Un estudio biblico del movimiento de la
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Un estudio biblico del movimiento de la

on

  • 3,477 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,477
Views on SlideShare
3,477
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
72
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Un estudio biblico del movimiento de la Un estudio biblico del movimiento de la Document Transcript

    • UN ESTUDIO BIBLICO DEL MOVIMIENTO DE LA “SUPER FE” <br />(Por: Belkis del Rosario) <br />INTRODUCCION:<br />UN ESTUDIO PARA ACLARAR LA FALSAS DOCTRINAS DE SOLO " CONFESAR PARA RECIBIR" <br /> <br />Este estudio se enfoca en las doctrinas del llamado “Movimiento de la super-fe”, también llamado “palabra de fe”, “confesión positiva”,”fórmula de fe”, “Evangelio de la prosperidad”.  También es llamado el “Movimiento de decláralo y reclámalo”.  Términos usados comúnmente son: “Una fe como la de Dios”, “la fuerza de la fe”, “el hombre-espíritu”, “la muerte espiritual de Cristo”, etc.  <br />Hay muchos creyentes genuinos dentro de este movimiento quienes están sinceramente tratando de vivir una vida comprometida con Dios, y lamentablemente han sido mal guiados a creer “otro evangelio” (Gal. 1:6-9). Muchos de ellos no se percatan de los errores doctrinales de este movimiento que se ha levantado con un nombre que se deriva de su enseñanza principal, en el sentido de que todos los cristianos maduros y espirituales deben estar viviendo vidas de éxito completo, salud y riqueza, obtenidos por la confesión positiva.  Se afirma que Dios quiere que los cristianos sean abundantemente exitosos en todas las cosas, con especial énfasis en la prosperidad financiera, pero también se espera éxito en las relaciones y buena salud.   <br /> Esto no fuera tan dañino a los cimientos de la sana doctrina si no estuviera basado en una teología a todas luces errónea y alejada de los fundamentos más básicos de la Palabra de Dios.  Esto es evidente en casi todos los aspectos de sus doctrinas y prácticas, tales como vida cristiana, la doctrina de Dios y la expiación.  Este estudio buscará exponerlas y evaluarlas, dando la respuesta bíblica a cada una.    <br /> 1-   VISUALIZACION Y CONFESION POSITIVA: <!--[endif]--><br />De acuerdo a los maestros de la super-fe,  los  favores de Dios pueden ser pre-ordenados, o dados por El a cambio de la fe correcta, evidenciada por la actitud y  obediencia del que lo pide, a través de la visualización y confesión positiva.  <br />Notables maestros de esta doctrina, tales como Kenneth E. Hagin y Charles Capps han afirmado que así como Dios creó  el universo simplemente con sus palabras, también  los humanos han sido creados con la misma habilidad [poder] para declarar que las cosas  existan. Además, al hacer una " confesión positiva" (recitando un promesa de las Escrituras, por ejemplo), genera poder el cual hace posible que las cosas que no son, vengan a ser.  <br />La visualización y confesión positiva son de vital importancia en el movimiento de fe y están ligadas inseparablemente como una “ley espiritual”.  Kenneth Copeland enseña que “si un creyente desea tener algo, primero lo debe visualizar en su mente, después decirlo con la boca como si existiera.  Lo que se confiese se hace realidad”.  K. Hagin enseña que “si un creyente quiere ser exitoso sobre sus circunstancias, primero debe confesarlo, y confesarlo positivamente.  Al hacerlo, la confesión de fe crea una realidad positiva.  Otros, como Capps, continúan diciendo que “la vida eterna, prosperidad y salud, pueden nacer en la vida de los creyentes, pero que primero deben ser habladas con la boca”.  <br /> <br />Estos maestros enseñan que como “Dios opera por una ley espiritual, El está obligado a obedecer los deseos y órdenes de los creyentes”.  Según ellos, El no sólo revela la enseñanza de la prosperidad sobrenatural a los maestros de esta doctrina, sino que también, “personal y verbalmente confirma sus interpretación peculiar de las Escrituras” (Copeland, Laws of Prosperity”, Págs. 60-62)<br /> <br />Esta teología de la Palabra hablada (Rhematología) o “pensamiento viviente”, o “confesión positiva”  explica que “esta extiende el poder inherente de las palabras y los pensamientos.  Cada persona predestina su propio futuro por lo que dice verbalmente y porque también usa las leyes espirituales.  Es como si nosotros vivimos en un universo mecánico en vez de uno personal”  (vea Kenneth Copeland, Laws of Prosperity, p. 15; Charles Capps, The Tongue A Creative Force, pp. 117-118; Releasing the Ability of God, pp. 98-99, 101-104).<br />KC explica:  “Las palabras son lo más sagrado… Este es un planeta de palabras… governado por palabras… creado por palabras…Las palabras hacen que funciones…porque la vida… causa la muerte…Las palabras no tienen fin….Las palabras son santas”.<br />Dicen: " Soy una parte de Dios. He sido creado a Su imagen. El creó por la palabra; por eso también yo puedo crear por la palabra, porque el poder de Dios obra a través de mí" . Y otros aseguran: " Hablen la palabra y declárenla, porque sus palabras salen para crear. Dios habló, el mundo y todo llegó a ser. La  palabra de ustedes es el manantial que el Espíritu Santo usa para crear. Hablen, pues, la palabra, porque eso es muy importante... Aún hay una razón por la que debemos usar el poder del creador de la palabra hablada: No sólo nos puede ayudar a tener éxito en nuestra propia vida, sino que el Espíritu Santo también la necesita para alcanzar el objetivo de Dios" . En consecuencia, según estos maestros, las palabras tienen poder, pueden crear.<br />Joel Osteen, uno de los destacados maestros de esta doctrina dijo en el sermón titulado “Creciendo en  favores”  ( http://www.lakewood.cc/a_v_library.htm ): “La biblia dice que nosotros crecemos en favores.  Yo creo que una de las formas en que crecemos a favor es declarándolo.  No es suficiente leerlo, no es suficiente sólo creerlo.  Continúa: Usted tiene que decirlo.  Sus palabras tienen fuerza creativa.  Y uno de las principales formas para dejar salir nuestra fe es a través de nuestras palabras.  Hay una conexión divina entre declarar el favor de Dios y ver el favor de Dios manifestarse en su vida.  Usted tiene que darle vida a su fe declarándola”.<br />Siguiendo con la idea errónea de usar el pensamiento positivo para conseguir todo lo que queremos en la vida, Osteen predica la idea de otros maestros de la prosperidad de que podemos conseguir lo que queremos de parte de Dios a través de nuestras palabras llenas de fe.  En este sermón él habla de cómo, como hijos de Dios, tenemos un “trato preferencial” por todo el mundo.  El da testimonio de cómo un oficial de tránsito, al ver su apellido no le da una multa por infracción.  El sigue diciendo que lo mismo puede pasar a cada cristiano  que se levanta declarando el favor de Dios.  Siguiendo este método, dice él cómo puede conseguir el mejor parqueo, asiento de primera clase en un avión lleno sin tarjeta de abordaje, y asientos de primera en restaurantes.<br />Esto está sumamente alejado de lo que la Biblia dice de cómo los verdaderos creyentes serían tratados por el mundo. Jesús advirtió en Juan 15:18-19, “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.  <br />Otro punto importante para estos predicadores, es la “confesión negativa" que puede traer resultados negativos, y por lo que los creyentes deben estar conscientes de sus palabras. La confesión negativa de igual manera, crea una realidad negativa”.  Esto es basado en la interpretación de Proverbios 18:21: " La muerte y la vida están en poder de la lengua,  Y el que la ama comerá de sus frutos”.  También Números 14:28: “Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros" , entre otras escrituras.   Estos versos son usados para “probar” que la biblia enseña la confesión positiva y negativa.  <br /> <br />Es claro en la Palabra que nuestra lengua tiene un impacto en otra persona, pero no hay apoyo bíblico de que nuestra confesión tenga poder para crear realidad.  Sólo Dios es capaz de tal cosa.  Debe recordarse  que a El no se puede controlar ni gobernar con pensamientos del hombre.   Si Job, Jeremías, David, Jonás y Elías hubieran controlado sus situaciones por sus pensamientos o sus palabras, ellos se hubieran encontrado con un desastre mayor porque ellos todos confesaron negativamente.  Un ejemplo de esto es cuando Elías pidió a Dios terminar con su vida (1ra. Reyes 19:4).  Sus palabras, sin embargo, no pudieron cambiar su destino.  Si la visualización y la confesión positiva automáticamente equivale a la obtención de lo que se confiesa, nada podría impedir a los creyentes el escribir como Shakespeare, tener la capacidad de pensamiento de Platón, y de predicar como lo hizo Charles Spurgeon.   Imaginarnos a nosotros mismos como pequeños creadores es una gran sobreestimación de nuestra posición frente al Dios Todopoderoso y Creador del universo. <br />La idea de las palabras tienen poder, procede del pensamiento pagano, y ha encontrado resonancia en el paganismo moderno.  Es importante notar que una creencia muy similar a la confesión  de pensamientos positivos y a el “declarar” al igual que el grueso de la teología de la super-fe puede encontrar sus orígenes en las enseñanzas ocultas de la Metafísica, del nuevo pensamiento y en las seudo-cristianas religiones y filosofías humanistas y en el mundo de lo oculto, tales como la “la “Escuela de Unidad Cristiana (Unity)”, “Ciencia Cristiana” y “Ciencia Divina”.   <br />Para que se entienda la seriedad de este punto, incluiremos aquí algunos comentarios y conceptos encontrados en fuentes  seculares y por activistas de LA NUEVA ERA.  <br />El diccionario WIKIPIDIA:  La “Ley de Atracción”, aunque es usada ampliamente por los escritores del  movimiento del “Nuevo Pensamiento”, tiene variedad de definiciones, pero un consenso entre estos pensadores es que La Ley de Atracción hace que los pensamientos (conscientes o inconscientes) dicten la realidad de nuestras vidas, sea que uno se dé cuenta o no.  Esencialmente “si realmente usted quiere algo y de verdad cree que es possible, lo va a obtener” (aunque también dicen que poner mucha atención a algo que usted no quiere posiblemente lo obtendrá también).<br />Según esta “ley”, nosotros creamos nuestra propia realidad.  Atraemos esas cosas en nuestra vida (dinero, relaciones personales, empleo) en los que nos enfocamos<br />Millones de personas han escuchado de “The Secret” (El Secreto), una teoría que introdujo la “Ley de Atracción” y frases como “pensamiento positivo” como parte de conversaciones diarias.  Aunque este libro es un fenómeno reciente, los pensadores de la Nueva Era y del llamado Nuevo Pensamiento dicen que ellos han estado estudiando este concepto por años. <br />La aclamada autora Louise Hay es considerada la madre del pensamiento positivo.  Ella afirma que: “La ley de la atraccion es lo que nuestro pensamiento crea y la que hace que logremos  cualquier cosa en la que pensemos.  Cada vez que pensamos y cada vez que decimos una palabra, el universo está escuchando y respondiéndonos.  Ella agrega que el negativismo es lo que hace que una persona se aleje de obtener las cosas que quiere en la vida.   Louise dice que usted puede transformar su vida teniendo una actitud positiva.  “Usted debe comenzar confesando las cosas que le hacen sentir bien.  Me gusta como soy, yo amo la vida y la vida me ama a mí, Seguro que va a ser fácil.    Si usted comienza a hacer esto, usted está plantando una semilla.  Usted no va conseguir lo que quiere el primer dia, pero usted planta una semilla y le echa agua y continua confesándolo y las cosas comenzarán a voltearse y a cambiar en su vida”.                                             <br />La fórmula aconsejada de como crear sus deseos usando esta ley incluye 1- Saber lo que se  quiere, 2- Visualizarlo y poner toda su energía positiva en ello. <br />De acuerdo a la conocida consejera y motivadora humanista Cheryl Richardson, todos poseemos un poder espiritual que nos permite crear la clase de vida que deseamos e incluenciar las vidas de otros.  Al manejar nuestras mentes -sigue diciendo ella- reconociendo que nuestros pensamientos tienen poder y usando ese poder para un cambio, podemos crear excelentes vidas.  Con el fin de cultivar el poder espiritual que impactará poderosamente su vida y la vida de otros alrededor suyo, usted tiene que envolverse en los pensamientos, palabras y actividades que crean un sentido de entusiasmo y alegría sobre lo que vendrá.  Lo primero no es sólo darse cuenta de cómo usted piensa, sino comprometerse con acción.  Entonces aplicamos la ley de atracción y milagros comienzan a ocurrir.<br />Otro autor de esta escuela de pensamiento dice: “Recuerde que todo el poder está dentro de usted, usted está en control, consciente o no.  Usted se debe enfocar y pensar sobre todo lo que usted desea.  Todo está al alcance de su mano.  ¡Es esencial que usted crea con toda su mente y corazón que la felicidad es para usted!<br />La visualización, vista por ocultistas (=personas que están iniciadas en una ciencia oculta, como la magia y la adivinación), es una ayuda importante en el pensar positivamente y es considerada como el método más poderoso y efectivo para contactar con el mundo de los espíritus, y para obtener poder, conocimiento y sanación sobrenaturales. Es una antigua técnica de magia. Esto quiere decir: usar en nuestro espíritu imágenes muy vivas y poderosas, pero además incluir o implicar los sentidos del olfato, gusto y tacto para crear tu propia realidad, por ejemplo, para sanar enfermos, crear abundancia o manipular de otra manera la realidad.<br />Una revista de la Nueva Era formula así lo que es visualizar: " Dar forma y contenido a la propia realidad; ver con tu ojo del espíritu" .<br />Esto está basado en el pensamiento hinduista de que " todo es ilusión" . Tú usas conscientemente el poder de tu fantasía para crear tu propia realidad. Esto es, consecuentemente, otra cosa que el uso normal de tu poder de imaginación. En Psicología, hoy por hoy, se hace bastante uso de esta clase de técnicas para volverse a programar a uno mismo. La visualización lleva a visiones. Por lo demás, en este pensar también los sueños son muy importantes para aprender algo de uno mismo o de otros.<br />Una de esas técnicas es el " pensar positivamente" , el " testificar positivamente" , y otras. Se dice que la Biblia no es negativa, sino siempre positiva. Así pues, también nosotros nos debemos proyectar positivamente.  Los profesos miembros de esta filosofía proclaman que: “Debes creer y manifestar y profesar que la situación deseada por ti ya está ahí, llegará ciertamente. Según estos criterios, una “curandera cristiana” por oración llega a decir:  " Jesús dijo a Sus discípulos: ¡Tengan fe! Si crees y dices a este monte: trasládate de aquí, y échate al mar, ocurre de forma absoluta. Pero ten en cuenta que sólo puede ocurrir si crees que sucederá como dices, y si no hay ni rastro de duda en tu corazón. Sobre todo es muy importante el expresarlo, el decirlo. ¡Pues nuestras palabras tienen una consecuencia o efecto positivo!" <br />Paradógicamente, los maestros de la doctrina de la prosperidad y de la super-fe también usan este versículo de Marcos 11:22-24 para basar sus enseñanzas: “22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.    23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.   24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá”. <br />Sin embargo, el verso 23 no debe ser tomado como un cheque en blanco o un mandato a cambiar una montaña de lugar.  No hay registro en el Nuevo Testamento de que algún apóstol, talentoso cristiano o creyente hiciera tal cosa ni que tampoco un camello entrara por el ojo de una aguja (ya conocemos el fondo histórico de esta declaración de Jesús).  El lenguaje tiene como finalidad el crear un cuadro visual para destacar el punto principal que es explicar la fe.  <br /> La única forma de llevar este verso a ser un cheque en blanco para conseguir cualquier cosa que se pide, es ignorando el contexto. Recuerde, el tema está identificado en el verso 22: " Tened fe en Dios”.  No se puede usar el verso 24 para pedir cualquier cosa que no armonice con la fe en Dios.  Usar la oración para pedir todo lo que yo quiero no va de acuerdo con la fe en Dios:  Santiago 4:3, “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” y 1 Juan 5:14,15: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho”.  Dentro del reino de la fe obediente a Dios y de la dependencia en su voluntad es que la oración es efectiva y produce buenos resultados.  <br />El propósito de la oración no es el cambiar los planes de Dios sino el de ponernos en línea con su voluntad.   Sin embargo B. Hinn declaró: “Nunca, nunca, nunca vayas al Señor y le digas:  Si es tu voluntad…  No permitas que esas palabras destructivas de la fe salgan de tu boca”.   Es triste tal desconocimiento de la Palabra de Dios.<br />Además, como vimos anteriormente, el enemigo de las almas también puede realizar milagros.  La diferencia entre la obra de Dios y la obra del enemigo es que lo que proviene de Dios está de acuerdo a SU VOLUNTAD Y A SUS PROPOSITOS y no por la autogratificación y la avaricia.  Todo lo que no proviene de fe, es pecado, dice la Palabra de Dios. Usar las palabras como si ellas fueran algo así como armas de “la Guerra de las galaxias” o como si Dios fuera nuestro “Aladino” personal por las cuales se puede manipular la realidad o alterarla  no es bíblico, y pertenece al reino de lo oculto.  <br /><!--[if !supportLists]-->2- DOCTRINA DE LA PROSPERIDAD <!--[endif]--><br />Una constante de la doctrina de ”Decláralo y reclámalo” es decir que “los cristianos están para ser ricos y no pobres”.  Si usted no es rico o está enfermo, la creencia es que usted está en algún tipo de pecado en contra de Dios y esta es la causa de su situación.   <br />“Ya que nosotros hemos sido llamado a experimentar esta clase de vida ahora -siguen diciendo- debemos tener éxito en virtualmente todas las áreas de nuestras vidas.  Estar endeudado o estar enfermo, o ser dejado por el cónyuge simplemente significa que usted no tiene suficiente fe  o usted tiene algunos secretos en su vida, porque si no fuera así, usted sería capaz de manejar todos estos problemas”.   La norma es incluir éxito financiero dentro de la definición de “prosperidad” pero no limitada a ésta.  Por lo tanto, buena salud es “prosperidad en tu cuerpo” y un buen matrimonio es “prosperidad en tus relaciones”, etc.  Éxito financiero como definición de prosperidad no seria incorrecto, meramente incompleto.   Ellos parecen promover más la auto-gratificación que la verdadera espiritualidad.  <br />Según Kenneth Copeland, si un creyente vive en pobreza, “es porque está viviendo fuera de la voluntad que Dios ha intentado para el/ella.  “Usted debe darse cuenta de que es la voluntad de Dios de que seas prosperado”  (Copeland, Laws of Prosperity, p. 51).  El dice que esta enseñanza es validada por el apóstol Juan: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.( 3 Juan 2).  Los estudiosos de Apologética quienes consideran aberrante esta doctrina, hacen notar que interpretar este saludo de Juan al principio de su tercera epístola como una promesa de prosperidad aquí en la tierra no es consistente con lo que enseña el Nuevo Testamento, lo cual refiere prosperidad espiritual y recompensas en el cielo. <br />Avanzini piensa que “una de las razones por las que algunos creyentes fallan en prosperar es porque sus mentes subconscientes han sido condicionados para aceptar la tradición de que Jesús era pobre, y como resultado de tal condicionamiento es que  construir la fe para prosperidad a veces falla”.  La respuesta, de acuerdo a Avanzini, es “reacondicionar la mente subconsciente con la verdad de que Jesús realmente vivió en gran prosperidad.  Al pensar así, el creyente es entonces libre de recibir su rica herencia”.  Avanzini llega a este punto de vista con relación a Jesús citando Juan 19:23-24, para probar que el manto que Jesús usó en su crucifixión fue diseñado a la medida por un diseñador, la clase de manto que usaban los reyes y los ricos mercaderes.   El se esfuerza en reenforzar su creencia al traer la atención al hecho de que los soldados quienes lo cruficicaron echaron suertes sobre su manto.  Avanzini presumiblemente cree que si Jesús estuviera ministrando hoy, El estaría usando un traje de Armani y un reloj Rolex.  Sin embargo en vez del manto ser de tipo “ropa de diseñador” de reyes y ricos mercaderes, Beasely-Murray demuestra que la clase de tunica que Jesús usó, posiblemente fue hecha por su madre, y no era particularmente inusual en Palestina en el primer siglo.  El también revela que la práctica de echar suertes por la vestimenta fue una tradición común.  Contrario a lo que Avanzini trata de probar, no hay nada particularmente fuera de lo ordinario sobre la ropa que Jesús usó.  <br />Otros también debaten que Jesús y los apóstoles tenían que ser ricos financieramente, poseyendo casas, teniendo recursos monetarios y negocios.  Los siguientes argumentos han sido ofrecidos así:  1) La habilidad de Jesús de viajar sin aparentemente trabajar para ganarse la vida por tres años, 2) Las referencias a Jesús y los apóstoles como poseyendo casas; 3) Jesús tenía un tesorero (Judas Iscariote); 4) Jesús se entremezclaba con las altas esferas de la sociedad, y 5) los negocios que cada uno de los apóstoles aparentemente poseían o con los que hacían negocios.  Esto es contrario a la idea que se tiene sobre Jesús, a quien se le visualiza pobre y un maestro bohemio.  <br />Basado en el concepto de que Jesús y sus apóstoles eran ricos como también a los ejemplos históricos de su pueblo teniendo grandes riquezas, y las promesas de prosperidad financiera a través del viejo y nuevo testamentos, los proponentes de la doctrina de la prosperidad enseñan que los creyentes modernos también tienen acceso a las “bendiciones” y que pueden también llegar a ser ricos financieramente.  <br />Esta idea de que Jesús y los apóstoles eran ricos contradice las enseñanzas del mismo Jesús en Mateo 19:24: “Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios” y es refutada en Mateo 6:19-21; 24: “No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;  sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.  Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón 24; Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.<br />Lucas 16:13: “Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mamón).<br />Lucas 18:22-25: “Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.  Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico.  Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. <br />Mateo 19:21 ; Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.<br />También en Mateo 8:20; 13:22-23; Hechos 3:6; -1 Cor. 4:11-12, 2 Cor. 8:9, <br />El concepto de “siembra y cosecha” es popular en estos círculos.  Textos como Gálatas 6:7: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”, con frecuencia son usados para justificar esta enseñanza.  <br />Duplantis, al usar este texto, explica que “al plantar una semilla financiera en el ministerio, el creyente puede nombrar lo que ellos quieran a cambio y creer que ellos lo recibirán”.  Esto suena mucho como la venta de indulgencias. <br />Duplantis también afirma que “cuando uno planta una semilla, fallar en especificar lo que se espera recibir, tal como alguna posesión material en particular o una suma financiera, puede resultar en no recibir la cosecha.  KC afirma que la semilla de la prosperidad es plantada en tu mente, en tu voluntad y en tus emociones… y que eventualmente producen una cosecha financiera.  <br />Contrario a una formula rápida para hacerse rico, El autor Jank Hanegraaff observa que Gálatas 6:7 no puede ser usado para apoyar el concepto de “plantar en fe”.   Opuestamente a apelar a la avaricia de un individuo, el contexto de pasaje es claramente animar a la gente a crucificar todo deseo egoísta (Gal. 5:21, 24) y servir unos a los otros incondicionalmente (Gal. 6:9-10).  Si vemos todo el contexto de Gal. 6 nos damos cuenta de que el Apóstol está hablando de la vida en el espíritu no de cosas materiales.  Vs. 6 y 7: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.   8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna”. <br />Se cree que el apoyo para el falso evangelio de la prosperidad puede ser encontrado por sus proponentes en versos específicos de la Biblia (además de los ya citados), tomados fuera de contexto, cultural, histórico y literario para falsamente apoyar sus creencias. También en las experiencias personales de los que lo promueven y en los estilos de vida de los caracteres bíblicos.  Algunos de estos versículos son: <br />Deuteronomio 8:18 ”Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer  las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día”.  <br />Malaquias 3:10 -Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.<br />John 10:10 - " El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. <br />Lucas 6:38 - " Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.<br />Aunque Dios no prohíbe tener posesiones materiales, estos maestros del “evangelio de la prosperidad” son culpables de sobre-enfatizarlas hasta el punto de dar la impresión de que al fallar en obtener éxito en estas áreas en particular, hacen sentir a la persona como cristiano de segunda categoría.  La riqueza es vista como evidencia de las bendiciones de Dios, mientras que la pobreza es vista como señal de falla espiritual. Tilton (uno de tales maestros) agrega el pensamiento de muchos maestros de la super-fe con las palabras “Ser pobre es pecado”.  <br />Si las bendiciones materiales estuvieran en proporción directa a la fe de la persona que da y la riqueza fuera una regla para medir la espiritualidad, Pedro, Santiago y Juan hubieran llegado a ser millonarios. Pero Jesús claramente advirtió a sus seguidores que estuvieran vigilantes contra toda forma de avaricia y estableció que la vida de uno no consiste en la abundancia de las posesiones materiales (Lucas  12:15).  Jesús no vino a traer prosperidad material y financiera, sino que El vino a enfocar la atención de la gente en el valor de la prosperidad eternal (Mateo 6:19-20).  <br />Tal como Pablo dijo en 1 Timoteo 6:10  “El amor al dinero es la raíz de todos los males”, algunos, en su avidez en hacerse ricos, se han desviado de la fe y causado dolor para ellos mismos”.  En Hechos 4 en la iglesia primitiva “nadie proclamaba  que sus posesiones eran propias, sino que las tenían en común”.  <br />La Biblia claramente enseña que el balance en tales asuntos es necesario (Prov. 30:7-9; “Dos cosas te he demandado;   No me las niegues antes que muera:  8 Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí No me des pobreza ni riquezas;  Manténme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová?  O que siendo pobre, hurte,  Y blasfeme el nombre de mi Dios”. <br />Fil. 4:11-12  . “… pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad”. <br />1 Timoteo 6:7-10 ; “Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar”.<br />1 Timoteo 6:3-5: “Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad,  está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas,  disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales”. <br />Proverbios 22:16: “El que oprime al pobre para aumentar sus ganancias, O que da al rico, ciertamente se empobrecerá”<br />Proverbioss 28:22: “Se apresura a ser rico el avaro,  Y no sabe que le ha de venir pobreza”.<br />Aún así este es el punto fundamental del evangelio de la prosperidad, cuyo dios son los bienes de este mundo, y son los que la biblia llama “amadores de Mammon”.  El apóstol Juan reitera su admonición en contra de los que siguen los favores terrenales:  “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él“.  1 Juan 2:15 <br />La biblia nos enseña todo lo contrario:  “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas vendrán por añadidura”. Es constante bíblica el depender de Dios; ESA ES LA VERDADERA FE en Dios, tal como lo enseña su Palabra.  <br />Santiago 4:13-16:  ”¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos;  cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.  En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.  Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala;  y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado. <br />Desafortunadamente, a través de la historia, la Iglesia ha visto dos extremos donde el materialismo es tema.  Los primeros cristianos estaban marcados por los rigurosos ascéticos y por los padres de la Iglesia quienes atacaron fuertemente todo lujo y enfatizaron pobreza como una virtud cristiana importante.  Pero hoy la Iglesia ha acogido una filosofía del extremo contrario.  Y cada extremo distorsiona la vida cristiana. <br />Por otro lado, la realidad demuestra que esta doctrina ha dado ventaja solamente a sus maestros.  Haciendo una evaluación general, vemos cómo sus propulsores son los únicos que han visto sus arcas aumentar, mientras los incautos seguidores se frustran por no ver los ansiados resultados.<br /><!--[if !supportLists]-->3- ¿LA FE DE DIOS O FE EN DIOS?:<!--[endif]--><br /> <br />De los múltiples enfoques que estos maestros tienen sobre la fe, K. Copeland primariamente explica la fe como una fuerza. " La fe es una fuerza de poder”, dice.  Copeland enseña que “Dios creó el universo, y todo lo que hay en éste, a partir de una sustancia espiritual llamada fe, al formar un cuadro mental de la creación desde dentro de El, y luego usó palabras para vaciar la fe, y proyectó la imagen hacia la creación.  " La fe es una fuerza tangible.  Es una fuerza conductiva. Más aún, la fe es una fuerza espiritual…es una substancia.<br /> <br />Copeland deriva su definición de fe de Hebreos 11:1: " Ahora la fe es la substancia de las cosas que se esperan y la evidencia de las cosas que no se ven”. El interpreta la palabra " substancia" como algún elemento transcendente y principal que da forma al universo;  fue y es activado por la palabra hablada al momento de la creación. (ambos tipos de creación, la original del mundo por Dios y todas las subsecuentes creaciones, sea por Dios o por el hombre. <br /> <br />Contrario a este punto de vista, la palabra traducida como “substancia” en la biblia es la palabra griega  ”hypostasis” la cual, en el contexto de Hebreos 11:1, significa " una impresión segura, un conocimiento mental" . Tres elementos encierran su significado: 1) “conocimiento, acuerdo y confianza”.   Estos tres dan una perspectiva bíblica completa de la verdadera fe.  Lejos de ser algún material tangible o fuerza de energía, la fe es la confianza de vida, en la que el hombre se acerca a Dios.  Es una seguridad de que las promesas de Dios nunca fallan, aún si a veces no experimentamos su cumplimiento durante nuestra existencia en la tierra. Otras traducciones interpretan “hypostasis” con más precisamente como " estar seguro”, y " seguridad" .<br /> <br />Copeland continúa:  La fe tiene la habilidad de afectar la substancia natural. como  la fuerza de gravedad hace que la ley de la gravedad trabaje… esta fuerza de la fe… hace que las leyes del mundo espiritual funcionen”. Copeland sigue diciendo que “Dios no puede hacer nada por ti aparte o separado de la fe porque la fe es la fuente del poder de Dios" .  Según él, “la confesión positiva es lo que desata la fórmula de la fe y activa las leyes espirituales. La confesión positiva activa el lado positivo de la fuerza de la fe y la confesión negativa activa el lado negativo.  Es como compararlo a una moneda: lado positivo y lado negativo.  Según El, “la fe activa a Dios y el miego activa a Satán”. <br /> <br />Benny Hinn atribuye a Job “falta de fe”.  Aún las palabras dichas por éste: “Jehová dio, Jehová quitó, sea el nombre de Dios bendito”, son ridiculizadas.  Continúa para decir que el que Job las dijera, no quiere decir que él estaba correcto, simplemente que él estaba siendo “religioso”. <br /> <br />Charles Capps trata de lo explicarlo de la siguiente manera: “Job activó a Satanás por su miedo cuando dijo:  Porque el temor que me espantaba me ha venido, y me ha acontecido lo que yo temía. (job 3:25).  La fe activa, según él, trae a Dios a la escena.  El miedo trae a Satanás a la escena”. ¿Cómo Dios activa la fuerza de fe?  La respuesta es (según estos maestros):  A través de la confesión positiva.  <br />                                                                                             <br />“Desde una perspectiva práctica, la ley espiritual es la fuerza más importante del universo” insiste  E. W. Kenyon.  En su libro “Dos Clases de Fe” él dice:  “Nuestra confesión es la que controla todo”. En esta doctrina, sus maestros dan a las palabras  el absoluto poder y como hemos visto, afirman que Dios está sometido a estas reglas.  <br /> <br />Kenneth Hagin por su parte, enseña “tener fe en la fe”.  Según él, una de las razones por la que los no creyentes prosperan usando estas fórmulas de fe, porque según él, ellos están “cooperando con la ley de la fe por la cual la riqueza del mundo está tan cerca como lo está la palabra de la lengua”.<br /> <br />Así que, de acuerdo a la teología del movimiento de la super-fe, Dios como “un ser de fe”  que  está ligado a las fuerzas del mundo espiritual, sólo puede operar a través de la fuerza de la fe”.  Este concepto de “fe de Dios”, dice Brandon, es particular al movimiento de la fe y es uno de los más peculiares y excéntricas características de su teología.  Marcos 11:22 “tener fe en Dios” se ofrece como el texto principal para apoyar este punto de vista y argumenta que el sentido literal correcto del Griego es “tener la fe de Dios”, una interpretación que parece, según ellos, habérsele escapado a los teólogos cristianos por los pasados 2000 años.  <br /> <br />Al interpretar Marcos 11:22 de esta manera, los maestros de la fe se desvían de todos los reputados estudiosos de Teología. McConnell dice:  “En el NT, “pistis” (fe) es seguida frecuentemente por una construcción gramatical en que la palabra “Theos” (Dios) es el objeto de la acción por lo tanto se debe traducir: “tened fe en Dios”.  Jesús no estaba por lo tanto pidiendo a los hombres tener “la fe de Dios” sino simplemente exhortándoles a tener fe en Dios.<br /> <br />El correcto significado de ‘PISTIS’ cuando es traducido como “fe”, es “confianza”, no “creer que algo se hará realidad”.  Es necesario decirlo porque los maestros de la super-fe dicen que el verdadero significado de la palabra “fe” es “creer en condiciones contrarias a la realidad, y que la fuerza de nuestra fe puede ser medida por el grado de hechos extraordinarios que estamos dispuestos a creer”.  Esto no es enseñanza bíblica en lo absoluto.<br /> <br />KC también agrega: " Todo lo que usted puede ver o tocar, todo lo que puede sentir, todo lo que se puede percibir con los 5 sentidos, fue originalmente la fe de Dios, y fue nacido en la esencia de la fe de Dios, en otras palabras, la fe fue el material crudo o original que el Espíritu de Dios usó para formar el universo" . Copeland agrega que " Dios usó palabras cuando El creó los cielos y la tierra… Cada vez que Dios habló, El soltó su fe -- el poder creativo, para hacer realidad sus palabras…porque sus palabras son vasijas espirituales y la fuerza de la fe opera por las palabras" .   Por ejemplo, en su video-cinta, Espíritu. Alma y Cuerpo, Copeland dice “La fe es real, es un poder, es una fuerza.  Es usada por Dios según su voluntad.  Este mundo y todo lo que hay en él fue creado por El y El usó su fe para hacerlo.  Ahora usted no podría realmente decir que El creó todas las cosas de la nada porque la fe es algo, todo nació de la fuerza de la fe que residía dentro del ser de Dios”.<br /> <br />Sin embargo, ninguna de las traducciones del texto original Griego ni ninguna de las traducciones modernas apoyan el concepto de fe de Copeland.  Lo mismo se aplica a su explicación del concepto de “palabra hablada” o confesión. Por otro lado, la idea de palabras funcionando como vasijas llenadas de fe no tiene sentido ya que no existe tal cosa como " fuerza de fe" .<br /> <br />No es fe la que desea mover de forma antojadiza los aspectos de nuestra vida, como si fueran piezas de ajedrez.  La biblia nos enseña que Dios es el único que creó con el poder de su palabra (Génesis 1:3). El no tiene que tener “fe”.  La fe depende de algo fuera y mayor que nosotros.  Si Dios tuviera que tener fe y dependiera de algo mayor que El, entonces El no sería lo Supremo y por lo tanto no sería Dios.  La fe a la que se hace referencia en Marcos 11:22 y Hebreos 11:3 es claramente “la fe que tiene a Dios como el objeto,” y no a “la clase de fe que Dios tiene”.<br /> <br /><!--[if !supportLists]-->4- ¿PEQUEÑOS DIOSES?  <!--[endif]--><br />La teologia de la super-fe enseña que Dios y el hombre poseen una naturaleza común al ser ambos seres espirituales.  Sus maestros avanzan para decir que “la única diferencia entre la humanidad y Dios es de grado, y no de naturaleza”.  <br /> <br />Morris Cerullo dice que “todo el propósito de Dios fue reproducirse El mismo…usted no está mirando a Morris Cerullo, usted está mirando a Dios, usted está mirando a Cristo (The End Time Manifestation of the Sons of God, Audio Tape 1, Sides 1 &;2).<br />Copeland de igual manera asegura “…cuando yo leo en la Biblia donde El (Jesús) dice ‘Yo soy’, Yo sonrío y digo, ¡Sí, yo también lo soy!”  En  “Following the Faith of Abraham”, 1989, Cinta de audio #01-3001 dice: ”La razón de Dios crear a Abraham fue su deseo de reproducirse El mismo…El no era un poquito como Dios.  No era casi como Dios.  Ni siquiera subordinado a Dios”.  Copeland también afirma:  “Usted no tiene a Dios en usted:  ¡Usted es uno! (Copeland, The Force of Love, 1987, Tape #02-0028).<br /> <br />Copeland  sobre-enfatiza las similitudes entre Dios y el hombre hasta el punto donde cualquier distinción entre ambos es virtualmente nula: “Adán es tan Dios como usted sea capaz de pensarlo.  Lo mismo que Jesús…Adán, en el jardín del Edén, fue Dios manifestado en carne”.<br />  <br />Gloria Copeland, su esposa, afirmó en su revista “The Believer's Voice of Victory” (Voz de Victoria del Creyente) que “cuando Dios puso aliento de vida en Adán, El transmitió su esencia dentro de éste.  Dios impartió su misma sustancia espiritual de la cual El está hecho dentro del ser de Adán” (Revista Believer's Voice of Victory, Junio, 1986, pag. 10).<br /> <br />En la cinta de su sermón “Siguiendo la Fe de Abraham”, K. Copeland enseña que “Dios creó Adán un dios (teniendo los mismos atributos del mismo Dios) y Adán es tan Dios como usted sea capaz de entenderlo, así como el mismo Jesús cuando vino a la tierra.  Y quiero que usted sepa algo: Adán en el jardín del Edén era Dios manifestado en la carne”. <br />Junto a la “imagen de Dios”, KC tambien se refiere a la “vida de Dios” la cual el intercambia con los términos “la absoluta vida de Dios” y la “fuerza de Vida”, entre otros nombres, para referirse a la substancia (la fuente, el poder) la fuerza invisible que hace a Dios, Dios y lo coloca por encima de todo lo que existe.  El afirma que “Adan tenía esa fuerza de vida antes de cometer alta traición” y que él fue hecho participante de “la fuerza invisible que hace a Dios Dios”.  Otra vez KC cree que Adán es de la misma categoria de Dios y resta, sino es que destruye, cualquier distinción entre criatura y creador. Todavía más, se refiere a esta “fuerza” como algo más real que Dios mismo, confiriendo deidad, no solamente al Creador, sino a su creación: el hombre.<br />En La Fuerza del Amor, otra cinta de un sermón, K. Copeland afirma: “Usted no tiene a Dios en usted, usted es un dios”. Michael Horton ha documentado a Kenneth Copeland decir en una cruzada un 19 de Julio del 1987: “Yo digo esto y lo repito y espero no se enojen demasiado.  Cuando yo leo en la biblia donde El (Jesús) dice, YO SOY, yo digo, Sí, yo soy también” (pag. 268).  En la biblia vemos en Juan 8:58 que el “YO SOY” es una auto-proclamación de su propia Deidad de Exodo 3:14, 15.<br />En la teologia de KC, Adán (y consecuentemente el resto de la humanidad) no parece tener una naturaleza humana especial. Sigue diciendo: “Inicialmente tenía la naturaleza de Dios y cuando Adan cometió alta traición (pecó) en contra de Dios y se dobló ante Satanás (muerte espiritual), la naturaleza de Satán entró en su corazón.  Adán alegadamente cambió su naturaleza divina por la naturaleza satánica, llamada también “muerte espiritual”.  <br />Sin embargo, las Escrituras revelan que la humanidad es totalmente diferente de ambas naturalezas, la de Dios (2 Man 7:22; Marcos 12:32) y la de seres demoniacos (Salmos 8:5; cf. Heb. 2:7) y que aún después de la caida, el hombre todavia llevaba la imagen de Dios (1 Cor. 11:7).<br />Kenneth Hagin en “Palabra de Fe” ha afirmado que “el creyente es tanto una encarnación como lo fue Jesús de Nazaret” y “Usted es la encarnación de Dios tanto como Jesucristo lo fue.  Cada hombre que ha sido nacido de nuevo es una encarnación y el Cristianismo es un milagro.  El creyente es una encarnación como lo fue Jesús de Nazaret.  (Diciembre 1980, pag. 14).  Hagin afirma que “el hombre fue creado como igual a Dios, en la misma clase suya y puede, por lo tanto, estar en su presencia sin ningún sentido de inferioridad”.  <br /> <br />Ahora vemos que Brigham Young del Mormonismo no es el único que enseñó la teoría Adán-Dios (Deseret News, 16 Junio 1973), sino también Kenneth Copeland.<br />Esta enseñanza ha sido responsable por crear una cantidad de afirmaciones blasfemas similares.  Por ejemplo:  Earl Paulk, de la Iglesia “Harvest” de Atlanta Georgia, en su trabajo “Satán Desenmascarado”, lo explica así: “Adán y Eva fueron colocados en el mundo como la semilla y expresión de Dios.  Así como los perros tienen perritos y los gatos gatitos, así Dios tiene pequeños dioses; a nosotros se nos hace difícil comprender esta verdad.  Hasta que comprendamos que somos pequeños dioses, no podemos manifestar el reino de Dios” (Pag. 97).<br />Tales declaraciones hechas por los proponentes del movimiento de la fe no deben ser sorpresivas.  Cuando una persona cree que ellos tienen el poder de hacer que Dios haga todo lo que ellos quieren, crear realidad con confesión positiva y tener control completo sobre sus circunstancias, el próximo paso es creer que uno es un dios de naturaleza progresiva.  Se debería destacar que la desafortunada definición de creyentes como “dioses” es usada en algunas tradiciones cristianas y no es necesariamente herético en sí mientras no tenga la intención de insinuar que la humanidad es igual a o es parte de Dios.<br /> <br />Algunos pasajes bíblicos son usados en un intento de justificar la enseñanza previa.  Dave Hunt, en su libro La Seducción del Cristianismo, atribuye a Casey Treat, pastor del Centro Cristiano de Fe de Seattle decir en su serie “Creyendo en usted mismo”,  que “nosotros somos duplicaciones exactas de Dios”. “¡Yo soy una réplica exacta de Dios!  ¡Cuando Dios se mira en el espejo, El me mira a mí!  ¡Cuando yo me miro en el espejo, yo veo a Dios!  Oh Aleluya! Usted sabe, a veces la gente me dicen enojados y queriendo ponerme al menos:  Usted se cree que es un pequeño dios.  Gracias.  ¡Aleluya!  Usted lo dijo correctamente.  ¿Quién se cree que es usted, Jesús? ¡SI! ¿Me está escuchando? ¿Están ustedes caminando por ahí actuando como dioses? ¿Por qué no?  Dios me lo dijo. ¡Siendo que yo soy un duplicado exacto de Dios, Yo voy a actuar como Dios!”. <br /> <br />El Sr. Treat usa Génesis 1:26 para probar a sus seguidores que ellos son “un duplicado exacto de Dios”. Es interesante que este texto es también una prueba clásica de la iglesia mormona para apoyar su doctrina de que los hombres se hicieron dioses.<br /> <br />Refiriéndose a la llamada “Ley del Génesis”, Copeland dice: “Adan fue creado a la imagen misma y semejanza de Dios, un ser espiritual y tomó la naturaleza de su padre espiritual o señor”.  Al explicar los términos “imagen” y “semejanza” en Génesis 1:26, él agrega:  Si usted coloca Adán al lado de Dios, ellos lucen exactamente iguales…Si usted pone a Jesús y a Adán al lado uno del otro, ellos lucen y actuan y suenan exactamente iguales….La imagen es que ellos lucen iguales, pero la semejanza es que ellos actuan igual y son iguales…Todos los atributos de Dios, toda su autoridad, toda la fe de Dios, todas las habilidades de Dios, fueron invertidas en este hombre”." <br />Realmente, los términos “imagen” y “semejanza” refutan este concepto.  La palabra hebrea por “semejanza” (demuth), simplemente significa similitud o semblanza, no identidad. Aún más, el término por sí mismo define y limita la palabra “imagen” (en Hebreo “tselem”) a fin de evitar la implicación de que el hombre es una copia exacta de Dios o miniatura de El. <br />La Biblia no apoya la interpretación de los maestros del movimiento de la fe (ni la de los mormones)  en su falta de comprensión del significado de “el hombre hecho a la imagen de Dios.   La primera cosa que se puede decir sobre el manejo que Treat hace de Génesis 1:26 es que el texto ni siquiera dice que los creyentes son “copia exacta de Dios”, sino que ellos son hechos a la imagen y semejanza de Dios.  El término “semejanza” (demuth) significa similitud, no identidad, por lo cual también ahí se define los límites de la palabra “imagen”.  El hombre fue creado a la imagen de Dios, y la imagen es sólo eso, una imagen.  La reflexión de lo real, pero no es lo real ni lo puede ser.  Uno refleja algunas de las  cualidades de Dios, pero no es Dios.  Aunque los salvos sí son hijos de Dios por adopción, de ninguna manera ellos son igual a Dios en naturaleza Gal 4:5-8: Para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. 6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: !!Abba, Padre!  7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo”.  8 Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses. Se puede decir que sólo Cristo posee la naturaleza de Dios con el eternal, único, unigénito hijo de Dios.  Lea también Juan 1:1; 14; 18. <br />Otra de las citas usadas por los maestros de esta doctrina para afirmar que “somos pequeños dioses” es Juan 10:34:  “… les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley:  Yo dije, dioses sois” en que Jesús hace referencia a Salmos 82:6.  Si se observa con cuidado, Dios está reprendiendo a los jueces (dioses) que han pervertido justicia.  El (Dios) dice, “Yo dije: Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo”.  (De paso podemos ver que estos son los mismos textos que los mormones usan para decir que alguien puede llegar a ser Dios).  Pero, ¿La biblia realmente enseña que nosotros somos dioses o que alguna vez llegaremos a serlo?  <br />Si leemos los versículos que preceden (comenzando el 24), los judios le preguntaron llanamente si El era el Cristo o no. El contesta diciendo que El es el que da vida eterna (V.28) y que El y el Padre son uno (v.30).  Al decirlo, los judíos le apedrearon. La respuesta de los judíos fuer que El siendo un mero hombre se hacia Dios.  Entonces Jesús contesta con las palabras del versículo en referencia.  Con su siguiente respuesta, Jesús se demostró claramente y estableció  la diferencia entre El y los jueces de la antigüedad (a quienes era lo usual llamarlos “dioses”) porque administraban y juzgaban según la ley de Dios.  Jesús les quiso decir: “Si ustedes llaman “dioses” a aquellos, ¿Por qué entonces no les apedrearon a ellos que eran meros hombres? Simplemente porque El era Dios y ningún otro humano puede tener los atributos divinos.   Salmos 82:7 continua: “Pero como hombres moriréis,   Y como cualquiera de los príncipes caeréis”. <br />El tono y la explicacion de Salmos 82:6 son mejor entendidas cuando leemos 1 Samuel 8:4-7.  Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. “Conforme a todas las obras que han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, dejándome a mí y sirviendo a dioses ajenos, así hacen también contigo”. En otras palabras, ellos desearon ser sus propios dioses.  Esto fue precisamente la primera mentira de Satán de Genesis 3:5.  “sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”.  Este verso es importante explicar al igual que Génesis 3:22: “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal…” El hombre tiene un conocimiento del bien y el mal, tal como Dios, pero la diferencia es que Dios tiene el conocimiento de lo bueno y lo malo y odia lo malo y no puede ser tentado de lo malo, mientras el hombre no solamente es tentado por el mal, sino que  también sigue la maldad y no tiene la capacidad de hacer nada al respecto.  La razón es porque el hombre no es Dios y nunca puede ser Dios. <br />Si el hombre fuera un dios, entonces sería razonable pensar que él tiene vida en sí mismo y que nunca obraría el mal. La realidad es todo lo contrario. El hombre tiene tendencia a la maldad y morirá como hombre. Sólo por la gracia y misericordia de Dios puede el hombre ser declarado justo.   <br /> <br />El deseo de ser “dios” es la razon por la que Lucifer cayó y no debe sorprender que él tentaría al hombre con la misma tentación que estuvo en él.  Es también contradictorio que si uno es un dios, que uno muera como hombre (Salmos 82:7). Dios está reprendiendo y en verdad condenando a aquellos que arrogantemente trataban de levantarse a tal estatus.  <br />La biblia enseña que el hombre es único y diferente del resto de la Creación, pero no es divino.  El fue creado a la imagen de Dios: Génesis 1:26, 27; 9:6), pero llevar la imagen de Dios no lo hace a uno un “pequeño Dios”.  Por definición, Dios es un ser “no creado” o auto-existente.  Obviamente, los humanos fueron creados y por lo tanto no son auto-existentes o divinos, sólo Dios tiene la naturaleza divina (Gálatas 4:8; Isaías 1:6-11, 43:10, 44:6; Ezequiel 28:2; Salmos 8:6-8).  <br />El hombre es la creación de Dios y como tal es completamente diferente del resto de la creación, pero siendo la imagen de Dios, no significa que alguien es un pequeño Dios.  Los humanos no son divinos por naturaleza.  Gálatas 4:8: “Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses”. También Isaías 1:6-11, 43:10; 44:6; Gen 1:26, 28, 3:4-5; Ezequiel 28:2; Salmos 8:6-8). <br />También la biblia enseña que Dios es el único, Soberano del Universo. (1 Timoteo 6:15).  Dios es Espíritu (Juan 4:24).  No hay base bíblica para enseñar que Dios tiene su propio cuerpo, como una parte esencial de su naturaleza o esencia.  Esto está más en línea con el Mormonismo que con el cristianismo ortodoxo.<br /> <br /><!--[if !supportLists]-->5- LA DEIDAD DE CRISTO:<!--[endif]--><br /> <br />La deidad de Cristo también es comprometida por esta doctrina. Frederick K.C. Price dice: “Jesús estuvo en la tierra solamente como un hombre, no como el hijo de Dios” (Frederick K.C. Price, Tape #RP 19, May 1993).<br /> <br />K. Copeland, refiriendo lo que supuestamente Cristo le dijo, dice: “No te preocupes cuando la gente te acuse porque piensas que tú eres Dios…Mientras más eres como Yo, más  ellos van a pensar de la manera que lo hacen.  Ellos me crucificaron por proclamar que yo era Dios.  Pero yo no proclamé que era Dios, yo sólo proclamé que yo caminé en la tierra con El y que El estaba conmigo”. (Copeland, " Take Time to Pray," Believer's Voice of Victory, #15, 2 February 1987, p. 9).<br />En la apreciacion de KC, tres factores básicos permitieron a Jesús el hacer milagros.  Primero “la fuerza de la fe estaba controlando su ministerio”. Segundo “El ejercitó su autoridad por el uso de las palabras” y tercero “El usó el pacto para controlar las leyes de la naturaleza”.  Su opinión descansa sobre un falso entendimiento de la fe, la palabra hablada y el pacto abrámico, por lo tanto es erróneo. <br />Sabemos por la Palabra que Cristo es eterno, el Unigénito Hijo de Dios y la sóla encarnación de Dios.  Juan 1:1-2, 15; 1:14, 18; 3:16; 5:16, 18; 8:58; 10:30-33;Marcos 14:61-64; 1 Juan 4:1).  En El habita la plenitud de la Deidad (Colosenses 2:9).  Al recibir las limitaciones de lo humano (Filipenses 2:6-7), Jesús no ejerció algunas de sus prerrogativas como Dios, pero El no dejó de ser Dios.  Es imposible también por las naturalezas divina y humana (Cristo tuvo ambas cuando estuvo en la tierra) de dejar de ser lo que estas naturalezas eran.<br /> <br /><!--[if !supportLists]-->6-   SOBRE LA EXPIACION: <!--[endif]--><br /> <br />Aún la tan importante doctrina de la expiación es distorsionada por este nuevo evangelio  que también enseña que “Jesús literalmente se hizo pecado en la cruz y tomó la naturaleza de Satán, y que El fue al infierno, siendo atormentado por 3 días y 3 noches, y que al tercer DIA se hizo el primer hombre nacido de nuevo… que Jesús no pagó la deuda de nuestros pecados en la cruz, sino que para esto tuvo también que llegar a morir espiritualmente y probar el castigo que merecemos”.  Esto es la punta del iceberg.  <br /> <br />Frecuentemente los maestros del movimiento de fe enfatizan sobremanera la llamada “muerte espiritual de Cristo” contrario a su muerte física.  Hagin en “El Nombre de Jesús”, pag. 29, dice:  “La muerte física no puede expiar los pecados.  ¿Cree usted que el castigo por nuestros pecados fue morir en la cruz?  Si ese fue el caso, los dos ladrones pudieron haber pagado este precio.  No, el castigo fue ir al mismo infierno y cumplir una condena allí separado de Dios (K. C. Price, Ever Increasing Faith Messenger, June 1990, p. 7).  <br /> <br />De acuerdo a estos maestros, cuando Adán se reveló, o “cometió alta traición”, no sólo traicionó a Dios por entregar a Satanás lo que El le había dado, sino que también tomó la naturaleza de Satán.  Así que, para redimir la raza humana y la creación del control legal de Satán, Jesús, como el segundo Abraham, tenía que morir no sólo físicamente, sino también espiritualmente.  Ellos dicen que Jesús no sólo llevó nuestros pecados en el Calvario, sino que también llevó la naturaleza satánica. “Así como Adán murió espiritualmente, Jesús murió espiritualmente.  La muerte espiritual que El sufrió causó también que su cuerpo muriera … Cuando Jesús aceptó la naturaleza pecaminosa de Satán dentro de su Espíritu El clamó: Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado?  El estaba separado de Dios… El fue llevado a lo profundo del infierno”. (Kenneth Copeland, Classic Redemption, p. 13). Kenneth Hagin dice “Muerte espiritual significa tener la naturaleza de Satán” (Hagin, The Name of Jesus, p. 31). <br />Estos maestros creen “que la muerte física de Cristo en la cruz fue insuficiente para redimir la humanidad”.  McConnel revela la creencia de Copeland de que “la sangre derramada en la cruz por Jesús no hizo expiación por la humanidad. Contrariamente, la expiación, (dicen ellos), vino como resultado de su muerte espiritual cuando sufrió en el infierno a manos de los  seres demoniacos que lo atormentaron.  Copeland va más allá y enseña que “Satanás y sus demonios habían olvidado que el mismo Cristo no fue un pecador y por lo tanto lo arrastró al infierno y lo castigó sin derecho.  Se cree que fue allí que Dios el Padre tuvo la oportunidad de soplar sus palabras llenas de fe en el infierno y causó que Jesús nació de nuevo como el primogénito de entre los muertos”.<br />http://kcm.org/studycenter/articles/seasonal/power_of_resurrection.php)<br />K. Copeland en su página de internet dice que Jesús murió espiritualmente y fue al infierno a morir como un pecador.  Según él, mientras el cuerpo de Jesús estuvo en el sepulcro, su espíritu fue liberado al infierno.  El allí fue castigado por la traición de Adán y por nuestro pecado.  <br />Las siguientes son declaraciones que exponen las falsas enseñanzas de KC:<br />“Cuando El dijo –CONSUMADO ES- en esa cruz, El no estaba hablando del plan de redención, el plan de redención apenas comenzaba”.   <br />“El (Jesús) murió; debe darse cuenta que El fue a las profundidades del infierno como un hombre mortal hecho pecado. Pero El no se quedó ahí, gracias a Dios.  El renació en el foso del infierno y resucitó”.<br />“La justicia de Dios fue hecha pecado.  El (Jesús) aceptó la naturaleza pecaminosa en su propio espíritu y al momento que El gritó, Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado? Usted no sabe lo que pasó en la cruz.  ¿Por qué usted cree que Moisés, obedeciendo las instrucciones de Dios, colgó la serpiente en el madero en vez de un cordero?  Eso me molestaba.  Yo decía, ¿Por qué – la señal de Satanás?  ¿Por qué no puso un cordero?  Y el Señor dijo, Porque fue la señal de Satanás colgando en la cruz.  El dijo:  Yo acepté mi propia muerte espiritual y la luz se apagó”. (Kenneth Copeland, What Happened From the Cross to the Throne, Kenneth Copeland Ministries- audio cinta).<br />Copeland cree que “en la cruz Cristo se hizo obediente a Satán y tomó sobre sí mismo su naturaleza” (la naturaleza del pecado).  2 Corintios 5:21: ”Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”, es mal-interpretado y citado como prueba de que Cristo fue hecho pecado y tomó la naturaleza de Satán.  <br />Igualmente se enseña que “tal como hombre en la tierra y tomando la naturaleza de Satanás en la cruz, Jesús se hizo un pecador con necesidad de redención.  En la resurrección, -sigue afirmando- Jesús es un hombre nacido de nuevo que vino de las profundidades del infierno.... la Iglesia comenzó cuando Jesús nació de nuevo en las puertas del infierno”.  (Charles Capps, Authority In Three Worlds, pag. 212 13).<br />Aunque las escrituras si dicen que el pecado de la humanidad fue puesto sobre El (Isaías 53:4,5), o sea, imputado a Cristo, esto está lejos de la interpretación anterior.  Con respecto a la frase “fue hecho pecado” Wilson hace notar que Cristo estuvo tan cercanamente identificado con el pecado que Pablo se atreve a ir más allá para decir que El se hizo pecado.  Ahora, Wilson explica que aunque El terminó con la maldición del pecado, el nunca fue personalmente tomado por éste.  Hebreos 9:14 y 1 Pedro 1:19 establecen muy claramente que en la cruz Jesús fue sin mancha ni defecto.  <br />La enseñanza de que Jesús se hizo uno con la naturaleza de Satanás en la cruz, que Jesús tuvo que ir al infierno a pagar el precio por el pecado, y que la redención no fue pagada a través de su muerte y su sangre derramada, no es sólo blasfemia, sino también completamente anti-bíblica. Primeramente Mateo 12:40 “Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. simplemente hace referencia al tiempo de su permanencia en la tumba”. Si “el corazón de la tierra se refiriera al infierno, entonces la expresión que David usó en Salmos 139:15 cuando dijo: ‘No fue encubierto de ti mi cuerpo  Bien que en oculto fui formado,Y entretejido en lo más profundo de la tierra Mi embrión vieron tus ojos Yen tu libro estaban escritas todas aquellas cosas  Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas” significaría que David nació en el infierno y esto es claramente absurdo pensarlo.  La biblia en Lucas 23:46 aclara esto cuando Cristo clamó: “Padre, en tus manos encomiendo mi Espíritu”. Véase también Ef. 4:8-10 y Lucas 23:43 arroja luz sobre este asunto. <br />Hebreos 2:14 también confirma que contrario a esta doctrina, Jesús más bien venció al diablo y a la muerte: “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo”.<br />En cuanto a la doctrina de Copeland en el sentido de que Jesús nació de nuevo, la palabra “primogénito” (prototokos)  simplemente significa que Cristo tiene la pre-eminencia y es por lo tanto la autoridad más alta de la resurrección.  Esto en ninguna manera significa que Cristo fue la primera persona en nacer de nuevo. <br />Es importante hacer saber que la naturaleza de la expiación tuvo que ver con la muerte física de Jesús en la cruz siendo el pago por los pecados (Hebreos 9:22).  Cristo dijo “Consumado es” (Juan 19:30), lo cual se traduce tetelistai que significa (pago total o cuenta saldada).  El pago por nuestros pecados tomó lugar en la cruz. 1 Pedro. 2:24 dice: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.  También Col. 2:13-14: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él,(A) perdonándoos todos los pecados,  anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz”. Lea también Mateo 26:28, Hechos 20:28; Romanos 3:25; 5:9; Ef. 2:13 Col.1:20-22; Heb. 10:10, 12, 14, 18,19, 20; 13:12; 1 Pedro 1:19; 1 Juan 1:7; Ap. 1:5; 5:9.  No hay otra forma para pagar por los pecados fuera de la cruz <br /><!--[if !supportLists]-->7-  SOBRE LA SANIDAD DIVINA:<!--[endif]--><br /> <br /> <br />Al igual que con la prosperidad, según los maestros de esta enseñanza, si usted está enfermo, es porque usted está en algún tipo de pecado en contra de Dios y esta es la causa de su situación.   Citamos de nuevo a  Kenneth Copeland: “Si un creyente vive en pobreza, “es porque está viviendo fuera de la voluntad que Dios ha intentado para el/ella.  “Usted debe darse cuenta de que es la voluntad de Dios de que seas prosperado”  (Copeland, Laws of Prosperity, p. 51).  <br /> <br />La sanidad divina como rama del movimiento de fe es inseparablemente ligada a su doctrina de la confesión positiva.  Por ejemplo, Hagin refleja en muchas ocasiones donde gente quienes han venido a él por oración por sanidad y ora por ellos y confiesan en fe que ellos serán sanados.  Sin embargo, cuando la misma gente viene de Nuevo y pide más oración, él les dice que ellos han negado su sanidad y la Palabra de Dios, anulando su oración, y destruyó los efectos de su fe hecha a través de su confesión positiva.  <br /> <br />Hagin enseña que es un error examinarse después de orar por sanidad y que una persona debe aceptar el testimonio de la Biblia aún si sus sentidos físicos indican lo contrario.  Hagin afirma que si el tuviera un dolor de cabeza, el no lo diría a nadie, y si alguien le pregunta cómo el se siente, el contestaría: estoy bien gracias”.  <br />Tal estado de negación es probablemente el aspecto más peligroso del movimiento de fe.  Negar los síntomas de un malestar tales como dolor de cabeza o un resfriado, no traería serias repercusiones, pero en circunstancias más serias, tales como cáncer (donde un diagnóstico temprano es vital para combatir la enfermedad),  negar la existencia de la enfermedad podría llegar al punto de estado terminal.  Aún así los mismos maestros del movimiento de fe no ven como negación de la realidad su concepto de la sanidad divina.  Al contrario, Copeland afirma que la sanidad siempre viene y que el problema es con nuestro “recibir” no con el “dar” de Dios.  En relación al hecho de que muchos cristianos no son sanados, Copeland se va tan lejos para decir que tales hechos son mentiras. <br /> <br />Como resultado de tal enseñanza, cristianos que no son sanados a menudo se sienten que ellos no solamente fallaron, sino que Dios también.  Pero a pesar de las palabras de los maestros de este movimiento, la realidad es que personas cristianas a veces desarrollan enfermedades y no siempre son sanados, sin importar sus niveles de fe.  Negar lo tal no solamente resulta en negación de la realidad, pero también en lo que la misma Biblia dice con relación a este asunto.  Por ejemplo, a pesar de que el Apóstol Pablo operó en el poder de Dios para sanar enfermos (Hechos 19:11), en muchas ocasiones el no fue capaz de sanar a algunos cercanos a él.  (1 Tim. 5:23; 2 Tim. 4:20; Phil. 3:25-27).  No solamente Pablo a veces no pudo ver sanidad en la vida de sus amigos, pero aún su propia vida la enfermedad fue una realidad.  Escribiendo a los Gálatas, Pablo les recuerda cómo debido a una enfermedad que él había sufrido el ministerio de él se levantó (Gal. 4:13-15).  Igualmente, escribiendo a los corintios, explicó cómo su “aguijón en la carne” estuvo con él aunque pidió al Señor sacarlo de é tres veces (2 Cor. 12:7- 9). <br />Isaías 53 es usado para justificar la sanidad física de todo cristiano que tenga  suficiente fe.  “…es el plan de nuestro Padre Dios en su gran amor y su gran misericordia que ningún cristiano esté enfermo, y que cada cristiano debe vivir su vida en salud total aquí en la tierra y que cada cristiano debe finalmente dormir en Jesús”  (Hagin, Seven Things You Should Know About Divine Healing, p. 21) Hagin también niega haber tenido un dolor de cabeza por 45 años, etiquetando esto como “simplemente síntomas y no ninguna indicación de dolor de cabeza (In the Name of Jesus, p. 44). <br />Debe notarse, sin embargo, que el texto de Isaías 53:4-5 se refiere primariamente al valor redentor de la expiación.  Su mayor énfasis es en el pecado no en la enfermedad física. El autor Hank Hanegraaff apunta que la palabra hebrea equivalente a “sanar” en el verso 5 (raphah) es comúnmente usada fuera del Viejo Testamento para referirse a salud espiritual, no física.  Jer. 3:22 concuerda con esta idea:  “Convertíos, hijos rebeldes, y sanaré (raphah) vuestras rebeliones…” <br /> <br />Suponiendo que en el acto de expiación incluye además de la salvación, también la sanidad física, entonces los que mueren por enfermedad nunca habrían sido salvos y murieron sin esperanza.  La razón sería que si las dos, salvación y sanidad están incluidas en el mismo pasaje, el acceso a ambas debería ser el mismo.  Y si uno no tiene suficiente fe para ser sanado, tampoco podría tener suficiente fe para ser salvo.<br /> <br />Aunque Dios si sana hoy bajo el Nuevo pacto y si responde a la fe, el error del movimiento de fe es que ellos niegan la soberanía de Dios y tratan de reducir al Creador a un “monigote” o “muñeco” que siempre responde con sanidad.  Al hacer esto, ellos rechazan que la oración se haga pidiendo que Dios haga su voluntad, y sin temor alguno proclaman que al orar así uno está llamando a Dios un tonto”.  Pero contrario a lo que ellos dicen, el mismo Cristo oró diciendo que la voluntad de Dios se haga. (Mateo 6:10; 26:39), y así hizo su hermano Santiago (Stgo. 4:15) y el apóstol Pablo. (Rom. 1:10; 15:32).  Son los mismos maestros de esta enseñanza quienes se hacen necios al fallar en darse cuenta que Dios, siendo Dios, puede actuar como El quiere. <br /> <br />Hay varias razones por las que un cristiano se enferma: <br />1-  Algunas enfermedades son enviadas por Dios. ¿Por qué un Dios bueno permite que alguien sea sordo, mudo, ciego o incapacitado o enfermedades que duran años? ¿Por qué lo permite a uno de sus hijos?  Suena cruel pero Exodo 4:11 dice: “Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿O quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová?”. Otra vez vemos una y otra vez en las Escrituras que la soberanía de Dios va más allá de lo que nuestras mentes pueden comprender. Dios no nos ha instruido a comprender sino a confiar en sus propósitos.<br />2-  Algunas enfermedades vienen de Satanás. Lucas 13:11-13 narra cómo Jesús sanó a una mujer quien por 18 años tenía una enfermedad causada por un espíritu. Dios puede permitir a Satanás que alguien se enferme por sus propias razones.  El ejemplo clásico es Job. <br />3-  Algunas enfermedades son castigo por pecados.  En Números 14; Deut. 28:20-22; 2 Reyes 5.  Pecados no confesados puede ser la razón.  (Salmos 119:67).  <br />  <br />Creer que Dios quiere que TODO creyente sea sano es un error.  Aún así debemos estar completamente seguros de que El sí lo hace y como creyentes tenemos derecho a buscar en sus promesas sabiendo que El hará de acuerdo a su voluntad, a su sabiduría y a su soberanía. Dios sana: <br />a) Porque El es un Dios sanador (Yahweh -Exodo 15:26); Tenemos derecho a buscar de Dios durante tiempos de enfermedad.<br />b) Porque El lo ha prometido (Mateo 21:22; Juan 14:13; 16:24; 1 Juan 5:14).  Esto quiere decir que nuestras peticiones deben ser de acuerdo a su voluntad.<br />c) Porque es su forma de actuar con misericordia y gracia la cual vimos en Cristo Jesús durante su ministerio en la tierra. <br /> <br />La verdad es  que como resultado de la caída, toda la creación cayó bajo la maldición del sufrimiento (Rom. 8:19-21), y la enfermedad sólo será vencida en la vida del creyente cuando la muerte sea vencida con la venida de Cristo y la resurrección de todos  (1 Cor. 15:51-55).  Es ahí cuando solamente el cuerpo natural, que tiene características de perecedero, debilidades, y deshonor, será levantado imperecedero, poderoso, y en gloria. (1 Cor. 15:42-44). <br /> <br /><!--[if !supportLists]-->8-    PACTO ABRAMICO Y LA CREACION:  <!--[endif]--><br /> <br />La falta de entendimiento por parte de Copeland de la fe y la creación tiene ribetes de la Nueva Era: “Si el universo fue creado por la fe de Dios, y si esta fe es la vida real y la personalidad de Dios, entonces la creación es meramente una extensión de Dios” (panteísmo, que estima que todas las cosas son dios).<br />Ellos dicen que el pacto abrahámico es la base para ordenar a Dios a hacer su parte en el pacto. Robert Tilton dice: “nosotros hacemos nuestra propia promesa de hacer nuestra parte, entonces podemos decirle a Dios, con la autoridad de su palabra, lo que queremos que El haga.  Así es, usted puede realmente decir a Dios que usted quiere cuál quiere usted que sea su parte en el pacto”  (God's Miracle Plan for Man, p. 36). Kenneth Copeland dice: “como creyente, usted tiene el derecho de dar órdenes en el nombre de Jesús.  Cada vez que usted está basado en la Palabra, usted está ordenando a Dios hasta cierto punto, porque es su Palabra (Our Covenant with God, p. 32). Copeland va más lejos para decir que “Dios fue la parte menor y Abraham fue el mayor” en el pacto entre ellos (Copeland, Legal and Vital Aspects of Redemption, 1985, cinta de audio #01-0403).<br /> <br />En su cinta “Siguiendo la Fe de Abraham”, Copeland afirma “¿Usted no cree que Dios creó al hombre a su imagen y creó la tierra en otro tipo de imagen, verdad?”  No hay nada debajo del sol que es nuevo.  Esta es una copia del hogar- una copia de la madre planeta.  Donde Dios vive, El hizo algo similar más pequeño y nos puso ahí” (Es impresionante la similitud de esto con el Mormonismo que enseña que “Dios estuvo supuesto a haber vivido en un planeta cerca de una estrella misteriosa llamada “Kolob” - Bruce McConkie, Doctrina mormona, pag. 428). <br /> <br />KC también afirma que “la transgresion de Adan dio poder a Satanás para desalojar a Dios de la tierra.  “Dios, mirando desde fuera –dice KC- no tiene ningún poder legal para estar en la tierra, no le pertenece a El (Salmos 24:1 dice otra cosa).  <br /> <br />De acuerdo a KC “Dios no tiene forma de manifestarse en la tierra. El tiene que tener un “Pacto” con alguien,…tiene que ser invitado, en otras palabras, el no podria venir.  De hecho, la razón por la que El hace pactos es para llegar a la tierra. KC también afirma que “siendo que el hombre es la figura clave en la caida, KC argumenta, el hombre tenia que ser la figura en la redención, así que Dios se acercó a un hombre llamado Abram.  Un acuerdo tenia se hizo el cual dió a Dios acceso a la tierra.  Dios, a cambio, prometió guardar de El y sus descendientes en todas las maneras –espiritual, fisica, financiera y social”.  Comentando en este “trato”, KC escribe que Dios estableció con Abram lo que Satanás había hecho a través de un contrato de conveniencia.<br /> <br />El mantiene que “Dios entonces usó su derecho que Abraham le había dado para proveer una forma por la que Jesús entrara a la tierra.  Abraham dió a Dios lo que El necesitaba: la oportunidad de usar su boca (la de Abraham), porque lo que Dios quería era un vehículo para que su voz fuera escuchada aquí”.  <br /> <br />El entendimiento del pacto abramico es totalmente distorsionado. Parece que las “buenas nuevas” de este “nuevo evangelio” es que nosotros, como Jesús, somos la simiente de Abraham y por lo tanto hemos sido herederos del pacto.  Copeland dice:  Ya que el pacto de Dios ha sido establecido y prosperidad es una provision de este pacto, usted necesita darse cuenta que la prosperidad le pertenece”. <br /> <br />F. Price dice: “A Dios hubo que darle permiso para trabajar en el reino de la tierra a favor del hombre…. ¡Sí, usted está en control! Así que, si el hombre tiene el control, ¿Quién no lo tiene ya?  Dios”.   Sigue diciendo:  “Cristo nos ha redimido de la maldición de la ley, para que las bendiciones de Abraham estén sobre nosotros… ¿Cómo bendijo Dios a Abraham?  Con ganado, oro, sirvientes, camellos y asnos.  Abraham fue bendecido materialmente”.  <br /> <br />No creo necesario explicar esta interpretación de las declaraciones anteriores.  Decir que el pacto de Dios con Abraham fue de tipo de conveniencia para Abraham con el que lograba bendiciones materiales y que la redención de la maldición de la ley tuvo que ver con prosperidad, es simplemente inaudito.  Como vemos toda distorsión de la Palabra de Dios es válida con tal de justificar el propósito final que es no es otro que uno nacido de la autogratificación y la avaricia.  Dios tenga misericordia de aquellos que han puesto la mirada en este mundo y sus deseos y no en las cosas de arriba.<br /> <br />Virtualmente todas las religiones falsas y ocultas adoran un dios cuya función es proveer algún tipo de bienestar.  O sea, las religiones humanas inventan dioses por razones utilitarias y conveniencia.  Sus deidades existen para servir a los hombres, en vez de los hombres servirles a ellos.  La teología del movimiento de fe ha convertido el cristianismo en un sistema nada diferente de esas religiones paganas. Una forma de vudú donde Dios es forzado, sujeto a coerción, manipulado, controlado y explotado para sus propios fines. En esta doctrina, el creyente usa a Dios, mientras el cristianismo bíblico es todo lo contrario:  Dios usa al creyente.  El movimiento de la super-fe ve el Espíritu Santo como un poder para usarlo para cualquier cosa que el creyente desea.  La Biblia enseña, sin embargo, que el Espíritu Santo es una persona quien hace posible que el creyente haga la voluntad de Dios.<br />Nuestra esperanza es que usted esté prevenido, examinando todo lo que le han enseñado cuidadosamente para ver si es verdaderamente escritural.   <br />