Entrevista FRANCK SEGUY “Misión en Haití cumple 10 años reprimiendo lucha social”
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Entrevista FRANCK SEGUY “Misión en Haití cumple 10 años reprimiendo lucha social”

  • 66 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
66
On Slideshare
66
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. FRANCK SEGUY 1 “Misión en Haití cumple 10 años reprimiendo lucha social” Entrevista realizada por Marcela Belchior. Fuente: Adital noticias 03.06.2014 Entrevista dividida temáticamente en 4 apartados A diferencia de lo que divulgan los medios de comunicación hegemónicos y la Internacional Comunitaria, la Minustah (Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití) cumple este mes de junio 10 años de presencia en Haití, no para colaborar con una reconstrucción social o estabilización política de la nación, sino para dominar y explotar sus recursos humanos y naturales. Su actuación, hasta hoy, estaría centrada en reprimir las luchas sociales, beneficiarse de su potencial económico y parar cualquier intento de recuperación de la soberanía nacional. La evaluación es del investigador haitiano Franck Seguy, que acaba de defender su tesis de Doctorado en Sociología por la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), en Brasil, discutiendo el tema. Él defiende que solamente el retiro inmediato de la Misión podrá generar condiciones adecuadas para la recuperación de la autonomía político-económica y para el enfrentamiento de los problemas sociales del país. En medio de este contexto, él indica que la cuestión agraria es hoy la principal demanda del país, acompañada de la necesidad de organizar las luchas de la clase trabajadora y desvincular a los movimientos sociales de las fuerzas hegemónicas que hoy rigen a Haití. En entrevista exclusiva con Adital, Seguy debate parte del contexto de un país que históricamente ha sido privado de su poder de decisión y de desarrollo soberano.
  • 2. ADITAL - En el actual contexto político-social del país, ¿cuál es el perfil de los movimientos sociales? Franck Seguy - Ésa es una pregunta interesante. Creo que necesitamos dar una vuelta hacia atrás, hasta la década de 1960, para explicar el contexto de la respuesta a esta pregunta. Primero, tenemos que recordar que Haití pasó por una dictadura que se inició, algunas personas lo consideran así, en 1957. Pero en realidad, en 1957, el presidente se eligió "de modo democrático”. Y se proclamó presidente vitalicio a partir de 1963. Pero digamos que de 1957 a 1986, Haití vivió un período dictatorial de 29 años, con dos presidentes, un padre y su hijo –que la gente llama Papa Doc y Baby Doc, François Duvalier y Jean-Claude Duvalier, padre e hijo. Pero, al final de la década de 1960, para entrar en la década de 1970, ¿qué ocurrió en el país? En 1968, la izquierda haitiana, que estaba dividida en varios partidos políticos, se unificó en un partido único, que era el Partido Unificado de los Comunistas Haitianos (PUCH). A partir de ese momento, la dictadura tuvo que tomar algunas medidas. Una de las medidas, gracias al apoyo del imperialismo estadounidense a través de su institución principal, que es la CIA [Central Intelligence Agency- Agencia Central de Inteligencia], permitió que Duvalier [Papa Doc] consiguiera introducir, infiltrar en la Comisión Militar del Partido Comunista Haitiano a un agente del imperialismo. Para tener una idea, en ese período, fin de los años 60, el Partido Comunista Haitiano era considerado el mayor partido comunista de América Latina. Así, en el momento en que el partido estaba en el congreso, Duvalier mandó a su brazo armado, que en aquella época eran los Tontons- Macoutes, y ellos mataron a 200 militantes del partido comunista en un sólo día. Esto, de acuerdo con la prensa, que difundió la noticia, en 1971. Pero en detalle: no eran sólo militantes del partido, era la propia dirección del partido la que estaba en el congreso, en aquel momento. A partir de allí, lo que restaba de la izquierda en Haití huyó al exilio. Una parte fue a México, donde, por ejemplo, muchos intelectuales haitianos se destacaron como profesores, principalmente en la UNAN [Universidad Nacional Autónoma de México]. Creo que el nombre más relevante en ese cuadro es el de Gerald Piachard, que es muy conocido en América Latina, porque muchos intelectuales latinoamericanos que estudiaron en la UNAN fueron sus alumnos. Otra parte huyó a la Unión Soviética. Y otra parte, en menor número, se quedó en Europa. En Estados Unidos también había algunos, clandestinamente. Entonces, este cuadro va a hacer que, en la
  • 3. década de 1970, la oposición política a la dictadura en Haití fuese liberal, en torno de dos ejes. Como eje político: derechos humanos. Como eje económico: liberalización del país. Sobre todo a partir del momento en que Jimmy Carter, en 1976, fue elegido presidente de Estados Unidos. Porque, en aquella época, su política exterior era exactamente eso: liberalización económica y democratización de las sociedades que estaban pasando por procesos dictatoriales. Cuando [Ronald] Reagan fue electo en 1980, cambió un poco el cuadro. Pero va a llevar a Haití hasta el año 1986, momento en que cayó la dictadura. Es decir, cuando cae la dictadura en Haití, la izquierda combativa, radical, estaba fuera de Haití –la que se había salvado, porque Duvalier ya había matado a la mayoría. A partir de 1986, los movimientos sociales aparecieron más visiblemente en el escenario político. Sólo que en ese período, la dominación va ser por la vía electoral. Por ejemplo: existe una expresión en Haití en la lengua haitiana, el criollo, que dice así: Rache manyòk.Rache manyòk, literalmente, es "desenraizar la mandioca”. Desenraizar la mandioca, ¿qué quiere decir en aquella época? La mandioca es una planta que puede reproducirse a partir de sus raíces, aún después de la cosecha. Era una manera de decir para el haitiano de que "es verdad que el dictador huyó del país, pero lo que está ocurriendo ahora es todavía una dictadura”. ¿Por qué? Porque cuando Duvalier cayó, en febrero de 1986, quien tomó el poder después de él fue un consejo de tres militares. Es decir, los militares, que eran la base de la dictadura, fueron ellos mismos los que hicieron la transición entre la caída del dictador y la elección de un presidente civil. A partir de ese momento, el pueblo procuraba desenraizar la mandioca. Quiere decir, procuraba limpiar el país del resto de la dictadura. Sólo que los líderes de los movimientos sociales más populares de la época decían "no, vamos a desenraizar la mandioca en las elecciones”. Y ellos canalizaron las energías populares hacia las elecciones. Así, en la primera elección democrática, el primer presidente electo en diciembre de 1990 fue Jean-Bertrand Aristide, que era un joven sacerdote de 35 años. A partir de ese momento, él fue electo, y después sufrió un golpe de Estado a los 7 meses de mandato. Quedó en el exilio durante tres años, después volvió a Haití y, cuando volvió, comenzó a institucionalizar todo lo que había de lucha en Haití. El principal, lo más simbólico de esto, fue la creación del Ministerio de las Condiciones Feministas y de los Derechos de las Mujeres, porque
  • 4. el movimiento feminista en Haití era uno de los más significativos en el movimiento social haitiano. Entonces, él creó el Ministerio y, a partir de ese momento, las militantes feministas pasaron a ocupar las vacantes del Ministerio; y el movimiento, que era reivindicatorio, pasó a ser un movimiento de negociación y diálogo. Actualmente, en Haití, ¿qué tenemos del movimiento social? Cada vez que voy a hablar sobre esta cuestión es siempre una lucha, porque, según mi lectura, lo que digo es que el movimiento social haitiano hoy está en proceso de desaparición. Es un movimiento que está en extinción, porque no lucha más, no reivindica más. Su papel principal, su arma de combate, hoy, es lo que se llama en francés plaidoyer, que podría ser traducido al español como "abogacía”. ¿Qué quiere decir? Hacer esa política, discutir con un diputado, con los senadores, hacer todo eso, pero no llevar adelante la lucha de la manera que la conocemos desde las épocas anteriores. Hoy, el cuadro general del movimiento social de Haití, cualquiera que sea el sector que se tenga en consideración, es la misma cosa, esa política, plaidoyer, para usar la palabra en francés, para convencer al otro partido a adoptar el punto de vista de los movimientos. Pero no el enfrentamiento, no más las reivindicaciones. Los movimientos sociales haitianos, hoy, se caracterizan por la negociación y el diálogo. Son las dos palabras que mejor traducen la actuación de los movimientos sociales haitianos en la actualidad. ADITAL - ¿Ellos están articulados entre sí? Seguy - Tienen bastante articulación. Los movimientos que están en la cuestión de los derechos humanos están articulados en una plataforma que se llama POHDH, Plataforma de las Organizaciones Haitianas de Derechos Humanos. Las organizaciones feministas están
  • 5. articuladas en una plataforma que se llama CONAP, coordinación Nacional de Abogacía para el Derecho de las Mujeres. En Brasil, creo que una de las plataformas más conocida es la PAPDA. Es la Plataforma Haitiana de Abogacía por el Desarrollo Alternativo. Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com Marcela Belchior Periodista de Adital [FRANCK SEGUY #2] Imperialismo en Haití financia movimiento social y controla insurgencias Marcela Belchior Adital En la continuación de la entrevista exclusiva con Adital del investigador haitiano Franck Seguy, Doctor en Sociología, afirma que la Internacional Comunitaria infiltra brazos del interés económico y político de Estados Unidos en las iniciativas populares y contribuye a que las demandas históricas del pueblo haitiano, como la reforma agraria, se mantengan fuera del debate en el país. ADITAL - ¿Cuál es la relación de la Internacional Comunitaria con las luchas sociales, actualmente en Haití? Seguy - La Internacional Comunitaria, de modo general, es un conjunto de países y de instituciones internacionales que son hoy hegemónicas en Haití y que deciden el rumbo de Haití. Ellos no dejan a Haití ser libre, independiente, soberano, para elegir el rumbo que quiera seguir. Son las instituciones hegemónicas del mundo, como el
  • 6. Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), además de los países imperialistas los que mandan y desmandan en esas organizaciones. Ellos tienen sus brazos ideológicos en Haití, que son las ONGs [Organizaciones No Gubernamentales]. ¿Cuál es la relación de la Internacional Comunitaria con el movimiento social haitiano? Las ONGs de derecha, por ejemplo, tienen sus límites en Haití. Su actuación es muy específica. Pero hay espacios en los que ellas no consiguen penetrar. Por ejemplo, el movimiento campesino de Haití es muy combativo, históricamente. La mayor tradición de lucha de Haití viene del campesinado. Entonces, la Internacional Comunitaria no consigue entrar directamente en el medio campesino. Ella financia las propias instituciones del movimiento social. Todas las plataformas de las que hablé, sobre todo PAPDA, que entran en los medios campesinos y que trabajan con las organizaciones campesinas alternativas, con las más combativas, haciendo acompañamiento, financiamiento. La derecha haitiana funciona a base de financiamiento. La izquierda también funciona a base de financiamiento. Las plataformas de derechos humanos, de desarrollo alternativo, de defensa de derechos de las mujeres, cualquier plataforma que fuere, sobrevive con el financiamiento que llega del exterior, de ONGs consideradas, en general, de izquierda. Es el caso de Oxford GB, organización internacional de izquierda que financia ONGs de izquierda. Sólo que las ONGs que ella financia no hacen más que vaciar las luchas sociales de sus dimensiones y contenidos políticos. Si uno trazara la historia de las luchas sociales de Haití, desde la independencia del país, hasta mediados del siglo XX, descubriríamos una cosa: todas las luchas tenían en su pauta, puedo decir hasta en su centro, la cuestión agraria. Siempre fue la cuestión fundamental en todas las luchas del siglo XIX y de la primera mitad del siglo XX. Ahora, la organización campesina es considerada la vanguardia en Haití, la más combativa, se llamaTèt Kole. En español, sería "Cabezas juntas”, es decir, una unión de campesinos combativos. Yo estaba en la dirección de una revista haitiana que, en 2009, hizo una entrevista con la dirección de esa organización. Le preguntamos a los miembros de la dirección lo siguiente: ¿cuáles son las principales reivindicaciones de la organización? Las tres principales reivindicaciones que esa dirección expresó fueron diferentes de la cuestión agraria. Las reivindicaciones eran enseñar a los campesinos a defender sus derechos frente a los políticos, enseñar a los
  • 7. campesinos a valorizar los árboles... ¿Dónde está la cuestión agraria? No aparece. ¿Por qué no aparece? Porque las ONGs que están trabajando en el medio rural en la actualidad, todas hacen una sola cosa: desarrollo de la comunidad. Y, así, la cuestión agraria, que era la principal de la sociedad perdió su lugar y la reivindicación de hoy es el desarrollo. ADITAL - ¿La cuestión agraria es la mayor y más urgente demanda para la población haitiana? Seguy – ¡Claro! Históricamente y hasta hoy, sí. En el último Censo de 2003 en Haití, el 59,2% de los haitianos vivía en el campo. La mayoría de la población todavía vive en el campo. Haití, hasta hoy, no es un país urbano. Es más rural que urbano. Para hablar de la actualidad. Pero para hablar de la historia, cuando Haití proclamó su independencia, el principal medio de producción del país era la tierra. Es a partir de la injusticia agraria que Haití se configuró, desde 1804 hasta hoy. ¿Por qué? Los haitianos hicieron, ellos mismos, la independencia. Fue conseguida por los propios trabajadores haitianos, que en un primer momento proclamaron la abolición de la esclavitud, los propios esclavos –no me gusta la palabra "esclavo”; en mis textos, yo uso la palabra "cautivos” o "esclavizados”. Entonces, fueron los propios esclavizados haitianos los que proclamaron la abolición de la esclavitud y, 13 años después, lograron la independencia del país, el 1º de enero de 1804. Sólo que, después de la independencia, las tierras no fueron divididas entre todos ellos. Una parte, que tenía la preponderancia en las luchas, tomó todas las tierras para sí y los campesinos tuvieron que huir de las plantaciones para refugiarse en las montañas –el país es montañoso; es esto lo que la palabra Haití significa, "tierra montañosa”. Los campesinos se organizaron en las montañas, creando una economía de supervivencia. Desde ese momento, la cuestión principal era la cuestión agraria, porque para tener acceso a la riqueza y a todo lo que la riqueza da como posibilidad pasaba, necesariamente, por la cuestión agraria. Cualquier haitiano que hoy es pobre, si uno va para atrás en su historia, uno ve que su padre no tenía acceso a la tierra y, por esto, él es pobre. Aquel que es rico es porque su padre tenía acceso a la tierra.
  • 8. Hoy, en Haití, no existe un sólo burgués haitiano que no sea dueño de tierra. Cualquier burgués haitiano que uno se encuentra por casualidad, es propietario agrario. Es por esto que, para hablar de la burguesía haitiana, no hablamos sólo de "burgués”, hablamos de grand don bourgeois, una palabra compuesta. ¿Por qué? Lo que llamamos grand don es una persona que recibe grandes donaciones de tierra. Quiere decir, el burgués es, al mismo tiempo, un burgués y un latifundista, porque es dueño de tierra también. La cuestión agraria en Haití es, hasta hoy, la cuestión fundamental a ser discutida, a ser resuelta. Pero, por increíble que parezca, los movimientos de campesinos, que hasta 1948 tenían como principal reivindicación la cuestión agraria, a partir del momento en que los programas de desarrollo de la comunidad comenzaron a ser implementados en Haití (hoy quien hace eso son las ONGs de izquierda), esas organizaciones ya no tienen más en sus agendas la cuestión agraria. Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com Marcela Belchior Periodista de Adital [FRANCK SEGUY #3] Con la lucha sindical debilitada, el trabajador es explotado Marcela Belchior Adital En la tercera parte de la entrevista, el investigador haitiano Franck Seguy debate cómo Brasil sería el principal agente de este movimiento, trabajando para Estados Unidos con el objetivo de conquistar espacio político y fuerza militar. En un contexto donde la lucha sindical es desacreditada por la clase trabajadora y las reivindicaciones de la población se reducen a cuestiones puntuales.
  • 9. ADITAL – Usted ha mencionado, en otras entrevistas, la postura de Brasil de reprimir las insurgencias populares. ¿De qué manera esto se hace en Haití? Seguy – Vamos a recordar, rápidamente, que el Ejército brasilero llegó a Haití –la Minustah, hablando en general– el 1º de junio de 2004, para sustituir a una fuerza multinacional que ya estaba en Haití, que estaba compuesta por militares de Francia, Canadá y Estados Unidos. Era una fuerza que hizo un golpe de Estado en Haití el 29 de febrero de 2004, cuando el presidente electo en aquella época fue exiliado por los militares de esa fuerza. Una fuerza extranjera, ilegal, entró en un país soberano, independiente, tomó al presidente, lo embarcó en un avión y lo dejó afuera, en otro país. Esta situación ilegal, que duró tres meses (marzo, abril y mayo), no podía continuar. Se necesitaba otra fuerza internacional para tomar cuenta del país, pero con una cobertura jurídica y legal. ¿Qué se hizo? Se constituyó una fuerza y se procuró una base jurídica para ella. La base jurídica que la ONU encontró fue a través del capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas, que trata de países en guerra o países que tienen conflictos armados, lo que no era el caso de Haití. Lo que Haití tuvo en un período fue un movimiento social con varias expresiones en las calles, reivindicando la salida del gobierno. En ese contexto, el imperialismo lo aprovechó, armó un grupo de antiguos militares (porque el Ejército haitiano fue desmovilizado en 1994). Los militares de aquel Ejército desmovilizado, el imperialismo lo utilizó, a partir del territorio de la República de Haití y mandó a esos militares a acampar en una ciudad en el interior de Haití. A partir de ese momento, esa fuerza paramilitar comenzó a amenazar con entrar en Haití, en la capital, para luchar contra las fuerzas
  • 10. legales del gobierno. Con este pretexto, Estados Unidos, apoyado por Francia y Canadá, entró en Haití, dieron un golpe de Estado, mandaron al presidente afuera y tomaron el control del país por tres meses. La Minustah llegó el 1º de junio para sustituir a esa fuerza. Es decir, uno entiende lo que Brasil fue a hacer a Haití. Brasil fue a controlar a Haití en una ocupación tercerizada. ¿Por qué es tercerizada? Haití no tiene ejército. La única fuerza que tiene Haití es la policía civil, que estaba en formación después que el Ejército haitiano fue desmovilizado. O sea, había una policía joven, con sólo 10 años de formación, en una cantidad muy por debajo de la necesaria y no tenía capacidad para ejercer tan grande represión que el imperialismo necesita ejercer en Haití. La Minustah llegó al país para ejercer ese papel represivo. Esto es un elemento fundamental. Dentro de ese papel represivo, por ejemplo, en 2009 (es el ejemplo que más me gusta de todos), los obreros haitianos entablaron una lucha para exigir el reajuste del salario mínimo. Hoy, el salario mínimo en Haití es de 200 gourdes, que, en dólares, equivale a 4 dólares y poco. El dólar americano hoy, en Haití, vale 46 gourdes. El salario mínimo diario son 200 gourdes. Sólo que, en 2009, no eran 200, eran 70. El trabajador recibía 70 gourdes, es decir, menos de dos dólares. De ahí que los trabajadores comenzaran una lucha para exigir un reajuste de ese salario mínimo, para pasarlo a 5. Fue el momento en que yo creo que quedó más claro para los trabajadores haitianos el verdadero papel de la Minustah. En esa época, la Minustah impuso una represión tremenda, apresaban a decenas de trabajadores, todos los días. En cada manifestación, apresaban a decenas de trabajadores. A decenas de estudiantes también, porque ellos eran parte de esas luchas. Y quedó claro que esa fuerza que viene de países del Sur y que se dice "fuerza de paz” o "fuerza humanitaria” no era nada más que una fuerza represiva para hacer exactamente lo que significa el nombre Minustah, que es "estabilización del país”. Existe una confusión creada por los medios de comunicación al presentar a la Minustah como una fuerza de paz en Haití. Los medios lo hacen muy bien. Existe, por ejemplo, un documental sobre la presencia brasilera en Haití que se llama Brazos de la paz [serie con seis reportajes producidos por la Red Globo de Televisión]. ¿Qué quiere decir Minustah? Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití. Bueno, estabilización es una cosa, paz es otra cosa, misión humanitaria es también otra cosa. La Minustah es una misión de estabilización para que el trabajador haitiano continúe con
  • 11. el mismo salario de miseria de 4 dólares, que es el de hoy. Por ejemplo, desde el final del año pasado hasta el comienzo de éste, los obreros intentaron de nuevo modificar el salario mínimo. La Minustah los reprimió. ADITAL - Tomando como ejemplo esta cuestión del salario mínimo, ¿podemos decir que la clase trabajadora – especialmente aquella vinculada con la industria textil, hoy dominada por la Internacional Comunitaria–, ¿está organizada con miras a un cambio de la estructura social del país? Seguy - No podemos afirmarlo. Lo que podemos afirmar es que existe, en Haití, una central obrera, que llamamos Bataille Ouvrière (BO) ("Luchas Obreras”, en su traducción), que intenta organizar a los trabajadores haitianos en sus lugares de trabajo, sobre todo en las zonas francas. Pero el haitiano no tiene tradición sindical. Y los pocos sindicatos de los últimos años, que surgieron en el país, en general son sindicalistas cooptados por la patronal. Por eso, el trabajador haitiano no tiene mucha fe en la actuación sindical. Y también, cuando existe el sindicato (no sé en cuántos países existe esta nomenclatura jurídica), los sindicatos haitianos se dicen apolíticos. Es decir, las luchas sindicales en Haití, en los últimos años, desde la dictadura hasta acá, lo que ha existido como "sindicato” en Haití no tiene la vinculación de la dimensión política con la dimensión económica de las luchas. Por ejemplo, un sindicato considera que, cuando lucha por un mejor salario, su lucha tiene que ser sólo por eso. Lucha únicamente por el salario, no tiene ninguna dimensión política. De modo general, es en este tema que el trabajador haitiano visualiza la cuestión. Hoy, suelo decir, quien reivindica es quien ya tiene algo y quiere más. Pero quien no tiene nada no reivindica nada. Por ejemplo, cada vez que analizo las luchas en Brasil, yo creo que la sociedad brasilera puede poner un proceso de lucha como el ocurrido (del año pasado hasta hoy, por ejemplo) porque ya tiene algunas condiciones. La sociedad ve que tiene la posibilidad de mejorar esas estructuras. Por eso reivindica. Pero en un lugar donde no existe ninguna condición, ninguna infraestructura, no se puede luchar para mejorar. Creo que esto explica en parte, no en su conjunto, el comportamiento de un trabajador haitiano. Primero: él no vincula en una misma lucha la dimensión política y la dimensión económica de la cuestión. E incluso sobre la dimensión
  • 12. económica, el trabajador haitiano no tiene mucha fe en las luchas sindicales. Por eso, cuando hay luchas en torno del salario mínimo, hay siempre sindicatos combativos, sobre todo vinculados con Bataille Ouvrière, que ya cité. Pero es sólo en el momento de la lucha. Después de la lucha, todo queda igual. ADITAL - Son cuestiones más puntuales, no estructurales. Seguy - Son más puntuales. "El salario está bajo ahora, no alcanza para vivir, entonces vamos a luchar”. Comienzan una lucha, los estudiantes ayudan, otras organizaciones ayudan, pero después de la lucha "¿qué hacemos ahora?”. Todos vuelven a la suya. ADITAL - ¿Es también una demanda de Haití tener una organización laboral? Seguy - Claro que es una demanda. Por ejemplo: la ONU mandó a Haití a un economista para estudiar el mercado haitiano, que yo cité en la tesis, que es Paul Collier, y uno de sus argumentos para incentivar el capital nacional para explotar a Haití fue decir que Haití era un país poco reglamentado. ¿Qué está diciendo con eso? Que es un país donde no existen muchos sindicatos que luchan, por ejemplo, por cuestiones de salud, por cuestiones de guarderías infantiles... Esto no existe. No existe hoy una sola organización haitiana que reivindique que haya guarderías para las trabajadoras. No existe. Literalmente no existe una organización reivindicando esto. Es un país poco reglamentado. Es un país donde la empresa puede hacer lo que quiera y no va a encontrar dificultades. Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com [FRANCK SEGUY #4] Solamente el retiro total e inmediato de la Minustah puede favorecer el escenario político y social de Haití Marcela Belchior Adital Nuevas elecciones se aproximan y Haití podrá contar con fuerzas de oposición para proponer un nuevo orden político en el país. Antes de esto, sin embargo, la posición de la población es por el retiro inmediato de la Minustah del territorio. En el último bloque de la entrevista exclusiva conAdital, según la evaluación del investigador Franck Seguy, solamente la recuperación de la soberanía del país posibilitará atender las cuestiones sociales haitianas.
  • 13. ADITAL - El pueblo haitiano requiere el retiro inmediato de la Minustah. ¿Hay un escenario político para esto? Seguy - Yo leí que la última encuesta arrojó que el 89% de los haitianos quiere la salida de la Minustah ya. Inmediata. Ahora, cuando usted pregunta si existen condiciones para eso, por detrás de esa pregunta está el riesgo de legitimar la Minustah. Existe el riesgo de decir que "ahora existen condiciones. Es decir, que en 2004 no había condiciones, por eso ella estaba en Haití”. ADITAL - La palabra que utilicé fue "escenario”. Pregunté si el escenario político se construye favorablemente para el retiro de la misión. Seguy - Nunca hubo escenario para la Minustah. Lo que no existe en Haití es un escenario para la Minustah. La Minustah es un elemento extraño, que se introdujo en una situación que no la necesitaba. Hay una anomalía en la Minustah. Es la salida de la Minustah lo que va a normalizar a Haití. Nunca va a haber un escenario ideal en Haití con la presencia de la Minustah. La Minustah no tiene su lugar en Haití. ¿A usted le gustaría ver a Haití normalizarse? Entonces, la primera cosa es retirar a la Minustah. ¿Sabe cómo llama a la Minustah el haitiano? Es "turistah”. Los soldados son llamados "turistahs”. No el "turista” que usted conoce. Es la palabra "turista" con "Minustah”. Haití considera a la Minustah un soldado de turismo. El soldado de la Minustah sólo hace dos cosas en Haití: reprime
  • 14. cuando hay lucha y pasea en las playas cuando no hay lucha. Es sólo eso lo que hace. Es decir: el escenario político que el país necesita, lo va a tener después de que la Minustah salga, porque es la Minustah el elemento que dificulta que el país entre en la normalización, que es lo que necesita realmente. ADITAL - Este año habrá elecciones en Haití para el Poder Legislativo. El próximo año habrá para la Presidencia, para tomar posesión en 2016. ¿Hay alguna perspectiva de que esto actúe favorablemente en el reinicio de la soberanía haitiana? Seguy - La Minustah llegó al país en 2004. Hubo elecciones en 2006, otra en 2011. Hubo otras elecciones para el Poder Legislativo... Elecciones no son lo que falta en Haití. Si la Minustah dependiera de elecciones para salir, ya habría salido. Durante los 10 años de la Minustah, se eligieron dos presidentes, dado que el mandato presidencial en Haití es de cinco años. Se eligió uno en 2006 y otro en 2011. La Minustah no está en Haití para facilitar eso o para ayudar en esto. Se dice eso, pero no es lo que está ocurriendo. ADITAL - Actualmente, las elecciones son un instrumento político que también está en consonancia con los intereses de la Minustah. Seguy - Exactamente. Por ejemplo, en las elecciones haitianas no se presentan candidatos de oposición al orden multinacional en Haití. ADITAL - Para este año, por ejemplo, ¿no hay ninguna perspectiva de candidatos de oposición que puedan ocupar esas vacantes? Seguy – Creo que, por primera vez, existe una posibilidad. Pero como sólo estamos en 2014 y las elecciones [presidenciales] serán a fines del año que viene, no se puede afirmar claramente quién va a ser candidato o no. Hay rumores que un senador, el único en el Parlamento que se posiciona en contra de la Minustah, abiertamente... Porque el Senado haitiano ya tomó dos resoluciones pidiendo la salida de la Minustah. Pero no la salida inmediata, es una salida organizada. ADITAL - Y gradual. Seguy - Una salida gradual. Lo que el Senado reclama es una salida gradual. Preparar a otra fuerza para hacer el mismo trabajo que
  • 15. la Minustah está haciendo ahora. Por ejemplo: en 1915, cuando Haití fue ocupado por los estadounidenses, ellos organizaron una fuerza militar en Haití. Lo que había allí de ejército fue desmovilizado y ellos organizaron otra fuerza. Cuando dejaron el país, después de 19 años, su fuerza militar tomó cuenta del país. Y esa fuerza militar fue conocida en el país hasta 1994 como una fuerza que sólo hacía golpes de Estado. Entonces, en 1994, esa fuerza fue desmovilizada. Ahora se pide una salida gradual de la Minustah. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir preparar a otra fuerza con la ayuda de la propia Minustah para sustituir a la Minustah. Para cumplir el papel de la Minustah después que la Minustah se vaya. Son soluciones imperialistas, ¿entiendes? La salida gradual es una solución de continuidad, no de ruptura. La población haitiana quiere una solución de ruptura. La población quiere una solución que sea una alternativa a la situación actual. En mi opinión, lo que va a prevalecer no es la posición del pueblo haitiano sino la posición de la ONU. Y la ONU va a retirar a la Minustah de Haití, gradualmente, porque no existe posibilidad de continuar justificando a la Minustah. Van a tener que retirarla. Pero se va a retirar gradualmente, teniendo la certeza de que, en el propio país, no hay más necesidad de tercerizar la represión, porque, hasta entonces, ya habrá preparado a una fuerza tan represiva como la Minustah para sustituir a la Minustah. Yo creo que lo más probable que ocurra es esta solución. Bueno, como lo que hace a la historia es la lucha, y la lucha de clases, existen las dos posibilidades. Las dos posibilidades están en discusión. Pero por la configuración de las fuerzas hoy presentes en el país, creo que el pueblo haitiano no tiene hasta hoy posibilidades de imponer su posición. Es por esto que creo que es la posición de las clases dominantes, apoyadas por la ONU, la que va a prevalecer. Una salida gradual, programada. Por ejemplo: "vamos a sacar 500 soldados”, pero ya hay otros 500. Pueden ser haitianos, de una fuerza especial, que puede ser el Ejército u otra fuerza especial que puede ser implementada y que va a cumplir el mismo papel. Esto es recurrente. Fue eso lo que ocurrió en 1915, cuando el país fue ocupado y fue eso lo que ocurrió en 1994, cuando Aristide volvió del exilio. Esta solución no es nueva para el haitiano. Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com Marcela Belchior
  • 16. Periodista de Adital