Your SlideShare is downloading. ×
Cuento andino_Puquial Encantado
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Cuento andino_Puquial Encantado

5,628
views

Published on

Cuento narrado por mi abuelita.

Cuento narrado por mi abuelita.

Published in: Education

1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Henrry rios Nieto : Bueno profesora, que lindo cuento me parecio exelente de 0 a 20 le pongo
    20 me despido con un fuerte abraso.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
5,628
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
9
Actions
Shares
0
Downloads
12
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Manuela vivía en los andes de nuestro querido Perú, de hermosas cumbres nevadas, verdes mesetas, cristalinas lagunas, torrentosos ríos, profundas quebradas y clima tan variado. EL PUQUIAL ENCANTADO
  • 2. Era una noche apacible de verano, los cerros como guardianes, atentos a todo movimiento, el cielo estaba despejado con una luna intensa y las estrellitas brillaban como luces de bengala, de pronto Manuela, escuchó el mugido del ganado a lo lejos: muaaa, muaa, muaa, muaa.
  • 3. Asustada, Manuela, vio que el ganado subía al puquial de PUKAMAHUIN, pero lo más extraño era que muchos de los vacunos tenían hojas en sus cuernos. En ese momento, recordó lo que su abuelita le dijo: “En noches de luna llena , aparece la suerte, cuando el ganado se dirija al puquial, debes correr para tapar la boca del puquial y así todo ese ganado será tuyo” Manuela corrió a la boca del puquial y la tapó con la manta que llevaba en la espalda, después regresó a la estancia para dormir.
  • 4. A la mañana siguiente, el alba aparecía sigilosamente entre los cerros como un amigo tierno. Manuela salió de su casita y con gran sorpresa vio que tenía muchas vacas, toros y terneritos; ella no sabía que hacer, se encontraba sola en esas alturas. Los perros ladraban gua, gua, gua, gua, felices de tener más amigos a quienes cuidar. Pero Manuela continuaba observando anonadada tanto ganado, no podía creer lo que miraban sus ojos. Así, se hizo realidad la leyenda que su abuela le contó. COLORÍN COLORADO ESTE CUENTO HA TERMINADO Autora: Doris Anaya A .