Criminologia   sistema penitenciario colombiano
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Criminologia sistema penitenciario colombiano

on

  • 683 views

 

Statistics

Views

Total Views
683
Views on SlideShare
683
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Criminologia   sistema penitenciario colombiano Criminologia sistema penitenciario colombiano Document Transcript

  • UNIVERSIDAD DE PANAMÁFacultad de Derecho y Ciencias Políticas Escuela de Derecho CRIMINOLOGIA Sistema penitenciario colombiano Estudiante: Ospina, diego Fernando Ec-43-9769 II año D diurno II semestre 2011
  • SISTEMA PENITENCIARIO COLOMBIANO cárcel Ubicación población La modelo Bogotá 6.681 La picota Medellín 5.128 Vistahermosa Cali ------ bellavista Medellín ------En Colombia hay 174 cárcelesTodas estas cifras se hacen más reveladoras si se tiene en cuenta que, en las condicionesactuales, estar privado de la libertad en una cárcel colombiana, en la inmensa mayoría de loscasos, constituye una experiencia dolorosa e inhumana, dadas las precarias condiciones de vidaque los centros de reclusión a cargo del Estado ofrecen a los presos.
  • La gran mayoría de la infraestructura de las prisiones colombianas es obsoleta, por lo que no estáen condiciones de albergar de manera digna a una población del tamaño de la ciudad de David(Chiriquí); los servicios de salud son escasos y deficientes; las condiciones de salubridad ehigiene son tan pobres que las personas detenidas sufren de manera desproporcionada frente alresto de la población de enfermedades contagiosas, como la tuberculosis. A lo anterior debesumarse la mala alimentación, la violencia y los maltratos, físicos y psicológicos, a los que se vensometidos los reclusos.La lamentable situación del sistema penitenciario ha estado condicionada en buena medida porlas altas cifras de hacinamiento del sistema, hoy en día cercano al 30% (igual al promedio de losúltimos 20 años), pero que en algunos establecimientos más grandes, como la Modelo y la Picotaen Bogotá, Bellavista en Medellín, y Vistahermosa en Cali, supera el 100%. Por esto no es deextrañar que una de las supuestas finalidades de la prisión, la resocialización de los reclusos, seaun objetivo inalcanzable, pues no existe ni la infraestructura ni los medios suficientes para ofrecerprogramas de educación y trabajo que ayuden a los reclusos a reintegrarse a la sociedad.La falta de oportunidades de integración al mercado laboral de quienes salen de prisión, en sumayoría hombres de entre 18 y 30 años con bajos niveles educativos, explica en un alto grado lossignificativos niveles de reincidencia de la población reclusa colombiana: entre 2002 y 2010, enpromedio, el 15% de esta población era reincidente; de ésta, el 30% lo era por el delito de hurto,que a su vez es el delito por el que más personas terminen an prisión. A pesar de que lo anterior es suficiente para cuestionar la función que cumplen las cárcelescolombianas, queda un argumento popular entre los gobiernos y buena parte de la población: laprisión y su dureza cumplen con fines de disuasión social y retribución que deberían llevar a lareducción de la criminalidad o, al menos, a su justo castigo. Sin embargo, ambos argumentos sondébiles. En cuanto a la disuasión, a pesar del endurecimiento de la política criminal, que se reflejaen el aumento significativo y constante de la población carcelaria (un 292% entre 1994 y 2011),los índices de criminalidad en Colombia son altos bajo estándares internacionales y han tendido aaumentar notablemente (casi un 72% entre 1994 y 2008). Por lo tanto, la prisión no cumple deforma significativa con una función disuasiva.Bajo estas condiciones, el poder de castigar del Estado pierde toda legitimidad. Y sin embargo, elgobierno actual, como sus antecesores, parece atrapado por una lógica que pretende darnos másde lo mismo: nuevas prisiones (está planeada la construcción de 5 dentro de los próximos 3 años)y penas más largas. Esta es una política pública errada, costosa e injusta. Por esto las cárceles síson un problema de todos los colombianos, quienes debemos exigirles más a nuestrosgobernantes para que tomen decisiones razonables e incluyentes, dignas de un régimen que seproclama democrático.*Profesor y director del Grupo de Derecho de Interés Público de la Facultad de Derecho de la Universidadde los Andes
  • Bibliografíawww.rebistasemana/jorgebotero/carceles.comwww.inpec.com (entidad colombiana encargada de regular los centros penitenciarios)www.googlemaps/carceles colombiananas.comwww.ocopri.org observatorio colombiano de prisiones