DOMINGO XXIX - Tiempo Ordinario                                                Hacerse servidor de todos                  ...
DOMINGO XXIX - Tiempo Ordinario                                       Hacerse servidor de todos                           ...
DOMINGO XXIX - Tiempo Ordinario                                        Hacerse servidor de todos                          ...
DOMINGO XXIX - Tiempo Ordinario                                           Hacerse servidor de todos                       ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

29. hacerse servidor de todos

321

Published on

1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Muchas gracias por los comentarios evangélicos.Siempre encontramos algo nuevo de la riqueza infinita de la Palabra de Dios
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
321
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

29. hacerse servidor de todos

  1. 1. DOMINGO XXIX - Tiempo Ordinario Hacerse servidor de todos El camino de la Cruz «Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: «Maestro, queremos que nos concedas lo que te vamos a pedir». El les respondió: «¿Qué quieren que haga por ustedes?». Ellos le dijeron: «Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria». Jesús le dijo: «No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?». «Podemos», le respondieron. Entonces Jesús agregó: «Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados». Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesús los llamó y les dijo: «Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga esclavo de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud» (Mc 10,35-45). Jesús ha anunciado por tercera vez que «lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, y se burlarán de él, lo escupirán, lo azotarán y lo matarán, y a los tres días resucitará» (Mc 10,33-34). Después de tal vaticinio la pregunta de dos de sus discípulos parece un desafío temerario. ¿O habrían comprendido por fin en qué consiste el Reinado de Dios y el camino por el cual Jesús llegará a la gloria?
  2. 2. DOMINGO XXIX - Tiempo Ordinario Hacerse servidor de todos No saben lo que piden «Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, se acercaron a Jesús y le dijeron: «Concédenos sentarnos uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria». Jesús le dijo: «No saben lo que piden. ¿Pueden beber el cáliz que yo beberé y recibir el bautismo que yo recibiré?». «Podemos», le respondieron. Entonces Jesús agregó: «Ustedes beberán el cáliz que yo beberé y recibirán el mismo bautismo que yo. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes han sido destinados» (Mc 10,35-40). Los hijos de Zebedeo responden con mucha seguridad a las preguntas de Jesús acerca de sus posibilidades de «beber el cáliz» y «ser bautizados» como Jesús. Pero la angustia que manifiesta Jesús ante esas tribulaciones que le esperan demuestra que en realidad los dos hermanos «No saben lo que piden». Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente! (Lc 12,50). Jesús decía en Getsemaní: «Abba -Padre- todo te es posible: aleja de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Mc 14,36)
  3. 3. DOMINGO XXIX - Tiempo Ordinario Hacerse servidor de todos Estar dispuestos a servir «Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesús los llamó y les dijo: «Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga esclavo de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud» (Mc 10,41-45). La reacción del resto del grupo confirma que la idea de gloria que ellos comparten sigue siendo la vigente en su entorno cultural [y en el nuestro], y que nada tiene que ver con todo lo que Jesús les enseñó. Jesús cuestiona directamente sus aspiraciones como propia de la ideología de los dominadores. Entre ellos «no debe suceder así». El Evangelio presenta una diferencia esencial de perspectiva. La auténtica grandeza no consiste en disponer de los demás, sino en ESTAR DISPONIBLE para ellos. El poder no consiste en dominar, sino en hacerse «esclavo de todos» (Mc 10,44). Y esta actitud encuentra su mejor ejemplo en el mismo Jesús: «El Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud» (Mc 10,45).
  4. 4. DOMINGO XXIX - Tiempo Ordinario Hacerse servidor de todos Sentarse en un trono de Gloria «Los otros diez, que habían oído a Santiago y a Juan, se indignaron contra ellos. Jesús los llamó y les dijo: «Ustedes saben que aquellos a quienes se considera gobernantes, dominan a las naciones como si fueran sus dueños, y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga esclavo de todos. Porque el mismo Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud» (Mc 10,41-45). Los discípulos deben seguir aprendiendo qué significa que Jesús se siente en [un trono de] gloria. Él nunca llegará a reinar como los reyes de los que nos habla la Historia. No tendrá más corona que un atado de espinas punzantes (Mc 15,17). Jesús, que ha manifestado tanto poder durante su ministerio, necesitará que otro cargue por él su cruz (15,21). Pero esta impotencia de Jesús es el espacio donde actúa la omnipotencia de Dios, la fuerza que se expresa no como dominación, sino como entrega de sí mismo en favor de los otros. El poder de Jesús no se afirma como dominio sobre las conciencias, ni con violencia o anatemas, ni por medio de signos espectaculares. Por un camino diferente, tan contrario a los criterios hegemónicos que nos seducen y dominan, es como Jesús fue constituido Señor y recibió de Dios el poder sobre todo lo creado: «Dios lo exaltó y le otorgó el Nombre que está sobre todo nombre» (Flp 2,9).
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×