Your SlideShare is downloading. ×
La salvaje salvajina
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La salvaje salvajina

510
views

Published on

Published in: News & Politics

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
510
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. La salvaje Salvajina, el despojo y el oroen SuárezPublicado: 2 abril, 2012 | Autor: notiagen | Represa Salvajina, en el municipio de Suárez, Cauca.Por Colectivo Punto de Fuga. Agencia de Comunicación de los Pueblos ColombiaInformaEduard Mina es un hombre imponente, de unos 40 años, alto, de mirada firme;hace parte del Proceso de Comunidades Negras (PCN) y, además, es una de lasvoces de esta historia que recogimos el Foro de Políticas Minero-energéticas,Resistencias y Despojo. La primera vez que intervino en dicho espacio se levantópara decir que “no sólo denunciaremos los abusos de las Multinacionales de laminería, pues las acciones de las entidades estatales tienen mucho que ver con lashidroeléctricas y micro centrales”. Tal afirmación se debe a que Eduard provienedel suroccidente del país, de un corregimiento llamado La Toma, ubicado en elmunicipio de Suárez que, junto con Morales y Buenos Aires, son los tres afectadospor la represa ‘La Salvajina’, construida hace ya 26 años.Este territorio es rico en fuentes hidrográficas: está bañado por los ríos Cauca, Ovejas,Inguitó, Asnazú y Marilópez, Damián, Marilopito, y las Quebradas de El Chupadero, LaChorrera, Los Pasos, Los Morados, La Laja, El Danubio y San Miguel. Por tal razón, afinales de la década de los años 70`s y comienzo de los 80`s la Corporación Autónomadel Valle del Cauca- CVC, dentro de sus políticas de generación de energía eléctrica ycon el fin de controlar las inundaciones en el Valle del Cauca, empezó la construcciónde la represa de la Salvajina.
  • 2. Según cuenta Eduard, la mencionada represa sólo ha traído problemas. Desde elprincipio ocasionó “el desplazamiento masivo de esta comunidad”. Incluso haocasionado rupturas entre las etnias que habitan el territorio, pues “a margen derechoestá la etnia indígena y a margen izquierdo estamos los afro descendientes”. Recuerdatambién que la represa dividió familias, dejándolas incomunicadas e impidiendo ageneraciones enteras conocerse, pues en territorio indígena quedaron familias afro,concretamente los corregimientos de Mindalá y Pureto, que antes solían atravesar el río,que se pasaba muy fácil en canoa. Esto produjo un corte en la identidad cultural.Para la comunidad los problemas no acabaron con la construcción de la represa, y hastael momento ni siquiera se ha hecho un consolidado de los daños y perjuiciosocasionados, además de que los compromisos y promesas en el momento de construirno han sido cumplidos. A nivel económico, según nos cuenta Eduard, los impactos sehan visibilizado en la minería artesanal y la agricultura, actividades productivas quehistóricamente han sido practicadas por los pobladores: “las mejores minas de oro delmunicipio de Suarez están sumergidas en Salvajina. La parte más productiva de Suarez,que eran las laderas del río Cauca, igual quedaron navegados 32 Km, lo que haocasionado una gran afectación en la parte agrícola en el municipio”.En lo que se refiere al impacto ambiental, Eduard asevera: “Toda la madera que habíaen la zona no fue removida, no la sacaron. Cuando hacen las descargas de la represaaguas abajo, la contaminación cae. Pero de ninguna manera se ha querido minimizareso. Además, decían que el objetivo de la represa era impedir las inundaciones y por esoquerían desviar el río Ovejas hacia el Cauca, aumentando el caudal de este paracontrolarlo, pero lo que realmente quieren es que la producción de energía sea mayor.Cada vez que hay creciente nos damos cuenta que aquel argumento era una mentiraporque nuestros hermanos que viven más debajo de la represa siguen estandoinundados. La verdad, todo eso se hizo con un fin de producción y no de controlar.”En la actualidad, Salvajina es administrada por Colinversiones luego de pasar pormuchas manos y llenar muchos bolsillos. Según datos de la Empresa de Energía delPacífico S.A (EPSA), en 1995 pasó de la CVC a sus manos, pues EPSA fue creada pararesponder al cumplimiento de la Ley 99 de 1993, según la cual se debía independizar lagestión ambiental del negocio eléctrico. El 5 de junio de 1997 el gobierno nacionalvendió en subasta pública el 56,7% de las acciones de EPSA a un consorcio formadopor Houston Industries y Electricidad de Caracas. En el año 2000, este consorcio cediósu participación accionaría a Unión Fenosa de España. En marzo de 2009, Gas Natural
  • 3. SDG S.A., adquirió el 100% de las acciones de Unión Fenosa S.A., convirtiéndose a suvez en el beneficiario real del 63,82% de las acciones de EPSA. Finalmente, el 14 dediciembre de 2009 pasó a ser propiedad de Colener S.A.S., sociedad que pertenece enun 100% a Colinversiones S.A. Tienen también participación en las utilidades de ‘LaSalvajina’ Inversiones Argos S.A. y Banca de Inversión Bancolombia S.A. CorporaciónFinanciera: Todos, menos las comunidades que históricamente han habitado yconstruido el territorio.Eduard asegura que “cada vez que la represa ha pasado de manos de un propietario aotro, nunca han aceptado las responsabilidades, tanto social como económica. De talmanera que ni siquiera se han cumplido los planes de manejo ambiental, situación por laque han pagado unas multas al gobierno nacional”.Sumado al gran impacto de ‘La Salvajina’ y en razón de la riqueza mineral delterritorio, al municipio han llegado empresas para explotar oro y, según manifiestaEduard, están presentes la Anglo Gold Ashanti, Oro Cauca, la Panamerican limitada,entre otras. Aclara que “eso de los nombres es un parapeto porque siempre sigue siendouna Multinacional, la grande, la que hace eso: nosotros sabemos, tenemos claro que esla Anglo Gold Ashanti”. Cuenta, además, cómo los gobiernos locales, el alcalde y losconcejales se dejaron cooptar. Por ejemplo, “en la administración pasada la ‘Anglo’hizo el plan de desarrollo al igual que el reglamento interno del Concejo, hasta en ellibrito del reglamento aparecía el logo de la Anglo Gold”. Nos narra también Eduardcómo han utilizado a los maestros de las escuelas del municipio, en especial delcorregimiento de La Toma, para convencer a los niños y sus padres de los beneficiosque traerán y de “lo buena que es la multinacional”.A pesar de esto, la gente no quiere su presencia y se ha organizado para defender elterritorio y los recursos naturales, ya que, como dice Eduard, “nosotros sabemos queaquí hay oro, pero es de la comunidad tomeña”. Continúa denunciando que por estoshechos han recibido amenazas de los grupos armados ilegales: “nos han enviadopasquines, panfletos, mensajes a los celulares”, han llegado a buscarlos a sus casas y porlo cual han tenido que salir muchas veces. “A uno la comunidad lo necesita vivo”. Hanllegado al punto de sobornar a los líderes comunitarios para acabar con lasorganizaciones, pero no lo han logrado.Según el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL) y datostomados del portal web de Estudiantes en Doxa, de las 7.000 hectáreas del
  • 4. corregimiento de La Toma, 6.500 han sido solicitadas para exploración por la AngloGold Ashanti que ha encontrado un camino rápido y fácil para iniciar inmediatamente laexplotación: a través de las 403 hectáreas de las concesiones, con licencias minerasEKE-151 (314 has) de Raúl Fernando Ruiz Ordoñez y BFC 021 (99 has) de HéctorJesús Sarria, quienes nunca han realizado actividad de exploración o explotación algunaen el territorio afro, y que, además, no están vinculados de ninguna manera con lascomunidades y sus territorios. Los señores Ruiz y Sarria han iniciado un proceso deexpropiación, pues la compra de sus licencias por parte de la ‘Anglo’ es inminente.Así sigue la historia del oro, la represa y la comunidad que ante tantas amenazas, terrory despojo ha resistido a través de la soberanía alimentaria y la permanencia en elterritorio.

×