Estres en funcionarios penitenciarios
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Estres en funcionarios penitenciarios

on

  • 1,096 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,096
Views on SlideShare
1,096
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
10
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Estres en funcionarios penitenciarios Estres en funcionarios penitenciarios Document Transcript

    • 570570ESTRES EN FUNCIONARIOSPENITENCIARIOSAdonay Pizarro PogginiPsicólogo PenitenciarioMagíster en Psicología ClínicaCDP Vallenar Gendarmería de ChileRESUMENEl presente trabajo tiene como objetivo explorar y analizar el estado del arte y límites delconocimiento respecto al estrés laboral en funcionarios penitenciarios que trabajan al interiorde los recintos penales. Se revisa el concepto de estrés y burnout, escalas de evaluación y lascausas del estrés en funcionarios penitenciarios mencionados por la literatura. Finalmente semencionan programas de prevención y tratamiento del estrés implementados con esta poblacióny se reflexiona sobre los futuros avances en la materia.
    • 571571INTRODUCCIONImportantes investigaciones han señalado que los funcionarios penitenciariospresentan mayores índices de estrés debido a la complejidad y exigencia del trabajo quedesempeñan (Kenian & Malach-Pines, 2007). Incluso algunos estudios indican que losagentes carcelarios presentan casi un 40% de mayor riesgo de suicido que la poblaciónnormal (Stack y Tsoudis, 1997).Las inversiones económicas, ya sea en investigación como en la implementaciónde programas para combatir el estrés en funcionarios penitenciarios, se justifican enbeneficios evidentes a corto, mediano y largo plazo, tales como (Wells, 2003; Finn,2000):(1) Ahorro de dinero: Los programas de reducción de estrés permiten el ahorro decostos económicos al interior de las unidades penales, disminuyendo los pagosproducto de las horas extraordinarias incurridas por los funcionarios cuando seenferman o dejan de trabajar producto del estrés laboral.(2) Mejora en el desempeño laboral: Los programas enfocados a disminuir el nivelde estrés refuerzan la moral del personal. La baja remuneración para un trabajodifícil y una pobre imagen pública del cargo a menudo contribuyen al estrésdel funcionario. Las personas son más productivas, si su moral es alta. Resultaimportante que los funcionarios sientan que la institución se preocupa por subienestar, que ve al personal como seres humanos, no sólo como empleados.(3) Aumentar la seguridad institucional: Los programas antiestrés reducen lasdistracciones causadas por el estrés. Si un funcionario carcelario está estresado alpunto de la agitación, podría tener dificultad en el manejo de los reclusos. Losfuncionarios pueden causar disturbios o situaciones de alboroto al interior delpenal si asisten a trabajar bajo un estado mental de inestabilidad.(4) Mejorar las relaciones humanas: Los programas de reducción de estrés fomentanel trabajo en equipo y promocionan la mejora en las relaciones laborales.Dado este panorama en su conjunto, resulta sumamente relevante iniciar en nuestropaís investigaciones que aborden este campo de estudio, con el propósito de generarprogramas y estrategias para enfrentar el estrés en funcionarios penitenciarios. Esteartículo pretende ser un aporte en cuanto a revisiones e investigaciones en la materia,ya que al consultar literatura nacional no se encontró ninguna publicación referida alestrés en funcionarios penitenciarios chilenos.En el presente trabajo se revisan publicaciones y estudios empíricamente validadosy preferentemente los más actualizados. Para tal efecto, se consultó al buscadorelectrónico PROQUEST que tiene acceso a revistas internacionales relevantes en
    • 572572ADONAI PIZARRO POGGINI - ESTRÉS EN FUNCIONARIOS PENITENCIARIOSel ámbito científico. Se comienza definiendo el estrés y el síndrome de burnout, asícomo también sus principales características. Enseguida, se detallan brevemente lasprincipales escalas de evaluación para medir el burnout que han sido utilizadas conlos oficiales penitenciarios. Luego se abordan las implicancias centrales del estrésabordando los hallazgos de las investigaciones respecto factores predictores del estrésen oficiales penitenciarios. Finalmente se realiza una reflexión sobre los límites delconocimiento en esta área de estudio y se determinan lineamientos de intervenciónpara la prevención y tratamiento del estrés en funcionarios penitenciarios.ESTRES LABORAL Y SINDROME DE BURNOUTEl estrés esta definido como una respuesta física y psicológica ante situaciones deamenaza o tensión (Davidson, 2001; Cruz & Vargas, 1998; Orlandini, 1996). Es unapalabra proveniente del latín que significa infortunio, apuro o adversidad. Este conceptofue extraído de la ingeniería asociado a la tensión o estiramiento excesivo. En términosprácticos el estrés es un estado de tensión o amenaza producido por el ambiente y querequiere modificación y adaptación. En síntesis, se traduce como el resultado de undesequilibrio entre la demanda ambiental y la capacidad del organismo para ajustarse.Por lo tanto, se manifiesta en las personas por pensamientos, emociones y acciones,expresándose negativamente a través de estados de ansiedad, hostilidad o depresión.El estrés laboral ha sido estudiado por muchos investigadores porque causa undeterioro progresivo en la salud física y mental. Específicamente, las personas expuestasal estrés laboral informan problemas emocionales y conductuales, como depresión,ansiedad, burnout y abuso de alcohol. Sumado a esto, los problemas de salud físicos ymentales provocados por el estrés laboral generan dificultades organizacionales, talescomo insatisfacción, incremento del ausentismo laboral, aumento de accidentes detrabajo, y disminución del rendimiento laboral.Por otro lado, el síndrome de burnout fue descrito por el psiquiatra americanoHerbert Freundenberger, en 1974, como consecuencia de la observación sobre muchosvoluntarios que trabajaban con él en una institución de cuidados alternativos de salud.Alrededor de un año después de comenzar a trabajar, estas personas experimentabancansancio emocional junto con una pérdida de motivación, compromiso laboral y unavariedad de síntomas, tanto físicos como mentales.Freunderberg definió el burnout como “un estado de fatiga o frustración que seproduce por la dedicación a una causa, forma de vida o relación que no produce elesperado refuerzo”. Se trata de un tipo específico de estrés laboral generado en aquellasprofesiones que tienen trato directo y constante con otras personas, por ejemplo,profesores, médicos, enfermeras, policías, asistentes sociales, psicólogos y por supuestofuncionarios penitenciarios.
    • 573573El síndrome de burnout evidencia en las personas el desgaste profesional,incluyendo el agotamiento físico y psíquico, sentimientos de impotencia y desesperanza,extenuación emocional y el desarrollo de un autoconcepto negativo y actitudes negativashacia el trabajo, la vida y las demás personas.ESCALAS DE EVALUACIONA continuación mencionaré dos de los instrumentos de evaluación utilizados enlas investigaciones modernas para evaluar el estrés en funcionarios penitenciarios.Maslach Burnout Inventory – MBI (Inventario de Burnout de Maslach) fue creadopor las psicólogas Christina Maslach y Susan Jackson en 1981. Este cuestionarioconsta de 22 ítems y mide la frecuencia e intensidad del “Burnout”. Esta constituidopor tres subescalas: baja realización personal (desarrollar la idea de fracasoprofesional), agotamiento emocional (vivencia de encontrarse emocionalmenteagotado) y despersonalización (desarrollo actitudes negativas hacia las personascon que se trabaja). Este inventario ha sido adaptado al castellano por Gil-Monte yPeiro (1999), quien demostró la validez y confiabilidad del instrumento. También Gil-Monte (2002) exploró la estructura factorial del Maslach Burnout Inventory GeneralSurvey, con una muestra de policías españoles. Se trata de una versión abreviada de 16ítems aplicable a todo tipo de profesiones. En Chile, este instrumento ha sidovalidado con población de asistentes sociales (Manso, 2006) y dirigentes del Colegiode Profesores (Buzzetri,2005).Senol-Durak y colaboradores (2006) diseñaron últimamente la Work Stress Scale forCorrectional Officers – WSSCO (Escala de Estrés Laboral para Oficiales Penitenciarios).En su estudio examinaron las propiedades psicométricas de la WSSCO con ciento119 funcionarios carcelarios (109 hombres y 10 mujeres) de Turquía. Además,administraron a los participantes el Inventario de Depresión de Beck, Inventario deAnsiedad de Beck, Escala de Desesperanza de Beck, y la Escala Multidimensional deApoyo Social Percibido. Los resultados arrojaron una consistencia interna aceptabley correlación de los ítems para la escala completa y para las subescalas, denominadas“sobrecarga de trabajo”, “conflicto de rol y ambigüedad de rol”, “condiciones físicasde prisión inadecuadas”, “percepción de amenaza”, y “problemas generales”. Loscoeficientes de confiabilidad Test-retest fueron de 0.77 para la escala total y entre 0.68 y0.78 para las subescalas. La escala total y la mayoría de las subescalas se correlacionaronpositivamente con la depresión, ansiedad, y desesperanza, y negativamente con elapoyo social percibido. En definitiva, los autores concluyeron que esta escala puedeser una herramienta potencialmente útil para la investigación del estrés laboral enfuncionarios penitenciarios. El autor de este artículo se contactó con los creadores deeste instrumento, recibiendo su autorización para traducirlo y adaptarlo a la poblaciónde oficiales penitenciarios chilenos.
    • 574574ADONAI PIZARRO POGGINI - ESTRÉS EN FUNCIONARIOS PENITENCIARIOSESTRES LABORAL ENTRE OFICIALES PENITENCIARIOSEl funcionario penitenciario trabaja día a día en un ambiente de alta complejidad,inherentemente estresante y que implica un desgaste físico, emocional y social, entornopropicio para poner a prueba todos sus recursos personales frente al estrés laboral ymanejo de relaciones humanasEl concepto adaptación permanente se hace esencial para el mantenimiento de unasalud mental óptima. Tanto las instituciones, organizaciones y personas permanecenen continuo cambio, por lo tanto una postura personal rígida, inmodificable o estáticaafectaría severamente el proceso de adaptación permanente y por ende la salud mentalde un individuo.En el ámbito penitenciario, este aspecto se ve agudizado constantemente dadoque los cambios suelen ser inesperados y a su vez violentos. La población carcelariavaría de un día a otro, lo cual hace variar también el ambiente intrapenitenciario. Losfuncionarios además deben estar sujetos a cambios de turnos y horarios, destinaciones adistintas unidades penales o traslados, y modificaciones en las jefaturas y altos mandos.Estas variaciones hacen indispensable un perfil de personalidad flexible del funcionarioque permita asimilar y acomodarse a las continuas transformaciones del ambientelaboral.El estrés laboral y burnout en funcionarios penitenciarios ha sido abordado envarios estudios, dado que el trabajo de estos profesionales está asociado conelevadas tasas de hipertensión arterial, problemas cardíacos, úlceras, abuso desustancias y un alto ausentismo laboral (Serter, 2006).Las investigaciones realizadas entre oficiales penitenciaros preferentementehan utilizado el Inventario de Burnout de Maslach como instrumento diagnósticopara medir el estrés. Por ejemplo, Hernández y colaboradores (2005) estudiaronla prevalencia del síndrome de burnout en 133 funcionarios de vigilancia del centropenitenciario de Salamanca, España, recurriendo al Maslach Burnout Inventory. Losresultados indicaron que un 44% de los oficiales padecía burnout. Los funcionarios demenor edad mostraron actitudes más negativas hacia el trabajo (despersonalización)que los de mayor edad. La exploración no arrojó diferencias significativas en las otrasdos categorías de burnout.En otro estudio llevado a cabo por el Servicio de Prisiones de Israel (Keinan& Malach-Pines, 2007) participaron 496 individuos que trabajan en el sistemapenitenciario. Los participantes respondieron cuestionarios diseñados para evaluarlos agentes estresores en su trabajo y sus niveles de estrés y burnout. Los resultadosmostraron que los empleados de la prisión experimentan elevados niveles de tensión yburnout en su trabajo.Además,se encontraron diferencias significativas en las reacciones
    • 575575de estrés entre los diferentes sectores de trabajo en prisión (seguridad, administración, ytratamiento) y entre empleados que difieren en el rango y antigüedad.CAUSAS DE ESTRES EN OFICIALES PENITENCIARIOSLa problemática del estrés en trabajadores penitenciarios afecta su empleo, saludfísica y mental, a los equipos de trabajo, sus familias, los reclusos, la organización yla sociedad (Lambert, Hogan & Allen, 2006). Tal como señala Kalinsky & Cañete(2005), el ámbito laboral penitenciario es exigente y desgastante a causa de la atenciónsimultánea a varios frentes de potencial conflicto: la relación con cada uno de losinternos, el vínculo de los internos entre sí, la relación con la jerarquía superior y con lafamilia, entre otros. A continuación serán descritos y analizados los factores asociadosal estrés en oficiales penitenciarios estudiados en investigaciones recientes. La Tabla 1resume dichos factores operacionalizados en categorías.Tabla 1Causas de Estrés en Funcionarios PenitenciariosFactores Demográficos Ambiente Laboral Actitud hacia el Trabajo- Género- Edad y Antigüedad- Nivel educacional- Raza- Peligrosidad- Interacción con reclusos- Conflictocon pares- Identidad institucional- Satisfacción laboralFactores Externos a la Institución Factores Organizacionales Factores Sociales y Familiares- Sueldo- Escaso reconocimiento social- Personal insuficiente- Horas extraordinarias y trabajoexcesivo- Trabajo por turnos- Exigencias de los supervisores- Conflicto de rol- Ambigüedad de rol- Toma de decisiones- Apoyo de la jefatura- Asensos en la carrera funcionaria- Apoyo social- Estado civil- Conflicto trabajo – familia1. FACTORES DEMOGRAFICOSLos factores demográficos como edad, antigüedad, sexo, nivel educacional y razahan mostrado inconsistencias y contradicciones en las investigaciones.Edad y antigüedad: Los estudios actuales sostienen que a mayor edad yantigüedad los niveles de estrés en el personal penitenciario son menores (Lindquist& Whitehead, 1986). En un estudio elaborado en Estados Unidos el año 2002 porMorgan y colaboradores con 250 funcionarios penitenciarios del departamento estatal
    • 576576ADONAI PIZARRO POGGINI - ESTRÉS EN FUNCIONARIOS PENITENCIARIOSde correccionales del Sudoeste reveló que los funcionarios con mayor antigüedadreportan un mayor índice de logro personal que los de menor antigüedad. En síntesis,las investigaciones sugieren que a mayor experiencia penitenciaria menor es el grado deestrés en los funcionarios. Esta situación se explica al considerar que el factor antigüedaden el cargo de oficial penitenciario entrega experiencia y un conjunto de herramientaspara el manejo y resolución de situaciones de conflicto y estrés general.Nivel educacional: La investigación sugiere que a mayor nivel educacional, menoresson los niveles de estrés en los funcionarios (Morgan y cols., 2002). No obstante, laeducación por sí misma parece no ser una garantía de una mejor orientación hacia larehabilitación de los reclusos y mejor desempeños laborales (Robinson y cols., 1997).Género: Algunos estudios han descrito que por la naturaleza arriesgada y peligrosadel trabajo en prisión, las mujeres tienen una tendencia mayor de sufrir estrés (VanVoorhis y cols 1991; Cullen y cols., 1985). Sin embargo, estudios recientes indicanque no existen diferencias significativas respecto al estrés entre funcionarios hombresy mujeres (Griffin, 2006). Incluso, contrariamente a tempranos estudios de estrésdirigidos en años anteriores, las mujeres funcionarias carcelarias demostraron a travésdel Inventario de Burnout de Maslach un mayor sentido de realización y logro personalque sus colegas varones, según una investigación dirigida por Carlson y cols. (2003).Estos investigadores encontraron igualmente que los hombres y mujeres funcionarioscorreccionales constituyen un grupo homogéneo respecto al agotamiento emocional ydespersonalización.Raza: Estudios enfocados a la raza del funcionario, especialmente realizados enEstados Unidos, indican que los de raza negra perciben su trabajo como más peligroso,con menor satisfacción laboral y mayor apoyo de sus pares que los trabajadores de razablanca (Van Voorhis y cols 1991).2. FACTORES EXTERNOS A LA INSTITUCIONEscaso reconocimiento social: El oficial penitenciario rara vez es reconocido porsus esfuerzos diarios para disminuir la tensión entre convictos violentos, favorecer lareinserción social o proteger a la ciudadanía de los reclusos. Los funcionarios hacennoticia a nivel público cuando son víctimas de un ataque, ocurre una situación defuga o motín, o son acusados de algún soborno o mala práctica (Finn, 2000). Variosestudios (Arroyo, Lopez & Lacal, 2004, Delprino, 2006) indican que los trabajadorespenitenciarios resienten la falta de reconocimiento social por su trabajo, generándose lasensación entre ellos de que no se conoce ni se valora su labor.Bajo sueldo: El trabajo penitenciario es mal remunerado en relación a la exigenciaque presenta (Kalinsky & Cañete, 2005). Las carencias económicas y bajos sueldos songeneradores de estrés en los oficiales (Keinan & Malach-Pines, 2007; Finn, 2000).
    • 577577Generalmente se observa que los funcionarios están muy afligidos económicamentecon niveles de endeudamiento que exceden sus capacidades de ingreso.3. FACTORES ORGANIZACIONALESPersonal insuficiente: En muchas prisiones y cárceles, hay demasiado pocosfuncionarios penitenciarios disponibles como resultado de sueldos poco atractivos,turnos extenuantes, y excesivo uso de licencias médicas. La carencia de personal puedecrear varios tipos diferentes de estrés,como, por ejemplo: falta de tiempo para completarlas tareas requeridas, percepción de probable violencia de los reclusos por lo reducidodel personal, e imposibilidad de responder ante crisis o emergencias familiares (Finn,2000).Horas extraordinarias y trabajo excesivo: La escasez de personal crea la necesidadde horas extraordinarias extensas entre el personal restante. Los funcionarios terminansu jornada extenuados físicamente a raíz de esta situación, sin tomar en cuenta quedeben cancelar compromisos e interrumpir reuniones sociales o familiares (Finn, 2000).Investigaciones indican que el trabajo excesivo y de horas extraordinarias son fuentespoderosas de estrés laboral (Keinan & Malach-Pines, 2007; Schaufeli & Peeters,2000; Lindquist & Whitehead, 1986).Trabajo por turnos: Los funcionarios correccionales trabajan frecuentemente porturnos, lo que propicia estragos en su vida familiar y debilita su desempeño laboraldebido a la fatiga e irritabilidad (Finn, 2000).Exigencias de los supervisores: El trabajo penitenciario está fuertementejerarquizado y los funcionarios por lo general informan que los supervisores y /ojefaturas a cargo son fuentes de estrés debido a su excesivo control (Arroyo, Lopez &Lacal, 2004; Schaufeli & Peeters, 2000).Conflicto de rol: Investigadores (Taylor, 2003; Finn, 2000) definen el conflicto derol como una dificultad de los funcionarios en lograr un equilibrio entre el compromisode sus responsabilidades custodiales (mantener la seguridad, prevenir fugas, motínese incendios por parte de los reclusos) y las funciones de apoyo a la reinserción social(ayudar a los internos a rehabilitarse). El conflicto de rol es citado por la literaturacomo una de las principales causas de estrés en los oficiales penitenciarios (Castle &Martin, 2006; Schaufeli & Peeters, 2000; Lindquist & Whitehead, 1986).Para Taylor (2003), el estrés y burnout entre estos profesionales se evidenciaa través de manifestaciones de literalismo (atención exagerada a la letra o al sentidoliteral de un texto), aislamiento y paranoia que son asociadas con tensiones inherentesal trabajo del oficial penitenciario. En la Tabla 2, la autora menciona cuatro tensionescaracterísticas de los oficiales en su trabajo diario.
    • 578578ADONAI PIZARRO POGGINI - ESTRÉS EN FUNCIONARIOS PENITENCIARIOSTabla 2TENSIONES CONTRADICTORIAS QUE MARCAN EL TRABAJODEL OFICIAL PENITENCIARIONORMAS ORGANIZACIONALES TENSIÓN EN TENSIÓN CONTRADICTORIARespeto a los reclusos Sospechar de los reclusos Respeto v/s SospechaEducación de reclusos Mantenerse firme y distanciado Educación v/s DisciplinaSeguir las reglas y procedimientos Ser flexibleConsistencia v/s FlexibilidadConfiar en otrosOcuparse de problemas deotros funcionariosNo ser necesitadoInformar a los supervisores sobrecompañeros oficialesSolidaridad v/s AutonomíaFuente: Tracy, S. (2003). Correccional contradictions: A structural approach to addressing officerburnout. Corrections Today, 65, 2, pp. 91.Ambigüedad de rol: Es definida como la incertidumbre creada por supervisoresquienes esperan que los funcionarios sigan todas las reglas al pie de la letra, de suerte quesi no es así pueden recibir anotaciones en su libro de vida (Finn, 2000). Las expectativasambiguas y contradictorias son fuente potencial de estrés. (Cullen y cols., 1985)Falta de participación en la toma de decisiones: La escasa autonomía en las laboresdel funcionario y la falta de participación en la toma de decisiones son mencionadasen la literatura como un factor estresante para los funcionarios penitenciarios (Arroyo,Lopez & Lacal, 2004, Lasky, Gordon & Srebalus, 1986). Los resultados de lasinvestigaciones apuntan hacia la creencia de la importancia del uso y desarrollo deesquemas de participación en la dirección dentro de las organizaciones ((Lambert,Hogan & Allen, 2006; Cullen y cols., 1985).Apoyo de la jefatura: El apoyo de la jefatura a los funcionarios penitenciariosmitiga el estrés y el descontento laboral (Cullen y cols., 1985).Asensos en la carrera funcionaria: Estudios actuales indican que los funcionariospresentan un disgusto generalizado por la falta de promoción profesional (Arroyo,Lopez & Lacal, 2004).4. AMBIENTE LABORALPeligrosidad: La peligrosidad en las cárceles ha demostrado ser, según lasinvestigaciones, el agente estresor más significativo descrito entre los funcionarios(Castle & Martin, 2006; Hernándes y cols., 2006; Millson, 2000; Cullen y cols.,1985). Los oficiales penitenciarios reportan la amenaza de violencia del recluso comouna fuente de frecuente preocupación. Los ataques, la toma de rehenes, los motines,asesinatos y suicidios de los reclusos son fuentes de mayor estrés no sólo durante
    • 579579éstos episodios, sino también después, cuando se intensifica la ansiedad a través derecriminaciones, chivos expiatorios, culpa e inseguridad en el trabajo (Finn, 2000).Interacción con los reclusos: Las constantes demandas y manipulaciones dealgunos internos hacia los funcionarios resultan ser estresantes por momentos. Lasdemandas de cigarrillos, comida extra, monedas crea preocupación y cuidado al alineara los reclusos (Finn, 2000).Conflictos con pares: Una fuente recurrente de estrés son los conflictos yhostilidad entre compañeros de trabajo (Finn, 2000; Schaufeli & Peeters, 2000). Entrelas situaciones más reconocidas se encuentran: que un funcionario repetidamenteexprese su frustración a sus colegas, competencias entre puestos limitados asignados,aprehensión de que el compañero de labores no lo apoye en un enfrentamiento conreclusos, conductas impropias del funcionario ante los internos (contrabando, actituddemasiado amistosa, utilización de la fuerza en forma innecesaria, acciones disciplinariascuestionables).5. ACTITUDES HACIA EL TRABAJO PENITENCIARIOIdentidad institucional: Corresponde al grado en que una persona se identificapsicológicamente con su trabajo. Cuevas y cols. (1997) encuestaron a 102 funcionariospenitenciarios en Malaga, España, encontrando que un 71% de ellos se siente pocoo nada identificado con las metas y valores vigentes en las instituciones carcelarias.En cuanto a la motivación para acceder a este trabajo, predominaron fuertementelos motivos económicos y la necesidad de trabajar, donde sólo un 6.8% de la muestramanifestó que le interesaba el medio penitenciario para desarrollarse laboralmente.Satisfacción laboral: Estudios entre los miembros del personal penitenciario handemostrado niveles relativamente bajos de satisfacción laboral (Castle & Martin,2006; Serler, 2006; Tewksbury, R. & Higgins, 2006). El estrés está correlacionadonegativamente a la satisfacción laboral, en otras palabras, a mayor satisfacción laboralmenores niveles de estrés. En un estudio con 107 oficiales penitenciarios de cárcelesespañolas Topa y Morales (2005) pusieron a prueba la hipótesis de que la satisfacciónlaboral se predice primariamente a través de las características de la tarea y la confianzaen la organización. Los resultados de este estudio confirmaron en parte su hipótesis,dado que descubrieron que la satisfacción laboral es pronosticada en primer términopor aquellas características como ser tediosa o aburrida. Los investigadores concluyenque las implicaciones prácticas de estos hallazgos sugieren que para incrementar el nivelde satisfacción laboral debe atenderse a las características de tareas como la variedad,autonomía y el feedback.
    • 580580ADONAI PIZARRO POGGINI - ESTRÉS EN FUNCIONARIOS PENITENCIARIOS6. FACTORES SOCIALES Y FAMILIARESApoyo social: Los estudios indican al apoyo social como un escudo protectorfrente al estrés entre funcionarios penitenciarios (Lindquist & Whitehead, 1986). Laspublicaciones actuales apuntan a que el aislamiento social deteriora la salud mental yque, por el contrario, el apoyo social esta relacionado positivamente con el bienestarfísico y psicológico, disminuye los factores estresantes objetivos del entorno, modifica lapercepción que se tiene de los estresares, reduce las consecuencias experimentadas porel estrés y aumenta los recursos adaptativos del individuo.Estado civil: Las investigaciones coinciden en señalar que los oficiales penitenciarioscasados se ven menos afectados por el síndrome de burnout, probablemente gracias alapoyo socioemocional recibido (Guillen & Santamaría, 1999; Lindquist & Whitehead,1986).Conflicto laboral-familiar: Ocurre cuando el terreno del trabajo y de la familia sonincompatibles entre si. Tiene lugar muy frecuentemente en los oficiales penitenciarioscuando son cambiados de unidad penal a una zona o región distinta a la que está radicadasu familia de origen. Entonces, ellos comienzan a generar un proceso de adaptación yreajuste a la nueva ciudad donde han sido trasladados. Cuando los funcionarios sonsolteros pierden el apoyo familiar y si son casados o conviven en pareja, el trasladoresulta no sólo estresante para ellos, sino también para sus grupos familiares. Otrosfuncionarios optan por viajar en sus días de franquía, lo cual también repercute en uncierto desgaste.Uno de los mejores estudios sobre predictores de estrés laboral entre oficialespenitenciarios fue el dirigido por Millson (2000). En su investigación examinó lainfluencia de 27 factores estresantes en una muestra de 1.358 oficiales de 46 institucionespenitenciarias federales de Canadá. De los 27 factores estudiados, un total de 9 fueidentificado como predictor de estrés laboral estadísticamente significativo entre losoficiales: percepciones de la seguridad personal o peligrosidad, otorgamiento de mandosen el equipo (como cambios en los lugares de trabajo, habilidad para lograr objetivoslaborales, entre otros), impacto del trabajo por turnos, estabilidad laboral, comprensiónde los procedimientos de trabajo, ascensos en la carrera funcionaria, género, antigüedaden la institución y nivel de seguridad de la unidad penitenciaria. Millson (2000) ademásestudió las causas del estrés laboral entre oficiales penitenciarios en unidades penales debaja,mediana y alta seguridad (ver Tabla 3),descubriendo que la percepción de seguridadera el mejor predictor de estrés dentro de cada nivel de seguridad. Consistentementecon sus resultados anteriores, se identificaron factores organizacionales como fuentesgeneradoras de estrés laboral, tales como el otorgamiento de mandos en el equipo –para las instituciones penitenciarias de baja y mediana seguridad – y los ascensos en lacarrera funcionaria – para las de máxima seguridad.
    • 581581Tabla 3Factores Predictores de Estrés Laboral por Nivel de SeguridadImportanciaRelativaMínima SeguridadFactorMediana SeguridadFactorMáxima SeguridadFactor12345678Percepción de seguridadpersonalOtorgamiento de mandosen el equipoEstabilidad LaboralEdadComprensión de losprocedimientos de trabajoApoyo para el personal en eldesarrollo de su trabajoImpacto del trabajo porturnosImagen pública de lainstituciónPercepción de seguridadpersonalOtorgamiento de mandosen el equipoEstabilidad LaboralComprensión de losprocedimientos de trabajoEvaluación de desempeñoImpacto del trabajo porturnosPercepción de seguridadpersonalAsensos en la carrerafuncionariaImpacto del trabajo porturnosEstabilidad LaboralEmpatía hacia los reclusosReconocimiento del equipode trabajoOtorgamiento de mandosen el equipoFuente: Millson, W. (2000) Predictors of work stress among correctional officers. Masterthesis. Ottawa, ON:University Carleton.PROGRAMAS DE PREVENCION Y TRATAMIENTO DE ESTRESEl Power to Change Performance (McCraty y cols., 2003) es uno de los pocosprogramas realizados con el personal penitenciario.Esta basado en técnicas para focalizaremociones positivas y fue desarrollado en Estados Unidos por el Heartmath Institute.Para probar su intervención, dirigieron un estudio donde fueron distribuidos al azar88 funcionarios a un grupo experimental y grupo de control. El grupo experimentalparticipó en un programa de reducción de estrés y factores de riesgo para la saluddurante dos días consecutivos. Dicho programa incluyó el aprendizaje sobre los factoresde riesgo para la salud y entrenamiento en técnicas para reducir el estrés basadas en lafocalización de emociones positivas con el propósito de disminuir el arousal emocionalnegativo, mejorar el equilibrio psicológico, aumentar el afecto positivo y optimizar eldesempeño laboral.Los resultados de este estudio revelan que el programa es eficaz, reduciendosignificativamente el estrés y los factores de riesgo para la salud en esta poblaciónde funcionarios penitenciarios, reforzando además su productividad y bienestarpsicológico. Un análisis intragrupo pre y post intervención del grupo experimentaldemostró que los resultados se mantuvieron aún después de tres meses ocurridala intervención. Entre los beneficios se incluyen modificaciones fisiológicos talescomo disminución del colesterol, niveles de glucosa y presión arterial. Los cambiospsicológicos incluyeron reducciones significativas del estrés psicológico global, fatiga,ira, hostilidad, sensibilidad interpersonal, velocidad e impaciencia, conducta tipo A y un
    • 582582ADONAI PIZARRO POGGINI - ESTRÉS EN FUNCIONARIOS PENITENCIARIOSaumento del optimismo y positivismo. También se observaron progresos importantesen las medidas organizacionales, como mayor productividad, motivación, claridad enlas metas institucionales y apoyo de la jefatura y supervisores.Dentro de las limitaciones de este estudio se encuentran el pequeño tamaño de lamuestra estudiada, lo que no permite un poder estadístico adecuado para descubrir lasdiferencias intragrupo asociadas al programa de intervención.En los últimos años, en Estados Unidos los programas de prevención y tratamientode estrés a funcionarios penitenciarios buscan incluir también a sus familias. Losresultados obtenidos a través de los estudios indican que la manera en que es manejadoel estrés laboral no sólo puede influir en el funcionario penitenciario, sino que tambiéntiene consecuencias tanto entre los miembros de su familia como en el seno de laorganización (Delprino, 2002).Entre los programas desarrollados por las unidades penitenciarias de Norteaméricaa nivel nacional se encuentran los Servicios de Salud Mental para funcionarios y laexistencia de Unidades Formales de Atención Psicológica. Estos recursos asistencialesmejorados han influido en un uso reducido del plan de salud y una mayor productividad.Sin embargo, en líneas generales, los programas ofrecidos por las unidades penalesnormalmente se enfocan más en el funcionario que en los miembros familiares, aexcepción de programas específicos que incluyen a familiares, para realizar programasde orientación matrimonial o familiar o grupos de apoyo a hijos de funcionarios.Los familiares son generalmente los primeros en notar los cambios en elfuncionario y pueden jugar un papel crucial ayudándolo a buscar ayuda. Es así comopueden entrenarse a los familiares para que detecten los indicadores de estrés o señalesnegativas de mal funcionamiento familiar y ejerzan una guía y ayuda necesaria hacia elfuncionario. Por otro lado, la familia del funcionario, al estar enterada sobre su trabajo ydesafíos, puede entender mejor su labor diaria y por lo tanto sumarle menor tensión.Otro agente fundamental en la detección de problemas es el jefe de personal, el cualpor lo general es infravalorado. La investigación muestra que los supervisores o jefes depersonal desempeñan un papel vital en la orientación y consejería a los funcionarios,respecto a los vacíos que pudiesen quedar del entrenamiento o tareas específicas delmundo real (Deprino, 2002). El jefe de personal puede ejercer un impacto significativoen minimizar los efectos negativos del trabajo para un funcionario y sus familiares,supervisando su labor, comportamiento y actitudes, y derivándolo a los servicios deatención cuando fuese necesario. El apoyo durante la supervisión puede aliviar muchosconflictos trabajo-familia, actuando como mediador en la habilidad del funcionario paramanejar el estrés resultante de la conflictividad familiar. Los roles del jefe de personalo supervisor incluyen desempeñarse como maestro, entrenador y consejero, jugandoun rol de pivote a la hora de reducir el estrés de los trabajadores. Con arreglo a estoselementos, en Estados Unidos las unidades penales invierten en entrenar y capacitar al
    • 583583jefe de personal, basados en la convicción de que los supervisores constituyen un eficazmecanismo para promover una cultura organizacional positiva en el personal.DISCUSIONSobre la base de los antecedentes explorados y analizados en su conjunto, resultaurgente sugerir la puesta en marcha de estudios e intervenciones psicosociales yorganizacionales dirigidas a promover y favorecer la salud mental y clima laboral entrelos funcionarios penitenciarios que trabajan en unidades carcelarias de nuestro paíscomo medidas preventivas del estrés laboral y síndrome de burnout.Como pudimos observar en esta revisión teórica, los costos-beneficios implicaninversiones económicas relativamente bajas y resultados a corto, mediano y largo plazo,que se traducen en un incremento de la producción laboral, una disminución en las tasasde ausentismo, mejora en el clima organizacional, aumentos en la satisfacción laboral,la prevención del estrés y burnout, trastornos ansiosos y depresivos, enfermedadespsicosomáticas y el suicidio entre trabajadores penitenciarios.Ahora bien: ¿hacia qué punto dirigir la investigación?, ¿a dónde enfocar losesfuerzos de la intervención?, ¿cómo evaluar los resultados?La primera pregunta no resulta tan compleja a luz de que en Chile no existeninvestigaciones sobre esta materia. Entonces, lo lógico sería realizar un tamizaje oscreening a un porcentaje significativo de la población de funcionarios penitenciarios.Para tal efecto, los instrumentos deberían estar orientados a medir el estrés, burnout,clima organizacional, desordenes ansiosos y depresivos, riesgo de suicidio, apoyo social,relaciones familiares, calidad de vida, satisfacción laboral, entre otros. Convendríaigualmente conocer la diferencia entre los oficiales penitenciarios según sexo, edad,antigüedad en la institución, estado civil, rango, cargo, nivel de escolaridad y nivel deseguridad del recinto penal (alta, mediana y baja). También sería oportuno obtenerreportes de los funcionarios no uniformados, como son los trabajadores administrativos,técnico-profesionales, funcionarios de libertad vigilada, y observar sus peculiaridades ydiferencias.La segunda interrogante va dirigida hacia los focos de intervención. Claramentela evaluación diagnóstica global entregará las claves donde enfocar los esfuerzos delas intervenciones. La revisión bibliográfica revisada acá logró visualizar que enlíneas generales debieran estar orientadas a cubrir tres pilares fundamentales:1. Factores organizacionales2. Equipos de trabajo3. Características individuales del personal
    • 584584ADONAI PIZARRO POGGINI - ESTRÉS EN FUNCIONARIOS PENITENCIARIOSNo obstante, hay que tener en cuenta que tanto o más importante que enfocarse enestos lineamientos para desarrollar focos de intervención, existe la necesidad de repararen el contexto y realidad particular de cada unidad penal. Además consideremos quemuchos de los factores estresantes (ejemplo, peligrosidad) probablemente nunca podránser eliminados por lo que la adaptación y / o adecuación hacia estos factores es de sumarelevancia para el desarrollo de una salud mental funcionaria e institucional, y tambiénes un foco importante de estudio e intervención.Finalmente, los métodos de evaluación de resultados se obtienen a través depruebas estadísticas y del análisis cuantitativo y cualitativo riguroso. Se recomiendantamaños muestrales grandes y representativos, más que investigaciones con un númeroreducido de sujetos y poco poder estadístico. La selección de los instrumentos o escalasde evaluación deben dar preferencia a los validados en nuestro país, o en España; delo contrario, es conveniente realizar una adaptación y validación del instrumento através de procedimientos estándares (ejemplo, análisis factorial). La metodología deinvestigación debe ser cuidadosamente diseñada, verbigracia, incluir en la evaluación delos resultados de una intervención X, un grupo experimental y otro de control.En síntesis, el propósito último de este artículo es generar interés en la relevanciadel estrés en funcionarios penitenciarios, la importancia de su labor y trabajo constantecon personas privadas de libertad, un trabajo extenuante y sacrificado que merece elinterés científico e institucional en favor de proporcionar un ambiente laboral con elmáximo bienestar físico, psicologico y social.REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS1. Arroyo, J. M., López, J. L. & Lacal, P. (2004). Problemas psicológicos y trabajo enprisión. Revista Española de Sanidad Penitenciaria, Vol. 6, pp., 47 – 56.2. Buzzetti,M. (2005).Validación del Maslach Burnout Inventory (MBI) en dirigentes delColegio de Profesores de Chile.Memoria para optar al título de Psicólogo,Universidadde Chile.3. Carlson, J., Anson, R. & Thomas, G. (2003). Correctional Officer Burnout and Stress:Does Gender Matter? The Prison Journal, Vol. 83, No. 3, 277-2884. Castle, T. & Martin, J. (2006). Occupational hazard: Predictors of stress among jailcorrectional officers. American Journal of Criminal Justice, Vol. 31, N° 1, pp. 65 –80.5. Chiavenato, I. (2000). Administración de recursos humanos. Editorial McGraw–Hill,Santiago de Chile.6. Crary, D. (2005). High stress, low glamor: correctional officers struggle to keep workplacestrains from affecting their families. Associated Press.
    • 58558587. Cruz, C. & Vargas,L. (1998).Estrés. Entenderlo es manejarlo.Ediciones UniversidadCatólica de Chile. Santiago, Chile.8. Cuevas, N., Duran M., Rius, M & Enríquez, A. (1997). El stress asistencial “Burnout”en los funcionarios de prisiones. Boletín Criminológico, N° 16, pp. 1 – 4.9. Cullen, F., Link, B., Wolfe, N. & Frank, J. (1985). The social dimensions of correctionalofficer stress. Justice Quarterly. Vol. 2, N° 4, pp. 505-533.10. Davidson, J. (2001). Sobrevivir al estrés. Prentice Hall, España.11. Delprino, R. P. (2006). Organizational response to correctional officer stress andIts effects on the family. Department of Psychology, Buffalo State College, S.U.N.Y.12. Finn, P. (2000). Addressing correctional officer stress: Programs and strategies. U.S.Department of Justice Office of Justice Programs, National Institute of Justice.13. Freudenberger, H. J. (1978). The cost of hight achievement. Anchor Press, New York.14. Gil-Monte, P.R.y Peiró,J.M. (1999).Validez factorial del Maslach Burnout Inventoryen una muestra multiocupacional. Psicothema, 11, N° 3, pp. 679 – 689.15. Gil-Monte, P. E. (2002). Validez factorial de la adaptación al español del MaslachBurnout Inventory – General Survey. Revista de Salud Pública de México, Vol. 44,N° 1, pp. 33 – 40.16. Griffin, M. (2006). Gender and stress. A comparative assessment of sources of stressamong correctional officers. Journal of Contemporary Criminal Justice, Vol. 22, No.1, 5-2517. Guillén, J. C. & Santamaría, E. (1999). Evaluación del nivel de burnout en unamuestra de trabajadores del área de tratamiento de un Centro Penitenciario.Revista Española de Sanidad Penitenciaria, 1, pp. 68 – 72.18. Hernández, L., Fernández, B., Ramos, F. & Contador, I. (2006). El Síndrome deBurnout en funcionarios de vigilancia de un centro penitenciario. International Journalof Clinical and Health Psychology, Vol. 6, N°3, pp. 599-611.19. Kalinsky,b.& Cañete, O. (2005) El Agente penitenciario.La cárcel como ámbito laboral.Centro Regional de Estudios Interdisciplinarios Sobre el Delito. Argentina.20. Kenian, G. & Malach-Pines, A. (2007) Stress and burnout among prison personnel.Sources, outcomes, and intervention strategies. Criminal Justice and Behavior, Vol. 34,No. 3, 380-39821. Lambert, E., Hogan N & Allen, R. (2006). Correlates of correctional officer job stress:The impact of organizational structure. American Journal of Criminal Justice,Vol.30,N° 2, pp. 227 – 246.