Your SlideShare is downloading. ×
CoordinacióN Adecuada A La Edad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

CoordinacióN Adecuada A La Edad

7,635
views

Published on


0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
7,635
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
52
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Carrera de Educación Física ASIGNATURA : PSICOMOTRICIDAD PROFESOR : SR. HUMBERTO CASTILLO QUEZADA COORDINACION ADECUADA A LA EDAD Definición: Por coordinación del movimiento de acuerdo con la edad comprendemos la interacción armoniosa, precisa, equilibrada y en lo posible económica de una actividad cinética (motricidad voluntaria y reacciones rápidas y adaptadas a la situación motricidad refleja).Por lo tanto se refiere a la armonía existente entre el sistema Sensorial, nervioso y muscular. Una interacción óptima (coordinación) tiene que satisfacer las siguientes condiciones: 1.- La adecuada medida de fuerza que determina la amplitud y velocidad del movimiento. 2.- La adecuada elección de los músculos que influye en la conducción y orientación del movimiento. 3.- La capacidad de alternar rápidamente entre tensión y relajación musculares, premisas de toda forma de adaptación motriz. Por eso un movimiento será tanto o más coordinado, cuando mayor sea la economía de energía empleada para ejecutarlo. Conocemos a este hecho de todos los demás procesos de aprendizaje motor, por ser un concepto recurrente en el lenguaje común, sin embargo no en todas las ocasiones es bien utilizado; de este concepto se desprende el concepto de “descoordinado” concepto que en estricto rigor no existe, sino que en realidad se quiere dar a entender es “debilidad de coordinación”. En un principio (coordinación burda) la medida de fuerza es excesiva. Sólo el adelantado aprende a economizar fuerza (coordinación fina, de acuerdo a la sutileza de movimiento). Una adecuada graduación de la fuerza en los impulsos aislados ha de permitir alcanzar un efecto máximo con un esfuerzo mínimo. En ello sólo se inervan los músculos necesarios (agonístas) y sus colaboradores (sinergistas). Sus contrapartes (antagonistas) que poco o nada intervienen en la ejecución del movimiento, permanecen relajados en cuanto la tarea cinética lo permita. Su misión inhibitoria, destinada a conservar la miostática, frenar movimientos rápidos y conducir el movimiento, la cumplen en forma dinámica y económica en lo que a tiempo se refiere.
  • 2. Las combinaciones de movimientos naturales exigen una capacidad de cambio rapidísimo entre grupos musculares agonistas y antagonistas, que tienen que intercambiar sus papeles con la rapidez del rayo (cambio de inervación y enervación). Así, por ejemplo en el vaivén de la interacción entre flexores y extensores, aductores y abductores, rotadores de los miembros, o entre los músculos del tronco que lo inclinan hacia delante, hacia atrás o lo hacen rotar. Coordinación Sensoriomotriz: En función de múltiples percepciones sensoriales, nuestro cerebro recibe continuamente información sobre el éxito o fracaso de nuestras actividades motrices (Feedback). El ojo nos trasmite repentinos cambios de la situación cinética. Orientaciones acústicas, estímulos táctiles, así como sensaciones musculares y posturales redondean el complejo de esas transmisiones. Esto nos obliga a ajustar constantemente nuestro movimientos. Según los cambios de situación, los impulsos originales tienen que modificarse y reajustarse en lo dinámico, temporal, adaptándose sin cesar a las exigencias del momento. Esos complicadísimos proceso en dirección, conmutación y regulación se subsumen bajo el concepto de "coordinación sensoriomotriz". De modo que una coordinación óptima de movimiento se manifiesta como una fluida interacción de circuitos funcionales sensomotores, voluntarios e involuntarios, así como autoreguladores, dirigidos hacia una actividad cinética global y adecuada a la situación. BASES ANATOMO - FISIOLOGICAS La mayoría de los autores rechaza hoy en día una teoría de localización estrictamente dogmática, por haber reconocido la complejidad de la estructura funcional que llamamos nuestro cerebro y que constituye en sistema de mando cibernético autorregulador del cual, en realidad, muy poco sabemos. Nuestros conocimientos exactos se refieren más bien a ciertos procesos parciales quimioeléctricos, mientras que muchas cosas referentes a la compleja estructura funcional de las redes neurales con sus circuitos de mando y regulación altamente diferenciados, sigue siendo de índole hipotética. Si nos imaginamos que cada una de las células nerviosas de encéfalo es capaz de realizar decenas de miles de contactos sinápticos con otras neuronas, entonces comprendemos que en el cerebro humano existen millones de posibilidades de conmutación. Nada menos que 10 millones de fibras nerviosas sensibles transmiten al cerebro continuamente informaciones codificadas. Esos informes son descodificados por aproximadamente 10 millones de neuronas y combinados y retransmitidos a través de posibilidades de conmutaciones casi inimaginables, antes de que pueda producirse una sola acción motriz ordenada desde el "puesto de mando" llamado cerebro. Como base anatómica para la comprensión de una teoría de la coordinación cinética consideramos la simple bipartición del cerebro humano en tallo y corteza. El tallo cerebral, como "paleoencéfalo" (cerebro viejo), es la sede de la "personalidad profunda" (Kraus), mientras que la corteza cerebral (neocortex) como "neoencéfalo", representa la "persona cortical".
  • 3. La corteza cerebral (Motricidad piramidal). La corteza, como parte más joven del cerebro, es el origen de la motricidad de rendimiento, voluntaria y mental, con sus movimientos aislados dirigidos. Esto se refiere especialmente a la dirección de los movimientos, en cuyos músculos encontramos la inervación más densa (motricidad manual). La corteza proporciona además, la fuerza del movimiento. Su principal vía nerviosa es la piramidal. Por eso hablamos del sistema funcional "piramidal-motor". El tallo Cerebral (Motricidad Extrapiramidal). La parte filogenética y onogenéticamente más antigua, el tallo cerebral, se denomina también subcorteza. Es el origen de todas las manifestaciones cinéticas de motricidad espontánea (motricidad expresiva). Esos impulsos pasivos, que recorren las vías nerviosas extrapiramidales, se manifiestan ya en el bebé en forma de pataleo bilateral. Como sistema motor extrapiramidal regula más tarde en la vida la coordinación de los movimientos. Es decir, se encarga de que la magnitud y graduación de la excitación piramidal motriz sean adecuada al movimiento. Podemos aclarar esta división del trabajo con un ejemplo simplificado: la central de mando de la corteza cerebral da la orden de ataque, después de haberse anticipado mentalmente el movimiento en su totalidad. El especialista en saltos ornamentales desde la torre permanece en absoluta concentración anticipado el movimiento. En el instante de la orden de saltar, impulsos dinámicos se lanzan a la musculatura que interviene en salto (energización). De todo lo demás se encarga el tallo (dirección). Inmediatamente después de separarse de trampolín o la palanca, se inicia el control subcortical de vuelo como realización cinética coordinadora más o menos inconsciente. La corteza determina el "qué", el tallo el "cómo" (coordinación subcortical). Por otra parte se entiende que también la corteza participa en el "cómo", o sean en la calidad de movimientos de precisión conscientemente dirigidos. Dirige, frena, filtra y diferencia las burdas excitaciones masivas provenientes del tallo. (Por tanto el sistema más joven cumple una función inhibidora y frenadora al más antiguo). La corteza controla y dirige en particular todos lo movimientos sutiles, diferenciado y mayormente aislados, de manos y dedos (coordinación cortical). FORMAS DE DESARROLLO DE LA COORDINACIÖN Ejercicios para el desarrollo de la Coordinación: Se debe poner al niño en una situación de investigar frente a un a tarea concreta, cuyo propósito es poner en marcha el mecanismo de la función de coordinación . La organización de las sinergias musculares para cumplir un objetivo, por medio de un ajuste progresivo, conduce a la estructuración de una “praxis”. Así el modo de aprendizaje que acabamos de describir es de índole global y se basa en el tanteo experimental, en el cual solo es consciente el objetivo a alcanzar, mientras la programación de las diferentes partes del movimiento tiene lugar a nivel infraconsciente. La Coordinación Global suele manifestarse en niños y adultos , cuando estos se encuentran frente a un problema que no comprenden y con respecto carecen de los elementos necesarios para ejecutarlos.
  • 4. El aprendizaje de las coordinaciones globales es de vital importancia hasta los 11-12 años aproximadamente, ya que permite la adquisición de una serie de habilidades motrices cuyo carácter no es estrictamente automático y en los cuales los movimientos se adaptan a grosso modo al objetivo. El proceso de tanteo resulta así un medio para conservar y desarrollar la plasticidad de las estructuras nerviosas, siempre y cuando los ejercicios elegidos sean lo suficientemente variado, adecuados a la edad del niño y además las diferentes tentativas se realicen bajo condiciones diferentes (Jean Le Boulch.pp50) El constante esfuerzo de ajuste dirigido hacia el objetivo dado impone exigencias máximas a las estructuras reguladoras, que de este modo se afinan en forma global, especialmente con respecto a la sensibilidad propioceptiva y reacciones de equilibración. Además de desarrollar estas actividades, los factores Psicomotores , los ejercicios de coordinación cumplen la función de mejorar la eficiencia global de determinados factores de Ejecución (fuerza, velocidad, resistencia, etc) Por lo tanto, los ejercicios de coordinación global tenderán a enriquecer las reacciones del alumno mediante el planteo de problemas concretos que este debe resolver “método inductivo”. Es más importante el trabajo de tanteo realizado por el niño que el resultado de este trabajo (adquisición de un automatismo). El deseo a veces enfermizo de profesores en acelerar el proceso de aprendizaje motor mediante las conductas deportivas específicas, constituyen graves errores pedagógicos. La función del educador es el de crear las condiciones propicias para los ensayos y errores del niño y no reemplazar al juego que es propio de este proceso de adaptación con técnicas deportivas que si bien es cierto , trae resultados inmediatos, en la mayoría de las veces trae frustraciones al niño y lejos de acercarlo al deporte produce un distanciamiento que puede marcar el resto de su vida. CLASIFICACIÓN DE LA COORDINACIÓN 1.- Coordinación Dinámica General : Son aquellos movimientos que requieren y exigen un recíproco ajuste de todas las partes del cuerpo y en la mayoría de los casos exigen locomoción (utilización de los grandes grupos musculares). Además se podría decir que es aquella facultad que posibilita el juego armonioso de los movimientos básicos fundamentales, factores psicomotores y de disponibilidad corporal en desplazamientos donde interactúan simultáneamente la mayoría de los grupos musculares especialmente de los miembros superiores e inferiores. 2.- Coordinación Dinámica Específica (fina) : Es aquella facultad que posibilita el juego armonioso de factores de disponibilidad corporal y psicomotores en donde la intervención motriz es evidentemente prioritaria en un sector específico. 3.- Coordinación Oculomanual (visomanual) :Son aquellas actividades que tienen que ver con la función que cumple con respecto al enlace entre el campo visual y la delicada motricidad de la mano y dedos. La habilidad manual depende en parte de l apoyo proporcionado por los miembros superiores del eje corporal y la cintura escapular, por lo tanto los ejercicios posturales de la cintura escapular contribuirán a mejorar la precisión de manos y dedos.
  • 5. 4.- Coordinación Oculopodal (viso podal): Tiene que ver con aquellas actividades que ponen en funcionamiento el campo visual del individuo y el enlace de la motricidad encargada del control del segmento inferior específicamente el pié. 5.- Coordinación Dinámica y Postural: Los ejercicios referidos a este rubro se refieren a series de movimientos de los miembros superiores, combinados con variaciones de la posición de los miembros inferiores. Se efectúan movimientos de las piernas y de los brazos en planos diferentes. “Maestro, enséñame a vivir Muéstrame el camino, muéstrame la luz Déjame crecer, déjame pensar Déjame ser, déjame errar Maestro, déjame vivir” Dra.Eugenia Trigo.

×