Porque el cuidado y la defensa de la Madre Tierra y de todos
los seres que la habitan no es un delito
16 JULIO, 2014 FUENT...
La industria extractiva minera y petrolera; el acaparamiento
de tierra para la imposición de monocultivos; la construcción...
años. En 2014, en medio año, ya tenemos 630 ataques a
defensores de derechos humanos, frente a los 657 que se
registraron ...
cuales nosotros coincidimos. Y por ello, destacamos las grandes
experiencias de modelos de vida que existen en nuestras
co...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Porque el cuidado y la defensa de la madre tierra y de todos los seres que la habitan no es un delito

216 views
149 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
216
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
32
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Porque el cuidado y la defensa de la madre tierra y de todos los seres que la habitan no es un delito

  1. 1. Porque el cuidado y la defensa de la Madre Tierra y de todos los seres que la habitan no es un delito 16 JULIO, 2014 FUENTE: M4- MOVIMIENTO MESOAMERICANO CONTRA EL MODELO EXTRACTIVO MINERO Representantes de comunidades, organizaciones, autoridades ancestrales de los pueblos mayas, xinkas, garífunas y mestizos que cohabitamos en Guatemala nos manifestamos por este medio para denunciar que el Estado y las empresas violan los derechos de la Madre Tierra y los derechos que están reconocidos en la Constitución y otros instrumentos jurídicos internacionales, dados los graves casos de represión y persecución penal contra organizaciones y movimientos sociales. En una sola voz, nos unimos para denunciar que gran parte de la institucionalidad de este estado no respeta a las comunidades, a las autoridades ancestrales ni a la normatividad jurídica propia de los pueblos originarios, tal como establece la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas. Vemos que se continúa con la imposición de modelos de desarrollo económico extractivo en los que no se tiene en cuenta la obligatoriedad de realizar consulta previa, libre e informada para lograr el consentimiento de nuestros pueblos, de acuerdo a las propias formas de gobierno y prácticas ancestrales.
  2. 2. La industria extractiva minera y petrolera; el acaparamiento de tierra para la imposición de monocultivos; la construcción de hidroeléctricas y el manejo de todo el proceso de producción eléctrica; el otorgamiento discriminatorio de frecuencias de radio y televisión y muchas otras actividades con las que se debe definir la identidad de este país en términos de interculturalidad, se están realizando hasta ahora por la vía de la imposición, sin informar previamente a la población de sus derechos colectivos, de los propósitos reales de estos megaproyectos (corredor tecnológico, puertos, aeropuertos, carreteras…), a través de modalidades de represión y criminalización que nos preocupan y que deben terminar, pues estamos viviendo en un estado de derecho autoritario. Los casos más graves ocurridos recientemente son:  El desalojo, intimidación, amenazas y ataques en contra de las comunidades de San Pedro Ayampuc y San José del Golfo, que a lo largo de más de dos años han expresado su rechazo en La Puya, donde se ubica la entrada a la mina El Tambor. El mismo de tipo de represión se vive en Sipakapa, con la mina Marlin.  De la misma manera, han actuado en contra de los pueblos que habitan en Barillas y otros municipios del norte de Huehuetenango, donde han utilizado el ejército y la policía para proteger e imponer los intereses empresariales. Las comunidades de San Juan Sacatepequez, que mantienen una oposición de más de siete años a la construcción de la cementera en su territorio y del tramo que va de la carretera interamericana a la finca San Gabriel, han sufrido durante años asesinatos, secuestros, capturas, persecución penal, intimidaciones y estado de sitio. Así mismo en el Polochic, las empresas cañeras y palmeras se han ido apropiando del territorio kekchi y utilizan a la fuerza pública para proteger sus intereses y desalojar a las comunidades como sucedió en el 2012. Esta violencia del estado continúa ahora en la comunidad de Nabalija, municipio del Estor.  Producto de esta represión, hay hermanos y hermanas que, injustamente, han sido condenados a años de cárcel con penas exageradas como la de Abelardo Curup, condenado a 150
  3. 3. años. En 2014, en medio año, ya tenemos 630 ataques a defensores de derechos humanos, frente a los 657 que se registraron a lo largo de todo el 2013. Entre ellos, destacamos los ataques y procesos de persecución penal contra Daniel Pascual, cuya situación es para nosotros un mensaje claro de cómo pretenden amenazar nuestra libertad de expresión como pueblos. También denunciamos la captura ilegal contra Blanca Ajtum, Mauro Vail y Mariano García, apresados recientemente por su oposición a los cobros excesivos de las empresas de energía eléctrica. Rechazamos y denunciamos todas estas formas de represión estatal que son propias de gobiernos dictatoriales. En este contexto, vemos con preocupación que los partidos políticos, lejos de estar conscientes de esta realidad, y en complicidad con empresas extranjeras, están impulsando un paquete de leyes que afecta profundamente a las comunidades. Están en ciernes, la Ley de Fomento a la Inversión y el Empleo, que pretende bloquear la ley de desarrollo rural. La actual Ley de Minería, que lesiona los derechos de los pueblos y atenta contra la vida, más las Reformas a la Ley de Minería que se están preparando y que supondrían un aval a las empresas, que no tendrían que esperar aprobación, sino meramente informar al Ministerio sobre los impactos ambientales de su actividad extractiva. La Ley de Servidumbre Forzosa, que impondría la expropiación de tierra y criminalizaría con el delito a las personas que se nieguen a ceder a esas presiones. Un ejemplo de esto ya está vigente a través de la Ley de Telecomunicaciones que se aprobó para que las empresas de telecomunicaciones puedan poner sus antenas en cualquier lugar que ellas elijan, independientemente de que se trate de propiedad privada o pública. Esta ley obliga, de hecho, a las municipalidades a apoyar a las empresas en sus tareas de infraestructura, lo cual ha generado que se hayan interpuesto recursos de inconstitucionalidad en la Corte. Por denunciar estas realidades, muchas personas nos acusan de oponernos al desarrollo, más esto no es verdad. Nosotros no nos oponemos al desarrollo. Simplemente estamos conscientes de que el modelo económico neoliberal y extractivista que se nos ha impuesto está agotado, tal como nuestros hermanos de otros pueblos a nivel mundial están viendo también y con los
  4. 4. cuales nosotros coincidimos. Y por ello, destacamos las grandes experiencias de modelos de vida que existen en nuestras comunidades, donde pervive una sabiduría milenaria y que es capaz de poner en práctica modelos agroecológicos respetuosos con todas las formas de vida con las que convivimos en esta Madre Tierra. Reunid@s en el Encuentro de los Pueblos en el marco del ejercicio de los derechos colectivos y la defensa de los territorios ancestrales, Oxlajuj Q’anil, 12 de julio de 2014

×