Fundamentos de la antropología

3,910 views
3,623 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,910
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Fundamentos de la antropología

  1. 1. ACTIVIDADES COMPLEMENTARIASInicie usted un juego tratando de analizar en qué (aspectos, temas, métodos) y por qué laadministración podría "tomar prestado" o colaborar con la antropología y qué podrían intercambiar.No hemos hablado aquí de los métodos o de las técnicas de campo de los antropólogos, como laobservación participante, la entrevista con profundidad o la entrevista con cuestionario. ¿Podríausted utilizar algunos, como administrador de empresas?. Para obtener una muestrarepresentativa de una población, ¿cree usted que ambas disciplinas (antropología y administración)pueden utilizar los mismos métodos estadísticos?. Por ejemplo, muestreo aleatorio simple,muestreo aleatorio estratificado, etc.Esperamos que mantenga una actitud mental abierta y un espíritu inquisitivo. Esto no significa quela disciplina, cuyo estudio iniciamos, no tenga su especificidad o que no haya líneas divisorias entrelas diferentes disciplinas. Sencillamente, lo invitamos a que inicie un diálogo entre su disciplinaprofesional y la antropología y entre ésta y otras disciplinas, rechazando el dogmatismo y las"verdades absolutas". Le recordamos la complejidad del objeto de estudio, ya que no tiene opresenta un perfil único, sino múltiples y que usted debe pensar, comparar, reflexionar y decidir.Estamos más interesados en una enseñanza formativa, que en una enseñanza de conocimientos."Una disciplina es una unidad metodológica en cuanto se trata de "la regla" (disciplina) común a unconjunto de materias reagrupadas con el propósito de la enseñanza (discere)".Esta palabra designó inicialmente la doctrina o el sistema filosófico, "la regla del saber". En el sigloXVI se utiliza por primera vez, con una acepción análoga a la que hoy utilizamos.Fuente: Jean Paul Resweber, El Método Interdisciplinario, 2000. Traducido por: María Elvira Rodríguez,Universidad Distrital "Francisco José de Caldas", Bogotá: 39
  2. 2. ANTROPOLOGÍA CULTURAL O ANTROPOLOGÍA SOCIALAquí es necesario recordar que las denominaciones y perspectivas, sobre todo de la antropologíacultural, como ya lo comentamos, han variado en el tiempo y en el espacio. Para los europeos,especialmente para los franceses y algo menos para los alemanes, la antropología, como tal haestado ligada, sin vacilaciones, a lo que hemos descrito como Antropología Física. En cambio, enlos Estados Unidos, durante el proceso de consolidación de las ciencias sociales (finales del sigloXIX y primera mitad del XX), se fue dando cada vez más importancia al concepto de cultura y, aprincipios del siglo pasado apareció la Antropología Cultural con un carácter hegemónico sobreotras ciencias sociales. Por su parte, en Gran Bretaña se ha utilizado más el término antropologíasocial -que desde un punto de vista disciplinario se consideró en un principio como una especie desub-disciplina de la sociología- dedicada al estudio de las sociedades primitivas.Definitivamente, fue Lévi-Strauss quien colaboró de manera decisiva para ensamblar de un modoarmónico las disciplinas descritas. Por ello hoy en día se conciben relacionadas, de modoescalonado, la etnografía, la etnología y la antropología.
  3. 3. ANTROPOLOGÍA FÍSICA Y ANTROPOLOGÍA CULTURALAunque el antropólogo tiene una mirada holística (global) sobre el hombre, hoy en día se tiende atrabajar o a especializarse en campos específicos. Así, algunos se dedican a estudiar lascaracterísticas físicas de nuestros antepasados, ocupándose fundamentalmente del origen de lasdiferentes razas humanas y de la historia de su evolución y otros se entregan al estudio del cambiocultural y social de la humanidad, desde sus orígenes más remotos hasta nuestros días. Algunosotros se dedican al estudio del efecto biológico del medio ambiente sobre una población a travésdel tiempo, mientras que otros se centran en las tradiciones de un solo grupo de personas. Comovemos, las dos grandes ramas vuelven a notarse aquí.Una rama sería la ya nombrada Antropología Física y la otra la Antropología Cultural o Sociocultural.A veces la antropología física puede confundirse con la biología, anatomía y fisiología humanas,pero estas últimas tratan de la estructura y funciones del hombre medio contemporáneo y laprimera aborda lo referente al agrupamiento cronológico, racial y social de los grupos humanos.
  4. 4. ANTROPOLOGÍA GENERALLa antropología, como la mayoría de las ciencias sociales, actualmente parece cambiar a un ritmocreciente, como corresponde al mundo complejo en que se desenvuelve, en el cual, de modocontinuo, surgen nuevos actores sociales, nuevas posturas sobre la disciplina y nuevasconcepciones sobre el mundo; la historia parece acelerarse y se presentan nuevas relaciones ynuevos conflictos entre los seres humanos. Frente a este panorama, la antropología,particularmente, la antropología cultural, proporciona una base de conocimientos importantes paracomprender el dilema crucial de la época actual.Desde un punto de vista etimológico, la antropología es "la ciencia del hombre", pero limitarse a taldefinición sería demasiado general e impreciso. El término deriva del griego "anthropos", quesignifica hombre, humano y "logos" que significa "estudio"; entonces, por definición esta disciplinatiene una curiosidad infinita por el ser humano ya que busca respuestas sobre una gran variedadde preguntas sobre su objeto de estudio.Por ejemplo, se pregunta, cómo, cuándo y por qué apareció el ser humano sobre la tierra?. ¿Porqué ha cambiado desde entonces? Hay rasgos universales y comunes entre los habitantes delplaneta?. ¿Por qué y en qué difieren las sociedades del pasado con las del presente?.¿Qué imagen tiene usted de un antropólogo?. ¿Se acuerda de las novelas de Agatha Christie?Había en varias de ellas arqueólogos y antropólogos que trabajaban en Egipto, por ejemplo. Estoquiere decir que la antropología se dedica a estudiar las culturas no occidentales, o ¿podremosdefinirla, como lo hizo Kluckhon (citado por Maestre, 1983:27) como la ciencia de "los cráneos,cacharros y costumbres"?.Autores como Eliseo Verón, citado también por J. Maestre (1983) define la antropología como "Elestudio del hombre y sus obras". Esta definición tan amplia nos obliga a conectar la antropologíacomo disciplina abstracta con otras ciencias y otros temas, para tratar de delimitarla. Aunque laantropología es una ciencia holística por excelencia, que como afirma Kottak (1996:4) "estudia latotalidad de la condición humana: pasado, presente y futuro; biología, sociedad, lenguaje y cultura",debemos encontrar su especificidad. De lo contrario, estaríamos incluyendo en la definiciónanterior a la biología humana, la sociología, la historia y quizá a otras más, constituidas, además,antes que la disciplina que estamos estudiando.
  5. 5. PRINCIPALES CAMPOS DE ESTUDIO DE LA ANTROPOLOGÍAYa hemos definido brevemente cada una de ellas. Recapitulemos y complementemos:La EtnografíaConsiste en la observación y análisis de grupos humanos determinados para construir (oreconstruir), con la mayor fidelidad posible, la forma tradicional de actuar y de pensar de este grupo(o grupos). Usualmente, y sobre todo cuando se inició este tipo de estudios, se tomaba un grupoajeno al propio, ojalá lo más diferente posible.Los primeros etnógrafos en los Estados Unidos trabajaban en las reservas indias del país oviajaban a lugares remotos para estudiar pequeños grupos, por ejemplo, de agricultores. Losprimeros etnógrafos vivieron en sociedades relativamente aisladas, pequeñas, con tecnologías yeconomías "simples". Muchos etnólogos se dedicaron a estudiar las "sociedades primitivas" amiles de kilómetros de su país de origen. Para algunos antropólogos, el etnógrafo es un tipo deetnólogo.La etnografía exige trabajo sobre el terreno y observación directa. Utiliza varias técnicasdenominadas técnicas de campo, como corresponde al trabajo de campo, que realiza esteprofesional. Encontramos fuera de la observación directa, la "observación participante"-que implicatomar parte en la vida de la comunidad; otras técnicas de recolección de datos o de investigación,son, por ejemplo, entrevistas con cuestionario, estudio de genealogías, entrevistas en profundidad,etc.Normalmente, el profesional convive durante un buen período de tiempo con el grupo objeto deestudio, observándolo directamente, conversando con sus miembros, etc. es pues, un tipo deestudio personal y de primera mano. Tiende a las reconstrucciones culturales y se centra en ladescripción, aunque para algunos autores, el etnógrafo no se limita a describir sino que intentaresolver interrogantes como: ¿qué relación hay entre el comportamiento económico y elcomportamiento político del grupo en estudio?. ¿hay relación entre las creencias religiosas y elcomportamiento cotidiano?. En todo caso, el etnógrafo se centra en la descripción del estilo de vidade un grupo, pueblo o sociedad, buscando, en un análisis de primer nivel, explicaciones generalessobre lo que ha observado.La etnografía es una estrategia de investigación para sociedades con cierta uniformidad cultural ymenor diferenciación social que las que encontramos en sociedades modernas e industrializadas. "…es indispensable quemar las naves, partir al encuentro de los que parecen más alejados de nosotros, a fin de buscar aquello que, en la naturaleza humana, es constante y fundamental". Claude Lévi-StraussLa EtnologíaBusca comprender de qué forma y por qué los pueblos del presente y del pasado se diferencian ensus formas típicas de pensar y actuar. Para J. Maestre(1983), la etnología cumple una segundaetapa y corresponde -de acuerdo con Lévi-Strauss- a lo que en los países anglosajones sedenomina Antropología Cultural o Antropología Social.
  6. 6. Algunos autores como Kottak, no incluyen en su clasificación esta rama porque la consideranintegrada a la etnografía, pero aplicada a sociedades contemporáneas y complejas. Es decir, laetnografía utilizada en los países modernos da lugar a una serie de estudios de comunidad o lo queotros denominan antropología urbana. Aunque hay diferencia entre uno y otro porque el primero serefiere a estudios de campo en grupos pequeños, mientras que el segundo se refiere a estudiosurbanos, ambos se ubicarían dentro del concepto de etnología (estudio antropológico ensociedades contemporáneas).Etapas de una Misma InvestigaciónDe acuerdo con Lévi-Strauss, la Antropología, Etnografía y Etnología, son tres etapas o momentosde una misma investigación y cada término solo expresa la "focalización" del estudio que noexcluye a los otros dos. Sin embargo, autores como Ember y Ember (1997) y Maestre (1983)especifican el término y lo definen. Para los autores citados, la etnología estudia las formas depensamiento y comportamiento, tales como las tradiciones relacionadas con el matrimonio, lafamilia, los sistemas político y económico, la religión, las artes, la música y la manera cómo estasestructuras difieren en las sociedades contemporáneas. Los etnólogos estudian también ladinámica cultural, es decir los procesos de desarrollo y cambio de las diferentes culturas, así comola relación existente entre las creencias y los comportamientos dentro de una misma cultura.La etnología tiende a una síntesis, en la cual, utilizando los métodos etnográficos, opera en tresdirecciones: geográfica, histórica y sistemática. Lo primero, si lo que se busca es interpretarconocimientos relativos a grupos vecinos. Histórica, si lo que se quiere es reconstruir el pasado deuna o varias sociedades y sistemática, si lo que se pretende es dar una atención particular a losaspectos técnicos institucionales o costumbristas.La Arqueología se Centra en el PasadoLa arqueología como la etnología se interesa por la relación existente entre las creencias y loscomportamientos dentro de una cultura, pero a diferencia de la segunda, no utiliza técnicas comola observación participante o las entrevistas, porque tiene que trabajar con los restos fragmentariosde las culturas del pasado. El arqueólogo busca reconstruir las costumbres y las tradiciones de lospueblos que vivieron en el pasado, así como identificar los cambios culturales y las razones paratales cambios.Atrás dijimos que se dedicaban básicamente al estudio de sociedades ágrafas, en cuyo caso elantropólogo hace las veces de historiador. A falta de documentos escritos, el arqueólogo trata dereconstruir la historia a partir de los restos que dejaron las culturas humanas. Hay, sin embargo,una especialidad dentro de la arqueología, la arqueología histórica, que se dedica al estudio de losrestos de culturas recientes, que dejaron documentos escritos. Naturalmente, de acuerdo con sunombre, deben utilizar los métodos de la historia.Otras EspecializacionesExisten interesantes especializaciones como la arqueología marina y submarina, dedicada aexplorar (para preservar) el patrimonio cultural que se encuentra en aguas marinas o dulces. Porejemplo, en el caso colombiano, ¿sabía usted que en los cayos del norte de nuestro país hay másde 600 buques hundidos?. Se dice que en el Golfo de Urabá en Colombia se encuentra el naufragiomás grande de América; un galeón español, que naufragó en 1505. También se dice que haybuques hundidos en los ríos Cauca y Magdalena.
  7. 7. Hay también antropólogos dedicados a la práctica forense, como especialistas para reconstruirrasgos físicos y raciales sobre cráneos y esqueletos, particularmente en investigaciones de tipojurídico penal. Se denominan antropólogos forenses.La lingüística antropológica estudia la historia y las estructuras de las lenguas orales. Comodisciplina, la lingüística es mucho más antigua que la antropología y las dos empezaron a unirsecuando los antropólogos iniciaron el trabajo de campo. Debido a que los antropólogos necesitaronla ayuda de los lingüistas para estudiar las lenguas que no tenían manifestación escrita, fueconstituyéndose esta especialidad. Ellos investigan las variaciones contemporáneas, así como loscambios que han tenido lugar a través del tiempo. Algunos estudian la aparición del lenguajehumano y las diferencias entre las lenguas. Como en la arqueología, hay también una lingüísticahistórica, que se dedica al estudio de las maneras en que han cambiado las lenguas a través de lahistoria y de sus interrelaciones.No disponen -como los arqueólogos- de restos materiales que les ayuden a reconstruir loscambios de la lengua a través del tiempo. Los lingüistas que reconstruyen la historia de las lenguasorales tienen que iniciar su estudio en el presente, comparando las diversas lenguascontemporáneas. Con base en este análisis comparativo se plantean hipótesis sobre los cambiosque podrían haberse dado en el pasado y que explicarían o esclarecerían similitudes y diferenciasque se observan en el presente.Cabe mencionar otra rama de la lingüística, conocida como lingüística estructural o descriptiva,que estudia la manera como las lenguas contemporáneas se diferencian entre sí. Usualmente, sededican a descubrir y a analizar los principios que determinan el modo en el que los sonidos ypalabras se unen en el lenguaje hablado.Encontramos también la sociolingüística, que investiga los aspectos sociales del habla; lasdistintas formas de utilización de la lengua en diversos contextos sociales. Cómo se comunica lagente, cuáles son sus actitudes hacia la gente que habla un dialecto o lengua semejante al suyo, omuy diferente; como varía su modo de hablar, dependiendo de la posición social, son por ejemploalgunos de los problemas que abocan los que se dedican a esta especialidad.Sintetizando lo anterior, tendríamos entonces, el siguiente gráfico: (conclusiones generalmente válidas para todas las sociedades humanas)
  8. 8. Antropología en la ModernidadHay otras ramas o especializaciones que son, más bien, estudios desde una perspectiva de laantropología cultural o socio-cultural en el mundo contemporáneo. Estos estudios se dedican ainvestigaciones en sociedades modernas, cambiantes, ya sea en escenarios locales, regionales oglobales. Se centran en el estudio de procesos de cambio y de construcciones culturales ysociales que ya no solo se ubican en entornos locales o étnicos, sino también en escenariosurbanos y en espacios de actividad institucional y estatal. Esta perspectiva es interdisciplinaria y seapoya en los referentes históricos y sociológicos del entorno que estudia.Por esto, actualmente se habla de "antropología en la modernidad" para significar que la disciplinaya no se centra en el estudio de las denominadas "culturas primitivas" o más específicamente, porejemplo en el caso colombiano, en los indios de nuestras selvas, llanuras y montañas. Ahora,surgen nuevos problemas de investigación -en nuestra misma ciudad, en el barrio, en el vecindario-nuevas hipótesis y orientaciones teóricas y metodológicas. Esta nueva mirada remite al análisis delas múltiples experiencias culturales del mundo moderno en un contexto de globalidad einterrelación. Más que la estructura de la cultura, se buscan los puntos de interacción, apropiacióny los nuevos significados de las prácticas y representaciones culturales, como un proceso continuode hacer, deshacer y rehacer.Encontramos otras especializaciones o temáticas de la antropología contemporánea como laantropología del desarrollo, que analiza el desarrollo como práctica cultural producidahistóricamente; la antropología del medio ambiente, o de la naturaleza, o de la ecología, dedicada ala relación del ser humano con la naturaleza, con énfasis en la cultura como instancia fundamentalde esa relación. Encontramos también, por ejemplo, la antropología pedagógica dedicada al estudiode la historia, contenidos y cambios de la pedagogía o métodos de enseñanza a través de lahistoria.
  9. 9. CAMPOS DE LA ANTROPOLOGÍAExisten varias clasificaciones o subdivisiones de la disciplina, todas derivadas de los dos grandescampos: la antropología física y la cultural.Siguiendo aquí a Angel Palerm (1967), la antropología física se divide en las siguientes ramas: 1. Primatología, o estudio de los primates, humanos o no. 2. Genética humana, la que se ocupa de estudiar la herencia genética del grupo social, los grupos de sangre, las mezclas raciales, etc. 3. Variación humana, la parte dedicada a la investigación del crecimiento y desarrollo de los individuos y sus relaciones con la nutrición, estatus, tecnología de los grupos humanos, etc. 4. La antropometría, que estudia las medidas y evolución del cuerpo humano y 5. La paleantropología, dedicada al estudio de los restos humanos.Para este autor, la antropología cultural se subdivide en: 1. Arqueología, dedicada -con métodos y técnicas especiales- a la reconstrucción de las culturas desaparecidas y de sus procesos de desarrollo. La arqueología, apoyándose en otras ciencias, permite la reconstrucción de la organización, modos de vida y sistemas de creencias de las sociedades desaparecidas o de sociedades actuales, pero de momentos históricos anteriores. 2. Lingüística, interesada en el lenguaje: Sus orígenes, su desarrollo, su estructura. 3. Etnografía, que tiene como objeto la descripción de sociedades y culturas, tradicionalmente las sociedades pequeñas y "ágrafas" (sin escritura). 4. Antropología Social, que se dedica al análisis y comparación de las relaciones entre las personas y entre los grupos sociales. 5. Etnología, considerada por Palerm como la disciplina teórica de la antropología sociocultural.Para Carol y Melvin Ember (1997), -en adelante Ember y Ember- la antropología física comprendela paleontología humana o paleoantropología que estudia la aparición del ser humano y su posteriorevolución y el estudio de la variación humana, que se dedica a responder preguntas sobre lasrazones y maneras en que los pueblos actuales varían biológicamente.Ellos enmarcan, dentro de la antropología cultural los siguientes campos o subdivisiones: 1. Arqueología, dedicada al estudio de las culturas antiguas a partir de los restos materiales. 2. Lingüística Antropológica o Antropología lingüística, centrada en el estudio antropológico de las lenguas y 3. Etnología, a la que corresponde el estudio de las culturas contemporáneas y recientes.
  10. 10. Para Kottak (1997), por su parte, la antropología general incluye cuatro subdisciplinas principales:Antropología sociocultural, arqueológica, biológica y lingüística.Como vemos, todas las clasificaciones anotadas son similares; ninguna pretende ser exhaustivasino explicativa y, lo que es más importante, conceptualmente las definiciones son semejantes.Algunos antropólogos(Kottak, 1997; Ember y Ember, 1997) incluyen otra subdiciplina: laantropología aplicada que, como su nombre lo indica, es la aplicación de las perspectivas, datos,teorías y métodos antropológicos para analizar, evaluar y resolver problemas socialescontemporáneos.
  11. 11. DEL DESARROLLO A LAS NUEVAS TECNOLOGÍASEl presente volumen abarca cuatro temáticas singulares, pero interrelacionadas: el desarrollo, losmovimientos sociales, la ecología política y la tecnociencia. El abordaje explícitamenteantropológico de estos temas, como se verá, sugiere formas distintas de entenderlos en relacióncon las de otras disciplinas.La Antropología del DesarrolloEsta sección presenta los lineamientos generales del análisis del desarrollo como discurso; perodesde la antropología, es decir, el desarrollo como práctica cultural. Para ello, comienza por ubicaral desarrollo dentro de la antropología de la modernidad, como práctica que vincula de formasistemática la producción de conocimiento experto con formas de poder. Analizar al desarrollocomo discurso significa suspender su naturalidad aparente, contribuir a darle una crisis deidentidad. ¿Cómo, a través de qué procesos y con qué consecuencias nos definimos -África, Asia,América Latina- como "subdesarrollados"?. La planificación es, desde esta perspectiva, unapráctica paradigmática de la modernidad y su racionalidad. Desde los inicios de la era deldesarrollo, "la planeación del desarrollo" fue el símbolo más potente de este discurso. Laplanificación fue así la tecnología política más importante del proyecto de la modernidad en elTercer Mundo, así sus cultores la asuman como lo más neutral posible. Con el paso de los años, laplanificación y el desarrollo colonizaron lo ambiental. Con el desarrollo sostenible, llegamos aerigirle templos a la gestión ambiental. Aún estamos en esas, aunque ya se vislumbran otrasformas de pensar la naturaleza, la biodiversidad y la sustentabilidad. Podríamos preguntarnosfinalmente si la antropología puede conducir a otra forma de estudiar el desarrollo y si la prácticaantropológica podrá llegar a trascender la dicotomía estéril entre una antropología para el desarrollo-antropología aplicada al servicio de las agencias del desarrollo- y una antropología del desarrollo -definida como el análisis crítico del aparato del desarrollo como práctica cultural-. Aunque estedilema tiene más pertinencia en el contexto anglosajón, donde la antropología para el desarrolloestá más consolidada, no deja de tener relevancia en el ámbito latinoamericano, dentro del cual losantropólogos se ven obligados cada vez más a circular entre el Estado, las ONGS, la academia ylos movimientos sociales.La Antropología de los Movimientos Sociales¿Podrán los movimientos sociales reorientar el desarrollo en formas culturalmente másapropiadas, socialmente más justas y ecológicamente más sustentables?. En los movimientossociales de hoy en día vemos algunas pautas para ello. Hay que comenzar por entender,especialmente como antropólogos, la forma como los movimientos sociales encarnan una críticade las culturas dominantes. Al investigar simultáneamente la dimensión cultural de lo político y ladimensión política de lo cultural, nos damos cuenta de que los movimientos socialescontemporáneos ponen en marcha una "política cultural" por medio de la cual las luchas culturalesdevienen en hechos. políticos.La afirmación misma de la alteridad cultural y la persistencia de las prácticas de diferencia seconvierten en actos políticos, cuya efectividad puede ser canalizada en ciertos casos porestrategias políticas colectivas. Este principio de la política cultural -el ineluctable entrelazamientoentre lo político y cultural en los movimientos sociales contemporáneos- puede verse en ejercicioen el caso del movimiento social de comunidades negras del Pacífico sur. Desde esta perspectiva,son las prácticas de las comunidades negras e indígenas, y no las acciones del Estado, las queconstruyen la democracia y la sostenibilidad en esta región.
  12. 12. La Antropología de la Naturaleza y la Ecología PolíticaSi el Pacífico colombiano no puede ser entendido sin discutir los movimientos sociales, eldesarrollo y el capital, la consideración de las diversas construcciones de la conservación de labiodiversidad en la región es igualmente ineludible. La preocupación por la biodiversidad obedece auna coyuntura mundial, la problematización de la conservación de la especie humana y la irrupciónde lo biológico como hecho global, que los movimientos sociales de muchas partes del mundotratan de apropiarse para sus estrategias políticas, culturales y de conservación. Como resultadode este proceso, y en su encuentro con las instancias del aparato conservacionista nacional einternacional, los movimientos sociales como el movimiento de comunidades negras del Pacíficohan producido una serie de innovaciones conceptuales y políticas que constituyen una ecologíapolítica alternativa que es importante analizar. A un nivel muy general, lo que está en juego es lanaturaleza de la naturaleza en sí misma. Al intentar abarcar en un solo marco las múltiples formasde producción de lo natural que existen hoy en día -desde los bosques tropicales a los laboratoriosde la biotecnología donde se diseñan los nuevos cuerpos, cultivos, ciborgs, etc.- nos daremoscuenta de que existen varios "regímenes de naturaleza" principales, cuya hibridación por actoressociales diversos pareciera hacerse inevitable. Finalmente, tendríamos que concluir que con lasnuevas tecnologías moleculares hemos entrado a una época postnatural, lo cual genera preguntasmuy profundas con relación a una de las grandes preocupaciones de la antropología de todos lostiempos, la relación entre naturaleza y cultura. Como antropólogos, podremos adentrarnos en lainvestigación de estos procesos si decidimos participar resueltamente en el campo emergente dela ecología política, que desborda la antropología pero cuyo desarrollo depende en gran medida deella.La Antropología de la Ciencia y la TecnologíaEs innegable que las nuevas tecnologías informáticas, de computación y biológicas estántransformando de modo fundamental las estructuras de la modernidad, incluyendo los significadosy prácticas de vida, trabajo, economía y lenguaje. Trastornan las grandes preguntas de nuestrotiempo, como el desarrollo, la globalización, el capitalismo, lo orgánico y lo artificial. En el contextoanglosajón, y en algunos países de América Latina y Europa, las incursiones de los estudiossociales de la ciencia han dado paso a los estudios culturales de la tecnociencia y, másconcretamente, a un campo nuevo y dinámico en nuestra disciplina, la antropología de la ciencia yla tecnología. Este campo ya ha sido testigo de importantes trabajos etnográficos de las realidadesvirtuales, el ciberespacio y los laboratorios de biotecnología, entre otros. Es importante empezar apensar en la forma de avanzar este proyecto desde las situaciones y necesidades de AméricaLatina. El uso del internet y las nuevas tecnologías informáticas y comunicacionales, por ejemplo,está teniendo un gran impacto sobre las prácticas de activismo de los movimientos sociales y lasONGs, desde los de grupos de mujeres hasta los de los indígenas y los ecológicos. Las redes delos movimientos evidencian nuevas prácticas e identidades que no pueden ser entendidosapelando a los modelos convencionales de identidad. Un tipo de activismo transnacional quemodifica la cuestión de "lo global y lo local" y que sugiere formas de pensar el mundo en términosde "localidades", lugares, flujos y redes, pareciera estar surgiendo. Allí debemos también estar losantropólogos.
  13. 13. EL SER HUMANO DESDE UNA PERSPECTIVA CULTURALEn este curso nos ocuparemos de la antropología cultural, o social, o sociocultural. Lo anterior,porque consideramos que es esta gran rama de la disciplina la que nos va a permitir conocer mejornuestro entorno socio-cultural, los seres humanos con los que a diario nos interrelacionamos y, enlo posible, también nos facilitará vincular lo aquí aprendido con nuestra disciplina profesional y connuestro propio comportamiento.Antes de entrar de lleno a esta parte del curso -que constituye el centro o corazón del mismo-debemos reflexionar sobre lo siguiente: Saber significa en primera instancia, compararLas subdisciplinas descritas se influyen unas a otras y un antropólogo profesional debe conocer ymanejar los paradigmas de las subdisciplinas: los fundamentos de la biología, la psicología, lasociedad y la cultura humanas; conocer y utilizar los diferentes métodos de investigación y sobretodo, tener en cuenta las necesarias interrelaciones entre ellas. Por otra parte, disciplinas como lahistoria, la geografía, la psicología y la sociología, entre otras, aportan importantes perspectivaspara el análisis. En todo caso, las fronteras entre las subdisciplinas antropológicas y las de laantropología general con las otras ciencias sociales, especialmente con las acabadas de nombrar,no son fáciles de determinar. Por lo anterior, una aproximación interdisciplinaria, buscandocomplementariedades y convergencias, es útil para estudiar los fenómenos socio culturales. Lo(a)invitamos a que continué estudiando con mente abierta, estableciendo articulaciones entre lo queaprenda de la disciplina que aquí estudiamos y sus especialidades o sub-disciplinas y entre estas yotras disciplinas. Acuérdese que los límites entre una y otra son tenues; además que usted, alcompartir y articular lo que aprende, está construyendo conocimiento.Recuerde que saber, en primera instancia significa comparar. La antropología le brindará una seriede análisis y de perspectivas sobre el campo específico, en una permanente actitud de diálogo conotras disciplinas que la delimitan y la conservan en su autonomía. Hemos visto cómo muchassubdisciplinas o especializaciones dentro de la antropología utilizan técnicas y métodos comunes.Lo mismo sucede entre la antropología y otras disciplinas, por ejemplo, con la sociología y labiología. Entre ellas, en un diálogo continuo puede haber circulación de analogías, préstamos demodelos, puntos de vista complementarios o comunes.
  14. 14. INTRODUCCIÓN Y ORIENTACIÓN PARA EL ESTUDIOEn esta Unidad iniciaremos el estudio de la antropología como ciencia social, especialmente en elcampo conocido como antropología cultural, describiendo las diferentes ramas de la antropologíageneral y concentrándonos en la antropología cultural o socio-cultural. Después, daremos unamirada al ser humano, desde la perspectiva de la antropología cultural. Desarrollaremos algunosaspectos comunes al ser humano, como son el lenguaje, el símbolo, el arte, el mito y la religión,temáticas centrales de la antropología cultural.Creemos que los conceptos básicos que aquí se tratan serán herramientas útiles para comprendermejor el mundo en que vivimos y las actuales circunstancias en las que los conflictos culturalesentre Oriente y Occidente se agudizan, a la vez que las costumbres parecen universalizarse cadavez más en una "aldea global", en la que se desdibujan todas las fronteras. La economía, la políticay la cultura parecen estar entretejiéndose en una sola red, aunque, a la vez, surgen movimientos(sociales, políticos), que desean más que nada tener y desarrollar una identidad propia, volver a ser"uno mismo" y poder entender y convivir pacíficamente con "el otro".Esperamos que los temas que aquí se tratan desde una perspectiva antropológica, lo capacitenpara comprender mejor el pasado, el presente, la unidad y la diversidad que caracterizan la especiehumana y que le ayuden a encontrar sentido a conductas y culturas diferentes a la suya, así comoa comprender mejor su propia conducta y su propia sociedad.
  15. 15. LA ANTROPOLOGÍA COMO DISCIPLINALa antropología la podemos definir, entonces, de una manera amplia como una disciplina que, demodo comparativo analiza todas las sociedades humanas, antiguas y modernas, simples ycomplejas. No solamente estudia toda la variedad de pueblos, sino muchos aspectos de laexperiencia humana. Ofrece una perspectiva transcultural única, comparando constantementediferentes culturas.Los antropólogos buscan entender al ser humano integral, que se adapta a diferentes ambientes através de una compleja interacción entre biología y cultura.
  16. 16. LA ANTROPOLOGÍA Y LOS TRES MODOS DE NARRAR LA MODERNIDADHabría, por supuesto, que ubicar estos textos dentro de lo que algunas autoras llaman la"modernidad capitalista patriarcal" de los últimos doscientos años, pero esto desbordaría cualquierintroducción. Quisiera, sin embargo, señalar cierto aspecto de su linaje intelectual que me parecepertinente. A grandes rasgos, y siendo sin duda simplistas, podríamos decir que la teoría socialoccidental moderna se debate actualmente entre tres grandes paradigmas. Primero, el paradigmadominante, la teoría social liberal, basada en los principios del individuo, el mercado y una nociónde sociedad, Estado, etc. muy marcadas por la experiencia histórica de Europa. Los fundamentosde esta teoría fueron puestos desde la Ilustración, pasando por Smith, Ricardo y Mills, llegando hoyen día hasta las teorías neoliberales en la economía, cierto relativismo en la filosofía y otrastendencias dominantes en las ciencias sociales como la "rational choice theory". Una crítica alparadigma liberal se encuentra en el marxismo el cual, en vez de basarse en el individuo y elmercado, tomó como puntos de partida la producción y el trabajo. Opone a una antropología delvalor de uso, la abstracción del valor de cambio; desplaza la noción de excedente total por la deplusvalía (teoría de la explotación); enfatiza el carácter social del conocimiento en contraste con laepistemología dominante que sitúa el conocimiento en la conciencia individual; hace aparecer almercado como producto de la historia y no como efecto de una simple acumulación de excedentesregulados por una "mano invisible"; sitúa el motor de la historia en la lucha de clases; y presenta elfetichismo de las mercancías como rasgo cultural esencial de la sociedad capitalista. En décadasrecientes, el marxismo dio origen a teorías tales como la dependencia, la articulación de modos deproducción, sistemas mundiales, regulación, postfordismo, etc.Estos dos grandes cuerpos teóricos son aún importantes. Sin embargo, no proporcionanrespuestas a ciertos procesos sociales y culturales, y se quedan cortos en las preguntas quepueden imaginar. Sin duda que el marxismo continúa siendo esencial, aunque no suficiente, parapensar el mundo globalizado capitalista de hoy en día; mientras que el liberalismo sigue siendo lateoría dominante. No obstante, en el espacio abierto entre una teoría liberal dominante pero que yano convence -dado que las operaciones ideológicas a su interior dejan entrever sus aspectos másgrotescos-, y un marxismo que se debate dudoso en su necesidad de renovación, surge unatercera gran vertiente en la teoría social moderna, el post-estructuralismo. Esta vertiente coloca enla base del conocimiento y de la dinámica de lo social no el individuo/mercado ni laproducción/trabajo sino el lenguaje y la significación. El resultado es bien diferente en cuanto a laexplicación de lo social y a los modos de acción, incluyendo la práctica política.Nacida de la lingüística estructural, la hermenéutica y la filosofía del lenguaje hace ya un buennúmero de décadas, la teoría post-estructuralista comenzó a florecer a finales de los sesenta y haalcanzado cierta madurez en los últimos quince años. Su premisa fundamental es que el lenguaje yla significación son constitutivos de la realidad. Es a través del lenguaje y el discurso que la realidadllega a constituirse como tal. Esto no equivale a negar la existencia de la realidad material, comoalgunas críticas simplistas sugieren. En los diferentes capítulos del presente libro, el lector asiduoencontrará indicaciones contundentes de que éste no es el caso. Tampoco, como se afirma confrecuencia, es acertado decir que el post-estructuralismo, al enfocarse en el discurso, haceimposible la acción política y los juicios de valor. Todo lo contrario: cambiar la "economía política dela verdad" que subyace a toda construcción social (para usar un término de Foucault) equivale amodificar la realidad misma, pues implica la transformación de prácticas concretas de hacer yconocer, de significar y de usar. Por ejemplo, los modelos locales de naturaleza -conjuntos designificado- uso del entorno- indican un modelo cultural diferente del mundo y, por ende, unaconstrucción de un mundo-lugar o mundo-región diferentes. A esto apunta el movimiento social decomunidades negras con su concepto del Pacífico como "territorio-región de grupos étnicos".
  17. 17. Quiero ser claro en que el post-estructuralismo no reemplaza al materialismo histórico, ni a otrostipos de economía política. Estos continúan siendo esenciales para la comprensión del mundocapitalista contemporáneo, desde el neoliberalismo en Colombia a la globalización. El post-estructuralismo es, simplemente, otra teoría social, es decir, una forma diferente de hacer sentidode la realidad circundante. Por ejemplo, entre las muchas cuestiones que el post-estructuralismoaborda, que no se encuentran suficientemente desarrolladas en el marxismo, están las siguientes:la producción de identidades y subjetividad a través de prácticas de discurso y poder; el análisis dela relación entre poder y conocimiento en la producción de lo real y la identificación de sitios yformas subalternas de producción de conocimiento, cuyo potencial para reconstrucciones demundos puede entonces ser alimentado; las dinámicas culturales de hibridación que, segúnalgunos, caracterizan las sociedades modernas en América Latina; y un delineamiento de lamodernidad como configuración cultural y epistémica particular. Veremos cómo un enfoque post-estructuralista cambia por completo el tenor de las preguntas que nos podemos plantear acercadel "desarrollo", sus modos de funcionamiento y sus posibles "alternativas". El post-estructuralismo, diría finalmente a modo de aclaración, no es un marco privilegiado en relación conlos otros paradigmas. Proporciona distintas preguntas/respuestas posibilitando otroposicionamiento político en relación con las teorías mencionadas anteriormente.1Me parece que la antropología tiene una afinidad "natural" con el post-estructuralismo. Su lematemprano de "percibir desde el punto de vista del nativo" -aunque problemático, como ya sabemos,y domesticado casi desde su nacimiento por intentos de corte más positivista que interpretativo- yaanunciaba la importancia del análisis de la historicidad de todo orden social y cultural que esinherente al post-estructuralismo. Con la metáfora de "culturas como textos", introducida porGeertz en los setenta, se intentaba vincular más directamente a la antropología con las corrienteslingüísticas. Pero no fue hasta el advenimiento de la mal llamada "antropología postmoderna", en lasegunda mitad de los ochenta, cuando se dio una confluencia efectiva entre antropología y post-estructuralismo. Preferiría ver esta tendencia como una antropología de corte post-estructuralista.Retiene del estructuralismo la crítica a la idea burguesa/ moderna del sujeto/individuo como enteautónomo; pero no sitúa la producción del sujeto y la cultura en estructuras universales yatemporales, sino en la historia misma: en discursos y prácticas concretos que la etnografía debedevelar. No da por sentadas la cultura y la identidad, sino que se pregunta por los procesos quedevienen en identidades y culturas particulares, en relación con prácticas de todo tipo y con formasde conocimiento y de poder. Me atrevería a decir, incluso, que el parentesco de la antropología y delpost-estructuralismo surge de la importancia que tiene para ambos la significación como elementoesencial ("el" elemento esencial) de la vida misma.Los textos que siguen son de esta forma post-estructuralistas sin ambigüedad alguna. Quisieraque el lector los interpretara, más allá de sus contenidos particulares, como un llamado a cultivarestos tipos de análisis, o al menos a escucharlos. Si bien es cierto que en su corta carrera el post-estructuralismo y algunos de sus campos de aplicación más inmediatos -como la crítica literaria,los estudios culturales y la teoría feminista- han cometido sus excesos, esto puede achacarse a sujuventud y al camino que aún queda por recorrer. Recordemos, al menos, que todos los otrosparadigmas han caído en sus propios excesos, algunos de ellos muy costosos. ¿No sufrimosacaso de los efectos terribles de un mundo creado bajo los dictados férreos de la teoría liberal,desde el individualismo egoísta y desmedido a la devastación social y ecológica causada por los"mercados libres"?. Y, ¿acaso no hay quienes incluso matan a nombre de este u otro modo deproducción (y no quiero con ello equipar a los paramilitares con la guerrilla, sino poner de relievecomo se justifica el uso de las armas)?. Habrá que imaginar otras maneras de respetar laslibertades individuales desde economías y relaciones sociales justas e igualitarias, hasta el fin delcapitalismo. Entre tanto, abramos la posibilidad, como sugiere el post-estructuralismo, de pensar yactuar de otro modo.
  18. 18. Pero debo contextualizar más estos textos. En primer lugar, están marcados por su lugar deproducción institucional, la academia norteamericana. Ya me referí brevemente a la "antropologíapostmoderna", un fenómeno netamente norteamericano que comenzó a comienzos de losochenta, particularmente en las universidades del área de San Francisco y en la Universidad deRice en Houston, desde donde se ha extendido a muchas partes del mundo. Fue en estas mismasuniversidades donde con mayor claridad se comenzó a cultivar el post-estructuralismo y aimportarlo a la antropología. De hecho, los antropólogos estuvieron en la vanguardia de esteproceso. Este contexto se manifiesta en las discusiones teóricas y las referencias bibliográficas,así como el hecho de que la gran mayoría de los textos fueran publicados inicialmente en inglés.Paradójicamente, como algunos pensarán, encontré "in the belly of beast" un espaciogeneralmente abierto y progresista donde se pensaba con cierta novedad temas socialmenteimportantes: la crítica al desarrollo, los movimientos sociales, el género y las identidades étnicas, laecología política. Tal vez por su mismo tamaño, que permite una heterogeneidad de enfoques, laacademia norteamericana alimenta espacios de pensamiento crítico que difícilmente puedenencontrarse en otras partes.El segundo contexto importante de producción de estos textos, en el nivel académico, lo conformanlas investigaciones sobre movimientos sociales y, en menor medida, los estudios culturales,ambos en América Latina. Desde mediados de los ochenta he seguido muy de cerca los debatessobre movimientos sociales en nuestro continente en las distintas disciplinas, con colegas envarios países, y contribuido a ellos. Es esta para mí una de las áreas más vitales e innovadoras delpensamiento crítico en el continente. Incluiría aquí mi encuentro con la antropología colombiana,que ha tenido mucho que ver con debates sobre desarrollo, movimientos sociales y estudiosculturales. Este campo de investigación está ligado al tercer contexto que quisiera mencionar, elcontexto político de los movimientos sociales en Colombia y la situación del país en general. Sinduda el factor intelectual y político más importante de mi contacto con el Pacífico ha sido elencuentro con un grupo brillante y comprometido de activistas. Una buena parte de los textos aquíincluidos reflejan la importancia de este contexto político. Más reciente es mi encuentro con elambientalismo del país, que ya se refleja en varios de los textos. Me parece que el ambientalismocolombiano está pasando por un momento clave y muy productivo, a pesar de las violencias quese ciernen sobre él.
  19. 19. INTRODUCCIÓN: CULTURA, AMBIENTE Y POLÍTICA EN LA ANTROPOLOGÍA CONTEMPORÁNEAEn seguida traemos como lectura complementaria un capítulo introductorio al libro "El final delsalvaje. Naturaleza, cultura y política en la antropología contemporánea" que recoge una serie deartículos escritos entre 1993 y 1998 por el antropólogo colombiano Arturo Escobar. Este profesionalha estado vinculado como investigador a procesos sociales en Colombia, pero también desarrollatrabajo académico en universidades de Estados Unidos.Consideramos que esta introducción, aunque escrita en referencia a los artículos que aparecen enel libro citado, presenta una síntesis interesante del estado actual de la antropología.De la antropología se puede decir, como de las otras ciencias sociales y humanas, que mantieneuna estrecha relación con dos procesos diferenciables pero interrelacionados: de un lado, lasituación y los cambios sociales de la época y, del otro, la producción de teoría social en general, lacual también es en gran medida específica a una época. Parecería, a veces, que las cienciassociales y humanas se olvidaran de esta doble atadura, y que anduvieran por su cuenta, un pocosolas y desubicadas. No obstante, es innegable que no existen por fuera del contexto histórico,como erróneamente suponen ciertas tendencias de las ciencias físicas y naturales.Los artículos aquí presentados son un reflejo de esta doble atadura. Por un lado, exploran procesossociales intensificados por el momento histórico, como son el desarrollo, la problemáticaambiental, los movimientos sociales y las nuevas tecnologías. Por el otro, se insertan en losdebates teóricos más actuales en campos como el post-estructuralismo, la economía política, lafenomenología, los estudios culturales y la teoría feminista. Esta conjunción de lo social y lo teórico,ambos en sus manifestaciones más intensas, caracterizan estos textos. Son textosantropológicos, pero cuentan historias que van más allá de esta disciplina. La Antropología y los tres modos de narrar la modernidad Del Desarrollo a las nuevas tecnologías Un lugar para la antropología y la antropología del lugar1Los tres paradigmas que he señalado no son homogéneos, por supuesto, ni son fácilmente comparables;probablemente debería decirse que son inconmensurables. El post-estructuralismo, por ejemplo, tiene una grangama de cultores, desde sus innovadores tempranos -Foucault, Derrida, Deleuze y Guattari, principalmente-hasta sus múltiples practicantes contemporáneos en los estudios culturales, feministas, las comunicaciones,la geografía y la antropología, entre otros. Las diferencias pueden ser muy significativas. En los siguientesartículos, como se hará pronto evidente, utilizo primordialmente el post-estructuralismo de Foucault, peroigualmente el de otros autores, como Donna Haraway. Aunque he identificado tres corrientes principales, éstasno agotan el campo de la teoría social. Una corriente en la filosofía occidental es la fenomenología. Como unafilosofía no dualista de la experiencia humana, busca explicar la relación entre experiencia y conciencia,conciencia y cuerpo/mundo, sin apelar a un mundo externo objetivo -como el cartesianismo- y sin postular laexistencia de imágenes y metáforas mentales como base de la cognición, como en la ciencia cognitiva. Lafenomenología pareciera estar teniendo un renacimiento interesante, por ejemplo, en la antropología ecológica yla biología de Maturana y Varela. Por otro lado, tendríamos que considerar también la existencia de modelos depensamiento no occidentales como opción teórica sobre la realidad, desde el budismo a los modelosindígenas. Esta posibilidad está siendo favorecida en las discusiones sobre "conocimiento local".
  20. 20. EL ITEM SELECCIONADO NO TIENE DOCUMENTACIÓN ASOCIADA.
  21. 21. ¿QUÉ HACE UN ANTROPÓLOGO?"Un antropólogo es un individuo que estudia pueblos exóticos y viaja a lugares remotos a excavartumbas y a buscar fósiles y herramientas de pueblos ya extinguidos".La anterior respuesta es válida, pero no completa. Es una definición, que obedece a un estereotipoy que deja por fuera varios campos de estudio de la antropología. A través de la historia, como todocuerpo de conocimientos, la antropología ha cambiado, en el tiempo y en el espacio. Hoy en díasus intereses son variados y amplios, pero no siempre fue así. Tradicionalmente, se centraba enlas culturas no occidentales, en general, sociedades poco complejas (no industrializadas). Hoy endía estudia todas las sociedades o pueblos del mundo y en cualquier período histórico. En algunoslugares de Europa el antropólogo quedaba constreñido al estudio del desarrollo y evolución delhombre como especie y otros aspectos relacionados, que hoy constituirían solamente una de lasramas de la disciplina: la antropología física. El otro gran campo es la antropología cultural o social.Así, Herskovits (1967) en su libro "El Hombre y sus Obras" divide la antropología en esos dosgrandes campos que acabamos de citar, aunque reconoce la existencia de otros, menores osecundarios.
  22. 22. UN LUGAR PARA LA ANTROPOLOGÍA Y LA ANTROPOLOGÍA DEL LUGARLa globalización y las nuevas tecnologías que la subyacen parecieran estar dando al traste con lacapacidad de los lugares para su propia reproducción, es decir, para la configuración de lasprácticas culturales y normas que rigen la vida social. En esto, por supuesto, sólo profundizanprocesos que ya habían comenzado con la modernidad, el capitalismo y el desarrollo. Más aún, lasciencias sociales contemporáneas han devenido profundamente globalocéntricas, si noglobalitarias. Los discursos de la globalización, por ejemplo, sitúan la capacidad para crear ytransformar en lo global. A lo local sólo le queda adaptarse o perecer. En la economía política, loslugares sólo pueden ser reconstituidos por el capital como reserva de trabajo barato y no pueden,por sí mismos, crear condiciones para una resistencia significativa. Este desprecio por el lugartiene sus raíces más profundas en la historia de la filosofía occidental, que ha desdeñadosistemáticamente desde Aristóteles el lugar, subordinándolo al Espacio y al Tiempo. Sabemos losantropólogos, por supuesto, que ni siquiera la globalización está borrando de la faz de la tierra lasespecificidades del lugar. Éstas se reconvierten, resisten o se recombinan con otros elementosllegando a producir una gama de configuraciones impresionante. Con esto no quiero minimizar elimpacto de la globalización y del capitalismo salvaje que hoy impera, sino subrayar la importanciade plantearse la defensa del lugar como proyecto teórico, político y ecológico.En su énfasis en la defensa del "territorio", por ejemplo, muchos movimientos sociales se planteanuna defensa del lugar como espacio de prácticas culturales, económicas y ecológicas de alteridada partir de las cuales se pueden derivar estrategias alternativas de desarrollo y sostenibilidad. En laresistencia a los productos transgénicos y la mercantilización de la biodiversidad, podemos verigualmente una defensa del cuerpo, la naturaleza y la alimentación como prácticas de lugar, lejosde las prácticas normatizantes de la modernidad capitalista. Hasta las mismas nuevas tecnologíasde la comunicación, en principio terriblemente deslocalizantes, están siendo utilizadas de maneracreativa por muchos actores sociales para la defensa del lugar. De esta forma, aunque la lógica dela virtualidad cierre espacios en el mundo real a través de su alianza con la economía capitalistaglobalizada, ella misma -en su forma del ciberespacio- se presta para una práctica política quecontribuye a la defensa del lugar. La antropología ecológica, finalmente, en su documentaciónetnográfica de modelos locales de naturaleza, proporciona elementos invaluables para lanzar unadefensa del lugar.Como antropólogos, podríamos preguntarnos: ¿quién defiende el lugar?. ¿Quién habla por él?. ¿Esposible articular una defensa del lugar donde figure como punto de anclaje para la construcción deteoría y para la acción política?. En última instancia, la pregunta puede formularse como un aspectode la imaginación utópica para nuestro tiempo: ¿es posible redefinir y reconstruir el mundo desde laperspectiva de las múltiples prácticas culturales, ecológicas y económicas de la alteridadexistentes en muchos lugares del mundo?. No es ésta una utopía absoluta, sino relativa (en elsentido de Manheim), en la medida en que el mundo siempre está siendo reconstruido en todapráctica de diferencia, en todo acto de resistencia y en muchas estrategias políticas de oposición alas fuerzas normatizantes de la modernidad capitalista patriarcal. ¿Acaso es imposible imaginarotras formas de vida social, económica y cultural?. No sólo la voluntad paranoica de quienesdetentan el poder -capitalistas, narcotraficantes, políticos convencionales, violentos de todo tipo-pueden capturar los deseos colectivos; éstos pueden también ser codificados por proyectos
  23. 23. liberadores, así sea dentro de los mismos parámetros de la modernidad. Si bien la expansióntecnocientífica parece irreversible, no tiene que ser catastrófica para los grupos populares y elambiente. Esto supone la creación de nuevos territorios existenciales. Lo que aquí he llamado ladefensa del lugar podría ser un punto de partida para ello. Me parece que es uno de los temas quela antropología puede abordar hoy día con mayor acierto teórico y político.

×