Your SlideShare is downloading. ×
Clasificación de los contratos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Clasificación de los contratos

40,002
views

Published on

Published in: Education

0 Comments
6 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
40,002
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
400
Comments
0
Likes
6
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. CLASIFICACIÓN DE LOS CONTRATOS1. DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA PRESTACIÓN EL CONTRATOPUEDE SER:BILATERAL Y UNILATERAL:UNILATERAL:Implica que ambas partes contratan pero una sola es la que se obliga, ejemplo: ladonación: ambas partes contratan pero solamente el donante se obliga, ya que la otraparte solo recibe y no se obliga. Es necesario aclarar la gran diferencia que existe entreeste tipo de contratos con el acto de formación unilateral, pues existe la tendencia deconfundirlos cayendo en un grave error; el acto de formación unilateral como su nombrelo indica, es un acto que emana de una solo voluntad, pero que sin embargo produceefectos jurídicos (testamento).BILATERAL:Las dos partes contratan y las dos se obligan. En los contratos bilaterales se puedealegar excepciones, en los contratos unilaterales solo la excepción de contrato nocumplido. En los contratos bilaterales se puede pedir resolución del contrato porincumplimiento, y los unilaterales no. Es importante diferenciar si un contrato esunilateral o bilateral desde el punto de vista de la culpa.CULPALa culpa levísima corresponde a la violación de las obligaciones que un hombrediligente observaría.Si el comportamiento inobservado es de una persona media, se trata de culpa leve, y sini aún un negligente hubiera incurrido en ese comportamiento, se trata de culpa grave.La culpa se presume según el tipo de contrato.Será leve, para los contratos bilaterales.Si el contrato es unilateral, el que se beneficia responde presuntamente hasta por culpalevísima y para el que eroga por culpa grave CONTRATO UNILATERALNORMAS APLICABLESCódigo Civil“ART. 1496.—El contrato es unilateral cuando una de las partes se obliga para con otraque no contrae obligación alguna; y bilateral, cuando las partes contratantes se obliganrecíprocamente.”
  • 2. Autor No.1, Tomo 6, pág. 45 (Pianol Y Ripert)“El contrato es unilateral cuando una o varias personas se obligan respecto d a otra uotras, sin que por parte de estas últimas se contraiga obligación alguna; por ejemplo: ladonación o fianza. La voz ‘unilateral’ solamente se refiere aquí a los efectos del contratoy no a las condiciones de su formación, ya que el contrato unilateral presuponeevidentemente un acuerdo de voluntades. Difiere en esto del simple acto unilateral, talcomo la aceptación o la repudiación de una herencia, que es perfecto aún cuandoemana de una sola persona.”Autor No. 2, tomo I, pág. 571. (Claro Solar)“(…) lo que caracteriza el contrato unilateral es que no da nacimiento, sino a laobligación de una sola de las partes, ex uno latere; de suerte que una sola de las partesqueda obligada esencialmente y no la otra parte que queda generalmente libre. Elcontrato unilateral es siempre un contrato de dos partes, un acto doble o bilateral: peroel contrato que este acto bilateral constituye, se llama unilateral, porque solamente daorigen a una obligación principal. Por ejemplo, el mutuo o préstamo de consumo es uncontrato de que nace la obligación del mutuario de restituir la cosa que se le haentregado en prestamo, in que el mutuante contraiga la obligaciones”.Autor No. 3, Tomo II, Vol. 1, pág. 22. (Josserand)“El contrato unilateral (que no ha de confundirse con el acto de formación unilateral,obra de una voluntad única) no establece obligaciones más que por un lado, sinreciprocidad. No es que produzca una sola obligación, pues puede engendrar varias ymuy numerosas, sino que todas serán del mismo lado: quien es acreedor no es deudor;quien es deudor no es acreedor. Por tal razón, en el préstamo, el prestamista esacreedor de la restitución de la suma prestada, mientras que el prestatario es deudor dedicha suma.”Autor No. 6. Tomo I. Vol. I. Pág. 674 ss. (Rodriguez Piñeres)“ La categoría de negocio unilateral suele vincularse con la hipótesis en la cual seproducen efectos jurídicos destinados a agotarse dentro de la esfera jurídica del AutorNo.del negocio (…). Dentro de su marco entran promesas típicas, las manifestacionesde voluntad dirigidas a producir efectos que a lo menos en forma directa miranexclusivamente el patrimonio de quien la hace: como el abandono de bienes, laaceptación o renuncia de herencias..”Autor No. 9, tomo II, pág. 478. (Lina Bigliazzi, Umberto Beccia, Francesco Busnelliy Ugo Natoli)“Es unilateral, cuando una o varias personas están obligadas respecto de otras o deuna, sin que por parte de éstos últimos se contraiga compromiso”.Autor No.13, Tomo I, pág. 61 (Alessandri y Somarriva)
  • 3. “Como queda dicho en el contrato unilateral, para una sola de las partes naceobligación; uno de los contratantes es acreedor y el tro deudor. Easí ocurre en ladonación, mutuo, depócito, prenda, comodato etc. El único obligado es el deudor.”“No debe confundirse con la clasificación del acto jurídico unilateral; en el acto unilateralinterviene una sola voluntad; del contrato unilateral, como contrato que es, es siempreacto jurídico bilateral o convención, pues supone acuerdo de voluntades.”Autor No. 14, Tomo III, pág. 47. "El contrato es unilateral cuando una de las partes se obliga para con la otra queno contrae obligación alguna. La clasificación de los contratos en bilaterales y unilaterales se refiere a losefectos del contrato, es decir, a las obligaciones producidas; cuando solo nacenobligaciones para una de las partes, como en la donación y en el mutuo, el contrato esunilateral (...)."Autor No. 17, Tomo I, pág. 106. (Anzola)“Contratos unilaterales (contractus unilaterales): son aquellos que sólo engendran uncrédito a favor de uno de los contratantes y a cargo de otro. Ejemplo: la promesa dedonación, la fianza, la letra de cambio.”Autor No.18, tomo I. pág. 57. (Hermanos Mazeaud)Los contratos unilaterales son aquellos que generan obligaciones a cargo de una solade las partes.Autor No 20. Edición 1983. Pág 18 (Abeliuk Manasevich)“ Un contrato es unilateral cuando una de las partes se obliga para con otra, que nocontrae obligación alguna. Para hacer está distinción- entre contratos unilaterales ybilaterales- no se atiende al número de obligaciones que crea el contrato, sino alnúmero de partes que quedan obligadas en el momento de su formación: sí solo unode los contratantes se obliga desde el momento de la celebración del contrato, sin queel otro contraiga ninguna obligación, si hay por lo mismo, un deudor y un acreedor, elcontrato es unilateral, cualquiera que sea el número de obligaciones que imponga a laparte deudora.”“Acto jurídico unilateral es diferente a negocio unilateral, el primero para generarserequiere la manifestación de voluntad de un solo individuo, en tanto que el contratounilateral es el que impone obligaciones a uno de los contratantes. La unilateralidadmira aquí alos efectos del contrato y no a su formación.”Autor No. 22, pág. 225 (Valencia Zea)“Contrato unilateral es el que hace nacer obligaciones para una sola de las artes, sinque la otra asuma obligación alguna.”
  • 4. Autor No.26, pág. 36 (Uribe Holguín)Aquel que es integrado por una sola voluntad.Autor No. 27. Pág 15 (Von Tuhr) “ El término unilateral solamente refiere a los efectos del negocio, y no a lascondiciones de formación, pues el acto es unilateral dependiendo de las condicionesde su formación, pero el negocio unilateral presupone evidentemente un acuerdo devoluntades.”“ En concreto el caso del negocio unilateral, el contrato unilateral contrastado con elsinalagmatico perfecto presenta entre sí varias diferencias, entre estas el que en elSinalagmatico perfecto existe una correlación entre las obligaciones reciprocasasumidas por cada contratante, segùn lo cual cada contratante se obliga enconsideración a la prestaciòn que el otro promete.Se consideraron negocios del tipo sinalagmatico imperfecto, cuando al tiempo de sucelebración solamente engendraban obligaciones para una de las partes. Sin embargotal clasificación ha sido rechazada, como quiera que tales negocios no puedenclasificarse de otra forma que como contratos unilaterales, pues `para saber si loscontratos engendran obligaciones reciprocas o no, es necesarioconsiderarlos en el momento de su celebración.”Autor No. 28, pág. 59. (Pérez Vives) "El contrato es unilateral cuando solamente genera obligaciones a cargo de unade las partes contratantes, como el mutuo o préstamo de consumo, el comodato opréstamo de uso, el depósito y el mandato no remunerados, etcétera."Autor No. 34. Pág 38 (Gutiérrez y González) “… Para su formación se necesita solamente la voluntad de una parte, ya se trate deuna sola persona, como el testamento- o de varias que actúan en igual sentido y con elmismo interés.”Autor No. 31, pág. 217. (Betti)“El contrato es unilateral cuando solamente una de las partes contratantes asumeobligaciones. Obviamente hay dos partes contratantes pues de lo contrario no habríacontrato; una de las dos asume obligaciones en beneficio de la otra que no asumeobligación alguna. Es bueno advertir una vez más la diferencia entre el contratounilateral y el acto jurídico unilateral, llamado así porque en él sólo interviene unapersona quien con su voluntad genera obligaciones. Todo contrato es un acto jurídicobilateral. Algunos de éstos son contratos unilaterales: el mutuo, el comodato, la prenda,el depósito, entre otros.”Autor No .36, Tomo 2, pág. 35 (Ghersi)
  • 5. “El contrato es siempre un negocio jurídico bilateral o plurilateral, atendiendo al númerode partes que en él intervienen. Pero cuando es la unilateralidad o bilateralidad delcontrato se refiere por lo común no al número de partes, sino de obligaciones que elcontrato en cuestión crea y a su estructura. Los contratos se llaman bilaterales cuandocrean obligaciones recíprocas, es decir, a cargo de ambas partes, aunque ladenominación que más les conviene es la de sinalagmáticos. Por el contrario, sonunilaterales los que crean obligaciones a cargo de una de las partes exclusivamente.”Autor No. 38, pág. 228. (Bejarano)“Los contratos obligatorios se distinguen en unilaterales y bilaterales, según que lasobligaciones surjan a cargo de una sola parte o de ambas; ejemplo de contratounilateral es el mutuo.”
  • 6. CONTRATO BILATERALNORMAS APLICABLESCódigo Civil“ART. 1609.—En los contratos bilaterales ninguno de los contratantes está en moradejando de cumplir lo pactado, mientras el otro no lo cumpla por su parte, o no se allanaa cumplirlo en la forma y tiempo debidos.”Código de Comercio“ART. 870.—En los contratos bilaterales, en caso de mora de una de las partes, podrála otra pedir su resolución o terminación, con indemnización de perjuicioscompensatorios, o hacer efectiva la obligación, con indemnización de los perjuiciosmoratorios.”Autor No.1, Tomo 6, pág. 45“Es sinalagmático o bilateral un contrato, siempre que los contratantes se obliganrecíprocamente, uno respecto a otro; por ejemplo: la venta, el arrendamineto, lasociedad, el contrato de seguro.”Autor No. 2, tomo I, pág. 570.“(…) Lo que caracteriza al contrato bilateral o silanagmático es que da nacimiento almismo tiempo a dos obligaciones principales y esenciales que son correlativas una deotra (…). Así en el contrato de compraventa resulta la obligación para el vendedor deentregar la cosa vendida y obligación para el comprador de pagar por ella el precioconvenido, obligaciones ambas recíprocas y que son esenciales a la formación delcontrato”.Autor No. 3, Tomo II, Vol. 1, pág. 22.“El contrato sinalagmático o bilateral, se caracteriza por la reciprocidad de loscompromisos que de él se desprenden, por desempeñar cada una de las partes eldoble papel de acreedor y deudor. Así, en la venta, el vendedor es deudor de la cosavendida y acreedor del precio, mientras que el comprador el deudor del precio yacreedor de la cosa. Existe, por consiguiente, una cierta maraña de relacionesobligatorias que parten de dos puntos opuestos para entrecruzarse y llegar igualmentea los dos polos de la operación.”Autor No 6. Tomo I. Vol. I. Pág 683 ss
  • 7. “ Estas dos figuras están caracterizadas en general, por una dirección del acto devoluntad a los efectos que se siguen de ella, pero distintas entre si, en su orden , conrelación a su origen en dos – negocios bilateral- o más partes – bilaterales-.”Autor No. 8. Edición 1942. Tomo IV. Pág 40 42 “ Determinar si un contrato es bilateral o unilateral, es decir, si impone obligaciones auna sola de las partes o a ambos simultáneamente, es una cuestión de hecho quecorresponde establecer a los jueces de la instancia. Existen contratos que en elmomento de su formación imponen obligaciones sólo a una de las partes, pero que ,en el transcurso de su vida, entran a obligar a la otra parte. Por ejemplo, en elcomodato: si el comodatario ha hecho gastos en la conservación de la cosa o sí ésta asufrido daños nacen para el comodante las obligaciones de restitución o deindemnización de perjuicios. Este tipo de contrato es llamado contrato bilateralimperfecto.”“ En los contratos bilaterales se dice que la causa de la obligación de una de las parteses la obligación de la otra parte, lo que no sucede en los contratos unilaterales, enrazón de su propia estructura. Del hecho de que la obligación de uno de loscontratantes tenga por causa la obligación del otro, se desprenden consecuenciasimportantes, en los contratos bilaterales y que son diferencias fundamentales entreéstos y los negocios unilaterales:a. La regla de que la mora purga la mora, sólo tiene cabida en los contratosbilaterales. Los contratos bilaterales deben cumplirse “pasando y pasando”; y si uno delos contratantes exigiere el cumplimiento de la obligación del otro sin que él, a su vez, lacumpliere, puede rechazarse su demanda mediante la excepción de contrato nocumplido.b. La condición resolutoria tácita sólo se subentiende por el ministerio de la ley en losnegocios bilaterales.c. La teoría de los riesgos sólo tiene cabida en los negocios bilaterales.”Autor No. 9, tomo I, pág. 479.“(…) El contrato es sinalagmático o bilateral, cuando los contratantes se obliganrecíprocamente los unos respecto de los otros”. El Autor No.agrega una categoría quepodría complementar la anterior definición y es la relativa a los contratos conmutativos:“Es conmutativo, cuando cada una de las partes se obliga a dar o hacer una cosa quese considera equivalente de lo que hace o da el otro contratante”.Autor No. 12, Pág. 17.Llamados también sinalagmáticos. “son aquellos por los cuales cada una de las partescontratantes se compromete paras con la otra. Tales son los contratos de venta, dealquiler, etcétera.”Autor No.13, Tomo I, pág. 62
  • 8. “En el contrato bilateral, o sinalagmático, como también se le llama, ambaspartescontraen obligaciones; tal ocurre en la compraventa, permuta, arrendamiento,etc.”“En ellos no hay solo una parte acreedora y una deudora, sino que ambas lo sonrecíprocamente, asumiendo los dos papeles al mismo tiempo. Y así, en la compraventanacen principalmente dos obligaciones: para el vendedor, la de entregar la cosavendida, y para el comprador, la de pagar su precio. Aquél es acreedor de laobligación del pago del precio y deudor de la entrega de la cosa vendida, y a su vez elcomprador es acreedor en esta última, y deudor de la de pagar el precio.”Autor No. 14, Tomo III, pág. 47. "Contrato bilateral o sinalagmático es aquel que establece obligaciones paracada una de las partes. La compraventa es contrato bilateral o sinalagmático, porquetanto el vendedor como el comprador contraen obligaciones: el vendedor, la detransmitir el dominio de la cosa vendida, y el comprador, la de pagar un precio en dineropor la cosa. En el mismo sentido son sinalagmáticos o bilaterales el arrendamiento, lapermuta, la constitución de renta vitalicia, etc."Autor No. 17, Tomo I, pág. 106.“Contratos bilaterales (contractus bilaterales), en que ambas partes contratantespueden ser, a la par, acreedor y deudor, respecto a la otra. Dentro de este grupo, cabehacer una nueva subdivisión: a) Contratos esencialmente bilaterales, sinalagmáticos o recíprocos (contractus bilaterales aequales), cuya función consiste en el intercambio de dos prestaciones: son, ejemplo de ellos, la compraventa, la permuta, el arrendamiento, el contrato de transporte. b) Hay otros que, engendrando obligaciones para ambas partes no persiguen, como los primeros, un intercambio de prestaciones (contractus bilaterales inaequales). Así, en el comodato y el depósito, por ejemplo, la restitución de la cosa prestada o depositada no tiene carácter de contraprestación, sino que es, pura y simplemente, un efecto jurídico del hecho de su entrega. Y el reembolso de los gastos hechos por el comodante, depositante o mandatario no tiene tampoco concepto de contraprestación respecto a la obligación por ellos contraída, sino que es un efecto accesorio y fortuito de las impensas hechas con ocasión del contrato.”Autor No. 18, tomo I, pág. 59-60.Sobre las caracterísiticas de los contratos bilaterales el Autor No.establece que:“Existe en los contratos bilaterales una correlación entre las obligaciones recíprocas delas partes, en virtud de la cual cada una de ellas se compromete únicamente enconsideración a la prestación que la otra ofrece (…).“La resolución por incumplimiento, sólo es procedente en tratándose de contratosbilaterales.
  • 9. “Siendo la obligación de un contratante la contrapartida de la obligación de otro,mientras cada uno de ellos no cumpla o se allane a cumplir su compromiso, puede laotra negarse a cumplir su obligación. En este sentido se dice que sólo los contratosbilaterales se cumplen dando y dando (…).“La cuestión de los riesgos solo puede presentarse en los contratos bilaterales, toda vezque dicha teoría supone la existencia de obligaciones recíprocas, una de las cuales nopuede cumplirse por mayor”.Autor No 20. Edición 1983. Pág 18 – 19” Es bilateral o sinalagmático el negocio cuando las partes se obligan recíprocamente.Sí por el negocio se obligan recíprocamente, desde su celebración, amboscontratantes, de modo que cada uno asume, a la vez el papel de acreedor y el deudor,el contrato es bilateral.”Autor No.22, pág. 225“Contrato bilateral o sinalagmático es el que hace nacer obligaciones recíprocas paralas partes que en él intervienen.”Autor No. 28, pág 59. "Al tenor del art. 1496 del Código Civil, "El contrato es unilateral cuando una delas partes se obliga para con otra que no contrae obligación alguna; y bilateral, cuandolas partes contratantes se obligan recíprocamente". De estas definiciones resulta que lanota característica del contrato bilateral es la reciprocidad de las obligaciones que de élderivan. Así, pertenecen a esta clase la compraventa y la sociedad, porque cada uno delos agentes o partes que en ellos intervienen desempeña, a la vez, los papeles dedeudora y acreedora de la otra u otras. Es de notar que en estos contratos las partespueden ser más de dos, como sucede en la sociedad, que se puede formar entremuchos socios, y que, por consiguiente, el calificativo bilateral, consagrado por el usoen vez de pluralidad, resulta impropio. También se suele emplear la expresión contratosinalagmático en remplazo del mencionado calificativo, pero esta denominación estautológica porque proviene del griego synallagma, que precisamente significacontrato."Autor No. 29, Tomo I, pág. 266“ Ente los contratos obligacionales ocupan un lugar especial aquellos en los que cadauna de la partes asume un deber de prestación precisamente ara recibir mediante él lacontraprestación de la otra parte.”“Son estos en sentido amplio, contratos de intercambio. Las partes cambianprestaciones que tienen para cada una de ellas igual valor, de modo que una y otrareciben por sui propia prestación el valor correspondiente de la contraprestacióncontraria.”Autor No. 31, pág. 217.
  • 10. “Es bilateral el contrato que engendra obligaciones para las dos partes contratantes.Algunos autores lo llaman “sinalagmático”pero es de anotar que la expresión estautológica ya que la voz synallagma quiere decir contrato. La compraventa, elarrendamiento, la sociedad, entre otros, son contratos bilaterales.”“Suele distinguirse entre el contrato bilateral perfecto del imperfecto. El primero es elque desde su perfeccionamiento engendra obligaciones a cargo de ambas partes ycada una de éstas debe cumplir la que surgió a su cargo para satisfacer a la otra. Esbilateral o sinalagmático imperfecto el que habiendo nacido como unilateral, es decir,con obligaciones a cargo de una sola de las partes, posterior y accidentalmente seconvierte en bilateral porque surgen obligaciones a cargo de la otra parte. Ejemplo debilateral perfecto la compraventa, de la cual surgen por lo menos a cargo del vendedorla obligación de entregar la cosa y a cargo del comprador la obligación de pagarla endinero; ejemplo del bilateral imperfecto el comodato o la prenda en los cuales no hay enun principio obligación más que para el que recibió la cosa – restituirla – peroposteriormente pueden surgir obligaciones a cargo de quien la entregó como la deindemnizar los perjuicios que la cosa le hubiere causado al comodatario o al acreedorprendario, o la de rembolsar los gastos en que éstos incurrieron para mantener la cosaen estado de servicio o de garantía, según el caso.”Autor No. 33, pág. 86.Aquel que crea obligaciones a cargo de ambas partes contratantes. cada una de ellases acreedora y deudora al mismo tiempo.Autor No. 34.Pág 38“… para su formación se requiere la existencia de dos partes que actúen de maneraautónoma y con intereses diferentes, como en los contratos. De la diferencia en losactos unilaterales y bilaterales se derivan diversos aspectos: por ejemplo, en losbilaterales opera con mayor extensión la autonomía de la voluntad, en los unilateralesla manifestación de la voluntad debe ser inequívoca, de suerte que pueda ser conocidacabalmente para quienes está dirigida y si es equívoca carecerá de eficacia. En cambioen los actos bilaterales rige el principio de que si la manifestación de voluntad tienediversos sentidos, ello no basta para tornarla ineficaz, y debe entenderse de formaacorde a las circunstancias del caso. Los actos unilaterales son generalmenteirrevocables; ciertos vicios – lesión, simulación- sólo operan respecto de los actosbilaterales.”“La clasificación entre actos unilaterales y bilaterales se basa en la existencia de uno omás partes en su formación, a diferencia de la división en los contratos que son unacategoría específica de los actos bilaterales, y son unilaterales o bilaterales, segúngeneren obligaciones para una o ambas partes.”Autor No.36, Tomo 2, pág. 35“El contrato es siempre un negocio jurídico bilateral o plurilateral, atendiendo al númerode partes que en él intervienen. Pero cuando es la unilateralidad o bilateralidad delcontrato se refiere por lo común no al número de partes, sino de obligaciones que el
  • 11. contrato en cuestión crea y a su estructura. Los contratos se llaman bilaterales cuandocrean obligaciones recíprocas, es decir, a cargo de ambas partes, aunque ladenominación que más les conviene es la de sinalagmáticos. Por el contrario, sonunilaterales los que crean obligaciones a cargo de una de las partes exclusivamente.”
  • 12. Autor No. 38, pág. 228.Contratos bilaterales son en los que surgen obligaciones a cargo de ambas partes, yson “la venta, la permuta, el arrendamiento, etc. En los contratos bilaterales conprestaciones recíprocas es posible la resolución por incumplimiento e igualmente laparte dispuesta a cumplir puede invocar la excepción de incumplimiento.”2. DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA ONEROCIDAD EXISTECONTRATOS:ONEROSOS Y GRATUITOSCONTRATO GRATUITOSon aquellos contratos en donde la persona que se beneficia no contra prestaCONTRATO ONEROSOPor medio del cual cada parte se obliga con el fin de obtener de la otra unacontraprestación equivalente, las dos partes contra prestanEl contrato oneroso se divide en:Contrato conmutativo:Es aquel en el que prestaciones estipuladas por las partes quedan determinadas enforma definitiva desde el momento de la celebración del contrato y se les consideracomo equivalentes.Las prestaciones se consideran como equivalentes y estas se conocen desde elmomento de la celebración del contrato; cada parte sabe en el momento de lacelebración el beneficio que se impone a la otra y los beneficios que reciben a cambio,o en consecuencia la utilidad o pérdida que el contrato le reporte.-Contratos aleatorios:Cuando la prestación de una de las partes depende de un acontecimiento incierto, detal manera que cada uno de los contratantes tiene la posibilidad de ganancia o pérdida.Los contratantes no pueden prever en el momento de su celebración el alcance oganancia, o las perdidas que derivan del contrato puesto que ellas están subordinadasa una contingencia incierta.Esta clasificación es importante para efectos de graduar la culpa ante el silencio de laspartes, así en los contratos gratuitos el deudor es responsable hasta por culpa levísimasegún el Art. 1604 del CC. “El deudor no es responsable sino de culpa lata en loscontratos que por su naturaleza tan solo son útiles al acreedor; es responsable de laleve en los contratos que hay un beneficio recíproco de las partes; y de la levísima enlos contratos en que el deudor es el único que reporta beneficio”.
  • 13. CULPA GRAVE:Cuando ni siquiera se comporta como una persona negligente y de poca prudencia.Según el Art., 63 del CC. es la que consiste en no manejar los negocios ajenos conaquél cuidado que aun las personas negligentes o de poca prudencia suelen emplearen sus negocios.CULPA LEVE:Cuando se actúa sin poner el cuidado normal en un negocio. En si, hombres empleanordinariamente en sus negocios.CULPA LEVISIMA: Cuando se actúa con extremo cuidado. Es la falta de aquellaesmerada diligencia que un hombre juicioso emplea en la administración de susnegocios importantes.En los contratos onerosos se aplica la culpa leve.En los contratos gratuitos se exige para quien es gratuito, que se comporte como unhombre prudente y diligente, es decir, culpa levísima.Cuando para uno es oneroso y para el otro es gratuito, el primero responde por culpagrave y el segundo por culpa leve.3. DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA PERFECCIÓN PUEDEN SER:CONSENSÚALES, REALES Y FORMALES:Esta clasificación se refiere al momento de la formación o nacimiento del contrato y alos requisitos que deben cumplir en ese momento:Perfección: Un contrato es perfecto cuando tiene los requisitos de existencia, validez ylogra establecer obligaciones.CONTRATOS CONSENSUALESSe perfeccionan con el simple acuerdo.Son aquellos que se forman válidamente y se perfeccionan por el solo consentimientode las partes, sin necesidad de formalidad alguna, ya que basta solo el acuerdo devoluntades.CONTRATOS REALES:Se perfecciona con la entrega de la cosa, y son taxativos
  • 14. CONTRATOS FORMALES:La formalidad puede provenir de la ley o de la voluntad de las partes. Se refiere almomento de la formación y exige para su perfeccionamiento y eficacia una formalidad osolemnidad especial aparte del consentimiento expresado.Las formalidades son objetivas y están preestablecidas por el legislador.Generalmente la solemnidad esta referida a un escrito bien sea público o privado.Hay que precisar entonces que contratos solemnes no solo son aquellos que debencelebrarse por medio de escritura pública.4. DESDE EL PUNTO DE VISTA DE LA REGULACIÓN PUEDEN SER:TÍPICOS Y ATÍPICOSCONTRATOS TÍPICOS O NOMINADOS:Esta regulado por cualquier norma, ley, etc.Tienen un nombre y una regulación ya sea en un código o en las leyes especiales,ejemplo: el contrato de arrendamiento, de compraventa, de mandato…CONTRATOS ATIPICOS O INOMINADOSNo están regulados. Nace de la iniciativa de las partes, no de la estructurapredeterminada de la ley. En estos contratos se aplica la normatividad que más se leparezca, entendiendo que las normas de la compraventa son las primeras normas a lasque hay que recurrir para poder regular el contrato. Ejemplo: el arrendamiento deespacio, en éste caso se aplican las normas de arrendamiento. En este grupo decontratos encontramos por ejemplo a Leassing, CONTRATOS NOMINADOSAutor No.1, Tomo 6, pág. 57-58“Dado que en nuestro derecho todos los contratos regulramente celebrados tiene fuezaobligatoria, esta distinción no tiene ya la importancia que ofrecía en tiempos de Roma,en que expresaba la desigual eficacia de los distintos modos de obligarse. Lo que sepretendió puntualizar en el art. 1107, C. Cic., es que al lado de los contraos que hansido objeto de una regulación y calificación legales, pueden existir otras relacionescontractuales no especialmente precistas en los textos legales.”“Los primeros se hallan gobernados por sus reglas propias, aún cuando las parteshubieran dejado de calficarlos o los hubieran calificado de modo inexacto.”
  • 15. “En cuanto a los contratos no regulados, pueden ostentar una denominación particular,otorgada por el uso o carecer de ella. Es indiferente: todos ellos se encuentransupeditados a los principios generales contenidos en el tit. ‘De los Contratos’,haciéndose extensivas a los mismos las reglas de los demás contratos por analogía.”Autor No. 2, tomo I, pág. 584-586.El Autor No.analiza el concepto de los contratos nominados haciendo explícita el hechode que la diferenciación entre los contratos nominados y los innominados no estadispuesta expresamente en la ley. Aún así, los contratos nominados son entendidoscomo aquellos que están dispuestos y regulados por la legislación.Autor No. 3, Tomo II, Vol. 1, pág. 20.“Son aquellos a los que el uso o la ciencia o la ley han dado un nombre y que presentanpor ello una individualidad claramente acusada: la venta, el arrendamiento, el mandato,y otras operaciones reglamentadas y, por así decirlo, confeccionadas por la ley.”Autor No. 8. Tomo IV. Edición 1942 .Pág 60-65 “ Esta clasificación se hace atendiendo a que los contratos tengan o no el nombre queles da la ley, y a que estén o no regulados por la misma. Un contrato es nominadocuando se le nombra y reglamenta en la ley , tanto en sus efectos como demásnormas aplicables.”Autor No. 8. Tomo I. Edición 1998.Pág 183-184 “ Actos típicos o nominados son aquellos que están configurados por la ley,estructurados por ésta con caracteres peculiares, por contraste negocios Innominadoso atípicos son aquellos que no están configurados por la ley, surgen como creación delos particulares cuando las necesidades de éstos no encuentran adecuado medio deexpresión en los actos típicos.”Autor No.11, Tomo 5, Pág. 121“ Las reglas de ciertos contratos están concretadas de manera supletoria, a vecesincluso imperativa, pro el legislador. Esos contratos son los contratos nominados. Peromuchos otros contratos pueden ser imaginados por las partes, puesto que su voluntades autónoma. Esos son los contratos innominados o “ contratos sui generis”.”Autor No.13, Tomo I, pág. 83
  • 16. “El criterio actual para determinar si un contrato es nominado o innominado esúnicamente si se encuentra reglamentado por el legislador o no. Los primeros estánexpresamnete establecidos en los textos legales y son, desde luego, los de másfrecuente aplicación: compraventa, arrendamiento, permuta, sociedad, mandato, etc.”Autor No. 14, Tomo III, pág 51. "Existen contratos que invariablemente tienen ciertos elementos esenciales, porlo cual reciben un nombre determinado: son los contratos nominados."Autor No.16, Pág. 184“ El contrato es típico o nominado cuando su estructura y sus efectos estánexpresamente previstos en la ley, y atípico o innominado en el caso contrario.En el régimen civil colombiano son contratos típicos la donación, la compraventa, lapermuta, la cesión, el arrendamiento, la sociedad, el mandato, el comodato, el mutuo, eldepósito, la apuesta, la constitución de renta vitalicia, la hipoteca, la anticresis, y latransacción. Todos los contratos no comprendidos en esta enumeración son atípicos.”Autor No. 18, tomo I, pág. 63.Los contratos nominados, según este autor, son aquellos que se encuentran tipificadosen la ley.Autor No. 20. Edición 1983. Pág 37 “ Hablar de si el negocio es nominado o innominado no hace relación a que el contratotenga o no nombre – un contrato innominado también lo tiene- sino que este nombrese lo asigne la ley y muy principalmente el hecho de que ésta lo reglamente o no.”“Contratos nominados son los que tienen un nombre y una reglamentaciónestablecida por la ley: la compraventa, la permuta, la sociedad, la apuesta. El legisladorlos ha reglado en razón de su importancia y frecuencia, a fin de ahorrar a las partes lanecesidad de ocuparse de los detalles relativos a sus efectos, alcance, etc...”Autor No.22, pág. 224“Contrato nominado es el que está regulado en el Código o en otras leyes, y no comopudiera pensarse por la apariencia gramatical, que fuera el que tiene nombre.”Autor No. 26, pág. 43Aquellos que están instituidos en las leyes. son contratos reglamentados en el codigocivil u otros ordenamientos legales y sus consecuencias estan prefijadas en talesnormas generales.
  • 17. Autor No. 31, pág. 221.Los contratos nominados “son los que tienen mención y sobre todo regulación básicaen la ley o en una norma de carácter obligatorio. Generalmente la regulación essupletiva en el sentido de que ella contendrá tan sólo las reglas a las que debensujetarse los particulares que no han introducido a través de sus propias cláusulasmodificaciones a la reglamentación legal. De otro lado, no tenemos duda sobre que lanominalidad o la tipicidad se da también cuando no es la ley formal propiamente dichala que contiene el reglamento básico del contrato, sino una norma de carácteradministrativo, por ejemplo un decreto, o una resolución de la Junta Directiva del Bancode la República o un acuerdo municipal, etc.”Autor No. 32, , Tomo 1, Pág. 280“ En el campo del derecho privado, los particulares pueden libremente determinar elcontrato que desean celebrar para atender sus necesidades e intereses. Esto significaque pueden pactar cualquier contrato típico, vale decir, cualquiera de los reguladosexpresamente por el Código Civil, por el Código de Comercio o por leyes especiales.También pueden celebrar contratos atípicos, esto es, contratos no contemplados por ellegislador, diseñando al efecto los actos jurídicos que deseen para lograr determinadospropósitos negociales.Es usual que los contratos únicos, los particulares viertan prestaciones pertenecientes adiversos contratos típicos, dando lugar a una combinación de contratos o, maspropiamente, a contratos mixtos que , en virtud de su unicidad, son atípicos.Finalmente, hay contratos que no han sido regulados por el legislador pero que, sinembargo, tienen gran acogida en el mundo de los negocios y conocen de un grandedesarrollo y dinamismo. Son los que gozan de una tipicidad social por el indudablereconocimiento que se les ofrece a través de su permanente utilización.”Autor No. 36, Tomo 2, pág. 37Este Autor No.denomina a los contratos nominados como ‘contratos típicos’.“Los contratos típicos son los que poseen regulación legal y los atípicios, son los quecarecen de ella.”“La autonomía de la voluntad, permite indudablemente que los contratantes pacten unaregulación negocial distinta de la previsata en la ley para el contrato que han celebrado,siempre y cunado su desplazamiento no suponga la de las normas imperativas que lorigen. No hay abandono del esquema legal y el sipuesto no merece considraciónespecial.”Autor No. 38, pág. 175.“Existen contratos, los cuales, además de estar sometidos a las normas generales,tienen, en el Código o en leyes especiales, una disciplina particular o un particularnombre, como la venta, el arrendamiento, etc. Estos contratos correspondientes a los
  • 18. tipos fijados por la ley y dotados de una denominación propia, pueden llamarse típicos onominados.”Autor No.39, Pág. 243, 245“ La tipicidad contractual es la configuración por el ordenamiento jurídico dedeterminados tipos de contratos. La tipicidad no supone un límite para la voluntaddesde el momento en que es perfectamente posible no atenerse a ella. Pero cumpleuna función ordenadora e interpretativa singularmente valiosa.”
  • 19. CONTRATOS INNOMINADOSAutor No.1, Tomo 6, pág. 57-58“Dado que en nuestro derecho todos los contratos regulramente celebrados tiene fuezaobligatoria, esta distinción no tiene ya la importancia que ofrecía en tiempos de Roma,en que expresaba la desigual eficacia de los distintos modos de obligarse. Lo que sepretendió puntualizar en el art. 1107, C. Cic., es que al lado de los contraos que hansido objeto de una regulación y calificación legales, pueden existir otras relacionescontractuales no especialmente precistas en los textos legales.”“Los primeros se hallan gobernados por sus reglas propias, aún cuando las parteshubieran dejado de calficarlos o los hubieran calificado de modo inexacto.”“En cuanto a los contratos no regulados, pueden ostentar una denominación particular,otorgada por el uso o carecer de ella. Es indiferente: todos ellos se encuentransupeditados a los principios generales contenidos en el tit. ‘De los Contrtos’, haciendoseextensivas a los mismos las reglas de los demás contratos por analogía.”Autor No. 2, tomo I, pág. 584-586.Son aquellos que no se encuentran regulados en la ley. De esta manera, la autonomíade la voluntad permite que los sujetos de derecho contraigan obligaciones y secomprometan a realizar actos no regulados por las leyes. Siendo esto así, “Dentro delprincipio de la libertad, de las convenciones nada se opone al valor y eficacia de loscontratos innominados, mientras no pugnen con las prescripciones de orden público ylas reglas generales de derecho”.Autor No. 3, Tomo II, Vol. 1, pág. 20“Son los acuerdos que, menos prácticos, no han sido individualizados, y no han recibidonombres especiales. Son creación de las partes contratantes, que los han hecho encierto modo a medida y de acuerdo con su voluntad particular. (...) Todo lo que sepuede decir, bajo nuestro régimen de libertad contractual, es que los contratosinnominados, no estando descritos por la ley, son gobernados: a), por las reglasgenerales, aplicables a todos los contratos; b), por la voluntad de las partes, en lamedida en que ésta se afirma; c), subsidiariamente, por las reglas aplicables al contratonominado más próximo.”Autor No.8. Tomo IV. Edición 1942 .Pág 60-65 “ Los contratos innominados son los que escapan a la previsión del legislador y notienen nombre ni reglamentación. La base de estos contratos está en el principio deautonomía de la voluntad, que autoriza para pactar cualquier contrato, por ejemplo elde hospedaje, de edición. Las normas por las cuales se rigen éstos contratos son lasque gobiernan los actos y declaraciones de voluntad; por las propias estipulaciones delas partes y por analogía las reglas de los contratos nominados más semejantes. No
  • 20. es lo mismo un contrato innominado que un contrato mixto o complejo, que es aquelque formado por la reunión de varios contratos nominados cada uno de los cualesconserva su individualidad.”Autor No.13, Tomo I, pág. 224“El criterio actual para determinar si un contrato es nominado o innominado esúnicamente si se encuentra reglamentado pr el legislador o no. Los primeros estánexpresamnete establecidos en los textos legales y son, desde luego, los de másfrecuente aplicación: compraventa, arrendamiento, permuta, sociedad, mandato, etc.”“Los contratos innominados tienen naturalmente un nombre, pero no estánreglamentados por el legislador y son incontables, ya que en virtud del principio de laautonomía de la voluntad, las partes pueden unirse entre sí con todos aquellos vínculosjurídicos que sean capaces de imaginar, mientras no vayan contra la ley, el ordenpúblico o las buenas costummbres.”Autor No. 14, Tomo III, pág. 52. "El Código estudia los contratos nominados en el libro 4° (título 22 y ss.); pero loscontratantes pueden celebrar otros contratos que no se ajusten a los modelosreglamentados en el Código. A este respecto la voluntad de los particulares es libre, ylas únicas limitaciones están dadas por la noción del orden público y las buenascostumbres (C.C., art. 16). En general los contratos que celebran los particulares, de loscuales muchos tienen nombre en el comercio; pero cuando se dicen que soninnominados, se hace referencia a falta de nombre reconocido por la ley."Autor No. 18, tomo I, pág. 63.Lo define como la “reunión de obligaciones varias, que no responden a un tipocontractual determinado.; v.gr. transferencia del dominio de una cosa a cambio de quese suministre a un hijo del enajenante habitación por determinado tiempo”.Autor No. 20. Edición 1983. Pág 37 “ Contratos innominados son los que han quedado fuera de las previsiones dellegislador y carecen, por lo mismo, de nombre y de reglamentación legales. Sucaracterística es, pues, la ausencia de reglamentación por la ley. Las partes puedencelebrarlos en virtud del principio de AUTONOMIA DE LA VOLUNTAD, por ejemplo: eltalaje, el de edición o de hospedaje. Estos contratos se rigen por las reglas aplicables atodo acto y declaración de voluntad y por lo que estipulen las partes, sin perjuicio deque en caso necesario se pueda recurrir, por analogía, a las reglas del contratonominado más similar.Autor No. 27. Pág. 18 “ Nuestro código no acepta esta clasificación, ya que las condiciones internas delcontrato indican su naturaleza, es decir, si es un contrato de aquellos que la ley
  • 21. bautiza con nombre propio, o de aquellos que escapan a las denominaciones delCódigo. Un contrato no es más que un acto declarativo de la voluntad común , sobreun objeto determinado, sin más condiciones para su validez que la capacidad de laspartes y licitud del objeto. Así, pues, dentro del concepto de la autonomía de lavoluntad, desde que alguien contraiga una obligación lícita a favor de otro, sin violarpor tanto el orden público, puede exigírsele que la cumpla, aunque no se sepa a quécontrato de los que tienen nombre legal pertenece. Estos contratos sin nombre quedansupeditados a las reglas y principios generales contenidos en el titulo “ de loscontratos.”Autor No. 22, pág. 224“Contrato innominado es el que teniendo o no una denominación especial, carece deuna reglamentación particular y específica.”Autor No. 26, pág. 41Son los que las partes diseñan originalmente para satisfacer sus necesidades eintereses particularesAutor No. 31, pág. 222.“Son atípicos o innominados los contratos que no están reglamentados en una normaobligatoria. En ellos son sólo las prescripciones y cláusulas de las partes contratanteslas que constituyen el marco para su interpretación y ejecución. Las partes disponen deamplia iniciativa en la formación de sus actos jurídicos; sólo las limitan el orden públicoy los derechos de los demás. Dentro de estos límites sus actos, si reúnen lascondiciones de existencia y de validez, son la ley para ellas, y deben ejecutarseconforme a sus propias prescripciones, bajo el postulado cardinal de la buena fe.”Autor No .36, Tomo 2, pág. 34Como se dijo en la definición de los contratos típicos, los contratos atípicos son aquellosque carecen de regulación legal.“El contrato atípico presenta el problema de la normativa que le debe ser aplicada, ycuya solución pasa necesariamente, con en cualquier supuesto contractual, por laprevia fijación del fin u objeto que los contratantes han perseguido con su celebración.”“Ante todo, han de regir las limitaciones a la autonomía de la voluntad, entre las que seencuentran las leyes imperativas.”“Serán decisivos, por tanto, los pactos establecidos por los contrtantes, y en lo noprevisto por ellos los usos y las leyes (dispositivas), además de la buena fe.”“La remisión a los usos permite aplicar lo que se ha llamado ‘tipicidad social’, es decir,las normas practicadas en el tráfico con habitualidad en este tipo de contratos. Encambio, la remisión a las leyes plantea una cuestión sobre la que reuna el más absolutodesacuerdo, y en la que no se puede dar más que orientaciones.”Autor No. 38, págs. 175-176.
  • 22. “La propia ley admite que se puedan concluir por las partes contratos que no entran enlos tipos que tienen una disciplina particular, lo que representa un ulteriorreconocimiento del principio de autonomía de la voluntad privada, de la voluntadnegocial, cosa que, sin embargo, se halla restringida al campo de los negocios dederecho patrimonial, en el que prevalece la consideración a los intereses mudables delos particulares, y una extensión de la misma al campo de los negocios de derechofamiliar sería absurda.”“Los contratos que no responden a los tipos particularmente disciplinados ydenominados por la ley, pueden definirse como atípicos o innominados. (...) Aclaradoesto, nos es posible indicar el modo por el que pueden crearse contratos atípicos y loslímites que se fijan a tal posibilidad. Las partes realizan elementos de hecho que nocorresponden a ninguno de los singulares tipos previstos por la ley. Ellas pueden haberañadido a un tipo previsto por la ley un elemento tan decisivo que lo altere y transformeen un negocio nuevo y diverso. Es cuestión delicada establecer si el elemento añadidoo la modificación de un elemento preexistente sea de tal clase que implique ladestrucción del tipo establecido por la ley; el criterio decisivo puede sacarse, en nuestraopinión, de la siguiente consideración: si se suprime un elemento o un efecto esencialpara el tipo que se quiere modificar, se tiene otro negocio, otro tipo, o bien se tiene unnegocio nulo (...). Más fácil es individuar el contrato innominado cuando las partes ledan un contenido del todo nuevo u original, de modo que no se pueda ni siquierasospechar que sea una desviación de cualquier contrato típico previsto en la ley.”Autor No.39, pág. 245“Por contrato atípico no puede entenderse todo contrato no definido y regulado enparticular por el Código Civil, sino mas en concreto, todo contrato que , no tratado deese modo por el Código Civil, tampoco es objeto de regulación por las normas dederecho civil no comprendidas en el Código, las cuales , como es notorio, aumentan demanera constante. Por regla general, actualmente, la regulación de un contrato fueradel Código Civil no significa solo que aparezca dotado de tipicidad; suele traer consigoademás su partamiento del régimen tradicional. No se transforman meramente en uncontrato típico, sino en un contrato reglamentado.”5. DESDE EL PUNTO DE VISTA DE SU FORMACIÓN, LOS CONTRATOSPUEDENSER: DE LIBRE DISCUSIÓN Y DE ADHESIÓNCONTRATOS DE LIBREDISCUSIÓNUn contrato en que las partes determinan las normas que han de regir el contrato. Sonaquellos que resultan del libre debate de sus cláusulas por parte de los contratantes, delibre acuerdo de sus voluntades; manejan la teoría de la autonomía de la voluntad, endonde las partes discuten con miras a precisar sus obligaciones dentro del negocio quese van a vincular, discuten y disciernen sobre las cláusulas del contrato.CONTRATOS DE ADHESIÓN
  • 23. Una parte solo tiene la alternativa de adherirse, porque ya hay una estructurapreestablecida. Son aquellos que en el cual las estipulaciones o cláusulas del contratoson redactadas por una de las partes, limitándose la otra a aceptarlas en su totalidad;es decir simplemente se adhiere a ellas. Este tipo de contrato no maneja la teoría de lalibre autonomía de voluntad de las partes, es decir existe la superioridad en uno de loscontratantes. Saber si un contrato es de adhesión sirve para que en dado caso dehaber una cláusula oscura será en contra de la parte dominante en el contrato.Cláusula leonina: Son cláusulas hechas en virtud de la actitud abusiva de una de laspartes, ejemplo: Se compra un artículo, y se advierte que si sale dañado no se admitedevolución. Las cláusulas leoninas en los contratos de adhesión se tienen por noescritas. CONTRATO DE LIBRE CONSENTIMIENTOAutor No. 3, Tomo II, Vol. 1, pág. 31.“En el tipo tradicional y clásico del contrato, se pesan, discuten y establecen en elmomento del trato las cláusulas y las condiciones, y a esta tarea ambas partescooperan igual y libremente. Este tipo no ha desaparecido completamente; lo volvemosa encontrar en la venta de inmuebles, en la venta de géneros en un mercado. Seentabla una discusión, más o menos larga, (...) las cosas se hacen con igualdad; (...) elcontrato es verdaderamente la obra de dos voluntades; se prepara y se termina de iguala igual; se podría calificar de contrato paritario.”Autor No 8. Tomo IV. Edición 1942 .Pág 64-65 “ Atendiendo a la forma cómo se produce el acuerdo de voluntades de las partes, loscontratos pueden ser de libre discusión o de adhesión. Es de libre discusión aquel enque las partes estipulan libremente sus diversas cláusulas, constituye el tipo normal decontratos, el verdadero resultado del regateo entre las partes. Contrapuesto a estoestán los contratos de adhesión, en los cuales no hay discusión posible entre las partesy se forman mediante la aceptación lisa y llana, por una de ellas, las condicionesseñaladas por la otra; una de las partes impone a la otra la ley del contrato, cuyo únicopapel es aceptarlo o rechazarlo, por ejemplo en los casos de los seguros.”Autor No.13, Tomo I, pág. 78“En el contrato de mutuo acuerdo o de libre discusión, que los franceses llaman gré agré, las partes, de común acuerdo, establecen libremente las estipulaciones delconvenio: hay ofertas y contraofertas, conversaciones y finalmente el contrato es unaforma de transacción de los intereses de las partes.”Autor No. 14, Tomo III, pág. 50.
  • 24. "Contrato de libre discusión es aquel en que ambas partes discuten librementelas mutuas obligaciones que contraen. El comprador de una cosa discute con suvendedor libremente el precio, señala las condiciones del contrato; se conviene en unoo varios plazos para pactar el precio, etc. Ambas partes se manifiestan con voluntadplena."Autor No. 28, pág. 68. "Si el contrato implica necesariamente el concurso de las voluntades de laspartes parecería lógica la exigencia de que su celebración debiera realizarse siempreprevia discusión entre estas de todas y de cada una de las cláusulas que lo integran, deforma tal que dichas cláusulas fueran elaboradas conjuntamente por todos loscontratantes."Autor No. 31, pág. 220.“Son de libre discusión aquellos cuyas cláusulas se discuten y convienen por las partesen el mismo plano de igualdad en cuanto al origen y contenido de las obligaciones quevan a surgir del contrato.”Autor No. 33, pág. 82Son aquellos que resultan del libre debate de sus cláusulas, por parte de loscontratantes, del libre acuerdo de sus voluntades.
  • 25. CONTRATO DE ADHESIÓNAutor No.1, Tomo 6, pág. 161“La concertación de uncontrato va genralmente precedida de una libre discusión entrelas dos partes contratantes. Sin embargo, a veces, la posición respectova de estas estal que, una de ellas ‘impone la ley del contrato’. Ofrece e impone a a vez siscondiciones a la otra, a la cual solamente queda la elección entre sometese a lasmismas o dejar de contratar. Saleilles dió a esos contratos la denominación gráfica, sibien en definitiga poco precisa, de contratos de adhesión.”“Se mencionan cinco características especícicas:1. En todos los contratos de adhesión la ofera tiene un carácter general y permanente,yendo dirigida a personas indeterminadas y siendo manenida por tiempo ilimitado o porcierto tiempo.2. La oferta emana de un contratante que tiene a su favor un monopoio de hecho o dederecho, o al menos gran poder aeconómico.3. El objeto del contrato es la prestación de un servicio privado, con utilida pública,pretendido por todo el mundo y que solamente una persona determinada puedeproporcionar.4. La oferta aparece bajo la forma de un contrato tipo cuyas condiciones generalesforman un conjunto que se le presenta en bloque a los adherentes particulares;5. El contrto establece una serie de cláusulas establecidas, todas ellas, en exclusivointerésdel oferente.”Autor No. 3, Tomo II, Vol. 1, pág. 31.Es un contrato “que excluye toda discusión, todo regateo entre las partes. Se presentapor una de ellas un proyecto de convención; se ofrece este hecho al público, al primeroque llega; cualquiera puede acogerse a él, pero con la condición de aceptarlo tal cuales: tomarlo o dejarlo.”(...) “En estas condiciones, no es igual la situación entre las partes que desempeñanpapeles de importancia desigual; una de ellas hace un reglamento, una redacción poranticipado, emite una tarifa, mientras que la otra se limita a acogerse a ella, a aceptarsus disposiciones sin tener la posibilidad de discutirlas; se limita a dar su adhesión; deahí el nombre de contratos de adhesión, o, más correctamente, contratos poradhesión.”Autor No. 6. Tomo I. Vol. II. Pág 1101 ss “ Con relación al aspecto subjetivo ha de señalarse sobre todo la categoría de losnegocios abiertos a al adhesión de más de dos partes y, especialmente, de loscontratos en los cuales las prestaciones no son objeto de un intercambio recíproco,sino que van dirigidas a la obtención de un fin útil común. En este caso se habla decontratos asociativos, (piénsese en el contrato de creación de una sociedad). Entre laspeculiaridades más destacadas de la disciplina se mencionan:
  • 26. a. Dichos contratos están “abiertos” a la adhesión de otros contratantes, quienes habrán de conformarse a los acuerdos ya estipulados y, salva previsión diferente, habrán de dirigir la solicitud de adhesión al órgano que se haya constituido para la ejecución del contrato y, a falta de él, a todos los contratantes originales.b. La posibilidad de que le contrato y la relación correspondiente continúen con vida aún cuando el vínculo de una de las partes – por un vicio original, como nulidad o por un evento sobrevenido – incumplimiento- no adquiera eficacia o la pierda luego. Además , dado que las prestaciones convergen a un fin común, el remedio típico concedido al particular, en el caso de anomalía en la actuación de la relación asociativa, es el desistimiento por justa causa, o sea una figura que no influye de por sí en las relaciones de que son titulares los restantes asociados.”Autor No. 9, tomo I, pág. 479.En los contratos de adhesión “(…) uan de las partes se limita a aceptar las condicionesestablecidas, con anterioridad, por la otra, en la forma de reglamentos o de pólizas –tipo, como acontece con la mayoría de los contratos de transporte, de seguro, o en losestablecimientos de comercio a precio fijo”.Autor No.11, Tomo 5, Pág. 99“ El requisito esencial de la formación de los contratos es la voluntad. Sin embargo, enlos contratos de adhesión no se abre un libre debate entre las partes, como en loscontratos de mutuo acuerdo.Cuando se trata de los contratos de adhesión , el individuo conserva la posibilidad deno contratar; si contrata, es porque quiere; sin duda no tiene la facultad de discutir, peroel contrato no implica necesariamente una discusión libre e igual.”Autor No.13, Tomo I, pág. 78-79“El contrato de adhesión se caracteriza porque la oferta la hace una de las partesconteniendo todas las estipulaciones del mismo, sobre las cuales no acepta discusión niregateo alguno; la contraparte o acepta el contrato tal como se le ofrece o se abstienedecontratar;”“Esta falta de igualdad ha permitido que se le niegue a estos contratos la calidad detales, pues no habría acuerdo de voluntades, sino la imposición de una de ellas, yyendo más lejos se ha pretendido, asimilarlos al Derecho Público. Pero la verdad esque el interesado siempre tiene la relativa libertad de contratar o no y además encualquier contrato puede presentarse la misma situación en que una de las partes , porla nececidd en que se encuentra la otra, fuerce a su favor las estipulaciones del mismo.”Autor No. 14, Tomo III, pág. 50. En el contrato de "adhesión, fruto de la época actual, (...) se elimina todadiscusión. Lo emplean las grandes empresas y en general los comerciantes para laventa de sus productos, para el suministro de energía, para el transporte de personas ocosas. La empresa anuncia al público las condiciones del contrato, sin permitir sobre
  • 27. ellas discusión alguna; es verdad que se tiene libertad de celebrar el contrato oabstenerse de celebrarlo; pero no pueden proponer cambios o condiciones, ya que, ose adhieren al contrato, o este no se celebra."Autor No.16, Pág. 182 y 183“ Distínguese el contrato por adhesión del que se celebra mediante libre discusión, enque en aquel una de las partes tiene preparada oferta inmodificable, que la otra debeaceptar o rechazar sin posibilidad de contraposición, mientras en este último el acuerdode voluntades se forma previa discusión de todas las estipulaciones o de las masimportantes.”Autor No.18, tomo I, pág. 68.“Los contratos de adhesión se caracterizan:Porque la oferta, en ellos, está dirigida a personas indeterminadas y tiene un caráctergeneral y permanente.Porque se presenta, generalmente, impresa, en forma de contrato-patrón, para que seaaceptada o rechazada en bloque.La oferta proviene generalmente, de una persona natural o jurídica que goza de unmonopolio de hecho o de derecho, o al menos de un gran poder económico, ya porrazón de sus propias fuerzas, ya por su unión con otras empresas análogas.Los contratos en referencia constan en numerosas cláusulas, cuidadosamenteredactadas en interés de quien hace la oferta y cuya trascendencia no puede serfácilmente captada por el quese adhiere a ellos. Y o es extraño que muchas de estascláusulas se hallen en un tipo de letra o en una situación que dificulte su lectura otienda a hacerlas pasar inadvertidas.En esta clase de contratos se excluye la libre determinación de la voluntad de una delas partes, pues mientras en los contratos comunes estas pesan y miden libremente ladiscusión entre las partes, pues una de ellas elabora un relgamento, formulario, oestatuto (oferta) que impone a la otra, necesitada de la prestación que su cocontratanteestá en capacidad de procurarle.Autor No. 22, pág. 481“Son aquellos en que una de las partes fija sus condiciones fijas e inderogables y se lasimpone a otra que no hace sino aceptarlas, adhiriéndose de esta manera al contrato. Laaparición de los mismos responde a la imposibilidad de entrar en relación un industrial ocomerciante con cada uno de los miles de individuos con quienes contrata cada día,viendose así obligado a redactar de antemando el contrato que les ha de proponer. Enla adhesión hay dos voluntades: una constitutiva, y la otra simplemente adhesiva; unase impone, la otra acepta.”Autor No. 28, pág. 68, 69. "Las características especiales del contrato por adhesión han inducido a variostratadistas del derecho público y a unos pocos civilistas a negar su índole contractual.Para ellos, el llamado contrato por adhesión es un acto jurídico unilateral, en que "el
  • 28. único y verdadero agente", generalmente una poderosa empresa, al emitir una"voluntad reglamentaria", impone su decisión a otra persona que, por consiguiente, solodesempeña un papel pasivo en la operación. Pero la gran mayoría de los tratadistas delderecho civil rechaza esta concepción artificiosa, con fundamento en que la ley, enparte alguna, exige que la formación del contrato sea la culminación de un proceso dediscusión entre los agentes (...). Por consiguiente, para que un acto jurídico productivode obligaciones constituya contrato, es suficiente que dos o más personas concurran asu formación, y poco importa que, al hacerlo, una de ellas se limite a aceptar lascondiciones impuestas por la otra; aun así, aquella ha contribuido a la celebración delcontrato, puesto que voluntariamente lo ha aceptado, habiendo podido no hacerlo."Autor No. 31, pág. 220.“Son por adhesión aquellos contratos cuyas cláusulas han sido íntegramentepropuestas por una de las partes, quedando a la otra la aceptación del conjunto, o, porsupuesto, el rechazo del conjunto. Tales los modernos contratos de transporte aéreo,los de seguros, los bancarios en general, etc.”Autor No. 32, Tomo 1, Pág. 249“Otro recorte al campo de acción de la autonomía de la voluntad, aunque de distintoorigen y naturaleza, lo constituye el llamado contrato de adhesión, en el cual una parte,aunque no necesariamente la mas débil económicamente, debe plegarse a los términosy condiciones que le importe la otra, sin poder debatirlos, negociarlos ni modificarlos.Podría decirse que en vedad no existe voluntad de quien se pliega y que por tanto nose trata de un contrato sino de la mera observancia de un estatuto. Queda asi sustituidala ordinaria determinación bilateral del contenido del vínculo por un simple acto deaceptación o adhesión al esquema predeterminado unilateralmente.Sin embargo, la jurisprudencia ha admitido la existencia de un verdadero contrato, puesconsidera que hay un ingrediente mínimo de voluntad y, por tanto, de consentimiento ,pues cuando menos se tiene independencia para contratar o no y para escoger lapersona del co-contratante. Además, se dice, la adhesión implica consentimiento ybasta para formar contrato.”Autor No. 33, pág. 82.Es un proyecto de contrato redactado por una de las partes y al cual la otra adhiere sinpoder discutir sus condiciones.Autor No. 35, pág 388, 389.“Lejos de constituir un caso de patología jurídica, estos “contratos de adhesión” o“contratos por adhesión” –y los llamados “contratos tipos privados”, así como las“condiciones generales de los contratos”, que no son manifestaciones de la mismasituación- constituyen simplemente la expresión de las técnicas organizativas quehacen posible la gran empresa contemporánea. La producción en serie y lasnecesidades de racionalización del “comercio de masas”, típico de nuestros días,
  • 29. obligan a una standarización del contrato: ella sirve para facilitar la conclusión decontratos que no soportarían tratos o conversaciones preliminares individuales a fijar sucontenido en cada caso particular. Pero, además, esa estipulación unilateral delcontenido del contrato –que reduce la cooperación del otro a la sola libertad de concluiro no el negocio- resulta en muchos casos la propia condición de posibilidad del servicioque se ofrece, tal como ocurre con el seguro, que se haría imposible si la uniformidadde contenido de la pluralidad de contratos celebrados, impuesta unilateralmente por laempresa aseguradora que estipula las cláusulas, pudiera ser quebrantada por loscaprichos de cada adherente.”Autor No. 36, Tomo 2, pág. 32“Un tráfico económico cada vez más acelerado ha ido dando lugar a la aparición de unaserie de modalidades contractuales de muy difícil encasillamiento en el régimen jurídicotradicional. Aparecen en primer lugar, los llamados contratos en masa o contratos-tipo,impuestos a sus clientes por grandes empresas mercantiles e industriales y regeridosmuchas veces a la utilización de bienes o servicios imprescindibles en la vida cotidiana.El hecho de referirse a bienes de consumo necesario hace que la libertad de iniciativase encuentre el ellos enormemente restringida y que aparezca muy clara la situación deprepotencia de una de las partes respecto a la otra, razón por la cual decae elpresupuesto ideológico de la libertad de las partes para contratar. Se hace tránsito deesta manera a los llamados contratos por adehesión, contratos por formulario ocontratos con condiciones generales.”Autor No. 37, tomo II, pág. 344.“La adhesión es una declaración unilateral de voluntad con la cual se comunicaparticipar, y se entra a participar, en una relación o negocio ya formado; así, porejemplo, en coalición industrial denominada abierta. Otro significado, menos técnico, deadhesión, se tiene en el derecho contractual (contrato por adhesión).Autor No. 38, págs. 154-155.En los contratos por adhesión “un contratante formula, a través de su oferta, todo elcontenido del contrato y el otro no puede sino adherirse a todo o no concluir éste (...). Elcontenido está dispuesto unilateralmente y para el contrato actual. Este se forma demodo singular, por haber sido cada cláusula (denominada condición) preparada por unode los contratantes.”(...) “Estos se realizan por empresas, entes, etc., que gozan de una situación demonopolio de hecho o de derecho, de una parte, y por los particulares singularmente,de la otra. Los contratos se preparan por el solo contratante económicamente másfuerte; al otro no le queda sino adherirse o no contratar, por esta falta de discusión y decontratación, la declaración de voluntad del contratante débil se llama “adhesión”, másque aceptación, de donde el nombre de contratos de adhesión o por adhesión. A gravespeligros dan lugar dichos contratos por el modo de formarse: un contratante predisponeun contenido correspondiente a sus propios intereses y, por consiguiente, ventajoso.
  • 30. CONTRATOS PRINCIPALES Y ACCESORIOSNORMAS APLICABLESCódigo Civil“ART. 1499.—El contrato es principal cuando subsiste por sí mismo sin necesidad deotra convención, y accesorio, cuando tiene por objeto asegurar el cumplimiento de unaobligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ella.”Autor No.1, Tomo 6, pág. 59Se conocen como contratos principales aquellos que “existen por sí mismos yaisladamente y los contratos accesorios que solamente pueden existir dependiendo deun contrato principal.”“La mayor parte de los contratos son principales.”Autor No.1, Tomo 6, pág. 59Los contratos accesorios son aquellos que solo pueden existir dependiendo de uncontrato principal.“Entre los contratos accesorios, en primer lugar encontramos los contratos de garantía,cuya finalidad consiste encrear una seguridad, en sentido amplio, para el pago de unadeuda: fianza, solidaridad, garantía real, hipoteca, etc., pero en estos casos no estantoel contato lo que es accesorio como la obligación del fiador o el drecho real dehipoteca.”Autor No. 2, tomo I, pág. 575.“El contrato es principal, dice el artículo 1442, cuando subsiste por sí mismo sinnecesidad de otra convención (…). Así es contrato principal un contrato decompraventa liso y llano en que el vendedor se obliga a entregar la cosa vendida y elcomprador, a pagar el precio convenido”.Citando el artículo 1442 del Código Civil chileno, es acesorio el contrato “cuando tienepor objeto asegurar el cumplimiento de una obligación principal, de manera que nopueda subsistir sin ella”. “(…) sería accesorio a [un contrato de compraventa] es dehipoteca convenido entre las partes para seguridad del pago del precio”.Autor No. 3, Tomo II, Vol. 1, pág. 20.“Se ha querido distinguir entre contratos principales y contratos accesorios, bastándosea sí mismos y existiendo separados los primeros, injertándose los otros en una relaciónpreexistente (contratos de caución, de hipoteca). Pero, en realidad, estos supuestoscontratos accesorios pueden existir independientemente de todo contrato preexistente:
  • 31. se puede caucionar una obligación nacida de un delito; son, sin duda, un accesorio,pero de una obligación, no de un contrato.”Autor No. 4, Tomo 6, Pág. 11Dice el artículo 1499 el contrato es principal cuando subsiste por si mismo necesidad deotra convención, y accesorio , cuando tiene por objeto asegurar el cumplimiento de unaobligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ella.Los contratos principales, dice Pothier, son aquellos que existen principalmente por símismos, como la compraventa, el arrendamiento, el comodato, el depósito, etc.El contrato accesorio según el artículo 1499, es le que tiene por objeto asegurar elcumplimiento de una obligación principal, de manera que si ésta deja de existir, comopor nulidad, pago etc., el contrato accesorio desaparece. Son contratos accesorios, lafianza, la hipoteca y la prenda. “Autor No. 8. Edición 1942. Tomo IV. Pág 49-51 “ Según el artículo 1.442 del C.C. el contrato es principal cuando subsiste por sí mismosin necesidad de otra convención, y accesorio, cuando tiene por objeto asegurar elcumplimiento de una obligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ella. Laregla general es que los contratos sean principales.”Autor No. 8. Tomo I. Edición 1998.Pág183“ Es principal el negocio cuando subsiste por sí mismo sin necesidad de otro; yaccesorio, cuando tiene por objeto asegurar el cumplimiento de una obligación principal,de manera que no pueda subsistir sin ella. Esta clasificación sólo tiene importanciapara determinar la extinción de unos y otros, de acuerdo al aforismo que dice que loaccesorio sigue la suerte de lo principal; pero no lo principal la suerte de lo accesorio.”Autor No. 8. Edición 1942. Tomo IV. Pág 49-51 “ Los contratos accesorios necesitan ir adheridos a uno principal y nada importa lanaturaleza de la obligación que garantizan, pudiendo ser contractuales o legales. Estoscontratos accesorios corresponden a los que ordinariamente llamamos cauciones, quesegún el C.C. son cualquier obligación que se contrae para la seguridad de otraobligación propia o ajena, como la fianza o la hipoteca.”“La importancia de diferenciar entre negocio principal o accesorio, tiene que ver con laextinción de los mismos; así como dice el aforismo “ lo accesorio sigue la suerte de loprincipal; pero no lo principal sigue la suerte de lo accesorio”Autor No.13, Tomo I, pág. 75“Esta clasificación está enunciada por el Código en su art. 1.442 en los siguientestérminos: ‘El contrato es principal cuando subsiste por si mismo sin necesidad de otra
  • 32. convención, y accesorio, cuando tiene por objeto asegurar el cumplimiento de unaobligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ella’”.“O sea, que esta clasificación atiende a la manera como existen los contratos: losprincipales no necesitan de otros para subistir, y los accesorios, como tienen por objetoasegurar el cumplimiento de una obligación principal, no existen si no hay otraobligación a la cual acceder.”Autor No.13, Tomo I, pág. 224“Los contratos accesorios son los de garantía, que tienen por objeto dar una seguridadal crédito al cual acceden, o de caución, como también se les llama.”“Si bien requiere siempre de una obligación de la cual es accesoria la que se contraepor el contrato accesorio, no es fuerza que exista otro contrato, porque la obligaciónprincipal que se garantiza puede tener su origen no solo en aquél, sino en cualquier otrafuente de las obligaciones, y así se puede caucionar el cumplimiento de una obligaciónextracontractual, emanada de la sola ley, de un cuasicontrato, de un hecho ilícito, pormedio de un contrato accesorio.”Autor No.16, Pág. 178“ Según el artículo 1499, el contrato es principal cuando subsiste por si mismo sinnecesidad de otra convención, y accesorio, cuando tiene por objeto asegurar elcumplimiento de una obligación principal, de manera que no puede subsistir sin ella.Lo principal y lo accesorio, en mi opinión, no son los contratos, sino las obligaciones. Unmismo acuerdo de voluntades puede producirlas de ambas clases, como es defrecuente ocurrencia en la práctica. La manera como está redactada la disposición legaltranscrita pone de manifiesto que así lo entendió el legislador, puesto que se refirióexpresamente a “obligación principal” para explicar lo accesorio.La mera circunstancia de que haya cláusula penal, generadora de obligación accesoria, y no “contrato penal” demuestra en mi sentir que esta clasificación concierne a lasobligaciones y no a los contratos. La hipoteca, la prenda, y la fianza no sonpropiamente contratos accesorios, sino generadores de obligaciones accesorias.”Autor No. 18, tomo I, pág. 63.“Es principal el contrato, cuando subsiste por sí mismo, sin necesidad de otraconvención”. Y “(…) accesorio, cuando necesita de la existencia de un contratoprincipal, cuyo cumplimiento asegure, de modo que aquel no pueda subsistir sin éste”.Autor No. 20. Edición 1983. Pág 30 “ El negocio accesorio supone necesariamente la existencia de una obligaciónprincipal, sin la cual no puede existir, porque su objeto es asegurar el cumplimiento deella. Poco importa la naturaleza de esta obligación: contractual, delictual o legal, loesencial es que exista una obligación preexistente. En contraste es tan los negociosdependientes que, para producir los efectos que le son propios, requieren la existencia
  • 33. de otro, pero que no tiene por objeto asegurar su cumplimiento. Tales son lascapitulaciones matrimoniales, que suponen la existencia del matrimonio. Estoscontratos, que se denominan dependientes, puesto que están subordinados a otros, nopueden calificarse de accesorios entre nosotros, no encuentran en la definición delartículo 1442, que define a los contratos accesorios, toda vez que su objeto no esasegurar el cumplimiento de una obligación principal, sino reglar, ampliar ocomplementar los efectos de un contrato preexistente. No obstante, siguen la suerte delcontrato de que dependen o al cual subordinan sus efectos. A la inversa, la nulidad omodificación del contrato dependiente no acarrea la del principal.”Autor No. 20. Edición 1983. Pág 30 “El contrato principal se da cuando subsiste por sí mismo, sin necesidad de otraconvención. No necesita de otro para existir; tiene vida propia. La generalidad de loscontratos son principales: la compraventa, la permuta.Autor No. 22, pág. 234“Contrato principal es el que para su validez y cumplimiento, le basta con su solaexistencia, y no requiere de un acto adlátere que lo refuerce, pero de existir ese actoadlátere, no implica menoscabo en la fuerza propia del acto principal.”Autor No. 22, pág. 234“Contrato accesorio es el que tiene vida y existe en la razón y medida que sirve paragarantizar el cumplimiento de una deuda en un derecho de crédito convencional ocompensatorio. Por ello su razón de ser y existir va en función y medida de la vida deesa obligación.”Autor No. 27. Pág. 19 ss: “ Entre los negocios accesorios, se encuentran máscaracterizados los contratos llamados dependientes, como por ejemplo los de garantía,los de capitulaciones matrimoniales. Cuando las partes se encuentran ligadas por uncontrato inicial, para cuyo cumplimiento o desarrollo es necesario realizar operacionesjurídicas consecutivas, estas últimas pueden y deben reputarse como contratosaccesorios, porque dependen estrechamente del contrato cuya continuación forman.”Autor No. 28, pág. 65. "El Código define así en su art. 1499: "El contrato es principal cuando subsistepor sí mismo sin necesidad de otra convención, y accesorio cuando tiene por objetoasegurar el cumplimiento de una obligación principal, de manera que no puede subsistirsin ella". Observa RODRIGUEZ FONNEGRA, y nosotros estamos de acuerdo con él, quetomando al pie de la letra el texto legal transcrito, resulta concepto absurdo, porquetodo contrato, sea que produzca obligaciones principales o accesorias, subsiste por símismo dentro de las condiciones legales. Así la obligación de restituir que tiene elacreedor prendario se origina en el contrato de prenda, el cual subsiste, a pesar de la
  • 34. extinción de la obligación principal y aun del contrato a que esta le debe existencia.Luego, en realidad, no hay contratos principales y contratos accesorios, según quesubsistan por sí mismos o no, respectivamente, pues todo contrato subsiste por símismo. Lo que hay es contratos que producen obligaciones principales, como el decompraventa, el de permuta y el mandato, y contratos que producen obligacionesaccesorias, como la anticresis y la fianza."Autor No. 38, pág. 265.“Hay algunos negocios, los cuales no pueden existir de por sí solos, sino quepresuponen otros, a los que están unidos por una relación de dependencia o deaccesoriedad: se llaman, por tanto, negocios accesorios o dependientes encontraposición a los otros denominados principales. Entre los negocios accesoriospueden situarse los de garantía: el negocio constitutivo de las garantías sigue la suertedel negocio constitutivo de la relación crediticia, además, sigue la suerte de laconvalidación o de la ratificación.” OBLIGACIONES PROPTER REMAutor No. 6. Tomo I. Vol. I. Pág. 468, 377La adquisición de un derecho a título derivativo-traslaticio implica sucesión deladquirente a su Autor No.a la titularidad de tal derecho y, por tanto, en el lado activo dela eventual relación en la que éste se encuentra colocado. Así, por ejemplo, la venta dela propiedad del fundo sirviente, sobre el cual recae el derecho de servidumbre, a lacual accede una obligatio propter rem . Obligaciones que están destinadas, respectode un derecho, a circunscribirlo desde su origen y a intervenir cabalmente desdeafuera, sobre tal derecho en el momento de su ejercicio; las eventuales obligacionesserían, con respecto al derecho, meras expresiones de relaciones personalesespecíficas que, aún encontrando su propia base en el derecho o surgiendo conocasión de éste, no entran jamás a hacer parte de su contenido. A este propósitobastaría pensar en la obligación propter rem, tal como, la obligación del propietario decontribuir en las expensas de la reparación de un muro común, o del propietario delfundo sirviente de realizar las obras necesarias para conservar la servidumbre, lascuales no obstante, pertenecer al pretendido contenido complejo de una situación, parael caso, real, parecen proyectarse como relaciones obligatorias autónomas, sometidasa la disciplina de las obligaciones, cuya característica básica sería la de correspondera un sujeto por el solo hecho de ser titular de un derecho real y de seguir, por lo tanto,al derecho en cabeza de cada sucesivo adquirente de éste.”Autor No. 9, tomo II, pág. 177“(…) puede definirse como la obligación dotada, a pesar de ser accesoria a un derechoreal principal, de una autonomía que la separa en el mismo grado, del derecho real y
  • 35. del de crédito u obligación personal; impone a su deudor, como también posteriormentea los poseedores de la cosa, pero exclusivamente en razón y en la medida de laposesión de ésta, un acto positivo, sin que por ello la obligación real se transforme enningún caso, en derecho real o de crédito”. La obligaciones propter rem solo seencuentran con los derechos reales principales, pero se distinguen de ellos por gozarde un carácter particular.Autor No.11, Tomo 5, Pág. 23“ El deudor de una obligación ordinaria está obligado con todo su patrimonio, quesoporta a la vez la deuda y la coacción. Por el contrario, la obligación real (propter rem)no compromete mas allá de la cosa a la cual está unida. Mientras que el deudor que hahipotecado su inmueble en garantía de su propia deuda está obligado por toda ladeuda, incluso si esta supera el valor del inmueble, es distinta por completo la situacióndel tercero adquirente de un inmueble hipotecado, o del propietario que grava suinmueble en garantía a la deuda de otro ( fianza real); no están obligados mas alla delvalor dle inmueble: la deuda en si misma no pesa sobre ellos, y la coacción se limita alinmueble hipotecado. Apenas si es exagerado decir que, en las obligaciones reales, esmas bien la cosa que la persona la que se halla obligada; se está en la frontera de laobligación y la servidumbre”.Autor No. 14, Tomo III, pág. 8. "Estas obligaciones se tienen como consecuencia directa de la titularidad de lapropiedad u otro derecho real en inmuebles, de suerte que existen cuando se tenga laposesión inmobiliaria que corresponda al ejercicio de un derecho real, y dejan de existircuando se extingue la posesión del inmueble." No necesitamos hacer ningún esfuerzo mental para saber que nuestro CódigoCivil reglamenta un gran número de obligaciones que obedecen a la característicaenunciada. Las citadas obligaciones de contribuir al cerramiento de predios, de repararlas cercas o muros medianeros, de no sembrara árboles a cierta distancia del prediovecino, etc., son obligaciones propter rem u obligaciones anexas a la titularidad de unapropiedad inmueble y no existen independientemente de esa propiedad, de modo que siel propietario enajena el inmueble, deje de estar obligado a cercar, reparar cercasmedianeras, etc.; vale decir, necesariamente se transmiten con la tradición delderecho."Autor No. 23, pág. 35.“Las obligaciones propter rem (…) se han explicado como ‘relaciones jurídico-reales’ delas que no emana derecho subjetivo alguno. El criterio enlaza con la problemática decarácter procesal, subrayandose como, en su virtud, mientras el derecho subjetivo decrédito provoca una declaración judicial de condena, tocante a las relaciones objetivas,sólo es dable fijar su existencia por vía de una sentencia meramente declarativa. Lasobligaciones propter rem se asientan en una diversidad de titularidades enunciadas acontinuación:Obligaciones propter rem nacidas de un conflicto de vecindad.Obligaciones propter rem derivadas de la relación de usufructo.
  • 36. Obligaciones propter rem derivadas del derecho de servidumbre.Obligaciones propter rem implícitas en el estado de copropiedad.Obligaciones propter rem privativas del sistema de propiedad horizontal.Obligaciones propter rem inherentes al fenómeno de la accesión.Obligaciones del tercer poseedor de la finca hipotecada”.Autor No. 24, pág. 60.“Se constituyen en función de cierta relación de señorío que tiene una personaindeterminada sobre una cosa determinada (no hay indeterminación del sujeto, sinoausencia de su individualización, porque ello dependerá del momento en que hagavaler la obligación).”“De ahí que la obligación viaje o ambule, activa o pasivamente con la cosa a la cualaccede (pasa al sucesor universal y al sucesor particular). (...) El crédito propter remdebe considerarse como un accesorio del objeto adquirido (...), ya que pasa con éstedel autor de la transmisión a su sucesor.”“Por ejemplo, la deuda de medianería y el crédito respectivo; la deuda por expensascomunes en la propiedad horizontal; los gastos de conservación de la cosa en elcondominio; las obligaciones por mejoras necesarias y útiles; las cargas reales,etcétera.”Autor No.25, Pág. 69“ Llámanse obligaciones reales o propter rem aquellas en que el sujeto pasivo lo escomo consecuencia de ser titular activo de un derecho real o de la posesión de unacosa. Por tanto, el deudor de la obligación queda determinado por la titularidad delderecho real o de la posesión de la cosa a la cual se encuentra unida la obligacióncomo un accesorio.”Autor No. 28, pág. 212."Las obligaciones propter rem se pueden definir como las que se dan con ocasión de underecho real principal de que s titular el deudor e imponen a este la necesidad deejecutar una prestación, exclusivamente en razón y en la medida de su derecho.""La obligación propter rem tiene los mismos elementos esenciales de la obligación dederecho común: es un vínculo jurídico entre personas determinadas, en virtud del cualuna de ellas (deudor) tiene que realizar una prestación en favor de la otra (acreedor).Sin embargo, la obligación propter rem se caracteriza y se diferencia de la obligacióncomún, por cuanto aquella solamente se da en razón de un derecho real de que estitular el deudor y al que dicha obligación accede.La obligación de esta especie es, pues, una carga que se impone al que tiene elderecho de propiedad u otro derecho real sobre una cosa, en donde le viene ladenominación de obligación propter rem".
  • 37. Autor No. 31, págs. 72-74.“Las obligaciones que acceden a derechos reales han sido llamadas por la doctrinaobligaciones propter rem. También obligaciones “reales” y obligaciones “ambulatorias”.(...) “En síntesis, la prestación depende de un derecho real y recibe de él su razón y sumedida. El titular o acreedor del derecho real es el deudor de la obligación propter rem,y por ello es concebida por algunos como una carga que se impone al derecho realcorrespondiente, particularmente al de dominio. ( ) En virtud del carácter accesorio quetienen estas obligaciones, el titular del derecho real a que acceden puede liberarse deellas en la medida en que abandone o ceda el derecho. (...)”“Por ser una imposición al titular del derecho real, y además por ser accesoria a éste, laobligación propter rem sólo puede tener origen en la ley.”

×