8 de marzo

330 views

Published on

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
330
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

8 de marzo

  1. 1. 8 de marzo: Mujeres defendiendo la Vida y laNaturalezaMujeres por la selvaEstimadas amigas y amigos de Salva la Selva:Esta vez, y para conmemorar de una manera expresael día de la mujer trabajadora, les invitamos a conocery a apoyar el trabajo de las mujeres defensoras de laselva, de la vida, de la naturaleza, de los territorios yderechos fundamentales.Puedes hacerlo entrando a nuestra web, leyendo lainformación, ayudando a difundirla y firmando unacarta dirigida a la ONU Mujeres para que intercedapor las mujeres defensoras de la vida y la naturaleza.https://www.salvalaselva.org/mailalert/854?mt=1306Todas y todos quienes lo deseen, pueden participar de una ciberacciónconmemorativa del 8 de marzo, día de la Mujer Trabajadora desde la páginaweb de Salva la Selva: https://www.salvalaselva.org/mailal
  2. 2. 8 de marzo: defensoras de la vida y la naturaleza Mujeres por la selvaEste 8 de marzo queremos recordar y acompañar luchas activas de mujeres. Modos deorganización, resistencias, coraje, amor y sensibilidad para con las circunstancias atransformar. A menudo enfrentan duras luchas. La violencia y la injusticia asoman encada rincón, amenazando con truncar la acción femenina. Son muchas las que trabajanpara que esto no suceda más. Algunas mujeres a la luz pública. Otras de maneraanónima. Pero igual de comprometidas.Son mujeres fuertes, mujeres trabajadoras, mujeres luchadoras. Con sus hijas e hijos dela mano, sus bebés a la espalda, comida preparada al alba bajo el brazo, para aguantarlas horas de trabajo, reuniones, discusiones, manifestaciones. La necesidad de perseguir-y alcanzar- la justicia y la igualdad se transforma en acción, creación, defensa de lavida y la naturaleza.La Organización de las Naciones Unidas ONU señala la importancia fundamental de lasmujeres para la sostenibilidad mundial e indica que “la persistente desigualdad entre losgéneros tiene que ser atendida en especial como parte de todo cambio real hacia eldesarrollo sostenible”.ONU Mujeres es la entidad creada hace ahora un año por las Naciones Unidas para laigualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Para alcanzar estos objetivosONU Mujeres debe escuchar la voz de las mujeres del mundo acerca de los temas queconsideramos fundamentales. Y este es nuestro reto para el 8 de marzo de este año2012. Firma ahora la carta a la ONU completando con tu nombre, localidad, país ycorreo electrónico el sencillo formulario bajo la carta (en el recuadro blanco).
  3. 3. Reporte de Mujeres DefensorasDefensoras de la vida y la naturaleza 05.03.2012 Movilización de mujeres en Brasil un 8 de marzo (Foto: A. Franciosi) Panamá: por la dignidad de las mujeres indígenas en resistencia El gobierno panameño incumplió su palabra y autorizó la explotación minera e hidroeléctrica en su territorio. Cuando la Comarca es amenazada, los Ngäbe-Buglé trabajan en conjunto. En febrero 2012, indígenas Ngöbe Bougle reaccionaron saliendo a la calle. Fueron ocho días de protesta. El saldo: represión, dos muertes bajo investigación, agresiones sexuales a mujeres por parte de la policía y decenas de heridos. En el largo proceso de resistencia, las mujeres Ngäbe han demostrado en las manifestaciones y en las protestas en el río Tabasará, en Changuinola, en ciudad de Panamá, que la defensa de la vida y la naturaleza también es una cuestión femenina. La cacica general del pueblo Ngäbe-Buglé Silvia Carrera se ha convertido en un símbolo de resistencia en Panamá. Ella junto a otras compañeras y compañeros ha liderado con dignidad la resistencia a las mentiras y la brutal agresión del Gobierno. Esta mujer Ngäbe, de Alto Laguna, corregimiento de Cerro Pelado (distrito Ñurum), participa de forma activa en la lucha de su pueblo desde que tiene 13 años. Colombia: mujeres desaparecidas, amenazadas y violentadas El 17 de febrero se cumplió un año de la desaparición en el departamento del Valle del Cauca de la ingeniera ambiental Sandra Viviana Cuéllar Gallego, activista y artista, nacida en Cali hace 26 años. Hoy aún no se sabe quienes fueron los autores de este crimen que hasta ahora está impune. Desde la Fiscalía colombiana no se ha dado mayor información sobre la investigación y sus avances. A Viviana le faltó la protección y seguridad que también necesitan otras muchas mujeres en su país. Como Rosalba Córdoba, lideresa afrodescendiente que maneja la embarcación de su comunidad en la cuenca del río Cacaricá, una firme defensora de los derechos humanos, mujer inquieta y práctica, al igual que firme a la hora de denunciar operaciones militares y paramilitares en su territorio. O como Yahaira Salazar, joven poeta también de origen afro, que conoció desde niña en carne propia lo que significa el desplazamiento forzado y las mentiras urdidas por el estado colombiano alrededor de la desmovilización de los paramilitares. O Emilsen Manyoma, joven madre que en medio del control militar y paramilitar consentido por el Estado en el Bajo Calima y San Juan se opone al narcotráfico afirmando su derecho a la producción limpia, a la soberanía alimentaria, a la protección de la biodiversidad. Luz Marina Cuchumbe, mujer indígena y madre de seis hijas e hijos, una de las cuales fue ejecutada extrajudicialmente y luego presentada por diversos medios de comunicación de masas como guerrillera junto al compañero que murió a su lado y a un superviviente. Ellas no constituyen casos aislados, sino que forman parte de una terrible realidad social para las mujeres. Ver informe completo. Mujeres ecuatorianas construyendo del Buen Vivir La Asamblea de Mujeres Populares y Diversas del Ecuador – AMPDE expresó en enero 2012 su voz de rechazo al comienzo de cualquier actividad minera en el país. Como alternativa, apuestan por la construcción del Buen Vivir como eje de desarrollo. En un manifiesto afirman que “propuestas extractivistas lejos de traer bonanza para todos y todas, serán causa de conflictos, tensiones, violencia y división social, perpetuando la pobreza y la desigualdad”. Es urgente caminar hacia un nuevo modelo de desarrollo post-extrativista, basado en el cumplimiento de los derechos de la naturaleza y soberanía sobre nuestros recursos naturales. Rechazan también la criminalización de la protesta que sufren mujeres y hombres que participan de la organización social en su país. Otra organización, Mujeres Defensoras de la Pachamama, conmemoran el día 8 de Marzo bajo el lema “Mujeres de las Américas resistiendo a la minería”. México Indígenas Zoques chiapanecas por la tierra y la propiedad comunal En el conflicto territorial en la selva de los Chimalapas entre los estados mexicanos de Oaxaca y Chiapas, las mujeres indígenas zoques juegan un papel fundamental. Junto a otras mujeres, María García, presidenta de la Coordinación en Defensa del Territorio y los Recursos Naturales en la Zona Oriente de
  4. 4. Oaxaca, participa activamente en la resistencia pacífica en las comunidades de San Antonio y BenitoJuárez, contra la creación de un municipio chiapaneco en su territorio comunal que pertenece al estadode Oaxaca. Las mujeres zoques reprochan al gobierno de Oaxaca su desinterés, y exige que apoye estaprotesta. Se trata de un conflicto agrario por la posesión de 47 mil hectáreas de selvas y bosques queenfrenta a zoques con ganaderos y talamontes chiapaneco desde hace más de 50 años. “Nuestrosantepasados legaron la madre tierra; entonces nosotros tenemos que salvaguardarla también paraheredarla a nuestros hijos, a nuestros nietos, a quienes vendrán después”, dice la indígena.Honduras ¡Ni golpes de Estado ni golpes a las mujeres!En noviembre de 2011, Feministas en Resistencia hondureñas repudiaron la masacre de campesinos enla región del Bajo Aguán. A pesar de la grave situación para los derechos humanos y para las mujeres ensu país, denuncian públicamente que los asesinatos de campesinos son atribuidas al ejército paramilitarorganizado por el terrateniente Miguel Facusse Barjum. Este habría atacado a los campesinos mientrasdescansaban y cuidaban de sus tierras. Demandan al régimen encabezado por Porfirio Lobo Sosa que loscrímenes no queden en la impunidad y le hacen responsable de la escalada de violaciones de losderechos humanos del pueblo hondureño. La impunidad galopante refleja la incapacidad para investigar ycastigar estos homicidios cometidos contra el pueblo en Resistencia.Bolivia: Nunca más violencia contra la mujer indígenaCuatrocientas mujeres indígenas representantes de 34 pueblos del oriente, chaco, amazonía y TierrasAltas marcharon a lo largo de 65 días en 2011 junto a sus esposos, hijas e hijos, hermanas y hermanosen defensa de su territorio amenazado por la construcción de una carretera. Durante la VIII MarchaIndígena en Defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure TIPNIS se produjeron departe del Gobierno machista y autoridades diversos ataques contra las mujeres -que se encuentrandebidamente documentados. Destacamos la falta de justicia para procesar a los responsables de larepresión policial ocurrida el 25 de septiembre de 2011. Ese día llegó una orden de dispersión de laMarcha. Aproximadamente 600 policías cercaron a quienes venían marchando, gasificaron el campo queocupaban y reduciendo violentamente a quienes protestaban fueron alejados de su ruta. Las mujeresindígenas fueron reprimidas, maniatadas, amordazadas, golpeadas. Obligadas a esconderse en el monte,a saltar al río, despojadas de sus hijos e hijas, alejadas de sus esposos, privadas de sus pertenencias quefueron destruidas. Pero ellas fueron valientes para plantear la defensa de sus derechos constitucionales ycontinuar la caminata de 602 kilómetros hasta la sede de Gobierno donde todo el grupo hizo escuchar susreivindicaciones. Así lograron el objetivo de detener la construcción de la carretera que partiría en dosmitades. Pocos meses después de este logro que dio la vuelta al mundo, la exuberante naturalezaenfrenta una nueva amenaza: el Gobierno busca activar nuevamente el proyecto vial y ha comenzado unapersecución judicial contra las mujeres líderes de la VIII Marcha y otros compañeros y compañerasdefensoras de los derechos indígenas. Ver reporte.Mujeres del Movimiento sin Tierra de Brasil en lucha por la reforma agrariaEn Brasil, los grandes latifundistas acaparan enormes extensiones de tierra, mientras miles de familias notienen acceso a la tierra. Por ejemplo, extensas áreas de cultivo han sido usurpadas para implementarmonocultivos de eucalipto. El Movimiento de los Sin Tierra lucha incansablemente por la reforma agraria,denunciando la lentitud del proceso y llevando a cabo ocupaciones de tierras, campamentos yasentamientos.Así sucede también en plena mata atlántica, en el estado de Bahía. En el municipio Alcobaça-Bahia lamadrugada del 1 de marzo de 2012, 1150 mujeres campesinas del MST, de varios campamentos yasentamientos de la región ocuparon la hacienda Esperança, propiedad de la empresa Suzano PapelCelulose. El objetivo central de la ocupación es denunciar el destrozo social y ambiental que provocan lasgrandes empresas de eucalipto en la región. Expulsión del campo, desempleo, pobreza y desigualdadsocial son las consecuencias directas. Las mujeres piden una reforma agraria real, mayor agilidad en elproceso y un mayor interés por parte de las autoridades. En el estado de Bahía son 23 mil las familiasacampadas del MST, algunas desde hace 8 años. Esta es la segunda ocupación en el Extremo Sur deBahía, y el sexto año consecutivo que las mujeres del MST realizan acciones visibles y reivindicativas dela mujer campesina y sus problemas durante el 8 de marzo, día de la mujer trabajadora.Todas y todos quienes lo deseen, pueden participar de una ciberacción conmemorativa del 8 de marzo,día de la Mujer Trabajadora desde la página web de Salva la Selva
  5. 5. Territorios y vidas con nombre de mujer en ColombiaMartes 6 de marzo de 2012El 8 de marzo es el día internacional de la Mujer Trabajadora. Muchas mujeresluchan decididamente en Colombia contra la impunidad como mecanismorepresivo en su país. Ellas se comprometen con la protección territorial y lariqueza biológica en sus espacios cotidianos. Esto las hace altamentevulnerables.En el Chocó: Rosalba, Yahaira, María Ligia y Liria RosaEn la cuenca del río Cacarica vive Rosalba Córdoba Salazar, una mujerinquieta a la hora de aprender cosas nuevas, elabora jabón para lavar ropa,shampoo, talco para pies y remedios con plantas medicinales, de acuerdo a lastradiciones ancestrales de su pueblo que quiere que se conserven. Busca unamenor dependencia de mercados externos. Lleva quince de sus cuarenta ycinco años de vida, defendiendo los derechos humanos, la vida, el territorio ybuscando la protección ambiental. También administra con gran valor unaembarcación comunitaria. Donde ella vive, esta tarea requiere de claridadespolíticas.Desde 1996 debe afrontar retenes paramilitares instalados sobre el río Atrato.En 1997 fue testigo y víctima de la “operación génesis” ordenada por el generalRito Alejo del Río y ejecutada por la brigada 17 del ejército colombiano encomplicidad con paramilitares. Ha denunciado en repetidas ocasiones, enespacios públicos nacionales e internacionales esta violación de los derechoshumanos de sus comunidades por parte del estado colombiano y es incansablea la hora de traer a la memoria los hechos ocurridos. El conflicto armado enColombia esconde el acaparamiento de tierras por parte de industriasextractivas y agronegocios. Rosalba puso la primera semilla para constituir laZona de Biodiversidad de su comunidad, una forma de protección que lascomunidades aplican para defender el territorio frente a su acaparamiento. Ycomenzó con la producción de alimentos libres de agrotóxicos. Esta mujerafrodescendiente se ha convertido en lideresa de su comunidad y envicepresidenta de la asociación CAVIDA (Comunidades de AutodeterminaciónVida y Dignidad del Cacarica). En la Zona Humanitaria Nueva Esperanza enDios, en el municipio de Río Sucio, a través de sus estudios bíblicos busca laverdad, la justicia y la dignidad para los pueblos en el territorio.Al igual que Rosalba, Yahaira Salazar vivió el desplazamiento forzado de sucomunidad a consecuencia de la operación “Génesis”. Desde muy niñapertenece a la asociación CAVIDA y creció en el espíritu de lucha por unmundo más justo. Esta joven poeta de 23 años y líder afrodescendiente, hadenunciado nacional e internacionalmente la responsabilidad del Estadocolombiano por violación a los derechos humanos; y la falsa desmovilización dela estructura paramilitar como estrategia de despojo y crimen; y los dañosambientales y sociales generados por operaciones extractivas ilegales dentrodel territorio. En los últimos meses ha recibido amenazas a su vida, viéndoseobligada a renunciar a su trabajo con niñas y niños de su comunidad. Pareciera
  6. 6. como que en Colombia, una mujer no está segura ni a los72 años de edad,siendo madre de ocho hijos y abuela de 41 nietos. María Ligia Chaverra hahabitado en Curbaradó desde hace más de 50 años. Esta afrocolombiana,elegida como representante legal en presencia de delegados de la iglesiacatólica, se ha negado siempre a entregar fraudulentamente las tierras de lascomunidades negras a los empresarios palmeros que quieren expandir elmonocultivo de palma aceitera. Y denunció abiertamente y ante la Fiscalía eldespojo violento de tierras por parte de paramilitares, efectivos de la Brigada 17del ejército, y a los empresarios entre otros. Algunos han sido detenidos otienen órdenes de captura. Por eso se la ha difamado como guerrillera. Enrepetidas ocasiones ha sido amenazada de muerte y perseguida mediantemontaje judicial siendo acusada de ser comandante de la guerrilla de lasFARC. Pero nada más lejos de la realidad. Mujer valiente donde las haya, LigiaChaverra es integrante del consejo comunitario de Curbaradó, del Movimientode Víctimas de Crímenes de Estado, de la Red de Alternativas y deColombianas y Colombianos por la Paz.También en la cuenca del río Curbaradó apareció en tierra comunitaria unmensaje de muerte en la corteza de un árbol. No es una historia del pasado.Sucedió en enero de 2012. Estaba dirigido a Liria Rosa García, de 56 años,madre de ocho hijos y abuela de más de 20 nietos. A alguien no le gusta queesta campesina lidere el proceso organizativo en defensa del territorio en laZona Humanitaria de Caracolí. Con firmeza y claridad enfrenta a empresariosganaderos, que pretenden ocupar el territorio colectivo. Por haber rechazado eldinero que le ofrecían para quedarse callada frente a los abusos, estacampesina ha recibido repetidas amenazas. La del árbol sólo es la másreciente.En el Calima: Emilsen y FabiolaEl capital transnacional presiona para desarrollar por toda América Latina megaobras de infraestructura vial, portuaria, minera y energética. También en elterritorio colectivo de las y los jóvenes campesinos afrodescendientes deJUBCA (Jóvenes unidos por el bienestar del Calima). Fuerondespojados“legalmente ” de 11.000 hectáreas de tierras. Una de ellas esEmilsen Manyoma, madre de 27 años de edad y líder de su comunidad Ceibito.Desde la Fundación para el Desarrollo del Calima FUNDECALIMA, afirma suderecho a la producción limpia, a la soberanía alimentaria, a la protección de labiodiversidad. Algo muy difícil y peligroso en un complejo contexto de interesesen torno al narcotráfico. El Bajo Calima y San Juan están bajo controlparamilitar con consentimiento del Estado. También la infantería de marinapatrulla por el río Calima señalando, amenazando y agrediendo a la población.Emilsen exige respeto y distinción para la población civil. En medio de la granpresión lidera procesos juveniles y comunitarios de defensa de la vida y elterritorio, así como la formación permanente de su comunidad en temas dederechos humanos, organización comunitaria y resistencia civil popular.Tejiendo los sueños de su pueblo, de su resistencia, de su organización,tejiendo para sobrevivir ante la ausencia y exclusión por parte del estadocolombiano, tejiendo como sus ancestros para resistir a la muerte física y
  7. 7. cultural, tejiendo por sus niños y niñas, por su presente y su futuro, por suterritorio biodiverso, tejiendo para afirmar su derecho a la vida, al territorio, a laidentidad como pueblo Nonam. Así exige sus derechos Fabiola Quintero de 16años, lideresa, indígena, artesana, coordinadora de mujeres del Pueblo Nonamdel Pacífico. Desde muy niña ha sido víctima de dos desplazamientos forzadoscausados por paramilitares: uno en 2003 y el segundo en 2010. Con 7 añospresenció cómo los paramilitares llegaron hasta su resguardo y en medio delterror, asesinaron a Zoraya Manyoma, de 16 años señalándola de ser novia deun guerrillero; y fue testigo en 2011, de cómo ya desplazados en el puertointernacional de Buenaventura, tuvieron que enterrar fuera de su territorioancestral a dos de sus niñas que fallecieron por la desatención integral quesoportaron luego del desplazamiento forzado. Hoy Fabiola, junto a las mujeresNonam de su comunidad, teje desde su territorio ya declarado comoResguardo Humanitario y Biodiverso Santa Rosa de Guayacán sus sueños, suvida, su resistencia. Esto es lo que representa en sus artesanías.En el Putumayo: JaniUnidad, fortalecimiento organizativo y protección de la biodiversidad es por loque trabaja Jani Silva en el Bajo Putumayo. Al mismo tiempo, defiende losderechos de las comunidades campesinas desde hace más de 15 años. Janies presidenta de la Junta de Acción Comunal de la vereda Bajo Cuembí;coordinadora del Corregimiento Perla Amazónica; representante por sucorregimiento ante el Consejo Municipal de Desarrollo Rural CMDR;representante Legal de la Asociación de Desarrollo Integral Sostenible PerlaAmazónica ADISPA. En el corregimiento Perla Amazónica en Puerto Asís. Lasituación de derechos humanos en la región es delicada. En los últimos años,ha habido una serie de señalamientos por parte de sectores de los gobiernoslocales hacia su organización, acusándoles de ser auxiliadores o cómplices dela insurgencia. Ellos buscan reactivarse como Zona de Reserva Campesina,como otra manera comunitaria que al igual que las Zonas de Biodiversidadpermite la protección integral del territorio. En su parcela ha constituidomecanismos de protección de las aguas y de árboles primarios que sirvan paraser replicados por otros.En el Cauca: Luz Marina, Yeimi, Magda“Cuando a uno lo hieren y le tocan el corazón se acaba el miedo para luchar”,dice Luz Marina Cuchumbe, mujer de raíces indígenas. Ella lo sabe bien lo quesignifica un crimen de lesa humanidad. Su hija Hortensia Neyid TunjaCuchumbe fue ejecutada extrajudicialmente junto a Manuel Antonio TaoPillimue, joven campesino de la vereda San Antonio. Sobrevivió a este hechoWilliam Cunacue. Sucedió en enero de 2006 y los responsables fueronmilitares del batallón “Cacique Pigoanza” del ejército nacional de Colombia.Después de mover la escena del crimen y de colocarles uniformes de usoexclusivo del ejército, una pistola y una granada, los jóvenes fueronpresentados por los militares en diversos medios de comunicación comoguerrilleros dados de baja en combate.
  8. 8. Este hecho generó cambios sustanciales en la vida de Luz Marina, sus seishijos y su esposo. Del profundo dolor generado por la ejecución de su hijaHortensia, ella ha resurgido del silencio, del temor, de la angustia ysobreponiéndose ha decidido dignificar la vida de su hija y de Manuel exigiendoverdad, justicia y reparación integral. Con actitud siempre firme y sinvacilaciones ha denunciado este hecho en diferentes escenarios nacionales einternacionales y se ha unido a otras miles de madres y padres de víctimas decrímenes de estado en Colombia. Es un referente para las otras familias de lasvíctimas en su localidad. Siempre dispuesta a denunciar las violaciones dederechos de su comunidad, la vida de Luz Marina ha estado por momentos enserio riesgo y en la mira de los militares del batallón Pigoanza. Sin embargo, halogrado que -en fallo del Juzgado Administrativo de Popayán- el ejército através del batallón Pigoanza, reconozca en acto público su responsabilidad enel hecho y pida perdón a las familias de las víctimas y comunidad en general.Luz Marina y comunidad exigen que el acto se realice donde ocurrieron loshechos, a lo que el batallón se niega.En su municipio de Inzá, Luz Marina, es una persona activa en el comité demujeres de la ACIT, Asociación Campesina de Inzá - Tierradentro. Con mujeresy jóvenes anima el trabajo comunitario en su caserío, San Antonio. “Nosotrosno estamos solos” dice; “seguiremos luchando unidos, vamos a luchar parahacer una red a nivel nacional donde estamos todos unidos dándonos lamano”.En Trujillo aconteció hace ya 22 años la masacre de al menos 342 campesinos,cuyas tierras eran codiciadas por las multinacionales. Como la irlandesaSMURFIT KAPPA CARTON DE COLOMBIA, que dictó también la sentencia demuerte de la biodiversidad en Trujillo. Como principales beneficiarios del controlparamilitar de los Rastrojos, amenazan continuamente la permanencia de loscampesinos y campesinas de la región, así como su soberanía alimentaria. Enmedio del desierto verde que impone el avance de los monocultivos de pino yeucalipto de la SMURFIT, surgió la Asociación Agroecológica en memoria deEsther Cayapú ASOAESCA. Yeimi Cristina Arboleda Cayapu es la nieta deEsther, quien fuera desaparecida por las estructuras narcoparamilitares.En el marco de la Asociación, esta joven madre de 19 años hace suyos losideales de su abuela y de su madre, quien enfermó y murió a consecuencia delterror vivido. Sobrepuesta a las graves dificultades por la necesidad de lucharcontra la impunidad, y a pesar de haber crecido sin su abuela y sin su madre,Yeimi trabaja de manera ejemplar para que los dolorosos hechos acontecidosen Trujillo no se repitan nunca. Y para que en la zona sobreviva la producciónde alimentos y se consolide como despensa de vida. Esto hace de Yeimi unaluchadora por la vida y una gran lideresa comunitaria.Ante la forma negativa del gobierno colombiano de asumir su responsabilidadde atención a la población desplazada, Magda Lizbeth Zuñiga junto a suesposo Orlando Bolaños han denunciado esto como una forma derevictimización. Oriunda del municipio de Argelia, departamento del Cauca,esta incansable luchadora se formó en el seno de una familia campesina. Estaregión tuvo un incremento sin precedentes de presencia policial y del ejército
  9. 9. en 2007 y 2008, en el marco de la política de seguridad democrática. Elpretexto: combatir a la guerrilla de la región. Junto a la militarizaciónproliferaron las estructuras paramilitares denominadas águilas negras y losrastrojos que bajo su típico modus operandi, asesinatos crueles,descuartizamientos, desapariciones forzadas, amenazas fueron controlandomilitar, económica y socialmente a la población. Generaron al menos 4desplazamientos forzados en la región. Entre los amenazados por estasestructuras paramilitares, Orlando el esposo de Magda. Toda la familia havivido las amenazas, retención y seguimientos.Magda no ha renunciado a la búsqueda de justicia. Desplazada a la fuerza enla ciudad de Popayán y otros lugares de Colombia, ha denunciado losmacabros hechos ocurridos con la acción, omisión y aquiescencia deautoridades civiles y militares. Rompiendo con la barrera del temor ha motivadoel proceso organizativo de los desplazados de Argelia, Cauca. En julio de 2010,28 familias fueron beneficiadas con medidas cautelares de la ComisiónInteramericana de Derechos Humanos CIDH, que el gobierno colombiano aúnno ha acatado. A pesar del riesgo que esto implica, Magda ha tomado ladecisión junto a su esposo de regresar a su tierra de donde nunca debió serdesplazada desde donde piensa seguir luchando por el derecho a retornar ypermanecer, por el derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación integral y ala no repetición de estos crímenes de lesa humanidad.En el Meta: MaríaCerca de 200 mujeres y hombres de la región sufrieron los crímenes de LesaHumanidad. Junto con más de 119 campesinas y campesinos del Alto Ariari,exigen ante el INCODER el reconocimiento legal de las tierras que habitaronpor cinco décadas y de las que fueron desplazados. María Santos MedinaCuchimba de 65 años es una de ellas. Cabeza de hogar ha sido desplazadapor la violencia más de una vez. Fue una de las campesinas que participó enlos poblamientos realizados a la región del Alto Ariari durante la década de losaños 60, provenientes de Río Chiquito, tras la persecución del Estadocolombiano a las expresiones campesinas de Comunas Agrarias. En el 2002fue nuevamente víctima del desplazamiento. En su memoria y en la de loscampesinas y campesinas retumban aún los destrozos causados por eldesplazamiento forzado que siguió hasta 2005. María es una de las lideresasimpulsoras de la Comunidad Civil de Vida y Paz, CIVIPAZ, asentada en la ZonaHumanitaria de la región del Alto Ariari, municipio de El Castillo, departamentodel Meta. Allí ha constituido espacios de protección de ecosistemas y aguas.También hace parte del Sindicato Agrario SINTRAGRIM, las Juntas de AcciónComunal, la Organización de Mujeres.Las mujeres son acompañadas en los territorios en la defensa de la vida,de sus derechos y de los ecosistemas por la Comisión Intereclesial deJusticia y Paz, organización colombiana de derechos humanos, con 24años de existencia. Los equipos de acompañamiento han compilado estaimportante información de Colombia.

×