30. comenzo a ver y lo siguio

265 views
229 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
265
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

30. comenzo a ver y lo siguio

  1. 1. DOMINGO XXX - Tiempo Ordinario Comenzó a ver y lo siguió Saliendo de Jericó «Después llegaron a Jericó. Cuando Jesús salía de allí, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud, el hijo de Timeo -Bartimeo, un mendigo ciego- estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que pasaba Jesús, el Nazareno, se puso a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!». Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten piedad de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «Llámenlo». Entonces llamaron al ciego y le dijeron: «¡Animo, levántate! El te llama». Y el ciego, arrojando su manto, se puso de pie de un salto y fue hacia él. Jesús le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?. El le respondió: «Maestro, que yo pueda ver». Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado». En seguida comenzó a ver y lo siguió por el camino» (Mc 10,46-52). El Evangelio de Marcos es la base, entre otros escritos, que Lucas utiliza para redactar su obra. En el caso del relato de la curación del ciego es interesante notar las diferencias introducidas en la narración: • En MARCOS se informa el nombre del ciego: Bar Timeo (en Lucas es anónimo). • En Marcos el ciego está ubicado a la salida de Jericó (en Lucas antes de entrar en la ciudad).
  2. 2. DOMINGO XXX - Tiempo Ordinario Comenzó a ver y lo siguió El hijo de David «Al enterarse de que pasaba Jesús, el Nazareno, se puso a gritar: «¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!». Muchos lo reprendían para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten piedad de mí!». Jesús se detuvo y dijo: «Llámenlo». Entonces llamaron al ciego y le dijeron: «¡Animo, levántate! El te llama». Y el ciego, arrojando su manto, se puso de pie de un salto y fue hacia él. Jesús le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?. El le respondió: «Maestro, que yo pueda ver». Jesús le dijo: «Vete, tu fe te ha salvado» (Mc 10,47-52). En ambos casos es central en el mensaje el acto de FE del ciego, que no se limita a la confianza de ver superada su limitación por obra de un famoso curador. La fe del ciego tiene un CONTENIDO Mesiánico e implica el reconocimiento de Jesús como el Rey que Dios enviaría a su pueblo, un hijo de David, como Salomón, maestro de sabiduría divina. «Saldrá una rama del tronco de Jesé y un retoño brotará de sus raíces. Sobre él reposará el Espíritu del Señor, Espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de ciencia y de temor del Señor» (Is 11,1-2).
  3. 3. DOMINGO XXX - Tiempo Ordinario Comenzó a ver y lo siguió Y lo siguió «En seguida comenzó a ver y lo siguió por el camino» (Mc 10,52). Por otra parte el ciego es consecuente al unirse a la caravana de los que ingresarán con Jesús en Jerusalén. Allí, en medio de la muchedumbre, continuará aclamando a Jesús como heredero davídico: «Los que iban delante y los que le seguían, gritaban: «¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito el reino que viene, de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!» (Mc 11,9-10). Jesús está alcanzando la meta de su misión con la aproximación a Jerusalén. Los discípulos aún no ven: «¿A qué viene esa discusión porque no tienen pan? ¿Todavía no comprenden ni entienden? Ustedes tienen la mente enceguecida. Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen» (Mc 8,17-18). Ellos lo han acompañado sin saber de que se trata. Lo hacen «con miedo» (Mc 10,32). El ciego, en cambio, se suma en el tramo final, con una convicción muy firme, semejante a la de Jesús; la convicción de un DISCIPULO y SEGUIDOR.

×