Indiferencia e incompetencia, nuestra hambre y sed
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Indiferencia e incompetencia, nuestra hambre y sed

on

  • 141 views

Sí, es cierto… el verano que golpea a La Guajira nos ocasiona serios problemas de pervivencia. Sí, es cierto… la desnutrición es pan de cada día y sin conocer Etiopia sabemos que la ...

Sí, es cierto… el verano que golpea a La Guajira nos ocasiona serios problemas de pervivencia. Sí, es cierto… la desnutrición es pan de cada día y sin conocer Etiopia sabemos que la comparación mediática no está distante de la realidad. Sí, es cierto… nuestro territorio indígena ha sido cooptado por intereses politiqueros, corporativos y hasta mafiosos. Sí, todo eso que han registrado los medios de comunicación y de manera recurrente durante las últimas semanas es cierto, tan cierto como que nada de esto es nuevo para el pueblo indígena Wayuu, tan cierto como que por muchos años aprendimos a adaptar nuestras costumbres y aprovechar la poca lluvia así se demorara en llegar.

Statistics

Views

Total Views
141
Views on SlideShare
96
Embed Views
45

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

6 Embeds 45

http://cronicasdeldespojo.blogspot.com 27
http://cronicasdeldespojo.blogspot.com.es 8
http://cronicasdeldespojo.blogspot.ca 5
http://cronicasdeldespojo.blogspot.mx 3
https://www.blogger.com 1
http://cronicasdeldespojo.blogspot.be 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Indiferencia e incompetencia, nuestra hambre y sed Indiferencia e incompetencia, nuestra hambre y sed Document Transcript

  • Indiferencia e incompetencia, nuestra hambre y sed El grito es que tenemos sed, es cierto... pero estamos permitiendo que desvien nuestros ríos también, tan solo por poner un ejemplo. Miguel Iván Ramírez Boscán - Mileydis Polanco Gómez Miembros de La Red de Comunicación del Pueblo Wayuu Pütchiimaajana Fuerza de Mujeres Wayuu - Organización Indígena de La Guajira Yanama NotiWayu 27 julio 2014. Sí, es cierto… el verano que golpea a La Guajira nos ocasiona serios problemas de pervivencia. Sí, es cierto… la desnutrición es pan de cada día y sin conocer Etiopia sabemos que la comparación mediática no está distante de la realidad. Sí, es cierto… nuestro territorio indígena ha sido cooptado por intereses politiqueros, corporativos y hasta mafiosos. Sí, todo eso que han registrado los medios de comunicación y de manera recurrente durante las últimas semanas es cierto, tan cierto como que nada de esto es nuevo para el pueblo indígena Wayuu, tan cierto como que por muchos años aprendimos a adaptar nuestras costumbres y aprovechar la poca lluvia así se demorara en llegar. Desde tiempos inmemorables estuvimos advirtiendo a los países donde está nuestro territorio, Colombia y Venezuela sobre estos problemas, todo lo cual nos lleva a preguntarnos ¿por qué ahora se muestran interesados?, ¿qué se esconde detrás de este interés?, ¿por qué el abanderado de esta cruzada contra el olvido es la revista Semana, la de la familia del presidente, uno de los medios que por años estuvimos intentando alertar sin obtener nada distinto a su
  • silencio? Por lo visto la locomotora minera que nos vendieron en el 2010, se ha quedado sin combustible, y ahora pretenden potenciarla con el pretexto de que tenemos hambre y sed. Ya sea por desconfiados, suspicaces, tendenciosos o por el adjetivo con el que nos quieran tildar, pensamos tristemente que su interés no es por el pueblo Wayuu y La Guajira en general sino que pretenden generar “ruido mediático” para que luego afirmen que la solución a nuestros problemas debe estar abanderada por la labor social que deben cumplir las multinacionales, abriéndole la puerta a las corporaciones minero energéticas para que sin piedad continúen expropiando nuestro territorio de las riquezas que bajo el subsuelo, mares, ríos y cielos reposan, cuando a la inversa, son ellas las culpables de la miseria que ronda a nuestra gente. Ahora culpan al agua de nuestros males e incluso se atreven a plantear soluciones, pero ante esto también cabe preguntarse ¿por qué siguen permitiendo al Cerrejón que intervenga sobre nuestras fuentes hídricas? ¿Por qué Corpoguajira, la Gobernación, alcaldías y ministerios van a sentarse del lado de las multinacionales en procesos de consulta? ¿Por qué la indiferencia es más fuerte que el hambre y la sed? Un vivo ejemplo lo tenemos actualmente con la “plaga” del Cerrejón que pretende desviar el Arroyo Bruno diciendo que está seco, y aun así surte de agua al municipio de Albania, parte de Hato Nuevo y Maicao… acaso y sí en realidad estuviera seco por qué “Don Cerrejón” lo pretende desviar. Asesinar el Río Ranchería es lo que quieren, para sacar el carbón, a costas del agua, de la sed y hambrunas del pueblo Wayuu. Antes que promesas oficiales las autoridades deberían pronunciarse de manera elocuente frente a estas intenciones, esa sería la mejor manera de que las entidades competentes del estado dejen de seguir demostrando su incompetencia. La cosa no es que no llueva, la pregunta es ¿por qué ha dejado de llover? Es cierto, hay hambre y ahora nos ataca la sed, pero que esto no sea el pretexto para llenarnos de más “plagas” en nuestras tierras.