContrapesando las gastadas manos de los padres.Picará el alacránMorderá la sierpeMas será en la piel de AdánEn la estructura de lo creado.Cuarenta siglos darán resultado
    • Se ha previsto, la bandera y los confitesEl vientre marcado y los ojos cariñososY hasta la sed de las estrellas más altas.Parte del juego, o parte de la guerraDesde la atalaya o en pleno campo de batallaCosas que van siendo tan difícilesY cosas que te hacen sonreír sin esfuerzo.Por uno solo de los suspirosPor atravesar el fuego y el hieloPor admitir que la fruta fue mordidaY que en el hoy los dientes mastican el aire.Que desde bajo tierra es posible el cielo.17.11.02LXXIEl vino busca su copaLa copa, a sí misma se haceTú decides tu esenciaLa medida de dar, la capacidad de recibir.Para mí los infiernos, y también los cielosLas imágenes que trascienden tus cuadernosLa falla que hace grieta en el paso de los sincerosLa espada y el escudo que preceden a la hojas del libro.Divierte al tiempo que dueleAtrae al tiempo que repeleLástima y triunfoLos otros lados que cuesta admitir.Y alguien que no está más altoQue está más lejos.El error mastica el errorEl acierto olfatea el aciertoEntre garras y penasSe hacen posibles los imposibles.El espectador no quiere serloPero ha comprado el billeteSabe que pudo no hacerloLe pesa no tener a quien culpar.La noche del exceso se presentaLuego del día lleno de explicacionesNadie ayuda, nadie hace tanto peso
    • En uno está la dependencia, ahí lo que quiere ser semilla.Va a costar levantar un espejoY costará desenvainarPero será necesarioY será lamentable que lo sea.Más el juicio no será propioSi se mira bien, si se arrasó la miseriaNo es más que ir por ahíSin fingir irrealidades, necesitando más.18.11.0200:00LXXIILo que sabes es muchoLo que sé es másPero no alcanzaSabía tu nombre, tú, mi esencia.No lo entiendes, no lo acepto yoAmbos lo respiramos ahogadosQuebrados los cristales, sin mirarnosLos recogemos, con las miradas puestas en el suelo.La fragua es una, se sabeTu nombre es uno, lo sabeDe mi piel, una fibra lo percibeTu ser pudo ser lo que anhelé.Pesa el atrás, y pesa másPorque más allá sería mejorPorque más aquí sería menorPorque en la entrega hay cristal.Cuando quiero cantoY cuando canto hay desgarreY a cada flecha cada mirada tuya venceY lo que veo es lienzo y son tus dedos los pinceles.Pero está el destello, lo séHay algo que vence la persistenciaNacen culpables, pero no son creados culpablesLa idea puede ser fija, pero el corazón está harto de saber que morirá.No me comprenderías, pero no habría quejaLa luna, por mirarnos, siempre se quebraríaLa trama, sabida, del dolor día a día y noche a nocheHabría de necesitarnos, cuando no lo pretendiéramos.
    • Querría tu aliento, yo lo querríaEstaría en mi antebrazoO en mis ojosEn las cosas que digo, o que callo.Pero me divierto, y sangro la tontería ajenaJuzgo, para otorgar el placer extremo de juzgarmeCaigo horrible, para que no teman ceder un chiquitínMe abro el pecho, para que puedan querer abrir sus pestañitas.Y en verdad me divierto, aunque la sangre salpique paredesQue se entra fuerte a paso firmeQue no es poca la noche boca abajoY que cuando sangra el vientre, es la corona la que lo admite.18.11.02LXXIIIQuiero que este verano resplandezcasComo la piel blanca bajo breve vestidoComo la piel de bronce bajo las nubesComo trigo que le sonríe a las manos del labrador.Quiero que termine el día y sientas cansancioTras haber navegado por horas empleando mucha fuerzaQue al llegar a tu casa también llegues a tu hogarY que esté limpio el sitio donde reposa tu escudo.Quiero que sientas el zumbido del golpeQue con ágil movimiento lo esquivesO que con inteligente destreza lo desvíesY que sea al límite del contacto, donde habita el agotamiento ajeno.Quiero que respondas tendiendo puentesQue calles, como un tajo en el vientreQue presiones con tu esperaQue logres verte sin mirarte.Quiero que este verano las palomas sigan tus pasosQue las calles parezcan abrirse ante tu nombreQue intuyas que el final está en la resistencia de tu menteQue no hay puerta que el corazón no rompa, y que todo corazón es una puerta.Quiero ver tu pelo emergiendo del aguaTus labios tensos por la búsqueda de equilibrioTu pecho ensanchado de tanto sentirLas pantorrillas duras de tanto escalar.Quiero ver tu rostro cubierto por tus manosEl sudor perlando tu frente, coronando tu sonrisaLa captura de momentos en tus alforjas
    • El orgullo humilde del que combate a pie en tu memoria.Cosas que quiero, días perfectos, que dicen no existenPorque sostienen que pesa más seguir queriendo lo queridoQue aprender a querer lo que no fue tenido por nadieComo si el hijo único no pudiera engendrar doce vecesComo si uno de los tantos hijos no pudiera decidir no procrear.Soy yo el que lo quiero, y soy yo el que lo entiendeCon querer no basta, dice SilvioY una voz ronca intenta la llamaY una voz calma se apoya en el tiempo.Hace frío en lo zaguanesLos sueños se quiebran en pedazos si no enlazan con otrosY son pocos los que se ocupan de volver a unirlosLa tarea es mucha, y los resultados, abren los brazos a quien quiera verlos.Como arriba abajoComo en uno en todos.Quiero que lo que tomes lo distribuyasQue lo que cedas lo recuperes extendidoQue lo que obtengas lo des por ganadoY que lo ganado por repartido.Poca la metálica risaMenos basto que lo pretendido el resentimientoInmensa la indulgencia para quien asume el fragorEl aliento y las pezuñas de la penúltima casilla.Shhhhh, mira, tu propio ser te tiende caminos...Bebiendo el tiempo donde no está permitido el descansoEl dorso de la mano secando el labio inferiorCon la piedra buscando semejanza el abdomenCon la cuerda de un arco el antebrazo tendido.Quiero que al brillo lo dejes atrásQue por inmensa altura logres inmensa tentaciónY que en la hora más difícil, que parecerá la más dulceNo te apoyes en las resistencias pasadas, sino en las posibles.No quiero que duela, pero a hoy parece necesarioYa en el útero parece aprenderse el apegoYa en la mesa no parece tener cabida el hambre del otroY se enseña a bendecir lo que está en frente, y no su carencia.Lo que no quiero frente a lo que quieroLa imagen de un simple rostro frente a un rostro simpleGestos finalmente aprisionables
    • El espíritu de la letra que quiere ser escrita.En un verano que otros refieren a playaEl cuello cubierto por la telaLa inaccesible visión de los hombrosLos pies que se atreven a rasgar el polvo.Es pocoSi cuatro son los elementos, es pocoQuiero que suene esa canciónQue ni vieja ni nueva llegará a ser más que canciónY que estés ahí, para volver a partir.18.11.02LXXIVCreía en las mentiras, creía en ellasHasta que le partieron el almaY se atrevió a no buscar cobijoClavándole al viento sus más hondos deseos.Había un viaje, había nieveY la sonrisa le ganaba el corazónNo bastaba tanta soledadLa piel quería conocer a quien la concibió.Hubo sencillez, pero fue filosaLa conocieron quienes a las rocas se atrevieronPor travesura o por alta fidelidad a lo intangibleDa igual, que de juzgar, hace tiempo no se trata.Menos o más, ese ser que quiere incluir a otroY aquel otro que sin enterarse va incluyendo a variosFrente al pedido y a la queja, los pasos andados a oscurasLos que valen, porque sólo conoce el norte quien fue advertido que existe.Golpetean los nombres, quiere ser muchoLa intensidad suele ser precisaMas lo exacto suele trascender ubicaciónLa batalla tiene motivo, la guerra implica credo.Vamos a recordar, entretanto, que vamos a morirY que antes de ello no será posible sufrir algo menosY vamos a soñar que puede ser que tenga sentidoY vamos a jugar como jugaron los antiguos, con lo que tenían.Quería que lo sostengan, y quería sostenerPor piel, quizá, perdió la batallaSin proezas no hay biografíasMas, acaso no es anónimo cierto creador?
    • Más profundo.La mirada de soslayo clava más que la de frenteLo sabe quien se hace apto para captarloA veces ningún sueño terminaA veces basta con imaginar hacerlo posible.En el a veces alguien se entretiene.La tierra le mordió sus bonitos talonesEl techo le ablandó la pielLe encogió el corazón la resignaciónEl mundo le fue demasiado, este mundo le costó.Así la pena, y los otros idiomasEl producto y sus implicadosEl sudor calificado de profanoLos pezones duros ante el tristísimo cansancio.Vale más que ni siquiera me imagines.Las estrellas y el vómitoEl afán y la desidiaLa bombachita y el ombligoLas boludeces divirtiéndose en tu cerebro.Se ahorcó con un cinturón de cueroLa violaron en un callejón camino al colegioLe llovió mediocridad en plena adolescenciaEn un pedazo de madera le atravesaron las muñecas.Interesante, muy interesante.A tu casa iré a prestarte las gasasFrente a los que conoces habré de elevarteMás que oxigeno te daré oxigeno puroY a cambio exigiré que me olvides.Mas ve sabiendo que los adornos me ofendenQue nada, que absolutamente nada de lo que hagas habrá de dolermeSucede que la estupidez no me inquietaY que en sus portadores no hallo más que dignos dignatarios del bofe.Adoro decir que me gusta que me juzguesSé que quieres ser partePero para serloNo sería requisito no pertenecer?No hablo de míEs de mí que hablas
    • Tiempo de consonantesIr por ahí, con las manos en los bolsillosY cosas que pueden ser tocadasSi por poco de tiempoSe mira al frenteY no al premio que está al lado.19.11.002LXXVEl que va primero lleva todo el peso de la carreraYo voy tercero, mi entretanto es persistencia y acechoEn mi mente la meta ya está logradaSolo queda realizarlo, visualizando ya otras metas.A una edad, ya no hay tiempo para carreras asíPero a un niño no se le impone que los adultos no jueganSe le va enseñando, paso a paso, atardecer a atardecerY de lo natural a lo social, y de lo social al algo más.No soy el adulto, no soy el niño, negando abro el abanicoMe doy cuenta de que creo darme cuentaYo armo el laberinto al que me arrojo de llenoYo le afilo los clavos al que quiere atravesármelos.No me falla la llama, pues yo no falloMás de diez y ocho horas por día tenso el arcoFijar el blanco y liberar la tensión es sólo un actoQue no implica más que un parpadeo tras olfatear el aire.Tengo mis planes, los oculto, y los develoSi algo yerra, yo me hago responsableSi algo acierta, se lo agradezco a otroComo sin querer, los voy implicando a todos.Es imposible que las canaletas llorenY todos los días alguien dice amor sin conocerloEs imposible la justicia en las calles del mundoY todos los días alguien transita por ellas rumbo al tribunal.Puesto así, la carrera antes que lerda, resulta absurdaMas no faltan los competidores; sobran, como sobran los pobresCon alquilada luz quiere brillar la críticaY el alrededor, o comprende o es comprendido.El sonido de la puerta del auto al ser cerradaEl cruce de piernas, y la situación de las manosEl origen de las ropas, hechas o compradasLo que cubre aquello que quiere o no ser descubierto.
    • Hablando de cuerpos, o del sentido de cada latidoLos peldaños que subió Miguel Ángel con sus pincelesAfuera la guerra, y adentro la guerraLas noticias que dicen te has marchado de este mundo.Tu vida entera como papel mojado, la carrera que no era talEl derrumbe de las construcciones pobres en EgiptoEl molino que no daba de comer a nadie, pues no era molinoLos ojos que no temen quemarse las pupilas, que aceptan la ceguera.Y dicen que la vida es breve, y es notableY coincides, y en coincidir no se da la comuniónNo es tan sencillo, y parece no tener remedioY casi es cruel, y algo indica que en ello pudiera no haber nobleza.Estira abrir los brazos, cerrar los ojos y rendirseY en el último instante, en el más breve de todosQuizá por la intensidad única por la que fue concebidoCada tanto alguien logra mantener a raya sus mareas.Pensar en ellos obliga a olvidar sus historiasLlegar a intuirlos implica desestimar su presenciaPues la soledad no es tal si hasta una esperanza la atestiguaTodo es por una posibilidad, y mucho es por hacerlo posible.Importan las certezas, cuentanComo importan y cuentan los holocaustos en el éxodoY lo que está cerca no es más que la cercaníaY en sentirlo, quizá, la primera invitación.19.11.02LXXVEl que va primero lleva todo el peso de la carreraYo voy tercero, mi entretanto es persistencia y acechoEn mi mente la meta ya está logradaSolo queda realizarlo, visualizando ya otras metas.A una edad, ya no hay tiempo para carreras asíPero a un niño no se le impone que los adultos no jueganSe le va enseñando, paso a paso, atardecer a atardecerY de lo natural a lo social, y de lo social al algo más.No soy el adulto, no soy el niño, negando abro el abanicoMe doy cuenta de que creo darme cuentaYo armo el laberinto al que me arrojo de llenoYo le afilo los clavos al que quiere atravesármelos.No me falla la llama, pues yo no fallo
    • Más de diez y ocho horas por día tenso el arcoFijar el blanco y liberar la tensión es sólo un actoQue no implica más que un parpadeo tras olfatear el aire.Tengo mis planes, los oculto, y los develoSi algo yerra, yo me hago responsableSi algo acierta, se lo agradezco a otroComo sin querer, los voy implicando a todos.Es imposible que las canaletas llorenY todos los días alguien dice amor sin conocerloEs imposible la justicia en las calles del mundoY todos los días alguien transita por ellas rumbo al tribunal.Puesto así, la carrera antes que lerda, resulta absurdaMas no faltan los competidores; sobran, como sobran los pobresCon alquilada luz quiere brillar la críticaY el alrededor, o comprende o es comprendido.El sonido de la puerta del auto al ser cerradaEl cruce de piernas, y la situación de las manosEl origen de las ropas, hechas o compradasLo que cubre aquello que quiere o no ser descubierto.Hablando de cuerpos, o del sentido de cada latidoLos peldaños que subió Miguel Ángel con sus pincelesAfuera la guerra, y adentro la guerraLas noticias que dicen te has marchado de este mundo.Tu vida entera como papel mojado, la carrera que no era talEl derrumbe de las construcciones pobres en EgiptoEl molino que no daba de comer a nadie, pues no era molinoLos ojos que no temen quemarse las pupilas, que aceptan la ceguera.Y dicen que la vida es breve, y es notableY coincides, y en coincidir no se da la comuniónNo es tan sencillo, y parece no tener remedioY casi es cruel, y algo indica que en ello pudiera no haber nobleza.Estira abrir los brazos, cerrar los ojos y rendirseY en el último instante, en el más breve de todosQuizá por la intensidad única por la que fue concebidoCada tanto alguien logra mantener a raya sus mareas.Pensar en ellos obliga a olvidar sus historiasLlegar a intuirlos implica desestimar su presenciaPues la soledad no es tal si hasta una esperanza la atestiguaTodo es por una posibilidad, y mucho es por hacerlo posible.Importan las certezas, cuentanComo importan y cuentan los holocaustos en el éxodo
    • Y lo que está cerca no es más que la cercaníaY en sentirlo, quizá, la primera invitación.19.11.02LXXVILa alegría en mi boca incrusta una sonrisaY entonces te recuerdo, y así se forja una arrugaEscribo la posibilidad de un cariñoY la sombra del tuyo lo tiñe de dolor.Invocarte puedo, hacer que vuelvas o vengasY por juzgarlo - por juzgarlo yo - de incorrecto, me abstengoRecordando tus palabras, trato de no pensarteMe obligo a sonreír cuando más grande es el hueco que haces en mí.Lleno de juventud, pero con los motivos perdidosLas armas listas, y ningún contendienteTodas las palancas del mundo y ningún punto de apoyoLa copa de oro por la que tantos morirían, y por la que tengo que vivir.Tendrá que golpearme la brisa que todavía huele a hieloVan a tener que llevarme en su corazón las cabrasA buscarme saldrán a volar las águilasPor intuirme las hienas tendrán que perdonarme.No quiso que te quiera la que tendió la mesaLe dolió que me quieras a quien poco tiempo compartió contigoLos dioses lo fraguaron, mas no todosY así se esculpió, de nuevo, la poquedad y grandeza de lo humano.Maderero el que hace la camaMaderero el que hace la barcaMaderero el que hace la cruzMaderero el que desposará a la virgen preñada.Dos veces la conquista11, veinte la atracción12Y un único reloj fijando al suelo las horasComo si Venus y Marte pudieran bajar la miradaPara el tiempo en el que me sería dado rechazar mi ancianidad.Una línea recta que sin principio ni fin a sí misma se sostieneY otra quebrada, que en una caminata, graciosa dibuja eternidadesEntre flores y abejas que sin poseerlas las consumenLa marca que pudiera señalar13 venganza y que supera la de la justicia errada.Mas es en vano, diría alguien11 Azul celeste.12 Rosa.13 Caín.
    • Pero por algo es, digo yoQueda sangre y queda dudaLleno de sorpresas, no le cierro la puerta a ninguna.Niega, yo lo afirmaréAsiente, yo lo negaréY cuando ya no tenga fuerzasCederé a la más abrasadora de las intenciones.Dicen que entonces ya no estarásO que al menos ya no seremos los mismosDicen que no me importa lo que dicenY dicen que consideras lo que digo.Yo entiendo el lenguaje de tu peloEl de tus manos y el de tus pasosSé las palabras que conoces, sé lo que dicesYo te sé, y si ello molesta, que el molesto pague el precio.Al final de cuentas, puede que hoy termine todo, para míAcaso no vivo de prestado?Acaso lo ignoro?Y sabiendo que no, acaso no pisé la tierra como si fuera firme?Demasiadas llagasPara no atender el dolor por no ser atendidoPara no atender el dolor por haber sido socorridoPor apartarlo del sufrimiento, como se aparta lo conocido de lo ignorado.Ve por maquillaje y ropa nuevaVe por ahíAlguien va ocuparse de juntar los leñosAlguien de generar el fuego.Y lo siguiente será continuarY continuar será demasiadoPorque no continua quien no lo aceptaY no lo acepta quien no lo comprende.19.11.02LXXVIISuave, limpio y jovenSe desliza el viento entre los bambúesEl agua transparente se deja acariciar por élNo hacen falta ojos, no hace falta nada.Con emoción pienso en que voy a morirQue voy a llegar al final de mis díasComo se llega al final de algún libro querido
    • Que quiero esté lleno de páginas subrayadas.A veces, se suelta el hilo de la cometaDe cansada y vieja cae una ventana en la casa abandonadaSin arrugas llega a mucha edad el rostro que poco sonrióY fuertes brazos intentan esconder un corazón lleno de cariñoY todo esto siendo cierto entre justicias y libertadesLa mugre bajo las uñas de los chiquillos del barrioEl diario personal que llevan algunos cardenalesY la primera mañana de la mujer que ha perdido sus hijos.Pronombres personales que hacen de teclasEl funeral en donde todos se miran a los ojosLos tacos del zapato marcándole el ritmo a las baldosasEl silencioso testimonio de las vigas más jóvenesMarcan el plano cartesiano de un millón de proyectosQue no desconocen de alguna rota parte del cuerpoQue saben del deseo consumado y arrasado por sí mismoY de un cansancio tan atroz que sólo con más esfuerzo hallará descanso.Trato, por divertirme trato, con toda mi inteligencia tratoDe confundir los lugares que llevo en los bolsillos con los que veoPara poder hacerlos bajar le tiro piedras a mis sueñosPero vuelan muy alto; fui yo el que les construyó las alas.Cuando la niñez, siempre hay una puerta que nunca se abreUn baúl cerrado cuya llave la tiene el abuelo más severoY por supuesto, una hora en la que no puede irse de aquí por alláProhibida o vedada, hay una esencia oculta tras las formasY no es imposible conectar con el otro lado de las estructurasTú que sin ver has mirado el rostro de quien no conocesSi imaginas volver a sentir las manos en tu cinturaCuando alguien te levantó y no se cerraron tus ojos cuando vieron al sol.Por estas cosas, que algunos estúpidos tratarán de entender- porque sólo un estúpido no entiende lo obvio -No hay filo en darle despedida a las gaviotas más azulesPara que vayan por diferente sentido del propio, pero con el mismo destino. La espalda contra la pared Apenas doblada la esquina La sonrisa del guepardo Que vive más que su lágrima.21.11.02LXXVIII
    • El auto movido a mierda fue logradoEl cuero se tendía sobre la porcelanaLas venas de cobre recibían las hecesCatabolismo humano y anabolismo mecánico pendieron de segundos14.Sonreías, arrugando nerviosa servilletas de papelDecías cosas simples, cuyo significado era lejanoComo sabías que así era, y que así no sería entendido, suspirabasComo suspira el tigre, cuando nadie en el mundo puede verlo15.Secretos que desdibujan el lechoVivencias que llegan a estrujar la muerteAquellas posiciones que se creyeron de favorPero que fueron órdenes, y a su modo, pétalos de cristal.Roces de rezosMañas de arañasManto del cantoColor de dolor.El método de destrozarseLa técnica de acribillarseSubir a la cruz y clavarse uno mismo en ellaBajar al infierno con una cuerda para el otro.Puede que no esté permitido reírse del otroPuede que lo visto no justifique lo dichoPuede que las horas sean de carbónY que nadie nunca haya estado observando.Te van a destrozar si te descuidasLo que para algunos es pasatiempoPara otros suele ser obligación de tareaNo siempre para el poeta es que existe el mar.Suele herir la espadaPero suele darse distancia entre quien la forja y quien la empleaDuele el hierro en el pecho de la víctimaPero no hay biografía del herrero que conoció los efectos de su obra.Te quedan horasLo que tienes es el peso de qué hacer con ellasPensar y hacer valen, todo tiene y tendrá su valorEl punto es: quien valorará la valoración ajena?El huevo de la mujer araña.La necesidad más alta, la de no necesitar. Y tus ojos solos.14 Va a suceder. Nota del E.15 Sucedió. Nota del E.
    • LXXIXPasa que la verdad no puede ser utilizadaPasará el que la defienda y el que la ataqueQuemando horas que no inflaman hasta el finalLadeando el rostro ante la fiereza de lo oscuroVerdaderamente va a ser duro el cristalDadivoso, el pobre no podrá con lo anteriorNotoria su resistencia, filosa su destrucciónPueden decir los demás predicados, los demásSerpentear el día a día de toda autocondenaciónUtilizadas sólo serán todas las cosas pasajeras.Al hombre su ansiedad y su angustia lo traspasaMutilando hasta fijarlo en un pobre almanaquePor no poder admitir que es su esencia la que vuelaPor negarse al sacrificio por el cual se accede a verTodo aquello que va mucho más allá de la heredadA donde ya no llegan a pisar las intenciones del malignoEse punto en que alguna vez se puedeSin otra influencia que la propia, optar por las heridas coserHaciendo del pasado una herramienta sutilizada.22.11.02LXXXNo teme a las sombrasQuien sabe que la luz fue creadaNo enfrenta la oscuridadQuien puede absorberlaNo destruye a su enemigoQuien a sí mismo no se construyeNo llega a muy lejosQuien parte sin saber que retornaNo disfrutará al empujarQuien no ha sabido levantarNo sabrá ceder en nadaQuien nunca se exigió todo
    • No sabrá valorarQuien sólo conoce de preciosNo sabrá comprarQuien sólo tiene qué venderNo tendrá agallas para exponerseQuien no vivió la humillaciónNo será del todo fielQuien nunca fue traicionadoNo respetarán los signosQuienes lleguen a conocerlosNo revisarán lo hechoQuienes sin apostar se jueguen al futuroNo evitarán las negacionesQuienes pretendan afirmarNo habrá límite para el encerrado en un círculoDentro del cual iridiscente fulgirá la espiral.22.11.02LXXXISí, luciérnagas y cigarras moriránMorirá el caribú, y morirá el mamutSí van a dejar de estar muchas cosasPero ninguna dejará de existir.Sí va a ser difícilAunque distinto, será semejanteSí será un sonido nuevoMás carente y más sincero.Sí podrá presentarse el opuestoA quien de alguien espera respuestaSí será posible negar con afirmacionesLa posible grieta en la página anterior.Sí podrá querer de soslayoQuien es presionado por su deseo de entregaSí podrá abstenerse de hablarQuien dominando palabras, domina el acto de ser dominado.Sí se creerá se dibujan más vocablosEn la mente de quien lame el solSí será tarde y será tempranoCuando en el tiempo el tiempo haya llegado.Sí, quiere querer a su manera
    • Quien aceptó la manera ajenaSí quiere ser consumido por algo mayorQuien consumió algo menor.Sí puede ir más lejosEl que decide detenerseY sí puede detenerseQuien sin decirlo no lo hizo jamás.22.11.02LXXXIICon paciencia se logra el cieloCon paciencia se elabora el venenoCon fuerza cae la tormentaCon fuerza la resiste quien lleva el alma exaltada.Tú sabías el caminoYo sabía el finalNos entendimos nuncaNuestros actos lo decían.Hasta hoy torturan mis piesEs hasta hoy que sólo veo lo que vieneY aunque vuelva a intentar andar por tus sendasSé muy bien que no podría porque no la llevo dentro.Qué hacer si lo que tengo enfrenteNo coincide nunca con lo que llevo?Labrar, masticar piedras todavía ardientesApretar hasta el ahogo los colmillos de ciertas sierpes.A mucho le quise poner un título, o un nombreAlgo me dijo que no lo haga, y no lo hiceNo fue mía la sorpresa, mía es la casaEras tú quien no lo esperaba, hasta que era tarde.Y así como se dieron tus expectativasCedieron las mías a una parte de la realidadY mientras tú parecías no terminar nuncaDe maravillarte ante tanto lápiz de colorYo no dejaba de sentir la enorme presiónDe esa hoja en blanco que espera y espera.Y te gozabas de la estructura de los instrumentosY me partía las horas tratando de aprender a usarlos.Pero bueno, no siempre se aprende de lo buenoAsí como se da cierta dulzura en cierto cansancioTambién suele ocurrir el sin sabor en la energía
    • Y así se fija la distancia entre timón y remo.Menos compañía hace posible mayor precisiónAl menos en tiempos de aprendizajeCuando la tarea todavía simple:Lograr estar preparado para todo.23.11.02LXXXIIIPuedo confesar que busco el punto exactoY que cuando voy a lograrlo algo falla, y es alguienVale entonces alejarse, y volver a intentarloY así pasan los años, y se escucha que uno habrá de cansarse. Puede que algunos hayan nacido bajo tal estrella Que imposible les resulta respirar resignación Y que prefieran vivir con las consecuencias de estar errado Que llegar a morir con el peso de aceptar lo rechazado.Puedo decir que es otro el sabor de la lluviaCuando hay otros al lado y el camino se ha extraviadoQue la calma cuesta cuando después se divisa la cimaY el pánico y la desazón dominan a los que están atrás. Hay que abrirles el paso a los que resisten Hay que dejarlos hacer Como se le deja al alfarero olvidar que se trata de sus manos Como se le oculta al niño que en su juego está su trabajo.Puedo declarar que el intento más difícilEs aquel por el cual no se vuelve a intentarY no por que la mente le triunfe una vez al corazónSino al revés, porque es el corazón el que no quiere destrozarse. De nada vale intentar complicarles la marcha No hay imaginación que pueda con la de ellos No hay dardos que duelan más que aquellos que ellos mismos se clavan No hay prueba más difícil que la de haber aceptado lo que son.Puedo atestiguar que uno al fin se despersonalizaCuando no hay dolor por el juicio ajenoMas también, que así como no afecta ninguna ofensaTampoco importan ningún elogio, aprobación o estima, de nadie. Los pasos firmes siempre dejan huellas profundas Inútil intentar evitarlo, inútil tratar de borrarlas Es mejor ir entendiéndolo más temprano que tarde Que a sus pies, una cabeza es más blanda que la roca que dominan.
    • Puedo proclamar que siento sedQue al alcance de mi mano está el manantialQue depende de mí y no del tiempoQue la copa aún no está lista, en ella laboroQue no será perfecta, pero se me permitirá soñar es mía.23.11.02LXXXIVDebería la abundancia, más no te sobraDebería la carencia, más no te faltaY lees que alguien busca el equilibrioY sientes estás cerca, y la venda comienza a doler.De tanto querer que en ti creanEn todos quieres creer, en todos confiarMas está escrito que será maldito el que en otro se apoyePues no tira ni empuja bien quien se hace peso en otro.Antes que pilar, hazte columnaMás que símbolo, significadoQue tu limosna sea de carne a las alimañasQue tu sueño sea el abrigo de los leonesY que puedas desear a otroLo que nadie pudo desearteY que por alguien hagasLa décima parte de lo que puedes hacer por tiY luego por ti hagas más de lo que pudiste haber hecho.Ojalá tengas un nido de halcones dentro del pechoQue cuando duermas sobre tu boca laboren las abejas16Que a los seis años de tu padre hayas conocido el sabor de la pólvoraY que el hilo y la aguja nunca los hayas empleado para hacer banderas.De lo contrario vas a temer mojarte los zapatosTe serán difíciles hasta el uso de los cubiertos.Retener una música, o admirar alguna emociónBeber de raíces, y hasta reír de tus actos.No te cuides, si no eres instrumentoPero si lo eres, recuerda que pulcro servirás mejorMira que no siempre tocan manos hábilesQue siempre existe el riesgo de que todo haya sido un juego.Después De Todo Acaso16 Ver Píndaro.
    • Deseas Ser Más Humano?23.11.02LXXXVCuántas veces un signo de admiración?Para no ir gritando todo el tiempoBuscando en las ascuas alguna señalMordiendo en los hongos más negros de oscuridad.Percibo con pasión el tiempo del truenoMontañas demasiado escarpadasUn enlace con culturas más altas y peligrosasPasillos gigantescos amurallados con piedras desconocidas.Todo gris y azul oscuroUn nuevo tipo de jinetes realizan el polvoHay tantos ahoras como estrellas perdidasSe sospecha no habrá ninguna mano salvadora.El sol da la orden, la luna la ejecutaCae a la tierra un fino hilo de plataLo porta el que creyeron perdidoLo sabe, su vida entera es de guerra.De la semana humana toma un díaY en ese día de reposo, sin obedecerPeca, sin culpa, para que otro no pequeY se arroja al abismo que siempre persiguió a su alma.Los sonidos no llegan enterosPor el ayuno se da la debilidadY el humo somete al aire por una brevedadMientras los novatos comienzan a tocar sus primeras palabras.Infinitas puertas terminan convirtiéndose en una solaEl mensaje va más allá de alguna opciónCuando la vida y la muerte pierdenCuando hasta la escala tiembla por la cima.Cubierta por lienzos, una mujer danzaEl pelo es negro, y es onduladoEn sus movimientos hay dos guerreros, incolorosPor el arte el ambiente resuma un desafío impostergable.Hay en el vientre una semillaY en la rama más alta una súplicaY a mis palmeras las rodea el cemento
    • Y son los actos los que interrumpen el sueñoY son más altas y más peligrosas.24.11.02LXXXVIMaravillan mis despreciosEntusiasman mis metasGustan mis palabrasAprobados son mis actos.Mas yo te vi buscando el nido del águilaYa tiempo atrás supe el brillo que tendrían tus ojosEscuché tu silencio, el logrado por tus pensamientosY sentí cuando tu corazón fue rozado por la primera flecha.Creo que sin querer te había imaginadoQue por ir buscándome, por querer encontrarmeFui hallando en toda construcción su ideaLa que tú podrías o no continuar, la que habrías o no de culminar.Entretanto los rastros hablablesLos trozos de cuerda encontrados en el caminoEl campamento batido por la nieveLa desolación al estrechar las manos que se tienden.Llegar a saber cuestaPero cuesta más vivir con ello a cuestasSólo el precipicio justifica la cumbreY desde la cumbre sólo el precipicio tienta con fuerza.En la memoria ronronea una distensiónEs demasiado para cualquieraMás cualquiera sabe que cada cual difiere de todosY alguien único besa el árido desierto de su unicidad.Quienes al conocer parecieran nacerLos que por alguna promesa se sostienenLa piel de aquellos que elevan su propio cantoEl poder temer por otros, y nunca más por uno mismoQuizá constituyan el difícil argumentoPor el que se explica aquella fraternidadQue la consiguen quienes no la buscaronQuienes la lograron sin tenerla como fin.Que cumplan su tarea los clavosQue zumbe en el viento todo látigoQue se embriague el viñadorLa espera es mía, tu nombre le dio aliento.
    • 24.11.02LXXXVII17Que llegue a tocarteQue alcance tu pielQue tus ojos se crucen con los míosHará que a alguien le sangre el corazón.Que me sospeches al fin de la nocheQue empieces a intuirme al inicio del díaQue sientas que soy posibleDe angustia le llenará el alma a alguien.Que admitas pretendermeComo se admite un errorHará que mires a la justiciaComo verdaderamente imposible.He sabido que mi dolor es el precioAlgún tiempo gastarás en curar los rastrosEstá escrito que uno es el que cosecha, y otro el que siembraAlguien abre la tierra, o la piel, y alguien está ahí en su después.Para alguien, nuestro roce significará un dueloAl destino y a la fortuna le pedirá explicacionesPues que nos sepamos implicará sufrimientoComo sufre el fruto todo el tiempo que le lleva llegar a dar sombra.Más será posible salpicar alegríaSerán cenizas las que caiganY será encendido fuego el que destelleAbsorbidas las interrupciones, nunca más podrán volver.Quizás la fuerza de un sueño obligue a despertarMas estará la compañíaPara recordar que cae el que caminaPara indicar que avanzar vale más que correr.No descanses, está escrito que no es tiempoQue ya voy llegando, con arduo cansancioSiendo un poco más de lo que imaginasY un poco menos de lo que podrías esperar.No es más que un detalle que he queridoUn gesto de vanidad y de humildadUn punto de dolor y de placerQue el último golpe de cincel, el más difícil, lo des tú.17 Así se apuesta.
    • 24.11.02LXXXVIIIAprieta el clima las intencionesLa calle se abre, y con ella, la nocheSon sencillos los segundosPero tu imagen es ancla suelta.Respirar es grave, como tener un nombreLograda la precisión, el brazo no busca la flechaDuele el dolor de la presaY hay una esperanza que toma un color no imaginado.Se trabaja, y en ello hay sudorSe intenta la noblezaY que nadie quede atrásMas son diferentes los cristales, y cada cual en ello halla orgullo.Se respira tranquiloHay eufoníaPero adentro falta algoY lo poco que falta tensiona todo lo que hay.Por una mano en la espaldaPor unos ojos mirando la manoPor un corazón latiendo en otroPor un obsequio todo lo hecho.Soplan suaves las posibilidadesPedir es sencilloDar no es tan difícilLo que rasga es callarLo que alivia es aguantar.En un punto, en uno soloLa más aguda certezaEl hecho del rayo mas allá de su origenLo que fue previsto y visualizadoY el actor que no se resiente porque la trama se cumpla.La cuota de generaciónDonde no había, hayY que así tendría que serY que sea, cumpliendo el instrumento su esenciaNo la que pretendieron impuesta y dispuestaSino la que decidió que fuera por propio impulsoAceptando, con el más filoso de los pensamientosQue lo que acepta o rechaza nunca fue una misiónSino una invitación de sangre, de la misma sangre que recorre su ser.
    • Sé que rasga, sé que alivia. También tú lo sabes.24.11.02LXXXIX A EnriquetaPues bien, a ver qué tenemos esta noche, muchacho.Si no tienes la certeza de vivir otra másNo es muy valioso que ésta la pases sufriendoY si sólo por ti eres capaz de doler, vas en errorYa son demasiadas las víctimas que desconocen a sus iguales.En la húmeda tierra del desprecioDonde el calor aprieta hasta la modorraDiversas arañas buscan un mismo vientreEn donde la muerte es sencilla frente a la vida.Antes de nacer su corazón sintió al míoLevantó velos protectores, me acuñó como moneda fuerteNunca temió pisar a nadie, en ello había tareaMientras otros dormían, fabricaba para mí muros de arcilla.Nadie, nadie podía acercarse demasiadoEran cosas que no quería, pero que aceptabaDentro de mí algo era sacrificado, y algo en mí le daba razónUna razón pasional, pura, ya que no inocente.Las palabras fueron precisas, como todo venenoEn ninguna de ellas era posible siquiera imaginar la calmaPero se aprendía a estarse bien, tensas las pantorrillasAl borde del navío, había peligro, pero había seguridad.Tiempo después, mucho tiempo después, me abrí al cariñoEl que ella logró proteger de afectos menos intensosFue antes de que iniciara su retorno, unos años antesCuando su defensa, con placer, querían asumir mis manos.Me divierte pensar que seguiría igualCon las caricias más torpes del mundoPero sinceras, y por ello fierasY sobre todo mías, mías, mías, y sin saber por qué.No me engaño, nunca he sabido hacerloUna vez abiertos, los ojos ciertos no se cierranNo era perfecta, no era justa, no era librePero era lo que había, y lo que había no fue justo, fue mucho.Es uno de mis pesos, una de mis anclas
    • Que a toda adversidad le insufló pasado, con ejemploQue a todo futuro le quiso hincar perfecciónQue en mi cara, y frente a todos me demostró firmeza.Y guardó el detalle de dejarme ver que podía ceder.25.11.02LXLVan y votan, no saben lo que hacenY, sin embargo, parece no son perdonadosPasa el tiempo, y de todos modos viven menosLlueven los premios, pero no llueven soluciones a nada.En mucho persiste cierto tufillo a mediocridadGanadas las prendas de la clase mediaResulta sencillo masticar la finalidad de la clase bajaY la pobre clase alta, qué haría sin ropa, frente a mis amigos?El puente es bello, pero no conduce a nadaLas palabras son fuertes, pero no muevenLos actos son firmes, pero despiden errorEn algún punto alguien ríe, no puede más.No bastaría que espejos y lentes sean gratisMientras más enorme lo blandoMás inconmensurable su contrapesoAnte una amputación sufre más el atleta que el tullido de nacimiento.De qué valen los dedos si nunca han probado la piedra?No hay inteligencia, que sólo con el tiempo puede enfrentarseVa unos grados más, donde respira el sentidoDonde otras voces buscan la única.Pero no se desestima el leño, inteligentemente, aún noHace falta pasar por el hasta cuándoHay que aceptar las setenta veces sieteY aprender a manejar la espada con los dedos sin la muñeca.En el sótano nos reuníamos, no llevábamos sotanaNos gustaba la estola, sabíamos que a algunos molestabaDominábamos las cadenas, se sabíaRotas las primeras, no fue sorpresa cargar con nuevas y más pesadas.De eso se trataba, en ese entoncesAhora va cambiando, mayor es también el filoComo en el desierto, evitamos matar a la hembraEn un solo segundo optamos por el machoUno el que guía, otro el extraviado.
    • Ni regalos, ni premios, ni carrera, ni juego, ni guerraUna ruleta y un mazo de cartas en el humo de lo aleatorioQue carga con un centro en el cual se fija nuestra miradaY entonces la daga, la cimitarra y el primero de los hierrosQue capta lo vital y hacia lo vital se dirige más allá de los pastos y los nidos.25.11.02LXLIVan a entregarse a lo que no quierenUn montón de aprobaciones les dará fuerzaCreerán estar concentrados, no enfocadosEl muro, ciego, los aguarda sin hablar.Va a ver testigos, y no querrán serloSiempre quiere no estar ahíEl que entiende lo que va a ocurrirComprendiendo que pudo no haber tenido que ocurrir.Mientras el tiempo es variableSuele pesar el antes, donde mucho se tejeY así los resultados parecen mayoresPues llevan vestimenta de consecuencias.Un poco de ritmo, sonidos auténticosEl sordo grito de las ciénagasLa hierva pisoteada entre las piedrasEl cartoncito universitario vomitado por un territorio.Y la yema de los dedosQue dan con otras semejantesQue saben no igualesQue comprenden diferentes.Van a sentir que tienen razónPero no sentirán el temor de fallarHallarán la seguridadPero no darán con la prueba de la humildadDonde la duda se expande tantoQue es imposible oír nada que no sea la propia vozY la otra, desprovista de vocablosQue expone lo exacto de lo eterno.Un poco de sangre, y valorar la vidaUn sobresalto, y sin descanso buscar la pazEl mensaje reflejado en las huellas en el rostroEsas cosas que simplemente no fueron dichas nunca.Sediento aguarda el altar
    • Debe rebosar quien lo anuleEn su idioma clama la piedraEn el suyo la carne debe darle una vía.No cualquiera, nacido, semejanteAlguien que aquí lleva un nombre.25.11.02LXLIITu cadera hace bam bamTus ojitos hacen chic chicCon gracia insultas la inteligenciaCon indómito orgullo irradias boludeces.Sé que estás por ahí, te puedo olerUna pata frente a otra, cierro la bocaMe aquieto, y asistoParo las orejas, escondo el corazón.No es fácil que otro olfatee tu espaldaQue sea poca la sed que en ti otro abreveQue sean frágiles los ajenos sueñosQue en tu vientre encuentran almohadaNo es fácil.Habías cantado, alguna vezUna canción que nadie escuchóQue fue de hielo y fue de fuegoQue por ser de ti quería ser entrega.Faltó la mano que la recojaEl instrumentista que la ejecuteEl poeta que le justifique una letraPero no faltó el que la oiga.Lo recuerdo bien, vestía desnudezLe sobresaltó tu inocenciaLleno de heridasNo pudo comprender que también tú las llevabas.Si no se tratase de ti, de él, o de míQué frases alcanzarías a expresar?La pared vacía, limpio el futuroY ese beso guardado, el que pesa como un sol que quiere brillarY que es postergado no sabe bien por qué.Es tener destinatariosConocer sus direccionesY no poder hacer nada al respecto
    • Porque para el amor no hay amantes, sólo a sí se admite.Y arrasaY hablarlo es tan pocoQue vale más sujetarse una roca al cuelloY sonriendo arrojarse al posible centro de uno mismo.25.11.02LXLIIISi volviera, algún día, sabría por quéComo hasta hoy he sabido escaparSin gritos, sin reclamos, casi silenteComo cuando se acerca la sombra de una nube.Al exceso le fija un límite la disciplinaHasta que el rigor de la misma se torna exageradoY entonces, ya con los vicios despedazadosVariables mucho más densas buscan los dedos de los pies.De tanto arañar el viento buscando una cabelleraPor ir por los días evitando el contacto de nadieTras la música expandida por escucharla a solasEs posible ver al sol iluminando un planeta ya vacío.Comprende, no es la casa vacía y en penumbrasEs esa misma casa, y quizá una mayor y más bonitaResplandeciente, pero igualmente vacíaSin que nadie esté para verla, sigue la luz; continúa.Martillan los íconos, las casillas astralesPor no sentirla, resulta imposible comprender tanta sedDebajo de todas las rocas del mundo brotan alacranesLas manos se vuelven garfios hambrientos de pechos ajenos.Domina el pánico a la anciana abuela, la absorbeLloran los jóvenes, y, extraño, no se cumple la frase18Algunas afirmaciones, que fueron tan solemnes, despacio y brutalDesechan la coraza que cubría su intenso absurdo.Por tanto tiempo, tanto, que fue demasiadoPorque es el demasiado lo único que parece sacudir a lo humanoSe vociferó la teoría de los dos bandos, y de su soluciónQue nadie pareció recordar el motivo de las metáforas, el de los símbolos.No había bondad, no había maldadY mira, no había finalidadNo hubo arte en pensar, ni en “combinar los sonidos”El diente que hendía la carne, al final, no tenía explicación.18 “el que llora...”
    • El lobo que mataba para vivir, no moría nuncaQuien moría, al final, en realidad no moríaNo había ningún barco, no había ningún caminoEl grumete y el peregrino fatigaban su propio exceso.Alguien reía, pero no había bromaEl estallido no era más que estallidoUn día después no era más que polvo sonoroEl mensaje no era más que un brazo tendido al imposible.Se araba la tierra, y quien la arabaEra quien sería devorado por ella, como devoluciónSe miraba al cielo buscando interpretarloY por interpretarlo, como se podía, se accedía a la hoguera.Creo que todo esto fue aquí, entre nosotrosLos que comprábamos libros, en lugar de leerlosEntre los que los leíamos por no escribirlosEntre los que los escribíamos por no vivirlos.Siempre fue la excusa la lámparaCuando la luz del día no bastabaComo no le basta el mirloA quien siente el aliento del búfalo.Y otras veces fue el llamadoCuando en realidad era un pedidoMas entre las crucesTambién siempre hubo un niño que dibujaba.Por estas cosas la prisa me arremeteDebo considerar el contacto de los maniquíes- No te rías -Acaso tú has hecho alguna imagen?Cuentan las dunas, de nieve y de tierraLas que forma el viento, las que deforma el fuegoEn las que piensa el que te piensaCuya sangre simboliza, para los antiguos, su propia alma.Quizás por pensarte, por pensarte muchoLogre ir más allá de la reciprocidadComo lo logra el beso en la llaga de la lepraComo lo logra la lepra en la piel del inocente.Una canción que diga “mira”Una novela que exprese “siente”Un poema que subraye “atiende”Sin trampolines, con espinas bajo las uñas.
    • En medio del calorLa palabra reconocer se examina.26.11.02LXLIVRemo en tus ojos para poder llorarEn el piano, teclas blancas y negrasLo que sientes frente a lo que quieroLos tajos que ocultas tras tus sueños.Bajas la barbilla, sonrías o noConozco el movimiento, estuve ahíLa espina, dorsal o no, se tensaBajo las almohadas, sin saberlo, forjas cuchillas.Hace falta un descanso, es sabidoAcaso alguien no lo sabe?No quiere el desierto el agua?No quiere el agua abrevarlo?De tan fuerte lo más tierno, y lo más intensoComo el balón que rompe la loza más preciadaEl niño que expresa su potenciaY pone en duda, con su descuido, el valor de lo cuidado.Y cuidamos el cuerpoY cuidamos el almaY cuidamos del otroPero, al final, parece que nos cuidan.Queremos, y creemos que como nadiePero lo que queremos es lo que todosY hay Babel, y en esta Babel, la unión de la argamasaY en su castigo un desafío, si se acepta la herida con una sonrisa.Los pezones tibios y anhelantesLa mente no tan clara, pero puraLa piel exacta, la ofrecidaY una sensación de que está bien...Semejanzas entre el Jazz y el ValsEl escándalo de las moscas y algunos másY la aceptación de la hierba ante la defecación equinaDesde lejos, hasta hacerlo imagen, desde cerca, hasta sentir el aroma.Las manos sobre la cabezaCuando las sábanas curten la pielEl hondo suspiro, que fue previstoEl silencio, y no el grito, que quiebra la copa de cristal.
    • La mano, que venciendo el agobio, busca su opuesta.26.11.02LXLVMuy alto, como un alientoCálido, como un deseoCierto, como un sacrificioCon esa belleza de todo lo creado.Tu nombre como destinatarioEn ese sobre que contendría la cartaQue de por referir a tantas intencionesEn una sola podría ser amalgamada.En brazos que fueron dispuestos tuyosQuizá en la memoria a la que recurran tus ojosEn el imprevisto gesto que sostendrían tus manosEn una palabra a tiempo liberada por tus labios.La calle volviéndose horasLas horas convirtiéndose en escalerasLas escaleras en montañas, en cuyas cumbresNo habría más que señales del camino al seno de tu sentido.Las manos en los tobillos antes de la marchaLas mismas en la cintura, tras largo trechoMas los ojos siempre fijos al frenteA pesar de que la espalda cree sentir la tentación de tu mirada.Quizás en la mañanaQuizás esta nocheLa duda jugándole rudo a la incertezaGolpe del que quiere contra el del que sospecha.En la cueva donde se guarda el corazónSólo los ancestros dejan sus pinturasLa recorre Dios mientras sonríeAcostumbra sostener, con sencillez, su mecanismo.De entre los niños, siempre uno de ellos lo buscaSiempre otro quiere buscar a su guíaY siempre hay uno que debe optarEntre verlo y ver a esa mitad de la que siente fue despojado.Tres golpes – el tercero más débil, pero más exacto –Para que parezca que coincide y que no hay coincidenciaPara que las palabras, sin caer, tan sólo se detenganA ver lo que la realidad puede hacer consigo misma
    • Desde la piel de dos que intentan rozarla, antes de dejarla atrás.26.11.02LXLVICuando para ganar quedan muchas fichasCualquier victoria pierde su saborY ese sabor se vuelve saberQue sabe a cosas nuevas, pero intuidas.Un edificio más alto a la izquierdaEl mismo baldío a la derechaY en el medio, en el centroEl que extiende los brazos hasta tocar los extremos.Desde el que miraDesde el otro que miraFrente a frenteFusión y no choque de frentes.Gira, en espiral.No quiso el águila trascender las nubesEvitó el tiburón pretender la tierraMucho más quiso el hombreQue querer le fue impuesto.En la espera el sacrificioTras el sacrificio la esperaMientras tanto el tiempoCon bordes de cotidianeidad.Raja la caraPero no se pestañeaAbre el vientrePero el grito no se expulsa.Las estrellas miran al que caeEl caído asume el abismoA sí no se creó el vacíoLa nada habilitó al todo.Una copa de vino, una solaLa mano que encontróEl reposo que trastrabilla, pero que llegaComo una ola, desde una orilla a otra.Y una voz que imponeQue por silencio imponeQue por enaltecer atraviesa sonidos e impone
    • Su imperativo existencial que dice: sueñaQue soñar es mucho, cuando vivir es poco.26.11.02LXLVIIQué podría significar el fuegoAnte la responsabilidad de mantener la llama?De qué valdría la sabiduríaSi fuese imposible transmitirla nunca?Juzga el escolar al colegialY aunque su crítica no es justaEn la boca que mueve va tallandoLa dura lección del valor del silencio.Los oídos más aptos, más allá de su entrenamientoPareciera que en la fatiga hallan mejor disposiciónComo el nadador que comprende el flujo de las olasComo fenicio comprendió en su tiempo al viento.Y hay otra escala, no siempre escritaQue en lugar de elevarse, con orgullo, hacia el cieloSe somete al sumergimiento para escrutar las profundidadesCuando se da el acto por el cual se intenta conocer al enemigo.Entonces, es entonces, cuando no bastan ciertas cosas:La conversión... del gusano en mariposaLa finalidad... de la obrera y el zánganoLa percepción... de la parte decible de la naturaleza.Hay algo menos que no tener nada.No importa el movimiento que desplieguesNi la fuerza del mismo, ni su direcciónNo es más que movimiento que referirá quietudComo la traición que esculpe la imagen de la fidelidad.Trabaja sus músculos el esteta de lo físicoMas no siempre capta el aroma del desgaste del metalPues, así como hasta una hoja quiere ser aveTambién el águila es alcanzada por el cansancio.No quema la sabiduríaQuien va detrás hace posible exista el que va delanteEs el talento el que a veces inspira el esfuerzoAunque, sin esfuerzo, prosperaría el talento?En mi tierra usaban machetes para abrirse pasoNo siempre el objetivo fueron plantas.
    • Es posible la nobleza?Una nueva empresa, una semillaBajo el yugo de la imperfecciónNavegando sobre la idea de que fuimos creadosConteniendo explosiones dentro del pechoEl paisaje lleno de rayos y truenosQue anuncian algo pasajero y violentoO algo duradero y mansoComo si la inteligencia no igualara el segundo con el siglo.Desde el momento en que se asume que acabará, importaLo eterno tiende a distenderAl igual que lo harto finitoEl drama sonríe cuando nada es inmediato.Entonces, es entonces, cuando bastan ciertas cosas:La coraza... del cascarónEl alma19... que ardiendo es miasmaLas pestañas... que tras cumplirla, se despojan de su misión.No es más que quietudO diez mil guerrasUn cuerpo, una ideaLos padres de quien bordó los ojales de tu camisa.Cabe en la mano el cuello del que diseñó la política tributariaPero no caben ninguno de sus suspirosToda una costilla humana es quebrable por una rodilla ajenaPero no hay rótula que pueda quebrar la primera elegida.Se enturbia la tierraSe pudre el aguaSe estaciona el aireSe enrarece el fuegoY el cinco señala el centro.Es mansa, son las 22:56Voy a ir a por másQue no hay incomodidadEn que lo imprevisto haya sido imaginadoNo son más que tajos sobre la misma heridaEs sólo romperse los nudillos por arteRespirar el aire que vaticinaron no se respiraríaPermitir al corcel dominar las intenciones del jinete.Y sonreír antes de que llegue una lágrima19 Sangre.
    • Y por ver a los ancianos defender a los niñosY por sentir a los niños vivenciar la ancianidadY por no serlo, intentarlo, como intenta una cruz desde la tierra lograr el cielo.Para que no sea tantoPara que la aprobación dependa de unoPara que la saviaPara que el aceitePara que la voz de una mujerImplique al recién nacidoPara que la imagen del muertoRefiera los puentes que imaginó.27.11.02LXLVIIINo hay comidaNo hay abrigoNo hay sueñoHay intención.Quien salva sus ropas del agua de lluviaMientras el que dejó que el fango le llegue al cuelloLe mira atento, como mira una ballena el aguaLos ojos del carbón, y los de Lorenzo, en una postal.A veces, es posible, exigir perdónPero nunca cabe reclamarlo.No quiere el aromaNo quiere el sonidoSobre una misma tierraSerse infieles ante un corazón anciano.Lloran las sirenas, y su voz es graveDoloroso sonríe lo no esperadoLo estuvo esperando siempreLa sorpresa está en el testigo.Le quieren probarNecesitan hacerloDije: necesitan.Si no, sería sonriente.Cada cual con su valentíaCon su orgullo o su vanidadY cada ente con su limitaciónComo si no fuese posible preverlo.
    • Al vacío y al sin sentidoAl yerro y al aciertoAl castigo y al premioA la ley fundada y a la superada.La teoría del precio y la venganzaEn la constancia de que hubo cariñoDe que se ha pretendido, y se ha queridoDe que la prueba no es más que pruebaDe que hubo un apagón, y se persistióComo persiste cada verano sobre su interpretación.27.11.02LXLIXRecuerda que no fue de noche que murióY que uno de su linaje captaba el lenguaje de las floresCuando se había previsto tanto la sangre derramadaComo el fin de la misma tras su último viaje.La tranquila brasa de un cigarrilloHaciendo de la lluviosa esquina un hogarUn sólo billete, uno sóloPara una sola decisión: alejar o alejarse.No como el avaro de espírituQue cuenta los pasos dadosComo se cuentan monedas de oroEn el umbral del sitio donde el valor deja de existir.Como la inocencia de los niñosPero también con su fierezaEn su manera de amarQue vamos diluyendo en manera de querer.Y dice:Que al salir no debe dejarse un huecoSino un peldaño más y una cuerdaUna nota que sirva de breve guíaY al menos la llama de un gran intento.Pues no son pocos los que sabenQue en el agotamiento se vence al dolorQue el hambre intensa por una visión es saciadaPues es verdad que antes que carneAlgunos corazones parecen estar hechos de pólvora.Aptos para el reclamo de las tinieblas
    • Con las manos capaces de capturar al de pies aladosCon la boca ya hábil para hacer vibrar el nombreY los ojos ya vacíos de tanto tentar atravesar el tiempo.Tan grande el pulmón del ciervoTan grande que se hace blancoY tan breve el filo del aceroComo tan extenso el trabajo de hacerla.Entre eslabones y telarañasPor encima de la altísima tensión de los sentidosEl roce de un murmullo que viene de la primera selvaHecha de árboles, o de estrellasY que le pide al hijo que partió de ella no tema volver.28.11.02CUna flecha de piedra atraviesa la gargantaUn calor ciega los ojos fríosUna piedra negra late dentro del pechoY la mano, hostil, exhibe un crucifijo a la muchedumbre.El hombre puesto a prueba por sus desigualesPara que verdaderamente el cariño desgarreY cada cual defina dentro suyo no su durezaSino la intensidad de una conjunción difícilLa de la inteligencia y el logro de la pacienciaPor la que se recompone, a veces, lo destrozadoHaciendo resistible lo perdido y que no ha de recuperarseExpandiendo las espaldas hasta asumir el yugo de una aceptación.El tiempo como refugioDonde son los músculos los que laboranA medida que se dejan hacer uno con la fuerzaComo quien cierra los ojos a mitad de la tormenta hasta ver al sol.Soñó con el águilaY el águila divisó su sueño.Fueron vividas las callesFue vivido el monasterioLiberaron su esencia las venasLa frente, humilde, tocó la tierraReposando de sí, mas no del que tuvo, tiene y tendrá enfrente.En el fondo de las imágenesSin temblores, en un orden que pudiera quebrar la razónLa desesperación alcanza el borde de la esperanza
    • Fundiendo el extremo instante del amanecer con el del que se lo intuye.Van a quedar más batallasVamos a enfrentarlas todasVamos a seguir sin mirar atrásVamos a seguir terminando lo que empezamosSi esa es la Voluntad.Avancemos o retrocedamosVamos a continuarExtraviados o noCon ardor conservaremos nuestro sí.Y cuando nuestras manosPor tanto defender o atacarYa no puedan sostener la espada o el escudoConservarán el arte de compartir el pan.Y cuando nuestras piernasPor tanto sostener el viajeSientan que ya no pueden másEntonces, con el corazón más vivo que nuncaVamos a empezar a correr.Nos alcanzará el sueñoSerá su respuestaLa justa, la libreLa que rescata a quienes envió.28.11.02 INDICEI.......................................................................................................................................2II.....................................................................................................................................2III....................................................................................................................................3IV....................................................................................................................................4V.....................................................................................................................................6VI....................................................................................................................................7
    • VII..................................................................................................................................8VIII.................................................................................................................................9IX..................................................................................................................................10X...................................................................................................................................11XI..................................................................................................................................12XII................................................................................................................................13XIII...............................................................................................................................14XIV...............................................................................................................................15XV................................................................................................................................18XVI...............................................................................................................................19XVII.............................................................................................................................20XVIII............................................................................................................................21XIX...............................................................................................................................22XX................................................................................................................................24XXI...............................................................................................................................25XXII.............................................................................................................................27XXIII............................................................................................................................28XXIV............................................................................................................................29XXV.............................................................................................................................30XXVI............................................................................................................................31XXVII...........................................................................................................................32XXVIII.........................................................................................................................33XXIX............................................................................................................................34XXX.............................................................................................................................35XXXI............................................................................................................................35XXXII...........................................................................................................................37XXXIII.........................................................................................................................37XXXIV.........................................................................................................................39XXXV..........................................................................................................................40XXXVI.........................................................................................................................41XXXVII........................................................................................................................42XXXVIII......................................................................................................................43XXXIX.........................................................................................................................44XL.................................................................................................................................45XLI...............................................................................................................................46XLII..............................................................................................................................47XLIII.............................................................................................................................48XLIV............................................................................................................................49XLV..............................................................................................................................50XLVI............................................................................................................................51XLVII...........................................................................................................................52XLVIII..........................................................................................................................53XLIX............................................................................................................................55L...................................................................................................................................56LI..................................................................................................................................57LII.................................................................................................................................58LIII...............................................................................................................................59LIV...............................................................................................................................60LV.................................................................................................................................61LVI...............................................................................................................................62
    • LVIII.............................................................................................................................62LIX...............................................................................................................................65LX.................................................................................................................................67LXI...............................................................................................................................68LXII..............................................................................................................................69LXIII.............................................................................................................................71LXIV............................................................................................................................72LXV..............................................................................................................................73LXVI............................................................................................................................74LXVII...........................................................................................................................75LXVIII..........................................................................................................................77LXIX............................................................................................................................78LXX..............................................................................................................................80LXXI............................................................................................................................82LXXII...........................................................................................................................83LXXIII..........................................................................................................................84LXXIV.........................................................................................................................86LXXV...........................................................................................................................88LXXV...........................................................................................................................89LXXVI.........................................................................................................................91LXXVII........................................................................................................................92LXXVIII.......................................................................................................................93LXXIX.........................................................................................................................95LXXX...........................................................................................................................95LXXXI.........................................................................................................................96LXXXII........................................................................................................................97LXXXIII.......................................................................................................................98LXXXIV.......................................................................................................................99LXXXV......................................................................................................................100LXXXVI.....................................................................................................................101LXXXVII...................................................................................................................102LXXXVIII..................................................................................................................103LXXXIX.....................................................................................................................104LXL............................................................................................................................105LXLI...........................................................................................................................106LXLII.........................................................................................................................107LXLIII........................................................................................................................108LXLIV........................................................................................................................110LXLV.........................................................................................................................111LXLVI........................................................................................................................112LXLVII.......................................................................................................................113LXLVIII.....................................................................................................................115LXLIX........................................................................................................................116C.................................................................................................................................117