• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Conferencia: historia y desarrollo de los salmos
 

Conferencia: historia y desarrollo de los salmos

on

  • 1,363 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,363
Views on SlideShare
1,332
Embed Views
31

Actions

Likes
1
Downloads
9
Comments
0

2 Embeds 31

http://www.demusli.mx 19
http://demusli.mx 12

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Conferencia: historia y desarrollo de los salmos Conferencia: historia y desarrollo de los salmos Document Transcript

    • HISTORIA Y DESARROLLO DE LOS SALMOS.1 UNA INTRODUCCIÓN.Hablar de los Salmos no es una cosa sencilla pues, aunque estamos familiarizadoscon ellos, considerando que representan el culmen de la experiencia religiosa de unpueblo1, la oración dictada por el mismo Dios, la poesía y el canto religioso de unacomunidad creyente y, definitivamente, una lengua y un uso de la misma, ajenos anuestra cultura occidental, los Salmos, su consideración y su estudio son difíciles dedigerir.Se me ha invitado a que comparta con este selecto grupo de personas algunosdatos sobre la historia y desarrollo de los Salmos y he aceptado este encargo con temor ytemblor, ya que no me considero especialista en este tema, pero sí con mucho entusiasmoya que me ayudará a refrescar algunos conocimientos y a compartir con Ustedes algunasreflexiones.Si damos una mirada rápida al Salterio nos damos cuenta inmediatamente dealgunas cosas fundamentales.a) Es una obra compuesta integrada por 150 poemas individuales muy distintosen su contenido. Casi la mitad de ellos tienen un encabezado que parecedarnos la pista de supuestas autorías (David, Asaf, Etán, etc.), dato que ya depor sí hablaría de un origen plural; en la misma línea se puede mencionar undato, puesto también al comienzo de algunos poemas, que indica el tipo desalmo (sir, mizmor, miktam, maskil, etc.). Algunos salmos se refieren a lapiedad individual, otros ofrecen características más bien de piedad colectiva;algunos parecen poemas escolares (por su estructura mecánica y formal), otrosparecen piezas poéticas hechas por cantores o escritores que sólo pretendíanel reconocimiento de sus cualidades artísticas (por ejemplo Sal 45,2) y,finalmente, cabe señalar que hay numerosos salmos en los que se notanhuellas de reelaboración, principalmente debido a su falta de uniformidad (Sal19; 22; 29; 50; 108; 133; 136).b) Es poesía cultual por excelencia. El Sal 102 declara que se trata de una plegariadel afligido cuando desfallece y derrama su queja ante Yahvé. Se percibe comouna nota litúrgica en un caso particular, como si se tratara de una pieza de un1A. González afirma: “Los salmos, en efecto, son la cima religiosa y literaria del genio de Israel”. A. González,El Libro de los Salmos (Barcelona 1984) 9.
    • muestrario litúrgico. Por su parte el autor del Sal 40 nos informa de lasorprendente liberación de que fue objeto como respuesta a su plegaria y de sudeseo de proclamarla (vv. 2-4). La proclamación es definida como “canto nuevode alabanza”, cuyo contenido se contagia a quienes acompañan al orante(“muchos al verlo”), provocando su confianza en Yahvé. La mención que sehace en el v. 7 de un “libro” (manuscrito, rollo) parece hacer referencia a lapresentación de un documento que habla de su propia experiencia desalvación y que contendría el himno compuesto para ser recitado por el orantey sus acompañantes. Es probable que estos documentos se conservaran en elsantuario sea como memorial o bien para ser utilizados por otras personas ensituaciones semejantes a la descrita, o con ambas finalidades. Con esta mismaintención (poemas sálmicos para el culto) podemos encontrar numerosasreferencias, como: Sal 5,8; 35,18; 42,5; 43,4; 51,18; 66,13; 69,31s; 101,7, etc.c) Son fruto de una experiencia religiosa. Notamos como los Salmos hacen unacontinua mención del Señor (o de Dios) que ponen de manifiesto su carácterreligioso, muchas veces lleno de ternura (Sal 131). Sin embargo, no somoscapaces de captar la naturaleza de dicha experiencia religiosa ya que se tratade la experiencia de unas personas que tenían una visión del hombre, delmundo y de Dios ciertamente muy distinta a la nuestra. Por lo demás hemos dedecir que el campo de la piedad del salmista no sólo se refiere a la divinidad,sino que abarca múltiples aspectos, como la Ley (Sal 1; 119), el cosmos (Sal 8),la ciudad santa y su templo (Sal 122); la fraternidad (Sal 133); el ungido real (Sal2; 72), etc. Además se trata de una experiencia religiosa bastante heterogéneapues a lo largo del salterio descubrimos poemas que reflejan una experienciadolorosa para cuya solución se solicita la presencia o la ayuda de Dios (Sal 5;57); a veces el salmista percibe la ausencia de Dios (Sal 10; 22); en ocasiones sedescubre culpable (Sal 50) o inocente (Sal 73,13). También existen salmos enlos que la experiencia religiosa se expresa mediante una alegría incontrolable(Sal 18), o la contemplación (Sal 8; 19) o también la confianza (Sal 23; 27; 42).Podemos decir que todos los sentimientos humanos (tristeza y alegría, temor yconfianza, desasosiego y serenidad, introspección y contemplación cósmica)están presentes en los salmos y son signo de esa multiforme experienciareligiosa.
    • 2 CARACTERÍSTICAS GENERALES.2.1 EL NOMBRE DEL LIBRO.El nombre castellano, Salmos, se remonta al término griego psalmoi, que significacanciones para instrumentos de cuerda y es utilizado por la traducción griega de los LXX.En el NT se menciona varias veces el biblos psalmorum, referido a esta obra canónica (Lc20, 42: 24,44; Hch 1,20; 13,33). Entre los judíos, el libro de los salmos era conocido comosefer tehillim, libro de cantos.2.2 LA NUMERACIÓN EN EL TM Y LXX.Ambas versiones tienen el mismo número de salmos, pero difieren en lanumeración. La razón de esto es la siguiente: Sal 9 y 10 TM, así como 114 y 115 TM,comprenden en cada caso un solo salmo en LXX. Además Sal 116 y 147 TM son divididosen dos partes en LXX. El Esquema de estos desajustes lo visualizamos así:TM LXX1-8 1-89-10 911-113 10-112114-115 113116 114-115117-146 116-145147 146-147148-150 148-1502.3 TEXTO Y VERSIONES.La lengua original de los salmos es el hebreo. Los manuscritos son más bientardíos, hacia finales del primer milenio d.C. El texto de numerosos salmos refleja uncomplicado proceso de transmisión que no siempre es fácil detectar. Podemos mencionar:las dudas que nacen de la misma lectura del texto consonántico, las alteracionesvoluntarias o negligentes de algunos copistas, la transmisión oral en un primer momento(de 6 a 8 siglos) que dio lugar a cambios en el texto.Por lo que se refiere a las versiones, la traducción más antigua es la griega de losLXX, de finales del siglo II a.C., cuyo valor reside en ser el testigo más significativo de unprimitivo texto hebreo, no tanto por su calidad de traducción. Al decir de algunosestudiosos es una traducción muy servil al original hebreo y al parecer los traductores noconocían bien ni el griego ni el hebreo. Sin embargo, los desajustes de los LXX respecto del
    • TM se pueden explicar pensando que el texto hebreo utilizado por los traductores era unpoco diferente del TM. Las grandes recensiones del texto de los LXX, en torno al 300 d.C.fueron obra de Luciano en Antioquía y de Hesiquio en Alejandría. Otras versiones griegas,según citas de algunos Padres, sobre todo de San Jerónimo, fueron: la de Aquila (primeraparte del s. II), la de Teodoción (segunda parte del s. II) y la de Símmaco (por el año 200).La primera traducción latina a partir de los textos originales fue hecha por San Jerónimo yes conocida como Psalterium juxta hebreos o Salterio de San Jerónimo.2.4 LAS CABECERAS DE LOS SALMOS.Antes del comienzo de un salmo, nos encontramos con una serie de indicaciones quepueden concentrarse en cinco apartados: términos referentes a colecciones, términostécnicos musicales y melódicos, instrucciones para el uso litúrgico, nombres propios ydatos históricos.a) TÉRMINOS REFERENTES A COLECCIONES. Los más comunes son SIR y MIZMOR,usados en 37 ocasiones, a veces juntos en el mismo salmo (30; 65; 75, etc.). Elprimero significa “canción” y hace referencia probablemente al canto cultual deltemplo de Jerusalén, lugar por excelencia de la presencia de Yahvé. En ocasiones eltérmino SIR aparece acompañado de especificaciones: SIR HAMMALOT2, Canciónde las subidas (Sal 123). La diferencia entre sir y mizmor no se percibe con claridad.Algunos piensan que Mizmor subraya el acompañamiento instrumental, mientrasque Sir indica sobre todo la interpretación vocal o también que ambos términostienen un valor intercambiable. También aparece el término MASKIL (13 veces; porejemplo en Sal 32; 42). Es traducido como “canción artística” o “canción didáctica”.Lo más probable es que el término señale la calidad del salmo en cuestión:“canción artísticamente concebida”. Otro término es MIKTAM (Sal 16; 56-60), delcual se ofrecen dos posibles interpretaciones: según el significado “cubrir-ocultar”(de la raíz KTM en acádico), habría que traducir como “salmo expiatorio”, encuanto que cubre o expía los pecados; o también como “plegaria secreta”, nopublicada. Otra línea de interpretación, que se fundamenta en la traducción deltérmino en los LXX como “inscripción pétrea” (stelographia), se traduciría como“ser imborrable” y, en tal caso, indicaría el salmo en cuanto escrito, porcontraposición a la práctica habitual, consistente en la recitación. Otro término de2Se han sugerido diversas explicaciones de este título. Subida se referiría no tanto a desplazamiento en elespacio, sino más bien a un escalonamiento (canciones en serie o canciones en secuencia). Unainterpretación cultual señalaría una escalinata en el templo donde se recitarían esta clase de salmos. Másrazonable sería pensar que el término se refiere a las actividades de los peregrinantes que subíanprocesionalmente al templo de Jerusalén con ocasión de ciertas festividades. Cf. V. M. Asensio, Librossapienciales y otros escritos, (Verbo Divino 1994) 300.
    • significado dudoso es SIGGAYON, que suele traducirse por lamentación o súplica.También aparece TEHILLAH (en la cabecera del Sal 145 y en el primer versículo de33; 34; 65; 147; 149) y se refiere al canto de alabanza individual y al himno.b) TÉRMINOS TÉCNICOS MUSICALES Y MELÓDICOS. Aparece el término BINGINOT(Sal 4; 6; 54; 55; 67; 76), que hace referencia a instrumentos de cuerda. Tambiénencontramos EL HANNEHILOT que puede significar una indicación melódica o, porsu cercanía al término halil, flauta, puede traducirse “con acompañamiento deflauta”. Otro término es AL MAHALAT (presente sólo en Sal 53 y 88) que se podríatraducir como “melancolía” (si derivara de la raíz hlh, estar enfermo) o bien como“danza cultual” (si proviniera de Mahol, danza en corro). Los términosmencionados son los más importantes, aunque aparecen otros como: “según lapaloma de los terebintos lejanos” (Sal 56); “según la cierva de la aurora” (Sal 22),“según las azucenas” (Sal 45 y 69), “para las doncellas” (Sal 46) y más. Todos hacenreferencia a melodías de significado desconocido.c) INSTRUCCIONES PARA EL USO LITÚRGICO. Las palabras que aparecen parareferirse al uso en la liturgia son: LAMeNASSEAH, del cual no se tiene unaexplicación satisfactoria. Basados en textos tardíos de Crónicas y Esdras, la raízNSH significa “sobresalir”, “ir a la cabeza” o “dirigir”, en cuyo caso haría referenciaal “maestro de coro” o “a quien sobresale” (por ser poeta o cantor”). LeTODAH (Sal100,1) tiene relación con la ofrenda de acción de gracias. LeANNOT (Sal 88) estárelacionado con los verbos “cantar” o “tocar”. LeHAZQUIR (Sal 38 y 70) concercano parentesco con la raíz ZKR, que significa “recordar” y en algún caso (Is66,3) con valor de “ofrecer” y, entonces, significa “canción para recordar, pararememorar” o “canción para una ofrenda”.d) NOMBRES PROPIOS. Con frecuencia encontramos nombres propios de personasen las cabeceras de los salmos: DAVID (73 veces); ASAF (12 veces. Cf. Sal 50; 73-83); SALOMON (dos veces; Sal 72 y 127); LOS HIJOS DE CORÉ (11 Veces. Cf. Sal 42-49; 84s; 87s). Una ocasión HEMÁN (Sal 88); ETÁN (Sal 89) y MOISÉS (Sal 90). Lamayor parte de estos nombres llevan la preposición lámed como prefijo, con unvalor discutido. Los LXX le reconocen un valor material de dativo (para David); laVulgata, en cambio, le da un valor de genitivo (de David) reconociéndole un valorde autoría (lámed auctoris). En opinión de especialistas en la materia, lapreposición lámed no se refiere originalmente al autor del salmo en cuestión, sinoa su categoría o a su pertenencia a una colección determinada. Por lo que serefiere a los nombres de Asaf, Hemán y Etán (cantores del templo) y a los Hijos deCoré (relacionados con los levitas y porteros del templo), los salmos que los tienenen en su encabezado estarían en relación con los gremios y músicos del segundo
    • templo como autores, recopiladores o supervisores de las tareas de composición oadaptación.e) DATOS HISTÓRICOS. Existen también algunos salmos que tienen en sus cabecerassupuestas situaciones históricas que dieron origen a dichos poemas. En Sal 3,después de su atribución a David se dice: “cuando huyo de Absalón, su hijo”; en Sal51: “cuando se presentó a él el profeta Natán a causa de su pecado con Betsabé;en Sal 57: “cuando huyó de Saúl en la caverna”. Otros semejantes son: Sal 7; 18;34; 52; 54; 56; 59; 60; 63; 142. Habremos de decir que estas cabeceras históricasno corresponden a la época de composición de los salmos mencionados, sino quese trata de adiciones posteriores hechas por exegetas posteriores al exilio quebuscaban así ayudar a su comprensión.3 LA FORMACIÓN DEL SALTERIO.Entramos aquí a lo que viene a ser nuestro tema, después de las notasintroductorias. Los puntos que trataremos nos ayudarán a comprender cómo se formaronlos salmos, es decir, su desarrollo histórico.3.1 Colección de colecciones.Sin mucho esfuerzo podemos ver que el Salterio ni constituye la obra de un soloautor ni es fruto de una sola recopilación, sino que se trata de una colección decolecciones. Es imposible prácticamente reconstruir las etapas de formación del Salterioque es el resultado de un largo y complicado proceso en el culto sinagogal y que diocomienzo en torno al año 200 a.C. Se pueden dar las siguientes razones: hay una ampliaserie de duplicados (P. ej. Sal 14 y 53; 40,14-18 y 70; etc.). Sorprende el uso noindiscriminado del nombre de Dios: Yahvé y Elohim; así: en el bloque Sal 42-83 se usa casiexclusivamente Elohim (200x; Yahvé solo 43x), mientras que en el resto del Salterio se usacon toda naturalidad el nombre de Yahvé (642x; Elohim sólo 29x). Esto, desde luego, no esaccidental; algunos opinan que se debe a una revisión elohísta del Salterio; otros suponen(y es lo más probable) la existencia de al menos dos colecciones, una yavista y otraelohísta, pues es incomprensible que la revisión elohísta afectase sólo al bloque 42-83. Lanota de Sal. 72,20 (“Aquí terminan las plegaria de David”) significa que el editor noconocía otros salmos de David o que esa colección en concreto acababa ahí; de cualquierforma debe tenerse en cuenta que otros salmos catalogados después (p. ejemplo 86; 138-145) también se atribuyen a David. Otro dato está en relación con los títulos de lossalmos: mientras que el bloque 90-150 es anónimo en su mayor parte, en 1-89 los poemasson atribuidos a David,Asaf, Etán, los hijos de Coré. Estos datos mencionados confirmanque el Salterio es una gran colección de colecciones menores.
    • 3.2 Grupos de salmos en la colección.Sal 4-41: Salmos atribuidos a David (excepto el 10 y el 33).Sal 42-83: Colección elohísta.Sal 84-89: Salmos atribuidos a diversos cantores.En el grupo 90-150 se pueden descubrir otras pequeñas colecciones, como salmos deentronización (90-104), aleluyáticos 146-150), de peregrinación o de las subidas (120-134).3.3 Evolución del Salterio.Se puede decir que la evolución del Salterio es una progresiva unión de otrascolecciones a 3-41, que sería la más antigua. Se trata de poemas relacionados en su mayorparte con las necesidades del individuo, más que con intereses comunitarios. Se suponeque junto al bloque mencionado circulaba una segunda colección davídica (51-72) con unahistoria distinta e independiente a la anterior. Con el paso del tiempo se añadió a ésta elgrupo asafita (74-82, enmarcados por 73 y 83); el salmo 50 sería el poema introductorio ala unión de esas colecciones menores. En un tercer momento se incluyó el bloque coraíta(42-49). Los salmos 84-89 constituyen una especie de apéndice, y el 2 un prólogo.La historia del conjunto 90-119 es bastante complicada; es un conjunto de salmosbien distintos con algunos apéndices hímnicos; el Sal 1 y 119 vendrían a ser una graninclusión (carácter sapiencial de ambos; “la expresión feliz el hombre” y la mención de laley); por su parte el bloque 120-150 se fue incorporando gradualmente a todo el conjuntoanterior.Conforme se fue imponiendo el uso de los salmos en la sinagoga, el Salterio acabósiendo dividido en cinco libros: 1-41; 42-72; 73-89; 90-106; 107-150. Se trata de unadivisión arbitraria más que de carácter literario.3.4 Datación del Salterio.Se trata de la datación del Salterio, no de los salmos individuales, ya que de éstosno es posible conocer ni aproximadamente la fecha de su composición. Tenemos quedecir que no hay acuerdo entre los estudiosos. Algunos autores opinan que la mayor partede los salmos fueron compuestos en la época macabea. Mowinckel y la Escuela Mito-ritualpiensan que la monarquía fue la época dorada de los salmos, pero ninguno de losprincipios metodológicos manipulados por los autores ha sido suficientementeconvincente.
    • No hay duda que, con anterioridad a David, se cultivaba la poesía religiosa en Israel(Ex 15,1-18; Jue 5). Además, debemos decir que la mayor parte de los salmos son, almenos en su origen, poemas cultuales; algunos ejemplos de los mismos puedenremontarse a los comienzos de la institución del culto en Jerusalén con David y Salomón.También hemos de notar que otros salmos nos hablan del destierro en Babilonia (Sal137). Otros tienen mucha relación con la literatura sapiencial que nos hacen pensar en elavanzado periodo postexílico. Como consecuencia el Salterio es una colección de poemascompuestos en un arco de tiempo de varios siglos. Como término ad quem de la primerarecopilación de los salmos habrá que pensar en los siglos III-II a.C.Finalmente, es indudable la existencia de un proceso histórico de reinterpretaciónde estos poemas religiosos. Numerosos salmos constituyen el resultado de la actividad delos escribas durante el periodo exílico o postexílico, quienes estaban más preocupados porlos aspectos pietistas de la Torah o por la sabiduría que por la dimensión cultual (Cf. Sal23; 33; 34; 103; 119; etc.).4 LA POESÍA HEBREA Y EL SALTERIO.Este punto me parece importante para entender mejor la oración sálmica y sudesarrollo ya que, como hemos dicho, el Salterio es una colección de poemas religiosos.Conviene aquí hacer algunas consideraciones: 1) que la expresión poética no es exclusivadel Salterio, ya que, prácticamente, la tercera parte del AT está escrito en forma poética;2) que el salmista escogió la poesía por ser el vehículo expresivo religioso por excelencia;3) para el hombre del Próximo Oriente antiguo la poesía es una auténtica forma deconocimiento. Si los salmos buscan dar a conocer la experiencia del hombre ante Dios, lapoesía es el medio más adecuado para expresarla, transmitirla e interpretarla.Pero hemos de tener en cuenta que la poesía del AT es distinta de cualquier otrotipo de poesía, por lo menos de nuestra cultura occidental y, desde luego, de nuestratradición castellana. Hemos de decir que la rima es virtualmente inexistente; el ritmo sefundamenta en un extraño sistema tonal; puede decirse que lo fundamental de la poesíahebrea está constituido por el paralelismo entre versos o entre hemistiquios(parallelismus membrorum), conocido también como paralelismo semántico, ya que setrata de correspondencia de contenidos más que de formas.4.1 PARALELISMO DE MIEMBROS.La forma de trabajar del poeta hebreo consiste en presentar paralela y sucesivamentepensamiento frente a pensamiento y frase frente a frase. Si el paralelismo se da entrehemistiquios de un mismo verso, se llama interno; si se da entre versos, se llama externo.
    • El pensamiento puede ser repetido (paralelismo sinonímico), contrastado (paralelismoantonímico) o prolongado (paralelismo sintético o formal).a) Paralelismo interno.Con unos ejemplos podemos ilustrar esta clase de paralelismo. Adviértase que loshemistiquios están separados por una barra; los versos, por barra doble.Señor, no me corrijas con ira/No me castigues con cólera//Ten piedad de mí, Señor, que estoy destrozado/Sáname, Señor, que están secos mis huesos// (Sal 6,2-3).Se trata de dos versos con paralelismo interno (entre hemistiquios) sinonímico:corregir = castigar; ira = cólera; tener piedad = sanar; estar destrozado = estar secos loshuesos.No litiga eternamente/No tiene rencor para siempre//No nos trata según nuestros pecados/No nos paga según nuestras culpas// (Sal 103,9-10).Litigar = tener rencor; eternamente = para siempre; tratar = pagar; pecado = culpa.Otros ejemplos en los que el poeta utiliza compensaciones al estricto paralelismo:Sal 98,5; 103,7; 43,3; 16,8.Tenemos ejemplos de paralelismo interno antonímico:El Señor conoce el camino del justo/Pero el camino del malvado perecerá// (Sal 1,6).Prefiero pisar el umbral de mi Dios /Antes que habitar en las tiendas de los impíos// (Sal 84,11).Quien desprecia al hombre abyecto/Pero honra a los temerosos del Señor// (Sal 15,4).
    • Más difícil de detectar es el paralelismo sintético; en los ejemplos siguientes elsegundo hemistiquio avanza sobre el pensamiento del primero, completándolo.He invocado al Señor/Y me encuentro a salvo de mis enemigos// (Sal 18,4).Eres terrible: ¿quién puede resistir/Ante la vehemencia de tu ira?// (Sal 76,8).¡Qué hermoso y agradable/Que los hermanos vivan unidos!// (Sal 133,1).b) Paralelismo externo. Se trata del paralelismo existente entre versos sucesivos.Líbrame de mis enemigos, Dios mío,/Ponme a salvo de mis agresores//Líbrame de los malhechores/Ponme a resguardo de los sanguinarios// (Sal 59, 2-3).Encontramos aquí paralelismo externo sinonímico en dos versos que, a su vez,cada uno tiene paralelismo interno sinonímico.4.2 RECURSOS SONOROS.Ya hemos dicho que la poesía hebrea carece de rima, sin embargo, es tal su fuerzaen sonidos e imágenes que no se percibe este supuesto defecto. El poeta hebreo tenía unoído finísimo para apreciar la textura de las palabras y sabía cómo utilizar éstas paraprovocar efectos brillantes. No nos detendremos en esto, ya que supone un elevadoconocimiento de la lengua hebrea, simplemente mencionamos que utiliza la aliteración(consonancia de sonidos al comienzo de palabras o sílabas); la asonancia(correspondencia de sonidos en las vocales acentuadas); la paronomasia (juegos depalabras); la onomatopeya (una palabra o grupo de palabras suena como aquello quedescribe).5 GÉNEROS LITERARIOS DE LOS SALMOS.Para entender el desarrollo del Salterio es necesario mencionar también losgéneros literarios que en él se utilizan. Una simple lectura del salterio nos permiteapreciar que los salmos pertenecen a géneros literarios diversos. H. Gunkel fue el primero
    • que codificó los géneros literarios; su sistema fue completado por G. Castellino (mencionahasta 11 géneros diferentes). Hemos de reconocer que es sorprendente la gran variedadde géneros; por otra parte, los géneros que tratamos de definir no son siempreperfectamente delimitados; muchos salmos quedan más o menos fuera de todaclasificación, mientras que en otros parecen entremezclarse o confundirse diversosgéneros. Los resumimos en los siguientes:a) HIMNOS: El género hímnico aparece en toda la historia de la poesía religiosa deIsrael, desde el canto de María (Ex 15,21), pasando por el de Débora (Jue 5), hasta el NT,donde el Benedictus y el Magnificat son Himnos inspirados totalmente en la antiguapoesía israelita. Con relación a los salmos, se trata de composiciones destinadas a cantar aDios, celebrando sus atributos y sus manifestaciones en la creación, en el hombre, en elpueblo de Israel, en el gobierno de los pueblos. Este género se halla en buena parte delSalterio, por ejemplo en Sal 8; 19; 29; 33; 67; 100; 104; 105; 111; 113; 114; 136; 145; 146;147; 148; 149; 150. Lo que caracteriza al himno es el tono de alabanza, de glorificación,pero sobre todo que esta alabanza es esencialmente desinteresada; no hay peticiones afavor del orante, nada que lleve a pensar en él mismo: el himno es ante todo teocéntrico,se orienta totalmente hacia Yahvé y su gloria. Su estructura es quizá la más firme yconstante en el salterio: tiene una introducción, invitación a alabar a Yahvé. El desarrolloexpresa más ampliamente los motivos de la alabanza; generalmente Yahvé esdirectamente el motivo de esa alabanza, aunque se da también el caso de himnosdirigidos a Sión (48; 84, etc.). Los himnos terminan con una conclusión que repite, a veces,la fórmula de introducción o expresa una bendición o un voto.b) LAS SÚPLICAS: Para designar este género se emplea con frecuencia el términode lamentaciones. Las suplicas pueden ser colectivas (44; 79; 80; 83; etc.) o individuales(3; 5; 13; 22; 25; etc.). Este género manifiesta la reacción del creyente en presencia de losenemigos o de las desgracias que le asaltan. Perseguido o probado duramente, el salmistase vuelve a Dios para describirle sus desgracias y solicitar su ayuda. Su estructura es muyparecida a la de los himnos. Tiene una introducción, apenas esbozada; es un llamamientoa Dios, reducido en ocasiones a un simple vocativo. El desarrollo es siempre concreto ypersonal; se trata de describir una situación, de confesar la propia impotencia; para ello elorante se pone en primer término, hablando en primera persona, describiendo sudesgracia, juzgando a sus enemigos, entremezclando sus gritos de angustia. Lo quepretende el salmista es obtener la intervención de Yahvé en su favor. La conclusiónexpresa casi siempre la confianza, la certeza de ser escuchado y, en ocasiones, se cierracon palabras de acción de gracias.
    • c) CANTOS DE AGRADECIMIENTO: Estos cantos acompañaban el sacrificio deacción de gracias que el fiel israelita, después del cumplimiento de sus peticiones debíarealizar en el templo. Es probable que algunos de estos cantos hayan sido compuestoscomo expresión de piedad o de sentimientos privados e individuales (18; 32; 34; 40; etc.),y sólo en un segundo momento hayan sido adaptados al uso litúrgico (66; 67; 124; 129).Estos salmos de acción de gracias participan al mismo tiempo del himno y de la súplica. Laintroducción se parece mucho a la de los himnos. El desarrollo es generalmente narrativo.El salmista comienza recordando los peligros que ha corrido, los ataques o laspersecuciones de que ha sido objeto, unas veces reconoce su falta y confiesa su debilidad,otras proclama su inocencia y protesta contra la persecución injusta. Luego menciona suoración, que recuerda los salmos de súplica; finalmente cuenta la intervención salvadorade Dios. La conclusión, cuando la hay, mira al porvenir; en ella renueva su confianza y lapromesa de glorificar a Yahvé para siempre.d) SALMOS REALES: Son oraciones de buen augurio e imprecatorias a favor del rey;o también celebraciones de alegres acontecimientos reales, como bodas o grandesempresas (2; 20; 21; 45; 89; 110; 132). Entra también en esta designación los salmos quecantan la realeza de Yahvé, subrayando que Él es rey sobre toda la tierra y sobre todos lospueblos (47; 93-99;).e) SALMOS MESIÁNICOS: Se trata de salmos que insisten en la gloria de la casa deDavid y de sus representantes, insisten en las virtudes morales y en las prerrogativassacerdotales del hijo de David, de tal manera que, los autores del NT, al aplicarlos a Jesús,los ven como profecías mesiánicas realizadas en Jesús mismo. (Sal 118, 22 ver Mt 21,42;Sal 110,1 ver Mt 22,44; Sal 41,10 ver Jn 13,18; Sal 16,8-11 ver Hch 2, 25-28).f) SALMOS DE SIÓN: Tiene la estructura de los himnos y celebran la gloria deJerusalén, con rasgos más o menos idealizados (Sal 46; 48; 76; 87; 132). Proclaman laelección de Sión por Dios como lugar privilegiado de su presencia y como centro de suculto. Expresan los sentimientos de veneración, de confianza del pueblo de Israel para consu santuario nacional.g) SALMOS SAPIENCIALES: Son oraciones que tienen como objeto la ley, lasabiduría, la vida moral. Parece que estos salmos estaban destinados a la instrucción másque al uso litúrgico (Sal 9-10; 25; 34; 37; 111; 112; 119; 145).
    • 6 ALGUNOS TEMAS DOCTRINALES DE LOS SALMOS (TEOLOGÍA).6.1 DIOS.Dios, por su grandeza y perfecciones es el objeto principal del salterio. Todos lossalmos se dirigen a Dios; hasta se puede decir que sólo se dirigen a Dios y sólo hablan deDios. Todos los demás temas son referidos a Él: el mundo que le debe su existencia ycanta su gloria; Israel al que Dios ha escogido; el hombre, objeto de la cercanía amorosade Dios.Podemos enunciar las siguientes ideas sobre Dios que aparecen en los salmos:- Dios es único. Este es el punto de partida de toda oración israelita. Noencontramos en los salmos afirmaciones teóricas del monoteísmo israelita; lo queencontramos en cada página es la afirmación de la grandeza de Dios, su carácterincomparable, su superioridad sobre todos los ídolos, que ante Él son nada yvanidad (115,4-8; 135,15-18; 81,10); que han de postrarse ante Yahvé, pues Él es“el Dios de los dioses”, “el Señor de los señores” (136,2-3) y, por eso, sólo Él debeser adorado.- El lugar de Dios es el cielo (104,2-4; 115,3), Él cabalga por las nubes (68,5.34) y, sinembargo, no deja de estar en relación con el mundo y el hombre. Dios es creadordel mundo (8; 33,6-7; 104) y es en la creación donde, ante todo, Dios revela sugrandeza. El mundo entero y sus maravillas cantan la gloria de Dios (19; 89; 93;111; 147,8-9; 148). Dios aparece poderoso, “más temible que todos los dioses”(95), se muestra a través de los cataclismos, los terremotos, las tempestades (29).Todo esto engendra temor, pero también confianza. El Sal 104 manifiesta unextraordinario optimismo, pareciera que Dios ha puesto la naturaleza al serviciodel hombre y que todo lo haya creado en paz y armonía y, si se hace alusión altemor cuando Yahvé “oculta su faz”, o “cuando retira su soplo” (v. 29), no es másque una posibilidad que se enuncia para hacer sentir mejor el poder vivificante delsoplo divino.- El poder de Dios se manifiesta también en la historia, en particular, en su solicitudpor Israel. Con frecuencia se evocan los grandes acontecimientos de la historiapasada: la salida de Egipto (114; 147,2-4); el traslado del Arca de la Alianza (68;132); la destrucción del templo (74; 80); el retorno de la cautividad (126). A veces,con ocasión de un acontecimiento importante, como una victoria (47) o unaderrota (44), el salmista se abandona a una meditación sobre la historia. Sobretodo en épocas tardías, se cultivó este género: 77; 78; 105; 106; 107; 135; 136.-
    • 6.2 DIOS Y EL HOMBRE.Dios es justo y se preocupa del hombre para orientarlo, para recompensarlo ocastigarlo. Aunque es un Dios oculto (10,1-5), aunque los impíos se burlan de Él yproclamen un éxito paradójico (73; 123; 140), este escándalo es sólo pasajero, pues Diosse manifestará un día como juez de la tierra (58); manifestará a un tiempo su poder y subondad (18) contra los enemigos de la nación (79; 82; 83) y contra los pecadores engeneral. Hunde a los impíos y salva a los humildes (9-10; 46; 75).Es extraño, pero la idea de paternidad divina no está expresada con frecuencia enlos salmos (103,13; 89,27; 2,7, en donde se proclama a Dios padre del rey mediante unafórmula de adopción). Sin embargo, el recuerdo de su bondad para con Israel (121), paracon los justos (146), en particular los más desamparados (68,6), demuestra perfectamentebien que la idea de paternidad está subrayada en ellos. La bondad de Dios, el amor paracon los hombres, se expresa en todo el salterio (136: el estribillo “eterno es su amor”;100,5; 118,2.3; 33,6; 106,1; 107,1), Más aún, en ciertos salmos, especialmente ricos ensentimientos, Dios se presenta como “coronando (al hombre) de amor y de ternura”(103,4.8.17).6.3 CONFIANZA EN DIOS.Todos los salmos de súplica y de acción de gracias son salmos de confianza.Sabemos que toda plegaria supone la esperanza de ser escuchada; pero los salmosexpresan esta confianza con especial insistencia, bajo formas muy diversas. Así: se invocaa Dios en auxilio contra los malos y los pecadores (14); también en forma deimprecaciones (109; 142). Son también muy interesantes las súplicas dirigidas a Dios en lassituaciones de apuro nacional (79; 82; 83): “¿Hasta cuándo, Yahvé, será tu enojo? ¿Parasiempre arderá tu furor igual que el fuego?... Venga tu misericordia de prisa a nuestroencuentro, que estamos extenuados” (79,5.8). Es significativa también esta plegaria de unrey: “Tu que das a los reyes la victoria, y el que libra a David, su servidor, de la espadafunesta, arráncame y líbrame del poder de los hijos de extranjeros… Dichoso el pueblocuyo Dios es Yahvé” (144,10-11.15).Encontramos estos mismos sentimientos y expresiones en los salmos de acción degracias después de toda clase de favores recibidos: de una victoria (66; 138; 124; 149), deuna cosecha abundante (67), pero sobre todo después de la liberación individual de undesgraciado, hundido por la enfermedad, la calumnia, la persecución (30; 40; 41-43; 65;116; 144). Algunas de estas plegarias hacen referencia a casos particulares: un desterrado(61; 137); el rey que ora en ocasión de la unción real (110), o de una revuelta de sussúbditos (2), o de su matrimonio (45).
    • 6.4 EL CULTO Y EL TEMPLO.Todos los salmos fueron introducidos en la liturgia, de forma que todos fueron,tarde o temprano expresión de la vida cultual de Israel; pero, cuando hablamos de culto,notemos que no puede tratarse más que de Jerusalén y de su templo; la unidad desantuario aparece como una ley absoluta en el salterio; esto no excluye que los salmos secompusieran y emplearan antiguamente en otros santuarios. Algunos son especialmenteinteresantes.Ante todo debemos mencionar los salmos de peregrinación que evocan paranosotros los que los israelitas piadosos sentían cuando subían a Jerusalén para adorar aYahvé. Así se expresa la alegría que se apoderaba del peregrino a la vista de Jerusalén(122) y las manifestaciones litúrgicas que lo acompañaban (134). Algunos salmos seconsideran como adaptados para festividades precisas, por ejemplo, los salmos 81 y 118para la fiesta de los Tabernáculos; otros para la Pascua (114 y los salmos del hallel: 113-118).6.5 LA PIEDAD INDIVIDUAL.Dios conoce lo interior del hombre, sus pensamientos más secretos, nada se leescapa (7; 44; 64; 139); el salmista, tomando conciencia de esto, vive una especial relaciónde piedad con Dios. Algunos salmos nos revelan la actitud tradicional del fiel israelitafrente a su Dios. Los dos caminos que se abren ante él y entre los que tiene que elegir (1;15; 16; 92; 112) y la recompensa que Dios le tiene reservada de acuerdo a su conducta(49; 94; 129). El hombre no tiene más objetivo, más alegría, que buscar a Dios y descansaren Él (63).En época reciente, la piedad israelita tomo formas nuevas: veneración de la Ley yla Palabra de Dios (119); un ideal de pobreza y humildad (40; 109; 142: se repiten lostérminos hebreos que significan pequeñez, pobreza, debilidad, desvalimiento).7 A MODO DE CONCLUSIÓN: PROYECCIONES DE PASTORAL LITÚRGICA.Espero que este recorrido por la poesía sálmica nos ayude a valorar esta forma deorar tan propia del pueblo judío y, desde los comienzos de la Iglesia, convertida tambiénen oración y contemplación. Efectivamente, los Salmos se han leído en el campo del cultocristiano, como profecías que se refieren al misterio de Cristo, el cual permite, a su vez,interpretar el sentido último de los Salmos. La tradición cristiana, patrística y litúrgica, haaprendido a leer a Cristo en los Salmos y a los Salmos en Cristo
    • Para Ustedes que tienen ese cometido de hacer hermosa y viva la Liturgia con esteministerio de la música y, ahora que tienen la oportunidad de aplicar su arte y suexperiencia a la Liturgia de las Horas, en donde los Salmos ocupan un lugar privilegiado,podemos hacer algunas sugerencias:7.1 Esforzarnos por conocer cada día más el salterio dentro de la Historia de la Salvaciónque se hace viva en la Liturgia.7.2 Tener en cuenta lo referente a la interpretación celebrativa de los Salmos. Convienerecordar aquí lo que dice la OGLH en el N° 103: “Los Salmos no son lecturas ni precescompuestas en prosa, sino composiciones poéticas de alabanza… Con razón se les llama enhebreo Tehillim, es decir, cánticos de alabanza, y en griego Psalmoi, es decir, cánticos quehan de ser entonados al son del salterio…”. De aquí que, la interpretación celebrativa delos salmos en la liturgia ha sido y sigue siendo un campo amplio de investigación para lospastores y para los especialistas en la música litúrgica en orden a encontrar las formasmusicales más adecuadas a los diversos tipos de comunidades y a las diversascelebraciones; por eso, se deben revitalizar y dar a conocer las melodías propiamentesálmicas.7.3 Buscar nuevas melodías siempre acordes con la espiritualidad de los salmos, teniendoen cuenta el género de cada uno.Agradezco a todos su amable atención.BIBLIOGRAFÍA.1.- A. González, El Libro de los Salmos, (Barcelona 1984).2.- W. H. Schmidt, Introducción al Antiguo Testamento, (Salamanca 1990).3.- V. M. Asensio, Libros sapienciales y otros escritos, (Estella 1994).4.- AA. VV., Nuevo Diccionario de Liturgia, (Madrid 1987).5.- L. Alonso, Salmos I, (Estella 1994).6.- AA. VV., Comentario al Antiguo Testamento, (Estella 1997).