Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Represa Panambí futuro paisaje sobre el río Uruguay
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Represa Panambí futuro paisaje sobre el río Uruguay

  • 49 views
Published

Entonces, más allá de las condiciones que nos permita definir y decir que estamos frente a un paisaje o preguntarnos por el significado del mismo, ninguna de tales cuestiones nos habrán de rondar si …

Entonces, más allá de las condiciones que nos permita definir y decir que estamos frente a un paisaje o preguntarnos por el significado del mismo, ninguna de tales cuestiones nos habrán de rondar si nos situamos en el camino costero del río Uruguay entre la localidad de Panambí y el pueblo de Colonia Aurora en la provincia de Misiones.

Published in News & Politics , Technology , Travel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
49
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Represa Panambí futuro paisaje sobre el río Uruguay 31/01/14 Por Juan Oviedo La palabra paisaje suele ser utilizada con ligereza casi banalmente hasta el punto que la palabra misma puede entrar en crisis de identidad ante su uso desmedido, cuando decimos por ejemplo: paisaje urbano, natural, costero, humanizado, interior etc. Entonces, más allá de las condiciones que nos permita definir y decir que estamos frente a un paisaje o preguntarnos por el significado del mismo, ninguna de tales cuestiones nos habrán de rondar si nos situamos en el camino costero del río Uruguay entre la localidad de Panambí y el pueblo de Colonia Aurora en la provincia de Misiones. Pues hablamos de un lugar que el recorrerlo, implica entrar en una exuberante geografía abundante en subidas y bajadas, entre curvas y contracurvas, con morros cubiertos por especies arbóreas de toda diversidad y desniveles que conforman magníficos valles, y como si fuera poco, bordeando el majestuoso río Uruguay límite natural con el país de Brasil. Sin lugar a dudas que aquellos que transitan el mencionado camino costero se encuentran en unos de los lugares más apreciados en la tierra, máxime, si los viajantes se detienen en los miradores instalados a lo largo de la ruta y poder valorar así, el caudal del río, la abundante vegetación en sus costas con su amplio y silencioso recorrido, reflejando en sus aguas la luz solar y lunar o quizás, al notable brillo vespertino al que llamamos lucero. Tanto en las riberas argentinas y brasileñas son habitadas por colonos residentes, donde muchos poseen pequeñas chacras que no provocan ni generan impacto ambiental, viven en construcciones de casas hechas con maderas por lo general y donde se pueden apreciar también algunas cabañas, viven a lo largo de la costas del río,
  • 2. hablamos de poblaciones esparcidas y por lo tanto con baja densidad de habitantes, tal como se hallan muchos de los pueblos a lo largo del camino costero. ¿A qué se dedican los habitantes costeros?, aparte de atender sus chacras, algunos son pescadores o hacen de balseros trasladando gente a la costa vecina, como también la actividad del plantado y secado del tabaco y artesanías locales. Muchas de las cabañas forman parte de las llamadas segundas residencias, pues pertenecen a turistas de la propia misiones, tal como en ese lugar llamado El Saltito, se encuentra la cabaña “El Carpincho” a unos ocho kms antes de llegar al pueblo de Colonia Aurora, y por el lugar que ocupa la cabaña, la misma se haga parte de la naturaleza porque comparte casi el mismo manso fluir de las aguas del rio, con aves de todo tipo y frondosa vegetación en correlativo alcance de manos y los ojos a la vez, con una peculiaridad a cuestas, que se puede escuchar por la noche una suerte de lejano ronquido del río, como si el río Uruguay pernoctara en su propio caudal, tal ser la magia y belleza de lo que se vive en la cabaña “El Carpincho”. Pero ser captado por el paisaje cuando la noche envuelve de oscuridad al río, la ribera y la selva, donde es muy poco lo que se puede apreciar, nos habla de algo que excede al mismo concepto de paisaje y al fenómeno de la óptica que nos obliga si o si a un rápido reflexionar, que nos dice y nos señala que no todo paisaje implica testimonio con lo natural, pues al silencio no se lo ve, los olores no tienen colores, la naturaleza en la noche es más invisible que visible y ajena a los ojos y a la vista, y no obstante, estar ahí y vivir, vivenciar eso natural más allá del paisaje implique una vigente realidad, porque el paisaje ha sido subsumido por la naturaleza, la naturaleza provoque un estado natural, mientras que el paisaje, solo podrá ser captable por la mirada. La racionalidad que mira ha quedado subordinada a los aromas, a los sonidos de la noche junto al manto leve de sus sombras, y solo despejada por alguna luz muy lejana de la costa brasileña. Pero no todo es oro, algo acecha y no solo al Saltito y a la cabaña “El Carpincho”. Dijimos que el lugar se hallaba camino hacia el pueblo de Colonia Aurora, y en algunos tramos de la ruta costera se podían leer ciertas pintadas en la propia ruta y ciertos grafitis con el mismo contenido: ¡no a la represa!, que a modo de una espada de Damocles pende sobre todo esa región increíble, pues se trata de la futura represa a construir en la localidad de Panambí, hablamos de un proyecto en conjunto del gobierno brasileño y argentino que puede llegar a ser una destrucción completa y total del paisaje, la naturaleza, y
  • 3. provocar un futuro incierto a los habitantes de ambas riberas. La represa de Panambí, pertenece al proyecto en la provincia de Misiones junto a Aña Cuá, Garabí-Panambí-, ya que según proyecciones con tales construcciones se podrían sumar 2.480 MW., de los cuales, la mitad, 1.240 MW. , corresponderían al gobierno misionero; se trata de una cantidad de más de 4 veces la energía que se consume en dicha provincia.[1] Pero no son esas sólo las razones del proyecto de la represa en Panambí, pues en una nota[2] acerca de por qué se debe hacer tal obra, la misma es justificada en términos de crecimiento para la región y como ejemplo del mismo se utilizaría en esa primera etapa materiales provistos por empresas locales (de Santo Tomé, Virasoro, Apóstoles, Posadas), se trata que los insumos utilizados surjan de la región, le sigue la generación de puestos de trabajo, ya que si se considera que en plena construcción de Garabí (sin considerar Panambí) se pueden generar entre 3000 y 5000 puestos de trabajo, la alternativa laboral sería notable, algo que no abarcaría solamente a gente de localidades vecinas sino a gente de toda la Región, se trata de generar una posibilidad a una mano de obra compuesta en su generalidad por jóvenes y trabajadores menos especializados. Desde el punto de vista ambiental una hidroeléctrica es menos perjudicial tanto a nivel local como a nivel global en comparación con una térmica, y si bien todo progreso a veces implica algunas molestias e inconvenientes, éstas son transitorias ante la condición intrínseca de todo progreso pues motoriza el avance. Destacamos que hemos rescatado lo medular del presente texto citado. Ahora, vayamos a la contraparte de la cuestión, el NO a las represas[3], las represas grandes son un perjuicio para el ambiente porque inundan ecosistemas valiosos, desestabilizan el hábitat de la vida silvestre y obstruyen las trayectorias de diversas especies, también las familias de las localidades sufren al ser expulsadas o desalojadas a la fuerza por las represas y pierden sus
  • 4. valiosas tierras agrícolas, fuentes de agua o sus áreas de pesca tradicional. Son los grupos más vulnerables, como los indígenas, los afro descendientes y los campesinos pobres, los que más lo padecen. Luego del Informe de la Comisión Mundial de Represas (CMR) en el año 2000, quedó claro que las represas son un mecanismo sucio de energía, el 30 % de los peces de agua dulce del mundo se han extinguido por las represas; el 60% de las mayores cuencas del planeta ya han sido represadas. Manglares, bosques y otros ecosistemas han desaparecidos por causa de estos megaproyectos. Insistimos, las represas provocan cambio climático por varias razones. Por un lado miles de hectáreas quedan inundadas bajo el agua. En el caso de Panambi y Garabi (dos por una) quedarían alrededor de 40.000 hectáreas solo del lado argentino. Y algo para recalcar, ya que el artículo 6 de la Ley Provincial aprobada por unanimidad dice, textualmente: "Para la realización de emprendimientos hidroeléctricos y represas se requiere la participación previa del pueblo de la provincia de Misiones, a través del mecanismo de plebiscito obligatorio, vinculante e irrenunciable, y cuyos efectos duran mientras las condiciones particulares e históricas que dieron motivo a la decisión del plebiscito perduren” Agregando, antes de desarrollar el artículo 7, que “La Cámara de Representantes establece por Ley la necesidad de plebiscito y el Poder Ejecutivo convoca al acto plebiscitario”, bueno, tal plebiscito se realizaría recién en el 2015. ¿De qué se trata todo esto?, de oposiciones entre crecimiento y desarrollo, entre lo económico y lo social, la ganancia (negocio empresarial) y sus efectos colaterales (la gente), quede instalado una vez más, o mejor dicho, que tal oposición adquiera espacio mediático no nos debe engañar, porque se trata de una permanente tensión entre dos tipo de habitantes, los ricos y poderosos de la estructura apoyados por la superestructura, y los otros habitantes en la figura de campesinos, trabajadores, indígenas, pobres y proletarios. Se trata de esa presencia constante presente en toda sociedad y por lo general banalizada en pequeñas noticias y tergiversaciones mediáticas, porque el cabal perfil de lo señalado implique un conflicto de clases y por lo tanto de una permanente LUCHA, entre aquellos que lo tienen todo y quieren más, de aquellos que tienen muy pero muy poco, acaso la tierra, la vida, el lugar, el paisaje, y al que se les quieren quitar, sustraer. Para ello se crea el términos de “beneficios que aporta el crecimiento”, que los incluye solo desde el relato y los discursos mediáticos, porque en el fondo, ese llegar a ser, estar y hacer, la potencialidad que deparara todo futuro, se eleva sobre un presente destructor y como la virtual alienación de las comunidades
  • 5. costeras si fueran despojadas de su lugar y quitados su estilo de vida y ocultando tales hechos bajo el concepto de relocalización. Ecoportal.net Notas: [1] Según una nota aparecida en Misiones on line del Sr. Miguel Schmalkol titulada El déficit energético, 3-1-2014. [2] Nota aparecida en Misiones on line del Sr. Antonio Barrios titulada, Garabí-Panambí:; una obra imprescindible, el 17-6-2013. [3] Nota en www,ecoportal.net, por Raúl Aramendy titulada, ¿Qué importancia pueden tener los impactos ambientales de Garabi y Panambi?, 24-2-2012