Ciudad de loncopué
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Ciudad de loncopué

on

  • 373 views

 

Statistics

Views

Total Views
373
Views on SlideShare
373
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Ciudad de loncopué Ciudad de loncopué Document Transcript

  • Ciudad de Loncopué, provincia de Neuquén, Argentina, rechaza la megamineríaLoncopué votó a favor de prohibir la explotación a cielo abierto de mineralesUn total de 2589 electores participaron en el referéndum popular del 3 demayo. El 82,08% respaldó la prohibición y el 14,99% la rechazó. Hubo un 1,5%de votos en blanco y 1,4% impugnados. En estos momentos la gente festeja enla plaza de la localidad lo que considera una victoria frente al hostigamiento delgobierno provincial.La ciudadanía de Loncopué respaldó la prohibición de la explotación a cieloabierto de minerales de la primera categoría, el empleo de técnicas delixiviación, actividades que afecten la intangibilidad de las tierras ocupadas porpueblos indígenas, el acopio y almacenamiento o transporte de cianuro, ácidosulfúrico, mercurio o cualquier otra sustancia tóxica, el transporte oalmacenamiento de explosivos, la construcción de mineraloductos y cualquiertarea de exploración minera.Pese a que hubo intentos durante toda la jornada de hoy para desalentar laasistencia a las urnas , finalmente se impuso el SÍ a la ordenanza municipal quellamó al referéndum, a fin de que las personas inscriptas en el padrón electoralse manifestaran a favor o en contra del proyecto de ordenanza que establece laprohibición.El gobierno provincial, a través de la empresa estatal Cormine, impulsó una
  • medida cautelar para impedir la consulta, sin embargo la Sala ProcesalAdministrativa del Tribunal Superior de Justicia de Neuquén habilitó el proceso.Incluso el gobernador, Jorge Sapag, dijo ayer en conferencia de prensa que elreferéndum es inconstitucional: “Este llamado que ha hecho el municipio através de una ordenanza, es absolutamente inconstitucional, con lacaracterística que quisieron darle de obligatorio y vinculante. No es obligatorio,no es vinculante, y no es el tema minero al que me estoy refiriendo, meestoy refiriendo a temas de respetar la Constitución Provincial”.El mensaje del mandatario coincide con el panfleto que circuló en el pueblodurante la jornada de votación.Según los resultados definitivos, participó el 72% del padrón.(Informaciones basadas en reportes de organizaciones ciudadanas y prensa;cortesía de J.S.S. desde Argentina). A las urnas por la minería UN PUEBLO DE NEUQUEN RESUELVE MAÑANA SI ACEPTA O NO LA ACTIVIDAD EXTRACTIVALos habitantes de Loncopué, a 300 kilómetros de la capital provincial,participarán de un inédito referéndum para resolver si se prohíbe o no lamegaminería. A diferencia del que se hizo en Esquel, en 2003, es obligatorio yvinculante.Por Darío Aranda“El pueblo decidirá.” Son las tres palabras que resuenan entre los habitantes deLoncopué, pueblo neuquino donde mañana habrá un inédito ejerciciodemocrático para Argentina: un referéndum dará cuenta de la aceptación o elrechazo de la megaminería. Loncopué se convertirá así en el primer lugar delpaís donde la población votará de manera obligatoria y vinculante respecto dela actividad extractiva. “Queremos cuidar el ambiente, queremos seguirviviendo como elegimos hace décadas, sin que nos impongan industriascontaminantes que avasallan nuestros derechos. Qué mejor que decidirmediante el voto”, afirmó Viviana Vaca, de la Asamblea de Vecinos
  • Autoconvocados de Loncopué (AVAL), una de las organizaciones impulsoras delreferéndum.Loncopué está ubicada en el noroeste neuquino, a 300 kilómetros de la capitalprovincial. Pueblo tranquilo, con siete mil habitantes y el turismo como principalactividad. En 2008 vio alterada su rutina cuando camionetas de doble traccióncomenzaron a ingresar a los campos. La explicación: un contrato entre Cormine(Corporación Minera de Neuquén) y la compañía china EmprendimientosMineros SA para instalar una mina para la extracción de cobre.Las denuncias de contaminación que caen sobre la actividad provocaron laorganización. Nacieron AVAL y la Asamblea de Vecinos Autoconvocados deCampana Mahuida (Avacam), otra localidad cercana al proyectadoemprendimiento. Y se organizaron junto a la comunidad mapuche MellaoMorales (radicada hace cien años en la zona de interés minero). Se contactaroncon otras asambleas ambientales y comenzaron a informar a la población:charlas, volanteadas informativas, asambleas y marchas.También accionaron judicialmente. Reclamaron en 2008 la nulidad del contratopor no respetar los derechos de los pueblos originarios. También denunciaronque el gobierno provincial había cedido sin licitación pública el yacimiento a tresmillones de dólares, ínfima cifra para un emprendimiento con al menos quinceaños de vida útil y reservas por 1800 millones de dólares.En septiembre de 2009, el máximo tribunal de Neuquén hizo lugar a la medidacautelar de frenar toda acción hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo, lalegalidad o no del contrato. La decisión implicó el freno la actividad minera. ElSuperior Tribunal dejó constancia de que el avance minero había omitido elderecho de consulta a la comunidad indígena. El gobierno provincial apeló conun recurso extraordinario. Y, en marzo de 2011, el Superior Tribunal volvió afallar contra el gobierno provincial y remarcó la obligación de respetar elderecho indígena.Al mismo tiempo, los vecinos impulsaban una decisión de fondo: presentaronun anteproyecto de ordenanza para prohibir la actividad en la localidad ylograron que el Concejo Deliberante convoque a un referéndum para octubrede 2011. Pero el intendente dejó vencer los plazos y no llamó a votación.Con las nuevas autoridades (asumidas en diciembre pasado), los concejalesaceptaron llamar a un nuevo referéndum. Estuvieron de acuerdo todos los
  • sectores políticos municipales, incluido el Movimiento Popular Neuquino (MPN) yel Frente para la Victoria.La última semana, la Corporación Minera de Neuquén (Cormine, del Estadoprovincial) volvió a acudir al Superior Tribunal para que suspenda la votación.Ayer a la mañana, el máximo tribunal neuquino rechazó la presentación mineray confirmó que el referéndum es legítimo y está sujeto a derecho.A diferencia de lo sucedido en Esquel en 2003 (donde hubo un plebiscito en elque el 81 por ciento rechazó la megaminería), mañana será la primera vez queen Argentina se ponga en práctica una votación obligatoria y vinculanterespecto de la actividad extractiva. Toda la estructura del municipio estará alservicio de la votación, como sucede cuando se eligen intendente, gobernador opresidente. Se votará en escuelas, habrá presidente de mesa y fiscales.En la forma de instrumentar el referéndum, no será “sí” o “no” a la actividad deuna manera directa. Se decidirá la aprobación o rechazo de una ordenanza (yaredactada y difundida entre la población) que establece la prohibición de laactividad en Loncopué. De esta manera, quien vote “sí” a la ordenanza estarárechazando la minería (y viceversa).La ordenanza será ratificada (y de esta forma prohibida la megaminería) si lamitad más uno de los votos elige por el “sí”.El rechazo a la megaminería en Loncopué reunió a maestros, pequeñosestancieros, amas de casa, familias campesinas, comunidades mapuches y laIglesia Católica local. La organización llegó a reunir a 2000 habitantes en unaciudad de siete mil personas. A modo de práctica democrática, el jueves pasadola Escuela 50 Jaime De Nevares, de Loncopué, tuvo su votación: 274 chicosvotaron por el rechazo a la megaminería y 12 por la aceptación.“Es una comunidad pacífica que quiere seguir viviendo, justamente, en paz, poreso no quiere que corporaciones vengan a imponerse por sobre los derechos dequienes hace décadas viven acá”, explicó José María De Orfeo, cura párroco deLoncopué desde hace 26 años. No quiso arriesgar resultado, pero sí expresó suopinión: “La comunidad no cree en las falsas promesas de trabajo, supuestobienestar y espejos de colores”.