PROCEDIMIENTOS PARA LA                   COMUNICACIÓN EN EL                ALUMNADO CON TRASTORNOS                   GENER...
P@K-EN-REDES Revista Digital                         Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413   PROCEDIMIENTO...
P@K-EN-REDES Revista Digital                          Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413se posee y avan...
P@K-EN-REDES Revista Digital                         Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413(1997)1 en la qu...
P@K-EN-REDES Revista Digital                       Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413Habla idiosincrási...
P@K-EN-REDES Revista Digital                       Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413poseen un alto gra...
P@K-EN-REDES Revista Digital                          Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413relaciona este ...
P@K-EN-REDES Revista Digital                       Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413      El mismo eje...
P@K-EN-REDES Revista Digital                       Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413        Los alumno...
P@K-EN-REDES Revista Digital                       Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413Otras característi...
P@K-EN-REDES Revista Digital                         Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413recoger algunas ...
P@K-EN-REDES Revista Digital                         Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413       Lo primer...
P@K-EN-REDES Revista Digital                          Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413para modelar in...
P@K-EN-REDES Revista Digital                       Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413básicas de este mé...
P@K-EN-REDES Revista Digital                        Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413         obtenga ...
P@K-EN-REDES Revista Digital                       Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413      El Picture-E...
P@K-EN-REDES Revista Digital                         Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413imite una acción...
P@K-EN-REDES Revista Digital                          Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413               ...
P@K-EN-REDES Revista Digital                          Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413        Martín ...
P@K-EN-REDES Revista Digital                         Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-34133. Algunas estra...
P@K-EN-REDES Revista Digital                          Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413        situaci...
P@K-EN-REDES Revista Digital                        Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413      con trastor...
P@K-EN-REDES Revista Digital                          Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413       Repetimo...
P@K-EN-REDES Revista Digital                       Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-34135. Bibliografía.AT...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Procedimientos para la comunicación en el alumnado con trastornos generalizados del desarrollo (tgd).

1,291 views
1,214 views

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,291
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
11
Actions
Shares
0
Downloads
77
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Procedimientos para la comunicación en el alumnado con trastornos generalizados del desarrollo (tgd).

  1. 1. PROCEDIMIENTOS PARA LA COMUNICACIÓN EN EL ALUMNADO CON TRASTORNOS GENERALIZADOS DELP@K-EN-REDES DESARROLLO (TGD). Manuel Vázquez Uceda Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra noviembre, 2007 Revista Digital del Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra ISSN 1887-3413
  2. 2. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 PROCEDIMIENTOS PARA LA COMUNICACIÓN EN EL ALUMNADO CON TRASTORNOS GENERALIZADOS DEL DESARROLLO (TGD). Autor Manuel Vázquez Uceda Maestro de PT y Audición y Lenguaje. Orientador de Secundaria. Asesor de Formación en el Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra RESUMEN. El objetivo fundamental de este artículo es ofrecer algunas orientaciones acercadel trabajo en uno de los principales ámbitos de intervención en el alumnado contrastornos del espectro autista: el ámbito comunicativo. Basándose en las ideas deautores de notable relevancia en este campo de estudio, se presenta una selección deobjetivos prioritarios, sistemas de comunicación y estrategias metodológicas quepermitan a los profesionales que trabajan con este alumnado tener alguna referenciaclara acerca de cómo abordar la intervención para la potenciación de la comunicación. ABSTRACT. The essential aim of this paper is to offer some indications about working at oneof the most important educational areas for pupils into the autism spectrum:communication. Based on notable importance author’s ideas in this field, a selectionof priority objectives, communication systems and methodological strategies is shownto allow to professionals who work with this children having some references aboutthe way to start an educational intervention for promoting communication. PALABRAS CLAVE (KEY WORDS) Autismo, autism, trastornos del espectro autista, autism spectrum syndroms,trastornos generalizados del desarrollo, síndrome de Asperger, Asperger’s syndrom,comunicación, communication, lenguaje, language. Cualquier intervención educativa que se desarrolle de cara al alumnado contrastornos del espectro autista debe tener como uno de los propósitos fundamentalesel desarrollo de la comunicación funcional. Partir de la modalidad comunicativa que ya
  3. 3. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413se posee y avanzar hacia el incremento cuantitativo y cualitativo de los actos decomunicación es un objetivo esencial de toda actuación educativa que se realicedesde el necesario prisma de la funcionalidad. Junto con las actuaciones encaminadas a la potenciación del desarrollocomunicativo tenemos que considerar la intervención en los ámbitos cognitivo y socialcomo los dos pilares restantes para completar lo que se ha venido denominando comola tríada de Wing, concepto basado en las explicaciones de la británica Lorna Wing, sinduda una de las más relevantes investigadoras sobre esta temática a nivelinternacional. Pero no podemos caer en el error de considerar que las accioneseducativas que se lleven a cabo se refieren a un único ámbito. ¿Acaso podemosseparar el desarrollo comunicativo del desarrollo social o cognitivo? En las siguientes páginas se intentarán detallar algunas orientaciones queayuden al diseño y desarrollo de una intervención educativa coherente en el fomentode la comunicación en el alumnado afectado por trastornos del espectro autista, sibien es cierto que, la variabilidad individual de este alumnado nos hace advertir deque no todas las medidas serán aplicables a todo el alumnado, sino que, más bien seofrecen a modo de catálogo para que sean adaptadas a las características de cadacaso según el criterio profesional del docente o la docente que lo atienda.1. Revisión de las principales características de este alumnado en elámbito lingüístico-comunicativo. Parece obvio afirmar que las alteraciones del lenguaje y la comunicaciónforman parte del núcleo central del espectro autista. No obstante, es bastantecomplicado establecer un patrón claro del desarrollo del lenguaje en los sujetos conautismo. Como señala Monfort (1997)1 sus niveles son muy variados “abarcandodesde la ausencia total del lenguaje hasta usos muy sofisticados del idioma”. En esta misma línea discursiva, podemos aportar la clasificación de Rivière1 MONFORT, M. (1997) Perspectivas de intervención en comunicación y lenguaje en niños con autismoy/o disfasia receptiva. en RIVIÈRE, A.: Tratamiento del autismo. Nuevas perspectivas. IMSERSO. Madrid.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 3
  4. 4. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413(1997)1 en la que encuadra a los sujetos con autismo en tres grandes grupos enfunción de sus competencias lingüísticas: a) Niños autistas que no desarrollan ningún tipo de lenguaje oral (no verbales).Este grupo está constituido, aproximadamente por el 50% de la población. Con unaintervención precoz e intensiva, alrededor del 70% de estos niños pueden adquirircierto grado de comunicación funcional. b) Niños verbales, pero que presentan un retraso tanto en la comprensión comoen la expresión. c) Niños verbales con anomalías en el uso del lenguaje. Sin embargo no queremos pecar de simplistas dejando la explicación del ámbitolingüístico en meras generalidades. A continuación trataremos con detenimiento lasprincipales características del ámbito lingüístico-comunicativo de los sujetos conespectro autista.La conversación. En los casos de sujetos autistas, que llegan a desarrollar un nivel aceptable decomunicación verbal, se produce un tipo de conversación que reúne unascaracterísticas muy peculiares. Se trata de una dinámica conversacional muy limitada,diríamos que es extraordinariamente concreta y literal. Esta característica es habitual en las personas autistas verbales. Como señalaFrith acertadamente, “las preguntas y respuestas forman pequeñas unidades y cadarespuesta es la mínima y la última. Cada respuesta corta el flujo de la conversación”. En definitiva, podríamos decir que en la conversación del autista se da un meroacto de respuesta a una pregunta formulada por otro, pero no existe ese interés (o, talvez, la capacidad) por descubrir el porqué de una determinada cuestión o poracercarse al contenido emocional (no verbal) del diálogo.1 RIVIÈRE, A. (1997): Tratamiento y definición del espectro autista. en RIVIÈRE, A.: Tratamiento delautismo. Nuevas perspectivas. IMSERSO. Madrid.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 4
  5. 5. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413Habla idiosincrásica. El habla idiosincrásica (o lenguaje metafórico como lo llamó Kanner) es otra delas características definitorias del lenguaje autista. Este tipo de habla es la que lleva alos sujetos a asociar determinadas palabras o expresiones a ciertas realidades, peroen función de sus propias experiencias. El problema es que el oyente no siemprecomprende a qué realidad concreta representa la expresión del niño. Lo vemosclaramente en el siguiente ejemplo: un niño autista estaba un día con su madre, lacual le estaba cantando la canción Aserrín, aserrán maderitas de San Juan. En esemomento, a la madre se le cayó un cazo. Desde ese día, el niño cantaba la cancióncada vez que veía algo parecido a un cazo. El niño del ejemplo, había tomado la canción como símbolo que representa a larealidad cazo. Evidentemente, este tipo de habla dificulta sobremanera el establecimiento dela comunicación, ya que el receptor no comprende el mensaje.Ecolalias. Tal vez sea ésta la característica del lenguaje de los autistas que aparece conmayor frecuencia en la bibliografía. Por ejemplo, Smith (1993) dice “(...) ellossimplemente repiten a modo de eco lo que otros dicen, o repiten frases una y otravez”. Esta cita nos puede acercar a la idea de ecolalia pero, dad su relevancia en elcuadro que estamos abordando, debemos profundizar más en su conocimiento. Frith (1996) afirma que, al menos el 75% de los sujetos autistas presentanecolalias. El hecho de presentar estas emisiones repetitivas supone que los sujetos© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 5
  6. 6. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413poseen un alto grado de dominio de los aspectos fonológicos y prosódicos del habla,tanto en la dimensión receptiva como en la productiva. Además, resulta curioso que sólo repiten fragmentos del habla y no otros ruidosambientales. Incluso está demostrado que repiten aquéllos fragmentos del habla quese les dirigen directamente a ellos y no a otras personas. Pero, ¿tienen intención comunicativa las ecolalias?. Desde nuestro punto devista, las ecolalias, como tales, no tienen intención comunicativa. Podemos comprobarlo en le ejemplo que aporta Frith (1996): “Roberto dice: Díhola, Roberto”, no es más que un eco de lo que se le ha dicho a él. No ha interpretadola emisión. En caso de hacerlo no lo hubiera repetido literalmente”. No obstante,debido a que las ecolalias se pueden dar de manera inmediata o diferida (Gregory yGuttentag, 1999) pueden convertirse en ejemplos claros de habla idiosincrásica, encuyo caso, sí podrían responder a fines comunicativos. Por ejemplo, a un niño se ledice “No se toca la tele” cuando va a tocar la televisión. Él lo repite a modo deecolalia, pero lo asocia a la prohibición de tocar cualquier cosa que utilicehabitualmente su padre. Desde ese día, el niño utiliza “No se toca la tele” paraautorregular su conducta y para comunicar a los demás tal prohibición. De este modo,lo que comenzó como un simple eco, se ha convertido en una emisión cargada desentido.Inversiones pronominales. Esta característica se refiere al hecho de que los sujetos con espectro autistatiendan a utilizar de manera confusa los pronombres personales de primera y segundapersona. Es decir, sustituyen yo por tú y viceversa. Muchas han sido las explicaciones que se han querido buscar a esta confusión.Las más enrevesadas la asociaban a una profunda indiferenciación de su identidadcon respecto a la de los demás. Sin embargo, la explicación que nos parece más acertada es aquélla que© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 6
  7. 7. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413relaciona este hecho con las ecolalias: repetición de las emisiones de los otros. Frith(1996), en la obra que estamos citando de manera habitual, señala como ejemplo elcaso del niño que dice ¿Quieres una galleta? expresando su deseo propio de comeruna galleta. Esto se produce porque el niño repite la frase que el adulto suele emplearcuando le da galletas. Conocemos otro caso en el que, al decirle: “Pedro, cuentacuando tú eras chiquitito”, el niño comienza su narración diciendo: “Cuando tú eraschiquitito...”. Por lo tanto, la explicación, lejos de ser algo tan fantástico y oscuro como se hapretendido desde algunos sectores, nos remite al simple hecho de la tendencia al ecoque, una vez asociada a situaciones con sentido, pasan a formar parte del repertoriolingüístico habitual del sujeto.Dificultades en la comunicación no verbal. La comunicación adquiere muchas formas, incluyendo sonrisas, gestos yposturas. La comunicación puede ser un inicio, una respuesta o una imitación. Puedeservir para expresar emociones, pedir algo o lanzar una protesta. Resultaríainterminable realizar un listado de todas las formas y funciones de la comunicación,pero en el autismo, la práctica totalidad de ellas estan disminuidas (Gregory yGuttentag, 1999)1. Especialmente queremos referirnos a aquéllos aspectos relacionados con lacomunicación no verbal. El uso de las manos con intención comunicativa, lasexpresiones faciales, la entonación del discurso, etc... son, en los casos de autismo,prácticamente inexistentes. En el caso del alumnado autista de alto funcionamiento o en el caso delalumnado con Síndrome de Asperger, existen características del lenguaje que puedenser comunes, pero hay algunas peculiaridades que cabe destacar.Problemas para el inicio o mantenimiento de conversaciones.1 GREGORY y GUTTENTAG (1999): op. cit.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 7
  8. 8. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 El mismo ejemplo de la niña y el cartero, al que hemos hecho alusión endiferentes momentos de este documento, puede ser una situación ilustrativa de losproblemas que estas personas pueden presentar a la hora de iniciar unaconversación. Los temas elegidos para el inicio de intercambios orales no son loshabituales y no tienen en cuenta el interés que el tema en cuestión pueda tener parael interlocutor. A la niña del ejemplo no le importaba en realidad si al cartero legustaban las Deltics. Su interés no era otro que hablar (no conversar) sobre su temapreferido. Attwood (2002)1 nos aporta un ejemplo que puede ser muy ilustrativo de la ideaque estamos intentando transmitir:“El niño puede acercarse a un extraño en el supermercado, y su primera expresiónser: "¿Tienes una máquina segadora?", y entonces proceder a un monólogodemostrando un conocimiento enciclopédico en maquinaría de jardinería. Cuando laconversación ha empezado, parece no existir un interruptor y solo termina cuando elniño decide y el "guión" está completo”. En este monólogo, las personas que rodean al niño pueden ser capaces deanticipar exactamente cada palabra que el niño dirá a continuación, ya que el discursose reproduce de manera idéntica, sin ningún cambio. Otra de las características deestas pseudoconversaciones de los alumnos y alumnas con Síndrome de Asperger esla incapacidad para comprender signos de desinterés o aburrimiento en el interlocutor(esta característica se desarrolla de manera directa con las dificultades en la Teoríade la Mente a la que nos referíamos en el apartado anterior).Interpretación literal del lenguaje. En la amplia bibliografía existente en relación a las personas con trastornos delespectro autista en general y con Síndrome de Asperger en particular, aparecenmúltiples ejemplos que nos dan una muestra clara de esta característica de lacomprensión lingüística de este alumnado.1 ATTWOOD, T. (2002): El síndrome de Asperger: una guía para padres y profesionales. Paidós.Barcelona.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 8
  9. 9. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 Los alumnos y alumnas con Síndrome de Asperger no leen más allá de lo quedicen nuestras palabras. Las metáforas, las expresiones con doble sentido,determinadas frases hechas o refranes son totalmente opacas a la comprensión porparte de las personas con este cuadro. Podríamos afirmar que ellos sólo asignan unsolo significado a cada significante, lo cual dificulta en gran medida la comprensión dediscursos, más o menos, informales. De este modo, cuando a un niño que lleva un rato sin hablar le preguntamos¿te ha comido la lengua el gato? , él interpretará que lo que le estamos preguntandoes exactamente eso: si un gato se ha comido literalmente su lengua. Attwood (2002),autor al que venimos refiriéndonos asiduamente, nos aporta otro ejemplo muyilustrativo: Un amigo que visitaba a una familia dijo al niño: "Tienes los ojos de tupadre". Esto hizo que el niño se levantara enseguida, se volviese a su madre y dijera:"Yo tengo mis propios ojos, mamá".Uso “pedante” del lenguaje. No podemos aislar esta característica de la que acabamos de señalar en elapartado anterior. Si el alumnado con Síndrome de Asperger hace una interpretaciónliteral de las palabras, atribuyendo un solo significado a cada significante, es lógicopensar que, a la hora de hablar se dará esta misma circunstancia. La búsqueda de lapalabra más precisa para definir cada objeto o situación a la que se refieran en sudiscurso hará que, en muchas ocasiones, el vocabulario empleado por este alumnadosea especialmente rico y variado, lo cual puede considerarse como un acto depedantería. Así, si por ejemplo nosotros, refiriéndonos a una moto de pequeñacilindrada decimos: mira esa moto, no sería de extrañar que un chico o chica conSíndrome de Asperger nos corrigiese diciendo: no es una moto, es un ciclomotor 49centímetros cúbicos. Attwood (2002) nos aporta un dato relevante: “El temor a la ambigüedad y elquerer ser precisos hace que los padres se vuelvan tan pedantes como el niño”.Nosotros no seríamos tan rotundos en la afirmación, pero apoyamos la idea sabiendoque, en ocasiones, esta regla se cumple.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 9
  10. 10. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413Otras características propias del desarrollo del lenguaje. Nos referimos, por último, a una serie de características en las que no nosdetendremos por haberlo hecho en la sección destinada al autismo. Los alumnos yalumnas con Síndrome de Asperger comparten un buen número de característicaslingüísticas con el alumnado autista. Así, al igual que el alumno autista, el Aspergerpuede hacer uso de un habla idiosincrásica, bien por asociación errónea de un vocabloa una situación u objeto o por invención de términos totalmente novedosos de supropia cosecha. Por otro lado, los alumnos y alumnas con Asperger pueden tener alteracionesen la fluidez del discurso, oscilando entre una verborrea inusitada, centrada,especialmente en sus temas de interés y el silencio absoluto, cuando la conversacióno la información recibida por vía auditiva no se encamina a sus motivaciones. La entonación o la melodía del lenguaje es otro de los aspectos que se venafectados en el desarrollo de los alumnos y alumnas con Síndrome de Asperger. Deeste modo, este alumnado puede presentar con frecuencia un lenguaje monótono, sinvariaciones en la entonación. Por otro lado, podemos encontrar casos de alumnadocon este cuadro que alternen (de manera, aparentemente, arbitraria) diferentesentonaciones e incluso timbres de voz, sin que estos cambios supongan ningunainformación complementaria para el interlocutor.2. Orientaciones generales para el trabajo de la comunicación con estealumnado. Resulta una tarea compleja plasmar de manera sintética las orientacionesesenciales para el trabajo de la comunicación en el alumnado con TGD ya que laimportancia de este ámbito del desarrollo en este tipo de trastornos adquiere un valorde prioridad absoluta. El trabajo de la comunicación debe impregnar todos y cada unode los momentos del día en los que el alumno está activo: en casa, en la escuela, enlas actividades extraescolares, en la calle, en casa de familiares y amigos… Pero, pese a la complejidad que reconocemos en esta tarea, intentaremos© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 10
  11. 11. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413recoger algunas nociones básicas sobre el trabajo de la comunicación en el alumnadocon TGD o TEA. En primer lugar, siguiendo a Gortázar (1999)1, estamos convencidos de que elobjetivo central de la intervención es “conseguir u optimizar el uso comunicativodel lenguaje en el contexto natural, dando atención prioritaria a las habilidadescomunicativas o pragmáticas”. Por otro lado, cabe destacar la importancia que adquieren los sistemasaumentativos y alternativos de comunicación en el trabajo con este alumnado.Sistemas como el SPC, el PECS o el sistema de comunicación total de Schaeffer (et al.)son algunos de los más utilizados por el profesorado que atiende al alumnado conTGD aunque los sistemas mixtos, combinados o “caseros” son también muy utilizadosen pro de una premisa básica: comunicación ante todo. Por supuesto, como es constante en el alumnado con TEA, hay que tener encuenta el contexto en el que se realiza la intervención: · Contextos naturales de las rutinas de la vida diaria del niño. · Contextos clínicos (entrenamiento individual). · Rutinas altamente estructuradas. · Uso de claves o sistemas visuales. El contenido de los programas para el trabajo del lenguaje y la comunicaciónse centra en tres áreas fundamentales: · Uso funcional de actos comunicativos. · Desarrollo de habilidades conversacionales. · Discurso narrativo.Uso funcional de actos comunicativos.1 GORTÁZAR DÍAZ, MARÍA (1999): El tratamiento del lenguaje y la comunicación. Ponencia presentadaen las I Jornadas sobre autismo de la Asociación Autismo-Sevilla.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 11
  12. 12. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 Lo primero que debemos potenciar es que el niño o la niña comprendan elsentido de la comunicación, es decir, que comprendan que realizando determinadosgestos, sonidos, acciones… se puede conseguir lo que antes se conseguía(presumiblemente) con una rabieta. En definitiva, como señala Gortázar (1999) 1 “alinicio la intervención se centra en hacer sentir al niño la necesidad de comunicar ymás concretamente en las necesidades físicas y sociales de comunicación del propiosujeto”. Pero no debemos partir de necesidades básicas únicamente, sino que, por elcontrario, se debe buscar el trabajo de un primer acto comunicativo referido a algoque resulte especialmente motivador para el alumno o la alumna; puede ser un donut,pero también puede ser un perro de peluche. La selección de los objetivos que nos planteemos para la comunicación debepartir de un cuidadoso análisis de las intenciones comunicativas del sujeto, para locual debemos tener en cuenta: · Utilidad inmediata de la destreza en el ambiente natural · Capaces de generar consecuencias disponibles en el ambiente natural · Debe poder ser practicada con frecuencia en su vida diaria · Se debe partir de las destrezas o habilidades comunicativas que la persona posee, tratando de desarrollarlas en frecuencia y complejidad. Siguiendo con esta recomendación, tal vez el primero de los peldaños en lasecuencia de trabajo sería la enseñanza de gestos naturales. Como nos muestra PedroGortázar (2001)2 la secuencia de objetivos para la enseñanza de dichos gestos sería lasiguiente: · Gestos de petición· Llevar las manos del adulto para que este ejecute una acción (abrir un armario,coger un objeto de una estantería; etc.).· Entregar un objeto al adulto para que este ejecute una acción que el alumno nopuede hacer (abrir un bote cerrado; activar un juguete, etc.).· Tocar un objeto con la mano y posteriormente con el índice como forma de petición(p.ej. para escoger la merienda). Aprovechamos el movimiento de coger el objeto1 GORTÁZAR DÍAZ, MARÍA (1999): op. Cit.2 GORTÁZAR DÍAZ, PEDRO (2001): La enseñanza de gestos naturales en personas con autismo.Comunicación presentada en las II Jornadas de ISAAC. Valencia© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 12
  13. 13. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413para modelar inicialmente un gesto de tocar el objeto.· Mostrar la palma para pedir (gesto de "dame"). Inicialmente podemos modelar lapalma como movimiento de anticipación de la entrega de un objeto para,manteniendo la palma en el aire derivar de ahí el gesto. Este gesto constituye unapoderosa herramienta general de petición, equivalente pero más convencional parasu uso inicial que el signo de "quiero".· Indicación con mano o índice (gesto de señalar). Podemos derivar el gesto deindicar a distancia a partir del gesto de tocar con el índice para pedir yposteriormente retirar el contacto (Newson, 1998). También podemos aprovecharsituaciones en las que el alumno, ya sea en el eje horizontal o vertical, apenas lleguea tocar objetos deseados. · Gestos de rechazo· Entregar o devolver objetos no deseados al adulto.· Gesto de apartar con la mano.· Signo de "se acabó", inicialmente para marcar la terminación de rutinas yactividades habituales y posteriormente para interrumpir actividades no deseadas.· Gesto de negación con índice. Podemos intentar modelarlo a partir del gesto deapartar con la mano.· Gesto facial de rechazo ("no" facial). La enseñanza de gestos naturales puede ser el punto de partida para el uso deotros sistemas aumentativos de comunicación como pueden ser el sistema decomunicación total (habla signada) de Benson Schaeffer o el Picture ExchangeCommunication System (PECS). El método de comunicación total de Schaeffer lleva más de veinte añosutilizándose con niños autistas en EE.UU. con un gran éxito de aplicación.Paradójicamente, hemos tenido que esperar hasta el año 2005 para contar con unatraducción publicada en nuestro país. A continuación veremos cómo Gortázar (1999)1 resume las características1 GORTÁZAR, P. (1999): El tratamiento del lenguaje y la comunicación en alumnos con espectro autista.Ponencia presentada a las II Jornadas sobre educación y terapia en autismo. Sevilla.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 13
  14. 14. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413básicas de este método: · Es un sistema bimodal, es decir, acompaña los signos de palabras reproduciendo el orden sintáctico. Pero no consiste en signarlo todo, sólo signamos frases con uno o dos elementos. Por ejemplo, para signar "Niño, vamos al patio", sólo signaremos la palabra "patio". · La topografía de los signos está tomada del Lenguaje de Signos utilizado por la comunidad sorda. · El programa segmenta los signos en movimientos. Es decir, cada movimiento equivale a una sílaba de la palabra. Por ejemplo, para hacer el signo "amigo" tendríamos que hacer el movimiento correspondiente tres veces, una por cada sílaba de la palabra. A este respecto existen algunas discrepancias entre los terapeutas, pero lo que sí parece claro es que la emisión del signo debe durar lo mismo que la palabra oral, con lo cual el movimiento debe repetirse al menos dos veces. · El objetivo final es el lenguaje oral, aunque tenemos un objetivo primario, que es signar y un objetivo intermedio, que sería combinar signos y sonidos. Este método crea en el niño esa "estructura mental" que le permite comprender que sus emisiones provocan cambios en el medio, le lleva a comprender la funcionalidad del lenguaje y, en la mayoría de los casos, a partir del uso de las primeras palabras, este sistema "tira" del lenguaje del niño, produciéndose un aumento considerable en el vocabulario. · Cuando el niño empieza a producir la palabra puede ser interesante permitirles que, libremente usen o no el signo. Muchas veces dejan de usar el signo porque así tienen las manos libres y obtienen el mismo resultado con las emisiones orales que con las signadas. Aún así, los signos siguen siendo útiles para estructurar las palabras. · Siempre es conveniente comenzar con signos de petición, para que el niño© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 14
  15. 15. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 obtenga aquel objeto o realice aquella acción con la que cubra sus necesidades. · Habitualmente, para la enseñanza de los signos, se utilizan estrategias de moldeado, en las cuales hay que considerar la forma, la posición y el movimiento propios de cada signo. Por ejemplo, para trabajar un gesto de petición podríamos utilizar la siguiente secuencia metodológica basada en el principio de aprendizaje sin error: (Comenzamos trabajando un sólo signo). - Primero enseñamos el objeto. - Moldeamos el signo en el niño. - Entregamos el objeto. - Repetimos la secuencia hasta que el niño interiorice la acción. - Se desvanece la ayuda, sustituyendo las ayudas táctiles por ayudas visuales. · Siempre es conveniente comenzar por signos que utilizan una sola mano. · Es imprescindible que, si se emplea el método, todo el contexto del alumno (familia, escuela...) conozca el sistema y los signos concretos, de lo contrario, estaríamos entorpeciendo el desarrollo comunicativo del alumno. · Es un método que se trabaja por inmersión, es decir, el niño está constantemente rodeado de personas que utilizan el mismo código que él. Los verdaderos terapeutas, en este caso, son los padres ya que son los que pasan la mayor parte del día con el niño. Por consiguiente, son ellos los que deben recibir un entrenamiento adecuado para la aplicación del método. Por otro lado, hemos dicho que el PECS es otro sistema muy utilizado.Reproducimos de manera íntegra la explicación que, sobre este sistema, se incluye enwww.autismo.org, una interesante página sobre trastornos del espectro autista:© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 15
  16. 16. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 El Picture-Exchange Communication System (PECS) ha sido creado dentro delDelaware Autistic Program a raíz de los problemas que encontramos a lo largo demuchos años en la aplicación de una serie de programas de enseñanza (Bondy &Frost, 1994b, Frost & Bondy, 1994). El método PECS empieza en primer lugar averiguando qué es lo que le gusta alniño, qué es lo que quiere. Pueden ser cosas de comer, beber, juguetes, libros ocualquier otra cosa que el niño suele buscar y coger. Una vez que el adulto hayadeterminado qué es lo que quiere el niño por haberlo observado, se hace unafotografía en color o un dibujo en blanco y negro del objeto. Si a un niño le gustan laspasas, empezamos con dos instructores. Cuando el niño alarga la mano para cogeruna pasa, uno de ellos lo ayuda a coger la ilustración de la pasa y a ponerla en lamano abierta del otro instructor, que es el que tiene la pasa. En cuanto éste tenga lailustración en la mano, dice: "Ah, quieres una pasa" (o algo por el estilo) y procede adársela de inmediato. No se pregunta al niño qué es lo que quiere. No se dice al niñoque coja la ilustración. El instructor no dice nada hasta que el niño haya puesto la fotoo dibujo en la mano abierta. Con el transcurso del tiempo, se deja de ayudar al niño acoger el dibujo y ponerlo en la mano del otro instructor. Tras varias interacciones, elniño empieza a coger el dibujo por su cuenta para dárselo a un instructor. El próximo paso consiste en alejarse del niño para que éste haga un esfuerzopara llegar al instructor. A estas alturas habrá más adultos a quien entregar el dibujoo foto. Una vez que se haya enseñado al niño a dar un dibujo a varias personas, seañaden otros dibujos de otras cosas que el niño desea, pero solamente uno a la vez.Esas ilustraciones se fijan a una tabla con velcro. Pasado cierto tiempo durante el cualel niño es capaz de usar varios dibujos uno por uno, el instructor puede fijar dosilustraciones en la tabla, y después tres, cuatro, etc. En este nivel se ha empleado unaserie de protocolos para fomentar la capacidad de discernimiento. El niño que llegue a este punto utilizando este sistema, aunque a primera vistaparezca que está haciendo poco, en realidad ha aprendido cosas muy importantes.Cuando quiera algo, irá a la tabla de dibujos, cogerá uno, lo llevará al adulto paraponérselo en la mano y se esperará a que le den el objeto deseado. Es decir, el niñose dirige con calma a un adulto para conseguir lo que quiere en lugar de intentarconseguirlo sin prestar atención alguna a otras personas. El hecho de que el niño© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 16
  17. 17. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413imite una acción dentro del contexto social apropiado es de suma importancia. El niñono depende de las ayudas verbales que le pueda dar un adulto para comunicar lo quedesea. La próxima etapa en PECS consiste en enseñar al niño a formar oracionessimples como por ejemplo "quiero"... "galleta" por medio de varias imágenes (unatarjeta con un dibujo representa "quiero") y una serie de dibujos que representan unaoración. El niño debe entregar la oración a un adulto. A continuación se enseña al niñoa diferenciar entre pedir y hacer observaciones (la distinción entre solicitar que le denalgo y clasificar o decir algo sobre una cosa) por ejemplo "tengo", "veo" o "hay". Paraalgunos niños esta etapa es muy difícil y posiblemente exija ajustes individuales. PECScontinúa con un creciente número de dibujos por oración y de funciones decomunicación. La mayoría de los niños que utilizan PECS acceden, como mínimo a la primeraetapa: cambiar un solo dibujo (u otra representación visual) por un objeto deseado.Por otro lado, un gran número de niños adquieren competencias verbales a raíz deluso de este sistema aunque otros siguen empleando los dibujos sin hablar.Desarrollo de habilidades conversacionales. Si recordamos las características que atribuíamos al lenguaje del alumnado conTEA, decíamos que podían tener pseudoconversaciones. Para desarrollar unacercamiento a actividades de conversación deberíamos, en primer lugar, trabajar losturnos de espera. Para ello, el uso de tarjetas al efecto puede ser de gran utilidad.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 17
  18. 18. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 Ejemplo de tarjeta para el trabajo de la espera Pero se puede trabajar esta espera de un modo más complejo: asignando unatarjeta al oyente y otra al hablante, intercambiándolas cuando el papel cambie. Ejemplo de imágenes tomadas del material Enséñame a hablar1 En alumnado autista de alto nivel o con Síndrome de Asperger puede utilizar los 2conocidos Scripts sociales de Carol Gray (1994) para saber cómo comportarse anteuna situación de intercambio conversacional.1 LÓPEZ GARZÓN, Gloria (2004): Enséñame a hablar. Grupo Editorial Universitario. Granada.2 GRAY, C. (1994): Historias sociales y conversaciones en forma de historieta. En Schopler y Mesibov.Asperger Syndrome or High-Functioning Autism?. Pro Ed. Canadá.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 18
  19. 19. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 Martín Borreguero (2004) nos aporta el siguiente ejemplo de un script socialdiseñado para una fiesta de cumpleaños que nos serviría como modelo para elaborarnuestro propio script para el trabajo de la conversación:  Primero buscar a Juan, felicitarle y darle su regalo de cumpleaños  Segundo, me sentaré con los otros niños para ver la actuación de los payasos y el espectáculo de magia.  Tercero, después de la actuación del mago, hay juegos de grupos. Jugaré con los otros niños siguiendo las reglas de cada juego y sin hablar acerca de los dinosaurios.  Después de jugar, me sentaré con los otros niños en la sala-comedor para comer el pastel de cumpleaños. No debo tocar el pastel de cumpleaños, sino esperar a que un adulto me dé un trozo en un plato.  Después de la merienda, y antes de irme a mi casa, buscaré a Juan para agradecerle su invitación a su fiesta y decirle lo bien que lo he pasado.  Mi madre vendrá a recogerme y podré hablar con ella de los dinosaurios.Desarrollo del discurso narrativo La idea clave de esta fase es enseñar a comprender y producir narraciones. Laestructuración del lenguaje a través del uso de pictogramas (por ejemplo, el métodoEnséñame a hablar de Gloria López Garzón o las viñetas de Papá Moll), el aprendizajedel uso de conectores, etc… permitirá que el alumnado desarrolle estructurassintácticas que le permitan el uso de un discurso paulatinamente más fluido. Ejemplo de secuencia trabajada con el material Papá Moll11 Los pictogramas de Papá Moll pueden conseguirse en este enlacehttp://www.fortunecity.de/lindenpark/prinzenallee/252/stories.htm© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 19
  20. 20. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-34133. Algunas estrategias generales y procedimientos útiles para eltrabajo del lenguaje.María Gortázar (1999)1 nos aporta algunas estrategias que, sin duda, nos ayudarán aorientar el tipo de actividades que podemos hacer con nuestro alumnado:  Enseñanza incidental: el niño inicia la interacción y el adulto usa esa oportunidad para requerir al niño una emisión más completa o elaborada. Se le ayuda al niño con estrategias de pregunta abierta o de alternativa forzada, imitación, petición de clarificación u otras.  Presentación de obstáculo o cadena interrumpida: El adulto interrumpe al chico en medio de una secuencia predecible de conductas en la cual él esta activamente ocupado. El estudiante está usando objetos o actuando de una forma predecible y es interrumpido en su actividad de modo que no puede continuarla si no responde a la demanda comunicativa del adulto. El adulto introduce estrategias de ayuda. La interrupción se puede realizar: bloqueando pasivamente la acción del niño, retrasando él darle un objeto que necesita para continuar, colocando un objeto fuera de su alcance, ofreciendo un objeto en un recipiente que no puede abrir o una puerta cerrada..  Estupidez creativa: supone dar al chico una orden, comentario o feedback inadecuado, de forma que se vea obligado a pedir o a dar nueva información al adulto.  Actividades conjuntas no directivas: supone compartir actividades con el niño. Se evita ser directivo; se utilizan fundamentalmente estrategias en forma de pregunta, la expansión y la extensión.  Expansión: El adulto realiza un comentario que confirma la expresión del niño y la expande incorporando algún elemento nuevo o corrigiéndola indirectamente. El adulto debe ajustar la expansión al nivel de procesamiento del niño. No se le exige nada al niño, sólo se le ofrecen modelos ligeramente más complejos o correctos.  Espera estructurada: Se trata de ofrecer ayuda al niño para que inicie la comunicación. Se da ayuda en forma de proximidad física y mirada dirigida al niño, invitándole a comunicar con nuestra actitud de escucha. El adulto, en una1 GORTÁZAR DÍAZ, MARÍA (1999): op. cit.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 20
  21. 21. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 situación donde el niño quiere o necesita comunicar, se sitúa frente al niño manteniendo contacto ocular en actitud de espera, mostrando que está dispuesto a ofrecer su ayuda y/o recibir la comunicación.  Dialogo modelado: Autoconversación o autoinstrucción.4. Conclusiones. La tarea del desarrollo de la comunicación en el campo de los TGD es más queardua, pero puede ser una tarea apasionante. Finalizamos este texto retomando lo que ya plasmamos en Murillo y Vázquez(2006)1: las actitudes que debería desarrollar cualquier docente que trabaje con estealumnado. En cierta ocasión tuvimos la oportunidad de asistir a una conferencia de Salvador Repeto en la que se apuntaba una idea que, desde el punto de vista de las actitudes del docente, resulta fundamental. Repeto decía en aquella ocasión que “toda conducta tiene una intencionalidad”. Desde esta afirmación se deriva una de las principales actitudes que debería desarrollar el docente que trabaje con este alumnado: la capacidad de observación y de interpretación. En múltiples ocasiones, los alumnos y alumnas con alguno de los trastornos del espectro autista, utilizan determinadas pautas de conducta para comunicarnos algo, es por ello que debemos estar atentos al establecimiento de relaciones causa-efecto entre los comportamientos del alumnado y las contingencias inmediatas. Por poner un ejemplo, una rabieta suele ser una manera de pedir algo o de expresar descontento por alguna situación. No sería de extrañar que una rabieta de dimensiones considerables sólo nos esté indicando que el niño quiere agua o que no le gusta una determinada actividad. Otra de las cualidades o actitudes que el docente debería tener en cuenta es la paciencia. El aprendizaje de este alumnado puede ser (en la mayoría de los casos lo es) un proceso lento y complejo en el que no caben las prisas. El tutor o la tutora de un aula específica que escolarice preferentemente a alumnado1 MURILLO, F y VÁZQUEZ, M. (2006): ORIENTACIONES BÁSICAS PARA INICIAR EL TRABAJO EN UN AULAESPECÍFICA PARA ALUMNADO CON TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA en Los Trastornos Generalesdel Desarrollo. Una aproximación desde la práctica. Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 21
  22. 22. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 con trastornos del espectro autista no debe esperar resultados inmediatos y, en consecuencia, no debe “perder los nervios” ante determinadas situaciones de clase. Este consejo es muy fácil de plasmar sobre un papel, pero, en la práctica no es tarea sencilla mantener la calma, por lo que son recomendables los respiros, es decir, salidas del aula (por ejemplo, para acompañar a algún alumno concreto en tareas de apoyo en aula ordinaria) de manera que se evite la permanencia absoluta en el mismo espacio dentro de la misma dinámica un día tras otro. Por otro lado, el docente que se encargue de este tipo de aulas debe desarrollar una actitud afectiva en la que el alumno o la alumna sienta que se están estableciendo lazos afectivos. El acercamiento a sus juegos, la imitación de algunas de sus rutinas, la realización de juegos circulares primarios… pueden ser algunas de las pautas que podrían servir para un primer acercamiento a los niños y niñas con este tipo de trastornos. Esta recomendación puede resultar obvia, pero se encamina fundamentalmente a advertir acerca de lo contraproducente que puede ser el hecho de no establecer interacciones normales, simplemente porque el alumno o la alumna no las inicia. Muy al contrario, el docente debe propiciar estas interacciones, ofreciendo un modelo de interacción e incitando al alumnado a participar en esas relaciones. La última de las actitudes que queremos destacar es la colaboración. En la medida en que el docente encargado de estas aulas sea capaz de rodearse de personas que lo puedan acompañar en este complejo camino, tendremos mayores posibilidades de éxito. Esta colaboración es necesaria con cualquiera de los sectores con los que se relacione: el Equipo de Orientación Educativa, el resto del Claustro de Profesores, el Equipo Directivo del centro, el monitor o monitora de Educación Especial, el maestro o maestra de Audición y Lenguaje, las familias, las asociaciones… Todos estos sectores pueden ser importantes apoyos en algún momento del proceso educativo que se desarrolle en el aula: unos como asesores, otros como ayudantes en algunas secciones del programa de intervención y otros, en algunos momentos, podrían servir incluso como confidentes o, por decirle de algún modo, como “pañuelo de lágrimas”.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 22
  23. 23. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-3413 Repetimos una vez más que la intervención es difícil y no siempre seconseguirán los resultados esperados. Más aún, no necesariamente pasaremos por lasfases que se han descrito en este texto, pero sean conscientes de que nuestraintervención con este alumnado puede convertirse en medio para…“…ser rescatados de un mundo de silencio donde la ausencia de un código entendiblepara la mayoría les condiciona a ser comunicadores pasivos”.11 DÍAZ CARCELÉN, Mª LUISA (2004): Las voces del silencio. Una comunicación sin límites. Consejería deEducación y Cultura de la Región de Murcia.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 23
  24. 24. P@K-EN-REDES Revista Digital Diciembre 2007 · Volumen 1 Número 2 · ISSN: 1887-34135. Bibliografía.ATTWOOD, T. (2002): El síndrome de Asperger: una guía para padres y profesionales.Paidós. Barcelona.DÍAZ CARCELÉN, Mª LUISA (2004): Las voces del silencio. Una comunicación sinlímites. Consejería de Educación y Cultura de la Región de Murcia.GORTÁZAR DÍAZ, MARÍA (1999): El tratamiento del lenguaje y la comunicación.Ponencia presentada en las I Jornadas sobre autismo de la Asociación Autismo-Sevilla.GORTÁZAR DÍAZ, PEDRO (2001): La enseñanza de gestos naturales en personas conautismo. Comunicación presentada en las II Jornadas de ISAAC. ValenciaGORTÁZAR, P. (1999): El tratamiento del lenguaje y la comunicación en alumnos conespectro autista. Ponencia presentada a las II Jornadas sobre educación y terapia enautismo. Sevilla.GRAY, C. (1994): Historias sociales y conversaciones en forma de historieta. EnSchopler y Mesibov. Asperger Syndrome or High-Functioning Autism?. Pro Ed. Canadá.MONFORT, M. (1997) Perspectivas de intervención en comunicación y lenguaje enniños con autismo y/o disfasia receptiva. en RIVIÈRE, A.: Tratamiento del autismo.Nuevas perspectivas. IMSERSO. Madrid.MURILLO, F y VÁZQUEZ, M. (2006): Autismo y síndrome de asperger.Conceptualización e intervención educativa. Fundación ECOEM. Sevilla.MURILLO, F y VÁZQUEZ, M. (2006): Orientaciones básicas para iniciar el trabajo en unaula específica para alumnado con trastornos del espectro autista en Los TrastornosGenerales del Desarrollo. Una aproximación desde la práctica. Consejería deEducación de la Junta de Andalucía.MURILLO, F y VÁZQUEZ, M. (2007): Síndrome de Asperger. Un acercamiento altrastorno y a su tratamiento educativo. Fundación ECOEM. Sevilla.RIVIÈRE, A. (1997): Tratamiento y definición del espectro autista. en RIVIÈRE, A.:Tratamiento del autismo. Nuevas perspectivas. IMSERSO. Madrid.© Centro del Profesorado de Alcalá de Guadaíra 24

×