Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Diccionario de la teología práctica homiletica rodolfo g. turnbull

on

  • 7,650 views

 

Statistics

Views

Total Views
7,650
Views on SlideShare
7,650
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
387
Comments
2

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • Exelente todo el material que presentan para el estudio biblico y la preparación para la vida cristiana
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • Muy bueno y practico
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull Diccionario de la teología práctica homiletica rodolfo g. turnbull Presentation Transcript

  • Diccionario de laTeología PrácticaHOMILETICA Editor general: Rodolfo G. Turnbull Traducido por Norberto Wolf
  • Diccionario de la Teología Práctica: HomiléticaEl original de esta obra fue publicado por Baker Book House bajo eltítulo Bakers Dictionary of Practical Theology, Section 2, Homiletics.(1967)La versión castellana es publicada con el debido permiso.Para las citas bíblicas hemos utilizado la versión Reina-Valera, revisión1960, de las Sociedades Bíblicas en América Latina. Sin embargo, enciertas ocasiones, por razones de traducción o de texto, hemos recurridoal uso de la Biblia de Jerusalén. En tal caso, hemos h e c h o la aclaracióncorrespondiente. Publicado por la Subcomisión Literatura Cristiana de la Iglesia Cristiana Reformada Distribuido por: T.E.L.L. Apartado Postal 6219 Grand Rapids, Michigan 49506, E . U . A . Derechos reservados © 1976 Subcomisión Literatura Cristiana Segunda re-impresión © 1984
  • 94 HOMILETICA 7 8 . Sangster, P. E . , Speech in the Pulpit. L o n d o n : Epworth, 1958 7 9 . Sangster, W. E., The Craft of Sermón Construction. London: Epworth Press, 1 9 4 98 0 . Sangster, W. E., The Craft of Sermón Illustration. Philadelphia: West- minster Press, 1 9 5 0 8 1 . Sarett, Lew and Foster, William Trufant, Basic Principies of Speech. C h i c a g o : H o u g h t o n Mifflin C o . , 1 9 4 6 C O N T E N I D O 8 2 . Schubert, Leland, A Guide for Oral Communication. New York: Prentice- Hall Co., 1948 1. Historia de la Homilética 5 8 3 . Sherrer, Paul Ehrman, For We Have This Treasure. New York: Harper V e r n o n L . Stanfield a n d Brothers, 1 9 4 4 8 4 . Skinner, Thomas Harvey, Aids to Revealing and Hearing. New York: J. S. T a y l o e , 1 8 3 9 2. La Predicación y la Retórica 15 Paul E. Sangster 8 5 . Smart, James D., The Oíd Testament in Dialogue with Modern Man. Westminster, 1 9 6 4 86. Smyth, C, The Art of Preaching: A Practical Survey of Preaching in the 3. La Clasificación de Sermones 19 Church of England. London: S.P.C.K., 1940 Clarence S. R o d d y 8 7 . Spurgeon, C. H., Lectures to my Students. Grand Rapids: Zondervan Publishing H o u s e (new edition), 1954 4. Ilustración para Sermones y el Uso de Fuentes de Consulta 27 8 8 . Stevenson, Dwight E., A Road-Map for Sermons. (pamphlet) Lexington: James D . Robertson T h e C o l l e g e o f the Bible, 1950 8 9 . Stevenson, Dwight E., Preaching on Books of the New Testament. Harper, 5. El Sermón en el Culto 36 1956 Donald Macleod 9 0 . Stevenson, Dwight E., Preaching on Books of the Oíd Testament. Harper, 1958 6. Diseño y Estructura del Sermón 43 9 1 . Thonsson, Lester, Selected Readings in Rhetoric and Public Speaking. H. Grady Davis New York: T h e H . W . Wilson Co., 1942 92. Tombs, Lawrence E., The Oíd Testament in Christian Preaching. West- 7. El Estilo del Sermón en la Actualidad 51 minster, 1 9 6 1 Lloyd M . Perry 9 3 . Vinet, A l e x a n d e r , Homiletics. N e w York: Iveson a n d Phinney, 1866 94. V o n Allmen, J. J., Preaching and Congregation. Richmond: John Knox 8. La Preparación para el Sermón en la Actualidad 63 Press, 1 9 6 2 H. C. Brown, Jr. 9 5 . Weatherspoon, J. B., Sent Forth to Preach: Studies in Apostolic Preaching. Harper, 1954 9. El Estudio de Sermones 79 96. Whately, Richard, Elements of Rhetoric. London: John W. Parker, West Henry Bast Strand, 1 8 5 0 9 7 . Whitesell, Faris Daniel, The Art of Biblical Preaching. Grand Rapids: 10. Notas Sobre la Homilética _ 85 Z o n d e r v a n Publ. H o u s e , 1 9 5 0 Ilion T. Jones 9 8 . Whitesell, Faris D., Power in Expository Preaching. Westwood, N.J.: Fleming H . R e v e l l C o . , 1 9 6 3 9 9 . Whitesell, Faris D., Preaching on Biblical Characters. Grand Rapids: Baker Book H o u s e , 19551 0 0 . W i l d e r , A m o s N . , The Language of the Gospel. H a r p e r , 1964101. Wingren, Gustaf, The Living Word. Philadelphia: Fortress Press, 1965
  • APÉNDICE 9350. Lantz, E., Speaking in the Church. New York: Collier-Macmillan, 19545 1 . Liske, Thomas V., Effective Preaching. Macmillan, 19515 2 . Loveless, Wendell P., Manual of Gospel Broadcasting. Chicago: Moody Press, 1 9 4 65 3 . Luccock, Halford E., In the Ministers Workshop. New York: Abingdon Press, 1 9 4 454. Macartney, Clarence E., Preaching Without Notes. Abingdon, 194655. MacLeod, Donald, editor, Here is My Method. Revell, 19525 6 . M c B u r n e y , James H. and W r a g e , Ernest J., The Art of Good Speech. N e w Y o r k Prentice-Hall I i n c , 1 9 5 357. McCracken, Roben J., The Making of the Sermón. New York: Harper & Bros., 1 9 5 65 8 . Miller, Donald G., Fire in Thy Mouth. Abingdon, 19545 9 . Miller, Donald G., The Way to Biblical Preaching. Abingdon, 19576 0 . Miller, Geo. A., Language and Communication. McGraw-Hill, 195161. Monroe, Alan A . , Principies and Types of Speech. C h i c a g o : Scott, Foresman and Co., 19396 2 . Montgomery, R. Ames, Preparing Preachers to Preach, Zondervan, 193963. Mounce, Robert H., The Essential Nature of New Testament Preaching. G r a n d Rapids: W m . B . Eerdmans Publ. C o . , 1 9 6 06 4 . Oliver, Robert; Dickey, Dallas C. and Zelko, Harold P., Communicative Speech. N e w Y o r k : T h e Dryden Press, 194965. Ott, Heinrich, Theology and Preaching, Westminster, 19656 6 . Parker, T. H. L., The Oracles of God. London: Lutterworth Press, 19476 7 . Paterson-Smyth, J., The Preacher and his Sermón. London: Geo. H. Doran Co., 19226 8 . Pattison, T. H., The Making of a Sermón. Judson, 19466 9 . Patton, Cari S., Preparation and Delivery of Sermons. Chicago: Willett, Clark a n d C o . , 1 9 3 87 0 . Patton, Cari S., The Use of the Bible in Preaching. Chicago: Willet, Clark and C o . , 1 9 3 67 1 . Phelps, Austin, The Theory of Preaching. New York: Charles Scribners, 18947 2 . Porter, Ebenezer, Lectures on Homiletics and Preaching and on Public Prayer. A n d o v e r a n d N e w Y o r k : Flagg, G o l d and N e w m a n , 18347 3 . Prochnow, Herbert V., The Successful Speakers Handbook. Prentice-Hall, 195174. Reu, J. Michael, Homiletics. Chicago: Wartburg, 1924 (Reprinted by Baker Book H o u s e , 1 9 6 7 )7 5 . Rhoades, Ezra, Case Work in Preaching. Revell, 194276. Roach, Corwin C, Preaching Valúes in the Bible. Louisville: The Cloister Press, 19467 7 . Robinson, James M. and Cobb, John B., The New Hermeneutic. Harper, 1964
  • 92 HOMILÉTICA 25. Dargan E. C, A History of Preaching. Grand Rapids: Baker Book House, 1954 26. D o d d , C. H., The Apostolic Preaching and its Development. New York: HISTORIA DE LA HOMILÉTICA VERNON L. STANFIELD Willett, Clark & Co., 1937 2 7 . Evans, William, How to Prepare Sermons. Chicago: Moody Press, 1913 La predicación cristiana es una vocación, un llamado a hablar en nom- 2 8 . Farrar, F. W . , The Messages of the Books. Macmillan, 1927 bre de Dios. Sin embargo, los predicadores, al proclamar el mensaje de 29. Faw, Chalmer E., A Guide to Biblical Preaching. Nashville: Broadman Dios, lo hacen al m o d o de su propia generación y de su propia época. Press, 1 9 6 2 Ha sucedido muchas veces en la historia de la Iglesia que gente hábil 3 0 . Fisk, Franklin Woodbury, A Manual of Preaching: Lectures on Homiletics. en el uso de la retórica, oradores experimentados, y conferencistas de New York: A. C. Armstrong and Son, 1895 extensa experiencia se convirtieron a la fe y luego se sintieron constre- 3 1 . Forsyth, P. T., Positive Preaching and the Modern Mind. Grand Rapids: W m . B. Eerdmans, 1965 ñidos a hablar por Dios. Es natural entonces que el mensaje que ellos 3 2 . Garrison, Webb Black, The Preacher and his Audience. Westwood, N. J.: predicaron estuviese expresado en las formas que les eran familiares. Fleming H . Revell C o . , 1954 Estas formas han seguido ciertas pautas de desarrollo y parte de dicho 33. Gibbs, Alfred E., The Preacher and his Preaching. Fort Dodge, Iowa: desarrollo era previa al cristianismo. W a l t e r i c k Printing C o . , 1939 La ciencia de la homilética tiene ciertos antecedentes históricos tales 34. Gilman, Wilbur E.; Aley, Bower and Reid, Loren D., The Fundamentáis c o m o la predicación hebraica y la retórica de la antigüedad. Aún cuando of Speaking. New York: The Macmillan C o . , 1951 la religión judía no tuvo más que predicadores ocasionales, algunos hom- 35. Grace, Wm. J. and J. C, The Art of Communicating Ideas. New York: bres emergieron de entre sus semejantes para hablar por Dios. Estos pri- Devin-Adair, 1952 mitivos predicadores eran "laicos" que se sintieron impulsados a comu- 3 6 . Graves, Henry C, Lectures on Homiletics. Philadelphia: American Baptist nicar un mensaje de parte de Dios. Los profetas hebreos fueron los más Pub. Society, 1 9 0 6 altos exponentes de la predicación hebrea. Al bullir el mensaje en su in- 37. H o p p i n , James Masón, The Office and Work of the Christian Ministry. New York: Sheldon and Co., 1869 terior, no pudieron dejar de declararlo. Los escribas continuaron la pre- 38. Hoppin, James, Homiletics. Funk and Wagnalls, 1883 dicación hebrea. No fueron ellos, sin embargo, iniciadores; fueron mas 39. Hoyt, A. S., The Work of Preaching. Macmillan, 1905 bien preservadores. Ellos interpretaron la historia, la ley y los profetas. 4 0 . Jefferson, Charles Edward, Quiet Hints to Growing Preachers in my Study. De estos predicadores hebreos proviene el término homilía, que quiere New York: Sheldon and C o . , 1 8 6 9 decir "plática basada en la escritura". 4 1 . Jeffs, H., The Art of Sermón Illustration. London: James Clarke and Al mismo tiempo la teoría retórica se fue desarrollando en el mundo C o . , n o date de la antigüedad. Tradicionalmente se estima que los principios retóri- 4 2 . Jeffs, H., The Art of Exposition. Pilgrim Press, 1910 cos fueron registrados en su origen por Corax y su discípulo Tisias 4 3 . Johnson, Herrick, The Ideal Ministry. New York: Fleming H. Revell Co., en Sicilia allá por el año 465 A . C . Estas normas habían sido formuladas 1908 para ayudar a los ciudadanos comunes a preparar discursos, para ser 4 4 . Jones, Ilion T., The Principies and Practice of Preaching. New York: presentados ante las cortes, en un esfuerzo por recobrar propiedades que A b i n g d o n Press, 1 9 5 6 les habían sido confiscadas. A partir de este humilde comienzo la teoría 45. Kern, John Adam, The Ministry to the Congregation: Lectures on Homi- retórica se desarrolló rápidamente. letics. New York: Jennings and Graham, 1897 La retórica griega llega a su culminación en los escritos de Aristóteles 46. Keir, Thomas H., The Word in Worship. New York: Oxford University (384-322 A . C ) . Su Retórica fue la primera obra de envergadura en esta Press, 1 9 6 2 materia. Aristóteles desarrolló ideas que habían sido ya enunciadas por 4 7 . Kirkpatrick, R. W., The Creative Delivery of Sermons. New York: Collier- Macmillan, 1944 Platón y otros. 48. Knox, John, The Integrity of Preaching. Abingdon, 1957 Al transformarse R o m a en el centro cultural del mundo de la anti- 49. Kraemer, Hendrik, The Communication of the Christian Faith. Westmister, güedad, los grandes retóricos latinos Cicerón (106-43 A . C . ) y Quinti- 1956 liano (35-95 D . C . ) hicieron contribuciones muy significativas. Cicerón 5
  • 6 HOMILÉTICAescribió varios libros, siendo su obra más útil De Oratore. El opus mayorde Quintiliano fue Instituciones de la Oratoria. A m b o s autores se apo- A P É N D I C Eyaron m u c h o en la Retórica de Aristóteles. Para los lectores del inglés ofrecemos la siguiente bibliografía de un vasto Los primeros rubros de la retórica primitiva fueron: invención, orde- surtido de libros que tratan diversos aspectos de la Homilética. M u c h o s de estosnamiento, estilo, elocución y memoria. Los principios de la comunica- libros están en las bibliotecas de los seminarios teológicos y escuelas bíblicas ención masiva que se enseñan hoy en día tienen un asombroso parecido América Latina.con los que fueron formulados por aquellos hombres. 1. Blackwood, Andrew W., The Preparation of Sermons. New York: Abingdon Es así que dos antecedentes del arte de la predicación se desarro- Press, 1 9 4 8llaron al mismo tiempo, siendo, sin embargo, independientes el uno del 2. Blackwood, A. W., Preaching From The Bible. Abingdon, 1941otro. En la predicación cristiana ambas vertientes del "arte de hablar" 3. Blackwood, A. W., Preaching From Samuel. Abingdon, 1946se fusionarían. La contribución hebrea tenía que ver primeramente con 4. Blackwood, A. W., Preaching From The Prophetic Books. Abingdon, 1951el contenido, a saber, las Escrituras; la base del mensaje hebreo era la 5. Blackwood, A. W., Expository Preaching For Today. Abingdon, 1953Palabra de Dios. La retórica antigua, por su parte, hizo su contribución, 6. Blackwood, A. W., Biographical Preaching For Today. Abingdon, 1954especialmente en lo formal, a saber, las reglas de la retórica. 7. Blair, Hugh, Lectures on Rhetoric. New York: Funk and Wagnalls Co., 19111. LA I G L E S I A P R I M I T I V A 8 . Borchers, Gladys L. and Wise, Claude M., Modern Speech. New York: Los primeros cristianos, c o m o es natural, continuaron el método de Harcourt, Brace & C o . , 1 9 4 7predicación usado por los escribas y ancianos en las sinagogas. Ellos 9. Bowie, Walter Russell, Preaching. Abingdon, 1954presentaban el evangelio en la forma simple y sencilla de una homilía. 10. Brastow, Lewis Orsmond, The Work of the Preacher: A Study of Homi- letical Principies and Methods. Boston, New York: Pilgrim Press, 1914D a d o que las congregaciones eran fundamentalmente judías y los grupos 11. Breed, David R., Preparing to Preach. Geo. H. Doran, 1911pequeños, el uso de la retórica formal hubiese sido inapropiado. Aún 12. Broadus, John, On the Preparation and Delivery of Sermons. New York:así, los sermones de Pablo evidencian que él había recibido instrucción H a r p e r & Bros., 1 9 4 4retórica. 13. Brown, H. C. Jr., A Quest for Authentic Biblical Sermons. New York: Bien pronto, empero, el evangelio cristiano era presentado a los gen- Harper and R o w , Publishers, 1 9 6 6tiles, quienes estaban al tanto de los principios retóricos. La forma 14. Brown, H. C. Jr., H. G o r d o n C l i n a r d and Jesse J. Northcutt, Steps to thedel mensaje fue cambiado gradualmente, y no pasó m u c h o tiempo antes Sermón. Nashville: Broadman Press, 1963de que se hallasen diestros retóricos entre los conversos, algunos de los 15. Brown, H. C. Jr., Southern Baptist Preaching. Nashville: Broadmancuales respondieron al llamado divino a predicar. El evangelio era ahora Press, 1 9 5 9presentado en formas que les eran familiares a estos predicadores. Las 16. Bryan, D. C, The Art of Illustrating Sermons. New York: Cokesbury, 1937normas de la retórica comenzaron a remoldear la presentación del men- 17. Bull, Paul B., Preaching and Sermón Construction. Macmillan, 1922saje cristiano. 18. Burrell, David James, The Sermón: Its Construction and Delivery. New Clemente de Alejandría (160-220) y Tertuliano (150-220) recibieron Y o r k : Fleming H . Revell C o . , 1 9 1 3instrucción retórica y los escritos de ambos dan pruebas de dicha ins- 19. Caemmerer, Richard R., Preaching for the Church. St. Louis: Concordiatrucción. C o n todo, es con Orígenes (185-254) que se da comienzo a la Publishing House, 1959clara aplicación y enseñanza de los principios retóricos. Antes de la 2 0 . Chase, Stuart, The Power of Words. Harcourt, Brace and Co., 1954época de Orígenes la homilía había sido un comentario informal sobre la 2 1 . Cooper, Lañe, The Rhetoric of Aristotle. New York: D. Appleton-CenturyEscritura. El ejemplo y la enseñanza de Orígenes abren el rumbo en di- C o . , Inc., 1 9 3 2rección de la disertación formal. Sin embargo, la verdad es que el aporte 2 2 . Crocker, Lionel, ínterpretative Speech. Prentice-Hall, 1952de Orígenes fue mayor en el c a m p o de la hermenéutica que en el de la 2 3 . Crocker, Lionel, Henry Ward Beechers Speaking Art. Revell, 1937homilética. Junto con su énfasis en que el predicador debía ser un 24. David, Henry Grady, Design for Preaching. Philadelphia: Meulenberghombre devoto, Orígenes insistió en que el mensaje debía ser extraído Press, 1 9 5 8 91
  • 6 HOMILÉTICAescribió varios libros, siendo su obra más útil De Oratore. El opus mayorde Quintiliano fue Instituciones de la Oratoria. A m b o s autores se apo- A P É N D I C Eyaron m u c h o en la Retórica de Aristóteles. Para los lectores del inglés ofrecemos la siguiente bibliografía de un vasto Los primeros rubros de la retórica primitiva fueron: invención, orde- surtido de libros que tratan diversos aspectos de la Homilética. M u c h o s de estosnamiento, estilo, elocución y memoria. Los principios de la comunica- libros están en las bibliotecas de los seminarios teológicos y escuelas bíblicas ención masiva que se enseñan hoy en día tienen un asombroso parecido América Latina.con los que fueron formulados por aquellos hombres. 1. Blackwood, Andrew W., The Preparation of Sermons. New York: Abingdon Es así que dos antecedentes del arte de la predicación se desarro- Press, 1 9 4 8llaron al mismo tiempo, siendo, sin embargo, independientes el uno del 2. Blackwood, A. W., Preaching From The Bible. Abingdon, 1941otro. En la predicación cristiana ambas vertientes del "arte de hablar" 3. Blackwood, A. W., Preaching From Samuel. Abingdon, 1946se fusionarían. La contribución hebrea tenía que ver primeramente con 4. Blackwood, A. W., Preaching From The Prophetic Books. Abingdon, 1951el contenido, a saber, las Escrituras; la base del mensaje hebreo era la 5. Blackwood, A. W., Expository Preaching For Today. Abingdon, 1953Palabra de Dios. La retórica antigua, por su parte, hizo su contribución, 6. Blackwood, A. W., Biographical Preaching For Today. Abingdon, 1954especialmente en lo formal, a saber, las reglas de la retórica. 7. Blair, Hugh, Lectures on Rhetoric. New York: Funk and Wagnalls Co.. 19111. LA IGLESIA P R I M I T I V A 8. Borchers, Gladys L. and Wise, Claude M., Modern Speech. New York: Los primeros cristianos, c o m o es natural, continuaron el método de Harcourt, Brace & C o . , 1 9 4 7predicación usado por los escribas y ancianos en las sinagogas. Ellos 9. Bowie, Walter Russell, Preaching. Abingdon, 1954presentaban el evangelio en la forma simple y sencilla de una homilía. 10. Brastow, Lewis Orsmond, The Work of the Preacher: A Study of Homi- letical Principies and Methods. Boston, New York: Pilgrim Press, 1914D a d o que las congregaciones eran fundamentalmente judías y los grupos 11. Breed, David R., Preparing to Preach. Geo. H. Doran, 1911pequeños, el uso de la retórica formal hubiese sido inapropiado. Aún 12. Broadus, John, On the Preparation and Delivery of Sermons. New York:así, los sermones de Pablo evidencian que él había recibido instrucción H a r p e r & Bros., 1 9 4 4retórica. 13. Brown, H. C. Jr., A Quest for Authentic Biblical Sermons. New York: Bien pronto, empero, el evangelio cristiano era presentado a los gen- H a r p e r and R o w , Publishers, 1 9 6 6tiles, quienes estaban al tanto de los principios retóricos. La forma 14. Brown, H. C. Jr., H. G o r d o n C l i n a r d and Jesse J. Northcutt, Steps to thedel mensaje fue cambiado gradualmente, y no pasó m u c h o tiempo antes Sermón. Nashville: Broadman Press, 1963de que se hallasen diestros retóricos entre los conversos, algunos de los 15. Brown, H. C. Jr., Southern Baptist Preaching. Nashville: Broadmancuales respondieron al llamado divino a predicar. El evangelio era ahora Press, 1 9 5 9presentado en formas que les eran familiares a estos predicadores. Las 16. Bryan, D. C, The Art of Illustrating Sermons. New York: Cokesbury, 1937normas de la retórica comenzaron a remoldear la presentación del men- 17. Bull, Paul B., Preaching and Sermón Construction. Macmillan, 1922saje cristiano. 18. Burrell, David James, The Sermón: Its Construction and Delivery. New Clemente de Alejandría (160-220) y Tertuliano (150-220) recibieron Y o r k : Fleming H . Revell C o . , 1 9 1 3instrucción retórica y los escritos de ambos dan pruebas de dicha ins- 19. Caemmerer, Richard R., Preaching for the Church. St. Louis: Concordiatrucción. C o n todo, es con Orígenes (185-254) que se da comienzo a la Publishing House, 1959clara aplicación y enseñanza de los principios retóricos. Antes de la 2 0 . Chase, Stuart, The Power of Words. Harcourt, Brace and Co., 1954época de Orígenes la homilía había sido un comentario informal sobre la 2 1 . Cooper, Lañe, The Rhetoric of Aristotle. New York: D. AppletonJCenturyEscritura. El ejemplo y la enseñanza de Orígenes abren el rumbo en di- C o . , Inc., 1 9 3 2rección de la disertación formal. Sin embargo, la verdad es que el aporte 2 2 . Crocker, Lionel, Interpretative Speech. Prentice-Hall, 1952de Orígenes fue mayor en el c a m p o de la hermenéutica que en el de la 2 3 . Crocker, Lionel, Henry Ward Beechers Speaking Art. Revell, 1937homilética. Junto con su énfasis en que el predicador debía ser un 24. David, Henry Grady, Design for Preaching. Philadelphia: Meulenberghombre devoto, Orígenes insistió en que el mensaje debía ser extraído Press, 1 9 5 8 91
  • 8 HOMILÉTICA NOTAS SOBRE LA HOMILÉTICA 8 9obras de Cicerón y de Aristóteles. Asimismo puso un énfasis especial en 2. Homilética del Medievola necesidad de la claridad, del brío y de la variedad. Serie Biblioteca de Autores Cristianos (La Editorial Católica, S. A . , Madrid). Destacamos que en esta colección casi toda la obra de T o m á s de A q u i n o está al alcance del lector.2. EL P E R I O D O M E D I E V A L Erasmo, Desiderio. El Enquiridión o Manual del Caballero Cristiano, S. Aguirre Después de la obra de Agustín, es p o c o y de escaso valor lo que añade (Impresor), Madrid.a la teoría de la predicación hasta la época de la Reforma. Unos p o c o sautores y sus obras se destacan c o m o luminarias en una época de oscu- 3. Historia de la Predicaciónridad. La verdad es que la teoría de la predicación fue en m u c h o su- Broadus, Juan, Historia de la Predicación, Casa Bautista de Publicaciones, El Paso, Texas.perior a la predicación propiamente dicha, que se llevaba a cabo en las Dodd, C. H, La Predicación Apostólica y Sus Desarrollos, Ediciones FAX,iglesias parroquiales y en los monasterios. Madrid. Un autor de nota del principio del medioevo fue Isidoro de Sevilla Garvie, . . . Historia de la Predicación, La Aurora, Buenos Aires.( ? - 6 3 6 ) . Fue arzobispo de su ciudad, hombre de notable erudición y Home, Carlos S., El Romance de la Predicación, La Aurora, Buenos Aires.predicador excepcional. En su Etimología, una compilación de veintetomos del saber de su tiempo, Isidoro habla sobre la predicación. Sin 4. La Comunicaciónembargo, los principios que menciona son retóricos antes que netamente Berlo, . . . El proceso de la Comunicación, Editorial El Ateneo, . . .homiléticos y añaden p o c o o nada al arte de la predicación. Bousquie, . . . La Persuasión, Editorial Hispana Europea, . . . U n a contribución de mayor importancia fue aquella hecha por R á b a n o Costas, Orlando, Comunicando por la Predicación, Editorial Caribe, . . .M a u r o ( 7 7 6 - 8 5 6 ) , arzobispo de Mainz. Su tratado De la Institución del Fenwich y Lezama, Teoría de la Persuasión, T r o q u e l , . . .Clero, escrito a principios de su ministerio, contiene su enseñanza sobre Schramm, ... La Ciencia de la Comunicación Humana, Editorial El Ateneo, . . .la teoría homilética. M a u r o emula a Agustín casi servilmente y no ofre- Tizard, Leslie J., La Predicación, Arte de la Comunicación, La Aurora, Buenosce contribución original alguna. Aires. O t r o escritor fue Alan de Lille ( ? - 1 2 0 3 ) . Su obra homilética lleva por Wright, . . . Comunicación de Masas, Paidos, . . .título Sumario del Arte de la Predicación. Enfatizó el lugar que la 5. Homilética GeneralEscritura debía ocupar e insistió en que un predicador debía tener un Barth, K., La Proclamación del Evangelio, Ediciones Sigúeme, Salamanca.conocimiento especial tanto del Antiguo c o m o del Nuevo Testamento. Blackwood, Andrés W. La Preparación de Sermones Bíblicos, Casa Bautista deAlan era de la opinión que la predicación debía ser practicada solamente Publicaciones, El Paso, Texas.por aquellas personas autorizadas por la iglesia. El Sumario introduce Braden, Carlos S. El Predicador, Santiago de Chile.un m é t o d o más escolástico y fue posiblemente la obra más importante Brewington, Guillermo, La Lectura Pública de las Sagradas Escrituras. (Manual),sobre la teoría de la predicación desde el libro de Agustín, De la Doctrina C e n t r o Editorial, Guatemala.Cristiana. Broadus, Juan, Tratado Sobre la Predicación, Casa Bautista de Publicaciones, El H u b o atisbos de un renacimiento de la predicación en los siglos d o c e Paso, Texas.y trece, lo que se debió en primer lugar a las órdenes de predicadores, Crane, Jaime D., El Sermón Eficaz, Casa Bautista de Publicaciones, El Paso,tales c o m o los Dominicos y los Franciscanos. No solamente Francisco y Texas.D o m i n g o , sino también hombres tales c o m o Antonio de Padua, Bertoldo Evans, Guillermo, La Proclamación del Mensaje, Editorial Alianza, T e m u c o , Chile.de Regensburg y Buenaventura predicaron las Escrituras con notable Grasso, . . ., La Predicación, Ediciones Paulinas, . . .efecto. Buenaventura escribió El Arte de la Predicación. También él Grasso, . . ., Teología de la Predicación, Ediciones Sigúeme, Salamanca.siguió de cerca la obra de San Agustín. Advirtió sobre los peligros de Hughes, Thomas H., La Psicología de la Predicación y de la Obra Pastoral,una división demasiado fraccionada y de un análisis sobremanera sutil La Aurora, Buenos Aires.del texto, pero no fue capaz de seguir sus propios consejos. Luvre, . . ., Hábitos del Ministro, El Inca, . . . El otro tratado digno de mención de este período es el de Humberto Margal, Ángel M., Arte Cristiano de la Predicación, Comité de Literatura de lade R o m a n s titulado De la Educación de los Predicadores. Si bien hacía Asociación de Iglesias Evangélicas de Puerto Rico.
  • 8 8 HOMILÉTICA HISTORIA DE LA HOMILÉTICA 9güedad han aparecido en nuestro idioma. Estos han sido publicados en algunas sugerencias que tenían que ver con la predicación, en lo esen-series de libros que puedan ser halladas solamente en bibliotecas públicas cial se ocupaba de la capacitación del predicador para ciertos deberesy universitarias, puesto que son demasiado gravosas para el presupuesto pastorales específicos.del pastor o estudiante teológico promedio. Por ende, cualquiera que En suma, la predicación estuvo bastante alicaída durante el períodoesté interesado en leer traducciones de algunos de estos documentos de medieval. Las Escrituras eran usadas cada vez menos c o m o base de lala antigüedad debe recurrir a la serie Biblioteca de Autores Cristianos predicación. Siguiendo el método escolástico del análisis minucioso, la(producida por La Editorial Católica, S. A. - Apartado 466, M a d r i d ) , estructura de los sermones se caracterizaba por sus numerosas divisiones e. En la Época Posterior a la Reforma y el Período Moderno y subdivisiones. El sermón, tan minuciosamente fragmentado y organi- Y n g v e Brilioth, el conocido perito sueco, dice que la literatura ho- zado, era frecuentemente frío y sin vida. El Renacimiento y la Reformamilética, a partir de la Reforma, alcanza "prodigiosas dimensiones". C o n traerían un nuevo método y una nueva vida a la teoría de la predi-todo, es sólo en los últimos 150 años, más o menos, en que han apare- cación.cido en cierta cantidad libros de texto sobre la homilética que son c o m -parables con los que nos son tan familiares hoy en día. Los mismos han 3. EL R E N A C I M I E N T O Y LA R E F O R M Asido publicados en medida creciente durante este último siglo por El renovado estudio del griego y del latín clásico por parte de loseditoriales que representan los puntos de vista teológicos de varios seg- Humanistas desembocó en un estudio de la teoría homilética. El métodomentos del protestantismo y también por casas editoriales católico- escolástico fue evaluado y criticado en los primeros escritos.romanas. Si bien varios autores hicieron contribuciones de importancia, el más Los libros que aquí a continuación se detallan representan solamente importante fue el famoso erudito Desiderio Erasmo ( 1 4 5 7 - 1 5 3 6 ) . Suparte de un total mayor de libros sobre la homilética. En este momento libro El Predicador del Evangelio fue publicado en 1535 y constituyóno existe ningún catálogo unificador de todos los libros teológicos que una importante adición al arte de la predicación. Se trata de un librovienen produciéndose en el mundo de habla hispana. Esta carencia extenso, pobremente organizado, pero que cubre casi todos los aspectossignifica que es virtualmente imposible compaginar una lista completa de la predicación y de la composición de pláticas. Continúa siendo unde materiales homiléticos o de otra naturaleza, puesto que hay muchas libro de consulta para la homilética.editoriales en funcionamiento y resulta imposible obtener una lista de Un inglés, Juan Colet (1466-1519), estudió en el continente y conociótodo lo que las mismas han producido o están produciendo. El Instituto a Erasmo y a otros humanistas. Al regresar a su país comenzó a des-Superior Evangélico de Educación Teológica (Camacuá 282, Buenos arrollar una exposición consecutiva de la Escritura. Este fue uno de losAires, República Argentina) se encuentra al presente a b o c a d o a la tarea grandes descubrimientos del Renacimiento: la Escritura volvió a serde compaginar dicho catálogo unificador. Esperamos muy pronto que los nuevamente la base de la predicación cristiana.resultados del mismo estén al alcance de todo el mundo evangélico y la Los reformadores se ocuparon de tomar este énfasis en la proclama-lista de materiales homiléticos sea completa. En estos días ha aparecido ción de la Palabra de Dios y lo implementaron más plenamente. ParaÍ N D I C E D E L I B R O S E V A N G É L I C O S , 1975, publicado por Casa la Reforma, el problema no era solamente el de un rescate de la pre-Bautista de Publicaciones, El Paso, Texas. Hasta tanto eso suceda, el dicación, sino también de un rescate de la predicación basada en lalector tendrá que darse por satisfecho con la lista que sigue: Escritura. El sermón volvió a ser central, y el texto se constituyó en la hebra central sobre la cual se tramaba todo el sermón. La homilía 1. Homilética de la Antigüedad sencilla volvió a ser un método popular de predicación.Serie Biblioteca de Autores Cristianos (La Editorial Católica, S. A . , Madrid). Ninguno de los principales reformadores —Lutero, Zwinglio, Calvino, En dicha serie se encuentran muchos de los escritos Patrísticos ya mencionados. Knox o Latimer— escribió una obra definitiva sobre la teoría de la pre- C a b e destacar que allí uno encuentra casi toda la obra de San Agustín, de la dicación. Sin embargo, cada reformador dio prioridad a la predicación que mencionamos especialmente La Doctrina Cristiana. También subrayamos el tomo Los Seis Libros sobre el Sacerdocio, de Juan Crisóstomo. y dictó instrucción sobre la predicación en sus obras.Huber, Sigfrido, Los Santos Padres, Sinopsis de los Tiempos Apostólicos Hasta En sus Charlas de Sobremesa Lutero (1483-1546) hizo numerosas el Siglo Sexto (2 t o m o s ) , Ediciones Desclée de Brouwer, Buenos Aires. referencias a la predicación y tiene una sección titulada "Sobre Predica-
  • 10 HOMILÉTICA N O T A S SOBRE L A H O M I L É T I C A 87dores y Predicaciones". Lutero declaró que un predicador debía tener tos homiléticos modernos parecen tener p o c o , si algo, que sea superior aestas virtudes: "Primero, la de enseñar sistemáticamente; segundo, ser estos manuales".despierto e ingenioso; tercero, ser elocuente; cuarto, tener una buena c. En la Época Previa a la Reformav o z ; quinto, tener una buena memoria; sexto, saber cuando terminar; U n o de los acontecimientos más interesantes del período previo a laséptimo, estar seguro de su doctrina; octavo, aventurarse y c o m p r o m e - Reforma fue el creciente uso de la ilustración en los sermones. Los tresterse en cuerpo y sangre, riqueza y honor, con la Palabra; novena, predicadores cristianos cuyas obras más frecuentemente se mencionan enaceptar ser blanco de la burla y de la sorna de todos". Lutero insistió relación a tal acontecimiento son: ( 1 ) Jacques de Vitry, quien es iden-en que "el predicador debía ser tanto un conocedor de la lógica c o m o de tificado c o m o "el maestro de la ilustración sermónica"; ( 2 ) Humbertola retórica" y que debía ser capaz "de enseñar y de amonestar". Lutero de Romans, autor de La Educación de los Predicadores y ( 3 ) Nicoledio este consejo sobre c ó m o presentar un sermón, "El hablar delibera- Brozen, un franciscano británico que llegó a tener amplia reputación endamente es lo más apto para el predicador, puesto que él podrá así pre- su patria por su fascinante uso de ilustraciones.sentar su sermón en la forma más conmovedora y efectiva". Algunos de los otros predicadores de esta época que son dignos de Juan Calvino (1509-1564) restauró un énfasis básico al arte de la mencionar para quién estudia la homilética son: . ( 1 ) T o m á s de Aquino,predicación al volver a utilizar la exposición consecutiva de la Escritura cuyo (Pseudo) Trocíate brinda una razonable indicación de los aspec-c o m o plan de predicación. Calvino usó la homilía c o m o método y predi- tos de la homilética que se consideraban importantes en los escritos ser-có desde el principio al fin de varios libros de la Biblia. Calvino afir- mónicos medievales. En el apéndice a este documento, T o m á s describemaba que la tarea del predicador no era la de brindar verdades sobre en detalle su famoso "Árbol de la Predicación", en que compara un ser-Dios sino compartir la revelación que Dios diera definitivamente en món con un árbol y sus partes: tronco, ramas principales, ramas secun-Jesucristo. En The Oracles of God (Los Oráculos de D i o s ) , T. H. L. darias, etc. (2) Erasmo. Los escritos de Erasmo en los que él expresaParker ha reunido y sumarizado la teoría de Calvino sobre la predica- sus ideas sobre la predicación son el Enquiridión, " L a Gran Misericor-ción. Calvino deseaba que el predicador fuese un docto, un estudioso dia de Dios", "Inquisitio de Fide" y "Coloquios". ( 3 ) John Wycliffede la Palabra de Dios. El predicador debe estudiar la Biblia; luego, al trata sobre la predicación en cierta medida en sus obras "Sobre laser instruido por el Espíritu Santo, él puede a su vez instruir a otros. Verdad de la Escrituras", "El Espejo del Cristiano" y "El Espejo del Calvino hizo una valiosa contribución a la teoría de la predicación Sacerdote". (4) Savonarola. Su contribución se encuentra generalmenteal sugerir que la congregación ocupaba un puesto vital en la predica- en sus sermones. ( 5 ) Hyperius es mencionado en varias ocasiones porción. Ella ayuda al predicador al escuchar con un espíritu apropiado. los historiadores pero sin que se enfatice ningún tratado suyo en par-También debe ser obediente a la Palabra de Dios que escucha. ticular. H u g o Latimer (P-1555), el reformador inglés, era un predicador de d. En la Era de la Reformapopularidad y ridiculizaba a los "prelados no predicantes". El inspiró T o d o s los líderes originales de la Reforma —Lutero, Calvino, Zwinglio,a otros ministros a proclamar el mensaje divino. Melancthon y otros— tuvieron cosas muy significativas que decir sobre Felipe Melanchthon (1497-1560) escribió dos pequeños tratados so- la homilética. Pero ninguna obra de dichos líderes sobre esta materiabre el arte de la predicación, a saber, Elementorum Rhetorices Libri Dúo puede obtenerse hoy en algún libro apto para el lector promedio.y Ratio Brevissima Concionandi. Estas obras no contienen nada originalsino que siguen los principios de la retórica clásica, haciendo una apli- Aún cuando es necesario repetir que muy pocos de los tratados sobrecación de los mismos a la predicación cristiana. homilética de los líderes cristianos en dicha materia que vivieron durante Una contribución más original fue aquella hecha por Andrés Hyperio los primeros doce o quince siglos se hallan en nuestro idioma al alcance ( 1 5 1 1 - 1 5 6 4 ) . Su obra De la Construcción de Discursos Sagrados, fue un del lector habitual, debe enfatizarse que varios de estos documentos sítratado de primerísima importancia para el arte de la predicación. Su obra están al alcance de los peritos. Estos escritos se encontraban originalmen-consiste de dos tomos, conteniendo cada uno dieciséis capítulos. Ha te en lenguas muertas, las que durante siglos podían solamente ser leídassido considerada un tratado científico sobre el arte de la predicación y por un número limitado de estudiosos. Durante los últimos años, sinDargan opina que mereció recibir más atención de la que en realidad embargo, ciertas traducciones de algunos de estos clásicos de la anti-
  • 86 HOMILÉTICA HISTORIA DE LA HOMILÉTICA 11grados a los escritos generales de los distintos líderes de aquellos tiempos. obtuvo. El libro presta especial atención a la movilización de las emo- Los autores de tratados sobre homilética del período antiguo de la ciones por parte del predicador. El predicador no debía crear meraiglesia que son mencionados con mayor frecuencia por los historiadores íxcitación, sino que más bien debía despertar la vida espiritual y pro-son: ( 1 ) Orígenes. Este fue uno de los primeros escritores que se o c u p ó ducir fruto espiritual.de los principios y problemas del arte del predicador, si bien no lo hizo Un tratado que se ubicó aproximadamente entre la Reforma y elsistemáticamente. Su énfasis principal recayó en destacar la con- siglo X V I I fue The Art of Prophesying (El Arte de Profetizar) de Gui-veniencia de que los cristianos hicieran uso en su predicación de los prin- llermo Perkins. Esta obra fue primeramente escrita en latín pero fuecipios de retórica no cristianos. También ejerció Orígenes durante mu- luego traducida al inglés. Su énfasis sobre la interpretación y la exposi-chos siglos una poderosa influencia en la interpretación de las Escrituras. ción fue de gran influencia sobre los predicadores ingleses, especialmente (2) Gregorio Nacianceno. Su Huida a Ponto tiene secciones sobre sobre los Puritanos y Separatistas que ¿legaron a América del Norte.el arte del predicador. El fue uno de los primeros escritores que advirtióa los predicadores en contra de la tentación de adoptar los trucos de los 4. L O S S I G L O S D I E C I S I E T E Y D I E C I O C H Ooradores profesionales. ( 3 ) Juan Crisóstomo, cuyo Del Sacerdocio tra- Algunos de los aportes positivos que la Reforma brinda a la teoríataba en forma sucinta la forma y el contenido de sermones y delineaba de la predicación se perdieron en los siglos diecisiete y dieciocho. Ella tarea del predicador. ( 4 ) San Agustín. Un escritor dice respecto a su método escolástico fue revivido y la estructura analítica y en excesoLa Doctrina Cristiana, "Este libro bien podría ser de lectura obliga- fragmentada volvió a adquirir prominencia. El resultado final de estotoria para todo estudiante de la hermenéutica y de la homilética". ( 5 ) fue un método de predicación que tenía poca relación con las necesi-Guibert de Nogent. Su Tratado sobre el Método de Preparación para dades de la gente. No obstante, ciertos libros se destacan c o m o hitosun Sermón es mencionado con elogio. ( 6 ) Alain de Lille, cuyo Sumario en la historia de la homilética.del Arte de la Predicación es considerado c o m o "la obra más impor- Una obra destacada fue el Ensayo Sobre la Composición de un Ser-tante sobre la teoría homilética desde la de San Agustín". món de Jean Claude (1619-1667). La misma fue publicada en 1688, Cabe aclarar que sólo algunos de los tratados arriba mencionados se con posterioridad a la muerte de Claude y aceptada inmediatamente. Alencuentran en castellano. C o n todo, es bueno aclarar que la mejor de ser traducida al inglés por Robert Robinson llegó a ser ampliamente uti-todas las obras mencionadas, La Doctrina Cristiana, ha sido publicada lizada en Inglaterra y en América del Norte. El contenido del libro habíapor la Biblioteca de Autores Cristianos, La Editorial Católica, S. A. sido presentado originalmente c o m o una serie de disertaciones paraMadrid. También su Enquiridión ha sido publicado por la misma candidatos al ministerio y son de una sensatez, practicidad y utilidad des-editorial. acostumbradas. b. En el Medioevo Una obra de importancia tal vez mayor fue Lectures on Preaching El período que va desde el año 600 hasta el 1200 ha sido llamado "la (Disertaciones sobre la Predicación) de Philip Doddrige (1702-1751).larga noche de la predicación". Los tratados sobre la teoría y la práctica Estas disertaciones eran notas de alumnos que fueron editadas y publica- das. Es por ello que la obra reviste un carácter más bien de bosquejo ode la predicación de dicho período son pocos y de escaso valor para el compendio. En el Capítulo V, Doddridge proporciona "Normas paraestudiante actual. Pero en el siglo doce comenzó un reavivamiento ge- la Composición de Sermones". Decía él, "Al componer un sermón he-nuino de la predicación y del interés en la misma c o m o arte. Esta reno- mos de considerar: primero, qué tema ha de ser elegido; segundo, envación surgió entre las órdenes predicatorias, los Franciscanos y los D o - qué línea ha de ser tratado; tercero, el estilo de la composición: cuarto,minicos: sus escritos sobre homilética se concretaron en la forma de qué pensamientos hemos depresentar; quinto, en qué orden hemos demanuales de capacitación para los miembros de dichas órdenes para sus lanzarlos. Por lo tanto dictaré normas para cada uno de estos elemen-extensas misiones predicatorias. La cantidad de dichos manuales es tos". Las sugestiones subsiguientes son muy directas y prácticas.considerable. Los peritos declaran que en muchos aspectos los mismos Doddridge ofreció además cierta cantidad de sugerencias pertinentesestán a la par, en su valor intrínseco, de los modernos libros de texto con respecto a la presentación oral del sermón. Instó a sus alumnos asobre la homilética. Cierto historiador manifiesta que "los procedimien- permanecer circunspectos y sosegados. Les enseñó a no "gritar", pero
  • 12 HOMILÉTICAal mismo tiempo quiso que expresaran verdadero sentimiento. Afirmabaél, "Sientan todo lo que digan. Si cayese una lágrima, no la repriman"(p. 6 9 ) . D o d d r i d g e enseñó además a sus alumnos a ser naturales y sin NOTAS SOBRE LA HOMILÉTICA ILION T. JONESafectaciones y a no usar notas. "El ser capaz de predicar sin notas elevael carácter del hombre. Acostúmbrense a mirar m u c h o a su audiencia" La homilética puede ser definida corno el arte de la predicación. C o m o(P. 7 0 ) . con todos los demás artes, el de la predicación se desarrolla en parte Debe mencionarse un tratado sobre la predicación escrito por Cotton por medio del estudio, en parte por medio de la observación y en parteMather. Mather (1663-1728) fue el primer predicador de nota educado a través de la experiencia. El estadista británico Disraeli dijo una vezen los Estados Unidos y su libro fue la primera obra producida en d i c h o "Cuanto mayor sea el conocimiento de un hombre sobre lo que ha sidopaís que trataba sobre la teoría de la predicación. Directioes for a hecho, tanto mayor será su capacidad de saber qué hacer." Lo que élCandidate for the Ministry (Directivas para un Candidato al Minis- dijo es tan cierto en el campo de la homilética c o m o en cualquier otroterio), tenía solamente una breve sección sobre la predicación. Si bien campo. Por ello, antes de dedicarse uno a la práctica del arte de laofrece algunas sugerencias útiles para la predicación, lo que lo hace predicación debería hacer un estudio de los principios y métodos utiliza-importante es el hecho de marcar el comienzo de la instrucción homilética dos por los grandes predicadores, desde los primeros siglos del cristianis-en los Estados Unidos. mo hasta el presente. Lamentablemente, sólo parte de la literatura U n a contribución fuera de lo común al espíritu de la predicación esencial para dicha tarea existe en nuestro idioma. Y si es cierto quenorteamericana del siglo dieciocho fue la efectuada por el grupo L o g los predicadores y futuros predicadores que no leen dichas obras pierdenCollege. William Tennent, padre ( 1 6 7 3 - 1 7 4 5 ) , instruyó a su hijo y a otros una parte fundamental de su educación, es entonces de esperar quejóvenes. Estos hombres fueron educados en la piedad personal, el celo pronto algunas de tales obras clásicas sobre la homilética aparezcan enevangélico y en la presentación extemporánea. Grupos o "colegios" las listas de libros de casas editoras evangélicas.similares surgieron en otros lugares. La mayoría de los predicadoresde entonces presentaban sermones largos, filosóficos y aburridos. Se 1. V I S I O N P A N O R Á M I C Atrataba de disertaciones que eran leídas a las congregaciones. En o p o - Es posible encontrar un panorama general de la homilética en cual-sición a ésto los hombres del L o g College predicaban sermones evan- quiera de las enciclopedias sobre religión que estén al alcance del lector.gélicos que eran directos, animados y que llamaban a una decisión. Estodio comienzo a una tendencia en la predicación norteamericana que ha 2. LIBROS DE T E X T O SOBRE LA H O M I L É T I C Acaracterizado a los predicadores evangélicos. Después de haber leído bastante de la historia y de la literatura griega antigua, alguien dijo, "Los griegos se han robado todas nuestras ideas5. LA H O M I L É T I C A M O D E R N A modernas". Una de las grandes ventajas de hacer un estudio de la lite- El siglo diecinueve fue un siglo de desarrollo y expansión en todos los ratura homilética de las generaciones pasadas es poder descubrir quecampos. Esto fue cierto también para el ámbito intelectual y el de la no hay mucho de nuevo que se pueda agregar a lo ya dicho sobre estaproducción literaria. Se desarrolló una literatura de vasto alcance en el materia y que los principios que rigen la predicación efectiva son nocampo de la teoría homilética, y si bien los autores del siglo diecinueve sólo antiguos sino también bastante constantes. En lo básico, los mismosno agregaron m u c h o que fuese nuevo, la literatura fue más amplia en han permanecido sin cambio a través de los siglos a pesar de la variedadsu alcance y más completa en su detalle. Al ir avanzando el siglo dieci- de las condiciones sociales que pudieran haber privado en cualquiernueve la teoría homilética se fue haciendo más informal, más variada y período o lugar determinado.más interesante. a. En la Antigüedad Una obra de primerísima magnitud fue la Homilética de Alejandro Si bien la predicación era una práctica de la iglesia cristiana desde suVinet. Este libro fue publicado luego de la muerte de Vinet en 1847 y comienzo, escritos comparables a nuestros modernos libros de texto noluvo inmediata aceptación en Francia y Alemania. El libro fue tradu- comenzaron a aparecer hasta el siglo tercero. Aún entonces, los mismoscido y editado en 1854 por Thomas H. Skinner, profesor de Retórica no eran tratados separados sino que se hallaban habitualmente inte- 85
  • 8 4 HOMILÉTICA HISTORIA DE LA HOMILÉTICA 13de partida, o c o m o lema? ¿Está alegorizado? ¿Es fraccionado en partes, Sagrada y Teología Pastoral en el Union Seminary de Nueva York,siendo cada una de ellas considerada separadamente? Las divisiones del transformándose en el texto de autoridad más reconocida en su c a m p osermón, ¿expresan la totalidad de la verdad contenida en el texto? durante muchos años. Homilética era un tratado adecuado y apropiado d. La clasificación del sermón. de la materia. Posteriormente influenció otros escritos, incluyendo la ¿ C ó m o debe ser clasificado en lo formal — c o m o temático, textual, famosa obra de John A. Broadus.expositivo, o biográfico? ¿ C ó m o debe clasificárselo según su contenido— El libro más destacado sobre el arte de la predicación publicado enc o m o doctrinal, histórico, ético, o devocional? los Estados Unidos durante el siglo diecinueve fue escrito por Juan A. e. El esquema homilético del sermón Broadus. El Tratado sobre la Predicación (Casa Bautista de Publicacio- ¿ Q u é tipo de introducción se utiliza —contextual, situación humana, nes, El Paso, Texas, EE. U U . ) fue publicado por vez primera en 1870.presentación de un problema? ¿Cuál es el tema? ¿Está expresado en El libro ha sido reimpreso muchas veces, sujeto a dos revisiones y utili-una oración? ¿Cuáles son las divisiones principales y subordinadas? ¿Son zado en colegios y seminarios. Lo que es más, continúa siendo usadoanunciadas de antemano, o al ir apareciendo, o no lo son? La conclusión, aún hoy. Tal vez la razón de su cotinuado éxito sea lo completo¿es exhortativa, sumarizadora o aplicadora? de su tratamiento de la teoría de la predicación. El Dr. Broadus analizó f. La aplicación casi todos los aspectos de dicha teoría. Los revisores, Dres. E. C. Durgan ¿ E n qué forma son las verdades del sermón aplicadas al oyente? ¿ Q u é y J. B. Weatherspoon, dieron un nuevo ordenamiento y pusieron al díasugerencias prácticas se ofrecen c o m o formas de ejecutar el deber re- el contenido del tratado. M u c h o s de los libros hoy en circulaciónquerido? ¿ Q u é apelaciones se hacen para obtener la respuesta deseada? utilizan diferentes secciones de la obra de Broadus c o m o base para la¿ Hay secciones de aplicación en el cuerpo del sermón o se encuentra la consideración de ciertos elementos de la predicación.aplicación solamente al fin del sermón? Las Conferencias Lyman Beecher sobre Predicación (llamadas Con- g. El estilo y contenido ferencias Y a l e ) , establecidas en la Universidad de Yale en 1871 han ¿Recurre a muchas citas el predicador? ¿ Q u é tipo de material se contribuido muchos títulos de importancia a la teoría de la predicación.cita —prosa, poesía o himnos? ¿Está el sermón formulado en el lenguaje La primera serie, dictada por Henry Ward Beecher fue notable. Perodel pueblo? ¿Aparecen términos técnicos o difíciles? tal vez la más destacada y citada de todas haya sido la dictada por h. El mensaje Philips Brooks en 1877. Una serie, lamentablemente pasada por alto ¿Contiene el sermón el mensaje esencial del evangelio? ¿Es biblico durante muchos años, fue la que presentó P. T. Forsyth: Positiveen su doctrina? ¿Está en armonía con la histórica fe cristiana? Preaching and the Modern Mind (Predicación Positiva y la Mente U n a vez logrados los resultados de un análisis tal, los mismos pueden Moderna) ( 1 9 0 7 ) . Esta obra ha sido, durante estos últimos años, fuen-entonces ser comparados con los propios sermones y con textos sobre te de conceptos que muchos autores han desarrollado.homilética, a efectos de poder aplicar lo aprendido y llegar a ser predi- Durante el último medio siglo son pocos los cambios importantes quecador más efectivo. han efectuado la teoría de la predicación, si bien ciertos desenvol- vimientos se hacen notar. H u b o una época en que se manifestó una tendencia a menospreciar la estructura del sermón, y fueron pocos los libros escritos que tratasen de la organización formal del mismo. Los libros sobre la predicación se inclinaban a ser más bien de carácter ins- piracional en su contenido. M u c h o s de ellos seguían un formato c o m o el que a continuación se detalla: ( 1 ) el predicador, ( 2 ) su propósito, ( 3 ) su mensaje y ( 4 ) su método. Esto se manifestó aún más en Gran Bretaña que en los Estados Unidos. El método temático se transformó en el método de más amplio uso. Ciertos aspectos de la predicación han sido tratados más en detalle. U n o de ellos es el de la ilustración. También se ha enfatizado la predi-
  • 14 HOMILÉTICA EL ESTUDIO DE SERMONES 8 3 cación "situacional" c o m o patrón para sermones. Este m é t o d o es uno sada?, y si es así, ¿en qué forma? ¿Cuan importante es la estructura, y de los que ha recibido más amplia aceptación. Otros han sugerido el c ó m o se logra la misma? Estas son áreas de la homilética en las que un método sicológico. Se han hecho muchos esfuerzos para relacionar el predicador puede aprender m u c h o de otros predicadores. Tales estudios conocimiento de la sicología profunda y de la sicología social c o n los revelarán c ó m o algunos maestros del público debieron gran parte de su métodos y formas del sermón. Un ejemplo de tal esfuerzo es Preaching éxito a su capacidad estructural; c ó m o otros pudieron utilizar con gran and Pastoral Care (La Predicación y el Cuidado Pastoral), 1964, de pericia sermones de dos puntos; y o ó m o algunos utilizaron con gran Arthur L. Teikmanis. bendición para su ministerio el sermón de un solo punto. T a m b i é n se ha ido prestando creciente atención a la relación que Este estudio del sermón en búsqueda de estructuras homiléticas nos existe entre la predicación y la teología. El libro de C. H. D o d d The replegará hasta el período de la Reforma, hasta la época en que nuestro Apostolic Preaching and its Development ( L a Predicación Apostólica sermón tradicional de varios puntos no era todavía utilizado. El esquema y su Desarrollo), 1936, le dio ímpetu a este asunto. The Pulpit Re- básico de predicación desde el siglo dos hasta la época de oro de la R e - discovers Theology (El Pulpito Redescubre la Teología) de T e o d o r o O. forma era la homilía, si bien ésta eventualmente llegó a deteriorarse, ca- Wedel, Preaching and Biblical Theology ( L a Predicación y la Teología yendo en el comentario tedioso del texto. Este sistema en manos de 1 Bíblica) de Edmund P. Clowney, y A Theological Preacher s Notebook Crisóstomo, Agustín, Calvino y Lutero, fue un método poderoso de (Cuaderno Teológico del Predicador) de D. W. Cleverly Ford son los presentar el mensaje de la Biblia. Tenía, en especial, una gran ventaja: ejemplos más recientes de esta tendencia. El presente énfasis en las abarcaba en su tratamiento toda la Escritura. investigaciones bíblicas y en la teología bíblica se deja ver, por lo tanto, en la teoría de la predicación hoy en día. 3. EL A N Á L I S I S D E L S E R M Ó N Además, los últimos veinticinco años han sido testigos de un creciente Los sermones deben también ser estudiados en forma analítica. Un interés por la importancia de la estructura. A. W. Blackwood para citar perito en la homilética recomienda el análisis de sermones c o m o una de un ejemplo, el famoso homilético del Seminario T e o l ó g i c o de Princeton, las mejores formas de estudiar la homilética. Martin Lloyd-Jones, el enfatizó la centralidad de la estructura en The Preparation of Sermons gran predicador británico, en el prefacio a sus dos tomos sobre el Sermón (La Preparación de Sermones, publicado en espeañol en el año 1959 por del Monte, dice: "Constantemente recibo invitaciones a dar clases sobre la Casa Bautista de Publicaciones). la predicación expositiva. Rara vez accedo a tales pedidos puesto que Tal vez el énfasis más actual y significativo es el renovado y frecuen- creo que la mejor manera de hacerlo es dar ejemplos prácticos de tal temente reiterado acento en el uso de la Biblia en la predicación. tipo de predicación". El esquema en forma de preguntas que detallamos Esto representa una recuperación del patrón de la iglesia primitiva y a continuación puede ser usado c o m o guía para el análisis científico de de la Reforma. A. W. Blackwood hizo su contribución a ésto en sus sermones: libro Preaching from the Bible (Predicando de la Biblia), 1941, y a. El título Expository Preaching for Today (Predicación Expositiva para H o y ) , ¿ Q u é función desempeña el título? ¿Se limita a identificar al sermón? 1953. ¿Expresa el tema del sermón? ¿Crea interés en el tema a tratarse? M u c h o s de los textos modernos de enseñanza homilética abogan por ¿Es sensacionalista o digno? ¿Es una representación precisa del conte-J una base bíblica para los sermones y por el método expositivo c o m o el nido del sermón, o es engañosa? método principal de predicación. Es así que los métodos textuales y b. El texto expositivos están comenzando a reemplazar al método temático. Es que ¿Se trata de un pasaje familiar de las Escrituras o de algún versículo la esencia de la homilética es la Escritura y, desde el punto de vista obscuro? ¿Sirve de base para alguna verdad bíblica importante? ¿Es ideal, predicar es darle una voz a la Biblia. una afirmación completa de una verdad o sólo parte de la misma? ¿ C o n - siste en un versículo o en un pasaje más extenso? c. El tratamiento del texto ¿Es el tratamiento del texto exegéticamente correcto? ¿ H a y eviden- cias del exégesis del pasaje en el que aparece? ¿Es utilizado c o m o punto
  • 82 HOMILÉTICAcribió un libro sobre el m i s m o : Encounter with Spurgeon (Encuentrocon Spurgeon — n o traducido al castellano). En dicho libro Thielicke,uno de los más brillantes predicadores de la actualidad, rinde honroso LA PREDICACIÓN Y LA RETORICA PAUL E. SANGSTERtributo a Spurgeon por lo que él aprendió de aquel privilegiado predi-cador del siglo pasado. D i c e Thielicke, "Sería bueno que una época Predicar es hablar. Predicar bien quiere decir, entonces, hablar bien.c o m o la nuestra prestara atención a este hombre. Es cierto que nuestra Los grandes predicadores del pasado tupieron hacer un uso muy eficazpredicación es en gran medida correcta, exegéticamente legítima, arte- de sus voces y de sus recursos retóricos. Jorge Whitefield, por ejemplo,sanalmente bien ejecutada y pulcra; pero también es notoriamente inerte fue muy efectivo en su uso de la retórica, llegando a influenciar pro-y carente de un poder contagioso". Luego de reconocer este gran predi- fundamente a sus audiencias a través del consumado poder de su elo-cador alemán los valores de la teoría homilética, pasa a decir, " D a d o cuencia. Una lectura de las obras publicadas de Whitefield deja ver queque la predicación abarca una muy amplia gama de procedimientos —que no era tanto el contenido de sus sermones c o m o la forma en que losva desde la oración pidiendo el milagro del Espíritu, pasa por el estudio presentaba lo que impresionaba tan profundamente a sus congregacio-del texto mismo y la estructuración del bosquejo del sermón hasta llegar nes. Un testigo ocular lo describe diciendo que "su rostro era lenguaje,al diestro dominio de la efectiva oratoria— los verdaderos modelos pue- su entonación música y su acción pasión". Si bien la predicación no esden ser hallados solamente en ejemplos vivientes. . . U n o debe, por una forma de entretenimiento, los predicadores que se han distinguido porende, leer sermones c o m o los de Spurgeon para aprender lo que un ser- su habilidad oratoria siempre han sido capaces de atraer y retener amón puede llegar a ser y lo que puede brindar". Este altamente educado grandes audiencias. Las técnicas de la elocución no pueden, entonces,profesor y teólogo luterano dedica no menos de cuarenta y cuatro páginas ser descuidadas por el predicador.a la tarea de decirnos todo lo que el auto-didacta predicador bautista El primer factor esencial del buen decir es la relajación. Si bien ladel siglo diecinueve ha hecho por él. nerviosidad puede ser de cierta ayuda puesto que estimula al predica- Si el propósito de leer sermones es mejorar nuestra propia comunica- dor a rendir al máximo de su capacidad, el exceso de nerviosidadción del evangelio, debemos entonces leerlos teniendo en mente preguntas puede llegar a paralizar los órganos de fonación. La rigidez del cuerpo,c o m o las siguientes: ¿ Predica este sermón el evangelio histórico de Jesu- especialmente la de la zona del pecho y la garganta, perjudica la buenacristo? Si el predicador está tratando de comunicar dicho mensaje, fonación. La respiración, función que la mayoría pasa por alto, es¿ c ó m o lo hace? ¿ L o razona? ¿Usa analogía? ¿Se limita a repetir las muchas veces incorrecta. Diferentes formas de respirar son necesariaspalabras del texto o de textos relacionados al mismo? En otras palabras, para diferentes propósitos y habitualmente la adaptación es automática.lea y estudie el sermón para descubrir c ó m o , en el pasado, cierto hombre Pero sucede que muchas veces, a causa de la tensión nerviosa, dejatrataba de comunicar el evangelio histórico a la gente de su tiempo. Un de serlo. Aquellas personas cuyas voces tienden a ser chillonas, o dema-buen ejercicio es, por ejemplo, comparar un sermón de algún c o n o c i d o siado aflatadas, o inaudibles, necesitan de la ayuda de un fonoaudiólogo.evangelista con el sermón de algún gran predicador cuya obra se dedica El sonido de la voz es producido por las cuerdas vocales y éstas, simás a la defensa de la fe, para luego darse al estudio comparativo del no se abusa de ellas, cuidan de sí mismas. El abuso más común a quevalor de la predicación evangélica y de la predicación apologética enla comunicación del evangelio. También puede uno tomar algún ser- se las somete es el de tratar de obtener mayor volumen forzando lamón de las últimas décadas del siglo diecinueve y analizarlo en base a la laringe. El resultado es un tono áspero. El tono correcto y de buenpregunta, ¿está este hombre predicando el evangelio histórico de Cristo alcance se obtiene con la naturalidad. El sobreesfuerzo hace que el tonoo la doctrina del progreso, que era tan dominante en su tiempo? Estu- se vuelva áspero o aflautado. El sonido de la voz debe ser colocado endios c o m o éstos, efectuados a través de una lectura crítica de sermo- la parte delantera del rostro, o sea en el frente de la boca, en los labios,nes, agudizarán nuestra propia habilidad de comunicar el evangelio. dientes y lengua. El mismo debe ser fluido con una musicalidad sub- yacente, pero sin caer en el efecto de cantinela. Debe, además, acom- U n a tercera razón para el estudio de sermones es el análisis que puede pañar el sentido, frase por frase. Debe, finalmente, ser flexible, paraefectuarse del esquema o estructura homilética del sermón. ¿ D e b e el permitir al predicador variar su voz.sermón siempre tener tres puntos? ¿ D e b e la división ser siempre expre- 15
  • 16 HOMILÉTICA EL ESTUDIO DE SERMONES 81 Los sonidos de la voz hablada se dividen primeramente en sonidos món predicado antes del siglo veinte puede tener valor para quien debavocales y sonidos consonantales, subdividiéndose luego según su función. predicar en esta era científica. T o d o sermón, es cierto, debe ser juz-Una vocal es un sonido fónico hecho por un pasaje libre y sin obstruc- gado de acuerdo a la época en que fue predicado; el mismo mostrará,ción del aire; una consonante es un sonido interrumpido por uno o en cierta medida, las marcas de su época. Pero si creemos en la revela-más de los órganos articulativos. En lo referente a claridad de emisión, ción, la validez de la predicación quedará establecida y la necesidad delas consonantes son de primordial importancia, siendo la práctica de la estudiar c ó m o otros hombres han comunicado este sempiterno evangelioarticulación un ejercicio de gran valor para el predicador. Los acentos en otras edades, se hace patente.zonales son más fácilmente detectables en las vocales y en ciertas con- La primera razón para leer y estudiar sermones de todos los períodossonantes, las que pueden variar marcadamente de distrito en distrito. La de la historia es la propia vida devocional del predicador, a efectos detendencia más habitual en los predicadores novatos es la de ser descui- su autoedificación en la fe. Nadie puede continuamente dar sin recibir.dados c o n sus consonantes, olvidando que se requiere mucho mayor cui- El pastor muy ocupado rara vez tiene tiempo para oir predicar a algúndado al hablar desde el pulpito que en la conversación común y co- colega. No cabe duda de que él leerá los grandes clásicos devocionales,rriente. Los defectos más comunes de pronuciación se concentran en pero hay gran valor espiritual en la lectura de sermones de los grandeslas sibilantes S, C y Z; en las letras LL e Y; en las labiales B y V. predicadores de todas las épocas. Nos podemos dar cuenta de cuan rica Para hablar bien hay tres elementos que deben variarse: el tono, la es nuestra herencia de sermones devocionales si nos proyectamos hacia losvelocidad y el volumen. grandes predicadores de la antigüedad tales c o m o Ambrosio de Milán, La mayoría de las personas prefiere tener una voz grave a una aguda. Agustín, Juan Crisóstomo; o hacia los grandes maestros del pulpito deEs necesario aclarar, empero, que el verdadero timbre de la voz no la Reforma: Lutero, Calvino, Bullinger, K n o x ; o gente ya más cercanapuede ser alterado. Algunos hombres, pensando que ésto los hará más a nuestra é p o c a : Baxter, Wesley, Spurgeon, hasta llegar a los maestrosvaroniles, tratan de bajar su timbre, arruinando de tal manera la cali- modernos tales c o m o Graham, Thielicke, Juan Stott, Miguel Limardodad de su voz. M u c h o más importante que el timbre es la calidad del o Santo U. Barbieri. Tales lecturas se hacen especialmente necesariassonido en sí, lo que a veces se da en llamar el " c o l o r " de la voz. en nuestra América Latina, carente —por lo menos desde el ala evan- Las notas medias de las diferentes voces son las que se detallan a gélica— de una larga tradición sermónica. Pero conviene recordar quecontinuación. Mujeres: Soprano, Si sobre el Do central; Mezzosoprano, la lectura que un predicador latinoamericano haga de sermones antiguosun tercio por debajo de la nota anterior; Contralto, un tercio por y de culturas ajenas no deben llevarlo a la imitación, sino que debe mo-debajo de la nota de la Mezzosoprano. H o m b r e s : Tenor, el La debajo verlo a la creación de un estilo propio, latinoamericano, que aporte algodel Do central; Barítono, un tercio por debajo de éste; Bajo, un tercio a la creación de una "escuela latinoamericana" de predicación.por debajo de la nota anterior. Una vez que el timbre de la voz ha La segunda razón para la lectura y el estudio de los sermones de otrosquedado establecido, es de vital importancia darle matices; de no ha- autores puede caer bajo el rubro de "razón evangelística". La predica-cerlo, la voz puede hacerse monótona. Al mismo tiempo es importante ción es, en esencia, la comunicación del evangelio. Por esta razón losno pasar al otro extremo, el de la "histeria del tono", en el cual se llega ministros pueden verse muy beneficiados por el estudio de la predica-a excesivas variaciones. Algunos expertos de la oratoria han llegado al ción de hombres que fueron llamados a comunicar el mismo evangelio enextremo de organizar sistemas de variaciones de voz, anotándolos en los otras épocas y que tuvieron éxito en su función. Alejandro Whyte entextos a leer. Dichos sistemas y reglas son, no obstante, de magro valor su clásico libro Thirteen Apprechations (Trece Apreciaciones) dejapráctico, puesto que la observación demasiado medrosa de los mismos constancia de cuánto debe a otros predicadores, siendo él mismo unharía infructuosas las ventajas del sistema. Bastará con que uno esté ejemplo de c o m o estudiar sermones. Whyte compaginó en una ocasiónconsciente de la necesidad de matizar el timbre de la voz y practicar la todos los textos sobre los que predicó Wesley, tanto en la forma en quelectura de textos con ello en mente. fueron presentados en sus sermones publicados c o m o en la forma en que La inflexión es la elevación o caída de la voz en una misma palabra o fueron registrados por Wesley en su Diario, a fines de poder descubriren una frase. Una voz sin inflexiones es insulsa; una voz sobre inflexio- el secreto y el poder del gran evangelista del siglo dieciocho.nada, muy irritante. U n a falta común entre los predicadores es la falsa Helmut Thielicke hizo un estudio de los sermones de Spurgeon y es-
  • 80 HOMILÉTICA LA PREDICACIÓN Y LA R E T O R I C A 17publicados; pero eso sí, hay un m u n d o de diferencia entre leer un ser- inflexión, que es una muy marcada caída del volumen de la voz al finalmón p o r el impacto que el mismo pueda causar en la mente y hojear de la frase, a tal punto que el último sonido se pierde totalmente.un libro de sermones en búsqueda de citas literarias o ilustraciones. En lo que se refiere a la velocidad del habla, deben evitarse los ex-También es un procedimiento homilético lamentable el elegir un texto, tremos. La tensión nerviosa tiende a hacer que el predicador de p o c aleer cuatro o cinco sermones sobre el mismo y tomar un p o c o de cada experiencia hable demasiado rápidamente. Pero la verdad es que launo para armar un bosquejo. Este tipo de preparación ofrece a la con- elocución lenta y pesada es un mal aún mayor. Un promedio de alrede-gregación nada más que un recalentado guiso homilético. . dor de cien palabras por minuto es una velocidad correcta; pero debe La mejor forma de evitar este peligro homilético es observar dos sim- recordarse que lo que realmente importa es la variedad. La velocidadples normas. Primero, nunca tome secciones extensas de sermones aje- debe variar considerablemente, según convenga al sentido de lo quenos sin dar crédito a su verdadero autor. Segundo, nunca lea un sermón se dice.sobre el texto que usted ha elegido para predicar. La única excepción La pausa debe ser considerada c o m o una subdivisión de la velocidad.a esta última regla es la lectura de predicadores expositivos, en forma En el nivel físico tenemos que pausar para respirar, y la mayoría de losespecial los Reformadores y los Puritanos, cuyos sermones generalmente predicadores se arregla para que dichas pausas coincidan con las queleen c o m o comentarios sobre el pasaje bíblico. cuadran con el sentido, o sea en las comas y los puntos. Pero predica- T o d o predicador debe esforzarse en la búsqueda de la originalidad y dores, no obstante, usan las pausas dramáticas p o r medio de las cualesde la creatividad. Si bien la famosa definición de la predicación c o m o una palabra o frase importante puede ser enfatizada con mayor sutiliza"la transmisión de la verdad por medio de la personalidad" es inade- que con ningún otro método. Whitefield, cuentan sus biógrafos, fue elcuada, sin duda contiene un gran elemento de verdad. La Palabra de más consumado maestro de este recurso.Dios es comunicada por medio de los hombres que la dicen. La origi- La elocución ha de ser hecha en una voz lo suficientemente alta c o m onalidad en la preparación del sermón viene del trabajo arduo sobre el para que toda la congregación pueda oiría sin dificultad, pero sin ir mástexto, los léxicos, los comentarios exegéticos y críticos, los diccionarios allá de ese nivel. Los oyentes no deben tener necesidad de "atender". Lateológicos y las diferentes traducciones de la Biblia que se hallan hoy al voz puede ser adiestrada para ser "enfocada" en la persona más lejana,alcance del predicador. asegurándose uno de esta manera que todos puedan oir. Es asombroso Hay grandes ventajas en la elaboración de un bosquejo propio en lugar oómo un predicador de voz "pequeña" puede llenar una gran iglesiade tomar una parte, o la totalidad, del bosquejo de otro sermón. Una colocando la voz en sus labios, dientes y boca, y articulando cuidadosa-de ellas es que, a medida que va transcurriendo el tiempo, la predica- mente. Así c o m o el tono y la velocidad deben variarse, también debeción se va haciendo más fácil. El predicador joven encontrará su tra- serlo el volumen. Los extremos han de ser usados solamente de tiempo enbajo inicial más difícil y los resultados no siempre satisfactorios. Pero la tiempo; el volumen debe adecuarse a las necesidades de la congre-práctica constante acrecentará en rápida medida su eficacia en la tarea, gación.y c o n el pasar de los años la predicación se hará más fácil en lugar de En la conversación común las palabras importantes de la frase sonmás difícil. El predicador que comienza predicando sermones de terceros, levemente enfatizadas. Lo mismo debe suceder en el pulpito, si bieno t o m a n d o prestados extensos segmentos de los mismos, pronto se en- la tensión nerviosa puede llegar a impedirlo. C u a n d o ésto sucede son lascontrará en una noria homilética de la cual no podrá liberarse. palabras sin importancia las que suelen ser enfatizadas. Ocasionalmente las palabras correctas son sobreenfatizadas, lo que da al sermón un aire2. R A Z O N E S V A L I D A S condescendiente c o m o si la congregación estuviera compuesta de niños. Existen, sin embargo, razones válidas para estudiar sermones y formas T o d o s los asuntos mencionados más arriba son cuestiones de técnicaventajosas de hacerlo. Conviene hacer a esta altura una observación y ésta puede ser adquirida con un mínimo de dificultad y un máximopreliminar. El predicador debería leer no solamente sermones de la de práctica bajo la guía de un experto en la materia. C o n todo, hayépoca actual, sino también sermones de todas las grandes épocas de la elementos de la retórica del pulpito que van más allá de la mera técnica.predicación. T o d o s sufrimos hoy de lo que C. S. Lewis llama El porte es una cosa fundamental. Existe una cierta combinación deesnobismo cronológico. Hay predicadores que piensan que ningún ser- humildad (nacida del reconocimiento del predicador de sus propias
  • 18 HOMILETICA faltas) y de orgullo ( c o m o embajador de Dios) que es una parte tan importante de la retórica del pulpito (en su sentido más a m p l i o ) c o m o el uso de la voz. Lo mismo puede decirse con respecto al ademán. Es EL ESTUDIO DE SERMONES HENRY BAST interesante notar que mientras los actores pasan muchas horas practi- cando estos recursos, los predicadores, cuya actividad más importante El presente artículo se ubica en el campo general de la preparación es predicar, raramente lo hacen. A ú n más curioso es el hecho de que para la predicación y responderá a la pregunta de si la lectura y algunos predicadores parecen hallarse tan inhibidos p o r el carácter estudio de sermones de otros predicadores tiene algún valor homilético. sagrado de su tarea que no se atreven a dejar translucir sus emociones La primera pregunta a considerar es, ¿deben realmente leerse tales ser- en su predicación. Algunos de ellos hasta defienden su punto de vista mones? Ciertos predicadores no sienten necesidad alguna de hacerlo y hablando desdeñosamente de los actores, a quienes rehusan imitar. La afirman que rara vez, si alguna, leen otros sermones que los propios. Sin verdad, sin embargo, es que ellos mismos se transforman en actores al embargo, la verdad es que la lectura y el estudio de sermones de otros impedir que sus emociones se manifiesten en sus voces. El hombre que autores tiene un valor muy real para el predicador. Cualquiera que permite que sus emociones maticen su inteligencia es un hombre ho- desee mejorar su propia predicación se beneficiará leyendo extensiva- nesto; aquel que no demuestra tener sentimientos en su predicación no mente la literatura sermónica. M a y o r aún será el beneficio obtenido a debería predicar. Lo único que uno puede suponer es que él no cree través de un esmerado estudio analítico de sermones. en lo que está diciendo. La perfección de Cristo c o m o predicador radicaba en que él mostró 1. R A Z O N E S E R R Ó N E A S que la prédica y la vida son una unidad. Esto ha sido cierto también Existen razones erróneas para leer y estudiar los sermones de otros de sus más grandes seguidores. Jesús no solamente instruía a la gente predicadores, c o m o también formas equivocadas de hacerlo. La más sobre ciertos hechos, sino que les comunicaba su propia manera de vivir. obvia es la de predicar c o m o propios tales sermones. Esto llega a trans-i El predicador, más que ningún otro, es llamado a practicar lo que pre- formarse en plagio literario cuando tales sermones son publicados. Ha dica. M á s allá de la brillante técnica que Whitefield, p o r ejemplo, ob- habido ocasiones en que ésto ha causado situaciones considerablemente viamente poseía, estaba su santidad personal. El carácter de un hombre embarazosas tanto para el.editor c o m o para el autor. Aún poniendo de se muestra más a través de su voz que de ninguna otra forma. De allí lado la cuestión ética involucrada, debe afirmarse que la práctica en que el alma de un predicador puede y debe ser manifestado a través de sí es mala, puesto que ninguna persona llegará a ser un buen predicador su voz. La preocupación esencial del predicador no es su sermón sino si utiliza constantemente los bosquejos de otra persona. Predicar es su alma. proclamar la Palabra de Dios. El contenido propio de la predicación Bien dijo el Obispo Quayle: "Predicar es el arte de hacer un sermón es la Palabra de Dios revelada, pero la frescura y la penetración del men- y presentarlo. ¡ Pero no, eso no es predicar! Predicar es el arte de formar saje radican en la habilidad que el predicador demuestre en lograr que al predicador, y presentar eso. Predicar es dejar desbordar el alma a tra- esa Palabra de Dios tenga relevancia para la situación presente y para vés del habla. Por ello el factor fundamental de la predicación no es la la vida de su gente. Predicar es ejercitar un arte determinado en la predicación en sí, sino el predicar. No es un gran problema predicar, comunicación. El mensaje central ha sido impartido definitivamente, pero sí lo es formar un predicador. ¿Cuál es, entonces, a la luz de ésto, pero es la responsabilidad personal del predicador hacer que dicho men- la tarea del predicador? Principalmente ésta, la formación de un alma saje sea significativo y relevante. Por esta razón todo ministro de la grande, de m o d o tal que tenga algo de valor para brindar; el sermón Palabra de Dios debería preparar sus propios sermones. es lo que el predicador ha llegado a ser hasta ese día". Otra razón errónea para leer y estudiar sermones es la mera búsqueda de ilustraciones y citas. Esto se hace con gran frecuencia. De hecho, la popularidad que la publicación de libros de sermones contemporáneos tiene entre muchos pastores reside en la cantidad de ilustraciones y citas que los mismos contienen. Esta advertencia, empero, no significa que nunca debemos usar ilustraciones o citas en sermones que hayan sido 79
  • 78 H O M I L É T I C Arentral del texto, la tesis, el objetivo específico —cualquiera de ellos ovarios de ellos— pueden ser utilizados para el comienzo de la introduc- LA CLASIFICACIÓN DE SERMONESción o para la transición al cuerpo del mensaje. Pueden también ser CLARENCE S. RODDYutilizados en cualquier parte de la introducción. Los tipos básicos de introducción son diez: ( 1 ) el textual, que usa Los sermones se clasifican habitualmente en tres categorías princi-el texto, el contexto, y la relación y trasfondo de cualquiera de ellos o de pales : ( 1 ) conforme al asunto de que tratan, c o m o ser, Doctrinal,ambos según se desee; ( 2 ) el tipo que afirma la tesis o propósito; ( 3 ) el Moral, Político, Evangelístico, Experimental, etc.; ( 2 ) conforme a laque expresa el título o t ó p i c o ; ( 4 ) el que presenta una situación de la relación que su estructura guarda para con el texto, frecuentemente lla-vida humana; ( 5 ) el que enfatiza una lección objetiva; ( 6 ) el ilustra- mada "Estructura Homilética", a saber: Temático, Textual y Exposi-tivo; ( 7 ) el que comienza con una cita sorprendente; ( 8 ) el que resalta tivo; y ( 3 ) conforme a la relación entre el desarrollo estructural deluna ocasión especial; ( 9 ) el tipo interrogativo; y ( 1 0 ) el anticipatorio. asunto y el tipo de esquema o plan organizativo en uso, tal c o m o pro-Los primeros tres tipos deben ser usados habitualmente en toda intro- blema-Solución,^Apologético, Clasificatorio, Hegeliano, etc. El presenteducción, los otros siete pueden ser usados según convenga. artículo hará referencia solamente a las últimas dos categorías, puesto La apelación final o invitación es el llamado público que el predica- que la primera ya ha sido considerada en otra sección.dor formula a sus oyentes para que respondan en forma personal a losimpulsos de Dios. La invitación debe ser preparada con esmero y pre- 1. T I P O S DE S E R M O N E S C O N F O R M E A SU E S T R U C T U R Asentada en forma simple y con un espíritu de oración. No debe haber O A SU T E X T Oforma alguna de presión ni de parte del ministerio ni de parte de la Las tres clasificaciones principales en uso son: sermones temáticos oaudiencia. El Señor es quien debe suplir toda la presión y todo el poder tópicos, sermones textuales y sermones expositivos. Algunos libros de ^extonecesarios. usan formas adicionales tales c o m o tópico-textual, deductivos, etc. Las d. Deben Aplicarse Métodos Correctos de Clasificación de Sermones. posibilidades, en lo que respecta a forma, son muchas, pero para un Consúltese el artículo sobre "Clasificación de Sermones". análisis práctico del asunto las tres clasificaciones principales son sufi- Al identificar un sermón según su forma, el predicador puede clasifi- cientes. Debe admitirse que las formas que sirven de modelo son flexibles,carlo c o m o homilía o c o m o sermón retórico, según lo manifieste su de- confluyendo las unas en las otras. Estas no son ni rígidas ni inexorables,sarrollo. algo que una lectura cuidadosa de cualquier libro que contenga sermo- nes de grandes predicadores hará patente. Después de todo, las formas7. LA PREPARACIÓN DEL SERMÓN P R O C U R A UN ESTILO textuales no son más que herramientas secundarias cuyo único objeto es EFECTIVO servir a la comunicación vital de la verdad encarnada en el sermón. Consúltese el artículo "El Estilo del Sermón en la Actualidad". a. El Sermón Temático o Tópico8 . L A P R E P A R A C I Ó N D E L S E R M Ó N C U L M I N A E N S U PRE- Al considerar la estructura del sermón debemos tener presente que el SENTACIÓN ORAL terreno vital de distinción está en la relación que el cuerpo del sermón Consúltese el artículo sobre "La Predicación y la Retórica". guarde para con el texto, en especial la relación entre las divisiones del sermón y las del texto. El sermón temático deriva su nombre del hecho de que en dicho sermón el tema o tópico a tratar es el factor dominante en su desarrollo. T o d o el tratamiento del sermón depende del tema. T o d o lo que el sermón recibe del texto es su idea central. Lógicamente, ambos, texto y tema, deben estar relacionados en una forma bien defi- nida. El tema debe ser una verdadera representación del texto. Pero el desarrollo de los pensamientos centrales en que el sermón se divide no depende de las divisiones del texto mismo sino del desarrollo lógico 19
  • 20 HOMILETICA LA PREPARACIÓN PARA EL SERMÓN EN LA A C T U A L I D A D 77del tema según lo determine el predicador.. Las divisiones pueden llegar materiales bíblicos abundantes, ilustraciones creativas, y aplicaciones re-a coincidir. En dicho caso este tipo de sermón es llamado tópico-textual. levantes, ambos tipos de homilía son buenos y válidos. El sermón retórico,Pero este título puede ser un p o c o engañoso, por cuanto minimiza el por su parte, utiliza una introducción, un cuerpo sermónico y una con-hecho de que el sermón es en realidad controlado y d o m i n a d o por el clusión, siendo habitualmente bosquejado y desarrollado con gran cui-tema central. dado. Este tipo de sermón es sin duda el más popular entre los predicadores. La conclusión del sermón es el blanco normal, el objetivo del mensaje.Un examen a la ligera de casi cualquier volumen de sermones confir- El objetivo específico debe ser enfatizado por todos los medios posiblesmará esta afirmación. Desde la Reforma, época en que las formas clá- al urgir el predicador a sus oyentes a tomar decisiones personales positivassicas de la oratoria desarrolladas por Aristóteles, Cicerón y Quintiliano para con Dios. Cinco tipos de conclusiones aparecen en la literaturafueron unidas a la predicación, relegando el "comentario corrido" de la homilética: ( 1 ) El tipo de aplicación que subraya lo personal. En ser-iglesia antigua al limbo del olvido, la libertad de expresión y organiza- mones que han utilizado gran cantidad de datos históricos, la aplicaciónción derivadas de las formas retóricas y literarias de la oratoria han tiende a quedar relegada. La conclusión ofrece la oportunidad final parahecho de este tipo un gran favorito de los predicadores de la Palabra. relacionar la verdad del mensaje con la congregación. En aquellos men-La forma temática, al no estar restringida por el fragmento escritural sajes que han utilizado la aplicación a lo largo de todo su desarrollo, elen que se basa, hace más fácil el logro de la unidad, elemento indispen- predicador usará la conclusión c o m o la oportunidad final para aplicar lasable de cualquier buen sermón. También brinda libertad para el desarro- verdad central a la gente. ( 2 ) El tipo de conclusión ilustrativa recurrello de los puntos lógicos o emocionales culminantes. La libertad de ex- a la ilustración para echar luz sobre el propósito específico del sermón.presión es el factor primordial. Muchas veces se ha hecho la objeción ( 3 ) El tipo de conclusión poética, en realidad una variante del tipode que este tipo de predicación minimiza y oscurece la Palabra, trayendo ilustrativo, recurre a la poesía religiosa, a los himnos y a los clásicos dec o m o resultado que las congregaciones han llegado a ser iliteratas en lo la poesía para enfocar la atención de los oyentes en el propósito básicobíblico. D i c h o peligro existe, pero no es inherente a la forma del sermón, del mensaje. (4) El tipo de conclusión sumarizadora reafirma o reenfa-sino que más bien depende de la disposición del predicador. tiza el texto, la idea central del texto, la tesis, el objetivo específico, el T a m b i é n se ha dicho que este tipo de predicación tiende a abatir título, o los puntos principales del mensaje. Si se lo usa en forma ruti-al predicador, puesto que pone un gran peso sobre él al obligarlo a pro- naria, este tipo se vuelve duro y pesado. Pero usado con cuidadosa con-veer una variedad constante, siendo que ni aun el más ingenioso pensador sideración, el tipo sumarizador puede ser presentado en forma atrayente.es capaz de enfrentar airosamente tal desafío. Sin duda hay abundante (5) El llamado directo o tipo exhortatorio usa la apelación personal alevidencia de falta de variedad en los pulpitos, pero lo repetimos, ésto oyente a responder a la verdad del mensaje y a conducirse en base a lano puede ser atribuido al formato del sermón. Cada versículo de la misma.Palabra es una semilla latente a la espera de una mente y corazón La introducción al sermón se formula con mejores resultados despuésvivos. Las formas no controlan al hombre. El sermón temático, por lo de haberse asentado la idea original y el texto, la idea central del texto,tanto, permite amplitud de tratamiento, contribuye a la unidad de pen- la tesis, el propósito, el título, el cuerpo del sermón y la conclusión.samiento, provee un objetivo al cual apuntar y concede una generosa La razón para este orden es simple. La introducción tiene por funciónlatitud para la creatividad literaria. introducir o presentar la totalidad del sermón, y los siete elementos re- cién mencionados constituyen la totalidad del sermón, excepción hecha b. El Sermón Textual de la introducción misma y de la invitación. Este tipo de sermón, c o m o cualquier otro, debe estar controlado por En una introducción uno encuentra habitualmente una presentaciónlos principios generales de la lógica y la gramática. Debe tener un texto, del texto, la idea central del texto, y una afirmación de la tesis. Algunosun tema y divisiones. Un sermón textual es aquel en que tanto el tema ministros también presentan el objetivo específico. La introducción tienec o m o las divisiones de su desarrollo son derivados del texto y siguen su dos puntos claves: las frases de apertura y la frase o frases que sirvenorden. Mientras que el sermón temático era dominado por su tema de transición entre la introducción y el cuerpo del sermón. Debe tenersecentral, en este tipo de sermón es el texto el que controla y domina tanto gran cuidado con las frases iniciales y las transicionales. El texto, la idea
  • 76 HOMILÉTICA LA CLASIFICACIÓN DE SERMONES 21afirmación contemporánea y ( 4 ) una enunciación del objetivo principal el tópico c o m o los puntos a tratar. Por ejemplo, Romanos 1:16 dice,y del objetivo específico. A más de estos cuatro puntos fundamentales, Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios paraotros cinco quedan por ser preparados: el título, el cuerpo del sermón, salvación a todo aquel que c r e e . . .". Tratado temáticamente, podríala conclusión, la introducción y la invitación. Estos se detallan a continua- usarse c o m o tema general: "El Poder del Evangelio", que es derivadoción en el orden recién formulado. del texto. El desarrollo del sermón y sus puntos quedarían luego libra- El título, que viene a ser el "nombre" del sermón, se utiliza con el dos a la decisión del predicador, o bajo el control de su concepción delsignificado básico de la palabra "tema". La palabra "asunto" queda tema. U n a formulación textual, empero, seguiría el pensamiento del textoreservada para la idea general del sermón, c o m o por ejemplo "amor", así: ( 1 ) El Evangelio es el poder de Dios; ( 2 ) Es el poder de Dios paraque es más amplia que el título específico, o tema. El título del ser- salvación; y ( 3 ) Es el poder de Dios para salvación de todo aquel quemón debe tener cualidades que lo hagan aparecer atrayente, actual, re- cree. Lógicamente, hay libertad de expresión, pero las ideas básicas delfrescante y capaz de ser dividido. Para que este último requisito pueda texto controlan los focos de desarrollo. Estos no necesitan ser exhaustivoscumplirse, el título requerirá una palabra o frase clave que indique la pero han de estar relacionados al tema y entre sí de tal manera quedirección en que el sermón se mueve. Esta palabra o frase clave puede formen una verdadera unidad.ser colocada en el título formulando tal título en forma interrogativa, Ha habido cierta discusión respecto a la extensión del pasaje de laimperativo o afirmativa. La palabra o frase clave también puede ser Escritura que ha de ser tratado en este tipo de sermón. Ya el significadocolocada en el título por medio del uso de una palabra enfática y una del término "textual" pareciera indicar una unidad breve. El consensomodificatoria. A continuación siguen ejemplos de estos cinco tipos de de opiniones indicaría que no deben abarcarse más de cuatro versículos.título, con la palabra o frase clave en bastardilla. Una porción mayor linda ya con el tipo expositivo. 1. ¿Por Qué Adoran Los Hombres a Dios? El sermón textual reúne prácticamente todos los beneficios de la 2. Edifica Tu V i d a Sobre Principios Cristianos forma temática con la ventaja adicional de permanecer cerca del pen- 3. Jesús Es el Ú n i c o Hijo de Dios samiento de la Escritura. Esto ciertamente contribuye al cultivo de 4. La Supremacía de Cristo variedad en las ideas y frescura en el tratamiento. El predicador joven 5. La Segunda Milla hallará en este tipo de sermón una buena introducción a la predicación El cuerpo del sermón es la sección primordial, la porción básica, que expositiva. Le enseñará a enfrentarse con la Palabra misma. Es tam-redondea, desarrolla y completa la idea central y el texto. El cuerpo del bién un método provechoso para el oyente puesto que le permite seguirsermón puede ser completado en base a dos métodos generales: el molde el sermón en su Biblia, y gran parte del mismo será no sólo recordadoinformal de la homilía o el método formal del bosquejo y desarrollo durante la duración de la predicación, sino que en años futuros al leerseretórico. La homilía es un formato simple e informal para el sermón. el texto éste traerá a la memoria el mensaje.En la primera época de la predicación el ministro hablaba en una formasimple e informal sobre Dios. No se evidenciaban en su presentación ni c. El Sermón Expositivola introducción, ni el cuerpo del sermón, ni la conclusión. El profeta, Para mucha gente éste es el sermón por excelencia. Se oye con fre-el apóstol y el predicador primitivo más bien hablaban o predicaban cuencia la declaración de que todos los sermones debieran ser exposi-sin hacer más que explicar, ilustrar, argumentar y aplicar su mensaje. tivos, o sea, explicaciones y aplicaciones de la Escritura. Hay cierta con-Más tarde, al salir el cristianismo de las tierras bíblicas y enfrentarse al fusión en este asunto debido a que muchas veces se descuida la claramundo pagano, la forma del sermón fue adquiriendo el hábito de arti- definición de los términos que se usan. T o d o sermón es expositivo sicularse ocasionalmente en introducción, cuerpo sermónico y conclusión. con ello se quiere significar cualquier clase de explicación de una parteSi bien la forma creció un p o c o , el cuerpo del sermón permaneció todavía de la Escritura, trátase de una sola palabra, de una oración, un párrafo,en el molde de lo sencillo, lo libre y lo informal. Por lo c o m ú n el cuerpo un capítulo o todo un libro. En términos generales esto es cierto, perode la homilía tomaba la forma de un comentario corrido sobre el texto. en el sentido técnico de la homilética el término "expositivo" tiene unVariaciones de estas dos formas de homilía han existido desde los prime- significado mucho más delimitado. D i c h o significado nace de las par-ros siglos del cristianismo hasta el día de hoy. Cuando se los ulili/.a con ticulaciones retóricas inherentes a la construcción del sermón en reía-
  • 22 HOMILETICA LA PREPARACIÓN PARA EL SERMÓN EN LA A C T U A L I D A D 75ción al texto y sus divisiones, unido a las técnicas de la retórica y del ellas en párrafos individuales en el desarrollo del mensaje. Este uso c o m -ordenamiento. El sermón expositivo no es un ensayo religioso, ni un tra- binado de los elementos funcionales requiere un alto calibre de habilidadtado exegético, ni un comentario, ni siquiera un "comentario corrido" retórica y gramática. En segundo lugar, pueden ser utilizados en formadel texto; es un sermón con todos los atributos y características del mismo. individual para construir uno o más párrafos a efectos de completar yTal vez la más simple definición sería la siguiente: un sermón expositivo desarrollar puntos principales. Tercero, pueden ser usados en forma in-es aquel que involucra el tratamiento de una unidad bíblica de más de dividual formando uno o más párrafos, según sea necesario, en el desa-cuatro versículos. A nivel comparativo podría decirse que el sermón rrollo de puntos subsidiarios. Cuarto, pueden ser utilizados para construirexpositivo es el tratamiento textual de un pasaje extenso. Sin embargo tantos párrafos c o m o sean necesarios para desarrollar el título. Segúnlo dicho no es en forma alguna una definición completa o totalmente este formato, que produce el sermón tipo " j o y a " , no hay puntos sermó-satisfactoria. U n a mejor formulación de la comparación sería decir que nicos sino que hay varios párrafos de explicación, ilustración y aplica-el sermón temático deriva su tema del texto y es dominado en su desa- cién. Quinto, pueden ser utilizados en combinación con el proceso derrollo por el tema; el sermón textual deriva su tema y sus puntos del elaboración del bosquejo. El bosquejo siguiente muestra cómo los predi-texto y es por lo tanto dominado por el texto; mientras que el sermón cadores hábiles muchas veces utilizan los elementos funcionales combi-expositivo recibe tanto el texto, c o m o las divisiones, c o m o el vasto peso nándolos con puntos secundarios:de su material de sustento, de la unidad en consideración. Introducción Los sermones expositivos son sin duda los más difíciles de preparar. Texto, título, tesis y propósito formulados en cualquier ordenT o d a s las facetas de la pericia homilética son requeridas. El hecho de que convenga a la introducción.estar uno totalmente atado a la porción en consideración crea dificul- Cuerpo del Sermón:tades que aumentan con el tamaño de la unidad. A más de que todas I. Primer punto principal: primera división del título.las dificultades de las otras formas están presentes en el modelo expo- 1. una división de I: primer punto subordinadositivo, éste presenta al predicador dos desafíos formidables: tener la ha- 2. una división de I: segundo punto subordinadobilidad de encontrar y concretar la unidad, y la habilidad de seleccionar II. Segundo punto principal: segunda división del titulo.y usar solamente aquellos materiales que enfocan exactamente a dicha Párrafo(s) de explicación, según sea necesariounidad. M u c h o s sermones expositivos fracasan porque carecen de una Párrafo(s) de argumento, según sea necesarioidea dominante y unificadora, siendo más bien una trillada colección Párrafo(s) de ilustración, según sea necesariode pequeños sermones. Otros fracasan porque el factor selectivo es des- Párrafo(s) de aplicación, según sea necesariocuidado. C u a n d o se utiliza indiscriminadamente todo lo que hay en el Conclusiónpasaje el sermón se transforma en un cúmulo de detalles irrelevantes y El énfasis de la conclusión recae sobre el objetivo específico ódesorientadores. propósito del sermón. C o n todo, un estudio constante y un trabajo consecuente nos capaci- Esta quinta forma de utilización de los elementos funcionales requieretará para empeñarnos en este modelo de sermón que es, en muchos una breve explicación. La consistencia retórica, un principio en sí válido,sentidos, el tratamiento ideal de las Escrituras. El estudio de los sermo- pareciera verse violada por la última ilustración. Sin embargo, ciertosnes de Alexander Maclaren y G. Campbell Morgan será beneficioso. Los textos se prestan mejor a un tratamiento del tipo arriba descrito. Enbeneficios de los sermones expositivos son estos: ( 1 ) se encuadran en el tales casos, la naturaleza de la Escritura debe tener prioridad sobre elconcepto habitual de la predicación; ( 2 ) desarrollan un mayor conoci- deseo de mantener un equilibrio formal en el uso de puntos principalesmiento del Libro por parte tanto del predicador c o m o de la gente; ( 3 ) y subsidiarios. La excepción detallada es, por lo tanto, válida.proveen una gran variedad de ideas; ( 4 ) proveen oportunidad para c. Deben Aplicarse Principios Correctos de Construcción.hablar de ideas habitualmente ignoradas o evitadas; y ( 5 ) reducen la A esta altura de la preparación del sermón, cuatro ingredientes básicostentación de distorsionar las Escrituras o de fiarse demasiado de las han sido ya logrados y preparados para su uso: ( 1 ) el texto y su contexto;propias ideas. Las desventajas son aquellas que afectan a todas las (2) la idea central del texto, en base a un estudio bíblico adecuado;formas. El trabajo descuidado lo arruina todo. (3) la tesis, por medio de la transformación de la tesis histórica en una
  • 74 HOMILETICA LA CLASIFICACIÓN DE SERMONES 23hace uso del argumento a priori que razona a partir de la causa hacia 2. T I P O S DE S E R M O N E S SEGÚN SU E S Q U E M A O PLANel efecto, o resultado; del argumento a posteriori que razona a partir del Los esquemas o modelos de redacción que se distinguen por su planresultado o efecto hasta llegar, por retroceso, hasta la causa del argu- general de desarrollo son los más comunes. Alguien ha insinuado quemento a fortiori que razona de lo débil a lo fuerte; de argumentos basa- hay tantos planes c o m o mentes. Se trata de una exageración: con todo,dos en la presentación de un dilema que muestra dos salidas, explicando su número es enorme. Pero la mente común del hombre ha producidoluego c ó m o cualquiera de ellas es errónea y mala; del argumento ex inconcientemente ciertos esquemas más o menos permanentes y lógicos.concesso que razona a partir de un punto que ha sido c o n c e d i d o : del Algunos de los esquemas de uso más corriente son: pasado, presente yargumento ad absurdum que se hace reduciendo el asunto a una pro- futuro; local, provincial, nacional e internacional; causa y efecto;posición absurda; y del argumento ad hominem que apela a los senti- problema y solución; teórico y práctico; físico, mental y espiritual; pensar,mientos personales de los oyentes. En tercer lugar está el argumento sentir, y desear; político, económico y social. En la homilética tambiénrefutatorio, que hace uso principal del reductio ad adsurdum y ad existe cierta variedad de formas que pueden usarse con provecho.hominem. Al usar el argumento refutatorio conviene hacer gala de buengusto y cortesía. T o d o s los procesos que eliciten conclusiones, a saber, a. El Uso de Puntosinductivos, deductivos o por analogía, pueden ser usados para llegar a las La división de un sermón en "puntos" no es un recurso arbitrarioconclusiones que requieren las diferentes formas de argumentar. Todas creado por el que practica la homilética para descargarlo sobre su con-ellas llevan a conclusiones correctas cuando son manejadas en forma gregación. Representa más bien un determinado movimiento del pen-acertada. samiento en un proceso de comunicación que es muy vital y dinámico. No existe una regla inflexible que determine y limite el número de Por "ilustración" entendemos el añadir lustre o iluminar algo para puntos que un sermón deba tener. Debería tener tantos c o m o el pensa-clarificarlo. Los tipos de ilustración son muy variados y bastante nume- miento lo requiera, trátese de los archiconocidos tres puntos c o m o derosos, a saber: ( 1 ) palabras expresivas y atrayentes; ( 2 ) lenguaje figu- más, o menos. Nadie ha ofrecido una razón convincente que expliquerativo (metáforas) ; ( 3 ) anécdotas y cuentos; ( 4 ) narraciones e historia; por qué la mente humana parece preferir la trinidad, pero es obvio que ( 5 ) poesía; ( 6 ) diálogo; ( 7 ) lecciones objetivas; ( 8 ) testimonios; ( 9 ) tal preferencia existe,experiencias personales; y (10) estadísticas. Además, las fuentes de ma-terial ilustrativo son inagotables: ( 1 ) las Escrituras; ( 2 ) la literatura; b. El Sermón de Dos Puntos ( 3 ) el trabajo y la experiencia pastoral; ( 4 ) la historia; ( 5 ) la ciencia; Este tipo presenta ideas en contraste, c o m o ser "positivo versus nega-( 6 ) los deportes y juegos; ( 7 ) la congregación; ( 8 ) las artes; ( 9 ) los tivo". Un sermón sobre doctrina puede consistir de explicación y aplica-campos de la política y del gobierno; y ( 1 0 ) materiales visuales de todo ción; un sermón sobre una personalidad bíblica puede consistir de datostipo. personales y enseñanzas; un sermón narrativo puede dividirse en lo Por "aplicación" entendemos relacionar el contenido del sermón con narrativo-descriptivo y lo educacional. Este tipo de sermón se adaptala audiencia en forma tal que la misma vea que dicho contenido es apro- bien a propósitos de clarificación de conceptos.piado, conveniente y adaptable a su caso. La aplicación indica a la au-diencia c o m o puede ella utilizar la verdad del sermón. Dicha aplica- c. El Sermón Interrogativoción es usada con mejor provecho cuando se mantiene al individuo en Cada punto formula una pregunta. Se usan los "famosos seis" demente. La aplicación debe demostrar por qué la persona debe escuchar Kipling. ¿ Q u i é n ? ¿ C u á l ? ¿ D ó n d e ? ¿ C u á n d o ? ¿Por qué? y ¿ C ó m o ?el mensaje y responder al mismo, e indicar c o m o puede ella recibir la Estas preguntas fundamentales son tan patentes que no hace falta mayorverdad del sermón y vivir de acuerdo a la misma. Además, la aplicación explicación. Este tipo de sermón ha recibido el apodo de "Sermón delse efectúa con mayor provecho cuando el ministro propugne un compro- Predicador Perezoso".miso inmediato. Es apropiado elicitar una involucración personal. Estos cuatro elementos funcionales —explicación, argumento, ilustra- d. El Sermón Tipo Escalera o Telescopioción y aplicación— pueden ser utilizados de cinco maneras flexibles. Esta forma de presentación va escalonando de punto en punto c o m oPrimero, pueden ser utilizadas combiando dos, tres <> cuatro de uno sube los peldaños de una escalera, o los puntos se despliegan el uno
  • 24 HOMILÉTICA LA PREPARACIÓN PARA EL SERMÓN EN LA A C T U A L I D A D 73del otro c o m o en un telescopio. Es el tipo usado para desarrollar una debe contener más de una idea básica. ( 1 3 ) Si se usa algún tiempo ver-argumentación lógica, para debatir o para apelar al raciocinio. Se usa bal en el título o en alguna división, cada punto subsidiario debe serpara recalcar los reclamos de Cristo y las obligaciones de la responsabi- consistente con el tiempo verbal utilizado. ( 1 4 ) Si algún punto o títulolidad y servicio cristianos. C o m o ejemplo puede consultarse el análisis nombra a alguna persona, lugar u objeto, entonces todo punto subordi-de R o m a n o s 1:16 efectuado en la sección sobre el Sermón Textual. nado al mismo debería tratar de la misma persona, lugar u objeto. b. Deben Aplicarse Principios Correctos de Desarrollo. e. El Sermón Tipo Joya Puesto que un bosquejo no puede llegar a ser un mensaje completo si Aquí el proceso consiste en rotar una idea c o m o si fuese una gema y no se lo desarrolla, el bosquejo debe ser "vestido de contenido". Elconsiderar todas las facetas o aspectos de la misma. Son inherentes a método de añadir contenido a un bosquejo es por lo general llamadoeste tipo de sermón una gran unidad de tema con una gran diversidad "desarrollo funcional". Este "desarrollo funcional" consta de cuatrode aplicación. Un sermón titulado "Entendiendo la Encarnación" es elementos: explicación, argumento, ilustración y aplicación.muy sugestivo: Por "explicación" entendemos la función de simplificar, aclarar, inter- 1. Mirad hacia atrás a la Creación del Hombre. pretar datos y expresar el verdadero significado de algo. A pesar de lo 2. Mirad hacia arriba a la Naturaleza de Dios. que habitualmente se piensa, la explicación presenta una amplia gama 3. Mirad hacia adentro al Alma del Hombre. de formas por medio de las que se puede aclarar o simplificar algo. La explicación puede utilizar uno de los once métodos que se detallan a f. El Sermón Clasificatorio continuación: (1) presentación del texto y su trasfondo; ( 2 ) represen- Se trata de una de las formas más antiguas, más comunes y veneradas tación del contexto y su relación para con el texto; ( 3 ) presentación delde organización de sermones. Consiste en dividir gente o cosas en clases trasfondo del contexto; ( 4 ) exposición de referencias que aclaran el texto;o tipos. Se trata de un esquema muy eficaz dado que la gente, desde la ( 5 ) presentación de los resultados o "frutos" de la exégesis técnica; ( 6 )cuna hasta la tumba, lo practica. Las parábolas de Jesús abundan en narración o recitado del contenido del pasaje bíblico; (7) descripción detales clasificaciones. C o m o ejemplos pueden citarse el hijo pródigo y su uno o más elementos relacionados con el texto; ( 8 ) exposición de lashermano mayor; el publicano y el fariseo; las vírgenes prudentes y las partes o divisiones naturales del texto; ( 9 ) definición concisa de palabrasnecias; la edificación sobre la arena y sobre la roca; los tipos de suelo: claves del texto, de la idea central del texto, de la afirmación central,duro, pedregoso, plagado de espinas, y bueno. del propósito o del título, según sea necesario; ( 1 0 ) el uso juicioso de la ilustración; y (11) la comparación y contrastes del asunto en considera- g. El Tipo Hegeliano ción. A pesar de tener muy p o c o que ver con la filosofía del pensador ale-mán, su método analítico ha dado rótulo a este modelo. El sermón se Por "argumentación" entendemos la tarea de razonar y analizar den-divide en tres partes: tesis, antítesis y síntesis. Un ejemplo: 1. Las cosas tro de un contexto homilético. El término "argumento" puede ser usadodebieran ser así (lo i d e a l ) . 2. Las cosas son así (lo r e a l ) . 3. Es así c o m o para implicar controversia y disputa, pero no es utilizado aquí con talpueden llegar a ser con la ayuda de Dios (la s o l u c i ó n ) . Este formato significado. La palabra "argumento" se usa en este tratamiento en surequiere capacidad para el pensamiento coherente. significado de razonar y analizar. Hay tres formas principales de argumento al alcance del predicador. h. El Tipo Temático En primer lugar está el argumento basado en testimonios. En todas las Este ha sido llamado también el sermón "sinfónico". Así c o m o en ocasiones en que esta forma se utilice, debe ejercitarse sumo cuidadoun poema, o en una canción, cierta frase o expresión vivida resume la respecto a la persona citada y a la naturaleza de su testimonio. La per-idea central del sermón y es utilizada muchas veces durante el mensaje. sona debe ser un individuo digno de confianza y que posea todos losEste tipo está en la línea del motivo Vagneriano: resuena constantemente datos necesarios. La afirmación citada debe ser identificada con res-y permanece con uno para siempre. James S. Stewart, en un sermón sobre pecto a si se trata de un hecho, una opinión, una hipótesis o una ilus-"Maravillas de la Fe Cristiana" usa la frase "Maravilla tras maravilla tración. U n a audiencia aceptará cualquiera de las cuatro si se las distin-y cada maravilla cierta" con notable eficacia y con una elocuencia apre- gue con claridad. En segundo lugar está el argumento razonado. Este
  • 72 HOMILÉTICA LA CLASIFICACIÓN DE SERMONES 25lante con algún amigo. En un diálogo se pueden poner a prueba ideas miante. En ocasiones el texto mismo es usado en tal forma. Lograr éstoy experimentar c o n ellas, descubriendo así cuales están maduras y cuales es llegar a la perfección misma al poder unir texto y tema en una mismahan sido formadas a la ligera. ( 5 ) El predicador puede madurar su frase. Un famoso sermón sobre el texto "Judas — n o el Iscariote" resue-mensaje a través de un estudio esmerado. La lectura de libros de teo- na, estremece y vibra con dicha frase en cada punto, culminando conlogía excitantes y vigorosos permite crear un diálogo con Barth, Thielicke, esplendor y poder con esas significativas palabras, "Judas — n o elSegundo y otros teólogos y predicadores. En suma, la madurez lograda Iscariote". Este es un tipo espléndido de sermón.a través de uno o más de los cinco procedimientos expuestos será de i. El Sermón Apologéticoprovecho para el enriquecimiento del mensaje. Este tipo debe ser usado con cautela, pero debe ser usado. S,e utiliza para refutar una afirmación que el predicador considera claramente6. LA P R E P A R A C I Ó N DEL S E R M Ó N O R G A N I Z A EL MENSAJE falsa y por ende ciertamente peligrosa. Se cita primeramente una vivida A TRAVÉS DE PROCEDIMIENTOS RETÓRICOS CREATIVOS afirmación y luego se hace la pregunta " ¿ E s ésto cierto?" La respuesta a. Deben Aplicarse Principios Correctos de Bosquejo. es un contundente: " N o " , tras lo cual el sermón procede a demostrar Un sermón marcado por líneas claras y definidas es en m u c h o prefe- que verdaderamente no es cierto. Jesús usó esta técnica en Lucas 13:2ss.rible a uno que divaga por toda la órbita bíblica, teológica y homilética. cuando consideró la muerte de los galileos a manos de Pilato. "¿ PensáisAl bosquejar el cuerpo del sermón deben utilizarse catorce principios que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores quebásicos: ( 1 ) Para señalar los puntos principales del mensaje use nú- todos los galileos? Os d i g o : ¡ N o ! " He aquí una vigorosa refutaciónmeros romanos. ( 2 ) Use números arábigos para señalar los puntos sub- de una teoría muy aceptada. Podríamos tomar esa frase tan moderna yordinados y colóquelos más a la derecha de los anteriores. C o m o método frecuente en los labios del incrédulo moderno, "Estamos ya en la eraalternativo, empero, algunos predicadores prefieren usar letras mayúscu- post-cristiana; el cristianismo ha fracasado porque ha quedado demos-las. ( 3 ) El ministro debe procurar usar solamente dos niveles de es- trado que es irrelevante". Entonces el predicador da un rotundo " N o " ytructura, c o m o ser puntos principales y subordinados (por ejemplo: procede a presentar su evidencia. O tomemos ese dicho tan en b o g a :I, 1, 2, 3, 4, y II, 1, 2, 3, 4 ) . Solamente debe cambiarse ésto cuando "La vida moderna demanda una nueva moralidad. Ha dejado atrásel material sermónico obligue a hacerlo. Se puede usar tantos números a la moralidad cristiana". Viene entonces el resonante " N o " seguido delromanos y arábigos c o m o sean necesarios pero debería evitarse la sub- peligro de aceptar tal idea. Este tipo de predicación demanda una pro-división de los puntos arábigos. ( 4 ) C o n todo, si fuere necesario dividir funda preocupación moral y una gran dedicación, junto con la capaci-los puntos subordinados, hágalo en divisiones paréntesis, así: ( 1 ) y ( 2 ) y dad de manejar bien la apologética.póngalos más a la derecha en el bosquejo. ( 5 ) C o m o regla general, lasdivisiones de los sermones (tanto principales c o m o subordinados) deben j. Sermón Situacional o Problema-Soluciónser redactadas más en forma de frase u oración que en forma de pala- Esta forma de presentación es muy popular hoy en día. Tiene tantasbras claves. ( 6 ) Puesto que nada puede ser dividido en menos de dos ventajas c o m o desventajas. La verdad es que este tópico requiere máspartes, cada punto que sea dividido debe tener por lo menos dos o tres atención del que le podemos brindar aquí. El sermón surge de unapartes. ( 7 ) Es necesario asegurarse de que todo subpunto divida en situación general de la vida que el Pastor conoce. Presenta un dilemarealidad el punto del cual es parte. ( 8 ) Las ilustraciones no deben ser existencial que requiere una solución surgida de la Palabra de Dios. Porconsideradas c o m o divisiones dentro del bosquejo. ( 9 ) Las referencias ejemplo, el abatimiento puede encontrar su respuesta en la experienciaEscritúrales usadas c o m o ilustraciones o c o m o sustento de un punto de Elias; la duda, en la experiencia de T o m á s ; el pesar, en la experienciano deben ser numerados en el bosquejo. ( 1 0 ) Los elementos funcionales de María en el jardín. Conviene siempre recordar, empero, que la solu-de la predicación —explicación, argumento, ilustración y aplicación— no ción no se encuentra en las personas que se tratan sino en su Dios odeben ser numerados en el bosquejo. (11) Las partes estructurales del Cristo. Un bosquejo modelo podría seguir el siguiente orden: 1. Problemasermón —introducción, cuerpo, conclusión— tampoco deben ser nu- o situación. 2. Principio —base de la solución. 3. Programa —forma demeradas en el bosquejo. (12) Ningún punto, cualquiera sea su impor- efectuarla. O podríamos tratar el asunto así: 1. ¿A qué punto hemostancia (punto principal, punto subordinado, subpunto subordinado), llegado? 2. ¿ C ó m o hemos llegado a ésto? 3. ¿Hacia dónde hemos de
  • 26 HOMILÉTICA LA PREPARACIÓN PARA EL S E R M Ó N EN LA A C T U A L I D A D 71ir? 4. ¿ C ó m o lo haremos? Estos esquemas presentados lo son sólo en libros de la Biblia, o carpetas divididas y subdivididas según los objetivosprincipio, hay otras posibilidades. capitales de la predicación. La gran desventaja de este sistema es la tendencia, muy real por cierto,de nunca alcanzar a salir de los problemas o situaciones. La gente de 5. LA PREPARACIÓN DE SERMONES I N V O L U C R A UNA MA-hoy en día es hábil para analizar los problemas de la humanidad, pero DURACIÓN PROGRAMADAraramente es capaz de prescribir las soluciones. El predicador no es a. La Naturaleza de la Maduración de un Sermón.la excepción. Una y otra vez el problema es descrito con elocuencia y la La maduración del sermón es el proceso cuantitativo y cualitativo desolución recibe una presentación débil e inadecuada. Este formato pre- utilización de factores cronológicos, mentales y espirituales en la prepa-senta la muy sutil tentación de negligir realmente la exposición de la ración de sermones. Dicha maduración implica darle tiempo al mensajePalabra. Sin embargo, en manos de un predicador de orientación sólida- para crecer y desarrollarse y echa mano de un cierto número de recursosmente bíblica es un método poderoso de hacer que el evangelio sea mentales y espirituales en el proceso de este uso creativo del tiempo.relevante. b. Justificación del Proceso de Maduración del Sermón. A la mente humana le repugnan los juicios apresurados, los pensa- mientos inmaduros y las conclusiones prematuras. La justificación para la maduración del sermón es que le permite al predicador subir al pulpito con mayor seguridad en sus convicciones personales, mayor exactitud en su interpretación bíblica, con conceptos teológicos más plenamente desa- rrollados y más exactos y con una aplicación más pertinente a la vida de la gente. De hecho, la justificación para la madurez de sermones estriba en que hará que el ministro esté mejor preparado, que su men- saje sea más relevante y que los oyentes se vean más fortalecidos con alimento espiritual sólido. c. Procedimientos para la Maduración del Sermón. Hay cinco procedimientos a los cuales se puede recurrir para asegu- rar la maduración de un sermón: (1) El ministro puede utilizar en for- ma creativa su tiempo durante la preparación del sermón. Este uso creativo del tiempo requiere que transcurra un período adecuado de. tiempo entre la gestación del mensaje y su consumación, que el ministro se ocupe de concentrarse mentalmente en el mensaje, que persista en examinar el pasaje una y otra vez, y que tome tiempo para tomar nota de las ideas sobre el sermón que le vayan viniendo a la mente durante los días o semanas de preparación. ( 2 ) El predicador puede asimismo hacer un uso creativo de sus recursos subconscientes. Los estudiosos de la mente humana generalmente concuerdan en que la misma tiene un estado activo y uno pasivo, los que se llaman estado consciente e inconsciente. Al estado inconsciente pasan todas las experiencias significativas de la vida. Cultivando el poder de concentración y de la memoria uno puede extraer del subconsciente verdaderos tesoros para la predicación. ( 3 ) El predicador puede madurar su mensaje por medio de la guianza divina al meditar, leer la Biblia, orar y esperar en el Señor. ( 4 ) También puede el ministro madurar su mensaje entrando en un diálogo estimu-
  • 70 HOMILÉTICApredicación bíblica pura y directa se transforma en una excitante tarea.(8) Finalmente, el predicador debe expresar qué propósito alcanzará ILUSTRACIONES PARA SERMONES Yeste texto con mayor eficacia. El propósito u objetivo, como se indicó EL USO DE FUENTES DE CONSULTApreviamente, tiene tres aspectos: el total, el mediato y el específico. A JAMES D. ROBERTSONesta altura de su preparación, el ministro descubrirá a qué propósitoprincipal apunta su texto, y deberá redactar una declaración de no más I. SU NECESIDAD. Alguien ha dicho que el uso de lo abstractode una oración que exprese lo que él desea lograr con este preciso ser- es, de alguna manera, la mayor maldición que haya caído sobre nuestramón. Esta declaración de propósito es el objetivo específico. predicación. La dificultad principal no es que la gente no entienda o se aburra, sino que Dios no llega a los seres humanos a través de abs-4. LA P R E P A R A C I Ó N DEL S E R M Ó N SE E N R I Q U E C E A T R A V É S tracciones sino a través de personas y situaciones concretas de la vida DE LA INVESTIGACIÓN CREATIVA diaria. Las verdades de la fe cristiana llegan a nosotros en forma de a. La Necesidad de Desarrollar Hábitos Sistemáticos de Estudio. símbolos tales como la cruz, el bautismo y la santa cena. Ningún hom- Una de las tragedias del ministerio moderno es el gran número de mi- bre puede comunicar adecuadamente la verdad cristiana sin el auxilionistros que ha prácticamente dejado de estudiar. Un estudio efectuado de algún tipo de imagen concreta. Juan Hutton dijo una vez, "la verdadno hace mucho tiempo y que abarcó setecientos ministros ha revelado no puede ser enseñada por medio de fórmulas, proposiciones y argu-que estos hombres dedicaban como promedio solamente treinta y ocho mentos, sino sola y únicamente por medio de alguna ilustración o na-minutos y medio diarios al estudio. Ninguna persona, no importa cuan rración. Hasta el mismo Señor Jesús reconoció ésto, puesto que educóbrillante o cuan instruida sea, puede preparar y predicar mensajes efec- a la raza humana sobre Dios contándole media docena de parábolas". Lativos y atrayentes en base a una dieta de hambre de menos de cuarenta necesidad de predicar utilizando un lenguaje pictórico es una necesidadminutos diarios. Si el ministro desea instruir y predicar con poder, debe sicológica en esta generación nuestra, tan habituada a la imagen mental.regresar a su escritorio, cerrar con llave la puerta, y trabar lucha con "¿Cómo podremos hacer impacto", pregunta un escritor moderno, "enlos grandes libros que nutrirán su mente y enriquecerán su predicación. la mentalidad de una generación alimentada a base de películas, saturada b. La Utilización de los Frutos del Estudio por la radio o intoxicada por ritmos frenéticos, si no llegamos a cono- El predicador puede extraer buen material ilustrativo para sus sermo- cer a fondo el arte de presentar las cosas vividamente y logramos trans-nes de cualquier tipo de fuentes. El estudio básico para la predicación, formar al oído en un ojo?".es cierto, se centra en las Escrituras, pero uno no debe nunca ser negli- Predicar a través de imágenes es seguir el ejemplo del Gran Predica-gente en la lectura de literatura teológica, ética, histórica, sicológica y dor: "sin parábolas no les hablaba". Un experto afirma que cerca delpráctica. Además, el estudioso responsable leerá periódicos, revistas de 7 5 % de toda la enseñanza de Cristo que figura en las Escrituras tieneactualidad, ficción actual, obras literarias y cualquier publicación que una formulación pictórica.le apetezca. Todas cosas aportan gran abundancia de datos para enri-quecer el sermón que se está preparando. II. SU U S O . El uso de ilustraciones responde a varias razones: (1) c. El Archivo de los Resultados del Estudio Creativo Para clarificar. Lo espiritual se interpreta a través de lo conocido. Mu- La tarea del estudio y de la utilización de materiales creativos no chas veces la ilustración sirve de puente entre una verdad y la mentequedará terminada hasta que uno tenga algún método satisfactorio de que debe captarla. ( 2 ) Para persuadir. Narraciones o ejemplos bien ele-archivar dichos materiales. Si es cierto lo que muchas veces se afirma, gidos pueden llegar a obtener la aceptación de hechos que, en sí, sonque la mayor parte de los estudiantes de todas las épocas pierden apro- poco digeribles. Uno puede rechazar un argumento o resistirlo porqueximadamente el noventa por ciento de toda la información que pasa es muy difícil mantenerlo en la mente, pero es casi imposible escapar alpor sus mentes, entonces se hace importante crear o adoptar algún método impacto de una imagen puesta directamente ante los ojos. ( 3 ) Parapara recopilar lo mejor de la investigación creativa que uno vaya efec- causar impresión. Un ejemplo viene al caso aquí: el amor de Dios,tuando. Esto puede efectuarse fácilmente organizando archivos con presentado en el molde de la parábola del padre que recibe al hijoencabezamientos según tópicos, o carpetas organizadas según los distintos pródigo, pone al hombre ante una profundidad conceptual que rara vez 27
  • 28 H O M I L É T I C A L A P R E P A R A C I Ó N P A R A E L S E R M Ó N E N L A A C T U A L I D A D 6 9se alcanza por medio de una formulación abstracta. (4) Para adornar. b. Factores de Interpretación. En sus famosas Disertaciones sobre la predicación, Brooks dice lo si- Un análisis cuidadoso del texto demanda que por lo menos nueve fa-guiente, "Estamos limitando demasiado el empleo de la ilustración si le cetas de la Escritura sean investigadas. El ministro buscará descubrir ladamos solamente la tarea de aclarar la verdad ante la mente, sin per- mayor cantidad de datos posibles sobre los siguientes ítems que tienenmitirle también el privilegio de glorificar esa verdad ante la imagina- referencia con su texto: (1) su situación y trasfondo históricos; (2) sución". Más de un sermón ha sido enaltecido al introducirse en el mismo estructura gramática; ( 3 ) el significado lexicográfico de todas sus pala-una ilustración apropiadamente potente en su lenguaje. Uno debe tener bras claves; (4) sus puntos sintácticos que requieran consideración; ( 5 )cuidado, por supuesto, de que la ilustración realmente adorne la verdad todas sus intrareferencias bíblicas u otras referencias que deban consta-predicada y no se transforme ella misma en el centro de interés. ( 5 ) tarse; (6) sugerencias prácticas u homiléticas que sean útiles; (7) suPara proveer descanso. Es sabido que cuando se tratan asuntos elabora- atmósfera y coloración emocional; (8) su factor espiritual o de empatia;dos, o de razonamiento lógico o teológico, o cuando la argumentación y (9) su significado teológico.es larga, la atención de la congregación promedio tiende a ser bastante c. Secuencia para la Interpretación.limitada. Una forma recomendable de reducir la tensión mental, sin Siguiendo un orden de interpretación práctico, tal como el que a con-llegar a distraer la mente del oyente del tema en consideración, es la tinuación se detalla, el ministro puede determinar el significado de sude presentar ilustraciones aptas e interesantes en puntos estratégicos del texto. (1) El ministro debe leer su texto muchas veces en su versiónsermón. (6) Para dar variedad a la repetición de un concepto. Un favorita de la Biblia, como así también en varias otras versiones. (2) Desermón busca enfatizar una verdad. Puede representar dicha verdad en serle posible, el predicador debería leer el texto en el idioma original. Nomuchos de sus aspectos y relaciones, pero todo esto es hecho a efecto obstante, en caso de no poder leer el hebreo, el arameo o el griego, node que la verdad en sí misma sea comprendida totalmente. Solamente debe perder la esperanza de penetrar en el verdadero significado delpor medio de una hábil reiteración puede esta meta ser alcanzada, y la texto. Le queda el recurso a las mejores y más modernas traducciones,frescura que la ilustración proporciona es uno de los métodos más aptos como así también a obras técnicas de alto nivel sobre la Biblia que pue-para lograrlo. (7) Como apoyo para una argumentación. Este objetivo den obtenerse hoy. A través de las mismas es posible determinar el ver-se logra con efectividad cuando la ilustración toma la forma de una dadero sentido del texto. ( 3 ) Debe preparar su propia interpretaciónanalogía. Si ciertas condiciones sociales sirvieron de preludio a la tentativa luego de leer múltiples traducciones. Esto debe hacerlo redac-caída del Imperio Romano, ilustraciones similares en otras sociedades tando una exposición sumaria de cada versículo del texto, y un sumarioindican la posible destrucción de las mismas. Si bien una ilustración no no mayor de una oración que exprese la idea central de la totalidad deles, en realidad, una prueba, muchas veces llega a tener la fuerza de una texto. (4) El próximo paso consiste en recurrir a los mejores libros téc-prueba. nicos a su alcance para obtener todos los datos que le sean necesarios. A esta altura de la interpretación, el predicador comenzará su búsqueda III. T I P O S . Una ilustración puede ser presentada dentro de los lími- de respuesta a las nueve facetas o factores de la interpretación mencio-tes de una palabra, una frase, una oración, o también a través de uno nadas previamente. ( 5 ) A continuación, deberá leer las obras populareso más párrafos. La extensión no es el factor primordial. La verdad es y materiales devocionales y sermónicos que tratan del texto y que esténque el predicador cuyo lenguaje brilla por su claridad y significación, a su alcance. (6) En base a un cuidadoso análisis personal y técnico,sentirá en menor proporción la necesidad de recurrir a lo que habitual- deberá expresar en términos precisos la idea central del texto. Esta ideamente se llama ilustración. Algunas personas son capaces de expresar con central es la tesis histórica y guiará toda la subsecuente preparación deluna o dos palabras aquello para lo cual otros necesitan un párrafo o sermón. (7) El ministro debe abocarse acto seguido a trasponer su tesismás: "Era un tipo saturnino; cada vez que levantaba un dedo, se secaba histórica a una tesis o propuesta contemporánea para su sermón. Estauna flor". "Tiene la mente cerrada y lacrada en lo que se refiere a la afirmación contemporánea es un sumario, en tiempo presente, que ex-fe cristiana". "En ese momento, la dirección de su vida dobló la esquina". presa el significado del texto para una audiencia moderna. Esta tesisQuien cultive un tipo de lenguaje que sea en sí mismo una ilustración contemporánea debe significar un progreso en línea directa desde lade su pensamiento verá su esfuerzo bien recompensado. tesis histórica hasta el presente. Cuando esta tarea ha sido cumplida, la
  • 68 H O M I L É T I C A ILUSTRACIONES PARA SERMONES 29Jonás; (6) segmentos mayores de algún libro, como por ejemplo Mateo Las frases y palabras pictóricas muchas veces vienen en el molde de5 al 7; (7) capítulos selectos tales como Lucas 15 o Juan 3; (8) párrafos un símil o de una metáfora. El símil dice que una cosa es como la otra;cautivantes tales como Lucas 24:1-12 y Lucas 10:25-37; (9) frases la metáfora dice que una cosa es la otra. En lo que concierne a símiles,llamativas como las del Salmo 31:1 ó Salmo 3 4 : 1 ; (10) versículos tales Cristo nos enseñó que el reino de los cielos "es semejante a" la levaduracomo Amos 5 : 2 4 y Oseas 1 1 : 1 ; y (1) cápsulas bíblicas tales como puesta en la masa; "semejante a" un grano de semilla de mostaza,Lucas 24:6, " . . . ha resucitado . . . " . El predicador ha de decidir además etc. Por otra parte Jesús recurrió al molde metafórico al decir: "Vosotrossobre la composición de su texto en base a tres alternativas adicionales: sois la luz del mundo", y al referirse a Juan el Bautista como "unaun texto tomado de un solo sitio (sermón de un solo pasaje) ; un texto caña sacudida por el viento". Un investigador ha encontrado cincuentaderivado de varios lugares (sermón de pasajes múltiples) ; un texto que y seis metáforas en el sermón del monte.cristaliza algún concepto o tema bíblico (sermón bíblico temático). Por La ilustración frecuentemente toma la forma de un ejemplo. Loslo general el ministro es capaz de estudiar, organizar y predicar el ejemplos vienen en dos tipos: un individuo puede ser utilizado parasermón de un solo pasaje con mayor habilidad que de hacerlo con los representar a toda una clase; o un hecho particular puede representarotros dos tipos de textos. Además, mayores peligros hermenéuticos ace- el accionar de una ley o de un principio (por ejemplo, las manzanas quechan al predicador en los sermones de textos múltiples o en los temáticos caen del árbol pueden ilustrar la ley de gravedad). Muchas veces losque en los de un solo pasaje. Sin embargo, el estudio cuidadoso y el uso ejemplos toman la forma de una breve serie de frases llamativas quede procedimientos homiléticos precisos permiten que los métodos de presentan varios aspectos de una sola verdad. Spurgeon, para hacer re-textos múltiples y los temáticos puedan ser utilizados con provecho. Ya saltar la mayordomía cristiana en la vida diaria, dice: "Tiemble el alfa-hecha la interpretación, y en razón de la riqueza de las Escrituras, el rero al pensar que él puede llegar a ser como una vasija tallada en elministro deberá decidir como utilizar el texto. Esto ya apunta al próximo torno. Cuide el tipógrafo de que su vida vaya siendo impresa en tipospaso en la preparación del sermón, pero necesitaba ser mencionado aquí celestiales, en vez de quedar enmarcada en el negro trasfondo del pe-junto con las otras decisiones de tipo similar. Hay tres caminos a los que cado. Pintor ¡ cuídate!, porque una mano de cal no bastará para blan-el predicador tiene acceso una vez que haya estudiado su texto y deter- quearte; ni serán nuestras realidades alteradas por el falso brillo delminado la idea central o significado principal de su pasaje. Puede ac- barniz".ceder a uno de los tres siguientes caminos: utilizar la totalidad de la La parábola, una "historia terrenal con un significado celestial",idea o significado central de su texto; utilizar una porción de la idea dista mucho de ser el método más fácil de ilustración. Cuando la verdadcentral debido a su riqueza de detalle y su poder sugestivo; o utilizar es demostrada objetivamente a través de una historia aparentemente ino- una idea menor o secundaria del texto. Los tres caminos son válidos y cente y es ejemplificada en la vida de alguna persona, su moraleja bíblicos. La primera vía sugerida es, sin embargo, la mejor. puede alcanzar al oyente desprevenido sin que éste llegue a molestarse. La parábola bien construida no necesita ni explicar ni moralizar, puesto que estas funciones deben estar implícitas en la parábola misma. Las3. LA P R E P A R A C I Ó N DEL S E R M Ó N SE A P O Y A SOBRE U N A parábolas de Cristo son extraídas de la naturaleza y de la vida social, INTERPRETACIÓN CORRECTA DE LA ESCRITURA política y doméstica de sus tiempos, siendo notables por su fuerza, perfec- a. Principios de Interpretación. ción estructural y economía de palabra. Existen dos principios fundamentales de interpretación que confron- La ilustración por medio de la analogía funciona en base al principiotan al ministro al dedicarse éste a la tarea de descubrir el significado del de que cosas que se asemejan en ciertos aspectos, lo harán también entexto. Estos dos principios básicos emergen de la naturaleza divina y otros. Es así que los antiguos, al observar que la mariposa viva emergíahumana de la Escritura. Para entender el todo o una determinada parte de una crisálida aparentemente muerta, dedujeron que el alma vivientede la Biblia uno debe tomar plena conciencia de Dios como autor de la del hombre emergería en forma similar de su cuerpo muerto. Una cui-revelación y del hombre como recipiente y registrador de la misma. El dadosa observación de las leyes naturales harían posible, a través delignorar a cualquiera de los dos en la tarea de la interpretación resulta paralelismo, la formulación de argumentos muy plausibles en el planoen una visión unilateral de la Biblia. espiritual.
  • 30 H O M I L É T I C A L A P R E P A R A C I Ó N P A R A E L S E R M Ó N E N L A A C T U A L I D A D 6 7 Una alegoría es una personificación de efecto sostenido. Lo que la El cuarto punto de partida para la idea clave de un sermón es eldistingue de la parábola y de la fábula es su mayor extensión y el ele- uso de un plan programado de predicaciones. Las cada vez más pesadasmento de personificación. El libro de Bunyan, El Peregrino, es el responsabilidades del ministerio moderno van obligando a un númeroejemplo más conocido de una alegoría espiritual: muestra los vicios y las cada vez mayor de ministros a planificar su predicación sobre la base devirtudes personificadas en un escenario metafórico. Este tipo de ilustra- alguna estructura bien sistematizada, sea esta cronológica, bíblica oción ha sido bastante abusada en el pasado. Muchos de los Padres de temática. El predicador puede organizar un programa de predicacionesla iglesia antigua espiritualizaron a lo ancho y a lo largo todo el lenguaje que cubra uno, tres, seis, doce o más meses. Es posible también plani-de la Escritura, abusando así de la misma. El ilustrador debe permanecer ficar series que cubran libros bíblicos claves o temas interesantes enen guardia ante tal peligro. forma sistemática. La anécdota es una breve historia o narración relatada, no tanto por En dicho plan debe incluirse textos, referencias a fechas y programassu interés histórico o biográfico, sino por su valor narrativo. Se trata, especiales, anotaciones sobre los objetivos mediatos, ilustraciones de todofrecuentemente, de la narración de un hecho o incidente cuyo interés tipo e ideas estructurales en diferentes niveles de desarrollo. Todos estosreside más en lo inusual que en lo moral. Las anécdotas pueden ser elementos pueden ser archivados en carpetas individuales, o abrochadosde valor homilético si están hechas con buen gusto y si su empleo no juntos en un sujetapapeles bajo el rubro "sermones", o anotados en unes excesivo. cuaderno planificador de sermones, o colocados en un "semillero ho- Dado que aquél que habla de la gente interesa a la gente, y puesto milético". La mecánica archivista del plan de predicaciones tiene pocaque la biografía ofrece muchas visiones interesantes de la naturaleza importancia siempre y cuando tenga como resultado la producción dehumana, el episodio biográfico es uno de los tipos de ilustración de mensajes útiles. La predicación programada tendrá éxito si el predicadorsermones más utilizados. No hay aspecto de la vida que no tenga su pa- planifica con cuidado, planta las semillas de futuros sermones sistemá-ralelo en alguna biografía. Es aquí donde el predicador usa la vida para ticamente, las cultiva constantemente y las utiliza regularmente.interpretar la vida. Es aquí donde él puede encontrar un ejemplo con- b. La Tarea de Correlacióncreto para cada verdad bíblica que tiene que ver con el hombre. La idea clave del sermón y la Escritura deben ser apareadas. Si dicha También de buen uso es la ilustración histórica, una imagen forjada idea ha surgido de un pasaje bíblico, la correlación entre la misma y laen palabras que describen escenas y eventos del pasado. En este punto Escritura es inmediata. Pero si la idea para el sermón ha surgido en unola prudencia nos obliga a proceder con cautela al relacionar hechos del de los cuatro puntos de partida alternativos previamente mencionados,pasado con la providencia de Dios. Sin embargo, aquél que cree que el predicador debe encontrar un pasaje de las Escrituras que pueda co-hay en la historia un propósito que se va manifestando y desarrollando rrelacionarse con su idea. No debe haber excepción alguna a esta regla.a través de las edades, no debe permanecer totalmente ciego a determi- Violar este elevado principio bíblico es arriesgarse a preparar y presen-nados hechos providenciales en la vida de los hombres y de las naciones. tar sermones de carácter superficialmente humanístico en lugar de ser- mones plenos de contenido revelador. IV. F U E N T E S DE C O N S U L T A . Si se los usa con discriminación, Al seleccionar y utilizar el o los pasajes bíblicos para el sermón, ellos libros de ilustración pueden ser útiles. Pero muchas veces sucede que ministro debe tomar varias decisiones respecto a los mismos. Debe deci-los materiales tomados de los mismos no se adaptan bien al tema que dir qué uso o usos hará de la Escritura en su sermón, a saber: textual,uno está tratando. Siempre existe, además, el peligro de que éstos ya contextual, ilustrativo o de sustentación. Los primeros tres constituyentrillados ejemplos aplasten la iniciativa individual. Estas colecciones de los mejores usos estructurales de pasajes bíblicos para el sermón. Elilustraciones son generalmente usadas más efectivamente por los pre- predicador debe además decidir la extensión del texto a utilizar en supaja y que poseen habilidad para la adaptación de materiales al contexto sermón. Puede utilizar la Escritura en las siguientes unidades para sudicadores de experiencia, quienes son capaces de separar el grano de la texto o contexto sermónico: (1) la Biblia en su totalidad; (2) el Antiguode sus propios sermones. Testamento; (3) el Nuevo Testamento; (4) grandes secciones de la La Biblia misma es, lógicamente, la mejor fuente de ilustraciones Biblia tales como la Ley, las Secciones Históricas, los Profetas o lospara el sermón. Los narrativos bíblicos sin duda han de apelar a una Evangelios; (5) libros claves de la Biblia como ser Marcos, Amos o
  • 66 HOMILÉTICA ILUSTRACIONES PARA SERMONES 31tener, hay tres divisiones que se destacan. En primer lugar está el objetivo generación notablemente deficiente en conocimientos bíblicos. En lastotal, la meta fundamental y comprensiva que identifica el deseo más páginas de la Escritura se encuentra todo tipo posible de ilustraciónprofundo que el ministro tiene para con su ministerio y para con su para todo tópico imaginable de predicación.gente. El "objetivo total" de Jesús era que los hombres tuviesen vida Si bien los tiempos y costumbres han cambiado, Dios y el hombreverdadera y es este propósito de Jesús el que mejor puede servir como (en sus necesidades) son los mismos. Todo hombre continúa viéndoseobjetivo total para un predicador. En segundo lugar están los objetivos a sí mismo en las páginas de las Santas Escrituras.mediatos, los que representan seis áreas en las que uno puede ayudar a La buena literatura es otro manantial inacabable de material homi-la gente a obtener vida abundante y eterna. Estas áreas son: (1) la lético. Escribe A. Blackwood, "¿En qué lugar mejor que en las noblesevangelística, que busca la salvación de personas o pueblos no regene- obras de la prosa y la poesía encontrará el vocero de Dios lo que necesitarados; (2) la doctrinal, que busca la instrucción de los cristianos; (3) la para dar cuerpo a los bosquejos del sinnúmero de sermones que le tocaética, que busca la conducta cristiana de los hijos de Dios en todas las predicar?" Es claro, el valor real de la literatura para el predicadorrelaciones de la vida; (4) la dedicatoria, que busca la mayordomía —trátase de poesía, drama, biografía o ficción— estriba más en lo quecristiana en todo lo que el cristiano tiene y es; (5) la confortadora, ésta puede hacer por el hombre que en lo que hará por sus sermones.que busca impartir fuerza, gracia y consuelo a los cristianos turbados; y La literatura debe ser leída no en primer lugar para ser puesta en ser- (6) la devocional, que busca que los cristianos amen, adoren y sirvan a mones, sino para crear la clase de mente y corazón de los cuales fluiránDios. El primer objetivo mediato se alcanza cuando la gente entra en verdaderos valores para sus sermones. Los grandes maestros del pulpitoel Reino de Dios, y los últimos cinco cuando dicha gente crece en todas de épocas pasadas y los del presente son parcos en su uso de citas. Laslas áreas de la naturaleza cristiana. En tercer lugar tenemos el objetivo ideas e ilustraciones de su lectura aparecen en sus sermones en formaespecífico, aquél que representa lo que el ministro desea lograr a través más bien indirecta.de un determinado sermón en una determinada ocasión y en el ámbito Por medio de la literatura ampliamos nuestro conocimiento de lade una determinada congregación. Es así que existen tres dimensiones en naturaleza humana al compartir vicariamente las experiencias de otrasel propósito de un sermón: la total, la mediata y la específica. Estas personas. El poeta, el novelista y el ensayista son capaces de hacernosrepresentan el progreso de lo general a lo particular y aportan una me- entrar al santuario más sagrado de la naturaleza humana, mostrándonostodología adecuada para comprender las necesidades espirituales básicas las ambiciones secretas de los hombres y los prejuicios y odios ocultosde la gente y para poder suplirlas. que se mueven dentro de ellos. La gran literatura clásica, además, ha sido Una segunda alternativa como punto de partida para un sermón es siempre una dama de compañía de la religión, puesto que sus contenidosel "golpe de inspiración". Estos casi indefinibles "relámpagos inspira- han abogado habitualmente por alguna ley moral. Cada una de las tra-cionales" pueden tomar múltiples formas y ocurrir en cualquier momento gedias de Shakespeare, por ejemplo, hace resaltar la verdad bíblica déo lugar. El predicador de cuidadosos hábitos homiléticos reconoce tales que todo lo que el hombre sembrase, eso también segará". Toda lite-"golpes de inspiración", los identifica con respecto a su naturaleza y ratura de alto nivel es de carácter testimonial dado que muestra eltoma nota de los mismos inmediatamente. Las ideas para sermones alma del hombre como escenario de las grandes luchas y decisionesson para el predicador lo que las pepitas de oro o los diamantes son para humanas.el minero. Y uno no deja pepitas de oro o diamantes abandonadas por La ficción de buen cuño nos provee de buenos ejemplos de las pro-ahí y sin reclamar su propiedad. fundidades del drama humano. El Némesis, por ejemplo, siempre está Como tercera alternativa para el comienzo de un sermón están las en acción en las novelas de Jorge Eliot. O nótase en el Moby Dick deexperiencias personales del predicador. El ministro puede obtener y utili- Hermán Melville la gigantesca lucha de un hombre contra su destino.zar ideas eficaces para sermones examinando sus necesidades personales, ¿Y dónde encontraría uno un drama de más angustia y remordimientoobservando cuidadosamente a la gente con que entra en contacto, to- que en Crimen y Castigo de Dostoiewski? Nos es posible, además, sermando nota de sermones y discursos de terceros, y tomando nota de sus testigos de la miseria de un hombre ante un sistema injusto en el Martínexperiencias personales durante sus vacaciones, o en algún juego, o Fierro de Hernández; o de la desintegración espiritual de un ser encuando no se encuentra ocupado en tareas específicas de su ministerio. Muerte en Venecia de Tomás Mann; o del poder obsesivo de la pu-
  • 32 HOMILÉTICA LA PREPARACIÓN PARA EL S E R M Ó N EN LA A C T U A L I D A D 65reza y la justicia en el Don Quijote de Cervantes. No hay lugar en que "Heme aquí, envíame a mí". Es bien probable que el hecho de quese describa con mayor vividez la amplia gama de experiencias que coar- alguien esté leyendo estas palabras sea evidencia de que esa personatan la vida personal que en las novelas, los dramas, los poemas y las tiene una certidumbre interior respecto a su mandato de servir a Diosbiografías; sin embargo, este gran depósito de elementos ilustrativos ha como "quien está bajo Sus órdenes".sido gravemente descuidado por los predicadores. La poesía, que comenzó su vida como cortesana de la religión, es un 2. LA PREPARACIÓN DEL S E R M Ó N D E M A N D A U N A IDEArecurso muy usado para la ilustración de sermones. No solamente con- V A L I D A Q U E PREDICARtiene los pensamientos más sublimes que la mente humana haya produ- a. El Punto de Partida.cido, sino que también explora y despliega las profundidades y comple- Dios se reveló al hombre en una automanifestación sacrificial. Y eligiójidades de la naturaleza humana, hecho que puede ser fácilmente corro- a determinados hombres para dar testimonio de esta automanifestaciónborado si uno se molesta en consultar los grandes dramas clásicos. Al usar que revelaba su naturaleza. Fue así que "recibimos nuestra Biblia" y esla poesía desde el pulpito el predicador debe ocuparse principalmente de por ello que tenemos un contenido autoritativo, si bien delegado, parausar mucho y bien a los grandes poetas. Por otra parte, si bien es cierto nuestra predicación.que gran parte de la poesía moderna es pagana y obscura, también hay El punto de partida lógico de un sermón es, por lo tanto, la Biblia.en ella mucho que evidencia una búsqueda sincera de valores religiosos. Ella es la única fuente auténtica de revelación divina. El reconocimien- Nada ilustra la vida como la vida misma. Por ello la biografía nos to de esta realidad se concretó bien al principio de la historia cristianaprovee de una gran riqueza de recursos para el sermón. Gran parte de al irse estableciendo la Biblia como la fuente originaria y abastecedorala lectura no profesional del predicador deberá centrarse en este rubro. de materiales sermónicos. Al emplear la palabra "texto", un términoLas biografías de los grandes líderes, tales como Martí, Bolívar, San tomado de la producción textil de los siglos segundo y tercero despuésMartín, o Lincoln; de los grandes artistas, como Liszt o Mozart; de los de Cristo, los ministros declararon que la Biblia era el paño del cual segrandes genios, como Pascal, Pasteur y Einstein; o de los grandes hombres hacía el sermón. Texto viene de textus (tela, paño), término que a sude Dios, como Agustín, Francisco de Asís, Lutero, Wesley o Spurgeon, vez proviene de textere, tejer. El significado inicial de texto era el deson un verdadero manantial de conmovedoras anécdotas e ilustraciones. indicar que la Escritura servía de componente fundamental en los ser-Cabe agregar que también la literatura devocional está siendo lamen- mones y lo que el predicador suplía eran la explicación, el argumento, latablemente descuidada por el predicador moderno. ilustración y la aplicación. A despecho del actual descuido en que ha Las fábulas, breves narrativos ficticios con moralejas, en las que los caído este concepto de texto, su significado básico todavía tiene vigencia.animales hablan y actúan como seres humanos, pueden en ciertas oca- La Biblia, sin embargo, no es el único punto de partida para lossiones servir muy bien como ilustraciones. Entre las colecciones más co- sermones. Debido a que los ministros difieren en sus características per-nocidas están aquellas de Esopo, de Hans Christian Anderson, de Sarna- sonales, en su capacitación profesional y en sus opiniones personales,niego y de Lewis Carroll. Aún en esta época en que el clima mental es algunos de ellos encuentran la idea originaria del sermón en fuentes nomás receptivo al hecho científico o a la exactitud histórica, los fabu- bíblicas. Existen cuatro áreas generales no Escritúrales de las cuales pue-listas, si son bien utilizados, obtienen una atención muy respetuosa. den emerger ideas para sermones: (1) de las necesidades de la congre- Si bien las normas del periodismo moderno en muchas ocasiones son gación; (2) de algún "golpe de inspiración"; (3) de la experiencia per-bastante cuestionables, no por ello deja de ser cierto que los diarios y sonal del predicador; y (4) de algún plan programado de predicaciones.los periódicos van registrando la historia en el momento en que la misma Estas áreas son habitualmente no bíblicas en su naturaleza, si bien no enva siendo forjada. Ellos reflejan el tipo de mundo al cual debemos ser- forma absoluta. Hay ocasiones en que cualquiera de las cuatro, o lasvir. Aquél que nunca lee un periódico pronto se encontrará a sí mismo cuatro juntas, pueden ser unificadas a un texto bíblico.fuera del foco de la vida diaria. Cristo tenía un ojo muy avizor respecto Si el ministro desea entender las necesidades de su congregación, debea lo que iba sucediendo a su alrededor. Se dice también que John captar el significado esencial del propósito u objetivo homilético. LaWesley consultaba su periódico todos los días para ver lo que Dios palabra "objetivo" indica la meta, el propósito, lo que uno aspira lograr.estaba haciendo en el mundo. En lo referente al alcance que el término "objetivo" o "propósito" puede
  • 6 4 H O M I L É T I C A I L U S T R A C I O N E S P A R A S E R M O N E S 33decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura La naturaleza es un manantial ilimitado de ilustraciones para sermo-cosa te es dar coces contra el aguijón. Yo entonces dije :¿ Quién eres, nes. Goethe dijo en cierta ocasión que la naturaleza es el único libro enSeñor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quién tú persigues. Pero leván- el cual cada página tiene escrita un mensaje de valor. A través de ellatate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a tí, para nos vemos constantemente circundados de intimaciones de Dios y delponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas mundo espiritual. Pablo escribe que, "las cosas invisibles de El (Dios), suen que me apareceré a tí, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creaciónquienes ahora te invío para que abras sus ojos, para que se conviertan del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas" (Rom.de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que 1:20). Para el cristiano lo visible es un sacramento de lo invisible. Todareciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los la naturaleza sirvió a Cristo en su tarea. Para Jesús el viento ilustrabasantificados. Por lo cual, oh Rey Agripa, no fui rebelde a la visión celes- el misterio de nuestra generación a través del Espíritu; los pronósticostial" (Hechos 2 6 : 1 4 - 1 9 ) . del tiempo le sugerían la ceguera de la gente ante las nefastas señales Jehová, en automanifestación, se reveló a sí mismo a profetas y de los tiempos; la higuera estéril le proclamaba que el carácter deter-apóstoles, comisionándolos para que dieran fiel testimonio de lo que ha- mina el destino. Jesús nos invita a considerar a los lirios del campo y abían visto, oído y experimentado. Los testigos dieron primeramente tes- los pájaros del cielo como portadores de un mensaje de confianza y a lostimonio oral de la revelación recibida y luego la asentaron o la hicieron campos listos para la siega como invitaciones al servicio.asentar por escrito. Insertos en el narrativo bíblico están los incidentes Muchas de las grandes obras de arte son ricas en valores espiritualesarriba citados que tienen que ver con la elección de profetas y apóstoles. y morales. Excelentes reproducciones de grandes obras de la pintura in- b. El Testimonio Histórico ternacional pueden obtenerse hoy sin entrar en grandes gastos. Un estu- El fenómeno de hombres que sirven a las órdenes de Dios no se limitó dio personal y cuidadoso de algunas de estas obras de arte, con la ayudasolamente a los días de la revelación Bíblica misma, sino que ha seguido de asesoramiento experto, nos permite obtener ilustraciones que cristali-manifestándose a través de la historia de la iglesia. Tan extraños e zarán y subrayarán más de una gran verdad doctrinal. Considérese, porinusuales como fueron los llamados bíblicos a ciertos siervos elegidos han ejemplo, cuadros como "El juicio final" de Miguel Ángel, "La trans-sido los modos en que Dios ha elegido ministros a lo largo de los siglos. figuración" de Rafael, "La Asunción" de Murillo o "Los espigadores" El tiempo sería escaso para contar de Ambrosio, y de una voz de niño de Millet. Clarence Macartney a veces utiliza la escultura para dardiciendo, "Ambrosio para obispo"; o de Agustín abandonando el pecado realce a lo que quiere decir, como en el siguiente ejemplo: "En ciertoy la lujuria bajo la guianza de Mónica y Ambrosio; o de Lutero, Calvino, museo tuve oportunidad de observar una escultura de Carpenter... DeZwinglio y Knox dando su paso adelante ante el llamado de Dios para un bloque de mármol emergen dos figuras. La una es bestial, cruel,que liderasen la Reforma; o de Wesley y Whitefield, Spurgeon y tantos feroz, sensual; la otra, que está luchando desesperadamente por liberarseotros. Un hecho indiscutible de la historia cristiana es que Dios llama a de la anterior, es refinada, noble, espiritual, intelectual. Se trata de unhombres aptos para cada hora y para cada necesidad. estudio en mármol para el cual cualquiera de nosotros podría haber c. El Testimonio Personal servido de modelo". El misterio se proyecta sobre cada confrontación entre Dios y el hom- En esta época de amplia difusión de un cierto tipo de conocimientobre. Ni aquel que es llamado por el Señor ni aquellos que son espec- científico popular, más de una congregación podría encontrar las lec-tadores de su respuesta pueden captar totalmente la voluntad divina, ciones abstractas de ciertos sermones vivificadas a través de alguna alu-si bien todos pueden darse cuenta de que Dios ha hablado. Cuando Dios sión a la biología, a la química, a la ciencia espacial, o a alguna cienciallama a un hombre a servir, la vida y conducta de dicho siervo dan que fuese del interés especial del predicador. En este rubro uno puedetestimonio de la presencia de un nuevo centro de devoción. proceder con confienza solamente cuando sabe bien de qué está hablando Miles de hombres han sentido la misma compulsión divina que sin- y cuando la ilustración misma es clara y simple en su terminología téc-tieron los profetas, los apóstoles y los gigantes y genios religiosos de todas nica. En ciertas ocasiones el predicador tal vez sienta la necesidad delas épocas. Han oído a Dios hablar como lo oyó Isaías, "¿A quién en- apoyar sus aseveraciones sobre la reputación de algún conocido cientí-viaré, y quién irá por nosotros?" y han respondido como él lo hizo,
  • 34 H O M I L É T I C Afico, citándolo. Nuestra mentalidad actual acepta con gran facilidadilustraciones que se basen en la exactitud del hecho. LA PREPARACIÓN PARA EL SERMÓN EN LA ACTUALIDAD "El estudio del orador", afirma Beecher, "debe estar en todas partes: H. C. BROWN, JR.en el hogar, en la calle, en el campo y en todos los lugares que la gentefrecuenta". De la observación de los sucesos diarios que van transcu- La preparación del sermón en el lenguaje corriente abarca ocho pasos.rriendo a su alrededor el predicador podrá derivar muchas imágenes que Siguiendo en orden consecutivo dichos pasos fundamentales, todo minis-enriquecerán su sermón. Como su Maestro, irá recogiendo ilustraciones tro puede preparar sermones que sean auténticos y eficaces.de situaciones con las cuales sus oyentes están bien compenetrados yaprenderá de El el arte de arrojar sobre lo común una nueva luz. La 1. LA PREPARACIÓN DE S E R M O N E S C O M I E N Z A C O N UNpredicación de nuestro Señor estaba impregnada de la situación y de las PREDICADOR PREPARADOactividades de la vida y experiencia diarias de su pueblo, tales como la El mundo podrá dudarlo, el escéptico podrá mofarse de ello, pero lasituación doméstica, la vida pastoral, las operaciones habituales de la Biblia abunda en ejemplos de hombres que han actuado bajo las órde-agricultura, las artesanías, la vida nacional y civil, las relaciones socia- nes de Dios. Estos hombres, por lo general, fueron quienes hablaron enles, la vida religiosa, el mundo natural y el cuerpo humano. Beecher, Su nombre. Esto no ha cambiado; la preparación de sermones debede quien ya hablamos anteriormente, visitaba barcos y hablaba con ma- comenzar, aún hoy, con hombres que están bajo las órdenes de Dios yrineros, observaba la forma de actuar del mundo de los negocios, se que normalmente mantienen una relación real y vital con El. No puedeinformaba sobre como era la vida en las granjas, tomando nota de los haber auténtica predicación aparte de la existencia de hombres que esténmoldes de la actividad rural y estaba siempre recogiendo lecciones de en un contacto dinámico con el Señor.la vida hogareña. a. El Testimonio Bíblico Las lecciones aprendidas en visitas pastorales pueden ocasionalmente Al transitar las estériles y agotadas planicies de Madián, la atención deser adaptadas al uso del pulpito, pero uno debe tener cuidado para Moisés fue atraída por una zarza que ardía. Luego de una breve esca-evitar que un determinado problema sea tratado en términos demasiado ramuza verbal con Jehová, que le hablaba desde la zarza, el renuenteidentificables. El doctor Fosdick, muy adepto a usar ilustraciones para pastor oyó a Dios que le decía: "Ven, por tanto, ahora, y te enviaré ala predicación obtenidas a través de sus conversaciones pastorales y de sus Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel...sesiones de consejo pastoral con ciertos individuos, se cuidaba mucho de Vé, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te heno publicar hechos detallados de casos particulares. De esta forma enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobreobtenía ilustraciones muy vividas protegiendo al mismo tiempo a quienes este monte" (Éxodo 3 : 1 0 , 1 2 ) .acudían a él en busca de ayuda. Después de ser testigo de una dramática visión, Isaías oyó la voz dé El predicador moderno debería hacer mayor uso de la ilustración Dios y relata así su experiencia, "Oí la voz del Señor, que decía: ¿Ahipotética. Para demostrar una verdad no hay nada de incorrecto en quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Hemecrear o inventar un ejemplo o aun una anécdota, siempre y cuando los aquí, envíame a mí" (Isaías 6 : 8 ) . Y casi al principio del Evangelio segúnmismos sean fieles a la vida y al mismo tiempo fáciles de entender. Los San Juan, aparece el dramático anuncio, "Hubo un hombre enviadograndes predicadores del pasado lo han hecho y los del presente tam- de Dios, el cual se llamaba Juan (Juan 1 : 6 ) . Más adelante, Marcosbién lo hacen. El predicador promedio tiene un potencial creativo mucho narra, en forma sorprendentemente sencilla, otra historia, la de la desig-mayor de lo que él mismo imagina. nación de los apóstoles; "Y [Jesús] estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanarA L G U N A S N O R M A S RESPECTO A I L U S T R A C I O N E S enfermedades y para echar fuera demonios" (Marcos 3 : 1 4 - 1 5 ) . (1) La ilustración debe apuntar a una verdad básica. (2) Nunca debe Pablo, con elocuente lenguaje, describe su conversión y llamado alser presentada sin un objetivo definido. Ninguna ilustración es un fin en Rey Agripa. Pablo le relata las circunstancias de su viaje hacia Damasco,sí misma. (3) En lo habitual debe ser breve. (4) Debe estar de acuerdo le describe la luz increíblemente brillante que vio, y luego le dice; "Ya la dignidad del pulpito. (5) Búsquese variedad en los recursos ilustra- habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y 63
  • 62 HOMILÉTICA ILUSTRACIONES PARA SERMONES 35en realidad el buen estilo es el resultado de un trabajo constante y de un tivos. (6) Evítense las ilustraciones baratas. (7) Evítese el abuso de laspermanente esfuerzo por pulirlo. El estímulo para mejorar el estilo ilustraciones. (8) Cuídese de la inexactitud en la ilustración. (9) Lade la predicación debe nacer del deseo de mejorar a la mayoría de la ilustración que necesita ser explicada debe suprimirse. (10) Por logente a través del mensaje y no de la búsqueda de la gratificación del general, el concepto que está siendo explicado debe ser claro para elrefinado gusto de unos pocos, y debe ser motivado especialmente por el oyente ya antes de introducir la ilustración.deseo de que Dios sea glorificado.
  • EL ESTILO DEL SERMÓN EN LA A C T U A L I D A D 61 y literatura moderna para mantener un contacto estrecho con la vida actual. EL SERMÓN EN EL CULTO DONALD MACiEOD b. Por medio de la redacción. Hay quienes afirman que el escribir es una buena forma de desarrollar un buen estilo. Esto se hace bien El lugar que el sermón ocupa en el culto está determinado por el fin cierto si uno pone en forma escrita lo que va a decir. El hacerlo leque el acto litúrgico tenga y por los medios que han sido elegidos para dará un estilo oral a su redacción. La transcripción y la reproducciónalcanzarlo. Richard Davidson ha definido el término "adoración" o de un mensaje por medio de la grabadora es de gran provecho. El predi-"culto" c o m o "aquello que decimos y hacemos cuando nos presentamos cador debe desarrollar el hábito de revisar constantemente su mensajeante Dios, tomando plena conciencia de quién es El y quienes somos y dicho proceso debe continuar hasta el momento previo a la presenta-nosotros". La expresión "aquello que decimos" indica que hay un rito ción final.involucrado; "aquello que hacemos" implica una ceremonia; y la c o m - c. Conociendo la gente. El predicador irá mejorando su estilo al irbinación de estos dos elementos conforma un ritual. Estos elementos, conociendo mejor a la gente a quien debe dirigirse. Es su deber intere-empero, no son más que medios. La meta de la adoración es poder sarse por el tamaño de su audiencia, su clima cultural, su situación eco-lograr un profundo encuentro entre la realidad de quién es Dios y qué nómica y su nivel educacional.somos nosotros. Su propósito es conocer mejor a Dios y conocernos a d. Escuchando cuidadosamente. Es útil escuchar a quienes hablannosotros mismos más profundamente para que a través de tal conocimien- bien con el propósito de mejorar el propio estilo. U n o puede oir a dichasto podamos alabarle y servir su nombre. En la totalidad de esta transac- personas por radio, por televisión, o en persona. Hasta es posible grabarción, especialmente dentro de la tradición Reformada, el sermón ocupa lo que dicen si uno tiene los medios para hacerlo. Esto hace posible teneruna función de gran utilidad; indispensable, diríamos. la grabación a mano para hacer un estudio más en detalle más tarde. Ahora bien, ya a principios de la era cristiana, el sermón ocupaba un e. Obedeciendo las leyes del lenguaje. Debe ejercitarse especial cui-lugar indiscutido en la adoración que se llevaba a cabo en la sinagoga. dado en la obediencia a las leyes generales del lenguaje. Es necesario usarDado que se trataba de una costumbre e institución arraigada en su frecuentemente el diccionario etimológico, el sinónimo y otros libros simi-pueblo, Jesús la aceptó. La única constancia que tenemos en los evan- lares a efectos de determinar cual sea la palabra o expresión que mani-gelios de su participación en un acto cúltico destaca el lugar conspicuo fieste con mayor justeza determinado concepto. Tanto el estudio de laque ocupaba el sermón (Lucas 4 : 1 6 - 2 1 ) . Más importante aún, la pre- semántica especializada c o m o de la general será de gran provecho parasentación de esta exposición de la Palabra por parte de Jesús c o m o un la buena comunicación y el claro razonamiento.acto de testimonio personal y c o m o medio de instrucción, se ha trans- El orador debe recordar constantemente que su propósito es el deformado no sólo en un puente entre el cristianismo y su ancestro judío, comunicar ideas y no el de desplegar artificios. El estilo, el lenguajesino que ha d a d o forma a un aspecto distintivo de la adoración cristiana mismo, es importante solamente en la medida en que ayuda a preparartradicional —el sermón— que es único entre las religiones del mundo. la mente de los oyentes para la comprensión y recepción de las ideas. La D a d o un comienzo tan auténtico uno asumiría, y con cierta razón, expresión que el orador imprime a sus ideas, junto con los recursosque el sermón mantendría una posición estable en el culto a través de retóricos que utiliza para reforzar su efectividad, pueden ser llamadosla era cristiana. Pero el desarrollo de la historia de la iglesia nos muestra "su" estilo.que en las prácticas cúlticas la posición del sermón ha crecido y men- La individualidad es la característica más notable del orador de éxito.guado. Durante los primeros (y formativos) años del testimonio cristiano Las normas son más relativas que definitivas, debido a los muchos fac-los apóstoles eran primordialmente predicadores. El cristianismo era tores que influencian cualquier situación en la que hay que hablar. Nouna religión "predicada". U n a acotación hecha por H. H. Farmer en existe ideal alguno de estilo oratorio. El método retórico de cada predi-su libro The Seruant of the Word (El Siervo de la Palabra) refleja bien cador debe, por necesidad, ser muy propio. Debe, además, ser natural,la realidad de esta é p o c a : "Quienquiera diga cristianismo, dice predi- algo que es posible cultivar. Las buenas cualidades pueden ser mejoradascación" ( p . 1 8 ) . La predicación era la actividad más aceptable ejercida y las malas superadas. Un buen estilo oral dejará la impresión de ser elen las zonas de crecimiento de la iglesia; el mensaje y los medios de producto de cierta facilidad combinada con un p o c o de esfuerzo. Pero 36
  • 60 HOMILÉTICA EL SERMÓN EN EL C U L T O 37experiencias personales son especialmente efectivas. El locutor debe bus- hacerlo conocer eran inseparables. Este método de crecimiento ha sidocar variedad en las palabras y expresiones que trasunten la misma idea. explicado así: "el método surge de la naturaleza del mensaje y su fuenteDebe además concentrarse en el uso de términos específicos y concretos, de origen". Esto fue cierto, sin duda alguna, del énfasis misionero de laevitando las generalidades y abstracciones. iglesia apostólica. Simultáneamente, al irse localizando y estabilizando La brevedad es dama de compañía de la claridad. U n o puede leer las iglesias en sus nuevas comunidades, tomó lugar una confluencia delmucho, pero debe citar p o c o . No es necesario leer todo un p o e m a para culto de la sinagoga con el simple rito de la Santa Cena. Esta confluen-subrayar un par de líneas que enfaticen la idea que se quiere transmitir cia no solamente proveyó un contexto definido para el sermón sino queal oyente. Un guión redactado sobre la base de un bosquejo bien cons- estableció la forma básica del acto cúltico cristiano, una forma que nitruido tendrá no sólo una fuerte estructura sino que ayudará también siquiera la Reforma misma alteró o devaluó. Diferencias en enfoquesal locutor a mantenerse dentro de los límites del tiempo que tiene per- y desplazamientos de énfasis son los que han contribuido a la posiciónmitido. La Declaración de los Derechos Humanos es bien breve, y la algo errática que el sermón ha o c u p a d o en el acto cúltico, pero la au-parábola del Buen Samaritano consta solamente de 156 palabras. tenticidad de su rol básico en la adoración cristiana no ha sido nunca desacreditada o puesta de lado.7. C O M O M E J O R A R EL ESTILO El presupuesto básico de toda adoración cristiana es la revelación. a. Por medio de la lectura. El logro de un buen estilo es en gran Esta revelación consiste en que Dios, por impulso de su propia natura-parte un proceso inconsciente. Ciertas sugerencias útiles de carácter ge- leza, desea hacerse conocer por sus criaturas. Lo que es más, esta reve-neral pueden, no obstante ,especificarse. Es de gran provecho el uso de lación, que había sido anteriormente un asunto de fe humana, se hizoun lenguaje Escritural. Conviene, entonces, leer la Biblia en voz alta c o m o históricamente concreta en Aquel que nació, vivió, murió y resucitómedio de mejorar el propio estilo. U n o podría decir que, a efectos de "por nosotros, los hombres, y para nuestra salvación". Este es el granmejorar su estilo, el orador podría leer a Neruda buscando la fuerza de acto eterno sin el cual no habría culto cristiano alguno. Visto el impactoexpresión, a Borges para ampliar el vocabulario, a Unamuno para usu- que esta realidad causa en su condición moral, el hombre se sientefructuar de su intelectualismo religioso. La fluidez de expresión podría constreñido a responder. La constante presentación de este hecho teo-hallarse en Ñervo, la dignidad expresiva en Cervantes, el color y la mu- lógico y evangélico, y la respuesta humana al mismo, son la razón de sersicalidad en Rubén Darío y la imaginería lírica en Bécquer. Quien de nuestra adoración. Hay algo que es declarado y hay alguien que loquisiera acrecentar su lucidez analítica podría leer a U n a m u n o y aquel escucha. Dios habla y el hombre responde. Pero el hombre no es unaque buscase aumentar su capacidad de transmitir lo místico debería leer unidad solitaria; llega a la plenitud de su ser solamente al tener comu-a San Juan de la Cruz. Lamentablemente, todavía hay pocos libros en nión con Dios y con otros seres. De allí surgió la koinonía en la iglesia.castellano que contengan lo mejor de la predicación cristiana. Sería un Al irse reuniendo los cristianos domingo tras domingo para oir cadatesoro homilético poseer algún volumen que incluyese sermones seleccio- vez en la lectura y la predicación la muy antigua historia de lo que Diosnados de Crisóstemo, Lutero, Spurgeon, Bossuet, Thielicke, y de tantos había hecho por ellos, y al ir respondiendo en acción de gracias y rede-otros grandes predicadores, y que incluyese también algunos mensajes dicación de sus vidas a Su servicio, se formó la iglesia.de ciertos buenos predicadores latinoamericanos contemporáneos, c o m o A través de los siglos de la era cristiana no ha habido, sin embargo,por ejemplo, Rubén Lores, Miguel Limardo, Claudio Gutiérrez-Marín, un método constante respecto a c ó m o este mensaje debe ser escuchadoFernando Vangioni, Luis Palau, Alejandro Treviño y otros. Pero tal por el hombre, o c ó m o éste ha de responder al mismo. Es en derredortesoro no ha sido compilado aún. Finalmente, puede agregarse que la de este " c ó m o " que las grandes tradiciones de la fe y práctica cristianaslectura de escritores seculares modernos tales c o m o Hemingway, Kazant- se han ido cristalizando y solidificando. Antes de la Reforma y c o m o re-zakis, Asturias o Camus seguramente añadiría elementos útiles a cual- sultado de una serie de énfasis muy difíciles de precisar, el carácterquier estilo y ampliaría la visión humana de cualquier predicador. Su- dominante del culto cristiano era sacramental. Tanto las celebracionesgerencias generales para lecturas que tengan c o m o objeto el mejoramien- cúlticas Católico-Romano c o m o las Ortodoxas Griegas se orientabanto del estilo podrían incluir lecturas sobre la historia para obtener pers- hacia el ofertorio: algo es ofrecido a Dios por medio de Cristo, quien fuepectiva, sobre filosofía para profundidad, sobre ciencia para objetividad en si misino el único sacrificio perfecto. Aquí el énfasis recae mas bien en
  • 38 HOMILÉTICA EL ESTILO DEL SERMÓN EN LA A C T U A L I D A D 59el elemento de elevación, en la fase cúltica del hombre que se mueve sabiduría popular en oraciones breves y llamativas, mejoran el estilo oral.hacia Dios. La gradación hacia el climax es otro de los elementos constituyentes del Efectuada la reorientación teológica de la Reforma, el carácter de la estilo oral. El climax se enfatiza por medio de un aumento en la velo-relación del hombre para con Dios y la forma de acercarse a El fueron cidad de elocución y un creciente entusiasmo por parte del que habla.reinterpretadas. El culto protestante se hizo menos sacramental y fue El uso de palabras pictóricas es un aspecto importante de la comuni-más un encuentro entre Dios y el hombre a través de la Palabra. De cación oral. Las palabras simbólicas son efectivas en forma directamenteallí que la nueva forma de adorar se centrase en la Palabra. En conse- proporcional a la fuerza de las experiencias a las que son asociadas. Cier-cuencia, el énfasis recayó más pronunciadamente en la lectura y exposi- tas palabras son mejores que otras para la creación de imágenes men-ción de las Escrituras. El sermón tomó más vuelo debido a este reno- tales. Vale la pena prestar especial atención a los detalles. La imagenvado énfasis en el aspecto descendente, la fase cúltica en que Dios des- visual es fortalecida si se mencionan elementos tales c o m o el tamaño,ciende hasta el hombre. En esta tentativa de devolver un mayor equi- la forma, el color, el movimiento y la posición relativa de lo que se des-librio a la adoración comunitaria, los Reformadores actuaban bajo la cribe. La imagen auditiva se hace más clara haciendo resaltar el timbre,convicción de que lo que hacían no era más que recobrar lo que se había el ritmo, el volumen, la calidad y la duración del sonido.perdido. Esto es más aplicable a Juan Calvino que a Martín Lutero, si Sensaciones gustativas son más fácilmente transmitidas por medio debien las mejores intenciones de ambos reformadores fueron distorsio- comparaciones con objetos cuyo sabor uno recuerda que a través delnadas por Zwinglio y otros, incluyendo a los Puritanos de fecha más uso de adjetivos. Para dar realce a sensaciones relacionadas con el olfatotardía, lo que desbarató la sana formulación teológica del culto protes- conviene mencionar no solamente el olor mismo, sino también el objetotante a través de los siglos subsiguientes, sintiéndose su efecto aún en el que lo produce. Las percepciones táctiles se basan en los diferentes tipospresente. de sensación recibibidas a través de la piel cuando ésta entra en contacto En su lucha por librar el culto cristiano de los excesos del m e d i o e v o con alguna cosa. Para transmitirlas uno debe describir la forma del objeto,—las supersticiones, las prácticas paganas y el sacramentalismo— los su textura, su presión y su calor. Imágenes kinéticas implican referenciasreformadores nos legaron una forma de adorar que estaba estampada al esfuerzo muscular y al movimiento. Finalmente, las imágenes orgá-en gran parte por las formas y costumbres cúlticas de la iglesia primitiva. nicas tratan de las condiciones presentes que uno pueda experimentar,Más tarde, empero, surgió un desequilibrio al irse transformando el tales c o m o hambre, mareo, etc.sermón en el elemento dominante, con el consiguiente desplazamiento b. Su Uso para la Radiodifusión. El guión radial es una forma litera-o cancelación de otros aspectos ,inclusive el de la respuesta humana. La ria de características eminentemente propias. Esto se debe en granadoración cristiana se transformó en una mera actividad auditiva y el medida a que la radiofonía es un medio unidimensional. Su mensaje espredicador llegó a ser el f o c o de la atención congregacional. La personali- percibido, interpretado y entendido solamente por el oído. El guióndad y pericia del ministro fue exagerada más allá de todo límite y se radial se redacta para una audiencia de una sola persona, nunca para unperdió la idea de la iglesia c o m o comunidad del pueblo de Dios que grupo o una congregación. El locutor debe expresarse en términos que elresponde a la palabra predicada. El sermón y el predicador fueron iden- oyente pueda entender. Debe cultivar buenas relaciones con muchostificados c o m o únicos factores de importancia en el culto y se brindó tipos de gente y tener variados intereses a efectos de ser capaz de captarpoca atención a la idea de que la congregación efectuase una respuesta los problemas, intereses, limitaciones y gustos de sus oyentes.comunitaria. El carácter mutuamente complementario de la Palabra y Muchas de las normas aplicables a un buen estilo radial sirven tam-de los sacramentos no fue captada o comprendida en su totalidad. De bién como sugerencias muy positivas para un buen estilo sermónico. Elallí que en la tradición Puritana el sermón reclamase para sí la mayor estilo radial exige que el guión tenga una idea central que sea del interésparte de un acto cúltico de por sí extenso. El sermón fue considerado, de quien la presenta y que excite convicción en su propio ser. Debeerróneamente, c o m o la culminación del servicio de adoración y único asimismo ser una idea que capte el interés del oyente. Esta idea centralmedio a través del cual los oyentes eran edificados. Pero tal vez el mayor y las ideas que la sustentan deben ser expresadas en forma positiva y node los errores fue la tendencia a considerar al sermón c o m o reempla- negativa. El locutor debe hacer uso de gran número de ilustracioneszante del sacramento. Nada p u d o ser más ajeno a la mente de los re- para iluminar dichas ideas. Las historias de interés humano o las
  • 58 HOMILÉTICA EL SERMÓN EN EL C U L T O 3 9 f. Economía. En muchos casos la duración del sermón depende del formadores. Ellos tenían la convicción de que la Palabra y los sacra-estilo en una medida mayor de la que estamos dispuestos a reconocer. Un mentos, juntos, eran los medios más aptos de entrar en comunión consermón parece largo en la medida en que el predicador se entretiene de- Dios.masiado en lo obvio. La economía estilística demanda que las ideas sean El sermón, puede afirmarse finalmente, ha ocupado siempre un lugarpresentadas en forma tal que puedan ser comprendidas con la menor indiscutible e indispensable en el culto. Cabe agregar que su posicióncantidad de esfuerzo mental. La característica principal de la comuni- está siendo reconsiderada en esta época de renovación litúrgica tantocación personal es que dice m u c h o y sugiere aún más con pocas palabras. desde la perspectiva práctica c o m o desde la teológica.6. EL E S T I L O O R A L 1. P E R S P E C T I V A P R A C T I C A Un predicador es un orador público y no un lector público. Es por a. En cierto sentido, la predicación convoca la iglesia a la vida. Fueello que su estilo debe ser el oral y no el escrito. Skinner declaró que, "El a través de la predicación que los apóstoles plantaron la iglesia. Al entrarestilo adecuado para un discurso público es tan diferente de aquél utili- en algún pueblo o ciudad en que no habían estado antes, ellos le decíanzado para la prensa, que si hubiese que hacércelo llegar al público por a la gente lo que Dios había hecho por los hombres en Jesucristo. Endicho medio, harían falta tantos cambios que requerirían una total re- consecuencia, se formaba una nueva unidad de la comunión cristianacomposición del material". El orador está en una situación ventajosa que pasaba a formar parte del cuerpo de Cristo. La misma era instruidacon respecto al escritor en dos aspectos: le es permitida una mayor am- y alimentada en su fe a través de la Palabra leída y explicada y tam-plitud y más repetición; además, puede interpretar su significado no sola- bién por medio del "partimiento del pan y en las oraciones". La predi-mente por medio de las palabras sino también de la entonación, los ade- cación ocupaba el puesto de avanzada en la iglesia primitiva.manes y los cambios de expresión facial. Su mayor desventaja está en Lo que sucedió con la iglesia primitiva en su crecimiento, tambiénque debe hacer que su mensaje sea inmediatamente claro. No solamente ha venido sucediendo desde mediados del siglo veinte. A medida quetiene que comunicar algo a su audiencia sino que también debe interpre- nuevos pueblos y áreas suburbanas van surgiendo, cada uno de ellos vatárselo, debiendo hacerlo casi simultáneamente. Muchas de las obras que cayendo bajo la responsabilidad de la iglesia cristiana. El impacto inicialtratan sobre el estilo enfatizan solamente el estilo escrito, excluyendo el en tales comunidades se hace habitualmente a través de reuniones "deoral. Pero es un hecho que ya desde la antigüedad los maestros de la predicación". La predicación se transforma así en la avanzada, en elretórica y los críticos han reconocido que existen dos estilos diferentes, elemento "congregador". El sermón adquiere un carácter fundamental ena saber, el oral y el escrito. esta aventura; luego llegan los sacramentos, a efectos de dar identidad e a. Su Relación con el Estilo Escrito. Hay varias diferencias entre integridad a la iglesia y proveer nutrición para su mantenimiento y cre-el estilo oral y el escrito. En el escrito las oraciones son más extensas cimiento espiritual.y más complejas en su forma, en tanto que en el estilo oral se hace mayor b. En cierto sentido la predicación, el sermón, representa el acto másuso de la oración compuesta. La repetición es más característica del es- creativo del ministro. La totalidad del ministerio pastoral del predicadortilo oral que del escrito. La razón de ésto reside en que una vez que una se concentra en la predicación, sea ella dominical o en las reuniones decierta aseveración ha sido asentada, el lector puede volver atrás y c o m - entre semana (cosa frecuente en nuestra américa latina). Con el tras-probarla, mientras que en la comunicación oral la misma solamentepuede ser comprobada si el orador la repite. La repetición debe ser fondo de una semana de servicio pastoral durante la cual él se ha p o d i d ovariada a través de ligeros cambios de lenguaje. Esto puede lograrse compenetrar de las fallas, necesidades, pecados y males sociales queutilizando ilustraciones, haciendo comparaciones y aplicando metáforas. afectan a su comunidad, el pastor da testimonio en su sermón de c ó m oEn el estilo oral se usan más ilustraciones que en el escrito. La comuni- opera el evangelio. El hace realidad esa faceta tan peculiar del cultocación directa es más característica del estilo oral. Aquí se incluyen el Reformado descrita por W. Nicoll c o m o "el milagro en el cual Dios haceuso de pronombres personales, de exclamaciones y de órdenes. La termi- de la palabra del hombre la Palabra de Dios". En otras palabras, " L anología del estilo oral es más concreta y recurre a un mayor número de verdadera predicación puede llevarse a cabo solamente a través de lapreguntas retóricas. El uso de epigramas, que son condensaciones de la oración constante en la cual se ruega al Señor que El mismo dé testimo-
  • H O M I L É T I C A4 0 E L E S T I L O D E L S E R M Ó N E N L A A C T U A L I D A D 57nio a su promesa y por medio del Espíritu haga de las débiles palabras el orador no se pone en el lugar del oyente comienza a tener dificultadeshumanas la Palabra viva de Dios". en darse cuenta de qué es lo que será claro para su audiencia. Si procede c. En cierto sentido es el sermón el que formula el tema central del a utilizar lenguaje técnico, el proceso de la buena comunicación se veráacto cúltico. Esta observación es tan obvia c o m o práctica. El tema cen- estorbado. La claridad también sufre cuando hay una errónea seleccióntral del culto en ciertas tradiciones protestantes está fijado por algún de términos y una pobre organización temática.leccionario o por un reconocimiento respetuoso de las estaciones del año b. Energía. La brevedad promueve el vigor estilístico. Dicho vigor, ocristiano. Pero si el predicador es creativo, aunque sea en pequeña medi- vivacidad, depende de la elección de las palabras, del número de las mis-da, el culto no será una estereotipada reproducción anual de todo lo que mas y de la forma en que se las ordene. La selección de palabras debese ha h e c h o en años anteriores. El esquema ha sido determinado por centrarse en la búsqueda de expresiones figurativas prefiriéndolas a losla teología y por la tradición, pero los materiales que conforman la sus- términos abstractos y generales. Las metáforas han de ser favorecidastancia —himnos, oraciones, lecciones, doxologías— se unifican temá- sobre las simples comparaciones. Al ordenar las palabras, conviene ha-ticamente en derredor del sermón. El tema central de éste se transforma cerlo en oraciones breves. El uso de oraciones compactas, interroga-en el factor integrador que rige la elección de los elementos litúrgicos en tivas, bien equilibradas y de construcciones paralelas serán de gran uti-la misma forma en que el Espíritu Santo unifica los diversos elementos lidad en la tarea de impartir energía al estilo. El vigor estilístico hacecúlticos y acciones personales en una unidad sinfónica de alabanza y algo más que llamar la atención; demuestra la convicción del que habla.glorificación a Dios. Sirve asimismo para elicitar convicción y decisión de parte del que oye. Este vigor se obtiene a través de la personalidad del orador, del sabio2. PERSPECTIVA T E O L Ó G I C A uso de los pronombres y del empleo de un lenguaje viril. El hábil ordena- a. El sermón da contenido al servicio de adoración. D a d o que el cul- miento del material en forma tal que apunte hacia un climax realzaráto llega a su climax cuando el pueblo expresa su respuesta de fe a la la energía estilística.acción de Dios, tal fe debe ser una fe instruida. Calvino se apercibió c. Belleza. En la búsqueda de la belleza, de la elegancia estilística,muy pronto de que la fe del pueblo debe ser constantemente renovada uno debe evitar sofocar su obra bajo la ornamentación. El desarrollo dey reforzada a través de un incremento del conocimiento; de no ser así la expresión concisa llamada epigrama y el uso ocasional de la antítesisla misma estaría sujeta al peligro de degenerar en emocionalismo o supers- aportarán elegancia. Cabe notar, empero, que de los seis expertos quetición. "En lo que se refiere a religión no debemos intentar hacer cosa se refirieron a la elegancia estilística en las anteriormente citadas confe-alguna precipitadamente o al azar", afirmó él, "puesto que, a menos que rencias Yale, solamente uno, Broadus, habló de ella c o m o una carac-haya conocimiento, no es Dios a quien adoramos, sino a un espectro, un terística deseable.ídolo". Un verdadero sermón debe presentar un repaso de los grandes d. Expresividad. Se ha dicho que la única función del habla es laactos de Dios que culminan en Aquel que fue en sí mismo el más grande comunicación mental, o sea el hacer que otros se enteren del estadode todos los actos salvíficos. Al oirlo, la congregación debe experimentar mental de quien habla. La cualidad estilística que todo lo abarca es laun encuentro personal con Cristo. El sermón evoca la fe, pero también expresividad. Es tremendamente importante, entonces, que el que hablaañade conocimiento a la misma. El sermón apunta a crear una fe bien tenga una disposición mental apropiada. Es imperativo que el predicadorinstruida. Un culto que sea estampado por la presencia de un sermón esté bien dispuesto para consigo mismo, para con su material, su audien-efectivo evocará del pueblo una respuesta no sólo de su corazón y alma, cia y su Dios. Tal disposición mental será ya un gran paso hacia el logrosino también de toda su mente. de naturalidad de la presentación. b. El sermón es la mejor de las oportunidades para dar un vivo tes- e. Imaginación. Es necesario prestar debida consideración al cultivotimonio al adorar a Dios. El sermón no puede nunca limitarse a ser me- de un estilo imaginativo. La imaginación se despierta y se vigoriza aramente un elemento autosuficiente dentro del conjunto de elementos través de la comunión con la naturaleza y del contacto con el arte y lacúlticos. Es precedido por la Palabra que ha sido leída en presencia de literatura. El estudio de la poesía desarrolla una visión penetrante, unala congregación, debiendo transformarse luego en testigo de dicha Pala- aspiración por lo excelso, rápidas afinidades, la concreción conceptual ybra a través de la personalidad del predicador. La predicación, en su una buena dicción.
  • 56 HOMILÉTICA E L S E R M Ó N E N E L C U L T O 41familiares a quienes le oyen. Sus pronombres relativos deben permanecer aceptación más correcta, es una Palabra viva, "una actualización de lacercanos a sus antecedentes. Es importante evitar los extremos tanto de Palabra que ha sido leída". El ser predicada "la Palabra se efectivizaser demasiado conciso c o m o demasiado nimio, algo que se logra por contemporáneamente". Un manual de cultos lo pone así: " . . . la Palabramedio del uso cuidadoso de la repetición y la ilustración. predicada, tanto c o m o la Palabra inscripturada, apunta hacia la Palabra La claridad es impedida por lo obscuro y lo ininteligible. Bajo tal encarnada y despliega la presencia de Cristo Jesús con Su poder reden-categoría caen cosas, tales c o m o términos técnicos, oraciones extensas, la tor". El semón es, entonces, el testimonio que el predicador mismo da,deficiente organización del material y el uso de la misma palabra con y por medio del cual él da fe de los actos de amor y gracia que Dios hadiferentes acepciones. Un profesional ha llegado a afirmar que el pre- ejecutado, y a través de los cuales el "así dice Jehová" de Dios confrontadicador que no es capaz de expresarse en forma tal que pueda ser enten- a la humanidad. El sermón es la actividad más creativa y profética quedido al menos por un estudiante secundario, debería abstenerse total- el predicador desarrolla. Abarca y demanda toda su capacidad c o m omente de hablar en público. erudito, pastor y discípulo, a efectos de que su testimonio obtenga de la Las clases magistrales de H. Blair sobre el estilo enfatizan tres requi- congregación una respuesta dinámica de fe. Lo que es más, cuantositios para obtener claridad. El primero es la pureza de la terminología más firmemente esté él mismo asido por la Palabra, tanto más posibley de la construcción. El segundo es la utilización del lenguaje apropiado, será que su predicación sea vista y sentida c o m o una demostración reallo que tiene que ver con la selección de palabras según su mejor uso. del poder del Espíritu Santo.El tercer requisito es el de la precisión. Las palabras que se usen deben c. El sermón debe ser el elemento determinante en la actividad cúltica.expresar la idea que se quiere transmitir y nada más. En un culto debidamente regulado, el sermón sirve de puente entre dos La claridad conceptual comienza en la mente del predicador. Tiene actividades: la lectura de las Sagradas Escrituras y la celebración de laque ver con su identificación con su pueblo tanto c o m o con la estruc- Cena del Señor. Dice un experto, "El sermón es la proclamación deltura de su lenguaje. El hecho de que el mensaje tenga una estructura mensaje en el lenguaje propio del predicador. El mismo comienza al serbásica lógicamente ordenada fomentará la claridad. Es conveniente re- leídas las Escrituras y concluye en el Aposento Alto. Si el sermón no llevaducir el mensaje a la transmisión de una sola verdad que sea concisa, a la gente allí, ha fracasado". El sermón, por lo tanto, no es un elementosimple y permanente, algo que en términos homiléticos se c o n o c e c o m o autosuficiente ni es predicado por su valor intrínseco. Es parte de una"propuesta". Un objetivo claro para el mensaje contribuirá a la clari- actividad comunitaria. Hay una congregación de oyentes involucrada,dad de la presentación. Este puede ser formulado en la oración-objetivo y en lo espiritual la misma se halla en movimiento. T o d o sermón tienedel sermón, que es la primera oración de la conclusión. Pero aunque un carácter diagonal. Sus elementos —declaración, indagación, encuen-la misma no haya sido expresada explícitamente hasta dicho punto de tro, confrontación— van siendo acompañados paso a paso por el asenti-la presentación, debe haber sido formulada por el predicador bien al miento voluntario de los oyentes. Esta acción diagonal llega a su culmicomienzo de su proceso de preparación. nación cuando el vivo testimonio y el reclamo del sermón mueven a la Un estilo coloquial o dialogal contribuirá a la claridad. En este estilo congregación a ofrecerse a sí misma a Cristo c o m o familia de Dios y ael orador conversa con su audiencia c o m o una persona conversa con sus reunirse alrededor de Su mesa. Lutero traduce R o m a n o s 10:17 de laamigos. Este estilo conversacional hace uso de pronombres personales, de siguiente forma: "Así que la fe viene por la predicación, y la predicaciónnombres de personas, de palabras de carácter definidamente masculino o por la Palabra de Dios". Por medio de una predicación así, domingofemenino y de vocablos de definida descripción personal. También tras domingo, Dios provee a los hombres la posibilidad de vivir segúnutiliza lo que se denomina c o m o frases de carácter personal, tales c o m o su gracia.preguntas, órdenes, exclamaciones, citas directas o indirectas y frases d. El sermón, en el contexto del cuito, debe ser considerado c o m o ins-dirigidas directamente a la audiencia. Además este estilo da lugar a ex- trumento de gracia. Esto sucede en dos formas: en el sentido inmediatopresiones más fluidas y compactas que las del idioma escrito. y vertical c o m o encuentro, y en la secuencia horizontal de crecimiento H a y varias cosas que obstaculizan la claridad. Entre ellas están la c o m o cumplimiento.falta de una clara concepción de las ideas a expresar, el uso de términos La verdadera adoración comienza con Dios; es El quien toma la inicia-de obscuro significado y de construcciones gramaticales confusas. Cuando tiva. En tal marco de adoración, la predicación canaliza hacia la gente
  • 42 HOMILÉTICA EL ESTILO DEL S E R M Ó N EN LA A C T U A L I D A D 55"la irrupción vertical de la Palabra de Dios". Para el alma que escucha Conviene dar mayor preferencia a palabras que se relacionan con losy recibe, se trata de un don de la gracia de Dios. En las palabras de Paul cinco sentidos que a términos abstractos. Es conveniente asimismo recor-Tillich, " L a iglesia es en primer lugar un grupo de personas que expresan dar que son los sustantivos intensos y los verbos los que cargan con eluna nueva realidad que les ha asido". Esto sucede cada vez que un peso de la idea. Los adjetivos y los adverbios no transmiten pensamien-predicador lleno de fe, a través de quien la Palabra es predicada, con- tos sino que se limitan a matizarlos. Estos últimos deben, por ende, serfronta una comunidad que se ha reunido con un propósito definido en usados frugalmente. Francisco Bacon (1560-1626) afirmó que el oradorun lugar determinado. En esta singular comunión, usando el sermón debe esforzarse por usar palabras que transmitan "semejanzas" y hacerc o m o instrumento, la Palabra de Dios se actualiza c o m o factor de re- abundante uso de las palabras de las Escrituras.dención, recordando a los hombres que a través de Cristo uno muere c. Párrafos. Las reglas del buen estilo requieren que cada párrafoal viejo hombre y es recreado en el nuevo. comience con una frase clave que sea clara y tersa. El resto del párrafo La predicación se distingue por su dimensión de aquí y ahora, pero tiene c o m o propósito la explicación y el ahondamiento de la idea con-tiene también un carácter escatológico que se proyecta hacia "un evento tenida en la frase inicial. Cada párrafo ha de contener una idea centraldivino futuro hacia el cual se mueve toda la creación". Junto con el y su desarrollo.bautismo y la santa cena, el sermón es un medio de gracia a través delcual los hombres son alimentados espiritualmente para la vida eterna. 5. C U A L I D A D E S DEL BUEN E S T I L OA través del bautismo una persona se integra a la comunión de Se ha dicho que si existiese un orador perfecto, sus oyentes, luego dela familia de D i o s ; a través de la predicación su fe va siendo ar- escuchar su discurso, se marcharían sin tener conciencia alguna de laticulada y recibiendo estructura y sustancia; y en la mesa del Señor, en calidad de su estilo. Habitualmente en los textos homiléticos y librosocasiones determinadas, la totalidad de su vida es alimentada y renova- del ramo se concede más espacio al análisis de las cualidades estilísticasda. El sermón es, por ende, el heraldo de la Santa Cena. Sin éste, el que a la naturaleza del estilo en sí y su posible perfeccionamiento. M u -sacramento podría fácilmente llegar a ser considerado c o m o un acto chos autores han tratado de establecer una lista compacta de dichas cua-mágico. Por otra parte, c o m o bien ha dicho J. J. von Allmen, "sin el lidades. U n o de ellos declara que las cualidades estilísticas de caráctersacramento la predicación no tiene nada que demostrar". Un sermón estrictamente retórico son: la claridad, la vivacidad, la elegancia, laque terminase apuntando a sí mismo no sería otra cosa que la conside- animación y la musicalidad. O t r o enfatiza tres cualidades estilísticas, aración de una idea o una presentación de Cristo c o m o m o d e l o aceptable saber, claridad, energía y elegancia. En dicha enumeración la energíapara la formación de un carácter moral. Pero la predicación que crea se refiere a lo que en la lista anterior figuraba c o m o vivacidad. Aúnfe lleva su fruto final en una unión con Cristo. otro hace resaltar la pureza gramatical, la claridad, la fuerza, la belleza El lugar que le corresponde al sermón en el culto ha sido persuasiva- y la sublimidad. La tradición clásica aceptó habitualmente cuatro cuarmente sumarizado por Julio Schweizer cuando dijo que, "La proclama- lidades estilísticas básicas, a saber, la corrección, la claridad, la ornamen-ción de la Palabra de Dios, a través de la cual el Señor habla a su pueblo, tación y la propiedad. Para completar la lista podemos citar que aúncongregándolo y manteniéndolo cerca de sí, no puede ser reemplazada otro experto afirma que las cualidades esenciales del buen estilo sonen el culto por ninguna otra cosa. No hay culto divino, c o m o tampoco la claridad, la pureza y una cuota moderada de ornamento.puede haber una verdadera celebración del sacramento, allí donde a. Claridad. La lucidez o claridad aparece c o m o la virtud primordialfalte la proclamación de la Palabra. Los reformadores concuerdan en del estilo. En la famosa serie Yale sobre la predicación, nueve de losésto, a saber, que la exposición de la Palabra es un elemento constitu- oradores mencionaron la claridad c o m o primer requisito del buen estilo.tivo del culto divino: una congregación que adora tiene su origen pri- La misma depende, en primer lugar, de la elección de las palabras y enmero al serle dirigida la Palabra de Dios". segundo lugar de su ordenamiento. El uso apropiado de vocablos o expresiones conjuntivas y una dedicada atención a la relación entre las frases calificatorias también ayudan a la claridad. El orador debe es- forzarse por situarse en el lugar de sus oyentes y luego usar palabras que les sean familiares. Sus metáforas deben derivarse de objetos que sean
  • 5 4 HOMILÉTICAbras breves son de tanta importancia c o m o las oraciones breves. Unadeliberada variedad en la estructura de las oraciones servirá para neu-tralizar cualquier tendencia a la monotonía. Tales variaciones en la es- DISEÑO Y ESTRUCTURA DEL SERMÓN H. GRADY DAVIStructura de las oraciones crearán una disposición de ánimo especial sinque haya un esfuerzo perceptible de inserción en el c a m p o de atención Si la naturaleza del sermón fuese siempre la misma, uno podría hablardel oyente. La cadencia del estilo será afectada tanto por los tipos de con cierta confianza de su estructura y diseño. Pero el hecho de que eloraciones utilizadas c o m o por la extensión de las mismas. La pericia sermón puede ser algo de naturaleza muy variada, y que tantas cosasestilística es más un asunto de absorción y de capacidad de adaptación a diferentes pueden ser llamadas sermones, hace que el problema de dise-las necesidades de la audiencia que un asunto de aprender ciertas normas. ño y estructura no sea nunca un solo problema al cual corresponde unaEl elemento más deseable en una oración es el vigor. El sujeto de la mis- única y clara respuesta. El diseño, la estructura —la forma, en su acep-ma debe mantenerse cerca del predicado. El manejo competente de la ción más amplia— no son valores independientes o cualidades que pue-oración bien articulada es considerado c o m o prueba concluyente de la dan ser impuestas al material a efectos de producir un sermón correcto.educación y cultura de una persona. La mezcla de oraciones breves y En consecuencia, el presente artículo, para aportar algo que sea deextensas intensificará la fuerza, la claridad y la rapidez de presentación valor real, no puede tratar al sermón c o m o si fuese un tipo determinadodel material. de elocución. La historia de la predicación, tanto en la sinagoga c o m o b. Palabras. Existen ciertas reglas generales de estilo que son apli- en el ámbito de la iglesia cristiana, ha visto desfilar numerosos tipos decables a las palabras. Las palabras deben ser cortas y simples. El uso sermones y muy diferentes entre sí. Un sermón puede ser algo muy sim-de latinismos, helenismos, anglicismos, galicismos o hebraismos es pe- ple y llano. Puede también llegar a ser un logro artístico o literario dedántico excepto en compañía de personas que la dominen. Es bueno alta factura. Es digno de notarse que tanto el término griego homilíaser parco en el uso de adjetivos. El orador debe evitar pleonasmos y como su traducción latina, sermón, no implican nada más definido quetambién el uso de más palabras que las necesarias para expresar una la acción de hablar a la gente en una reunión pública. Ambos términosidea. El predicador cauto evitará el uso de jerga localista, vulgarismos, son usados también para referirse a la conversación privada e informal.coloquialismos, expresiones trilladas, términos foráneos, barbarismos, Fue en esta forma tan modesta que todo comenzó en el primer siglo.solecismos y expresiones exageradas. Existen cierto tipo de palabras que En estos agitados días en que la predicación, junto con todo lo demás,deben usarse frugalmente. Una lista de las mismas incluiría términos debe ser reevaluado —en que el ser iconoclasta está de moda y en quetécnicos o científicos, vocablos pesadamente teológicos, términos filosó- la mente del hombre masa identifica la honestidad con el descreimien-ficos y palabras abstractas o ambiguas. El orador debe concentrarse en to— se hace nuevamente necesario reducir la predicación a sus elemen-el uso de palabras simples, sencillas, pictóricas, concretas, cortas, vividas, tos básicos. Un sermón es en primer lugar una actividad oral y solamenteexactas y de palabras que trasuntan acción. en segundo lugar una composición lingüística. Es algo que se hace, más Un experto ha dicho con gran justeza que "es una desgracia que un que algo que se dice. El sermón es siempre una actividad oral en unapredicador no capte la magia de las palabras y carezca de destreza en situación definida; siempre tiene referencia a un momento y lugar deter-la ilación verbal. Deberíamos ser solícitos con las palabras y elegirlas con minados. Un miembro de la comunidad se pone en pie y habla a todosjuicio y con afecto". Este deleite por las palabras puede ser acentuado a los demás, y en nombre de todos ellos, respecto a los asuntos importantestravés del estilo de su etimología y significado. El uso acertado de los dic- que afectan a la comunidad total. El resultado es un sermón, y su impor-cionarios etimológicos y sinonímicos es esencial. También son herramien- tancia reside en el propósito que se tenga al hablar y en la urgencia detas de gran utilidad los manuales de ampliación del vocabulario. El estu- lo que se diga. La forma es la resultante inevitable de la actividad dedio de la buena poesía agudizará el aprecio por palabras que son expre- hablar en este tipo de situación.sivas tanto en su significado c o m o en su sonido. El predicador debe aprender a expresarse con la menor cantidad de 1. LA S I T U A C O N EN Q U E EL S E R M Ó N ES P R E S E N T A D Opalabras posible. Debe esforzarse por usar no solamente palabras que sean Así entendida, la predicación es un proceso comunitario, una funcióncompactas y vigorosas sino que también engarcen bien en su contexto. vital de la comunidad, a mas de ser también una comunidad natural. Un 43
  • 4 4 H O M I L É T I C A E L E S T I L O D E L S E R M Ó N E N L A A C T U A L I D A D 53miembro habla a sus pares en el ámbito de la comunidad congregada y hombre habla c o m o habla porque es como es. " D e la abundancia delel resultado es una predicación del tipo que identificamos c o m o predica- corazón habla la b o c a " ( M a t e o 1 2 : 3 4 ) .ción pastoral, con elementos tales c o m o instrucción, amonestación, aliento, b. La Función. La pertinencia es el aspecto más funcional de todaetc. A ú n en el caso de que la alocución sea hecha fuera del ámbito la problemática del estilo. El m o d o de expresarse debe ser compatiblecomunitario, la misma tiene su origen dentro de la comunidad. Un con la naturaleza de lo que se dice. El orador debe ubicarse correctamentemiembro habla desde el marco de la experiencia compartida por la con referencia al propósito que tiene en mente. U n o de los cuatro pro-comunidad a gente que está fuera de ella y el resultado es un tipo de pósitos básicos para hablar debe ser elegido por el orador y dicho pro-predicación que denominamos evangelístico. Un sermón tal casi inevita- pósito principal servirá entonces c o m o factor de control del estilo de sublemente asume la forma de anuncio, proclamación, invitación, etc. Es mensajes y su preparación. Los cuatro propósitos de entre los cualesla comunidad, entonces, la que da al sermón su forma. Sin comunidad corresponde escoger son: de informar, de persuadir, de impresionar y deno habría predicación. La teoría homilética no siempre ha reconocido entretener. El último de los propósitos mencionados tendrá poca perti-esta realidad. H o y en día debemos comenzar nuestra tarea asumiéndola. nencia para el predicador puesto que él apuntará a un objetivo mayor Los asuntos realmente importantes de la comunidad toda determinan que el del mero entretenimiento. Cuando el orador desea informar,lo que es material apropiado para el sermón. Esta afirmación tal vez no deberá adoptar un estilo didáctico por medio del cual analizará, sinteti-suene a algunos lo suficientemente religiosa o teológica. Pero si la c o - zará y organizará lógicamente su material. C u a n d o su propósito sea el demunidad implicada es la comunidad cristiana, la iglesia de Jesucristo, persuadir, añadirá estímulos emocionales al desarrollo lógico de susus preocupaciones reales no serán nunca triviales o efímeras. Tienen tema. Su recurso al propósito de causar impresión quedará evidenciadoque ver nada menos que con la fe por la cual los cristianos viven, la por el abundante uso y repetición de palabras e ideas a través de losesperanza que comparten, el amor que vive y alienta en ellos acer- principales canales que tenga a su alcance.cándolos unos a otros y a toda la gente del mundo. La palabra justa c. La audiencia. Existen cuatro tipos de audiencia desde el punto dedicha con referencia a tales asuntos será una predicación genuina, cual- vista de su actitud para con quien habla y para con su material. Laquiera sea su forma o su falta de forma. Será una predicación histórica audiencia indiferente desafía al orador a incluir material que capturey ortodoxa. Será además una predicación bíblica. la atención y promueva el interés. Su estilo debe ser variado, enérgico y El sermón no requiere un lenguaje especial. T o d o lenguaje que pueda singularmente interesante. Cualquier estilo es tanto más interesante cuantoser reconocido c o m o "lenguaje de pulpito" debe ser evitado al hablar más directo. La introducción del mensaje debe ubicarse allí donde losdesde el mismo. Un sermón puede tener éxito solamente a través de un oyentes se encuentran. El predicador debe evitar la tentación de comen-logrado uso del lenguaje, puesto que éste es el medio indispensable de zar su sermón citando material que tenga dos mil o más años de antigüe-la comunicación. El lenguaje es el material a través del cual el pensa- dad. Si no alcanza a captar el interés de su audiencia con su introduc-miento toma forma, así c o m o la visión del escultor toma forma en la ción, es posible que ya no lo obtenga durante el resto de su mensaje.madera o el metal. Un cristiano puede hacer uso del lenguaje para un La audiencia creyente exige que el orador dramatice su idea principalpropósito cristiano, pero así c o m o no existen una madera, o un metal, haciendo uso de estadísticas, elaborando detalles y utilizando lenguajeo una piedra que sean "cristianas", tampoco hay algo que pueda ser figurativo. La audiencia hostil demanda que el mensaje sea formulado enidentificado c o m o un lenguaje "cristiano", o "sagrado", o "santo". Aún forma tal que la hostilidad sea neutralizada antes de que el propósitoen la Biblia, especialmente en la Biblia, el lenguaje es humano, refle- principal del mensaje sea expresado. La audiencia dubitativa requierejando la realidad de la vida humana. Para la predicación se requiere, que el que habla incluya una cantidad abundante de material que tengac o m o para cualquier otra comunicación genuina, que el lenguaje sea de que ver con los hechos. Además, el que habla debe dejar en claro en suveras humano, autóctono, nacido en el corazón y espíritu de los hombres. presentación la distinción existente entre hechos e inferencias. Es así que la única afirmación válida que puede hacerse respecto ala forma del sermón en sí misma, y respecto a las técnicas para cons- 4 . N O R M A S ESTILÍSTICAStruir un sermón, resulta ser de carácter negativo. Simplemente no existe a. Oraciones. El predicador ya habrá notado que las oraciones bre-una estructura o diseño especial para un determinado tipo de alocu- ves son siempre más fáciles de entender que las extensas y que las pala-
  • 52 HOMILÉTICA DISEÑO Y ESTRUCTURA DEL SERMÓN 452. CLASES DE E S T I L O ción llamada sermón. ¿Es correcto entonces llegar a la conclusión de La triple clasificación de las diferentes clases de estilo tuvo su origen que la forma no tiene importancia, de que el predicador no necesitaallá por el año 85 A . C . con la publicación de Rhetorioa Ad Heren- preocuparse respecto a la forma de su sermón? Al contrario, la razónnium, la obra literaria Romana más antigua que conocemos en forma por la cual no puede haber una única forma apta para el sermón es quemás completa. Los tres tipos estilísticos eran el grandilocuente, el inter- no hay dos sermones que sean iguales, y cada uno de ellos debe encon-medio y el sencillo. A éstos se refirió Cicerón diciendo que representa- trar su forma correcta a través de cada uno de sus pasos. La formaban los tres aspectos de la elocuencia. Al aceptar Quintiliano estos tres y el contenido no son entidades separables.tipos, definió al sencillo c o m o aquel estilo que mejor se adaptaba a la Una predicación auténtica, una predicación que capte y exprese la fe,tarea de exponer hechos, al grandilocuente c o m o el más adaptado a la la esperanza y el amor de un pueblo, es c o m o la música de ese pueblo.incitación de las emociones y al intermedio c o m o el más útil para la Puede ser una tonada simple y sencilla, puede ser festiva o triste, puedetarea de agradar o conciliar. En la época de los retóricos clásicos, el hablar de la vida o de la muerte, o del amor que es más fuerte que laestilo era llamado elocutio y era una de las cinco partes de la retórica, vida y que la muerte. Pero por sobre toda otra característica es unasiendo las otras la invención, el ordenamiento, la memoria y la presen- música nativa, una música compartida, una música aprendida "detación oral. El estilo, entonces, tenía que ver con el proceso de formular corazón".en un lenguaje apto las ideas creadas y ordenadas. Preparar un sermón genuino, no importa cuan nuevo sea su tema, es Existen tres obras clásicas sobre el estilo que fueron escritas allá por el algo así c o m o tocar esa música "de o í d o " . Esto quiere decir que alaño 100 después de Cristo. Dionisio escribió un libro de veintiséis capí- preparar su sermón el predicador no puede permanecer consciente detulos titulado Sobre la Composición Literaria. Este se ocupaba primor- ciertas reglas, estén ellas en un libro o en su mente. El debe solamentedialmente del estilo del discurso público. La obra de L o n g i n o constaba escuchar el tema y dejarse guiar únicamente por su disciplinada intuición.de veinticuatro capítulos y tenía mayormente que ver con el estilo poético. En un libro anterior definí esta capacidad c o m o "la capacidad de hacer,El libro de Demetrio titulado Sobre el Estilo trataba de cuatro tipos controlada por un sentido interno de lo correcto, un sentido que estáestilísticos principales. Estos eran: el elevado, que utilizaba metáforas y más cercano al sentimiento que al cálculo, más próximo a la intuicióncomparaciones; el elegante que se destacaba por su encanto y vi- que a la deliberación". No cambiaría hoy lo d i c h o entonces, pero sí daríavacidad; el sencillo, que se distinguía por su claridad y sencillez; y el aún mayor crédito al tema mismo c o m o indicador de lo que debe hacerse.vigoroso. Según Demetrio, el estilo debía abarcar tanto la dicción c o m ola composición. 2. EL DISEÑO DEL S E R M Ó N Fénelon, en el segundo de sus diálogos sobre la elocuencia, condenó El diseño comienza c o m o propósito, c o m o propuesta para el uso. Ello que él dio en llamar estilo florido o pomposo. El opinaba que el estilo diseño de un sermón comienza en la forma de una pregunta: ¿cuál es eldel verdadero orador no contiene nada que sea p o m p o s o u ostentoso. objetivo que este sermón debe alcanzar? Es importante formular estaFénelon consideraba que para la mayoría de los casos bastaban la libre pregunta, si bien al comenzar su preparación la intención no ha sidosimplicidad y la exactitud, si bien algunas cosas requerían vehemencia y aún explícita. Más tarde, una vez comenzado el procedimiento homi-sublimidad. lético (pero no mucho más tarde), el propósito deberá manifestarse más clara y definidamente en la mente del predicador. El diseño debe tomar3. INFLUENCIAS Q U E OPERAN SOBRE EL ESTILO la forma del plan que gobernará toda la obra. a. La Cultura. Existen ciertas influencias que tienden a moldear el El diseño de un sermón ya concluido, empero, abarca mucho más queestilo del predicador. U n a de ellas es la cultura, la que condicionará ine- ésto. Abarca el formato final y el carácter de la producción, la cantidadvitablemente el carácter de su expresión oral. Otra influencia que afecta y calidad del material usado, la forma en que dicho material está organi-el estilo es la del asunto a tratarse. El contenido técnico del material, zado, controlado y adaptado al plan y propósito, el éxito o la falta delpor ejemplo, afectará en forma muy definida el estilo de presentación mismo en el logro de dicho propósito, más el grado de valor de lo quedel orador. El carácter del orador se manifiesta a través de su estilo. El se intentó hacer desde el principio. T o d o s estos elementos, evaluados en
  • 46 H O M I L É T I C Ala experiencia de la gente que escucha el sermón, caen bajo el rubro de"diseño". Los principios del diseño se aplican al sermón c o m o a todas las otras EL ESTILO DEL SERMÓN EN LA ACTUALIDADobras de la mente humana. Las faltas más comunes de los sermones de LLOYD M. PERRYtercera categoría —su falta de propósito, el atascamiento de su movi-miento y el desperdicio de esfuerzo— se deben mucho más a la falta de 1. LA I M P O R T A N C I A D E L E S T I L Odiseño que a la pobreza del contenido. El diseño comienza con la for- El primero y más urgente de los problemas de quien habla en públicomulación de un propósito, pero sucede que la preparación del habitual es el de hacer entender. En el logro de esta meta de la comunicación oralsermón dominical muchas veces no comienza con un propósito lo sufi- a nivel público no hay elemento de la retórica más difícil de dominarcientemente definido c o m o para ser de utilidad. No comienza con una que el estilo, con la posible salvedad de la invención. El presidente esta-pregunta respecto al objeto que este determinado sermón debe lograr, o dounidense Jefferson dijo una vez que, "aparte del bautismo del Espíritucarece de la esperanza de que haga algo en particular. De allí que no Santo, el don más indispensable para todo predicador es el del dominioresulte ser exitosamente diseñado para lograr algo definido que necesita- de su idioma. No debe retaceárcele tiempo alguno al perfeccionamientoba hacerse en la comunidad cristiana. En otras palabras, la importan- del estilo del predicador". El estilo, o el molde lingüístico, es importantecia del diseño no se ha hecho sentir, no se efectuó un serio esfuerzo por en la medida en que ayuda a preparar y eventualmente a abrir la mentelograr un diseño. El sermón, en consecuencia, resulta ser mucho menos de los oyentes a las ideas desarrolladas en la presentación.pertinente de lo que podía haber sido. Es imprudente enfatizar el contenido en detrimento del estilo, o vice- El diseño, en su faceta de intención, es un factor básico en toda c o - versa. El material y el estilo deben marchar juntos. Prestar excesiva aten-municación, así c o m o lo es también en la manufactura de productos para ción al estilo puede llevar a resultados desastrosos. D a d o que el mejorel mercado consumidor. En ésto reside al mismo tiempo su valor y su estilo es aquel que menos llama la atención, solamente el observadorriesgo, un riesgo del cual el predicador no se halla más exento que el más avisado alcanzará a notar su excelencia. Por lo general predominapublicista. El diseño hace posible la producción en masa de un número la tendencia de atribuir mayor significado al material a presentar que ay variedad ilimitados de artículos útiles, los suficientes c o m o para surtir la forma de presentarlo. Algunos de los más conocidos peritos en el cam-a todos. Pero también expone a todos al riesgo de comprar artículos que po de la homilética han llegado a afirmar que el buen estilo no es algoson diseñados más con el objeto de ser vendidos que de ser utilizados. El absolutamente necesario para llevar a cabo la tarea de persuadir a losriesgo de la predicación es muy grande tanto para el predicador c o m o hombres.para la gente que le escucha. Los Sofistas, que fueron los primeros maestros de retórica y que vivie- El diseño, la intención, el propósito, sea éste consciente o inconsciente, ron en la isla de Sicilia aproximadamente entre los años 500 A . C . yestá siempre presente. El predicador es un ser humano. No evitará el 100 D . C . , consideraban al estilo c o m o un fin en sí mismo. Su doctrina deriesgo implicado en el diseño no dando consideración explícita a sus la plausibilidad daba mayor importancia a un juicio ganado en la cortepropios designios. Su sermón intentará hacer alguna cosa, aunque más que al estilo como factor de la oratoria misma. Longino, Dionisio yno sea entretener a la audiencia, o mantener su interés, u obtener su Demetrio, empero, no fueron sofistas en su concepción del estilo. Lo con-aprobación de una actuación que se espera de él y por la cual le pagan. sideraron c o m o parte de la totalidad del proceso retórico y no c o m o unEl sermón puede tener la intención de imponer a sus oyentes los puntos fin en sí mismo.de vista personales, o los prejuicios, o las "convicciones" del predicador.Puede también intentar manipular o explotar a la gente. El sermón La palabra estilo viene del Latín stylus, que era el nombre de lapuede asimismo ser diseñado a efectos de propagar una convicción par- lapicera de hierro con que los romanos escribían sus tablillas. El estilotidista o de promover las políticas y actitudes de una institución. La fre- es la forma que uno tiene de expresar lo que piensa, ya sea por escritocuencia de estos abusos u otros que podrían mencionarse debe alertarnos u oralmente. El estilo es la expresión lingüística del pensamiento, de lasrespecto a la importancia crucial que tiene el diseño básico, no sólo en la cualidades y del espíritu del hombre; es su forma característica de expre- sar sus pensamientos. Implica el uso de las palabras justas en los con- textos correctos. El estilo es la forma, a distinción del contenido. 51
  • 50 HOMILÉTICA DISEÑO Y ESTRUCTURA DEL SERMÓN 47tructura orgánica con un significado de cierta especie. Pero las formas preparación y crítica de determinados sermones, sino también en laorgánicas no son todas de la misma especie. En otro escrito describí comprensión teórica de lo que es la predicación.cinco formas que persisten a través de la historia de la literatura: la Sin duda la mayor parte de los lectores del presente libro operarándiscusión de un asunto (muy abusada hoy en d í a ) , la sustentación de una dentro del marco de los presupuestos de una teología cristiana de la pre-tesis, la iluminación de un mensaje (de una sola o r a c i ó n ) , la presenta- dicación, de la iglesia, de la Palabra de Dios y su atestación bíblica.ción de una pregunta (no necesariamente contestada) y la narración de Los peritos bíblicos y teológicos de nuestra generación han vuelto auna historia. Un maestro amigo añade "la resolución de un problema", y postular una evaluación muy alta de la predicación, pero no han sim-estaré de acuerdo con él si decimos "confrontación" en vez de "resolu- plificado la tarea de la preparación del sermón. Ellos dicen que lación", puesto que tiendo a sospechar de las soluciones propuestas por teología existe en razón de la predicación, y sin embargo predicar nolos predicadores. Cualquiera de estas formas puede servir c o m o diseño es teologizar, ni es la consideración de conceptos teológicos predicación.estructural y cualquiera de ellas, especialmente la narrativa, se presta a Dicen que la palabra que debe ser predicada es la palabra bíblica, sininfinitas variaciones. Cualquiera de ellas puede mantenerse c o m o una embargo dicen también que es la palabra de una Biblia que debe serforma vital del arte de hablar, siempre que encarne algo vital. Una es- histórica y críticamente reinterpretada. U n a alta teología de la predica-tructura conceptual simple y clara puede ser comparada con el esquema ción puede dar valor, pero no puede garantizar una buena predicación.de la naturaleza que vemos en el tallo, la hoja, el pétalo, el estambre, Después de todo lo hablado sobre lo que la predicación debe y puedey el pistilo, un esquema que el proceso de la vida repite perpetuamente lograr, la verdad es que la tarea misma de diseñar el sermón ni siquierasin vergüenza alguna y sin sentido de aburrimiento con sus estereotipos. ha comenzado. Es así que puede afirmarse dogmáticamente que ciertas cosas deben Sea cual fuere el propósito que el sermón trate de cumplir, deberáser hechas para tener éxito en la situación parlante-oyente, y se pueden hacerlo por medio del lenguaje. El predicador tiene a su disposiciónnombrar algunas de las cosas que deben hacerse. Pero decir como pue- todos los recursos del idioma y es libre de hacer lo que sea capaz conden hacerse es algo diferente, es una tarea que requiere toda una vida. el mismo. Pero el lenguaje puede ser manipulado y controlado paraEs por eso que uno recibe un llamado para toda la vida. el logro de un propósito solamente cuando se entiende su naturaleza y se obedecen sus leyes. La extraordinaria importancia del lenguaje c o m o función humana, la forma en que opera, sus limitaciones y posibilidades —de hecho todo este asunto del lenguaje— se ha hecho prioritario en los estudios contemporáneos y en ningún lugar con más pujanza que en la interpretación bíblica. T o d o pasaje o texto bíblico consiste de un lenguaje utilizado con cier- to propósito, y la forma que el lenguaje toma refleja dicho propósito. T o d o pasaje se encuadrará casi seguramente dentro de uno de los moldes tradicionales de formulación oral: exposición, argumento, descripción o narración. En cada uno de estos moldes, ya familiares, se hace un uso especial del lenguaje. D i c h o uso corresponde al propósito específico para el cual tal lenguaje es usado en dicho molde. Es así que una com- prensión del lenguaje y su forma de operar es tan necesaria para la correc- ta interpretación del texto bíblico c o m o para expresar la fe compartida por la comunidad. En algún momento de la continua experiencia que la comunidad tiene de sí misma, enmarcado en el diseño y movimiento de este o aquel sermón, habrá lugar y necesidad de cada una y de todas las formas de la expre- sión oral existente. Los usos más originales y mejores del lenguaje sur-
  • 4 8 HOMILÉTICA DISEÑO Y ESTRUCTURA DEL SERMÓN 49giran espontáneamente y serán el resultado no de la premeditación sino las tantas cosas que tenga que decir. No es posible decir lo correcto ende una urgente necesidad de expresar la verdad. T o d o s los recursos segundo lugar a menos que uno haya dicho lo correcto en primer lugar.del lenguaje deben ser usados con la csadía, la imaginación y la liber- Y si lo dicho en primer y segundo término ha sido algo erróneo, serátad del hombre cristiano. casi imposible decir lo correcto en tercer lugar. C o n todo, el lenguaje toma formas definidas según la intención del b. Debe haber movimiento en el sentido de que una cosa sigue a laque habla. Existen formas funcionales que aparecen una y otra vez aun otra en una secuencia tan natural que parezca inevitable. Este es en rea-en la predicación más informal. La proclamación, la enseñanza, la tera- lidad un aspecto adicional de la continuidad. Otro nombre para estepia (exhortación, persuasión, etc.) son las que más se destacan de dichas proceso es "sentido de progreso". No es posible permanecer más tiempoformas. C a d a una tiene su lugar propio y su uso correcto, lo que signi- del necesario en un punto sin cansar al oyente. Por otra parte es cosafica que cada una es incorrecta cuando se la usa en una situación errónea. desagradable y desconsiderada saltar de un punto a otro sin advertenciaEl obrero competente debe saber distinguir las unas de las otras y ser alguna, o andar de aquí para allá entre varios puntos sin razón evidente.capaz de utilizar cada una de ellas efectivamente en el lugar correcto y Para que el sermón mantenga el interés de la gente hasta el fin, sus pen-por la razón correcta. Pero no hay reglas fijas que puedan prevenir t o d o samientos deben ir progresando en una suceción ordenada de pasos queerror. estén claramente indicados y sean fáciles de seguir. c. Debe haber una meta hacia la cual todo el sermón apunta, un3 . L A E S T R U C T U R A DEL S E R M Ó N climax, un planteo con su resolución, un punto de culminación. El ser- La función precede a la forma y conduce hacia la forma, no sólo en lo món no puede simplemente terminar, debe ser concluido. Lo último quereferente a la intención y diseño básicos, sino también en lo que atañe se diga no debería poder ser dicho u o í d o hasta el momento en quea la estructura del sermón c o m o unidad continua de expresión. La nece- todo lo demás haya sido dicho. U n a vez que todo se ha dicho, lo únicosidad de que el sermón forme una estructura conceptual clara, ordenada que queda por decir es la palabra final. Y cuando la conclusión ha sidoe integrada no se deriva de la necesidad de observar las normas del arte dicha y oída, hay en la misma un sentido tal de finalidad que deja lalingüístico; se deriva de la necesidad de que la gente pueda oir el impresión de haber sido predestinada a ser expresada exactamente asísermón y asimilarlo. T o d o lo que debe decirse respecto a la estructura del desde la primera frase del sermón. Esto se logra a través del diseñosermón puede y debe ser dicho desde el punto de vista de la gente en su estructural y se transmite a través de la percepción del oyente.situación de oyente. d. Para que produzca una impresión duradera en sus oyentes, el El predicador se pone en pie y la gente fija sus ojos en él con gran sermón debe tener unidad de pensamiento y unidad de estructura. Laexpectativa. El debe comenzar a hablar y continuar durante cierta can- gente no puede asimilar una sucesión de ideas no relacionadas o pobre-tidad de minutos para luego finalizar. Lo que sucede en dicho intervalo mente relacionadas. A través de veinte minutos de presentación, de mileses un evento, en el cual el predicador actúa hablando y la gente tiene la de palabras en cientos de frases, debe irse formando en la mente delexperiencia de oir y reaccionar. La teología dice que el sermón es un creyente una sola estructura conceptual. Para que esto suceda la estruc-evento, un evento potencialmente redentor. El reloj dice que el sermón tura debe ser natural y no artificial, orgánica y no mecánica.es un evento enmarcado en el tiempo, de una duración de una determi- e. El único requisito indispensable para lograr unidad estructural esnada cantidad de preciosos minutos. Este hecho elemental de la situación la unidad del material a tratar. U n o puede decir varias cosas con res-formula ciertas demandas a las que se debe responder por medio de la pecto a un solo asunto y, si son pertinentes, mantendrán su unidad. Peroestructura del sermón, si se espera que la experiencia auditiva sea sig- uno no puede hablar de dos o más cosas sin destruir la unidad, a menosnificativa. que éstas ocupan un lugar subsidiario en el trantamiento de un tema a. La estructura del sermón debe evidenciar continuidad. D e b e mos- más amplio. No todo buen sermón puede ser resumido en una frase, otrar una continuidad en lo temporal y una continuidad conceptual que sea, ser un predicado. No todo sermón bien estructurado dice solamentecorra pareja con la temporal. D e b e haber un comienzo, una continuación una cosa, pero no cabe duda de que todo sermón bien estructurado hablay una conclusión. Debe haber un comienzo puesto que uno no puede solamente de un solo tema.decirlo todo al mismo tiempo y debe por lo tanto comenzar por una de T o d o lo dicho se resume en el requisito de que el sermón sea una es-