DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus ...
DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus ...
DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Jesús le dijo: «No llores».Después se acercó y tocó el féretro...
DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, dicien...
DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, dicien...
DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»La misericordia de DiosSegún Lucas, Dios visita a su pueblo por...
DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»La misericordia de DiosSegún Lucas, Dios visita a su pueblo por...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

10.dios ha visitado a su pueblo

298

Published on

Published in: Travel, Spiritual
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
298
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

10.dios ha visitado a su pueblo

  1. 1. DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus discípulosy de una gran multitud. Justamente cuando se acercaba a la puerta de laciudad, llevaban a enterrar al hijo único de una mujer viuda, y mucha gentedel lugar la acompañaba.Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: «No llores».Después se acercó y tocó el féretro. Los que los llevaban se detuvieron yJesús dijo: «Joven, yo te lo ordeno, levántate».El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre.Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: «Ungran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a suPueblo».El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea yen toda la región vecina» (Lc 7,11-17).¿Resurrección o vuelta a la vida?El Nuevo Testamento distingue dos experiencias muy diversas de vivificación:Una vuelta a la vida cotidiana con la perspectiva de una muerte posterior que hace concluir la existenciaterrena. Es el caso que nos ocupa en este relato, y el de la hija de Jairo (Mc 5,42-43) y de losmencionados de modo general en Mt 11,5: «los muertos se despiertan».Un ser levantado a una Vida nueva y definitiva: «Sabemos que Cristo, después de resucitar, no mueremás, porque la muerte ya no tiene poder sobre él. Al morir, él murió al pecado, una vez por todas; y ahoraque vive, vive para Dios. Así también ustedes, considérense muertos al pecado y vivos para Dios enCristo Jesús» (Rom 6,9-11). Aunque esto también se designa con el verbo despertar (egeiro), la acción deser levantado (anistemi) da origen al término teológico Resurrección (Anástasis).
  2. 2. DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus discípulosy de una gran multitud. Justamente cuando se acercaba a la puerta de laciudad, llevaban a enterrar al hijo único de una mujer viuda, y mucha gentedel lugar la acompañaba. Al verla, el Señor se conmovió…» (Lc 7,11-13).Una mujer digna de compasiónEl término hebreo traducido por «VIUDA» tiene el matiz de silencio. Enuna sociedad en que los varores desempeñaban el rol público y donde lasmujeres no podían hablar por sí mismas, la mujer que quedaba sin maridose encontraba en una situación muy vulnerable.Si no tenía hijos, podía volver a la familia paterna, «como en su juventud,para comer del pan de su padre» (Lv 22,13). Es lo que también Noemí dicea su nuera Ruth, para «que el Señor tenga misericordia» de ella (Rut 1,8).Si tenía hijos varones, ellos eran su apoyo en la vida y su firme seguridadsocial. Especialmente frente a posibles situaciones de explotación, en lasque se transformaban en «presa de los que promulgan decretos inicuos yredactan prescripciones onerosas» (Is 10,2-3).Sin embargo, la Escritura anima la esperanza de que «Dios hace justiciaal huérfano y a la viuda» (Dt 10,18).El único apoyo de esta mujer ha muerto. Ella es la principal causa de lacompasión de Jesús, mucho más que el joven muerto prematuramente.Por eso ella será, entonces, la destinataria de la acción de Jesús, que le«entrega» nuevamente el único apoyo con quien contaba (Lc 7,15).
  3. 3. DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Jesús le dijo: «No llores».Después se acercó y tocó el féretro. Los que los llevaban se detuvieron yJesús dijo: «Joven, yo te lo ordeno, levántate».El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a sumadre» (Lc 7,13-15).Siguiendo los pasos de ElíasLa acción realizada por Jesús lo asemeja a uno de los más famososprofetas, que también ejerció cerca de esa misma región su ministerio deexhortación a la conversión, acompañado de llamativos prodigios:«Elías invocó a YHWH, diciendo: «YHWH, Dios mío, ¿también a estaviuda que me ha dado albergue la vas a afligir, haciendo morir a suhijo?».Después se tendió tres veces sobre el niño, invocó a YHWH y dijo:«¡YHWH, Dios mío, que vuelve la vida a este niño!».YHWH escuchó el clamor de Elías: el aliento vital volvió al niño, y ésterevivió.Elías tomó al niño, lo bajó de la habitación alta de la casa y se loentregó a su madre. Luego dijo: «Mira, tu hijo vive».La mujer dijo entonces a Elías: «Ahora sí reconozco que tú eres unhombre de Dios y que la palabra de YHWH está verdaderamente entu boca» (1 Re 17,21-24).
  4. 4. DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: «Ungran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a suPueblo».El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea yen toda la región vecina» (Lc 7,16-17).Un gran profeta y la visita de DiosComo la viuda de Sarepta reconoció a Elías como portavoz de Dios,también los habitantes de Naím reconocen a Jesús como «un gran profeta»,tal vez como el Elías que debía retornar:«los escribas dicen que antes [del Mesías] debe venir Elías» (cf. Mc9,11).Un día en que Jesús oraba a solas y sus discípulos estaban con él, lespreguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?». Ellos lerespondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros,alguno de los antiguos profetas que ha resucitado» (Lc 9,19).Por otro lado la exclamación de que «Dios ha visitado a su Pueblo» expresa que a través de lasacciones de Jesús, que vence las diversas formas de mal, sobre todo la muerte, se manifiesta laintervención definitiva de Dios, como Juez y Salvador. Así se esperaba la «VISITA de Dios»:«Antes de juzgar, examínate a ti mismo, y hallarás perdón cuando el Señor te visite» (Eclo18,20).«Los justos brillarán cuando Dios los visite, y se extenderán como chispas por los rastrojos.Juzgarán a las naciones y dominarán a los pueblos, y YHWH será su rey para siempre» (Sab 3,7-8).
  5. 5. DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»«Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: «Ungran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a suPueblo».El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea yen toda la región vecina» (Lc 7,16-17).Jesús visita al pueblo de parte de DiosTambién el Nuevo Testamento hablará de la visita de Dios al final de lostiempos:«Observen una buena conducta en medio de los paganos y así, losmismos que ahora calumnian como a malhechores, al ver sus buenasobras, tendrán que glorificar a Dios el día de su Visita» (1 Pe 2,12).Pero sólo Lucas muestra que Dios ha realizado ya en el presenta suvisita a través de Jesús:«Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su Pueblo, y nos ha dado unpoderoso Salvador en la casa de David, su servidor» (Lc 1,68-69).«Gracias a la misericordiosa ternura de nuestro Dios, que nos traerá del cielo la visita del Sol naciente,para iluminar a los que están en las tinieblas y en la sombra de la muerte, y guiar nuestros pasos por elcamino de la paz» (Lc 1,78-79).«Jesús vio la ciudad [de Jerusalén], se puso a llorar por ella, diciendo: «¡Si tú también hubierascomprendido en ese día el mensaje de paz! … Te arrasarán junto con tus hijos, que están dentro de ti, y nodejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has sabido reconocer el tiempo en que fuiste visitada porDios» (Lc 19,41- 44).
  6. 6. DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»La misericordia de DiosSegún Lucas, Dios visita a su pueblo por gracia, para salvarlo a través delministerio de Jesús.El pueblo enfermo y pecador recibe esa salvación mediante la curación,como en el caso del siervo del centurión (Lc 7,1-10), y mediante una vueltaa la vida (Lc 7,11-17). También mediante el perdón (Lc 7,36-50), que es elequivalente espiritual de la sanación y resurrección física. Ése sera el temadel próximo domingo.Los milagros y el perdón envuelven la pregunta del Bautista. Lasacciones de Jesús lo señalan como «el que ha de venir» (Lc 7,19):Pero han sido sólo los sencillos y los marginados sociales (publicanos y pecadores) quienesreconocieron la visita misericordiosa de Dios, mientras que los seguros de si mismos la han despreciado:«Vayan a contar a Juan lo que han visto y oído: los ciegos ven, losparalíticos caminan, los leprosos son purificados y los sordos oyen, losmuertos resucitan, la Buena Noticia es anunciada a los pobres. ¡Y felizaquel para quien yo no sea motivo de escándalo!» (7,22-23).«Todo el pueblo que lo escuchaba, incluso los publicanos, reconocieron la justicia de Dios,recibiendo el bautismo de Juan. Pero los fariseos y los doctores de la Ley, al no hacerse bautizarpor él, frustraron el designio de Dios para con ellos» (Lc 7,29-30).
  7. 7. DOMINGO X – Tiempo ordinario «Dios ha visitado a su pueblo»La misericordia de DiosSegún Lucas, Dios visita a su pueblo por gracia, para salvarlo a través delministerio de Jesús.El pueblo enfermo y pecador recibe esa salvación mediante la curación,como en el caso del siervo del centurión (Lc 7,1-10), y mediante una vueltaa la vida (Lc 7,11-17). También mediante el perdón (Lc 7,36-50), que es elequivalente espiritual de la sanación y resurrección física. Ése sera el temadel próximo domingo.Los milagros y el perdón envuelven la pregunta del Bautista. Lasacciones de Jesús lo señalan como «el que ha de venir» (Lc 7,19):Pero han sido sólo los sencillos y los marginados sociales (publicanos y pecadores) quienesreconocieron la visita misericordiosa de Dios, mientras que los seguros de si mismos la han despreciado:«Vayan a contar a Juan lo que han visto y oído: los ciegos ven, losparalíticos caminan, los leprosos son purificados y los sordos oyen, losmuertos resucitan, la Buena Noticia es anunciada a los pobres. ¡Y felizaquel para quien yo no sea motivo de escándalo!» (7,22-23).«Todo el pueblo que lo escuchaba, incluso los publicanos, reconocieron la justicia de Dios,recibiendo el bautismo de Juan. Pero los fariseos y los doctores de la Ley, al no hacerse bautizarpor él, frustraron el designio de Dios para con ellos» (Lc 7,29-30).

×