Guatemala. Ríos Montt, militarismo y genocidio, la paradoja de la coyuntura presente
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Guatemala. Ríos Montt, militarismo y genocidio, la paradoja de la coyuntura presente

on

  • 430 views

¿Cómo es posible que se esté juzgando a pasadas figuras del Alto Mando Militar por un cargo como genocidio, estando un ex militar al frente del gobierno? El juicio resulta aún más sorprendente ...

¿Cómo es posible que se esté juzgando a pasadas figuras del Alto Mando Militar por un cargo como genocidio, estando un ex militar al frente del gobierno? El juicio resulta aún más sorprendente cuando se constata el rol subordinado que guardaba el actual Presidente con aquel Alto Mando del Ejército. No hace falta tener mucha profundidad en la capacidad de análisis para darse cuenta que en un país con la frágil institucionalidad como la que caracteriza al Estado guatemalteco, el inicio de semejante proceso debe ser parte de fuerzas y procesos más amplios

Statistics

Views

Total Views
430
Views on SlideShare
396
Embed Views
34

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

4 Embeds 34

http://cronicasdeldespojo.blogspot.com 23
http://cronicasdeldespojo.blogspot.com.es 5
http://cronicasdeldespojo.blogspot.com.ar 5
http://cronicasdeldespojo.blogspot.mx 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Guatemala. Ríos Montt, militarismo y genocidio, la paradoja de la coyuntura presente Guatemala. Ríos Montt, militarismo y genocidio, la paradoja de la coyuntura presente Document Transcript

  • Guatemala. Ríos Montt, militarismo y genocidio, la paradoja dela coyuntura presenteFuente: Varios. 13.5.2013ENFOQUE NÚM. 29:Guatemala. Militarismo y genocidio, la paradoja de lacoytuntura presente¿Cómo es posible que se esté juzgando a pasadas figuras del AltoMando Militar por un cargo como genocidio, estando un ex militar alfrente del gobierno? El juicio resulta aún más sorprendente cuando seconstata el rol subordinado que guardaba el actual Presidente conaquel Alto Mando del Ejército. No hace falta tener mucha profundidaden la capacidad de análisis para darse cuenta que en un país con lafrágil institucionalidad como la que caracteriza al Estadoguatemalteco, el inicio de semejante proceso debe ser parte defuerzas y procesos más amplios.¿Vuelve el Ejército a los territorios indígenas?CODPI, mayo 2013GUATEMALA.- Mientras el juicio contra el dictador Ríos Montt poractos de genocidio toca a su fin, el Gobierno de Guatemala, presididopor Otto Pérez Molina -otro general retirado-, ha ordenado denuevo al Ejército ingresar en los territorios indígenas paraproteger las inversiones de las empresas transnacionales.Desde que tomó posesión de su cargo en enero de 2012, PérezMolina ha decretado dos estados de sitio. El primero de ellos, en elmunicipio de Barillas(territorio qanjobal, departamento deHuetenango) y el segundo en los departamentos de Jalapa ySanta Rosa, afectando al territorio del pueblo xinka de Xalapán,entre otros. Estas decisiones desembocan en la ocupación militar dedecenas de comunidades, ocasionando numerosas violaciones a susderechos humanos.Con fecha 4 y 5 de mayo de 2013, una delegación conformada porAutoridades Ancestrales, representantes de diferentes pueblos yorganizaciones indígenas, campesinas, sindicales, medios de
  • comunicación y de organizaciones no gubernamentales, visitaron losmunicipios en los que se declaró el último estado de sitio el pasado 1de mayo (municipios de Jalapa y Mataquescuintla del Departamentode Jalapa y los Municipios de Casillas y San Rafael las Flores delDepartamento de Santa Rosa). Tras la visita, emitieron un InformePreliminar de Verificación de la Situación de los DerechosHumanos que analiza la naturaleza de este instrumento legal yrecoge los impactos que proyecta sobre la población.Es de reseñar que, tras las protestas y las dudas sobre sulegalidad, el día 9 de mayo el Gobierno dejó sin efecto ladeclaratoria del estado de sitio, para pasar a imponer en estosmismos municipios el estado de prevención, manteniendo el mismonúmero de efectivos militares en los territorios, así como el recortede las garantías constitucionales.Estados de sitio, o la “legalización de los peores abusos y lasmás perniciosas arbitrariedades”El estado de sitio representa un concepto equivalente al de estado deguerra, otorgando a las fuerzas armadas facultades para elmantenimiento del orden interno. Durante el mismo quedansuspendidos temporalmente los derechos constitucionales de lapoblación afectada.El Relator Especial de las Naciones Unidas Leandro Despouy sobre losderechos humanos y los estados de excepción, en su informe de 23de junio de 1997, indicó que, “en muchos casos, los estados deexcepción se habían transformado en el instrumento jurídicomediante el cual se pretendía "legalizar" los peores abusos ylas más perniciosas arbitrariedades”. En efecto, casi ninguno delos regímenes de la época resistió a la tentación de justificar suirrupción o mantenimiento en el poder a través de este accionarrepresivoEn la Guatemala actual, esta nueva declaración de estado desitio evidencia la arbitrariedad con la que se trata de imponerel orden en territorios en los que pueblos indígenas estánprotagonizando movilizaciones y resistencias para exigir elcumplimiento de sus derechos fundamentales. Derechos que,por otra parte, están recogidos en el Convenio 169 de la OIT, el cualforma parte del ordenamiento jurídico guatemalteco.Según señala el citado Informe de Verificación, “el decreto del estadode sitio forma parte de una política de remilitarización del Gobiernode Otto Pérez Molina, como soporte de la concesión de licencias amegaproyectos extractivos enmarcados en un modelo de desarrolloinconsulto y destructivo. Es importante mencionar, que desde su
  • llegada a la primera magistratura, se ha registrado un progresivoincremento a la represión, y se evidencia que los destacamentosmilitares creados se ubican cercanos a las instalaciones de losmegaproyectos”.El antecedente: el estado de sitio en BarillasEn mayo de 2012, y a raíz de la movilización comunitaria contrala empresa Hidro Santa Cruz (subsidiaria de la españolaHidralia Energía), se declaró un estado de sitio en el municipio, queduró 17 días. Durante el mismo, las comunidades denunciaron elhostigamiento permanente de las fuerzas de seguridad del Estado,que allanaron más de 30 viviendas, y que contaban con 50 órdenesde captura contra líderes comunitarios. Durante los allanamientos seprodujeron agresiones sexuales y continuas faltas de respeto contralos y las pobladoras, así como acciones contrarias a la cosmovisiónmaya, en una reedición de las prácticas contrainsurgentes de los años80.Como resultado de esta ocupación militar fueron detenidos 14dirigentes indígenas, de los cuales 8 pasaron más de 8 mesesen prisión preventiva(siendo liberados finalmente en enero de2013), sin que llegara finalmente a celebrarse juicio alguno.Puedes acceder a mayor información sobre este caso en el mapa "LaTierra se defiende".Un estado de sitio para defender los intereses de las minerasCon fecha 1 de mayo de 2013 el Gobierno declara un nuevo estadode sitio en los municipios de Jalapa y Mataquescuintla (territorioxinka) del Departamento de Jalapa; y los municipios de Casillas y SanRafael las Flores del Departamento de Santa Rosa, durante treintadías.La llegada de la mina San Rafael, propiedad de la empresacanadiense Tahoe Resources al territorio xinka suscitó desdeel inicio una decidida resistenciapor parte de las comunidades -muy especialmente, de las mujeres- para defender sus territorios ysus bienes naturales, en ejercicio de sus derechos colectivos. Frente aello, la respuesta gubernamental se centró en la persecución jurídica,la criminalización y la difamación de líderes y autoridades ancestralesdel pueblo xinka de Xalapán. En este contexto, se produjo unaumento de la represión contra los dirigentes, que desembocó en elsecuestro de cuatro miembros del Parlamento Xinka, y en elasesinato de Exactación Marcos Ucelo, el pasado 17 de marzo de2013En el departamento de Santa Rosa, el ingreso de la empresaGoldCorp, subsidiaria de Tahoe Resources, para la exploraciónde la mina El Oasis, marcó el inicio en 2010 de la conocida
  • como revolución de las flores: “marchas silenciosas realizadas porla población desde el pueblo [San Rafael las Flores] hasta la entradade la mina, depositando flores para pedirles que se retiren, a la vezque se realizan plantones frente a la embajada de Canadá y lasoficinas de la Minera San Rafael, para que respondan por losatropellos de las empresas mineras de ese país”. Ante la nularespuesta por parte de la empresa y de las administraciones, y demanera legal y pacifica, la población decidió instalar un plantón(campamento) en un predio cercano a la mina para impedir lacontinuidad de las obras.Son estos hechos de resistencia los que han servido de excusa alGobierno de Pérez Molina para declarar un estado de sitio de dudosalegalidad -tanto, que finalmente tuvo que desistir de él paraconvertirlo en un estado de excepción-, que hasta el momento hacausado las siguientes violaciones de derechos humanos, según elInforme de Verificación:· Uso desmedido y desproporcionado de la fuerza (allanamientos deviviendas, registros violentos, destrozos).· Amenazas e intimidaciones a autoridades ancestrales y dirigentessociales.· Robos.· Humillaciones contra las mujeres.· Efectos psicosociales.Estas prácticas causan un impacto enorme en las comunidadesafectadas, que observan cómo los mismos actores armados quedesplegaron una cruenta represión durante el conflicto armadovuelven a ocupar violentamente sus territorios.Y lo hacen, de nuevo, para defender unos intereses ajenos a losde los pueblosde Guatemala.Puedes descargar el informe completo aquí.EN GUATEMALA SÍ HUBO GENOCIDIOTRIBUNAL CONDENA A RIOS MONTT POR GENOCIDIO YDELITOS CONTRA LOS DEBERES DE HUMANIDAD Y ABSUELVEA SU ENCARGADO DE INTELIGENCIAEl honorable Tribunal de Sentencia condenó a 80 años de prisión porlos delitos de genocidio y delitos contra los deberes de humanidadcontra el pueblo maya Ixil, al general José Efraín Ríos Montt, despuésde veintisiete audiencias y diversos intentos por detener el proceso.A treinta años de ocurridos los hechos y más de diez de haberpuesto la denuncia, por los sobrevivientes y víctimas del genocidio, elSistema de Justicia de Guatemala, confirma lo que se ha denunciadodurante este tiempo y además reconoce que dichos delitos de lesahumanidad deben ser castigados para garantizar que NUNCA MÁS SEVUELVAN A COMETER.
  • Resaltamos que la sentencia toma en cuenta los peritajes sobreracismo y genocidio, psicosocial, militar, antropológicos, cultural, deviolencia sexual, y estadístico, aportados por el Ministerio Publico.Así como la prueba documental contenida en el Plan Victoria 82, PlanFirmeza 83 y Plan de Operaciones Sofía, en los cuales se evidenciaque el ejército estigmatizó de rebelde, subversivo al pueblo Ixil por lotanto entraba en la categoría de enemigo interno, por lo que debíaser eliminado.El Plan Firmeza 83 estableció que se arrasara a las poblaciones ydestruyera sus posesiones y en el plan de operaciones Sofía laestrategia era propiciar y mantener el hambre para exterminar alpueblo ixil y destruir sus costumbres y cultura. La Jueza Barriosconstató que: “los juzgadores hemos podido constatar mediante lostestimonio la muerte violenta de las personas, incendio de viviendas,muerte sistemática de niños y ancianos en forma indiscriminada.”Un elemento importante a resaltar es que la sentencia toma encuenta la violencia sexual vivida por las mujeres en el área Ixil ycómo este delito buscaba evitar la reproducción del pueblo Ixil. Latortura, dolor y terror, afectaron su desarrollo físico y emocional,daño que aún se encuentra vigente y han afectado a los hijos de lasvíctimas.El Tribunal constató que hubo la intencionalidad de eliminar al grupoétnico maya Ixil. Siendo el racismo la base para el genocidio. Seviolaron principios de derecho internacional humanitaria ocasionarondaños innecesarios. Mediante los documento militares se comprobóque los documentos Victoria 82 y Firmeza 83 con finalidad dedestruir a aquellos que se consideran enemigos, y una de las accionesera cambiar la mente de las personas y control de la población.También la sentencia hace referencia al peritaje del general José LuisQuilo Ayuso quien confirmó que el general Ríos Montt tenía mando yconocimiento de lo que ocurría. Los hechos fueron planificados yluego ejecutados, hechos que fueron comprobados con lostestimonios.El Tribunal estimó que existe duda de la participación que pudo tenerel general José Rodríguez Sánchez por lo absuelve de los cargos degenocidio y delitos de lesa humanidad. Dicho general quedará enprisión preventiva hasta que su sentencia quede firme.Reconocemos el trabajo realizado por el Ministerio Público y jueces ymagistrados que han actuado apegado a derecho durante el proceso,en especial al Tribunal de Sentencia de Mayor Riesgo “A” integradopor las honorables Juezas y Juez: Iris Jassmin Barrios Aguilar, PatriciaIsabel Bustamante García y Pablo Xitumul de Paz, serán recordadoscomo los jueces que le dieron la oportunidad al país de resignificar suhistoria. Pero también denunciamos a aquellos jueces y magistradosque en este proceso han quedado evidenciados como los hombres ymujeres que se prestaron al juego de la impunidad, la historia haescrito sus nombres y serán recordados por eso, frente al pueblo deGuatemala y al mundo entero.
  • La sentencia se dicta en un día en que el Sagrado Calendario Mayaestá regido por la fuerza del Nawual AJPU, que representa al AbueloSol, un día de discernimiento y asertividad que se consiguenmediante la observación de lo ocurrido. Hoy con esta sentencia se dala oportunidad para un nuevo amanecer, un nuevo sol, unaoportunidad para construir un país más justo.Agradecemos a las más de 50 mil personas que visitaron nuestroblog en internet para escuchar día a día las audiencias. A los mediosde comunicación locales, nacionales e internacionales que siempredijeron la verdad de lo que ocurría en las audiencias, en especial alCentro de Medios Independientes. También agradecemos a lasorganizaciones sociales, movimientos y colectivos, así como personasen lo particular, que asistieron al debate, que dieron una palabra desolidaridad y esperanza en todo momento. Gracias a las personas quegentilmente hicieron la traducción de los boletines a los idiomasinglés y francés, los cuales fueron leídos en distintos países delmundo y esto nos permitió que otras personas tuvieran en su idiomala síntesis del día. En especial agradecemos a ustedes lectores ylectoras que día a día esperaron estas crónicas.“Hoy se está juzgando el primer genocidiocontra el pueblo Maya en 500 años”Guatemala, 10 de mayo de 2013Asociación para la Justicia y Reconciliación –AJRCentro para la Acción Legal en Derechos Humanos – CALDHTELESUR,11.05.13Ríos Montt condenado a 80 años de prisiónEl tribunal guatemalteco, encabezado por la jueza Jazmín Barrios,sentenció a 80 años de cárcel a Efraín Ríos Montt por los delitos degenocidio y de lesa humanidad contra la etnia ixil entre 1982 y 1983.teleSUR"Los juzgadores consideramos que la conducta del acusado JoséEfraín Ríos Montt encuadra en el delito de genocidio en calidad deautor, por lo que debe imponerse la pena correspondiente", leyó lajueza en la setencia de 80 años de prisión para dictador Efraín RíosMontt.El tribunal guatemalteco, encabezado por la jueza Jazmín Barrios,sentenció a 80 años de cárcel al dictador Efraín Ríos Montt por losdelitos de genocidio y de lesa humanidad contra la etnia ixil entre1982 y 1983.El dictador Ríos Montt es "sentenciado a 50 años de prisión por losdelitos de genocidio en calidad de autor y 30 años por los delitos delesa humanidad, a ser cumplidos inmediatamente en el centro dereclusión, el Cuartel de Matamoros", una cárcel de máximaseguridad.
  • Barrios dio a conocer que el próximo 17 de mayo será realizada laaudiencia para dar la sentencia definitiva de este veredicto que podráser apelado posteriormente, mientras las autoridades continúan lasinvestigaciones correspondientes para que otras personasinvolucradas con la matanza de los ixiles puedan ser condenadas.Durante la lectura previa a la sentencia, se ratificó que el juzgadoconstató a través de peritos sobre las denuncias hechas previamente."Hubo niños que fueron apresados y trasladados a otras localidades(...), en unas operaciones bajo el liderazgo de José Efraín Ríos Montt,quien estaba al tanto de todo lo que ocurría y no lo detuvo".De acuerdo a la jueza, Ríos Montt estuvo en capacidad de detenertodas las operaciones "y no las detuvo, a pesar de tener todo el poderpara hacerlo por ser la máxima autoridad militar" como un jefe deEstado de facto.El exjefe de Inteligencia de Ríos Montt, José Rodríguez Sánchez, fueabsuelto de acuerdo a la sentencia emitida por el Tribunal, basadapor los artículos 13 y 14 de la Constitución Penal de la República deGuatemala.La audiencia fue realizada en la Corte Suprema de Justicia deGuatemala donde al menos 600 personas se presentaron paraescuchar la decisión tomada en el caso que estuvo siendo debatidopor la justicia por al menos dos meses.Pedido de culpabilidadLa Fiscalía y los querellantes pidieron al tribunal declarar a losmilitares culpables de los delitos de genocidio y deberes contra lahumanidad, con penas de 75 años de prisión, por la muerte de mil771 indígenas ixiles a manos del Ejército.Tanto Ríos Montt, de 86 años, como Rodríguez, de 67, se declararoninocentes de los cargos, y sus abogados pidieron la absolución deltribunal, aduciendo que durante el juicio no se logró demostrar suresponsabilidad.Ríos Montt hizo el jueves su declaración final, su única intervención alo largo del proceso que inició sus audiencias públicas el pasado 19 demarzo, después de 13 años de esfuerzos legales de la partequerellante, los sobrevivientes de la región ixil, representados por laAsociación de Justicia para la Reconciliación (AJR), y el Centro deAcción Legal para los Derechos Humanos (CADDH).“En 1982 la subversión estaba en el parque Central lista para tomarel poder. Y el ejército tenía cansancio de guerra. Me llamaron (paraencabezar un golpe de Estado) y yo acepté, porque había que salir(de) la situación empantanada que vivíamos. Como jefe de Estado elgran compromiso ante la oficialidad joven que dio el golpe de Estadofue trabajar en democracia, con ley”, explicó.GUATEMALA: En territorio Ixil, crece la polarizaciónBlanche Petrich / La Jornada
  • Nebaj, Quiché. La cicatriz de la guerra, que terminó oficialmentehace 17 años, cruza todavía el territorio de los ixiles. Los conflictos detierras, heredados por la estrategia contrainsurgente de los 80,polarizan a los municipios de Nebaj, Cotzal y Chajul. Se tensandurante las elecciones locales, en las que el oficialista Partido Patriotalleva como candidatos a líderes que en el pasado colaboraron con elejército. Y se agitan con los movimientos de resistencia en contra delos megaproyectos neoliberales, entre ellos la minería intensiva,alentados por las alcaldías autónomas, las B’oq’ol Q’esal Tenam.Y, por supuesto, los crispa el juicio contra Efraín Ríos Montt. Con lospronunciamientos del presidente Otto Pérez Molina, quien afirma queahí “no hubo genocidio” y que “esas son mentiras de los comunistas”,se movilizan miles de ixiles. Pero la consigna contraria, Kat uch nimláxatzon tu ku tenamé (“Nos quisieron exterminar como pueblo”)congrega a otros tantos, en torno a la esperanza que ha despertadola posibilidad de justicia.Abril fue muestra de esta polarización. Con 10 días de diferencia, laplaza de Nebaj fue escenario de dos eventos antagónicos. Uno, el 10de abril, encabezado por el propio presidente, fue una concentraciónen apoyo a Pérez Molina, a quien el juicio contra Ríos Montt le pegainevitablemente, como antiguo capitán que fue, ex jefe deldestacamento militar en Nebaj, en los años de la tierra arrasada.El otro, el 20 de abril, fue una asamblea de cientos de delegados yautoridades tradicionales de pueblos del norte del Quiché, quediscutieron y suscribieron un pronunciamiento: “Es el momento dedecir que estamos vivos, a pesar de todo lo que históricamente hanhecho para hacernos desaparecer; ha llegado el tiempo para que lascomunidades desarrollemos nuestras vidas y digamos lo quequeremos”.La memoria y el peligro de olvidarManuel Rivera Solicito, presidente del consejo de mayores de Nebaj ylíder espiritual de la religión maya, comparte su preocupación:“Aunque en la región no hay una sola familia que no tenga uno ovarios muertos por la tierra arrasada, en las escuelas muy pocosmaestros enseñan las masacres. Por eso hay mucha confusión”.Para él, quien perdió a dos hijitos en las masacres, a quien ledestruyeron su casa 15 veces, la posibilidad de justicia mediante elproceso a Ríos Montt es una oportunidad de que el pueblo recupere laconfianza. Lo contrario, advierte, “va a producir enojo, desesperanzay más violencia”.
  • Por lo pronto, el juicio en el que el pueblo ixil fue protagonistadespertó a mucha gente. “A la alcaldía se presenta mucha gente quequiere dar su testimonio. Otros dicen: ¿Y ahora qué hacemos,muchá? Y se integran a los trabajos de mujeres, del CUC, de losmaestros. Eso está pasando”.Cómo empezó la guerraPasajes importantes de la resistencia indígena se han escrito en esaregión. Los procesos organizativos en la Guatemala de los años 60 y70 tuvieron ecos importantes en esas comunidades enclavadas en laSierra de Minas, cuna del Comité Unidad Campesina (CUC) ysemillero de la base social del Ejército Guerrillero de los Pobres(EGP).Cuenta Antonio Caba, originario del pueblo ixil más antiguo, Ilom:“Tenía 11 años. Mi abuela me llevaba a la parcela a trabajar y mecontaba que todas las tierras eran nuestras, pero que nos lasarrebató el finquero. Por las noches escuchaba los relatos de mi papá,quien era vendedor y viajaba; traía noticias de los primerossecuestros y matanzas”.Los ataques empezaron con Lucas García, antecesor de Ríos Montt.Sacsibá, Xtupil, Xel, Estrella Polar... los soldados se acercaban aIlom. Al fin llegaron. Antonio recuerda que primero quemaron 10casas (enseña un croquis en su cuaderno). “Dejaron quemada a laseñora Elena en su vivienda. Prohibieron que alguien se acercara aauxiliarla. Hasta que se murió, tres días después. Todos oíamos susgritos de agonía.”Relata la destrucción: “Una carnicería. A los niños nos obligaron acaminar entre los muertos para que los viéramos bien. Pasen a ver asu papá, ordenaban. Unos con la cabeza quebrada, otro con el ojosaltado. Muy feo”.El ejército llevó a los sobrevivientes, cautivos, a la finca Delfina.“Como esclavos, vigilados todo el tiempo, obligados a regalar nuestrotrabajo. Murió mi hermano de hambre, mi hermanita, mi abuela.Cuando cumplí 15 años le dijeron a mi mamá: el muchacho ya estágrande, tiene que defender la patria. Fui autodefensa, obligado parasalvar mi vida. Nos obligaban a perseguir en la montaña a losdesplazados y a destruir el maíz sagrado. Si desobedecíamos, loscastigos eran horribles: pasar la noche en un pozo, o ver el sol conlos ojos abiertos unas cuantas horas”.“Existimos”: las CPRLa historia de Juan Velázquez, sobreviviente de las CPR, es muydistinta.
  • “Huí con mi mamá de la aldea Pulay por la ruta de Xecotz. Éramoscomo 200 personas, muchos niños. Un día que llegó el ejército todoscorrimos. Yo agarré por otro lado y me perdí.” Sin familia, a los 14años, caminó hacia el norte de Chajul y llegó a otra CPR, en la Sierrade Santa Clara. “Éramos como 15 mil desplazados.”La épica de las CPR está marcada no sólo en la memoria y en lanarrativa de Juan, sino en su cuerpo. Es pequeño. La falta dealimento interrumpió su crecimiento al despuntar la adolescencia.Dentro de la dura vida de los desplazados, tuvo una desventaja más:creció solo.Habla de la organización en comités de seguridad que vigilaban día ynoche el perímetro de las comunidades nómadas. Sin iglesia, losdesplazados desarrollaron profundas raíces en la religión mayaancestral; sin escuelas, aquél que conociera algo del alfabeto sehabilitaba como maestro. Carbón en lugar de lápices. En lugar decuadernos, corteza de árbol. Las comisiones de salud recurrieron alas hierbas: verbena para la calentura, té de limón para casi todo lodemás. Una epidemia de viruela negra diezmó a los fugitivos.Acababa de nacer su primer hijo en la montaña.Cuenta Ana de León, quien pasó 15 años en las CPR: “La vida eracomer raíz de monte, malanga, tener miedo, esconderse de losaviones bajo las piedras. Si no fuera por la hierba Santa Catarinahubiéramos muerto de hambre. La cocíamos, exprimíamos yhacíamos como emplaste de tamal. Escapamos de morir de bala y dehambre”.En 1992 la existencia de estas comunidades salió a la luz gracias altitánico trabajo de investigación de una antropóloga, Mirna Mack.Gracias a ella, dice Juan, se logró que por primera vez una comisiónencabezada por el obispo del Quiché, Julio Cabrera, visitara a las CPRen la montaña. En un helicóptero aterrizó en un remoto paraje dondelos encontró, desnutridos y en harapos, pero con una increíbleorganización social. No tenían zapatos, pero sí una marimba rústica.“Ahí fue cuando pudimos decir al mundo: existimos”.Dos semanas después Myrna Mack fue asesinada en la capital. Perolos desplazados empezaron a plantear condiciones de retorno a suslugares de origen, que se concretaron en 1996, cuando se firmó el findel conflicto armado. Cuenta con amargura el esposo de Ana,Joaquín: “Cuando bajamos de la montaña al pueblo, la gente nosdecía: ahí vienen los cochemonte (especie de jabalícentroamericano), los saraguatos (monos). Pero no somos animales,sino cristianos que por causa del gobierno nos salimos de nuestraaldea”.
  • Con la paz, la vida de Juan dio otros giros novelescos. Buscó a sumadre. La encontró casada con un ex militar. En otro pueblo encontróa su padre, quien preso de la culpa por haber extraviado a su hijo,“se mantenía bolo” (borracho). Se asentó en Nebaj con su familia.Tiene seis hijos. Entonces empezó la lucha por sus derechos y por lamemoria.