1Paleolítico InferiorInicio: Año 2500000 A. C.Fin: Año 95000 D.C.El concepto sobre las sociedades cazadoras-recolectoras p...
2ción de hallazgos antropológicos, el asentamiento de esquemas generales y la evolución tecnológica serán las bases de las...
3la escala evolutiva, fundamentalmente gorilas y chimpancés. Entre ellos cabe destacar a J. Goodall y D. Fossey, a quienes...
4Saint-Cesaire (Francia), restos de neandertales asociados a industrias del Perigordiense Inferior. Sin embargo, esta term...
5hojas se descubre también durante el Paleolítico Inferior, aunque será durante el Paleolítico Superior cuando se extienda...
6manos liberadas de la marcha, fabricar instrumentos y aprovechar mejor sus posibilidades. Sin embargo, el problema se sit...
7toscos, bifaces así como un mayor desarrollo de la industria sobre lasca, apareciendo los raspadores, como también el uso...
8que en el Oldovayense se tiende a usar las piedras del propio río, en el Achelense se busca una mayor variedad. Las estru...
9Industrias más antiguasInicio: Año 100000 A. C.Fin: Año 1Por el momento no tenemos pruebas indiscutibles de la presencia ...
10básicamente a la morfología de los bifaces. En el Inferior serán cercanos a los abevillenses, con bordes sinuosos y base...
111962 por un equipo interdisciplinar dirigido por C. Howell, tanto en Torralba como en Ambrona. EL conjunto Torralba/Ambr...
12tecnología desarrollada y su capacidad de sobrevivir era baja. Sin embargo, la propia evidencia nos demuestra lo contrar...
13tico Inferior tendieron a considerar la carne como un recurso fundamental, sobre todo cuando se extendieron fuera de Afr...
14Interpretación de la industria líticaInicio: Año 85000 A. C.Fin: Año 35000 D.C.La identificación de los cazadores del Pa...
15en el comienzo y al final de este tipo de conjunto. El Musteriense tipo Ferrassie constituye la facies levallois, caract...
16de los clásicos de la nueva arqueología nacida en Inglaterra con David Clarke, estableció una secuencia cronológica de l...
17dio de los procesos técnicos que conllevan la obtención de los productos. Entre ellos, destacan los trabajos de Eric Böe...
18riana tenemos noticias en el Africa occidental y el oriental, pero la región que ofrece más datos es Sudáfrica. Los conj...
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Antiguedad artehistoria
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Antiguedad artehistoria

956

Published on

Historia Antigua

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
956
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Antiguedad artehistoria

  1. 1. 1Paleolítico InferiorInicio: Año 2500000 A. C.Fin: Año 95000 D.C.El concepto sobre las sociedades cazadoras-recolectoras prehistóricas ha sufrido una evolución en la mentalidad, de los inves-tigadores y de la sociedad en general. En realidad, su concepto ha ido expresando los compases del péndulo en la mentalidadde la sociedad contemporánea. En un principio, según Misia Landau, el interés se centró en la transformación del antropomorfoen ser humano, es decir, el ascenso desde las profundidades de la bestialidad a las alturas de la civilización humana. Esta fasese impregnó de la influencia del mito del héroe, en el que un antropomorfo se enfrenta a las más duras pruebas para salir fi-nalmente victorioso, alcanzando la condición de Homo sapiens. Un foco de atención fue también la observación de los méto-dos de defensa de los homínidos, al tener las manos libres gracias al bipedismo. Así se trazó una época en la que las armas ylas señas y huellas de violencia intraespecífica serian los temas más aducidos en un momento en el que la precaución por lashostilidades era creciente. Asimismo, en los años cincuenta, la época en la que se produjeron las primeras expansiones tecno-lógicas, el foco de interés primordial consistía o subyacía en la fabricación y empleo de utensilios como principal motor delcambio evolutivo, y la expansión intelectual era el hombre fabricante de utensilios. Los años sesenta constituyeron la fase en lacual apareció la imagen, llena de fuerza, a través de la antropologia del hombre cazador, cuya mejor expresión es el libro titu-lado "Man. The Hunter", que culminó este proceso y abrió la década de los setenta. Como oscilación del péndulo, en esa mis-ma década se comenzó ya el contraargumento de la recolección de elementos vegetales como unidad económica central. Deesta forma, la denominación hunter-gatherers es la predominante. Se supone la recolección como actividad básica femenina,la cual asume el vínculo madre-hijo como aglutinador de la unidad social. Este cambio se produce en la época en que se afir-maba el movimiento feminista. En la actualidad la tendencia parece asimilar y combinar los elementos anteriores. Así, la reco-lección de alimentos vegetales provee una fuente estable con suplementos ocasionales, afortunados suplementos, de carroña.Ésta parece ser una de las tendencias actuales más palpable y cuyos exponentes más recientes han sido las teorías sobre elcomportamiento de los neandertales emitidos por Binford y Trinkaus. Quizá nos deberíamos preguntar si aún no subyace en laactualidad el mito del héroe en relación con el Homo sapiens sapiens, especialmente para los procesos finales del Pleistocenoy en su trayectoria histórica hacia la actualidad.Construcción de la PrehistoriaInicio: Año 2500000 A. C.Fin: Año 95000 D.C.La concepción y métodos de análisis e interpretación actuales son el resultado de una larga serie de trabajos que se han idosolapando, sintetizando y ajustando desde los primeros pasos de nuestra disciplina. En ello han intervenido multitud de facto-res y análisis interdisciplinares que han sentado las bases de los equipos de investigación actuales. Desde sus primeros pasosse vincula a la geología en toda Europa. En España se une especialmente a los cuerpos de ingenieros, como Vilanova i Piera,Casiano del Prado, L. Siret, etc., quienes junto a personalidades procedentes de profesiones liberales, como Sautuola, vanjalonando los primeros descubrimientos y síntesis. Los comienzos de la Prehistoria son conocidos por los descubrimientoscasuales de profesionales libres aficionados (Sautuola, Boucher de Pertes) y el reconocimiento científico de los descubrimien-tos arqueológicos por parte de ingenieros (Siret es el mejor exponente, junto con Vilanova i Piera y Casiano del Prado) o geó-logos en su mayoria (Lyell, por ejemplo). Estas etapas se caracterizan por la intención de buscar la sucesión y evolución de lasindustrias, así como de la mente humana. Los primeros decenios del siglo XX constituyen la fijación general de cronologías yesquemas generales de la evolución de las faunas e industrias, así como de los hallazgos antropológicos. La figura más repre-sentativa es el abate Breuil, cuyo peso sigue notándose en la actualidad. Es la época de la fijación de criterios taxonómicos. Delos años veinte a los sesenta se van formulando los criterios que ilustran sensiblemente las décadas posteriores. La acelera-
  2. 2. 2ción de hallazgos antropológicos, el asentamiento de esquemas generales y la evolución tecnológica serán las bases de laspautas de investigación. De esta forma, asistimos al inicio de la formulación de coetaneidades de las industrias, así como susraíces evolutivas (Bourgon, Peyrony) y, al mismo tiempo, comienza a incidirse sobre las respuestas económicas. En este senti-do la tradición inglesa será la que realice la aportación fundamental, desde Gordon Childe a J. D. G. Clark. Tras este períodocomienza a atisbarse la necesidad de desgajar la idea del fósil guía. Se produce una cristalización de estas tendencias que seapoyan, asimismo, en la búsqueda de una metodología científica. La plena madurez de esta etapa se observa en la década delos sesenta y sus resultados y asimilación en los setenta. Por un lado, tendríamos el asentamiento de conceptos y sistemasgeológicos en la Prehistoria. Fundamentalmente la figura de F. Bordes, quien introduce el concepto de facies, conjunto y apli-cación de sistemas sencillos de análisis matemáticos y su representación gráfica a partir de la construcción de una lista tipoló-gica básica. El mismo concepto y método serien aplicados poco después por D. de Sonneville-Bordes. Junto a F. Bordes y D.de Sonneville-Bordes, aparece una corriente dialéctica, menos apegada a la tradición geológica, que busca la dialéctica internay estructural de las industrias; esta corriente analítica viene representada fundamentalmente por G. Laplace. Ambos sistemasse aplican en los estudios de nuestro país desde la década de los sesenta, siguiéndose en muchos casos un camino múltiple.Las listas tipológicas de Bordes y D. de Sonneville-Bordes/Perrot fueron traducidas a nuestro idioma por J. A. Moure y utiliza-das regularmente en los trabajos de la Cornisa Cantábrica. Partiendo del análisis de la industria ósea y del arte mueble por I.Barandiarán, básico para la investigación. Tras el establecimiento de tipologías y sistemas que permiten esbozar las caracterís-ticas morfológicas, se inician los análisis sobre la funcionalidad de las mismas (Semerov) que, sin embargo, no se extenderánhasta finales de los setenta, y ya fundamentalmente en los ochenta, en los que los análisis de huellas de uso está plenamenteasumida. Al mismo tiempo, las corrientes filosóficas de diferentes escuelas marxistas tienen su eco e influyen en la investiga-ción prehistórica, tendiendo casi siempre a los análisis económicos. Por un lado, se produce la corriente derivada de la antro-pología estructural (Levi-Strauss) que cristalizará en los trabajos en Prehistoria de un etnólogo de formación: A. Leroi-Gourhan.Su aportación se asienta sobre trabajos de campo pormenorizados con la búsqueda de las estructuras que configuran un sis-tema. Sus interpretaciones se vuelcan también hacia el mundo del arte, así como a la organización interna de los asentamien-tos. En este sentido también encuentra A. Lamming-Emperaire, aunque sus trabajos tuvieron menor repercusión. La tradiciónanglosajona cristalizaría en vertientes paralelas a las que la filosofía analítica de B. Rusell, unida posteriormente a la escuelade Viena y la escuela de Frankfurt, añadieron nuevos matices. Por un lado, se dio la búsqueda de las relaciones económicasentre el hombre y el medio ambiente, creándose el término de Paleoeconomía (Higss) para determinar las actividades econó-micas y el comportamiento humano frente al medio. Atienden fundamentalmente a la etología del hombre y se asimilan losconceptos de la zoología (territorialidad y estacionalidad), centrándose en la búsqueda de recursos. En España sus teorías hansido llevadas a la práctica por sus discípulos Bailey y Davidson, y han influido en algunos análisis específicos de investigadorespeninsulares. Por otro lado, tenemos la tendencia que ha marcado buena parte de la investigación anglosajona. Esta oscilaentre la tradición inglesa creadora de la arqueología analítica, enraizada en la búsqueda de la clarificación científica de la disci-plina y la influencia de esta tradición en Estados Unidos donde, desde la perspectiva de la antropología cultural, se intentabanobtener unos planteamientos científicos que trascendieran la arqueología normativa, que acabó transformándose en la conste-lación de tendencias que se han denominado Nueva arqueología. Nacida ésta de la búsqueda de las raíces y fundamentosconceptuales de la (Prehistoria) Arqueología como ciencia, tomó en Estados Unidos una nueva o mejor dicho nuevas tenden-cias, incardinándose en el análisis antropológico - que cristalizará en "Man. The Hunter" (1968) -, y comenzó a servir de pautapara radicales y enfervorizadas críticas a lo largo de la década de los setenta. Las criticas hacia la arqueología normativa yahabían comenzado en los sesenta, planteando como alternativa el estudio del comportamiento como rasgo fundamental y labúsqueda de sistemas básicos que trascienden la cultura y los individuos. A partir de los años setenta, comienza a observarseuna tendencia crítica hacia la postura de la Nueva arqueología, si bien se conservan rasgos muy específicos de ésta, como esla caracterización de la adaptación al medio. Estas tendencias han repercutido en la investigación peninsular, integrándose enella siempre desde una perspectiva histórica, salvo en casos muy extremistas. En la actualidad, se ha cerrado un ciclo de estu-dio de las sociedades cazadoras-recolectoras, en el cual se han analizado las secuencias y complejos culturales desde lasperspectivas actuales. A partir de aquí la demostración de las hipótesis planteadas y la constatación de las teorías expuestasserá el largo camino a recorrer en el futuro. Las discusiones sobre el comportamiento de los primeros ancestros han llevado auna serie de investigadores a reflexionar y estudiar la etología de diferentes especies de póngidos, muy próximos a nosotros en
  3. 3. 3la escala evolutiva, fundamentalmente gorilas y chimpancés. Entre ellos cabe destacar a J. Goodall y D. Fossey, a quienes L.Leakey impulso a estudiar los chimpancés y gorilas, respectivamente. Entre los estudios realizados destacan los que se refie-ren al comportamiento de los chimpancés, entre los que se han definido una serie de pautas que pueden marcar una serie deáreas culturales, relacionadas con la búsqueda de alimentos, especialmente la obtención de termitas, uno de sus manjaresfavoritos. Siguiendo a J. Sabater Pi, estas regiones se sintetizan en tres grandes áreas: 1. Área cultural de las piedras. Situadaen Africa occidental, y en la cual la subespecie Pan troglodytes utiliza piedras para quebrar el hueso de frutos silvestres. 2.Área cultural de los bastones. Situada en Africa centro-occidental, región difícil y de intrincada vegetación, en la que se da unaprotoindustria de bastones rectificados a partir de palos y ramas que pelan y aguzan y cuyo autor es el Pan troglodytes troglo-dytes. 3. Área cultural de las hojas. Situada en el borde oriental del lago Tanganika (y posiblemente las selvas de Uganda),esta región se define por la manipulación, del Pan troglodytes schweinforthi, de hojas con la misma finalidad de extraer termi-tas. En esta misma zona, J. Goodall encontró la técnica de pesca de termitas. Estos trabajos y el comportamiento social, en elque se incluye el aprendizaje de los individuos pequeños a través del juego, inciden sobre el conocimiento que tenemos acercade la evolución humana. Una de las características de la especie humana es su habilidad para fabricar y utilizar instrumentos.La cultura se ha definido como la serie de adaptaciones extrasomáticas utilizadas para defenderse de los medios ambientesexternos. A esto podemos añadir que estas adaptaciones son dinámicas. Mientras que, como hemos visto, algunas especiescercanas a nosotros, como los chimpancés, son capaces de utilizar palos o piedras, sólo la especie humana es capaz de tras-cender esa utilización, para transformarlos, cambiarlos y, en suma, crear otros nuevos. Esta dinámica es la base que permite alos prehistoriadores estudiar las diferentes épocas de la cultura humana, pues esta creatividad innata provoca la existencia demodelos diferentes en los distintos tipos de elementos utilizados por los seres humanos. Esto comprende desde los restos dehabitaciones hasta los instrumentos utilizados para transformar los alimentos, y desde el vestido hasta las armas de caza. Sinembargo, el registro arqueológico no nos ofrece una representación total de todos ellos, sino que sólo se conservarán aquellosfabricados con materias primas imperecederas, que son las menos numerosas. Así, aquellos elementos fabricados con produc-tos vegetales, como madera, corteza o hierba, o animales, como las pieles, tendones, cuernos de bóvidos o rinocerontes, etc.,se han perdido definitivamente. De forma que sólo las piedras o restos animales como huesos o astas constituirán la fuenteprincipal de nuestra información. Pero ésta es sólo una parte de la realidad cotidiana de los grupos humanos paleolíticos, conlo que la actividad del prehistoriador, es, en gran medida, una labor casi detectivesca, en la que partiendo de vestigios restrin-gidos se debe intentar reconstruir todas las actividades de los grupos humanos. Los restos de animales extinguidos y de ins-trumentos líticos, cuyo uso se había olvidado, fueron las evidencias que los primeros prehistoriadores reconocieron como lashuellas de los antiguos habitantes de nuestro mundo. Las investigaciones posteriores han ido avanzando en nuestro conoci-miento de las técnicas utilizadas por los grupos prehistóricos y estableciendo un marco de referencia donde poder reconocerlas diferentes etapas de la Prehistoria. La primera división de la Prehistoria se basó en los tipos de instrumentos utilizados,distinguiéndose una Edad de la Piedra de una Edad de los Metales. Según la forma de trabajar la piedra, se establece un Pa-leolítico - Edad de la Piedra Antigua - con instrumentos de piedra tallados que se distinguía del Neolítico - Edad de la PiedraReciente en la que se pulía la misma. Igualmente, se hablaba de un Mesolítico - Edad de la Piedra Media - que actuaba deenlace entre ambas técnicas. Así, es la técnica de elaboración de los instrumentos lo que se convirtió en el primer criterio utili-zado en la estructuración de la Prehistoria. También la técnica de talla sirvió para caracterizar las divisiones internas del Paleo-lítico. Así, el Paleolítico Inferior se caracterizaría por útiles sobre núcleos como los cantos trabajados o los bifaces. La industriasobre lascas será la base del Paleolítico Medio y las hojas marcarán el Paleolítico Superior. Los avances de la investigaciónhan demostrado que, como todas las generalizaciones, esta organización es falsa y que las industrias sobre lascas aparecenya en el Paleolítico Inferior y que también en este momento se empieza a utilizar la técnica de hojas. También se hizo un para-lelismo entre el Paleolítico Inferior como una obra de los Homo Erectus, el Paleolítico Medio de los Homo sapiens neanderta-lensis y el Paleolítico Superior de los sapiens sapiens. Igualmente, el desarrollo de la investigación ha cuestionado esta ecua-ción. Durante el Paleolítico Inferior, según los últimos descubrimientos, ya pueden aparecer los primeros Homo sapiens nean-dertalensis. Durante el Paleolítico Medio la presencia de los Homo sapiens sapiens está claramente demostrada en África y elPróximo Oriente, donde conviven con los neandertales durante casi más de 50.000 años, fabricando los mismos tipos de ins-trumentos. De esta forma, la correlación entre los tipos humanos y las industrias no se puede apoyar en ningún caso, comoproponen algunos investigadores. También durante los primeros momentos del Paleolítico Superior europeo encontramos, en
  4. 4. 4Saint-Cesaire (Francia), restos de neandertales asociados a industrias del Perigordiense Inferior. Sin embargo, esta terminolo-gía se mantiene actualmente en aras de una mayor operatividad. Muchas de las críticas, sobre todo de la escuela anglosajona,caen en una cierta ingenuidad. No creemos que ningún historiador defienda la unicidad de la Edad Media o la Edad Moderna,ni ningún geólogo la del Cretácico o del Mioceno, sin embargo, su operatividad los sigue convirtiendo en puntos de referencia ala hora de organizar nuestro conocimiento de la historia. La interrelación y la continuidad son hechos presentes en el registrohistórico; cada época es heredera de la anterior y en ella se dan las condiciones que caracterizarán a las siguientes. Las rocasutilizadas a lo largo del tiempo por los grupos humanos para fabricar sus instrumentos son casi todas las disponibles, desde lasígneas como los basaltos o la obsidiana, las sedimentarias como los sílex o las calizas y las metamórficas como los esquistos olas cuarcitas. De entre ellas, serán los sílex y las cuarcitas los preferidos al presentar un modelo de fractura previsible, de formaque el producto final pueda ser preparado por el artesano. A lo largo del Paleolítico, las técnicas de trabajo de la piedra van aexperimentar un desarrollo completo, pues permitirán a los grupos humanos cubrir casi todas sus necesidades. A fin de permitirun mejor seguimiento de la obra, presentaremos de forma sumaria las distintas técnicas utilizadas, así como una terminologíade los distintos útiles líticos. Generalmente, para la talla de la piedra se parte de un nódulo de piedra, al que se golpea con unpercutor; éste puede ser de piedra o de madera, dependiendo de la necesidad. Mediante una serie de golpes repetidos sobrela superficie de una roca se levantan una serie de esquirlas. Estas esquirlas, conocidas como lascas, se pueden a su vez tra-bajar con un percutor de madera o hueso - percutor blando - o un compresor para, mediante el retoque, conformar la lascasegún el diseño necesario. Así, se puede utilizar un percutor de piedra o percutor duro - que permite golpes intensos y poten-tes, para obtener las primeras lascas. Siguiendo una serie de técnicas, que se ha llegado a reproducir experimentalmente ycontrastar con la evidencia arqueológica, se han podido reconstruir las distintas etapas en la fabricación de instrumentos. Habi-tualmente, se comenzaba por levantar una primera serie de lascas para regularizar el nódulo y levantar la capa superficial de laroca, para convertir así el nódulo en un núcleo de donde sacar lascas más regulares. Esta capa, formada por meteorización dela roca y denominada cortex, no suele tener buenas condiciones de trabajo. Por otro lado, normalmente los nódulos son irregu-lares, por lo que se hace necesario este trabajo de desbastado a fin de permitir que su forma permita la extracción fácil delascas. La intención del artesano es preparar una superficie. Esta superficie conocida como plano de percusión permite, me-diante la repetición de golpes con un percutor, la extracción del mayor número de lascas posible. Sin embargo, en muchoscasos se hacía necesario volver a preparar el núcleo, al presentar éste irregularidades internas o por haberse agotado el planode percusión. Del núcleo se levantan una serie de lascas, que se conocen globalmente como productos de acondicionamiento,cuya intención es restaurar o preparar otro plano de percusión. Así se levantan flancos o aristas, dependiendo de la parte delnúcleo que se trabaje. En la lasca queda una parte del plano de percusión, conocido como talón, que permite, aunque no seconozca el núcleo del que viene, conocer la técnica de preparación. También sobre la lasca se puede reconocer un bulbo ca-racterístico, que suele ser la mejor huella de la acción humana, quedando sobre el núcleo el negativo de este bulbo. Cuando selevanta otra serie de lascas también queda sobre su superficie la huella de los levantamientos anteriores, formando sobre lasuperficie de la lasca una serie de aristas que se corresponden con los negativos de las lascas que se extrajeron con anteriori-dad. El talón puede ser liso si viene de un plano de percusión no preparado o facetado si presenta un plano preparado por unpequeño lascado o retoque. A lo largo del Paleolítico el interés de los artesanos se centró en la optimización de la obtención delascas. Durante las primeras épocas se utiliza una talla oportunista, en la que se sigue una cadena irregular de obtención delascas. Ya en el Paleolítico Inferior se descubre una serie de técnicas orientadas a conseguir lascas con formas predetermina-das. La más importante es la técnica Levallois, por el yacimiento parisiense del mismo nombre. Esta técnica parte de un nóduloal que se le prepara una superficie por levantamientos periféricos, de forma que los negativos y las aristas presentan un ciertoparecido con un caparazón de tortuga, posteriormente se prepara por retoque un plano de percusión y se levanta la lasca. Delnúcleo así preparado se pueden obtener lascas de formas estandarizadas, bien redondeadas o bien apuntadas. La clave de latécnica Levallois es que el artesano puede predeterminar la forma de la lasca antes de sacarla del núcleo y seleccionar aqué-llas más útiles en cada momento. Sin embargo, esta técnica es muy cara en materia prima, pues de un núcleo no se puedenobtener muchas lascas, normalmente de 3 a 8. Una optimización es continuar la talla por levantamientos periféricos repitiendocontinuamente el proceso; esta técnica, conocida como centrípeta o helicoidal, genera lascas triangulares de formas muy se-mejantes, aunque de menor tamaño que la Levallois, por lo que suele ser utilizada en regiones donde las materias primas sonescasas o de baja calidad. El paso final es la obtención de lascas alargadas conocidas como hojas. La técnica de obtención de
  5. 5. 5hojas se descubre también durante el Paleolítico Inferior, aunque será durante el Paleolítico Superior cuando se extienda y seconvierta en la base de una importante variabilidad de formas de instrumentos. La clave de la técnica de hojas es permitir queéstas se puedan obtener en gran número y que sus formas sean lo más homogéneas posibles. Mientras que las técnicas delascas producen núcleos de formas redondeadas y más o menos globulares u otros discoides como los procedentes de la tallahelicoidal, las técnicas de hojas producen núcleos piramidales o prismáticos, con largos negativos de las hojas extraídas. Eluso del retoque permite, como dijimos, transformar las lascas y hojas. A lo largo del Paleolítico los grupos humanos necesita-ron instrumentos con los que realizar sus actividades. Los investigadores del siglo XIX fueron los primeros en identificarlos yreconocer en ellos una serie de formas que se repetían en los distintos yacimientos. Atendiendo a las formas de los instrumen-tos que utilizaban aún muchos de los artesanos de la época los denominaron raspadores, buriles, raederas, puntas, cepillos,etc., pues no podemos olvidar que en esta época aún se trabajaba el sílex para la fabricación de los pedernales usados comomecheros o en los fusiles de chispa. Esta terminología, que implica una cierta idea de función, ha perdurado hasta la actuali-dad. El establecimiento de tipologías basadas en esta terminología ha sido durante mucho tiempo una de las mejores armas dela investigación paleolítica y la forma de establecer relaciones y comparaciones entre los distintos yacimientos. Los trabajosfundamentales para el Paleolítico Europeo son las listas tipológicas establecidas por F. Bordes para el Paleolítico Inferior yMedio y la de D. de Sonneville-Bordes y J. Perrot para el Paleolítico Superior. También se ha utilizado en otros períodos comoel Postpaleolítico, con listas tipológicas como las de J. Texier o J. Fortea. Su validez ha sido ampliamente criticada por muchosautores, que ven en ellos el reflejo de una idea empírica y subjetiva del arqueólogo y no una auténtica morfología creada cons-cientemente por los artesanos paleolíticos. Sin embargo, la repetición de formas estereotipadas y, a veces, con una dispersióncronológica y/o espacial restringida, permite que el uso de tipologías-listas tipológicas sirvan como base principal de los inven-tarios del material lítico. Como alternativa y a la vez como complemento, se han desarrollado otros acercamientos basados enla descripción analítica de los instrumentos. Partiendo de criterios como las dimensiones, los tipos de retoques, o el estableci-miento de variables cuantitativas o cualitativas que permitan describir la pieza, se ha intentado el establecimiento de alternati-vas como la tipología analítica de G. Laplace o el análisis de atributos de H. Movius y su escuela. Otro acercamiento es el aná-lisis de huellas de uso, que permite la reconstrucción de las actividades realizadas con los instrumentos líticos. Mediante elanálisis microscópico de los materiales se ha podido reconocer que no sólo los elementos retocados fueron utilizados, sino quetambién muchas de las lascas que no entrarían dentro de las listas tipológicas sirvieron para una u otra actividad. Sin embargo,esta técnica no es de amplio uso, pues los problemas de conservación de los materiales y la dificultad que entraña analizarmicroscópicamente los miles de piezas presentes en un yacimiento impiden su generalización. A pesar de esto, ha servidopara obtener gran cantidad de información, pues nos ha permitido conocer mejor el uso de los distintos instrumentos y el cons-tatar que muchas veces no sólo se utilizaban para una actividad, sino que el mismo objeto había servido para varios usos.Primeras industrias humanasInicio: Año 2800000 A. C.Fin: Año 1000000 D.C.Los restos culturales más antiguos conocidos provienen, como los restos de homínidos fósiles, de Africa. Los primeros descu-brimientos de Australopitecos de R. Dart en las cuevas sudafricanas permitieron a este investigador identificar una serie dehuesos, dientes y astas que para él representaban las primeras evidencias de instrumentos utilizados. Esta industria, denomi-nada por Dart osteodontoquerática (huesos, dientes, astas), constituía para él los elementos utilizados por estos primeros ho-mínidos como sustituto de las armas de las que no habían sido dotados por la naturaleza y por lo que habrían usado las de losanimales. Sin embargo, los descubrimientos de Olduvai (Kenia) cambiaron la perspectiva, al aparecer instrumentos líticos. Porotro lado, la revisión de los yacimientos sudafricanos permitió identificar que estos materiales correspondían a cubiles de hie-nas o leopardos, de los que también habían sido presas los Australopitecos. Además, la revisión geológica de los sedimentoscambió el sistema de relaciones de los propios materiales, al no poder correlacionarlos con los restos de homínidos. De estaforma, nos encontramos con uno de los principales problemas en relación con las primeras evidencias culturales de la humani-dad. La arqueología nos aporta la prueba de que ciertos homínidos aprovecharon su posición erguida para, aprovechando las
  6. 6. 6manos liberadas de la marcha, fabricar instrumentos y aprovechar mejor sus posibilidades. Sin embargo, el problema se sitúaen distinguir a qué tipo de homínido se deben atribuir los restos culturales. Salvo raras excepciones, los yacimientos con restosfósiles de homínidos no presentan industrias, y en aquellos donde éstas se hallan presentes no suelen aparecer los anteriores.Las investigaciones en la región de los Afar, en Etiopía, dieron como resultado el descubrimiento de la serie de materialesarqueológicos más antiguos conocidos por el momento. Las investigaciones han permitido reconocer las evidencias de variosyacimientos arqueológicos datados entre los 2,8 y 2,6 millones de años. En los yacimientos de Kada Gona y Kada Hadar seencontró una industria formada por cantos trabajados tallados sobre una o dos caras junto a núcleos y lascas, generalmentede basalto. El interés que presentan estos materiales es que ya nos encontramos con materiales elaborados, en los que sedescubre un conocimiento de las técnicas de talla. Esto plantea el problema de las primeras industrias humanas. Con todaprobabilidad, los primeros homínidos utilizaron elementos de la naturaleza tales como palos o materias vegetales junto a pie-dras, como hemos visto que utilizan los chimpancés. Así, nos encontramos con un límite metodológico para nuestra investiga-ción. ¿Cuáles son los criterios por los que podemos reconocer una industria humana? Sin duda nunca podremos identificar losprimeros instrumentos, sólo cuando una acción humana los haya transformado seremos capaces de reconocerlos como tales.En el sur de Etiopía se encuentra, en el valle del río Omo, la denominada Formación Shungura, datada entre 2,3 y 2 millonesde años y donde J. Chavaillon descubrió una importante serie de yacimientos arqueológicos. Los yacimientos conocidos comoOmo 57, Omo 84 y Omo 123 proporcionaron una industria consistente en lascas de cuarzo sobre las que aparecen los atribu-tos de una talla intencional, como talones y bulbos de percusión, en algunas de las cuales se ha detectado la presencia deretoques. Junto a ellos aparecieron núcleos discoides y poliédricos. En otro yacimiento, Omo 71, se descubrió un canto traba-jado de cuarzo en el que una serie de levantamientos bifaciales formaban un filo cortante. Uno de los sectores de Omo 123 hapermitido recoger las lascas procedentes del mismo núcleo y reconstruir el proceso de talla superponiéndolas al mismo. SegúnJ. Chavaillon en estos yacimientos se pueden detectar actividades diferentes. Algunos podrían constituir campamentos provi-sionales, mientras que en otros casos se trataría de talleres de talla. Los materiales descubiertos forman parte del primer com-plejo industrial conocido, habiendo sido denominado por los prehistoriadores como Oldovayense, siguiendo la tradición dellamarlo por el primer yacimiento donde se identificó: Olduvai. La garganta de Olduvai se encuentra cerca del volcán de Seren-gueti, cuyo cráter alberga hoy el Parque Nacional del mismo nombre y al borde de la fosa tectónica del Rift. Esta fosa recorreel oriente de Africa, llegando hasta el mar Muerto en Palestina. Su actividad ha favorecido el vulcanismo local, de forma quelas coladas de lava han sellado muchos de los yacimientos arqueológicos de la región. Desde 1931 L. Leakey se dedicó a lainvestigación en la garganta de Olduvai, ya conocida desde principio de siglo por su riqueza en fósiles. Su estratigrafía estáformada por varios niveles geológicos, conocidos como Beds. A lo largo de la garganta, en los distintos niveles se descubrieronvarios yacimientos arqueológicos de distintos tipos. Entre ellos, algunos representan suelos de habitación donde los objetos sedistribuyen en la superficie de un paleosuelo. En otros casos, se trata de áreas de descuartizamiento donde se encuentraninstrumentos asociados al esqueleto de un gran animal. La estratigrafía global de Olduvai comienza por una capa de basaltosobre la que se sitúa el Bed I, de 40 metros de espesor y formado por tobas volcánicas; en él aparecen los principales nivelesarqueológicos del Oldovayense. El Bed II presenta de 20 a 30 metros de espesor según las áreas, estando formado por inter-calaciones de tobas volcánicas y depósitos fluviales. En él se encuentran materiales del Oldovayense que evolucionan haciaun 0ldovayense avanzado (Developed Oldwman), con un Achelense en la parte superior. Éste se caracteriza por la presenciade los bifaces, en los que la talla cubre las dos caras dando bordes más rectilíneos. El Bed III presenta de 10 a 15 metros ysólo contiene materiales fluviales con industria Achelense. El Bed IV, con 45 m de espesor, está formado por materiales eóli-cos, lo que evidencia un cambio en las condiciones climáticas hacia una mayor aridez. El Bed V es la formación superficial y seformó a favor de los cambios tectónicos y el hundimiento progresivo del Rift. La cronología de Olduvai, sobre todo en los Beds Iy II, se puede establecer con una cierta seguridad dada la presencia de tobas volcánicas datables mediante la técnica de des-composición del potasio en argón. El basalto de la base del Bed I se ha datado en 1,9 millones de años, mientras que el Bed IIcomienza hace 1,7 millones de años y terminó hace un millón de años. Los Beds I y II contienen industria del tipo Oldovayensecon casi un 80 por 100 de cantos trabajados tanto uni como bifacialmente y que presentan filos redondeados. Junto a ellosaparecen los poliedros, los discos y los protobifaces, así como una industria sobre lascas retocadas que forman raederas,buriles o perforadores. Las materias primas son, sobre todo, volcánicas como el basalto o la fonolita. El Oldovayense avanzadose sitúa cronológicamente en 1,5 millones de años en este lugar y une a estos instrumentos la aparición de los primeros, y aún
  7. 7. 7toscos, bifaces así como un mayor desarrollo de la industria sobre lasca, apareciendo los raspadores, como también el uso dela cuarcita. Entre los distintos yacimientos conocidos en Olduvai, algunos nos permiten conocer las formas de vida de estoshomínidos. Uno de los yacimientos más interesantes es el conocido como DK I. En él se descubrieron los restos de la primeraestructura conocida. Se trata de un círculo de piedras en cuyo interior aparecían instrumentos líticos y restos de fauna. Estaestructura ha sido interpretada como los restos de un paravientos, del mismo tipo que los utilizados por los bosquimanos o lospastores para protegerse del frío y el viento de la noche. Esto nos permite suponer que hace 1,8 millones de años los gruposhumanos podían organizar su espacio y dominaban técnicas para asegurarse una cierta confortabilidad y protección. Otroyacimiento de gran interés es el denominado FLK, donde se identificaron los restos de un suelo de ocupación compuesto degran número de lascas así como algunos cantos trabajados. En él se descubrieron los huesos del Australopitecus (Zinjatropus)boisei. En un nivel subyacente aparecieron los restos de Homo habilis, demostrando la contemporaneidad de ambos tipos dehomínidos. En la parte superior del Bed I, en el yacimiento FLK Norte, aparecieron los restos de un elefante asociados al ins-trumental utilizado en su descuartizamiento. Junto a Olduvai, en el norte de Kenia se encuentra el lago Turkana, antiguo lagoRodolfo. En él aparece la Formación Koobi Fora, donde se descubrieron varios niveles arqueológicos estudiados por G. Isaacy R. Leakey. Esta presenta dos series estratigráficas separadas por una toba volcánica; fue datada en un principio en 2,6 mi-llones de años, aunque una revisión posterior la situó entre 1,8 y 1,6 millones de años, es decir, casi cronológicamente paralelaal Bed I de Olduvai. En la secuencia inferior se descubrieron varios yacimientos, destacando el conocido como KBS, que con-tenía una industria de tipo Oldovayense junto a restos óseos de cocodrilo, jirafa, hipopótamo, puerco espín y jabalí. Esto hasido interpretado por G. Isaac como una evidencia del trabajo en cooperación de los primeros homínidos, pues no parece quese puedan considerar causas naturales para esta agrupación de animales tan diferentes. Otro yacimiento es el HAS, dondeaparecieron los restos de un hipopótamo asociado a las instrumentos utilizados en su descuartizamiento. Entre los restos fósi-les destaca el denominado KNM ER 1470, un tipo evolucionado de Homo habilis. Al norte de Kenia, en Etiopía, encontramosotra de las zonas donde se han descubierto importantes yacimientos del Oldovayense: el valle del Awash en Melka Kunture.Entre ellos destaca Gombore I, donde aparecieron gran número de instrumentos y restos de fauna. En él se pueden descubrirzonas de acumulación de materiales, junto a otras vacías. Esto ha sido interpretado como la evidencia de zonas de actividadesespecíficas, como talleres o áreas de procesado de los animales. También se descubrió una zona vacía rodeada de círculosde piedras que podría representar un abrigo del tipo de Olduvai FLK. Los restos de fauna corresponden a hipopótamos, elefan-tes y antílopes. Su cronología se sitúa entre 1,7 y 1,6 millones de años. El Oldovayense avanzado está presente en Garba IV,datado en 1,4 millones de años. En él aparecen, junto a los cantos trabajados, lascas y percutores, así como grandes bloquesde piedra de casi 60 kilos utilizados como almacenamiento de materia prima. La presencia de algunos bifaces auténticos nospermite enlazarlo con el Achelense.Complejo achelenseInicio: Año 1400000 A. C.Fin: Año 1000000 D.C.El Achelense, basado en la presencia de bifaces en proporciones importantes, se encontró en Garba XII y en el nivel T deGombore I, así como en el Bed II de Olduvai. En general, es difícil de distinguir de las fases avanzadas del Oldovayense avan-zado y casi será la proporción de los bifaces el criterio utilizado. Así, entre 1,4 y 1 millón de años el Achelense se presentacomo una nueva fase cultural. Sus características principales, junto al ubicuo bifaz, serán el progresivo abandono de los cantostrabajados y el desarrollo de la industria sobre lasca, tanto en cantidad como en variedad de instrumentos. Otro útil nuevo es elhendedor, especie de bifaz con el filo recto. Entre los bifaces su variedad aumenta: junto a formas simples que podemos consi-derar como cantos trabajados en toda su superficie, pronto se empiezan a ver cómo los bordes se rectifican y se retocan paraconseguir un filo recto. Sus formas se regularizan dando ejemplares triangulares, ojivales o elípticos. También empiezan acambiar sus estrategias. Mientras que los grupos durante el Oldovayense se sitúan siempre cerca del agua, en el Achelensecomienzan a utilizar otras zonas más alejadas; esto también se refiere a su aprovisionamiento de materias primas. Mientras
  8. 8. 8que en el Oldovayense se tiende a usar las piedras del propio río, en el Achelense se busca una mayor variedad. Las estructu-ras de habitación, como las conocidas en Garba XII en Melka Kunture, se presentan como más elaboradas, aunque el esque-ma básico es el mismo que las anteriores de Olduvai DK. Sin duda, las condiciones climáticas no hacen necesario un sistemade abrigo más elaborado, pues como vimos es casi el mismo que perdura en la actualidad. Con el Achelense vemos una dis-persión de los grupos humanos, que tienden a ocupar todo el continente africano. Materiales de este tipo se encuentran en elnorte de Africa, donde los estudios de P. Biberson han establecido la secuencia cultural de Marruecos. Desde una fecha ante-rior a un millón de años, donde se podría situar Ain Hanech, se puede seguir una serie continua de yacimientos, que le permi-ten asegurar que el Achelense se encuentra ya hace 900.000 años. Este período cuenta con varias etapas representadas enlos yacimientos de Ternifine y Casablanca y cuya cronología se extiende por el Pleistoceno Medio. Entre sus instrumentosdestacan los hendedores, con una tardía aparición de la técnica Levallois. A partir de este momento vemos la expansión de losgrupos humanos fuera de África. La vía natural de salida es a través de Palestina, donde encontramos el yacimiento de Ubeidi-ya. Situado al sur del lago de Tiberíades, presenta una alternancia de depósitos de tipo lacustre y fluvial. Entre ellas se descu-brieron cerca de 14 niveles arqueológicos. Su situación cronológica no está perfectamente establecida, aunque oscila entre 1,4y un millón de años. La industria, que se considera un Achelense Antiguo, presenta tanto cantos trabajados como bifaces, asícomo una importante industria sobre lasca. Las materias primas presentes son, fundamentalmente, la cuarcita y el basalto. Unabuena evidencia del interés del corredor palestino es la presencia, entre los restos de fauna, de animales característicos tantode la provincia faunística etiópica como de la euroasiática. Otros yacimientos atribuibles a este momento antiguo son la canterade Evron, en Israel, o las terrazas de Nahr el Kebir, en Siria. El Achelense está muy bien representado en la zona, desde elvalle del Jordán hasta el Eufrates con fechas entre el 500.000 y el 300.000, lo que indica ya una total ocupación de la zona.Una facies especial es el denominado Acheleo-Yabrudiense, caracterizado por una industria laminar, sin técnica Levallois obifaces. Su datación entre los 150.000 y los 100.000 años lo sitúa ya dentro de la variabilidad del Paleolítico Medio antiguo. Enel resto de Asia los yacimientos adscribibles al Paleolítico Inferior se encuentran por todo el continente. En general nos indicanla existencia de una fuerte variabilidad regional en las industrias, situadas cronológicamente en el Pleistoceno Medio, lo queprovoca la aparición de una abundante terminología según las distintas zonas. Así, se habla de Soaniense en la India y Pakis-tán, con industrias con cantos trabajados, bifaces y técnica Levallois. Las industrias sin bifaces se sitúan hacia el Este con elAnyatiense en Birmania y el Padjitaniense en Indonesia. En China será el yacimiento de Zhoukoudian (Chou Kou Tien) el quealcanzará su fama por la presencia de restos de Homo erectus. Su industria se basa en los cantos trabajados, así como lascasy núcleos casi siempre de cuarzo. La coexistencia de industrias con y sin bifaces será una característica del Paleolítico Inferior.Se ha intentado buscar una explicación en las limitaciones de la materia prima, pero no siempre podremos interpretarlo así. Lapropia dispersión geográfica podría explicar estas variaciones al permitir que los grupos humanos desarrollen soluciones espe-cíficas a sus condiciones particulares.EuropaInicio: Año 750000 A. C.Fin: Año 100000 D.C.En Europa la presencia humana se puede, como en Asia, dividir en dos grandes momentos. Durante el Pleistoceno inferior ycerca del millón de años se encuentran las primeras huellas de la presencia humana, con una industria sobre cantos caracte-rística. Tras ella, ya en el Pleistoceno Medio -situado entre los estadios isotópicos 19 a 6 correspondientes aproximadamente alas glaciaciones Mindel y Riss y con fechas entre 750.000 y 100.000 años- la presencia de industrias paleolíticas es un hechoincontestable. Esta división debe, sin embargo, tomarse con ciertas precauciones. Las condiciones de conservación de lossedimentos correspondientes a estos períodos no han sido siempre favorables. La actividad geológica de los últimos cientosde miles de años ha destruido gran número de evidencias por la acción erosiva de los glaciares, los cambios en la red fluvial olos cambios en los niveles marinos, por lo que la conservación de los mismos es siempre compleja. Por otro lado, la resoluciónde los métodos de datación favorece a los más cercanos cronológicamente, donde se pueden utilizar un amplio espectro demétodos de datación.
  9. 9. 9Industrias más antiguasInicio: Año 100000 A. C.Fin: Año 1Por el momento no tenemos pruebas indiscutibles de la presencia humana en el continente europeo antes del millón de años.Las referencias de muchos autores a restos industriales en yacimientos como Chillac III, Les Etouaries, Seneze I, Seinzelles oVenta Micena, situados entre los 2,6 y 1,2 millones de años, no presentan instrumentos líticos u óseos con huellas evidentesde actividad humana o las correlaciones entre los materiales y las dataciones no siempre son fiables. Es en el periodo cercanoal millón de años cuando se datan los yacimientos más antiguos e indudables. Entre ellos, sobresalen Vallonet en el sureste deFrancia, CaBelvedere en Italia, Sandalja I en Pula (Trieste) o Kärlich A en Renania central (Alemania). Hasta el fin del Pleisto-ceno Inferior, es decir, hasta los 750.000 años, los hallazgos continúan proporcionando industrias en las altas terrazas delRosellón y del Somme en Francia, en el Lacio y el Véneto italiano, así como en Europa central (Becov II, en Bohemia, y Cer-veny Kopec, en Moravia). En todos ellos aparece una industria basada en cantos trabajados uni o bifacialmente, así comolascas retocadas procedentes de núcleos globulares o discoidales, evidenciando las primeras muestras de una talla centrípeta.Esta técnica contrasta con las evidencias conocidas en Africa, donde la fabricación de bifaces es una técnica común desdehace 1,5 millones de años, mientras que en Europa sólo encontramos bifaces a partir del Pleistoceno Medio. Estos primerosbifaces presentan formas toscas, que los iniciales investigadores denominaron Abevillense, de bordes sinuosos. Cronológica-mente se sitúa su aparición en los inicios del Pleistoceno Medio, con yacimientos como el epónimo Abeville. Sin embargo, latradición de cantos trabajados perdurará, con variantes, hasta el final del Pleistoceno Medio. A inicios del Pleistoceno Medio,durante el estadio isotópico 19, la presencia humana se extiende ya por toda la Europa templada con yacimientos como Solei-lhac en Francia, Karlich B y Mauer en Alemania, Strànska Skàla y Prezletice en Checoslovaquia o Iserna la Pineta en Italia,donde se descubrió un área de descuartizado de animales. La industria presenta los típicos cantos trabajados y la técnica detalla centrípeta, así como las primeras evidencias de técnica Levallois. Durante el Pleistoceno Medio, esta tradición evolucionade forma que a finales del mismo, desde el estadio isotónico 9, se puede ya hablar de un Paleolítico Medio, con industriascomo el Taubachiense o el Tayaciense. Entre los materiales correspondientes a los inicios del Pleistoceno Medio se sitúa elyacimiento de Verteszöllös. En él se descubrieron restos de hogares, así como abundantes restos de animales, destacando lososos, junto a una industria de pequeño tamaño sobre cuarzo. Otro yacimiento incluible en este momento es el de Bilzingsle-ben. Éste se encontraba situado en el borde de una corriente de agua que desemboca en un lago. En ella, los grupos humanosconstruyeron dos cabañas ovales de 3-4 metros de diámetro. Al Sureste se sitúan varios hogares utilizados también comozona de talla. Delante se extiende una zona de actividad particular donde han sido trabajados los útiles de piedra, hueso, marfily asta. En su centro se encontró una zona de 18 metros cuadrados limpia y pavimentada con una hilera continua de piedras,orientada hacia el Oeste. Otra zona de actividad se situaba sobre el borde del lago donde una acumulación de fragmentos dehueso de poco valor alimenticio podría ser interpretada como un basurero.Achelense europeoInicio: Año 200000 A. C.Fin: Año 50000 D.C.A continuación sobrevino el Achelense, como evolución del Abevillense, caracterizado por los bifaces. Su dispersión geográficaes diferente a la del grupo de los cantos trabajados, como evidenció Ch. McBurney. El Achelense se encontraría en la zonaatlántica, abarcando España, Francia, Inglaterra, Países Bajos y Alemania Occidental, mientras que en las regiones situadashacia el Este los bifaces serán escasos y predominarán las industrias sobre lasca con cantos trabajados. Sin embargo, en lazona occidental se detecta también una industria basada en la presencia de lascas, el Clactoniense. Este se encuentra interes-tratificado con el Achelense en algunos lugares como Swanscombe, por lo que algunos autores lo consideraron sólo una técni-ca de talla. Sin embargo, la semejanza con los conjuntos industriales de la Europa oriental ha revalidado su carácter de indus-tria diferente al Achelense. El Achelense se ha dividido tradicionalmente en tres fases: Antiguo, Medio y Superior, atendiendo
  10. 10. 10básicamente a la morfología de los bifaces. En el Inferior serán cercanos a los abevillenses, con bordes sinuosos y base reser-vada, en él también aparece la técnica Levallois; el yacimiento clave es Saint-Acheul, que dio nombre al Achelense. Más claroresulta el Achelense Medio, que ocupa cronológicamente el complejo Mindeliense, entre el 700.000 y el 500.000. Ya presentabifaces de formas estereotipadas, así como un aumento de los tipos sobre lasca. Entre los yacimientos importantes destaca labase de la Cueva de lArago en el Rosellón y el de Terra Amata en Niza. En este último, H. de Lumley descubrió una complejaserie de niveles situados en una playa fósil. En ellos identificó los restos de una cabaña ovalada con restos de hogares y entrecuyos materiales se pudieron recoger las lascas y reconstruir los procesos técnicos de talla. El Achelense Superior presentabifaces muy elaborados, a veces con formas apuntadas. En él la técnica Levallois es la más utilizada para la fabricación delascas; éstas se retocan dando formas muy semejantes a las del Paleolítico Medio contemporáneo. A este momento se atribu-ye el yacimiento de la Cueva de Lazaret, donde H. de Lumley identificó los restos de una cabaña en la que se encontraronvarios hogares, así como un complejo sistema de organización del espacio. Como evolución final del Achelense se cita al Mi-coquiense, que podría ser el origen del Musteriense de Tradición Achelense en Francia. Éste aparece en Alemania con formasparecidas, donde podría dar origen a facies con piezas bifaciales del tipo de Ehringsdorf, que llegarían a un Paleolítico Mediocon puntas bifaciales.Península IbéricaInicio: Año 900000 A. C.Fin: Año 100000 D.C.En la Península Ibérica la presencia humana no parece corresponder a fechas excesivamente antiguas. Las evidencias deVenta Micena, en Orce, y de la Cueva de la Victoria no son suficientemente convincentes como para poder considerarlas comoprueba de la presencia humana. La investigación del Paleolítico Inferior peninsular se basa fundamentalmente en los trabajosde M. Santonja. Para este autor, el yacimiento más antiguo podría ser El Aculadero en la provincia de Cádiz. Aunque, como elmismo autor plantea, se trata de una presencia aislada sin fechas absolutas o restos de fauna que los puedan situar en eltiempo. Las industrias con bifaces se pueden dividir en tres momentos. Las más antiguas aparecen en las terrazas medias-altas de los ríos del interior de la Meseta con ejemplos como Pinedo, en el Tajo, y quizá La Maya III, en el Tormes. Son indus-trias con bifaces gruesos e irregulares junto a hendedores simples sobre lasca cortical. También aparecen aún los cantos tra-bajados en grandes cantidades, mientras que las lascas presentan formas poco retocadas. No se detecta la presencia de téc-nica Levallois aunque sí la técnica centrípeta. Una fase posterior se detecta en las terrazas medias-inferiores con yacimientoscomo el clásico de San Isidro, descubierto en 1862 en el valle del Manzanares en Madrid, y Aridos en el Jarama, La Maya II y Ien el Tormes, Monte Famaco y el Sartalejo en el Tajo y Albala o el Martinete en el Guadiana. Su industria presenta ya bifacesy hendedores de formas regulares junto a la presencia de técnica Levallois y una industria sobre lasca elaborada. En un yaci-miento en cueva de especial importancia tenemos los únicos restos físicos de los primeros grupos humanos en la Peninsula.Nos referimos a la Sima de los Huesos en el complejo kárstico de Atapuerca, en la provincia de Burgos. Este complejo presen-ta varios yacimientos, algunos de los cuales, como la Trinchera con materiales achelenses, eran conocidos desde principios desiglo. En 1976 y en otra zona del complejo, en la denominada Sima de los Huesos, T. Torres descubrió una serie de restoshumanos que fueron estudiados por E. Aguirre y atribuidos a varios individuos de Homo sapiens arcaicos, con dataciones porUranio-Torio de más de 300.000 años. Los restos parecen pertenecer a un número mínimo de diez individuos, de los que cua-tro serian adultos, cuatro subadultos, uno juvenil y otro infantil. Esta concentración, una de las mayores de restos humanosconocida, es de gran interés y complejidad. ¿Cómo pudieron llegar a esa sima ese número de individuos? Nuestro conocimien-to de los procesos tafonómicos hace siempre complicada la interpretación de un conjunto de esas características. La explica-ción más plausible parece indicar un proceso catastrófico, en el que una arroyada o un proceso igualmente brusco enterró yarrastró un grupo humano casi completo. La propia estructura por edades del conjunto podría indicar también un grupo familiar.Otros yacimientos, claves para conocer las formas de vida de los primeros grupos humanos en la Península, serán el sorianode Torralba y el cercano de Ambrona. Las excavaciones, tras los trabajos pioneros del marqués de Cerralbo, se iniciaron en
  11. 11. 111962 por un equipo interdisciplinar dirigido por C. Howell, tanto en Torralba como en Ambrona. EL conjunto Torralba/Ambronadestaca por la abundancia de fauna. Dentro de ella sobresale la presencia de Elephas antiquus, E. trogonterii, Equus caballus,Cervus elaphus, formas arcaicas de Bos primigenius, Dama (o posiblemente Predama), Dicerorhinus hemitoechus, así comoFelis leo, Canis lupus, Rangifer y restos de aves, posiblemente Anatidae y Ciconidae. Dentro de la industria humana destaca lapresencia de restos vegetales que han sido atribuidos a lanzas (semejantes a la encontrada en Clacton-on-Sea). También esinteresante la presencia de huesos, trabajados por percusión, con morfología semejante a las piezas bifaciales en piedra. De laindustria lítica destaca la ausencia de cantos trabajados, mientras que son numerosos los bifaces y los hendedores. El comple-jo de Torralba/Ambrona se presenta como un lugar de gran interés prehistórico. Sin embargo, las interpretaciones sobre estosyacimientos no siempre han coincidido. La presencia de los restos de elefantes ha sido, por un lado, utilizada para defender laidentificación de los achelenses como grandes cazadores; por otro, dado el gran tamaño de los mismos, se ha postulado tam-bién que no eran grandes cazadores sino meros carroñeros. Es difícil distinguir entre ambos extremos, en general este pro-blema nos lleva hasta los limites del propio método arqueológico. Ambas posturas parten, en general, de los mismos datos yde los mismos materiales. El problema básico se centra en la posición del investigador: son los grupos humanos del PaleolíticoInferior capaces de atacar y derrotar a un animal de las dimensiones y la fuerza de un elefante o un rinoceronte, o bien el apro-vechamiento de estos animales es tan sólo una acción de carroñeo. En general, el conjunto Torralba-Ambrona parece indicarun medio de tipo palustre o de un río de curso lento. De esta forma, se da una zona muy rica en nutrientes que será punto deobligado paro y lugar de agrupación, adonde las especies animales acuden a buscar agua y alimentos. También los gruposhumanos tendrían esta zona como lugar de actividad. La presencia de restos animales ha sido interpretada como procedentede animales muertos por razones naturales o por el ataque de otros predadores no humanos. La comparación proviene de losestudios taxonómicos que se han realizado en las reservas africanas, donde el espectro de animales por dimensiones es se-mejante. En ellos se observa cómo los puntos de agua son un lugar donde se detecta la presencia constante tanto de herbívo-ros como de predadores. También son los puntos de agua el lugar central donde se detecta la presencia de animales muertos,tanto por causas naturales como atacados por otros animales. La última fase del Paleolítico Inferior, según M. Santonja, sedetecta en los ríos de la Meseta Norte como El Basalito o Burganes III junto a los de los areneros de Madrid como Oxigeno, oPorzuna y El Sotillo en la Meseta Sur. Ésta es una industria poco conocida por el pequeño tamaño de las industrias; sin em-bargo, se documentan bifaces retocados con percutor blando con formas simétricas de tipo micoquiense y filos rectos. Junto aellos aparecen hendedores con retoque bifacial hechos sobre lasca Levallois. Cronológicamente, se podría situar también eneste momento el nivel Achelense de la Cueva del Castillo en Cantabria. Éste se sitúa encima de una serie musteriense antiguaque según V. Cabrera demuestra la contemporaneidad de ambos. Según M. Santonja la división del Paleolítico Inferior de laPenínsula no se corresponde de igual a igual con la división clásica, lo que confirma su carácter teórico aun en los lugaresdefinidos como clásicos en Francia. Como yacimiento situado ya en el Paleolítico Medio, aunque para algunos autores sea aúnAchelense Superior, debemos citar la Solana del Zamborino en Granada. Su fauna permite una situación cronológica entre elfinal del Pleistoceno Medio y los inicios del Superior. En la industria destaca la presencia abundante de raederas y denticula-dos, lo que lo vincula al Musteriense. La presencia de bifaces cordiformes y hendedores podría hacer pensar también en suatribución a un Musteriense de Tradición Achelense con cronologías de finales del Pleistoceno Medio semejantes a las deotros yacimientos europeos.Economía y sociedadInicio: Año 2500000 A. C.Fin: Año 95000 D.C.A lo largo del más de un millón de años que podemos considerar que ocupó cronológicamente el Paleolítico Inferior, observa-mos la aparición de las primeras culturas humanas entendiendo como tales las pruebas objetivas de la transformación delmedio. En él se construyen los primeros abrigos y cabañas, desde la de Olduvai DK a las de Terra Amata, Lazaret oBilzingsleben. En ellas vemos soluciones que son simples pero efectivas, y que en muchos casos reflejan formas que perduranhasta la actualidad. Durante mucho tiempo se consideró que durante el Paleolítico Inferior los grupos humanos no tuvieron una
  12. 12. 12tecnología desarrollada y su capacidad de sobrevivir era baja. Sin embargo, la propia evidencia nos demuestra lo contrario,durante más de un millón de años los grupos humanos sobrevivieron y se enfrentaron a medios ambientes diferentes, desdelas selvas tropicales a los países templados. Su dispersión hacia el norte no pasa generalmente del paralelo 55. Sin embargo,no debemos olvidar que éste es también el límite aproximado de los máximos avances glaciares, por lo que toda evidencia depresencia humana más hacia el norte, anterior al último episodio glaciar, ha sido destruida por la propia acción de la erosiónglaciar. Su tecnología, si bien simple, resultó efectiva. Los primeros homínidos entraron en la cadena de la tecnología. Mientrasque los cantos trabajados son fáciles de fabricar, los bifaces necesitan una materia prima de mejor calidad, por lo que se hacenecesario recorrer mayores distancias para encontrar las materias primas necesarias. El propio desarrollo de las técnicas detalla se vuelve más complejo y en algunos aspectos más antieconómico. Mientras que en los cantos trabajados se aprovechacasi el 100 por 100 de la materia prima, las técnicas de talla del Paleolítico Superior sólo aprovechan el 25 por 100 o menos dela misma, con lo que se hace necesaria una mayor movilidad de los grupos humanos. Antes del reconocimiento de las indus-trias sobre lasca del Paleolítico Inferior se consideraba que las técnicas de talla sólo podían conseguir unos pocos centímetrosde filo activo, mientras que las técnicas de producción de hojas obtenían hasta dos metros. Sin embargo, el reconocimiento deltemprano uso de lascas ha hecho cambiar este presupuesto. Los primeros artesanos no sólo usan los cantos trabajados, sinoque en muchos casos éstos podrían ser núcleos para obtener lascas. En los avances técnicos se ha visto el reflejo de la de-nominada Ley de la Reina Roja. Este personaje, procedente de las obras de Lewis Carrol, expresa el principio de "correr mu-cho para poder estar siempre en el mismo lugar", de la misma manera los distintos procesos técnicos tienden a obtener mejo-res resultados, pero a costa de aportes energéticos progresivamente mayores. De esta manera vemos también cómo la culturahumana se rige por el segundo principio de la Termodinámica: es cada vez mayor el aumento de la entropía o del desorden,considerando como tal la imposibilidad de volver atrás, y que cada avance cultural implicará la creación de contrapartidas demayor gasto de energía para mantenerlo. Las pautas de ocupación del territorio cambian con el tiempo, aumentando el númerode yacimientos conocidos. Sin embargo, es éste un dato que debemos tomar con precaución. Durante el Pleistoceno Inferior,como hemos visto, encontramos yacimientos por todo el sur de Europa, desde España a Grecia y desde el Mediterráneo hastala gran llanura. El número de yacimientos es escaso, lo que se ha utilizado como prueba de una baja densidad de población.Sin embargo, el esquema es también para nosotros erróneo. Si durante más de un millón de años encontramos restos huma-nos por el continente, esto demuestra que los grupos tenían suficiente capacidad reproductora, y ésta sólo se alcanza congrupos humanos que pueden intercambiar elementos reproductores, por lo que deben establecer contactos constantes. Éstosno son viables si existen cientos o miles de kilómetros de separación entre los grupos. Los yacimientos que se conservan sonsólo una mínima parte de los que ocuparon los grupos humanos, por lo que su conocimiento y protección deben ser una metade los investigadores y de la propia sociedad. La incapacidad de los grupos humanos del Pleistoceno Inferior y Medio parasobrevivir parte de la tautología expresada por muchos autores, que nos dice que sólo los seres humanos modernos tienenactitudes modernas. El principal problema es definir lo moderno. Si consideramos las diferentes adaptaciones de las poblacio-nes predadoras actuales para sobrevivir en los diferentes medios ambientes, vemos cómo las soluciones no son uniformes,sino que cada grupo obtiene sus recursos de la mejor forma según cada región. Un caso paradigmático es la profunda discu-sión que sacude a los investigadores en la interpretación de la capacidad de cazar de los grupos humanos. Mientras que losprimeros investigadores veían en ellos a potentes cazadores de grandes mamíferos, interpretando como cazados los elefantesde Olduvai o Torralba y Ambrona, en la actualidad se les suele considerar como meros carroñeros. Los chimpancés son capa-ces no sólo de comer carne cuando pueden, sino que también sabemos que son capaces de organizar auténticas batidas paracazar animales que van desde otros monos a pequeñas gacelas. La evidencia arqueológica nos demuestra que ya desde hacemás de 2,5 millones de años los grupos humanos utilizan la carne como alimento. Incluso tenemos la evidencia de alteracionesfisiológicas. Un resto de Homo erectus procedente de Koobi Fora, conocido como KNM ER 1808, tiene deformaciones produ-cidas por una hipervitaminosis A provocada por la ingestión de carne, especialmente hígado, en cantidades excesivas. Sinembargo, esto no resuelve el problema de si eran cazadores o carroñeros. La obtención del alimento procedente de la carroñaimplica también la existencia de competencia con otros carroñeros o predadores como las hienas. No resulta complicado pen-sar que pronto los grupos humanos prefirieron la caza directa a la competición con estos animales, por otro lado, también peli-grosos. Los estudios realizados en las reservas africanas demuestran que las hienas pueden llegar a cazar y los leones carro-ñear presas muertas. Con todo esto queremos situar el problema en una justa medida. Los grupos humanos durante el Paleolí-
  13. 13. 13tico Inferior tendieron a considerar la carne como un recurso fundamental, sobre todo cuando se extendieron fuera de Africa.Los estudios etnográficos actuales nos indican que las sociedades utilizan recursos vegetales cuanto más se sitúan cerca delEcuador y que la caza es la fuente de alimentos principal según se encuentran hacia el norte, llegando al extremo de algunosgrupos esquimales, que sólo se alimentan de productos animales. La presencia de restos animales junto a restos industrialeshumanos es la norma en los yacimientos arqueológicos. Sin embargo, la habilidad se fue mejorando con el tiempo, de formaque ya durante el Pleistoceno Medio no parece que se pueda dudar de una actividad cazadora como base de la economía enlas zonas templadas. Incluso en algunos yacimientos como Lebenstedt, los restos de reno alcanzan el 63 por 100 de la fauna,una cantidad semejante a la de los yacimientos del Paleolítico Superior local. Todo esto nos indica que los datos que posee-mos sobre este período tan fundamental de la historia humana son aún escasos y su interpretación puede llevar a discusiones.Sin embargo, no debemos olvidar que muchos de los descubrimientos e invenciones que veremos servirán a los grupos huma-nos de otros momentos como el Paleolítico Superior para alcanzar sus metas. Se descubrieron durante este momento el fue-go, la construcción de abrigos o cabañas, las técnicas de talla (incluyendo la de hojas), etc. También fueron capaces de con-quistar por vez primera otros continentes, de forma que solo América y Australia-Nueva Guinea quedaron fuera de la coloniza-ción humana hasta el Pleistoceno Superior.Paleolítico MedioInicio: Año 85000 A. C.Fin: Año 35000 D.C.El Paleolítico Medio es uno de los períodos de la Prehistoria que más variabilidad presenta. Los conceptos más generalessobre el mismo hoy en día muestran un panorama más confuso y complejo de lo que se sospechaba en un principio. Por ellose está poniendo de relieve cada vez más la necesidad de revisar en profundidad los conceptos, datos e interpretaciones deesta fase cultural de la humanidad. Teniendo en cuenta estos problemas, no debemos extendernos aquí en ellos, sino centrar-nos en lo que se conceptúa hoy por hoy como el Paleolítico Medio en general y su representación. En términos clásicos, elPaleolítico Medio es la fase que sucede al Paleolítico Inferior y desemboca en el Superior, asociado a un tipo humano caracte-rístico: el hombre de Neandertal, universalmente reconocido como una variedad de los sapiens. Dentro de una cronología rela-tiva, se encontraría hacia finales del Riss-Würm y dentro de las primeras oscilaciones de la glaciación würmiense, hasta elinterestadial Würm II-III, en Europa occidental. Hacia el 85.000 se considera establecido, comenzando la transición al Paleolíti-co Superior en torno a los 40.000/35.000 a. C. La industria lítica característica se encuentra realizada básicamente sobre las-cas, produciéndose en esta fase la máxima expansión y caracterización de la denominada técnica Levallois. En los últimosaños se ha producido en la investigación europea y del Próximo Oriente una alteración de estos datos, ofreciendo una cronolo-gía mucho más larga que llega a situar al Paleolítico Medio incluso en el estadio isotópico 9 y, en términos de la secuenciaclásica, alcanza la glaciación rissiense. Por esta causa hemos separado el Paleolítico Medio en dos etapas: antiguo y reciente.Si bien el término Paleolítico Medio es genérico e incluye todas las industrias de este periodo en el Viejo Mundo, en Europaoccidental y Levante se emplea otro vocablo que se ha convertido en sinónimo del anterior: el Musteriense para la secuenciaclásica würmiense. Su utilización es mayoritaria, especialmente a partir de los trabajos de F. Bordes, aunque comienza a intro-ducirse en el léxico de la Prehistoria con cierta anterioridad al de Paleolítico Medio, a partir de la excavación de E. Lartet en elyacimiento de Le Moustier (Peyzac) en 1864. Para Bordes, el musteriense define las industrias würmienses regionales delsuroeste de Europa. Este concepto se está flexibilizando en la actualidad, dada la existencia de industrias más antiguas, comolas procedentes de la cueva de Vaufrey, en el suroeste de Francia o la cueva del Castillo en Cantabria, que representan con-juntos musterienses pero cuya cronología es muy alta, definiéndose dentro de las etapas del Riss, o estados isotónicos 6 a 9.Los datos actuales complican aún más el problema del paso del Paleolítico Inferior al Medio, una vez que observamos la pre-sencia y coetaneidad de estas industrias. Uno de los problemas presentes es la dificultad de encontrar industrias pertenecien-tes al interglaciar Riss-Würm, ya que en los depósitos de ese período se presenta una fuerte erosión que dificulta la conserva-ción de datos.
  14. 14. 14Interpretación de la industria líticaInicio: Año 85000 A. C.Fin: Año 35000 D.C.La identificación de los cazadores del Paleolítico Medio partió del análisis de la industria lítica, conceptuada básicamente comouna industria de lascas. El primer intento de sistematización por parte de un prehistoriador surge con H. Breuil en 1931, quienestablecería una secuencia bipartita entre culturas levalloisienses y musterienses, basándose para la primera en los yacimien-tos al aire libre del norte de Francia, que ofrecían una proporción muy elevada de restos de talla, lascas, núcleos, etc., mientrasque las puntas, raederas y otros útiles eran escasos. Estos conjuntos eran semejantes a los que contenían piezas de facturaespecial de las graveras de Levallois (Sena) durante el siglo pasado. Por asimilación, Breuil denominó las industrias con lascasde extracción premeditada, Levalloisense, del que establecería una secuencia cronológica de siete estadios, de los cuales lostres últimos serían coetáneos del Musteriense. En la década de los cincuenta aparece la figura de F. Bordes, quien guiado porV. Commont estudia la formación de loess del norte de Francia y sistematiza las industrias del Paleolítico Inferior y Medio,estableciendo una lista tipológica con las piezas frecuentes y características de ambos períodos. Para ello se basaría, asimis-mo, en los trabajos de F. Bourgon sobre las industrias musterienses de la zona suroeste de Francia. En esta serie se incluyeun conjunto de piezas que realmente no son útiles en el sentido tipológico: las lascas levallois. Éstas entran en la composiciónde su lista para proporcionar las bases de diferenciación técnica de las industrias. Con la aplicación de la estadística, ademásde los resultados de su estudio geológico, demostró la inexistencia del Levalloisiense como cultura, quedando reducido a unfenómeno técnico. La mayor o menor expansión de la técnica levallois, reflejada por su índice, tenía su causa para Bordes endos razones: el género de vida y la mayor o menor abundancia de materia prima, combinándose ambos factores con la tradi-ción. La sistematización del Musteriense realizada por F. Bordes descansa sobre las industrias en abrigos y cuevas del suroes-te francés y algunas de los loess y terrazas del norte de Francia, así como en los trabajos previos de Bourgon. Siguiendo unsistema de porcentajes, definió el Musteriense como un complejo basado en un mismo espectro de útiles. Dentro de este com-plejo musteriense aisló cuatro grupos en los que puede estar representada la técnica levallois, siendo en este caso denomina-da de facies levallois, o estar ausente, constituyéndose en un conjunto de facies no levallois. La atribución de un conjunto demateriales a un determinado grupo vendría dado por la distinta proporción de los diferentes útiles que componen la lista tipoló-gica, según lo que revelen los porcentajes y los índices técnicos y tipológicos aplicados a la misma. Los tipos de Musterienseestablecidos son los siguientes: 1.° Musteriense de Tradición Achelense. Este término fue establecido por Denis Peyrony paralos niveles que contentan bifaces, pero que eran musterienses por su edad claramente würmiense. Este grupo para Bordes escomplejo, comprendiendo numerosos subtipos, que a veces representan facies contemporáneas. Entre los diversos subgrupostipológicos, los más importantes se deben a la evolución de la industria: tipo A, más arcaico y tipo B, evolucionado. Ambospueden ser de facies levallois. El Musteriense de Tradición Achelense Tipo A está caracterizado por la existencia de determi-nado tipo de bifaces (cordiformes y triangulares) en proporciones que oscilan entre el 5 y 40 por 100; índice de raederas medioentre 20 y 45 por 100; desarrollo amplio de los útiles del Paleolítico Superior; porcentaje variable, aunque bajo, de cuchillos dedorso. El Musteriense de Tradición Achelense Tipo B está caracterizado por la persistencia muy escasa de bifaces; gran desa-rrollo de cuchillos de dorso, que preconizan el tipo Chatelperron; desarrollo laminar de la industria; abundancia de útiles delPaleolítico Superior y descenso del porcentaje de los útiles musterienses salvo los denticulados. 2.º Musteriense Típico. Care-ce de subdivisiones claras para Bordes, si bien apuntaba la posibilidad de las mismas en investigaciones posteriores, hoy endía constituye uno de los grupos más conflictivos. Los rasgos típicos de la industria se caracterizan por la ausencia o evidencialimitada de bifaces (atípicos), bajo porcentaje de cuchillos de dorso, no característicos por lo general; presencia aún menor dedenticulados; porcentaje de raederas que oscila entre el 23 y el 65 por 100, sin apenas representación de las de tipo Quina yun porcentaje apreciable de puntas musteriense. Este grupo puede ser de facies levallois. 3.º Charentiense o Musteriense deTipo Quina-Ferrassie. Se subdivide en dos grupos. El Musteriense tipo Quina se caracteriza por la casi ausencia de técnicalevallois, con lascas cortas y espesas y un índice laminar bajo y, sobre todo, por una fuerte proporción de raederas, la mayoríade tipos especiales, como simples-convexas y transversales-convexas y las raederas con retoque bifacial, ambas de tipo Qui-na; su porcentaje es muy fuerte, apareciendo los limaces. Los denticulados juegan un papel débil, aunque son más numerosos
  15. 15. 15en el comienzo y al final de este tipo de conjunto. El Musteriense tipo Ferrassie constituye la facies levallois, caracterizándosepor la aparición de esta técnica en conjuntos con una fuerte proporción de raederas, entre las que destaca una proporciónmoderada de raederas Quina a semi-Quina. Las diferencias con el tipo Quina vienen dadas fundamentalmente por el papelque juegan las diferentes técnicas de talla, ya que los productos levallois no permiten la realización del retoque escamoso so-breelevado. Los denticulados persisten en proporciones muy débiles, desarrollándose en los niveles tardíos. 4.º Musteriensede Denticulados. Constituye uno de los tipos más claros del Musteriense, cuyos conjuntos se componen de proporciones muyelevadas de denticulados y escotaduras con débiles a muy débiles porcentajes de otros tipos. En casos determinados sirvepara rastrear alteraciones mecánicas de los depósitos de donde proceden. 5.º Vasconiense o Musteriense tipo Olha. Ha sidoaislado como un tipo regional por el propio F. Bordes para explicar las industrias con hendedores que aparecen en el propiopaís vasco-francés y en la cornisa cantábrica. Basándose principalmente en las colecciones procedentes del Abri Olha y de unnivel del yacimiento del Castillo, se caracteriza por unos conjuntos de tipo Quina o Charentiense evolucionados y la presenciade hendedores. Ha sido objeto de discusión al ampliarse las colecciones de otros yacimientos, principalmente de Cantabria,por lo que su problemática la discutiremos más adelante. Si bien se observa por la mayoría de los investigadores la dificultadque entraña, en muchos casos, atribuir un conjunto lítico a una determinada facies, la evidente existencia de distintas tenden-cias en las industrias musterienses ha sido objeto de una acusada polémica sobre la significación de esta diversidad, polémicaque no ha sido aún resuelta a pesar de haber transcurrido más de dos décadas. Las principales posturas, en cuanto a la signi-ficación cultural de los diferentes conjuntos líticos, son las siguientes: En primer lugar, conviene comentar brevemente la propiainterpretación de F. Bordes, una vez concluida su sistematización de los conjuntos líticos. Este investigador defendía, en 1970,el que los diferentes conjuntos representaban tradiciones autónomas y estables a lo largo del tiempo de diferentes grupos, queapenas tendrían una influencia recíproca. Las principales críticas a la interpretación de Bordes partieron de dos investigadoresnorteamericanos, L. y S. Binford en la misma década de los sesenta. Según estos autores, aquella interpretación iba contra lamisma base antropológica, ya que a los musterienses se les concibe organizados sociológicamente en grupos pequeños derecolectores de alimentos, mostrando una cierta movilidad, por lo que no pueden coexistir durante largos períodos de tiempoen regiones de extensión limitada, como sería el Perigord, sin que se produjese cierto grado de aculturación. Asimismo, loshábitos preferentes en la manufactura de útiles tienden a desarrollarse bajo condiciones de aislamiento geográfico y diversifi-carse especialmente las características de los conjuntos, lo que no parece ser el caso de la cultura musteriense. Lewis y SallyBinford ofrecieron una interpretación funcional, partiendo del concepto de que cada conjunto específico de piezas correspondíaa una actividad determinada, encuadrada en dos grandes grupos de técnicas: las relacionadas con tareas extractivas (aprovi-sionamiento de alimentos y materias primas) y las propias del asentamiento o tecnología de mantenimiento y transformación,que se llevaría a cabo en los campamentos base. El primer paso para obtener datos que sustentaran esta interpretación con-sistió en aislar los conjuntos o unidades de piezas que estarían relacionados con las diferentes actividades, y para ello aplica-ron el análisis factorial sobre la totalidad de las piezas procedentes de dos yacimientos, del Oriente Próximo y del Perigord. Elanálisis factorial les permitió identificar una serie de variables agrupadas que son los factores, a su vez cada uno de ellos sedefiniría por una serie de variables, en su mayoría tipos del sistema de F. Bordes, y que estarían relacionadas con determina-das actividades. Los factores observados son los siguientes: Factor I: vinculado con la actividad de fabricación de útiles nolíticos (hueso, madera, etc.), actividad propia de mantenimiento que los Binford relacionan con el Musteriense Típico. Factor II:en el que se agruparían variables que Binford relaciona con la caza y despiece de animales, por lo que lo asimila con activida-des extractivas, vinculándose al Musteriense tipo Ferrasie. Factor III: vinculado por sus variables al proceso de consumición dealimentos (corte e incisión), representando, pues, una actividad de mantenimiento y podría compararse al Musteriense de Tra-dición Achelense. Factor IV: por el tipo de variables, lo relacionó con una función específica, como es el trabajo de materiasvegetales, actividad extractiva que se asimilaría al Musteriense de Denticulados. Factor V: la interpretación de las variables sepresenta más desdibujada que las anteriores, si bien Binford lo relacionaría con actividades de caza y el aprovechamiento dela misma, es decir, como actividad extractiva, relacionándose con el Musteriense de tipo Ferrassie. El aspecto innovador deBinford se remite al método utilizado, aunque pueden criticarse algunos aspectos, como son: el olvido de la fauna y otros datosa la hora de ofrecer una interpretación de actividades de grupos cazadores, atribuir de una manera simplista y a priori funcio-nes determinadas a las variables, la escasez de la muestra y el ignorar las condiciones y circunstancias de cada nivel estudia-do, así como una discutible aplicación del Análisis Factorial. En la década de los sesenta otro investigador, Paul Mellars, uno
  16. 16. 16de los clásicos de la nueva arqueología nacida en Inglaterra con David Clarke, estableció una secuencia cronológica de losdiferentes tipos musterienses en el sudoeste de Francia relacionando los niveles de las series estratigráficas del Perigord, conel fin de analizar la certeza sobre la coetaneidad, al menos de todas las facies, y rastrear la evolución de las mismas. Los tra-bajos en los años setenta de H. Laville han mostrado, por medio de análisis geológicos, la existencia continuada de las distin-tas facies desde los inicios del Würm. La aportación de Mellars a la interpretación de la variabilidad de los grupos musteriensesdescansa sobre una base crítica a la concepción de funcionalidad ofrecida por los Binford, haciendo ver el peligro de realizarcorrelaciones simples entre el equipo material, actividades económicas y medio ambiente, en sociedades que poseen a su vezun nivel de subsistencia muy simple. Del mismo modo, lo arriesgado de suponer que todas las diferencias entre los conjuntosde útiles puedan reflejar probables diferencias significativas en las actividades realizadas en los yacimientos estudiados. Paraeste investigador al menos tres de las facies, Ferrassie, Quina y Musteriense de Tradición Achelense (MTA) se solapan crono-lógicamente en este orden, evolucionando de forma independiente. Para este supuesto se basa fundamentalmente en el yaci-miento de Combe Grenal. Veinte años después, se mantiene la polémica sobre el significado y la variabilidad dentro de lasfacies musterienses. Con los datos de Henri Laville y las recientes dataciones por termoluminiscencia del abrigo epónimo deLe Moustier, obtenidas por H. Valladas y M. Geneste, P. Mellars observa que al menos estas tres facies se originan en diferen-tes momentos y tienen una evolución interna. La sucesión de estas tres facies comienza por el Musteriense Ferrassie, poste-riormente el Quina y, por último, el Musteriense de Tradición Achelense, primero el tipo A y posteriormente el tipo B. En la últi-ma década y a partir de sus trabajos con H. de Lumley en la cueva de LHortus, Nicolas Rolland ha expuesto recientementeuna nueva interpretación de la variabilidad de las industrias musterienses. Parte el autor de la variabilidad en las frecuenciasde útiles retocados regularmente, considerando la dicotomía existente entre raederas y denticulados. Su observación básica esla importancia de las raederas, ya que cuando aumenta la frecuencia de las mismas, aumenta también la riqueza cuantitativade las colecciones. Estos útiles, destacados ya por F. Bordes en una amplia variedad de tipos, para Rolland consisten en "úti-les de borde cortante, utilizados intensivamente, reafilados de nuevo y a menudo reemplazados cuando las circunstanciasrequirieran una economización del material lítico". Los denticulados y las escotaduras servirían para el trabajo de materias másresistentes mediante otras acciones cinéticas y durarían aún más. Estas industrias se producen ambas desde los comienzosdel Würm, si bien las que presentan mayor frecuencia de raederas parecen coincidir en general con períodos de clima mássevero, mientras que las segundas tienden a aparecer durante episodios más suaves o templados, coincidiendo geográfica-mente en varias áreas de la cuenca mediterránea. Deduce que las características de la industria pueden ser diagnósticos dehábitos de talla modificados como consecuencia de cambios interrelacionados entre la morfología social y el medio ambiente.La dicotomía entre dos series de piezas fundamentales, raederas y denticulados, ha sido defendida por otros autores comoArthur Jelinek y Harold Dibble. Recientemente, en los análisis matemáticos que hemos realizado en conjuntos de niveles de lacornisa cantábrica, se muestra claramente que la interrelación que ofrece el análisis de componentes principales agrupa dosseries básicas según el componente principal que predomina en los conjuntos, raederas o denticulados. Encontrándonos den-tro de los problemas de interpretación de las industrias líticas, en los últimos años han surgido estudios más concretos o másespecializados sobre determinadas piezas o sistemas técnicos. H. Dibble ha observado la serie de reducciones del filo a lasque han sido sometidas las raederas a partir de nuevos retoques. Para ello, ha tomado como muestra las series de raederasprovenientes del yacimiento de La Quina en Francia (Charente), las de Tabun en el Próximo Oriente y los Zagros. Parte de dospremisas: a) tener en consideración hasta qué grado tiene lugar la reducción de una pieza, observando el tamaño final relativoal tamaño original de la pieza, y b) tener en cuenta que la reducción por sucesivos retoques del filo afecta a la superficie de lalasca y no a su punto de percusión. La reducción afecta a los diversos tipos de raederas. Gracias a este estudio ha detectadodos secuencias: 1. En cuatro yacimientos de los Zagros, la reducción de los bordes laterales de las raederas llevan a una ca-dena, desde las raederas simples y dobles hasta llegar a raederas convergentes. 2. En La Quina y en Tabun, las raederas hansufrido la reducción en un borde, mostrando una cadena que lleva a la producción de raederas transversales desde lo que eranraederas retocadas lateralmente. Visto así, la variedad tipológica de las raederas muestra la medida de intensidad de reduc-ción en los filos. Las raederas laterales presentan poca intensidad de reducción y paralelamente de uso. Un amplio número deconvergentes y transversales puede implicar una reducción del filo más intenso y mayor utilización. Estas pautas respecto a lautilización de las raederas están relacionadas con el comportamiento de los cazadores, sumándose además la mayor o menoraccesibilidad a las fuentes de materia prima para la realización de las piezas. Otros trabajos se han encaminado hacia el estu-
  17. 17. 17dio de los procesos técnicos que conllevan la obtención de los productos. Entre ellos, destacan los trabajos de Eric Böedasobre la técnica levallois y los trabajos sobre la cadena operatoria en la obtención de los distintos productos, observada princi-palmente por M. Geneste. La técnica levallois ha constituido siempre un elemento fundamental en el Paleolítico Inferior y bási-co para el estudio del Paleolítico Medio. Recordemos aquí la estructura del Paleolítico Medio propuesta por Breuil y, asimismo,la importancia dada en la clasificación y sistema de F. Bordes, siendo principalmente los conjuntos de Próximo Oriente los quereflejan la abundancia y la variabilidad de la industria levallois. Técnicamente, se observan en el Levante tres tipos de núcleos:unipolar, bipolar y centrípetos. E. Böeda en sus trabajos en el norte de Francia no sólo confirma la variabilidad de los núcleos,sino también el sistema de gestión que se observa a través de la superficie de las lascas levallois. El concepto levallois reside,esencialmente, en la concepción volumétrica del núcleo al que se añaden técnicas de predeterminación en la morfología de laspiezas que se van a obtener. Técnicamente, la forma de obtención es básicamente la percusión directa con percutor duro. Elmétodo que constituye la etapa de producción es la reunión entre la reproducción abstracta del objetivo y su concreción. Enrelación con el método, E. Böeda ha distinguido dos series de métodos: el lineal, destinado a la obtención de una sola lascapreferencial por superficie de preparación levallois, y el método recurrente, que conduce a la obtención de varias lascas prede-terminadas por superficie de preparación levallois. Aparte del problema interpretativo y las tendencias de análisis actuales, seobserva cómo las facies musterienses definidas por F. Bordes para los yacimientos aquitanos aparecen distribuidas por Euro-pa occidental con mayor o menor intensidad; en la Europa meridional y central las facies se desdibujan aún más, apareciendoelementos nuevos que ofrecen variantes originales. Aun así, y a pesar de las deficiencias que se observan en la actualidad aladscribir a facies determinadas los conjuntos líticos, el sistema tipológico y técnico al ser sencillo y de carácter general permiteestudiar industrias plurales y diversificadas en cualquier ámbito geográfico. En áreas que se alejan del foco del suroeste fran-cés, la industria lítica pierde las características que definen al Musteriense, asimilándose a lo que Bordes definió como muste-roides. Quizá sea mejor por ello la utilización del término Paleolítico Medio, más asequible por su carácter general y aplicable acualquier industria que no responda a las líneas directrices de los conjuntos del Paleolítico Inferior.Dispersión de los conjuntosInicio: Año 85000 A. C.Fin: Año 35000 D.C.Todas las interpretaciones y problemática del Paleolítico Medio siempre han estado ligadas a dos áreas geográficas: Europaoccidental y Próximo Oriente. Sin embargo, industrias relacionadas con este período se encuentran en otras áreas que todavíase conocen someramente. El continente africano es un foco de atención para las industrias más antiguas y representa un fac-tor clave en los estudios sobre evolución humana, dado que hasta el momento está considerada como la cuna de la humani-dad. Los estudios sobre el Paleolítico Medio en Africa están cobrando un cierto empuje, pero aún los datos no son tan abun-dantes, teniendo en cuenta la extensión del continente africano, ni la densidad de estudios es tan grande como en Europa o elPróximo Oriente. EL norte de Africa presenta diversas adaptaciones; en la zona de Nubia se conocen varios conjuntos, perocasi todos los datos provienen de yacimientos al aire libre, por lo que no hay secuencias estratigráficas largas. Pueden recono-cerse diferentes tipos de conjuntos que muestran tres tendencias distintas. Unos conjuntos son parecidos al que conocemosen Europa por Musteriense Típico, otros se asemejan al Musteriense de Denticulados y, por último, aparecen aquellos quepresentan características propias, entre ellas la más importante es la abundancia de buriles de tipo Khormusan. En todos ellosla técnica levallois es común. En el Sahara egipcio aparecen yacimientos que se encontraban asociados a lagos y corrientesde agua que implican un clima húmedo durante las ocupaciones del Paleolítico Medio. En la región del norte de Africa, sinembargo, destaca la cultura llamada Ateriense, muy abundante. Se caracteriza por tener las típicas piezas con pedúnculo enconjuntos que presentan raederas, puntas, denticulados y algunas piezas levallois, como sucede en Taforalt, Aliya y en otrosyacimientos en cueva marroquíes. El Ateriense parece suceder al Paleolítico Medio, pero no siempre es así. Geográficamentese sitúa en las regiones que bordean el mar Mediterráneo, de Marruecos a Cap Blanc en Túnez. Se asocia a un clima húmedo,como se deduce en Dar-es-Soltán. En algunos yacimientos, entre el Ateriense y el Paleolítico Superior aparecen niveles estéri-les arqueológicamente, interpretados como periodos de aridez que no permitieron la ocupación humana. Del Africa subsaha-
  18. 18. 18riana tenemos noticias en el Africa occidental y el oriental, pero la región que ofrece más datos es Sudáfrica. Los conjuntos sepresentan pobres en piezas retocadas, entre las que predominan raederas, puntas y denticulados, alternando su dominio se-gún el conjunto. La técnica levallois predomina, a su vez, en los yacimientos de regiones hacia el interior más que en la costa,lo que puede deberse a las diferentes materias primas, del mismo modo que las hojas son abundantes, pero también varia sunúmero dependiendo de los conjuntos. Aparecen algunas piezas de dorso, que se asignan con sus conjuntos a la industria deHowiesons Poort, que a su vez representa el intermedio entre el Paleolítico Medio y el Paleolítico Superior. Hacia el sur, losniveles intermedios se presentan estériles al igual que sucedió en el norte. En Africa oriental hay pocos yacimientos, peromuestran más continuidad con el Paleolítico Superior en las áreas del Zaire, Kenia y Tanzania. En Asia, las industrias del Pa-leolítico Medio aparecen mal representadas en el Lejano Oriente, aunque tenemos algunos datos por la fauna e industria querodean algunos restos fósiles humanos, de los que los más plausibles son los procedentes del lago Datong, en la provincia deShanxi, Changyang en la provincia de Hubei y, especialmente, Dingcun en el distrito de Xiangfen, todos en China. En ellos, seobserva una gran variedad en las materias primas con las que se realizó la industria lítica, destacando en la misma la presen-cia de bolas trabajadas de diversos tamaños, de las cuales las pequeñas e intermedias han sido interpretadas como destina-das a la captura de animales por el sistema que encontramos en algunas poblaciones sudamericanas, arrojándolas, atadas atiras de cuero, a las extremidades de los animales a la carrera. La mayor concentración de yacimientos y estudios en el sub-continente asiático se centra en el Próximo Oriente. Las industrias presentan rasgos similares a los de Europa occidental, perocon una mayor incidencia de la técnica levallois. Los estudios más conocidos son los realizados en grandes yacimientos encueva, como Tabun, Skhul, Qafzeh, Yabrud, Amud y Kebara, algunos de los cuales han sido investigados en diferentes etapasy cuya importancia se debe no sólo a las industrias, sino también al hallazgo de restos humanos asociados a inhumaciones. Asu lado contamos con los trabajos sobre yacimientos al aire libre, como los realizados en Asiento del Neguev. El Musterienseen el Levante es posterior a la presencia de industrias como el Amadiense, que se ha considerado como una industria preauri-ñaciense (Paleolítico Superior Inicial) con abundancia de hojas, buriles, raspadores y cuchillos de dorso. Esta industria recien-temente se observa como una continuación del Acheleo-Yabrudiense, que presenta una gran abundancia de hojas, y poseedos facies, una en la que abundan las raederas y otra en la que están presentes pequeños bifaces. Estas tres se asimilan a loque se denomina en la actualidad el complejo industrial de Mughara, que hace 74.000 años, según la serie de Tabun, derivaríaen el Musteriense. A partir de la sistematización de F. Bordes en el que ya se reconocía la importancia de la técnica levallois,se han intentado establecer secuencias diversas, entre ellas el reconocimiento de tres grandes grupos, según F. Hours, A.Copeland y C. Aurenche, basándose especialmente en la serie de Tabun. De esta forma, en 1973 se reconocían tres tipos deMusteriense: 1. Musteriense de puntas levallois alargadas, con predominio de núcleos con preparación unipolar y obtención desoportes laminares triangulares. 2. Musteriense de lascas levallois anchas, caracterizado por la ausencia de puntas levalloistriangulares y desarrollo de lascas anchas transversales y ovales, obtenidas a partir de una preparación radial del núcleo. Ca-recen de núcleos unipolares, encontrándose las raederas y los denticulados bien desarrollados. Representativos de esta varie-dad son los yacimientos del Líbano y Qafzeh. 3. Por último, un Musteriense de puntas levallois cortas y anchas, con núcleos depreparación unipolar y radial, que encontramos en Yabrud, Qafzeh y niveles de Kebara. En la actualidad se han emprendidonumerosos trabajos, siendo la técnica levallois el elemento decisivo para poder estudiar la variabilidad de las industrias delLevante, basándose en la lectura de técnicas de gestión y el modo de preparación y explotación de los núcleos. Resulta intere-sante observar que en los trabajos recientes de Kebara, realizados por un equipo multidisciplinar, en la industria se halla bienrepresentada la técnica levallois, pero no alcanza el grado que se observa en los análisis de la excavación antigua, por lo quese pone en evidencia la selección del material realizada por los antiguos investigadores del yacimiento. En la actualidad Keba-ra ofrece una ocupación continua del yacimiento, en el que se superponen y entrecruzan niveles de hogares constantes a lolargo de su secuencia estratigráfica. Por otro lado, la gran abundancia de productos brutos de lascado, con numerosos ele-mentos corticales y desechos característicos de la preparación de núcleos y el alto porcentaje de los mismos, hace suponer aO. Bar Yosef que las actividades primarias de explotación de la materia prima se llevaron a cabo en el interior del hábitat. Unacaracterística del Musteriense en el Levante es la presencia, hacia el final del mismo, de las puntas de Emireh (yacimientoepónimo israelí) caracterizadas por tener un retoque bifacial que adelgaza la base de la pieza, probablemente para su enman-gamiento. Algunos autores separan las industrias con este tipo de puntas como una facies denominada Emiriense. Otro de losrasgos más importantes que caracterizan el Musteriense en el Levante es la presencia de restos humanos, neandertales y de

×