Your SlideShare is downloading. ×
Mm27 Geranio
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Mm27 Geranio

287
views

Published on

Published in: Spiritual, Technology, Business

1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
287
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Esta planta es una de las especies en que se divide la malva: su hoja es muy suave y dulce al tacto: su flor es muy pequeña y sin olor, pero tiene el color carmesí de los más encendidos y vivos y nos ofrece las flores en ramillete. Huye los ardores del sol y ama los charcos de agua.
  • 2. Clemencia y mansedumbre La clemencia modera, en cuanto es compatible con las leyes de la justicia, los rigores y la severidad de la pena; y la mansedumbre salva contra la ira la paz del corazón.
  • 3. Estas Virtudes ablandan y calman, dulcifican y pacifican.
  • 4. Clemencia y mansedumbre en María Clemencia: mitigar la severidad de la pena debida por la culpa, esto fue una de las altas funciones que ejerció María para lo fue durante su vida, y lo con el mísero será mientras haya sobre pecador: la tierra pecadores.
  • 5. La flor a María • Cuando sopla en tu corazón el viento de la ira, de la inquietud y del mal agrado ¿qué haces? • ¿te abandonas? • ¿prorrumpes en • quejas, en palabras • malsonantes, • injuriosas y ofensivas?
  • 6. • Examínalo bien, y resuélvete a ser blando, manso y dulce, y, al ofrecer a María esta flor, le dirás:
  • 7. ¡Clementísima y ORACIÓN dulcísima María! Os presento hoy la mansedumbre; guardaré la paz del corazón, y en el día malo resistiré al ímpetu de la ira. Así os lo prometo; recibid esta mi resolución, aceptad mi flor.