• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
24. perdonar de corazon
 

24. perdonar de corazon

on

  • 1,523 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,523
Views on SlideShare
1,523
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    24. perdonar de corazon 24. perdonar de corazon Presentation Transcript

    • No poner límite a la misericordia DOMINGO XXIV - Tiempo Ordinario Perdonar de corazón Se acercó Pedro y dijo a Jesús: «Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?». Jesús le respondió: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Por eso, el Reino de los Cielos se parece a un rey que quiso arreglar las cuentas con sus servidores. Comenzada la tarea, le presentaron a uno que debía diez mil talentos. Como no podía pagar, el rey mandó que fuera vendido junto con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda. El servidor se arrojó a sus pies, diciéndole: "Señor, dame un plazo y te pagaré todo". El rey se compadeció, lo dejó ir y, además, le perdonó la deuda. Al salir, este servidor encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, tomándolo del cuello hasta ahogarlo, le dijo: "Págame lo que me debes". El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: "Dame un plazo y te pagaré la deuda". Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Los demás servidores, al ver lo que había sucedido, se apenaron mucho y fueron a contarlo a su señor. Este lo mandó llamar y le dijo: "¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda. ¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de ti?". E indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía. Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos» (Mt 18,21-35)
      • El Evangelio de Mateo se había ocupado del trato a LA OVEJA EXTRAVIADA (Mt 18,10-14) de un modo muy concreto, mediante una enseñanza sobre la corrección (18,15-18).
      • Ahora insiste en que el PERDÓN al hermano que peca debe ser PERMANENTE : ¡hasta setenta veces siete! (18,21-22). Se debe buscar sin descanso al hermano y no simplemente esperar su arrepentimiento.
    • Condicionando el perdón con nuestra conducta «El Reino de los Cielos se parece a un rey que quiso arreglar las cuentas con sus servidores» (Mt 18,21-35)
      • Para eso relata una parábola chocante: un siervo que recibió el perdón de sus grandes deudas, luego negó a su compañero el perdón de una deuda mucho menor.
      • En la oración Jesús enseñó a pedir a Dios el « PERDÓN de nuestras DEUDAS » (Mt 6,12). ¿Qué tipo de deuda?
      • La continuación del Padrenuestro en Mateo y su paralelo en Lucas lo dejan claro:
      • En la oración la COMPARACIÓN expresaba una súplica : ¡perdónanos igual que nosotros perdonamos!
      • Pero en la explicación eso se transforma en una ADVERTENCIA : ¡no serán perdonados si no perdonan!
      DOMINGO XXIV - Tiempo Ordinario Perdonar de corazón « perdónanos nuestros PECADOS porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe » (Lc 11,4). « perdónanos nuestras DEUDAS , así como nosotros hemos perdonado a nuestros deudores » (Mt 6,12) así como «Si ustedes perdonan a los hombres sus OFENSAS , los perdonará también a ustedes su Padre celestial; pero si no perdonan a los hombres, tampoco su Padre perdonará las ofensas de ustedes » (Mt 6,12) « Esto mismo hará con ustedes mi Padre celestial, si no perdonan de corazón cada uno a su hermano » (Mt 18,35). Solo si
    • Perdonar: un gesto de poderosos
      • El perdón manifiesta misericordia, pero también una situación de superioridad. Así el vencedor perdona al vencido y el rico acreedor al pobre deudor.
      • La condonación de deudas era un gesto a partir del cual los soberanos ofrecían un alivio a sus súbditos, pero también mediante el cual reafirmaban su autoridad. La inscripción de la famosa Piedra de Rosetta, descifrada por Champolion, es un ejemplo de esta actitud:
      «El rey Ptolomeo [IV], el Eterno, el Amado de Ptah, el Dios Epífanes Eukharistos …un dios nacido de un dios y de una diosa, como Horus, el hijo de Isis y Osiris …, ha condonado totalmente algunos de los ingresos y tributos impuestos en Egipto y ha reducido otros para que el pueblo y todos los demás pudieran tener prosperidad durante su reinado, y ha perdonado las deudas a la corona, siendo tantes las que ellos debían en Egipto y en el resto del Reino»
      • También la igualmente conocida estela con las leyes de Hammurabi en Babilonia:
      «Si alguien es demandado por una deuda y se vende a sí mismo, a su esposa, a su hijo e hija por el dinero debido , o los entrega para realizar trabajos forzados, entonces, trabajarán tres años en la casa de quien los compró, su dueño, y al cuarto día será liberados» (Ham 117). « Comenzada la tarea, le presentaron a uno que debía diez mil talentos. Como no podía pagar, el rey mandó que fuera vendido junto con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda. El servidor se arrojó a sus pies, diciéndole: "Señor, dame un plazo y te pagaré todo". El rey se compadeció, lo dejó ir y, además, le perdonó la deuda » (Mt 18,24-27). DOMINGO XXIV - Tiempo Ordinario Perdonar de corazón
    • Un acto de liberación «Tenemos que empeñar nuestros campos y nuestras viñas para obtener trigo en medio de la escasez». Y había otros que decían: «Hemos tenido que hipotecar nuestros campos y nuestras viñas para pagar el tributo al rey. Ahora bien, nuestra carne es como la carne de nuestros hermanos, nuestros hijos son como los de ellos. Sin embargo, nosotros tenemos que someter a esclavitud a nuestros hijos y nuestras hijas, y algunas de nuestras hijas ya han sido violadas. Y no podemos hacer nada, porque nuestros campos y nuestras viñas pertenecen a otros» (Neh 5,3-5) « Compraremos a los débiles con dinero y al indigente por un par de sandalias, y venderemos hasta los desechos del trigo» (Am 8,6). « Cuando eran esclavos del pecado , ustedes estaban libres con respecto de la justicia. Pero, ¿Qué provecho sacaron entonces de las obras que ahora los avergüenzan? El resultado de esas obras es la muerte. Ahora, en cambio, ustedes están libres del pecado y sometidos a Dios » (Rom 6,20-22).
      • Para un deudor insolvente la única alternativa de pago a su acreedor era la entrega de sí mismo y de su familia. Ésa era una situación frecuente en tiempos de crisis económicas:
      • Lo que era una desgracia para el pobre deudor podía ser objeto de cálculo para los ambiciosos acreedores:
      • Si la deuda era una imagen de la situación del hombre pecador, el perdón concedido por Dios hacía del pecador un hombre REDIMIDO , es decir, LIBERADO :
      DOMINGO XXIV - Tiempo Ordinario Perdonar de corazón
    • La magnitud de la deuda « Al salir, este servidor encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, tomándolo del cuello hasta ahogarlo, le dijo: "Págame lo que me debes". El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: "Dame un plazo y te pagaré la deuda". Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía » (Mt 18,28-30).
      • El llamativo el contraste entre la deuda del primer y del segundo deudor:
      Pompeyo impuso esta cifra como exacción tributaria a la conquistada Judea (Josefo, Antig . XIV,78). La cifra muestra al rey de la parábola según la imagen del poderoso y opresor Imperio Romano Un denario es salario por un día de trabajo (Mt 20,2)
      • El primer deudor no trata a su compañero como un PAR , sino como a un INFERIOR , olvidando cómo había sido considerador un rato antes por su SOBERANO .
      • Eso lo que éste le reprochará:
      « ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti? » (Mt 18,33). DOMINGO XXIV - Tiempo Ordinario Perdonar de corazón Un REY SERVIDOR COMPAÑERO 10.000 talentos = 60.000.000 denarios 100 denarios
    • Manifestando la liberación experimentada
      • Dios perdona misericordiosamente a cada uno sus pecados como un rey que renuncia a sus derechos y condona todas las deudas de su siervo.
      • La benevolencia del Señor debería inducir a cualquier servidor a perdonar una deuda significativamente más pequeña, como es el caso de las ofensas recibidas de su prójimo.
      • De modo que el hombre que perdona a otro hombre no está haciendo otra cosa que compartir apenas una ínfima proporción de lo que él mismo ha recibido abundantemente.
      • Y el hombre que no es capaz de perdonar es alguien que no ha hecho efectivo en su propia vida el perdón generoso de Dios. No porque él se lo haya negado, sino porque no fue capaz de descubrirlo y acogerlo:
      • Nuestro perdón es simplemente el signo de que el perdón de Dios se hizo antes presente entre nosotros.
      • Porque el perdón recreador de Dios cambió nuestro corazón, nosotros llegamos a ser capaces de perdonar a los que nos ofendieron.
      « ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, del mismo modo que yo me compadecí de ti? » (Mt 18,33). DOMINGO XXIV - Tiempo Ordinario Perdonar de corazón