La cuestión de los vuelos alas Islas MalvinasEl acuerdo sobre los vuelos – una cuestión clave23/09/2010DGL & Asoc. Consult...
La cuestión de los vuelos a las Islas MalvinasPor Diego García LabordeLADE fue la única línea aérea argentina que mantuvo ...
El acuerdo sobre los vuelos- una cuestión clave                                       Los servicios aéreos a Malvinas ( Fa...
La Cancillería argentina aprovechando esta situación inició una política activa con el objetivode lograr una declaración o...
una bandera argentina en el cementerio de Darwin o la posibilidad de no exigir el pasaporte aciudadanos argentinos.Los con...
Las conclusiones fueron :Para visitar las Islas Malvinas, un ciudadano argentino necesitará un pasaporte argentinoválido p...
Sorprendentemente, los argentinos acordaron por menos en la cuestión de los vuelos, de loque originalmente pretendían. Ini...
múltiples que se generarían con la Isla propondrían un desarrollo mas armónico con elcontinente. Hay muchas regiones en el...
Turismo de las islas estiman que se generarían recursos económicos del orden de los 5millones de libras por año.En segundo...
negociación diplomática, y en ambos casos, la cuestión de los vuelos, no parecen tener unasolución que resuelva la problem...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La Cuestión de los Vuelos a las Islas Malvinas

1,032 views
932 views

Published on

vuelos a malvinas

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,032
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Cuestión de los Vuelos a las Islas Malvinas

  1. 1. La cuestión de los vuelos alas Islas MalvinasEl acuerdo sobre los vuelos – una cuestión clave23/09/2010DGL & Asoc. Consultora AeronáuticaDiego Garcia Laborde
  2. 2. La cuestión de los vuelos a las Islas MalvinasPor Diego García LabordeLADE fue la única línea aérea argentina que mantuvo una sucursal permanente durante más de 10 años en las Islas Malvinas hasta que finalizara el conflicto del Atlántico Sur. Los primeros vuelos se operaban con un avión Grumman SA-16 de 10 plazas “trifibio” (tierra-agua-nieve) hasta que se terminó la pista de aluminio de 800 metros.El vuelo transportaba entre 4 y 5 pasajeros y eran de promoción (no se cobraba el pasaje soloel seguro). Estas operaciones con aviones anfibios tenían un alto costo para LADE, porque setenía que utilizar jatos (cohetes que daban potencia adicional en el despegue desde el agua).Estos costos impusieron la construcción de un aeródromo provisorio (con planchas metálicasde aluminio) que se inauguró en noviembre de 1972, con vuelos regulares semanales, conaeronaves biturbohélices Fokker F27.El último avión argentino que operó en el aeropuerto de Puerto Argentino fue un C130, de laFuerza Aérea el 14 de junio de 1982 (un día antes que terminara la guerra). Luego un avión deAerolíneas Argentinas transportó el primer contingente con familiares de soldados muertos enlas islas (en 1990) a la base de Mount Pleasant.El aeropuerto de Mt Pleasant fue inaugurado por el Príncipe Andrés de Gran Bretaña en 1985.Esta base de operaciones alberga funcionarios militares británicos y personal civil deasistencia. Está ubicada a 56 km de Stanley.Hasta la guerra de 1982, la Argentina había organizado un puente aéreo entre las islas y elcontinente en virtud de los acuerdos de comunicaciones de 1972. Después de la guerra esteservicio fue interrumpido.Actualmente hay vuelos mensuales desde el Reino Unido a las Islas Malvinas/Falkland, vía Islade Ascensión y desde nuestro continente, Lan Chile vuela una vez por semana desde Santiagode Chile a Stanley vía Punta Arenas. Una vez por mes, este vuelo hace escala en Rio Gallegos, ala ida (2do sábado) y a la vuelta (3er. sábado), donde los pasajeros pueden abordar el avión.Los ciudadanos argentinos pueden visitar las Islas con pasaporte válido, fondos suficientespara la estadía, reserva de Hotel y pasaje de vuelta ( aéreo o marítimo).
  3. 3. El acuerdo sobre los vuelos- una cuestión clave Los servicios aéreos a Malvinas ( Falkland ) , que son una cuestión estratégica para el normal desarrollo de las Islas, no tuvieron en general, la necesaria regularidad que sus necesidades turísticas o comerciales requieren. El destino se ha visto influenciado en la cuestión de los vuelos, por la problemática diplomática internacional No tuvo hasta el presente una explotación aerocomercial bajo un concepto moderno, que le permita vinculación con una de las regiones de mayor crecimiento en materiade turismo internacional e inversiones - La Patagonia; pese a que la islas tienen un potencialimportante por sus bellezas y recursos naturales, que le permitirían generar una fuenteadicional de recursos económicos, además de los beneficios estratégicos de su vinculación conel continente.A partir de 1982, y en especial luego de la inauguración del aeropuerto militar de MountPleasant, los contactos aéreos con el archipiélago comenzaron a realizarse directamente desdeLondres en aviones de transporte militar. Los ciudadanos argentinos no podían ingresar a lasislas, con excepción de los familiares de caídos en la guerra o quienes poseyeran un pasaportede otra nacionalidad.Recién a principios de los años 90 se autorizó por decreto del gobierno argentino a unaempresa chilena Aerovías DAP a explotar la ruta Punta Arenas - Rio Gallegos - Malvinas enforma regular.A partir de diciembre de 1997, LAN Chile se hizo cargo de este servicio; en un principio durantela temporada de verano y luego (en 1998) en forma permanente con un vuelo semanal losdías sábados. Sin embargo, el 31 de marzo de 1999, y a sugerencia del poder ejecutivo de Chile(en respuesta al proceso de extradición iniciado contra el ex presidente Augusto Pinochet enLondres pedido por España), se suspendieron los vuelos.Esta decisión afecto a los isleños a punto tal que el mismo Presidente de la Cámara de Turismode las Malvinas/Falklands criticó al Consejo Legislativo de las islas por no permitir el ingreso deargentinos dado que esto beneficiaría a la economía de las islas en un ingreso promedio de4.223.770 libras por año.Los consejeros desecharon la propuesta porque objetaban que, a partir del momento en quelos vuelos fueran directos y exclusivos con Argentina, pasarían a tener un firme control y losmalvinenses se verían forzados a volar a través de Argentina, lo que les parecía inaceptable(preferían permanecer sin ningún vínculo).
  4. 4. La Cancillería argentina aprovechando esta situación inició una política activa con el objetivode lograr una declaración oficial chilena que asegurara el cese de los vuelos a las islas, a los efectos de obtener la autorización para el ingreso de personas y aeronaves argentinas a las Islas. Como consecuencia de esa actuación, en mayo de 1999 el gobierno chileno suspendió oficialmente las operaciones, servicios de transporte aéreo y toda otra clase de navegación comercial entre Chile y las islas por un plazo de 90 días que luego de su vencimiento en julio de 1999 fue prolongado 180 días más.Como resultado de esa decisión, las islas solo quedaron comunicadas por el vuelo militarsemanal desde las islas británicas. La Cancillería Argentina también obtuvo de los gobiernos deBrasil y de Uruguay medidas similares a las de Chile.De este modo, la Argentina comenzó a presionar para que los vuelos que se dirigieran hacia ovolvieran desde las islas hicieran escala en territorio argentino.El 14 de junio de 1999, los países del MERCOSUR, más Chile y Bolivia, declararon su“indeclinable compromiso con la política de asegurar el tránsito de personas sin discriminacióny de manera fluida y amistosa, exhortando asimismo a consolidar estos principios sin los cualesno será posible superar la situación imperante en el Atlántico Sur en materia decomunicaciones aéreas con las Islas Malvinas/Falklands. La política de aislamiento no podía sersostenida por mucho tiempo dado las disensiones internas entre los países latinoamericanos.Con el fin de resolver la cuestión de los vuelos, comenzó una serie de reuniones entrerepresentantes de la Cancillería argentina y funcionarios británicos. La Argentina buscabarestablecer los vuelos entre la Argentina continental y las Islas Malvinas y la autorización delingreso de ciudadanos argentinos (portando pasaporte argentino).Al término de la ronda de reuniones se suscribió una Declaración Conjunta que, entre otrascosas, declaraba que las delegaciones intercambiaron puntos de vista sobre comunicacionesaéreas y contactos humanos hacia y desde las Islas Malvinas, incluyendo el acceso deargentinos y acordaron continuar examinando este tema de un modo constructivo.Por esos días, la compañía British Airways dio a conocer una propuesta de recorrido aéreodesde Londres a las Malvinas con escalas previas en el aeropuerto de Ezeiza y alguna otraciudad de América Latina. Esta novedad no entusiasmó a los isleños.El siguiente encuentro para tratar el tema fue crucial y se llevó a cabo en Nueva York. Durantelas conversaciones que giraron en torno a los temas de vuelos, ingreso de argentinos a las islasy pesca ilegal, pero no se logró alcanzar un acuerdo sobre puntos tales como la instalación de
  5. 5. una bandera argentina en el cementerio de Darwin o la posibilidad de no exigir el pasaporte aciudadanos argentinos.Los consejeros presentaron los resultados de una encuesta entre los isleños que mostraba unaopinión desfavorable al restablecimiento de los vuelos. Es más el domingo 12 de julio, ungrupo de isleños realizaron protestas en la capital de las islas en repudio a las negociacionesque se estaban realizando. Entre doscientos y trescientos manifestantes marcharon enprotesta y quemaron una bandera argentina.El canciller chileno, Gabriel Valdéz declaró que su gobierno veía con interés las negociacionesy que “mientras los aviones que van hacia las Malvinas no puedan detenerse en territorioargentino y recoger pasajeros allí, no se renovarían los vuelos.” Además, agregó que en casode que se produjeran avances, Chile “estaría dispuesto a revisar la actual posición.El mismo día la prensa británica informaba que Chile ahora insiste (así como lo hace el resto deSudamérica), en que sólo volará a las Malvinas si sus aviones hacen escala previa en Argentina;y Argentina, sólo autorizará esto, si logra lo que pretende acerca de las visitas de turistasnacionales.En las negociaciones (y los alcances de un posible acuerdo) estaban en juego la reanudación delos vínculos aéreos comerciales con el continente por parte de Lan Chile, que cualquier vuelodeberá hacer escala en Argentina, (pese a los temores de los isleños que afirmaban que eso losdejaría como rehenes de la presión argentina) y una propuesta de que el vuelo se reanude sinescalas, pero que incluya en el futuro una escala en Rio Gallegos.El otro tema sensible era la demanda argentina de acceso a las islas. Desde la guerra de 1982todos los poseedores de pasaportes argentinos tenían negada la entrada, con excepción deunos pocos grupos de familiares visitando las tumbas. Los malvinenses sostenían que se veríansuperados por los visitantes del continente y que las visitas no deberían continuar hasta que Argentina renuncie a su reclamo sobre las Malvinas. Finalmente, el 14 de julio ambas delegaciones dieron a conocer una Declaración Conjunta. La misma establecía que los ciudadanos argentinos podrían visitar las islas Malvinas con sus propios pasaportes. Además se autorizaba la reanudación de vuelos aéreos civiles regulares entre Chile y lasislas que incluirán escalas en el territorio continental argentino donde podrían desembarcarpasajeros, carga y correo (5ta libertad).
  6. 6. Las conclusiones fueron :Para visitar las Islas Malvinas, un ciudadano argentino necesitará un pasaporte argentinoválido por la duración de la estadía prevista. Los pasaportes argentinos presentados porvisitantes a las Islas Malvinas serán sellados sobre las mismas bases que cualquier otropasaporte presentado por visitantes a las Islas Malvinas.El número de visitantes a las Islas Malvinas deberá adecuarse, en todo momento, a lacapacidad local de tolerancia, incluyendo la disponibilidad de alojamiento. Se requerirá de losvisitantes que hagan sus arreglos de alojamiento con antelación y que tengan pasaje deregreso y fondos suficientes para su permanencia estimada.El Gobierno argentino procurará obtener el consentimiento del Gobierno chileno para lareanudación inmediata de los servicios aéreos civiles entre Chile y las Islas Malvinas (Falklands ) operado por Lan Chile o cualquier otra aerolínea que acuerden las partes.Está previsto que tengan lugar, una vez por semana, servicios aéreos civiles entre Punta Arenasy las Islas Malvinas. A partir del 16 de octubre de 1999 harán inicialmente dos escalasmensuales en Río Gallegos, una en cada dirección. Este arreglo será mantenido bajo examen.En el caso de que se interrumpa el servicio desde Punta Arenas, cualquiera de los serviciosaéreos civiles que los sucedan o substituyan harán escala en el territorio continental argentino,inicialmente a razón de dos escalas por mes, una en cada dirección.Las autorizaciones de vuelo hacia las Islas Malvinas emitidas por autoridades argentinas deaviación civil permitirán a la línea o líneas aéreas posponer vuelos por razones naturales otécnicas.En el caso en que operen servicios aéreos civiles entre las Islas Malvinas ( Falklands ) yterceros países, los operadores sólo podrán ejercer la opción de hacer escalas en territoriocontinental argentino después del 16 de octubre de 1999 sobre la base de consideracionescomerciales generales y sujeto a la pertinente autorización de las Partes.Las autoridades argentinas consideran como “en tránsito” a todos los pasajeros, carga y correoque arriben por aire al territorio continental argentino en ruta hacia o desde las Islas Malvinascuando no tengan por destino el territorio continental argentino.La prensa inglesa dijo que: Gran Bretaña y Argentina han dado el paso más valiente hastaahora para la reconciliación sobre las Malvinas, restableciendo el vínculo aéreo con elcontinente y acordando que todos los argentinos podían visitar las disputadas islas por primeravez desde la guerra de 1982. Sin embargo los Representantes de los 2.600 isleños dieron unacautelosa bienvenida al pacto, diciendo textualmente que el aceptar visitas de los argentinos(quienes aún reclaman las Malvinas como propias) era una píldora difícil de tragar.
  7. 7. Sorprendentemente, los argentinos acordaron por menos en la cuestión de los vuelos, de loque originalmente pretendían. Inicialmente habían demandado que todos los vuelos a las islasdebían ir vía Argentina y así persuadieron a los países vecinos para que aceptaran talcondición.La idea que primaba en ese momento era que al concentrarse en temas prácticos yhumanitarios, se lanzaría un proceso que ayudaría a fomentar la confianza entre los isleños yArgentina y, al dejar de lado la cuestión de la soberanía (sobre el cual había pocas perspectivasde un acuerdo), permitiría que ambos gobiernos puedan afirmar que se han hecho progresossin sacrificar principios. Por su parte los isleños también podían estar satisfechos de queArgentina había "de hecho" reconocido por vez primera la legitimidad de su consejo legislativoy que el acuerdo les ofrecía una forma de mitigar su aislamiento, tanto en términos humanoscomo políticos y comerciales.Los vuelos entre Chile y las Malvinas, en particular, no reportaban grandes ganancias para LanChile, ya que de sus ingresos totales (de más de u$s 1.000 millones), sólo u$s 900 mil correspondían a la ruta Punta Arenas-Islas Malvinas. La situación actual Actualmente, y por los avances del acuerdo, se ha mantenido el sistema de vuelos semanales desde y hacia Punta Arena (con un escala en Rio Gallegos una vez por mes). El tema es que la aeronave utilizada por LAN, la rutaelegida, las tarifas aplicadas y la operación en general responden más a una cuestión políticaque a una propuesta comercial. Es muy atípico pretender generar un desarrollo corporativo oturístico serio con solo una frecuencia semanal ( a u$s 640 ) o una escala mensual (por masque este precio se reduzca a u$s 200 RT aproximadamente) desde RGL.La cuestión de los vuelos hacia el aeropuerto de Mount Pleasant (cercano 56 km de Stanley) yaha sido analizada desde muchos aspectos y bajo múltiples variables, pero siempre bajo lascondiciones que imponían las cuestiones diplomáticas. Lo que si ya ha sido suficientementeacordado (por interés de las dos partes y de los isleños) es que la vinculación aérea leconviene a todos y no debería seguir asociada a condicionamientos políticos. Centrarse masbien en una opción pragmática. Esto en su momento se lo denominó "un paragua al tema de lasoberanía" ( mantenida por el canciller Di Tella oportunamente ), es decir que este tema nodebería condicionar la cuestión de los vuelos.En primer lugar porque no ha sido solución positiva para ambas partes (fundamentalmentepara los isleños que mantienen su aislamiento) y en segundo lugar porque las relaciones
  8. 8. múltiples que se generarían con la Isla propondrían un desarrollo mas armónico con elcontinente. Hay muchas regiones en el mundo que han pasado por situaciones similares conserias diferencias en materia de derecho internacional; pero la política de aislamiento, engeneral, nunca logró generar soluciones positivas. Es mas, en la mayoría de los casos, cuandose propuso y logró mantener una política de vinculación mas activa (aún en situacionessensibles), se tradujo en un mejoramiento de las relaciones que ayudaron a ir superando lasdiferencias; sean estas cuales fueren.Como sería entonces, en la situación actual, la vinculación inicial adecuada desde el punto devista técnico.En el caso de Malvinas la vinculación inicial debería realizarse con un avión apto para servir laruta, tanto por su densidad, como por la necesidad de sumar frecuencias.El formato en este caso debería ser de entre 30 a 50 pasajeros ( Turbohélice o RJ - Regional Jet)con bodega que permita el de un adicional de carga comercial de carga ( importante rubro enel tráfico con las islas ) y el punto de entrada RGL o USH (en caso de turbohélice) o CRD /Trelew el caso del RJ. En todas las variables la prioridad debería ser la conectividad con laregión patagónica y Buenos Aires, para que el tramo pueda tener la mayor cantidad de aportesde tráfico posible.Es necesario aclarar que lo ideal sería que el tramo opere sobre un destino en Hub ( en elcontinente ) , es decir que los vuelos hacia y desde Malvinas/Falklands operen en una suertede red interconectada que permita vincular a cada uno con varios destinos patagónicos oregionales. Los vuelos aislados ( como lo son los de LAN en la actualidad ), no parecen ser unasolución técnica recomendada para este tipo de operación.Misma consideración debería puntualizarse sobre el aeropuerto de Mt Pleasant, en dondeFIGAS ( Falkland Islands Government Air Service ) podría alimentar y distribuir el tráfico sobreotros puntos de las islas, en conexión con los vuelos que arriben o despeguen hacia/desde elcontinente y/u operar en una suerte de código compartido ( code Share ) en la red, dándoleconsistencia y fortaleza de ventas en el mercado local.La solución del mediano porte para los vuelos a las islas, permitiría arribar a una propuestaaerocomercial de frecuencias diarias ( preferentemente multiconectadas con diferentespuntos del continente y/o países limítrofes), asegurando al tramo (y al destino) una estructurarazonable de servicio aéreo capaz de integrarse con las necesidades del turismo internacional ,nacional y de cargas.El impacto y los beneficios de este sistema de vuelos regionales se verían reflejados,inmediatamente y en primer lugar, en las Islas, al producir un despegue de Malvinas comodestino turístico integrado a la región. Las estimaciones realizadas por la misma Cámara de
  9. 9. Turismo de las islas estiman que se generarían recursos económicos del orden de los 5millones de libras por año.En segundo lugar, también sería beneficioso para la región al incorporar otro punto de interésal circuito del turismo internacional de la Patagonia. El tráfico internacional está masconcentrado en la Patagonia argentina, que en Punta Arenas, razón por la cual, parecería seresta región, y no aquella ciudad, el punto más adecuado para la captación pasajeros/turistascon intenciones de visitar las islas.Además el mercado argentino ( turismo nacional sobretodo en temporada) aportaría, sindudas, un caudal importante de visitantes al destino, por las expectativas que se generarían alfacilitarse la vinculación y el acceso.No se ve, en este punto, cuestiones que puedan resultar negativas a la relación, sobretodo sise avanza en lo acordado y se mantiene la buena voluntad de las partes en resolver yflexibilizar pragmáticamente la cuestión de los vuelos (aunque inicialmente se deban aceptarciertas restricciones). Separar los temas, para evitar convalidar o cercenar derechosinternacionales vinculados con cuestiones de política exterior más complejas, podrían ser unaopción a la cuestión de los vuelos con Malvinas/Falklands.Recientemente hubo una repercusión periodística por un vuelo que aparentemente se habríarealizado sin permisos entre Malvinas y un aeropuerto privado situado en un campo costerode Río Negro, aprovechando la falta de radares en el área. Dan cuenta de una aeronave conmatrícula extranjera (jet ejecutivo - Falcon) que habría volado sin autorización ni control de laFuerza Aérea Argentina entre Malvinas y un aeropuerto privado (situado en el campo costerode Bahía Dorada, cerca de Sierra Grande), propiedad de Nicolás Van Ditmar, administrador dela estancia que el magnate británico Joe Lewis tiene en Lago Escondido, en El Bolsón.Sea como fuere que haya ocurrido el episodio, es conveniente que la iniciación de los vuelospase a ser, en la medida de lo posible, una cuestión de desarrollo armónico de la región quepriorice los beneficios de la vinculación, por sobre cuestiones de política internacionalcomplejas respecto de un conflicto que ya lleva mas de 150 años. Es decir producir avancessobre lo ya acordado.Durante el transcurso del corriente año ( 2012 ) Argentina propuso al Gobierno del ReinoUnido , iniciar una operación de 3 frecuencias semanales hacia las islas con aviones deAerolíneas Argentinas, desde Buenos Aires. Según declaraciones de ciertos miembros delGobierno local, esta propuesta no tendría aceptación, atento que no estarían dentro de lasprioridades del archipiélago en materia de vinculación.Sin perjuicio del cualquier análisis que pueda adelantarse sobre la propuesta en cuestión, esfácil advertir que, tanto la propuesta como su negativa, continúan dentro de un marco
  10. 10. negociación diplomática, y en ambos casos, la cuestión de los vuelos, no parecen tener unasolución que resuelva la problemática técnica de la conectividad.El reclamo de soberanía por parte de la Argentina o la postura Británica de aceptarla siempre ycuando lo deseen los isleños ( ambas en concordancia con lo propuesto en Naciones Unidas noasí en la OEA ) no deberían incidir en la cuestión de reanudar o complicar la vinculación aéreadel archipiélago, mas aún cuando tal operación puede promover relaciones que sirvan paramejorar las condiciones que coadyuven a la resolución del conflicto.Diego Garcia Laborde & Asociados Consultora AeronáuticaFuente Universidad del CEMA - Diario La Nación - Obras y Trabajos de Andrés Cisneros -Carlos Escudé - Alejandro Corbacho -

×