01. ya llega la liberacion

396 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
396
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

01. ya llega la liberacion

  1. 1. DOMINGO I – Tiempo de Adviento Ya llega la liberación Un nuevo ciclo litúrgico Jesús dijo a sus discípulos: «Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo por que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación». «Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante del Hijo del hombre» (Lc 21,25-28.34-36). Este Domingo comienza un nuevo año litúrgico: se inicia el Ciclo C: corresponde la lectura continuada del Evangelio de LUCAS. el Ciclo A (2014) corresponderá la lectura continuada del Evangelio de Mateo. en el Ciclo B (2015) se volverá a la lectura continuada del Evangelio de Marcos.
  2. 2. DOMINGO I – Tiempo de Adviento Ya llega la liberación La Manifestación del Hijo de Dios El núcleo del culto cristiano es la conmemoración de la muerte y resurrección de Jesús, en la celebración de la Eucaristía. De manera habitual se realiza cada PRIMER DÍA de la semana (Hech 20,7; cf. 1 Co 16,2), y más solemnemente una vez al año durante el TRIDUO PASCUAL. Pero Dios no sólo ha obrado en la Resurrección de Jesús. También las palabras, acciones y toda la vida de Jesús son una MANIFESTACION de la presencia de Dios entre los hombres (Hech 10,38). Por eso en Oriente se comenzó a festejar la EPIFANÍA (gr. Manifestación) del Hijo de Dios en el mundo: En el NACIMIENTO de Jesús en Belén (según las tradiciones de Jerusalén, Antioquía y resto de Siria). En su BAUTISMO en el Jordán (según la tradición egipcia), En el primer signo de Jesús durante las BODAS DE CANÁ (según el obispo Epifanio de Salamina).
  3. 3. DOMINGO I – Tiempo de Adviento Ya llega la liberación La Natividad del Señor La celebración de la EPIFANÍA se trasladó también a Occidente. Por otra parte, en el Imperio Romano se celebraba el DÍA DEL NACIMIENTO DEL SOL INVICTO. El sol, disminuido cada día durante el invierno, no era vencido por la oscuridad y el frío: comenzaba a crecer de nuevo desde el solsticio del 21 de diciembre. Los cristianos contrapusieron su propio Sol que nace de lo alto, Jesús (Lc 1,78). Y así el 25 de diciembre fue adoptado como DÍA DEL NACIMIENTO DEL SEÑOR. Más tarde ese día se fue separando de la Epifanía, que quedó significando la manifestación del Mesías a las naciones, representados en los magos que siguieron la estrella. En el siglo IV la preparación al Nacimiento de Jesús se extendió por primera vez en la Galia a un tiempo de tres semanas. El concilio de Zaragoza del año 380 prescribía la asistencia diaria a la iglesia desde el 17 de diciembre al 6 de enero. Estos fueron los antecedentes de lo que más tarde sería el tiempo de ADVIENTO (lat. LLEGADA) del Salvador.
  4. 4. DOMINGO I – Tiempo de Adviento Ya llega la liberación Adventus Domini (la Venida del Señor) Pero antes de todo este desarrollo litúrgico, la predicación de los Apóstoles tenía como punto central la glorificación de Jesús, mensajero del Reino de Dios, como comienzo de la redención de todo el mundo: «Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir» (Hech 1,11). Moneda romana con la «El Señor les concederá el tiempo del consuelo y enviará a inscripción ADVENTuS AuG, que Jesús, el Mesías destinado para ustedes, a quien el cielo debe muestra al emperador llegando victoriosamente a una ciudad y retener hasta el momento de la restauración universal, que Dios cabalgando sobre un enemigo anunció antiguamente por medio de sus santos profetas» (Hech vencido. 3,20-21) La palabra latina «ADVENTUS», que traduce el griego «PAROUSÍA», era un motivo clásico en la representación de los soberanos romanos. El Apóstol Pablo lo aplicará al retorno glorioso de Jesús Resucitado. «Conservados sin mancha hasta la VENIDA (Parousía) de nuestro Señor Jesucristo» (1 Tes 5,23) Esa VENIDA (definitiva) sigue siendo el centro de la esperanza de los creyentes. La Venida histórica (NACIMIENTO) de Jesús es el comienzo de esa esperanza.
  5. 5. DOMINGO I – Tiempo de Adviento Ya llega la liberación ¿Cuál será la señal de que va suceder? Jesús dijo a sus discípulos acerca de su venida: «Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se presentarán en mi Nombre, diciendo: "Soy yo", y también: "El tiempo está cerca". No los sigan. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin» (Lc 21,8-9). Algunos libros bíblicos (como Daniel y Apocalipsis) y también otros apócrifos plantean la destrucción del mundo presente, marcado por el sufrimiento y la injusticia. Lo decisivo no son los episodios de destrucción, sino la aparición de signos de «nueva creación». Tal fue la esperanza de los primeros creyentes. Y tal debe ser la motivación para vivir nosotros nuestro presente: «El Día del Señor, llegará como un ladrón, y ese día, los cielos desaparecerán estrepitosamente; los elementos serán desintegrados por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será consumida. Ya que todas las cosas se desintegrarán de esa manera, ¡qué santa y piadosa debe ser la conducta de ustedes, esperando y acelerando la venida del Día del Señor! Entonces se consumirán los cielos y los elementos quedarán fundidos por el fuego.Esperamos, según nos lo tiene prometido, nuevos cielos y nueva tierra, en lo que habite la justicia. Por lo tanto, queridos, en espera de estos acontecimientos, esforzaos por ser hallados en paz ante él, sin mancha y sin tacha» (2 Pe 3,10-14).
  6. 6. DOMINGO I – Tiempo de Adviento Ya llega la liberación No se alarmen «Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones no se alarmen; es necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin. Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo por que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán» (Lc 21,9.25-26). En la época en que Lucas escribió, ya habían sucedido algunos desastres famosos, muy semejantes a los descritos por el Evangelio: TERREMOTOS:• [77 EC] Corinto fue destruida (Malalas 261) y varias ciudades de Chipre dañadas (Orosio 7,9,11).• [79 EC] Pompeya y Herculano sepultadas por la erupción del Vesubio (Plinio el Joven, Epist. 6,16) HAMBRE:• [70 EC] Casos de canibalismo durante el sitio de Jerusalén (Josefo, Guerra VI,193-313).• [79-81 EC] Una «peste de una magnitud nunca antes conocida» en tiempos de Tito (Suetonio, Tito 8). PRODIGIOS EN EL CIELO:• «Aparte de las numerosas vicisitudes en el mundo humano, hubo prodigios en el cielo y en la tierra, avisosmediante rayos, presagios de futuro de signo alegre o triste, dudoso o evidente» (Tácito, Historias I,3,2).
  7. 7. DOMINGO I – Tiempo de Adviento Ya llega la liberación El tiempo de los gentiles «Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que el tiempo de los gentiles llegue se complete» (Lc 21,24). Lucas escribe en un tiempo en que la paz ya ha retornado. Pero no pretende demostrar que las desgracias sucedidas confirmaban las palabras de Jesús. Lo que busca el Evangelista es recordar las consignas de Jesús sobre la MISIÓN: «ustedes serán mis testigos … hasta los confines de la tierra» (Hech 1,8). Lucas ve el presente como «el tiempo de los gentiles» que debe llegar a su «cumplimiento» (Lc 21,24). El Reinado de Dios pondrá fin al Imperio de los gentiles, y la justicia triunfará sobre el poder de la violencia. Pero eso no sucederá «tan pronto» (21,9). Mientras, los discípulos tienen aún mucho para hacer, para que los gentiles transformen su vida. Hasta que ese momento llegue: «Esa salvación de Dios va a ser anunciada a los gentiles» (Hech 28,28).
  8. 8. DOMINGO I – Tiempo de Adviento Ya llega la liberación No asustarse …ni dormirse «Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante del Hijo del hombre» (Lc 21,34-36). Frente a la inminencia del fin proclamada por Marcos, Lucas ha advertido que éste viene con seguridad, pero no tan pronto. Grandes guerras y catástrofes han ocurrido, pero después sobrevino la calma. En ese contexto es fácil que la vigilancia se distienda y que se olvide que el fin alguna vez llegará. Por eso Lucas exhorta a perseverar. Porque, aunque tarde, el Hijo del hombre llegará, y puede encontrar a los que fueron creyentes preocupados o entusiasmados con sus propios asuntos Es la situación que vivió ya la segunda generación de creyentes. Es necesaria la vigilancia, pero también la oración, porque sólo Dios puede otorgar la fuerza para mantener el propósito de seguir a Jesús y dar testimonio de él ante los hombres.

×