• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Desarrollo
 

Desarrollo

on

  • 3,863 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,863
Views on SlideShare
3,844
Embed Views
19

Actions

Likes
0
Downloads
40
Comments
0

3 Embeds 19

http://aloisiomagalhaesbr.wordpress.com 16
http://designjohnson.wordpress.com 2
http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Desarrollo Desarrollo Document Transcript

    • Museum Vol XXXIV, n° 2, 1982 Museos, patrimonio y políticas culturales en América latina y el Caribe
    • Vol. m,.O 2 , n 1982 Museum, sucesora de Alouseion, es una revista publicada en París por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Publicación trimestral. Una tribuna internacional de información y reflexión sobre todo tipo de museos. Los autores son responsables de la elección y presentación de los datos contenidos en sus artículos y de las opiniones vertidas en ellos, las cuales no coinciden forzosamente con las de la Unesco o del Comité de Redacción de Mujeum. En algunos casos, los títulos, textos introductorios y leyendas son escritos por el Redactor. DIRECTOR Percy Stulz COMITÉ DE REDACCI~N PRESIDENTE Syed A. Naqvi REDACTOR Yudhishthir Raj Isar AYUDANTE DE REDACCI6N Christine Wilkinson COMITÉ CONSULTIVO DE R E D A C C I ~ N Om Prakash Agrawal, India Fernanda de Camargo e Almeida-Moro, Brasil Chira Chongkol, Tailandia Joseph-Marie Essomba, presidente de OMMSA Gael de Guichen, asistente para la formación cientifca ICCROM Jan Jelinek, Checoslovaquia Grace L. McCann Morley, consejero, Agencia regional del ICOM en Asia Luis hfonreal, secretario general del ICOM, ex 08cio Paul Perrot, Estados Unidos de América La correspondencia relativa a[ contenido de la Georges Henri Rivière, consejero revista y a posibLes colaboraciones debe ser permanente del ICOM dirigida al Redactor (División del Vitali Souslov, Unión de Repúblicas Patrimonio Cultural, Unesco, 7 Place de Socialistas Soviéticas Fontenoy, 75700 Paris, Francia), quien está dispuesto a tomar en consideración textos originales para su eventual publicación, pero Foto de la cubierta: Restauración de una escul- sin responsabilidad de custodia o de tura en madera policroma en el Centro de devolución al autor. Se aconseja a los Restauración de la Antigua Guatemala. autores dirigirse en primer término al [Fofo: Alejandro Rojas García.] Redactor. Se pueden r@roduciry traducir los textos Precio del ejemplar: 2 8 francos franceses publicados (e.wtpto cuando esté reservado el Suscripción ( 4 números o números dobles &recho de qbroduccìón o & traducción) siempre correspondientes): que se indique el autor y la fuente. un año, 100 francos franceses; dos años, 160 francos franceses. Las solicitudes de suscr$ción deben ser 0Unesco 19 8 2 dirigidas a: División de Servicios Printed in SwìtzerLand Comerciales, Editorial de la Unesco, Unesco, Imprimeries Populaires de Genève. 7 Place de Fontenoy, 75700 Paris, Francia.
    • I Museos, patrimonio y politicas cnZturaZes en América Ldtina y el Caribe Presentación 71 Desarrollo de los museos y política czdtural: objetivos, perspectivas y desafios 72 Sergio Durán Pitarque y Belén Rojas Guardia Elfinanciamiento de los museos: un desafio que debemos aceptar 83 Fernanda de Camargo-Moro Nuevas maneras de organizar los museos en América Latina 86 Felipe Lacouture Aspectos de la fomnac?ón del personal 90 Sylvio Muta1 Los cursos de museología organizados por el PNUD, la Unesco y Colcultura 94 Centro de Documentación de la Unesco-ICOM Cursos de capacitación profesional 98 OPINIÓN Luis Monreal 2 Cien años de soledad? 101 ÁLBUM NiPde Guidon El arte rupestre en América Latina 103 José Balza La Galería de Arte Nacional de Garacas 105 Gérard Collomb e Yves Renard En María Galante (Guadalupe): una población y su ecomuseo 109 Rubén Stehberg Revalorización de sitios arqueológicos por el Museo Nacional de Historid Natural de Chile 114 Reina Torres de Aráuz El museo de sitio del Parque Arqueológico de El Caño 117 Alejandro Rojas Garcia El Centro de Restauradn de la Antìgua Guatemala 121 Gloria Zea de Uribe Progresos recientes en la museología colombiana 12 4 Frances Kay Brinkley El Caribe oriental: un museo en cada isla 127 Eusebio Leal Spengler El Museo de la Habana: espejo de una ciudad 130 RETORNO Y RESTITUCIóN DE LOS BIENES CULTURALES Rodrigo Pallares Zaldumbide El trdfico ilícito: fracasos y éxìtos 132 Reina Torres de Aráuz Los museos y la lucha contra el tráfico ilicìto 134 ISSN 0250.4777 Mllreum (Unesco, Paris) vol. =IV, n.' 2, 1782
    • Presentación Asimismo,no ban aceptado ustedes concebir el patrimonio cultural y sus depositarios, que son, por ejemplo, los museos, bajo el dngulo exclusiuo de la conservación material; por el contrario, los ban considerado, ante todo, como medios de educación y de enriquecimiento para el pueblo y como la expresión mds manifiesta de la identidad cultural’. Este número de Museum se propone un doble objetivo. Trata, por una parte, de crear en América Latina y en el Caribe una plataforma para que un grupo de especialistas de la museología pueda compartir ideas e informaciones con sus colegas de la región y del resto del mundo. Nuestro segundo objetivo es “e~tratégico’~: consiste en llamar la atención de los responsables de las políticas y de las decisiones que asistirán a la Segunda Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales, que se llevará a cabo en México del 26 de julio al 5 de agosto de 1982, sobre la importancia del desarrollo de los museos. Nuestro centro de interés regional fue evidentemente elegido en función de MUSEO ARTE COLONIAL, Paz, Bolivia. DE La esta manifestación que tendrá lugar en tierra latinoamericana. Pero los proble- [Foto: S. de Vajay.] mas que aquí debatimos se plantean también en otros países del tercer mundo donde el desarrollo cultural y, afortiori, el papel que en ellos desempeñan los museos esperan aún el lugar que les corresponde. El volumen XXV, n.o 3 (1973) de nuestra revista, intitulado “El papel de los museos en la América Latina de hoy”, ofrecía una visión general, que excluía al Caribe, sobre la situación imperante hace unos diez años en esa región y permitía abrigar las mejores esperanzas para el porvenir. Entretanto, ha llegado la hora del balance. Nuestro comité de redacción ha constatado con asombro hasta qué punto la vida de los museos de la región, con la evidente excepción de México, tenía poco lugar en las páginas de Museum2. Este núme- ro especial -así como la documentación suplementaria recibida que no pode- mos publicar aquí por falta de espacio- contribuirá sin duda a colmar ese vacío. Tanto los artículos temáticos con que se abre este número como las mono- grafías que figuran en la sección “Album” fueron elaborados poniendo particu- larmente de relieve las políticas culturales. ¿Cuá1 es el papel que pueden y deben desempeñar en la actualidad los museos en nuestras sociedades? Los ejemplos concretos de museos que responden a una necesidad profunda o que la satisfacen a la perfección (cada uno en su escala y en su propia esfera de intereses) sabrán convencer, por lo menos así lo esperamos, a los participantes de la reunión de México. En verdad, la noción de desarrollo cultural lanzada por la Unesco hace más de veinte años en la primera de sus conferencias internacionales sobre el tema, 1. Extracto del discurso de clausura en Venecia, se ha abierto camino. Pero no lo bastante. Un responsable y pronunciado el 29 de enero de 1978 por Amadou encargado de tomar decisiones juzgó oportuno afirmar a propósito de los mu- Mahtar M’Bow, director general de la Unesco, en la Conferencia Intergubernamental sobre las seos: “SU papel educativo, [...] esta función de preservación del pasado frágil, Políticas Culturales en América Latina, Bogotá. de estudio y de investigación incesantes del patrimonio llegado del fondo de 2. Con ocasión de una reciente compilación de los tiempos, esta vocación original del museo que consiste en organizar el los números publicados entre 1970 y 1980, resultó evidente que de un total de 1.9 10 páginas comportamiento y la mirada de una sociedad en un determinado momento de impresas, sólo 156, o sea el ocho por ciento, su historia frente a su propio pasado y a todo el pasado del mundo, constituye estaban dedicadas a Amkrica Latina o al Caribe. un aspecto fundamental e irreemplazable de una cultura viviente. Renunciar a 3 . Extracto de la alocución intitulada “Museos: patrimonio y cultura viviente” pronunciada por . ello, abandonar el esfuerzo que esto representa, sería comprometer irremedia- Jacques Rigaud, director general de Radio-Télé blemente el patrimonio cultural. En este sentido, el museo no es en 1980 una Luxembourg y ex subdirector general de la supervivencia, un anacronismo; es uno de los motores del desarrollo cultural. Unesco, en la 1 2 .1 Conferencia General del ICOM, México, 25 de octubre4 de noviembre Los gobiernos y las sociedades que no aceptaren esta idea y lo que ella implica de 1980, y reproducida en el Acta de la 12.n en términos de voluntad y sobre todo de esfuerzos en el aspecto financiero Cotajérencia y de la 13 .a Asamblea General del Cons@ Internacional de A~USEOS,44-45, París, p. condenarían, a plazo más o menos fijo, el desarrollo ~ultural.”~ ICOM, 1981. Esperamos que este número de Museum vendrá en ayuda de este alegato.
    • 72 Desurrollo de los museos y polítìcu cultural: objetivos, perspectìvus y desufios con la colaboración de Marta Arjona, Frances Kay Brinkley, Fernanda de Camargo-Moro, Roderick C. Ebanks, Manuel Espinoza, Felipe Lacouture, Luis Lumbreras, Aloisio Magalhaes, Grete Mostny Para redactar este artículo, Museum se inspiró en los documentos preparados a su pedido por Marta A rjona, directora del Patrimonio Cultural, Cuba; Frances Kay Brinklev, museóloga voluntaria en el Caribe oriental; Femanda de Camargo-Lbloro, directora general de Museos, estado de Rio de Janeiro. Brasil; Roderick C. Ebanks, director de la división de Museos y de Arqueología del Instituto de Jamaica; Manuel Espinoza, director de la Galerí2 Nacional de Arte de Caracas. Venezuela; Felipe Laouture, director del Museo Nacional de Historia de iMékìco; Luis Guillermo Lumbreras, arqueólogo, ex director del Museo Nacional de Antropohgía y de A r - queología, Lima, Perú; Aloisio Magalbaes, secretario de Estado de Cultura, Brasil; y Grete Mostny, directora del Museo de Historia Natural, Santiago de Chile, ChiLe. fitas contribuciones fueron transmitidas a los responsables del Proyecto Regional PNUD/Unesco de Patrimonio Cultural. en Lima. Perú. quienes encomendaron a Jamaica. Un museo que ARAWAK, MUSEO Juana Truel, lingüista especializada en literatura comparada. que preparara un honra a la más antigua tribu indígena del proyecto de síntesis. Caribe. Metate y pilón de piedra utilizado Los autores de estas contribuciones son ya conocidos por sus colegas y ocupan un por los arawaks para moler el maíz (1000 lugar privilegiado en el movimiento museológìco de América Latina y el Caribe. a 1500 D.C.). [Foto: Museo Arawak.] Consciente delpapel que desempeñan en la actualidad -tanto al nivel local, regional como interna&"- en el campo de los intercambios, de la organización y de la gestión de los museos e incluso en la concepción y en la instauración de las políticas de protecció?~ patrimonio nacional, Museum pidió a cada uno de estos especialistas que del estableciera en unas pocas páginas un balance de la situación en América Latina y el Caribe. En la perspectiva de la próxima Conferencia itlundial sobre las Políticas Culturales (Méiico, 26 de julio-3 de agosto de 1982), solicitamos a los autores que analizaran losproblemas museológicos poniendo particularmente de relieve lus políticas culturales que se desarrollan en sus pahes. Cada uno de ellos re@"ó a nuestra solicitud según su criterio personal. La síntesis que presentamos aqui no pretende ser un panorama exbaustivo y objetivo de la situación actual ni tampoco un programa para el porvenir. Esperamos, sin embargo, haber logrado "tomar el pulso" de /a vida museológica a esta región donde los museos tienen que aceptar desafios análogos a los k que afrontan otrus regiones del tercer mundo. América Latina y el Caribe constituyen un vasto mosaico formado por influen- cias indígenas, europeas, africanas y, en ciertos casos, asiáticas. Esta identidad transcultural se encuentra en constante evolución y los pue- blos de la región toman de más en más conciencia de los valores específicos y del potencial creador de los diversos elementos de su patrimonio. Los museos, pues, están llamados a desempeñar un papel de primer plano en este proceso considerado como una fuente de inspiración vital para el desarrollo. Las políticas culturales de los estados de la región son tan diversas como sus
    • Desarrollo de los museos y política cultural: objetivos, perspectivas y desafíos 73 culturas y sus sistemas socioeconómicos. Sin embargo y pese a estas diferencias, la definición global de la cultura propuesta por el Instituto Nacional de la Cultura de Panamá debería, sin lugar a dudas, ser unánimemente aprobada: “El concepto de cultura abarca un gran número de manifestaciones a la vez espiri- tuales y materiales cuyo desarrollo se sitúa en la dimensión histórica. Entre ellas se encuentra todo lo realizado por el hombre y la experiencia resultante de tales reali- zaciones, los mecanismos de transmisión que permiten perpetuarlas, los modos de ponerlas de relieve, la tecnología y las relaciones que los hombres establecen entre ellos para hacer y distribuir esos productos, la organización misma de la sociedad, todos son elementos que forman parte de la cultura.771 Este nuevo enfoque de la cultura es a la vez el resultado y el motor de una manera diferente de concebir el papel del museo. Diez años d euolucio’n e La mesa redonda sobre el papel de los museos en la América Latina de hoy, organizada por la Unesco en Santiago de Chile en 1972, señaló en el plano regional un momento capital en la esfera de la museología. De modo significa- 1. Panamá, Instituto Nacional de Cultura, tivo, esta reunión -sin lugar a dudas la primera en su género- había sido política cultuUral la Repiblica de Pa,zama‘, París, de propuesta como un encuentro entre especialistas de los museos y especialistas Unesco, 1977. MUSEU PARAENSE EMILIOGOELDI, Brasil. La investigación científica realizada sobre el terreno es la base para la instauración de cualquier plan socioeconómico global que tome en cuenta el patrimonio natural. [Fato: Pedro Oswaldo Cruz.]
    • 74 Desarrollo de los museos y política cultural: MUSEO IGNACIO AGRAMONTE, Camagüey, MUSEO NACIONALBELLAS DE ARTES,La Cuba. Salas de exposición sobre la esclavitud Habana, Cuba. Exposición El mziehle et1 y la presencia del hombre negro en Cuba. Cuba. [Foto: Paolo Gasparini.] [Foto: Grandal, La Habana.] de diversos campos de las ciencias naturales, sociales y aplicadas. Este enfoque interdisciplinario, el Único que conviene para tratar la realidad contemporánea, permitió que se llegara a la conclusión de que los museos de la región tenían una misión social particular que cumplir y que se formulara a la vez una definición del museo “en su integralidad”. Esta conclusión y esta definición, aplicables en cualquier contexto en el ámbito de América Ladina, exigían una transformación del papel de la institución y una completa reestructuración de las percepciones y de las concepciones vigentes * . I Anteriormente, los museos tenían tendencia a ser instituciones estáticas, preocupadas sobre todo por la conservación y el inventario científico de un patrimonio las más de las veces desvinculado de las necesidades de la sociedad actual o, en el caso de los museos dedicados al arte, dependientes de los valores artísticos europeos. Sin embargo, durante el último decenio, los museos acepta- ron el desafío q,ue consiste en integrar este patrimonio al desarrollo cultural contemporáneo. Naturalmente, esta nueva concepción ha engendrado un n evo conjunto de 1 principios y de criterios. ¿Qué tipo de evaluación realizar al abo de esos diez años ? 2Tales ideas no han caducado ? 2 Cuáles son las preocupaciones actuales y las nuevas orientaciones ? Si estas ideas han conservado su validez, de qué modo evaluar su puesta en práctica ? 2 Qué impacto han tenido en las autorida- 2 . Mario E. Teruggi lo expresó claramente en des responsables y en aquellas personas encargadas de tomar decisiones ? el número de Museum dedicado a la mesa redonda al afirmar: “Es innegable que la mesa redonda de Lo primero que se puede afirmar es que las conclusiones de la reunión de Santiago ha revelado una nueva manera de Santiago siguen siendo fundamentalmente aplicables. plantear los problemas relativos a los museos. Por Así, por ejemplo, en México, la práctica museológica ha respetado. sin lugar poco que rdexionemos sobre ello observamos una profunda diferencia en la concepción del museo a dudas, las declaraciones de principio. Lo que no impide que Felipe Lacouture, en tanto que institución cultural. Hasta ahora, en director del Museo Nacional de Historia de la ciudad de México, formule la nuestros países, el museo s610 vivía en hnci6n del pasado; el pasado era su razón de ser. Los siguiente advertencia: “Los museos no pueden despreocuparse de las principales museólogos reúnen, clasifican, preservan y necesidades y problemas nacionales. Dado el lugar que ocupa el continente en exponen las obras, incluidas las ruinas, de culturas anteriores, próximas o alejadas de nosotros. En la la división internacional del trabajo, muchas personas no tienen la posibilidad dimensión temporal, el museo es un vector que de beneficiar del modo de vida de que gozan las naciones industrializadas(...) parte del presente y se desplaza libremente hacia el pasado. Cuando, con ocasión de la mesa Del mismo modo, la división social del trabajo engendra una situación que redonda, se aceptó que el museo se integrara al afecta a la cultura de una capa importante de la población que no tiene acceso desarrollo, nos estábamos simplemente esforzando a la educación y vive en condiciones muy precarias. Ciertamebte, no podemos por invertir el sentido de su vector temporal cuyo punto de partida se sitúa en un momento ofrecernos el lujo de un tipo de museología no estructurado, dz’Zettmte, que, cualquiera del pasado, pero cuya extremidad, la por no apoyarse en una concepción de conjunto, no permite colocar al hombre punta de la flecha, llega hasta el presente e incluso lo supera para alcanzar el futuro. De en su contexto global.” alguna manera se le pide al museólogo que cese Por su parte, Roderick C . Ebanks, director de la división de Arqueología y de saquear el pasado y que, además, llegue a ser un virtuoso del presente y un augur del porvenir.” de Museos del Instituto de Jamaica, subraya “la importancia de las implicacio- vol. (hfu~eum, XXV, n.” 3 , 1973, p. 132). nes del concepto de identidad cultural, sobre todo en un país que, como
    • objetivos, perspectivas y desafíos 75 MUSEU RUA, Rio de Janeiro, Brasil. Un DA grupo de paneles fotográficos, listos para ser MUSEU AR LIVRE, Orleans, Brasil. El AO colocados en distintos lugares de la ciudad, museo en construcción en 1980. Artesanos atraen a u n nuevo público y muestran los y albañiles de la región construyen el problemas sociales y urbanos edificio según técnicas tradicionales. Al contemporáneos. fondo, la ciudad de Orleans. [Foto: Gabriel Carvalho.] [Foto: Museu a o Ar Livre.] Jamaica, se caracteriza por un pluralismo cultural fundado en los patrimonios europeo, africano, mulato y asiático. Es de esta pluralidad de formas y de conceptos que nació en 1962 una nueva nación. Estos diferentes patrimonios, a menudo antagónicos, deben ser reconciliados. El difícil papel que les incumbe a los museos jamaiquinos consiste pues en contribuir a trad cir en los hechos nuestra divisa nacional: ‘Unificar la diversidad‘.” Y Manuel Espinoza, director de la Galería de Arte Nacional de Caracas, tam- bién considera que los museos de los países en desarrollo son esenciales en la formación y el fortalecimiento de la personalidad de una nación. “Si en el pasado los museos aspiraban a reproducir lo que se realizaba y lo que se apreciaba en el extranjero, su tarea consiste hoy en promover la identidad nacional.” Cuba, país que en 1959 sólo disponía de siete museos, cuenta en la actuali- dad con más de sesenta museos repartidos en todo su territorio. Una de las características de la política cultural cubana consiste en afirmar las raíces nacio- nales. Como lo recuerda Marta Arjona, directora del Patrimonio Cultural de Cuba, aun cuando remonten a 1891, los escritos de José Martí se aplican perfectamente a la realidad actual: “La historia de América, desde los incas hasta nuestros días, debe ser enseñada con minucia, aun si ello significa el abandono de la enseñanza de la historia de la antigua GrFcia (...) Nuestra antigüedad vale tanto como cualquier otra y nos es más útil (...) La historia del resto del mundo debe venir a injertarse sobre la de uestras naciones, historia que debe constituir el cuerpo de nuestra enseñanza. ’ 3. Hacia mediados de la década de 177O , la museología jamaiquina comenzó a orientarse hacia “Cuando se estudian los museos y sus vínculos con la cultura, prosigue una concepción mis moderna. Creado ochenta Marta Arjona, resulta esencial no perder de vista la historia de América. Si se años atrás, el Instituto de Jamaica poseía quiere contribuir a salvaguardar los valores culturales de nuestras naciones por colecciones compuestas de especímenes de historia natural y de objetos arawaks y amerindios. medio de los museos, nos es necesario comenzar por salvar la verdad histórica. Durante los Últimos veinte años, esas colecciones i Se puede acaso estudiar la presencia de negros en nuestros países sin mencio- se han enriquecido en forma rápida. Actualmente, la división arqueológica del instituto es nar la bestialidad de la esclavitud ? i Podemos hablar de nuestros recursos natu- responsable de siete museos: el Museo Africano, rales sin mencionar la explotación de los indios, hecho que constituye el ele- consagrado a exponer objetos provenientes de la J mento primero de nuestra identidad ? i Se puede abordar la g ografía, hablar de costa occidental de Africa; el Museo Arawak de Whitemarl, implantado en la zona de la belleza de nuestros recursos naturales sin mencionar los estragos causados asentamiento amerindio más importante de por los extranjeros ávidos ?” Jamaica; el Museo Marítimo de Fort Charles en Port Royal; el Museo Militar; el Museo Nacional Entre los ejemplos característicos de la voluntad de afirmar los valores nacio- de Arqueología Histórica, donde el proceso nales, encontramos igualmente el del Museo del Hombre Panameño, instalado arqueológico es objeto de una exposición explicativa; el Museo Arqueológico de la Antigua -de manera simbólica- en los antiguos locales de la estación central de la Casa del Rey (residencia del gobernador hasta Sociedad Ferroviaria Panameña. Esta empresa norteamericana, creada a media- 1872); el Museo de Artesanía y de Tecnología Popular que posee una colección de objetos dos del siglo XIX, simboliza el largo periodo de dominación económica y artesanales e industriales realizados y utilizados en cultural de los Estados Unidos en el istmo. Actualmente, la asombrosa colec- Jamaica durante los Últimos trescientos años.
    • 76 Desarrollo de los museos y política cultural: ción de objetos presentados por el museo habla de la existencia de una cultura nacional forjada gracias a la cohabitación secular de por lo menos una docena de grupos étnicos. Las diferentes exposiciones didácticas -Sintesis de ¿a cultura patzameña, A rqueo¿ogia, El oro, Contacto cultura¿ y Etnografia- ofrecen a los visitantes una presentación resumida de la vida pasada y presente del pana- meño. Comunicur Luis G. Lumbreras, arqueólogo y ex director del Museo Nacional de Antropo- logía y de Arqueología de Lima, abunda en el sentido de Felipe Lacouture cuando declara: “No se puede hablar de una cultura de productos sin mencio- nar a los productores. En muchos de nuestros museos de historia el pueblo está ausente.” Lumbreras está convencido de que los museos deben ayudar a crear una I conciencia social que se proyecte hacia el porvenir de manera positiva. Se insurge contra las connotaciones regresivas que algunos museos arqueológicos transmiten: “Los museos que favorecen el pasado en detrimento del porvenir y del presente dan una imagen errónea de la historia. Si además no se hace hincapié en el carácter permanente del cambio social, el orgullo del pasado no es sino vanidad. Los museos deberían mostrar lo que el pueblo ya ha realizado y lo que queda por h a ~ e r . ” ~ sobre este enfoque global del proceso histórico Es que debería descansar la organización del nuevo Museo Nacional de Antropo- logía y de Arqueología de Lima y de las exposiciones que en él se presentarán (en un próximo número de esta revista se publicará un artículo sobre el tema). Intenciones como las que acabamos de describir muestran a las claras que el papel educativo del museo se encuentra en el centro de las ambiciones expresa- das por los museólogos de la región. Este papel estaba ya implícitamente contenido en la idea de “misión social” formulada en Santiago. Recientemente, en un texto dedicado a la política cultural en Costa Rica, se hace referencia a esta idea de manera explícita: “Los museos no deberían ser instituciones dedica- das a acumular objetos históricos y artísticos, sino centros de aprendizaje y de esparcimiento destinados a completar la educación cultural de los individuos. Deberían constituir el elemento suplementario en un mecanismo de enseñanza complejo tendiente a integrar a todos los miembros de la sociedad en una vida cultural positiva, evitando cualquier discriminación voluntaria o fortuita.”> Como lo recuerda Felipe Lacouture, luego de haber definido el museo como “un centro de comunicación por medio de los objetos”, los participantes de la mesa redonda de Santiago habían subrayado “la ventaja consistente en estable- cer de modo permanente métodos de evaluación de las exposiciones con el fin de comprobar si de veras son útiles a la comunidad. “El problema de comunicación, prosigue Lacouture, es particularmente sen- sible en América Latina donde, tradicionalmente, los visitantes de los museos están inhibidos y desprovistos de sentido crítico. Comunicar significa dialogar y no imponer. Si se quiere establecer un diálogo, es necesario que exista re- troacción. De lo contrario, no se hace sino transmitir un mensaje sin saber de qué modo ha sido percibido. Es esencial que lleguemos a conocer a nuestro público, sus reacciones ante las exposiciones, su facultad de comprenderlas. 4 . Sylvio Mutal, consejero tkcnico principal y Debemos tener en cuenta las opiniones y las sugerencias de los visitantes. coordinador regional del Proyecto Regional Desgraciadamente, ese diálogo con el público sólo se da en algunos museos PNUD/Unesco de Patrimonio Cultural, observa importantes.” que a menudo las colecciones de los museos arqueológicos han sido constituidas Gnicamente en Debemos definir el museo como un “centro de educación de masas”, ¿pero función de criterios estkticos y no reflejan la cómo hacer para interesar al público que no va nunca? historia del periodo en su conjunto. “El arte que con tanto orgullo se exhibe es el producto de una A comienzos de este siglo, la región contaba con unos 63 millones de clase dominante, a menudo de una teocracia. Pero habitantes. Actualmente, la población es de 5 2 3 millones, y debería alcanzar el museo debe ser el reflejo del conjunto del los 630 millones a finales de siglo. Para retomar las palabras de Felipe Lacoutu- proceso histórico, debe mostrar c6mo vivían las gentes comunes, lo que producían. Es la única re: “A comienzos de siglo, la ciudad de México ocupaba una superficie de fórmula que permite al visitante medio poder cuarenta kilómetros cuadrados; actualmente se extiende sobre más de quinien- identificarse con el pasado histórico.” S . Samuel Rovinski, La poktica cclhral de Com tos kilómetros cuadrados. Tradicionalmente, el problema de los museos se Rim, París, Unesco, 1977. resolvía construyendo vastos edificios. Sin duda, deberíamos preguntarnos: có-
    • objetivos, perspectivas y desafíos 77 mo funcionan estos museos ahora que las metrópolis son tan vastas ? Es impo- sible seguir concibiendo la museología en términos de grandes bancos de obje- tos, cuya acción es tan limitada. Los museos deben interesar al público en su totalidad. Se han hecho algunos esfuerzos pero ha llegado el momento de que esos grandes museos nacionales creen verdaderas sucursales en las diferentes zonas urbanas. Se obtendría así una red de pequeñas entidades que no sólo asegurarían las funciones tradicionales del museo sino que tambikn suscitarían la participación activa de la comunidad.”6 En Chile, por ejemplo, los museos y las universidades trabajan en estrecha colaboración; es habitual que, independientemente de su tarea de investigación, los miembros más calificados del personal de los museos enseñen en la universi- dad. Son numerosos los museos que publican su propia revista científica. Pero, como la señala Grete Mostny, “nos es preciso definir una pedagogía adaptada al museo -cosa que todavía no existe en Chile- con el fin de desarrollar una estrategia de comunicación del conocimiento”. Sin embargo, un cierto número de experiencias lanzadas por museos, tales como las “Juventudes científicas de Chile” y sus “Ferias científicas juveniles’’ han tomado una dimensión nacional y recibido el apoyo del Comité Nacional para la Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT) y de la Academia de Ciencias del Instituto de Chile. En Jamaica, los museólogos que tratan de realizar exposiciones que permitan establecer vínculos entre los diversos patrimonios culturales y dar a conocer lo mejor posible la historia de los continentes se dedican a encontrar fórmulas de presentación didácticas que tengan en cuenta el hecho de que el 60 por ciento de la población es analfabeta. Para que esta información sea accesible, el perso- nal de los museos ha recibido una formación que le permite organizar visitas guiadas. Además, en la actualidad, se procede al perfeccionamiento de un modelo de exposición tipo presentado en forma de maqueta, destinado a los alumnos de los ciclos primario y secundario. En esta fase del proceso y con tales esperanzas, el observador crítico podría preguntar hasta qué punto la teoría se ha materializado en la práctica o, para MUSEO MARíTIMO DE FORT CHARLES, Port A Royal, Jamaica, Museo consagrado a la . tecnología y a la historia marítima de la región. Creado en 1978, se encuentra en la casa de Nelson. [Foto: Museo Marítimo de Fort Charles.] Patio del palacio de la Real Audiencia. La implantación de museos en edificios históricos confiere una nueva vida al rico patrimonio de América Latini. La restauración de este edificio neoclásico que data de 1804, antigua sede de la autoridad colonial suprema, trata de devolverle su carácter original. Se ha previsto instalar en él el Museo Histórico Nacional de Chile. [Foto: Museo Histórico Nacional de Chile.] 6 . Ante la explosión urbana, los museos de Rio de Janeiro y de São Paulo, Brasil, trataron de participar en la experiencia de los museos en la calle. Se colocaron paneles de presentación y se realizaron exposiciones callejeras en varios puntos de la ciudad.
    • 78 Desarrollo de los museos y política cultural: GALERÍA ARTE DE NACIONAL, Caracas. Para presentar la exposición sobre las huellas de las antiguas civilizaciones precolombinas, el museo replanteó y adaptó el espacio. [Foto: Galería de Arte Nacional.] D h h E 0 CHILWO DE ARTE PRECOT.0MAINO. hablar más claramente, en qué medida los medios disponibles responden a las Santiago de Chile. Muchas instituciones carecen todavía de infraestructuras en ambiciones expresadas. En América Latina y el Caribe -con excepción quizás materia de laboratorios y de conservación. de uno o dos países entre los más prósperos-, los museos sufren de la escasez Este museo, inaugurado en 1981, posee un de recursos financieros y ocupan una posición relativamente desfavorable en el taller de conservación y de restauración de orden de prioridades de aquellos servicios que benefician del apoyo estatal textiles bien equipado. [Foto: Museo Chileno de Arte (situación compartida por el conjunto de los museos de los países en desarro- Precolombino.] llo). Con ocasión de una consulta informal en materia de preservación y de presentación del patrimonio cultural organizada por la Unesco en París en junio de 19S1, se señaló el hecho de que en este dominio son numerosos los países que no poseen una política operacional precisa, definida en el marco del proceso de planificación global del desarrollo. Este problema depende a la vez de la toma de decisiones y de un enfoque global de la sociedad. Al nivel gubernamental como al del público en general, la preservación y la presenta- ción del patrimonio se consideran como elementos distintos de la vida y de la cultura de nuestro tiempo. Entre los aspectos particulares mencionados, se encontraban los siguientes: La insuficiente legislación en materia de protección, la que constituye, sin embargo, el elemento básico para la toma de decisiones; La inadecuación de los recursos humanos -instrumento de ejecución- sumi- nistrados por los estados para la protección del patrimonio cultural, incluso en aquellos casos en que la legislación adoptada declara la necesidad de este tipo de infraestructura; La necesidad de precisar los procesos de elaboración de las políticas en materia de patrimonio cultural. i Quién elabora estas políticas ? i Cuáles son las com- petencias necesarias? ¿De qué modo influir en las personas encargadas de elaborarlas? Estas observaciones aludían a ciertas carencias constatadas en los métodos em- pleados por los museólogos de la región para tratar de superar estos obstáculos. Probablemente algunos lectores estimarán que la autoevaluación y los comen- tarios formulados en otros artículos no son lo bastante críticos’. Aun cuando éste sea efectivamente el caso, es preciso reconocer, en descargo de los responsables de los museos, que numerosos gobiernos de la región todavía no han llegado a comprender la importancia de los museos para el éxito de su política cultural. Existen excepciones notorias. En México y en Venetue- la, por ejemplo, los museos son parte integrante de un programa claramente 7. Mumm espera que los elementos aquí definido en el plan de desarrollo nacional. Así, el plan nacional mexicano para presentados incitarán a nuestros lectores a la el periodo 1977-1982 estipula: “Con el objeto de promover un mejor conoci- reflexión y contribuirán a una autoevaluación justa que podría publicarse en un próximo miento de la historia de la nación y de las características arqueológicas y nJmero. etnográíïcas de la población, el plan nacional prevé, entre otras cosas, la crea-
    • obietivos. “ x t i v a s v desafíos 79 ción de una organización nacional de museos, de la cual dependerán los museos existentes, ya sea que se encuentren en pequeñas ciudades o en grandes aglome- raciones. De este modo, los habitantes del país podrán tener una visión lo más 8. Eduardo Martínez, La política cultural a2 completa posible del patrimonio histórico y cultural de la nación y del mundo. Méiico, París, Unesco, 1977. La instauración de esta organización se hará de acuerdo con un programa 9. El señor Solana explicó que “de acuerdo con el primero de esos principios, el gobierno definido. Igualmente se harán esfuerzos para iniciar a los estudiantes en la considera que los museos deben ante todo museografía a los diferentes niveles de la enseñanza, organizando en cada escue- atestiguar de la libertad de creación y de expresión cultural. Según su naturaleza y su la un pequeño museo en el que podrán exponer objetos que presenten un objetivo, cada uno de ellos debe testimoniar en interés puramente local y hasta personal.” favor del desarrollo ilimitado de la cultura, ya sea En su discurso inaugural de la 12.” Conferencia General del ICOM, en e el plano internacional, nacional o local. No n deben poner trabas a la espontaneidad y al arte México, el ministro de Educación Pública declaró claramente que los cuatro verdaderos, a los descubrimientos científicos o a principios básicos de la política cultural de su gobierno -“libertad de creación, los hechos históricos mediante interpretaciones oficiales provisorias. Por naturaleza, los museos estímulo a la producción cultural, participación en la repartición de los bienes son instituciones generosas, hospitalarias y y servicios culturales y preservación del patrimonio cultural de la nación”- se fundamentalmente antidoctrinarias. ”La proliferación y el mejoramiento de nuestros aplicaban también al desarrollo de los museos’. museos demuestra que el gobierno mexicano tiene Según Manuel Espinoza, “Venezuela constituye un ejemplo Único en Améri- la voluntad de apoyar y de estimular la creación cultural, de acuerdo con el segundo principio ca Latina. Su experiencia de la democracia ha generado un grado de conciencia mencionado. en el dominio cultural que obliga al gobierno (...) a formular con claridad un ”La intervención del Estado que tiende a ‘modelo de desarrollo cultural’, modelo indispensable en una sociedad demo- garantizar la accesibilidad, la propagación y la repartición de los bienes culturales -tercer crática y pluralista fundada en la participación plena de sus miembros.” principio- interesa especialmente a los museos. Por primera vez, el sexto plan de desarrollo nacional venezolano, que abarca El gobierno los considera como parte integrante de la educación y desea transformarlos en el periodo 1781-178 5 , comporta un capítulo especialmente consagrado al instrumentos dinámicos de una educación desarrollo de la cultura y redactado en base a informaciones suministradas verdaderamente democrática. Estimula, en especial, a los docentes a que utilicen los recursos por las propias instituciones. Desde este punto de vista, puede decirse que los educativos que los museos constituyen y a hacer museos han elaborado su propio plan quinquenal. que los alumnos se inicien en las alegrías que “Los museos venezolanos, prosigue Espinoza, fueron promotores de una procura el hábito de visitarlos. “Por último, los museos contribuyen de forma de arte producida y apreciada internacionalmente en las capitales de todo manera inestimable a la preservación del el mundo, ignorando de este modo las exigencias históricas y culturales de su patrimonio cultural nacional, lo que constituye el cuarto principio en el cual se funda la política propia comunidad.” Durante la década de 1770, se asistió a un desarrollo de cultural mexicana. Este último punto se inserta la conciencia de la realidad, del papel y de la responsabilidad de los museos en perfectamente en el marco del tema principal de esta conferencia: ‘El patrimonio mundial - las el plano interno (véase el artículo de José Balza en este número). Una de las responsabilidades del museo’. tareas del Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), principal organismo ”Cada país debe preservar y propagar los bienes culturales que constituyen las características venezolano en materia de desarrollo cultural, consiste en estimular las activida- particulares de su pueblo. Los objetos producidos des de los museos. Las infraestructuras y la utilización del espacio disponible por el hombre le sobreviven y presentan la ventaja en los principales museos y galerías serán objeto de mejoras. Paralelamente, se de reflejar las realidades humanas que dieron nacimiento a las formas de expresión culturales ofrecerán cursos de capacitación para el personal de los museos, los programas contemporáneas. Los gobiernos deben preservar el de publicaciones de estos últimos recibirán asistencia y se crearán centros de patrimonio cultural de sus países y estimular el , espíritu creador de su pueblo. Este deber corre conservación y de restauración. También se brindará apoyo al Centro Nacional parejo con la obligación de fortalecer la soberanía de Información y de Documentación de las Artes Plásticas. y la independencia nacional.”
    • 80 Desarrollo de los museos y política cultural: En Chile, donde no existe una institución centralizada, se ha asistido en estos Últimos años a un extraordinario florecimiento de los museos. Como en los demás países, los primeros museos chilenos fueron creados poco después de la independencia. El Museo Nacional, llamado hoy Museo Nacional de Histo- ria Natural, data de 183 O . A comienzos del siglo xx, Chile contaba con ocho museos; en 1972, con sesenta y uno. En la actualidad cuenta con ciento cincuenta. D e I s consideruciones ubstructus ul museo viviente u Los museólogos no ignoran la distancia que existe entre las políticas culturales fundadas en una definición global y viviente de la cultura y el apoyo que el gobierno aporta efectivamente a los museos, apoyo que se ejerce a veces según nociones estrechas y elitistas. Sin embargo, en Brasil, Aloisio Magalhaes, secre- tario de Estado de Cultura y director del SPHAN (Subsecretaría de Estado del Patrimonio Histórico y Cultural) y de la fundación Pro-MemÓria, observa que BANCOCONTINENTAL, Los niños y los Lima. “la cultura constituye un proceso global. Es parte integrante del medio ambien- museos. te. No se puede estimular o poner de relieve un producto (casa, templo, obra [Foto: s. Mutal.] de arte, danza) en detrimento de las condiciones del espacio ecológico en las cuales fue realizado. ” La cultura y la educación son consideradas como un todo indisoluble; en otros términos, el conocimiento que posee el profesional que diseña un edificio, una casa, una escuela, una iglesia o una ciudad encuentran su equivalente en los conocimientos prácticos y de tipo popular adquiridos por los artesanos locales y que les permiten dedicarse a la agricultura, la pesca o la producción de cerámicas o de tejidos. ” Esta orientación que hemos impartido a nuestra política cultural nos ha llevado a acordar una atención especial a los pequeños museos regionales adap- tados a un medio ambiente rural y que llamamos ‘museos desvanes’. ” Lo que intentamos es transformar esos museos en centros comunitarios cada vez más activos para acercarnos así al concepto de ‘museo integral’. ” La concepción y la aplicación de esta política están centralizadas a nivel del Ministerio de Educación y de Cultura. Se han instaurado mecanismos institu- cionales con el fin de promover a la vez la creación artística -literatura, teatro, música, cine y artes plásticas- y la preservación y presentación del patrimonio cultural. Tomadas en su totalidad, ambas esferas tienen una importancia capital desde el punto de vista de la nueva concepción de los museos y de su papel en la sociedad.” Por ejemplo, el Museu ao Ar Livre de Orleans (ciudad del estado de Santa Catarina, al sur de Brasil) fue realizado en colaboración con la comunidad local, a la que el SPHAN y la fundación Pro-MemÓria decidieron confiar la responsabilidad. Este museo se dedica al inventario de las tecnologías utilizadas por los inmigrantes de la región en sus actividades domésticas. Presenta, de modo dinámico, la cultura tecnológica de los inmigrantes del siglo XIX y de sus descendientes, con el objeto de reanimar la vida cultural de la región y de ayudar a las escuelas locales estimulando “experiencias de aprendizaje” que permitan a los niños entrar en contacto con la cultura regional. La población local sometió el proyecto a las instituciones federales y a las organizaciones educativas y se encargó de su realización. El museo fue construido por artesanos y albañiles de la región según las técnicas tradicionales. Se realizó un esfuerzo especial para preservar la armonía del entorno y para conservar las especies de la flora regional en vías de desapari- ción. Entre los museos realizados por la población se encuentra también el Museu Casa Setecentista que se encuentra en la Casa da Princesa de la ciudad de Pilar de Goiãs (estado de Goiãs). Se trata literalmente de un museo “viviente” en la medida en que también se utiliza el edificio para reuniones locales y otras actividades. El museo fue inaugurado el 2 8 de junio de 198 1, día de la celebra- ción de la fiesta popular del Espíritu Santo. Los edificios del museo así como la Casa de Câmara e Cadeia, que se encuentra en la misma ciudad, fueron
    • objetivos, perspectivas y desafíos 81 restaurados por el SPHAN y Pro-MemÓria. De acuerdo con las sugerencias de la comunidad local, la casa de Câmara e Cadeia servirá como sede de los clubes juveniles de la ciudad. Prioridad d las iniciatiuas autónonzm Estos ejemplos nos recuerdan que en materia de desarrollo de los museos, en América Latina y el Caribe como en cualquier otra parte, no nos podemos permitir rechazar las iniciativas privadas, sobre todo cuando la ayuda estatal puede ser completada -y hasta reemplazada- por contribuciones que no revisten la forma de ayudas financieras provenientes ya sea del sector industrial o comercial (véase el artículo de p. 84 j sino de horas de trabajo aseguradas por miembros de la comunidad. De qué modo el museo puede pretender estar al servicio de la comunidad si no existe ningún compromiso personal efectivo ? Frances Kay Brinkley, conservadora del museo de la Sociedad Histórica de Carriacou, relata la curiosa historia de este museo creado por la población en una isla dependiente de Granada y de sólo veinticuatro kilómetros por cinco MUSEO HOMBRE DEL PANAMEÑO, Panamá. de superficie. El gobierno no aportó ninguna ayuda financiera. Desarrollo del material cultural. En la época de creación del museo, Carriacou tenía 7 .o00 habitantes, en su [Foto: S. Mutal.] mayor parte modestos granjeros, pescadores, marinos y constructores de barcos. Frances Kay Brinkley dice: “Se hubiera podido pensar que no era el mejor lugar para implantar una sociedad y un museo históricos. El 95 por ciento de la población ni siquiera sabía lo que era un museo. La idea surgió en 1974. Algunos habitantes de la isla (el gerente del hotel y su mujer, un joven mozo de bar, la mujer del Único plantador de la isla, un artista) se libraban ya a la colecta de vasos de piedra antiguos y a excavaciones para buscar objetos ame- rindios. Estas personas constituyeron el núcleo inicial cuando la idea tomó cuerpo.” Para comenzar, el grupo procedió a un inventario general del patrimonio cultural material especifico de los isleños que debía ser preservado y que era preciso dar a conocer a los habitantes. Luego se tuvo que decidir qué coleccio- nes se conservarían y sobre qué bases funcionaría el museo. También se consi- deró la eventualidad de un pedido de ayuda al gobierno. Puesto que Carriacou posee un triple patrimonio cultural -africano, ame- rindio y europeo- el museo fue concebido de modo tal que cada cultura estuviera representada. “En lo que respecta al financiamiento, señala Frances Kay Brinkley, y teniendo en cuenta la situación política de la época, se decidió no apelar a la ayuda del gobierno. Se lo aseguraría mediante un sistema de cotizaciones (miembros activos, miembros socios y miembros benefactores). Se reservaba el título de miembro socio a los nativos de Carriacou residentes en la isla. Queríamos con ello evitar que alguien rechazara ser miembro con el pretexto de que no podía pagar su cotización. Se fijó pues la cuota mínima en 1 EC por año (2,70 EG=1 dólar de los Estados Unidos).’’ Una de las decisiones importantes consistió en determinar lo que deberían incluir las colecciones del museo. Los criterios que se respetaron fueron los siguientes: el espacio disponible, un cierto equilibrio entre las colecciones y el interés del público. “Los dos primeros criterios constituyen sujeciones evidentes que se imponen a cualquier museo. La fórmula adoptada para satisfacer el tercero sin duda no habría sido posible en Europa. Cuando llega el momento en que las personas empiezan a considerar el museo como algo que les pertene- ce y de lo que están orgullosos, comienzan a traer objetos de su propiedad. Naturalmente, a veces será preciso rechazar algunos. Pero en este caso -aun si son inútiles o si se trata de verdaderos horrores- mejor es aceptarlos y almacenarlos en lugar de debilitar el entusiasmo que el museo ha hecho nacer en el corazón del donante.” Sin embargo, después de todo y pese al éxito de tales experiencias, los museos seguirán dependiendo en gran medida de la ayuda estatal. Como lo recuerda justamente Roderick C . Ebanks: “El desarrollo de los museos en los países del tercer mundo que pasan por una crisis económica constituye un verdadero desafío. Pero la dificultad principal no reside en la falta de financia-
    • 82 Desarrollo de los museos y política cultural: objetivos, perspectivas y desafíos miento. El problema se sitúa más bien al nivel de la falta de conocimientos, de personal calificado, de objetivos claramente definidos, de planificación seria y de integración de los servicios culturales, carencias que reducen a cero las mejores intenciones.” La solución que este experto en museos propone consiste, en primer lugar, en desarrollar las motivaciones profesionales del personal de los museos y en educar al público del que forman parte los numerosos burócratas encargados de los asuntos culturales y que lo ignoran todo de los museos. “Los malos políticos y los burócratas no están informados acerca de los museos y de sus exigencias, los consideran como desvanes donde se acumulan objetos exóticos y como una manera de sacar algunos dólares más del bolsillo de los turistas. En consecuencia, no están dispuestos a invertir fondos en los museos. Convie- ne, pues, poner a estos altos responsables al corriente del proceso museológico.” MLJSEO ARQUEOL~GICO Y GALER~AS DE ARTE DEL BANCO CENTRAL ECUADOR, DEL Quito. El bautismo de Cristo por San Juan Bautista. [Foto: S. Mutal.]
    • ~ ElJilzdncìumìento de los museos: un &mfio que debemos u c q t u r Sergio Durlin Pitarque En Américu Latinu y el Caribe, como en el No obstunte, durante estos últimos &os se resto del mundo en desurrollo, el princì)al han producido cunzbìos importuntes. En Bra- Nació en Quito, Ecuador, en 1949. Realizó pmblemu de los museos es la fultu de créditos. sil y en Venezuelu,por gemplo, el gobierno ha estudios de economía en la Universidad Central Ld muyoiîCu de los museos funcionan como utribuido u los museos zinu updu finunciera de Ecuador y cursos en el Centro Churubusco, México. Asistió al primer y segundo cursillos para instituciones sin vidu, incapuces de proyectarse sustuiiciul. En Ecuador y en Colombia, las los directores y administradores de museos de huciu lu comunidad de la que son parte inte- uctividudes de los museos se h m visto estimu- América Latina en la Escuela de Restauración y grante porque carecen de recursos materiales. ludas mediante subsidiosprovenientes de ban- de Museologia de Bogotá. Es director adjunto de Directores y personul de los museos manifies- cos estatales yprivados*Actualmente, el sector museos del Banco Central del Ecuador; profesor de museología y de museografía en el Instituto tun continuamoite su descontento: “Nopode- privado comienzu a tomur conciencia del vulor Tecnológico Equinoccial, Escuela de Restauración mos hacer nada porque no tenemos dinero.” de los museos y contribuye de nzh en m b u y de Museografia, Quito, Ecuador. Es miembro Muchos de ellos no disponeti ni siquiera de los finunciurlos, pero uzín qorddicamente y por del consejo de dirección de la Asociación medios puru empleur al personal capucitudo necesidades deteminudas. Ecuatoriana de Museos. Ha dictado conferencias y necesario; otros, queposeenpersonal competente El financiumiento es tumbién una esferu en redactado artículos para diversas revistas. en las técnicas museológicas modemas, conside- la cual los niuseólogos deben recibir und for- Belén Rojas Guardia run que sus proyectos ubortun por fultu de muciónpurticulur. L ideal seríu que elperso- o créditospuru instulur convaiienteme-ntesus ex- nal del museo contura con economistasy admi- Nació en Caripito, Venezuela, en 1945. posiciones o ulmacenur las colecciones en condi- nistradores. ComoJucques Rigaud lo ha seiïu- Antropóloga. Trabajó durante diez años en calidad ciones adecuadas. En lu mayoríd de los casos, lado en lu 12.a Conferencia Generul del de productor de documentales, las más de las los museos no tienen lu posibilidud de adqzlirir ICOAf en Mékico: “Hu llegado el momento de veces en la esfera del desarrollo cientííïco y tecnológico. Directora de producción de cuatro nuevos objetos o de instulur sistemas eficaces de procluinar esta verdad: los museos son empre- largos metrajes: Fiebre, Santana, Se solicita seguridud. sas en el sentido amplio y moderno del témi- mgdacha y El viviabr. Directora del departamento Algunos puiies que se enorgullecen de una no. Su destino no es &?rente del de los de”í de investigación de la Galería de Arte Nacional. rica tradición históricu - e n especiul preco- establecimientos culturules dedicados a tareas En la actualidad es directora técnica adjunta encargada de planificar y coordinar las actividades lombinu- estdn nzh dispuestos u utribuir creadoras, u lu conservución y u lu difusión. técnicas de ese museo. und parte de s presupuesto u los mùseos ay- u Deben @$rentar los mismos problemas de ges- queológicos,pues los gobiernos consideran que tión,ya sea en lu esfera del teatro, del uudio- los museos utraen a los turistas y que cual- visual o de las mzílt;Ples uctividudes culturu- quier iwversión en el turismo es un uporte les. Et2 cada cuso, es difícil hacer admitir lu finunciero puru el puil Pero este argumento idea de que las instituciones culturules son u no es vdlido puru todos los pufies y, lo que es lu vez entidades origir2ules en razón de su mas importante, desnaturalizu el papel real objetivo, y tambih y e-n cierto modo, empresas? de los museos: ser un establecimiento educativo es decir, colectividades de trabajo y de inter- destinado u la colectividud. Estos fuctores for- cambio con zinu responsabilidad uutónomu tulecen nuestru convicción de que los museos paru combinar todos los medios u su disposì- sólo beneficiarhz de un financiamiento ude- ciha y poder ulcunzar así sus objetivos.” cuudo mundo los gobiernos hayari reconocido Ecuador y Venezuelu -el primero dt am- hastu qué punto son importantes y udmitun bos pubes utruviesa por und situucióz econó- que el objetivo de cuulquier museo, ya seu de micu dFcil, el segando es miembro del historia, ciencias, tecnologíu o historia natu- OPEP- suministrun demplos interesuntes de ral, consiste en presentar todos los aspectos de lu muneru en que el sector de los nzuseospuede lu identidad cultural y del desurrollo de un romper el circulo vicioso del jíltdnciumiento. puh. Sólo cuando los gobienios los consideren Sergio Dur& Pitarque, director uajunto de como un elemento que contribuye al desurrollo museos del Bunco Central del Ecuador, y Be- global del pair, los niuseos obtendrán fozdos lén Rojas Guardia, directoru técnicu a&untu equivulentes u los que se asìgnun u la sulud de lu Galería de Arte Nacionul de Caracas, públicu, lu educación y los asuntos sociules. bun respondido al pedido de informes fomu- Desgraciadumente no existe un andlisis ladopor Museum. Se encuentran u continua- comparativo serio, basado en dutosfinuncieros ción versiones condensadas de sus dos urtícu- concretos, sobre lu muneru en que los fondos los‘. son asignados u los museos en los diferentes pulses. De modo genera¿, elpresupuesto de los 1. Quisihamos agradecer a Juana True1 y a museos estutules munu del fondo destinudo al Sylvio Muta1 del Proyecto Regional conjunto del “sectorcultural”. Los montos vu- PNUD/Unesco de Patrimonio Cultural, Lima, Pení, quienes prepararon esta introducción. Las rían segzín lasprioridudes establecidaspu ru el versiones resumidas de los dos artículos siguientes sector cultural de cadu pub. también fueron bosquejadas por ellos.
    • 8.c El financiamiento de los museos: Sergio Durán Pitarque Debemos también estimular la crea- ción de fondos nacionales independientes para el apoyo y la promoción de activida- des culturales y artísticas. En este terreno, las empresas privadas podrían desempeñar un papel importan te. En un plano práctico, se podrían obte- ner fondos suplementarios gracias a ini- ciativas tomadas directamente por los di- rectores de los museos y su personal. Estas Ya sea que abriguen colecciones que refle- Los museos, es verdad, ocasionan gas- iniciativas podrían consistir, por ejem- jan la riqueza arqueológica del país o de tos pero aportan también ingresos bajo plo, en: su pasado colonial, su desarrollo históri- diversas formas: derechos de entrada, de- Apoyar la adopción de una ley que atri- co, sus artes visuales contemporáneas o el rechos sobre las fotografías, las películas y buya a los museos los ingresos obteni- desarrollo de su arquitectura, los museos la televisión, etc. ; donaciones (incluidas dos de los principales productos de ex- son financiera y administrativamente tri- las contribuciones de los “amigos de los portación provenientes de su región; butarios de dos sistemas diferentes: a) go- museos” en sus categorías respectivas) : Apoyar una decisión administrativa ten- biernos centrales o regionales o autorida- venta de reproducciones, de libros y de diente a asignar a los museos una parte des municipales; b) personas, fundaciones otros objetos que se pueden encontrar en de los ingresos de la venta o del embar- T; organismos privados. las tiendas de los museos; alquiler de los go de bienes de contrabando. Una me- En los diferentes niveles, las autorida- locales; ganancias de la cafetería; suscrip- dida similar podría prever una pequeña des oficiales incluyen generalmente a los ciones a sus publicaciones, etc. Pero estos tasa que se agregaría al precio de entra- museos en su presupuesto operacional ingresos, en general, no son administra- da para diversos espectáculos públicos, anual. De modo casi invariable, les asig- dos por los museos. Se los deposita en el como el cine, encuentros deportivos, nan créditos anuales mínimos que apenas Tesoro por medio de los ministerios de etc. alcanzan para mantener las salas de expo- finanzas y en las cuentas bancarias de las Estimular a los comités nacionales del sición con un contenido museográfico ca- instituciones y fundaciones. Como conse- ICOM, a los museos nacionales, aso- rente de todo carácter didáctico. cuencia de esto, los museos no sólo se ciaciones o ministerios de educación y Puesto que los museos no tienen nin- hallan privados de los recursos que necesi- de cultura de todos los países de Amé- guna autonomía administrativa o econó- tan sino que además son incapaces de re- rica Latina para que efectúen un análi- mica, estos créditos no son directamente cuperar los fondos que han producido. sis objetivo de la situación de los mu- puestos a disposición de los directores de También es verdad que con mucha fre- seos, afin de determinar sus verdaderas los museos. Estos nunca saben con certeza cuencia’ los directores de museo adoptan necesidades y encontrar solución a sus con qué recursos pueden contar verdade- una actitud derrotista. A menudo éstos problemas. ramente para llevar a cabo sus programas. son hombres de cierta edad que se dedican Existen sin lugar a dudas medios innova- Los presupuestos están completamente a escribir sus memorias y cuyos criterios dores para financiar los museos. Por ejem- inadaptados a las necesidades reales, nece- son elitistas; en estos casos, los museos plo, para ayudar a un pequeño museo de sidades que son expuestas en los presu- están dirigidos por “gentes refinadas” cuya arte religioso situado en una de nuestras puestos anuales teóricos de los museos. El preocupación no es llegar al gran público. pequeñas ciudades -cuya población no gobierno da generalmente su aprobación Es interesante citar el juicio de Hermán era muy devota- se sugirió consultar a a asignaciones presupuestarias destinadas Crespo Toral, director del Museo del Ban- los habitantes acerca de la posibilidad de a gastos determinados. Pero, de modo ge- co Central de Ecuador: “El museo no que cada propietario de un contador eléc- neral, los museos no cuentan con asig- puede permanecer aislado en sus locales, y trico hiciera don al museo del equivalente naciones estables -menos aún con au- su mensaje no está destinado a algunos de tres dólares de los Estados Unidos por mentos- que les permitirían enriquecer felices elegidos; el museo debe llegar a to- mes, excedente de sus gastos de electrici- sus colecciones. En esto estriba probable- das las personas, estar totalmente implica- dad. La consulta dio resultados positivos y mente la causa principal del saqueo del do en los problemas existentes, o desapa- se prevé que la colecta producirá patrimonio cultural de los países de Amé- recer.” 2 .y00 dólares. rica Latina y del Caribe. 2 Qué podemos hacer para mejorar En muchos países, las instituciones pri- En lo que respecta a los museos priva- una situación tan sombría? D e modo ma- vadas tales como los consorcios financie- dos, los créditos dependen en general de nifiesto, nuestra principal apuesta consiste ros, bancos privados de capital nacional, la solvencia económica de sus propietarios en suscitar la toma de conciencia necesaria organismos gubernamentales autónomos, y de los intereses sobre el capital inverti- entre las autoridades. Debemos ayudarles en especial el Banco Central y el Banco de do, intereses reservados a la administra- a comprender que la conservación y la Reserva, al conocer este problema comen- ción. Este tipo de museo cuenta con una preservación del patrimonio cultural son zaron a aportar una ayuda decisiva a los mayor autonomía y dispone en general de una base esencial del desarrollo socioeco- museos. El gobierno, por su parte, ofrece un presupuesto más importante, lo que le nómico. Estamos obligados a soportar una desgravación a aquellas empresas pri- permite dedicarse activamente a lograr una amarga paradoja: presupuestos de va- vadas que donen un porcentaje de sus be- que la colectividad se interese en sus acti- rios millones de dólares se consagran a la neficios a los museos. Estas empresas a vidades. Sin embargo, existen también adquisición de material bélico, so pretex- menudo adquieren obras de arte y hacen museos privados que, aun disponiendo de to que debemos “ser capaces de defender así una excelente inversión: a diferencia créditos suficientes, no cumplen como de- el suelo natal”, mientras que muy a me- de los demás valores, los bienes culturales berían con sus funciones museológicas. nudo ignoramos nuestra propia historia. no se devalúan nunca. por el contrario los
    • un desafío que debemos aceptar 83 precios aumentan con el tiempo. En lo Belén Rojas Guardia que respecta a los organismos guberna- mentales privados, sus funcionarios han comprendido que el desarrollo socioeco- nómico de un país no puede disociarse de su desarrollo cultural y que un patrimo- nio cultural correctamente presentado in- cita al visitante y aumenta la rentabilidad económica. Es así como el Banco Central del Ecua- dor ha adquirido colecciones arqueológi- El medio gracias al cual los museos obtie- alto nivel sobre los problemas que deben cas, etnográficas y numismáticas, y obje- nen recuhos financieros suficientes, ya sea enfrentar los museos nacionales. Esta ini- tos de arte colonial y moderno. Miles de por una asignación del presupuesto del ciativa separó temporariamente a la gale- objetos son hoy accesibles al pueblo ecua- Estado o por una contribución del sector ría del CONAC mediante una acción es- toriano en los museos del Banco, en Qui- privado, depende de una serie de factores. tratégica perfectamente legal y a la vez lo to, 1% capital, y en las ciudades de Guaya- Estos se relacionan con las prioridades es- suficientemente imaginativa para poner de quil, Cuenca y Manta, así como en las tablecidas en los modelos de desarrollo relieve el estado de nuestros museos. galerías de Esmeraldas, Ambato, Latacun- para el sector cultural, tal como lo expre- El éxito obtenido por la galería durante ga, Riobamba y Loga. san los planes nacionales elaborados con su primer año de existencia, la formación Además del presupuesto que asigna a destino a las autoridades de los museos de un equipo de profesionales cuya volun- sus museos, el Banco subvenciona todos para que éstas pongan en práctica una es- tad y dedicación se reveló en la práctica los años proyectos de investigación ar- trategia audaz e innovadora de colecta de (tareas de inbestigación, conservación y queológica y de conservación de monu- fondos. preservación; dieciocho exposiciones iti- mentos. Afecta además fondos que llegan La eficacia de la institución, su dina- nerantes recorren todo el país) le facilita- a los treinta y cinco millones de sucres mismo y su alcance constituyen elemen- ron la obtención del presupuesto solicita- (alrededor de un millón de dólares de los tos decisivos para el financiamiento de un do ese año. La suma es más o menos equi- Estados Unidos) para construir museos y museo. La calidad de los objetos expues- valente al presupuesto total para los diez para presentar exposiciones en todo el tos, el grado de responsabilidad y de pro- años anteriores y no hizo sino satisfacer mundo. fesionalismo, su actividad de formación y necesidades que hasta entonces habían Este ejemplo podría ser seguido por es- de educación, su capacidad para atraer a sido ignoradas. tablecimientos similares en otros países. todos los públicos, en resumen: cualquier Esta medida sin precedentes engendró En la actualidad, el Banco de la República acción que confirme el papel histórico del controversias en cuanto a los derechos de Colombia desempeña una tarea análo- museo en la creación de una identidad que las instituciones culturales descentra- ga con su Museo del Oro y sus programas cultural será una ventaja apreciable para lizadas tienen de dirigirse directamente al de investigación arqueológica. obtener financiamiento. Venezuela tiene gobierno para obtener su presupuesto. El Si los museos de América Latina y del un sistema político democrático pluralista debate se resolvió en nuestro favor, y los Caribe pudieran contar con la compren- de participación, una economía basada en museos nacionales recibieron el acuerdo sión de los que los gobiernan y con fon- sus recursos petrolíferos y todas sus indus- para la puesta en práctica de proyectos vi- dos suficientes, podrían llegar a ser ele- trias básicas están administradas por el Es- tales para la personalidad cultural del país, mentos eficaces en la promoción y la difu- tado. Este asume una evidente responsabi- lo que les permitió además fortalecer su sión de la cultura. Al transmitir mensajes lidad en la promoción y estímulo de otros situación. de valor, prestarían reales servicios a nues- sectores (no productivos en el estricto En 1980, se atribuyó al sector de los tros países, ayudarían a los pueblos a sentido económico) que forman parte de museos el 21 por ciento de las asignacio- superar la amarga realidad de los inconta- un modelo de desarrollo integral y cuya nes totales del CONAC. bles problemas políticos, sociales, econó- finalidad es promover la capacidad de in- La presencia activa y dinámica de los micos y culturales. La actividad y la efica- novación individual y comunitaria con- museos en nuestra sociedad hà engendra- cia de los museos abrirá la vía de un futu- servando a la vez una relación armónica do un clima de confianza. Se han abierto ro mejor para los pueblos de Juárez, Bolí- con el medio ambiente. nuevas perspectivas de financiamiento. El var y San Martin. El Estado es la fuente de financiamien- sector privado toma conciencia de más en to más importante, y casi la única, de una más de la necesidad de participar y de gran parte de las instituciones culturales contribuir al desarrollo de una institución del país (estén o no administradas por el que pertenece e interesa a todos. gobierno). En 1977, la nueva Galería de Arte Nacional (véase artículo de página 105 ) , tomÓ por primera vez la iniciativa de presentar directamente y en forma in- dependiente su proyecto de presupuesto por separado del presupuesto general so- metido tradicionalmente al Consejo Na- cional de la Cultura (CONAC). Como era de prever, esta iniciativa llamó la aten- ción de los organismos interesados en la toma de decisión presupuestaria al más
    • 86 MUSEO SANTIAGO,Santiago de Chile. DE Reneñar la historia de la comunidad urbana. Maqueta de la antigua residencia de los gobernadores. [Foto: Museo de Santiago.] Nnevas maneras de wganìzur los museos en A&cu Latinu Fernanda de Camargo-Moro Escrìbir sobre la organìzaciótz de los museos en tinoamericana con la delgada franja de Antérica Ldtìna y el Caribe constituye una tierras de América Central que une a Mé- Nació en Rio de Janeiro (Brasil). Licencia en d@if tarea. Femanda de Camargo-Moro, xico con América del Sur, cuya configura- museología: maestría y doctorado en arqueología. quien posee una gran experiencia pmjësìonal ción longitudinal está cortada en dos por Profesora adjunta de antropologia en la los Andes y dividida por la cuenca del Universidad Católica de Rio de Janeiro; profesora en su propio pah, el Brasil. y ha particìpado adjunta y posteriormente jefa del departamento de activamente en diversos programas en otras Amazonas, limita las posibilidades de la arqueología de la Facultad de Museología, Rio de pastes del contìnente, sefiuh el cdrácter muy puesta en práctica de programas conjun- Janeiro. Presidenta de la Fundación de Museos de personal de las opil2iones que expresa en este tos. Rio de Janeiro. Actualmente, directora general de artículo sobre la et~oluciót~ proceso museoló- del Si bien nuestro pasado común y la in- Museos del estado de Rio de Janeiro. Presidenta fluencia ibérica nos ofrecen desde la era del Consejo para la Protección del Patrimonio gico de fa regìón. Cultural de la ciudad de Rio de Janeiro: colonial un vehículo de comunicación presidenta del ComitC Nacional Brasileño del esencial -hablamos lenguas similares- ICOM. Autora de varios libros y ensayos sobre La entrega de la revista hkseum (vol. y constituyen un poderoso factor de cohe- museología, arqueología y conservación del medio sión, los proyectos se ven contrariados por ambiente. Miembro del Consejo Ejecutivo del XXV, n.o 3 ) , intitulada “El papel de los museos en la América Latina de hoy”, no las dificultades materiales de comunica- ICOhi, 1980. Miembro del Consejo del Museo de Imigenes del Inconsciente y supervisora reflejaba aún el impulso que los museos ción. Las distancias son enormes (por general de su programa de museolopía. de América Latina iban a conocer en vir- ejemplo, Rio de Janeiro está más cerca de tud de la ideas desarrolladas durante la Lisboa que de hféxico) y, en la mayoría mesa redonda de Santiago de Chile en de los casos, la comunicación debe efec- 1972. Publicada poco después del evento, tuarse a través de rutas aéreas entre capita- da a conocer las proposiciones de la reu- les, con tarifas elevadas. El tráfko terrestre nión y describe la situación en esa época es más fácil en la zona atlántica, pero el en algunos museos de la región. problema de las distancias se ve aumenta- Las modificaciones que se han venido do por la amplia curva de la costa brasile- gestando han sido lentas. La geografía la- ña y por lo ondulado del litoral del cono
    • Nuevas maneras de organizar los museos en América Latina 87 sur. Las posibilidades de viajes terrestres turación. Nacían anticuados y sin posibi- intercontinentales, del Atlántico al Pacífi- lidades de desarrollo. Estáticos, preocupa- co, son pocas y deben abordarse siempre dos tan sólo por ceremonias de inaugura- como una aventura muy lenta. Por vía ción, se transformaban rápidamente en marítima, los viajes, aun a través del canal baratillos mórbidos. Alrededor de 197 0 , de Panamá, son verdaderos periplos. todos los sectores conocieron dificultades Todo ello, unido a la crisis económica financieras, y los museos, que ya tenían mundial, ha contribuido a retardar el pro- problemas de subsistencia, fueron particu- ceso de difusión y de aplicación de las larmente afectados. Estas instituciones no nuevas propuestas. N o obstante, pasados cumplían con su misión esencial: la pre- diez años, ya podemos tener una cierta servación de los bienes culturales; algo idea de las modificaciones introducidas en faltaba, un mayor enlace, un mejor siste- la organización y el funcionamiento de ma de participación de la comunidad. Po- los museos de América Latina y del modo dían sobrevivir a este precio. en que estas propuestas influyeron en el En 1 9 7 2 , la propuesta de Santiago pre- Caribe '. conizó una redefinición de nuestro patri- La mayor parte de nuestros museos monio y, consecuentemente, una modifi- fueron creados en el siglo XIX a imagen y cación de la mentalidad de las élites cultu- semejanza de los museos europeos y, por rales de nuestros países, muchas veces to- regla general, de los museos que entonces davía impregnadas del concepto europei- ejercían la mayor influencia en la región. Zante del siglo XIX. Si bien, por un lado, las colecciones traí- Con el fin de difundir nuevas ideas, se das y donadas por las casas reinantes o pensó en la formación de una Asociación MUSEU PFUEIRO REINADO, de Janeiro. Rio gobernantes2, o provenientes de misiones de Museos de América Latina (ALAM), Ir hacia los incapacitados: u n niño sordomudo aprende nociones de ritmo. científicas y artísticas enviadas por Euro- que fuera capaz de activar el proceso. A [Foto: 0 Edson Meirelles.] pa, eran del más alto nivel, por otro, la comienzos de 1973 se creó en Quito, en concepción del museo era extremadamen- una reunión dinámica y laboriosa, una te estrecha. La colección y la conservación asociación que, pese al entusiasmo de de objetos locales presentaban graves ca- ciertos miembros, no consiguió seguir en rencias. Gran parte de estos objetos eran pie. Ello no obstante, la simiente de una exportados, y la presentación de lo que nueva concepción del museo estaba lanza- aquí quedaba obedecía a criterios extran- da y comenzaban a verse los primeros fru- jeros. La documentación era inexistente, t0~3. tanto con respecto a las colecciones que La creación en 1964 del Museo Nacio- llegaban como a las que salían. Los mu- nal de Antropología de México ha sido seos estaban estructurados como gabine- considerada por algunos como un mo- tes de curiosidades que posteriormente se mento capital en el movimiento museoló- transformaban en colecciones de historia gico de América Latina. A nuestro modo natural. En ellos la cultura del indígena de ver, se trató de un caso aislado cuyas americano era presentada junto a plantas connotaciones eran más museográficas y animales exóticos. Otra aberración: en que filosóficas. Con ello, no intentamos los casi siempre insípidos museos de bellas desmerecer ni el esfuerzo inmenso ni la artes, la cultura de los pueblos de Asia, indiscutible belleza de este museo mexica- Africa y de nuestro propio continente no no. En nuestra opinión, este aconteci- 1. Jamaica se organiza y se esfuerza por tenía cabida o estaba clasificada en forma miento modificó en parte la manera de establecer vínculos estrechos con el movimiento museológico de dos países africanos. Trinidad y discriminatoria pues no era considerada ver que prevalecía en la región. El museo Tabago realiza desde 1976 un vasto programa de como arte sino como etnografía. dejó de ser una casa bella que guardaba renovación y de expansión de sus museos con el Durante más de un siglo hasta el final recuerdos olvidados y pasó a ser un ins- apoyo activo de la Unesco. 2. Por ejemplo, las colecciones de arqueología de la década de 1960; las modernizaciones trumento político y de prestigio, un mo- etrusca traídas por Teresa Cristina, emperatriz del introducidas en nuestros museos revestían numento a los antepasados indígenas al Brasil, que se encuentran en un museo de historia natural, el Museo Nacional de Rio de Janeiro. apenas un carácter decorativo. Se modifi- dar mayor objetividad y claridad a la defi- 3 . Mencionemos como primeros signos de la caban los equipos: vitrinas, paneles de co- nición del área arqueológica que a la del difusión de la nuevas ideas en la región: el lores; se decía que el museo y la educación área etnográiïca. Pero, desde este punto de proyecto del Museo Arqueológico y de las galerías de arte del Banco Central del Ecuador; las casas formaban un binomio esencial, pero no se vista, probablemente el magnífico Museo de la cultura y las exposiciones itinerantes de El hacía mucho. La investigación era restrin- Nacional de Historia del castillo de Cha- Salvador (1974); los proyectos de ecomuseos gida, la interdisciplinariedad estaba ausen- pultepec permite comprender mejor la comunitarios del Brasil y el Museo de Imágenes del Inconsciente (1973-1974); los programas del te. N o existía el concepto de conseryación cultura mexicana actual en su totalidad. Museo de Historia Natural de Santiago de Chile de las colecciones, apenas si se hablaba de El Museo Nacional de Antropología al- (1973-1974); l Casa del Museo en México a (1973-1974); y la reestructuración de los museos restauración de la pintura. Entre 19 5 0 y canza un alto nivel en la exhibición de de Trinidad y Tabago iniciada en 1976. 1960, los museos nacionales, estatales, objetos museológicos, pero no logra esta- 4. Este objetivo será alcanzado por la Casa del municipales, privados, enciclopédicos, blecer el diálogo con la comunidad, espe- Museo, emanación de las nuevas ideas que inspiran todos sus programas. México progresa monográficos se multiplicaron pero sin cialmente con los sectores más necesita- tambiin en la vía del diálogo con la población organización básica y sin la menor estruc- dos4. gracias a museos más pequeños.
    • ss Fernanda de Camargo-Moro AMANO,Lima. Adquirir y preservar MUSEO los conocimientos técnicos. Un pequeño museo privado presenta textiles precolombinos. [Foto: Museo Amano.] Se asiste a un creciente interés por conservar a la vez el entorno natural y cultural. En el áa de Rio de Janeiro, los museos llevan a r cabo una actividad que permite un mejor conocimiento de la agricultura. [Foto: SMU-FUNARJ.]
    • Nuevas maneras de organizar los museos e n América Latina 89 Hucìu un 11zuseo museológica extensiva, mejor adaptada a por la División de los Museos del Estado, Nuescala humana" las aspiraciones de la comunidad. Estudios en São Paulo. Se trata de un programa sistemáticos en el campo de la antropolo- reciente que ya está dando buenos resulta- Siempre nos hemos preguntado si la pro- gía afirman que este país posee por lo me- dos. Estos proyectos cuentan con el apoyo puesta de humanizar los museos, formu- nos 120 siglos de cultura. Las excavacio- técnico del Centro de Documentación lada en 197 2, no hizo que todas las capi- nes arqueológicas así lo demuestran, seña- Museológica ICOM-Brasil. tales latinoamericanas y sus ciudades veci- lando la existencia de un material del más Entre las actividades de mayor impor- nas copiaran el famoso museo mexicano alto nivel. El Banco Central del Ecuador tancia en la región, con una influencia di- sin ninguna adaptación a la realidad pro- lanzó las bases de una museología moder- recta en la organización de los museos en pia de cada país. na y activa con el proyecto del Museo América Latina, mencionemos el Proyec- Hasta hoy es frecuente que los tecnó- Arqueológico y las galerías de arte del to Regional PNUD/Unesco de Patrimo- cratas de nuestros países, luego de visitar Banco Central inauguradas a comienzos nio Cultural, antes conocido como la capital mexicana, vuelvan obsesionados de la década de 1970. Este proyecto de- Proyecto Andino de Patrimonio Cultural. por la idea de copiar el Museo Nacional mostró ser una propuesta a la medida del Este proyecto, cuya sede se encuentra en de Antropología, olvidando que cada país hombre de nuestra región y de nuestras Lima, ha sido la fuerza propulsora de una tiene su propia dimensión, su propio pro- aspiraciones. El programa no se detiene serie de actividades en la región. N o sólo ceso histórico, sus propias aspiraciones, y en el museo y las galerías de Quito, sino ha incrementado la Organización de nue- que la finalidad del museo es conjugar to- que incluye además la creación de nuevos vos museos, estimulándolos y dándoles dos estos elementos. museos en otras localidades del país, el apoyo técnico, sino que también ha con- Hacer que los tecnócratas y las autori- establecimiento de misiones arqueológicas tribuido a reorganizar antiguos museos y dades administrativas se interesen por y el desarrollo de la investigación. a instaurar actividades de formación indis- procesos más simples y artesanales no es En Brasil, se puede citar como ejemplo pensables (véase el artículo de la p. 94). fácil, como tampoco es fácil encontrar de propuesta extensiva de organización el Las semillas de la nueva museología apoyo para preservar los museos y sus co- sistema de museos que está implantando han comenzado a germinar, aun si el lecciones. Obtener financiamiento para en Rio de Janeiro la Dirección General de tiempo de la cosecha no ha llegado toda- proyectos de prestigio, costosos y de en- Museos de la Fundación de las Artes de vía. Nuestros museos se están despojando vergadura, es y será siempre, en muchas ese estado. La actual dirección, sucesora de su apariencia carcelaria para ir adqui- regiones del mundo, más fácil que conse- de la Fundación Estatal de Museos, se está riendo poco a poco la calidez de las anti- guir apoyo para proyectos más viables y transformando de una agrupación de mu- guas ágoras. de dimensión humana. seos que funcionaban en compartimentos A pesar de ello, la idea del museo adap- estancos y sin vinculación con la comuni- tado a la comunidad se ha impuesto poco dad, en un sistema integrado que se apoya a poco y se está convirtiendo en un rasgo en dos áreas de acción prioritarias: preser- caraterístico de nuestra región. En el in- vación y desarrollo dinámico. En el área consciente colectivo de la región se ha de la preservación, el Departamento de abierto paso una reacción. También em- Museologia establece normas técnicas de pieza a manifestarse una preocupación inventario, conservación, mantenimiento constante por preservar el entorno cultu- de los museos y de sus colecciones, exca- ral y natural. vaciones y plan museográhco realizados Ahora, las colecciones de los museos por doce unidades museo-casa de cultura, son estudiadas en forma multidisciplinaria así como un programa de exposiciones y los objetos de la vida cotidiana son con- temporales que circulan en todo el estado. siderados dignos de preservación. Han En el campo del desarrollo dinámico, el surgido pequeños museos dedicados al programa de acción educativa estimula las origen de las comunidades urbanas y rura- actividades de las unidades, llama la aten- les, y comienza a aplicarse el principo de ción sobre las municipalidades que toda- descentralización de las colecciones de vía no poseen museos y se esfuerza por bienes culturales. Se ha descartado total- vincular el programa con la comunidad mente la idea de despojar a una comuni- local. A la cabeza de este proyecto se en- dad de las colecciones representativas de cuentra el Museo del Primeiro Reinado sus raíces. Se ha comenzado a adaptar las en la ciudad de Rio deJaneiro, que aplica colecciones al carácter especifico de cada los programas piloto y analiza los resulta- museo y al interés de la comunidad. dos. El proyecto poco a poco está llegan- Uno de los puntos básicos ha sido el do a todas las capas sociales, tanto del área establecimiento de programas de educa- urbana como rural, y creando vínculos ción no formal en los cuales el museo es entre el museo y las diversas comunida- utilizado como un sistema tridimensional des. de información. Los museos se desarrollan Otros proyectos muy importantes de con espíritu creador, y la ingeniosidad carácter extensivo y de integración comu- ocupa ahora el lugar del lujo y de lo mo- nitaria están siendo aplicados por el intere- numental. santc Museo del Hombre del Nordeste, Ecuador nos propone un excelente en Recife, Pernambuco, por el Museo ejemplo de desarrollo de una propuesta Dom Diego de Souza en el sur del país y
    • Aspectos d lu formución e Felipe Iacouture del personul Naci6 en hGxico en 1928. Realiz6 estudios de La República Argentina ha hecho obra Para el personal dedicado a la presenta- arquitectura en la Universidad Nacional de pionera en el terreno de la formación ción museográfica se elaboró una serie Autónoma de México de 1947 a 1952; École du de definiciones del trabajo del “museógra- universitaria sistemática de personal de Louvre, 1952-1955. Ha enseñado arquitectura en la Universidad Iberoamericana de la LiNAM, entre museos: a partir de 1922 instaura, en la fo”; así, se establecieron cinco cate- 1956 y 1959. Ha dado conferencias en el Facultad de Filosofía y Letras de la Uni- gorías desde A hasta E. Las personas hstituto Latinoamericano para la Conservacich de versidad Nacional de Buenos Aires, un pertenecientes a una categoría dada (ex- la Propiedad Cultural, México, 197 1-1 977. Fue curso destinado a formar personal técnico cluyendo la categoría A) eran automática- director del Museo de Artc e Historia de Ciudad de museos. El curso se siguió dictando mente consideradas como calificadas para Juárez, 1964-1970; jefe del Departamento de Museos Regionales, INAH, 1970-1973 ; director durante treinta y siete años. Con posterio- ejercer la tarea de la categoría siguiente. del Museo de San Carlos, 197J-1977; jefe del ridad aparecieron otras instituciones peda- De esta manera, mediante la tarea diaria y Departamento de Artes Gtáfïcas del Instituto gógicas con esta misma finalidad. Se algunos estudios complementarios, el Nacional de Bellas Artes, 1974-1977. Es director museógrafo puede aspirar a una mejor ca- cuentan actualmente cuatro instituciones del hluseo Nacional de Historia, México, desde KI año 1977. Ha efectuado tareas como arquitecto que proponen un total de siete programas lificación que le permitirá ascender en el restaurador y realizado diversas misiones para la de estudio de museología de niveles dife- escalafón. Unesco y la OEA. Ha participado en numerosas rentes. reuniones internacionales de expertos. Muchos países latinoamericanos se es- Dos enfoques de lu fortnución forzaron, o se esfuerzan todavía, por brin- dar formación sistematizada, como en el del personul caso argentino. Otros, en cambio, se han ¿Cuáles son los resultados obtenidos por inclinado por la formación en ejercicio, los enfoques o, mejor dicho, por los siste- en el seno de estructuras autónomas. Así, mas argentino y mexicano en la esfera de México inicia su trayectoria en materia de la formación del personal de museos ? formación en presentación museográíïca Cada uno de ellos presenta sus propios en 1934 con la creación del Museo Na- problemas, en particular aquél que deriva cional de Artes Plásticas en el que partici- de una actitud liberal: la dificultad consis- paron artistas de relevancia como Julio te en crear una escuela que ofrece diplo- Castellanos, y que marca, dicho sea de mas sin garantía de empleo. paso, el comienzo de una orientación de- Volviendo al caso argentino, podemos corativista en la actividad artística mexi- mencionar la Escuela de Museología. En cana. Tengo que referirme también a los 195 1 inicia sus cursos de nivel universita- esfuerzos realizados por el Instituto Na- rio con un plan de dos ciclos: el primero, cional de Antropología e Historia de dos años, formaba auxiliares técnicos (INAH) para conservar el carácter emi- de museos y el segundo, con dos años nentemente didáctico de las exposiciones, adicionales de estudio, licenciados en mu- respondiendo así a las necesidades de un seología. público no familiarizado con las discipli- El Instituto Superior de Perfecciona- nas antropológicas. miento Técnico y Docente en Museologia Curso de teoría de la fotografía en la Escuela de Conservación, Restauración y Si bien estas dos tendencias dentro de también ofrece formación a alumnos con Museologia en el centro nacional del la presentación museográfica llegaron a estudios secundarios, en las carreras de au- mismo nombre, Bogotá, 1980. ser antagonistas, una verdadera simbiosis xiliar técnico de museos y de museología. [Foto: Colcultura.] se operó en 1964 gracias al trabajo de Otra interesante posibilidad: los profeso- coordinación e integración realizado por res titulares pueden desempeñarse como un equipo de antropólogos y de arquitec- educadores en los museos siguiendo un tos dirigido por un coordinador dotado año de estudios. En América Latina, de una formación polivalente en historia como en otras partes, muchos docentes, del arte, arquitectura y antropología. Nu- pese a sus conocimientos, no saben sacar merosos elementos que sirvieron de base partido de los museos para mejorar la en- al desarrollo de la museografia mexicana señanza (en México, cada museo ha re- tomaron vida en un marco mucho más suelto el problema a su manera organi- práctico que teórico. zando cursos destinados a los maestros Más tarde fue necesario jerarquizar y para que éstos se familiaricen con los mu- organizar el trabajo de manera sistemáti- seos y aprendan a servirse de ellos en la ca, ubicando a los diferentes elementos tarea docente). profesionales según el nivel de conoci- La Escuela Superior de Conservación mientos y experiencia. Con ese fin se creó de Museos, propiciada por el Instituto la Comisión Escalafonaria del INAH. Argentino de Museología, inició sus cur-
    • Aspectos de la formación del personal 91 Tareas prácticas de restauración de una pintura mural en la iglesia de Santa Clara, como parte del cursillo de restauración de la propiedad cultural mueble. [Foto: Colcultura.] I SOS en 1972 y forma técnicos superiores a partir del bachillerato. Los estudios duran tres años. Queda por mencionar el Curso Nacio- nal de Museología dependiente de la Co- misión Nacional de Museos, Monumen- tos y Lugares Históricos que imparte cur- sos de tres años de duración para formar técnicos de museos históricos a partir de los estudios secundarios. Durante un cier- to tiempo, la Universidad de Luján im- partió una enseñanza análoga, pero tales cursos han cesado. En México, la enseñanza dispensada a partir de 1968 por la Escuela Nacional de Restauración del INAH en Churubusco forma licenciados en restauración. Esta enseñanza comporta un curso de forma- ción sistemática en museología, forma- ción indispensable puesto que estos profe- sionales tendrán que atender las coleccio- nes de los museos del INAH. Posteriormente, en 197 1, México comprendió la necesidad de impartir cur- tados miembros de la OEA. Así, ingresa- sos intensivos dado el auge de los museos ron como alumnos tanto museólogos en el país y la urgencia de preparar perso- como jóvenes estudiantes de secundaria. nal idóneo. Esta situación coincidió con D e ahí la necesidad de realizar un esfuerzo la creación del curso de capacitación mu- propedéutico y a la vez establecer un rase- seográfica que se llevó a cabo mediante un ro o nivel de enseñanza en el momento de convenio con la Organización de Estados conocer los antecedentes del alumnado. Americanos (OEA) . El curso duraría nue- Dentro de una política liberal, no des- ve meses, admitiría a becarios de la OEA, tinada especialmente al personal de las uno por cada país miembro de la organi- instituciones, en 1979 se creó en México zación, y se llevaría a cabo en la Escuela la maestría en museología en.la ya men- de Restauración del INAH. Durante nue- cionada escuela de Churubusco, que para ve años consecutivos, formó un total de entonces había adquirido el título de Es- 225 personas, entre ellas unos 40 mexica- cuela de Restauración y Museografia. En nos '. términos generales, se partió de la base de El curso tenía tres niveles: uno teórico considerar integralmente las técnicas del referido al museo visto a través de las trabajo museográfico desde la recolección, ciencias sociales, la psicología, la antropo- investigación, documentación, conserva- logía cultural y la pedagogía; un segundo ción y restauración para llegar a la presen- nivel de organización del trabajo museo- tación, explicación de la exposición, edu- gráfico, desde la investigación y documen- cación, difusión y, finalmente, a las técni- tación hasta la educación y acción cultu- cas de conocimiento del público para lo- ral, hacía hincapié en la presentación; un grar la comunicación. En segundo lugar, tercer nivel, en el que el alumno escogía se consideraron todos los dominios que se sus actividades según su propia vocación, prestan a un trabajo museográíïco: cos- se llevaba a cabo en los diferentes museos mología, geología, biología, ecología, pa- nacionales. leontología, paleontropología, arqueolo- Este panorama ordenado presentaba, gía, antropología cultural, etnografía, his- sin embargo, serios problemas de ejecu- toria, tecnología y arte. Me he permitido ción debido a que la escuela de Churubus- mencionar estos elementos porque deseo CO nunca pudo intervenir directamente en destacar la concepción a que se aspira en 1. Desgraciadamente, este curso está la selección del alumnado. Este en mu- México de una museografía integral al temporariamente en razón de chos casos era elegido por los propios es- considerar la cultura y el arte. problemas administrativos. [N. lu R.] de
    • 92 Felipe Lacouture Grupo de trabajo durante un seminario de perfeccionamiento interdisciplinario organizado por el SMU-FUNARJ en Rio de Janeiro. [Foto: O Edson Meirelles.] El trabajo de museólogo se concebía pues como el de un generalista capaz de coordinar una serie de técnicas y de cien- cias para el logro de su trabajo especifico. La maestría se organizó para egresados de diversas carreras relacionadas con el traba- jo del museo a partir del nivel de licencia- tura. Hasta el presente se han realizado dos sesiones y se prepara una tercera. Otras izzicìativas en el campo d l formación e u En otro artículo de este número (véase pig. 94) se describen los cursos de for- mación organizados en Bogotá por el Proyecto Regional PNLTD/Unesco de Pa- trimonio Cultural en colaboración con Colcultura. El objetivo de ese programa destinado a directores de museo consiste en suministrarles los elementos que les permitirán dictar a su vez cursos de for- mación en sus establecimientos respecti- vos. En lo posible, tienden a producir un La experiencia del Ecuador presenta un que sin embargo es indispensable. Este sa- efecto multiplicador. La situación impe- gran interés. El Instituto Tecnológico ber, en efecto, es esencial para el conoci- rante no permite esperar la finalización de Equinoccial creó la Escuela de Restaura- miento de los objetos y constituye, en un lento proceso de formación de perso- ción de Obras de Arte, Antigüedades y definitiva, la base misma del trabajo que nal de alto nivel universitario, en especial Museografía de Bienes Culturales. Se esta- se efectúa en los museos. si se tiene en cuenta que ese personal de- bleció un programa de nivel técnico de El Ecuador posee ochenta museos. Mu- berá luego presentarse en el mercado de tres años de duración, con la perspectiva chos de ellos han sido organizados gracias trabajo y correrá el riesgo de no ser em- de ser completado con dos años más y a la iniciativa privada en colaboración con pleado por los museos de la región. Ceder lograr el nivel de licenciatura. El interés el Instituto Nacional de Patrimonio Cul- a la tentación del liberalismo, abrir escue- estriba en que el programa abordó el pro- tural, de reciente creación, y con el Banco las y dar tiempo a que las situaciones se blema de la formación conjunta en res- Central del Ecuador, organismo estatal decanten desemboca a la larga, en el con- tauración y museografía. Cuando los estu- que desarrolla una extraordinaria activi- texto latinoamericano, en una increíble dios sean prolongados de dos años, los dad en el ámbito de la cultura (véase el pérdida de esfuerzos. Este resultado ha alumnos podrán escoger entre una y otra artículo de Sergio Durán, p. 84). En la quedado ampliamente demostrado en especialidad. Es preciso reconocer que el actualidad dependen de él tres museos: el otras esferas de actividades, aun cuando se interés que ejerce entre los alumnos la en- de Quito, el de Cuenca y el de Guayaquil tengan dificultades para hacer admitir esta señanza general de la museografía a me- y en un futuro próximo se abrirán otros realidad en países en los que el liberalismo nudo los aleja de la preocupación de ad- museos regionales en Esmeraldas, Amba- impregna todos los aspectos de la vida y la quirir un conocimiento cabal sobre la res- to y Loja. Como se puede ver, el contexto producción. tauración y la conservación, conocimiento es propicio para desarrollar la museología
    • Aspectos de la formación del personal 93 y las posibilidades de empleo del personal hacia la función humanizadora de los pe- Durante un cierto tiempo, la Universidad de Rio de Janeiro reservaba sistemáticamente un cierto egresado de la escuela. queños museos en los países en desarrollo número de becas obligatorias para los diferentes La Dirección de Museos y Monumen- y a la conquista de nuevos públicos. El estados, pero esta práctica ha cesado desde hace tos de Cuba ha creado una Escuela de segundo “módulo” destaca la función so- algunos años. El balance sistemático de los museos brasileños, que la asociación de miembros Museologia que forma personal destinado cial y humanística de los museos de arte y del ICOM-Brasil (Rio de Janeiro) efectuaba a trabajar en los museos. Estos han toma- de historia en los países en desarrollo. La anteriormente de modo regular, es realizado en la do un gran incremento al ofrecer al pue- duración total es de 375 horas además del actualidad por el Centro de Documentación Museológica ICOM-Brasil, cuya sede se encuentra blo los medios para una toma de concien- tiempo destinado para efectuar lecturas en Rio. Este balance demuestra desde hace mucho cia de su participación en el desarrollo so- inscritas en el programa. Finalmente, el que es preciso crear este tipo de enseñanza en cial y económico. La Escuela de Museolo- otras universidades del Brasil para poder subvenir tercer “módulo” se orienta hacia los mu- a la creciente demanda de los museos brasileños. gía de Cuba, de reciente creación, organi- seos de ciencias, industrias y técnicas, con Por otra parte, si la formación de nivel za heminarios de un semestre sobre temas 375 horas de curso más un cierto nú- universitario es excelente para los pequeños museos, para los museos de mediana importancia tales como animación cultural, museolo- mero de horas para lecturas programadas. y para las colecciones importantes es de más en gía y museografía general, catálogos e in- Es interesante observar que una even- más necesaria una especialización de nivel /I ventarios, conservación y restauración, tual política gubernamental (si el Estado universitario superior o de estudios universitarios superiores de museología para las personas filosofía marxista. Al término de sus estu- alentara, por ejemplo, los museos de cien- formadas en disciplinas afnes. La Dirección , dios, el estudiante de museología que ha cia o de industria) puede hacer variar la General de Museos de la FUNARJ se esfuerza por resolver este problema mediante la creación de realizado un trabajo satisfactorio está se- actividad de la escuela. La enseñanza aca- cursillos universitarios superiores y de seminarios guro de encontrar un puesto en un mu- démica presenta, pues, una elasticidad or- periódicos de actualización de conocimientos seo, lo que significa que la inversión con- gánica y funcional que permite tener en organizados con el ICOM-Brasil. Prepara a la vez la creación de un curso universitario superior que sentida para garantizar su formación no cuenta la política del país. AI mismo dispensará una maestría de museología.” habrá sido vana. tiempo, está concebida de modo tal que 3 . Como Grete Mostny lo ha subrayado: “Por Por último mencionaremos los cursos queden garantizadas las oportunidades de sobre todo necesitamos personal formado, capaz del Brasil, uno de ellos organizado por la trabajo de los egresados tanto en el traba- de aplicar las ticnicas. En muchos museos, la museografía es todavía improvisada y la Universidad de Rio de Janeiro, en el Cen- jo especifico del museo como en activida- conservación inexistente. Sin embargo, es también tro de Ciencias Humanas, y otro que se des de carácter docente. preciso tener en cuenta los peligros que presenta imparte en la ciudad de Bahía. En ambos la importación de modelos que no convienen a las En conclusión podemos. reiterar que en condiciones imperantes en la región o en el país. casos se trata de cursos de nivel universi- lo que hace a una actitud liberal en rela- Desputs de haber enviado personal al extranjero, tario que no están destinados exclusiva- ción con el funcionamiento de los cursos, varios países han constatado que los resultados eran negativos. La enseñanza había sido o mente a las personas que trabajan ya en en América Latina no se puede soslayar el insuficiente o inaplicable en el tercer mundo y el los museos. La universidad privada Esta- problema de la atención primordial a las equipo utilizado para la conservación, la ci0 de Sá organiza también cursos de nivel instituciones, en muchos casos de carácter presentación y el inventario era demasiado caro. Por otra aparte, el personal altamente calificado universitario para la formación de museó- urgente, ni olvidar la garantía de trabajo tiene serias dificultades para encontrar un empleo logos2. Por último, existen cursos en la para los que han seguido los cursos, dado en su país, lo que engendra frustración y ahoga el Fundación de la Escuela de Sociología de el esfuerzo humano y económico que to- espíritu creador. Muchas de estas personas buscan trabajo en otras esferas de interks y estin perdidas São Paulo, dependiente de la universidad das estas tareas representan para naciones para los museos.” de esa ciudad. Este curso de maestría para económicamente débiles y en proceso de Para R. C. Ebanks (Jamaica), “la mejor manera de resolver completamente este problema estudiantes de nivel universitario se reali- desarrollo3. consistiría en crear centros de formación y de za en tres interesantes ‘‘módulos’’; para reclutamiento regionales en los cuales las personas aprobar los dos últimos es necesario apro- 2 . Fernanda de Camargo-Moro ha observado formadas en el medio cultural local organizarían que “estos cursos, con todo, no logran subvenir a cursillos de capacitación y de reclutamiento bar el curso inmediato anterior. El primer todas las necesidades de unos quinientos museos perfectamente adaptados a las particularidades “módulo” ( 37 5 horas de curso) se orienta brasileños dispersos a travis de su territorio. culturales de la región”. Estos estudiantes preparan su diploma en museologia en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografia “Manuel del Castillo Negrete”, Mbxico, con una maqueta para un proyecto de exposición. [Fato: Felipe Lacouture.]
    • Alumnos del segundo curso regional para auxiliares dc museos rcalizan trabajos pricticos de diseño museológico. Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología de Santa Clara, Bogoti, Colombia, 1980. [Foto: Sylvio hiutal.] Sylvio Mutal Los cnrsos d mnseología e ~ Consejero tecnico en jefe y coordinador regional del Proyecto Regional PNUD/Llnesco de Patrimonio Cultural, Unva, Perú. organizadospor el PNUD, la Unesco y Colcnltnra J Uno de los objetivos del Proyecto Regio- tíficos sociales y educadores se abordaron nal PNUD/Unesco de Patrimonio Cultu- los problemas de la museología desde ral. que opera en Argentina, Bolivia, Bra- perspectivas conceptuales, técnicas y eco- sil, Colombia, Chile, Ecuador, Panamá. nómicas. Se definió el museo como “el Perú y Venezuela, es difundir informa- lugar donde es posible reconocer la obra ción acerca de diversas cuestiones relacio- del hombre y su relación con el medio nadas con la conservación y el valor actual ambiente”, y se afirmó que los museos se de los bienes culturales en tanto que fac- hallan integrados en el contexto socioam- tores de desarrollo. biental en el que operan. Como las opiniones de las personas que Teniendo en cuenta que la ciudad de colaboran en este número lo demuestran, Bogotá contaba con un centro de restau- la mayoría de los museos de la región su- ración, y que el gobierno de Colombia fre gravemente de la falta de infra- ofrecía su apoyo, se recomendó la crea- Sergio Durin Pitarque (segundo desde la derecha), director administrativo del Museo estructuras y de personal competente ne- ción de cursos de museología que ten- del Banco Central del Ecuador. rodeado de cesarios para Llevar a cabo una conserva- drían lugar en esta ciudad con un alcance otros museólogos que participaron en el cicin digna de este nombre y las tareas de regional. En este sentido, el gobierno de primer curso regional de museología para restauración y preparación de sus colec- Colombia suscribió con la Unesco y el directores de museos en Bogotá, 1979. [Foto: E. Tavcra.] ciones. PNUD un proyecto sobre desarrollo cul- Para llenar ese vacío en el panorama tural en el que se incluían actividades es- museológico de la región, a partir de peciales de museología. 1979 se crearon en Bogotá los cursos re- A fines de 1978 y comienzos de 1979, gionales de museología, ofrecidos por el colcultura organizó reuniones de trabajo Instituto Colombiano de Cultura (Col- con la Unesco y el P N U D dentro del cultura) y el Proyecto Regional PNUD/ marco del Proyecto Regional de Patrimo- LJnesco de Patrimonio Cultural. nio Cultural. En ellas participaron expertos nacionales e internacionales provenientes de distintos continentes, El curso regionah una reseEa a fin de elaborar la organización y el pro- Por invitación de Colcultura, el Proyecto grama de los cursos que se dictarían en Regional PNUD/Unesco de Patrimonio 1979-1981. Cultural organizó en Bogotá, en noviem- Para los cursos de 1979 y 1980, Col- bre de 1977, un coloquio internacional cultura obtuvo fondos adicionales prove- sobre museología y patrimonio cultural, nientes del Convenio Andrés Bello; el con la colaboración del Instituto Italo-La- Instituto Italo-Latinoamericano (IILA) tinoamericano (IILA). de Roma demostr6 su interés en apoyar En esta reunión, que congregó a mu- los cursos mediante el envio de profesores seólogos, arquitectos, antropólopos, cien- provenientes de Europa.
    • 95 Primer curso regio?zaZ bia), Claude Pecquet (Francia), Alfonso ron como conferencistas: Alfonso Castri- de rrzuseologíu, Bogotcí, 1979 Castrillón (Perú), Fernanda de Camargo- llÓn (PerÚ) , Grete Mostny (Chile) ,Jaime Moro (Brasil) , Felipe Lacouture (Méxi- Camacho (Colombia) Amada Ojeda ~ El primer curso regional, destinado al per- co), Eduardo Terrazas (México), Eduardo (Colombia), Gaë1 de Guichen sonal directivo y auxiliar de museos, se Porta (España), Sebastián Romero (Co- (ICCROM), Cecilia Alvarez (Colombia) , llevó a cabo entre octubre y diciembre de lombia), Omar Calabrese (Italia), Angel Guillermo Joiko (Chile), Beatriz Gonzá- 1979. Kalenberg (Uruguay), Danièle Giraudy lez (Colombia) , Regina Oter0 de Sabogal Participaron veinticuatro directores y (Francia), Lloyd Hezekiah (Estados Uni- (Colombia), Emma Araujo de Vallejo T,einticuatro auxiliares provenientes de dos), Regina Otero de Sabogal (Colom- (Colombia), Cecilia Coronel (Colombia) museos de Argentina, Bolivia, Brasil, Co- bia), George Schröder (Países Bajos). y Eduardo Serrano (Colombia). La parte lombia, Chile, Ecuador, Guatemala, PerÚ teórica se reforzó con prácticas especializa- y Venezuela. La participación de Centroa- CUHO illicial de cdpdcìtdción técnica para du- das, llevadas a cabo en distintos museos mérica se logró a través de la colaboración xiliares de museos. Los objetivos funda- de Bogotá. del Proyecto Regional PNUD/Unesco de mentales del curso consistieron en adies- esa región. trar al personal vinculado a los museos en -1 El programa de los cursos -dirigidos a las tareas propias de éstos, proporcionar personas que trabajan en museos de an- datos generales de museología y propiciar tropología, arqueología, historia y arte- el intercambio de experiencias. se elaboró teniendo en cuenta el proceso El curso tuvo una duración de ocho real que sigue el objeto cultural cuando semanas (del 23 de octubre al 1 5 de di- entra a formar parte de la colección del ciembre de 1979). Las conferencias y de- museo, es decir: catalogación y archivo; bates se centraron sobre temas como: con- CENTRO NACIONALCONSERVACION, DE conservación y preparación de especíme- RESTAURACION Y MUSEOLOG~A, Clara, Santa cepto e historia del museo; administra- Bogotá. Aspecto general del taller de nes; exhibición y museografía; comunica- ción de colecciones; museo y educación; pintura de caballete. ción y proyección social del museo. Estas presentación museográhca, etc. Participa- [Foto: Colcultura.] materias se complementaron con temas . como museo y cultura, e historia y con- cepto del museo. El plantel de profesores del curso regio- nal de museología estuvo constituido por especialistas en la materia procedentes de museos de América Latina, Europa y Es- tados Unidos. Curso de actzidlìzacìán bhica para directores de museos. Los objetivos del curso fueron los siguientes: a) determinar los niveles académicos y de experiencia de los direc- tores de museos en América Latina; b) discutir sobre los problemas más impor- tantes de los museos de América Latina; c) actualizar los conocimientos, por me- dio de la presentación de experiencias mundiales en el campo de la museología; d) presentar y discutir el diagnóstico de la situación actual de los museos de Colom- bia; e) difundir los cursos en el área lati- noamericana y del Caribe; y f, intercam- biar experiencias entre los distintos países. El curso tuvo una duración de dos se- manas (del 19 de noviembre al 1 .o de diciembre de 1979). Las mesas redondas y conferencias del curso se centraron en los siguientes temas: museo y cultura; pro- gramación del museo; planificación y or- ganización de museos; administración de museos; nuevos tipos de museos para el futuro; la semiótica aplicada al museo; ayudas visuales y comunicación en el mu- seo; el niño y el museo; y la seguridad en los museos. Entre los conferencistas, cite- mos a Marta Arjona (Cuba), Luis Lum- breras (PerÚ) ,Jorge Eliécer Ruiz (Colom-
    • 96 Sylvio Mutal Segundo curso regional de contó con un plantel de profesores co- tos de museo y los factores que afectan su lombianos, europeos y latinoamericanos estabilidad; c) dar a conocer normas míni- museología, Bogotú, 1980 que tuvieron a su cargo el desarrollo de mas de limpieza, manejo y almacenamien- Como el primero, el segundo curso regio- las siguientes materias: introducción a la to de piezas; d) impartir algunas nociones nal de museología tuvo lugar en Bogotá, museología; fotografía; diseño; psicolo- de didáctica que permitan la transmisión en la sede del Centro Nacional de Conser- gía; semiología; conservación y aprecia- de los conocimientos recibidos. vación, Restauración y Museologia de ción estética. El objetivo del curso fue En este curso, destinado a técnicos, Santa Clara. El seminario para directores y ofrecer al personal técnico de los museos auxiliares y conservadores, participaron administradores de museos sobre planifi- de la región una capacitación en el campo veintisiete becarios, provenientes de Boli- cación, financiación y organización de de la presentación de las exposiciones, a via, Colombia, Chile, Ecuador, Pení, museos se llevó a cabo del 6 al 17 de fin de que pudieran realizar trabajos en el Panamá y Venezuela. octubre de 1980; el taller para auxiliares área de la museografia y, al mismo tiem- Actuaron como conferencistas, entre técnicos sobre presentación y explicación po, actualizar el aspecto general de los otros, los profesores Agustín Espinoza, museográfica se realizó del 2 5 de agosto al museos en los que trabajan. Estuvo, pues, Felipe Lacouture y Rodolfo Vallin (Méxi- 17 de octubre de 1980. Los cursos conta- centrado en el diseño museológico. co); Emma Araujo de Vallejo, Jaime ron con el apoyo de la Secretaría del Con- Alfonso Castrillón (Pení) dictó un Moncada, Germán Téllez, Jaime Salcedo, venio Andrés Bello (SECAB). Participa- curso sobre teoría museológica, y Jorge Martha de Garay y Mireya Vallin (Co- ron en estos cursos -dictados por profe- Gutiérrez (Colombia) sobre prácticas de lombia), y Fernando Joiko (Chile). sores tanto colombianos como europeos y diseño; Macarena Agüero (Chile) disertó Las materias y asignaturas tratadas in- latinoamericanos- becarios provenientes sobre defmición de la figura modal relati- cluyeron: introducción al patrimonio cul- de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, va al visitante del museo; el curso de foto- tural; museología; control y seguridad en Costa Rica, Chile, Ecuador, Guatemala, grafía estuvo a cargo de Antonio Castañe- el museo; conservación de objetos y mo- Nicaragua, Panamá, PerÚ, Uruguay y Ve- da (Colombia) y el de diseño gráfico apli- numentos; factores de deterioro y dia- nezuela. cado al museo, a cargo de Claude Diete- gnóstico; prevención y conservación sim- rich; los profesores Cecilia Alvarez, Gui- ple; conservación de edificios; clasificación Seminario pura directores de museos. Los te- llermo Joiko, Darío Rodriguez y Martha y registro; almacenamiento y embalaje; mas del seminario para directores se cen- de Garay (del Centro Nacional de Con- didáctica. traron sobre áreas de planificación, finan- servación, Restauración y Museologia de ciación y organización de museos. Este Santa Clara) se ocuparon de la conserva- Algunas actividades curso se propuso tratar una serie de mate- ción. Se dispuso un programa de confe- rias de interés y utilidad para la actualiza- rencias para las dos últimas semanas, du- programadas para 1982 y 1983 ción de conocimientos de las personas que rante las cuales la arquitecta Franca Helg Bajo los auspicios del Proyecto Regional tienen a su cargo el destino de los museos mostró sus proyectos y el arquitecto Albi- PNUD/Unesco, con la colaboración de de la región, a fin de que, de regreso a sus ni los suyos propios sobre remodelación ASEM y SECAB, se realizará en Quito, países, pudieran poner en práctica los cri- de edhcios antiguos. Danièle Giraudy, en 1982 , un curso sobre educación y mu- terios de la museologia moderna. Los te- encargada del Departamento Infantil del seos * ; en Caracas, uno sobre el museo y la mas y áreas tratados durante el curso fue- Centro Georges Pompidou de París, desa- comunidad, y en Bogotá, otro sobre mu- ron: cuestiones legales y jurídicas aplica- rrolló temas relacionados con la educa- seología y Conservación. Para 1983 se ha das al museo, Gustavo Palomino Gómez ción en el museo; Claude Pecquet, pro- previsto realizar en Brasil un curso sobre (Colombia) ; financiación, , Manuel Espi- gramador de varios museos franceses, ex- el museo como centro de comunicación noza (Venezuela) ; maneras de obtener plicó el método de la programación em- cultural, y otras actividades especializadas fondos para museos, María Victoria Ro- pleado en el citado Centro Pompidou y en Argentina, Chile y Bolivia. bayo (Colombia) ; problemas de financia- en otros museos del mundo; Felipe La- El Proyecto Regional PNUD/Unesco ción, Sergio Durán (Ecuador) ; programa- couture disertó sobre las exposiciones iti- de Patrimonio Cultural auspicia también ción, Claude Pecquet (Francia) ; concep- nerantes, y la profesora Fernanda de Ca- el estudio sobre el diagnóstico de la situa- tos de organización en los museos, Fer- margo-Moro abordó temas generales de ción de los museos en todos los países de nanda de Camargo-Moro (Brasil) y Felipe museología, recurriendo a ejemplos brasi- la región, habiéndose ya realizado este es- Lacouture (México) ; el niño y el museo, leños. tudio en Colombia, Chile, Ecuador y Ve- Danièle Giraudy (Francia) ; criterios mu- nezuela. seológicos, Franca Helg (Italia). Actuó Tercer curso regional de como coordinadora del curso Alice Aguiar de Barros Fontes (Brasil). museología, Bogotú, 1981 A pedido de los participantes, el curso Del 17 de agosto al 2 de octubre de 198 1 se llevó a cabo en forma de debates y me- tuvo lugar, en la sede del centro nacional sas redondas. Las tardes se dedicaron a la de Santa Clara, el tercer curso regional de visita de distintos museos de la ciudad: museología. El tema de este curso fue el Museo del Oro, Museo Nacional, Museo adiestramiento técnico en conservación de de Arte Moderno y Museo Arqueológico, museos. Entre los objetivos de este curso lo que permitió evaluar de manera prácti- se pueden citar los siguientes: u ) brindar ca los criterios teóricos. algunos elementos metodológicos y técni- cos sobre conservación de las colecciones 1. En un pr6ximo número de Mtrserm se Taler paru uuxihwes téctiìcos de maseos. El y los edificios; b) impartir conocimientos publicad un artículo sobre el tema en el contexto taller para auxiliares técnicos de museos básicos sobre la composición de los obje- latinoamericano.
    • 9s Sylvio Muta1 Cuadro preparado por el Centro de Documentación de la Unesco-ICOM País OrpnizaciGn responsable Año de creación y Condiciones Programa Diploma o cetificado duración del curso de inscripción Argentind Instituto Argentino de 1972, Diploma de I . Museología; historia de la Conservador de museo. hluse6logos, Escuela Superior de 3 años estudios civilización; ciencias de la Conservadores de hluseos. secundarios. información; ciencias naturales; Macelo T. de Alvear 2084, estktica; museografía. 1 12 2 Bucnos Aires, 2. Exposición; organización y Tel.: 83-0621. administración; conservación y restauración: historia del arte; historia argentina; arqueología. 3 . Iluminación; arquitectura; antropología; etnografía; artes aplicadas; pedagogía. Escuela de Museologid, Facultad 1959, Diploma de 1. Introducción a la museología; Al final del I ciclo: auxiliar de Ciencia de la Información de I . ~ ' rciclo: 2 años estudios organizaci6n y administración; técnico de museos. Al final del k Universidad del Museo Social 2.0 ciclo: 2 años secundarios. cultura general; franc&. 2." ciclo: licenciado en Argentino. 2 Conservación y restauración; práctica museología. Av. Corrientes 1 7 2 3 . museográfica; lengua y civilizacih Buenos Aires. francesa. 3 . Historia de la ciencia; sociología; historia del arte; pedagogía. 4. Historia americana; historia del arte, arqueología; artes aplicadas; museografia. Instituto Superior de 1063 Diploma de 1. AumLLzr timim: 2 años. Perfeccionamiento Técnico estudios Museologh y museografía: Docente en Bibliotecología y secundarios. consemci6n y restauración: historid hfuseología, dependiente del de la civilización y de la Argentina; Ministerio de Educación de la idiomas; trabajos prácticos de provincia de Buenos Aires. museopfia. Diagonal :t entre d e s 5 y 4 3 , 2. zí~~5~~/0go:I año despuCs de los L Plara. a estudios de auxiliar técnico. Arqueología, historia e historia del arte de América y de la Argentina: artes aplicadas; ciencias naturales: museología, idiomas. de 3 . pir~oual ienicio educativo: 1 año. Pedagogía de la museología, ciencias naturales; tknicas de la comunicación; prehistoria y arqueología americanas; folklure; psicología social: historia del arte; evolución cultural de la Argentina. Curso nacional dc museología, 1973, Diploma de 1. Museologia y museografía; historia; Especialización en museografía Comisión Nacional de Museus, 3 años estudios sociología; educación; arquitectura; hist6rica. Monumentos y Lugares secundarios. administración. Hist6ricos. 2 . Trabajos pristicos de conservación; anmisis químico y físico: fotografía. 3 . Arqueología; iconografía; numismitica; heráldica; folklore; terminoloeía naval v aeroniutica. Bolivid Instituto Boliviano de Cultura, 1978, Diploma de la Conservación de pinturas de caballete; Certificado de asistencia hfuseo Colonial, bajo los 4-6 meses Escuela de Bellas pintura mural; piedra: madera. auspicios del Proyecto Regional Arces. Pinrores c, PNIID/lJnesso de Patrimonio escultores. Cultural. La Paz,.
    • Los cursos de museologia organizados por el PNUD, la Unesco y Colcultura 99 País Orgmización responsable Año de creación y Condiciones Programa Diploma o certificado duración del curso de inscripción Brasil Escuela de Bellas Artes, 2 años Alumno de la Conservación de cuadros. Universidad Federal de Bahía. Escuela de Bellas Bahía. Artes. Curso de museología, 1977, Diploma en alguna 4 unidades sobre: historia de los Universidad Federal de Paraíba, 360 horas disciplina museos; organización; tipología de los CCT-DSH Campina Grande relacionada con la museos; problematica regional; Paraíba. actividad de los adquisición; canlogación; conservación Centro de Ciencias e Tecnología, museos. y restauración; comunicación; UFPb, Campina Grande, Paraíba. exposición. AhlICOhl (Asociación de los 1977, Certificado. Museología general (historia, historiz Certificado. Miembros del ICOM/Brasil). seminario de del arte, historia natural, antropología, Avenida Ataulfo de Paiva museología de 4 ciencia y ttcnica); administración y n.O 1079, Rio de Janeiro, semanas, 2 veces organización; documentación; Tel.: 794-1946. por año investigación; arquitectura y equipamiento; exposición; conservación; educación. Curso de museo, Universidad de 1952, Primer y segundo Historia de los museos; legislación; Formación de nivel Rio de Janeiro/Cursos de 4 años ciclo del administración y organización; registro universitario (licencia) en museología de la UNIRIO. secundario; e inventario; arquitectura; prqsentación; museologh. Rua Xavier Sigaud n.0 290, conocimiento de 2 conservación. Rio de Janeiro. idiomas extranjeros. Dirección General de hiuseos 2 años. Cursillos Museología; historia; historia del arte; Certificado de ciencias y de la Fundación de las Artes del universitarios historia natural; conservación y tkcnicas. estado de Rio de Janeiro superiores y restauración; antropología. Cursillos (FUNARJ). seminarios universitarios superiores y seminarios Avenida Portugal n.o 644, periódicos de periódicos de actualización de CEP 22291, Rio de Janeiro, actualización de conocimientos organizados con Tel.: 295-1996. conocimientos ICOM-Brasil. organizados con ICOhl-Brasil. Escuela Nacional de Bellas Artes, 2 años Alumno de la Conservación de cuadros. Teoría y Universidad Federal de Rio de Escuela de Bellas práctica. Janeiro. Artes o examen Rua Araujo Porto Alegre, Rio de admisión. de Janeiro GB ZC 21. Laboratorio de conservación, 22 meses 2 años de estudios Conservación de materiales Certificado. Museo Nacional de Bellas Artes. (1.600 horas) universitarios en arqueológicos y de cuadros. Av. Rio Branco 199, Rio de física o química o Janeiro GB ZC 2 I . certificado en bellas artes o en museología. Fundación Escuela de Sociología Nivel universitario. Tres unidades de valor especializadas: Certificado de especialización, y Política de São Paulo 1. Pequeños museos; maestría. (institución complementaria de 2 . Museos de arte y de historia; la Universidad de Sä0 Paulo). 3 . hiuseos de ciencias y ttcnicas. Rua General Jardim 522, São Paulo CEP 01223. Tel.: 256-4673, 256-1552. Chile Ministerio de Educación Pública, 1968, Certificado de Ciencias naturales; conocimiento de Certificado de preparador (2 Museo Nacional de Historia 3 años estudios materiales; conservación; preparación; años de estudios). Certificado Natural, Centro Nacional de (24 horas secundarios. museologia; museos regionales; en museología (3 aïos de Museología. semanales) presentación; documentación. estudios). Casilla 787, Santiago de Chile. Museo de Bellas Artes, Santiago 1978, Egresados de una Conservación de pinturas de caballete; Certificado de asistencia. de Chile, bajo los auspicios del 4-6 meses escuela o academia pintura mural; madera; piedra. Proyecto Regional de bellas artes. PNUD/Unesco de Patrimonio Experiencia como Cultd. pintor o escultor. Facilidades de admisión para el personal de museo, funcionarios y docentes. Colombia Instituto Colombiano de Cultura 1978, Ser director de un Seminarios de corta duración sobre (Colcultura) y Acuerdo Andrks corta duración. museo signatario de tema específicos. Bello, Escuela Regional de la Convención A. Cursos de actualización de Museología. Andrés Bello o conocimientos para directores de Bogoti. integrante del museo: 2 semanas. Antropología; Proyecto Regional sociopsicología; ciencias de la edu- PNUD/Unesco. cación; museografía; organización Diploma y administración. universitario. B. Cursos de capacitación profesional para personal ttcnico: 8 semanas. Documentación; conservación; museogrdfía; tknicas educativns.
    • IO 0 Sylvio Mutal Pais Organización responsable Año de creación y Condiciones Programa Diploma o certificado duración del curso de inscripción Cuba Dirección de Museos y 1979, Museologia y museognfía general; Monumentos, Escuela de cjmeses catalogación y clasificación; Museologia. conservación y restauración, filosofía La Habana. marxista. Ecuador Dirección del Patrimonio 1978, Egresados de una Conservación de pinturas de caballete; Certificado de asistencia. Artístico Ecuatoriano, bajo lus 4-6 meses escuela o academia pintura mural; piedra; madera. auspicios del Proyecto Regional de bellas artes. PNUD/Unesco de Patrimonio Experiencia como Cultural. pintor o escultor. Convento San Agustin, Quito. Facilidades de admisión para personal de museo, funcionarios y docentes. Escuela de Restauración, 3 años Restauración y museografíz Antigüedades y Museografia, Instituto Tecnico Equinoccial. Honduras Instituto Hondureño de Antropulogía e Historia. Vila Roy, Tegucigalpa. México Universidad Iberoamericana. 1979, Curso sobre el trabaio y el papel de los Avenida de las Torres, Mbxico 2 horas semanales museos en In sociedad, destinado a D.F. durante 2 semestres estudiantes de humanidades. acadimicos Escuela Nacional de 1978-1979 Diploma Cursos sobre la recolección de objetos; biaesrrh en museologia Conservación, Restauración 1- universitario en investigación; conservación; (maestro en museología) Museogra-dfía ”Manuel del Castilk) alguna disciplina presentación; difusión: evaluaciirn; Negrete”, IN AH-SEP. relacionada con las catalogación; documentación; Centro Churubusco, actividades de los restauración; interpretación, educación; Ex-Convento de Churubusco, museos (historia comunicación. Xicothcatl y General Anaya, del arte, Coyoacán 2 1, D.F. arqueología, antropología, arquitectura, historia natural, diseño). Museo Nacional de Historia. 19x0, Cursos destinados a enseñar a los Bosque de Chapultepec, M6xico, 8 sesiones docentes de las escuelas a utilizar los D.F. recursos ofrecidos por los museos para mejorar sus cursos sobre historia A r MCwiro Pení Instituto Nacional de Cultura. 1977, Egresados de una Conservacirh de la pintura y la Certificado. Convento de Santo Domingo, 1 meses escuela o academia escultura. Apt. 775, Cuzco. de bellas artes. Experiencia como pintor o escultor. Facilidades de admisión para el personal de museos, funcionarios y docentes. Museo Nacional de Antropulogia 1977, Arqueólogos; Conservación de textiles precolom- Certificado de asistencia. y Arqueologid. 1 .a parte: 1 2 conservadores; hinos. Plaza Bolivar s/n, Pueblo libre, semanas artesanos textiles. Lima21. parte: 5 meses República Centro Taller Regional de 1979 Personal de Técnicas de restauración de documentos Dominicana Restauración y Microfilmaci6n 30 días archivos y de grficos. de Documentos para el Caribe y bibliotecas de la 1. Definición de los bienes culturales. Centroamhica. República 2. Historia del documento gr;dfic~. Calle Modesto Diaz n.o 2 , Dominicana y de 3 . Preservación del documento g d í c o . Santo Domingo. otros pabes del 4. Restauración de documentos grificos. Tel: 5 3?-2500/0)3/09. Caribe. 5 . Alteración de documentos g’.ificos.
    • IO1 OPINION Ø b Cìen años d soleddd? e El inter&que el ICOM acuerdu al desarrollo mente Aloisio Magalhaes, son todavía es- de los museos en Anzérica Lutina y el Caribe casos. En mi opinión, la causa principal remonta u losprimeros tienpos de estu orguni- de esta situación reside no tanto en la in- zuiión. Con ocasión de su 12.a Conferencia suficiencia de personal calificado como en General que se reulizó en México, el ICOM la falta de estímulo profesional que se les reanudb ìos intentos de fortalecer su presencìu prodiga, punto en el que mi opinión n esa región y de buscar nuevos adberentes, a coincide con la de Roderick Ebanksz. Los fornzulando u¿ misnm tiempo el deseo de que el museólogos simplemente carecen, salvo secreturiado en Purfi y el personal de los mu- contadas excepciones, del estatuto profe- seos de la región aunuran sus esfuerzos en sional que demandan, y su función no se fuzior de la causa que les es común. halla equiparada con la de los educadores Alponer de relieve los aqectospurticulares e investigadores del mismo nivel. Este es de un problem nzundial +I papel todat4u el aspecto más visible, a nivel individual, insz@ciente de los museos en lus políticas de de los problemas estructurales señalados desarrollo cuìtural-, este número de Mu- en el artículo de introducción de este nú- seum ìnientu ser unu especie de manifiesto en mero. El origen de estos problemas reside favor de lu cooperación internucional entre en que los museos son virtualmente igno- museos. Por ello, nuestra revistu ha solicitado rados en la definición de las políticas cul- la opinión de Luis Monreul, cuyas reludones turales y en que no se les reconoce su con los museos lutinoumeriunosno bun cesado papel en la gestión del patrimonio y en la de mllltiplicurse a lo Iurgo de estos últinzos satisfacción de las necesidades culturales años. Obserz.ador altamente calificado, Luis de una nación. Monreul bu exuniinado los urtículos reunidos en este número de Museum y bu fomnulado MUSEUM2 Considera que los conceptos sus opiniones no solunzente como secreturio ge- subyacentes en esas políticas son restric- nerul del ICOM sino, sobre todo, e~ tanto que tivos ? colegu y amigo de los profesionales de los mu- seos latinoamerìcunos. LUIS MONREAL: Ciertamente. Así, la no- ción oficial de “patrimonio” se limita casi MUSEO LA SOCIEDAD DE HISTORICA DE MUSEUM ¿Podría usted evaluar los pro- siempre a los testimonios artísticos o ar- CARRIACOU, Carriacou (Granada). queológicos. Las manifestaciones vivien- Vitrinas artesanales destinadas a objetos gresos realizados a partir de la mesa re- donados. donda de Santiago de Chile de 1972 que tes de la cultura popular son en buena [Foto: Sociedad Histórica de Carriacou.] se ha convertido para muchos de nuestros parte dejadas de lado, en razón, probable- colegas de América Latina en una referen- mente, de las implicaciones políticas que cia importante? comportaría su reconocimiento. Es preci- so definir de manera más audaz el patri- latinoamericana&y fuera de ellas. Como LUISMONREAL: primer lugar debo de- En monio cultural teniendo en cuenta la for- ya es el caso en Cuba, en Brasil y en la isla cir que no estoy en condiciones de proce- mulación de las políticas y su ejecución, Carriacou, los museos deben responder a der a una evaluación detallada. Soy un la real interdependencia entre las obras del las necesidades de las pequeñas comunida- observador exterior y me cuidaré de for- hombre y el medio ambiente. El mismo des que desean preservar y afirmar su mular un juicio de conjunto. Me parece, problema existe en varios países africanos, identidad. Piense en el poblado de Ma- sin embargo, que se progresa muy lenta- es decir, la contradicción entre “identidad condo en la novela de Gabriel Garcia mente. En el terreno conceptual, se ha cultural”, restrictivamente formulada por Márquez Cien &os de soledad como en un avanzado poco desde la reunión de Santia- el Estado, y la forma en que ocasional- modelo de estas microcomunidades de go, y lo menos que se puede decir es que mente sienten su identidad millones de América Latina. i Todos los Macondo del la realización de las grandes ideas innova- personas, particularmente aquéllas que vi- mundo reclaman su museo ! doras es decepcionante. Las novedades re- ven en un medio rural. Esto nos condujo volucionarias en los museos de América a evaluar hasta qué punto es artificial el 2 MUSEUM:De qué modo tomar correcta- Latina remontan a la década de 1960: lenguaje que emplean los museos en esos mente en cuenta estas necesidades ele- pese a los defectos que algunos parecen países en desarrollo, pues no se lo puede mentales, por ejemplo en lo que se refiere inclinados a atribuirle, el Museo Nacional percibir sin referencia a criterios exteriores a la reunión de las colecciones y a su con- de Antropología de México es todavía a la población. Es tan difícil que ésta pue- servación ? una realización de vanguardia. Los mu- da acceder a las colecciones como difícil es seos pluridisciplinarios, insertos en un explicárselas en términos comprensibles. 1. Véase p. 8 0 . medio rural’ de los que habla muy justa- Es un problema esencial en las ciudades 2 . Véase p. 8 2 .
    • > 102 Luis Monreal LLJIS MONREAL:Digamos que existen pecializadas, en materia de animación cul- sea directamente, ya sea mediante canales muy pocos ejemplos de políticas locales tural por ejemplo. Acabo de escoger este que dejen a la institución su propia capa- que respeten las normas de lo que llama- aspecto a propósito: para subrayar hasta cidad de decisión, autonomía indispensa- ría la “herencia familiar”. En el plano na- qué punto es inútil hablar de servicios co- ble para progresar4. Todo esto está lejos cional, sólo algunos estados han empren- munitarios si no existe el personal que de ser un desafío imposible: existen enor- dido un esfuerzo sistemático para reunir pueda cumplirlos. Pero se podrían citar mes reservas de buena voluntad -por colecciones fundadas en un conocimiento otros ejemplos: la planificación y la arqui- parte de los políticos, de la administración global de su patrimonio. ¿Por qué? Evi- tectura de los museos cuando, paradójica- y de los ciudadanos- que sólo hay que dentemente, por falta a la vez de una vi- mente, esa parte del mundo produce al- poner en práctica. Las organizaciones sión de conjunto y de medios. Por las gunos de los mejores especialistas en ese internacionales deben asociarse a estos es- mismas razones, los profesionales de los terreno; igualmente en lo que respecta a fuerzos. La OEA y otras organizaciones ya museos están muy poco habilitados para las técnicas de exposición. Sin duda un han lanzado acciones en favor de los mu- proteger todo lo que no sea de su incum- país como México, tal como lo expresa el seos, pero el Banco Mundial se muestra bencia directa, persiguiendo, por ejemplo, artículo de Felipe Lacouture, es capaz de todavía reticente. Todavía no se han ex- el tráfico ilegal. 2 Cuántos directores de dispensar cursos de un nivel muy alto. plotado íntegramente las posibilidades de museos arqueológicos en América Latina También existen en Bogotá. Pero al fin de la Unesco en materia de prefinanciamien- participan de las comisiones encargadas de cuentas todavía no son sino gotas de agua to. Y existen otros canales que las perso- proteger las obras culturales o de extender en el mar. La falta de puestos es acaso más nas que trabajan en los museos de la re- autorizaciones para las excavaciones ? grave todavía. Argentina, para citar un gión parecen ignorar totalmente: la atri- 2 Cuántos etnólogos de profesión están ejemplo, posee cuatro escuelas de museo- bución de becas y de ayudas diversas a la encargados de la coordinación de los in- logia, que forman a unos cien diplomados enseñanza, costosas pero de un gran efec- ventarios nacionales o, por lo menos, aso- por año, pero no puede ofrecerles más de to multiplicador, por la SIDA en Suecia, ciados a las campañas de salvaguarda de una decena de empleos. íNo quiero con por ejemplo, o por otras instituciones pú- las riquezas nacionales ? No existe todavía ello decir que sería menester abrir museos blicas en Canadá, Francia, República Fe- una organización satisfactoria de las res- simplemente para emplear a desocupados ! deral de Alemania, Estados Unidos y en ponsabilidades, en parte, claro estb, por- La buena vía es la de Cuba, que ha sabido numerosos países industrializados. Ade- que no se han podido crear bastantes ajustar la formación y las ocasiones de más, para que no se me acuse de prejuicio puestos para el personal calificadoJ. empleo. Pero en total, los museos del “neocolonialista”, diré: 2 qué pasa con los En materia de conservación, es eviden- continente deben estar en un 80 por cien- países ricos de América Latina ? No se te que el problema número uno reside en to por debajo de sus necesidades en perso- los podría convencer de hacer también la falta de infraestructuras, sobre todo de nal. La relación entre el número de perso- algo para ayudar al desarrollo de los mu- laboratorios y de establecimientos de en- nas capacitadas y el de los objetos conser- seos en el conjunto de su región? señanza. Ciertamente, existen bastantes vados, o el total de metros cuadrados de Un solo ejemplo bastará para demos- excepciones de las que este número de exposición, es seguramente muy escaso. trar que la situación es grave y que debe iMuseum se hace eco; ¿pero qué sucede en ser modificada con toda urgencia. Perú, los museos y en los países que no tienen MUSEUM: Ello se debe a la falta de crédi- posee más de cincuenta mil sitios arqueo- esta suerte? Las necesidades en este terre- tos. Sin embargo, los ejemplos dados en lógicos identificados -y esto es sólo la no nunca podrán ser satisfechas mediante los articulos sobre el financiamiento, ade- parte visible del iceberg- y solamente los únicos medios provistos por las insti- más de otros casos de museos creados gra- treinta y seis museos nacionales, regiona- tuciones o los estados. La única solución cias a iniciativas casi íntegramente priva- les o locales, con un personal que no so- reside en la cooperación multilateral, a das, nos permiten abrigar un cierto opti- brepasa en su totalidad las ciento cincuen- condición de que esta cooperación dé mismo. ta personas. Millones de objetos yacen pruebas de imaginación. Las organizacio- bajo tierra, expuestos a la codicia de los nes internacionales, tales como la OEA o LUIS MONREAL:El ICOM termina en “huaqueros”, o se hallan en zonas sin nin- la Unesco, deben reconsiderar, continente este momento un estudio económico a gún control o utilizadas para el cultivo, la por continente y región por región, su pedido del Fondo Internacional para el industria, las obras públicas o el turismo. evaluación de los medios existentes para Desarrollo de la Cultura. Este estudio Por otra parte, lo que aún queda de patri- poder repartir mejor y aumentar su ayuda. muestra que en América Latina, como en monio viviente está amenazado por las cualquier otro lugar del tercer mundo, el tecnologías foráneas y por las produccio- M~JSEUM: verdad; pero esta evaluación Es financiamiento de los museos es esencial- nes masivas que alteran rápidamente y de debería tener en cuenta tanto las capacida- mente público y que no puede ser de otro modo irreversible todas las formas de la des humanas como los recursos materia- modo. Hasta ahora, el aporte privado es vida tradicional. La distancia entre la he- les. ,:No cree usted que casi siempre se ha muy limitado. En Ecuador, el artista Os- rencia que pide ser rápidamente salvada y subestimado la falta de personal correcta- Waldo Guayasamín ha abierto un museo a los medios -humanos, técnicos o finan- mente formado ? partir de su propia colección arqueológica c i e r o s de que disponemos para esta ta- y, en Quito, la Fundación Hallo está ter- rea es absolutamente desoladora. Cada LUIS MONREAL: Refiérase al inventario de minando de transformar en museo algu- día, a cada minuto, una parte significativa lo que existe como medios de capacita- nas antiguas casas. Esta Última realización del patrimonio humano desaparece para ción (véase el cuadro de la p. 9 8 ) y los es apasionante en todos sus aspectos aun siempre. hechos hablarán por sí mismos. Los esta- cuando a escala modesta. ¿Pero cuántas 3 . Véase el artículo de R. Torres de Aráuz blecimientos de buen nivel en museología realizaciones de este tipo podemos espe- sobre el tráfico ilícito de las obras culturales, p. 134. general son raros; sin hablar de aquéllos rar ? Como ya lo dije, al Estado le incum- 4 . Vbnse los artículos sobre los problemas de que pueden dispensar formaciones más es- be la tarea de desarrollar los museos, ya financiamiento, p. $5.
    • ALBUM El arte rupestre Niède Guidon En toda América, desde Alaska hasta la y estrecho en el sur. Gracias a su relieve, Nació en Jau, estado de São Paulo, Brasil. Patagonia, se encuentran manifestaciones que comprende zonas situadas a nivel del Diploma& en historia natural, zoología, biología y física por la Univesidad de São Paulo. En 1961 del arte rupestre: pinturas o incisiones. mar así como las cumbres nevadas de los asiste a un curso de prehistoria t n la Sorbona. A Las zonas geográficas en las que no hay Andes, presenta multitud de climas y ni- partir de 1966 realiza tareas de investigación para testimonio de este arte corresponden a te- chos ecológicos, variedad que se refleja en el CNRS (Centre National de la Recherche rrenos sin formación propicia -grutas, las manifestaciones culturales, entre ellas Scientifique), París, bajo la dirección de cuevas, afloramientos rocosos- o a zonas el arte mural rupestre. A. Laming-Emperaire, en el hiuseo del Hombre. Paralelamente, a partir de 1970, realiza tareas de que no han sido exploradas. En Brasil, las investigaciones han arro- excavación en Brasil y se especializa en el arte Algunas regiones han sido consideradas jado las fechas más remotas para pinturas rupestre. Obtuvo al doctorado de tercer ciclo durante largo tiempo como puntos cul- prehistóricas americanas (de 17 .o00 a sobre pintura rupestre brasileña (1975). minantes del arte mural rupestre en Amé- 14.000 años B.P.'). Los conocimientos Consultora ante la Unesco para un proyecto de salvaguarda del sitio arqueológico de Salto rica. Gracias al desarrollo de las investiga- sobre el arte mural rupestre de este país Grande; profesora adjunta de la Escuela de Altos ciones arqueológicas, algunos hallazgos han progresado muy rápidamente, sobre Estudios de Ciencias Sociales, París, a partir de han permitido demostrar que el fenóme- todo desde finales de la década de 1960 al 1976. Desde esta fecha es arqueóloga en jefe del no estaba mucho más extendido de lo que influjo de la creación de varios centros uni- proyecto franco-brasileño del Piauí y. a partir de se pensaba al principio y que algunos de versitarios de investigación prehistórica. 1978, asesora de investigación en la Universidad Federal de Piauí, en Teresina. los nuevos lugares eran mucho más im- Se están llevando a cabo varios proyec- portantes que los sitios consagrados. tos de investigación para intentar recons- La disparidad de los medios utilizados, tituir en su integridad los contextos las diferencias existentes entre los equipos culturales a los cuales pertenecen las inci- de investigadores y el hecho de que en siones o las pinturas. Los proyectos más algunas regiones las búsquedas hayan sido importantes son los consagrados a los es- conducidas exclusivamente por aficiona- tados de Goiás, Minas Gerais y Piauí. En dos hacen que nuestros conocimientos ac- este Último estado, ha sido posible esta- tuales sobre el arte rupestre americano no blecer la relación del arte rupestre con po- sean muy coherentes y, sobre todo, que blaciones de cazadores; en efecto, al esta- sean muy irregulares según los países o las blecer que había pedazos de paredes roco- zonas. sas con trazos en ocre rojo que databan de 17.000 años atrás, se pudo seguir la evo- I Los conocimierztos lución de estos cazadores y su arte hasta Entrada de caverna (Extrema II), Brasil. unos 5 .O00 años B.P. El arte de los agri- ~i~~~~humanas y ctrvidos. La piedra está de que dispo;lzemos cultores aparece alrededor de 3 .O00 a dañada por la acción de las termitas. Este inmenso continente ofrece los aspec- 2.000 años B.P. [Foto: Niède Guidon.] tos geológicos y geomorfológicos más va- 1. B:P. es la abreviatura de Geforeprejerit. Los Entrada de caverna (Pajau), Figuras riados puesto que su extensión va desde humanas alrededor de un irbol Y c&~idos. especialistas de la prehistoria han decidido utilizar los 12 O de latitud norte hasta los 5 7 o de este modo de datación en lugar de referirse a la La superficie de arenisca se descascara. latitud sur, siendo muy ancho en el norte en cristiana o a cualquier otra era. [Foto: Niède Guidon.] V
    • I04 Nitde Guidon En Argentina, desde el extremo norte la vida del hombre prehistórico y una i Qué peligros umenuzan del país hasta la Patagonia, existen pintu- fuente inestimable de datos cuando se in- u los sitìos rupestres ras y grabados. Las clasificaciones propues- tenta reconstituir su vida cotidiana” tas datan de principios de los años cin- Tomemos el ejemplo de la tradición de Anzérica Lutina ? cuenta y han perdido vigencia. Nos resul- Nordeste en Brasil. Las pinturas represen- Existen dlferentes categorías de amenazas, ta por tanto imposible suministrar una vi- tan escenas en las que participan figuras unas derivadas de la acción destructiva del sión de conjunto para este país. Como en zoomorfas, antropomorfas y geométricas. hombre, voluntaria o no, y otras de orden el Brasil, en Argentina se encuentran Estas escenas comportan temas bastante natural. Desde el siglo pasado, en regio- figuras humanas y zoomorfas junto a re- claros y se pueden relacionar con ceremo- nes habitadas como las de Lagoa Santa en presentaciones geométricas denominadas nias y danzas, o puede tratarse de escenas el estado de Minas Gerais, Brasil, casi to- “signos” en la literatura especializada. Al- sexuales, partos, escenas de caza. Es posi- dos los sitios han sido destruidos, parcial- gunos autores más recientes tratan, aun- ble profundizar la investigación para mente deteriorados o estropeados. En el que sin gran funclamento’ cientifco, de interpretar las escenas. Podemos asegurar caso de sitios descubiertos en regiones que agrupar los estilos antiguos en tres etapas: que estos cazadores no conocían el arco, hasta entonces estaban aisladas, preserva- arcaica, intermedia, tardía. La primera eta- sino que cazaban el jaguar con hondas y das de la expansión industrial, donde no pa dataría de unos 9.000 años B.P. y las jabalinas, como lo demuestran las repre- hay carreteras, se constata que su descu- otras se van escalonando en el tiempo (se sentaciones, mientras que a los armadillos brimiento da la señal de alarma. Es el caso encuentran pinturas rupestres que repre- los apaleaban. por ejemplo, de la región de São Raimun- sentan al invasor español). Para el investigador, éste es el rasgo do Nonato, en Brasil: diez años después En Chile se encuentran figuras antro- más importante del arte rupestre: su utili- del descubrimiento de pinturas rupestres pomorfas, aunque preponderan los graba- dad como fuente de datos para completar y tres años después de la construcción de dos geométricos. Los autores no propo- la reconstitución de la vida del hombre carreteras pavimentadas, debido a que no nen actualmente ninguna clasificación de prehistórico. se tomaron medidas previas de protec- conjunto, ninguna fecha segura. En cam- N o cabe duda de que podemos atribuir ción, los sitios de fácil acceso, es decir, los bio, en el Pení, las excavaciones han per- a ciertas pinturas o incisiones prehistóri- visitados por curiosos y turistas “incivili- mitido obtener la fecha de 9.500 años cas de América adjetivos relacionados con zados”, muestran pinturas a medio des- B.P., pero no hay vínculos evidentes en- una apreciación condicionada por nues- truir o muy deterioradas. Los turistas res- tre las capas fechadas y las pinturas que tros criterios de referencia artística: trazo quebrajan la roca para arrancar fragmen- representan hombres armados y caméli- perfecto y esmerado, sencillez, dureza de tos pintados y llevárselos como “recuer- dos. Estos motivos son los más frecuentes las líneas, riqueza en la manera de tratar la do”. El gres de que están compuestos es- en la pintura, mientras que los grabados figura, creatividad, movimiento marcado, tos sitios se desmorona y se deshace en en su mayor parte son geométricos. expresión de sentimiento, etc. arena. Las escasísimas piedrecillas con En la selva ecuatorial de Colombia, en Por otra parte, hay también un aspecto figuras pintadas son también objeto de inmensos bloques aislados se observan que no se debe descuidar: el que se refiere destrucción masiva: algunos visitantes pinturas que representan imágenes zoo- al desarrollo económico de la región. El han llegado a arrancar la piedrecilla del morfas, antropomorfas y geométricas. En arte rupestre aparece a menudo en zonas conjunto para llevársela. la frontera entre Colombia y Venezuela, pobrísimas. Un caso ejemplar es el del A esta destrucción predatoria, se agrega se encuentran pinturas. En Venezuela, parque arqueológico de la región de São la que resulta de la acción involuntaria o existen numerosos grabados (incisiones). Raimundo Nonato, en el sudeste del esta- de los hábitos o costumbres locales. Por En Bolivia, las pinturas representan lla- do de Piauí, en Brasil. Esta zona de sertrio, ejemplo, los agricultores se sirven del fue- mas y felinos. Estas pinturas podrían re- semiárida, es una de las regiones más des- go para limpiar las tierras que van a culti- montar a un periodo comprendido entre favorecidas del mundo. La cantidad de si- var. El fuego sirve también para extermi- 3.200 y 1.300 años B.P. En Uruguay, los tios pintados, la belleza del paisaje, la cali- nar arañas, escorpiones y serpientes; pero grabados son más numerosos pero tam- dad y la diversidad de las obras rupestres el fuego ha originado la destrucción de bién hay unas cuantas pinturas y las repre- son una fuente de riqueza que podría ali- varios sitios de pintura rupestre en Brasil. sentaciones son de carácter geométrico. mentar un complejo turístico bien pro- La construcción de carreteras es tam- Por Último, en las regiones húmedas de gramado controlado por la administración bién un gran agente de destrucción. La las Guayanas se distingue un neto predo- y los organismos de investigación. He tala de árboles frente a determinadas cue- minio de las incisiones geométricas. Tam- aquí, pues, los tres aspectos de la impor- vas provoca un aumento de la incidencia bién aparecen pinturas con motivos an- tancia del patrimonio rupestre. de los rayos solares, lo que acelera el pro- tropomorfos o zoomorfos. También es preciso subrayar que la pre- ceso de destrucción. servación de todos los sitios es primordial. La erosión causada por el agua, el vien- El putrimonio rupestre Es evidente que en la mayoría de los casos to y la presencia de los animales, y la ac- la exposición de las figuras o el orden en ción química de los componentes de la y su inzportunciu que aparecen no se repiten. Cada sitio roca o de las sales disueltas en las aguas de El arte prehistórico rupestre no debe juz- ofrece una configuración diferente. Den- correntía también son agentes destructo- garse o analizarse según los criterios pro- tro de cada uno, las figuras más frecuentes res. En el Brasil, el estudio detallado de pios de la historia del arte. Adoptamos en no siempre son las mismas: a veces predo- las paredes rocosas ha demostrado la for- este caso la palabra arte en su acepción minan los cérvidos, a veces los ñandúes. mación de cristales a algunos milímetros original latina: ars, manera de hacer una N o se trata entonces de pensar que basta- de la superficie pintada. Estos cristales cosa de acuerdo con ciertos métodos y rá con estudiar sólo algunos sitios. Este 2. Tal como lo describe Emmanuel Anati en procedimientos. El arte rupestre es una de procedimiento conduciría a errores graves su artículo “Los orígenes del arte“, en Musruna, las manifestaciones que dan testimonio de y a conclusiones azarosas. vol. XYXIII, n.” 4, 1981, p. 200-210.
    • El arte rupestre en América Latina 10.5 provocan el desconchamiento de la roca y creación de cursos universitarios para for- ciones necesarias y proceder a los trabajos la desaparición de las pinturas. mar equipos locales calificados que asegu- de investigación. Estas normas y estipula- Estudios sobre el aumento de la densi- ren trabajos completos dentro de esras zo- ciones deberían ser establecidas por un dad de los bloques y trozos de pared roco- nas arqueológicas. grupo de investigadores de competencia sa caídos en los suelos arqueológicos y re- reconocida y especializados en este campo. lacionados con estudios sobre la evolu- El papel de los museos del continente Las medìdus que deben tomarse consiste en demostrar la importancia del ción del clima permiten verificar si existe una incidencia entre este factor y la des- Ante la importancia de este patrimonio y carácter global de la investigación prehis- trucción natural de las paredes. los peligros que acabamos de señalar, es tórica: no se debe estudiar únicamente el También es importante subrayar otro necesario tomar algunas medidas de emer- arte rupestre. No cabe tampoco conside- peligro: a veces las excavacioqes, las bús- gencia. Estas medidas son de la compe- rar el arte rupestre aislado del contexto quedas, las tomas de muestras de arte ru- tencia de los organismos internacionales, arqueológico, sin tomar en cuenta el me- pestre son obra de aficionados o de inves- de los gobiernos nacionales y de los orga- dio ambiente y la interacción de este me- tigadores no calificados. En todas las eta- nismos de investigación y universidades dio con el hombre, y ello no sólo en lo pas de la investigación son frecuentes los que tienen a su cargo la formación de los que atañe a las épocas prehistóricas, sino errores resultantes de una falta de domi- jóvenes investigadores. desde la época de los primeros asenta- nio de los métodos y de una deficiente Los organismos internacionales y los mientos humanos en la región hasta formación básica. Los datos no son fia- gobiernos podrían solicitar a especialistas nuestros días. Se trata del Único medio de bles, las conclusiones son precipitadas y que dieran su opinión para establecer las poder fijar con certeza la edad de las obras sin fundamento científico. La utilización estructuras jurídicas y administrativas ne- rupestres y el modo como han soportado de procedimientos bárbaros estropean las cesarias para proteger estos sitios. La crea- la acción del hombre y la aceleración del pinturas: varios investigadores improvisa- ción de parques nacionales es una solu- proceso de destrucción resultante del cre- dos mojan las pinturas al efectuar la toma ción que permitiría lograr la protección y cimiento demográíïco, de los cambios de pruebas o las fotografías; manchan los la organización de la explotación turística económicos y del progreso tecnológico. grabados utilizando tiza, agente que ataca de este patrimonio. Incumbe a los orga- La preservación de este patrimonio es, la roca. Excavaciones arqueológicas mal nismos de investigación y a las universi- pues, una obra compleja, específica, que conducidas provocan la pérdida definitiva dades la reglamentación de la investiga- debe ser programada lo más pronto posi- de los datos. Es urgente e importante ción y el establecimiento de las normas y ble y puesta en práctica con urgencia. considerar la acción destructiva de estos requisitos que deben reunir los equipos de “investigadores” y paliarla mediante la investigadores para obtener las autoriza- [Traducido del franc&] GALERU ARTE DE NACIONAL. Fachada principal del edificio construido por el arquitecto Carlos RaÚl Villanueva entre 1936 y 1938. [Foto: GAN.] La Guleríu de Arte José Balza Nucionul de Curucus Nació en el delta d d Orinoco, Venezuela. En 1936, el final de una prolongada dic- primer intento de ofrecer al arte venezola- Novelista y ensayista, da el nombre de “ejercicios” tadura incita por primera vez a Venezuela no su lugar de exposición. Pero, sin em- a todas sus obras y crea así vínculos insospechados entre la ficción y el ensayo. Es autor de las a crear un museo de artes: el Museo de bargo, debido en parte a lo novedoso de siguientes novelas: Marzo ante~or(1965 ); Largo Bellas Artes, diseñado por Carlos RaÚl tal experiencia, en parte a la natural reser- (1968) ; Setecimtaspalmeraspla?itadas en el mismo Villanueva. va que despiertan los nuevos movimien- lugar (1974); y D (1977); También ha publicado Es sabido que, entre las distintas expre- tos artísticos, sus salas prefirieron acoger a un cierto número de relatos: Ejercicios ?iarratiuos siones artísticas, la plástica venezolana los maestros venezolanos reconocidos o a (1967), Ordenes (1970) y numerosos ensayos. Entre sus obras inéditas figuran: Un vostro descuella por su continuidad, su coheren- aquellas obras ya consagradas del arte absolutanmte, la novela perCJ/Si6?1y dos ensayos: cia y su alto nivel de madurez estética. El internacional que acertaban a pasar por la uno sobre el pintor Armando ReverÓn y otro arte visual parece poseer una personalidad ciudad. Aunque con el tiempo el museo sobre el músico Antonio Estévez. y una originalidad de misteriosa emergen- llegó a ser más flexible e incorporó a artis- cia, y en la plástica muestra una admirable tas de nuevas generaciones, su posibilidad unidad técnica y concepthal que otras dis- de difundir la creación venezolana no fue ciplinas nuestras aún nd han alcanzado. más allá de muestras individuales o colec- El Museo de Bellas Artes fue, así, un tivas, siempre transitorias.
    • I 06 José Balza Seminario anual de evaluación y El primer domingo de cada mes, la Galería programación en Pozo de Rosas, donde de Arte Nacional ofrece una manifestación participan todos los funcionarios de la GAN musical, poética o teatral, como un modo y se toman las decisiones organizativas y de de integrar diferentes expresiones artísticas. proyección hacia la comunidad. Grupo folklórico “Con Venezuela”. [Foto; H. Febres.] [Foto; H. Febres.] Lu crencióiz d e un museo añadimos el deterioro, la pérdida o la ven- de equipo que involucra a todo el perso- ta a coleccionistas extranjeros, mucho ha nal. Así, en lugar de especialistas en cada ndciolzul sido el daño causado a ese alfabeto esen- etapa o movimiento del arte venezolano, Entusiasta, la orientación del antiguo cial de nuestro desarrollo como pueblo. contamos con funcionarios conscientes Museo de Bellas Artes cumplió durante En cinco años de existencia, la Galería del devenir global de nuestra expresión décadas una labor de necesaria importan- de Arte Nacional ha emprendido con dis- artística. Esta nueva fórmula, que no tie- cia en el país. Pero diversos factores, cernimiento y pasión la lectura del largo ne nada de superficial, se ajusta perfecta- como la presencia de figuras internaciona- discurso del arte venezolano, para detectar mente a nuestro medio, a la carencia de les nacidas en Venezuela, así como la apa- sus constantes, sus variaciones, sus oríge- museólogos y a la necesidad de crear un rición de una sólida vanguardia, la posibi- nes y metamorfosis, sus grandes maestros cuerpo sólido que dé cohesión a los lidad de discernir movimientos y tenden- y sus tendencias generales. Y esta tarea, dispersos intentos individuales en estas cias plásticas perfectamente deslindables y, programada minuciosamente año tras esferas. asimismo, la necesidad de reconsiderar el año, recupera desde las huellas hemero- pasado del arte venezolano (tanto a partir gráficas, los textos de autoconfesión, las de Colón, como mucho antes del descu- labores críticas, hasta buscar el absoluto Lu tríudu metodológicu brimiento de América). hicieron necesaria en una colección completa de nuestra Estas actividades adquieren. su rango rele- y posible, en 1974, la creación, por decre- vida plástica. A ello debe añadirse la se- vante de exactitud y eficacia mediante la to, de la Galería de Arte Nacional cuya ducción de los montajes de las muestras, acción de tres instancias particulares. En inauguración se produciría en 1976. Pero las guías pedagógicas, los métodos de di- primer lugar, las reuniones interdeparta- la creación de este museo se debe también fusión masiva, la revelación, en síntesis, mentales, durante las cuales surgen los a otro factor esencial: la imperiosa necesi- de este gran fresco imaginativo, intelecti- andisis de problemas o los primeros esbo- dad de comunicar con el pueblo venezola- vo y realista que resulta ser el arte venezo- zos de futuras ideas. Tales reuniones en no a través de la obra de sus artistas. lano a lo largo de nuestra historia. grupos reducidos tienen la regularidad Nuestro excepcional poeta José Anto- Tras todo esto, que adquiere el brillo o exigida por las situaciones de trabajo. En nio Ramos Sucre ha anotado: “El derecho la discutible forma de una presencia pú- segunda instancia, los consejos consulti- y el arte son una enmienda del hombre a blica, se esconde un voluminoso caudal vos, celebrados semanalmente y con parti- la realidad.” Así, al interpretar, reflejar o de paciencia, de técnica y trabajo cotidia- cipación de un representante de cada de- modificar la realidad (al enmendarla), el no, que descansa en definitiva sobre el partamento y de cada unidad. Aquí, una artista establecería su doble discurso de personal de la galería. amplia agenda elaborada en las reuniones apariencia y contenido. Pero nuestro pú- Los diversos departamentos y unidades interdepartamentales (a la que se añaden blico carecía de cualquier opción (aparte que integran el cuerpo funcional de la los problemas imprevistos) requiere los de las transitorias exposiciones realizadas Galería de Arte Nacional (proyección diferentes enfoques y opiniones de toda la por el Museo de Bellas Artes y una que didáctica, investigación, conservación, colectividad laboral. La diaria respiración otra muestra digna en salas privadas) para publicaciones, programación, servicios, de la galería mantiene su salud con el aire calibrar esa enmienda o ese reflejo. Du- montaje, etc.) organizan minuciosamente refrescante de estas sesiones. Citemos, por rante siglos, los coleccionistas privados o sus actividades a corto y largo plazo. Es- último, los seminarios anuales realizados las instituciones oficiales, al guardar las tas, concebidas unitariamente, requieren fuera de Caracas, en Pozo de Rosas, que obras de arte, las extrajeron del discurso de la constante supervisión y discusión se han convertido en el eje de evaluación, general (el tiempo) en que fueron pro- por parte de la dirección del organismo. análisis y planificación a largo plazo de la puestas, impidiendo así una lectura ascen- Cada actividad (como, por ejemplo, las galería. En estas ocasiones, el personal dente y profunda de las mismas. Si a ello exposiciones) se presenta como un trabajo cumple durante tres días un estudio
    • La Galería de Arte Nacional de Caracas I07 exhaustivo de la gestión realizada durante Fecha de fundan’h el año, rectifica o reitera orientaciones y 5 de abril de 1976 1 departamento de proyección didáctica frece visitas guiadas a grupos de escolares, decide los planes a seguir en el próximo isitantes extranjeros o a cualquier periodo. Terna de sus cole~cìaner: rganización que lo solicite. Artes visuales dk Venezuela desde las Foto: H. Febres.] Estas tres instancias son el soporte hu- I representaciones1prehispánicas hasta hoy. mano y laboral que registra el continuo desarrollo de la galería. En su posibilidad Nzimero de piezas de la col~cìidnactzal: de síntesis reside, tal vez, el secreto orga- 4.700 obras (dibujo, pintura, escultura, artes nizativo de la institución y, desde luego, gráficas, artes del fuego, fotografía, etc.). los rasgos laborales que la convierten en un centro de trabajo singular. Persotid dìrectìiio: La persistente y clara comunicación Rianuel Espinoza, director; Francisco D’Anto- que permiten las reuniones de personal nio, subdirector general; Belh Rojas Guardia, (en sus diversos niveles) ha creado una subdirectora tknica; Adriana de Briceño, sub- directora administrativa. constante fluidez, en la que tanto las rela- ciones humanas como los objetivos de trabajo son manejados con sentido de la Objetìvos y canqos de actìuidad responsabilidad y en una franca atmósfera La Galería de Arte Nacional es el principal de camaradería. Así el funcionamiento de museo estatal consagrado especificamentea di- la galería constituye una experiencia so- fundir, valorar, adquirir, preservar, investigar cial, una forma del arte colectivo. y fomentar las artes plásticas venezolanas de En este museo, la “enmienda” de la todos los tiempos. Por la naturaleza de sus realidad que el poeta Ramos Sucre consi- funciones es el museo de la historia del arte La galería posee legalmente espacios y patri- venezolano. nonio propio, y autonomía programática. dera como la finalidad de la belleza tras- Se entiende por arte venezolano todas aque- Coopera estrechamente con el Museo de Bellas ciende la función aislada de la obra o la llas obras de caricter plástico e interés creativo originalidad buscada por el artista. En un Artes y otras instituciones del país para la pro- realizadas por venezolanos, nativos o de adop- moción del arte venezolano en el exterior y magnífico impulso la galería se vincula ción, tanto en el país como fuera de Cl, tales participa en toda acción que a escala interna- con la colectividad y viceversa, y se con- como pintura, dibujo, gráfica, diseño, fotogra- cional tienda a valorizar y divulgar el trabajo vierte en punto de contacto permanente fía, textiles, cerámica, arte experimental, arte de nuestros creadores. para el mayor número posible de seres hu- popular, desde los tiempos de nuestros aborí- Por sus actividades y vinculación con los manos. genes hasta la época actual. museos del país, constituye el núcleo básico de Comprende igualmente, todas aquellas asesoramiento para la planificación, organiza- obras realizadas por artistas extranjeros de ción y realización de un sistema nacional de cualquier periodo relativas a cualquier aspecto servicios museológicos. de la realidad nacional. Galería de Arte Nacional: La galería fue creada el 1.0 de octubre de ficha técnica 1974 por resolución n.o 105 del Instituto Na- Objetivos gepzerales cional de Cultura y Bellas Artes (INCIBA) y Investigacibn: Establecer las bases para la inves- Direccih: fue puesta en funcionamiento el 6 de abril de tigación sistemática, metódica y permanente Plaza Morelos, Los Caobos, 1976 por el Consejo Nacional de la Cultura del arte venezolano de todas las épocas como Caracas, Venezuela. (CONAC), organismo del cual depende, al un proceso histórico continuo, con los más Apartado postal 6729, tiempo que sigue sus lineamientos generales variados enfoques, análisis e interpretaciones. Caracas 1O 1, Venezuela. de política cultural. Constituirse en el centro depositario, organi- zador y divulgador del acervo documental de las artes plásticas venezolanas, a través del Centro Nacional de Información y Documen- tación de las Artes Plásticas de Venezuela. Educacì6n: Contribuir a la formación global del individuo, como integrante de una comu- nidad en vías de su definición cultural, me- diante aportes para el desarrollo de su poten- cial creador y prestando la ayuda necesaria para instaurar una conciencia en favor de la convi- Los jardines interiores sirven de escenario a esculturas de artistas venezolanos. [Pato: Humbert0 Febres.]
    • I o8 Tosé Blaza Montaje de la exposición Doce maestros, en la Primera Bienal de Artes Visuales 1981. [Foto: H. Febres.] vencia y participación democrática en el proce- amplios para la justa divulgación y promoción Administración: División de administración, so social. Constituirse en instrumento educati- de su obra. Unidad de recursos humanos, Relaciones pú- vo imprescindible para el aprendizaje perma- blicas, Unidad de presupuesto, Servicios gene- nente y la integración activa de las diversas Formación: Colaborar con los organismos esta- rales, Vigilancia e información. manifestaciones de la cultura. tales especializados para desarrollar un sistema de previsión, formación y mantenimiento de Servicio ticnico: División técnica, Departamen- Conservación y restauración: Preservar y conser- los recursos humanos, tanto directivosy técni- to de programación y montaje, Unidad de ex- var el patrimonio artístico nacional mediante cos como administrativos y obreros. tensión, Unidad de coordinación, Unidad de programas que impidan el deterioro, destruc- montaje; Departamento de investigación, ción, pérdida o descomposición de los bienes Servicios museológicos: Constituirse en el núcleo Unidad prehispánica, Unidad de documenta- artísticos y que además ayuden a la valoriza- básico para el impulso y desarrollo de un siste- ción, Centro Nacional de Información y Do- ción, aprecio y salvaguarda del patrimonio ma nacional de servicios museológicos. cumentación de la Artes Plásticas; Departa- cultural nacional e internacional, contribuyen- mento de proyección didáctica, Unidad de ma- do así a la formación de una conciencia de Número de volúmenes de la biblioteca: teriales didácticos, Unidad de animación cul- comprensión mutua y de solidaridad universal. 3 .OOO. tural, Taller infantil; Departamento de conser- Publicaciones periódicas: Boletín de la GAN vación y restauración,Taller de conservación y Recoleccióny organización de bienes culturales: In- (trimestral). restauración de dibujos y estampas, Taller de crementar el patrimonio artístico de la nación Catálogos de exposiciones: aproximada- pintura de caballete, Taller de escultura, Taller a travb de la recolección y adquisición de mente doce por año. de material arqueológico, Unidad de conserva- obras de arte y del desarrollo de programas e Area de exposiciones: 2.700 metros cuadra- ción, Unidad de registro; Unidad de publica- iniciativas que estimulen la donación de las dos. ciones, Diseño grrifiCo, Reproducción, Prensa mismas. Realizar contactos y acuerdos de pro- y comunicación. gramas a nivel nacional con otras instituciones Estructura organizativa culturales, para organizar coherentemente su patrimonio artístico, a fin de establecer siste- La estructura organizativa de la Galería de Tipos de exposiciones mas comunes de inventarios y registros de los Arte Nacional responde a una práctica siste- Salas permanentes: arte prehispánico, arte bienes artísticos que integren nuestro acervo mática y continua determinada y fundada en colonial, arte del siglo XIX, la escuela de Cara- cultural e histórico. Promover la creación de un modelo teórico que expresa el espíritu, los cas, Reverón, arte contemporáneo, Exposicio- un centro nacional de conservación y restaura- conceptos y orientaciones que la definen. En nes de historia y documentación; exposiciones ción de bienes muebles. virtud de las características específicas de una regionales; exposiciones temáticas; nuevos organización museológica con una concepción creadores; bienal de artes visuales. Difusión: Difundir a nivel nacional e interna- global de su área de trabajo y una dinámica cional, de manera ininterrumpida y con el propia, sus funciones abarcan tanto los aspec- Servicios que presta concurso de las ciencias antropológicas e his- tos técnicos relativos a las artes plásticas en u la comuniddd tóricas, todo el proceso evolutivo de las artes Venezuela como los propiamente administra- plásticas nacionales. Coordinar y organizar ex- tivos. En la práctica, la Galería de Arte Nacio- Visitas guiadas de carácter didáctico; centro de posiciones permanentes y temporales de acuer- nal consta de entes de asesoramiento y consul- referencia y biblioteca del Centro Nacional de do a una estructura expositiva completa y co- ta, unidades de orientación programática que Información y Documentación de las Artes herente, dentro y fuera de su sede, erradicando comprenden tanto las actividades de planifica- Plásticas; taller infantil; exposiciones itineran- el concepto de museo estático al preseniar el ción y coordinación como las ejecutoras de los tes; cooperación y aseoría técnica a otras ins- objeto artístico como expresión dinámica del programas y, por último, los núcleos de servi- tituciones museológicas; talleres de conserva- ser humano. Cambiar radicalmente la concep- cio que conforman la estructura básica para la ción y restauración. ción del museo como institución pasiva e ins- realización de los programas. Su organigrama taurar una comunicación múltiple y activa. se presenta de la siguiente manera: Fomento: Estimular la labor creativa en las artes Dirección: Dirección, Subdirección, entes de plásticas a todos los niveles. Contribuir a pro- asesoramiento y consulta, Junta de conserva- porcionar al artista nacional los medios más ción y fomento, Consejo consultivo.
    • ~ E n Murí& Gulunte (Guuhlupe): unupoblucìón y su ecomnseo Gérard Collomb e Yves Renard El reciente y extraordimrio auge de los mu- El inventario de Ius urtes Fabricación de un eje de carreta con un seos de etnograpa bu suscitado una serie de torno manual. La población de la isla experiencias diversas en cuanto a sus objetivos y tradicìones popzclures (agricultores, artesanos, comerciantes de los poblados) se ha asociado desde un comienzo y a los medios que se ban empleado. Como no Desde hace varios años, la isla se enfrenta a las actividades del inventario; la mayoría parecfa aconsejable aplicar niodelos “importa- con opciones que ponen en tela de juicio de las personas solicitadas ha ofrecido dos”y como se imponfa la necesidud de que el las grandes características de la economía generosamente su tiempo para proporcionar museo se pusiera al servicio de la población, la y de la estructura de la sociedad, sin que a los investigadores valiosas informaciones experiencia itziciada en 1976 o María Ga- z las poblaciones interesadas hayan podido sobre sus oficios, sobre el saber limitado de las generaciones anteriores y sobre su propia lante obedeció desde an comienzo a la volun- participar en la toma de decisiones que experiencia de los cambios actuales de la tad de llevur a cabo una acción cultrcral glo- comprometen su porvenir. sociedad y de la economía de-la isla. bal, concebidu por y para una població?zJcon Confrontados con la necesidad de una [Foto: Gérard Collomb.] mira a dpqar y orientar la constitución de emigración que aparece como paliativo un futuro ecomuseo. del desempleo, e invadidos cada vez más por sistemas y valores que son ajenos a las sociedades negras y criollas, los habitantes Un fecudo “terre ” etrzológico rzo de María Galante corren el riesgo de per- Muchos autores han subrayado la unidad der la esencia de su cultura propia y, por cultural de la zona de “la América de las consiguiente, aquello que reivindican plantaciones”. Centrada en las Antillas, como su identidad. esta zona se extiende desde el noroeste del Al igual que el resto del archipiélago Brasil y de las Guayanas hasta el sur de los guadalupeño -pero aquí de manera más Estados Unidos de América, y presenta apremiante-, María Galante se encuen- numerosas características comunes, más tra en la obligación de definir nuevos mo- allá de cierta diversidad de los medios na- delos de desarrollo que reconozcan las ne- turales, gracias a una historia cuya trama cesidades propias de los habitantes de la presenta semejanzas de un extremo a otro isla -y, por ende, sean aceptados por del arco antillano. ellos- y que garanticen una mejor con- Si en esta “América de las plantacio- servación de los recursos naturales, tanto nes” se dispone de una literatura etnológi- más frágiles cuanto que esta tierra está ca extranjera de calidad sobre el Brasil, densamente poblada y ha sido excesiva- por ejemplo, o sobre islas como Jamaica, mente explotada por la monocultura. Puerto Rico o Haití, las Antillas france- Como una tentativa de aportar algunas sas, en cambio, parecen haber despertado respuestas a estos problemas, se ha conce- menos interés en los etnólogos, especial- bido desde 1976 el inventario de las artes mente en los etnólogos franceses‘. Los es- y tradiciones populares, con el doble obje- pecialistas en la antropología del Caribe tivo de revalorizar el patrimonio cultural han advertido esta carencia, que se acen- local y proporcionar a la población ele- túa todavía más en lo que se refiere a mentos para elaborar un nuevo modelo de Guadalupe y a las cinco islas o archipiéla- desarrollo a partir de las enseñanzas del gos que constituyen sus dependencias pasado y del presente. (cuando existen, estas investigaciones se La intención no era tratar esta isla aplican de modo preferente a la Martinica) . como un caso particular, ni contraponerla En este contexto, la investigación ini- a sus vecinas. Sin duda, habría podido or- 1. Hay que tener en cuenta el’trabajo de M. Leiris y una serie de obras importantes ciada entre 1978 y 1980 sobre la cultura ganizarse una operación del mismo tipo y de historiadores y geógrafos, tales como los de de la isla de María Galante colma, en cier- con las mismas posibilidades de éxito en G. Debien o J. Petitjeanroget sobre la sociedad ta medida, una laguna. Pero el interés la costa a sotavento de Guadalupe o in- esclavista, o la tesis de G. Lassene sobre la Guadalupe. Las investigaciones y publicaciones del principal de este estudio es de orden dife- cluso en la ciudad de Pointe-à-Pitre. Pero, Centro de Investigación Caribe -dirigido hasta rente: requerido y, en gran parte, realiza- dado que Maria Galante constituye por su 1979 por Jean Benoist- de la Universidad de &fontreal constituyen igualmente trabajos de gran do por los propios habitantes de María tamaño una unidad perfectamente adapta- calidad sobre la cultura de las Antillas de habla Galante, el inventario de las artes y tradi- da al desenvolvimiento cabal de esta ope- criolla. ciones populares de María GalanteZ cons- ración y que ha conservado una cultura 2 , El término de “inventario”, por la parcelación de los hechos sociales y culturales que tituye una tentativa de asociar un pueblo que en otras partes ha perdido algo de su sugiere, no rinde acaso cuenta cabal de la realidad al reconocimiento y a la valorización de riqueza, parecía posible iniciar en esta isla del trabajo efectuado, cuyo objetivo es examinar su propia cultura, a través de la cual, tal una acción que tuviera valor ejemplar los hechos culturales en su totalidad, pero revela claramente una voluntad de no pasar por alto vez, descubrirá su identidad y participará para todo el archipiélago guadalupeño. ninguna esfera de un programa de etnología en la definición de su desarrollo futuro. La acción conjunta de los responsables global.
    • II0 Gérard Collomb e Yves Renard Gérard Collomb del Parque Natural de Guadalupe dio el dalupe en las esferas de la investigación primer impulso a este proyecto3. Desde etnológica y de la museografia. En cola- Nació en 1948. Obtuvo el doctorddo de tercer ciclo en etnología. Se desempeñó como un comienzo, la población de María Ga- boración con estas dos últimas institucio- responsable de la sección de etnología regional lante fue asociada a la preparación de los nes se programaron encuestas comple- del Museo Savoy" Chambtry, Francia objetivos y de los programas. Se organiza- mentarias a cargo de investigadores espe- (1970-1973); encargado de investigación en ron muchas reuniones sobre el terreno cializados sobre temas como, por ejemplo, el Museo Nacional de G a b h , Libreville con miembros del personal docente, con (1973-1976); y conservador encargado del etnomusicología o arquitectura y hábitat. Departamento de Thnicas y Cultura del Museo grupos de jóvenes y con diversas asocia- Se solicitó igualmente la colaboración de Nacional de Artes y Tradiciones Populares, París ciones, al mismo tiempo que se consulta- especialistas exteriores cuando se aborda- (1976-1980). A partir de entonces, trabaja como ba a especialistas de la investigación an- ron esferas en las cuales el equipo que investigador en el CNRS (Centre National de la tropológica en el mundo caribe4. André trabaja sobre el terreno sintió la necesidad Recherche Scientifique). A partir de 1970 ha llevado a cabo investigaciones sobre las Laplante, etnólogo familiarizado con Ma- de un apoyo científico y técnico. Así, en comunidades rurales de los Alpes, sobre los ría Galante, dirigió durante un año una 1978, se encargó a un investigador del ba-nzébi del sur del Gabón y sobre la arquitectura misión de estudios que dio como resulta- vernkula de las Antillas Menores de tradición 3. Los consejos y el apoyo de Georges-Henri do la elaboración del programa definitivo Rivière, quien, como resultado de su misión de francesa. en 19775. 1974, preparó un primer proyecto de valorización En 1978 y 1979, el Museo Nacional del patrimonio cultural de la isla, fueron fundamentales y permitieron establecer un de Artes y Tradiciones Populares y el programa de trabajo coherente que recibió el Centro de Etnología Francesa organiza- apoyo de la Dirección de Museos de Francia y ron, bajo la dirección de Jean Cuisenier, del Fondo de Intervención Cultural. 4 . Los consejos y el apoyo de Jean Benoist y director de investigaciones del CNRS de Serge Larose, del Centro de Investigación Caribe, Francia y conservador en jefe del museo, han sido determinantes para la buena marcha de la operación. una misión de asesoría en el Parque Na- 5. A. Laplante, Traditions et artJ p0plllairi.s de tural y en la Sociedad de Historia de Gua- Murie-Galante. Parc Naturel de Guadeloupe. 1976. .:- . El café, el añil, el algodón y la caña de azúcar aseguraron antaño la prosperidad de la isla, reforzada cuando las crisis azucareras del siglo x en Europa ocasionaron la x monocultura de la caña. En la actualidad, la caña, plantada las más de las veces en grandes cultivos y seleccionada en variedades de gran rendimiento, constituye el elemento esencial de la producción agrícola de la isla cuya casi totalidad está en manos del ingenio de Grand-Anse. Las cinco destilerías agrícolas de la isla sólo absorben una reducida proporción de la producción. Sin embargo, la ,agricultura de cultivos comestibles desempeña u /papel no 3 desdeñable, garantizando a producción de víveres para el consumo local, mientras que la pesca proporciona un complemento alimenticio a la población. [Foto: Gérard Collomb.] Aprovisionamiento de caña en el ingenio azucarero de Grand-Anse. [Foto: Gérard Collomb.] D
    • E n Maria Galante (Guadalupe): u n a ploblación y s u ecomuseo III ecomuseo de Creusot-Montceau-les-Mi- colaboradores efectivos o potenciales del Yves Renard nes el <studio del patrimonio industrial inventario y anuncia las reuniones, mani- de la kla. festaciones públicas y exposiciones. Nació en Francia en 1953. Entre 1974 y 1980 coordinó las acciones culturales y pedagógicas del Reckntemente, esta operación, prevista Esta decisión de asociar a la encuesta a Parque Natural de la Guadalupe y dirigió el desdr un comienzo como de duración li- algunos grupos de la población de la isla Inventario de las artes y tradiciones populares de mitada, ha sido sustituida por una estruc- no deja de entrañar ciertos riesgos, pero María Galante, lo que dio como resultado la tura de museos departamentales estableci- en nuestra opinión ofrece grandes venta- creación de un ecomuseo. Reside en la actualidad en la isla Santa Lucía y trabaja en varios da gracias a la colaboración del Consejo jas, como lo prueban la riqueza y la cali- proyectos, en especial en el Eastern Caribbean General de Guadalupe y de la Sociedad de dad de las informaciones recogidas, por Natural Area Management Programme y en la Amigos del Museo, fundada por los habi- ejemplo, por un equipo dedicado al estu- Asociación para la Conservación del Caribe, en la tantes de la isla. De este modo se asegura- dio de los juegos y juguetes infantiles o esfera de la protección y de la valorización del rá la prosecución de esta actividad en la por un maestro que estudiaba las técnicas patrimonio natural y cultural de las Antillas Menores. que participa la población y se establece- de la pesca. En estos casos, la falta de for- 1 rán los primeros elementos de lo que en mación en los métodos de investigación breve será el Ecomuseo de María Galante. etnológica fue ampliamente compensada Las encuestas etnográfïcas se han lleva- por la determinación de llevar a cabo una do a cabo de acuerdo con un programa de encuesta exhaustiva. Pero, más todavía, etnografía general adaptado a las realida- cuando se trata de describir las reglas de des culturales de las sociedades antillanas. los juegos de canicas o la fabricación de Se han formado varios equipos de investi- las nasas, es inestimable la aportación del gación con la participación de mariaga- investigador que no sólo ha jugado perso- lanteses y de residentes de la isla que se nalmente a estos juegos o practicado re- dedican al estudio de algún aspecto de la gularmente la pesca, sino que además ha- cultura local y llevan a cabo una labor de bla perfectamente -ya que es la suya- encuesta durante su tiempo libre. Existe la lengua del informador. Así, a través de entre ellos una considerable proporción las encuestas, se establece un diálogo en- de miembros del personal docente, lo que tre el joven docente, el vulgarizador agrí- 4 no es sorprendente pues la acción del in- cola o el animador sociológico, y el pesca- ventario responde en gran parte a algunas dor, el agricultor, el artesano, interroga- de sus PrGupaciones pedagógicas. D e dos, no ya por un desconocido, sino por este msdo, cada año se organizan reunio- una persona que en la pequeña sociedad I nes entre los responsables del inventario y de la isla le es familiar y a menudo próxi- los maestros y profesores de las escuelas de ma. Además, este intercambio se establece la isla para informar a estos últimos acerca en torno a un bien cultural que es mu- de los programas en curso y organizar su chas veces común al informador y al in- participación. Asimismo, el inventario ha vestigador; ello permite en muchos casos acogido regularmente a cursillistas y estrechar vínculos entre los diferentes alumnos que se benefician así de la in- grupos de edad e incluso a veces durante fraestructura existente para realizar los algún tiempo reducir las discrepancias so- trabajos de investigación exigidos en el ciales y económicas. transcurso de su formación. Para mantener el rigor necesario en el La elección de los temas de investiga- acopio de informaciones, los responsables ción se ha dejado en todos los casos libra- del inventario deben ser también compe- da a las personas que la llevan a cabo. Sin tentes en materia de etnografía y capaces embargo, los responsables han hecho de dirigir a grupos de personas que po- grandes esfuerzos para orientar las tareas seen formaciones diversas y un nivel hacia temas que consideran prioritarios desigual de conocimientos. (por el significado que tienen para la po- Al alterar el esquema tradicional de or- blación o por la urgencia de hacer acopio ganización de una encuesta etnográfica, la de determinados datos) y, sobre todo, operación llevada a cabo en María Galante para coordinar las actividades con el obje- concede importancia fundamental a la di- Este tipo de cabaña de trabajador agrícola, to de que las diferentes investigaciones se fusión rápida de los resultados de la inves- hoy sumamente raro en la isla, está tigación y a la valorización de la cultura construido según la tkcnica del adobe, completen y se prolonguen recíprocamen- utilizando los materiales disponibles sobre te. Durante las reuniones regulares de tra- local. Para la realización del programa el terreno. bajo, los responsables del inventario ase- museográfico, este esfuerzo de difusión se [Pato: Gérad Collomb.] soran a los “equipos” de investigación, les basa esencialmente en exposiciones tem- ayudan a formular sus programas, los ini- porarias. cian en las técnicas de investigación y Se han realizado cuatro exposiciones efectúan con ellos el análisis y la clasifica- desde el comienzo del inventario, y los ción de los datos recolectados. Una carta temas tratados (cultivos de plantas co- de información bimestral, difundida en mestibles y formas de organización colec- cuatrocientos ejemplares, completa la cir- tiva del trabajo, plantas medicinales, jue- culación de las informaciones entre los gos y juguetes infantiles, pesca y pescado-
    • IT2 Gérard Collomb e Yves Renard formador potencial a buscar nuevos datos -de las cuales cinco todavía funcio- Expresión de la estructura de una sociedad en el fondo de su memoria, acaso con nan- constituyen igualmente un patri- actualmente en plena mutación, la cabaña de mejores resultados que si se le interrogara monio vivo, y la visita de la destilería los propietarios de terrenos agrícolas (las fuera de este contexto. Poisson en Grand-Bourg constituye uno habitatiom) se levanta aislada en el centro de de los momentos culminantes de cual- un jardín de recreo cuidado con esmero. quier excursión al interior de la isla. Esta [Foto: Gérard Collomb.] Hacia el ecomuseo pequeña unidad que funciona enteramen- El concepto de ecomuseo6, que hizo esta- te a vapor es un testimonio irreemplaza- llar la museología tradicional, implica de- ble de la actividad azucarera y de las técni- cisiones y exige técnicas de conservación cas aplicadas a fines del siglo XIX. Ya se ha adaptadas a realidades y objetivos mucho hecho una relación detallada de las insta- más complejos que los valorados tradicio- laciones y el registro fotográfico y cinema- nalmente por nuestras instituciones. Pero tográfico de las actividades. Una de las si los problemas que hay que afrontar son próximas tareas será el estudio del funcio- más vastos, las aplicaciones pedagógicas namiento de estas pequeñas unidades de de las realizaciones de este tipo son tam- producción, en torno a las cuales se orga- bién más valiosas. En el contexto de Ma- nizaba una parte considerable de la vida ría Galante, con una densa población ru- económica de la isla antes del estableci- ral y una intensa actividad agrícola que ha miento de los ingenios industriales. conservado las estructuras creadas por la El problema, como siempre, consiste historia, la tarea prioritaria consiste en en proteger este patrimonio sin paralizar- res) ponen de manifiesto la diversidad de ocuparse de los conjuntos culturales dis- lo, de conservarlo sin modificarlo. La los temas elegidos como objeto de en- persos en la isla, es decir en el territorio transformación de estas unidades artesa- cuesta por los equipos de investigación. del ecomuseo. nales en funcionamiento en otras tantas La enorme cantidad de público que asistió La importancia del cultivo de la caña “vitrinas” de un museo constituido por a las exposiciones fue una prueba del vivo de azúcar en la economía actual y en la varios anexos podría satisfacer con toda interés de la población por las actividades historia de María Galante, así como la certeza el imperativo de una buena con- del inventario. Mientras que la exposición gran calidad de las producciones que de él servación, pero se correría el peligro de sobre las plantas medicinales, organizada proceden, imponía un esfuerzo particular despojar a la población rural de estos ele- en la primavera de 1978, tras un retraso de reconocimiento y de conservación del mentos de su cultura. Para dar sólo un de más de seis meses en las actividades del patrimonio vinculado a esta actividad. De ejemplo, la relación de la mayoría de la inventario, sólo acogió a 1.800 visitantes, más de ochenta molinos de viento que población de María Galante con estas des- la exposición organizada en torno al tema funcionaban en los ingenios a mediados tilerías es esencialmente una relación de de los juegos infantiles recibió la visita de del siglo XIX, sólo quedan tres o cuatro productor de caña a comprador y de pro- más de 5.000 personas, y la exposición edificios que deben ser restaurados. En el ductor de ron a consumidor y, en ningún sobre la pesca más de 9.000 (hecho alta- molino de Murat, en donde los trabajos caso, una relación de espectador a objeto, mente significativo teniendo en cuenta iniciales han permitido restablecer el me- relación que no dejaría de establecerse que la población total es de aproximada- canismo interior, se deberían continuar frente a la destilería-museo. mente 16 .o00 habitantes). Los catálogos muy pronto las obras de restauración para y guías que acompañaron estas exposicio- integrarlo en el programa del futuro eco- 6 . Vhse Georges-Henri Rivière, “Definition nes -materiales presentados en función museo. bolutive de I’ecomusée”. París, ICOM, 1980 del público especializado, información Las destilerías artesanales agrícolas (mimeografiado). destinada a la población de María Galante : Provecto de ecomuseo DreDarado en 1 Entrada de automóviles, 13 Jardines criollos sobre los resultados de las investigaciones 1980 a l termino del inventario Avenida de los Perales 14 Cultivo de plantas emprendidas, pero también motivación 2 Parque de comestibles importante para el equipo que ha efectua- estacionamiento 15 Caña 3 Guardián 16 Pradera do el trabaj- son publicaciones que in- 4 Entrada de peatones 17 Gran perspectiva cluyen materiales “del terreno” y que ana- 5 Entrada de servicio 18 Parque, grandes árbole! 6 Museo 19 Huerto lizan las investigaciones emprendidas. 7 Exposiciones 20 Archivos, Consideradas como una de las formas temporarias documentación Explanada 21 Ingenio de retorno de los resultados de la encuesta Arriate ornamental 22 Molino etnográfica a la población, las exposicio- Jardin de plantas 23 Molino de animales medicinales 24 Ruinas nes temporarias constituyen igualmente el Camino del estanque 25 Espacio natural, I espacio donde puede continuar el diálogo Estanque arbustos con los informadores y la ocasión de obte- ner valiosas informaciones complementa- rias. La presencia permanente de un miembro del equipo de investigación du- rante las horas de apertura permite pro- porcionar explicaciones, guiar al visitante y también recoger las experiencias de éste sobre el tema. A menudo los objetos ex- puestos y las informaciones incitan al in-
    • En Maria Galante (Guadalupe) : una población y su ecomuseo 113 Dibujo que representa un ingenio en las Antillas en el siglo XVIII. [Foto: Museo de Artes y Tradiciones Populares.] En el futuro, el conjunto de activida- des de investigación y de animación se organizará en torno a la estructura que se esti instalando en el antiguo edificio Mu- rat en Grand-Bourg, elemento central del ecomuseo. Aunque se prevé transferir a Murat, en un plazo medio, el conjunto de las activi- dades del inventario, la documentación (archivos sonoros, fototecas, bibliotecas) y las oficinas de los responsables siguen instaladas en el centro de Grand-Bourg. Ello ofrece por el momento la ventaja de favorecer los contactos con los informa- dores rurales que, cuando van a la cabeza las antiguas variedades de caña de azúcar, de las transformaciones actúan como re- del distrito, pueden visitar a los animado- reemplazadas en la actualidad por varieda- veladores de mecanismos de lo que sería res de la operación, mientras que la insta- des más productivas y, de modo general, demasiado fácil llamar “aculturación”, lación en Murat tornaría esos contactos para preservar productos vegetales y ani- cuando en realidad se asiste a la elabora- más difíciles. El carácter voluntariamente males, tales como la p o d e frisée (gallineta ción de una nueva cultura Ante esta si- limitado de los acondicionamientos reali- rizada), que corren el riesgo de desa- tuación reviste importancia la aplicación zados constituye, en el contexto actual, parecer por la transformación de la vida de medios para captar los fenómenos que una de las condiciones fundamentales del agrícola. constituyen la médula de las mutaciones funcionamiento del inventario, al mismo actuales. tiempo que permite la constitución de las Situada en la articulación de dos mun- colecciones y su conservación a plazo me- Perspectivus dos, de dos culturas que se encuentran y dio. Pero, sin duda, otras soluciones po- El reconocimiento de la cultura negra y que a veces se afrontan, la institución drían intervenir más adelante. criolla tradicionales de María Galante y la creada de esta manera proporciona la base En la planta baja del edificio Murat tie- conservación de los testimonios de estas administrativa que permite encaminarse nen lugar actualmente las exposiciones culturas en rápida mutación constituyen hacia el logro global del programa. Sin temporarias que se llevan a cabo dos o hoy en día una de las finalidades de las embargo, ya desde ahora, el ecomuseo de tres veces al año. La habilitación de un investigaciones emprendidas en la isla, y María Galante se encuentra en una situa- edificio anexo permitirá liberar estas salas los primeros resultados obtenidos permi- ción privilegiada para proporcionar a los y organizar en ellas una presentación per- ten vislumbrar magníficas posibilidades. habitantes de la isla los elementos que les manente de la historia y de la cultura de Estas investigaciones constituyen así una permitirán esclarecer las decisiones que María Galante; cada exposición se basará contribución importante al conocimiento sólo a ellos corresponde tomar. Así se jus- en esta presentación permanente para desa- y a la valorización de la cultura original tifica sin lugar a dudas esta iniciativa y la rrollar temas más especializados. de las islas francesas del Caribe desde el confianza que la población ha depositado !Además de la realización de las exposi- siglo XVII, que acaso subsiste mejor aquí en ella desde un comienzo’. ciones permanentes o temporarias, la pro- que en el “continente” guadalupeño o en secución de las investigaciones en la isla la Martinica. proporcionará materiales que permitirán Pero, al mismo tiempo, María Galante el establecimiento de un verdadero eco- se enfrenta en la actualidad con problemas museo en el terreno de varias hectáreas comunes al conjunto de las islas del Cari- que rodea el edificio Murat. La presenta- be: incertidumbres y dificultades econó- ción del medio natural de la isla y de las micas compensadas en parte por la ayuda actividades humanas que con él se vincu- social ofrecida por la metrópoli, la atrac- lan directamente será organizada como un ción de los centros urbanos, locales o me- “espacio de descubrimiento”. El objetivo tropolitanos, que se consideran proveedo- de esta presentación es mostrar y poner de res de empleos (casi un tercio de los natu- relieve la complejidad de los sistemas de rales de María Galante ha emigrado a cultivo, las formas de la producción arte- Pointe-à-Pitre) y, como consecuencia di- sanal y los grandes rasgos de una arquitec- recta, el trastorno creciente de los siste- 7. La primera versión de este artículo fue tura rural cuyos especímenes deben con- mas sociales y culturales. Esta situación redactada hace dos años y el personal responsable servarse con toda urgencia. Este espacio torna particularmente sensibles los cam- ya no es el mismo. Por lo tanto, algunas orientaciones han podido ser modificadas. Si tal de descubrimiento y de conocimiento ser- bios que se están produciendo. El carácter es el caso, hlumm se hará eco de tales virá igualmente para la conservación de repentino del choque cultural y la rapidez modificaciones en un próximo número.
    • Vista parcial de los recintos reconstruidos en la cumbre de la fortaleza incaica de Chena, cerca de San Bernardo. Santiago de Chile, 1980. [Foto: Guillermo Knaudt.] En todu Ain&cu Latina, rl rico putriinonio urqueológico que rs necesario sulvuguurdur COR toda urgenciu contribzQe a la dtjinición de nuestru inzíltiple y compleja ideztidud que remontu u más de dos milenarios. Los dos urtículos siguieztes trutun de inodestus mues- trus extre los miles de sitios existentes en el continente y en ¿us dus. Describeti tentativas de uplicucihi de losprinc;Pios de lu moderna museologia et1 rnuteriu de impluntución de museos en los sitios urqueológìcos‘. RevuZorzidciÓn d sitios urqueoZÓgicospor e el M use0 Nuciondl d Historia e Rubén Stehberg Nuturd d ChiZe e Nació en Santiago de Chile en 1950. Licenciado lntroducció’n millones de habitantes) de un centro ar- en arqueologia y prehistoria, Universidad de queológico en cada uno de sus puntos Chile, 1976. Ingeniero de ejecuciSn en química industrial, Universidad Tkcnica del Estado, 1973. En 1975, el Museo Nacional de Historia cardinales, que el público puede ver en su Jefe de laboratorio, sección antropología, del Natural de Santiago de Chile lanzó un medio original. Existe en el país una le- Museo Nacional de Historia Naturd desde 1971 programa de investigación, conservación, gislación sobre monumentos nacionales y profesor de arqueología en la Universidad de restauración y revalorización de sitios pre- (ley n.o 17.288). sin embargo, ésta no Chile desde 1976. Se especializa en prehistoria de Chile central, restauración de monumentos y históricos. El objetivo del programa era asigna fondos especiales para su investiga- reconstrucción de sitios arqueológicos. Es autor de salvaguardar algunos monumentos ar- ción, conservación y restauración. Los cuatro monografias y veinticinco artículos queológicos en evidente peligro de des- museos nacionales o regionales -por su científicos en revistas especializadas. aparición por la creciente expansión urba- trayectoria científica y proyección futu- na y dar a conocer nuevos antecedentes ra- aparecen como las instituciones más prehistóricos a una metrópoli que, por es- indicadas para tomar a su cargo esta indis- tar demasiado inmersa en el presente, ha pensable labor. descuidado la búsqueda de su pasado pre- hispánico. Por ese entonces, la cuenca de Criterios d e selección Santiago carecía de monumentos preco- d e los sitios testigo, lombinos restaurados, susceptibles de ser visitados. El museo está ejecutando este Uno de los aspectos más interesantes del programa por etapas, para lo cual, además programa es la selección de los sitios testi- de sus propios fondos, ha recurrido al go (hfunizaga, 198 1) z . Los principales financiamiento comunal, privado e inter- criterios utilizados con este propósito son nacional, representado este último por los siguientes: aportes financieros de la Unesco. Representatividad: Los sitios elegidos de- La restauración de estos monumentos ben ser representativos de la cultura o contribuye a poner al hombre urbano en sociedad a que pertenecieron. Un resto 1. Véase Grete Mostny, Prehi.rtoria de Chile. Santiago, Editorial Universitaria, 1977, 184 p.. contacto directo con sus raíces, le ayuda a arqueológico raro y único, por ejem- ilustraciones. reencontrar su origen y a tomar concien- plo, no responde a un patrón mayorita- 2 . Carlos Munizaga, “Arqueologh: alguna cia de su identidad latinoamericana y an- riamente aceptado por el grupo y, por funciones urbanas y de educación. Antecedentes para el estudio de sitios testigo en Santiago dr dina. Al mismo tiempo, el programa pro- ende, no comunicará una forma de Chile’, Rtviita CODEU (Santiago), n.” 1, 1981. vee así a la metrópoli de Santiago (cuatro vida generalizada.
    • Revalorización de sitios arqueológicos por el Museo Nacional de Historia Natural de Chile 115 Pertinencia: Los vestigios deben corres- estacionamiento de vehículos, otro de inscripciones explicativas en sobrerrelieve ponder a etapas significativas del desa- camping y se construyó un museo de si- acerca de la importancia y aporte cultural rrollo cultural. En conjunto deben cu- tio. En el museo se exponen maquetas, del monumento. Estas inscripciones esta- brir un amplio lapso y dar una visión algunos hallazgos obtenidos en el lugar y rán distribuidas a lo largo del recinto. completa del modo de vida en una textos explicativos de la expansión incaica Este material posee la particularidad de época determinada. hacia el centro de Chile y del papel que mimetizarse con el paisaje y se espera que Variedad: Para evitar repeticiones y lograr desempeñó la fortaleza. Fue declarado posea una mayor duración que los letreros una utilización racional y eficiente de monumento histórico nacional por decre- metálicos (hierro pintado), que al cabo de los recursos, deben seleccionarse sitios to n.O 622 del 8 de septiembre de 1977 cuatro o cinco años se oxidan (como es el de características diferentes y variadas y entregado en custodia a las municipali- caso en el pucará de Chena). en cada uno de los casos. dades de Calera de Tango y San Bernardo Situación geográfica: Deben seleccionarse en solemne inauguración realizada el 12 aquellos sitios de mayor proximidad a de diciembre del mismo año. 3. R u b h Stehberg, “La fortaleza de Chena y su relación con la ocupación incaica de Chile centros urbanos. Como un reflejo del impacto de esta central”, Public. ocas. Mus. Nac. Hist. Nat. Facilidad de acceso: Por su proyección obra en la comunidad, cabe mencionar la Santiago, vol. 23, 1976, p. 3-37, 13 láminas; “Reflexiones acerca de la fortaleza inca de Chena“, educativa y turística, los sitios deben donación del terreno por parte de los pro- Rwistd de educacióti (Santiago), vol. 62, 1977, contar con vías de acceso. pietarios y el hecho de que este monu- p. 46-51. Preservación: Entre dos o más sitios de la mento fuera representado en el escudo 4 . Rubén Stehberg, “El complejo prehispánico Aconcagua en la Rinconada de Huechún”, Public, misma naturaleza, se preferirá aquél edilicio de la municipalidad de Calera de ocas. ïMus. Nac. Hist. Nat. Santiago, vol. 35 ~ que presente el mayor peligro de des- Tango. 1951, p. 3-57, trucción. Entre los principales problemas que de- Carácter monumental: El ideal sería que ben resolverse se encuentran los relaciona- los sitios escogidos presenten una gran dos con el mantenimiento y la gestión del superhcie. Pero, en nuestro caso, ésta lugar. no es una característica propia de las MUSEO NACIONALHISTORIA DE NATURAL, culturas de esta área. Cemerzterio de timulos de Huecbtiw (3 3 o 04’ Santiago de Chile. Reproducción plástica en fibrorresina de un enterratorio típico del Emplazamiento en una propiedad estatal: s; 70”49’ o).Se encuentra a 64 kilóme- cementerio de túmulos de Huechdn, con La habilitación turística de un yaci- tros al norte de Santiago, entre las carrete- restos óseos, cerámicos y ptttreos. Las miento arqueológico como sitio testigo ras Panamericana Norte e Internacional leyendas señalan las principales características se ve enormemente dificultada si éste se San Martin que conduce a Mendoza (Re- observadas por el antropólogo en la sepultura. encuentra en una propiedad particular. pública Argentina). Corresponde a los [Fofo: Rubén Stehberg.] Por este motivo deben preferirse los si- restos funerarios de una comunidad perte- tios emplazados en terrenos estatales. neciente al complejo cultural Aconcagua, Criterios especiales: En la mayoría de los que ocupó el sector hacia el año 1000 casos hay factores locales que deben D.C. Las obras se iniciaron a comienzos de considerarse: problemas comunales, ac- 19SO y se encuentran próximas a finali- ceso a la red eléctrica y al agua potable, zar. Como en el caso precedente, se obtu- apoyo de la autoridad local, etc. vo ayuda financiera de la Unesco. Las investigaciones en el lugar han lle- gado a la conclusión de que hubo un den- Lu t u r e u e n los sitios seleccionados so poblamiento durante el periodo tardío D e acuerdo con los criterios expuestos, se (1000-15 O0 D.C.) denominado localmen- seleccionaron los siguientes sitios arqueo- te “complejo cultural Aconcagua”, que al- , lógicos: canzó un alto grado de desarrollo cultu- ral. Su actividad en la Rinconada de Hue- Fortaleza ilzcaica de Chna ( 3 3 o 36’ S;70“ chún estuvo centrada en la explotación de 4 5 ’ O . encuentra al oeste de la ciudad ) Se una cantera de brecha hidrotermal silifica- de San Bernardo, a 2 , s kilómetros de la da, materia prima para la confección de carretera Panamericana Sur y a unos 25 herramientas que fueron utilizadas como kilómetros de Santiago. Corresponde a los productos de cambio con comunidades restos de un pucará (fortaleza) incaico de vecinas. 5 00 años de antigüedad y representa uno La presencia de restos de poblado, ace- de los vestigios más meridionales del im- quias de regadío, talleres líticos, piedras perio. Este sitio fue estudiado, parcial- en forma de recipiente, etc. exigirá la am- mente restaurado y habilitado como cen- pliación del proyecto de investigación ini- tro de esparcimiento cultural para la me- cial. Los trabajos se han centrado en el trópolij. Por estar emplazado en la cima cementerio de túmulos, próximo a ser ha- de un pequeño y abrupto cerro, fue nece- bilitado como sitio testigo y turístico. Los sario construir un camino hacia la cum- túmulos fueron excavados y restauradod. bre, el que adoptó las características de un En uno de ellos se podrá ver una repro- sendero señalizado con leyendas explicati- ducción en fibrorresina del enterratorio tí- vas. Junto a un pequeño bosque en la pico. Del mismo material se han confec- base de: la colina, se habilitó un sector de cionado figuras con forma de rocas, con
    • I 16 Rubén Stehberg NACIONAL MUSEO NATURAL. DE HISTORIA ,<* ti, 2 Santiago de Chile. Vista parcial de los túmulos funerarios del Cementerio de Huechlin. Colina, Chile, 198 1. LJn túmulo con los restos de una cuddrícda dc excavación, en cuyo lugar se ubicará una réphca en fibrorresina de un en terratorio típico. [Foto: Rubtn Stehberg.] Reproducción plástica en fibrorresina de rocas con leyendas en sobrerrelieve alusivas a las características culturales del cementerio de túmulos de Huechún, Colina. Estas rocas se colocarán luego en varios puntos del sitio arqueológico. [Foto: Rubén Stehberg.] Centro arqzleokgico de Farellones ( 3 3 O 2 I cuenca de Santiago y ejemplifica las dis- nal, transformando el sector en un sitio s; 70' 19' o).Se encuentra en la Cordi- tintas actividades de subsistencia abori- testigo, que es a la vez un museo al aire llera a unos 40 kilómetros al este de San- gen. libre. tiago, en el complejo deportivo de Fare- En efecto, el polo arqueológico del sec- Aunque los materiales arqueológicos llones, a 2 . ~ O Ometros de altitud. Corres- tor norte exhibe restos de una comunidad excavados son procesados en los laborato- ponde a los vestigios pétreos (casa de pie- aldeana con conocimiento hidroagrícola y rios de la institución para su ulterior estu- dra, piedras en forma de recipiente, talle- que alcanzó un alto desarrollo tecnológi- dio y publicación, parte de ellos son de- res líticos) dejados por grupos indígenas co y artístico. El centro arqueológico del vueltos al yacimiento y exhibidos en el montañeses durante sus actividades de sector oriental muestra comunidades de museo de sitio. Asimismo, los vestigios subsistencia. vida corddlerana que coexistieron con monumentales son restaurados y puestos Este proyecto se encuentra en proceso agricultores del valle, intercambiando con en valor en su lugar de origen. de planificación. Consistirá en la creación &tos sus productos. Finalmente, el pucará Para llevar a cabo estos trabajos ar- de un centro arqueológico en el complejo de Chena representa el momento en que queológico-museográfïcos, el museo debe deportivo de Farellones, aprovechando las poblaciones locales intentaron ser in- incorporar la comunidad a su quehacer y para ello un conjunto de vestigios pé- corporadas al imperio incaico. ejercer una influencia gracias a su saber y treos, consistentes en una caverna de pie- En realidad, estos nativos fueron los actitud científica. Necesita también con- dra (refugio natural cordillerano), reci- primeros arquitectos de la ciudad de San- tar con el apoyo y comprensión de las pientes de piedra y un taller lítico. El tiago. Sus construcciones, obras de in- autoridades locales, nacionales e interna- proyecto prevé la creación de un museo fraestructura vial, hidráulica y otras, con- cionales. En este sentido, debemos reco- de sitio arqueológico en el lugar. Esta ini- vencieron a Pedro de Valdivia de la con- nocer que la visión y el financiamiento de ciativa fue presentada a las autoridades veniencia de fundar en el lugar la capital la Unesco fueron el punto de partida para edilicias de la comuna de Las Condes, del reino. el desarrollo del programa. quienes mostraron enorme interés y ofre- Este programa se encuadra dentro de El museo contribuye con este progra- cieron estudiar la factibilidad de financia- los objetivos básicos del museo: investi- ma a la conservación, restauración, reva- miento. De concretarse el proyecto, las gar, conservar y divulgar el patrimonio lorización y habilitación turística de los investigaciones y trabajos se iniciarán en natural y cultural de la nación y, por su monumentos prehistóricos, en busca de 1982 y contarán con la participación de la intermedio, educar y cultivar a su pueblo. las raíces culturales del país y de su propia antropóloga Silvia Quevedo. Su ejecución significa una experiencia que identidad. Participa así en la definición, de es necesario evaluar y difundir. una cultura latinoamericana y en el mejo- En este caso particular, el personal del ramiento de la calidad de vida de sus ha- Conclusiones museo se traslada al terreno y allí desarro- bitantes por los efectos,multiplicadores de El conjunto de los yacimientos arqueoló- lla las actividades científicas que le son estas acciones en el ca'mpo de la educa- gicos seleccionados completa una secuen- propias. Adopta así medidas tendientes a ción, la ciencia y la cultura. cia ocupacional prehispdnica tardía de la mantener el patrimonio en su lugar origi-
    • El museo de sitio del Parque ArqueoZÓgico de El Cae0 Reina Torres de Aráuz MUSEO SITIO DEL PARQUE DE ARQUEOL~GICO DE EL Cmo, Panamá. Columnas basálticas restauradas y erigidas en su emplazamiento original. [Fato: Parque Arqueológico de El Caño.] Resefia La originalidad del caso del museo de si- tio del Parque Arqueológico de El Caño, en la provincia de Coclé, República de Panamá, radica, a nuestro juicio, en el he- cho de que una diversidad de circunstan- cias, disímiles y extremas al comienzo, pudieron, luego de aproximadamente sie- te años de trabajo continuo, ser superadas y armonizadas para lograr un aprovecha- miento cultural diversificado del parque arqueológico. El sitio conocido como El Caño, llama- do también en la literatura arqueológica El Espavé, fue objeto en 1926-1927 de un saqueo inmisericorde por parte de un enviado de la Heye Foundation de Nueva pleto, debido a las condiciones inadecua- por propietarios panameños que descono- York (hoy Museo del Indio Americano). das de almacenamiento y catalogación en cían la importancia cultural del sitio. Así, En aquel entonces la nueva y pequeña Re- que se encuentran desde hace muchos sólo se conservan notas esporádicas de pública de Panamá, de escasos veinte años años. Las autoridades del Museo del Indio viajeros y algunas raras fotografías históri- de vida independiente, no poseía personal Americano no nos comunicaron nunca cas donde se observa la presencia en el idóneo para supervisar estas excavaciones. información sobre objetos de orfebrería sitio de altas columnas basálticas, no es- Lamentablemente, debido a las circuns- procedentes de este sitio. En cambio, en culpidas, todavía en pie. Según informes tancias políticas, económicas y sociales del tres oportunidades, nos fue permitido es- escritos y dibujos entregados por Verrill al momento, las excavaciones se llevaron a tudiar las colecciones de esculturas mono- Museo del Indio Americano, las escultu- cabo con autorización de las autoridades líticas que se encontraban en depósitos y, ras monolíticas fueron excavadas por él a nacionales. Sin embargo, el arreglo con- mediante trámites especiales, la colección profundidades que oscilaban entre los tres tractual que se hizo en el momento no de cerámica. Estas investigaciones se redu- y los nueve metros. Verrill dejó un pe- fue cumplido: el entonces incipiente Mu- jeron a un estudio parcial de las tarjetas queño plano que indicaba el emplaza- seo Nacional de Panamá no recibió la de catálogos y a un estudio directo me- miento que supuestamente habían tenido cantidad de materiales culturales que el diante manipulación, medidas y fotogra- las esculturas monolíticas descubiertas y contrato establecía. En efecto, en los de- fías. Se nos ofreció, por otra parte, el pro- las columnas basálticas que se encontra- pósitos del antiguo Museo Nacional de cesamiento de copias plásticas de escultu- ban en la superficie. Panamá (constituido por más de tres mu- ras monolíticas. Debo advertir que en las En 1973 se creó oficialmente la Direc- seos especializados de arqueología y antro- exposiciones permanentes del Museo del ción Nacional del Patrimonio Histórico pología) solamente se hallaron ocho es- Indio Americano se exhibían sólo dos es- de Panamá. Inmediatamente se procedió a culturas monolíticas provenientes de este tatuas monolíticas de El Caño y seis meses salvar el sitio de El Caño en el momento sitio y entregadas por Hyatt Verrill, de la atrás fueron retiradas por un cambio en la justo en que se removía el terreno con Heye Foundation, responsable de las ex- exposición. Desde entonces, este material excavadoras para convertirlo en planta- cavaciones. Existe un documento de fun- de gran importancia para la arqueología ción de caña de azúcar. Al derribar uno de cionarios panameños de la época donde se de Panamá se encuentra en depósitos y es 1. Es conveniente advertir que una pequeña constata la irregularidad de esa entrega. accesible sólo a aquellos investigadores colección de las mismas fue enviada por el mismo En cambio, al Museo del Indio Ameri- que tienen la suerte de obtener un permi- Sr. VerriIl al Museo Americano de Historia Nat& de Nueva York. Colección pequeña, casi cano en Nueva York llegaron profusa so especial . toda de material lítico, pero entre las cuales existe cantidad de cajas conteniendo aproxima- una de las estatuas más completas y estéticamente damente cien especímenes, completos mejor logradas de toda la colección de El Caño. Pura Z creución u Las ocho esculturas monolíticas que fueron unos, fragmentados otros, de esculturas entregadas al antiguo Museo Nacional de Panamá monolíticas procedentes de este sitio. de un sitio arqueológico estaban en su mayoría fragmentadas y, aunque pudieron restaurarse, no constituyen de ninguna Hasta ahora no ha sido posible inventariar A partir de 1927 el área de El Caño fue manera lo más representativo y depurado de la el material cerámico, fragmentado y com- utilizada para la agricultura y la ganadería estatuaria de El Caño.
    • I I8 h ~ U S E ODEL INDIO hfERICANO, Nueva York. Una de las esculturas más significativas del estilo propio de El Caño que se encuentra en ese museo. [Foto: Parque Arqueológico de El Caño.] Fotografía original de las excavaciones de Hyatt Verrill en El Caño (1926-1927), que muestra algunas de las esculturas llevadas al Museo del Indio Americano, Nueva York. [Foto: Parque Arqueológico de El Caño.] Vista del museo de sitio, entre dos columnas basálticas restauradas. [Foto: Parque Arqueológico de El Caño.] los monumentos funerarios que compo- basilticas de corte natural. Estas proceden poco a poco podremos dilucidar, se deci- nen el área arqueológica, se produjo, de áreas geológicas de diez kilómetros a la dió, de acuerdo con una política institu- pues, el redescubrimiento del sitio de El redonda y fueron transportadas al sitio cional de estímulo, instalar un pequeño Caño hasta entonces apenas conocido a por las culturas precolombinas que allí museo de sitio que mostrara las piezas ar- través de la escasa literatura arqueológica florecieron desde el 800 D.C. hasta la irrup- queológicas que se iban descubriendo en procedente del Museo del Indio Ame- ción de la conquista española, como lo el área y abrir al público uno de los mon- ricano. atestiguan los hallazgos de cuentas de vi- tículos funerarios completamente excava- La Dirección Nacional del Patrimonio drio venecianas, mayólica española y hue- do donde se exponen los objetos fúne- Histórico consiguió que se restituyeran al sos de caballo en uno de los montículos bres. Se previó también presentar al públi- Estado panameño ocho hectáreas del área funerarios. co la calzada o plataforma, y evocar el arqueológica, donde habían comenzado Dentro de esta amplia zona de asenta- entorno primitivo mediante la construc- los primeros sondeos arqueológicos des- miento agropecuario secular (15 16 - ción de una gran casa precolombina tal pués del saqueo de Hyatt Verrill en 1973 ) existe un cerro llamado: Cerrezuela como fue descrita y dibujada por uno de 192 6 - 1927 . El estado de erosión del área que conserva todavía su vegetación origi- los primeros conquistadores españoles que era muy avanzado: durante unos cincuen- nal y donde hemos descubierto restos de penetraron en la región (15 16- 1 5 2 O ) . ta años el terreno había sido destinado a calzadas y retenes de muros. Ello motivó Esta construcción pudo llevarse felizmen- la agricultura y al pastoreo, y sometido a que se solicitara la declaración de este ce- te a cabo gracias a la continuidad étnica y excavaciones arqueológicas ilícitas, algu- rro como patrimonio natural y cultural cultural que perdura en las tierras altas de nas de las cuales ni siquiera son mencio- del área. En estos momentos se hacen ges- la región. De allí vinieron campesinos po- nadas en la literatura cientifica. Sin em- tiones ante el poder legislativo con el fin seedores de la tecnología arquitectónica bargo, los montículos funerarios, perfec- de integrarlo definitivamente al complejo precolombina y construyeron una gran tamente discernibles en el área, no habían del Parque Arqueológico de El Caño. habitación con materiales similares a los sido objeto de mayor depredación. Salvo descritos en las crónicas y que se encon- dos, cuyo cono superior fue cortado por U Hmuseo d e sitio busado e n traban todavía en la zona. Esta gran casa las máquinas niveladoras, se han podido de ocho metros de radio fue acondiciona- tradiciones étnicus e históricas preservar ocho. Tambien se pudo salvar da y decorada siguiendo fielmente las Cró- una calzada o basamento de piedras esco- Como somos conscientes de que el parque nicas mencionadas. La evocación de esta gidas así como más de ochenta columnas nos depara aún muchas sorpresas que cultura se completó con maniquíes vesti-
    • El museo de sitio del Parque Arqueológico de El Caño 119 dos a la usanza del habitante precolombi- mesticados que el indio coclesano criaba y no, de acuerdo a los testimonios que la de los cuales se alimentaba, como así tam- rica colección cerámica coclesana nos per- bién los productos alimenticios habituales mite conocer en detalle, hasta en el ma- de las culturas americanas precolombinas quillaje. Se reprodujeron en metales me- de esta región. Esta gran casa “habitada” nos nobles las joyas de orfebrería que los por el momento por seis maniquíes, am- trabajos arqueológicos han rescatado. La- bientada con música compuesta por artis- mentablemente la gran mayoría de las tas nacionales e interpretada en ocarinas y joyas originales desaparecieron en el sa- antiguos pitos originarios de Coclé, está queo cultural que América Latina sufrió a circundada por una vereda que el visitante consecuencia del colonialismo y se en- puede recorrer periféricamente, ya que el cuentran en la actualidad en museos acceso a los cinco recintos o cuartos de la como el del Indio Americano en Nueva casa está limitado para proteger los valio- York, el Museo Americano de Historia sos materiales arqueológicos que se exhi- Natural en Nueva York, el Museo Peabo- ben, especialmente las cerámicas Coclé dy de la Universidad de Harvard y el Mu- originales. seo de la Universidad de Pensilvania. Finalmente, detrás de la casa se extien- El estudio detenido de las pervivencias de el huerto casero precolombino, con folklóricas de la región coclesana permitió cada especie debidamente identificada por completar la reconstitución museográfica su nombre local y científico para que el de la casa que describimos. En efecto, las visitante pueda conocer las plantas culti- condiciones climáticas istmeñas habían vadas por el panameño precolombino. impedido conservar artículos de cestería, redes, aperos de labranza, esteras. La re- ConcZusìoizes producción de los tapices, los hermosos vestidos y los aderezos de las cabelleras Este proyecto, que aún se encuentra en que describen los cronistas se confió a dis- sus comienzos pero que cumple ya una tinguidos artistas nacionales, quienes se función cultural y didáctica, se enriquece inspiraron en la cerámica y la orfebrería aún más con la práctica anual, durante los Vista exterior de la vivienda precolombina, coclesanas. Uno de los detalles más intere- cinco meses de estación seca, de excava- o “Casa del cacique”, que se construyó santes de este museo de sitio es la cocina- ciones arqueológicas en distintos sitios del siguiendo las descripciones dejadas por los cronistas y conquistadores y gracias a la despensa donde se ha logrado reunir, gra- parque arqueológico. Ello nos permitirá, tecnología todavía vigente entre los cias a procedimientos de disecación, las con el concurso de los estudiosos, descu- campesinos indígenas de la región. aves y mamíferos domesticados o semido- brir los distintos elementos constitutivos [Foto: Parque Arqueológico de El Caño.] . .,. I Montículo funerario en exhibición permanente donde se pueden ver restos óseos y ofrendas fúnebres. [Foto: Parque Arqueológico de El Caño.] Vista interior que muestra tres personajes vestidos a la usanza precolombina. Los diseños de los tapices, de los vestidos y I joyas se ajustan ? las evidencias arqueológicas. [Foto: Parque Arqueológico de El Caño.]
    • I20 Reina Torres de Aráuz de los cuales ya podemos mostrar una pe- se yerguen orgullosas y enhiestas permite excavaciones científicas y modernas en queña parte. Sin embargo, persisten toda- presagiar lo que lograremos levantar en el sitio. vía algunas dudas acerca de la disposición los próximos años, con la aplicación de Creemos que este esfuerzo, que al prin- original de las columnas basálticas. Al res- los recursos de una museografia sencilla y cipio pareció una empresa imposible, nos pecto se barajan interpretaciones diversas flexible. Actualmente mostramos sólo seis está permitiendo salvar un área erosionada tales como la posibilidad de que formasen esculturas monolíticas de las ciento diez por siglos de prácticas agropecuarias parte de un complejo de juego de pelota conocidas que se encuentran en los Esta- (también es objeto de un estudio de refo- antillano llamado batgw. Por otra parte, dos Unidos y que los museos del Indio restación de base histórica) y transformar los elementos arquitectónicos del Cerre- Americano y el Museo Americano de His- un área saqueada arqueológicamente en zuela, que se yergue como un vigía testi- toria Natural se niegan a devolvernos a una zona de vegetación testimonial y de monial en lontananza, serán un hermoso pesar de solicitudes diplomáticas, persona- salvaguarda de vestigios arqueológicos. de objeto de estudio en un futuro cercano. les y respetuosas de restitución en concep- asentamientos humanos o de defensa. La restauración del primer grupo de se- to negociable, de canje o préstamo, y del senta y seis columnas basálticas que hoy ofrecimiento de colaboración conjunta en Reina Torres de Aráuz recibe un vaso precolombino de Panamá restituido al país por un representante del gobierno de Costa Rica en 1976. [Foto: INAC.] REINA T O R R E S DE ARAUZ Es con profundo pesar que anunciamos a nuestros lectores el en numerosas esferas relativas al patrimonio cultural y tam- deceso de la señora Reina Torres de Aráuz acaecido el 26 de bién a la medicina social. En su calidad de directora de las febrero de 1982. Pese a una enfermedad larga y penosa, la revistas Hombre y cultura y Patrimonio histhico se le deben señora Torres de Aráuz conservó intacto hasta el final un di- artículos y publicaciones numerosos y originales. namismo poco común en los esfuerzos que desplegaba para Reina Torres de Aráuz representó a su país en el Comité preservar y dar a conocer el patrimonio cultural. Prueba de del Patrimonio Mundial del que fue vicepresidenta. Pero su ello son los dos importantes artículos que figuran en este enérgica contribución a la cooperación internacional -y en número (el que precede y el de la p. 134). especial al fortalecimiento de las infraestructuras en Améric2 Nada hubiera podido disuadir a Reina Torres de Aráuz de Central- se revelaba todavía más fructífera cuando su cumplir con la promesa de colaborar en este número de acción se ejercía entre bambalinas. Estaba siempre dispuesta rVuseum. Estaba dedicada a la causa de la cooperación regio- a abordar nuevos problemas y a colaborar con sus colegas de nal e internacional tanto como a la del desarrollo de los todos los países. museos de su país. Se consagró sin medida a los museos de Panamá, cuya Nacida en Panamá el 3 0 de octubre de 193 2 , Reina Torres situación actual es el resultado de su paciente trabajo durante de Aráuz estudió historia y antropología en la Universidad años. Gracias a sus consejos, se constituyeron colecciones, se de Buenos Aires donde obtuvo el doctorado en antropología crearon laboratorios de restauración, se programaron nuevos en 1954. Ocupó la cátedra de antropología en la Universi- museos a la vez que se renovaban los antiguos y que se dad de Panamá en 1955. En 1961 fue nombrada presidenta lanzaban diversos programas de capacitación. Se establecie- honoraria del Centro de Investigaciones Antropológicas de ron vínculos audaces y originales con los museos extranjeros esa universidad, y en 1962, directora honoraria de la Comi- que conservan importantes objetos panameños y de los que sión Nacional para la Arqueología y los Monumentos HistÓ- se desea obtener la restitución. Innovadora y al mismo ricos. Entre los años 1967 y 1969, fue planificadora en jefe tiempo artesana en este terreno, redactó un documento muy de una comisión de estudios interdisciplinarios para el completo para el Comité intergubernamental de la Unesco desarrollo de la conciencia nacional, comisión dependiente para fomentar el retorno de los bienes culturales a sus países del gabinete presidencial. Entre 1969 y 1970 se desem- de origen, documento calurosamente acogido por el comité. peñó como directora del Patrimonio Nacional en el En su última carta a Museum con fecha del 28 de diciembre Instituto Nacional de Cultura (INAC) , del que había sido de 1981, nos enviaba un ejemplar de la nueva y exhaustiva subdirectora. En 1972 fue nombrada vicepresidenta de Ley de Control Arqueológico de su país que acababa de ser la comisión encargada de reformar la constitución del aprobada, lo que para ella representó “el más hermoso regalo país. de Navidad que hubiéramos podido desear después de nueve Esta espléndida carrera pública se vio acompañada por una años de lucha”. cantidad impresionante de trabajos de investigación, de acti- La comunidad internacional de los museos siente profun- vidades de capacitación y de intercambio de informaciones damente su desaparición.
    • I21 Nació el 5 de junio de 1938 en Champusco, México. Estudió pintura, escultura y 'restauración de pinturas, de escultura y textiles. Se desempeñó como ayudante de restauración de las pinturas El Centro de RestuuruciÓn murales del maestro Diego Rivera en el Palacio de Cortés en Cuernavaca, h.iordos, Mhico, 1962, y como restaurador de pinturas de caballete en el de lu Antigzld Guutmulu proyecto Tepotzotlán y en el Museo Nacional del Virreinato de 1964 a 1970. Fue subdirector Alejandro Rojas García técnico de ese museo de 1972 a 1977; coordinador de museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de 1977 a 1978: coordinador de la maestría en museología de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y En 1 9 7 5 , el Consejo Nacionalpara la Pro- convirtió muy protzto eta un éxito. Por sobre Museografia, 1978. Es asesor de conservación de la colección Franz Mayer del Banco de México teccih de la Aatigua Guatemala (CNPAG) todo, ha permitido fivnar un nzímero covzside- desde 1979. Ha publicado numerosas obras sobre le propuso al restaurador mexicano Alejandro rable de restauradores tantopara el paz3 como la restauración de las obras de arte. Rojas García que coordinara la creación de para América Central. un centro de restauración. Los recursosjinan- cieros del consejo eran extremadamente limita- Cuando en 1975 visitamos la Antigua dos, pero gracias al talento de la poblacìóz Guatemala para estudiar la posibilidad de local, al trabajo benévolo y a ayudas en especie formar un taller de restauración de bienes prownientes de jLer1.te.r públicm y prioadas, muebles que resolviera el problema de esta aventura, arriesgada en un comienzo, se conservación de obras en los pequeños museos, estábamos lejos de imaginar la trascendencia que llegaría a tener el proyecto, sobre todo teniendo en cuenta sus escasas posibilidades económicas. Uno de los primeros problemas que en- frentamos fue la falta de personal especia- lizado. Luego fue preciso resolver el pro- blema de una supervisión a larga distancia ya que Guatemala no contaba con un res- taurador calificado. Reclutar a un extran- jero significaba asegurar un contrato por un determinado tiempo, solución dema- siado onerosa dada la escasez de nuestros recursos. Otro problema era proveer los medios económicos para sufragar la em- presa y obtener los costos más bajos posi- bles. Semejante panorama puede desalentar a cualquiera; pero, teniendo en cuenta el carácter de ciudad-museo de la Antigua Guatemala, se imponía la obligación mo- ral de ayudar a resolver el problema. Se plantearon tres posibilidades: un pequeño taller de restauración para pinturas de ca- ballete que podía ampliarse con el tiempo y abarcar otras especialidades; un taller que abarcara por lo menos pintura y es- cultura; o, finalmente, un gran taller poli- valente. A causa de las carencias económicas del CNPAG fue preciso aceptar la primera proposición y encontrar un medio para sufragar los costos, por lo menos de los materiales para el aprendizaje, es decir, el equipo y los útiles. Se cobraría una cuota mínima a los aprendices o alumnos y con Adiestramiento en la limpieza de la capa superficial de una pintura de caballete. Antigua Guatemala, noviembre de 1776 [Foto: Alejandro Rojas Garcia.]
    • I22 Alejandro Rojas García el trabajo concreto: se reentelaron seis pinturas. Se encomendó a los estudiantes que en nuestra ausencia comenzaran a es- tablecer un catálogo de las obras existen- tes en edificios públicos y el inventario de Adiestramiento en la limpieza del reverso deterioros, labor que podían emprender de una pintura de caballete. Antigua sin necesidad de una supervisión directa. Guatemala, marzo de 1 9 7 6 . El siguiente paso consistió en seleccio- [Foto: Alejandro Rojas García.] nar a la persona adecuada para coordinar las labores del taller. La elección recayó en Margarita Estrada, a quien se le consiguió una estadía de un mes en el Taller de Restauración del Museo Nacional del Vi- rreinato de I.ikxico, para adiestrarla en la administración de un taller e impartirle además conocimientos de restauración. Se planeó el siguiente periodo de traba- jo con el grupo, coordinando las activida- des de dos restauradoras: Rosa Elvira Romero Langle, quien poseía una corta experiencia profesional, y Rosa Diez quien contaba ya para entonces con bas- tante experiencia y a quien se debe la di- rección de trabajos muy interesantes. La señorita Romero llegó a Antigua en la primera quincena de mayo, y la restaura- dora Rosa Diez, en la segunda quincena, para ocuparse del grupo y resolver los problemas que podían surgir por la falta de experiencia de la señorita Romero. La tercera etapa estuvo a cargo de dos esta suma se adquirirían algunos materia- especialistas diplomados en restauración lesl. A los artesanos de Antigua que de bienes muebles: Rebeca Duarte y Ale- desearan beneficiar de tal formación se jandro Reyes, quienes permanecieron en les otorgaría una beca consistente en la Antigua durante los meses de julio y condonación de la cuota mencionada. agosto. La estadía de Rebeca Duarte se El consejo se dio a la tarea de obtener prolongó hasta el mes de noviembre. Ese ayuda financiera de comerciantes, indus- mismo mes regresamos para cubrir la eta- triales u hoteleros, en forma de descuen- pa final del plan de enseñanza y seleccio- tos en hospedaje y alimentos o aun de nar al personal que continuaría con el tra- dinero o de pasajes de avión. bajo. Se planeó una segunda etapa de El taller escuela comenzó su labor a pe- aprendizaje y trabajo en base a visitas sar de los problemas suscitados por el te- coordinadas con la restauradora Rosa rremoto de febrero de 1976, quizás con el Diez y el autor de este artículo, con el fin entusiasmo que trae la necesidad de recu- de poder trabajar durante un mes con el perarse de la desgracia. Los problemas más grupo y obtener así una mayor continui- simples, como la compra de materiales en dad. el terreno, parecían insalvables, pues los El éxito de nuestras actividades fue evi- comerciantes sólo querían vender láminas, dente en marzo de 1978, al cumplir el martillos. madera y clavos y no sin razón taller dos años de funcionamiento. Con se negaban a entrar a sus almacenes semi- destruidos ya que la amenaza de un de- 1. Por otra parte se recibió la ayuda gratuita y rrumbe estaba siempre latente. espontánea de México a travis de dos dependencias de una misma institución: la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía y el Taller de Restauración del Progresos por etupus Museo Nacional del Virreinato, ambas pertenecientes al Instituto Nacional de La primera semana de trabajo constituyó Antropología e Historia. La escuela aportaría la una etapa de sensibilización para com- colaboración de alumnos de la licenciatura en restauración de bienes muebles -que cumplirían prender y compenetrarse de la obra por así con su servicio social obligatorio durante el realizar, etapa que trajo las primeras deser- periodo de vacaciones escolare- y el museo ciones. Fenómeno de selección natural: de colaboraría con aquellos miembros de su taller que aceptaran trabajar gratuitamente en Antigua un grupo de quince alumnos quedaron durante sus vacaciones, comenzando por el autor sólo diez. En la segunda semana se inició de estas líneas.
    • El Centro de Restauración de la Antigua Guatemala un personal que nunca sobrepasó cinco pero en muchos casos asesora las tareas de restauradores, se habían restaurado cua- restauración emprendidas en otras áreas y renta cuadros de diferente tamaño, algu- desde 1979, bajo el patrocinio de la nos de gran dimensión. Además, organis- Unesco, ha comenzado a acordar su ayuda mos internacionales tales como la Unesco a la zona centroamericana, primero, con y la OEA se interesaron por el taller de un programa propedéutico que consistió restauración e hicieron importantes apor- en un cursillo de un mes y que abarcó taciones que, por ejemplo, permitieron aspectos teóricos y una práctica en restau- restaurar el claustro conocido como El ración de pintura de caballete y, en 1980, Lazareto en las ruinas de La Recolección. con un curso de tres meses sobre la res- Las autoridades tomaron conciencia de tauración de ese tipo de obras. las necesidades y surgieron así otros talle- Se ha adiestrado a los restauradores res de restauración en la ciudad de Guate- guatemaltecos en la restauración de pin- mala. El primero de ellos, que dependía al tura de caballete, escultura, madera poli- principio de la unidad de rescate creada a cromada y pintura mural; se ha podido causa del terremoto, se incorporó después contribuir a la formación de restauradores al Instituto de Antropología de Guatema- en otros países como Honduras, Costa la. Siguiendo el ejemplo de Antigua, se Rica, Nicaragua, El Salvador, Panamá y la llamó a artesanos radicados en la ciudad República Dominicana; solamente en de Guatemala y se aprovecharon los pe- Guatemala existen ya tres talleres, dos en riodos de nuestras visitas para preparar a la capital y el otro en Antigua. Podemos su personal. El segundo taller, que depen- decir, y no sin orgullo, que Guatemala día del Instituto de Arte Colonial de puede ya enfrentar (aunque no resolver) Práctica de desprendimiento de un mural: Guatemala, comenzó a funcionar con las sus problemas de conservación del patri- etapa de preparación. Antigua Guatemala, personas que en 1976 habíamos comen- monio cultural sin necesidad de depender noviembre de 1976. zado a formar. de técnicos extranjeros, aunque su ayuda [Foto: Alejandro Rojas García.] El taller de restauración del CNPAG, es siempre apreciada y su enseñanza indis- Restauración de esculturas en madera en Antigua, es hoy un centro de restaura- pensable. Pero incluso sin ayuda exterior, policroma: eliminación de repintes para a ó n que cubre esencialmente las necesi- Guatemala ya no dejará perder su patri- descubrir la policromía original. dades del área de la Antigua Guatemala; monio cultural. [Foto: Alejandro Rojas García.]
    • Progresos recientes en - lu mzcseologíu colombìunu Gloria Zea de ibe Diplomada en filosofía y literatura por la Hasta comienzos de la década de 1970, la ve carencia de personal calificado en todos Universidad de los Andes, Bogotá. Profesora en el museología en Colombia era esencialmen- los niveles. Departamento de Letras CMsicas de esfa universidad; directora del Museo de Arte bfoderno te un concepto ideal en la medida en que Además, aun cuando los primeros mu- de Bogoti desde el año 1969; directora del estaba cargado de buenas intenciones. Sin seos colombianos hayan sido fundados in- Instituto Colombiano de Cultura desde el año embargo, el país contaba ya con numero- mediatamente después de la expedición 1974; directora de la Fundación Universitaria de sos museos, aun cuando pocos de entre botánica de 1783 y numerosos precurso- los Andes, Nueva York; presidenta del Consejo res alentaran la creación de instituciones ellos merecieran este nombre en razón de de Programaci6n del Instituto Nacional de Radio y Televisión. Ex miembro del Consejo de la pobreza de sus colecciones y del papel culturales a lo largo del siglo XIX, la Dirección de la Universidad de los Andes y del pasivo que desempeñaban en la difusión mayoría de ellos sólo fueron fundados Consejo Internacional del Museo de Arte de la cultura. Este triste estado de cosas después de 19 5 O . Más del 7 0 por ciento Moderno de Nueva York. Es autora de Hacia m a era resultado a la vez de la ausencia de de los museos existentes en el país, al me- c i h u a co/um6iuija, Rogotb, Instituto Colombiano de Cultura, 1978. una política definida por parte de las ad- nos entre los que estan vinculados con el ministraciones responsables y de una gra- Instituto Colombiano de Cultura (Col- cultura), datan de la segunda mitad de este siglo‘. Fue entonces evidente que era preciso organizar esos museos de manera racional. La inestimable herencia cultural amasada a lo largo de los periodos anteriores sobre el pasado prehispánico, colonial y de la época republicana había sido progresiva- mente dispersada o se había perdido. Se hacía patente la necesidad de equipos competentes que, respetando las mejores reglas museológicas, reunieran y pusieran a disposición del público el legado de los siglos. Para ello debía ampliarse la noción -hasta entonces demasiado cstrecha- de “museo” e incluir dentro de ella tanto a los monumentos históricos como a los conjuntos al aire libre. Al mismo tiempo, el gran interés suscitado por los artistas colombianos contemporáneos y la posi- ción que habían adquirido tanto en Amé- rica Latina como fuera de ella subrayaron la urgencia de una formación de alto nivel para los futuros responsables de los mu- seos de arte moderno. Se imponía, pues, una política global, sobre todo si se desea- ba que el público colombiano fuera capaz de apreciar las obras de sus creadores como éstas lo merecían. Teniendo en cuenta estas diferentes ne- cesidades y en función de las sujeciones económicas de la hora, el Instituto Co- lombiano de Cultura emprendió un estu- dio sobre el estado de los museos y, en base a informaciones serias, estableció Pintura del siglo XIX, Museo Nacional, prioridades de intervención. Se amplió Bogotá. igualmente la noción de “museo”, que [Foto: Museo Nacional, Bogotb.] abarcó a instituciones que hasta entonces no habían beneficiado de ese estatuto. Se estableció luego un plan de conjunto con 1. Jorge Betancur y Sebastián Romero, Los Il.luseos en Gdoml,a. Diagnóstico de la sitnu& el objeto de conservar y de restaurar la actual, Bogotá, Colcultura, 1979. totalidad de los monumentos nacionales:
    • Progresos recientes en la museología colombiana . 125 MUSEO ARTE DE MODERNO, Bogotá Exposición inaugural, 1979. [Foto: 0 Oscar Monsalve.] sitios arqueológicos, iglesias y edificios ci- viles del periodo colonial, etc. Gracias a lo cual se llegó a hacer el inventario metódi- co de los elementos que componen la he- rencia cultural del país. Primerus etupus Todo esto dio por resultado la reunión de un coloquio sobre el tema “Museología y herencia cultural”, en cooperación con el Instituto halo-Latinoamericano y en el marco del Proyecto Regional PNUD/ Unesco de Patrimonio Cultural. Una de las conclusiones de esta reunión consistió La trunt;zsfor~nución museo. Pero, en definitiva, la población en pedir que “allí donde fuera posible en- en su totalidad aprovechó del aconteci- del Museo Nucional miento. carecer las relaciones entre los hombres y el entorno, los museos se ‘vincularan es- La creación del Museo Nacional remonta trechamente al contexto sociocultural’”. a una ley votada por el Congreso el 2 8 de ElMuseo de Arte Moderno Esta recomendación sirvió de base a todos julio de 1 8 2 3. Pero recién en agosto de de Bogotá los programas posteriores de Colcultura. 1946 tuvo lugar su instalación en el Pa- La primera realización consistió en la nóptico -vasto edifico que data de me- De naturaleza diferente, el Museo de Arte apertura en 1978, en Bogotá, de una es- diados del siglo XIX-, donde se halla to- Moderno de Bogotá es una institución cuela de museología con una finalidad re- davía. Sus colecciones se componen de privada vinculada a Colcultura, y actual- gional. (Los seminarios y cursos de esta obras colombianas del siglo pasado y de mente una de las más importantes en su escuela se describen en los artículos de F. comienzos de éste. Conserva también re- género de toda América Latina. Fundado Lacouture y de S. Mutal, p. 90 y 94, res- cuerdos de la guerra de la independencia en 1954, este museo ha cambiado de pectivamente.) (retratos, uniformes, armas, insignias de edificio en varias ocasiones antes de que se Dentro de Colombia, este estableci- los regimientos y pinturas he las principa- inaugurara la primera planta de su propio miento permitió innegables progresos en les batallas) así como una inestimable ico- edificio, en 1979. La segunda parte está la capacitación del personal de museos. nografía relativa a SimÓn Bolívar, el Li- en construcción. Durante estos Últimos años, la elevación bertador. De acuerdo a la política formulada en de su nivel de conocimientos se ha tradu- La transformación de los locales del la conferencia de la Unesco ya citada, el cido en un acrecentamiento notable de la museo y la reorganización de sus coleccio- Museo de Arte Moderno de Bogotá tiene frecuentación del público. Si se considera nes comenzaron en 1976, bajo el impulso por cometido esencial adquirir las obras el estado de nuestros museos antes de de las comisiones que reagrupan a los de arte colombiano contemporáneo, aun 1970, debemos constatar que la museolo- principales expertos en materia histórica, cuando a menudo se interese también por gía ha avanzado desde entonces a pasos artística y arquitectónica y luego en estre- los artistas de los demás países latinoame- agigantados. Actualmente, nadie pone en cha cooperación con ellas. Con el fin de ricanos y, en menor medida, por los de duda la importancia de la protección y la poner de relieve su estructura original y los demás continentes. Sus colecciones se difusión de las obras culturales. Los mu- de adaptar sus vastas salas a las necesida- agrupan en cuatro secciones: pintura y es- seos colombianos han colaborado de des de la museografía contemporánea, el cultura, dibujo y grabado, creación indus- modo decisivo en el ahondamiento de edificio fue profundamente remodelado. trial y arquitectónica, fotografía, películas nuestra personalidad nacional. Además ya Mediante un nuevo plan de conjunto, se y video. Cada uno de los departamentos no están aislados de los demás países del trató de darle mayor relieve al desarrollo organiza sus propias manifestaciones con- continente. histórico de Colombia desde sus orígenes sagradas a tal o cual tendencia representa- Conviene también subrayar el papel hasta nuestros dhs. tiva del arte moderno. Paralelamente y motor del Museo de Arte Moderno de Desde su reapertura en 1978, el Museo mediante exposiciones destinadas al gran Bogotd en cada uno de sus departamen- Nacional ha organizado también varias público, se presentan las obras de los tos, la renovación completa del Museo exposiciones temporarias, consagradas a grandes maestros del siglo xx. Nacional y la creación de la Unión de periodos y a aspectos particulares de la Por otra parte, el Museo de Arte Mo- Museos de América Latina y del Caribe cultura nacional. Se creó una sección pe- derno de Bogotd se preocupa por dar a (UMLAC). dagógica para que los niños de las escuelas conocer de modo sistemático la diversidad 2 . hfustologíay patrimonio cultural: críticas y y los estudiantes conocieran, de manera de tradiciones del arte colombiano, lo que perq?ectifm, Lima, Unesco, 1951. atractiva y convincente, las riquezas del permite tomar una mayor conciencia de la
    • 126 Gloria Zea de Uribe La sala Nariño, Bolívar y Santander en el híuseo Nacional. [Foto: Museo Nacional, Bogotá.] Ivk~s~o Bogota. Fachada NACIONAL, del edificio. [Foto: Museo Nacional, Bogotá.] mezcla de influencias que han dado forma ambicioso proyecto fue el deseo, compar- a los caracteres propios del país. Realiza- tido por todos los países latinoamerica- ciones tales como Paisajes 1900-197 5 , nos, de conocer mejor su propia herencia: Arte 1política o Historia de la fitografla e72 en especial por medio de exposiciones Colombia han acentuado el interés por este concebidas por latinoamericanos, con ele- tipo de investigación, poniendo de relieve mentos puramente latinoamericanos y la mirada particular que se manifiesta a destinadas al público del continente. través de toda nuestra historia. Además de En noviembre de 1978 se h m ó un estas exposiciones, testimonio de la im- acuerdo entre Argentina, Brasil, Bolivia, portancia que este museo acuerda a la Chile, México, Panamá, Uruguay, Vene- comprensión de la sociedad colombiana, zuela y Colombia cuyo objetivo era “desa- el departamento educativo se ocupa de or- rrollar actividades de cooperación y de ganizar conferencias y ha elaborado un intercambio que permitan poner en prác- programa de ayuda pedagógica a las reali- tica el conjunto de las funciones de difu- zaciones locales. Iniciativas que han en- sión, de conservación, de investigación y contrado una muy buena acogida entre de enseñanza en la esfera de las artes plás- los jóvenes. ticas en América Latina y el Caribe y con Estos resultados son el fruto del esfuer- la finalidad de organizar un circuito de zo mancomunado de todas las categorías exposiciones itinerantes”’. En esta oca- interesadas, poderes públicos y empresas sión se escogió a Bogotá como sede de la privadas, artistas o estudiantes3. Tal reali- Unión de Museos Latinoamericanos y del zación no tiene precedente en el país, y el Caribe (LJMLAC). hecho de que el Museo de Arte Moderno Durante sus tres años de existencia, la de Bogotá cumpla desde ahora con los LJMLAC no se limitó a consolidar las re- rigurosos criterios de la museología mo- laciones ya existentes entre las institucio- derna debe pues ser considerado como un nes de la región sino que también ha sus- éxito digno del mayor encomio4. citado la creación de un centro de infor- mación sobre el arte, destinado a todos los países de América Latina, con sede en La UMLAC, u . ejemplo de 1z la Galería de Arte Nacional de Venezuela. cooperación regional Este organismo ultima actualmente los El alto costo de las grandes exposiciones detalles de la primera exposición itineran- itinerantes aísla a Colombia, como a los te, concebida en común por todos los demás países latinoamericanos, de las co- museos adherentes. Intitulada El paisuje rrientes generales del arte moderno. Ade- et2 la pintura latinoamericana del siglo S I X , más les impide dar a conocer sus propias esta exposición, que comenzará a viajar en 3 . Eduardo Serrano; Reamto de un csfjlerzo creaciones dentro y fuera de América Lati- 198 3 , reúne obras representativas del gé- m?2junto, Bogod, Museo de Arte hloderno, 1979. 4. Lo mismo ocurre con el Museo La Tertulia na. D e esta desventaja nació la idea de nero y del periodo provenientes de quince clc C.di y con el Museo de Arte Moderno de una organización común a todos los mu- países. Por primera vez será pues posible hkdellín recientemente inaugurado. seos de la región. Sin embargo, más allá tener una visión de conjunto de este 5 . Urì& d M u s ~ o ~ e Lutinoumrrimm y del C d t . estatutos y f i m u jurídicu, p. 3 , Bogotá,’ Colcultura, de los motivos económicos, la principal modo de expresión, entonces en boga en 1979. fuerza que permitió la realización de este tantos países de América Latina.
    • Frances Kay Brinkley . C 5 Anguilla Nació en los Estados Unidos, vivió veinticuatro c San Cristóbal a Barbuda años en las Antillas. Realizó estudios de francts, Santa Cruz Nevi?* L Antigua español, historia antigua y medieval, historia del 4 Montserrat arte y literatura. Conservadora del Museo de Carriacou. Trabaja actualmente en el Museo de Guadalupe Barbados como ayudante. Es autora de varias )L.cMaría Galante publicaciones sobre Granada y Carriacou. Dominica fSMartinica 4 Santa Lucía Curaçao San Vicente + b Barbados %Bonaire I Granada Isla Margarita /Tabago Trinidad an nzaseo en CU& ì'lu Venezuela- Pocas persotias, aun entre los sudamericunos, tribuye un mapa de visitas del pueblo alto enorme fascinación y sc l n convertido en 4 . coxocm lo que sucede e?i las ìdas de /as Antì- y del pueblo bajo. En el pueblo bajo están parte integrante de la vida de los habitan- llus i2h20res, sin hablar de la existencid de las antiguas oficinas de la aduana, actual- tes. Esto constituye evidentemente una los nzuseos creados recimtenmte. Sin enzburgo, mente planta de energía, y las bodegas del gran ventaja para el museo. como lo revela el rápiddpuaorama que u con- siglo XVIII, algunas en ruinas y otras con- tìnz¿aciÓfiEOJ brinda Frances K. Briiiklty , ku vertidas en un hotel de lujo. En la parte concìemia de poseer uiia identidad cultural, alta del pueblo, a la que se llega por una la voluntad de preservurla y de mostrur sus empinada carretera, se hallan Fort Oranje niatzifestacjones muieeriules s o ~tan vivuces -donde actualmente se encuentra el co- El Museo Nacional de Granada abrió sus aquí conzo en otras partes y merecen atencìófi rreo, el servicio de impuestos y las oficinas puertas el 9 de abril de 1976, en un edifi- y apoyo. administrativas-, los muros y la torre de cio que había servido como-cárcel antes la iglesia reformada holandesa, consagrada de transformarse en hotel y en depósito. Entre 1974 y 1979 hicieron su aparición en 175 5 , los vestigios de la sinagoga Ho- Este edificio había sido amenazado de de- numerosos pequeños museos en las Anti- nen Dalin de mediados del siglo XVIII y molición para convertirlo en parque de llas Menores, por ejemplo, en San Eusta- una media docena de bellas casas diecio- estacionamiento. Algunas personas inte- quio, Granada, Montserrat, Carriacou, chescas, algunas de ellas todavía habita- resadas en la historia de la isla intervinie- Tabago, San Vicente y María Galante. das. ron ante el gobierno para que lo convir- Dichos museos son muy diversos, con lo- El gobierno holandés ha tenido la ge- tiera en museo. Estas personas crearon un cales que van desde ingenios azucareros a nerosidad de suministrar a la fundación el comité, del que formó parte un represen- empresas funerarias y con colecciones que edificio para el museo, financiar la publi- tante del gobierno. Más adelante se cons- incluyen desde objetos de arte amerindios cación de la Historid de Safi Eustaquio de tituyó la Sociedad Histórica de Granada, hasta juegos infantiles. Hartog y colaborar en la protección de los entre cuyas responsabilidades figuró la ad- monumentos de la isla. La fundación ministración del museo. Sun Eustaqzlio: 2 I km2 - también tiene la suerte de poder mantener Como se trata de un museo nacional, abierto el museo siete días por semana, sus colecciones son muy variadas. Inicial- 1 600 bubituntes o mañana y tarde, gracias a personal volun- mente se exponían los objetos más diver- El primero en aparecer fue el Museo de tario de la isla y a extranjeros retirados. sos: piezas de arte amerindio, códices y San Eustaquio, el 16 de noviembre de En el pasado mes de noviembre la isla mapas, maquinaria azucarera, armas afri- 1974. La puesta en práctica de este tuvo el honor de recibir la visita de la canas, nueces y cacao, gres inglés. Pero proyecto fue particularmente rápida: sólo reina de los Países Bajos, quien recorrió pronto se impuso la necesidad de reorga- ocho meses antes se había creado la Fun- las calles empedradas de Oranjestad en un nizarlo teniendo en cuenta la limitación dación Histórica de San Eustaquio. Su carruaje antiguo. Actualmente hay mu- de espacio y la cantidad de objetos. El edificio constituye un buen ejemplo de ar- chos proyectos en obra: documentación comité, formado sobre todo por residen- quitectura de las islas holandesas de Bar- de las colecciones del museo, grabaciones tes extranjeros y aficionados, era conscien- lovento, especialmente por la sencillez de magnetofónicas de recuerdos de personas te del problema pero no lograba encontrar sus detalles. Esta casa de una sola planta, de edad avanzada, restauración mínima de una solución. construida principalmente de madera so- la iglesia reformada holandesa para que Se encontró la solución por casualidad: bre los cimientos de un edificio del siglo puedan realizarse allí las reuniones de la la esposa de uno de los estudiantes de la XVIII, constituye un museo muy atrac- fundación. Facultad Americana de Medicina de Gra- tivo. Posiblemente por ser la isla menos po- nada había realizado sus estudios en el Pero todo el pueblo de Oranjestad es blada y por que la vida local transcurre sin Smithsonian Institute. El museo la con- en sí mismo un museo. La fundación dis- muchas novedades, la historia ejerce una trató para que les ayudara a salir del paso
    • I 28 Frances Kay Brinkley MUSEO NACIONAL DE GRANADA. la Asociación para la Conservación del mente reconstituidas, que provienen de Emplazamiento actual. Caribe (CCA) de la existencia de un pro- las ruinas de grandes casas francesas e in- [Dibujo: Robert P. Cunninghani.] grama de ayuda creado por los miembros glesas. La sección africana posee dos gran- asociados de los museos de las Antillas, des tambores usados en las famosas “dan- cuya sede está en las Islas Vírgenes esta- zas de la nación” de Carriacou, herencia dounidenses. Así, antes de la inaugura- singular y casi inalterada de danzas triba- ción, el comité recibió la visita de Marcus les africanas. Buchanan, ex presidente de la organiza- El museo se sostiene con las cuotas de ción mencionada. los miembros, tanto nacionales como ex- Por consejo suyo, se formó un comité tranjeros. La llegada del Único barco de de adquisiciones del museo para recibir y turismo, que hacía escala en la isla una clasificar los objetos donados o prestados. mañana cada quince días durante el in- Se creó así un fichero para registrar todos vierno, constituía una fuente más de in- los objetos en exhibición o en reserva y gresos, pero la escala ha sido interrumpi- las referencias de publicaciones periódicas da. La disminución de turistas y la partida o de documentos sobre la historia de de gran parte del personal y miembros del Montserrat que pudieran ser útiles. comité ejecutivo hacen que el museo se La Sociedad para la Conservación de Si- resienta tanto en su dinamismo como en tios y Monumentos es un organismo no sus finanzas. gubernamental que depende financiera- mente sobre todo de las cuotas de los Tubugo: 300 kmz - miembros y de contribuciones privadas. 40.000 habituntes La Asociación para la Conservación del y, gracias a su formación, resultó ser de Caribe prestó su asistencia para la instala- El Museo de Historia de Tabago fue inau- una gran competencia. Tras un periodo de ción del museo. Los diferentes departa- gurado el 11 de febrero de 1977. Está estudio y consulta y con un costo mínimo, mentos gubernamentales cooperan cuan- ubicado en un pequeño edhcio especial- reorganizó las colecciones según una se- do se les solicita ayuda, y la Junta de Tu- mente destinado al efecto y arrendado por cuencia lógica y liberó el máximo espacio rismo ha asignado fondos para el desarro- una suma nominal $ . La Sociedad del Mu- para el desplazamiento de los visitantes. llo del proyecto. seo del Monte Irvine, organización carita- Cuando tuvo que regresar a los Estados Durante el invierno de 1980 se celebró tiva no comercial, trabajó cuatro años Unidos, el trabajo no estaba aún termina- una muestra fascinante para los niños (y para llevar a cabo el proyecto. Su propósi- do, pero gracias a la experiencia adquirida para el niño que hay en cada adulto). Se to: contribuir a la educación de la nueva el comité pudo proseguir el trabajo. Tarea trata de un modelo a escala reducida de generación. nada fácil: algunos de los extranjeros resi- un trapiche en funcionamiento, con su Las colecciones comprenden desde una dentes que han trabajado mucho por el cámara de ebullición y figuritas de trabaja- sección geológica, pasando por vestigios museo se han ido. Además, el museo de- dores que transportan caña al trapiche, de la historia de la isla con las diferentes pende financieramente de la venta de en- operan los rodillos y extraen azúcar de las ocupaciones española, francesa, holandesa tradas a los visitantes extranjeros, ahora tachas. Con maravillosa ingeniosidad, las e inglesa, hasta especímenes de la flora y la menos numerosos. Sin embargo, el comi- aspas y rodillos del molino son accionados fauna marinas. té sigue determinado en su voluntad: po- por el motor de un tostador eléctrico. Al- La sociedad del museo está llevando a ner de relieve los testimonios del pasado gunos piñones han sido esculpidos a cabo un ambicioso programa de publica- de Granada y preservarlos. mano a partir de tejos de hockey sobre ciones: una serie de folletos mimeografia- hielo. Como dijo un miembro del comité: dos sobre diversos sucesos de la historia Montserrat: 98 km2 - ‘‘¿A quién le hacen falta tejos de hockey de Tabago. Con ello se cumple un doble 13.000 bubituntes sobre hielo en el Caribe?” propósito: educar y recabar ingresos para Como bien ilustra este ejemplo, el cre- el museo. Los temas considerados son de Menos de un mes después de la inaugura- cimiento y desarrollo del museo de Mont- diversa indole: el contrato de arrenda- ción del de Granada, el 4 de mayo de serrat están en buenas manos. miento de 1647, las batallas navales de 1976 se inauguró el Museo de la Sociedad Rockly-Bay, las primeras crónicas sobre la para la Conservación de Sitios y Monu- isla, la primera colonización de los holan- mentos de Montserrat. Con gran imagi- Carrìucozl:33 km2 - deses. Se trata de folletos de gran calidad nación. un molino del siglo XVIII y un 5.000 bubituntes y constituyen una acertada contribución a antiguo ingenio azucarero han sido trans- La Sociedad Histórica de Carriacou inau- la historia de la región. formados en dos salas de exposición y una guró su primer museo en agosto de 1976 sala de lectura. Todos los objetos expues- en la bodega de una destilería de ron, que 1. La mayor parte de los objetos fueron tos fueron encontrados o utilizados en pronto abandonaría por otro local de donados o prestados; gracias a ello, las adquisiciones no han superado la suma de Montserrat I . mayores dimensiones: un edificio que ha- 37 dólares estadounidenses. El museo está administrado por el Co- bía sido funeraria2. 2 . Durante sus siete meses de permanencia en mité de la Sociedad para la Conservación El museo, aunque pequeño, posee aca- el primer local, el museo gastó un total de 1 3 3 dólares estadounidenses; durante el primer de Sitios y Monumentos. Dicho comité so la colección amerindia más representa- año en el segundo local, sólo 63 j dólares. incluye a un miembro del gobierno de tiva de las Antillas. La sección europea 3 . El alquiler cuesta 40 céntimos. Pero la adquisición de la colección y el acondicionamiento Montserrat. Desde la puesta en marcha contiene fragmentos de vasijas de porcela- del museo fueron de un precio $‘elevado”: del proyecto, el comité fue informado por na y de vidrio, algunas de ellas parcial- i 15.437 y 4.276 dólares, respectivamente!
    • El Caribe oriental: un museo en cada isla 129 San Vicente: 389 km2 - Lu supervivencia fundada MUSEO LA SOCIEDAD LA DE PARA CONSERVACI~N Y MONU~ENTOS DE Sinos DE 100.000 habitantes en un mínimo de exigencias MONTSERRAT. [Foto: Ken Brown.] El museo de San Vicente fue fundado el Estos diversos ejemplos prueban que para 9 de agosto de 1979. La ceremonia inau- abrir un museo no es necesario que la po- gural contó con la presencia, además de blación sea numerosa o muy instruida, ni personalidades locales y extranjeras, de un disponer de una gran cantidad de dinero. grupo de escolares de origen caribe. Esta Cada uno de los museos presentados ha era la culminación del trabajo de siete incrementado a su manera la riqueza cul- años realizado por la Sociedad para la tural del pueblo de su isla y está contri- Conservación de Sitios y Monumentos buyendo a la salvaguarda de las tradicio- desde la adquisición del edificio, una nes y del patrimonio histórico. Todos, de quinta en los jardines botánicos4. una forma u otra, procuran atraer a los La idea original era la de crear un mu- jóvenes y darles un conocimiento del pa- seo nacional, pero cuando los miembros sado que les ayude a tomar conciencia de de la Sociedad Arqueológica e Histórica su identidad. entregaron al museo sus colecciones Ya sea que su financiamiento sea públi- amerindias, se tuvo la evidencia de que co, privado o mixto, todos estos museos estas colecciones ocuparían todo el espa- necesitan más dinero para poder seguir cio disponible. Así, el Museo de San Vi- adelante. Asimismo, todos ellos adolecen cente se establecih específicamente como de falta de espacio y de personal calificado. museo de arqueolLXía amerindia. Para El problema del espacio se podría resolver darle publicidad, el $obierno lanzó una con dinero. El problema de personal no es emisión de sellos de correo sobre los obje- necesariamente complicado. Bajo la égida tos del arte caribe. de la Asociación para la Conservación del El museo cuenta con una curiosidad Caribe, un museólogo calificado, que adicional: el “jardín indio”, donde se cul- comprendiera el espíritu que anima a los tivan la mayoría de las plantas utilizadas aficionados que crearon y administran es- por los indoamericanos. tos museos y que se identificara con el esfuerzo que ellos les han dedicado, po- María Gulunte: 246 h i 2 - dría pasar dos o tres meses en cada uno de ellos enseñándoles las técnicas de catalo- 20.000 habitantes gación, documentación y exposición. El Ecomuseo de María Galante, inaugu=--+3to seria un paso gigantesco para asegu- do en 1979, es objeto de un artículo des- rarles una continuidad en el porvenir. criptivo por Gérard Collomb e Yves Re- nard (véase p. 1 0 9 ) . Las ideas puestas en [Traducida del ing¿éi] MUSEO LA SOCIEDAD LA DE PAR CONSERVACIÖN Y MONUMENTOS DE SITIOS DE práctica y las innovaciones introducidas MONTSERRAT. El molino de viento. deberían contribuir en mucho a la vida 4 , La apertura de eSte muSeo ha insumido convertido en museo. cultural del Caribe. 10.000 dólares. [Foto: Montserrat National Trust Museum.] MUSEO NACIONALDE GRANADA. Objetos amerindios. [Foto: Jim Rudin, Grenada National Museum.]
    • AI comenzar las obras de restauracih en 1969, ésta era la imagen que ofrecían los grandes salones del Pdacio. con el agravante de no haberse conservado casi El museo d Lu Hubanu: e ninguna obra de arte de su primitivo tesoro. [Foto: hluseo de La Habana.] Eusebio Led Spengler Han transcurrido más de doscientos años desde que en 1776 el ingeniero militar Licenciado en historia general, es autor de Francisco Fernández de Trevejos y Zaldí- numerosos ensayos y artículos sobre temas de var trazara los cimientos del Palacio de historia y museología. Profesor invitado de varias Gobierno, Casa Capitular y Cárcel de La universidades europeas e hispanoamericanas, ha Habana, que con el correr del tiempo se dictado conferencias sobre materias de su especialidad en museos y sociedades científicas conocería casi exclusivamente por el extranjeras. Desde 1967 es director del Museo de nombre de Palacio de los Cap-itanes La Habana e historiador de la ciudad. En la Generales. actualidad ocupa ademis el cargo de secretario Este edificio, que ocupa un área de ejecutivo del grupo de trabajo nacional para La aproximadamente 6.5 00 metros cuadra- Habana vieja. Es miembro del Consejo Superior del Centro Iberoamericano de CooperaciGn de dos, fue escenario privilegiado de los más España. Ha recibido numerosas condecoraciones y trascendentales acontecimientos de la his- distinciones. toria cubana: el florecimiento y eclipse de Galería de la planta alta: luces y sombras se proyectan sobre una de las galerpas interiores más bellas de Cuba. [Foto: hfuseo de La Habana.] MUSEC) LA HABANA. claustral del DE Patio Palacio de los Capitanes Generales (1776-1791). actual sede del hluseo de La Habana y de la oficina del historiador de la ciudad. En el centro, la estatua de Cristóbal Colón. [Fofo: Fernando kzcano. Gramma.]
    • espejo d m u ciadud e En la antigua caballeriza hoy se exponen coches, carruajes e incontables objetos que reproducen el ambiente de la ciudad en distintas kpocas. [Fofo: Museo de La Habana.] la dominación colonial española, entre tectónica nos permite afirmar categórica- 1791 y 1898; el gobierno interventor mente: “nosotros no hicimos el museo, el norteamericano en los periodos que van museo nos hizo a nosotros”. de 1899 a 1902 y de 1906 a 1908; la Recuperar la historia de la ciudad que república, entre 1902 y 1920, para con- ha sido en gran medida el centro de la vertirse, finalmente, en sede del Ayunta- vida del país durante casi medio milenio y miento y Alcaldía de La Habana desde pretender encerrarla en las exposiciones esta última fecha y sin interrupción hasta del museo no es una tarea fácil. Si a esto el triunfo de la revolución del I .o de ene- se agrega la dificultad de adecuar lo que ro de 1959. queremos decir a las exigencias y condi- cionamientos impuestos por un edificio antiguo que a su vez posee su propia his- El edz’jîcio y su restuuracihz toria y la elemental necesidad de superar Profundamente impregnada del espíritu las siempre presentes limitaciones mate- de la España del sur, marcada indeleble- riales, se tendrá una idea aproximada de mente por la secular dominación de los los lineamientos que han conformado árabes, la arquitectura de esta casa de be- más de tres lustros de trabajo continuado. lleza extraordinaria, y particularmente el encanto del claustro, con su jardín de de- La obra docente licados perfumes, señalan la aparición en Cuba de los rasgos distintivos de la iden- El museo ha sido creado con un enfoque tidad nacional que se hacían presentes en dinámico y didáctico, basándonos en la la economía, en el pensamiento social y sobriedad y seleccionando los materiales político, en la creación artística y la voca- sin apartarnos del objetivo fundamental: ción cultural de los criollos de las postri- el papel desempeñado por la ciudad y sus merías del siglo de las luces. hombres en la historia de la nación. Durante estos Últimos dieciséis años Paralelamente, el museo se fue convir- L d i -I hemos trabajado arduamente en la restau- tiendo en un centro de investigación y ración de este edhcio, curando con entra- una casa de cultura abierta a las inquietu- El destino de la nación cubana aparece en las salas de historia de las cuales la más ñable ternura las heridas a veces irrepara- des e intereses de las personas de todas las importante es la de las banderas, verdadero bles que el tiempo y los hombres infligie- edades, especialmente de los niños. Orga- Panteón donde reposan, protegidas y ron a su estructura y ornamentación. Sólo nizamos anualmente festivales de teatro, cuidadosamente conservadas, las banderas disponíamos de una oficina obstruida por ofrecemos conciertos y representaciones de combate del ejército libertador. de títeres, fomentamos peñas literarias y [Foto: Museo de La Habana.] material de climatización, archivadores y legajos. alentamos cada sábado una gran fiesta po- El análisis de los planos -cuya bús- pular, hoy muy conocida, que reúne a los La Plaza de Armas de La Habana. El Palacio artesanos de todos los oficios en torno al del Gobernador, al fondo, concede especial queda nos condujo a los más prestigiosos relieve al conjunto del siglo XVIII. Se destaca y antiguos archivos de España- y las ex- museo y a los antiguos espacios habane- el reloj que ha marcado horas cavaciones arqueológicas sistemáticas pu- ros. Todo esto hace que el museo esté trascendentales de la historia del país. Al sieron al descubierto los basamentos de vivo y siempre presente en la vida cotidia- centro, la estatua de Carlos Manuel de construcciones hispánicas anteriores al na de la ciudad. Ctspedes y del Castillo, padre de la patria y primer presidente de la república en armas. siglo XVIII. Aparecieron así los cimiqntos Hoy presenciamos un fenómeno de [Foto: Museo de La Habana.] de la Parroquia1 Mayor, la primera igleqia suma importancia: se han iniciado las de La Habana, construida entre 1 5 5 5 y obras de restauración del centro histórico 1574, y los sepulcros de los incontables de La Habana. Las calles y casas comien- difuntos allí inhumados. Se encontraron zan a recuperar su fisionomía original, los también exponentes de cerámica mayólica ornamentos y objetos que un día retira- -española y americana- y rastros de la mos ante el peligro de su eventual des- comunidad aborigen en vías de transcul- trucción, extravío o exportación. turación, todo lo cual nos ha permitido Hoy asistimos a un proceso de “desmu- determinar con exactitud no pocos deta- seización” en el sentido más estricto de la lles del comercio y la vida de la capital de palabra: es el momento en que la casa co- Cuba aun desde los tiempos anteriores a mienza a dejar de ser el museo de la ciu- su fundación en el año 15 1 9 , cerca del dad y empieza a nacer la ciudad del mu- puerto del mismo nombre. seo, la ciudad viva, habitada, laboriosa y La experiencia acumulada en la investi- bella que ha de tener al museo como gación documental, arqueológica y arqui- espejo.
    • RETORNO Y RESTITUCION DE LOS BIENES CULTURALES Rodrigo Pallares Zaldumbide El tráfico z”cZto: frdcdsos y ém’os J Es preocupación prioritaria de nuestras insti- los ministerios de Relaciones Exteriores y de bajadas. Desgraciadamente nos encontramos tuciones culturales evitar la salida de su terri- Gobierno, solicitamos la presencia del embaja- frente a un problema legal: para iniciar cual- torio nacional de los objetos que pertenecen al dor, jefe del diplomático denunciado, para quier trámite judicial se debe comprobar que patrimonio cultural y lograr su restitución proceder a la inspección del equipaje. Se trata- los objetos salieron del Ecuador después que se cuando este hecho ha sido consumado. En la ba de tres grandes bultos. Abierto el primero, hubiera dictado la ley que prohibe su exporta- lucha para conseguir estos objetivos se obtie- se procedió a extraer muebles, vajillas, artesa- ción; lo que resulta, en la mayoriB de los casos, nen triunfos más o menos fáciles, que contras- nias, libros y objetos varios cuya salida del país imposible, ya que, generalmente, se desconoce tan con derrotas totales. En ciertos casos, las no constituye delito alguno. Dada la lentitud la fecha, la forma y los medios empleados para batallas jurídicas que se emprenden duran años del proceso, la inspección del segundo bulto se su salida. durante los cuales no decae el espíritu de lucha dejó para el día siguiente. Al otro día, al no y la fe en el éxito. En este artículo me referir6 aparecer el cuerpo del delito, la indignación a tres ejemplos que ilustran claramente estos del embajador iba en aumento, tanto como el Una batalla que debemos ganar casos y que he vivido de cerca como director, nerviosismo del delegado de protocolo de la A fines de 1974, recibí una comunicación del primero de la Dirección de Patrimonio Artís- Cancillería y la desesperación del funcionario director del Museo del Banco Central, en la tico y luego del Instituto Nacional de Patri- del instituto. Reciin al tercer día, en el fondo que me adjuntaba un recorte de la revista ita- monio Cultural del Ecuador. del tercer bulto, se encontraron ochenta gran- liana Epoca, n.o 1244, del mes de septiembre des cajas que contenían novecientas diez piezas de ese año. Era un articulo profusamente ilus- pertenecientes al patrimonio cultural del trado, referente a una important? colección de Un éxito completo Ecuador, consistentes en objetos arqueológi- objetos arqueológicos ecuatorianos que poseía En noviembre de 1978, la Dirección del Insti- cos, cuadros y esculturas de la época colonial. un tal Giuseppe Salomone, en ibfilán. Las fo- tuto de Patrimonio Cultural recibió una de- Toda la colección fue confiscada. Se brindó tografías mosrraban hermosas vasijas y figuri- nuncia telefónica de parte de una persona ca- informaci6n detallada a la prensa, pero, por llas de cerámica junto a sofisticadas modelos lificada como confiable, que decía vivir frente consideración al país y a su embajador, se omi- que, simulando un desfile de modas, lucían a la casa de un alto funcionario de una emba- tieron los nombres. máscaras, pendientes, brazaletes, pectorales y jada europea. Este funcionario se aprestaba a otras joyas de oro, que fueron usadas con fines regresar a su país y ese mismo día había despa- Rotudos fracasos ceremoniales por antiguas culturas que habita- chado a la aduana por camión enormes bultos ron el actual territorio ecuatorixno. que, según el denunciante, contenían numero- En varias ocasiones en que se detectaron ven- En ese artículo, Giuseppe SalJmone conta- sas obras de arte ecuatorianas, cuya salida está tas de objetos arqueológicos ecuatorianos en ba cómo había adquirido tan Eibulosa colec- prohibida. galerías de arte de Europa y Estados Unidos de ción: durante años se había dedicado a viajar y Basándonos en la ley sobre inmunidades di- América, se trató de obtener su restitución por a explorar el Ecuador, comprando objetos ar- plomáticas y contando con la colaboración de intermedio de la Cancillería y de nuestras em- queológicos t“ a “huaqueros“ como a intermediarios e, inclusive, relataba excavacio- nes arqueológicas realizadas personalmente. Y, creyindose una celebridad, iniciaba su auto- biografía: “Nací en 1942. en Piamour:, de una familia de agricultores...” Al leer esta fecha, pensé: por fin podr*tmos demostrar que una colección arqueológica sa- lió ilícitamente del Ecuador cuando ya existían leyes que Io prohibían. Por precoz que haya sido ese tal Salomone nacido en Piamonte en 1942, jamás puede haber emprendido tan co- diciado trsco antes de 1945, año en que se votó la ley de patrimonio artístico. El ministro de Finanzas del Ecuador, acompañado por el autor de este artículo, supervisa parte de los 9 1O bienes culturales decomisados en 1978 del equipaje no acompañado de un diplomático europeo. [Foto: Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.]
    • Retorno y restitución de los bienes culturales I33 Con estos antecedentes, se inició un juicio restitución pura y simple es la única solución en Italia con el fin de recuperar la colección. aceptable, verdadera y justa, como en aquéllos Tomaron conocimiento del asunto el prefecto en los que el país reclamante demuestra que y el jefe procurador de la Procuraduría de Mi- sus bienes culturales fueron exportados bur- Ibn, quienes encargaron el caso al juez instruc- lando los controles aduaneros, con posteriori- tor doctor Guido Viola. Este ordenó el secues- dad a la vigencia de leyes que prohiben su tro de cerca de diez mil piezas arqueológicas salida del territorrio nacional. En nombre del ecuatorianas que se encontraban en el domici- gobierno del Ecuador, me permito exponer al lio de Salomone y en la galería Manzoni, don- comité uno de estos casos que, por sus carac- de se preparaba una exposición. terísticas, aportará importantes elementos de Rodrigo Pallares Zaldumbide Paradójicamente, a raíz de este secuestro, juicio que contribuirán, a no dudarlo, a que Salomone fue encarcelado, pero no por tráfico sus resoluciones sean más positivas y a que Nació en 1925 en Quito. Diplomado en ilegal de bienes culturales, sino por posesión encuentre soluciones para problemas similares ingeniería por la Universidad Central, Ecuador, ilícita de armas, que fueron encontradas en su de otros gobiernos.” 1947. Como becario del gobierno franc&, realizó estudios de arquitectura en la Escuela casa cuando los carabineros realizaron el se- El comité, luego de haber estudiado los Superior de Bellas Artes, 1948-1949. Fue cuestro. planteamientos de nuestro gobierno, resolvió director de la Dirección General de Patrimdnio Desde entonces continúa un largo y costoso dirigirse al ministro de Gracia y Justicia de Artístico de 1973 a 1978. Es director del juicio. En un interrogatorio, Salomone, cuyo Italia manifestándole su preocupación y el de- Instituto Nacional de Patrimonio Cultural verdadero nombre resultó ser Giuseppe Da- seo de que se encontrara una rápida y justa desde 1978. Ha participado en varias reuniones nusso y que había utilizado ese seudónimo a solución al juicio planteado por el Ecuador. internacionales y organizado la primera raíz de una quiebra fraudulenta, confiesa: “Sé Como resultado de esta gestión, pareciera que Conferencia sobre el Rescate Arqueológico en que está prohibida la exportación del Ecuador los magistrados responsables agilizaron los trá- el Nuevo Mundo (Quito, mayo de 1981). de objetos arqueológicos (...) No dart: los mites que estaban estancados y resolvieron en- nombres de las personas a las que he compra- tregar la custodia de las diez mil piezas ar- do los objetos arqueológicos para evitar que queológicas a nuestro cónsul, lo que conside- tengan problemas con la justicia de su país ramos como un triunfo de la causa ecuatoriana (...) La máscara de oro la tengo en una caja de ya que, anteriormente, esta custodia estaba a seguridad en un banco de Nueva York que no cargo de un socio de Danusso. pienso señalar.” A pesar de que Salomone ha En la segunda sesión del comité interguber- reconocido su delito y de los años que dura namental, el caso fue evocado por segunda vez Reproducción de una fotografía de la revista este engorroso trámite judicial, las justas rei- por el embajador del Ecuador, delegado per- Epoca, n.o 1244, septiembre de 1974, que vindicaciones de las autoridades ecuatorianas manente ante la Unesco, quien en esa ocasión muestra a una modelo ataviada con piezas no han sido aún satisfechas. Es interesante arqueológicas ceremoniales, pertenecientes a era uno de sus vicepresidentes, y por el delega- la colección que fue sacada ilícitamente del anotar que Danusso -alias Salomone- pu- do permanente de Italia ante la Unesco quien Ecuador por un traficante italiano. blicó un lujoso libro sobre arqueología ecuato- dio cuenta de las gestiones efectuadas por el riana, ilustrado con fotografías de la colección ministro italiano de Relaciones Extranjeras en litigio. El Instituto Italo-Latinoamericano para acelerar el trámite judicial. El comité fue (IILA) al comprobar que el texto había sido también informado de una resolución especial tomado casi literalmente del catálogo de una adoptada por la primera Conferencia sobre el exposición arqueológica realizada en su sede Rescate Arqueológico en el Nuevo Mundo por el Museo del Banco Central del Ecuador, que tuvo lugar en Quito en mayo de 1981’. le interpuso un juicio por plagio, que fue ga- En consecuencia, adoptó la recomendación si- nado tras un rápido y ágil proceso en contraste guiente: “El comité toma nota del informe con la lentitud del juicio entablado por el go- presentado por el representante del Ecuador bierno ecuatoriano. .con respecto a 1 2 .O00 piezas arqueológicas En realidad, en ‘casitodos los países, las san- ilegalmente exportadas a Italia, pleito en po- ciones previstas por la ley en caso de importa- der de la justicia italiana; pide al presidente ción ilícita de tales bienes son las mismas que para cualquier otro producto, aun cuando es- 1. Resolución especial n. 1 de la primera o tos países hayan firmado en 1970 la Conven- Conferencia sobre el Rescate Arqueológico en el ción de la Unesco sobre las medidas que deben Nuevp Mundo: Que un invalorable patrimonio “Cotzideratzdo: adoptarse para prohibir e impedir la importa- cultural del Ecuador, conformado por alrededor de ción, la exportación y la transferencia de pro- 12.000 piezas arqueológicas, ha sido ilícitamente piedad ilícitas de bienes culturales. Y, desgra- exportado a Italia por un traficante internacional, estando en plena vigencia la ley ecuatoriana de ciadamente, a menudo el juez mira al contra- patrimonio cultural; que el Estado y el pueblo bandista de bienes culturales con más benevo- ecuatorianos están empeñados en la recuperación lencia que a aquél que introduce ilegalmente de esos bienes pues constituyen parte de su alcohol o cigarrillos en el territorio nacional. memoria cultural, para lo cual sus organismos competentes entablaron un juicio ante los Cuando asistí como delegado del gobierno tribunales italianos que lleva ya varios años sin ecuatoriano a la primera reunión del Comité resolución; que el Ecuador ha denunciado este intergubernamental para fomentar el retorno caso ante los organismos internacionales de los bienes culturales a sus países de origen pertinentes y ha recavado el apoyo para su reclamación; o su restitución en caso de apropiación ilícita, Resccelrv: Adherirse y respaldar al Estado y presenté este caso en los siguientes términos: pueblo ecuatorianos en su justo pedido; y enviar “La restitución pura y simple de los bienes copia de esta resolución al Ministro de Gracia y culturalesa sus países de origen será en general Justicia de Italia, al Tribunal italiano donde se uno de los problemas más delicados y difíciles ventila el caso el al ComitC intergubernamental a y para fomentar retorno de los bienes culturales de resolver dentro de las deliberaciones de este sus países de origen o su restitución en caso de comitt:. Sin embargo, existen casos en que esta apropiación ilícita de la Unesco.”
    • 134 Retorno y restitución de los bienes culturales que apoye la demanda del gobierno del Ecua- día, la justicia se impondrá y este rico patri- dor y la lleve a conocimiento del ministro de monio arqueológico seri restituido a su país Justicia de la República Italiana. Asimismo, el de origen. comité toma nota de la declaración del gobier- no italiano a este respecto.” La próxima au- diencia, prevista para el 19 de febrero de 2 . El redactor en jefe de iZíiNeum asistió, en 1982, tendrá lugar en Turin’. calidad de observador, a esta audiencia final; estaban igualmente presentes el embajador del En el Ecuador intervienen en este proceso Ecuador en Roma y los cónsules ecuatorianos en varias entidades: la Procuraduría General del Milán y en Turin. Este Último, industrial y Estado, el hhisterio de Relaciones Exteriores, director de un diario italiano, condujo el proceso la Casa de la Cultura Ecuatoriana, el Instituto con mucha energía. En la actualidad asume la pesada responsabilidad de la custodia legal de los Nacional de Patrimonio Cultural, que reem- objetos, y tuvo la gentileza de mostrárnoslos. La plaza a la antigua Dirección de Patrimonio audiencia fue presidida por el profesor Conti, Artístico, y el Banco Central del Ecuador que presidente del Tribunal de Turin. El resumen del además financia los gastos del juicio que se proceso, presenrado por el juez dr instrucción, era extremadamente claro, revelaba una perfecta sigue en Italia. comprensión de la legislación ecuatoriana y de los El gobierno del Ecuador ha recibido múlti- argumentos de su gobierno. Según el juicio ples manifestaciones de solidaridad en su lucha pronunciado algunas semanas más tarde, los por la restitución de estos bienes culturales objetos “son propiedad total y exclusiva de la que se encuentran ilícitamente en Italia, por República del Ecuador”. El presidente del tribunal ha ordenado la restitución de la colecciÓn a su parte de autoridades de ese país y de la LJnes- país de origen por intermedio de su cónsul en CO. Tenemos fe en que, aunque en forma tar- Turin. [N,e lu R.] d Los museos y Z lucha contra a Reina Torres de Aráuz eZ t r ú j c o iZicito Quien tiene hoy la oportunidad de hacer un descuido del huaquero convirtió en cien peda- maya. Panamá y Costa Rica -ricas en oro y viaje detenido por la región centroamericana zos o la estela que el taladro rompió en varios orfebrería precolombina, objeto de permanen- puede constatar -aun cuando algunos países fragmentos. Sin duda estas piezas podrin ser te demanda en el “mercado negro” del arte- estén políticamente convulsionados- el restauradas, pero se perderá para siempre el exhiben en sus museos piezas que si bien han interés por la salvaguarda de los bienes del significado de los glifos y la belleza de los sido seleccionadas entre las mejores y más re- patrimonio cultural y por la creaci6n de nue- diseños. presentativas desde el punto de vista técnico, vos y modernos museos donde exhibirlos. El tráfico ilícito no afecta sólo al dominio no tienen comparación con las magníficas pie- Sin embargo, este interés cada día más vivo arqueológico. En los Últimos años se ha pues- zas que, extraídas por huaqueros mantenidos a por crear nuevos museos especializados, mejo- to de moda el arte colonial, que en Centro- sueldo por los intermediarios del negocio del rar los existentes, dotarlos de personal idóneo américa ha sobrevivido a los siglos en los alta- arte precolombino, salen del país con gran fa- y de laboratorios especializados que garanticen res y retablos de hermosa policromía y regio cilidad y frecuencia. la conservacibn de ese patrimonio debe luchar dorado, en ingenuas representaciones de esce- contra un enemigo común: el tráfico ilícito de nas religiosas, así como también en preciosos bienes culturales. objetos de uso doméstico como cajas, arcas y 2 Qué hacer? Curiosamente, la magnitud del tráfico ilíci- armarios laqueados y pintados con diseños Las leyes actualmente en vigor en Centro- to ha aumentado a medida que 10s medios de propios de la región, sin olvidar la platería de américa tienden a proteger el patrimonio cul- difusión tomaban conciencia de la importancia raigambre andaluza o extremeña que durante tural de esos países. Reconocen y aplican el y el valor de los bienes culturales. Además, el la colonia dio artesanos de extraordinaria habi- precepto según el cual “el patrimonio históri- mercado se ha ampliado. Hasta hace poco, la lidad. Hasta las bellas artes en el sentido tradi- co pertenece al Estado“. Sin embargo, no demanda principal procedía de América del cional del término, es decir la pintura y la siempre es posible aplicar las disposiciones Norte y de Europa, pero hoy, países de econo- escultura, son objeto de ese tráfico, más incon- constitucionales legales ya que las limitaciones mía próspera de Asia y del Medio Oriente se trolable todavía. menos fácil de detectar y, por presupuestarias de los organismos a cargo im- suman a la lista. Igualmente, la vigilancia cada lo tanto, más difícil de combatir. piden ejercer el control necesario. Actualmen- vez mayor de los países interesados en lo que Los museos que con tanto esfuerzo e interés te estamos confrontados a modalidades de sa- respecta a la concesión de permisos para inves- han sido creados en Centroamérica se ven im- queo y destrucción hasta hace pocos años in- tigaciones y excavaciones arqueológicas y al posibilitados de presentar las obras de arte a concebibles’. Por ejemplo, recientemente en control de salida de obras de arte encuentra su los descendientes actuales de aquéllos que las Tikal, un comando guerrillero invocando su contrapartida en la audacia creciente de los produjeron. Así, El Salvador no puede exhibir posición en contra de la independencia de Be- “huaqueros”, “esteleros” e intermediarios que las esculturas del dios Xipec-totec, que han lize concluyó sus manifestaciones políticas con pululan en nuestros países. Dotados de medios sido sustraídas prevaliéndose de las exenciones el robo de nueve piezas de jade de la valiosa de transporte tales como helicópteros y de y protecciones diplomáticas del pequeño país equipo sofisticado como sierras y taladros de centroamericano, Las colecciones escultóricas 1. La destrucci6n injustificable de la propiedad cultural como resultado de conflictos armados o alta velocidad, llegan a veces a los sitios antes que quedan hoy en Nicaragua son un pálido de actos de terrorismo se ha convertido en un que el científico y en algunas ocasiones (como reflejo de la hermosa estatuaria precolombina, serio problema en numerosas regiones del mundo. ya se ha dado el caso) le disputan el derecho saqueada desde principios de siglo por nacio- El vandalismo y el saqueo -que no tienen de la excavación o el rescate del material cul- nales y extranjeros. Guatemala y Honduras si- necesariamente por finalidad el tráfico ilícit- han venido a agregarse a los peligros que tural. Existen incluso talleres de restauración guen gestionando todavía la devolución de amenazaban ya a las colecciones de los museos. La privados donde se reconstituye al gusto del piezas irreemplazables constitutivas de famo- Unesco examina en la actualidad el modo en que diente la hermosa cerámica policroma que el sos sitios ceremoniales de la gran civilización podría intervenir en casos semejantes. [N. lu R.] de
    • 1 Retorno y restitución de los bienes culturales Arete de oro repujado. Esta magnífica pieza de la época Lambayeque representa escenas de pesca en torno a un motivo central que muestra un pájaro, un pez y un estanque. El borde está decorado con perlitas de oro soldadas. Largo: 10,s cm; diámetro del disco: 10,6 cm; peso: 58 g. Número en el registro: M-2896. [Foto: Instituto Nacional de Cultura, Perú.] Vaso robado. Se trata de un objeto del periodo Chimu con forma de pájaro, de oro con aplicaciones de plata. Altura: 13 cm: diámetro de la boca: 9,9 cm; peso: 237 g. Número en el registro: M-4383. [Foto: Instituto Nacional de Cultura, Pei-ú.] colección del museo local y con la pintura de resultado fue que la riqueza extraordinaria de científico de sus investigaciones sobre los di- inscripciones sobre las valiosas esculturas o re- oro, esmeraldas y otros materiales de valor cul- versos aspectos de este patrimonio, a condi- lieves de los templos y estelas. Habrá que acu- tural allí encontrados fueron a parar en su to- ción de que se den a conocer los resultados de ñar un nuevo término para este tipo de vanda- talidad a las colecciones de esos museos y a las esas investigaciones” lismo que esperamos no encuentre imitadores arcas privadas de los propietarios del terreno. Es cierto que tal tarea será el quehacer por en el resto del mundo. Nos parece que ha llegado el momento no lo menos de una generación, o de dos. No La falta de recursos económicos vuelve mu- solamente de enfatizar la aplicación de medi- obstante, aunque de manera limitada, comen- cho más difícil el control de este tráfico y la das legales para detener el tráfico ilícito de los zamos ya a experimentar el resultado de la aplicación de las leyes en vigor. Los casos que bienes culturales sino también de revisar esos función de los museos en este aspecto y no llegan al conocimiento de la justicia y en los “permisos o convenios” efectuados con mu- nos queda la menor duda de que con el respal- cuales es posible rescatar el material no suman seos o universidades en épocas pasadas cuando do pedagógico y de los medios de comunica- ni siquiera un diez por ciento de la totalidad el pequeño país centroamericano no contaba ción se logrará en un futuro próximo el obje- de obras que toman el camino de las coleccio- con los medios humanos y técnicos para eva- tivo final. nes particulares o de los museos. luar el material extraído y “exportado”. Mientras se lleva a la práctica este programa Pero existe un cierto aspecto de la situación destinado a provocar una toma de conciencia, que, a nuestro parecer, debería ser modificado. las autoridades competentes pueden y deben Me refiero a los permisos y ventas que fueron Algunus tareus puru los museos establecer, al más alto nivel diplomático si fue- concebidos y realizados durante la primera mi- Sabemos que no es con la coacción o con me- se necesario, programas o misiones destinados .tad de este siglo cuando nuestros países no didas represivas que Centroamérica va a dete- a obtener la restitución de aquellos bienes cul- poseían ni la legislación proteccionista, ni el ner el tr&o ilícito de su patrimonio cultural. turales de carácter Único que han sido creados personal y las instituciones idóneas en el cam- Ninguno de nuestros países posee los medios por nuestros antepasados y que deberían ser po de la salvaguarda del patrimonio cultural necesarios para ejercer el control y para aplicar contemplados por el pueblo centroamericano. que hoy tienen. Se trataba de “permisos de la justicia. La única solución está en la educa- Esta empresa de recuperación puede invocar excavaciones y de reparto de botín” concedi- ción. Nos referimos tanto a la acción pedagó- 105 acuerdos internacionales concluidos a tra- dos a una institución científica que podía, en gica cumplida por las instituciones pertinentes vés de la Unesco y de la OEA. Se registran ya su momento, establecer contacto con los pro- como a la que pueden ejercer los medios de ciertas reacciones positivas a este respecto, pietarios del terreno fuera del marco de los comunicación de masas. como ha ocurrido en el caso de la restitución acuerdos generales que se hicieran con las au- Dentro de este programa educativo es indu- a Panamá de colecciones de orfebrería prove- toridades gubernamentales. Ello acarreaba una dable que los museos habrán de desempeñar nientes de Sitio Conte y llevadas a Guatemala doble consecuencia: por una parte, la aplica- un papel importante: a travCs de la función por la Universidad de Pensilvania en compen- ción de un permiso gubernamental para “in- didáctica de sus exposiciones, transmitiendo el vestigaciones cientificas”y, porotra, la conclu- mensaje de la inviolabilidad del patrimonio 2 . A este nivel son muchos los museos carences de recursos. “S610 puedo permitirme el lujo de sión de un acuerdo o arreglo verbal con el cultural y de la universalidad de la cultura trabajar con los huaqueros más modestos, y propietario del terreno sobre el usufructo o como patrimonio de la humanidad que debe cuando vienen oficiales su eriores del ejCrcito a reparto del botín proveniente de esas excava- ser custodiado por el país que la ha producido; proponerme piezas magngcas casi nunca puedo ciones. Tal fue el caso del famoso sitio arqueo- en su proyección a la comunidad mediante ac- pagar el precio que piden”, decía el director de un museo del Ecuador (citado en un artículo de lógico conocido como Sitio Conte en Panamá, tividades culturales diversas que inculquen al Sarita Kendall: “Latin America goes to treasure en cuyas excavaciones participaron dos presti- ciudadano su derechos y su deberes con res- hunting“, pilat7&l l%m, Londres, 2 de ‘giosasuniversidades de los Estados Unidos. El pecto a ese patrimonio; mediante el carácter diciembre de 1980). [N. e lu R.] d
    • Retorno y restitución de los bienes culturales s.ación por la sustracción de las estelas de Pie- estela como si se uatara de un pedazo de queso, des- intitulado: “En guerra contra el saqueo: Xu- dras Negras. truyendo de este modo los glifos laterales. Una de las nantunich, Belize”. Los autores describen el No nos parece imposible ni lejano el día en mitades se encuentra en el Museo de Arte de Cleve- saqueo del centro maya de Xunantunich y se- que un gran museo de Nueva York reconozca land, la otra en el Kimball Museum de Forth Worth. ñalan que pese a sus recursos extremadamente que es de justicia y de derecho humano que En el pasado mes de abril, en el lugar conocido reducidos, Belize como Río Azul, donde existen tumbas mayas que una colección de esculturas que se encuentra datan del año 417 D.C., inspectores guatemaltecos posee una legislación extremadamente severa para en sus depósitos desde hace más de sesenta sorprendieron a diez ladrones, lo que dio lugar a un proteger los objetos antiguos, IegisIación que data años pueda ser, si n o totalmente, parcialmente tiroteo. “Felizmente no eran buenos tiradores, esm- de 1924 pero con antecedentes que remontan al exhibida en su país de origen. Para terminar ban mejor dotados para hacer excavaciones”, declaró siglo XIX. Estas leyes, reforzadas en 1971, se cuen- quiero referirme a la correspondencia que el doctor Francis Polo Sifontes, director general del tan entre las más eficaces del mundo. Es evidente intcrcambiamos con el director de u n museo Instituto de Antropología e Historia de Guatemala. que al nivel legislativo se han hecho enormes esfuer- de los Estados Unidos. Este nos transmitió la Los ladrones pudieron escapar indemnes llevando zos para garantizar la protección de l 5 objetos y de o negativa de las autoridades del museo a entrar piezas de jade, cerámicas y una tumba integra. Se- los sitios arqueológicos. Pero estos esfuerzos resulta- en arreglos para devolver parte del numeroso gún el doctor Polo, se trataba de un trabajo de espe- rían vanos si no fueran respaldados por la educación cialistas. (...) Según el mismo funcionario, durante y la justicia. A ambos niveles, el departamento de patrimonio cultural de nuestro pequeño país estos últimos quince años, los ladrones han saquea- arqueología desarrolla una actividad ejemplar. Expo- en los siguientes términos: “No dudo que su siciones públicas, conferencias y artículos en diarios do reliquias antiguas en más de mil sitios de Guate- pais estad orgulloso de saber que su riqueza mala para enviarlas luego al extranjero. Afirma que y revistas locales contribuyen a que los habitantes artística precolombina se está exhibiendo en los contrabandistas a menudo recubren las reliquias tomen conciencia de su patrimonio nacional y de la un gran museo de una gran ciudad norteame- con goma de caucho para hacer creer que es esto lo necesidad de salvaguardarlo. Los ladrones y los trafi- ricana.” Con orgullo de centroamericanos le que exportan. Una vez llegados a destino, los obje- cantes comparecen ante la justicia cada vez que son contestamos: “bfás nos enorgullecería y sería tos son reconstituidos para la venta. (...) Desde los apresados, y las penas a las cuales se les condena son de justicia humana poder exhibir en nuestros estragos perpetrados por los conquistadores en el públicas. Este departamento consagra mucha energía pequeños museos esa riqueza artística hecha siglo XVI en su búsqueda de oro, los mayas no ha- cn seguir los informes sobre los saqueos y en asistir bían sido saqueados en tales proporciones, afirma el a los pleitos hasta su conclusión. El gobierno, por su por nuestros antecesores, para honor y orgullo doctor Clemency Coggins, investigador adjunto en parte, garantiza una protección especial a ciertos si- de 10s actuales panameños.” el Peabody Museum de Howard. Guatemala se ha tios al crear reservas arqueológicas abiertas a los visi- convertido en la zona arqueológica más amenazada tantes y protegidas por guardias. del hemisferio occidental. Ultimamente se han recibido informes prove- Aun cuando los acuerdos concluidos entre los Es- tados Unidos y México hayan aminorado el tráfico nientes del Per6 donde se señala que miles de de grandes estelas, sigue sin haber leyes norteameri- objetos arqueológicos de valor -cerámica de la cultura Chancay y redes de pesca antigua- Robos canas que prohiban la importación de objetos más han sido sacados de los sitios en avionetas, pequeños. Coggins afirma que el mejor medio de En un artículo intitulado “Historia de los impedir nuevos saqueos sería el proyecto de ley ac- echados al mar en bolsas de plástico y recupe- mayas” (The TT‘ashingtoia Post4 17 de junio de tualmente en estudio por el Comité de Finanzas del rados luego por barcos. ( E l Moz,aj!ahid,9 de 1381), David Remnick daba ejemplos de ex- Senado, inspirado en las disposiciones de la Unesco diciembre de 1981.) Evidentemente los mu- que prohiben el comercio de la propiedad cultural seos también están continuamente expuestos a cavaciones ilegales en América Central denun- robada. ciadas por el doctor George Stuart. arqueólo- robos. La primera reseña del ICOM sobre los La legislación guatemalteca prohibe la exporta- g o adscripto a la revista N&?ia! Geographic, y robos de objetos en los museos, recientemente aón de objetos arqueológicos, pero el doctor Polo por algunos de sus colegas: afirma que su país no se encuentra en condiciones de preparada en cooperación con I N T E R P O L y impedir los robos: “Necesitaríamos todo el ejircito enviada a todos los miembros del ICOhï, su- Recientemente, una banda de ladrones descubrió guatemalteco para detener a los saqueadores.” ministra detalles sobre el robo de treinta y una estela o columna de 2.4 metros de altura en Peti-n, el enclave septentrional de Guatemala y la cuatro objetos de oro y de plata en el Instituto región mis rica en objetos arqueológicos mayas. El número del mes de julio/agosto de Ar- Nacional de Cultura, Museo Nacional de An- Una mina de informaciones desapareci6 en el mo- chaeology (vol. 34, n.o 4) contenía un artículo tropología y Arqueología, Lima, Perú, el 2 5 mento en que los ladrones cortaron verticalmente la de David M. Prendergast y Elizabeth Graham de novicmbre de 1981 (véame las fotos).
    • Ndmeros ìmbortantes todauh dìsbonìbles Vol. XXIV, n.O 1, 1972 Vol. XXX, n.’ 1, 1978 Vol. XXXII, n.O 3, 1980 problem of the museum of mntemporaty art in Display of workr of art in Milan and Padua Mi~seosde MLeco the IVcrt History museums and exhibitions: United Kingdom, hiuseos y patrimonio histótico Perfiles y situaciones en un número que refleja la New Zealand, France. Noruay Utilización de los edificios de valor histórico, evolución de los museos de arte contemporáneo Instalaciones modernas en edificios antiguos. estético o cultural. Desarrollo del patrimonio en Occidente. Presentación de exposiciones islámicas. arqueológico en Sofía y en Polonia. Diversos aspectos del museo de historia. Más una isla museo... Gorea. Vol. XXIV, n.O 3, 1972 Aluseum and agricultzire Vol. XXX, n.’ 3/4, 1978 Vol. X m I I , n.O4, 1980 La agricultura histórica y tradicional... y su lugar h1uJeum.s and computers (número doble) Museos en China en los museos. Artículos originales con respecto al Hacia una política eficaz de la informática en los Museos de todo tipo: arqueológicos, papel de los museos en el mejoramiento de la museos: situación actual, dificultades y logros, revolucionarios, tecnológicos, conmemorativos, producción mundial de productos alimenticios. propuestas para el porvenir. provinciales, etc, y que abarcan “por primera vez” el patrimonio chino. Incluye también una Vol. XXV, n.O1/2, 1973 Vol. XXXI, nO 1 , 1979 . evaluación de diez años de existencia de un Museum and entJironment (número doble) Retuni and mtitution o czdtural proper?y f ecomuseo: Le Creusot, Montceau-les-Mines. Posibilidades ofrecidas por los museos para evaluar Estudio sobre los principios, las condiciones y los nuestras relaciones con el medio ambiente. medios de restituir o de recuperar los bienes Vol. XXXIII, n.O 1 , 1981 Incluye monografías representativas sobre varios culturales. Museos, hombre y sociedad museos y sus respectivos papeles. Intercambio de obras de arte al nivel de los Nacimiento de un museo adaptado al país, gobiernos. Bamako, Malí. Vol. XXVI, n.O 1, 1974 Prolongamiento pedagógico ... una interesante A4useums and the theft 4 works o art f Vol. XXXI, n.O 2 , 1979 exposición cuyo tema son las máscaras y la Crímenes contra el patrimonio cultural. Programmingjär museums comunicación humana. La psicosis del robo. La participación del “programador” en la tarea Cultura esquimal, un museo premiado y una Sugerencias sobre los medios para prevenir el de construir un museo. alternativa a las ideas preconcebidas sobre los saqueo de los bienes culturales. Aspectos teóricos y estudios de casos en la niños y los museos. programación. Vol. XXVI, n.O2, 1974 Vol. XXXIII, n.O3, 1981 MuJeums of exact and natural sciences Vol. XXXI, n.O3, 1979 Los museos y los minusuálidos Problemas, perspectivas y resultados obtenidos. Mweums and children El poder de actuar y de comprender, y lo Incluye artículos sobre los centros científicos de Enfoque pedagógico empleado con ocasión de la que usted puede hacer para ser Útil. Ontario y de Singapur y sobre algunas preparación de colecciones y de programas Programas educativos, actividades especiales, exposiciones especiales. especiales para los jóvenes, ilustrado mediante exposiciones itinerantes. experiencias realizadas en varios países; estudios Y nuevos debates para todos los visitantes. Vol. XXVI, n.O3/4, 1974 de casos que presentan difuentes enfoques. Museum architecture (número doble) Número de una vital importancia para la Vol. XYXII, n.O 1 / 2 , 1780 planificación y la construcción de un museo. Museos e interdlsciplil2ariedad (número doble) Una combinación bien equilibrada de teoría y Estudios de casos sobre diez diferentes museos e práctica con diagramas y croquis que reducen instituciones conexas. problemas complejos a sus aspectos esenciales. Entre otros, el Museo del Jura de Eichstitt, 1 . Los números anteriores a 1980 están Baviera; el Museo de la Camargue, masía de Pont disponibles en inglés y en francis. A partir del de Rousty, Arles; el Museo Internacional de volumen XXXII (1980), Museum se publica Relojería, La Chaux-de-Fonds, Suiza. tambiin en español. Próxìmos nzimeros que no deben f l a en su bìblìoteca atr Vol. XXXIV, n.O 3 , 1982 (número mixto) Vol. XXXV, n.O 2, 1983 Presenta una documentación especial sobre los b mimos y el patrimonio etnográfico s museos de Ucrania para conmemorar los Responsabilidad de los museos y :patrimonio 1.500 años del estado ucraniano. etnográ6co”. Artículos sobre los museos a1 aire libre y el Estudios de casos sobre los últimos resultados “Festival de la India” en Londres (1982). obtenidos y desafíos que se deben aceptar y sostener en favor de la conservación del Vol. XXV, nO 1, 1983 . patrimonio etnogdfico. M~s~os y patrimonio subniarillo i De qué se trata ? i Cómo ha evolucionado Vol. XXXV, n.O3, 1983 la arqueología submarina desde el comienzo de Museologia húngara Los pedidos deben dirigirse al agente de ventas de la década de 1960 ? Un número integro consagrado a la situación las publicaciones de la Unesco en su país (véase la ¿Qué desafío representa para los museos? actual y a los problemas de los museos húngaros. lista en la tapa posterior) o a la Editorial de la Artículos y estudios de casos pertinentes sobre Unesco, 7 Place de Fontenoy, 75700 Paris, la presentación y la conservación de objetos Francia. rescatados del agua. Para los números anteriores a 1972, dirigirse a Kraus Reprint, Nendeln, Liechtenstein.