La Gestión de la información y las bibliotecas públicas. ¿En quéposición estamos?.Por: Daniel EcheverríaResumen: la gestió...
que hagan propicia la permanencia de la información y su recuperación oportuna, así comotambién la eliminación de informac...
puntos favorables como no. Por un lado, la llegada al público es más directa, tanto por estarrepartida a lo largo de la re...
Considerando la realidad de otras unidades y como han manejado esta realidad, nonos encontramos con una realidad que, por ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La Gestión de la información y las bibliotecas públicas. ¿En qué posición estamos?.

240 views

Published on

La gestión de información nos entrega un sin número de herramientas disponibles y al alcance, tanto de los profesionales de la información como del usuario. Ante ello, nacen incógnitas de cómo es la verdadera aplicación en las bibliotecas públicas de Chile, siendo la paradoja central el como el programa Bibliometro, a pesar de no poner en práctica todas las recomendaciones y herramientas ofrecidas por la disciplina , alcanza indicadores que la ponen a la cabeza de sus pares.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
240
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Gestión de la información y las bibliotecas públicas. ¿En qué posición estamos?.

  1. 1. La Gestión de la información y las bibliotecas públicas. ¿En quéposición estamos?.Por: Daniel EcheverríaResumen: la gestión de información nos entrega un sin número de herramientas disponiblesy al alcance, tanto de los profesionales de la información como del usuario. Ante ello,nacen incógnitas de cómo es la verdadera aplicación en las bibliotecas públicas de Chile,siendo la paradoja central el como el programa Bibliometro, a pesar de no poner en prácticatodas las recomendaciones y herramientas ofrecidas por la disciplina , alcanza indicadoresque la ponen a la cabeza de sus pares.Palabras Claves: Gestión, Información, Bibliotecas Públicas, Chile, BibliometroIntroducción:A lo largo de los años, el hombre, como reflejo y prueba de sus actos, ha idoinvolucrando terceros elementos que atestiguan y sirven de evidencia de los actos en que seve involucrado, haciendo estos elementos, parte de su quehacer.Un comprobante, certificado, boleta, etc., son parte de lo que el hombre hagenerado, actos que, gracias a la facilidad con que se generan y el aumento exponencial delos actos y relaciones en que el hombre se ve involucrado socialmente hacen que lacantidad de información crezca día a día haciéndola cada vez más difícil de manejar,proponiendo desafíos para la entrega expedita de la información requerida y conformandouna realidad donde se hace imperante la aplicación de manejos apropiados para estosgrandes volúmenes informacionalesEs por ello que ante esta realidad, no queda más que hacer lassiguientes preguntas,¿cómo están reaccionando las bibliotecas públicas, fuente de acopio de información y deacceso a la cultura y el conocimiento, ante esta ofensiva informacional a la que se venenfrentada?, ¿existen dentro al alcance de las bibliotecas, particularmente públicas, el usolas herramientas para la satisfacción de la demanda informacional de la sociedad chilena?.Para ello utilizaremos como ejemplo la realidad del programa Bibliometro, que con 17 añosde permanencia en el colectivo social de Santiago se encumbra como la biblioteca númerouno a nivel nacional.La Gestión de información:Esta disciplina, como herramienta de manejo, trabajo y seguimiento de lainformación de una institución, vela por el mantenimiento, cuidado y presencia integra enel tiempo de los datos generados a lo largo del tiempo. Se dedica, sustentándose enreglamentos y leyes, al cumplimiento de las misiones ya expuestas utilizando herramientas
  2. 2. que hagan propicia la permanencia de la información y su recuperación oportuna, así comotambién la eliminación de información que genere ruido o solo gastos innecesarios a laorganización.Para el caso de las bibliotecas, la gestión de información ofrece alternativas que facilitentanto la gestión interna (organizacional) y externa (productos / servicios), perfeccionandoestos procesos en pos de satisfacer las demandas de información correspondientes, ya seaautomatizando, regulando o normalizando.Dentro de las ya mencionadas herramientas encontramos los sistemas automatizados, queofrecen dentro de los avances disponibles la posibilidad de usar sistemas integrados degestión bibliotecaria, haciendo posible la presencia de herramientas que hagan lo másautónomo posible el proceso de interacción usuario-colección. Ya sea usando OPAC,registrando en ficheros digitales la información del ítem o creando bases de datosautomatizadas de usuarios, el fin último de estos es concretamente, hacer amena y rápida lagestión de esta información dentro de los procesos cotidianos existentes en una biblioteca.Esta herramienta posee una particularidad y es la de hacer que actos cotidianos de labiblioteca que en otros contextos poseían una alta tasa de imprecisión y demandaban mayortiempo, se hagan de manera rápida y con menor grado de error, más que el provocadosiempre por el facto humano.Otro mecanismo potente ofrecido por la gestión de información es el posicionamiento,herramienta disponible para el uso en diferentes contextos y que sirve para dar a conocerlos servicios ofrecidos por mi organización. Tanto por medio de SEO (posicionamientovirtual de mi institución/marca y enlaces relacionado) como por medio de marketingclásico,el posicionamiento hace posible el movimiento de la informaciónpotencial disponible,como también la que tengo disponible, dándole vida a mis colecciones, generando un lazoentre la organización, la colección y el usuario consumidor de esta.Esta herramienta al igual que la anterior, ofrece otra particularidad y es que gracia a ellaentran en juego factores considerados “de mercado” dentro del circulo de acción de labiblioteca, pero relegando el factor dinero en un segundo plano y poniendo ante todo elimpacto de la información ofrecida y puesta a disposición en la sociedad y en los posiblesusuarios potenciales que la descubren.Las Herramientas y las bibliotecas públicasEl tema de las herramientas mencionadas y su aplicación en las bibliotecas públicases bastante particular, más aun advirtiendo la realidad territorial de estas y su organizaciónadministrativa.Sin embargo, y para usar un ejemplo cercano, usaremos como base alprograma Bibliometro, en pos de ver la aplicación de estas herramientas y como afectan enel día a díaEl programa Bibliometro con 17 años de vida es en sí, una biblioteca atípica. Suorganización es común respecto de otras bibliotecas y las unidades que lo componen. Sinembargo, su distribución a lo largo de la red de metro hace que en vez de estar contenida enun espacio físico único, se generen una suerte de sub bibliotecas por cada módulo, creandouna relación de una biblioteca a muchos puntos de préstamo. Este contexto especial implica
  3. 3. puntos favorables como no. Por un lado, la llegada al público es más directa, tanto por estarrepartida a lo largo de la región como su participación en el ferrocarril metropolitano. Sinembargo, la aplicación de las herramientas mencionadas en este contexto especial implicanun desafío, el de acercar la colección, la información y los servicios ofrecidos de maneraequitativa, indistintamente del lugar en que este ubicado el modulo y el contexto sociocultural que le rodea.Para ello el programa, haciendo uso de las facultades ofrecidas por el softwareALPEH, ofrece al usuario las herramientas de préstamo y devolución de manerahomogénea a lo largo de la red, dándole el carácter de “sub bibliotecas” a cada módulo ygenerando un nexo de “prestamos interbibliotecarios” para las transacciones de ítemes entremódulos diferentes al de origen. Esta práctica, sin duda beneficiosa, contrasta con losruidos que genera en el fuero interno de programa, puesto que la administración de estesoftware no es propiedad de Bibliometro si no que dependiente de otras entidades como laBiblioteca Nacional, o la unidad de sistemas para la obtención de reportes de préstamos ode usuarios.Lejos de estar en una posición mejor, nos encontramos con la aplicación de lasegunda herramienta descrita, posicionamiento y difusión del programa.Nuevamente nos encontramos con que esta realidad unificada de los servicios y ladependencia de Bibliometro con otras unidades ofrecen ruido. Un ejemplo práctico es elOPAC de Bibliometro, donde se advierte la dependencia del mismo respecto del catálogounificado de la DIBAM, realidad que ciertamente beneficia a bibliotecas regionales y demenor demanda que el programa, pero que sin embargo, no se ajusta a la gran cantidad detransacciones que refleja el programa en el sistema.Ante ello, el programa, lejos de poder adelantarse a tales hechos, no ha hecho másque adaptarse a los requerimientos del usuario, ya sea adaptando mecanismo informáticospara el uso del usuario (como es la modificación de la página web del programa incluyendoel OPAC unificado desarrollado para Bibliometro) o potenciando la colección y actividadesculturales por otros medios como redes sociales o la misma página, modificadaúltimamente, ofreciendo otras alternativas de difusión como son as reseñas.Sin embargo, el esfuerzo no es suficiente. Se entiende un nulo esfuerzo pormodificar o mejorar esta realidad, tanto por parte de la coordinación del programa comopor entidades superiores a la dirección del mismo. En este punto son muchos los factoresque afectan, ya sea económicos, de escasez de personal, de metas a cumplir etc., tema queno es de nuestro interés pero que en definitiva afectan al libre desarrollo del mismo.Paradójicamente, a pesar de toda la realidad descrita, de todos los cuestionamientosque nos podemos plantear y de todos los culpables que podríamos apuntar, el programa, enun esfuerzo conjunto de la coordinación del mismo y sus trabajadores, han superado lasmetas de préstamos propuestas y sobrepasado con creces las expectativas impuestas para elmismo, lo que nos hace preguntarnos, ¿Qué impacto real tendría la aplicación de lasherramientas antes descritas y otras no contempladas en el programa, estando este en unarealidad que hiciera propicia la independencia y la autonomía de amoldar o cambiar lossistemas existentes a su realidad?.
  4. 4. Considerando la realidad de otras unidades y como han manejado esta realidad, nonos encontramos con una realidad que, por si sola, nos refleje de manera concreta uncamino a seguir. Sin embargo, prácticas como las de la Biblioteca Nacional y laimplantación de PRIMO, software compatible con ALEPH en su OPAC nos da ciertoslineamientos de lo que la absorción y concientización de esta realidad podría ser si talescontextos mencionados fuesen acomodados a una realidad ideal.ConclusiónAnte todo lo descrito, lo que queda es, netamente asumir el desafío. Un desafío queno solo acarrea al programa si no que, además, arrastra consigo a otras bibliotecas en lasque el la poca difusión de sus recursos, la poca participación como agente distribuidor deconocimiento e información hace que caigan en el olvido y el anonimato. En cuanto setenga conciencia que la gestión de información, y sus bondades reflejadas en herramientasexacerban a la entidad por si, la realidad, como se ve actualmente podría cambiar.Mientras las bibliotecas con tengan el incentivo necesario, la inyección de recursosnecesarios y el posicionamiento que se merecen, este camino está muy lejos de cumplirseBibliografia:-Gestión de la información- Wikipedia(http://es.wikipedia.org/wiki/Gesti%C3%B3n_de_la_informaci%C3%B3n) (Contenido revisado el 1de junio de 2013)-Aguilar, Echeverria:Mejoras al sistema de difusión de colección (catálogo). ProgramaBibliometro.Universidad Alberto Hurtado. Catedra de Sistemas y servicios de información.Prof. Hector Reyes. Mayo 2013.

×