Ev. 18º dom t.o. ciclo a
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Ev. 18º dom t.o. ciclo a

on

  • 436 views

¡Vengan a beber agua, todos los sedientos, y el que no tenga plata, venga también; vengan a comer gratis…!...

¡Vengan a beber agua, todos los sedientos, y el que no tenga plata, venga también; vengan a comer gratis…!

¡Estamos hartos de tanta propaganda, de tantas propuestas; si alguien llegara a ofrecernos algo gratuitamente, inmediatamente desconfiaríamos y frunciendo la nariz olfatearíamos alguna trampa, algún engaño…!

Un atardecer, en un lugar llamado Siete-fuentes, a orillas de un lago, encontramos una multitud que sigue a Jesús, gente con mucha hambre, con muchas hambres… Allí, en descampado, los sorprendió la noche. Hay hambre, ¿qué hacer? Los discípulos del Rabí de Nazaret ni lo dudan: que se vayan, compren y paguen lo comprado. Mismito sería el consejo que daríamos nosotros: ¡Al fin y al cabo nada es gratuito. Toda contabilidad, también la de la vida, tiene su debe y su haber! Todo tiene precio y todos tienen su precio.

¡Qué lástima quedar aprisionados en la inexorable lógica del acumular, del tener…!

La lógica de Jesús es muy distinta: dar: den, dense a sí mismos… Jesús nos introduce en su mundo, en el del Reino, enseñándonos a conjugar la vida con otro verbo: dar y darse, regalar y regalarse. No, no se trata de comprar, tampoco de prestar… Se trata de aprender a dar sin esperar nada a cambio, a no ser alegría dada, compartida, multiplicada… No hay necesidad de dinero, se ofrece lo que se es y tiene. En la contabilidad de Dios tu hambre es un problema material, pero el hambre de tu hermano, de tu hermana, es un problema espiritual: en el último día te harán el balance de acuerdo a lo que hiciste con el hambre, la sed, el frío y el dolor del más pequeño de los hermanos, de las hermanas de Jesús: les aseguro que cada vez que lo hicieron [que no lo hicieron] con el más pequeño de mis hermanos lo hicieron [no lo hicieron] conmigo.

Cada uno de nosotros es testigo de las maravillas, las multiplicaciones, ocurridas en nuestra vida: son innumerables, enumeremos apenas alguna: nada, ni el hambre, ni el desierto, ni la noche pueden separarnos del amor de Jesús, de la fascinación por Cristo; cinco son los panes que pasando de las manos de uno al corazón de todos, a todos saciaron… El primer gran milagro es el de la desmultiplicación de mis egoísmos, temores y desconfianzas, logrando que me multiplique sin tasa y sin cuento, dándome y dándome…, haciendo que ‘mi pan’ se transforme en ‘nuestro pan’: ¡Padre nuestro…, danos el pan nuestro de cada día!.

Misteriosa y maravillosa lógica la del Reino: el poco pan, compartido entre todos, alcanza para todos, al convertirse,- ¡al convertirnos! -, en pan-de-Dios. El hambre comienza cuando yo guardo mi pan solo para mí. Cuando países y personas que tenemos alimento en sobreabundancia no lo compartimos. En cambio, cuando se instaura la lógica del Reino, la del dar y darse, entonces de lo compartido nada se pierde y lo que sobreabunda, los pedazos que quedan, al ser atesorados amorosa y cuidadosamente en doce canastas, sacian las hambres de los que van llegando.

¡Doce son las canastas recogidas: una para cada uno de los meses del año, una para cada una de las doce tribus del Israel de Dios! ¡Para que en ninguno de los doce meses olvidemos las hambres de cuantos nos rodean; para que no cerremos los ojos ante ninguna de las tribus que integran y conforman el mundo entero!

Y las palabras de Jesús que ordenan: recojan los pedazos, adquieren de pronto otras resonancias, trayéndonos el eco de otros pedazos: estamos hecho pedazos, divididos entre tantas cosas y tantos intereses, despedazándonos mutuamente. Unidos y reunidos en el Pan único y partido, todo dolor y todo sufrimiento queda ‘enterado’ [es decir, entero e integrado] en el Pan partido y entregado, en el Cáliz derramado… Es como si el Maestro nos dijera: “no dejen que nada se pierda, anonádense, piérdanse más bien ustedes dándose por entero”.

¿Quién podrá separarnos del amor a Cristo? ¿Las tribulaciones, las

Statistics

Views

Total Views
436
Views on SlideShare
436
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Ev. 18º dom t.o. ciclo a Ev. 18º dom t.o. ciclo a Presentation Transcript

    • Escuchando: “Preparemos la Cena pascual” de Bach, pensemos en una CENA compartida 18 AÑO c A DOMINGO
    • Cuarta parte de evangelio de Mateo: Cita de reflexión: ”Este pueblo me honra con los labios, pero su CORAZÓN está lejos de mí” Imágenes del lugar de la multiplicación de los panes El PAN de Jesús no alimenta el cuerpo, sino el CORAZÓN
    • Compartamos el Pan de cada día Tabgha:7 fuentes
    • Mt 14,13-21 En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos.
    • La muerte de Juan recuerda el destino de los profetes y el de Jesús Antes de morir, Él nos quiere dar lo mejor de sí mismo
    • Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos.
    • Al desembarcar, la compasión mueve a Jesús a curar a los enfermos Él es una FUENTE inagotable Tabga (Hepta-pegon en griego) quiere decir “SIETE FUENTES”
    • Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: "Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer."
    • ¿Les dejaremospartir? Nueve millones de Somalís están muriendo de hambre en los desiertos
    • Jesús les replicó: "No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer."
    • Dadles de comer desde aquí: www.msf.es/colabora/donativos-socios/refugiados1 Jesús transforma en Eucaristía la solidaridad
    • Ellos le replicaron: "Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces." Les dijo: "Traédmelos."
    • Con corazón de padre-madre, como Jesús Mujer Somalí Dad, aunque tengáis poco
    • Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente.
    • Entre todos haremos el milagro Repartiendo, aún sobrará
    • Comieron todos hasta quedar satisfechos
    • Junto a Jesús, hagamos Eucaristía Entonces seremos HERMANOS Rincón de Tabgha
    • y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.
    • El resultado será una nueva sociedad Seremos miles andando juntos...
    • Señor, mueve nuestros corazones a COMPARTIR lo que somos y lo que tenemos, para que juntos seamos EUCARISTÍA
    • “ fortuweb"   Pagina de espiritualidad y formación con orientación cristiana.     Para recibir 2 mails semanales y el evangelio del Domingo en tu correo, suscribite gratis haciendo click Aquí. www.benedictinescat.com / montserrat