Your SlideShare is downloading. ×
La generacion z
La generacion z
La generacion z
La generacion z
La generacion z
La generacion z
La generacion z
La generacion z
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La generacion z

931

Published on

Es la expresión de un por qué y un para qué de la existencia humana. Es todo aquello que se puede …

Es la expresión de un por qué y un para qué de la existencia humana. Es todo aquello que se puede
llegar a ser y hacer. Es saber quien se es, como se es y plantear metas a corto, mediano y largo plazo
en las diferentes áreas de la vida.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
931
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
22
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. LA "GENERACIÓN Z" ESTÁ ENTRE NOSOTROS … Y AHORA QUÉ? Dr. Roberto Vola-Luhrs (*) ¿Qué estás haciendo en este preciso momento? ¿Es algo que realmente te apasiona? Debes saber que millones de personas en este exacto momento están haciendo lo que las hace feliz. ¿Eres tú una de ellas? Aguarda un instante… Gran parte de tu vida la pasas trabajando, por ello, en la relación entre tú y lo que haces cotidianamente está, en parte, el secreto de la felicidad y la plenitud del cuerpo y el alma. Es que, la manera en que trabajamos va cincelando nuestros comportamientos en la sociedad y deja huellas en nuestra vida interior. La perspectiva de las distintas generaciones ante el trabajo ha sido muy distinta, pero hoy podemos afirmar que los psicólogos están notando un drástico cambio de comportamiento de la “Generación Y” a “Generación Z”. Este cambio arrastra a todos los que convivimos con ellos. Si algunas de las actuales tendencias son nuevas para ti y te cuesta entenderlas – tanto como a mí es bueno saber que hay quienes las entienden y tú, como yo, también podemos ser uno de ellos. Reflexionemos juntos. Parecería que estamos ante la situación en que la denominada “Generación Z” será la última que podremos categorizar ya que a partir de ahora, los cambios tendrán un impacto tal que el haber nacido antes o después no significará absolutamente nada respecto al desarrollo laboral, a la idoneidad u obsolescencia en lo que hacemos. Es decir, repentinamente estamos todos en un mismo punto de largada! Todos somos representantes de una nueva fuerza de trabajo, conocida como “Trabajo Global”, donde la “mentalidad digital” y “colectiva” está afectando la manera en que percibimos al trabajo y a nuestras propias aspiraciones sobre la vida. ¿Te parece algo complejo? Si?, a mi también. En mi opinión, a la realidad se la comienza a entender después de un profundo conocimiento interno. Es un proceso que va de adentro hacia afuera y no a la inversa. Conociéndonos podremos entender el porqué de nuestras opiniones, valores y la manera de acercarnos al mundo que nos rodea. Hay una simple razón para iniciar este proceso: “Quienes se adaptan mejor al presente pueden evolucionar a los cambios y permanecer activos en el futuro”. Hay un camino allí delante de ti que te está aguardando para que des los primero pasos y te pongas en acción. Pasito a paso… Desperezándonos y descubriendo el propósito en la vida, para convertirlo en realidad, eh ahí la llave del secreto. Amar a tu trabajo te pone en carrera. Es la única manera de vivir una vida plena… todos los días! ¿Pero cómo?
  • 2. Se ha iniciado un proceso de mutación y metamorfosis casi imperceptible para el común denominador de las personas. Estos procesos son alteraciones que se producen en los seres vivos. Estamos vivos! Estás experimentando un cambio que va más allá de la cotidianeidad: es un cambio en la raíz, en la esencia o lo que en genética sería el ADN. Digo esto porque estas características distintivas serán transmitidas como rasgos hereditarios sociales a la descendencia. Este cambio va a estar presente en una pequeña o gran proporción de la población que nos suceda, pero indefectiblemente estará. Así como en los seres multicelulares, las mutaciones sólo pueden ser heredadas cuando afectan a las células reproductivas, estos cambios en la sociedad están en la mismísima médula ósea de sus miembros. Las mutaciones son esenciales para nuestra existencia. Sin mutación no habría cambio y sin cambio la vida no podría evolucionar. Cada uno de nosotros parte de lugares y de generaciones distintas que confluyen ahora en la “Generación M”. Todos estamos siendo la “Generación M”, desde comienzos de la década del 2010. Todas las generaciones, incluso la tuya, han entrado en un proceso de metamorfosis permanente y han dejado de ser lo que eran. De allí la “M”, de Metamorfósis! ¿Estás preparado para seguir el camino “M”? Para entender lo que eran las generaciones, comencemos por la Z. No hay acuerdo sobre las fechas exactas para el encuadre de la “Generación Z” unos sostienen que son los que han nacido a partir de mediados o finales de la década del ´90 y otros, desde mediados de la década del 2000 hasta el día de hoy. Lo cierto es que para el ámbito laboral es la generación que está llegando en este momento. Digan lo que digan, las características que se observan no son muy distintas a las de cualquier adolescente de su época: tienden a no escuchar a sus mayores debido a que tienen menos en cuenta lo que otros tienen que decir y no le prestan atención a los demás. Para ellos prevalece la inteligencia y el conocimiento tecnológico sobre las apariencias físicas. Esto último sí los diferencia del pasado ya que el hecho de haber nacido después del auge digital de los años ´80 - ´90 hace que se adapten de una manera extraordinaria a las futuras tecnologías, como ninguna otra generación. “Los Z” son ciento por ciento nativos digitales, con lo cual no conciben la posibilidad de un mundo sin conexión ni respuestas al alcance de un clic. Por otra parte, se dice de ellos, que tienen una gran escasez de habilidades interpersonales, así como también, ciertas diferencias con los valores familiares. Son muy individualistas y creen en su propia persona. Además no creen que deban vivir de acuerdo a las normas sociales que les imponen (¿que adolescente aceptó las reglas de su época?). Su sociedad existe en Internet donde se abren sus mentes y expresan sus propias opiniones sin tapujos. Son consumistas, impacientes, hiper-informados e influyen en las compras familiares porque creen tener más y mejor información que sus padres a la hora de decidir – y así suele ser, efectivamente!-
  • 3. A la Generación Z también se les llama la Generación Silenciosa, iGen o Generación net., es la que crece con las tecnologías pero (cuidado!) los adultos también están creciendo y se sienten cómodos con ella: la brecha generacional se acorta cada vez más… y más! ¿Y si desaparece la brecha? Efectivamente, esto sucederá simultáneamente con el desarrollo de la Generación Z y la mutación de todas las generaciones a la Generación M – incluso la Z-. La tecnología ha ido moldeando a cada uno de nosotros. Somos muy impacientes dado que la inmediatez nos exige obtener resultados en forma instantánea. Internet está ahí para todos y es un hecho fáctico de la cotidianeidad. Nos relacionamos, cada vez más, a través de comunidades on line como LinkeIN, Orkut, Google+, Flickr, Twiter, Tuenti, Facebook, y la lista sigue… Esto nos permite hacer grandes comunidades y enormes aportes intelectuales por medio de Internet, pero sin conocer prácticamente a nadie en forma personal. Cada vez nos cuesta más hablar en público dado que nuestros modos de comunicación son principalmente de manera virtual, alguno de nuestros amigos ha conocido a su pareja en las redes sociales y la privacidad ha adquirido otro perfil a la que los Baby Boomers nos hemos ido acomodando, no de manera fácil. Estamos viviendo en una época de la igualdad de géneros, de la diversidad, del multiculturalismo, de la demanda permanente de la ética laboral y social. Convivimos varias generaciones, algunos todavía anteriores a la generación de los Baby Boomers, posteriores a ellos la Generación X, la Y y, más recientemente como vimos, la Generación Z. El presente es una ola arrolladora que nos arrastra a todos y nos sube a lo que será, para mí, la última categorización generacional: La Generación M. ¿Y la Generación C? ah! está generación es la primera no determinada por algún rango etario sino que ha sido identificada meramente por su actitud, por ello merece un párrafo aparte. Esta generación se caracteriza por la particularidad de expresarse en las redes sociales, tienen al entorno digital como el lugar de entretenimiento y es uno de sus principales espacios de expresión. En USA generan millonarios negocios y los “Youtubers” los buscan captar por ser un target especial de compradores. Las marcas globales buscan, también, nuevas formas de comunicación apuntando seducir a esta Generación C a través de contenidos que tengan características de relevancia y originalidad. ¿Será esta la antesala a la Generación M? Aunque la memoria de la Generación Z es extremadamente limitada en cuanto a las décadas anteriores, sólo los más grandes de esta generación conservan algunos recuerdos desde comienzos de los años 2000. A ellos los han impactado las movilizaciones estudiantiles en Chile, las protestas de los indignados en España, el terremoto y tsunami de Japón, las muertes de Osama Bin Laden, Steve Jobs y hasta la de Neil Armstrong (¡que pocos de ellos sabían que aún vivía!). Hace mucho, mucho, hubo una generación denominada la “Generación Perdida” - nacieron antes de 1890- se los considera actuando en el periodo que va desde el final de la Primera Guerra Mundial hasta la Gran Depresión de los años ´30. La Generación Perdida, que ya no está entre nosotros y no tuvo impacto en el mundo laboral de su época, es el nombre que recibió un grupo de notables escritores estadounidenses que vivieron en París y en otras ciudades europeas y se los caracterizaba por su pesimismo y desconcierto, amaban el jazz y odiaban la crueldad de la guerra, eran pendulares entre ideas radicales y un acérrimo liberalismo.
  • 4. La “Generación Interbellum”, se los denominó así a los que nacieron en los primeros años del siglo XX y se los conoció con este nombre porque fueron demasiado “jóvenes” para servir en la Primera Guerra Mundial, y demasiado “viejos” para enviarlos al frente en la Segunda Guerra Mundial. Obviamente tampoco están entre nosotros y fue poco o nada lo que dejaron de impronta en de mercado de trabajo. ¿Y la Generación Graciosa?, ah, esos fueron los que nacieron entre 1914 y 1924. También se la ha denominado “la Generación Einstein”. Es la primera generación de jóvenes, desde la Segunda Guerra Mundial, que se identifica por sus características positivas tales como la sociabilidad, cooperación, inteligencia y compromiso, entre otras. Algún bisabuelo, podrá hoy, estar rememorando aquella época tan lejana. Así, llegamos a la “Generación de los Baby Boomers”, un término usado para describir a las personas que nacieron durante el Baby Boom (natalidad explosiva), que sucedió en algunos países anglosajones, en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, entre los años ´40 y fines de la década de los ´70. “Los boomers”, si están entre nosotros y aún toman decisiones a diario que impactan en nuestras vidas. A menudo han encontrado dificultades para gestionar su tiempo y dinero por un problema que otras generaciones no han tenido: ellos se han encontrado que sus padres viven más tiempo, sus hijos están en busca de una mejor y más amplia educación universitaria, con la que han debido colaborar económicamente. Se autodenominan “La Generación Sándwich", término acuñado en la década de los ´80, y se refiere a que estos Baby Boomers han debido cuidar, al mismo tiempo, a los padres ancianos y a los hijos que no dejan la casa paterna – por “estiramiento” de la adolescencia-. A ellos lo han impactado acontecimientos memorables como: los asesinatos de John F. Kennedy y Martin Luther King Jr, la aparición de The Beatles, la llegada del hombre a la luna, el movimiento de los Hippies por la paz, la libertad sexual y los movimientos eco-logísticas entre otros. Es una generación menos optimista, con gran desconfianza en los gobiernos -por la sobrada corrupción- que sin embargo actualmente conforman la mayor parte de representantes de la vida política, cultural, industrial, académica y de liderazgo en los distintos países. Son, en general, adultos responsables y con un alto valor por lo social. Esta generación ha tenido que “adoptar” a la tecnología estando ya en sus puestos de trabajo, aprendiéndolo todo para poder subsistir en el mercado laboral y no caer en la obsolescencia. No les ha sido fácil. Las reglas eran claras y hasta si se quiere simples, en los comienzos de aquellos tiempos de los Baby Boomers: el espacio del trabajo se limitaba a la oficina; las responsabilidades eran individuales y muy específicas; se sabía la hora exacta en que empezaba y terminaba la jornada laboral. En aquella época, de la post guerra, las empresas representaban la estabilidad que todos deseaban. El éxito, para los Baby Boomers, se lograba con la estabilidad laboral
  • 5. Por ello, tenía sentido ser un buen empleado en la compañía donde se trabajaba y responder muy bien a las estructuras jerárquicas. … Pero ¡atención!: una vez que elegías una carrera, esa era una decisión que seguramente perduraría por el resto de tu vida. Los más viejos enseñaban a los más jóvenes pues eran los años en que la experiencia nos llevaba al conocimiento dentro de una empresa. Tener un empleo garantizaba tener un status social y era ese el primer paso para poder casarse, tener hijos y formar una familia. Eso si, el trabajo era “el trabajo” y no se lo mezclaba con la vida personal: ¡nada de traer trabajo a casa! (ni llevar los problemas de la casa al trabajo). Los Baby Boommers trabajaban mucho y eso tenía que ver con el alto sentido que se tenía por la disciplina, la lealtad y la honra. Los sacrificios diarios le garantizaban al individuo el sostenimiento de su familia y sabían que llegaría la recompensa, aunque tardaría su tiempo porque lo relacionaban con el momento de la jubilación o retiro. Sería ese el momento del disfrute, ¡después de tanto sacrificio, el merecido descanso! Normalmente se usa, para referirse a las personas nacidas tras la generación de los Baby Boomers, la denominación “Generación X”. Tampoco puede decirse que haya un rango de fechas exactas pero se suele incluir a las personas nacidas a principios de los años ´60 hasta aquellos nacidos a principios de los años ´80. Hay quienes generalizan y consideran que “los X” son los que han vivido de todo: desde ver la TV en blanco y negro, haber jugado a las bolitas, haber jugado a saltar la soga y utilizado el trompo, hasta entretenerse con el Atari, el Nintendo, el Sega y la Playstation 122. Suele asociárselos como “los fanáticos” del canal de televisión MTV. La generación X redefinió la relación entre el trabajo y el tiempo de la recompensa. Estos jóvenes eran muy seguros, extravertidos, muy competitivos y hacían todo lo posible por tener un crecimiento rápido. Estos individuos buscaban siempre mayores recompensas a través de nuevas propuestas laborales. El éxito, para los “X”, era ser jóvenes y ricos Una idea rentable podría fácilmente ponerlos en un puesto de mayor poder y liderazgo. En aquellos momentos importaba más la recompensa basada en méritos que en la experiencia. Buscaban destacarse personalmente y ser independientes profesionalmente hablando, aún trabajando para grandes corporaciones. La generación X buscaba, también, el apoyo en títulos de Mastrías (MBA´s) o Phd´s, para salir más rápido adelante y tener como diferenciarse de otros colegas. En esta lógica individualista había que tener un buen guardarropa y una importante tarjeta personal para acercarse a los buenos negocios y a las personas más influyentes. Estar en el lugar y a la hora correcta era lo que definía la mejor estrategia de carrera laboral. ¡No dejar pasar ninguna oportunidad! La jornada laboral fue extendida al Happy Hour mezclándose así la vida personal con la profesional. La generación X se convirtió en workaholic y hasta en objeto de admiración. El gran vencedor era el primero que llegaba a la mesa “chica del poder” donde se tomaban las grandes decisiones. El slogan preferido de la generación X era: “Puedo hacer cualquier cosa, si me dan la oportunidad”. El objetivo era “disfrutar” de la vida cuanto antes (obvio, el disfrute no se
  • 6. lograba trabajando). Había que tener conquistas económicas rápidas, esa era la meta, para hacerse a un lado del desgastante ambiente laboral. Esta generación se vio afectada por el bombardeo del consumismo de los años ´80 y principios de los años ´90, la manipulación del sistema político, la llegada de Internet, cambios históricos como la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría, la aparición del SIDA, la Clonación de la Oveja Dolly, la muerte de Lady D, el primer libro de Harry Potter o la aparición del sistema operativo Windows. Estos y otros muchos acontecimientos fueron creando el perfil “X”. La “Generación Millennials o también llamados Y o G o We son los nacidos desde comienzos de la década del ´80 hasta los comienzos de la década de 2000. Recuerdan vívidamente los ataques al World Trade Center, pero apenas tienen memoria de la caída del muro de Berlín. Están acostumbrados a convivir con la inseguridad laboral. Ambos padres trabajan y se sienten “culpables”, por ello, tratan de compensar estas ausencias y la falta de dedicación con la compra celulares Smartphone, Notebooks o Tablets. Es una generación que necesita constante Feedback para sentir que sus esfuerzos están siendo reconocidos, cuando este es negativo se angustian, se retraen y retroceden. Es que no han desarrollado la capacidad de sobrellevar la frustración. La pirámide tradicional de las compañías no les sirve para pensar en su carrera laboral. Ellos se entusiasman para trabajar con otro tipo de relaciones y es sobre la base de la igualdad, solidaridad y respeto mutuo. Es cuestión de intercambiar conocimientos y experiencias, sin importar la edad. Los Millennials disfrutan de descubrir sus fortalezas y las cosas por ellos mismos. Es natural para ellos la diversidad, los distintos canales de acceder a la información de manera formal o de manera informal. No se trata de elegir una carrera tradicional y formal, a la que ven como limitada para el acceso al conocimiento que está en ebullición constante. Fueron criados rodeados de Tecnología. Sus abuelos viven, los consienten y participan activamente de la educación y de su crianza. Escriben blogs o bitácoras, escuchan su iPod y bajan música gratis de la red. Prefieren buscar el conocimiento en Internet más que recurrir a sus docentes o a los padres. Son adolecentes que prolongan este status lo más que pueden, sin disciplinar, sin sociabilizar, no respetan la autoridad, no poseen filtro en lo que dicen y hacen. Son exigentes respecto a su gusto personal y a vivir confortablemente. Son individualistas y hasta un poco egoístas. Son impacientes ¡quieren todo ya! Todo su entorno es en tiempo real y están siempre conectados. Toman decisiones rápidas y exigen inmediatez en las respuestas y en los resultados. Manejan muy bien el presente no les interesa mucho el pasado y se despreocupan por el control del futuro. Vivir a pleno el presente es la consigna. Obsesionados por el balance entre su vida personal y el trabajo. Están más preocupados por la “empleabilidad” en el mercado laboral que por la estabilidad en el empleo que pueda ofrecerle una empresa. Le dan importancia a la emocionalidad y detestan la insensibilidad de las organizaciones. No han hecho un corrimiento del eje de sus vidas respecto al centralismo que el trabajo representaba para los Baby Boomers, sino que han integrado el trabajo y su vida privada de manera excepcional. Además del eje del trabajo, están los amigos, las redes sociales, el tiempo libre, compartir experiencias deportivas, viajar, formarse, etc. Valoran el dialogo de igual a igual, lo ven como el mejor reconocimiento. Han eliminado de su vocabulario el “usted” y utilizan el tuteo en forma indiscriminada. Son exigentes con el tipo de tareas que se les asigne, los tiene que divertir, motivar o deben sentir que se benefician respecto a su crecimiento personal. Cuando cumplen los 20 años entienden que entran en la edad ideal para el mayor aprendizaje (formal o informal), para viajar y para reformular sus relaciones con otros.
  • 7. Es también el tiempo para “la prueba de opciones” de los empleos, antes de establecerse en uno que exija las responsabilidades de la edad “adulta”. Piensan: “ya habrá tiempo para ello, bien entrados los 30”. Esto no significa una cuota de menor compromiso sino de un compromiso distinto al que se tenía en el pasado. Movilidad, espacio de trabajo compartido, home-office, la posibilidad de disponer de sus propios horarios hacen que el trabajo esté siempre presente en todo lugar y a toda hora. Por este motivo las personas con distintos estilos tienen más libertad para ejercitar sus propios talentos. Hasta los más introvertidos pueden liderar proyectos exitosos. Los Millennials pueden quedarse trabajando en su casa en pijamas, lo que necesitan es estar conectados on line a través de las redes sociales. Sus deudas de las tarjetas de crédito se mantienen y no les preocupa en absoluto, el problema, si es que existe alguno, lo tiene el Banco. Por una parte cuentan con mayor y mejor educación, han viajado bastante y se encuentran cultural y tecnológicamente conectados en un mundo global, pero por otra parte, siguen viviendo con sus padres y tienen problemas para equilibrar sus presupuestos personales. Hoy todo parece diferente. En verdad, parece más importante disfrutar el camino que llegar al destino final. Irónicamente La Generación Y, jóvenes impredecibles, parece que son los que traducen perfectamente la nueva mirada. Es un tiempo donde el disfrute determina la dimensión de los logros profesionales. Ellos saben reconocer oportunidades para conectar la pasión con el trabajo. Participan de ONGs, pero hay una licuación de las instituciones religiosas, políticas, el propio sentido de la familia y la institución del matrimonio. No es una generación sin ideologías, pero si despolitizada desde el concepto de partidos políticos. Han edificado otro modelo sobre lo que consideran el éxito laboral. El éxito, para los “Millennials”, es el disfrute La nueva economía se muestra creativa y demandante de nuevas profesiones. Es el boom de una actitud emprendedora y más solidaria. Los “Y” están pintando un brillante e inédito presente. La velocidad con que se conectan con el mundo marca el ritmo de las relaciones laborales. Proyectos de largo plazo no los motivan en absoluto, el presente los apasiona. Al final, el compromiso profesional no es una cuestión que debe hacerse de manera convencional sino que es algo que emerge de manera natural de las experiencias y del compromiso. Además de tener un empleo, es importante tener un propósito que pueda llevarse delante de distintas maneras a la vez. Una recorrida por las distintas generaciones nos permite identificar que el presente nos muestra que somos un poco de cada una. Ha sido tan vertiginosa la mutación que eliminó las brechas y nos puso en el mismo camino, el camino de la “Generación M”. Es el camino hacia la flexibilidad, la fascinación por lo que se hace, el involucramiento en nuevos proyectos, el compromiso y la motivación por adquirir nuevas habilidades. El tránsito por la vida brinda experiencias únicas. Ahora nos entusiasmamos por un mundo abierto y en armonía, donde nos sintamos equilibrados emocionalmente. Que en el ámbito laboral se pueda probar sin temor, al final de cuentas, es la única manera de crear algo nuevo. Necesitamos sentirnos con la libertad que da el hacer lo que nos cause placer, hoy. Mirar a la vida proyectándola hacia el futuro, sin pretender controlarlo. Sabemos que somos capaces de crear nuevas formas más solidarias y duraderas con un renovado espíritu altruista y cooperativo. Busquemos, entonces, que el trabajo sea entretenido, creativo, interesante y desafiante. Debemos poder cambiar de dirección con rapidez y desapego. Se trata de vivir mejor el presente, nada más y nada menos. ¡Bienvenidos a la Generación M, usted puede ser puntero en la carrera del trabajo!
  • 8. (*) El Dr. Roberto Vola-Luhrs es Licenciado en Recursos Humanos egresado de la Universidad de Buenos Aires y Doctor en Ciencia Política. Socio co-fundador de Voyer Internacional. Académico en distintas universidades de Latinoamérica y reconocido conferencista en temas de su especialidad.

×