25 de noviembre: Basta de violencia contra las Mujeres!. (noticias varios países)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

25 de noviembre: Basta de violencia contra las Mujeres!. (noticias varios países)

on

  • 222 views

A lo largo de estos 20 años como La Vía Campesina hemos reconocido el rol de las mujeres en todos los aspectos de la vida, en ese sentido hemos denunciado al capitalismo y al patriarcado como los ...

A lo largo de estos 20 años como La Vía Campesina hemos reconocido el rol de las mujeres en todos los aspectos de la vida, en ese sentido hemos denunciado al capitalismo y al patriarcado como los principales generadores de todo tipo de violencia: física, ética, psicológica, política y económica que aumentan las condiciones de discriminación y las situaciones de violencia hacia las mujeres y niñas....

Statistics

Views

Total Views
222
Views on SlideShare
198
Embed Views
24

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

2 Embeds 24

http://cronicasdeldespojo.blogspot.com 20
http://cronicasdeldespojo.blogspot.com.es 4

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

25 de noviembre: Basta de violencia contra las Mujeres!. (noticias varios países) 25 de noviembre: Basta de violencia contra las Mujeres!. (noticias varios países) Document Transcript

  • 25 de noviembre: Basta de violencia contra las Mujeres! Comunicado La Vía Campesina (Harare, 25 de Noviembre de 2013) A lo largo de estos 20 años como La Vía Campesina hemos reconocido el rol de las mujeres en todos los aspectos de la vida, en ese sentido hemos denunciado al capitalismo y al patriarcado como los principales generadores de todo tipo de violencia: física, ética, psicológica, política y económica que aumentan las condiciones de discriminación y las situaciones de violencia hacia las mujeres y niñas. Las campesinas en todo el mundo sufren la violencia de clase heredada del latifundio, la falta de acceso a la tierra, a los bienes de producción, la falta de condiciones para permanecer en el campo causadas por el poder destructor del agronegocio, que hoy por hoy, es la expresión del capital en el campo. Este modelo de agricultura no solo acapara la tierra y expulsa, sino que además pone en riesgo la vida millones de mujeres en todo el mundo, pues las expone a los agrotóxicos y venenos utilizados en este modelo de agricultura. Inspirados e inspiradas en las luchas por la tierra, reforma agraria, soberanía alimentaria, hemos posicionado el debate de género desde una perspectiva de clase, a partir de esta reflexión política construimos y lanzamos la Campaña `Basta de violencia contra las mujeres´ en el 2008 en el marco de nuestra V Conferencia, herramienta de denuncia que ratificamos el pasado junio en nuestra VI Conferencia en Indonesia. Como movimiento campesino hemos afirmado que nuestras luchas son para generar una sociedad basada en la justicia y la igualdad,
  • respetuosas de los derechos humanos. Las mujeres tienen derecho a una vida digna; y en el caso de las mujeres del campo esta vida digna está directamente relacionada con el acceso a la tierra y la soberanía alimentaria, estudios confirman que las mujeres producen el 80% de los alimentos, y apenas son propietarias del 2% de las tierras. Como Vía Campesina creemos que para acabar con esta violencia estructural es fundamental acabar con el sistema capitalista que se basa en la explotación de clase, género y exclusión, principalmente, de las mujeres campesinas. Es así, que este 25 de noviembre las mujeres de la Vía Campesina hacemos un llamado a preparar Jornadas Internacionales de lucha, resistencia y de denuncia por el fin de toda forma de violencia contra las mujeres.
  • Basta de Violencia contra las Mujeres! Más información: Fotos y audios: Vean Nueva Colección de Postales Basta de Violencia contra las mujeres! Cartilla Basta de Violencia contra las Mujeres, aquí. Vídeo: Basta de Violencia contra las Mujeres! -- La Via Campesina Via Campesina is an international movement of peasants, small- and medium-sized producers, landless, rural women, indigenous people, rural youth and agricultural workers. We are an autonomous, pluralist and multicultural movement, independent of any political, economic, or other type of affiliation. Born in 1993, La Via Campesina now gathers about 183 organisations in 88 countries in Asia, Africa, Europe, and the Americas. Siganos en facebook | twitter | vimeo Email: viacampesina@viacampesina.org Aprobado en penúltimo debate proyecto contra impunidad en casos de violencia sexual Posted: 20 Nov 2013 02:34 PM PST
  • El proyecto de ley 037, de autoría de los representantes Ángela Robledo e Iván Cepeda, que pasa a su último debate, pretende reformar la legislación vigente con el fin de garantizar el acceso efectivo a la justicia de las mujeres víctimas de violencia sexual, especialmente en el contexto del conflicto armado. BOGOTÁ, 20/11/2013. Los representantes Ángela Robledo e Iván Cepeda, autores de la iniciativa, celebraron la aprobación en su penúltimo debate en la Comisión Primera de Senado del Proyecto de Ley 037 de 2012: “Por el cual se modifican algunos artículos de las leyes 599 de 2000, 906 de 2004 y se adoptan medidas para garantizar el acceso a la justicia de las víctimas de violencia sexual, en especial la violencia sexual con ocasión al conflicto armado”. A partir de esta ley, se reconocería que cuando un hecho de violencia sexual ocurre de manera sistemática o generalizada por parte de los actores del conflicto, tiene el carácter de delito de lesa humanidad. El proyecto propone la adopción de una serie de disposiciones que tienen que ver con el tratamiento jurídico de los delitos de violencia sexual, con las normas de procedimiento en materia de investigación y juzgamiento de tales conductas, con fortalecer la celeridad y la eficacia de la justicia, al igual que otras disposiciones y medidas administrativas orientadas a proteger los derechos de las mujeres en cuanto a su formación, integridad y libertad sexuales. La iniciativa que busca modificar el Código Penal, el Código de Procedimiento Penal y a Ley de Violencia contra las mujeres (1257 de 2008), cuenta con el apoyo del ministerio de Justicia. Los congresistas Cepeda y Robledo afirmaron que la aprobación de este proyecto es una buena noticia para las víctimas, quienes conmemorarán el día internacional de la no violencia contra las mujeres, el próximo 25 de noviembre. Manifiesto del Movimiento de Mujeres del Ecuador “Todo retroceso en derechos alcanzados, es violencia” 25 de Noviembre de 2013 Nosotras, impulsadas por nuestra fuerza, convicción y compromiso y apoyadas en las voces de nuestras ancestras, que nos legaron la lucha por la igualdad, equidad, justicia social y justicia de género, no
  • discriminación, la dignidad de las mujeres, sus pueblos, sus territorios y la defensa de la naturaleza. Nosotras, esas voces que ni el patriarcado ni el capitalismo han podido callar, consideramos que este es el momento en el que las exigencias y propuestas del movimiento de mujeres, deben ser escuchadas y asumidas por el Estado ecuatoriano y la sociedad en su conjunto. Nosotras, mujeres de campo y ciudad, mujeres de los manglares, mujeres rurales, de los barrios, cooperativas, mujeres urbano populares, campesinas, trabajadoras, jóvenes, estudiantes, profesionales, trabajadoras sexuales, lesbianas, indígenas, negras, adultas mayores, con capacidades especiales, unidas en la fuerza de las diversidades. Reconocemos Que el Ecuador es un Estado Constitucional de derechos y justicia social, laico y plurinacional, lo que implica el reconocimiento de los sujetos de derechos específicos y la obligatoriedad del Estado de garantizar todos sus derechos. Que en el Ecuador se ha legitimado la paridad electoral, la distribución de la Pastilla de Anticoncepción de Emergencia en la lista de medicamentos del Sistema de Salud Pública y la creación de los Juzgados Especializados contra la violencia a la Mujer y la Familia, que son resultado de nuestras luchas históricas como movimiento de mujeres. Expresamos Que el régimen actual ha reforzado un modelo económico de explotación de la naturaleza afectando especialmente a las comunidades, pueblos y nacionalidades, mediante el apoyo a la minería a gran escala y la agroindustria. Que la ausencia de una real y equitativa reforma agraria, sumada al modelo extractivista y colonizador de nuestros pueblos y territorios, ha generado una re-primarización de la economía nacional que profundiza la división sexual del trabajo en términos patriarcales y capitalistas, afectando directamente la vida de las mujeres por la enorme carga de trabajo reproductivo y productivo que se nos asigna, así como por la expansión vertiginosa de la colonización de los cuerpos de las mujeres y las niñas. Que el cambio de la matriz productiva, no puede centrarse en el extractivismo, ni en la modernización del capitalismo y de la neocolonialización. Que se anuncia el avance de las negociaciones del TLC con la Unión Europea, que la liberalización del mercado y los TLCs no tienen en cuenta factores específicos de género, y que por el contrario, agudizan las inequidades y discriminaciones: aumentan la participación de las mujeres en la economía informal y la feminización del empleo precario, empeorando la ya deteriorada calidad de vida.
  • Alertamos que este proceso puede derivar en una mayor explotación y feminización de la pobreza y una mayor denigración a las mujeres como sujetas de dignidad y de derechos. Demandamos a las cinco funciones del Estado Garantizar una economía social, solidaria y para la vida, que rompa relaciones de explotación, mercantilización de los medios de vida, fomentando la participación de los actores de la economía social y solidaria. Que el modelo económico no considere a la naturaleza como un objeto de explotación irracional, por lo que exigimos que la iniciativa Yasuní ITT, de mantener el petróleo bajo tierra, sea sometida a consulta popular para demostrar al mundo que es posible un verdadero cambio de matriz productiva. Que el modelo económico extractivista, colonizador de los cuerpos de las mujeres, genera condiciones sociales y culturales que promueven la explotación y el abuso sexual. Que suspendan las negociaciones del TLC con la Unión Europea y se transparente los textos en negociación. Asegurar y garantizar el acceso real de las mujeres a los medios de vida como el agua, la tierra, las semillas, que mantengan la soberanía alimentaria y el mandato constitucional de No a los transgénicos. Garantizar los derechos laborales y la seguridad social para las mujeres, incluidas aquellas que están dedicadas al trabajo reproductivo y al trabajo sexual. Formular e implementar políticas públicas orientadas a promover responsabilidades compartidas en el trabajo del cuidado de la vida y creación de servicios que faciliten el ejercicio del derecho a la recreación y al descanso de las mujeres. Garantizar el acceso a la educación a todos los niveles, además de una educación no sexista, diversa, que promueva las libertades de conciencia, de cátedra, de asociación y organización; principios democráticos que las últimas reformas están vulnerando. Garantizar el derecho a una vida libre de violencias: física, psicológica, sexual, económica, patrimonial y política, desde un pluralismo jurídico con enfoque de género. Nuestra máxima exigencia es una Ley Orgánica de Erradicación de las Violencias contra las Mujeres, la tipificación del feminicidio y el femicidio. Sin embargo, frente al contexto legislativo, demandamos de manera urgente que el Código Orgánico Integral Penal incluya nuestra propuesta a las reformas de la Ley 103, el Procedimiento Especial y Expedito para juzgar infracciones de violencia contra la mujer e intrafamiliar, la tipificación del femicidio y la violencia contra la mujer y la familia. No aceptamos retrocesos en nuestros derechos, menos aún en una Asamblea liderada por mujeres.
  • Tipificar los delitos sexuales relacionados con la trata de personas desde una comprensión integral que sancione a los “consumidores” de explotación sexual de niñas, niños, adolescentes y mujeres, hecho repudiable que es considerado a nivel global como nueva forma de esclavitud. En concordancia con la Constitución, la legislación secundaria debe mantener esta coherencia a favor de las víctimas de trata y tráfico, incluyendo la figura del recurso efectivo para la protección y reparación de derechos. Despenalizar totalmente el aborto por ser un tema de justicia social y salud pública en el que hay que considerar los profundos problemas sociales, las altas tasas de mortalidad materna y la ausencia de garantías hacia las víctimas de violencia sexual. Las mujeres somos capaces de tomar decisiones autónomas sobre nuestros cuerpos y proyectos de vida. En el contexto actual, exigimos la despenalización del aborto por violación considerado como delito de lesa humanidad, sustentado en la lacerante realidad de violencia sexual que vivimos las mujeres, niñas y adolescentes en el Ecuador. Crear el Consejo de Igualdad de las Mujeres a través de la Ley Orgánica de Consejos de Igualdad. La superación de las desigualdades entre personas requiere de una Ley Orgánica basada en el reconocimiento de los sujetos de derechos, la implementación de sistemas de protección integral de derechos, y una institucionalidad que ejerza rectoría e incidencia en la construcción de políticas públicas, de acuerdo con el mandato Constitucional. Vemos con preocupación que el proyecto del Código Orgánico Integral Penal en lugar de garantizar los derechos humanos, colectivos y de la naturaleza - contrariando tratados y convenios internacionales y nuestra propia Constitución- criminaliza la protesta social, persigue a opositores políticos, coarta la libre asociación y participación, viola el derecho a la resistencia. Rompiendo la Constitución de garantía de derechos, el COIP aumenta penas para organizaciones, colectivos y personas, sobre todo servidores públicos, criminaliza, denuncia y condena a las mujeres más pobres en los servicios de salud, evadiendo las responsabilidades del Estado. Todo ello abre la posibilidad de que los/as operadores/as de justicia usen en forma arbitraria las tipificaciones abiertas y no precisas de terrorismo, financiación del terrorismo, sabotaje, rebelión, instigación y apología del delito, e incluso participación y hasta huelga. Proponemos precisión en esta tipología presente en todo el Código y consecuencia con la garantía de derechos eliminando la concepción de un derecho punitivo basado en la persecución a quienes piensan diferente tratándolos como delincuentes o más aún “enemigos internos”. Eliminar el Decreto 016 por atentatorio al derecho a la libre asociación y participación autónoma de las diversas actorías sociales.
  • Promover una Cultura de la Paz, basada en la justicia social, como el conjunto de principios, actitudes y herramientas que rechazan la violencia y previene los conflictos atacando sus causas, mediante el diálogo, la negociación y la restauración de los derechos violentados. El Movimiento de Mujeres del Ecuador: Se adhiere y multiplica las voces de las mujeres de los pueblos y nacionalidades que luchan en sus territorios contra el modelo capitalista extractivista y rechaza la política petrolera que se visibiliza en las actuales rondas petroleras y la negociación con las empresas mixtas. Rechaza la política del gobierno nacional, que junto a otros gobiernos, promociona la megaminería, el monocultivo y agrotóxicos, la misma que atenta contra los principios constitucionales y abre la puerta a los transgénicos en detrimento de la soberanía alimentaria. Responsabilizamos al Estado ecuatoriano de la violencia que pueda surgir en los territorios sea por las fuerzas armadas o por las mismas empresas. Apoya y convoca a otros movimientos sociales de pueblos y nacionalidades, jóvenes, ecologistas, trabajadoras/es, pobladoras/es, de diversidades sexo genéricas e intelectuales, a proclamar la necesidad de la autodeterminación de las soberanías territorial, alimentaria, energética y de los cuerpos. Hacemos un llamado a la ciudadanía: A que no nos acomodemos a los sistemas de injusticias, explotación y represión. A no perder la capacidad de indignación ni renuncia a nuestros derechos. Continuaremos en resistencia, en la construcción colectiva de propuestas que aporten al desarrollo de una cultura de paz, igualdad y felicidad para todas y todos Movimiento de Mujeres del Ecuador: ACDemocracia Asamblea de Mujeres Populares y Diversas del Ecuador - AMPDE Asociación de Mujeres de las Juntas Parroquiales Rurales del Ecuador-AMJUPRE Cabildo de Mujeres de Quito CEDEAL Confederación de Mujeres por el Cambio - CONFEMEC Coordinadora Política de Mujeres del Ecuador Colectivo Nosotras Flor del Guanto Foro Nacional de las Mujeres Foro de Abogadas por la Seguridad Jurídica - Guayas Frente de Defensa de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos Movimiento de Mujeres de Sectores Populares y Colectivo Político Luna Creciente Movimiento de Mujeres de El Oro Plataforma Nacional por los Derechos de las Mujeres Organización Ecuatoriana de Mujeres Lesbianas Red de Mujeres de Santa Elena Red de Mujeres Políticas del Ecuador-REMPE Secretaría
  • de la Mujer UNE Veedurías Ciudadanas por la erradicacación de la violencia contra las mujeres 24TH NOV 2013SECCIONES: NOTICIAS La mejor inversión contra la violencia Por Tarcila Rivera Zea* Revertir las condiciones de pobreza y exclusión en las que viven las mujeres indígenas es el mejor modo de erradicar la violencia. Presión sobre territorios indígenas empuja a las mujeres a migrar a las urbes en donde son víctimas de explotación laboral y sexual.
  • Recientemente el Perú fue sede de la Conferencia Global de Mujeres Indígenas , que reunió a lideresas de África, el Pacífico, Europa, Asia, América Latina, Norteamérica y Rusia. En una sola voz, las indígenas del mundo entero nos pronunciamos en contra de toda forma de violencia, venga de donde venga, y de cualquier modo en que se manifieste. Estamos en contra de la agresión a nuestros cuerpos, originada en la violencia doméstica, el abuso sexual, prácticas como la ablación y la forma más extrema de violencia, el feminicidio. Sin embargo, para las mujeres indígenas, la violencia se expresa en múltiples formas que, hasta hoy, son invisibles para los demás. Vivimos en países que no reconocen nuestra existencia y no asumen nuestra protección. No contamos con posibilidades de acceder a una educación de calidad y tener autonomía económica. Y tampoco somos conscientes de las obligaciones que nuestros Estados tienen para con nosotras. Consideramos que esta situación de completa vulnerabilidad, en las que nos vemos sumergidas, es una forma más de violencia. Para las mujeres indígenas existe además una forma de violencia tan o más perniciosa, aquella que se realiza contra la naturaleza. Mientras que las mujeres Inuit de Groenlandia ven como el crecimiento de las aguas hace desaparecer sus comunidades, como consecuencia del cambio climático, las indígenas Quechua de Perú se enfrentan a empresas mineras por la defensa del agua. Cada día esta presión empuja a las mujeres indígenas fuera de sus comunidades, hacia las urbes, en donde son víctimas de explotación laboral y sexual. Desaparecen así las guardianas de estos territorios y con ellas su conocimiento ancestral, que asegura la biodiversidad en el mundo y que pueden ser la respuesta para enfrentar los embates del cambio climático. Nuestra propia experiencia nos ha demostrado que no lograremos erradicar la violencia solamente atacando los efectos. El Perú es el segundo país con mayor población de mujeres indígenas en América Latina, con alrededor de 3.2 millones. De acuerdo a un estudio del Banco Mundial en este país, el 60% de las mujeres victimas de violencia tienen mayor probabilidad de perder a su hijo antes del término del embarazo, el 21.3% de sufrir complicaciones durante el parto y el 19.6% de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual. Más de la mitad de estas mujeres se encuentran en zonas rurales.
  • La violencia contra la mujer tiene consecuencias también en su salud y el bienestar de sus hijos, y estos costos son asumidos por todos los ciudadanos. Según Programa para el Desarrollo de la ONU – PNUD , tan solo en América Latina, invertimos el 2% del PIB en paliar las consecuencias de la violencia. En el Perú, el Estado gasta un promedio de 36 millones de soles (alrededor de 12 millones de dólares) en programas sociales que atenúan, mas no desaparecen el problema. Una mujer indígena que accede a una educación de calidad tiene mayores probabilidades de salir de la pobreza, convirtiéndose en parte de la fuerza productiva de nuestros países, asegurando además el manejo sostenible de sus recursos. Al celebrarse el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer pedimos a aquellos que tienen en su poder el contribuir en la erradicación de este problema a actuar de forma inmediata. Las mujeres indígenas requerimos programas sostenibles que conduzcan al cambio de esa realidad. El tomar la decisión de invertir en nosotras no es solo una deuda moral, sino un modo de potenciar el desarrollo de nuestros países. * Tarcila Rivera Zea es una de las más reconocidas activistas indígenas en el Perú y el mundo. Entre sus logros destacan la fundación del Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas ECMIA y el Foro Internacional de Mujeres Indígenas FIMI. Es presidenta de CHIRAPAQ, Centro de Culturas Indígenas del Perú, asociación dedicada a la afirmación de la identidad cultural y el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas. Foto: Luiz Vasconcelos.