03. el testimonio de juan
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

03. el testimonio de juan

on

  • 644 views

 

Statistics

Views

Total Views
644
Views on SlideShare
644
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

03. el testimonio de juan Presentation Transcript

  • 1. Un hombre enviado por Dios « Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. El no era luz, sino el testigo de la luz. Este es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: «¿Quién eres tú?». El confesó y no lo ocultó, sino que dijo claramente: «Yo no soy el Mesías». «¿Quién eres, entonces?», le preguntaron: «¿Eres Elías?». Juan dijo: «No». «¿Eres el Profeta?». «Tampoco», respondió. Ellos insistieron: «¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?» Y él les dijo: «Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías». Algunos de los enviados eran fariseos, y volvieron a preguntarle: «¿Por qué bautizas, entonces, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?». Juan respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia». Todo esto sucedió en Betania, al otro lado del Jordán donde Juan bautizaba » (Jn 1,6-8.19-28).
    • En el tercer domingo de Adviento vuelve a aparecer la figura del Bautista, pero ya no como predicador de la conversión, sino como TESTIGO de la LUZ divina.
    • El Evangelio de Juan aplica sólo a Jesús el calificativo de ENVIADO . Pero le otorga también al Bautista este título exclusivo.
    DOMINGO III – Tiempo de Adviento El testimonio de Juan
  • 2. El Prólogo de la Torah y el Prólogo del Evangelio Dos grandes relatos describen la eficacia creadora de la Palabra de Dios.
    • Si en textos antiguos se describía a Dios actuando directamente en el mundo, textos posteriores destacan su TRANSCENDECIA. Dios se hace presente y ACTÚA por medio de su PALABRA.
    • El objetivo de las intervenciones de Dios es hacer de los hombres sus HIJOS , partícipes de su VIDA .
    «[La Palabra] vino a los suyos, y los suyos no la recibieron. Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios» (Jn 1,12). Señala que las intervenciones de Dios alcanzan su plenitud en Jesús. Introduce toda la historia de la comunicación entre Dios y los hombres relatada en la Biblia. « En el principio existía la Palabra , y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. En el principio estaba hacia a Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe . En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres » (Jn 1,1-4). « En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo... Dijo Dios: « Hágase la luz », y hubo luz . Vio Dios que la luz era buena, y apartó Dios la luz de la oscuridad» (Gn 1,1-4). MODO SUSTANTIVO: «la Palabra ». MODO VERBAL : «y dijo Dios » El Prólogo del IV EVANGELIO La Creación en el GÉNESIS DOMINGO III – Tiempo de Adviento El testimonio de Juan
  • 3. « y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron » (Jn 1,5).
    • La creación de Dios y sus demás intervenciones en la historia, como la liberación de Israel y la Revelación de su voluntad por medio de la Alianza, son un progresivo avance de la Luz sobre las tinieblas.
    • Pero la Biblia narra también la historia de infidelidad de los hombres frente a la iniciativa de comunicación de Dios con ellos.
    « vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz » (Jn 3,19).
    • Por eso Dios encomienda a algunas personas a lo largo de la historia la misión de testimoniar que su Luz sigue estando presente aún en medio de la oscuridad del sufrimiento y del pecado:
    • Esa misión es la que se confía también al Bautista: frente a la tiniebla que sigue amenazando todavía a la tierra, tiene que alzarse un TESTIGO para afirmar de parte de Dios, la presencia y victoria de esta Luz.
    « Ustedes son mis testigos y mis servidores -oráculo de YHWH -: a ustedes los elegí para que entiendan y crean en mí, y para que comprendan que Yo Soy. Antes de mí no fue formado ningún dios ni habrá otro después de mí » (Is 43,10). El triunfo de la Luz DOMINGO III – Tiempo de Adviento El testimonio de Juan
  • 4. « Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. El no era luz, sino el TESTIGO de la luz » (Jn 1,6-8). El testigo de la Luz « Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y clama: «Este era del que yo dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo» (Jn 1,14-15).
    • El testimonio de Juan, hasta aquí, se expresa de un modo general.
    • Proclama que Dios sigue iluminando a los hombres, más allá de que ellos acojan o no la palabra divina en sus vidas.
    • Pero el testimonio se vuelve particular cuando en el texto se reconoce que la comunicación de Dios se hace plena y definitiva en la vida de Jesús:
    • Sin embargo esta declaración es un anticipo que hace el Prólogo de todo el Evangelio. Cuando comience propiamente la narración evangélica se verá al Bautista respondiendo a aquellos que le preguntan acerca de su misión, y orientando la fe de sus oyentes hacia alguien que es DESCONOCIDO porque aún no se ha manifestado.
    • Ni siquiera Juan lo conoce (cf. Jn 1,31).
    DOMINGO III – Tiempo de Adviento El testimonio de Juan
  • 5. Debemos seguir esperando « Este es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: «¿Quién eres tú?». El confesó y no lo ocultó, sino que dijo claramente: «Yo no soy el Mesías». «¿Quién eres, entonces?», le preguntaron: «¿Eres Elías?». Juan dijo: «No». «¿Eres el Profeta?». «Tampoco», respondió. » (Jn 1,6-8.19-28).
    • El Bautista no se identifica a sí mismo con estas figuras esperadas:
      • El PROFETA semejante a Moisés (Dt 18,15).
      • ELÍAS (Mal 3,23-24).
    • Juan presenta a sí mismo como «voz del que clama en el desierto» (Is 40,3). Asume así el mensaje del profeta del exilio:
    «Hablad al corazón de Jerusalén y decidle bien alto que su humillación se ha colmado, su pecado está perdonado » (Is 40,2).
    • Dios quita el pecado de su pueblo, como la Luz hace desaparecer las tinieblas. Juan es testigo de esta verdad, aunque aún no pueda reconocer quién es concretamente el que « viene después » de él (Jn 1,30) y que « quita el pecado del mundo » (1,29).
    • Aunque Juan finalmente puede decir « yo lo he visto y doy testimonio de que éste es el Elegido de Dios» (Jn 1,34), nuestra situación es semejante a la del tiempo de su desconocimiento : seguimos aguardando la MANIFESTACIÓN « que a su debido tiempo hará ostensible el Bienaventurado y único Soberano, el Rey de los reyes y el Señor de los señores » (1 Tim 6,15).
    • Mientras compartimos la certeza de Juan: el carácter irreversible del amor de Dios que quita el pecado de su pueblo.
    DOMINGO III – Tiempo de Adviento El testimonio de Juan