31. ser servidores de los otros
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
495
On Slideshare
495
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Saca primero la viga de tu ojo «Jesús dijo a la multitud y a sus discípulos: «Los escribas y fariseos ocupan la cátedra de Moisés; ustedes hagan y cumplan todo lo que ellos les digan, pero no se guíen por sus obras, porque no hacen lo que dicen. Atan pesadas cargas y las ponen sobre los hombros de los demás, mientras que ellos no quieren moverlas ni siquiera con el dedo. Todo lo hacen para que los vean: agradan las filacterias y alargas los flecos de sus mantos; les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, ser saludamos en las plazas y oírse llamar "mi maestro" por la gente. En cuanto a ustedes, no se hagan llamar "maestro", porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A nadie en el mundo llamen "padre", porque no tienen sino uno, el Padre celestial. No se dejen llamar tampoco "doctores", porque sólo tienen un Doctor, que es el Mesías. Que el más grande de entre ustedes se haga servidor de los otros, porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado» (Mt 23,1-12).
    • Jesús había enseñado en el Sermón de la Montaña: «No juzguen, para no ser juzgados. Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes » (Mt 7,1-2).
    • Y así es un hecho que los predicadores del Evangelio también son hasta el presente juzgados con la MISMA MEDIDA con que ellos juzgan a los fariseos. Con frecuencia se dice de los clérigos: «no se guíen por sus obras, porque NO HACEN lo que dicen» (Mt 23,3).
    DOMINGO XXXI - Tiempo Ordinario Ser servidores de los otros
  • 2. ¿Héroes o villanos?
    • Por su parte rigoristas esenios cuestionan a los fariseos, pero por considerarlos laxos en la interpretación de la Ley:
    « Se indignan al oírme los que gustan de contemporizar… los intérpretes de la mentira, la horda de seductores » ( Himnos II,15.32). «E llos buscaron interpretaciones fáciles, escogieron ilusiones, escudriñaron brechas, escogieron el cuello hermoso, justificaron al culpable y condenaron al justo, transgredieron la alianza, quebrantaron el precepto, se agruparon contra la vida del justo, su alma aborreció a todos los que caminan en la perfección… » ( Documento de Damasco 1,18-21) « Tenían conquistado crédito ante el pueblo y todas las cosas divinas, las oraciones y las ofrendas de sacrificios se cumplían según su interpretación. Las ciudades habían rendido homenaje a tantas virtudes, aplicándose a lo hay de más perfecto en ellos tanto en la práctica como en la doctrina » (cf. Antigüedades XVIII,11-25). « Los ricos se inclinaban por los saduceos, mientras que los fariseos contaban con la simpatía de la multitud » ( Antigüedades XIII,298). «Jesús dijo a la multitud y a sus discípulos: «Los escribas y fariseos ocupan la cátedra de Moisés; ustedes hagan y cumplan todo lo que ellos les digan…» (Mt 23,2-3).
    • Si bien Jesús no concuerda con los fariseos en algún punto (el divorcio: Mt 19,3-9), en otros sí (la resurrección: Lc 20,39). Y reconoce su autoridad religiosa.
    • Las imágenes que nos llegan de los fariseos son muy dispares. Según Josefo:
    DOMINGO XXXI - Tiempo Ordinario Ser servidores de los otros
  • 3.
    • Y el Talmud comenta la frase catalogando a los fariseos ( Sotáh 22b)
    «… pero no se guíen por sus obras, porque no hacen lo que dicen» (Mt 23,3). Buenos y malos, … como en todos lados
    • La inconsecuencia entre la propia identidad y la conducta concreta es una herida que afecta a todo ser humano. La Mishná lo expresa con dolor:
    «Un piadoso idiota, un malvado astuto, una mujer hipócrita y las heridas de los fariseos destruyeron el mundo» ( Sotáh 3,4). DOMINGO XXXI - Tiempo Ordinario Ser servidores de los otros Apodo Explicación 1 Fariseo Ancho de HOMBROS Lleva sus acciones en los hombros para que todos las vean . 2 Fariseo REZAGADO Se atrasa respecto a los deberes de justicia porque siempre tiene otro precepto que cumplir. 3 Fariseo CALCULADOR Puede permitirse algún delito porque antes realizó otras obras buenas. 4 Fariseo AHORRADOR Se pregunta constantemente qué otro deber puede cumplir que resulte virtuoso. 5 Fariseo ESCRUPULOSO Se preguntan por los pecados ocultos para compensarlos con una buena acción 6 Fariseo del TEMOR Temen el castigo 7 Fariseo del AMOR Aman a Dios y confían en su recompensa
  • 4. Un lenguaje bastante habitual
    • El duro tono dirigido contra los referentes religiosos era habitual entre los profetas (Os 5,1-10). Jesús se integra en esa misma corriente.
    • La Mishná es testigo de las descalificaciones entre SADUCEOS y FARISEOS por desacuerdos en la jurisprudencia de la Torah ( Yadayim 4,6-8).
    • También los mismos fariseos discutían entre sí no siempre con humildad:
    « Atención a los perros; atención a los obreros malos… Porque muchos viven según os dije tantas veces, y ahora os lo repito con lágrimas, como enemigos de la cruz de Cristo, cuyo final es la perdición, cuyo Dios es el vientre, y cuya gloria está en su vergüenza, que no piensan más que en las cosas de la tierra » (Flp 3,2.18-19).
    • Pero también el Apóstol Pablo descalifica a otros predicadores del Evangelio:
    « Durante muchos años discutieron las escuelas de Hillel y Shammay. Unos decían: la jurisprudencia es tal cual nosotros la interpretamos. Los otros, a su vez, abogaban por su propia razón... ¿Por qué se determinó en la mayoría de los casos que la razón la tienen los discípulos de Hillel? Porque eran amables y humildes. Esto te enseña: El que se humilla, es enaltecido. El que se enaltece, es humillado » (Talmud, Erubim 13).
    • Con mucho acierto observa John Meier: «El diálogo cortés entre grupos religiosos diferentes es una feliz invención moderna» ( Un Judío Marginal III , p.355).
    DOMINGO XXXI - Tiempo Ordinario Ser servidores de los otros
  • 5. El más grande de entre ustedes será servidor «En cuanto a ustedes, no se hagan llamar "maestro", porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A nadie en el mundo llamen "padre", porque no tienen sino uno, el Padre celestial. No se dejen llamar tampoco "doctores", porque sólo tienen un Doctor, que es el Mesías. Que el más grande de entre ustedes se haga servidor de los otros, porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado» (Mt 23,8-12).
    • La advertencia del Evangelio va dirigida «a la multitud y a los discípulos » (Mt 23,1). Los reproches quieren prevenir lo que muy fácilmente les puede ocurrir a los seguidores de Jesús en el ejercicio de la autoridad en la nueva comunidad que se va formando. Esto queda claro en el contraste: «En cuanto a ustedes…» (23,8).
    • El Evangelio no cuestiona el concepto de PRESIDENCIA , pues manda a sus oyentes: «hagan y cumplan todo lo que les digan». Además Jesús declara que, así como algunos entonces ocupaban la cátedra de Moisés, «los que lo han seguido, también se sentarán en doce tronos , para juzgar a las doce tribus de Israel» (Mt 19,28).
    • Si bien el Evangelio propone un modo igualitario de relaciones, donde deben desaparecer las actitudes de superioridad (Padre, Maestro, etc.), no por eso suprime los « CARGOS » que se desempeñan en la comunidad.
    • Más bien se trata de devolver el sentido que éstos tienen, que es el de la RESPONSABILIDAD y el SERVICIO . En otras palabras, se amonesta a poner el hombro a las «pesadas CARGAS que se han puesto sobre los demás» (Mt 23,4) y a las que están implicadas en el propio CARGO : comportarse como padres y maestros, y no quedarse con la ostentación del título.
    DOMINGO XXXI - Tiempo Ordinario Ser servidores de los otros