Diccionario de laTeología PrácticaHOMILETICA   Editor general: Rodolfo G. Turnbull      Traducido por Norberto Wolf
Diccionario de la Teología Práctica: HomiléticaEl original de esta obra fue publicado por Baker Book House bajo eltítulo B...
94                                                   HOMILETICA 7 8 . Sangster, P.         E . , Speech in the Pulpit. L o...
APÉNDICE                                                                      9350. Lantz,       E.,       Speaking       ...
92                                                           HOMILÉTICA 25. Dargan          E.       C,       A      Histo...
6                            HOMILÉTICAescribió varios libros, siendo su obra más útil De Oratore. El opus mayorde Quintil...
6                            HOMILÉTICAescribió varios libros, siendo su obra más útil De Oratore. El opus mayorde Quintil...
8                                HOMILÉTICA                                                                               ...
8 8                                              HOMILÉTICA                                                               ...
10                              HOMILÉTICA                                                              N O T A S SOBRE L ...
86                              HOMILÉTICA                                                             HISTORIA DE LA HOMI...
12                               HOMILÉTICAal mismo tiempo quiso que expresaran verdadero sentimiento. Afirmabaél, "Sienta...
8 4                           HOMILÉTICA                                                          HISTORIA DE LA HOMILÉTIC...
14                             HOMILÉTICA                                                             EL   ESTUDIO   DE   ...
82                            HOMILÉTICAcribió un libro sobre el m i s m o : Encounter with Spurgeon (Encuentrocon Spurgeo...
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Diccionario de la teología práctica homiletica   rodolfo g. turnbull
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Diccionario de la teología práctica homiletica rodolfo g. turnbull

9,739 views
9,548 views

Published on

Published in: Education, Spiritual, Technology
3 Comments
9 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
9,739
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
507
Comments
3
Likes
9
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Diccionario de la teología práctica homiletica rodolfo g. turnbull

  1. 1. Diccionario de laTeología PrácticaHOMILETICA Editor general: Rodolfo G. Turnbull Traducido por Norberto Wolf
  2. 2. Diccionario de la Teología Práctica: HomiléticaEl original de esta obra fue publicado por Baker Book House bajo eltítulo Bakers Dictionary of Practical Theology, Section 2, Homiletics.(1967)La versión castellana es publicada con el debido permiso.Para las citas bíblicas hemos utilizado la versión Reina-Valera, revisión1960, de las Sociedades Bíblicas en América Latina. Sin embargo, enciertas ocasiones, por razones de traducción o de texto, hemos recurridoal uso de la Biblia de Jerusalén. En tal caso, hemos h e c h o la aclaracióncorrespondiente. Publicado por la Subcomisión Literatura Cristiana de la Iglesia Cristiana Reformada Distribuido por: T.E.L.L. Apartado Postal 6219 Grand Rapids, Michigan 49506, E . U . A . Derechos reservados © 1976 Subcomisión Literatura Cristiana Segunda re-impresión © 1984
  3. 3. 94 HOMILETICA 7 8 . Sangster, P. E . , Speech in the Pulpit. L o n d o n : Epworth, 1958 7 9 . Sangster, W. E., The Craft of Sermón Construction. London: Epworth Press, 1 9 4 98 0 . Sangster, W. E., The Craft of Sermón Illustration. Philadelphia: West- minster Press, 1 9 5 0 8 1 . Sarett, Lew and Foster, William Trufant, Basic Principies of Speech. C h i c a g o : H o u g h t o n Mifflin C o . , 1 9 4 6 C O N T E N I D O 8 2 . Schubert, Leland, A Guide for Oral Communication. New York: Prentice- Hall Co., 1948 1. Historia de la Homilética 5 8 3 . Sherrer, Paul Ehrman, For We Have This Treasure. New York: Harper V e r n o n L . Stanfield a n d Brothers, 1 9 4 4 8 4 . Skinner, Thomas Harvey, Aids to Revealing and Hearing. New York: J. S. T a y l o e , 1 8 3 9 2. La Predicación y la Retórica 15 Paul E. Sangster 8 5 . Smart, James D., The Oíd Testament in Dialogue with Modern Man. Westminster, 1 9 6 4 86. Smyth, C, The Art of Preaching: A Practical Survey of Preaching in the 3. La Clasificación de Sermones 19 Church of England. London: S.P.C.K., 1940 Clarence S. R o d d y 8 7 . Spurgeon, C. H., Lectures to my Students. Grand Rapids: Zondervan Publishing H o u s e (new edition), 1954 4. Ilustración para Sermones y el Uso de Fuentes de Consulta 27 8 8 . Stevenson, Dwight E., A Road-Map for Sermons. (pamphlet) Lexington: James D . Robertson T h e C o l l e g e o f the Bible, 1950 8 9 . Stevenson, Dwight E., Preaching on Books of the New Testament. Harper, 5. El Sermón en el Culto 36 1956 Donald Macleod 9 0 . Stevenson, Dwight E., Preaching on Books of the Oíd Testament. Harper, 1958 6. Diseño y Estructura del Sermón 43 9 1 . Thonsson, Lester, Selected Readings in Rhetoric and Public Speaking. H. Grady Davis New York: T h e H . W . Wilson Co., 1942 92. Tombs, Lawrence E., The Oíd Testament in Christian Preaching. West- 7. El Estilo del Sermón en la Actualidad 51 minster, 1 9 6 1 Lloyd M . Perry 9 3 . Vinet, A l e x a n d e r , Homiletics. N e w York: Iveson a n d Phinney, 1866 94. V o n Allmen, J. J., Preaching and Congregation. Richmond: John Knox 8. La Preparación para el Sermón en la Actualidad 63 Press, 1 9 6 2 H. C. Brown, Jr. 9 5 . Weatherspoon, J. B., Sent Forth to Preach: Studies in Apostolic Preaching. Harper, 1954 9. El Estudio de Sermones 79 96. Whately, Richard, Elements of Rhetoric. London: John W. Parker, West Henry Bast Strand, 1 8 5 0 9 7 . Whitesell, Faris Daniel, The Art of Biblical Preaching. Grand Rapids: 10. Notas Sobre la Homilética _ 85 Z o n d e r v a n Publ. H o u s e , 1 9 5 0 Ilion T. Jones 9 8 . Whitesell, Faris D., Power in Expository Preaching. Westwood, N.J.: Fleming H . R e v e l l C o . , 1 9 6 3 9 9 . Whitesell, Faris D., Preaching on Biblical Characters. Grand Rapids: Baker Book H o u s e , 19551 0 0 . W i l d e r , A m o s N . , The Language of the Gospel. H a r p e r , 1964101. Wingren, Gustaf, The Living Word. Philadelphia: Fortress Press, 1965
  4. 4. APÉNDICE 9350. Lantz, E., Speaking in the Church. New York: Collier-Macmillan, 19545 1 . Liske, Thomas V., Effective Preaching. Macmillan, 19515 2 . Loveless, Wendell P., Manual of Gospel Broadcasting. Chicago: Moody Press, 1 9 4 65 3 . Luccock, Halford E., In the Ministers Workshop. New York: Abingdon Press, 1 9 4 454. Macartney, Clarence E., Preaching Without Notes. Abingdon, 194655. MacLeod, Donald, editor, Here is My Method. Revell, 19525 6 . M c B u r n e y , James H. and W r a g e , Ernest J., The Art of Good Speech. N e w Y o r k Prentice-Hall I i n c , 1 9 5 357. McCracken, Roben J., The Making of the Sermón. New York: Harper & Bros., 1 9 5 65 8 . Miller, Donald G., Fire in Thy Mouth. Abingdon, 19545 9 . Miller, Donald G., The Way to Biblical Preaching. Abingdon, 19576 0 . Miller, Geo. A., Language and Communication. McGraw-Hill, 195161. Monroe, Alan A . , Principies and Types of Speech. C h i c a g o : Scott, Foresman and Co., 19396 2 . Montgomery, R. Ames, Preparing Preachers to Preach, Zondervan, 193963. Mounce, Robert H., The Essential Nature of New Testament Preaching. G r a n d Rapids: W m . B . Eerdmans Publ. C o . , 1 9 6 06 4 . Oliver, Robert; Dickey, Dallas C. and Zelko, Harold P., Communicative Speech. N e w Y o r k : T h e Dryden Press, 194965. Ott, Heinrich, Theology and Preaching, Westminster, 19656 6 . Parker, T. H. L., The Oracles of God. London: Lutterworth Press, 19476 7 . Paterson-Smyth, J., The Preacher and his Sermón. London: Geo. H. Doran Co., 19226 8 . Pattison, T. H., The Making of a Sermón. Judson, 19466 9 . Patton, Cari S., Preparation and Delivery of Sermons. Chicago: Willett, Clark a n d C o . , 1 9 3 87 0 . Patton, Cari S., The Use of the Bible in Preaching. Chicago: Willet, Clark and C o . , 1 9 3 67 1 . Phelps, Austin, The Theory of Preaching. New York: Charles Scribners, 18947 2 . Porter, Ebenezer, Lectures on Homiletics and Preaching and on Public Prayer. A n d o v e r a n d N e w Y o r k : Flagg, G o l d and N e w m a n , 18347 3 . Prochnow, Herbert V., The Successful Speakers Handbook. Prentice-Hall, 195174. Reu, J. Michael, Homiletics. Chicago: Wartburg, 1924 (Reprinted by Baker Book H o u s e , 1 9 6 7 )7 5 . Rhoades, Ezra, Case Work in Preaching. Revell, 194276. Roach, Corwin C, Preaching Valúes in the Bible. Louisville: The Cloister Press, 19467 7 . Robinson, James M. and Cobb, John B., The New Hermeneutic. Harper, 1964
  5. 5. 92 HOMILÉTICA 25. Dargan E. C, A History of Preaching. Grand Rapids: Baker Book House, 1954 26. D o d d , C. H., The Apostolic Preaching and its Development. New York: HISTORIA DE LA HOMILÉTICA VERNON L. STANFIELD Willett, Clark & Co., 1937 2 7 . Evans, William, How to Prepare Sermons. Chicago: Moody Press, 1913 La predicación cristiana es una vocación, un llamado a hablar en nom- 2 8 . Farrar, F. W . , The Messages of the Books. Macmillan, 1927 bre de Dios. Sin embargo, los predicadores, al proclamar el mensaje de 29. Faw, Chalmer E., A Guide to Biblical Preaching. Nashville: Broadman Dios, lo hacen al m o d o de su propia generación y de su propia época. Press, 1 9 6 2 Ha sucedido muchas veces en la historia de la Iglesia que gente hábil 3 0 . Fisk, Franklin Woodbury, A Manual of Preaching: Lectures on Homiletics. en el uso de la retórica, oradores experimentados, y conferencistas de New York: A. C. Armstrong and Son, 1895 extensa experiencia se convirtieron a la fe y luego se sintieron constre- 3 1 . Forsyth, P. T., Positive Preaching and the Modern Mind. Grand Rapids: W m . B. Eerdmans, 1965 ñidos a hablar por Dios. Es natural entonces que el mensaje que ellos 3 2 . Garrison, Webb Black, The Preacher and his Audience. Westwood, N. J.: predicaron estuviese expresado en las formas que les eran familiares. Fleming H . Revell C o . , 1954 Estas formas han seguido ciertas pautas de desarrollo y parte de dicho 33. Gibbs, Alfred E., The Preacher and his Preaching. Fort Dodge, Iowa: desarrollo era previa al cristianismo. W a l t e r i c k Printing C o . , 1939 La ciencia de la homilética tiene ciertos antecedentes históricos tales 34. Gilman, Wilbur E.; Aley, Bower and Reid, Loren D., The Fundamentáis c o m o la predicación hebraica y la retórica de la antigüedad. Aún cuando of Speaking. New York: The Macmillan C o . , 1951 la religión judía no tuvo más que predicadores ocasionales, algunos hom- 35. Grace, Wm. J. and J. C, The Art of Communicating Ideas. New York: bres emergieron de entre sus semejantes para hablar por Dios. Estos pri- Devin-Adair, 1952 mitivos predicadores eran "laicos" que se sintieron impulsados a comu- 3 6 . Graves, Henry C, Lectures on Homiletics. Philadelphia: American Baptist nicar un mensaje de parte de Dios. Los profetas hebreos fueron los más Pub. Society, 1 9 0 6 altos exponentes de la predicación hebrea. Al bullir el mensaje en su in- 37. H o p p i n , James Masón, The Office and Work of the Christian Ministry. New York: Sheldon and Co., 1869 terior, no pudieron dejar de declararlo. Los escribas continuaron la pre- 38. Hoppin, James, Homiletics. Funk and Wagnalls, 1883 dicación hebrea. No fueron ellos, sin embargo, iniciadores; fueron mas 39. Hoyt, A. S., The Work of Preaching. Macmillan, 1905 bien preservadores. Ellos interpretaron la historia, la ley y los profetas. 4 0 . Jefferson, Charles Edward, Quiet Hints to Growing Preachers in my Study. De estos predicadores hebreos proviene el término homilía, que quiere New York: Sheldon and C o . , 1 8 6 9 decir "plática basada en la escritura". 4 1 . Jeffs, H., The Art of Sermón Illustration. London: James Clarke and Al mismo tiempo la teoría retórica se fue desarrollando en el mundo C o . , n o date de la antigüedad. Tradicionalmente se estima que los principios retóri- 4 2 . Jeffs, H., The Art of Exposition. Pilgrim Press, 1910 cos fueron registrados en su origen por Corax y su discípulo Tisias 4 3 . Johnson, Herrick, The Ideal Ministry. New York: Fleming H. Revell Co., en Sicilia allá por el año 465 A . C . Estas normas habían sido formuladas 1908 para ayudar a los ciudadanos comunes a preparar discursos, para ser 4 4 . Jones, Ilion T., The Principies and Practice of Preaching. New York: presentados ante las cortes, en un esfuerzo por recobrar propiedades que A b i n g d o n Press, 1 9 5 6 les habían sido confiscadas. A partir de este humilde comienzo la teoría 45. Kern, John Adam, The Ministry to the Congregation: Lectures on Homi- retórica se desarrolló rápidamente. letics. New York: Jennings and Graham, 1897 La retórica griega llega a su culminación en los escritos de Aristóteles 46. Keir, Thomas H., The Word in Worship. New York: Oxford University (384-322 A . C ) . Su Retórica fue la primera obra de envergadura en esta Press, 1 9 6 2 materia. Aristóteles desarrolló ideas que habían sido ya enunciadas por 4 7 . Kirkpatrick, R. W., The Creative Delivery of Sermons. New York: Collier- Macmillan, 1944 Platón y otros. 48. Knox, John, The Integrity of Preaching. Abingdon, 1957 Al transformarse R o m a en el centro cultural del mundo de la anti- 49. Kraemer, Hendrik, The Communication of the Christian Faith. Westmister, güedad, los grandes retóricos latinos Cicerón (106-43 A . C . ) y Quinti- 1956 liano (35-95 D . C . ) hicieron contribuciones muy significativas. Cicerón 5
  6. 6. 6 HOMILÉTICAescribió varios libros, siendo su obra más útil De Oratore. El opus mayorde Quintiliano fue Instituciones de la Oratoria. A m b o s autores se apo- A P É N D I C Eyaron m u c h o en la Retórica de Aristóteles. Para los lectores del inglés ofrecemos la siguiente bibliografía de un vasto Los primeros rubros de la retórica primitiva fueron: invención, orde- surtido de libros que tratan diversos aspectos de la Homilética. M u c h o s de estosnamiento, estilo, elocución y memoria. Los principios de la comunica- libros están en las bibliotecas de los seminarios teológicos y escuelas bíblicas ención masiva que se enseñan hoy en día tienen un asombroso parecido América Latina.con los que fueron formulados por aquellos hombres. 1. Blackwood, Andrew W., The Preparation of Sermons. New York: Abingdon Es así que dos antecedentes del arte de la predicación se desarro- Press, 1 9 4 8llaron al mismo tiempo, siendo, sin embargo, independientes el uno del 2. Blackwood, A. W., Preaching From The Bible. Abingdon, 1941otro. En la predicación cristiana ambas vertientes del "arte de hablar" 3. Blackwood, A. W., Preaching From Samuel. Abingdon, 1946se fusionarían. La contribución hebrea tenía que ver primeramente con 4. Blackwood, A. W., Preaching From The Prophetic Books. Abingdon, 1951el contenido, a saber, las Escrituras; la base del mensaje hebreo era la 5. Blackwood, A. W., Expository Preaching For Today. Abingdon, 1953Palabra de Dios. La retórica antigua, por su parte, hizo su contribución, 6. Blackwood, A. W., Biographical Preaching For Today. Abingdon, 1954especialmente en lo formal, a saber, las reglas de la retórica. 7. Blair, Hugh, Lectures on Rhetoric. New York: Funk and Wagnalls Co., 19111. LA I G L E S I A P R I M I T I V A 8 . Borchers, Gladys L. and Wise, Claude M., Modern Speech. New York: Los primeros cristianos, c o m o es natural, continuaron el método de Harcourt, Brace & C o . , 1 9 4 7predicación usado por los escribas y ancianos en las sinagogas. Ellos 9. Bowie, Walter Russell, Preaching. Abingdon, 1954presentaban el evangelio en la forma simple y sencilla de una homilía. 10. Brastow, Lewis Orsmond, The Work of the Preacher: A Study of Homi- letical Principies and Methods. Boston, New York: Pilgrim Press, 1914D a d o que las congregaciones eran fundamentalmente judías y los grupos 11. Breed, David R., Preparing to Preach. Geo. H. Doran, 1911pequeños, el uso de la retórica formal hubiese sido inapropiado. Aún 12. Broadus, John, On the Preparation and Delivery of Sermons. New York:así, los sermones de Pablo evidencian que él había recibido instrucción H a r p e r & Bros., 1 9 4 4retórica. 13. Brown, H. C. Jr., A Quest for Authentic Biblical Sermons. New York: Bien pronto, empero, el evangelio cristiano era presentado a los gen- Harper and R o w , Publishers, 1 9 6 6tiles, quienes estaban al tanto de los principios retóricos. La forma 14. Brown, H. C. Jr., H. G o r d o n C l i n a r d and Jesse J. Northcutt, Steps to thedel mensaje fue cambiado gradualmente, y no pasó m u c h o tiempo antes Sermón. Nashville: Broadman Press, 1963de que se hallasen diestros retóricos entre los conversos, algunos de los 15. Brown, H. C. Jr., Southern Baptist Preaching. Nashville: Broadmancuales respondieron al llamado divino a predicar. El evangelio era ahora Press, 1 9 5 9presentado en formas que les eran familiares a estos predicadores. Las 16. Bryan, D. C, The Art of Illustrating Sermons. New York: Cokesbury, 1937normas de la retórica comenzaron a remoldear la presentación del men- 17. Bull, Paul B., Preaching and Sermón Construction. Macmillan, 1922saje cristiano. 18. Burrell, David James, The Sermón: Its Construction and Delivery. New Clemente de Alejandría (160-220) y Tertuliano (150-220) recibieron Y o r k : Fleming H . Revell C o . , 1 9 1 3instrucción retórica y los escritos de ambos dan pruebas de dicha ins- 19. Caemmerer, Richard R., Preaching for the Church. St. Louis: Concordiatrucción. C o n todo, es con Orígenes (185-254) que se da comienzo a la Publishing House, 1959clara aplicación y enseñanza de los principios retóricos. Antes de la 2 0 . Chase, Stuart, The Power of Words. Harcourt, Brace and Co., 1954época de Orígenes la homilía había sido un comentario informal sobre la 2 1 . Cooper, Lañe, The Rhetoric of Aristotle. New York: D. Appleton-CenturyEscritura. El ejemplo y la enseñanza de Orígenes abren el rumbo en di- C o . , Inc., 1 9 3 2rección de la disertación formal. Sin embargo, la verdad es que el aporte 2 2 . Crocker, Lionel, ínterpretative Speech. Prentice-Hall, 1952de Orígenes fue mayor en el c a m p o de la hermenéutica que en el de la 2 3 . Crocker, Lionel, Henry Ward Beechers Speaking Art. Revell, 1937homilética. Junto con su énfasis en que el predicador debía ser un 24. David, Henry Grady, Design for Preaching. Philadelphia: Meulenberghombre devoto, Orígenes insistió en que el mensaje debía ser extraído Press, 1 9 5 8 91
  7. 7. 6 HOMILÉTICAescribió varios libros, siendo su obra más útil De Oratore. El opus mayorde Quintiliano fue Instituciones de la Oratoria. A m b o s autores se apo- A P É N D I C Eyaron m u c h o en la Retórica de Aristóteles. Para los lectores del inglés ofrecemos la siguiente bibliografía de un vasto Los primeros rubros de la retórica primitiva fueron: invención, orde- surtido de libros que tratan diversos aspectos de la Homilética. M u c h o s de estosnamiento, estilo, elocución y memoria. Los principios de la comunica- libros están en las bibliotecas de los seminarios teológicos y escuelas bíblicas ención masiva que se enseñan hoy en día tienen un asombroso parecido América Latina.con los que fueron formulados por aquellos hombres. 1. Blackwood, Andrew W., The Preparation of Sermons. New York: Abingdon Es así que dos antecedentes del arte de la predicación se desarro- Press, 1 9 4 8llaron al mismo tiempo, siendo, sin embargo, independientes el uno del 2. Blackwood, A. W., Preaching From The Bible. Abingdon, 1941otro. En la predicación cristiana ambas vertientes del "arte de hablar" 3. Blackwood, A. W., Preaching From Samuel. Abingdon, 1946se fusionarían. La contribución hebrea tenía que ver primeramente con 4. Blackwood, A. W., Preaching From The Prophetic Books. Abingdon, 1951el contenido, a saber, las Escrituras; la base del mensaje hebreo era la 5. Blackwood, A. W., Expository Preaching For Today. Abingdon, 1953Palabra de Dios. La retórica antigua, por su parte, hizo su contribución, 6. Blackwood, A. W., Biographical Preaching For Today. Abingdon, 1954especialmente en lo formal, a saber, las reglas de la retórica. 7. Blair, Hugh, Lectures on Rhetoric. New York: Funk and Wagnalls Co.. 19111. LA IGLESIA P R I M I T I V A 8. Borchers, Gladys L. and Wise, Claude M., Modern Speech. New York: Los primeros cristianos, c o m o es natural, continuaron el método de Harcourt, Brace & C o . , 1 9 4 7predicación usado por los escribas y ancianos en las sinagogas. Ellos 9. Bowie, Walter Russell, Preaching. Abingdon, 1954presentaban el evangelio en la forma simple y sencilla de una homilía. 10. Brastow, Lewis Orsmond, The Work of the Preacher: A Study of Homi- letical Principies and Methods. Boston, New York: Pilgrim Press, 1914D a d o que las congregaciones eran fundamentalmente judías y los grupos 11. Breed, David R., Preparing to Preach. Geo. H. Doran, 1911pequeños, el uso de la retórica formal hubiese sido inapropiado. Aún 12. Broadus, John, On the Preparation and Delivery of Sermons. New York:así, los sermones de Pablo evidencian que él había recibido instrucción H a r p e r & Bros., 1 9 4 4retórica. 13. Brown, H. C. Jr., A Quest for Authentic Biblical Sermons. New York: Bien pronto, empero, el evangelio cristiano era presentado a los gen- H a r p e r and R o w , Publishers, 1 9 6 6tiles, quienes estaban al tanto de los principios retóricos. La forma 14. Brown, H. C. Jr., H. G o r d o n C l i n a r d and Jesse J. Northcutt, Steps to thedel mensaje fue cambiado gradualmente, y no pasó m u c h o tiempo antes Sermón. Nashville: Broadman Press, 1963de que se hallasen diestros retóricos entre los conversos, algunos de los 15. Brown, H. C. Jr., Southern Baptist Preaching. Nashville: Broadmancuales respondieron al llamado divino a predicar. El evangelio era ahora Press, 1 9 5 9presentado en formas que les eran familiares a estos predicadores. Las 16. Bryan, D. C, The Art of Illustrating Sermons. New York: Cokesbury, 1937normas de la retórica comenzaron a remoldear la presentación del men- 17. Bull, Paul B., Preaching and Sermón Construction. Macmillan, 1922saje cristiano. 18. Burrell, David James, The Sermón: Its Construction and Delivery. New Clemente de Alejandría (160-220) y Tertuliano (150-220) recibieron Y o r k : Fleming H . Revell C o . , 1 9 1 3instrucción retórica y los escritos de ambos dan pruebas de dicha ins- 19. Caemmerer, Richard R., Preaching for the Church. St. Louis: Concordiatrucción. C o n todo, es con Orígenes (185-254) que se da comienzo a la Publishing House, 1959clara aplicación y enseñanza de los principios retóricos. Antes de la 2 0 . Chase, Stuart, The Power of Words. Harcourt, Brace and Co., 1954época de Orígenes la homilía había sido un comentario informal sobre la 2 1 . Cooper, Lañe, The Rhetoric of Aristotle. New York: D. AppletonJCenturyEscritura. El ejemplo y la enseñanza de Orígenes abren el rumbo en di- C o . , Inc., 1 9 3 2rección de la disertación formal. Sin embargo, la verdad es que el aporte 2 2 . Crocker, Lionel, Interpretative Speech. Prentice-Hall, 1952de Orígenes fue mayor en el c a m p o de la hermenéutica que en el de la 2 3 . Crocker, Lionel, Henry Ward Beechers Speaking Art. Revell, 1937homilética. Junto con su énfasis en que el predicador debía ser un 24. David, Henry Grady, Design for Preaching. Philadelphia: Meulenberghombre devoto, Orígenes insistió en que el mensaje debía ser extraído Press, 1 9 5 8 91
  8. 8. 8 HOMILÉTICA NOTAS SOBRE LA HOMILÉTICA 8 9obras de Cicerón y de Aristóteles. Asimismo puso un énfasis especial en 2. Homilética del Medievola necesidad de la claridad, del brío y de la variedad. Serie Biblioteca de Autores Cristianos (La Editorial Católica, S. A . , Madrid). Destacamos que en esta colección casi toda la obra de T o m á s de A q u i n o está al alcance del lector.2. EL P E R I O D O M E D I E V A L Erasmo, Desiderio. El Enquiridión o Manual del Caballero Cristiano, S. Aguirre Después de la obra de Agustín, es p o c o y de escaso valor lo que añade (Impresor), Madrid.a la teoría de la predicación hasta la época de la Reforma. Unos p o c o sautores y sus obras se destacan c o m o luminarias en una época de oscu- 3. Historia de la Predicaciónridad. La verdad es que la teoría de la predicación fue en m u c h o su- Broadus, Juan, Historia de la Predicación, Casa Bautista de Publicaciones, El Paso, Texas.perior a la predicación propiamente dicha, que se llevaba a cabo en las Dodd, C. H, La Predicación Apostólica y Sus Desarrollos, Ediciones FAX,iglesias parroquiales y en los monasterios. Madrid. Un autor de nota del principio del medioevo fue Isidoro de Sevilla Garvie, . . . Historia de la Predicación, La Aurora, Buenos Aires.( ? - 6 3 6 ) . Fue arzobispo de su ciudad, hombre de notable erudición y Home, Carlos S., El Romance de la Predicación, La Aurora, Buenos Aires.predicador excepcional. En su Etimología, una compilación de veintetomos del saber de su tiempo, Isidoro habla sobre la predicación. Sin 4. La Comunicaciónembargo, los principios que menciona son retóricos antes que netamente Berlo, . . . El proceso de la Comunicación, Editorial El Ateneo, . . .homiléticos y añaden p o c o o nada al arte de la predicación. Bousquie, . . . La Persuasión, Editorial Hispana Europea, . . . U n a contribución de mayor importancia fue aquella hecha por R á b a n o Costas, Orlando, Comunicando por la Predicación, Editorial Caribe, . . .M a u r o ( 7 7 6 - 8 5 6 ) , arzobispo de Mainz. Su tratado De la Institución del Fenwich y Lezama, Teoría de la Persuasión, T r o q u e l , . . .Clero, escrito a principios de su ministerio, contiene su enseñanza sobre Schramm, ... La Ciencia de la Comunicación Humana, Editorial El Ateneo, . . .la teoría homilética. M a u r o emula a Agustín casi servilmente y no ofre- Tizard, Leslie J., La Predicación, Arte de la Comunicación, La Aurora, Buenosce contribución original alguna. Aires. O t r o escritor fue Alan de Lille ( ? - 1 2 0 3 ) . Su obra homilética lleva por Wright, . . . Comunicación de Masas, Paidos, . . .título Sumario del Arte de la Predicación. Enfatizó el lugar que la 5. Homilética GeneralEscritura debía ocupar e insistió en que un predicador debía tener un Barth, K., La Proclamación del Evangelio, Ediciones Sigúeme, Salamanca.conocimiento especial tanto del Antiguo c o m o del Nuevo Testamento. Blackwood, Andrés W. La Preparación de Sermones Bíblicos, Casa Bautista deAlan era de la opinión que la predicación debía ser practicada solamente Publicaciones, El Paso, Texas.por aquellas personas autorizadas por la iglesia. El Sumario introduce Braden, Carlos S. El Predicador, Santiago de Chile.un m é t o d o más escolástico y fue posiblemente la obra más importante Brewington, Guillermo, La Lectura Pública de las Sagradas Escrituras. (Manual),sobre la teoría de la predicación desde el libro de Agustín, De la Doctrina C e n t r o Editorial, Guatemala.Cristiana. Broadus, Juan, Tratado Sobre la Predicación, Casa Bautista de Publicaciones, El H u b o atisbos de un renacimiento de la predicación en los siglos d o c e Paso, Texas.y trece, lo que se debió en primer lugar a las órdenes de predicadores, Crane, Jaime D., El Sermón Eficaz, Casa Bautista de Publicaciones, El Paso,tales c o m o los Dominicos y los Franciscanos. No solamente Francisco y Texas.D o m i n g o , sino también hombres tales c o m o Antonio de Padua, Bertoldo Evans, Guillermo, La Proclamación del Mensaje, Editorial Alianza, T e m u c o , Chile.de Regensburg y Buenaventura predicaron las Escrituras con notable Grasso, . . ., La Predicación, Ediciones Paulinas, . . .efecto. Buenaventura escribió El Arte de la Predicación. También él Grasso, . . ., Teología de la Predicación, Ediciones Sigúeme, Salamanca.siguió de cerca la obra de San Agustín. Advirtió sobre los peligros de Hughes, Thomas H., La Psicología de la Predicación y de la Obra Pastoral,una división demasiado fraccionada y de un análisis sobremanera sutil La Aurora, Buenos Aires.del texto, pero no fue capaz de seguir sus propios consejos. Luvre, . . ., Hábitos del Ministro, El Inca, . . . El otro tratado digno de mención de este período es el de Humberto Margal, Ángel M., Arte Cristiano de la Predicación, Comité de Literatura de lade R o m a n s titulado De la Educación de los Predicadores. Si bien hacía Asociación de Iglesias Evangélicas de Puerto Rico.
  9. 9. 8 8 HOMILÉTICA HISTORIA DE LA HOMILÉTICA 9güedad han aparecido en nuestro idioma. Estos han sido publicados en algunas sugerencias que tenían que ver con la predicación, en lo esen-series de libros que puedan ser halladas solamente en bibliotecas públicas cial se ocupaba de la capacitación del predicador para ciertos deberesy universitarias, puesto que son demasiado gravosas para el presupuesto pastorales específicos.del pastor o estudiante teológico promedio. Por ende, cualquiera que En suma, la predicación estuvo bastante alicaída durante el períodoesté interesado en leer traducciones de algunos de estos documentos de medieval. Las Escrituras eran usadas cada vez menos c o m o base de lala antigüedad debe recurrir a la serie Biblioteca de Autores Cristianos predicación. Siguiendo el método escolástico del análisis minucioso, la(producida por La Editorial Católica, S. A. - Apartado 466, M a d r i d ) , estructura de los sermones se caracterizaba por sus numerosas divisiones e. En la Época Posterior a la Reforma y el Período Moderno y subdivisiones. El sermón, tan minuciosamente fragmentado y organi- Y n g v e Brilioth, el conocido perito sueco, dice que la literatura ho- zado, era frecuentemente frío y sin vida. El Renacimiento y la Reformamilética, a partir de la Reforma, alcanza "prodigiosas dimensiones". C o n traerían un nuevo método y una nueva vida a la teoría de la predi-todo, es sólo en los últimos 150 años, más o menos, en que han apare- cación.cido en cierta cantidad libros de texto sobre la homilética que son c o m -parables con los que nos son tan familiares hoy en día. Los mismos han 3. EL R E N A C I M I E N T O Y LA R E F O R M Asido publicados en medida creciente durante este último siglo por El renovado estudio del griego y del latín clásico por parte de loseditoriales que representan los puntos de vista teológicos de varios seg- Humanistas desembocó en un estudio de la teoría homilética. El métodomentos del protestantismo y también por casas editoriales católico- escolástico fue evaluado y criticado en los primeros escritos.romanas. Si bien varios autores hicieron contribuciones de importancia, el más Los libros que aquí a continuación se detallan representan solamente importante fue el famoso erudito Desiderio Erasmo ( 1 4 5 7 - 1 5 3 6 ) . Suparte de un total mayor de libros sobre la homilética. En este momento libro El Predicador del Evangelio fue publicado en 1535 y constituyóno existe ningún catálogo unificador de todos los libros teológicos que una importante adición al arte de la predicación. Se trata de un librovienen produciéndose en el mundo de habla hispana. Esta carencia extenso, pobremente organizado, pero que cubre casi todos los aspectossignifica que es virtualmente imposible compaginar una lista completa de la predicación y de la composición de pláticas. Continúa siendo unde materiales homiléticos o de otra naturaleza, puesto que hay muchas libro de consulta para la homilética.editoriales en funcionamiento y resulta imposible obtener una lista de Un inglés, Juan Colet (1466-1519), estudió en el continente y conociótodo lo que las mismas han producido o están produciendo. El Instituto a Erasmo y a otros humanistas. Al regresar a su país comenzó a des-Superior Evangélico de Educación Teológica (Camacuá 282, Buenos arrollar una exposición consecutiva de la Escritura. Este fue uno de losAires, República Argentina) se encuentra al presente a b o c a d o a la tarea grandes descubrimientos del Renacimiento: la Escritura volvió a serde compaginar dicho catálogo unificador. Esperamos muy pronto que los nuevamente la base de la predicación cristiana.resultados del mismo estén al alcance de todo el mundo evangélico y la Los reformadores se ocuparon de tomar este énfasis en la proclama-lista de materiales homiléticos sea completa. En estos días ha aparecido ción de la Palabra de Dios y lo implementaron más plenamente. ParaÍ N D I C E D E L I B R O S E V A N G É L I C O S , 1975, publicado por Casa la Reforma, el problema no era solamente el de un rescate de la pre-Bautista de Publicaciones, El Paso, Texas. Hasta tanto eso suceda, el dicación, sino también de un rescate de la predicación basada en lalector tendrá que darse por satisfecho con la lista que sigue: Escritura. El sermón volvió a ser central, y el texto se constituyó en la hebra central sobre la cual se tramaba todo el sermón. La homilía 1. Homilética de la Antigüedad sencilla volvió a ser un método popular de predicación.Serie Biblioteca de Autores Cristianos (La Editorial Católica, S. A . , Madrid). Ninguno de los principales reformadores —Lutero, Zwinglio, Calvino, En dicha serie se encuentran muchos de los escritos Patrísticos ya mencionados. Knox o Latimer— escribió una obra definitiva sobre la teoría de la pre- C a b e destacar que allí uno encuentra casi toda la obra de San Agustín, de la dicación. Sin embargo, cada reformador dio prioridad a la predicación que mencionamos especialmente La Doctrina Cristiana. También subrayamos el tomo Los Seis Libros sobre el Sacerdocio, de Juan Crisóstomo. y dictó instrucción sobre la predicación en sus obras.Huber, Sigfrido, Los Santos Padres, Sinopsis de los Tiempos Apostólicos Hasta En sus Charlas de Sobremesa Lutero (1483-1546) hizo numerosas el Siglo Sexto (2 t o m o s ) , Ediciones Desclée de Brouwer, Buenos Aires. referencias a la predicación y tiene una sección titulada "Sobre Predica-
  10. 10. 10 HOMILÉTICA N O T A S SOBRE L A H O M I L É T I C A 87dores y Predicaciones". Lutero declaró que un predicador debía tener tos homiléticos modernos parecen tener p o c o , si algo, que sea superior aestas virtudes: "Primero, la de enseñar sistemáticamente; segundo, ser estos manuales".despierto e ingenioso; tercero, ser elocuente; cuarto, tener una buena c. En la Época Previa a la Reformav o z ; quinto, tener una buena memoria; sexto, saber cuando terminar; U n o de los acontecimientos más interesantes del período previo a laséptimo, estar seguro de su doctrina; octavo, aventurarse y c o m p r o m e - Reforma fue el creciente uso de la ilustración en los sermones. Los tresterse en cuerpo y sangre, riqueza y honor, con la Palabra; novena, predicadores cristianos cuyas obras más frecuentemente se mencionan enaceptar ser blanco de la burla y de la sorna de todos". Lutero insistió relación a tal acontecimiento son: ( 1 ) Jacques de Vitry, quien es iden-en que "el predicador debía ser tanto un conocedor de la lógica c o m o de tificado c o m o "el maestro de la ilustración sermónica"; ( 2 ) Humbertola retórica" y que debía ser capaz "de enseñar y de amonestar". Lutero de Romans, autor de La Educación de los Predicadores y ( 3 ) Nicoledio este consejo sobre c ó m o presentar un sermón, "El hablar delibera- Brozen, un franciscano británico que llegó a tener amplia reputación endamente es lo más apto para el predicador, puesto que él podrá así pre- su patria por su fascinante uso de ilustraciones.sentar su sermón en la forma más conmovedora y efectiva". Algunos de los otros predicadores de esta época que son dignos de Juan Calvino (1509-1564) restauró un énfasis básico al arte de la mencionar para quién estudia la homilética son: . ( 1 ) T o m á s de Aquino,predicación al volver a utilizar la exposición consecutiva de la Escritura cuyo (Pseudo) Trocíate brinda una razonable indicación de los aspec-c o m o plan de predicación. Calvino usó la homilía c o m o método y predi- tos de la homilética que se consideraban importantes en los escritos ser-có desde el principio al fin de varios libros de la Biblia. Calvino afir- mónicos medievales. En el apéndice a este documento, T o m á s describemaba que la tarea del predicador no era la de brindar verdades sobre en detalle su famoso "Árbol de la Predicación", en que compara un ser-Dios sino compartir la revelación que Dios diera definitivamente en món con un árbol y sus partes: tronco, ramas principales, ramas secun-Jesucristo. En The Oracles of God (Los Oráculos de D i o s ) , T. H. L. darias, etc. (2) Erasmo. Los escritos de Erasmo en los que él expresaParker ha reunido y sumarizado la teoría de Calvino sobre la predica- sus ideas sobre la predicación son el Enquiridión, " L a Gran Misericor-ción. Calvino deseaba que el predicador fuese un docto, un estudioso dia de Dios", "Inquisitio de Fide" y "Coloquios". ( 3 ) John Wycliffede la Palabra de Dios. El predicador debe estudiar la Biblia; luego, al trata sobre la predicación en cierta medida en sus obras "Sobre laser instruido por el Espíritu Santo, él puede a su vez instruir a otros. Verdad de la Escrituras", "El Espejo del Cristiano" y "El Espejo del Calvino hizo una valiosa contribución a la teoría de la predicación Sacerdote". (4) Savonarola. Su contribución se encuentra generalmenteal sugerir que la congregación ocupaba un puesto vital en la predica- en sus sermones. ( 5 ) Hyperius es mencionado en varias ocasiones porción. Ella ayuda al predicador al escuchar con un espíritu apropiado. los historiadores pero sin que se enfatice ningún tratado suyo en par-También debe ser obediente a la Palabra de Dios que escucha. ticular. H u g o Latimer (P-1555), el reformador inglés, era un predicador de d. En la Era de la Reformapopularidad y ridiculizaba a los "prelados no predicantes". El inspiró T o d o s los líderes originales de la Reforma —Lutero, Calvino, Zwinglio,a otros ministros a proclamar el mensaje divino. Melancthon y otros— tuvieron cosas muy significativas que decir sobre Felipe Melanchthon (1497-1560) escribió dos pequeños tratados so- la homilética. Pero ninguna obra de dichos líderes sobre esta materiabre el arte de la predicación, a saber, Elementorum Rhetorices Libri Dúo puede obtenerse hoy en algún libro apto para el lector promedio.y Ratio Brevissima Concionandi. Estas obras no contienen nada originalsino que siguen los principios de la retórica clásica, haciendo una apli- Aún cuando es necesario repetir que muy pocos de los tratados sobrecación de los mismos a la predicación cristiana. homilética de los líderes cristianos en dicha materia que vivieron durante Una contribución más original fue aquella hecha por Andrés Hyperio los primeros doce o quince siglos se hallan en nuestro idioma al alcance ( 1 5 1 1 - 1 5 6 4 ) . Su obra De la Construcción de Discursos Sagrados, fue un del lector habitual, debe enfatizarse que varios de estos documentos sítratado de primerísima importancia para el arte de la predicación. Su obra están al alcance de los peritos. Estos escritos se encontraban originalmen-consiste de dos tomos, conteniendo cada uno dieciséis capítulos. Ha te en lenguas muertas, las que durante siglos podían solamente ser leídassido considerada un tratado científico sobre el arte de la predicación y por un número limitado de estudiosos. Durante los últimos años, sinDargan opina que mereció recibir más atención de la que en realidad embargo, ciertas traducciones de algunos de estos clásicos de la anti-
  11. 11. 86 HOMILÉTICA HISTORIA DE LA HOMILÉTICA 11grados a los escritos generales de los distintos líderes de aquellos tiempos. obtuvo. El libro presta especial atención a la movilización de las emo- Los autores de tratados sobre homilética del período antiguo de la ciones por parte del predicador. El predicador no debía crear meraiglesia que son mencionados con mayor frecuencia por los historiadores íxcitación, sino que más bien debía despertar la vida espiritual y pro-son: ( 1 ) Orígenes. Este fue uno de los primeros escritores que se o c u p ó ducir fruto espiritual.de los principios y problemas del arte del predicador, si bien no lo hizo Un tratado que se ubicó aproximadamente entre la Reforma y elsistemáticamente. Su énfasis principal recayó en destacar la con- siglo X V I I fue The Art of Prophesying (El Arte de Profetizar) de Gui-veniencia de que los cristianos hicieran uso en su predicación de los prin- llermo Perkins. Esta obra fue primeramente escrita en latín pero fuecipios de retórica no cristianos. También ejerció Orígenes durante mu- luego traducida al inglés. Su énfasis sobre la interpretación y la exposi-chos siglos una poderosa influencia en la interpretación de las Escrituras. ción fue de gran influencia sobre los predicadores ingleses, especialmente (2) Gregorio Nacianceno. Su Huida a Ponto tiene secciones sobre sobre los Puritanos y Separatistas que ¿legaron a América del Norte.el arte del predicador. El fue uno de los primeros escritores que advirtióa los predicadores en contra de la tentación de adoptar los trucos de los 4. L O S S I G L O S D I E C I S I E T E Y D I E C I O C H Ooradores profesionales. ( 3 ) Juan Crisóstomo, cuyo Del Sacerdocio tra- Algunos de los aportes positivos que la Reforma brinda a la teoríataba en forma sucinta la forma y el contenido de sermones y delineaba de la predicación se perdieron en los siglos diecisiete y dieciocho. Ella tarea del predicador. ( 4 ) San Agustín. Un escritor dice respecto a su método escolástico fue revivido y la estructura analítica y en excesoLa Doctrina Cristiana, "Este libro bien podría ser de lectura obliga- fragmentada volvió a adquirir prominencia. El resultado final de estotoria para todo estudiante de la hermenéutica y de la homilética". ( 5 ) fue un método de predicación que tenía poca relación con las necesi-Guibert de Nogent. Su Tratado sobre el Método de Preparación para dades de la gente. No obstante, ciertos libros se destacan c o m o hitosun Sermón es mencionado con elogio. ( 6 ) Alain de Lille, cuyo Sumario en la historia de la homilética.del Arte de la Predicación es considerado c o m o "la obra más impor- Una obra destacada fue el Ensayo Sobre la Composición de un Ser-tante sobre la teoría homilética desde la de San Agustín". món de Jean Claude (1619-1667). La misma fue publicada en 1688, Cabe aclarar que sólo algunos de los tratados arriba mencionados se con posterioridad a la muerte de Claude y aceptada inmediatamente. Alencuentran en castellano. C o n todo, es bueno aclarar que la mejor de ser traducida al inglés por Robert Robinson llegó a ser ampliamente uti-todas las obras mencionadas, La Doctrina Cristiana, ha sido publicada lizada en Inglaterra y en América del Norte. El contenido del libro habíapor la Biblioteca de Autores Cristianos, La Editorial Católica, S. A. sido presentado originalmente c o m o una serie de disertaciones paraMadrid. También su Enquiridión ha sido publicado por la misma candidatos al ministerio y son de una sensatez, practicidad y utilidad des-editorial. acostumbradas. b. En el Medioevo Una obra de importancia tal vez mayor fue Lectures on Preaching El período que va desde el año 600 hasta el 1200 ha sido llamado "la (Disertaciones sobre la Predicación) de Philip Doddrige (1702-1751).larga noche de la predicación". Los tratados sobre la teoría y la práctica Estas disertaciones eran notas de alumnos que fueron editadas y publica- das. Es por ello que la obra reviste un carácter más bien de bosquejo ode la predicación de dicho período son pocos y de escaso valor para el compendio. En el Capítulo V, Doddridge proporciona "Normas paraestudiante actual. Pero en el siglo doce comenzó un reavivamiento ge- la Composición de Sermones". Decía él, "Al componer un sermón he-nuino de la predicación y del interés en la misma c o m o arte. Esta reno- mos de considerar: primero, qué tema ha de ser elegido; segundo, envación surgió entre las órdenes predicatorias, los Franciscanos y los D o - qué línea ha de ser tratado; tercero, el estilo de la composición: cuarto,minicos: sus escritos sobre homilética se concretaron en la forma de qué pensamientos hemos depresentar; quinto, en qué orden hemos demanuales de capacitación para los miembros de dichas órdenes para sus lanzarlos. Por lo tanto dictaré normas para cada uno de estos elemen-extensas misiones predicatorias. La cantidad de dichos manuales es tos". Las sugestiones subsiguientes son muy directas y prácticas.considerable. Los peritos declaran que en muchos aspectos los mismos Doddridge ofreció además cierta cantidad de sugerencias pertinentesestán a la par, en su valor intrínseco, de los modernos libros de texto con respecto a la presentación oral del sermón. Instó a sus alumnos asobre la homilética. Cierto historiador manifiesta que "los procedimien- permanecer circunspectos y sosegados. Les enseñó a no "gritar", pero
  12. 12. 12 HOMILÉTICAal mismo tiempo quiso que expresaran verdadero sentimiento. Afirmabaél, "Sientan todo lo que digan. Si cayese una lágrima, no la repriman"(p. 6 9 ) . D o d d r i d g e enseñó además a sus alumnos a ser naturales y sin NOTAS SOBRE LA HOMILÉTICA ILION T. JONESafectaciones y a no usar notas. "El ser capaz de predicar sin notas elevael carácter del hombre. Acostúmbrense a mirar m u c h o a su audiencia" La homilética puede ser definida corno el arte de la predicación. C o m o(P. 7 0 ) . con todos los demás artes, el de la predicación se desarrolla en parte Debe mencionarse un tratado sobre la predicación escrito por Cotton por medio del estudio, en parte por medio de la observación y en parteMather. Mather (1663-1728) fue el primer predicador de nota educado a través de la experiencia. El estadista británico Disraeli dijo una vezen los Estados Unidos y su libro fue la primera obra producida en d i c h o "Cuanto mayor sea el conocimiento de un hombre sobre lo que ha sidopaís que trataba sobre la teoría de la predicación. Directioes for a hecho, tanto mayor será su capacidad de saber qué hacer." Lo que élCandidate for the Ministry (Directivas para un Candidato al Minis- dijo es tan cierto en el campo de la homilética c o m o en cualquier otroterio), tenía solamente una breve sección sobre la predicación. Si bien campo. Por ello, antes de dedicarse uno a la práctica del arte de laofrece algunas sugerencias útiles para la predicación, lo que lo hace predicación debería hacer un estudio de los principios y métodos utiliza-importante es el hecho de marcar el comienzo de la instrucción homilética dos por los grandes predicadores, desde los primeros siglos del cristianis-en los Estados Unidos. mo hasta el presente. Lamentablemente, sólo parte de la literatura U n a contribución fuera de lo común al espíritu de la predicación esencial para dicha tarea existe en nuestro idioma. Y si es cierto quenorteamericana del siglo dieciocho fue la efectuada por el grupo L o g los predicadores y futuros predicadores que no leen dichas obras pierdenCollege. William Tennent, padre ( 1 6 7 3 - 1 7 4 5 ) , instruyó a su hijo y a otros una parte fundamental de su educación, es entonces de esperar quejóvenes. Estos hombres fueron educados en la piedad personal, el celo pronto algunas de tales obras clásicas sobre la homilética aparezcan enevangélico y en la presentación extemporánea. Grupos o "colegios" las listas de libros de casas editoras evangélicas.similares surgieron en otros lugares. La mayoría de los predicadoresde entonces presentaban sermones largos, filosóficos y aburridos. Se 1. V I S I O N P A N O R Á M I C Atrataba de disertaciones que eran leídas a las congregaciones. En o p o - Es posible encontrar un panorama general de la homilética en cual-sición a ésto los hombres del L o g College predicaban sermones evan- quiera de las enciclopedias sobre religión que estén al alcance del lector.gélicos que eran directos, animados y que llamaban a una decisión. Estodio comienzo a una tendencia en la predicación norteamericana que ha 2. LIBROS DE T E X T O SOBRE LA H O M I L É T I C Acaracterizado a los predicadores evangélicos. Después de haber leído bastante de la historia y de la literatura griega antigua, alguien dijo, "Los griegos se han robado todas nuestras ideas5. LA H O M I L É T I C A M O D E R N A modernas". Una de las grandes ventajas de hacer un estudio de la lite- El siglo diecinueve fue un siglo de desarrollo y expansión en todos los ratura homilética de las generaciones pasadas es poder descubrir quecampos. Esto fue cierto también para el ámbito intelectual y el de la no hay mucho de nuevo que se pueda agregar a lo ya dicho sobre estaproducción literaria. Se desarrolló una literatura de vasto alcance en el materia y que los principios que rigen la predicación efectiva son nocampo de la teoría homilética, y si bien los autores del siglo diecinueve sólo antiguos sino también bastante constantes. En lo básico, los mismosno agregaron m u c h o que fuese nuevo, la literatura fue más amplia en han permanecido sin cambio a través de los siglos a pesar de la variedadsu alcance y más completa en su detalle. Al ir avanzando el siglo dieci- de las condiciones sociales que pudieran haber privado en cualquiernueve la teoría homilética se fue haciendo más informal, más variada y período o lugar determinado.más interesante. a. En la Antigüedad Una obra de primerísima magnitud fue la Homilética de Alejandro Si bien la predicación era una práctica de la iglesia cristiana desde suVinet. Este libro fue publicado luego de la muerte de Vinet en 1847 y comienzo, escritos comparables a nuestros modernos libros de texto noluvo inmediata aceptación en Francia y Alemania. El libro fue tradu- comenzaron a aparecer hasta el siglo tercero. Aún entonces, los mismoscido y editado en 1854 por Thomas H. Skinner, profesor de Retórica no eran tratados separados sino que se hallaban habitualmente inte- 85
  13. 13. 8 4 HOMILÉTICA HISTORIA DE LA HOMILÉTICA 13de partida, o c o m o lema? ¿Está alegorizado? ¿Es fraccionado en partes, Sagrada y Teología Pastoral en el Union Seminary de Nueva York,siendo cada una de ellas considerada separadamente? Las divisiones del transformándose en el texto de autoridad más reconocida en su c a m p osermón, ¿expresan la totalidad de la verdad contenida en el texto? durante muchos años. Homilética era un tratado adecuado y apropiado d. La clasificación del sermón. de la materia. Posteriormente influenció otros escritos, incluyendo la ¿ C ó m o debe ser clasificado en lo formal — c o m o temático, textual, famosa obra de John A. Broadus.expositivo, o biográfico? ¿ C ó m o debe clasificárselo según su contenido— El libro más destacado sobre el arte de la predicación publicado enc o m o doctrinal, histórico, ético, o devocional? los Estados Unidos durante el siglo diecinueve fue escrito por Juan A. e. El esquema homilético del sermón Broadus. El Tratado sobre la Predicación (Casa Bautista de Publicacio- ¿ Q u é tipo de introducción se utiliza —contextual, situación humana, nes, El Paso, Texas, EE. U U . ) fue publicado por vez primera en 1870.presentación de un problema? ¿Cuál es el tema? ¿Está expresado en El libro ha sido reimpreso muchas veces, sujeto a dos revisiones y utili-una oración? ¿Cuáles son las divisiones principales y subordinadas? ¿Son zado en colegios y seminarios. Lo que es más, continúa siendo usadoanunciadas de antemano, o al ir apareciendo, o no lo son? La conclusión, aún hoy. Tal vez la razón de su cotinuado éxito sea lo completo¿es exhortativa, sumarizadora o aplicadora? de su tratamiento de la teoría de la predicación. El Dr. Broadus analizó f. La aplicación casi todos los aspectos de dicha teoría. Los revisores, Dres. E. C. Durgan ¿ E n qué forma son las verdades del sermón aplicadas al oyente? ¿ Q u é y J. B. Weatherspoon, dieron un nuevo ordenamiento y pusieron al díasugerencias prácticas se ofrecen c o m o formas de ejecutar el deber re- el contenido del tratado. M u c h o s de los libros hoy en circulaciónquerido? ¿ Q u é apelaciones se hacen para obtener la respuesta deseada? utilizan diferentes secciones de la obra de Broadus c o m o base para la¿ Hay secciones de aplicación en el cuerpo del sermón o se encuentra la consideración de ciertos elementos de la predicación.aplicación solamente al fin del sermón? Las Conferencias Lyman Beecher sobre Predicación (llamadas Con- g. El estilo y contenido ferencias Y a l e ) , establecidas en la Universidad de Yale en 1871 han ¿Recurre a muchas citas el predicador? ¿ Q u é tipo de material se contribuido muchos títulos de importancia a la teoría de la predicación.cita —prosa, poesía o himnos? ¿Está el sermón formulado en el lenguaje La primera serie, dictada por Henry Ward Beecher fue notable. Perodel pueblo? ¿Aparecen términos técnicos o difíciles? tal vez la más destacada y citada de todas haya sido la dictada por h. El mensaje Philips Brooks en 1877. Una serie, lamentablemente pasada por alto ¿Contiene el sermón el mensaje esencial del evangelio? ¿Es biblico durante muchos años, fue la que presentó P. T. Forsyth: Positiveen su doctrina? ¿Está en armonía con la histórica fe cristiana? Preaching and the Modern Mind (Predicación Positiva y la Mente U n a vez logrados los resultados de un análisis tal, los mismos pueden Moderna) ( 1 9 0 7 ) . Esta obra ha sido, durante estos últimos años, fuen-entonces ser comparados con los propios sermones y con textos sobre te de conceptos que muchos autores han desarrollado.homilética, a efectos de poder aplicar lo aprendido y llegar a ser predi- Durante el último medio siglo son pocos los cambios importantes quecador más efectivo. han efectuado la teoría de la predicación, si bien ciertos desenvol- vimientos se hacen notar. H u b o una época en que se manifestó una tendencia a menospreciar la estructura del sermón, y fueron pocos los libros escritos que tratasen de la organización formal del mismo. Los libros sobre la predicación se inclinaban a ser más bien de carácter ins- piracional en su contenido. M u c h o s de ellos seguían un formato c o m o el que a continuación se detalla: ( 1 ) el predicador, ( 2 ) su propósito, ( 3 ) su mensaje y ( 4 ) su método. Esto se manifestó aún más en Gran Bretaña que en los Estados Unidos. El método temático se transformó en el método de más amplio uso. Ciertos aspectos de la predicación han sido tratados más en detalle. U n o de ellos es el de la ilustración. También se ha enfatizado la predi-
  14. 14. 14 HOMILÉTICA EL ESTUDIO DE SERMONES 8 3 cación "situacional" c o m o patrón para sermones. Este m é t o d o es uno sada?, y si es así, ¿en qué forma? ¿Cuan importante es la estructura, y de los que ha recibido más amplia aceptación. Otros han sugerido el c ó m o se logra la misma? Estas son áreas de la homilética en las que un método sicológico. Se han hecho muchos esfuerzos para relacionar el predicador puede aprender m u c h o de otros predicadores. Tales estudios conocimiento de la sicología profunda y de la sicología social c o n los revelarán c ó m o algunos maestros del público debieron gran parte de su métodos y formas del sermón. Un ejemplo de tal esfuerzo es Preaching éxito a su capacidad estructural; c ó m o otros pudieron utilizar con gran and Pastoral Care (La Predicación y el Cuidado Pastoral), 1964, de pericia sermones de dos puntos; y o ó m o algunos utilizaron con gran Arthur L. Teikmanis. bendición para su ministerio el sermón de un solo punto. T a m b i é n se ha ido prestando creciente atención a la relación que Este estudio del sermón en búsqueda de estructuras homiléticas nos existe entre la predicación y la teología. El libro de C. H. D o d d The replegará hasta el período de la Reforma, hasta la época en que nuestro Apostolic Preaching and its Development ( L a Predicación Apostólica sermón tradicional de varios puntos no era todavía utilizado. El esquema y su Desarrollo), 1936, le dio ímpetu a este asunto. The Pulpit Re- básico de predicación desde el siglo dos hasta la época de oro de la R e - discovers Theology (El Pulpito Redescubre la Teología) de T e o d o r o O. forma era la homilía, si bien ésta eventualmente llegó a deteriorarse, ca- Wedel, Preaching and Biblical Theology ( L a Predicación y la Teología yendo en el comentario tedioso del texto. Este sistema en manos de 1 Bíblica) de Edmund P. Clowney, y A Theological Preacher s Notebook Crisóstomo, Agustín, Calvino y Lutero, fue un método poderoso de (Cuaderno Teológico del Predicador) de D. W. Cleverly Ford son los presentar el mensaje de la Biblia. Tenía, en especial, una gran ventaja: ejemplos más recientes de esta tendencia. El presente énfasis en las abarcaba en su tratamiento toda la Escritura. investigaciones bíblicas y en la teología bíblica se deja ver, por lo tanto, en la teoría de la predicación hoy en día. 3. EL A N Á L I S I S D E L S E R M Ó N Además, los últimos veinticinco años han sido testigos de un creciente Los sermones deben también ser estudiados en forma analítica. Un interés por la importancia de la estructura. A. W. Blackwood para citar perito en la homilética recomienda el análisis de sermones c o m o una de un ejemplo, el famoso homilético del Seminario T e o l ó g i c o de Princeton, las mejores formas de estudiar la homilética. Martin Lloyd-Jones, el enfatizó la centralidad de la estructura en The Preparation of Sermons gran predicador británico, en el prefacio a sus dos tomos sobre el Sermón (La Preparación de Sermones, publicado en espeañol en el año 1959 por del Monte, dice: "Constantemente recibo invitaciones a dar clases sobre la Casa Bautista de Publicaciones). la predicación expositiva. Rara vez accedo a tales pedidos puesto que Tal vez el énfasis más actual y significativo es el renovado y frecuen- creo que la mejor manera de hacerlo es dar ejemplos prácticos de tal temente reiterado acento en el uso de la Biblia en la predicación. tipo de predicación". El esquema en forma de preguntas que detallamos Esto representa una recuperación del patrón de la iglesia primitiva y a continuación puede ser usado c o m o guía para el análisis científico de de la Reforma. A. W. Blackwood hizo su contribución a ésto en sus sermones: libro Preaching from the Bible (Predicando de la Biblia), 1941, y a. El título Expository Preaching for Today (Predicación Expositiva para H o y ) , ¿ Q u é función desempeña el título? ¿Se limita a identificar al sermón? 1953. ¿Expresa el tema del sermón? ¿Crea interés en el tema a tratarse? M u c h o s de los textos modernos de enseñanza homilética abogan por ¿Es sensacionalista o digno? ¿Es una representación precisa del conte-J una base bíblica para los sermones y por el método expositivo c o m o el nido del sermón, o es engañosa? método principal de predicación. Es así que los métodos textuales y b. El texto expositivos están comenzando a reemplazar al método temático. Es que ¿Se trata de un pasaje familiar de las Escrituras o de algún versículo la esencia de la homilética es la Escritura y, desde el punto de vista obscuro? ¿Sirve de base para alguna verdad bíblica importante? ¿Es ideal, predicar es darle una voz a la Biblia. una afirmación completa de una verdad o sólo parte de la misma? ¿ C o n - siste en un versículo o en un pasaje más extenso? c. El tratamiento del texto ¿Es el tratamiento del texto exegéticamente correcto? ¿ H a y eviden- cias del exégesis del pasaje en el que aparece? ¿Es utilizado c o m o punto
  15. 15. 82 HOMILÉTICAcribió un libro sobre el m i s m o : Encounter with Spurgeon (Encuentrocon Spurgeon — n o traducido al castellano). En dicho libro Thielicke,uno de los más brillantes predicadores de la actualidad, rinde honroso LA PREDICACIÓN Y LA RETORICA PAUL E. SANGSTERtributo a Spurgeon por lo que él aprendió de aquel privilegiado predi-cador del siglo pasado. D i c e Thielicke, "Sería bueno que una época Predicar es hablar. Predicar bien quiere decir, entonces, hablar bien.c o m o la nuestra prestara atención a este hombre. Es cierto que nuestra Los grandes predicadores del pasado tupieron hacer un uso muy eficazpredicación es en gran medida correcta, exegéticamente legítima, arte- de sus voces y de sus recursos retóricos. Jorge Whitefield, por ejemplo,sanalmente bien ejecutada y pulcra; pero también es notoriamente inerte fue muy efectivo en su uso de la retórica, llegando a influenciar pro-y carente de un poder contagioso". Luego de reconocer este gran predi- fundamente a sus audiencias a través del consumado poder de su elo-cador alemán los valores de la teoría homilética, pasa a decir, " D a d o cuencia. Una lectura de las obras publicadas de Whitefield deja ver queque la predicación abarca una muy amplia gama de procedimientos —que no era tanto el contenido de sus sermones c o m o la forma en que losva desde la oración pidiendo el milagro del Espíritu, pasa por el estudio presentaba lo que impresionaba tan profundamente a sus congregacio-del texto mismo y la estructuración del bosquejo del sermón hasta llegar nes. Un testigo ocular lo describe diciendo que "su rostro era lenguaje,al diestro dominio de la efectiva oratoria— los verdaderos modelos pue- su entonación música y su acción pasión". Si bien la predicación no esden ser hallados solamente en ejemplos vivientes. . . U n o debe, por una forma de entretenimiento, los predicadores que se han distinguido porende, leer sermones c o m o los de Spurgeon para aprender lo que un ser- su habilidad oratoria siempre han sido capaces de atraer y retener amón puede llegar a ser y lo que puede brindar". Este altamente educado grandes audiencias. Las técnicas de la elocución no pueden, entonces,profesor y teólogo luterano dedica no menos de cuarenta y cuatro páginas ser descuidadas por el predicador.a la tarea de decirnos todo lo que el auto-didacta predicador bautista El primer factor esencial del buen decir es la relajación. Si bien ladel siglo diecinueve ha hecho por él. nerviosidad puede ser de cierta ayuda puesto que estimula al predica- Si el propósito de leer sermones es mejorar nuestra propia comunica- dor a rendir al máximo de su capacidad, el exceso de nerviosidadción del evangelio, debemos entonces leerlos teniendo en mente preguntas puede llegar a paralizar los órganos de fonación. La rigidez del cuerpo,c o m o las siguientes: ¿ Predica este sermón el evangelio histórico de Jesu- especialmente la de la zona del pecho y la garganta, perjudica la buenacristo? Si el predicador está tratando de comunicar dicho mensaje, fonación. La respiración, función que la mayoría pasa por alto, es¿ c ó m o lo hace? ¿ L o razona? ¿Usa analogía? ¿Se limita a repetir las muchas veces incorrecta. Diferentes formas de respirar son necesariaspalabras del texto o de textos relacionados al mismo? En otras palabras, para diferentes propósitos y habitualmente la adaptación es automática.lea y estudie el sermón para descubrir c ó m o , en el pasado, cierto hombre Pero sucede que muchas veces, a causa de la tensión nerviosa, dejatrataba de comunicar el evangelio histórico a la gente de su tiempo. Un de serlo. Aquellas personas cuyas voces tienden a ser chillonas, o dema-buen ejercicio es, por ejemplo, comparar un sermón de algún c o n o c i d o siado aflatadas, o inaudibles, necesitan de la ayuda de un fonoaudiólogo.evangelista con el sermón de algún gran predicador cuya obra se dedica El sonido de la voz es producido por las cuerdas vocales y éstas, simás a la defensa de la fe, para luego darse al estudio comparativo del no se abusa de ellas, cuidan de sí mismas. El abuso más común a quevalor de la predicación evangélica y de la predicación apologética enla comunicación del evangelio. También puede uno tomar algún ser- se las somete es el de tratar de obtener mayor volumen forzando lamón de las últimas décadas del siglo diecinueve y analizarlo en base a la laringe. El resultado es un tono áspero. El tono correcto y de buenpregunta, ¿está este hombre predicando el evangelio histórico de Cristo alcance se obtiene con la naturalidad. El sobreesfuerzo hace que el tonoo la doctrina del progreso, que era tan dominante en su tiempo? Estu- se vuelva áspero o aflautado. El sonido de la voz debe ser colocado endios c o m o éstos, efectuados a través de una lectura crítica de sermo- la parte delantera del rostro, o sea en el frente de la boca, en los labios,nes, agudizarán nuestra propia habilidad de comunicar el evangelio. dientes y lengua. El mismo debe ser fluido con una musicalidad sub- yacente, pero sin caer en el efecto de cantinela. Debe, además, acom- U n a tercera razón para el estudio de sermones es el análisis que puede pañar el sentido, frase por frase. Debe, finalmente, ser flexible, paraefectuarse del esquema o estructura homilética del sermón. ¿ D e b e el permitir al predicador variar su voz.sermón siempre tener tres puntos? ¿ D e b e la división ser siempre expre- 15

×