Alerta por criminalización del movimiento indígena en                     América Latina                            04/04/...
persistencia de los ataques” buscan “reducir las actividades de defensa y protección deterritorios y recursos naturales, a...
Las últimas acusaciones en Ecuador ocurrieron con motivo de la Marcha Plurinacionalpor la Vida, el Agua y la Dignidad de l...
el proyecto: “conquistar a las compañeras yuracarés trinitarias para que no se opongan ala construcción del camino”[7], di...
Uno de estos casos es el que en 2008 involucró a 17 mapuches de una comunidadcercana a la orilla del lago Lleulleu en la r...
¿Hacia el movimiento internacionalista indígena?Pero desde otra óptica, estos conflictos y la nueva coyuntura política en ...
[7] Mujeres le exigen a Evo una disculpa pública por sus declaraciones "machistas"(04/08/11), en: http://www.paginasiete.b...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Alerta por criminalización del movimiento indígena en américa latina

821

Published on

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
821
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Alerta por criminalización del movimiento indígena en américa latina"

  1. 1. Alerta por criminalización del movimiento indígena en América Latina 04/04/12 Por Marielle CauthinPara la CIDH es sintomático que atropellos contra los derechos humanos,hostigamiento, agresión y ataques van en aumento a medida que se incrementan losconflictos con “sectores de gran poder económico, como lo son las empresas quelideran proyectos de las industrias extractivas”; de hecho, la CIDH ha ubicado losconflictos sobre megaproyectos en la misma categoría de países con quiebresdemocráticos, conflicto armado interno o enfrentamiento con grupos del crimenorganizado.Golpistas, terroristas, opositores y saboteadores, entre otros han sido los calificativosque gobiernos de la región han usado estos últimos años para referirse a las acciones delmovimiento indígena en Sudamérica; consecuente con esto, líderes indígenas, activistasy organizaciones de apoyo en su defensa han denunciado ser víctimas de persecuciónpolítica y judicial, a tal extremo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos(CIDH) ha hecho una mención especial a la situación de riesgo de líderes y lideresasindígenas e hizo pública su preocupación sobre las sistemáticas agresiones, amenazas yactos de hostigamiento que padecen[1].Las cifras demuestran la magnitud de estas aseveraciones: organizaciones indígenas deEcuador denuncian el procesamiento de 194 indígenas por sabotaje y terrorismo;mientras en Bolivia 24 altos dirigentes y dirigentas indígenas y no indígenas -queparticiparon de una marcha en 2011- son investigados por delitos de secuestro e intentode homicidio. A esto se suman situaciones crónicas como la peruana: los últimos diezaños se han abierto procesos penales contra decenas de dirigentes y campesinosperuanos por delitos de secuestro, lesiones y daños a la propiedad provocados durantemanifestaciones contra empresas privadas; por la misma causa en Chile más de cienmapuches han sido acusados al amparo de la Ley Antiterrorista y se han abierto causascontra el pueblo rapa nui.En ese contexto no suena ajena la posición pública de la Coordinadora Andina deOrganizaciones Indígenas (CAOI)[2] -que aglutina a Bolivia, Ecuador, Colombia yPerú- que ha exigido públicamente el 15 de marzo pasado el cese de la criminalizacióny persecución de indígenas, la anulación de procesos y la dotación de garantías para elejercicio de sus derechos, entre ellos el derecho a la protesta. Para la CIDH, “la
  2. 2. persistencia de los ataques” buscan “reducir las actividades de defensa y protección deterritorios y recursos naturales, así como la defensa del derecho a la autonomía eidentidad cultural” de los pueblos indígenas, ataques se dan a través de lacriminalización, la intimidación y la estigmatización.Intereses de izquierda, de derecha y de las transnacionalesCon el tiempo se ha hecho evidente la ruptura del pacto político y las alianzas entre elmovimiento indígena y gobiernos como el boliviano, el ecuatoriano, el brasileño eincluso el peruano, los cuatro países de amplia población indígena. De hechopresidentes como Evo Morales (Bolivia) y Rafael Correa (Ecuador) se apoyaron enestos movimientos electoral y discursivamente, los comprometieron en procesosconstituyentes y les reafirmaron el cumplimiento de derechos colectivos, pero han sidolos primeros en poner límites a las prerrogativas indígenas a favor de proyectos deinversión extranjera en sus territorios.En otras palabras, no se han modificado la lógica de contraponer intereses privados endesmedro de los derechos colectivos. En ese sentido, el movimiento indígena seenfrenta a millonarios proyectos de infraestructura, privatización del agua, concesionespetroleras, gasíferas, mineras y forestales, e incluso cuestiona la tenencia y distribuciónde la tierra: en Bolivia se enfrentan a un proyecto carretero de 400 millones de dólaresque atraviesa el territorio indígena TIPNIS, en Perú se oponen a la explotación de oropor la minera Yanacocha que invertirá 4.800 millones en Cajamarca y en Brasil buscanevitar la construcción de una hidroeléctrica que costará 11.000 millones de dólares,entre otros casos.Para la CIDH es sintomático que atropellos contra los derechos humanos,hostigamiento, agresión y ataques van en aumento a medida que se incrementan losconflictos con “sectores de gran poder económico, como lo son las empresas que lideranproyectos de las industrias extractivas”; de hecho, la CIDH ha ubicado los conflictossobre megaproyectos en la misma categoría de países con quiebres democráticos,conflicto armado interno o enfrentamiento con grupos del crimen organizado.Al mismo tiempo, esta situación de vulnerabilidad se incrementa con la paulatinamilitarización de territorios indígenas y violencia policial como se ve en los casos deBolivia, Chile y Colombia. En Bolivia el territorio indígena del TIPNIS ha denunciadola invasión de la Armada Naval para intimidar y perseguir a la dirigencia[3]: “Ahoravinieron al TIPNIS a militarizarlo, a dar miedo a la gente humilde como nosotros”,denunciaba la dirigenta Miriam Yubanore. En tanto que en Chile el pasado 23 de marzo,30 policías y 15 funcionarios municipales desalojaron "en forma muy violenta" a uncomunario de Tekel Mapu, pero estos casos de violencia policial son recurrentes paralos mapuche y las organizaciones que defienden sus derechos: "es un tema triste yavergonzante para la sociedad chilena", dijo la ONG Comisión Ética contra laTortura[4], ya que en 2010 sucedió otra violenta represión contra el pueblo rapa nui. EnColombia la situación de los grupos armados en conflicto y la militarización de laszonas rurales ha desencadenado en muertes y desplazamientos de indígenas.Ecuador y Bolivia: dos marchas nacionales denuncian persecución
  3. 3. Las últimas acusaciones en Ecuador ocurrieron con motivo de la Marcha Plurinacionalpor la Vida, el Agua y la Dignidad de los Pueblos, que llegó a Quito el 22 de marzo. Enoperativos realizados días antes de iniciarse la marcha, el Gobierno detuvo a una decenade jóvenes (estudiantes y activistas) y los acusó de planificar actos sediciosos y depertenecer a grupos subversivos irregulares. En su defensa los detenidos sostuvieronque son simpatizantes y militantes del Partido Marxista Leninista Ecuatoriano (PMLE),vinculado al partido Movimiento Popular Democrático (MPD), como declarara eldirector del MPD, Luis Villacís.No solo organizaciones políticas que apoyan al movimiento indígena son acusadas,Humberto Cholando, principal dirigente de la Confederación de NacionalidadesIndígenas de Ecuador (CONAIE), ha dicho que una de las demandas de la marcha es elcese de la criminalización y judicialización de 194 indígenas, y señaló que el gobiernoen lugar de atender sus demandas “se apresuró a calificar la marcha de ‘golpista’, de‘intento de desestabilización del régimen’ y ‘desestabilizar la democracia’”[5]. Estasmismas quejas fueron elevadas ante la veeduría internacional del exjuez BaltazarGarzón por las organizaciones indígenas CONAIE, Ecuarunari y Pachakutik querepresentan a pueblos indígenas amazónicos, de costa y sierra.En la misma lógica, en Bolivia en este momento 24 dirigentes indígenas entre hombresy mujeres de los pueblos mojeño, yuracaré, chimán, quechua, aymara, guaraní, entreotros, además de la fundadora de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos deBolivia (APDHB) y otros defensores y activistas de derechos indígenas forman parte dela investigación judicial del gobierno por el delito de “tentativa de homicidio” y“lesiones graves y leves”. Esta acusación se basa en los hechos ocurridos entre el 24 y25 de septiembre de 2011 mientras se desarrollaba la VIII Marcha en Defensa delTerritorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), que logró una Ley queprohíbe la construcción de la millonaria carretera que atravesaría su territorio ycomprometería su hábitat, este proyecto es financiado por Brasil y ejecutado por laempresa brasileña OAS. Mientras el gobierno boliviano los acusa de estos delitos, losindígenas acusan al gobierno por la violenta represión policial del día 25, en la que 600policías gasificaron, torturaron, agredieron y secuestraron a dirigentes y a más de 800marchistas.Organizaciones como la Central de Pueblos Étnicos Moxeños del Beni (CPEMB) y laConfederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) denunciaron en variasresoluciones las “acciones de amedrentamiento y persecución de la Fiscalía” contraindígenas, “por delitos que nunca cometieron ni se dieron en la realidad”. El exdirigente de la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), Celso Padilla, ha denunciadohostigamiento y persecución política ante el Concejo Continental del Pueblo Guaraníque agrupa a Brasil, Argentina, Paraguay y Bolivia: “en Bolivia hay una coyunturarepresiva de los principales líderes y quien habla es uno de los blancos del gobierno”,sostuvo.En ambos casos los gobiernos de turno han desmentido o minimizado los actos decriminalización del movimiento indígena, incluso apelando a calificativos quedesmerecen a la dignidad indígena: el presidente Correa se ha referido a los indígenasparticipantes de la marcha como “cuatro emponchados y emplumados”[6]. Estasdeclaraciones no son distintas a las que Evo Morales hiciera respecto a las indígenas quese oponen a la carretera a través de su territorio, incitando a seducirlas para que acepten
  4. 4. el proyecto: “conquistar a las compañeras yuracarés trinitarias para que no se opongan ala construcción del camino”[7], dijo.Perú y Chile: pugnas contra intereses privadosLa CAOI también ha denunciado que existen decenas de dirigentes y comunariosperuanos víctimas de persecución policial y con procesos penales en su contra porparticipar en protestas antimineras. Entre diciembre de 2011 y marzo de 2012 searrestaron a dirigentes del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca y de laPlataforma Institucional de Celendin[8], acusados de "atentar contra los serviciospúblicos, producto de la protesta social" contra el proyecto minero Conga de la empresaYanacocha, que planea drenar cuatro lagunas. El presidente del Consejo Regional, ElzerElera López, denunció que habría un plan de detención de personas, autoridades ylíderes sociales.Previo a estos nuevos conflictos, la Confederación Nacional de Comunidades del PerúAfectadas por la Minería (CONACAMI) ha recordado su preocupación por el procesoque se sigue a 17 campesinos por participar en una movilización en defensa de más de80 ojos de agua en Condorhuain en 2008, durante el gobierno de Alan García. Elpronunciamiento de las organizaciones sostiene: “en represalia de nuestra defensa por elagua, ahora somos víctimas de persecución penal. Nos acusan de secuestro, lesiones,daños a la propiedad y otros delitos, pretendiendo imponernos 30 años de cárcel”[9].En contrapartida, el problema de criminalización y represión en Chile se ha agudizadopor los atropellos que sufren las comunidades indígenas mapuche: redadas policiales,allanamientos y represión con uso de balines y gases. A esto se suma la aplicación yvigencia de la Ley Antiterrorismo, norma en la que se ampara gran parte de los juiciosiniciados contra los mapuche por delitos comunes y por los cuales se les da el tratojudicial de terroristas, ha denunciado la ONG Human Rights Watch. Segúnestimaciones, tan solo en el gobierno de Ricardo Lagos (2000 - 2006) la Ley fueaplicada 11 veces, de las cuales 10 se la utilizó contra el pueblo mapuche; de hecho, 108indígenas han sido acusados bajo esta Ley y -hasta 2011- 10 fueron condenados[10].
  5. 5. Uno de estos casos es el que en 2008 involucró a 17 mapuches de una comunidadcercana a la orilla del lago Lleulleu en la región del Bio Bio, por el reclamo a privadosde la devolución de tierras que ellos asumen como propiedad ancestral. Casos similaresson la condena contra un dirigente en conflicto con la represa hidroeléctrica Ralco enlos Altos del Bio Bio y el vocero de la comunidad Huilliche Pepiukelen, enjuiciado en2010 por la empresa salmonera Los Fiordos, acusada de contaminar ríos y lagos. Estasemana 10 mapuche (dos menores de edad) comienzan un juicio por "robo conintimidación de carácter terrorista, incendio terrorista y asociación ilícita terrorista" enVictoria, de ser hallados culpables pagarían una pena de 25 años.La CIDH ha denunciado el caso ocurrido en julio de 2010, cuando cerca de 70 personasdel pueblo rapa nui -que ocupaban la plaza Riro Kainga como acto de protesta porderechos ancestrales territoriales- fueron desalojadas por un centenar de carabinerosarmados, fueron golpeados mujeres y niños. En este caso, la Comisión otorgó medidascautelares a favor del pueblo Rapa Nui y exigió al Estado chileno cesar la violenciaarmada, acciones judiciales y desalojos.Brasil y Colombia, otras formas de violencia contra los indígenasEn Brasil y Colombia hay un situación de vulneración de derechos humanos porterceros. En Colombia, es persistente la amenaza de las ejecuciones extrajudiciales,muertes de civiles (campesinos e indígenas) por militares que falsamente los asocian agrupos insurgentes o guerrilleros y obtienen réditos por esto[11], los casos másconocidos son los homicidios de los indígenas wayúu, aunque a lo largo de 2010 laCIDH ha denunciado los casos de asesinatos de dirigentes de los pueblos nasa, wayúu,sikuani, pasto, embera-chamí y la dirigenta del pueblo u’wa.En marzo, la Corte Constitucional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanosordenaron al Estado colombiano proteger a los indígenas awá amenazados por gruposarmados en conflicto en la guerra en Nariño, enfrentamiento que este año ha dado comosaldo varias desapariciones y asesinatos, además del desplazamiento de 800 personas.Aunque la respuesta del gobierno es incrementar la militarización, los indígenas larechazan: "Ellos creen que la solución de las cosas se limita a enviar más tropa a laregión, pero eso en vez de darnos seguridad, nos expone aún más al peligro delconflicto", declaró el líder, Alex Guanga[12].En Brasil, el líder de los guaraní-kaiowá en el estado de Mato Grosso do Sul fueasesinado en 2003 y este 2012 el juez absolvió a los presunto homicidas, acusados detortura por otros seis dirigentes. La muerte sucedió cuando cerca de 40 hombresarmados golpearon a varios líderes indígenas que demandaban las tierras de unhacendado, situación recurrente en esta región pues los hacendados buscan ampliar sustierras en predios guaraníes. Pero los indígenas no solo se enfrentan a hacendados ygrupos armados, recientemente los indígenas kayapó y otros pueblos se han enfrentadoal gobierno brasileño para detener la construcción de la hidroeléctrica Belo Monte[13]que compromete su hábitat, ya que inundará un área que los obligará con el tiempo aéxodos masivos. La portavoz indígena Vera Glass sostuvo: “Las presas causarán dañosculturales, sociales y medioambientales irreversibles. Nos están tratando como aanimales”. La OIT ha declarado que el gobierno violó el Convenio 169 porque no seconsultó a los indígenas sobre esta construcción y la pugna continúa.
  6. 6. ¿Hacia el movimiento internacionalista indígena?Pero desde otra óptica, estos conflictos y la nueva coyuntura política en la región estánsignificando un desafío para la internacionalización e independencia del movimientoindígena en América del Sur y el fortalecimiento de sus alianzas, como la Coordinadorade Organizaciones Indígenas Andinas (cuatro países), el Concejo Continental delPueblo Guaraní (cuatro países) y la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de laCuenca Amazónica (nueve países), que han comenzado a afianzar nexos de solidaridadcon activistas, artistas e intelectuales e instituciones, firmando peticiones, organizandoacciones, etc.Al mismo tiempo, gran parte de los conflictos están ubicando al movimiento indígenaen un contexto no solo de legítima defensa de sus derechos político y culturales, de laética medioambiental, de los cuestionamientos de modos de desarrollo de saqueo versusmodos de desarrollo sustentables; sino que los pueblos indígenas movilizados se vanconvirtiendo en un actor fundamental para “la consolidación del Estado de Derecho y elfortalecimiento de la democracia”, como lo dice la CIDH.Más allá, nuevamente el movimiento indígena se encuentra en un momento decisivopara demostrar si es capaz de construir una agenda propia de contra poder, a sabiendasque sus antes aliados, los gobiernos de corte progresista, no van a profundizar lasreivindicaciones históricas de tierra, territorio y soberanía y autogobierno; sino que songobiernos de continuidad del sometimiento al extractivismo neoliberal a favor deempresas transnacionales y potencias internacionales, como denuncian quechuas,guaraníes, aymaras, mapuches, awás, wayús, moxeños, yuracarés o kayapós.Marielle Cauthin es Periodista. Colabora con Upside Down World, Zur2 y mediosbolivianos.[1] Segundo Informe Sobre la Situación de las Defensoras y los Defensores deDerechos Humanos en las Américas (28/03/2012), en:http://www.oas.org/es/cidh/defensores/docs/pdf/defensores2011.pdf[2] Pronunciamiento de las organizaciones indígenas andinas (15/03/12), en:http://www.coordinadoracaoi.org/[3] Ex viceministro denuncia militarización del Tipnis (12/03/12), en:http://lapatriaenlinea.com/?nota=100621[4] ONG denuncia violencia policial contra mapuches (15/1/12), en:http://noticias.aollatino.com/2012/01/15/chile-ong-denuncia-violencia-policial-contra-mapuches/ - (27/03/12)Denuncian violento desalojo a mapuches:http://www.anbariloche.com.ar/noticia.php?nota=27261[5] Carta al pueblo ecuatoriano (19/03/12), en:http://www.ecuadorinmediato.com/index.php?module=Noticias&func=news_user_view&id=169356&umt=10h20_movilizacion_indigena_llega_hoy_a_latacunga_conaie_entrega_carta_al_pueblo_ecuatoriano[6] Indígenas denuncian persecución y siguen su marcha a Quito (14/03/12), en:http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101298249/1/Ind%C3%ADgenas_denuncian_persecuci%C3%B3n_y_siguen_su_marcha_a_Quito.html
  7. 7. [7] Mujeres le exigen a Evo una disculpa pública por sus declaraciones "machistas"(04/08/11), en: http://www.paginasiete.bo/2011-08-04/Sociedad/Destacados/MUJERES.aspx[8] Detienen en Perú a siete dirigentes antimineros de Cajamarca (06/03/12), en:http://exwebserv.telesurtv.net//secciones/noticias/101292-NN/detienen-en-peru-a-siete-dirigentes-antimineros-de-cajamarca/[9] Deficiencias en Acusación Fiscal retrasan Juicio Oral a procesados del casoCondorhuain (21/03/12), en: http://www.conacami.pe/2012/03/deficiencias-en-acusacion-fiscal.html[10] Usan en Chile leyes antiterrorismo contra indios mapuche, en:http://noticias.latino.msn.com/latinoamerica/chile/usan-en-chile-leyes-antiterrorismo-contra-indios-mapuche-80[11] Estarían involucrados en la presunta ejecución extrajudicial de dos indígenasde la comunidad Wayúu (27/07/11), en:http://www.eltiempo.com/justicia/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10025406.html[12] Las voces awá en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos Víctimas(22/03/12), en: http://www.verdadabierta.com/component/content/article/40-masacres/3950-las-voces-awa-en-la-comision-interamericana-de-derechos-humanos/[13] Organismo de la ONU dice que Brasil viola los derechos indígenas (26/03/12),en: http://www.survival.es/noticias/8226

×