Your SlideShare is downloading. ×
Aproximación inicial  sobre el enfoque integrador transcomplejo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Aproximación inicial sobre el enfoque integrador transcomplejo

460
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
460
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ACERCAMIENTO EPISTEMOLOGICO AL ENFOQUE INTEGRADOR TRANSCOMPLEJO EN LA INVESTIGACION EDUCATIVA. Dr. Roberto Zamora H. La educación, junto al trabajo, constituye sin duda uno de los medios fundamentales para alcanzar el mejoramiento de la calidad de vida en una sociedad que debe ser vista como un todo pero que es a su vez parte de un mundo caracterizado por la complejidad, por constantes cambios, la incertidumbre, lo caórdico, el cual definitivamente no puede ser percibido, ni sus problemas resueltos desde la óptica del pensamiento clásico que ha sustentado la ciencia hasta nuestros días. En consecuencia, el hecho social denominado educación, exige una nueva visión ajustada a esa realidad compleja y dotada de otros medios para su abordaje a través de la investigación educativa, pues muy poco o nada se lograría con la inveterada mirada lineal, reduccionista, desintegradora, mutilante, preocupada por causas, efectos y una acumulación de conocimientos descontextualizados en su mayoría por la utilización del método de las ciencias naturales en las ciencias sociales. Ciertamente, una visión aislada, independientemente del enfoque asumido (cuantitativo o cualitativo), no puede dar cuenta de las realidades interconectadas y susceptibles de rápidos y grandes cambios globales, holísticos y complejos del quehacer educativo, por el contrario, tal dicotomía
  • 2. debe ser superada por una visión pluriparadigmática capaz de reconfigurar la forma de pensar y de hacer ciencia. En efecto, la actitud reduccionista, en mi opinión, no se limita en ningún caso al positivismo sino que abarca también el denominado paradigma interpretativo, pues ambas ópticas unidimensionalmente consideradas implican una visión reductora de la realidad educativa, por lo que suscribo plenamente el planteamiento de Rodríguez (citado por Schavino, 2012), quien considera que: Este reduccionismo es más un modismo intelectual que una perspectiva onto-epistemológica. Lo cualitativo pudiera estar sirviendo, entre otras cosas para marginar lo cuantitativo no solo por las críticas que siempre se le han hecho por su insuficiencia para explicar la realidad, sino por el desconocimiento y en algunos casos hasta la fobia que muchos científicos sociales tiene a lo cuántico. Además, producto de la encarnizada disputa de los paradigmas positivista e interpretativo, así como del innegable agotamiento del primero de ellos, existen tendencias a señalar que la vía para investigar en educación se reduce a la opción cualitativa, a pesar de que el problema de investigación demande el uso de metodología cuantitativa. (Sirbent, en Schavino, 2012). Asimismo, en la literatura sobre el tema, existen abundantes referencias que sustentan la imposibilidad de lograr buenos resultados a través de investigaciones con una visión aislada y unidimensional del fenómeno educativo, dentro de las cuales vale la pena destacar a Fernández (2006), Estraño (2007), Schavino y Villegas (2010), Schavino, (2012), entre otros. Por ello, surge la necesidad de una nueva visión integradora, la cual en virtud de apoyarse en los principios del pensamiento complejo e indagar, a través, entre y más allá de las disciplinas científicas ha sido denominado
  • 3. Enfoque Integrador Transcomplejo, que según Schavino y Villegas (2010), constituye una “nueva cosmovisión paradigmática que propugna la adopción de una posición abierta, flexible, inacabada, integral, sistémica y multivariada, donde lo cuantitativo, lo cualitativo y lo dialéctico se complementan en una relación sinérgica que configura una matriz epistémica multidimensional”. En ese sentido, la nueva perspectiva está orientada, además de los llamados principios de inteligibilidad del pensamiento complejo; sistémico u organizacional, holográmico, bucle retroactivo, bucle recursivo, auto-eco- organización, dialógico y de reintroducción, por la existencia de diferentes niveles de realidad, verbigracia el macrofísico y el cuántico, sin limitarse a la lógica aristotélica, avanzando hacia una lógica dialéctica que considera el principio del tercero incluido (posibilidad de A y no A al mismo tiempo). Así pues, como postulados epistemológicos en los que se sustenta el Enfoque Integrador Transcomplejo, de acuerdo con Fernández (2006), aparece en primer término la Complementariedad que implica la utilización de metodologías transdisciplinarias dirigidas tanto a la comprensión de las múltiples vertientes de un problema como a sus posibles soluciones, trascendiendo la simple colaboración interdisciplinar hacia “una nueva visión omniabarcante y transdisciplinaria”, pues efectivamente se trata de una “nueva concepción de racionalidad científica, que conduzca a la superación de las antinomias, las paradojas y las aporías gracias al empleo de la lógica dialéctica”. Al respecto, Martínez Miguélez (2003), considera que la complementariedad se justifica por la “incapacidad humana de agotar la realidad con una sola perspectiva, punto de vista, enfoque, óptica o abordaje, es decir, con un solo intento de captarla” (p. 136). En consecuencia, el instrumento esencial para lograr tal complementariedad lo constituye el diálogo e intercambio enriquecedor de
  • 4. nuestra percepción de la realidad, especialmente por quienes se ubican en posiciones contrarias, por lo que no se trata de una interacción orientada en la tolerancia del pensamiento de los demás; por el contrario, al decir de Martínez Miguelez (2003), es necesario “implorarles que nos ofrezcan sus puntos de vista” (p. 138). Cabe destacar, que esta idea de complementariedad ofrecida por el autor en referencia, coincide ampliamente con el principio de dialógica epistemológica enunciado por Schavino (2012), pues se trata “de un debate epistémico colaborativo y un cruce de voces para superar el fundamentalismo epistemológico. Se acepta que hay otras verdades posibles, otras miradas o interpretaciones que pueden debatirse”. Por otra parte, el enfoque integrador transcomplejo descansa en la necesaria sinergética relacional que comprende no solo la capacidad para trabajar en equipo con otros investigadores sino la apertura de éstos, su confianza y su disposición a sacrificar las posiciones individuales en favor del desempeño y logros del colectivo, sumando realmente las energía de cada uno de sus integrantes. En tercer lugar, el principio de integralidad, expresa la necesaria superación del holismo asumiendo la realidad como “múltiple, diversa, relacional, en construcción y por ello, también construible” (Fernández, 2006). Por último, el enfoque transcomplejo reposa en la idea de una reflexividad profunda que debe entenderse como un proceso complejo de ir y venir de las partes al todo y del todo a las partes al interpretar una experiencia con miras a aprender de ella, repensando de manera crítica la investigación educativa y los saberes obtenidos. En efecto, parafraseando a Ángel Américo Fernández la epistemología transcompleja implica “un viaje a través de los saberes” en el cual se genera un diálogo con la contradicción, sin fronteras disciplinares, abierto, flexible, libre
  • 5. de esquemas lógicos rígidos, sin que prevalezca una forma de conocimiento sobre otra, pues lo importante es la unidad del conocimiento mismo. MATERIALES DE REFERENCIAS Estraño (2007). La Investigación como Enfoque Integrador Transcomplejo. [Documento en Línea]. Disponible: http://www.entorno-empresarial.com /articulo/1332/la-investigacion-como-enfoque-integrador-transcomplejo Fernández, A. (2006), Epistemología Transcompleja. [Documento en Línea]. Disponible: http://www.debatecultural.org/Observatorio/Angel AmericoFernandez2.htm Martínez Miguélez, M. (2003). Transdisciplinariedad, un enfoque para la complejidad del mundo actual. [Revista en Línea] Disponible: http://www.concienciactiva.org Schavino, N. (2012). La Transcomplejidad. Una Nueva Visión del Conocimiento. Caracas: Ediciones Redit. Schavino, N., y Villegas, C. (2010). De la teoría a la praxis en el enfoque integrador Transcomplejo. Congreso Iberoamericano de Educación, Buenos Aires, 13 al 15 de Diciembre de 2010. [Documento en Línea] Disponible: http://www.adeepra.org.ar/congresos/congreso %20iberoamericano/eic/r0721_schavino.pdf