• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Dp2 final draft_061027
 

Dp2 final draft_061027

on

  • 489 views

 

Statistics

Views

Total Views
489
Views on SlideShare
489
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Dp2 final draft_061027 Dp2 final draft_061027 Document Transcript

    • PARTIDOS POLÍTICOS Y DEMOCRATIZACIÓN GLOBAL Lecciones del Pasado y Perspectivas Futuras Katarina Sehm-Patomäki y Marko Ulvila NIGD Discussion Paper 2/2006 final draft 27 October 2006 1
    • ISSN 1458-7823 ISBN-13: 978-952-5455-09-0 ISBN-10: 952-5455-09-2 © Los autores 2006 NIGD, Network Institute for Global Democratization www.nigd.org nigd@nigd.org 2
    • Índice de contenidos Prefacio...........................................................................................................4 Agradecimientos...............................................................................................5 1. Sobre los partidos políticos globales?...............................................................6 2. Partidos Internacionales: pasado y presente......................................................8 3. Nuevos movimientos, nuevos agentes............................................................10 4. Teorías del cambio y agentes políticos............................................................11 5. Una mirada más cercana a los argumentos.....................................................14 6. Hacia un diálogo, investigación y acción más profundos....................................17 Referencias.....................................................................................................22 Sobre los autores............................................................................................23 Anaxo 1: Resúmenes de los diálogos..................................................................24 Anexo II:.......................................................................................................29 3
    • Prefacio El presente Documento de Debate es  resultado de un proyecto realizado por el  Network Institute for Global Democratisation (NIGD) titulado Elements for a Dialogue on   Global Political Parties (“Elementos para el Diálogo sobre los Partidos Políticos Globales”).  En él, destacamos algunos de los principales hallazgos del proyecto y presentamos nuestras  opiniones e ideas preliminares para futuros trabajos.  Para ilustrar la riqueza de los debates  y discusiones en torno al tema, se han incluido resúmenes de las principales sesiones de  diálogo así como fragmentos de texto de los participantes. El objetivo del proyecto fue discutir sobre la idea de los partidos políticos globales  dentro de un espectro político y social diverso.  La metodología tomó como ejemplo otro  proyecto del NIGD, North­South Dialogues on Globalization and Democratization (Diálogos  Norte­Sur sobre Globalización y Democratización), en la que el NIGD invita a expertos,  o  equipos de expertos, a escribir análisis sobre un tema dado de antemano y tomando como  base un documento de referencia.  Con el fin de escuchar opiniones de fuera del mundo de  la producción escrita, el NIGD organizó cinco diálogos en los que se fomentaron las  discusiones sobre partidos políticos, democracia y globalización.  Los diálogos se celebraron  en Helsinki, Nueva Delhi, Bamako y Caracas, entre septiembre de 2005 y enero de 2006.  A  finales de enero de 2006 se había debatido sobre esas cuestiones en varias reuniones en  Asia y Europa. El documento inicial de referencia y las principales participaciones al proceso fueron  publicados como NIGD Working Paper 1/2006 bajo el titulo Democratic Politics Globally –   Elements for a Dialogue on Global Political Party Formations.  Los informes sobre los  diálogos, las descripciones de los Partidos Internacionales y los documentos de referencia  seleccionados están publicados en formato electrónico como NIGD Working Paper 2/2006  bajo el título de Dialogues on Party Systems and Global Democratization.  La lectura de los  Working Papers está recomendada para todo aquel interesado en la discusión profunda  sobre las ideas en torno a los partidos políticos globales o en las diferentes discusiones  sobre el tema tal y como se debatieron durante nuestros diálogos. Con el fin de llegar a un público más amplio que el mundo anglófono, los Discussion  Papers también se han publicado en hindi y en español.  Todos los documentos así como  otros materiales en torno a la reflexión sobre los partidos políticos globales están  disponibles en la página Web: www.nigd.org/globalparties. 4
    • Agradecimientos Queremos expresar nuestro agradecimiento por el apoyo, aliento, opiniones y a veces  agudas críticas que hemos recibido a lo largo de todo el proyecto.  Merecen una especial  atención, por las ideas y discusiones durante el proceso de redacción de este Discussion  Paper,  Rakesh Bhatt, Mikael Böök, Ghanshyam, Harsh Mander, Rauli Mickelsson, Millet  Morante, Jarna Pasanen, Vijay Pratap, Pierre Rousset, V .B.Singh, Olli Tammilehto, Teivo  Teivainen y Thomas Wallgren por sus valiosos comentarios sobre el mismo.  Extendemos  nuestro agradecimiento a Heikki Patomäki que aportó alguna contribución al texto, y que  nos ofreció de forma regular sus constructivos comentarios a lo largo de todo este proyecto.  Naturalmente, la responsabilidad del texto final recae enteramente sobre nuestras espaldas. Queremos agradecer a Ruby van der Wekken su coordinación en la producción de las  versiones en hindi y español de los Discussion Papers y su apoyo al ocuparse de los aspectos  prácticos con respecto a la organización del seminario de evaluación de septiembre de 2006  en Helsinki.  Este seminario resultó importante debido a la multitud de importantes  observaciones y sugerencias que recibimos sobre los Working Papers.  Dichas discusiones  fueron cruciales para las reflexiones contenidas en el presente artículo.  Robyn Milburn, tu disponibilidad y rápida respuesta a nuestras necesidades de  corrección han resultado de incalculable valor.  Gracias a Jordi López, Julián Molina Guillén, NN y NN por las traducciones al hindi y  al español. Gracias a Lois Webb por el diseño de la portada. Y gracias a Lisa Jordan de la Ford Foundation, por apoyar la parte central de este  proyecto. Octubre de 2006, Helsinki y Tampere, Finlandia Katarina Sehm Patomäki y Marko Ulvila  5
    • “Se ha globalizado todo menos nuestra voluntad.  La democracia ha sido confinada sola al estado nación.   Permanece en la frontera nacional, maleta en mano, sin pasaporte.”  (George Monbiot 2003:1) 1. Sobre los partidos políticos globales? ¿Cómo están respondiendo los partidos políticos a los nuevos retos que plantean la  globalización y los nuevos regímenes de gobierno global?  ¿Existe una necesidad de  partidos políticos globales, o el desarrollo de los mismos conduciría a un deterioro aún  mayor de la democracia? Cuando iniciamos la discusión entre los colegas del NIGD en torno a estas cuestiones y  al tema de los partidos políticos globales, desde el principio hubo una clara divergencia.  La  propuesta de fundar un partido político global que afrontara la falta de compromiso  político en los asuntos globales por parte de los movimientos y partidos se encontró con  reacciones opuestas.  Algunos estaban a favor de desarrollar la idea en mayor profundidad,  y otros se opusieron vehementemente a la propuesta.  Aun así, todos parecieron ver la  necesidad de contar con ciertos instrumentos de intervención política sobre las instituciones  de gobierno global. Conforme despegaba el proyecto y se recibían opiniones tanto de los diálogos como de  los artículos, surgió una tendencia similar contradictoria de estas discusiones.  Por un lado,  había un gran consenso sobre el hecho de que la naturaleza de los procesos políticos había  cambiado, en el sentido de que cada vez más decisiones son tomadas por las instituciones  internacionales que operan fuera de la participación democrática y del control popular.  Incluso en el ámbito nacional, la dinámica y funciones de los partidos políticos han  cambiado.  Los avances democráticos conseguidos tras la Segunda Guerra Mundial en el  ámbito nacional, tales como la formación de gobiernos de izquierda en Europa Occidental y  la liberación del colonialismo en gran parte de Asia y África, se han deteriorado con  rapidez. En medio de la frustración y un sentimiento compartido de crisis, también  encontramos un notable grupo de gente que muestra un nuevo interés por la política y  desea participar en los procesos de toma de decisiones que afectan a su vida.  Ello es más  evidente entre las mayorías marginadas, como las mujeres, la juventud y la gente de los  ambientes rurales e informales.  Los dalits (anteriormente castas intocables) de la India, los  trabajadores de Brasil y las comunidades indígenas de Bolivia han formado movimientos y  partidos con una influencia notable en la política nacional.  Estas experiencias no han  estado exentas de dificultados y aún están por ver los avances de transformación, aunque la  energía es palpable. Estas dos tendencias opuestas han sido uno de los temas clave en este proyecto del  NIGD.  Ambas plantean un gran reto para la gente, las instituciones, los movimientos y  partidos que comparten un sueño democrático.  Más allá de entender tendencias pasadas,  una tarea obvia es imaginar futuros distintos que puedan ajustarse a las necesidades y  expectativas de las mayorías marginadas del mundo. 6
    • Globalmente, en la actualidad nos enfrentamos con una situación muy similar a la  situación deen Europa a finales del siglo XIX, o de los países colonizados durante la primera  mitad del siglo XX.  En ambas épocas, el sistemas político era tal que no permitía a las  mayorías marginadas influir en la forma de funcionamiento de los estados o mercados.  Una pequeña élite podía crear y aprobar políticas favorables a sus intereses de cortas miras,  mientras que el resto de gentes sufrían sus consecuencias adversas.  Así pues, la iniciativa  política debía ser transformacional en términos del sistema político.  Por ejemplo, el Partido  Comunista ruso a principios del siglo XX (o el Indian National Congress unas cuantas  décadas mas tarde) no tuvieron oportunidad de conseguir una representación justa en el  sistema político; tuvieron que luchar por cambiar el sistema. En la actual  era de globalización, las redes internacionales de partidos políticos no han  sido especialmente visibles.  ¿Es la formación de partidos políticos globales la respuesta? Los partidos políticos parecen ofrecer un importante contraejemplo a la idea de que la  globalización está afectando a todo.  Apenas nadie habla de la globalización en el contexto  de los partidos políticos.  Los partidos políticos han quedado, en gran medida, relegados a  las esferas nacionales. Lo anterior no es del todo cierto en Europa.  La Unión Europea (UE) ha estimulado las  formaciones de partidos transnacionales aunque sólo dentro de un contexto regional.  En  2003, la UE adoptó normativas para los partidos políticos gobernantes en el ámbito  Europeo, así como normas concernientes a su financiación.  En 2006 se crearon diez  partidos políticos de gobierno elegibles para ser financiados por instituciones de la UE, con  base en alianzas más amplias de partidos europeos.  ¿Pero hasta que punto es espontáneo  este proceso?  ¿Es el nacimiento de estos partidos europeos transnacionales el resultado de  la política de la Comisión Europea de financiar únicamente a partidos políticos con carácter  pan­europeísta, o dónde encontramos la base de estas alianzas?  ¿Son dichos partidos una  consecuencia de una evolución natural desde el ámbito nacional al ámbito pan­europeo de  arriba hacia abajo?  Hasta la fecha, parece que en el mejor de los casos, el proceso ha  llamado en ocasiones la atención pública sobre algunas cuestiones europeas y globales. La globalización económica tiende a limitar el espacio político público para la  formación de voluntades democráticas.  Los estados compiten por la creación del entorno  económico más favorable para los inversores.  Las élites políticas se inclinan a pensar que  no existe otra alternativa que negociar los términos de la rendición a la globalización  empresarial, aun cuando la gente pudiera desear otra cosa distinta.  Por ejemplo, en la  encuesta 2005 de Gallup International, más de 6 de cada diez, o lo que es lo mismo, el 65  por ciento, revelaron que no sentían que su país estuviese gobernado de acuerdo con la  voluntad del pueblo.  Se trata de un ligero aumento con respecto al año anterior.1  Además,  las numerosas protestas a gran escala a lo largo de todo el mundo durante la pasada  década pueden indicar que las actuales tendencias no son aceptables para un gran número,  o quizás incluso para la mayoría de ciudadanos mundiales. Durante las últimas décadas, una parte considerable de la elaboración de la agenda y  de la toma de decisiones se ha producido o bien en diversas redes transnacionales o bien a  través de las instituciones formales de gobierno global.  La regulación global ata además las  manos de los futuros gobiernos.  Existe, así pues, una necesidad objetiva de algún tipo de  formación política que articule, represente, comunique y afirme las opiniones ético­políticas  1 Gallup International (2005) Voice of the People 2005, Trends in Democracy, Resumen Global, también disponible en línea en http://www.voice-of-the-people.net/ContentFiles/files/VoP2005/VOP2005_Democracy%20FINAL.pdf 7
    • de los ciudadanos de a pie en dichos contextos.  En el seno de los estados democráticos,  esta función la realizan principalmente los partidos políticos; aún así, la cuestión de los  partidos políticos y su función en la democratización de la globalización ha recibido,  sorprendentemente, muy poca atención entre los críticos de la globalización. Muchos textos sobre partidos políticos nos recuerdan el hecho de que, en todo el  mundo y especialmente en el mundo occidental, los partidos políticos de cualquier  orientación se encuentran en crisis debido al hundimiento de sus cifras de afiliación, la  reducción de la participación de los votantes y la falta de nuevas generaciones.  La  participación ciudadana en las elecciones parece reducirse casi sistemáticamente.  Hoy día,  tanto los partidos de izquierdas como los de derechas tienen problemas.  Y todo esto tiene  lugar en un contexto en el que las políticas occidentales actuales siguen dominadas por  partidos que crecieron de los movimientos sociales más modernos, principalmente entre  1750 y 1920. 2. Partidos Internacionales: pasado y presente Al igual que muchas otras actividades globales, los orígenes de las organizaciones de  partidos internacionales se pueden rastrear hasta finales del siglo XIX.  Anteriormente, las  actividades cosmopolitas del movimiento pacifista liberal, de los socialistas, comunistas y  anarquistas, empezaron a organizar sus prácticas internacionalmente a mediados de ese  mismo siglo. Las raíces de la I Internacional (1684­1878) se remontan a 20 años antes de su  constitución, son el resultado de las revoluciones de 1848 y se inician con una ola de  acciones políticas radicales que aparecen en Sicilia y pronto se extienden a gran parte de  Europa.  Además de las revoluciones de 1848, el contexto político de la Primera  Internacional puede observarse en el movimiento obrero que revivió a finales de la década  de 1850, y la crisis económica que tuvo lugar en 1857.  Otros factores adicionales surgieron  en la guerra de independencia italiana en 1859, la guerra civil americana de 1861­65 y los  movimientos de trabajadores activados en Francia e Inglaterra.  Esta organización socialista  que fue la Primera Internacional pretendía unir a distintas agrupaciones de izquierda y  organizaciones sindicales.   En su primer congreso, celebrado en Ginebra en 1866, se tomó  la decisión importante de adoptar la jornada laboral de ocho horas diarias como una de las  demandas fundamentales de la Asociación.  Tras el fracaso de la Comuna de París (el  gobierno socialista que gobierno brevemente París durante dos meses en la primavera de  1871), las tendencias desintegradoras en el seno de la Primera Internacional se hicieron  abrumadoras.  Estas brechas llevaron a un declive gradual y por último a la disolución final  de la asociación en 1878. La Segunda Internacional (1889­1916) prosiguió el trabajo de la disuelta Primera  Internacional.  Se constituyó como una conferencia en París y reunió sólo a partidos  basadas en los principios marxistas.  El marco político se construyó sobre la reciente  aparición del movimiento obrero en la década de 1880, y el crecimiento de los partidos de  clase trabajadora, especialmente el Partido Socialdemócrata en Alemania.  Entre las  acciones más destacadas de la Segunda Internacional destaca la declaración (1889) del 1º  de mayo como el día Internacional del Trabajo, y la declaración  (1910) del 8 de marzo  8
    • como el Día Internacional de la Mujer. La Tercera Internacional (1919­1943) representa así una respuesta al fracaso de la  Segunda Internacional de constituir una coalición unificada contra la Primera Guerra  Mundial, que los fundadores de la Tercera Internacional consideraron una “guerra  imperialista burguesa”, y todo el movimiento socialista antimilitarista se opuso en rotundo  hasta el mismo inicio de la propia Guerra.  La Tercera Internacional se convirtió en una  herramienta bajo el control de Moscú para instrumentar su política exterior y terminó a  finales de la Segunda Guerra Mundial como resultado de la interacción de las fuerzas  aliadas.  Véase también el cuadro de texto X, de John Percy. El nacimiento de la Cuarta Internacional (1938­) se relaciona con los debates y  divisiones en el seno de los partidos comunistas.  La Cuarta Internacional se fundó en  septiembre de 1938, durante una conferencia  en París encabezada por Trotsky y sus  seguidores, que habían sido expulsados de la Unión Soviética.  Las divisiones habían tenido  inevitablemente como resultado  una multitud de grupos que se autoproclamaban como la  “Cuarta Internacional”.  Hoy día, existen algunos grupos que afirman representar a la  Cuarta Internacional y su continuidad política. De entre las asociaciones internacionales de partidos políticos fundadas en la  actualidad, la Internacional Liberal, fundada en 1947, es la más antigua.  Se trata de una  red de 64 partidos nacionales que promueven el liberalismo, fortaleciendo a los partidos  liberales y apoyando la promoción de la democracia liberal en todo el mundo.  Su objetivo  es conseguir la aceptación general de los principios liberales, que la Internacional considera  internacionales en esencia en todo el mundo, e impulsar el crecimiento de una sociedad  libre basada en la libertad y responsabilidad personales y en la justicia social.  La  Internacional Liberal ofrece una vía de cooperación e intercambio de información entre las  organizaciones miembros.  John Alderdice, del Reino Unido, es el actual Presidente, y su  secretariado tiene su sede en Londres. La Internacional Socialista es la organización mundial de partidos socialdemócratas,  socialistas y laboristas.  En la actualidad reúne a 161 partidos políticos y organizaciones de  los cinco continentes.  La Internacional Socialista, cuyos orígenes se remontan a las  primeras organizaciones internacionales del movimiento obrero, existe con su forma actual  desde 1951, cuando fue refundada en el Congreso de Francfurt.  Desde entonces ha crecido  considerablemente su número de miembros, especialmente en los últimos años,  duplicándose el mismo durante la década de 1990.  Numerosos partidos miembros de la  Internacional, de todos los continentes, están en la actualidad al frente de gobiernos o  constituyen la principal fuerza de la oposición.  George A. Papandreou está al frente de la  Internacional Socialista como su presidente, y la sede de su secretariado está en Londres. La Unión Democrática Internacional es una asociación de más de 80 partidos  conservadores, democristianos y afines del centro y la derecha.  Cuenta con 80 partidos  miembros en más de 60 países.  Constituida en 1983, la UDI constituye un foro en el que  los partidos de ideología similar pueden reunirse e intercambiar opiniones sobre asuntos de  interés político y organizativo, aprender los unos de los otros, actuar de manera conjunta,  establecer contactos y hablar con una voz fuerte y única sobre la promoción de las políticas  de centro­derecha en todo el mundo  Entre los miembros fundadores de la UDI se  encuentran Margaret Thatcher, George Bush, Jacques Chirac y Helmut Kohl.  La sede de la  IDU se encuentra en Oslo y el Primer Ministro australiano John Howard es su presidente.  Los Verdes Globales es la red internacional de partidos y movimientos políticos  9
    • verdes fundada en 2001.  Los Verdes Globales pretenden promover la Carta Verde Mundial  entre los Partidos Verdes de todo el mundo, así como entre grupos afines y la sociedad en  general, estimular y fomentar la acción sobre asuntos de impacto global y profundizar en la  comunicación entre los Partidos Verdes y las Federaciones de todas partes.  Hoy día, 24  países participan en los Verdes Globales y se espera que pronto se unan otros tantos  Partidos Verdes nacionales.  Los Verdes Globales no cuentan con un presidente ni con un  secretariado: en su lugar, el trabajo de coordinación es llevado a cabo por un comité  directivo de doce miembros. 3. Nuevos movimientos, nuevos agentes En esta publicación, abordamos la discusión sobre los partidos globales como un punto de  partida para discusiones, y no como un objetivo predeterminado.  Además, subrayamos la  necesidad de abordar las especificidades culturales, económicas, geográficas, de identidad,  experiencia o memoria histórica, al tiempo que abordamos la universalidad de la urgencia  de autonomía y autogobierno. Es interesante que todos nuestros colaboradores relacionen espontáneamente la  aparición espontánea de partidos políticos globales o de nuevos agentes globales con el  proceso del Foro Social Mundial2.  ¿Constituye este proceso un protopartido político de  algún tipo?  Asimismo, resulta interesante el contraste de que, durante nuestros diálogos  mantenidos en el Foro Social Mundial, el concepto de partidos políticos globales no tuviera  demasiada aceptación.  La idea, de hecho, se enfrento a un gran escepticismo.  Muchos  sospecharon que la noción de un partido político global era una noción eurocentrista y que  los posibles partidos estarían probablemente dominados por los ricos y poderosos del  mundo.  Es más, ¿a qué intereses e ideas representaría un partido político global? En términos académicos, podemos distinguir entre los movimientos de la sociedad  civil y los partidos políticos, donde los primeros pretenderían dar forma a las normas  sociales sin apoderarse de los organismos reguladores públicos, y los segundos pretenderían  ocupar posiciones de autoridad pública.  Los movimientos populares y las asociaciones no  partidistas no pretenden ganar elecciones.  En consecuencia, el hilo argumental que se  desprende de estas discusiones nos lleva a preguntarnos si el término general de agente  político capturaría mejor la naturaleza de los nuevos movimientos políticos, a expensas del  término tradicional de partido político. Legislativamente, chocamos con diferencias jurídicas nacionales con respecto a la  forma de registrar las organizaciones civiles y los partidos políticos.  En algunos países, los  partidos políticos y otras organizaciones civiles se registran ante el mismo órgano, mientras  que en otros países existen instancias distintas, lo que, sin duda, nos lleva a cuestiones de  diferencia cultural y sociológica. Si la idea de partidos políticos globales no consigue apoyo en el seno del proceso del  Foro Social Mundial, ¿a qué prestarían entonces su apoyo los participantes?  El eslogan de  este largo proceso que dura ya seis años es “Otro Mundo es Posible”, lo que trae a la mente  la pregunta sobre cómo proceder en la creación de ese otro mundo.  Tradicionalmente, la  2 El primer Foro Social Mundial se reunió en Porto Alegre, Brasil, en enero de 2001. Para más información, visite la página http://www.worldsocialforum.org 10
    • opinión clásica de la izquierda ha estado preocupada por el poder del estado.  En el V Foro  Social Mundial de Porto Alegre, en 2005, fuimos testigos de un acalorado debate entre  Teivo Teivainen y John Holloway, sobre si la manera de avanzar era buscar o no el poder  del estado.  Holloway afirmó que la sociedad civil no debería pretender buscar el poder del  estado, mientras que Teivainen observó que era poco relevante pretender cambiar el mundo  sin pretender alcanzar el poder para ello.  Teivainen explicó que pueden existir otras formas  de agentes políticos aparte del modelo clásico de partido político.  Para responder a una  influyente máxima de Holloway, el mundo no puede democratizarse sin asumir e poder,  aunque la toma del poder no puede implicar únicamente la conquista del estado. Utilizando la ilustrativa distinción entre “poder de” y “poder sobre”, no es posible  construir ningún sistema democrático mundial factible en el que el poder de la gente de  actuar libremente estuviera completamente libre de la necesidad de contar con estructuras  institucionales en las que ciertos grupos ejercieran algún tipo de poder sobre las normas  colectivas del sistema.  No obstante, lo que sí es posible es ejercitar dicho “poder sobre” de  forma radicalmente más democrática de la que se utiliza en el actual sistema capitalista.  El  concepto que interesa es el de nuevos agentes políticos (y el vocablo “agente” ha de ir en  plural).  En lugar de pretender el poder del estado, los agentes políticos podrían centrarse  en crear estructuras alternativas que en última instancia dieran paso a nuevos centros de  poder democrático.  Pero, entonces, ¿qué aspecto tendría este nuevo agente político?  ¿Qué  forma adoptaría el nuevo agente político global?  ¿Y que significaría o podría significar la  aparición de partidos políticos globales para la política mundial? 4. Teorías del cambio y agentes políticos En nuestro camino a las discusiones sobre las formas de la acción política global o de  los programas de partido, creemos que es útil coger algunas de las tradiciones y  orientaciones sobre el cambio político que hemos encontrado.  En el actual contexto de  hegemonía liberal, es útil observar primero su aparición y revisar después algunos de los  principales ideólogos de los siglos XIX y XX, que inspiraron los movimientos populares. En su libro A Brief History of Neoliberalism, David Harvey (2005) explica cómo la  doctrina del neoliberalismo ha llegado a ser dominante tanto en el pensamiento como en la  práctica en gran parte del mundo desde aproximadamente 1970.  Harvey define este éxito  como debido en parte al cambio en la reconstrucción de los poderes del estado, de forma  que  se hace hincapié en la privatización, las finanzas y los procesos de mercado mientras  se reducen las intervenciones del estado en la economía.  Simultáneamente, Harvey  considera el neoliberalismo como la contrarrevolución de las élites por volver a tomar el  control y el poder sobre las masas.  En su opinión, podemos decir que los partidos políticos  de la derecha han trabajado de facto conforme a un programa político global, y que dicho  programa se ha aplicado ampliamente en el mundo. El final de la Guerra Fría en 1989 aparece como un factor que contribuye o incluso es  crucial para el triunfo de la derecha y del neoliberalismo.  Durante la Guerra Fría, la  polarización entre el capitalismo y el comunismo fue objeto de discusiones en torno a la  dirección política o inspiró formas mixtas de las dos ideologías dominantes.  Hoy día,  cuando el capitalismo ha arraigado en casi todo el mundo, hay pocos incentivos para  11
    • mantener un diálogo con alternativas, ya sean comunistas, gandhianas o de cualquier otro  tipo.  En todo el mundo, se asume que el capitalismo constituye la fuente de cualquier  desarrollo y que el crecimiento económico basado en la avaricia personal y la  competitividad garantizará un mundo rico y seguro.  La idea central es que los beneficios se  filtran por goteo automáticamente a las masas más pobres ya que su aportación es  necesaria para el sistema.  Los sistemas sociales basados en la religión proporcionan la red  de seguridad para que los individuos no fallen.  El péndulo político de hoy en día apunta a  la derecha, y así, plantea que el cambio político se oirá ciertamente más fuerte desde la  izquierda. Entre las agrupaciones políticas de la izquierda, y aparte del reformismo  socialdemócrata que también constituye una fuerte tendencia en estas discusiones, al  menos cuatro lineas de ideas políticas transformacionales sirven como puntos de referencia  para la creación de alternativas al neoliberalismo: (1) Karl Marx y Friedrich Engels; (2)  Antonio Gramsci; (3) M.K. Gandhi, y (4) H.G. Wells. La primera de estas líneas se remonta al siglo XIX.  En esa época, el paradigma del  radicalismo igualitario lo proporciona la Revolución Francesa de 1789.  En la década de  1840, Marx y Engels consideraron que la revolución en la Gran Bretaña industrial, al igual  que en otras partes de Europa Occidental, no sólo era inevitable sino que además estaba a  punto de ocurrir.  Poco después de 1848, no obstante, Marx y Engels estaban convencidos  de que “una nueva revolución es posible sólo como consecuencia de una nueva crisis”.  Marx comenzó a centrarse en el estudio de la economía política con el fin de determinar las  causas y condiciones de la futura crisis político­económica.  A la vez que desarrollaba una  teoría de los procesos económicos a largo plazo (que según él llevarían en última instancia  a una reducción de los beneficios y al derrumbamiento del capitalismo industrial), también  participó activamente en la Primera Internacional y eligió a su Consejo General en su  fundación en 1864.  Las personas que trabajan en la tradición de Marx y Engels buscan su  inspiración en dichos intentos y experiencias y tienen como idea fundamental la lucha  continua por la unificación de todos aquellos que se consideran como integrantes de la  clase (o clases) explotada en el capitalismo (“trabajadores del mundo, ¡uníos!”).  No  obstante, el centro de interés ha sido siempre más la abolición del malévolo sistema social  capitalista que la planificación o construcción de otro mejor (la futura organización social  sin clases y quizás también sin estado, basada en la propiedad común de los medios de  producción y en la ausencia de la propiedad privada, se define generalmente de forma  bastante vaga y a un nivel muy abstracto).  En ocasiones, también se asume la violencia  como parte legítima de la transformación revolucionaria. Antonio Gramsci fue un comunista italiano del siglo XX que más tarde llegó a  desaprobar aspectos de la revolución rusa de 1917­18, y en particular, la idea leninista de  una dictadura unipartidista (aunque Gramsci también colaboró con Moscú en los primeros  años de la década de 1920, hasta su arresto por la policía fascista en 1926).  Gramsci  escribió más de 30 cuadernos y 3000 páginas de historia y análisis durante su larga década  de encarcelamiento (Gramsci murió en 1937, poco después de su liberación).  En los  Cuadernos, que fueron muy influyentes en el marxismo occidental, Gramsci teorizaba sobre  la hegemonía, el sentido común, la sociedad civil, los medios de comunicación, la  educación y el papel de los intelectuales.  Entre otras cosas, afirmó que “El Principe  Moderno” (el partido revolucionario” es la fuerza que permitirá a la clase trabajadora  desarrollar intelectuales orgánicos y una hegemonía alternativa o liderazgo intelectual en el  seno de la sociedad civil.  Para él, el objetivo último era quizás alguna forma de democracia  12
    • radical, o una sociedad civil autónoma capaz de autorregularse.  Sin embargo, Gramsci ha  sido generalmente considerado como un filósofo de la praxis, que puso el énfasis en una  política democrática de la cultura, de la educación y de los mitos movilizadores, si bien el  legado de Gramsci son sus principios democráticos, y aún se discuten sus relaciones con el  Partido Comunista de la Unión Soviética. Mahatma Gandhi, que sobrevivió a Gramsci 10 años (Gandhi fue asesinado por un  terrorista hindú en 1948), es famoso por su filosofía de la Satyagraha o la transformación a  través de la desobediencia civil masiva basada en la no violencia.  Gandhi, que fue  especialmente autorreflexivo e intentó aprender de sus propios errores, creía en el poder  último de la verdad, el amor y la no violencia.  “Cuando desespero, recuerdo que a lo largo  de toda la historia el camino de la verdad y el amor siempre han triunfado.  Siempre ha  habido tiranos y asesinos, y durante un tiempo parecen invencibles, pero al final siempre  caen, pensadlo, siempre3.  De forma plural, Gandhi extrajo sus ideas de manera bastante  libre de varias religiones y tradiciones filosóficas que sintetizó.  Como sus contemporáneos  marxistas del norte del mundo, Gandhi siempre fue muy crítico con el capitalismo  Occidental.  No obstante, su alternativa se basó en la vida y tecnologías  sencillas  practicadas en las pequeñas comunidades locales de la India (por ejemplo, la cuestión de la  higiene era muy importante para él).  La Satyagraha de Gandhi contribuyó decisivamente a  la liberación de la India del poder colonial británico con un derramamiento relativamente  escaso de sangre.  Aunque la constitución de la India Independiente adoptó muchos  elementos del pensamiento de Gandhi, la India moderna no ha seguido sus ideales de no  violencia, vida sencilla y localismo, ni tampoco su crítica al capitalismo y la modernidad.  Sin embargo, su ejemplo y pensamiento han inspirado importantes movimientos políticos y  sociales en todo el mundo. H.G. Wells, que era tres años mayor que Gandhi y murió en 1946, se encontraba entre  los pocos pensadores realmente globales de la primera mitad del siglo XX.  Aunque es más  conocido por sus novelas de ciencia ficción, como La Máquina del Tiempo, La Guerra de los  Mundos o El Hombre Invisible, también fue un sincero socialista y autor de numerosas obras  políticas y didácticas.  En alguna ocasión, participó en las actividades de la sociedad  Fabiana y del Partido Laborista Británico, aunque era contrario a la principal corriente  socialdemócrata de Gran Bretaña.  El ideal político más destacado y persistente de Wells fue  el estado mundial.  A Wells le preocupaba fundamentalmente en primer lugar la  supervivencia a largo plazo de la humanidad, dadas las nuevas fuerzas y tecnologías de  destrucción,  aunque también creía que cultivar las capacidades y grandezas humanas sólo  era posible en la Cosmópolis.  Aunque Wells fracasó en sus pretensiones políticas, al menos  en la perspectiva de su propia época, desarrollo un importante conjunto de ideas, muchas  de las cuales se adelantaron a su tiempo.  En La Conspiración Abierta (1933), Wells retrata  un movimiento de masas pluralista por la unidad mundial que en última instancia daría  lugar a un estado mundial.  Si bien en algunos aspectos recuerda a la sociedad civil global  de principios del siglo XXI, y quizás, en especial, al proceso del Foro Social Mundial, la  “conspiración abierta” es un movimiento de masas en un sentido más profundo.  Está  constituido, al menos en parte, por conocimientos del mundo compartidos, empezando con  el retrato humanista cosmopolita de Wells de la religión mundial, la historia mundial y el  potencial de la humanidad  Una religión no antropomórfica tiene fe en el desarrollo y el  “alma” del ser de la especie humana “que vivió antes de que él viviera y le sobrevivirá”.  Wells demanda una devoción casi religiosa al nuevo movimiento.  Solo un movimiento de  3 Traducción de la cita disponible en inglés en Quote DB, http://www.quotedb.com/quotes/1914 13
    • masas de individuos y grupos realmente comprometidos, parece haber creído Wells, tendría  el poder de crear una organización mundial, racional y, quizás, democrática.  Lo que es  novela en La Conspiración Abierta es la percepción pluralista de Wells de la multitud de  actores que constituirían dicho movimiento, desde los restos de los partidos comunistas y  los movimientos obreros hasta los banqueros progresistas y otros profesionales, así como la  multitud de distintas culturas y religiones nacionales. 5. Una mirada más cercana a los argumentos ¿Podemos creer en los partidos globales sin creer en un parlamento global o en un gobierno  global?  Quizás en contra del supuesto intuitivo, Heikki Patomäki y Teivo Teivainen (2006:  26, 181) no consideran al partido global como un proceso de simple deterioro del papel o  de la existencia del estado nación.  Lo que es necesario es un proceso abierto de creación de  sistemas más legítimos y democráticos de gobierno internacional, en lugar de meras  réplicas de las instituciones contemporáneas del estado­nación en el ámbito global, lo que,  por otro lado, resultaría una tarea imposible. Patomäki y Teivainen (2006: 45) concluyen diciendo que en lugar de oponerse a la  territorialidad y sus consecuencias, la cuestión es que nosotros, en el siglo XXI, al igual que  las primeras sociedades modernas inventaron nuevas formas de gobierno democrático,  trabajemos en nuevas formas democráticas de participación, representación y rendición de  cuentas.  La problemática de investigación tiene que ver con analizar de forma realista las  posibilidades transformativas de los distintos contextos políticos mundiales, así como la  factibilidad y consecuencias reales de distintos modelos concretos de estructuras  institucionales globales, que incluyan, por ejemplo, el volver a legislar, cuestiones  impositivas, redistribución y formas de planificación ecológica y económica global.  Nuestro  análisis de las estructuras institucionales posibles y deseables debería cambiar conforme  cambia el contexto. Los partidos políticos han perdido un considerable impacto democrático al no ser  capaces de moverse con los tiempos actuales, como describe Jan Aart Scholte (2006: 50,  57).  Scholte explica además que la sociedad civil y los círculos oficiales han ajustado sus  actividades de acuerdo con el cambio de un modo de gobierno estadista hacia un modo  policéntrico (u orden mundial), que ha acompañado a la globalización contemporánea.  Los  partidos políticos, por otro lado, en su mayor parte “han conservado un modus operandi  estadista, territorialista y nacionalista” (ibid: 51).  El modo de gobierno post­estadista exige  que los partidos políticos cambien sus prácticas si pretenden seguir siendo importantes y  alcanzar su potencial democrático en el siglo veintiuno.  Scholte considera que hasta la  fecha, los partidos políticos han fracasado, en su mayoría, en fomentar el conocimiento  público sobre cuestiones de política global y los debates sobre las mismas.  En contraste con  las asociaciones civiles, los partidos políticos con base nacional han fracasado en gran  medida en su intento de comprometerse con las instituciones de gobierno más allá del  estado  Así pues, por el momento, las actividades de la sociedad civil más allá del país­ estado­nación prometen más avances en la democracia global que los partidos regionales  internacionales o globales.  Con el fin de hacer avanzar la democracia en cuestiones  globales, los partidos políticos deberán promover cambios institucionales y una  redistribución de los recursos que tienda a la igualdad social global.  Sin embargo, continúa  14
    • Scholte, mientras los partidos políticos tradicionales continúen siendo organizaciones  territoriales y sirvan a electorados con base nacional, es difícil ver cómo la igualdad global  puede llegar a figurar entre sus preocupaciones prioritarias. Además, Scholte advierte que a pesar de la cooperación internacional entre los  partidos con base no nacional, no debe exagerarse el alcance de la interacción, y continúa  considerando modos de reorganización de los partidos políticos más allá del estado a través  de redes internacionales de partidos con base nacional, a través de formaciones de partidos  regionales y a través de partidos claramente globales.  Scholte afirma que la construcción  de órganos representativos electos vinculada a agentes de gobierno de escala global suscita  cuestiones muy problemáticas.  ¿Cómo se constituirían los electorados en el seno de una  arena global?  ¿Qué fórmula electoral se utilizaría para las asambleas globales?  ¿Cómo se  llevarían a cabo y supervisarían los comicios globales y qué régimen de financiación se  aplicaría a los partidos políticos globales?  Scholte concluye que las contribuciones  democráticas de los partidos políticos son extremadamente necesarias en el gobierno  contemporáneo de asuntos globales.  Las carencias democráticas han tenido como  consecuencia el desacuerdo de gran parte del público con la globalización contemporánea,  que vemos en las grandes protestas callejeras y en conversaciones cotidianas casuales.  El  gobierno de la globalización ha tenido unos cimientos democráticos muy débiles, debido a  una lista de déficits que se concretan en:  deficiencia educativas, fallos institucionales,  subordinaciones estructurales e infravaloración del público supraterritorial. Stephen Gill (2006: 148) señala que debemos evitar la falacia de asumir que todas las  fuerzas de oposición o progresistas pueden o deben unificarse en una sola forma de agente  (o partido).  Más bien, con respecto a lo que a menudo se denomina ampliamente sociedad  civil global y como se observó en el Foro Social Mundial, Christopher Chase­Dunn y Ellen  Reese encuentran cuatro divisiones fundamentales en el seno del movimiento de justicia  global (2006: 98).  Los primeros dos ámbitos se dividen entre los activistas que enfatizan la  necesidad de un mayor desarrollo económico y una mayor creación de empleos frente a los  que demandan reducciones de los actuales niveles de producción y consumo.  El segundo  ámbito está ocupado por diferencias políticas entre el norte global y el sur global con  respecto a cuestiones relativas al comercio, la distribución de la riqueza, las políticas  laborales y ambientales que están arraigadas en sus distintas posturas en el seno de la  economía mundial.  ¿Comparten estas agrupaciones plataformas comunes que pudieran dar  lugar al establecimiento de partidos globales?  De acuerdo con Chase­Dunn y Reese, y  definidos más ampliamente, los movimientos sociales transnacionales y los partidos del  mundo han sido importantes actores del sistema mundial moderno durante al menos los  últimos cuatro siglos.  Basándose en la observación de los participantes y en estudios  realizados mediante encuestas, los autores hablan sobre los enfoques del cambio social  entre los participantes del Foro Social Mundial, la mayor reunión de la sociedad civil hasta  la fecha.  En su articulo, consideran el movimiento de justicia global desde la perspectiva  histórica mundial, y buscan una respuesta a la cuestión sobre si  está surgiendo una nueva  internacional.  Chase­Dunn y Reese entrevistaron a participantes del Foro Social Mundial y  construyeron su estudio sobre la observación de que los  recientes esfuerzos por organizar  las fuerzas de progreso pretenden tener un impacto democratizador sobre el gobierno  global y sobre el funcionamiento de la economía mundial.  Los activistas pretenden evitar  los errores del pasado a la vez que organizan un movimiento en pos de un sistema  democrático más justo.  Chase­Dunn y Reese hacen hincapié en que este nuevo proyecto  debe entenderse dentro del contexto histórico mundial, prestando atención a las nuevas  15
    • implicaciones de la historia de los movimientos sociales transnacionales, las revoluciones  mundiales y la evolución del gobierno global a lo largo de los últimos cuatro siglos.  Más  concretamente, Chase­Dunn y Reese observan si es posible desarrollar un nuevo partido  socialista global a partir del actual movimiento de justicia global, y, en caso afirmativo,  cómo se organizaría dicho partido y qué puede aprenderse de los anteriores intentos de  constituir formaciones de partido globales.  Incluso cuando las democracias formales se  extienden a lo largo del globo a través de la tercera ola de democratización, la  globalización ha vuelto a trasladar la ubicación del poder político del estado nación al  ámbito global. Samir Amin aboga por una nueva (quinta) internacional (Amin 2006: 139, 141).  A  condición de que la nueva Internacional propuesta se conciba de la misma manera que la  Primera y no como la Segunda, la Tercera o la Cuarta Internacional, Amin concluye que  ésta es necesaria para garantizar la convergencia de luchas de los pueblos por el capital.  Partiendo de 1848 y de la creación de la Working Men's Association, Samir Amin se centra  en el siglo y medio de larga historia de las Internacionales y extrae lecciones para aclarar  los retos presentes y las opciones de acción estratégica.  Amin aboga por una estrategia de  convergencia en la diversidad para los distintos movimientos anticapitalistas.  En términos  más concretos, sugiere que las demandas mínimas incluyan el retroceso del liberalismo en  todos los ámbitos, nacional y global, el desmantelamiento del programa de control militar  sobre el planeta por parte de las fuerzas armadas de los Estados Unidos y/o de la OTAN, y  el rechazo de las concepciones liberales y atlantistas en  la que se basan las instituciones de  la Unión Europea.  Su principio fundamental para una quinta Internacional se puede  formular en la siguientes frases complementarias: (1) no hay socialismo sin democracia (y  así pues, no hay progreso hacia el socialismo sin prácticas democráticas); (2) no hay  progreso democrático sin progreso social. Stephen Gill parece colocarse junto a Scholte al advertirnos que tengamos cuidado de  no limitar nuestra investigación sobre los partidos políticos a la formación política  específica denominada convencionalmente “partidos” (Gill 2006: 150).  Gill Admite que  puede parecer una paradoja,  pero que si consideramos la verdadera naturaleza de la  sociedad civil y política, deja de ser así.  Además, sugiere que repensemos los agentes  políticos en términos de movimiento más que de organización. Tras sus observaciones sobre las movilizaciones de la sociedad civil a finales de la  década de 1990, Stephen Gill preguntó en 2000 si se estaba construyendo un nuevo partido  político global.  Gill saca a relucir de forma específica la “Batalla de Seattle” para referirse a  las manifestaciones en torno a la reunión ministerial de la OMC de 1998.  Seis años  después, Stephen Gill sugiere que nuestra comprensión e investigación sobre los partidos  políticos globales debería ser dialéctica, con lo que quiere decir que deberíamos reconocer  que, además de las reacciones locales, existen también las denominadas élites  globalizadoras, élites que están “promoviendo patrones particulares de globalización neo­ liberal”.  Gill va más allá cuando afirma que el mundo ya cuenta con una constitución  global: “una red cruzada de leyes y normativas internacionales y transnacionales que  crearán la infraestructura legal y jurídica para el desarrollo de los patrones neoliberales de  acumulación”.  Gill continúa argumentando que este nuevo constitucionalismo está  garantizado por el aparato militar de los Estados Unidos y sus aliados inmediatos, y  concluye que no hay necesidad de crear un orden constitucional mundial, sino que más  bien es cuestión de transformar la naturaleza y objetivos de las instituciones dominantes de  gobierno global para servir mejor a los fines de forma que permita el florecimiento de la  16
    • libertad y diversidad humanas. Thomas Wallgren (2006: 166) señala que los partidos políticos son herramientas  insustituibles de la democracia.  Sin embargo, últimamente, los partidos tienden a perder  calidad como instrumento democrático, por lo que no es sorprendente que en esta situación  muchos activistas políticos hayan invertido sus esperanzas políticas y su trabajo en  movimientos y no en partidos.  Wallgren llama la atención sobre la cuestión de hasta qué  punto una nueva formación política global, que se constituye como expresión del  movimiento de justicia global, puede evitar ser víctima de los mecanismos que han llevado  a los viejos y moderadamente globales partidos a su crisis actual.  Aunque la imagen está  cambiando ahora ante nuestros ojos, en cierta medida.  Los partidos que dominaron la  historia política occidental moderna surgieron de movimientos de masas.  Ahora, tenemos  dos nuevos movimientos sociales con base de masa que en las dos últimas décadas han  dado como lugar formaciones de partido con éxito político.  Uno es el movimiento  medioambiental, que dio lugar al nacimiento de los partidos verdes, y el otro son los  movimientos racistas y xenófobos, que han dado lugar a nuevos partidos de extrema  derecha, o partidos neofascistas.  Simultáneamente, Wallgren ve un cambio en los partidos  dominantes, desde identidades basadas en movimientos globales a identidades pragmáticas  nacionales cuya vida democrática ha fracasado estrepitosamente.  Una de las mayores  insensateces de nuestro tiempo es creer que la democracia y la justicia vendrán sin más si la  gente y los movimientos que defienden dichos valores, siguen la máxima“los estados nación  están sobrecargados por la globalización económica, por lo que necesitamos más gobierno  global”, advierte Wallgren. Por último, Wallgreen ve un riesgo fundamental en promover el establecimiento de  nuevos instrumentos de gobierno democrático global: que nuestras propuestas sean  adoptadas por la política establecida y transformadas en prácticas de gobierno global de  carácter profundamente antidemocrático.  Lo anterior es igualmente cierto con respecto a  la aplicación de un CTTO, haciendo referencia a la propuesta de Patomäki y Teivainen. Vijay Pratap advierte contra el Eurocentrismo (2006: 172).  Pratap señala que todo lo  que se hace en Occidente, y en especial en la UE tiene a ser denominado global, de forma  que resulta a veces incluso racista, y advierte del peligro de trasladar automáticamente lo  nacional a lo global.  En este punto, la idea de partidos políticos globales es una idea  eurocentrista o norcentrista.  El sistema de partidos evoca distintas imágenes en distintas  partes del mundo.  Por ejemplo en el Sur de Asia, todos los partidos han sido marginados.  ¿Los intereses de quién contribuiría a desarrollar un partido político global, o partidos, en  plural?  ¿Y que aspecto tendría su agenda política?  Si discutimos sobre el gobierno a una  escala global, Pratap pregunta qué observaciones podemos extraer del Parlamento Europeo  (quizás uno de los más avanzados intentos de elaboración de políticas en el ámbito  regional): la experiencia parece demostrar que los votantes no se identifican con la UE y sus  instituciones les parecen remotas a sus ciudadanos.  Pratap pregunta qué implicaciones  tiene este experimento regional para el funcionamiento de un partido global. Heikki Patomäki y Teivo Teivainen contribuyen aportando la idea de que muchos de  los mecanismos y estructuras de poder que son responsables del giro hacia el  neoliberalismo en el siglo XX son transnacionales y a menudo también globales en su  naturaleza (2006: 183).  Como respuesta, abogan por la imaginación política, por nuevos  modos de pensar en las condiciones y posibilidades de varias prácticas democráticas en este  momento concreto de la historia mundial.  También esbozan la idea de que los partidos  políticos globales no están predeterminados para volverse neoliberales y que nuestro futuro  17
    • depende de la capacidad de la creatividad humana para imaginar y crear algo nuevo. 6. Hacia un diálogo, investigación y acción más profundos Hemos identificado cuatro grupos preliminares de cuestiones para futuras  investigaciones y agendas de diálogo sobre las cuestiones relativas a las dimensiones  internacionales de los partidos políticos.  El primer conjunto de discusiones se centra en  qué está pasando en el terreno de la sociedad civil y los movimientos políticos.  En segundo  lugar, empezamos a mirar qué está pasando con las ideologías, comprendiendo de manera  especial la interrelación entre el paradigma neoliberal hegemónico y las personas más  orientadas hacia alternativas sostenibles.  En tercer lugar, proponemos una mirada sobre  cómo los sistemas de partido están evolucionando nacional y regionalmente.  Y en cuarto  lugar, cuáles son los aspectos internacionales y las perspectivas de los partidos y sistemas  políticos. 1) Partidos con base en movimientos: izquierda, derecha y religión:  Entre la  izquierda existe la opinión común y la aspiración de que los movimientos populares crezcan  y se conviertan en una fuerza política transformacional que pueda lograr el poder del  estado o, al menos, tener un impacto sobre el tipo de estado y mercado, para que los  ideales de libertad, igualdad y fraternidad puedan ser una realidad.  Para algunos, las  antiguas revoluciones comunistas en países como Rusia, China o Vietnam confirmaron esta  idea.  Para otros, la experiencia de los socialistas demócratas en Europa después de la  Segunda Guerra Mundial, o más recientemente en Latinoamérica, confirman la idea,  especialmente los esfuerzos del subcomandante Marcos y los zapatistas de México; Lula y el  PT en Brasil, y más recientemente Evo Morales y el Movimiento al Socialismo en Bolivia,  que han sido fuentes de inspiración para la izquierda de todo el mundo. No obstante, si observamos la dinámica actual de los movimientos sociales, la  izquierda parece estar lejos de tener una presencia dominante en el terreno.  Las  revoluciones o victorias en las elecciones más recientes apuntan hacia sitios muy diferentes.  La revolución islámica de Irán en 1979 es quizás la única de las últimas décadas que  cuestionó la hegemonía capitalista occidental de forma fundamental.  La reciente victoria  de Hamas en las elecciones palestinas y la participación de Hezbollah en el gobierno del  Líbano son ejemplos de éxito de los movimientos e instituciones basados en el Islam en los  sistemas electorales  En países como Turquía e Indonesia,  los partidos políticos religiosos  también son actores fundamentales. El Islam no es en modo alguno la única religión que está motivando nuevos y  crecientes movimientos políticos.  En la India, el partido fundamentalista hindú Rashtriya  Swayamsevak Sangh (RSS) fue capaz de lograr un gran apoyo político dando como  resultado un gobierno liderado por su partido afiliado Bharatiya Janata Party (BJP) entre  1998­2004.  En los Estados Unidos, los movimientos cristianos evangélicos se han  convertido en un importante actor de la política y han conseguido ser casi una tendencia  hegemónica en el Partido Republicano.  En Europa, no ha sido tampoco raro ver a  representantes de los partidos cristianos en posiciones de gobierno. Recientemente, en Europa, la derecha xenófoba ha sido la única orientación política  nueva desde la aparición de los Verdes en la década de 1980.  Su volátil ascenso en las  18
    • elecciones en países como Francia, Austria, Dinamarca, Holanda, Alemania y Bélgica es un  fenómeno importante que debe destacarse.  No importa cuánto estemos en desacuerdo con  sus posturas: están respaldados por la opinión pública y algún tipo de movimiento. 2)Ideologías en lucha por la hegemonía: Estos nuevos partidos y movimientos de  inspiración religiosa se describen a menudo como bajo la dirección de una identidad y no  de  una ideología.  Tal distinción es discutible, ya que una formación política que deriva de  una religión también es una formación ideológica, y los viejos partidos de ideología de  izquierdas también pueden considerarse centrados en torno a las identidades de los  trabajadores, campesinos o intelectuales progresistas. De forma similar, las políticas neoliberales que parecen perseguir todos los partidos  mientras están en el gobierno, constituyen sin duda un constructo ideológico elaborado por  académicos parciales y que recibe el apoyo del poder del capital financiero y las grandes  empresas.  De este modo, los partidos de hoy día son igual de ideológicos que siempre; sólo  ha habido un cambio fundamental en los valores, intereses y objetivos de las ideologías.  En la anterior sección, describimos algunas ideologías del pasado que siguen siendo  populares hoy en día y que ofrecen elementos para alternativas al neoliberalismo.  Además  de Marx, Gandhi, Gramsci y Wells, hay muchos más pensadores del pasado y del presente  que han inspirado la política rojo­verde.  Sin embargo, el repasar todos ellos escapa al  alcance de este artículo. 3) Una corriente de sistemas de partido: Los sistemas de partido parecen  evolucionar con rápidez en varias regiones.  Un nuevo fenómeno es la aparición de  coaliciones previas a las elecciones que dan lugar a una suerte de sistema bipartidista en  estructuras que anteriormente eran multipartidistas.  Es lo que ha sucedido este año en  Italia y Suecia, por ejemplo. La financiación de los partidos tiene un gran impacto en la manera de hacer política.  Si bien en  la mayoría de los países tiende a contar con cierta regulación, en la práctica ésta  puede evitarse o incluso infringirse sin sanciones, lo que ha llevado a los partidos a  depender cada vez más de los intereses privados, fundamentalmente empresas, para su  financiación, especialmente en tiempo de elecciones.  Estas relaciones (o incluso  connivencia) son una gran amenaza para la democracia. La subida en el coste de las elecciones se relaciona con el papel de los medios de  comunicación y la publicidad en los medios comerciales.  Como cualquier otro producto, el  voto se ha convertido cada vez más en una mercancía que se comercializa a través de los  canales habituales, lo que resulta muy costoso y tiene un impacto sobre las relaciones con  las empresas de medios de comunicación.  Los partidos que pueden ofrecer sustanciales  ingresos de publicidad a los medios procedentes de empresas tienen mayores  oportunidades de conseguir una mejor publicidad. Muy pocos partidos mantienen ya sus propios boletines financiados por las  suscripciones de sus lectores.  Así pues, el espacio público para el debate y la expresión de  sus opiniones se ha reducido a los medios de comunicación empresariales y comerciales, y  en muchos países a las empresas de comunicación públicas mantenidas con fondos  públicos.  Al mismo tiempo, las empresas de medios de comunicación se han convertido en  grandes organizaciones basadas en los beneficios, con cada vez menos principios de  periodismo objetivo o  de información de interés público.  En este entorno informativo, los  19
    • partidos tienden a reducir sus diferencias y empiezan a dirigirse al mismo público, y a tener  más o menos la misma agenda.  Si bien conservan el apoyo de sus bases tradicionales, para  ganar elecciones necesitan conseguir votos del volátil espectro de centro. 4) Aspectos transnacionales de la política y el sistema de partidos:  Este proyecto  del NIGD arrancó con una perspectiva global que se transformó en una discusión sobre la  escena nacional también: el lugar en el que operan prácticamente los partidos.  El régimen  de gobierno global, sin embargo, ya está en marcha y exige atención política:  el inamovible  triángulo económico formado por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la  Organización Mundial del Comercio; y el brazo militar es la OTAN, dirigida por Estados  Unidos. Es sorprendente lo poco que se discuten las cuestiones de democracia y relaciones  internacionales o gobierno global entre los partidos políticos.  Asumimos que es natural que  exista un conjunto de principios democráticos y de prácticas para los estados nación, así  como principios muy distintos e incluso opuestos en cuanto a los asuntos internacionales. La discrepancia es alarmante si tenemos en cuenta que se han transferido más y más  poderes del ámbito nacional al ámbito internacional.  Los crecientes acuerdos económicos,  sociales y medioambientales guían global y regionalmente (en especial en la UE) la  legislación nacional, de forma que, únicamente es dirigida de forma nominal por los  intereses del pueblo soberano. Hay intentos notables de enfrentarse a esta brecha por parte de organizaciones civiles  internacionales.  Ya hemos mencionado los debates del Foro Social Mundial.  Hay muchas  más iniciativas que pretenden democratizar el orden internacional.  Entre ellas están  asociaciones como Ubuntu, con base en Barcelona, el International Forum on Globalisation,  que inició muchos de los primeros debates y acciones; el Tercer Foro Mundial/Foro de las  Alternativas, que preparó el Llamamiento de Bamako a principios de 2006, Vasudhaiva  Kutumbakam, en India, que propone una alizanza para la democracia integral, y muchas  más. La asociación internacional de partidos políticos, sin embargo, apenas es visible en  este tipo de discusiones.  O han escogido evitar más o menos los debates sobre la  democratización global, o más bien se trata de una consecuencia de su estructura y  pertenencia de orientación nacional. Los partidos políticos globales han existido en el pasado.  De acuerdo con el amplio  sentido del término, dichas formaciones incluyeron asociaciones como los jesuitas e  incluyen actualmente a agrupaciones como el Foro Económico Mundial que se reúne en  Davos anualmente en enero.  De forma más convencional, la Tercera Internacional puede  considerarse como el único partido global de cierta importancia hasta la fecha. Sería natural que se desarrollasen nuevos partidos globales o Internacionales  importantes.  ¿Ofrecerán éstos una alternativa al actual modelo consumista neoliberal de  negocios o reforzarán sus estructuras y mecanismos?  ¿Aparecerá una alternativa desde los  valores de la izquierda rojo­verde, o se harán más fuertes las tendencias nacionalistas o las  instituciones religiosas? En lo que concierne a la investigación académica, ¿consideramos problemática la  elaboración de nuevas investigaciones?  Por un lado, señalamos un conjunto de preguntas  relativas a los posibles sistemas de ideas políticas de los posibles partidos políticos globales.  Como presentaron Heikki Patomäki y Teivo Teivainen (2006: 44): “Si asumimos la  20
    • continuidad de diferencias de opinión, en un futuro mundo de muchas organizaciones  políticas mundiales con forma de partido, tendrían que existir tantas opiniones mundiales  como organizaciones, relacionadas de algún modo pero distintas y que, a pesar de competir  la una contra la otra, lucharan también contra opiniones más pueblerinas (aprendiendo  incluso de su riqueza cultural)”.  Un segundo grupo de cuestiones se refiere a las formas de  organización de los partidos políticos globales.  Por ejemplo, la nueva forma de  organización de las redes y sus relaciones con posibles formaciones de partidos políticos  merece especial atención.  Un tercer grupo de cuestiones aborda las estructuras  institucionales.  ¿Qué tipo de instituciones tendremos en el futuro y cómo surgirán las  mismas?  Los debates sobre los agentes políticos globales se intensificarán sin duda en los  próximos años.  Esperamos que las discusiones sobre partidos políticos globales contribuyan  al debate también en el futuro. 21
    • Referencias Amin, Samir (2006): “Towards the Fifth International?” en Sehm Patomäki, Katarina and  Marko Ulvila (eds): Democratic Politics Globally – Elements for a Dialogue on Global Political Party  Formations, NIGD Working Paper 1/2006. Chase­Dunn, Christopher, and Ellen Reese (2006): “Global party formation in world historical  perspective”, in Sehm Patomäki, Katarina and Marko Ulvila (eds): Democratic Politics Globally –  Elements for a Dialogue on Global Political Party Formations, NIGD Working Paper 1/2006. Gallup International (2005): Voice of the People 2005, Trends in Democracy, Global Summary,  http://www.voice­of­the­people.net/ContentFiles/files/VoP2005/VOP2005_Democracy%20FINAL.pdf . Gill, Stephen (2006): “Reflections on global political parties”, en Sehm Patomäki, Katarina  and Marko Ulvila (eds): Democratic Politics Globally – Elements for a Dialogue on Global Political  Party Formations, NIGD Working Paper 1/2006. Harvey, David (2005): A Brief History of Neoliberalism, Oxford University Press, Oxford. Monbiot, George (2003): The Age of Consent, A Manifesto for a New World Order, Flamingo  Press, London. Patomäki, Heikki and Teivo Teivainen (2006a): “Global political parties: toward a research  programme”, en Sehm Patomäki, Katarina and Marko Ulvila (eds): Democratic Politics Globally –  Elements for a Dialogue on Global Political Party Formations, NIGD Working Paper 1/2006. Patomäki, Heikki and Teivo Teivainen (2006b): “Epilogue: beyond the political party/civil  society dichotomy”, en Sehm Patomäki, Katarina and Marko Ulvila (eds): Democratic Politics   Globally – Elements for a Dialogue on Global Political Party Formations, NIGD Working Paper 1/2006. Percy, John (2006): “International left collaboration and socialist renewal”, en Sehm  Patomäki, Katarina and Marko Ulvila (eds.): Dialogues on Party Systems and Global Democratisation,  NIGD Working Paper 2/2006.   Pratap, Vijay (2006): “Remarks for the discussion on global political parties”, en Sehm  Patomäki, Katarina and Marko Ulvila (eds): Democratic Politics Globally – Elements for a Dialogue on   Global Political Party Formations, NIGD Working Paper 1/2006. Scholte, Jan Aart (2006): “Political parties and global democracy”, en Sehm Patomäki,  Katarina and Marko Ulvila (eds): Democratic Politics Globally – Elements for a Dialogue on Global  Political Party Formations, NIGD Working Paper 1/2006. Wallgren, Thomas (2006): “Party Systems, democracy and globalisation”, en Sehm Patomäki,  Katarina and Marko Ulvila (eds): Democratic Politics Globally – Elements for a Dialogue on Global  Political Party Formations, NIGD Working Paper 1/2006. 22
    • Sobre los autores Las principales áreas de interés de Katarina Sehm Patomäki son la globalización y la  democratización.  Katarina ha estado con el NIGD desde su fundación.  Como miembro fundador,  anterior presidente (1999) y actual secretaria ejecutiva, ha dirigido varios proyectos y contribuido a  la elaboración de la agenda del NIGD.  Antes de su vinculación al NIGD, Katarina Sehm­Patomäki  trabajó con varias organizaciones internacionales (Consejo de Europa, OSCE, ONU) en distintos  cargos.  En la actualidad, realiza investigaciones sobre mecanismos de arbitraje de deudas, que es el  tema de su tesis doctoral en la Universidad de Helsinki, Finlandia. Marko Ulvila es investigador por cuenta propia y activista demócrata que trabaja en Tampere,  Finlandia.  Ha estado mucho tiempo vinculado a organizaciones como la Coalición para el  Medioambiente y el Desarrollo y los Amigos de la Tierra de Finlandia.  Tiene un MA en Sociología  de la Universidad de Tampere.  En India, Marko Ulvila estuvo asociado al Vasudhaiva Kutumbakam,  al Centre for the Study of Developing Societies y al Lokayan.  Recientemente, también ha estado  vinculado al Partido Verde de Finlandia, con quien también trabajó brevemente como asesor  especial del ministerio para la cooperación y el desarrollo.  En la actualidad es secretario­miembro  del Democracy Forum Vasudhaiva Kutumbakam de Finlandia y presidente del NIGD. 23
    • ANEXO 1: RESÚMENES DE LOS DIÁLOGOS Opiniones seleccionadas en los diálogos del NIGD celebrados en Helsinki, Nueva Delhi,  Bamako y Caracas.  El Diálogo de Helsinki, Finlandia, 7 de septiembre de 2005 Harsh Mander de Aman Biradri (India), señala que existe una desigualdad estructural  intrínseca en todas las organizaciones internacionales.  Esta desigualdad entre los países seguirá  vulnerando cualquier formación política internacional.  Es más, asistimos a un abandono de la  preocupación por la política electoral en los pueblos pobres.  Los auténticos movimientos y  organizaciones populares son extremadamente políticos y gran parte de su actual éxito pasa por una  política en la que la gente marginada actúa desde fuera de los procesos electorales.  Al empezar a  pensar globalmente, no debemos descuidar la importancia del compromiso personal de  los pueblos  pobres. Suresh Sharma, del Centre for the Study of Developing Societies, CSDS (India) expresa sus  grandes dudas con respecto a la idea de un partido global, si bien, durante la discusión señala que  desde el momento en el que alguien desea intervenir de un modo sustancial y comprometerse con  una situación actual distinta, un partido político es inevitable.  Las comunidades primarias deben  movilizarse, y deben ser capaces de actuar a una escala sorprendentemente grande durante  periodos no demasiado breves.  La capacidad de traducir lo anterior a los hechos de la vida  cotidiana en un contexto actual, sin la forma mediadora denominada partido, no parece tener lugar. Ruth Genner, del Partido Verde de Suiza, comenta que la financiación de los partidos sigue  siendo un tema de debate.  En Suiza, por ejemplo, no hay financiación estatal de los partidos, y los  Miembros del Parlamento trabajan sólo a tiempo parcial.  La falta de financiación pública de los  partidos políticosw es un problema para la democracia, ya que las empresas tienen demasiada  influencia gracias a la financiación de las campañas electorales. Tord Björk del Grupo de Estudio de Movimientos Populares (Suecia) señala que es posible  constituir partidos globales.  La organización comunista internacional Comintern, también conocida  como la Tercera Internacional, era un partido global.  Además, sugiere trasladar el centro de interés  desde el concepto “partido” hacia el concepto “política” Anil Bhattarai del Nepal South Asia Centre, señala la afiliación del partido Verde de Nepal a  los Verdes Mundiales.  De acuerdo con él, los Verdes de Nepal se oponen a los valores originales de  los Verdes Europeos.  Bhattarai sugiere examinar más profundamente el surgimiento, evolución y  expresión real de los partidos en los espacios locales y nacionales fuera de Europa, y, a partir de ahí,  explicar por qué y cómo dich evolución ha sido posible.  Más aún, defiende la importancia de  prestar atención a las expresiones locales a la hora de establecer ideologías o partidos globales. Swanaam, de Janmoracha (Nepal), considera que no es posible tener auténticos partidos  globales.   Antes es necesario llevar a cabo estudios sobre el tema.  Los problemas locales deben  resolverse de manera local, aunque no existan murallas entre los problemas locales y globales.  Todo está interrelacionado e interconectado.  Algunos problemas locales deberán resolverse en el  ámbito global, y algunos problemas globales deberán afrontarse en el ámbito local. En representación del Partido Samajwadi (India), Sunilam enumera los problemas a los que  se enfrentan en la actualidad los partidos politicos de todo el mundo.  En primer lugar, están los  problemas de credibilidad, dilemas de exclusión y problemas de rendición de cuentas  o  transparencia en el seno de los partidos.  En segundo lugar, están los retos a los que se enfrentan los  partidos en el gobierno (¿de quién es la voluntad que están representando los partidos?).  En  cuanto a los partidos políticos globales, cabe destacar que las empresas y la sociedad civil ya  24
    • trabajan más allá del estado nación.  El Diáologo de Delhi, India, del 5 al 6 de noviembre de 2005 Douglas Lummis, del Centre for the Study of Developing Societies, CSDS, recuerda el “Plan  Popular para el Siglo XXI” y la Conferencia de Minamata de 1989, que estaba a favor del derecho a  “internacionalizar del concepto de democracia”.  Fue entonces cuando se sugirió el concepto de  “democracia participativa transfronteriza”, basado en la idea de que si la opresión tenía sus orígenes  a lo largo de la frontera, entonces, por qué no permitir a la resistencia cruzar la frontera.  Como  conclusión, Lummis habla de su escepticismo con respecto al concepto de “estructuras democráticas  internacionales”, que considera como una realidad muy remota, y expresa su deseo de que se  devuelva la democracia al pueblo. Sudha Pai de la Universidad Jawaharlal Nehru  afirma que el ascenso de los Dalit  proporciona una visión muy útil para comprender y estudiar la democracia y el sistema de partidos  en la India contemporánea.  Con la llegada de la independencia, la democracia en Indida era de  corte elitista.  No fue hasta las décadas de los 80 y de los 90 cuando asistimos a un ascenso masivo  en la comunidad de los Dalit, conforme la democracia iba hundiendo sus raíces más  profundamente, y apareció un partido como el Bahujan Samaj Party (BSP), en 1984.  El  enraizamiento de la democracia emprendid por el BSP no consiguio beneficiar exhaustivamente a  todos los Dalits, si bien logró de manera definitiva su capacidad política, mediante la inculcación de  un sentido de participación democrática. Devdutt opina que si observáramos la evolución de la política india desde la perspectiva  liberal occidental, ninguno de los partidos políticos podría ser calificado como un partido político en  sí, e ilustra su punto de vista con ejemplos de la formación de algunos de los principales partidos  como el Congress y el BJP .  El segundo punto que trae al debate es que el concepto del voto en India  es radicalmente distinto de la percepción democrática liberal del mismo como una herramienta  ciudadana.  Un voto en India, señala, es como una posesión personal.  Una persona no se comporta  como un ciudadano, sino como un ser humano en posesión de un voto que en tiempo de elecciones  puede otorgar a alguién que le guste, fundamentalmente en base a consideraciones de tipo no  político.  Aquí un voto es como caridad, y, así pues, no es coherente con la idea de la democracia  liberal.  Los dispositivos representativos y electorales no son las únicas herramientas que la gente ha  utilizado en India para afirmar derechos democráticos.  El movimiento Bhakti de corte religioso, con  un núcleo social en el primer periodo medieval es un ejemplo de un movimiento poderoso que no se  institucionalizó, lo que exige una mayor atención y estudio, concluye Devdutt. Aditya Nigam del Centre for the Study of Deveolping Societies, CSDS, habla de las crisis de la  forma partido.   La crisis de la forma  partido está relacionada con la de la forma nación.  Los  partidos políticos fueron concebidos dentro de la idea del estado nación.  Nigam señala que hubo  dos modelos de la forma partido.  El primero es el modelo de vanguardia seguido por los partidos  de izquierdas o comunistas.  Esta forma ha desaparecido práctimamente salvo en el sur de Asia.  El  fracaso del modelo vanguardista se puede apreciar tambien en el fracaso de Comintern, lo que  debería servir como advertencia ante cualquier intento de constituir un partido global.  El segundo  modelo es el modelo empresarial en el que los partidos son como mercancías, diferentes los unos de  los otros únicamente en la etiqueta y el nombre.  En Estados Unidos y Europa Occidental, existen  muy pocas diferencias entre los partidos políticos, salvo en sus nombres, afirmó Nigam.  Frente al  escenario del  fracaso de la forma de partido, America Latina ofrece un rayo de esperanza. Al ser la  peor víctima de la globalización, Latinoamérica experimenta con una forma de partido muy cercana  a la que Congress utilizaba durante la primera etapa de la lucha por la libertad. Abhay Dubey, del Centre for the Study of Devoloping Societies, CSDS, comparte sus  experiencias en una estructura de partido internacional como miembro activo del Partido  25
    • Comunista de India (marxista­leninista).  Dubey afirma que el movimiento marxista­leninista  fracasó por completo a la hora de valorar cuestiones fundamentales como la casta, la cultura y las  diferencias de sexo, perdiendo así su relavancia universal en la India.  El movimiento quedó  atrapado en un agujero del tiempo.  Cuando se pierde la perspectiva de la sociedad, se pierde la  perspectiva del futuro, lo que ilustra la tragedia de los partidos marxistas. Arun Kumar, de la Universidad Jawaharlal Nehru, explica el crecimiento progresivo de la  economía sumergida y sus efectos adversos sobre la sociedad.  Además, explica cómo es el nexo de  la economía sumergida entre la clase política, los empresarios y las formas de poder en tiempo de  elecciones.  Los delincuentes ahora son parte integrante del proceso político.  Respecto a los  partidos globales,   Kumar considera que podrían convertirse en si mismos en un instrumento de la  globalización.  El dominio de la élite global crecería y el pueblo estaría aún más marginado.  Incluso  hoy en día, la agenda de las ONG de India está bajo la dirección de las ONG mundiales, yel  surgimiento de partidos políticos globales agravaría aún más el problema.  No obstante, dado que  ya ha surgido la idea de un partido global, sería sensato pensar en una idea original para un partido  global que fuera democrático en su estructura y pretendiera promover la conciencia democrática  globalmente. Rajendra Singh del Tarun Bharat Sangh, afirma que conoce un partido global, el Foro  Mundial del Agua, que está gobernado por una mafia.  No está claro si podría llamarse a eso un  partido global; lo que sí es cierto es que está comprometido con el gobierno global e impone  decisiones sobre el resto.  Singh está en contra de cualquier partido global en el que los habitantes  de los pueblos no tuvieran ninguna opinión o participación de algún tipo.  Un partido global no  hará nada por los habitantes de los pueblos pobres.  No obstante, vale la pena poner en contacto a  todos los movimientos de base del mundo entero. El Diálogo de Bamako, Mali, 21 de enero de 2006 En las discusiones sobre los partidos globales, Christophe Aguiton, de las Marchas Europeas  contra el Paro (Francia), apunta hacia la definición de “partido” como la cuestión estratégica  que  constituyó durante el siglo XX un punto de división entre los partidos.  A pesar de una visión del  mundo similar, la cuestión estratégica dividió al pueblo, al menos a la izquierda; si se era maoista  en el Sur, uno iba al campo para estar en contacto con los granjeros; si se era trotskista anarquista,  uno iba a las fábricas para organizar a los obreros con vistas a los levantamientos, y si se era  socialdemócrata, se iba a la universidad y se aprendía cómo convertirse en un buen político.  He  aquí un ejemplo de como la sociedad civil de masas y la orientación estratégica  mezclaron y  sentaron las bases de los modernos partidos políticos.  Hoy día, sin embargo, el proceso de la  globalización, que es un proceso de integración a escala  mundial, sirve como proceso de  desintegración en la escala  local.  Así pues, la capacidad de construir o crear alianzas es muy débil.  Es importante distinguir entre las discusiones sobre los partidos y las discusiones sobre si se  están construyendo nuevas políticas o nuevos agentes, afirma Jan Aart Scholte, de la Universidad  de Warwick (Reino Unido).  Hay varias formas en las que los partidos podrían compensar el déficit  democrático, por ejemplo, a través de la inversión en investigacion y educación entre los mismos.  Pero, ¿la nueva forma de organización tendría como meta el poder del estado, como la han tenido  tradicionalmente los partidos políticos?  Por otro lado, en estos debates sobre partidos políticos  globales, es importante advertir que “global” no equivale a “universal”, y que deben tenerse en  cuenta los aspectos culturales. Nicola Bullard, de Focus on the Global South (Tailandia) pregunta dónde está la brecha entre  la opinión pública y la política.  Las movilizaciones masivas en todo el mundo contra los ataques  estadounidenses en Irak del quince de febrero de 2003, que llevaron al New York Times a referirse a  la opinión mundial como “ el segundo superpoder del mundo”, inevitablemente tuvieron muy poco  impacto.  La guerra en Irak comenzó y ambos líderes, tanto en Estados Unidos como en el Reino  Unido, fueron reelegidos. 26
    • Viriato Teotónio e. Tamele (Mozambique) construye su argumento a partir de la historia de  su país, y explica los distitntos elementos de la lucha por la liberalización, que en última instancia se  fusionaron en uno solo, que por motivos relacionados con el debate sobre la democracia se llamó  partido.  Los enfoques descendentes, como la Unión Africana y sus procesos de redenominación no  reflejan diferencias de funcionamiento (y ciertamente, no en una forma ascendente).  En este  debate sobre los partidos políticos globales, preguntó si el término “frente” no sería una opción más  viable que la de “partido”. Mark Randazzo, del Funder's Network on Trade and Globalization (Estados Unidos),  considera que movimientos como Via Campesina son un ejemplo interesante, en el sentido de que  no se trata de un partido y no aspira al poder del estado en el sentido clásico, sino que más bien  tiene una visión propia de la sociedad en torno a la soberanía de los alimentos y basada en las  relaciones entre  agricultores de distintos países. Tuomas Ylä­Anttila from NIGD (Finlandia), parte de la propuesta de Heikki Patomäki y Teivo  Teivainen para establecer un partido político global en torno a la fiscalidad global y a un impuesto  sobre las transacciones de divisas extranjeras en particular.  Ylä­Anttila explica que si una  organización de una sociedad civil se convierte en un partido político, éste podrá desde ese  momento reclamar impuestos .  Si quisieramos que los impuestos globales financiaran la acción  política global, dichos impuestos deberían ser recaudados por los poderes del estado, dado que  éstos son los únicos legitimados para el cobro de impuestos.  El Diálogo de Caracas, Venezuela, 26 de enero de 2006 Teivo Teivainen del NIGD y las Universidades de Helsinki y San Marcos (Finlandia  y Perú),  señala que hay cierta frustración con respecto a las demandas de la sociedad civil: ¿qué tipo de  actores son de hecho actores políticos que puedan participar en debates, y hasta qué punto?  En  general, podríamos decir que la cuestión ha recibido un doble  enfoque: reconsiderar la noción de lo  político, y, por otra parte, responder con alternativas. La reconsideración de lo político está relacionada con los cambios en la arena política mundial  y la globalización, en particular, con la expansión mundial y el establecimiento de redes que tienen  lugar a velocidades de vértigo.  La idea principal que da lugar a esta corriente de pensamiento es el  reconocimiento de cuestiones globales significativas y la crisis del estado nación que podrían dar  lugar al nacimiento de partidos políticos globales o transnacionales.  En segundo lugar, la  conciencia por parte de los votantes de la pérdida de influencia en las decisiones que afectan a sus  vidas contribuye a una demanda de acción global (quizás en forma de partido) que, de manera  mucho más efectiva, pudiera articular, representar y comunicar las opiniones del pueblo a las  instituciones transnacionales de gobierno global. De forma provocadora, Hanna Laako del NIGD (Finlandia y México), secundada  posteriormente por otros, propone coaliciones entre movimientos sociales y partidos que cuestionen  el concepto tradicional de partidos políticos.  Los casos de países en los que se da este tipo de  alianza, como Brasil e Italia, se consideran experiencias positivas. Roberto “Tito” Espinoza del Colectivo de Estudios Aplicados al Desarrollo Social y Fórum  social Pan­Amazónico, CEADES (Perú), propone desmontar el eurocentrismo con el desarrollo de  nuevos conceptos y clasificaciones para embarcar rumbo hacia nuevas políticas.  De acuerdo con  Tito, los partidos políticos, por ejemplo, son un producto eurocéntrico que surgió sobre las bases del  estado nación, otro concepto eurocéntrico.  El instrumento dominante en la actualidad es el libre  comercio, que predomina sobre otras exigencias medioambientales, como por ejemplo las del  gaseoducto que une a Venezuela y Brasil.  Hoy en día, parece que los movimientos sociales en  America Latina son más accesibles, tangibles y efectivos a la hora de responder a las expectativas de  la gente que  los partidos políticos del continente. En términos de acción política, dividida en los ámbitos local, nacional y global, la acción  27
    • global parece conseguir el puesto más elevado en las listas de los participantes.  Desde el  movimiento Attac, Francin Mestrum, de Attac Bélgica, afirma que la crisis de los partidos es la  razón por la que muchas personas recurren a los movimientos sociales.  Mestrum señala que este  patrón esconde un riesgo: si el Banco Mundial y los sindicatos no consultan con los partidos  políticos, tampoco lo harán los movimientos sociales. El Partido de la Refundación Comunista de Italia (Partido della Rifondazione Communista)  merece atención; al menos dado que ofrece un potencial claro en América Latina.  Su representante,  Marco Berlinguer, de Transform! habla de la urgencia de una refundación política, y pregunta cuál  es el método por el cual se desploma la distancia entre representación y vitalismo. Kjeld Jakobsen, del Partido dos Trabalhadores brasileño (PT) y Central Unica de los  Trabajadores (CUT), la unión sindical central de Brasil, comenta que tradicionalmente la izquierda  ha favorecido un estado fuerte.  No obstante, es difícil convencer a los parlamentarios de la realidad  global, ya que éstos son elegidos en el ámbito nacional para representar intereses nacionales.  ¿Los  partidos políticos globales no representarían opiniones en lugar de funcionar como un partido en el  sentido tradicional? 28
    • Anexo II: Cuadro de texto 1: El cambiante concepto de “partido” político Si persistimos en seguir pensando en la idea de partidos globales, aun cuando sea para  elaborar una critica, debemos considerar ambas palabras juntas, así como discutir el concepto de  “partidos” “globales” por separado.  En lugar de hablar sobre partidos globales, ¿no sería mejor  hablar sobre el sistema de partidos de forma global?  ¿Cómo se relaciona la gente con el sistema de  partidos?  Deberíamos hablar sobre por qué vota la gente, o por qué no vota.  Deberíamos hablar  sobre lo que la gente considera que es un sistema de partidos con buena salud y por qué no están  dentro de los partidos.  Hay cuestiones relativas a la legitimidad: qué es en opinión de la gente un  sistema justo y qué creen que es el sistema de partidos.  El contenido de lo que era el partido,  digamos hace 30 o 50 años atrás, y lo que significa el concepto “partido” hoy día ha cambiado  considerablemente, aun cuando se restrinja el término “partido” a países en los que existe un  derecho al voto consolidado y un sistema multipartidista. En Pratap, Vijay 2006: 173 Cuadro de Texto 2: Cuestiones sobre las Internacionales de partidos y la políticas pública global Las diferentes internacionales de partidos sí abordan cuestiones relativas a la política pública  global.  Por ejemplo, la Internacional Socialista apoyó comités, campañas y grupos de trabajo  relativos al problema de la deuda de los países en vías de desarrollo, la inmigración, los debates  sobre las instituciones de Bretton Woods, el Protocolo de Kyoto y la OMC.  La Cuarta Internacional  abordó el capitalismo contemporáneo y las luchas de clases como cuestiones globales claras.  La  Internacional Liberal ha abordado en repetidas ocasiones “los retos de la globalización”.  Los Verdes  Globales muestran una orientación transplanetaria en su mismo nombre, así como en la atención  específica dada a asuntos como el cambio climático o la proliferación nuclear. Aún así, no debe exagerarse el alcance de la cooperación internacional entre los partidos con  base nacional.  A pesar de décadas de actividad, las asociaciones de partidos internacionales sólo  han tenido un efecto limitado sobre la política global.  Tan solo unos cuantos miembros, políticos y  empleados de los partidos políticos han dedicado cantidades importantes de tiempo y energía a  dichas redes. En resumen, con el fin de avanzar hacia una democratización notable de la globalización a  través de dichos canales, sería necesaria una escala mucho mayor de las redes internacionales entre  partidos de base nacional.  Las internacionales de los partidos tendrían que hacer más de lo que han  hecho hasta ahora para despertar la conciencia pública sobre la globalización y su gobierno, para  comprometer a las instituciones supraestatales y organismos reguladores independientes, para  combatir las desigualdades globales y promover plataformas para públicos supraterritoriales y  territoriales.  En principio, las posibilidades del establecimiento de redes entre los partidos políticos  tradicionales son importantes, pero en la práctica los resultados hasta la fecha han sido nimios. En Scholte, Jan Aart 2006: 72­73 29
    • Cuadro de texto 3: La Tercera Internacional: ¿un partido global? La Internacional Comunista fue fundada en 1919 en Moscú, en medio de una guerra civil, de  la invasión de poderes imperialistas y una aguda crisis económica, por el entonces inexperto estado  de los soviets.  En gran medida su base estaba en el partido bolchevique y en su programa socialista  revolucionario.  Muchos de sus delegados eran bolcheviques o exiliados confinados en Rusia.  No  existían demasiados partidos revolucionarios auténticos en el mundo, de hecho eran pocos los que  contaban con algo cercano a una base de masa. Los bolcheviques siempre defendieron una nueva y autentica internacional revolucionaria.  Después de 1914 y de la victoria de la revolución, era el momento de fundar la nueva internacional.  Pero su momento y naturaleza fueron el resultado de las necesidades de la Revolución Rusa y del  potencial revolucionario en Europa.  Lenin y los bolcheviques utilizaron la fundación de la Tercera  Internacional para una misión de emergencia: defender la revolución mediante su extensión. Los bolcheviques contaban con una abrumadora autoridad sobre los revolucionarios, Sus  recursos, autoridad, conocimiento político, experiencia y práctica superaban con mucho los de  cualquier otro partido.  Ningún partido contaba con un equipo de líderes revolucionarios curtidos y  entrenados durante casi dos décadas.  Así pues, la Comintern estuvo desequilibrada desde el  principio. La ola revolucionaria retrocedió, no triunfó ninguna revolución y la Unión Soviética se quedó  aislada.  Con el deterioro del Partido Comunista de la Unión Soviética, vino el deterioro de  Comintern, que se convirtió en una herramienta bajo el control de Moscú.  Su objetivo era  instrumentar la política exterior de Moscú, y no ayudar a las revoluciones de otros lugares.  La  Comintern supuso un freno para las revoluciones, minó las iniciativas e impidió el desarrollo de  partidos marxistas independientes.  Con el tiempo se convirtió en un traidor a las revoluciones. La disolución formal de Comintern, en 1943 fue una concesión al imperialismo, una  demostración de buena fe para con los aliados en tiempos de guerra de Moscú.  Aunque ya estaba  encerrada en su concha.  Hacía mucho tiempo que allí no había nada de la esencia del  internacionalismo.  Tenía la forma de una internacional, pero no era internacionalista. En Percy, John 2006: 57 Cuadro de Texto 4: ¿Partidos Regionales? Apartarse de las organizaciones con base nacional supondría un paso hacia una mayor  democracia global a través de los partidos políticos.  La regionalización es una tendencia  contemporánea muy importante junto con la globalización en la historia contemporánea. Hasta el momento, hay dos proyectos de gobierno regional que han conseguido órganos  parlamentarios elegidos de manera directa.  Los representantes del Parlamento Europeo de la UE  son elegidos de forma directa cada cinco años desde 1979.  Los votantes de los seis países miembros  del Mercado Común Centroamericano eligen desde 1991 a los 132 representantes al Parlamento  Centroamericano, que se reúne en Ciudad de Guatemala. No es sorprendente que la aparición de asambleas regionales de elección directa haya  favorecido el desarrollo de partidos políticos de organización regional para concurrir a los escaños,  30
    • como el Partido Popular Europeo (PPE), el Partido Socialista Europeo (PSE) o la Alianza Libre  Europea (ALE).  En Centroamérica, no existen formaciones regionales de partido claras, aunque los  diputados han formado tres bloques internacionales principales. Mientras tanto, otros tantos marcos de gobierno regional han conseguido órganos con  representación elegida de manera indirecta, con miembros nombrados de entre los cuerpos  legislativos nacionales de los estados miembros.  Algunos ejemplos son la Asamblea Parlamentaria  del Consejo de Europa (inaugurada en 1949), el Parlamento Andino de la Comunidad Andina  (1979) y el Parlamento Panafricano de la Unión Africana (2004). Ni los partidos políticos regionales que ya existen ni los parlamentos regionales han  conseguido hasta la fecha tener un impacto significativo sobre la globalización.  En el mejor de los  casos, han conseguido en ocasiones llamar la atención pública sobre cuestiones relativas a la  globalización.  Al igual que los secretariados de las redes de partidos internacionales, las oficinas de  los partidos políticos regionales  han contado con limitados recursos.  En resumen, así pues, la  propuesta de impulsar una democratización de la política global a través de los partidos y sistemas  partidistas regionales tiene una lógica subyacente atractiva en algunos aspectos, aunque hasta la  fecha haya tenido pocos resultados. En Scholte, Jan Aart 2006:73­74 Cuatro de texto 5: Cinco tesis sobre los partidos políticos globales 1. El estudio de los partidos  globales requiere una perspectiva a largo plazo, p. ej., con base  en lo que Fernand Braudel denominó la longue durée de la historia. 2. Todos los partidos políticos están condenados a quedar obsoletos a menos que sigan siendo  completamente relevantes para las cuestiones políticas, tanto de manera inmediata como a más  largo plazo, y que se comprometan con las mismas. 3.  Es necesario evitar la falacia de suponer que todas las fuerzas de oposición o fuerzas de  progreso pueden o deben unificarse en una sola forma de agente que llamamos partido político. 4.  Debemos repensar el agente político en términos de movimiento más que de organización. 5.  Para lograr el éxito, los movimientos políticos necesitan establecer una conexión entre sus  formas de organización y las utopías realizables o mitos movilizadores.  En Gill, Stephen 2006:147­9 Cuadro de texto 6: Condiciones para los partidos políticos globales democráticos Si asumimos la idea básica de los partidos como asociaciones voluntarias que compiten por el  derecho de ejercer el poder del estado, podemos extraer dos lecciones básicas para el debate sobre  los partidos globales. La primera lección es que únicamente podremos tener asociaciones que sean partidos globales  en sentido estricto (o en sentido fuerte), en una situación en la que ya existan organizaciones que  ejerzan el poder político de manera global.  En tal situación, los partidos globales existen en la  31
    • medida en que existen asociaciones civiles voluntarias accesibles en principio a personas de todas  las partes del mundo y que compiten por el derecho a gobernar dichas organizaciones  Hoy día, el  problema es que si bien contamos con un gran numero de organizaciones con poder en el ámbito  global, muchas de éstas no están lo suficientemente abiertas a influencia alguna en sentido directo  de asociaciones que sean accesibles a todos.  Los principales ejemplos en el lado negativo del  espectro son Estados Unidos y las grandes empresas.  El principal ejemplo en el lado positivo del  espectro son las Naciones Unidas. La segunda lección es que los partidos globales serán herramientas útiles para la democracia  sólo en condiciones bastante estrictas.  En orden de importancia, la primera de estas condiciones es  (1) que la lucha por el poder entre los partidos pueda moverse en torno a unas elecciones justas,  libres y accesibles de manera global, complementadas, sería lo ideal, por el derecho de iniciativa y  referéndum; y (2), que exista, para seguir con la imagen arriba sugerida, un mínimo de “vida  democrática” que haga de las elecciones un acto democrático importante. Cualquiera que promueva los partidos globales, entendidos éstos en el sentido estricto, se  encuentra con el reto de afrontar de manera responsable todas estas condiciones.  La necesidad  desesperada de imponer las normas democráticas de los poderes globales debe equilibrarse con  consideraciones realistas que afectan, en particular, a las perspectivas de justicia en las elecciones,  así como a la calidad de la vida democrática que da a las elecciones su significado. En Wallgren, Thomas 2006:158­9 Cuadro de texto 7: ¿Qué significa ser político en el siglo XXI? Desde hace mucho tiempo es cada vez más evidente que la política mundial no puede  reducirse a las relaciones interestatales.  La multiplicidad de actores aparentemente nuevos  amplia  los horizontes de lo que puede significar la política en el mundo de la globalización.  Ejemplos a  menudo citados de estos actores incluyen a las empresas globales, las redes de organizaciones no  gubernamentales y los movimientos sociales transnacionales.  Aun cuando la novedad de los  mismos como actores se ha exagerado en numerosas ocasiones, olvidando que muchos de ellos  cuentan con raíces y precedentes históricos, su inclusión enriquece los debates clave sobre asuntos  globales. Si bien la aparición de estos actores aparentemente nuevos se reconoce tanto desde el mundo  académico como desde otros lugares de producción intelectual, las implicaciones de este proceso en  la redefinición de la política no ha sido estudiada a fondo.  ¿Qué significa “ser político” en el  globalizado siglo XXI?  De manera más estricta, ¿qué clase de colectividades ciudadanas pueden, o  deben convertirse en agentes del cambio democrático?  Consideramos que es a la vez  probable y  deseable que estas cuestiones sean cada vez más importantes en los debates políticos y académicos  durante los años venideros.  En los debates sobre la aparición de una sociedad civil global, en raras ocasiones se analiza el  papel de los partidos políticos.  Los partidos se consideran aisladamente de la sociedad civil, lo que  forma parte de la manera tradicional de hacer las cosas.  Si bien muchas organizaciones sociales  civiles han cambiado el alcance de sus acciones para convertirse en organizaciones transnacionales,  generalmente se asume que los partidos políticos siguen estando dentro de los límites del estado  territorial. En Patomäki, Heikki y Teivo Teivainen 2006:25 32
    • Cuadro de texto 8: La aparición de un movimiento democrático transnacional Recientes esfuerzos por organizar las fuerzas de progreso pretenden tener un impacto  democratizador sobre el gobierno global y sobre el funcionamiento de la economía mundial.  Los  activistas quieren evitar los errores del pasado, al tiempo que organizan un esfuerzo efectivo por  avanzar hacia un sistema global más justo.  Este nuevo proyecto debe entenderse dentro del  contexto histórico mundial, prestando atención a las implicaciones históricas de los movimientos  sociales transnacionales, de las revoluciones mundiales y de la evolución del gobierno global a lo  largo de los últimos cuatro siglos.  [...]  Está surgiendo un movimiento democrático transnacional  que exige una mayor opinión del público con respecto al gobierno global. En Chase­Dunn, Christopher y Ellen Reese 2006:82, 93 Cuadro de texto 9: El lado despolitizado de la sociedad civil No faltan ya quienes desean mantener al FSM en un estado de máxima impotencia.  La  ideología con la que pretenden legitimar dicha inactividad es bien conocida.  Una de sus propuestas  es la supuesta equivalencia de la diversidad del Foro y la de la autoproclamada “izquierda plural”  (principalmente en Europa).  Otra propuesta es la tesis de la “sociedad civil apolítica” (o incluso  “sociedad civil antipolítica”).  Dicha tesis, típica desde siempre entre la cultura política de los  Estados Unidos, ha atraído a numerosas ONG durante las últimas décadas. Su objetivo es convertir el Foro Social Mundial en un complemento del Foro de Davos.  En  otras palabras, en lugar de cuestionar los principios del liberalismo, del capitalismo y de la  globalización imperialista, legitiman estos principios a través de unas “demandas sociales” mínimas  (como la “lucha contra la pobreza”).  Las asociaciones (lo más apolíticas posible) de la llamada  “sociedad civil” se consideran como instrumentos en la formulación de dichas demandas.  En Amin, Samir 2006: 142 33