Your SlideShare is downloading. ×

El poder del alef bet vol ii rabino phillip s berg

1,332

Published on

0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,332
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
240
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Título original en inglés: El Poder del Alef Bet, tomo II Versión castellana por Alan Aoresty Copyright © 1990 by Philip S. Berg Todos los derechos reservados PRIMERA EDICIÓN EN CASTELLANO Octubre 1990 ISBN 0-943688-96-5 (pasta dura) ISBN 0-943688-97-3 (pasta Manda) Para obtener información adicional diríjase a: RESEARCH CENTRE OF KABBALAH 200 PARK AVENUE, SUITE 303E NEW YORK, N.Y. 10017 CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LA CABALA P.O.B. 14168 CIUDAD VIEJA, JERUSALÉN IMPRESO EN EEUU 1990. 1
  • 2. 2
  • 3. INDICE PREFACIO.........................................................5 CAPÍTULO 15 La Letra Kaf..............................................................................................................................7 ¿Qué es la energía interna? Acción revolucionaria. Maim Nukvín. La nueva era de la física. El universo newtoniano. Motivación de conciencia. Polaridad femenina. La flota de Kedushá. La doctrina del Trono. CAPÍTULO 16 La letra Yud.............................................................................................................................13 La flota de la estrella de la muerte. El libro de la formación. Materia y antimateria. Pasado, presente y futuro. Las galaxias. Midat haDin y Midat haRahamim. El pan de la vergüenza. Interpretación de Teshuvá. Am Seguía. La Vía Láctea. Antimateria del Edén. La armonía atómica. La Era de Acuario. Dinosaurios que se vuelven lagartijas. CAPÍTULO 17 Las letras Tet y Het.................................................................................................................25 Satélites giratorios. Antes de la caída de Adán. La teoría del quantum. La religión como un mito. Los diseños del Creador. Yosef y el convento sagrado. La columna central. La expulsión de España. Conversos y no conversos. El judío y su corta memoria. Ama a tu prójimo. El concepto. Qué significa la palabra goy. La lengua mala de Nabal. David. El proceso de Tikún. El bien, el mal y el Erev Rav. Adán y las almas de la humanidad. Las leyes de Noaj. General del DorDeath. Guematria. La Torre de Babel La novena deAv. Jacob y el nervio ciático. Energía pura. Las hierbas y la curación. Adán y Eva. Las veintidós inteligencias-energías. Traspermia. CAPÍTULO 18 La letra Zaín............................................................................................................................49 Guemar Hatikún, El Shabat de Zaín. La fuerza de la tranquilidad. El maná. Las siete Sefirót. Reacción negativa. El estrés. CAPÍTULO 19 Las letras Vav y He..................................................................................................................57 Las letras energías. La psique humana. Animosidad y desaliento. La flota de la estrella de la muerte. Los israelitas. El becerro de oro. Dimensión de la Luz. CAPÍTULO 20 Las letras Dalet y Guimel.......................................................................................................62 Conciencia galáctica. Antimateria. Alta y baja energía. Por qué fue creada la tierra. Los códigos genéticos. La mente humana. La llama ascendente. Conciencia. Luz azul. El proceso de dar y recibir. La asistencia del pobre. El gran golpe. La caída de Adán. Viajes espaciales. Sistemas espaciales metafísicos. CAPITULO 21 La letra Bet..............................................................................................................................68 El concepto de Bendecir. La bendición y los sentidos. La conciencia humana. El cerebro humano y el circuito. Tiempo y conciencia. El universo fortuito. Tres conceptos para evadir el pecado. Cómo purificar el universo. El proceso evolucionario. El cuerpo y la galaxia. El diseño de las letras. El "Big Bang". La galaxia de la Vía Láctea. El reino terrestre de Maljút. La división del Mar Rojo. Las setenta y dos letras. La función de investigar. El conocimiento como conexión. Los rayos X. La oración de Jacob y Esaú. La imposición de las manos. El ángel Michael y Jesed. El DNA. La 3
  • 4. egocentricidad. El filamento. El proceso cíclico de la civilización. Jerusalén y el Templo Sagrado. El principio cósmico de la incertidumbre. Los alimentos y las bendiciones. La satisfacción. El soft-wear de la restricción. La destrucción del Templo. El universo paralelo. Los diez mártires. La medicina holística. La realidad y el amo de las tienieblas. El becerro dorado. La conquista romana de Jerusalén. CAPÍTULO 22 La letra Alef.............................................................................................................................88 Las oraciones. La estabilidad en el universo. El conocimiento como energía. La deficiencia del lenguaje. El principio de incertidumbre. Macro y micro mundos. La dirección de las meditaciones. La teoría del quantum. El sufrimiento humano. El mundo de la ilusión. Polaridades negativas. El círculo y las ondas energéticas. La semilla y el nuevo fruto. Resistencia e intensidad. El desarrollo de una bomba. Actividad positiva. Las tres primeras Sefirót. APÉNDICES ...............................................................................................................94 REFERENCIAS....................................................................................................................102 GLOSARIO...........................................................................................................................108 Sobre el Centro de Investigación de la Cabala...................................................................113 4
  • 5. PREFACIÓ ¿PODEMOS NOSOTROS, REALMENTE, APRENDER A CONTROLAR nuestros procesos internos con nuestras mentes en lugar de utilizar pastillas o calmantes? Yo creo que mientras llegue el momento en que cada uno de nosotros se enfrente con la realidad de que hay un componente en la vida que no tiene que ver con las necesidades del cuerpo físico, estaremos forzados a soportar los caprichos de una vida de incertidumbre. El Zóhar está diseñado para personas de todas las edades. Para aquellos cuyas imaginaciones no han sido aminoradas por el proceso educacional cartesiano. Está escrito para quienes no temen abrazar "nuevas" ideas aun cuando estas ideas tengan miles de años de existencia. Vivimos en una era extraordinaria. Todos nosotros debemos preguntarnos de vez en cuando si existe realmente un propósito en la vida. Todos tenemos metas inmediatas, como lograr una gratificación en nuestro trabajo o criar a nuestros hijos. Pero, ¿qué hay de las metas a largo plazo? Hubo un variado número de temas tratados en el primer tomo. Pensé que sería útil o, cuando menos, interesante examinar la naturaleza del universo y qué papel jugamos en él y, también, explorar más cercanamente cómo se pueden comparar las doctrinas de la Biblia o si están en contra de los dictados de la ciencia. La elección de temas podría parecer muy diversa —desde la extinción de los dinosaurios hasta la estructura del cosmos—, pero confío que de ellos surja una reflexión de la esencia de la Biblia —el código cósmico de la realidad— para proporcionar así una perspectiva de los orígenes cósmicos de la naturaleza y del hombre. El segundo tomo contesta muchas preguntas pendientes sobre el destino y el libre albedrío. En los siguientes capítulos, al lector se le dará la oportunidad de entrar en una dimensión de realidad en la cual ya no será una infortunada víctima de las circunstancias, sino más bien el creador de su propio destino. Si el hombre debe surgir sólo como un mero eslabón en la cadena cósmica de la incertidumbre, nosotros necesitaremos prescindir totalmente de la ilusión que aparenta ser la realidad en el mundo físico. La Cabala tiene la función de hacernos libres. Nos puede dar alas con las cuales explorar el mundo. Nos puede liberar de una manera más mundana, haciéndonos conscientes de nuestros retos personales particulares y suministrándonos las herramientas conceptuales con las cuales imponernos a ellos. Cuando nos sean dados estos beneficios potenciales, ya no tendremos que optar por aventarnos al abismo cuando nuestras alas se debiliten. Cuando el astronauta está suspendido entre el cielo y la tierra, nos permite ver la tierra como realmente es: pequeña, azul y hermosa en el eterno silencio donde flota. Cuando el astronauta pasa de la luz a la oscuridad y viceversa, cada hora, se da cuenta de cuan artificiales son las fronteras que hemos creado para separarnos y definirnos a nosotros mismos. Entonces, aquí nos encontramos con nuestras espaldas en contra de la bomba y nuestra mirada fija en las estrellas, en un dilema que se vuelve cada vez más aterrador. ¿Tendremos la 5
  • 6. sabiduría y el valor suficientes para aceptar la realidad individual moral existente dentro de cada uno de nosotros? O, ¿sucumbiremos a la corpórea e ilusoria realidad física, bajo la falsa creencia de que allí está nuestra visión del futuro humano? Qué tan bien contestemos estas preguntas podrá tener un efecto profundo en el resultado de éste, el más grande de los experimentos, llamado "vida". Entonces, mi estimado lector, adelante. El Autor Nueva York, 1987 6
  • 7. CAPITULO 15 – La Letra Kaf LAS LETRAS SE ESMERABAN EN COMPRENDER AL MUNDO. ELLAS estaban buscando su lugar en el cosmos, pero si fueran a tratar con el cosmos, primero tendrían que preguntarse: ¿Quiénes somos? ¿Cuál es nuestra inteligencia-energía interna? ¿Por qué estamos en esta vasta expansión del universo? Cuando la Mem cósmica se retiró del escenario de la creación junto con la Lamed y la Kaf la Kaf cósmica se atrevió a hacer algo sin precedentes en el reino del Eterno. "Al momento de la salida de la Mem cósmica, la letra Kaf descendió de su trono de gloria y regresó al escenario de la creación. Temblando, dijo: "Oh, Soberano del Universo, que Os complazca comenzar el arte de la creación a través de mí. Soy la primera letra y la inteligencia-energía inicial de Tu Kavod (su honor)". Simultáneamente con el acto revolucionario de la Kaf al dejar su trono, éste tembló y "... doscientas mil galaxias estaban a punto de destruirse y caer en ruinas".1 "Similares eventos catastróficos están archivados en las escrituras. "La tierra tembló y los cielos cayeron",2 nos dice la profetisa Debora en "La canción de Debora". "La tierra tembló, y los cielos también cayeron en la presencia del Eterno, inclusive el Sinaí fue movido", declara el salmista.3 Fuentes de varias naciones describen movimientos catastróficos y mundos celestiales en colisión. Para citar a Job, quien describe la catástrofe cósmica al final de una era galáctica, "... quien quita las montañas, quien las voltea en su enojo, y quien agita la tierra fuera de su lugar..."4 Podríamos seguir un camino en el universo y observar desastres naturales algunos de los cuales serían de mayor destrucción que otros. El descenso de la Kaf casi trajo consigo el fin de la armonía celestial de un solo golpe. La mayoría de nosotros no experimentamos de manera personal un desastre natural más violento que un huracán o un terremoto. Sin embargo, con una sola actividad, la Kaf cósmica pudo haberse ganado la dudosa distinción de haber creado un desastre involucrando algunas doscientas mil galaxias. Cierto es que jamás ha sido conocido un evento de esta magnitud. Sería un acontecimiento inimaginable, aunque el Zóhar declara su posibilidad. 7
  • 8. Esta reaparición de la letra Kaf en el proceso creativo hace surgir varios problemas íntimamente relacionados que deben ser tratados brevemente. El primer punto es la razón por la cual la Kaf cósmica ignoró la respuesta del Eterno. Se le había dicho que su parte significativa en la estructura del Trono, era el eslabón que unía al Eterno con su reino. Hemos examinado los tres principios fundamentales que —podría decirse— rigen la posición cósmica y la perspectiva general de la Kaf. Pero esto, por la razón que sea, no trajo, de ninguna manera, el asunto a su final. La Kaf cósmica se retrajo de su gestión atrevida en el asunto de su aceptación como el canal para el propósito de la creación. Ella no ejerció restricción ninguna. Estaba decidida a llevar su petición hasta donde fuera posible. ¿Son las peticiones con las cuales las letras le presentaron al Eterno sus aptitudes para ser utilizadas en la creación, meramente una especie de diálogo cósmico interesante, o representan acaso un intercambio dinámico del movimiento rítmico del cosmos? Esa entrada de la Fuerza del Eterno, o la Luz de la Sabiduría, se manifiesta en muchas formas. En las enseñanzas cabalísticas, el poder del pensamiento y las palabras es visto como un proceso cósmico en el cual la fuerza o la realidad última se vuelve cósmicamente expresada.5 El universo que se observa a través de nuestros poderosos telescopios, es visto en términos de movimiento y cambio. Una pregunta obvia que debe ser planteada sobre el dinamismo del universo es: ¿Cómo y por qué es motivado este tejido cósmico? ¿Cuáles son los aspectos que lo distinguen? ¿Qué fuerzas existen entre ellos? Esta observación, sin embargo, nos lleva aún más adentro en el problema de la petición misma. En lo que parece ser un aparente intento por parte de cada una de las letras para ser considerada como el canal apto para la creación —sobre y por encima de sus letras compañeras—, su importancia particular parece penetrar e implicar un significado cósmico más profundo que el mero atributo que acompañaba cada petición. La petición que cada letra representó en la creación del mundo, es similar a la labor que se requiere para poner en movimiento la inteligencia-energía cósmica de Maim Nukvin (aguas femeninas) a cambio de Maim Dujrin (aguas masculinas). La fuerza cósmica del Eterno, la unidad toda envolvente (Maim Dujrin) que suministra la fuerza de energía vital esencial, depende de las dimensiones del canal que expresa la Fuerza. Las letras en sí son los vehículos para Maim Dujrin. Sus peticiones fueron las conciencias que crean la realidad estructural de la vasija, la letra.6 Al principio, los conceptos que prevalecen en la nueva era de la física, aparentan ser extraños a la comprensión occidental de las cosas. Nos vemos a veces confundidos al ser enfrentados con el prospecto de ideas que, literalmente, pueden existir más allá del tiempo y del espacio. Pero lo que es más impactante en todas estas extrañas y asombrosas ideas, es el hecho de que no son conceptos nuevos. De hecho, cualquiera que explore las páginas de material cabalístico quedará impresionado con la inevitable conclusión de que mucha de esta "nueva" información que ahora está surgiendo, ha sido conocida durante muchos siglos. Hay tantos conceptos paralelos entre las enseñanzas del cabalista y el científico contemporáneo, que uno encuentra casi imposible distinguir entre quién dijo qué. En el pasado, el universo de Newton fue construido de un conjunto de cimentaciones básicas. La perspectiva mundial sugerida por la física moderna, indica repetidamente que esta idea ya no es viable. La nueva filosofía que emergió, presentó al universo como una estructura 8
  • 9. dinámica de eventos interconectados, un universo indivisible en el cual todas las cosas son partícipes. Todo el universo está conectado a todo lo demás y ninguna parte de él es fundamental. En un universo que se distingue por ser un todo inseparable, no hay lugar para entidades fundamentales y permanentes. Aún así, la conciencia humana participa en el todo cósmico. Las enseñanzas cabalísticas siempre han considerado a la conciencia como una parte integral del universo. Desde la perspectiva mundial cabalista, los seres humanos —tal como todas las otras formas de vida— están ligados entre sí y forman parte de un todo cósmico indivisible.7 Por lo tanto, su inteligencia implica que el cosmos también es inteligente. Citando las palabras del conocido cabalista, el Rabí Yehuda Ashlag, "el todo del sistema estructural de la realidad de la creación debe su existencia a una conciencia pensante".8 La nueva física sugiere que la misma conciencia entra en la mecánica del mundo físicamente expresado y lo determina.9 La implicación total de esta realización está comenzando a hacerse escuchar en la comunidad científica. Sir James Jeans expresó esta misma presunción cuando escribió: "El universo comienza a asemejarse más a un gran pensamiento que a una máquina. La mente ya no parece ser un intruso accidental en el reino de la materia".10 El aspecto crucial de la petición formulada por las letras, es que la conciencia no es solamente una parte necesaria del todo cósmico pero es, en sí, la clave para la comprensión, determinación y control de la estructura de la realidad. Este es un punto muy importante en el misticismo judío. Las letras son motivadas por la conciencia. El hecho de que existan o no, cómo se volvieron manifiestas y el grado de su poder, descansa y está íntimamente ligada con la conciencia. En el misticismo judío, esta interrelación universal siempre incluye al observador humano y su conciencia. La petición misma, de acuerdo a la Cabala, es aquello que la crea. La petición es la realidad que está más allá de la materia física. Lo que abarca todas las realidades posibles. Las letras mismas presentaron una estructura positiva de realidad. Esta petición, en el lenguaje cabalístico, es determinada como Maim Nukvin. A través del uso del lenguaje místico su intención fue descifrar el código cósmico de nuestro universo. Maim Nukvin es la conciencia que se origina dentro de la vasija, el recipiente. Esta polaridad femenina —declara el Zóhar— determina la extensión y el grado en que la Fuerza, la unidad toda envolvente, se vuelve manifiesta. "No puede haber incitación de arriba, (Maim Dujriri) al menos que exista previamente una incitación de abajo (Maim Nukvin)n .11Por lo tanto, la respuesta del Eterno a cada una de las veintidós letras de Zeir Anpin y Maljut, estuvo dentro de la estructura de Maim Dujrin, la conciencia interna de la Fuerza. La Fuerza comenzó a volverse manifiesta al grado del nivel de la conciencia de cada letra. La respuesta, la revelación del globo de la luz de la Fuerza, es intrínsecamente un juego entre Maim Dujrin y Maim Nukvin. La petición y la respuesta no solamente están activas en el sentido de determinar el arte de la creación. Ellas mismas son el proceso. El argumento de las letras ante el Eterno, para efectos de que cada una de ellas se consideraba una vasija aceptable para el propósito de la creación, es análogo al proceso incluido en el juego dinámico de Maim Dujrin y Maim Nukvin. Este juego permite a Zeir Anpin y Maljut, los canales para la manifestación de la unidad toda envolvente, brindar luz sobre nuestro mundo. Mediante la utilización de la dimensión de Maim Dujrin en una letra dada, la gracia de la Luz se vuelve expresa, dependiendo de la letra. La Fuerza del Eterno comenzó a revelar su poder gobernante, iniciada por la petición de cada letra en particular. Contenida en su revelación fue la respuesta del Eterno hacia cada letra particular. Al mismo tiempo, sería revelado el poder inadecuado de cada letra para gobernar al mundo. Como la estación de batalla del reino del Eterno, ella sería capaz de resistir a la poderosa flota de la Estrella de la Muerte. El éxito o el fracaso de las letras 9
  • 10. dependía enteramente de su habilidad para contener a la realidad todo envolvente del Eterno. Su fracaso para resistir un ataque del Amo de la Oscuridad, sería el resultado directo de la dimensión de Luz insuficiente de la letra. Exactamente, ¿qué significa esto? El objetivo primordial de la creación fue suministrarle a la raza humana el control sobre su destino individual. Desde la perspectiva cabalística de nuestro universo, no existe conflicto entre el determinismo y el libre albedrío. La constelación de la Estrella de la Muerte fue puesta en contra de la estructura de la flota de Kedushá del Eterno. "El Eterno creó al uno en contra del otro",12 declara el Rey Salomón. Existía la necesidad de crear un espacio para el libre albedrío dentro de las deterministas y predecibles leyes del cosmos. Aparentemente, el Rey Salomón ofrece a la humanidad la posibilidad única de interpenetrar e influenciar la realidad estructural del universo de una manera jamás soñada en los días de Newton. Además, el papel central de los seres humanos dentro del todo cósmico casi aniquila por completo la idea total de la casualidad, y nos obliga a dirigirnos hacia el problema de secuencia. El concepto del tiempo universal con un pasado absoluto, un presente y un futuro, se vuelve dudoso. Desde la perspectiva cabalística, la posibilidad de que el efecto pueda preceder a su causa es algo muy real. "No hay pasado o futuro en la Biblia. La presentación histórica de la Biblia no sigue una secuencia cronológica".13 La secuencia de las Sefirót demuestra un universo indeterminista. La Sefirá de Yesod, simbolizada y representada en la Biblia por Josef, precede en el tiempo al nacimiento de Moisés, Aarón y David.14 Sin embargo, en la secuencia sefirótica —es decir el aspecto de causa y efecto—, Yesod sigue a Netzaj y a Hod, representados respectivamente por Moisés y Aarón. ¿Acaso la caída del determinismo está en conflicto con un cosmos estructurado ordenadamente? Si es cierto que no hay un presente universal y que el futuro entero, junto con su pasado, son considerados como coexistentes dentro de un todo indivisible, ¿significa esto que las huellas vistas ayer sobre la arena de la playa fueron hechas ahora? ¿Pueden las huellas anteceder al caminante? No es el propósito de este libro examinar el concepto cabalístico del tiempo. Este tema es tratado en otro lado. Lo que es importante aquí es la revelación del Rey Salomón. Una estructura cósmica ordenada, el objetivo del diálogo del Eterno con las letras, no está en conflicto con el concepto del libre albedrío. Todo lo que se logró con el diálogo entre el Eterno y las letras fue proporcionar un universo que pudiera impedir a la Estrella de la Muerte tomar el control. Cierto es que la influencia del Amo de la Oscuridad fue profundamente sentida, pero nunca al grado de un dominio completo. Sin embargo, una letra incapaz de contener las dimensiones necesarias de la Fuerza no podría mantener un universo equilibrado y armonioso. El Eterno —al señalar el aspecto negativo de cada letra— fue el factor causal para que cada una de ellas se fuera y regresara a su lugar. Su inteligencia-energía negativa era justamente lo que el Amo de la Oscuridad necesitaba para conectarse y apoderarse completamente de la letra y, de esta manera, quitarle el control del universo al reino del Eterno. Por lo tanto, estas letras fueron obligadas a retirarse del escenario de la creación. Una letra que fuera capaz de contener una carga suficiente de la inteligencia-energía del Eterno, podría resistir el final y más fuerte ataque de la flota de la Estrella de la Muerte. A través del proceso del diálogo, las letras mismas se volvieron conscientes de quién, realmente, debería ser elegida como la vasija apropiada para ser usada en la creación del mundo. 10
  • 11. La interpenetración e interconexión de las tres letras, Mem, Lamed y Kaf de la palabra Melej (rey), permitían al Rey cósmico, Zeir Anpin, ser revelado a través de la Maljut cósmica. Por lo tanto, la Fuerza del Eterno se volvió manifiesta dentro del universo. Sin embargo, cuando la inteligencia- energía de la Mem se reveló —queriendo decir esto que sometió su petición al Eterno—, la interconexión e interrelación tuvieron su final. La Kaf terminó su función como el escudo de seguridad. Y así descendió del trono de la gloria. Su representación estirada en forma de Kaf final que unía al reino superior con el reino inferior del cosmos, llegó así a su conclusión. Es precisamente por esto que el Zóhar no hace mención de la aparición y la petición de la Kaf como en las demás letras. La Kaf fue motivada a acercarse al Eterno solamente después de la revelación de la dimensión de la inteligencia-energía de la Mem, como cuando sometió su petición. La interpenetración entre estas tres entidades cósmicas (Mem, Lamed y Kaf) era única. Estaban fuertemente —y de manera permanente— ligadas cada una con la otra. Por consecuencia, cuando la Mem cósmica se volvió el poder dominante dentro del cosmos, la Kaf cósmica también fue alejada de su posición del trono y descendió junto con la Mem al reino inferior celestial de nuestro universo. La estación cósmica de la Kaf, al igual que las demás letras, está ubicada dentro del reino cósmico de Briáh (creación). Allí, el ADN individual y colectivo se establecen y, subsecuentemente, se vuelven expresos físicamente en el reino terrestre y el reino celestial de nuestro universo. Briáh es la fuente que genera la fuerza vital para todos los universos de abajo. "Cuando la Kaf cósmica descendió del trono, tembló junto con doscientas mil galaxias". El eslabón que une al reino celeste de Jojmá y Bina con los mundos inferiores, es Maljut. Maljut personifica la fuerza intermediaria dentro del cosmos. Siendo la última Sefirá, o fuerza cósmica en cualquier marco de referencia creativo, ella sola contiene la responsabilidad para que cualquier entidad celestial o terrestre se pueda volver manifiesta. Esto podría asemejarse a la semilla de un fruto que se vuelve físicamente expreso al final de su etapa de desarrollo. Sin embargo, la semilla se vuelve el Keter (corona) u origen del árbol siguiente. La Kaf mantenía la continuidad e interconexión entre las doscientas mil galaxias y la Fuerza, o inteligencia-energía del Eterno. La forma estirada de la Kaf indica y suministra este enlace cósmico. Por lo tanto, cuando la Kaf abandonó su posición de Maljut de Bina cósmica, causó una rotura en la continuidad, generando así una interrupción en el flujo de la fuerza vital para las doscientas mil galaxias del mundo inferior. Experimentaron, de esta manera, lo que podríamos llamar una especie de "estrangulación". El cordón umbilical del cosmos estaba siendo amenazado. Elaborando un poco más sobre el concepto de la doctrina mística del trono —antes uno de los misterios más ocultos de toda la idea del cosmos—, el Rabí Ashlag nos ilustra con el proceso evolucionado, paso a paso, del reino celestial.15 "El trono tiene tres fases que abarcan, en sí, a todo el reino cósmico. La totalidad de la inteligencia-energía del Eterno —también conocida como la Fuerza—, se encuentra dentro del reino superior del cosmos conocido por el nombre codificado áeAtzilúth. El nombre codificado de la Fuerza misma esJojmá. Cuando la Fuerza es transformada a un nivel inferior o de menos intensidad —conocida como el reino cósmico de Briáh—5 la Fuerza toma el nuevo nombre codificado de Bina. 11
  • 12. "La parte superior del trono contiene seis energías inteligentes sefiróticas, representadas por los cuatro lados de la silla junto con la silla misma y, además, el espacio que existe por encima de la silla. Son representativos de los seis canales cósmicos de los mundos inferiores conocidos como Jesed, Guevara, Tiféret, Netzaj, Jod y Yesod. El segundo aspecto del trono reside en las cuatro patas que son el Mojín, es decir, la inteligencia-energía misma, lo que nosotros conocemos como el cerebro. (Esto podría ser comparado con la cabeza de un hombre donde está contenido el cerebro, o la energía. El cuerpo del hombre es el vehículo por medio del cual se manifiesta el cerebro). Esta fuente de todos los canales cósmicos de los mundos inferiores es conocida por los nombres codificados de Keter, Jojmá, Bina y Daat. En tercer lugar, está Maljút, del reino celestial superior inmediato que, a su vez, desciende al siguiente mundo inferior, estableciendo así la conexión y la continuidad". Cuando la Kaf cósmica descendió del trono de la gloria, es decir del reino celestial de Briáh, la conexión con el reino celestial de Atzilúth fue rota. La Kaf misma, en el proceso, sufrió la pérdida de su inteligencia-energía y, por lo tanto, "ella también tembló". Cuando la Kaf cósmica experimentó su pérdida en la estación de batalla del Eterno conocida como Atzilúth, todos los canales de conexión subsecuentes de la Kaf sufrieron esta misma pérdida. Después de esta crisis traumática, todas las doscientas mil galaxias requerían la inteligencia-energía que emana de Atzilúth. Temblaron y estaban a punto de arruinarse. Los mundos de Briáhy Yetziráh, y Assiáh, fueron casi aniquilados por la flota de la Estrella de la Muerte porque no contenían suficiente Luz de la Fuerza para poder resistir el ataque del Amo de la Oscuridad que se preparaba para la matanza final. En consecuencia, el descenso de la Kaf cósmica coincidió con estas palabras del Eterno: "Regresa a tu trono. Como resultado de tu transferencia, Kilyá (exterminación) sería el destino de los mundos. Por esta razón, tú eres la primera letra y la iniciadora de la fuerza cósmica de la destrucción.16 Tu obligación de sobrevivir no es solamente para tí misma, sino también para el cosmos de donde, finalmente, surgirá la humanidad". Su función de canal era demasiado importante para mantener la armonía e interconexión del vasto cosmos. Por lo tanto, después del diálogo entre el Eterno y la Kaf cósmica, la Kaf regresó a su significativa posición dentro del trono de gloria del Eterno. 12
  • 13. CAPITULO 16 –La Letra Yud UBICADA ENTRE EL ÚLTIMO DIÁLOGO, ENTRE LAS LETRAS Y UNA perspectiva clara de la creación, la Yud cósmica especulaba sobre el futuro. La petición de cada letra inyectaba una energía inteligente de Maim Nukvin, luz retornante,17 al cosmos. Estas unidades pulsantes de energía crearían simetría dentro del universo. Conocida en el idioma de la Cabala como la fuerza de energía inteligente de la restricción, la Columna Central (es decir, el deseo de recibir con el fin de compartir), esta energía infinita se incorporaría dentro de la producción cósmica del Eterno. En un sentido contemporáneo, estas unidades de energía inteligente podrían ser catalogadas como "anti-materia". Son el espejismo y contraparte perfectamente simétrica de la materia común. La materia es gobernada por la energía inteligente o fuerza pensante del "deseo de recibir para uno mismo". La actividad positiva del futuro hombre en el reino terrestre incitaría la energía inteligente cósmica de Maim Nukvin. La respuesta a esta actividad es la energía inteligente del Eterno, Maim Duhrin, es decir la Fuerza que se volvería manifiesta y revelada. Sin embargo, el problema consistía en asegurar la existencia y la expresión de Maim Nukvin. Esto dependía enteramente de la actividad y la labor positiva de la humanidad y, de acuerdo a como pintaban las cosas, se le iba a dificultar bastante al hombre la sola sobrevivencia, sin tener en cuenta su preocupación por el bienestar del cosmos. Poco comprendería que las influencias cosmológicas iban a determinar la condición y estado de vida sobre el planeta tierra. La Yud y las demás letras estaban temerosas de las ventajas que parecía tener la flota de la Estrella de la Muerte sobre el hombre físico y su universo. La actividad negativa de la humanidad, que iba en aumento, era precisamente lo que el Amo de la Oscuridad requería y deseaba. La egocentricidad y el egoísmo eran el combustible de energía inteligente que se necesitaba para mantener a la Estrella de la Muerte. El Amo de la Oscuridad empleaba sus 13
  • 14. recursos eficazmente. El deseo insaciable de la humanidad por el placer momentáneo inhibía cualquier contraofensiva que Maim Nukvin y la Flota del Eterno podrían haber planeado. Maim Dujrin retrocedió a la estación de batalla del Eterno preguntándose si la humanidad podría, en el futuro, activar suficiente Maim Nukvin para rechazar a la flota de la Estrella de la Muerte. El aniquilar y eliminar permanentemente a los Darth Vaders del cosmos era, en ese momento, solamente una esperanza de un soñador para el futuro. ¿Ha existido siempre el universo en su conocida y observable forma actual? ¿Fue el "big bang"18 —o gran explosión— un acto representativo del comienzo de la historia cós- mica? ¿Cuántas encarnaciones previas del universo hubo en el lejano pasado? ¿Podemos tener la certeza de que las galaxias son típicas de todas las épocas cósmicas? Afortunadamente, tenemos algo de información, aunque aparentamente limitada, de lo que pudo haber ocurrido en las profundidades del pasado del tiempo cósmico. Para el cabalista es un asunto sencillo la exploración del pasado, utilizando el Libro de la formación —Sefer Yetzirá— y el Zóhar. El científico no tiene la menor idea de que, si acaso, un cosmos infinitamente más viejo precedió al universo que actualmente presenciamos. Tampoco puede asegurar si otras galaxias están compuestas de materia o de antimateria. Aunque algunas teorías interesantes han sido propuestas para explicar cómo la materia y la antimateria podrían ser separadas, no existe ningún mecanismo convincente para su detección. Sin embargo, el cabalista está convencido de que en algún tiempo las dos existían como una, porque el Zóhar19 y el Midrásh20 postulan con una claridad impresionante un escenario general que toma en cuenta un cosmos bipartita, lo que parece sugerir que durante un tiempo infinito el universo se comportó de una manera y, repentinamente, cambió hacia otra. Antes de abordar la cuestión central de hasta dónde el universo ha alterado sus leyes gobernantes, es importante comprender lo que el Zóhar tiene que decir sobre el tema de épocas primordiales. "En el principio, antes de que las energías inteligentes fueran creadas (es decir, mucho antes de la formación de los universos físicos), el Eterno pensó primero en crear a las energías inteligentes con Midat haDin (juicio severo). Sin embargo, al adentrarse más en estas energías inteligentes, se percató de que no tendrían posibilidad de sobrevivir una vez que el hombre corpóreo hiciera su aparición. Entonces el Eterno combinó Midat haRajamim (compasión) con Midat haDin" El Rabí Ashlag explora la asombrosa revelación de la creación al postular la muy importante pregunta: "¿Debemos asumir que el proceso de pensamiento del Eterno es similar al nuestro?". Nosotros los mortales tendemos a cambiar de parecer en cuanto más comprendemos y experimentamos cómo se van desenvolviendo las cosas al pasar el tiempo. El proceso de pensamiento del Eterno, sin embargo, no está limitado o ligado al tiempo. El pasado, el presente y el futuro están todos comprendidos dentro de la Fuente.21 Para el hombre físico existe la tentación de pensar que lo único que existe es el presente. "Sin embargo", continúa el Rabí Ashlag, "cuando tratamos la relación de causa y efecto como perteneciente a los seres emanados, causa es expresado como "previo" y efecto como "subsecuente". Esto es lo que los sabios del Zóhar y del Midrásh señalan cuando se refieren a "previo" y "subsecuente". La primera causa, o primera clase de galaxias conocidas como el primer universo, fue establecida y emanada con energía inteligente de Midat haDin, juicio estricto o severo, de actividad positiva o negativa. Entonces el Eterno hizo manifiesta la segunda etapa del universo. Añadió a las ya existentes energías inteligentes de positivo y negativo una tercera dimensión de energía inteligente, la fuerza de "compasión", conocida 14
  • 15. como la fuerza de la tercera columna del universo. "No hubo cambio de parecer en el proceso de pensamiento del Eterno. Este segundo agrupamiento de galaxias, conocidas como el segundo universo, evolucionaron naturalmente como consecuencia de la ley natural de causa y efecto".22 Antes de explorar estos conceptos sublimes de la creación, investiguemos las constelaciones que controlan a los dos cosmos que significan Midat haDin y Midat haRajamim. ¿En que difieren uno del otro? El diseñador cósmico —el Eterno— estructuró al mundo para el propósito de eliminar el concepto del Pan de la Vergüenza. Obviamente, el universo había sido programado para evolucionar hacia una meta final. El orden estructurado del universo, que tiende hacia un propósito final, se puede observar por el hecho importante de la complacencia de las entidades materiales con las leyes y principios naturales de nuestro universo de la naturaleza. El argumento a favor de un gran diseño, un propósito para el universo, una estructura ordenada, señala el papel del hombre en el esquema universal. La conciencia es un escenario cósmico. Sin embargo, en la actualidad, aparentemente no desempeña papel alguno dentro del mecanismo cósmico que no sea el de conciencia robótica. Ahora más que nunca el hombre se visualiza a sí mismo como un componente más de una computadora masiva. Y, muchos, ya han comprendido que esa computadora ha sobrepasado las habilidades del mismo ser humano. Por lo tanto, existe una grave y fundamental dificultad en reconciliar el propósito de la creación y la primera encarnación del universo: Cosmos Uno, Midat haDin era juicio estricto. La actividad negativa provocaba la infusión de energía negativa; la actividad positiva trajo consigo la influencia de energía positiva. El juicio estricto y severo fue firmemente establecido y anclado en el esquema sobrenatural de leyes y principios cosmológicos. Aparentemente, el hombre no podría alterar ni cambiar al cosmos. Sin embargo, la imposición del Pan de la Vergüenza decretaba que el hombre seguramente podría, y haría, alterar la influencia del orden cósmico. ¿Era esto posible? Con el Cosmos Uno operando, el aspecto involuntario de acción y reacción eran inevitables. Los resultados siempre eran iguales. El Eterno reconoció la necesidad de un cosmos que permitiera la existencia de la mente como una entidad separada que pudiera actuar sobre la materia causando que ésta se comportara en aparente violación a los principios y leyes naturales del universo. Por lo tanto, la evolución natural de Cosmos Dos dentro del Cosmos Uno, se manifestó y trajo consigo una interferencia a la operación normal de Cosmos Uno, imponiéndose en el universo del cual se apoderó o, al menos, impidiendo la operación de Cosmos Uno. Supongamos que una persona fuera a cometer un acto de violencia hacia su prójimo. Las leyes y los principios naturales de Cosmos Uno dictaminan que las actividades de esta persona ya han determinado una reacción y, por lo tanto, seguiría un juicio estricto de causa y efecto, principalmente el castigo, por este crimen de violencia. Eventos futuros, o las reacciones, serían determinadas por nuestras decisiones y acciones previas, determinando así que los eventos futuros estarán enteramente más allá de nuestro control. Por otra parte, si alguien escoge las actividades de naturaleza positiva, el juicio estricto de Cosmos Uno determinaría una reacción positiva. Otra vez las leyes y los principios del Cosmos Uno aseguran que los eventos futuros quedarían fuera del reino de control y manejo individual. Cosmos Dos añadió una tercera dimensión: la energía inteligente de restricción —la habilidad de nulificar y forzar temporalmente a la energía inteligente negativa para desenvolverse en aparente violación a las leyes de Cosmos Uno—. 15
  • 16. El Cosmos Uno consistía de dos energías inteligentes fundamentales: el Deseo de Compartir y el Deseo de Recibir, positivo y negativo, protón y electrón. Enseguida de la restricción original debida al Pan de la Vergüenza, uno ya no podría recibir para sí mismo. Si se tomaba la decisión de ignorar esta imposición, entraba en acción el juicio estricto. El castigo era duro y rápido. En el universo de Cosmos Uno, podríamos controlar las causas de nuestras decisiones, pero no los resultados ni los eventos futuros, consecuencia de esas decisiones. El cambio hacia Cosmos Dos permitía al hombre controlar sus actividades. Se le ofreció la posibilidad única de influenciar la estructura de eventos futuros que, previamente, habían sido estrictamente predeterminados. La cualidad que permitió la emergencia de este nuevo estado de cosas, fue Midat haRaja-mim, la energía inteligente de compasión. Midat haRajamim cambió el tiempo de absoluto a una dimensión de naturaleza elástica. El tiempo es meramente un marco de causa y efecto. En el Cosmos Uno, era severamente estricto. Una acción era inmediatamente seguida por una reacción. No existió oportunidad ni posibilidad para el cambio. Cosmos Dos permitió al tiempo expandirse y contraerse de acuerdo con los requerimientos variables. El tiempo ya no era absoluto. Se volvió relativo, sujeto a la energía inteligente de Rajamim (compasión). Nació, así, la posibilidad de una reacción retardada, una clase de suspensión animada de eventos predeterminados que genera tiempo y posibilita el regreso del individuo en el tiempo para nulificar decisiones y acciones previas. Esta es, en esencia, la interpretación realista de Teshuvá, la palabra que comúnmente es traducida como arrepentimiento. De hecho, esta definición es una corrupción del código cósmico, porque la traducción literal de la palabra hebrea Teshuvá23 significa "regreso". La palabra "arrepentimiento" se colocó posteriormente dentro del lenguaje de todas las religiones en seguimiento de esta corrupción. De cualquier manera, desde el punto de vista cabalístico, el "regreso en el tiempo" es un requisito para la nulificación de cualquier actividad negativa. De hecho, el tiempo es una secuencia de eventos, un número definido de fases conectadas entre sí, dentro del orden de causa y efecto.24 Nuestra sensación del tiempo es, de alguna manera, una experiencia más espiritual que física o corpórea. Percibimos el pasar del tiempo de manera distinta. Dos personas que trabajan juntas en una oficina podrían experimentar el pasar de una jornada de ocho horas de manera completamente distinta, la una percibiendo el rápido pasar del tiempo, mientras para la otra el día podría seguir eternamente. La mutabilidad del tiempo es el misterio que está detrás de la energía inteligente de Midat haRajamim. Exploremos ahora otro aspecto del Cosmos Dos, preguntándonos por qué el cabalista escogió la palabra hebrea HaRajamim (compasión) para describir al Cosmos Dos. El tiempo ha sido tradicionalmente considerado como un regulador continuo y uniforme de actividad. Sin embargo, desde la perspectiva personal, el tiempo no es uniforme. Cada uno de nosotros percibe y considera al tiempo de acuerdo a nuestra idea peculiar manipulante de la realidad. Por esta razón el cabalista creó un lenguaje figurativo que se refería a objetos materiales — ideas y funciones de la vida cotidiana— empleando los nombres de cosas tangibles de la existencia mundana. Cada nombre explica su propio concepto metafísico al señalar la raíz cósmica que está ubicada dentro de la constelación de regiones celestiales. Si cualquier idea del cosmos fuera omitida, esto — eventualmente— resultaría en un rompimiento en la unidad del rango completo de comprensión 16
  • 17. cósmica y en la sabiduría de la Cabala.25 El lenguaje del cabalista desmantela la cortina de hierro que envuelve a la astronomía moderna y nos ofrece la posibilidad y la oportunidad de percibir el santuario interno del cosmos. Regresando a la pregunta de por qué el cabalista utilizó Rajamim para describir al Cosmos Dos, permítanme examinar detenidamente este único y muchas veces mal entendido término, "compasión". En una palabra, compasión significa Rega, la palabra hebrea que es traducida como "un momento". Pero no nos adelantemos demasiado. De lo contrario, Cosmos Dos se volverá más confuso que antes. ¿Cómo puede estar relacionada esta multimencionada palabra Rega al concepto de "compasión"? De hecho, cuando dos israelíes entablan una fuerte discusión o intercambio de ideas, la palabra Rega se pronuncia tan frecuentemente como todas las demás palabras en conjunto. Una de las observaciones más interesantes y —de alguna manera— curiosas, que haya tenido, fue el presenciar una conversación unilateral entre dos israelíes. El que escuchaba jamás pronunció una palabra, pero su contraparte voluble nunca dejó de utilizar la palabra Rega pidiéndole al que escuchaba permitirle expresarse, como si acaso este le fuera a interrumpir. De hecho, esto nunca sucedió, pero la palabra Rega fue constantemente repetida como implorando un momento para ser escuchado. Ese momento para ser escuchado continuó durante horas sin interrupción. Pero también lo fue la utilización de la palabra Rega. Inconscientemente, el orador solicitaba paciencia por parte de su compañero para que se le pudiera escuchar sin interrupción. Solamente los israelíes utilizan esta palabra Rega, aún en la ausencia de la amenaza de no ser escuchados por el otro. Pero ha de notarse que los israelíes demuestran una impaciencia que, raramente, se encuentra entre otros. Generalmente, no poseen la paciencia requerida por ellos mismos para escuchar y, por lo tanto, debemos asumir —con una alta probabilidad razonable de certeza— que, subconscientemente, esperan de su contraparte la interrupción que terminaría con la cadencia de su pensamiento. ¡Porque es precisamente lo que ellos harían si se invirtieran los papeles! Por lo tanto, estiman que es necesario intentar asegurar, a través del constante uso de la palabra Rega, aquello a lo cual ellos mismos no le dan su lugar apropiado: Savlanúí (paciencia). Después de mucha investigación en este asunto, he llegado a la conclusión de que el israelí ha sucumbido bajo el control e influencia cósmica de la Tierra de Israel.26 Esto implica la característica cósmica, tanto de la Tierra de Israel como del Pueblo de Israel, Am Seguía,21 el sistema de tres columnas, dirigido y motivado por la energía inteligente de la columna central, referido por el cabalista como la energía inteligente de Rajamim, o Cosmos Dos, que es análogo al poder del neutrón para mantener el equilibrio y la estabilidad entre el protón y el electrón. Exactamente ¿qué es esta misteriosa fuerza metafísica interna del neutrón? ¡Rega! ¡Tiempo! ¡Compasión! ¡La demanda por paciencia! Energía inteligente que solicita tiempo y paciencia en vez de juicio estricto. Cuando la actividad negativa se vuelve parte de un cosmos debido a los procesos negativos de pensamiento y las acciones negativas del hombre, la consecuencia de esta actividad es seguramente una reacción de energía inteligente negativa. Esto es Cosmos Uno. El Cosmos Dos, sin embargo, creó una situación en la cual la reacción cósmica inmediata tendría que esperar. Paciencia, Cosmos Dos, nos provee con un momento, un tiempo de meditación, la oportunidad para hacer a un lado las leyes y los principios de juicio estricto y mostrar así un poco de compasión. ¡Tiempo! Sin embargo, la virtud de la compasión, es pocas veces observada. Cuando hemos sido heridos u ofendidos por nuestro prójimo, la reacción inmediata es de juicio estricto. El cómo retribuir y que se nos pague lo que se nos debe, es inmediato y primordial en nuestras mentes. Rara vez mostramos la compasión que nosotros mismos 17
  • 18. exigimos de los demás cuando se invierten los papeles. Juzgamos, en la mayoría de los casos, sin detenernos a reconsiderar por un momento todo lo que haya ocurrido. Rehusamos permitir que ese momento, Cosmos Dos, se integre a nuestro orden cósmico. Sin embargo, exigimos el Cosmos Dos para nosotros cuando se vuelve necesario, pero para los demás, el Cosmos Uno es lo más propio y adecuado. La compasión es algo que requerimos, pero cuando se trata de compartirla con los demás se vuelve otro asunto. Buscamos justicia inmediata y no mostramos paciencia o inyección de Cosmos Dos con la energía inteligente del poder de Rega, ese momento de compasión. Las energías inteligentes de Cosmos Uno o Cosmos Dos no permiten una doble escala de valores. La invocación o atracción de Cosmos Uno o Cosmos Dos depende enteramente de la actividad del hombre. El hombre es el punto central de toda la actividad cósmica. Su demostración de compasión hacia su prójimo atrae el orden cósmico de Cosmos Dos hacia el universo cuando esa demostración es hecha. Su demanda por un juicio estricto y severo, rechazando abiertamente el momento de paciencia o compasión, inyecta al cosmos con la ley cósmica de Cosmos Uno, que a su vez no contiene compasión para los demás como tampoco para él mismo. Por consecuencia, al observar la condición caótica de nuestro universo, no tenemos a quién culpar más que a nosotros mismos. Estamos presenciando la falta de Rega (tiempo) en la actividad humana. Tal vez el israelí reconoce inconscientemente esta falta en su actividad y, por lo tanto, exige continuamente Rega de los demás. Cual sea el caso, Cosmos Uno y Cosmos Dos son partes integrales de este gran escenario universal, y en ese hecho reside el dilema del científico. Actualmente, la actividad humana es inestable. Se tambalea entre Cosmos Uno y Cosmos Dos. Debido a la iluminación de la Era de Acuario28 con todos los avances realizados por la ciencia, hemos comenzado a estar conscientes de la actividad interna subatómica que, aparentemente, crea incertidumbre. De toda la creación, el hombre es el menos estable y su actividad representa y demuestra esta inestabilidad humana. Por lo tanto, los hallazgos de la investigación científica se han entorpecido más que esclarecerse. Sin embargo, puede ser que de alguna manera nos estemos iluminando más debido a los logros científicos; por lo menos, al grado de que en la observación del reino de actividad metafísico y subatómico, exigiremos ahora saber quién o qué es la causa de la inestabilidad e incertidumbre de la naturaleza. El cabalista asegura que la humanidad está detrás de todo ello, pero que, afortunadamente, ha sido equipada con el antídoto para la catástrofe cósmica: ¡Rega! ¡Tiempo! ¡Compasión! Cierto es que puede resultar un poco difícil encontrar; pero, sin embargo, es posible lograr y, una enorme infusión de Rega, un momento de compasión dentro del cosmos, asegurará el amanecer de una nueva era. Esta era, entonces, la principal ocupación de la Yud cósmica. Asegurarse de que la actividad humana inundaría —de sobremanera— la estación de batalla del Eterno con Rega (compasión), por ser ésta la energía inteligente que podría imponerse, de una vez por todas, a la amenaza del Amo de la Oscuridad y a su flota de la Estrella de la Muerte. No habría necesidad de temer más al imperio de la impaciencia. ¿Hubo, acaso, una falla cósmica inherente a la creación? La comunidad científica asegura que las extinciones masivas (siendo la más notable la de los dinosaurios), repentinamente han dejado su marca en la historia de este planeta. Estos cataclismos parecen ocurrir con asombrosa precisión y regularidad. Un hecho que ya ha dado surgimiento es la nueva y espectacular teoría de que pueda existir, en algún lado del espacio, un posible compañero del sol, una estrella de la muerte que ha sido denominada como Nemesis. Afectados por esta proposición radical, los astrofísicos han estado buscando en el cielo una inteligencia extraterrestre capaz de enviar cometas hacia la tierra. 18
  • 19. Desde el punto de vista cabalístico, el cosmos fue creado en perfecta armonía. No hay lugar para una falla cósmica dentro del Génesis. El Zóhar asigna este papel a la Vía Láctea, un mecanismo celestial que podría explicar la aparente regularidad sincrónica de los lanzamientos del espacio. Las teorías de extinción, sin embargo, parecen señalar hacia un mundo no precisamente formado en el molde del Jardín del Edén. Aún el diluvio de Noé, de acuerdo con el relato bíblico, no podría ser considerado como la causa justificada para la desaparición de los dinosaurios de la tierra. Sin embargo, a pesar de toda la información que señala una historia de eventos catastróficos y la evidencia de extinciones masivas, no tenemos aún la más mínima pista de qué, o quién, está detrás de todo ello. "Y el Eterno dijo: Que haya un firmamento en medio de las aguas".29 Esto es alusivo a la separación de lo de arriba y lo de abajo (de lo inmaterial y lo material), a través del aspecto negativo de la existencia, conocida por los cabalistas como la Columna de la Izquierda. Hasta ahora, el primer día, el texto del Génesis se ha referido solamente a la columna positiva de la derecha, pero aquí se refiere a la izquierda, indicando un incremento en la discordia entre la izquierda y la derecha.30 Es la naturaleza de la derecha armonizar el todo y, por lo tanto, el todo se escribe con la derecha debido a que es la fuente de la armonía. Pero cuando despertó la columna izquierda, junto con ella apareció la discordia y, a través de la discordia, el fuego vengativo fue reforzado y emergió de él el Guehinom (infierno), el cual se originó de la columna izquierda y continúa allí. Moisés, en su sabiduría, meditó en torno a esto y sacó una lección de la labor de la creación. En la labor de la creación hubo un antagonismo de la izquierda en contra de la derecha, y esa división entre ellas permitió el surgimiento del Amo de la Oscuridad y su adherencia a la izquierda. Afortunadamente, la columna central, el principio mediador, intervino en el tercer día y apaciguó la discordia entre los dos bandos, para que el Guehinom y el Amo de la Oscuridad descendieran. Así, la izquierda fue absorbida por la derecha y la paz fue restaurada".31 Lo que parece salir del Zóhar es el establecimiento del Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte. Sin embargo, para mantener la armonía y la estabilidad dentro del cosmos, el tercer día, o sea la columna central, se integró como fuerza de energía inteligente en el universo. La realidad toda envolvente se expresó como un todo unificado. "Por lo tanto, encontramos en el relato del tercer día —escrito dos veces— "era buena".32 Este día se volvió intermediario entre dos facciones opuestas y eliminó así, la discordia. Le dijo a una de las partes "buena" e, igualmente, a la otra también le dijo "buena", reconciliando así a ambas. Grabado e inscrito, y conectado con este día, está el secreto del nombre de cuatro letras (el Tetragramatón)",33 Por lo tanto, el estado del cosmos con sus leyes y principios con todos sus constituyentes materiales, aparentan todos haber comenzado sin falla alguna. El universo parece haber surgido con cierto grado de orden, coherente y organizado. Nuestro universo, desde la perspectiva cabalística, fue cuidadosamente moldeado y, por lo tanto, es extraordinariamente uniforme. Nuestra existencia, junto con la del cosmos, no fue resultado ni causa de un accidente cósmico sin ningún significado. Existe una coherencia aparente de comportamiento por todo el cosmos. Rajamim gobernó, supremo, como la fuerza sobrenatural del Imperio del Eterno, junto con la antimateria, como su inteligencia-energía. El cosmos, desde la perspectiva científica, parece haber desarrollado una preferencia por la materia (la energía inteligente del deseo de recibir para uno mismo). El caos aparenta 19
  • 20. dominar nuestro reino terrestre. La energía inteligente de la Estrella de la Muerte parece haber tomado al universo por completo. Todo lo que uno tiene que hacer es observar el conflicto y la confusión perpetua que se desarrolla a nuestro alrededor para percatarse de que nuestro mundo está en caos, a pesar de la evidencia contraria de que existen en la naturaleza constantes fundamentales, ciertas cantidades que juegan un papel en la física y poseen la misma Guematría, o valor numérico, en cualquier lado del universo. Si existe, acaso, un diseño y orden cósmico, entonces ¿en dónde podemos encontrar evidencia de ello? ¿Dónde está la antimateria que probaría la simetría de la naturaleza; dónde el Maim Nukvin, que el Rey Salomón nos aseguró que existe en el universo? "El Eterno creó uno en contra del otro", declara el autor anónimo de la bella rendición esotérica del Eclesiastés.34 La exploración del mundo subatómico en el siglo veinte ha revelado la naturaleza dinámica de energía y materia. Aún a este nivel, uno observa el juego dentro de la estructura cósmica en donde las partículas son creadas y destruidas. Sin embargo, ¿cómo es posible que nosotros, y las cosas que nos rodean, aparenten estar compuestas solamente de protones, neutrones y electrones sin alguna huella de la antimateria? Otra pregunta que planteó la Yud cósmica para el propósito de comprender y tratar con las condiciones caóticas que, al final, el hombre tendría que enfrentar, era: "¿Dónde se ubica la invisible flota de la Estrella de la Muerte? ¿Por qué no la podemos observar? ¿Cuál es su actividad? ¿Cómo podemos detectar su energía inteligente?". Se esconden detrás de los relámpagos explosivos y dentro de las estrellas que chocan y se desmoronan y con el demás caos cósmico que afecta la atmósfera celestial. Es la insidiosa flota de la Estrella de la Muerte la que causa que la magnetoesfera experimente convulsiones repentinas esporádicas que descargan millones de amperios de corriente en la región polar haciendo surgir así la aurora boreal. "Observen que cuando los días del hombre estén firmemente establecidos en los grados celestiales extraterrestres, entonces el hombre tendrá un lugar permanente en el mundo. Sin embargo, si el hombre no ha tomado su lugar asignado en el cosmos de la conexión espacial,35 sus días descienden hasta llegar al nivel cósmico donde reside el Amo de la Oscuridad. Entonces, el Ángel de la Muerte tiene la autoridad para apoderarse del alma del hombre y contaminar su cuerpo, el cual quedará permanentemente como parte del lado oscuro. "Alegres son los justos que no se han contaminado y en quienes ninguna contaminación permanece".36 El Zóhar declara que la flota de la Estrella de la Muerte se encuentra dentro de la Vía Láctea. Efectivamente, esta es una dramática revelación. Para la mayoría de los observadores de los cielos, la galaxia es un continente celestial aún no explorado, lleno de belleza exótica y de entidades serenas de dimensiones estelares. No obstante ofrecer una de las vistas más excitantes y paradisíacas para el astrónomo, debajo de esa tela de espacio está tejido el Némesis de la humanidad. El Zóhar aclara muy bien cómo nuestra existencia y nuestro carácter, es determinado por la profunda conexión e interrelación entre el hombre y el cosmos. "Ven a ver: en medio de la galaxia existe el Amo Celestial de la Oscuridad conocido como la Vía Láctea. Todas las entidades celestiales —un conjunto infinito y variado de ellas—, giran alrededor de él y están encargadas de observar los actos secretos de los seres humanos. De la misma manera, una cantidad enorme de emisarios emana del primordial Amo de la Oscuridad, el mismo Amo de la Oscuridad que sedujo a Adán. La flota de la Estrella de la Muerte sale para espiar los actos secretos de la humanidad".37 20
  • 21. Desde una perspectiva cósmica, la mayoría de las preocupaciones humanas aparentan estar firmemente ligadas en exquisitas relaciones con los cielos. Como algunos científicos nos hacen creer, las extensiones masivas están profundamente arraigadas en el cosmos. No es importante saber si estas calamidades cósmicas devastadoras ocurrieron precisamente de la manera propuesta por los científicos. La pregunta es ¿por qué? La mayoría de los científicos favorecen causas extraterrestres por las extinciones masivas, a pesar de la evidencia de cualquier evento que perturbaría periódicamente la vida sobre la tierra o el espacio. El punto de vista cabalístico del mundo, denuncia a la Vía Láctea como el villano. "La flota espacial del Amo de la Oscuridad no tiene número, la pendiente sobre la acción del hombre", declara el Zóhar. La superpoblada galaxia de la Vía Láctea es una isla flotante compuesta por más de cien mil millones de estrellas y, aunque muy bella desde lejos, es una fuerza aterradora de potencial desastre. La flota de la Estrella de la Muerte está, obviamente, capacitada para desencadenar la destrucción desde o sobre su galaxia. De ser esto cierto, ¿quién es el Amo de la Oscuridad que controla a la flota de la Estrella de la Muerte? ¿Quién dirige a la flota para instituir un reino de terror entre los habitantes de la galaxia? ¿Quién es este ser tan poderoso que gobierna sobre los seres celestiales y terrestres? "El Rabí Hiyá habló sobre el verso: "Tú me has colocado a mí atrás y adelante y, has puesto tu mano sobre mí.38 El dijo: "¡Qué grato es sostenerse sobre los hijos del hombre para glorificar al Eterno!". Porque cuando creó al mundo y miró sobre el hombre y designó hacerlo gobernante sobre todas las cosas terrenales, él era de forma ambigua justo y oscuro y se asemejaba a las cosas, tanto celestiales como terrenales. El Eterno lo envió a él en esplendor para que cuando las criaturas menores contemplaran la gloria de su estado, se inclinaran hacia Él, en temor como está dicho: "Y el temor de Tí y la aprensión de Tí estará sobre toda bestia de la tierra y sobre toda ave de la tierra".39 Continuó el Rabí Hiyá: "El Eterno lo trajo al Jardín que El mismo había plantado para que cuidara y tuviera regocijo y felicidad incesante. Entonces, el Eterno le dio el mandamiento concerniente al árbol.40 ¡Y sucedió que el hombre fracasó en su obediencia! De haber sido obediente, Adán hubiera residido en el Jardín para siempre, gozando de vida eterna y regocijo perpetuo en la gloria del Jardín".41 De no haber pecado Adán, el Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte nunca hubieran podido alzar sus horripilantes cabezas. La galaxia y la tierra hubieran sido lugares primorosos. El cosmos es todo lo que es, lo que fue, o lo que será. La caída de Adán cambió todo. Su desvío del camino de la virtud dejó al cosmos entero en un estado de malestar y disminución. El reino espiritual celeste, junto con el universo terrestre físico, sufrió esta misma degradación. La cara de las galaxias, la semejanza de la tierra y del universo más allá, todos cambiaron de una escena de serenidad a una de caos y catástrofe. El universo se volvió todo, menos un Jardín del Edén. Los científicos tienen suficiente evidencia de que el universo es materialmente asimétrico. De acuerdo con la tradición, la parte carnosa del talón de Adán era más brillante que el mismo sol. El Rabí Eleazar dijo: "Después de que Adán pecó, su belleza fue disminuida y su altura se redujo a cien codos. Sin embargo, antes de la caída, la altura de Adán alcanzaba al primer firmamento".42 ¿Ha habido extinciones masivas en el pasado? De acuerdo al Zóhar', los dinosaurios, y otra vida primitiva, no se extinguieron. Aún existen ahora como habían existido anteriormente. Si este es el caso, ¿dónde se encuentran estas especies de plantas y animales anteriores que, aparentemente, habitaban nuestro planeta, y dónde está el agente que inicia la aparente regularidad crónica de bombardeos celestes? 21
  • 22. El Zóhar implica fuertemente al hombre como el mecanismo existente detrás de toda la actividad cósmica. La flota de la Estrella de la Muerte de la Vía Galáctica desencadena muerte y destrucción cuando la actividad humana abraza un comportamiento negativo. La energía inteligente del comportamiento humano negativo consiste, principalmente, en la sumisión al "deseo de recibir para uno mismo", como igualmente lo fue el pecado de Adán.43 La difusión de energía cósmica negativa en el cosmos alimenta a la flota de la Estrella de la Muerte en su función de volver materialmente manifiesta la energía inteligente de la negatividad cósmica humana. La vida en las galaxias ha sido y continuará siendo controlada por eventos astronómicos, pero sólo a la extensión y límite de la energía inteligente de la actividad humana. Sin embargo, a pesar de toda la evidencia de destrucción, el universo —después de la caída de Adán— ha experimentado de vez en vez la serenidad del Jardín del Edén. Está escrito: "El Rey Salomón construyó un palenquín (Apiryon) de los árboles de Líbano".44 Apiryon simboliza el palacio de abajo que es formado a semejanza del palacio de arriba. A esto, el Eterno llamó Jardín del Edén.45 El Zóhar declara que durante el período del templo,46 el universo regresó a su posición cósmica anterior. La tierra misma experimentó una época de paz y un grado de tranquilidad solamente superada por lo que Adán conoció en el Jardín del Edén. La humanidad fue impresa con Maim Nukvin, la antimateria del Edén. Podemos, por lo tanto, asegurar que el cosmos, mientras sufría aparente cambio por y dentro de sí mismo, mantiene al universo original paralelamente. La alteración del cosmos, como nosotros los mortales la percibimos, ocurre solamente en un nivel físico y material. Intrínsecamente, no ocurren cambios en el nivel metafísico. La substitución toma lugar exclusivamente en el reino corpóreo. El universo toma el mismo camino que Adán. Cuando el marco de referencia corpóreo de Adán se redujo en tamaño, también sucedió lo mismo con todas las demás especies de vida vegetal y animal. ¡El universo físico, con todas sus infinitas galaxias, sufrió la misma clase de contracción, el dinosaurio encogió y se redujo al tamaño de una lagartija y el terodáctilo se convirtió en ave! Las plantas e insectos se convirtieron en pequeños primos de sus hermanos mucho más grandes. Sin embargo, el verdadero universo —lo que es el universo metafísico— no experimentó forma alguna de extinción o mutación. Materialmente, el cosmos es asimétrico; internamente, es simétrico en todas las formas. El universo metafísico es el retrato de absoluta perfección: predecible, altamente ordenado —es el Jardín del Edén, que pronto retornará a su esplendor original impecable—. La Era de Acuario ha atraído el cambio de posición de un universo expansivo, tanto espiritual como cósmicamente. Paradójicamente, la nueva era es, también, responsable del éxito de la alta tecnología en la búsqueda del hombre por las reducciones infinitas de los procesos materiales, tal como las fibras ópticas y la partición de los átomos. Al mismo tiempo, donde sea que pongamos la mira, desde lejanas galaxias hasta los lugares más ocultos del átomo, descubrimos uniformidad y una estructura organizada muy elaborada. Debería desprenderse, entonces, que nuestro universo se adapta a la belleza y elegancia de la armonía atómica. Sin embargo, por donde volteamos vemos evidencias de un universo regular y caótico —cósmicamente manifiestas por el bombardeo celestial—, y en este nivel terrestre, por la inhumanidad del hombre hacía su prójimo. ¿Cómo pueden ser armonizadas estas dos aparentes fuerzas opuestas, orden y caos? El cosmos, en conexión con la Era Celestial de Acuario revela la maravilla de la belleza y orden intrínsecos en la naturaleza. El hombre espiritual, frecuentemente, experimenta la conexión cósmica con la realidad toda envolvente unificada. Los individuos materialistas, egocéntricos y egoístas son los verdaderos culpables. Se rehúsan a soltar la ilusión que da preferencia a la desunión cósmica. Maim Nukvin (compasión) no se encuentra dentro de su léxico espiritual. Y así continúan, sin percatarse que es su actividad negativa la que alimenta la maquinaria del Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte. ¡Nosotros los humanos somos los responsables del universo caótico, tal como pudiera culparse a Adán por la transformación de los dinosaurios en lagartijas! ¿Cómo puede ser que el universo físico permanezca espacialmente simétrico? De no ser así, las órbitas de los 22
  • 23. planetas alrededor del sol continuarían cambiando mientras el sistema solar gira alrededor de la Vía Láctea. "Los justos son el fundamento del mundo", declara el autor de Proverbios.47 La tierra y las galaxias están compuestas de materia ordinaria. Sin embargo, como se ha mencionado previamente, desde el punto de vista zohárico, es Maim Nukvin, la fuerza-energía de antimateria que mantiene la estabilidad dentro del cosmos. "El Rabí Isaac preguntó una vez al Rabí Shimón que le explicara cómo es que algunos dicen que el mundo está cimentado sobre los siete pilares y otros dicen que sobre un pilar, el Tzadik, el justo. El Rabí Shimón contestó: "Es todo lo mismo. Existen siete, pero entre estos se encuentra uno llamado el Tzadik sobre el cual se apoyan los demás. Por lo tanto, está escrito: El justo (Tzadik) es el fundamento del mundo".48 A través de la historia se ha ignorado que la energía inteligente era principalmente una cualidad positiva. Los cabalistas sabían que el cosmos se originó con energía positiva y energía negativa, la primera una causa, y la última, su efecto.49 Esta unión de opuestos era el efecto de Cosmos Uno. Sin embargo, cuando cobró existencia el Cosmos Dos, queriendo decir que el principio mediador —o sea la columna central— se estableció, la humanidad ya no fue meramente un participante dentro del cosmos. Se volvió determinador. Se hizo necesario, entonces, que el universo mantuviera en cada generación un equipo permanente de Tzadikim (justos) para evitar la aniquilación del cosmos por parte del Amo de la Oscuridad. Éstos justos mantienen una reserva suficiente de Maim Nukvin para asegurar un universo espacialmente simétrico. Lo demás le fue encargado al hombre, ya sea para completar el propósito de la creación y así vaporizar a la flota de la Estrella de la Muerte, o sucumbir a la energía inteligente del "deseo de recibir para sí mismo" y permitir así el gobierno del imperio del Amo de la Oscuridad sobre todo el cosmos. La dificultad en imponerse a la flota de la Estrella de la Muerte era obvia. El problema que parecía excluir a las demás letras en el escenario de la creación permaneció. La humanidad requería de un apoyo cósmico especial que proporcionara a los habitantes de la tierra una posibilidad para poder luchar. La Yud cósmica creía poseer la energía inteligente específica, capaz de llevar a cabo una batalla exitosa con el imperio del Amo de la Oscuridad. El Tetragramatón50 —nombre codificado de cuatro letras del Eterno— era su arma secreta. Por medio de este canal cósmico, Moisés mató al egipcio.51 El Tetragramatón contenía el estado de energía más alto y menos diluido imaginable. El Rabí Shimón continuó: "Tenemos la tradición de que cuando el Eterno creó al mundo, El grabó en medio de las luces más gloriosas, misteriosas e inefables, las letras Yud, He, Vav y He. Son, en sí mismas, la síntesis de todos los mundos de arriba y de abajo. El de arriba fue completado por la influencia cósmica de la energía inteligente de la letra Yud, representando el punto primordial celeste que emanó del perfectamente oculto e inconocible misterio infinito, el En Sof. Del infinito impercebible emanó un delgado hilo de luz que también era oculto e invisible, pero que, a su vez, contenía otras luces. La luz que surge de esta delgada luz es fuerte y atemorizante.52 El Zóhar añade un fuerte sabor festivo a los aspectos cuánticos de la naturaleza de energía con la aseveración de que todo está hecho de todo lo demás. Sin embargo, permaneció una muestra de diferentes grados dentro de la estructura cósmica. Es dentro de la unidad toda envolvente de la Yud que los constituyentes de energía y materia se vuelven la fuerza unificada final. Como tal, la Yud pretendía que su dimensión de luz combinada con su energía inteligente de la Gran Unificación en el proceso creativo del mundo, aseguraba la corrección final del mundo. La respuesta a la petición de la Yud fue rápida en hacer su aparición. La energía emitida por la petición, tal como se ha mencionado anteriormente, estableció la energía inteligente de la Maim Nukvin. Aquí estaba la oportunidad que el Amo de la Oscuridad había estado esperando, pero que nunca pensó que se volviera realidad, o sea, la posibilidad de hacer contacto con la energía inteligente de la Yud. 23
  • 24. La orden del Eterno fue fuerte y clara: "¡Dai Lo! ¡Detente allí mismo donde estás!".53 Al extenderse más allá de la protección del escudo cósmico, la Yud suministraba a la Estrella de la Muerte la ventaja necesaria para gobernar sobre el espacio galáctico, el mundo del bien y del mal, el universo de la corrupción. El mero contacto con la Estrella de la Muerte detendría a la Yud cósmica de volver a su lugar en el Tetragra-matón. El mundo de la acción, el universo cósmico de la tierra, es gobernado por el cambio —de la corrección antes del pecado de Adán, hacia la corrupción y otra vez de regreso a la enmendación—. Por esta razón, el Tetragramatón es pronunciado "Adonai"54 y no es su pronunciación original. Por lo tanto, a la letra Yud se le ordenó permanecer en su lugar. De ser utilizada en la creación del mundo, se pondría en la posición de volverse corrupta. Esto tendría el efecto de arrancar la Yud del Nombre Sagrado. En el Nombre Sagrado no existe corrupción alguna. Este proceso cósmico se revela en las palabras del profeta: "Porque Yo, el Eterno, no cambio".55 La Yud cósmica no se atreve a descender para apoyar al mundo de la acción, porque podría ser atrapada y corrompida por el Amo de la Oscuridad. Cuando el universo sea elevado a la conexión espacial de Zeir Anpin a través de la actividad humana positiva, haciendo así su corrección, entonces el Tetragramatón será pronunciado, tal y como está escrito. Este fenómena cósmico sólo llegará a ser reconocido al completarse el proceso de Tikún (corrección).56 Los cambios, los juegos dinámicos de los cosmos, los no usuales supernovas y la transformación de dinosaurios en largatijas, son fenómenos que existen en la no real dimensión cósmica del mundo de la acción, un universo en el cual la tierra y el hombre son partes muy integrales. Los defectos, los bombardeos celestiales y la corrupción, son aspectos de la existencia normal de este mundo, mientras el hombre mismo esté fragmentado. Los avances tecnológicos nos ayudan en descubrir muchas facetas cósmicas "nuevas". Sin embargo, el descubrimiento de cada nuevo fenómeno se relaciona con el cambio del cosmos. A lo no real, más que a la realidad toda envolvente unificada. Este no era un lugar para la Yud cósmica. Por lo tanto, el Eterno le dijo: "Tú estás grabada dentro de Mí, marcada dentro de Mí, y mi deseo y energía inteligente está en tí. Como consecuencia, no eres el canal cósmico adecuado para la creación".57 24
  • 25. CAPITULO 17 –Las Letras Tet y Het LA FAZ DE LA TIERRA, LA FAZ DE NUESTRO SISTEMA PLANETARIO entero, la vista de nuestra galaxia y del más allá de nuestro universo infinito, sufrirían por igual los numerosos cambios que la actividad humana les asignaría. Todos eran aspectos de la incertidumbre física que pertenecía al reino de las ilusiones cambiantes. Con los planetas en sus órbitas permanentes, con la precisión cronológica de la rotación de los satélites y la llegada — ininterrumpiblemente en orden— de las estaciones, el hombre poseía poca razón para creer que él tenía alguna influencia en el escenario cósmico de conflictivas galaxias, bombardeos celestiales y ataques de cometas. Para la mayoría de la existencia humana, el Eterno creó la protección necesaria contra casi toda causa cósmica temerosa. Los rayos del cosmos están bien contenidos por un escudo magnético. La radiación destructiva es restringida por la ionosfera. La tierra parece estar asegurada con la medida exacta de calor y con la atmósfera adecuada para los procesos vitales. A pesar de los juegos verdaderamente peligrosos que el hombre ha estado practicando al partir átomos y genes, la verdadera amenaza de la raza humana es la flota de la Estrella de la Muerte que continúa, con afán, su búsqueda del dominio del universo. Puesto en contra del Amo de la Oscuridad, al hombre no le ha ido muy bien que digamos. Reina suprema la inhumanidad. Con esta perspectiva de un futuro cosmos, la Tet cósmica se acercó al Eterno para someter su petición como el canal celestial viable para coronar la creación del mundo. La Yud cósmica, debido a toda su fuerza de inteligencia- energía positiva, iba a ser requerida en el tiempo de Guemar Hatikún, el período de corrección final. Su posición dentro del Tetragramatón no podía ser, bajo ninguna circunstancia, puesta en peligro. 25
  • 26. "Oh, Soberano del Universo, que Os complazca en crear el mundo conmigo, porque a través de mí eres llamado Tov (bueno) y Yashar (justo). La letra inicial de la palabra Tov comienza con la letra Tet, lo cual es indicativo de mi inteligencia-energía interna que es buena, apropiada y positiva".58 La inteligencia-energía particular de la letra Tet era, precisamente, la curación necesaria para aliviar todo peligro y ataque originado de la Estrella de la Muerte. En ambiente tan óptimo, la humanidad muy bien podría lograr su objetivo: la eliminación de la energía negativa. Abastecido y alimentado con los flujos suficientes de energía positiva, el hombre podría estar preparado para comenzar su gran batalla para restaurar la armonía en el cosmos. Un regreso al orden cósmico del Jardín del Edén, en los días anteriores a la caída de Adán, parecía inminente con la Tet cósmica como arquitecta de la nueva era. "Y el Eterno vio la Luz que era buena".59 Todo sueño que contiene el término Tov presagia la paz arriba y abajo, siempre y cuando las letras estén en su orden adecuado. Estas letras —Tet, Vav y Bet— fueron combinadas posteriormente para significar el Justo (Tzadik) del mundo. Como está escrito,60 "Díle al Justo que él es bueno, porque la Luz radiante de arriba está allí contenida". En los capítulos anteriores hemos investigado acerca del rango de las enseñanzas cabalísticas, y hemos descubierto algunas ideas nuevas radicales sobre la creación, influencias astrales, el espacio y el tiempo, orden y caos, un universo con sentido y una comprensión del hombre y su medio ambiente cósmico. Seguramente, mucho de lo que se ha presentado dará lugar al escepticismo y obtendrá su buena porción de crítica. No sería prudente negar que muchos de los lectores de este libro rechazarán abiertamente algunas de las ideas presentadas por los cabalistas. Sin embargo, esto es de esperarse como cualquier acercamiento nuevo hacia la comprensión de la creación y el universo, y el propuesto papel del hombre y su relación con él. Sin embargo, la perspectiva cabalística del universo ilustra la clase de ideas que no pueden ser ignoradas, especialmente a la luz de algunos de los avances recientes de la física cuántica y su principio de incertidumbre inherente. La teoría cuántica permite la posibilidad de que —sin aparentes causas— ocurran ciertos eventos en el mundo subatómico. Ciertas partículas parecen surgir de la nada sin ninguna causa previa. La mayoría de las filosofías religiosas incorporan la doctrina cabalística del Pan de la Vergüenza.61 Para poder obtener algo, hay que dar algo, siendo ésta la fórmula básica que aprendemos desde niños. Sin embargo, la nueva física presenta un escenario que incorpora la esencia del flujo cósmico que se encuentra dentro del concepto del Pan de la Vergüenza. Al hablar sobre este escenario, el físico Alan Guth comentó: "Se ha dicho muchas veces que no existe tal cosa como un almuerzo gratis. No obstante, el universo es un almuerzo gratis".62 Yo personalmente considero la aparición de algún aspecto particular de la mecánica cuántica como una validación directa de la comprensión cabalística del misterio de la existencia, en cuanto a que la teoría cuántica rompe un estancamiento que ha existido entre la religión y la ciencia durante varios siglos. Las leyes newtonianas de la física, simplemente son inválidas en el reino subatómico, lo cual comprueba, de una vez por todas, la creencia cabalística de que la religión es un mito y que, a su vez, también lo es la ciencia. Sin embargo, la posibilidad propuesta por la teoría cuántica de que el tiempo-espacio podría surgir de la nada como resultado de una conversión sin causa, parece contradecir todo aquello que nos rodea. Utilizando el dictado cabalístico de que existe sentido en todo aquello 26
  • 27. que tenga sentido, una perspectiva diferente y más realista podrá ser lograda relacionada con la mecánica cuántica, que tal vez comprobará ser más válida que aquella de los mismos científicos. Cuando alguna entidad, aparentemente, aparece donde no existió otra antes, no debes asumir que no haya una causa específica. ¡Despójate de tu ego! ¡Deja la ignorancia afuera, donde pertenece! Un acercamiento demasiado racional sólo refleja nuestra inhabilidad de asimilar conscientemente la actividad de causa-efecto cuando, de hecho, nuestra conciencia cotidiana —los cinco sentidos— están completamente incapacitados para percibir la base metafísica de la realidad.63 Desde el punto de vista cabalístico, el origen del universo, y las leyes de la naturaleza, giran todos alrededor y surgen de una causa básica: la eliminación del Pan de la Vergüenza. La Era de Acuario es, ciertamente, la era de la iluminación. La teoría cuántica confronta, tanto la religión como la ciencia, con las mismas preguntas a las cuales la Cabala se ha estado dirigiendo durante siglos: ¿Existen el bien y el mal? Si existe un creador, ¿por qué permanece más allá de nuestra percepción finita? ¿Cuáles son las causas fundamentales de nuestra existencia? ¿Podremos ser responsables de nuestros actos en un mundo donde los acontecimientos ocurren sin causa alguna? Tal como lo hace la nueva física, la Cabala se dirige hacia los temas centrales de causalidad, cuestiones de moralidad, lo correcto y lo incorrecto, el bien y el mal. No más podrán aquellos que anteriormente idolatraban en el altar de los dioses de la ciencia y la tecnología, ignorar estas preguntas y rechazarlas por carecer de sentido. Entonces, encontramos que en cuanto avanza la comprensión científica de nuestro cosmos, inadvertidamente la ciencia proporciona el marco conceptual necesario para mejorar nuestra comprensión de la Cabala y del código cósmico contenido dentro de la Biblia. Desde el arribo de los conceptos clásicos newtonianos de la física, ha existido una dicotomía entre la religión y la ciencia. Para el cabalista, nunca existió conflicto alguno entre la religión y la ciencia. La religión, en sí, es un mito. Solamente el Creador es real. La Biblia no debe ser considerada un documento religioso de doctrinas. Oculta detrás de la interpreta- ción literal de la Tora, se encuentra la respuesta al secreto del origen de la vida, cuya verdadera naturaleza es el propósito que busca descifrar la Cabala. Inherente a la verdad —tal y como es percibido por los cabalistas antiguos— existe la idea de un cosmos hermoso en armonía y simetría, donde el hombre hace el papel de determinador. El universo físico entero es el medio para la expresión del deseo del hombre. ¿Qué significa, realmente, cuando la Biblia declara que el Eterno causó que la creación cobrara existencia? ¿Cómo se afecta la creación por el papel del hombre como determinador? La palabra "creación" trae consigo una variedad de significados. La creación del universo, desde la perspectiva cabalística, se refiere a la creación de las energías inteligentes para suministrar la inteligencia-energía del libre albedrío, tal como se ejemplifica por el deseo de recibir, con la oportunidad de eliminar el Pan de la Vergüenza.64 La creación del mundo físico observable, incluyendo el espacio y el tiempo, permiten al hombre la expresión corpórea del deseo de recibir para lograr este objetivo. La retracción y restricción del Creador (Tzimtzum) fueron, por consecuencia, un prerrequisito necesario para la creación. Era Él, entonces, y permanece ahora, el verdadero compositor de toda la creación. Sin embargo, tal como ninguna negatividad (deseo de recibir) podría existir en su infinita presencia positiva, el Creador se restringió para permitir a sus creaciones —las almas del hombre— eliminar el Pan de la Vergüenza. El Eterno orquestó la actividad celestial y terrena basado en la actividad humana. De manera más sencilla, Él cambió su actividad de compositor por la de un arreglista. Por lo tanto, después de la creación, la música del universo dependería del comportamiento del hombre. 27
  • 28. El código bíblico contiene las leyes y los principios naturales para un universo ordenado. La distinción de todas estas leyes es la eliminación subsecuente del Pan de la Vergüenza. A través de sus propios esfuerzos, el hombre podrá ahora abrir las puertas de su ser, revelando un universo de belleza sin fin y en perfecta armonía. La antigua idea del propósito del hombre en el universo, en el cual su única función es servir al Eterno, fue desechada por el factor de determinación propia. En consecuencia, y armados con esta información, está claro el camino para una explicación simplificada de la diferencia entre el bien y el mal. El bien surge de aquellas actividades que toman en cuenta el propósito de la creación y su proceso de pensamiento inherente; en otras palabras, la eliminación del Pan de la Vergüenza, mientras aquello que es malo no lo hace. Sin embargo, no todas las energías inteligentes son necesariamente malignas. El deseo de recibir con el fin de compartir, aunque intrínsecamente de carácter negativo, se conforma a las leyes naturales del universo. La inclinación negativa es un factor necesario para la continuada existencia del mundo,65 porque sin el deseo de recibir nadie construiría una casa, ni se casaría, ni crearía una familia, ni tampoco se ocuparía de trabajo alguno.66 Sin embargo, está dentro de la capacidad del hombre controlar energías inteligentes negativas, cuyo antídoto es el código cósmico de la Biblia para contrarrestar su poder.67 Este control permitió al hombre el haber hecho manifiesto un universo físicamente expresado en armonía con la realidad toda envolvente unificada del Eterno. Tal vez la explicación más aceptada del sufrimiento en el mundo es el que los justos sufren castigo por cada pequeño pecado que hayan cometido. Entonces podrán gozar de su recompensa completa en el mundo venidero. La cuestión del origen y significado del "mundo venidero" planteó un número de dudas teológicas, las cuales han tratado de resolver los sabios de varias maneras. Primero, está el asunto de dónde se encuentra este mundo. Otro consternante problema es ¿por qué debemos esperar hasta después de la muerte para merecer la entrada al "mundo venidero"? Este problema se trata de muchas y diferentes maneras. Por un lado, tenemos el punto de vista de que el tema está más allá de lo que pueda entender el intelecto del hombre, el cual se apoya en el versículo que dice que "las cosas secretas pertenecen al Eterno".68 Por el otro lado, se ofrecen una serie de soluciones parciales. Desde el punto de vista cabalístico, el mundo venidero existe en el presente para aquellos que puedan conectarse con él —un lugar donde la conciencia cósmica comienza y donde las limitaciones del tiempo, espacio y movimiento no tienen dominio—. Contemplando al cosmos mientras surgía, el Eterno dijo: "Es bueno".69 Antes del pecado de Adán la inteligencia-energía negativa no existía porque allá no hubo violación de la doctrina del Pan de la Vergüenza. La actividad humana —que permanece aislada del concepto del "almuerzo gratis"—, otorga y asegura que uno es un Ben Olam Haba, un hijo del mundo venidero. Cuando el hombre se adhiere a las leyes y los principios del mundo de la realidad, no se somete al "almuerzo gratis". La persona para quien nada significa el concepto del Pan de la Vergüenza, está obteniendo un pase con destino a ningún lado en el medio de transporte suministrado por el mundo físico de la ilusión. "El Tzadik será recompensado con prosperidad material y su mérito perdurará para siempre".70 El Zóhar71 describe a los justos como aquellos individuos cuyo comportamiento trajo una conexión cósmica con la inteligencia-energía de ZeirAnpin, o la conciencia sefirótica de Yesod (fundamento). Este reino —un estado de presencia cósmica— no es diferente a las condiciones encontradas por una nave espacial que escapa de la atracción gravitacional de la tierra. Al entrar en el espacio, es gobernada por la aplicación de un nuevo juego de leyes y principios concernientes al tiempo, espacio y movimiento.72 28
  • 29. "Y llegó a suceder, después de estas cosas, que la esposa de su amo...".73 El Rabí Hiyá habló sobre el texto: "Bendigan al Eterno, ustedes sus ángeles, ustedes que son grandes en fuerza, que cumplen su palabra, escuchando la voz de su palabra".74 El Rabí Hiyá interpretó esto diciendo: ¿Cómo obligar al hombre a cuidarse del pecado y perseguir el camino recto, para que el Amo de la Oscuridad, su atacante de todos los días, no lo extravíe del camino?. Y, debido a que lo ataca perpetuamente, obliga al hombre a concentrar toda su fuerza en su contra y a colocarse en un lugar de fuerza; porque tal y como el Amo de la Oscuridad es poderoso, obliga al hombre a ser aún más poderoso. Tal era Yosef, quien fue llamado justo y guardó en pureza la señal del pacto sagrado que fue imprimido sobre él (Yosef rehusó ser sometido a la tentación de un "almuerzo gratis"). "El Rabí Eleazar dijo: La palabra "después",75 Ajar, alude aquí al Amo de la Oscuridad, siendo el nombre del otro lado. Yosef se expuso al ataque del Amo de la Oscuridad al poner demasiada atención en su apariencia personal. Esto le dio oportunidad al Amo de la Oscuridad para decir:"¡Contemplad! ¡El padre de Yosef observa el luto para él (Yosef) y él se dedica a arreglarse y a peinarse!". (Yosef no sintió compasión en ese momento por la angustia de su padre en torno a su desaparición). Por lo tanto, fue soltado el oso, por decirlo así, y éste fue echado sobre él.76 El relato bíblico de Yosef y sus hermanos ha sido, para la mayoría de los lectores de la Biblia, otra historia bella y trágica de dolor y dificultad familiar. El Zóhar percibe la narración como parte del código cósmico general revelado en la Biblia. La astronomía, la astrología, el comportamiento social y las conexiones cósmicas, son sólo algunas de las facetas reveladoras que rodean la historia de Jacob y Yosef. De todas las narraciones del Génesis, aquellas concernientes a Yosef son las más largas y detalladas. No son una colección de incidentes fragmentados y separados. El relato contiene una riqueza sin precedentes de material de fondo para el rompimiento del código cósmico. Desde esta perspectiva, proporciona la mayor oportunidad en nuestra búsqueda para la gran teoría de la unificación. La Columna Central, el pegamento cósmico para la GTU, se demuestra claramente en la narración de Yosef. El foco de atención en la narrativa del Génesis es la nobleza del carácter de Yosef y la salvación que vino a través de su compasión. El Midrash aligera el trato rudo que dispensó Yosef a sus hermanos y señala que "él se comportó como un hermano para con ellos cuando estaban bajo su poder, mientras ellos no lo habían tratado como un hermano cuando él estuvo bajo el poder de ellos".77 Su hermano, Simón, quien había lanzado a Yosef al hoyo78 , fue encadenado por Yosef, pero en cuanto los demás hermanos partieron, "le dio de comer y de tomar, y lo bañó y lo perfumó con aceites.79 Yosef estuvo presente en la muerte de su padre. En ese momento los hermanos, aparentemente, temieron que Yosef se vengara por el trato cruel que le dieron en su juventud.80 Sin embargo, él eliminó sus temores citando, una vez más, su inteligencia-energía cósmica Yesod (fundamento), y demostrando compasión. Yosef estaba en su derecho para no tomar en cuenta este atributo puesto que sus hermanos estaban completamente alienados de él. Yosef simbolizó el cénit de la gran inteligencia-energía de la unificación, Rajamim, conocida como el efecto sefirótico cósmico del "fundamento". El nombre implicaba su función dentro del cosmos. El término bíblico Rajamim, y el verbo Rajam o Rijam, frecuentemente utilizado para demostrar este comportamiento, son derivados de la misma raíz de Rejem (matriz). Algunos sabios de la Biblia han propuesto que su significado original fue "hermandad", ya que aquellos nacidos de la misma matriz, usualmente expresan una actitud de hermanos unos hacia otros. Para el Rey David, el concepto era indicativo de una relación esencial entre el Eterno, la Fuerza, y aquellos a quienes la Biblia se refiere como israelitas. Aquellas almas originarias de Él —la inteligencia-energía positiva de Abel— son conocidas como "israelitas", un término utilizado para indicar la característica fundamental de Tov, "bueno". Los "otros pueblos de la tierra" cuyas almas están arraigadas en la inteligencia 29
  • 30. negativa de Abel, son Erev Rav, "la nación de las multitudes mixtas". Son comprendidos a través de la descripción de ciertas formas de conducta tal como son demostrados por individuos sin amor, misantrópicos.81 "Él, el Eterno, estando lleno de compasión, perdona la inicuidad y no destruye", declara el Rey David.82 "Aprende a hacer el bien, buscar la justicia, aliviar a los oprimidos, juzgar a los huérfanos, y pedir por las viudas", implora el profeta Isaías.83 Estos versículos fueron entendidos como la suma y explicación de la gran inteligencia-energía de unificación del Eterno, el atributo de compasión. Su intento fue establecer la norma para la conducta humana. "Tal como el Eterno es mencionado como un Ser compasivo y misericordioso, tú también debes ser compasivo y misericordioso, dando regalos libremente.84 Por lo tanto, guardarás los mandamientos del Eterno, para caminar por sus caminos y temerle".85 El Talmud expandió y profundizó el concepto bíblico al reconocer a la fuerza-energía de compasión como la característica vital del israelita en oposición al Erev Rav.86 Maimónides declaró que las personas arrogantes, crueles e incapaces de amar, eran sospechosas de no ser israelitas. En conexión con esto, debe prestarse especial atención al nuevo significado fundado en la idea de ser o no judío, del Rabí Isaac Luria y su sistema luriánico de la Cabala. El restablecimiento de un concepto antiguo representa, actualmente, uno de los elementos constituyentes más importantes de la Cabala. En todas las numerosas referencias sobre esta asunto en el Talmud y los Midrashim, no existe alguno tan impactante y revelador como la interpretación luriáñica de tan delicado tema. Después del Éxodo de España, el pensamiento judío en general —y la Cabala en particular— sufrió una transformación completa, una catástrofe de tal magnitud y proporción que arrancó de raíz la época dorada del pueblo judío y afectó cada una de las esferas del pensamiento y comprensión judaicos. Fue en la gran sacudida de ese período crucial, que la Cabala estableció su pretensión del dominio espiritual dentro del judaismo. Los escritos de los antiguos cabalistas españoles, fechados desde los días talmúdicos y postalmúdicos, eran esencialmente el privilegio de un grupo pequeño de místicos. Los cabalistas de aquel tiempo eran un pequeño grupo de esotéricos que no tenían la intención de diseminar la Cabala. Después de la catástrofe de la expulsión española, surgieron sentimientos profundos en cuanto al significado religioso y al contenido más profundo de su expulsión. Esta expresión fue lograda en los cambios de largo alcance en cuanto a la perspectiva sobre la vida en general y sus alrededores en particular. Números considerables de judíos españoles —incluyendo al rabino principal, Abraham Seneor y a la mayoría de los miembros de las familias acomodadas— prefirieron el bautismo al exilio. En el amanecer de este movimiento espiritual y material, muchos judíos exiliados se establecieron en la ciudad antigua de Safed. Un grupo de místicos judíos prepararon el escenario en nuevos conceptos religiosos, lo cual había proclamado la Cabala de Safed. Formaron nuevas actitudes y costumbres mientras que su época dorada era arrancada. Comenzaron a buscar una mayor comprensión de sus sufrimientos en uno de los relatos más oscuros de los anales de la historia judía. Durante este período, el pueblo judío fue separado de otros pueblos, como resultado de su aceptación del monoteísmo. El reconocimiento de un solo Creador es la característica distintiva del pueblo judío, porque habían dejado completamente la idolatría, práctica que caracterizaba a los no judíos. Tanto el Zóhar87 como el Talmud describen esta división en 30
  • 31. términos de judío y okum, siendo este último un término abreviado de oved kohavim u mazalot (idólatra de las estrellas y los planetas). La concepción bíblica y la actitud hacia el no judío, por el judío, son asombrosamente diferentes ahora, que como lo fue expresado durante el período talmúdico. El Israel bíblico conocía dos clases de guerim (extraños): inmigrantes residentes —usualmente prosélitos— y extranjeros que consideraban su residencia allí más o menos de índole temporal89 . Los segun- dos eran conocidos como zarim o nojrim, términos que se aplicaron, por lo general, a cualquiera que estuviera fuera del marco de la nación judía. "Y el Eterno le dijo a Moisés y a Aarón: Esta es la ordenanza del Pesa) (cordero): de allí no comerá ningún nejor (extraño)".90 Esta prohibición bíblica excluyó al extraño de parti- cipar en la observancia del cordero de Pesáj. Sin embargo, los términos nejor y guerim también fueron aplicados al judío. La palabra guer, por ejemplo, a finales del Segundo Templo, se volvió virtualmente sinónimo de prosélito, el no judío convertido que era admitido en la hermandad religiosa de Israel. Como se ha dicho, la palabra guer es tomada en la Biblia para referirse al prosélito. El guer toshav,91 el "extranjero residente", se consideraba como perteneciente a un carácter diferente y particular. Era un no judío que aceptaba algunos pero no todos los mandamientos de la Tora. Como resultado de esto, le era permitido residir en la tierra cargada de energía de Israel, y gozaba de muchos de los privilegios que disfrutaban los israelitas. Este no es un libro sobre halajá, las decisiones aceptadas en la ley Rabínica o aquellas partes del Talmud concernientes con asuntos legales. Particularmente, no hago el intento de discutir leyes religiosas o asuntos sobre quién es, o quién no es un judío. Tampoco es un libro sobre religión. Más bien, trata sobre el impacto de la penetrante perspectiva mundial cabalística de la Fuerza del Eterno, mientras que se encamina hacia la expresión física. Este es un libro sobre el poder, el poder majestuoso del Eterno. Primordialmente, esta obra fue estructurada para el lector general, sin previo conocimiento de religión. El tema central del libro se refiere a lo que yo llamo las Fuerzas del Eterno y de la flota de la Estrella de la Muerte del Amo de la Obscuridad. Pudiera parecer extraño, pero —en mi opinión— lo que anteriormente eran cuestiones ligadas con dogmas religiosos, ahora pueden ser comprendidas seriamente desde una perspectiva científica universal. Ocasionalmente se vuelve necesario explicar algo de halajá en cuidadoso detalle, pero no pretendo que mis observaciones estén necesariamente completas. La exactitud de los detalles no es importante. Lo que sí importa es que la perspectiva cabalística mundial de nuestro universo, suministra la posibilidad de penetrar en el significado de nuestro cosmos y de nosotros mismos. El impacto de la religión sobre la sociedad ha sido una bendición mixta. No se puede negar que, en muchos casos de devoción altruista, se ha manifestado a través de la historia. Sin embargo, muchos fanáticos religiosos se volvieron —desde hace tiempo— institucionalizados y comenzaron a ocuparse más del poder y la política que del bien y del mal. En nuestro tiempo actual, el odio y la hostilidad religiosa se manifiestan por todo el mundo. Mientras que la mayoría de las religiones hacen énfasis en las virtudes de "amar a tu prójimo", son muchas veces el odio, la arrogancia y la guerra, lo que caracteriza la historia de las grandes instituciones religiosas. Pocos negarían que la religión ha puesto un ejemplo divisorio en la sociedad en vez de tratar de ser una fuerza positiva, conduciendo a todos los pueblos hacia la rectificación mundial. La triste historia del jracismo parecía inevitable en cuanto se institucionalizaron las organizaciones religiosas. Como resultado de ello, podemos ver ahora una tremenda 31
  • 32. insatisfacción con los establecimientos religiosos en el mundo occidental. Muchos han recurrido a uno y otro lado, en su búsqueda de la iluminación y satisfacción espirituales. La Cabala, a través del esfuerzo y los escritos del Rabí Ashlag, era más que el significado profundo de la existencia del bien y del mal que pueden ser encontrados en muchas, si no en todas, las religiones tradicionales. A través de sus esfuerzos, podemos comprender ahora la magnitud de la inecuidad cometida por aquellas naciones y religiones que amargan a las minorías y las despojan de su libertad, dignidad y antiguas costumbres. Históricamente, la caída de las naciones sólo fue consecuencia de la opresión de las minorías y de los individuos que, finalmente, se impusieron y destruyeron a sus opresores. Ahora se nos hace claro que la paz mundial no puede ser establecida si, al menos, no consideramos la libertad del individuo. Sin ella, no puede haber una paz perdurable. Hasta ahora hemos definido al individuo en términos de cómo lo nutre la sociedad. Sin embargo, aún subsiste una pregunta: ¿Dónde se halla el individuo mismo? Seguramente, un individuo es mucho más de lo que fueron sus ancestros. ¿Dónde se halla el individuo, el que hereda? ¿Dónde está la entidad separada que podemos definir como "ser"? El ser es central en toda la creación. No depende de la religión, la cultura o la política. La posición egoísta entre las personas, las tensiones internacionales agudizantes, no desaparecerán por medio de cualquier estratagema política, cultural o religiosa, cual sea ésta. El profeta Isaías en su profecía de paz dijo: "Y el lobo residirá con el cordero, y el leopardo se recostará con el cabrito".92 La razón que da para esto es: "porque la tierra estará llena del conocimiento del Eterno, como las aguas que cubren el mar".93 El profeta atribuye la paz mundial a un conocimiento completo del Eterno.94 Allí se encuentra la clave: conocimiento de la Fuerza del Eterno y del Lado Oscuro. "Toda la humanidad será unida en un solo cuerpo con una sola mente, llena con el conocimiento del Eterno",95 declara el Rabí Ashlag. Regresemos ahora a la nueva interpretación del Rabí Isaac Luria sobre la idea del israelita y las demás naciones. Moisés le dijo al Eterno: "Y si Tú tratarás así conmigo, mátame, Te lo ruego, inmediatamente, si he encontrado favor en Tus ojos, no me dejes ver mi maldad".96 Al explorar esta extraña petición de Moisés, el Arí, el Rabí Isaac Luria, plantea la pregunta de por qué este versículo parece referirse a la maldad de Moisés cuando, de hecho, fue el pueblo el que, aparentemente, estaba equivocado. Según él, el versículo debió de haber dicho "su maldad" y no "mi maldad". Las almas de Moisés se originaron en Abel. Las almas de Baalam también procedieron de Abel. Consecuentemente, ambas emanaron de la misma fuente. Pero cuando la serpiente le inyectó veneno a Eva (la inteligencia del mal), a partir de ese momento, todos los crios y descendientes subsecuentes, contenían una mezcla de bien y de mal. Moisés descendió de la inteligencia-energía de la bondad, mientras que Balaam, el malo, salió de la inteligencia-energía del mal. El Zóhar declara que los dirigentes del Erev Rav (las multitudes mixtas), eran los descendientes de Baalam, Yunus y Yumbrus. Por esta razón, Moisés se preocupó con la conversión de las multitudes mixtas, de su inclinación hacia el mal, el cual se originaba y provenía de Abel. Moisés y el Erev Rav estaban Inter. relacionados. Los Erev Rav fueron los responsables del Becerro de Oro.97 Eran ellos la manifestación de maldad de Israel que existe hasta la fecha. El Erev Rav surgió de la misma fuente que Moisés. Esto, entonces, era la implicación de los consejos del Eterno para Moisés: "Desciende porque el pueblo (y no el pueblo del Eterno) que tú has sacado de la tierra de Egipto, se ha co- rrompido".98 Consecuentemente, Moisés imploró en representación de la nación de Israel, aquel segmento de Israel —el Erev Rav— el aspecto maligno de Abel, la otra "mitad" de Moisés. "En tanto, los egipcios dirían que, malintencionadamente, Él los sacó para matarlos 32
  • 33. en las montañas y consumirlos para borrarlos de la faz de la tierra. Haz a un lado Tu venganza y demuestra compasión de esta maldad por parte del pueblo".99 Ellos eran el pueblo de Moisés. Los había incluido en la nación de Israel y había implorado a su favor con el propósito de purificar y elevar esta inteligencia-energía de maldad para que se convirtiera en hacer sólo el bien. A través de toda la Biblia leemos de una nación incesantemente insatisfecha, quejándose constantemente sin recordar lo bueno que el Eterno les había suministrado. Cuando —otra vez—, como en muchas ocasiones anteriores, "la multitud mixta que estaba entre ellos sintió lujuria, lloraron de nuevo y dijeron: ¿Quién nos dará carne para comer? Pero ahora nuestra alma se ha secado".100 Y Moisés le dijo al Eterno: "¿Por qué has afligido a tu sirviente? Yo solo no puedo soportar a todo este pueblo, porque es demasiado pesado para mí. Y si me tratas así, mátame, Te imploro, inmediatamente, si acaso encuentro favor en Tus ojos. No me permitas ver (aquella porción de maldad que está mezclada dentro de mí) mi maldad". "Con esta comprensión", continúa el Rabí Isaac Luria, "un entendimiento se obtendrá del versículo codificado y nunca —desde entonces en Israel— hubo un profeta como Moisés, a quien el Eterno conocía cara a cara",101 y su interpretación del Midrash, que dice, "dentro de Israel nunca surgirá uno como Moisés, pero entre las demás naciones del mundo sí aparecerá un profeta como Moisés".102 Tanto Balaam como Moisés emanaron de la misma fuente. Además, podemos entender el dicho de los sabios que dice: "Las bendiciones sobre la nación de Israel debieron de haber sido otorgadas por medio de Moisés". Ellas fueron presentadas por la autoridad principal de la magia negra, Balaam mismo,103 siendo su propósito el de transmutar la inteligencia-energía del mal, como se personificaba por el aspecto maligno de Israel (Balaam) y, por ende, experimentar una transformación del mal hacia el bien. Las dos letras hebreas Bet y Lamed, que formaban el nombre de Balaam, eran —por diseño— las mismas dos letras incluidas dentro del nombre de Abel. La He del nombre de Moisés estaba incluida en la letra inicial He del nombre de Abel. Por esta misma razón, indicaba la Biblia, la esencia de Moisés y su origen de la inteligencia-energía del bien, al comenzar en forma codificada, "la mujer concibió, y tuvo un hijo (Moisés), y cuando ella vio que él era un niño bueno, lo escondió durante tres meses".104 Porque Moisés provenía del aspecto bueno y positivo de Abel.105 Esta es la interpretación más reveladora concerniente al pueblo de Israel: ellos consistían del bien y del mal. Posteriormente, esta maldad intensa se incorporó dentro de la nación de Israel por Moisés. El propósito real de la acción de Moisés fue facilitar el Guemar Jatikún (la corrección final). Por esta razón, los preceptos o leyes originales de Noé106 resultaron insuficientes para lograr la corrección final. La inteligencia-energía de la maldad, implantada en Eva por la serpiente, era demasiado fuerte para ser superada por los siete canales restrictivos de las leyes de Noé. La labor era formidable. Nada menos que la revelación de la Tora y sus mandamientos sobre el Monte Sinaí, pueden asegurar un dominio del Eterno sobre la flota de la Estrella de la Muerte, el dominio del bien sobre la inteligencia- energía del mal. Este es el significado de la declaración por parte de los sabios, de que "los mandamientos fueron otorgados con el propósito de traer a los seres humanos unos hacia los otros".107 Podemos ahora comparar las palabras de Hillel, el Príncipe, dirigidas hacia el converso. Él le dijo que el eje central de la Tora es: "Amarás al prójimo como a tí mismo".108 Los restantes seiscientos doce mandamientos entre el hombre y el Eterno están, en la 33
  • 34. categoría para la preparación de este singular precepto, "amar al prójimo". El Rabí Akiba declaró: "Este es un principio importante de la Tora".109 La inteligencia-energía del bien se vuelve físicamente expresa cuando las acciones del hombre se ejecutan con el fin de compartir con los demás. La humanidad se divide, básicamente, en dos categorías: el israelita y el erev rav. No nos ocuparemos en este libro de los descendientes de Caín. Ese asunto se tratará en el segundo tomo de Las ruedas de un alma. La ensangrentada historia del conflicto religioso, incorpora estas dos cualidades de la sociedad: Todas las religiones consisten de aquellos que ven el "amor hacia el prójimo" como la base de su religión y poseen la comprensión del Erev Rav, los proveedores de la inteligencia-energía de maldad para la flota de la Estrella de la Muerte. De acuerdo con esto, cuando la religión de uno pueda ser descrita como intolerante, racista y agresiva en nombre del Eterno, entonces representará una manifestación de la fase antisocial del Amo de la Obscuridad, el Erev Rav. Cuando las organizaciones religiosas le dan albergue a la tortura, la supresión y el genocidio, la inteligencia-energía interna de la maldad se vuelve físicamente expresa dentro del cosmos. Entonces, la religión se vuelve una influencia perversa, una nube obscura y maligna sobre el horizonte de la humanidad. Desde los mecanismos internos del átomo, hasta el complejo surrealismo del comportamiento humano, la interpretación radical del Rabí Isaac Luria sobre nuestra sociedad y su acercamiento cabalístico único de algunas de las preguntas más profundas concernientes a la expresión humana, revelan las leyes fundamentales que gobiernan el comportamiento de las fuerzas cósmicas. La Cabala luriánica nos posibilita comprender algunos de los misterios más ocultos de la naturaleza. El método sistemático de Luria abre nuevas vistas de la comprensión humana que eran insospechadas solamente hace algunos siglos, al suministrarnos las herramientas de percepción necesarias para tomar el control sobre la mayor parte de nuestra existencia y, aún, de nuestro medio ambiente. Fundamental a su acercamiento, es el entendimiento de las cuestiones básicas de la existencia. El poder tremendo del razonamiento cabalístico es demostrado diariamente en los varios rezos del Sidur, el libro de oraciones hebreas: "Bendito eres, Oh Eterno, Rey del universo, quien no me ha hecho Goy (gentil)". A primera vista, la sugerencia es obvia: ser Goy es degradante y vergonzoso. Sin embargo, al examinar más de cerca este tema tan delicado, surge la evidencia que indica todo lo contrario. "Y el Eterno habló a Israel en las visiones de la noche, y dijo: "Jacob, Jacob". Y él contestó: "Aquí estoy yo". Y Él dijo: "Yo Soy el Eterno, el D-os de tu padre. No temas descender hacia Egipto; porque haré de tí un gran Goy (nación)".110 Seguidamente del pecado del Becerro de Oro de Israel, el Eterno estaba determinado en poner un fin a la entonces existente nación de Israel, y comenzar de nuevo. "Y el Eterno le dijo a Moisés: "He visto a esta gente y, ¡mirad!, es un pueblo de gente testaruda. Ahora, déjame solo para que mi enojo crezca en su contra y que pueda yo consu- mirlos: Y haré de tí un gran Goy (nación)".111 La contradicción es aparente a la luz de la connotación degradante comúnmente empleada para la palabra Goy a través de los siglos. Pocos negarían que el término, a pesar de todas sus pretensiones, se ha vuelto una fuerza negativa en nuestra sociedad. Mucha gente 34
  • 35. encuentra este término particularmente ofensivo. Sin embargo, era la intención del Eterno formar un Goy a través de Moisés. Al mismo tiempo, la bendición de la oración viene a sorprender completamente. En contraste con el relato bíblico, la oración es evidencia en contra de la implicación filosófica más profunda del versículo en Éxodo. Sin embargo, antes de que proceda a reconciliar estas dos creencias —aparentemente contradictorias— permítame explorar otra faceta de la doctrina tradicional. El asunto de la reencarnación. En mi libro Las ruedas de un alma, investigué algunos de los conceptos básicos de la reencarnación, explorando sus implicaciones para la sociedad y el cosmos. En la mayoría de los casos, las ideas establecidas de la sicología y la psiquiatría no son tan rechazadas como lo es su trascendencia para la perspectiva cabalística mundial. Al observar el universo desde otro ángulo, el cabalista ha proporcionado nuevos vislumbramientos y perspectivas para la posición centralista del hombre y su lugar en el cosmos. El tema de las almas migratorias, en cuanto se relaciona a la reencarnación, ha sido uno de los más evadidos por la mayoría de los autores. Actualmente, este tema —alguna vez considerado herejía — está metiéndose aún en la comunidad científica que, en otros tiempos, ostentaba ser completa e infaliblemente dogmática. En muchos detalles, la concepción cabalística difiere considerablemente de la mayoría, si no, de todas las opiniones y puntos de vista previamente publicados. Entonces, me encuentro motivado en hacer la modesta —aunque necesaria— labor de traer a la luz la perspectiva cabalística sobre este asunto. Con referencia a este tema, y para los propósitos de nuestra discusión del Goy, recuerdo una sección poco conocida de Las puertas de la reencarnación, del Rabí Isaac Luria, que describe los cambios dramáticos en el microcosmos de la humanidad. Si la evidencia histórica no siempre se adapta a las leyes aceptadas, debemos recordar que una ley es sólo el resultado de la experiencia y la experimentación. Las leyes deben ajustarse a los hechos, no los hechos a las leyes. "Laban112 reencarnó en Balaam y, después, en Nabal, el carmelita.113 Balaam, el malo, extraía su poder de la serpiente y fue llamado por Balak para utilizar el poder de su lengua (tal como la serpiente) para maldecir a los israelitas.114 Cuando Balaam fue asesinado, reencarnó dentro de una piedra —la inteligencia cósmica de lo inanimado— para que su lengua pudiera silenciarse. Cuando, por último, reencarnó en Nabal, el Carmelita, el proceso de Tikún comenzó, porque él (Laban) había llegado ahora a su último destino, la reencarnación en un israelita". Cuando sucedió el incidente de la mala lengua de Nabal hacia David115 y él tenía la intención de maldecir a David, Nabal recordó su previa reencarnación dentro de una piedra, que fue con el propósito de corregir la inteligencia-energía de la maldad y, entonces, se arrepintió".116 El proceso de la reencarnación no es tan sencillo como pudiera suponerse. Para poder comprender claramente lo que sucede cuando encarna un alma humana, es necesario revisar algunas de las conclusiones que el Rabí Isaac Luria presenta sobre el tema. La encarnación final, que era la tercera encarnación de Laban, estuvo ahora bajo el marco de referencia de Israel. Se volvió, entonces, el alma encarnada de Nabal, el Carmelita".117 Y ahora —por primera vez— el Rabí Luria pone todo en evidencia: Un no israelita puede reencarnar dentro del marco de referencia de la ley mosaica. Y —viceversa— un israelita podrá encarnar dentro del marco de referencia de las leyes de Noé. Ninguno de los dos marcos asegura el proceso de Tikún. Un alma dentro del marco de la ley mosaica encuentra el proceso de Tikún más exigente y, por lo tanto, más difícil. De allí, los seiscientos trece preceptos, y no siete". Se concluye, entonces, que para el Rabí Isaac Luria el proceso de Tikún no es más que la responsabilidad de eliminar el aspecto de Erev Rav del cosmos, ya sea uno judío o no. Poseyendo la inteligencia-energía interna de cualquiera de los marcos de referencia, se determina la extensión del proceso de Tikún. 35
  • 36. Regresemos ahora donde comenzamos. Dentro del cosmos existe la dualidad de dos energías inteligentes básicas que se originaron en Abel: el bien y el mal, el Erev Rav y los demás pueblos de nuestro universo, que son dos naciones del mundo no determinadas por una religión en particular. En todas las naciones, religiones e instituciones, estas dos energías inteligentes se patentizan. Por lo tanto, el termino Goy, nación, representa cualquiera de estas dos características. Cuando, finalmente, el bien y el mal sean separados, el Mesías vendrá. El Rabí Isaac Luria tuvo como su objetivo principal, y en su forma original, la preparación del alma del hombre para ese renacimiento, la escenificación de "amar al prójimo". Colocó a la regeneración del ser interno por encima de las organizaciones religiosas, naciones o entidades políticas. La mejoría moral traería consigo, en su opinión, la liberación de todos los pueblos del exilio, como está dicho en el versículo: "El Eterno será Rey sobre toda la tierra; y en ese día el Eterno será uno y su nombre, uno. Y los hombres residirán allí y no habrá más destrucción".118 Su doctrina de almas migratorias le impuso la labor de Tikún sobre todos los pueblos. Nunca antes había sido tan reveladora y de tan largo alcance esta doctrina, ni había llegado a tales extremos. Sea uno judío o no, existen aquellos cuyas almas se originan con la inteligencia-energía de la maldad de Abel. El único efecto que la religión tuvo sobre estos individuos fue restringir la extensión y severidad de la maldad inherente en sus almas. Si venían del Erev Rav cósmico, su maldad estaba sin límites. Si la conciencia de Erev Rav encarnaba en un judío, la maldad potencial y su efecto sobre el cosmos podrían ser desastrosos. La conciencia religiosa del judío está intensificada debido a la extensión y magnitud de su "deseo de recibir". En el Monte Sinaí, el concepto de Guilgul Neshamot (reencarnación de las almas) se involucró muy de cerca con la concepción del papel del judío en el universo. En el momento de la Revelación, la nación entera de Israel sufrió una completa transforma- ción. En Adán estaban contenidas todas las almas de la humanidad.119 Su alma se difundió entre el género entero en innumerables codificaciones y apariencias individuales. Todas las transmigraciones de las almas son, en el último análisis, sólo migraciones de un alma de Adán. El código genético variado de la humanidad, dependía de la inteligencia-energía de su aspecto único y particular del "deseo de recibir". Como en el Mundo Sin Fin, las almas eran infinitas en cuanto se limitaba el grado del "deseo de recibir".120 En el Monte Sinaí, a los judíos les fue implantado en sus almas el más alto grado de intensidad del "deseo de recibir". Esto fue para posibilitar al Eterno la inyección del cosmos con su luz y beneficencia infinitas. El grado y magnitud de la manifestación del poder del Eterno, dependía de la capacidad de la vasija, el deseo de recibir este poder. Para evitar catastróficos cortocircuitos, fue necesario la revelación de la ley mosaica que incluía los seiscientos trece preceptos para asegurar que la humanidad lograría y demostraría la restricción, la inteligencia-energía cósmica de la Tercera Columna. Sin la restricción, su cualidad única del deseo de recibir simplemente extraería el inmenso poder del Eterno sin canalizar su inteligencia- energía benéfica dentro de un circuito. De hecho, serían ellos los responsables de la violencia y la destrucción a través del cosmos. La solución y remedio se contenían dentro de la revelación, "amarás a tu prójimo". Las leyes de Noé eran insuficientes para restringir el grado de su "deseo de recibir". Sólo el sistema bíblico de restricción era capaz de lograr la plenitud de la labor del hombre en este mundo si su alma encarnara como judío. Las almas del Erev Rav demostraron en el tiempo del Éxodo una clase de arrogancia e insensibilidad que marcó el fracaso de su misión. La gente de nuestra era que no tiene compasión ni sensibilidad, corrompe el cosmos entero con inteligencia-energía negativa, creando un universo deshecho por la violencia y la destrucción, diferente al caos experimentado por la generación del Éxodo, 36
  • 37. Antes de proceder, quisiera indicar —en unas pocas palabras— lo que estoy tratando de expresar al utilizar el insultante término Goy. Cuando utilizo el término Goy quiero implicar aquel significado que tenía antes de que se volviera de uso común para determinar un no judío. Esto quiere decir que Goy significaba el concepto de insensibilidad o falta de compasión y, en ese momento, se tornó en la maldición de nuestro universo. En conexión con esto, debe prestarse atención a todo el significado inyectado en la idea por dos situaciones radicales mencionadas en la Biblia. Este resurgimiento de un concepto antiguo, realmente representa uno de los elementos constituyentes más importantes de la Cabala luriánica. En todas las referencias numerosas que se hacen al Goy en la Biblia, Talmud y Midrásh, no hay pista alguna de que el término Goy se refiera, específicamente, al no judío. "Y la congregación alzó su voz e imploró, y el pueblo lloró aquella noche. Y todos los hijos de Israel hablaron en contra de Moisés y Aarón. Y la congregación entera les dijo: "¿Le gustaría al Eterno que muriéramos en la tierra de Egipto, o prefiriría el Eterno que muriéramos en el desierto? ¿No fuera mejor que regresáramos a Egipto?". Y el Eterno dijo: "Yo los aniquilaré con la pestilencia y los desheredaré, y haré de tí, Moisés, un gran Goy (nación), aún más grande que ellos".121 Obviamente, estamos tratando aquí una característica específica individual de este pueblo. No es de sorprenderse que el Eterno haya aguantado suficientemente su arrogancia. A este pueblo se le dio la libertad, los milagros de las diez plagas, la apertura del Mar Rojo, el milagro del Maná, y todo lo que ellos pudieran pensar como realizable ¿Qué has hecho Tú, D-os, por nosotros, últimamente?". La ingratitud de la clase más baja, empujó al Eterno a declarar un final para este pueblo de arrogancia e insensibilidad. Moisés sería la gloria que coronara un gran Goy (nación). Este hecho era señal de que, con toda la inteligencia-energía de Abel, el Erev Rav, los israelitas eran incapaces de realizar su Tikún en sus cuerpos existentes. Este aspecto de Israel continuó siendo una característica esencial del judío. Sin otra opción, el Eterno decretó: "Tus cadáveres caerán en este desierto y todos los que fueron contados por Tí, de acuerdo a su número total, desde los veinte años en adelante que hayan hablado en mi contra. Indudablemente, Tú no entrarás en la tierra, aquella en que Yo juré que residirían".122 "La generación de Dor Deáh —la generación de la inteligencia— surgirá de nuevo en las almas reencarnadas durante la Era de Acuario", declara el Arí.123 Extinguir esta mancha de arrogancia e insensibilidad y lograr la doctrina de Hillel el Príncipe ("amarás a tu prójimo"), es el significado de Tikún. Todo aquello que se hace por medio de un individuo o la comunidad en el plano terrestre, se refleja en la región cósmica superior. El impulso que tiene su origen en buenas obras o la inteligencia- energía de Moisés, el aspecto bueno de Abel, guía e inyecta al cosmos entero con un flujo de bendición que emana de la Fuente, el Maim Dujrin del Eterno. Por lo tanto, el Eterno, en un esfuerzo por llegar a la restauración del Todo original para eliminar los mundos inferiores de la maldad, envía a Moisés, el aspecto de la bondad, para ser el Goy Gadol, la gran nación fuerza, para permitir que la semilla cósmica satisfaga su función. Cualquiera que haya sido la religión o la reencarnación de estas almas del Erev Rav, hacia ellas se dirigía la atención de la Tet cósmica. Ella reconoció las inteligencias-energías positivas y negativas que, finalmente, estaban destinadas a tornarse expresiones físicas. Esta manifestación era lo que la Tet tenía en mente. La energía positiva del Goy Gadol, como fue representada por las palabras del Eterno hacia Moisés, ciertamente prevalecería si la Tet cósmica fuera elegida como el canal para la creación. Ella se consideraba el vehículo adecuado para asistir a aquellas almas, encarnadas con la energía negativa de la maldad del Goy> representadas por el Erev Rav, que caen a un plano espiritual inferior. Porque ella, la Tet, es la primera letra y la inteligencia-energía inicial de la palabra hebrea que significa "bueno", Tov. 37
  • 38. Un pilar básico de la doctrina cabalística es que el Eterno es Uno, cuando —visto en su totalidad— significa que la vida y todas sus emanaciones son, básicamente, buenas. Viendo cómo surgió el cosmos del vacío y de la oscuridad, el Eterno dijo: "Es bueno".124 En una perspectiva monoteísta del mundo, un problema que persiste es reconciliar la existencia de la maldad en sus diversas formas. La angustia y el dolor en la vida cotidiana humana y las catástrofes naturales son sólo algunas de las expresiones físicas del mal. Estos hechos deben encajar en el diseño de la creación tal como es percibida en el curso de la historia humana. El problema de la existencia del mal es tratado por el cabalista. El no tomar en cuenta deliberadamente el concepto del "Pan de la Vergüenza",125 es visto por el cabalista como el origen y raíz de la maldad y la corrupción. Como consecuencia, la maldad no se originó dentro del marco de referencia del Eterno, sino que más bien fue el resultado directo del ser creado. El rechazo de la Luz por el alma creada, trajo consigo un vacío que propició el establecimiento de la oscuridad y la maldad. "El Eterno vio la luz y ésta era buena". Esta frase, en algunas maneras, equipara la percepción común de la inteligencia-energía de la luz solar que se caracteriza —por lo general — como un acto de dar y compartir. El marco de referencia del Eterno está en la compasión y el compartimiento. Esto se contrapone a la inteligencia-energía de la maldad, que es dirigida por el aspecto del "deseo de recibir para uno mismo". El valor numérico de la Tet cósmica contribuyó a su petición para ser el canal cósmico para la creación. La guematría, o numerología, es uno de los métodos cabalísticos para la interpretación de la Tora y la revelación de su código cósmico. Consiste en explicar una palabra o un grupo de palabras de acuerdo con el valor numérico de sus letras. Moisés Cordovero explicó el uso de la guematría en la Cabala, en su obra básica sobre el Zóhar, Or Yakar. La guematría es también empleada extensamente a través de la Cabala luriánica. Las obras del cabalista del siglo trece, Abraham Abulafia, están basadas en el uso extensivo de la guematría. Él recomendaba el sistema del desarrollo del poder de la asociación en la guematría para descubrir nuevas verdades sobre nuestro universo. Muchos comentarios cabalísticos sobre los libros de la Biblia se basan, en su mayor parte, en este sistema, incluyendo algunos que hacen conexión con palabras de los versículos bíblicos a través de la guematría, revelando así los misterios del cosmos. La guematría de la colección completa de los versículos bíblicos, expone el poder inmenso del misterio de los setenta y dos nombres.126 Empleemos, entonces, la guematría para descifrar la inteligencia-energía interna de la Tet cósmica y su conexión con el código cósmico de las palabras. La letra Tet incorpora, simboliza la novena letra de Bina cósmica, Yesod de Bina, el número nueve. Por consecuencia, del Tzadik, representando la novena letra decimal de ZeirAnpin cósmico, el número noventa relacionado con la Tet cósmica, es la exteriorización de la Tet. La Tet cósmica personifica la fuerza interna oculta del Tzadik cósmico, representando Yesod de ZeirAnpin, el concepto de cuerpo y alma. Las palabras hebreas, Goy, Nejar y Zar, simbolizan y abarcan la inteligencia-energía de la mayoría de la humanidad. El número nueve indica la afinidad de aquellas palabras con la Tet cósmica. La inteligencia-energía interna de la Tet cósmica, consecuentemente, determina las características de —prácticamente— toda la humanidad. "El interés de todo el universo entero sería mejor servido si yo fuera el canal para la creación", imploró la Tet cósmica. "La Estrella de la Muerte nunca intentaría confrontar la estación de batalla del Eterno, porque no podría sobrevivir un ataque de mi inteligencia-energía interna". 38
  • 39. La Tza dik cósmica, la estación de batalla para la Tet cósmica, es llamada "justa" porque ella hace conexión y aumenta las fuerzas de Maljut, el Mundo de la Acción. La Tzadik cósmica con la inteligencia-energía de la Tet a bordo, era mucho más fuerte que el mal, la arrogancia e insensibilidad, las armas de la nota del Amo de la Obscuridad. Con la fuerza combinada de sus poderes, la humanidad no podría fracasar en su batalla con el Amo de la Obscuridad. Cualquier intento por la Estrella de la Muerte de restaurar su dirección sobre el cosmos, estaría destinado al fracaso. En su lugar, y a través del poder de la Tet, el cosmos entero podría convertirse en un paraíso de una buena vez. La Tet (Yesod cósmica de Bina) constituye la inteligencia interna de Tzadik (Yesod de Zeir Anpín), la estación de batalla espacial que porta el atributo de Tov (bueno) indicado por la abertura en la parte superior de la "nave". De hecho, la Tet cósmica es la única letra del Alef Bet con una conexión directa desde la parte superior de su estructura hacia el Eterno. Esta nave misteriosa es insinuada por el profeta Isaías cuando exclama: "Díles a los justos, que será bueno con ellos".127 Además, el misterio del inmenso poder de la Tet cósmica, la luz oculta de la Tet, es aquel que el Eterno creó en el primer día de la creación. Los sabios del Talmud declaran que esta luz capacitó a Adán para que viera de un confín del mundo hasta el otro.128 La llama brillante de poder, ultimadamente, arrojaría la luz de la nueva verdad sobre las galaxias. "Y el Eterno vio la Luz, que era buena".129 Alguien que ve a la letra Tet en sus sueños, es verdaderamente bendecido. ¿Por qué utilizó la letra Tet en las palabras "que era buena"?. La letra Tet hace su aparición en este versículo. Como tal, se considera a la letra Tet poseedora de la luz que irradió a través de todo el universo, de un lado hasta el otro.130 Por lo tanto, la Tet cósmica se creía la vasija apropiada para la creación del mundo. El Eterno, sin embargo, vio el futuro. Con una vista de las malas generaciones del Diluvio y de la Torre de Babel, el Eterno recapacitó sobre el poder intrínseco de la luz de la Tet cósmica. Después de mirar sobre sus malas obras, el Eterno decidió ocultar su luz para el futuro. La luz será revelada para los Tzadikim (personas justas), quienes aparecerán cuando sea consumada la redención final. Esto se revela en las palabras: "Y el Eterno vio la Luz, que era buena".131 La Tet cósmica poseía la fuerza que permitía que Adán viera desde el principio hasta el final. Era verdaderamente un inmenso poder de inteligencia. Ella se encontraba inmune a la fuerza maligna del Amo de la Obscuridad. Sin embargo, los Erev Rav, los Rashayim (malos), por medio de sus hechos corruptos podrían romper su escudo de seguridad, y así colocarían a las Klipót de la flota de la Estrella de la Muerte en posición para capturar la Fuerza de la Luz. Mientras que la Tet cósmica permaneciera como propiedad de los justos, ellos estaban en posición de hacer uso completo de este poder, tal y como Adán había hecho antes que ellos. Y con toda certeza, si ella fuera elegida el canal para la creación, los justos podrían contar con la Tet cósmica. Sin embargo, en un universo de libre albedrío, el Erev Rav podría —como en realidad sucedió— corromper los hechos de los justos. La Biblia está repleta de su terrible desempeño. Ellos, los Erev Rav, inadvertidamente proporcionarían a la flota de la Estrella de la Muerte la oportunidad de capturar el poder de la Tet cósmica. Fue esta falla en su escudo de seguridad lo que trajo consigo el rechazo de la Tet como canal para la creación, y causó que su mera presencia dentro del cosmos se volviera símbolo de luto y tristeza. La letra Tet, representativa del número nueve, se ha vuelto el símbolo para la crisis mundial. El noveno día del mes hebreo de Av trajo consigo el final de un mundo repleto de risas y regocijo. El Talmud justifica132 el nueve de Av como el mayor día de luto. Una serie de calamidades ocurrieron en esta fecha a través de toda la historia judía. Desafortunadamente, la violencia y ruptura que afectan al pueblo judío ha traído dolor y tristeza a todas las naciones del mundo. En el noveno día de Av fue decretado que los hijos de Israel, aquellos liberados de Egipto, nunca entrarían a la tierra de Israel.133 El Primer Templo, construido por el Rey Salomón, fue destruido por el rey babilónico Nabucodonosor. El Segundo Templo fue destruido por los romanos. El nueve de 39
  • 40. Av es la fecha de ambas destrucciones. Bethar, la última defensa de los líderes de la guerra de Bar Kochba, fue capturada en esta fecha. También se dice que la expulsión de los judíos de España, en 1492, ocurrió el nueve de Av. Por más extraño que parezca, este día también será la fecha del naci- miento del Mesías, el principio de la redención final. En Tishá beAv, el noveno de Av, los israelitas rehusaron entrar en la tierra prometida. Ellos temían a las poderosas naciones que controlaban a Israel, un temor transmitido a ellos por los espías que enviaron a explorar el territorio. "Y toda la generación alzó su voz e imploró. Y la gente lloró durante esa noche.134 Cuando el sonido de sus lloriqueos alcanzaron al cielo, el Eterno dijo: "No lloren sin causa; vendrá el tiempo cuando tendrán una buena causa para llorar en este día". Entonces fue decretado que el Templo se destruyera en este mismo día, y así se convirtió para siempre en un día de lágrimas".135 El libro bíblico que los rabinos asignaron como la conexión cósmica a este día único y particular Tisha beAv, es Eijá (lamentaciones). La palabra Eijá es similar a la palabra Eiyejá (¿dónde estás?) que el Eterno le gritó a Adán en su dolor y enojo después del pecado del Jardín del Edén. Ambas palabras se componen de las mismas consonantes; sólo cambian las vocales. Estas palabras, como todas las demás palabras de la Biblia, son aspectos del código cósmico bíblico. Ambas simbolizan y están en conexión con el Exilio, y representan desastre y destrucción. Tal como el pecado de Adán culminó con su mudarse del centro de la energía y la inmortalidad cuando fue sacado del Jardín del Edén, también por los pecados de Israel fue destruido Jerusalén, donde los judíos fueron exiliados de la tierra de Israel y el pueblo fue vendido a la esclavitud y cautiverio. En conexión con esto, debemos buscar el significado más profundo de estos eventos catastróficos de los disturbios cósmicos que han agitado nuestro universo. Para aquellos satisfechos con un análisis simplista, la pregunta de por qué el noveno día —y no otro día—, carecerá de importancia. El cabalista busca respuestas más profundas a preguntas como: ¿Porqué el noveno día? ¿Cuál es la fuerza cósmica detrás de este aparente período de tiempo difícil? ¿Por qué hemos sido incapaces de tratar eficazmente con este problema? Sin duda alguna, la conexión entre la Tet cósmica y este noveno día peculiar, es aparente. Es una ley universal que para cada poder existe otro igual, opuesto. Si la petición de la Tet cósmica al Eterno estaba basada en su inteligencia-energía de bondad, entonces una fuerza igual de negatividad tuvo que haber existido también. Toda la idea de la dualidad y el libre albedrío es parte del proceso cósmico. El Rey Salomón, ocupado con las leyes universales que guían nuestras vidas, define muy claramente para nosotros la intrínseca verdad en torno a la esencia de la creación. "En el día de Tov (bondad) conéctate con Tov. Y en el día de Ra (maldad) considera. El Eterno ha puesto uno en contra del otro".136 En su interpretación del orden cósmico, el Rey Salomón suministró el código cósmico fundamental concerniente a la Tet. Su desciframiento surgió como resultado del Rabí Shimon Bar Yohai y su Libro del esplendor. El interés en la astronomía del Rabí Shimon señala una conciencia fundamental de la dimensión celestial de la humanidad. En torno a una de las secciones más difíciles y oscuras de la Biblia, el Rabí Shimon reveló la conciencia y inteligencia-energía esencial del noveno día de Av. "Y a Jacob se le dejó solo; y allí luchó con él un hombre hasta el amanecer. Y cuando vio que no podía prevalecer en su contra, tocó el hueco de su cadera, y el hueco de la cadera de Jacob estuvo resentido mientras luchaba con él. Por lo tanto, los hijos de Israel no comen el tendón de la vena de la cadera que está en el hueco de la cadera hasta este día: porque él tocó el hueco de la cadera de Jacob, aún el tendón de la vena de la cadera".137 El nervio 40
  • 41. ciático, junto con otras arterias y tendones, deben ser eliminados del animal sacrificado antes de que esa porción del animal pueda ser preparada ritualmente para el consumo judío. Este es un recuerdo constante de la Providencia Divina hacia Jacob como se ejemplifica en la experiencia del patriarca. Es un hecho curioso que, aunque casi no existen dudas sobre el contenido de esta Mitzvá (precepto), la pregunta que quisiera proponer sobre la experiencia personal del patriarca Jacob, de donde surgió el anterior precepto altamente místico, es esta: ¿Debemos entender su implicación simplemente como un fenómeno histórico o, debemos considerar que la experiencia es un mensaje codificado de relevancia para nuestra propia experiencia, o puede este precepto y su influencia estar ligado meramente a fijadas formas de religión dogmática? La interpretación mística de la Biblia contiene mucho más que una simple traducción literal. El misticismo judío ofrece una totalidad de hechos concretos históricos, como también proporciona una comprensión del significado más profundo de la Biblia. Está conectado y es inseparable de cierta etapa de conciencia religiosa. Una interpretación mística se encuentra en el fondo de todo precepto bíblico. Un buen punto de partida para nuestra investigación se podría obtener al analizar de cerca el Zóhar, que hace énfasis en la conciencia directa e íntima del reino metafísico celestial. Es la religión en su más agudo, intenso y experimental estado. "Y Rebeca, su esposa, concibió. Los dos lucharon dentro de ella; y ella dijo: 'De ser así, ¿cómo entonces podré vivir?'. Y fue a preguntarle al Eterno. Y el Eterno le dijo: Dos Goyim están en tu matriz, Y dos pueblos serán separados de tus entrañas, Y una nación será más fuerte que la otra, Y el mayor servirá al menor".138 ¿Qué forma la esencia de este diálogo y cómo se podría describir adecuadamente? Este es el gran enigma que los cabalistas, no menos que los comentaristas de la Biblia, han tratado de resolver. Porque debe decirse que este drama consistente en una relación directa entre Rebeca y el Eterno, entre lo finito y lo infinito, es de una naturaleza altamente paradójica. ¿Cómo pueden las palabras expresar una experiencia para la cual no hay un paralelo adecuado en este mundo finito del hombre? Sin embargo, sería equívoco y superficial concluir que el enigma implica algo inherentemente absurdo. Sería mucho más sabio asumir que el mundo religioso del místico puede ser expresado en términos aplicables a conocimiento racional. Por lo tanto, de interés especial en esta conexión es la interpretación zohárica por medio de la cual reconocemos las inteligencias cósmicas básicas que impregnan el cosmos, el bien y el mal. "Y los niños luchaban dentro de ella, porque en su matriz Esav ya había declarado la guerra en contra de Jacob. Observan que uno de ellos era del lado que monta a la serpiente, mientras que el otro era del lado del Eterno".139 Estos dos Goyim iban a representar una lucha constante entre el bien y el mal, la paz y la tranquilidad en contra de la guerra y la destrucción. El mundo siniestro, demoníaco de la maldad, es alimentado y agilizado por el pecado del hombre. El mal representa una inteligencia que hace entrada ilegítima en los caminos del Reino Celestial de la Luz. Este drama de la historia, nos trae de nuevo el problema del nervio ciático en cuanto se relaciona con el nueve de Av, el día más complejo y confuso del año. ¿Cuál es la base para este precepto? ¿Cómo debe considerarse esta Mitzvá dentro del marco del código cósmico bíblico? La relación entre el misticismo con el universo cósmico puede servir como 41
  • 42. herramienta útil en nuestra investigación. Para una comprensión profunda de este concepto, regresemos al Zóhar. ¿Por qué se llama Gid haNasheh (nervio ciático)? El nervio ciático contiene el poder e inteligencia de alejar al hombre del Eterno. Allí, en ese nervio, yace la inteligencia-energía del mal. Y debido a que esta inteligencia extraterrestre no pudo encontrar otro punto débil en el cuerpo de Jacob, se conectó a la estación de batalla primaria dentro del hombre, el nervio ciático y, en consecuencia, la Tora prohibió comer de este nervio en base a lo que los místicos ya habían dicho sobre ello. El cuerpo del hombre insinúa el reino extraterrestre. Si ese miembro del cuerpo del hombre es bueno, capta la inteligencia-energía del bien; si es malo, atraerá la inteligencia-energía del mal. Por lo tanto, al comer la carne de un animal, la inteligencia-energía del miembro del cuerpo del animal hace conexión con el miembro correspondiente del hombre y se integra metafísica-mente. Por esta razón, Israel no come del nervio ciático para que la inteligencia- energía interna del nervio no sea inyectada al nervio correspondiente del hombre. Así, la inteligencia-energía de la maldad es obstruida en su intento de expresarse físicamente dentro del cosmos. Consecuentemente, hay doscientos cuarenta y ocho huesos en el hombre físico que corresponden a los doscientos cuarenta y ocho preceptos de la Tora. Lo anterior, sucede con el propósito de suministrar canales por medio de los cuales los miembros del hombre puedan hacer conexión con la inteligencia-energía del Eterno. De manera semejante, hay trescientas sesenta y cinco prohibiciones de la Tora que corresponden a los trescientos sesenta y cinco nervios variados (el nervio ciático es uno de ellos) y los trescientos sesenta y cinco días del año. Tisha beAv, el noveno día de Av, es el día que corresponde a la inteligencia-energía del mal que se relaciona con la inteligencia-energía particular del nervio ciático. Consecuentemente, el noveno día de Av y el nervio ciático, poseen la misma inteligencia- energía. Está escrito: "Los niños de Israel no comerán el nervio ciático". Allí, la Biblia inserta una palabra, aparentemente, no esencial: Eu140 Las palabras más frecuentemente usadas en el código cósmico, las letras Alef y Tav, revelan la razón por la cual debe ayunarse en aquel día particular. Puesto que la prohibición del nervio ciático previene la manifestación de la inteligencia-energía del mal para expresarse físicamente, surge así la necesidad de ayunar en el noveno día de Av, ya que la inteligencia-energía de esta fuerza cósmica prevalece e inunda al universo en este día particular. El nervio ciático simboliza la expresión de la inteligencia- energía del mal. Por lo tanto, el noveno día de Av representa también la manifestación de la inteligencia-energía del mal. El Eterno vio todo esto. La Torá, el código cósmico del Eterno, revela esta parte de la historia del patriarca Jacob en su lucha con el Ángel que representaba la inteligencia-energía del mal. "Y luchó alguien allí con Él",141 refiriéndose a la lucha de todo el año del hombre con todos los recursos físicos de Jacob (el hombre). La inteligencia-energía del mal no pudo encontrar otro lugar en donde hacer conexión más que con el nervio ciático de Jacob (el hombre). Este es el significado del versículo que dice: " Y cuando él vio que no pudo prevalecer en su contra, tocó el hueco de la cadera de Jacob y su cadera se debilitó".142 En ese momento, Jacob se tornó débil. De manera similar, la inteligencia del mal encontró en el noveno día de Av, un día donde él podría prevalecer. El resultado fue la destrucción del 42
  • 43. Templo Sagrado debido a las obras corruptas y a la debilidad del hombre. Esto también trajo consigo la caída del aspecto cósmico de paz y tranquilidad mundial. Aquellos que comen en Tisha beAv se asemejan a aquellos que comen del nervio ciático. El Rabí Hiyá dijo: "Si la fuerza de Jacob no le hubiera fallado en ese lugar (el nervio ciático), él hubiera prevalecido sobre el ángel tan completamente que el poder de Esaú se hubiera roto tanto en el plano terrestre como en el extraterrestre".143 El concepto místico de la Tora que se ha mencionado anteriormente, es fundamental para la comprensión del cosmos junto con sus leyes y principios, llamados los diez mandamientos. La Tora debe ser concebida como un vasto corpus simbolicum de todo el mundo. De este código cósmico de la realidad de la creación, se vuelve risible el misterio inexpresable del reino celeste. En particular los preceptos del ritual dogmático ordenado por la Biblia son para el cabalista símbolos a través de los cuales una esfera más profunda y oculta de la realidad se vuelve tangible. El infinito se revela a través de lo finito y lo hace más y no menos real. El alma, radiando a través del cuerpo, le inyecta vida. Sin la fuerza, la realidad cesa su existencia. Este breve resumen nos suministra alguna idea de la profunda diferencia entre una interpretación superficial de la Tora y su comprensión como un código cósmico por parte de los cabalistas, Cada mitzvá se vuelve un evento de importancia cósmica. La inteligencia- energía de cada precepto tiene un efecto sobre el fuego dinámico del universo. Si el universo completo va a ser considerado como una enorme máquina compleja, entonces el hombre es el técnico que debe mantener girando los engranajes, para proporcionar el combustible en el momento adecuado. La inteligencia-energía de los actos del hombre abastece, esencialmente, este combustible. Su presencia, por lo tanto, es de importancia central debido a que se desenvuelve en el fondo del infinito cósmico. Al interpretar cada mitzvá como un evento cósmico, los cabalistas le dieron una expresión original y concreta a la ejecución de cada mandamiento. Por lo tanto, una mitzvá aparentemente insignificante —tal como la prohibición de comer el nervio ciático— adquiere un significado de mayor amplitud. Visto en esta luz, no hay nada más instructivo que nuestra comprensión de la Tet cósmica. Para comenzar, la Tet incorpora y revela el poder que permitió a Adán ver el principio y el final. La Tet abarcaba un rango amplio de comportamiento humano que incluía varios goyim. Su valor numérico de nueve ha encontrado una profunda expresión en el efecto cósmico de Tisha beAv, un día de destrucción y luto. La profundidad de su penetración en los mundos ocultos del cosmos puede ser encontrada en todo nivel. No hubo tal vez una letra más adecuada que la Tet cósmica como el canal para la creación, en tanto que ella personifica el Tov (lo bueno) que existirá dentro del cosmos. Sin embargo, el Eterno tuvo otra cosa en mente. "No crearé el mundo a través de tí, Tet, porque la bondad que tu representas está oculta dentó de tí". Esto es revelado por el salmista cuando declara: "Oh, qué abundante es tu bondad que Tú has guardado para aquellos que te temen".144 Y entonces continúa el Eterno: "Esta bondad oculta no tiene lugar en el mundo que voy a crear, sólo en el mundo venidero".145 La paradoja es, y siempre ha sido, una característica distintiva esencial de la Cabala. Todos los escritores sobre misticismo han enfatizado este punto. La caracterizan dos facetas poco usuales que, de alguna manera, pueden estar relacionadas entre sí. Lo que tengo en mente es, primeramente, el inmenso poder de la Tet cósmica y su inteligencia-energía de Tov (bueno) señalada por el Zóhar como un canal perfecto para la creación; 43
  • 44. su peculiaridad distintiva de bondad requirió un mecanismo de defensa extremista. De ahí, su necesidad de estar oculta. A pesar de estar oculta, su propósito dentro del proceso cósmico era necesario. Todas las veintidós letras eran claves en el establecimiento del cosmos. La suma total de estas partes, el canal para la incorporación de sus partes, aún no había salido a la luz. La Tet cósmica requirió estar oculta por temor a ser expuesta a los malos. "Y el estar así, oculto dentro de tí, es la prueba que tu bondad no es para este mundo, sino más bien para el mundo venidero".146 Su inteligencia-energía externa disminuida, fue ordenada para ser incluida dentro del proceso cósmico y no la intensa inteligencia-energía de su naturaleza intrínseca esencial. El Eterno vio limitaciones en la Tet cósmica. El bien inicial de la creación iba a desencadenar el alma y a deshacer los nudos que la amarraban. Todas las fuerzas internas y energías espirituales ocultas en el hombre están distribuidas y diferenciadas en la inteligencia-energía corpórea de sus cuerpos. La dualidad y la multiplicidad aparecerán, sin dualidad, dentro de la fuerza toda envolvente unificadora del Eterno. El Guemar haTikún será entonces un símbolo de la liberación mística más grande de las almas. Por el momento existen ciertas barreras que separan el poder esencial característico de la Tet. cósmica del flujo de la vida cósmica, un escudo de seguridad que mantiene a la Tet confinada dentro de las fronteras naturales de la estación de batalla del Eterno y la protege en contra del diluvio de negatividad iniciado por el Erev Rav, los maldadosos. Los "sellos" que están impresos sobre la Tet cósmica, la protegen de cualquier inteligencia- energía negativa y garantizan su funcionamiento normal. En conexión con esto —y de interés especial — está la doctrina del pecado de Adán y su exilio subsecuente de la conexión espacial, la inmortalidad.147 ¿Qué representa este simbolismo en la terminología cabalística? ¿Cuál es el mensaje codificado contenido dentro de "la caída de Adán"? ¿Por qué estuvieron Adán y Eva repentinamente conscientes de su "desnudez" y por qué "cosieron" las hojas de parra?".148 En su estado paradisíaco original, Adán tuvo una relación directa con el Eterno dentro de la conciencia de Zeir Anpin. Él tuvo lo que hemos estado describiendo como una "conexión espacial". El origen del hombre es la síntesis de todas las fuerzas espirituales que han sido incluidas en la labor de la creación. Como la Tet cósmica, la conciencia interna de la omnipotencia del Eterno es reflejada en su organismo. Originalmente era pura inteligencia-energía espiritual. La forma etérea que lo envolvía estaba conformada a la inteligencia-energía pura del pensamiento del Eterno. El estado de conciencia de Adán estaba dentro del reino cósmico de Zeir Anpin. En este nivel de conciencia, Adán era inmortal. Es al pecado al que Adán le debe su existencia corpórea. Nacido de la contaminación de toda la materia física con su conexión con el árbol del conocimiento, rompió así la relación inmediata entre el hombre y la conexión espacial. Antes de esto, el cielo y la tierra eran de un solo pensamiento y coexistían en perfecta armonía. Los manantiales (canales a través de los cuales fluye todo de la región celestial superior a los reinos inferiores) aún estaban activados, completos y totalmente compatibles. La vasija (el hombre) y la Fuerza estaban aún sincronizados el uno con el otro. Cuando Adán pecó, la conexión de pensamiento cósmico se rompió. El orden preexistente se volvió caos. Simplemente, la Fuerza era demasiado intensa para ser manejada. Desnuda, la energía, cruda de esta intensidad, no estaba propuesta para nuestro mundo de acción. El proceso de pensamiento cósmico estaba más allá y por encima de los límites del tiempo, espacio y movimiento. El reino simbólico, con todos sus factores limitantes, era insuficiente para canalizar la comunicación celestial. Como consecuencia, el código bíblico continúa: "Cosieron las hojas de parra uniéndolas, e hicieron para ellos “hagarot", vestimentas aisladas por medio de las cuales podían sostener la inteligencia-energía primordial de la fuerza, tal como los astronautas necesitan trajes espaciales especialmente diseñados para protegerlos de los peligros del espacio exterior. 44
  • 45. Es aquí donde descubrimos la razón por la cual la Tet cósmica no era un canal adecuado para la creación. La intensidad cósmica de su estructura interna era de tal magnitud que un proceso mundano, potencialmente contaminado, era incompatible con su inteligencia- energía que era una dimensión del "espacio exterior". La realidad fundamental del reino terrenal requirió que sus recesos más internos se ocultaran para evitar el caos. La doctrina de la desnudez se torna ahora cércamente relacionada con el concepto de la comisión del espacio exterior. El alma individual retiene su propia existencia particular solamente en cuanto a su capacidad de sostener la inteligencia-energía de la Fuerza, tal como los cables eléctricos expuestos al rojo vivo no pueden servir ningún propósito. Cuando Adán y Eva fueron cósmicamente separados del proceso de pensamiento de Zeir Anpin cósmico, ya no correspondían al lugar que originalmente ocuparon, ni formaron parte del interjuego dinámico del todo. Su incapacidad de manejar la intensidad de la Fuerza los dejó desnudos. Su exilio a una extraña y nueva zona de existencia fue un castigo particularmente doloroso, tanto espiritual como físico. Las hojas de parra que proporcionaron la conservación necesaria de la energía no adulterada, eran su única protección y salvación. Las propiedades medicinales de las plantas y hierbas han sido reconocidas y apreciadas desde el principio de los tiempos. En nuestra era moderna hemos sido desviados de los remedios herbales y del verdadero proceso de curación por medio de las soluciones químicas de rápida acción sintomática señaladas por la ciencia, pero la utilización de hierbas aún continúa entre algunas culturas y comunidades. La utilización de las hierbas es la ciencia médica más antigua. Las hierbas son mencionadas en la Biblia desde el principio de la creación. "Espinas también te traerá; y comerás de la hierba del campo", declara la Biblia.149 La curación a través de hierbas fue el primer sistema que el mundo conoció. Cuando Adán y Eva fueron expulsados del Jardín del Edén y ya no tuvieron más acceso al árbol de la vida, se volvieron vulnerables al reino terrestre contaminado de la realidad corpórea. Por lo tanto, el Eterno le añadió hierbas a la dieta del hombre para asistirlo y protegerlo en contra de aflicciones terrestres de inteligencia-energía negativa. El profeta Ezequiel declaró: "Que el fruto de ahí será tomado por carne, y la hoja de ahí para medicina".150 Estos son los remedios del Eterno, necesarios para la existencia mundana. Originalmente, todo fue expresado como una inteligencia-energía completa unificada. Todo estaba conectado e íntimamente relacionado entre sí. Solamente el "pecado" causó el rompimiento de la omnipotencia del Eterno, lo que resultó en la pérdida del todo unificado original y en la aparición de una creación fragmentada y aislada de existencia. Todas las creaciones abarcaron e incorporaron la inteligencia-energía de la inmortalidad, la conexión espacial.151 El universo, entonces, era un todo indivisible dinámico, cuyas partes estaban intrínsecamente interconectadas y podían ser comprendidas sólo como un esquema de pensamiento en el gran proceso cósmico. En el reino de la conexión cósmica, uno nunca define a las entidades o conceptos como "cosas". Uno trata siempre con el estado de interconexión del proceso de pensamiento. Desde dentro Zeir Anpin cósmico, la naturaleza aparece como una compleja estructura de relación pensante entre las variadas partes de un todo unificado que todo lo abarca. De no haber sido por la intervención de la maldad, el universo nunca hubiera asumido su forma fragmentada y material. La amenaza de una guerra nuclear es el mayor peligro que enfrenta la humanidad actualmente. Este inmenso poder es el resultado de un proceso en el cual los núcleos del uranio son despedazados y fragmentados. De hecho, el hombre ha sido instrumental en remover los mismos cimientos de unidad dentro de nuestro universo. ¿Cuáles son los componentes del átomo sino el mismo pensamiento? La creación de un átomo fragmentado ha 45
  • 46. conducido a un profundo desequilibrio ambiental generando así numerosos síntomas de enfermedad mental y corporal. La división del átomo es, precisamente, el escenario de rompimiento creado por el pecado de Adán. Él también creó una división entre el reino de Zeir Anpin cósmico y la inteligencia-energía de este mundo, Maljiít. Si la inteligencia-energía interna de la Tet cósmica fuera capturada por los malévolos, el resultado sería un holocausto mucho más desastroso que cualquier guerra nuclear. Por lo tanto, la Tet cósmica no podía ser el canal de la creación. El tiempo para que su inteligencia- energía saliera a flote estaba destinado para Guemar Jatikún, la corrección final. La dimen- sión de la Tet cósmica en su estado oculto era "insuficiente" para corregir este mundo, Zeir Anpin cósmico y Nukvá (Mal-jút). Como resultado de esta insuficiencia, la Tet cósmica sería un fácil blanco para un ataque por parte de la flota de la Estrella de la Muerte.152 El Eterno continuó: "Además, el hecho de que estuvieras oculta fue la razón por la cual las puertas del Templo Sagrado desaparecieran de la tierra".153 Esto fue para evitar la captura por los romanos (la expresión física de la flota del Amo de la Obscuridad, no obstante su ocultamiento en la tierra.154 Aparte de su importancia intrínseca dentro del escenario de la creación, la Jet cósmica también actuaba como un contrabalance de la Tet cósmica. Como tal fue puesta, y apareció como compañera de la inteligencia-energía de la Tet cósmica. Ya hemos notado que todas las veintidós letras simbolizaban y representaban la manifestación de la fuerza del Eterno y esto, por supuesto, incluía a la Jet cósmica. Por lo tanto, están seriamente alineadas con el pensamiento y la inteligencia del Eterno. Examinemos esa peculiaridad de la Jet como una contra-fuerza del intenso poder de la Tet. ¿Por qué, y cómo pudo la Jet, personificar esta dualidad? Tal como la Resh y la Koof lo habían hecho anteriormente, la Jet servía un propósito dual dentro del cosmos. La Jet representaba la inteligencia-energía del Hod cósmico, que corresponde a un canal izquierdo dado al cosmos por Yesod. La Tet cósmica sirve como el canal derecho, un embrión cósmico mediante el cual las almas son traídas al nacimiento. El canal izquierdo sirve para sacar el desecho de las klipót y es indicado por la Jet cósmica. La Jet es identificada con la Kuf cósmica porque esta última reside, al igual que la Jet, dentro de Yesod. Yesod es la inteligencia-energía celestial que alimenta al cosmos entero con cada inteligencia-energía particular necesaria para su existencia. Como se mencionó previamente, la porción de energía que llega a la flota de la Estrella de la Muerte, es suministrada por la Kuf. Así, entonces, la Jet, tal como la Kuf, aparecen a veces como una entidad de las veintidós inteligencias-energías del Eterno y otras veces al servicio del Amo de la Obscuridad. Esta naturaleza ambigua dentro del marco creador de poderes opuestos constantes, toma la forma del bien y del mal.155 A la vez que la Jet cósmica participaba del proceso cósmico creativo,156 aceptó, sin embargo, la labor de excretarle a la Estrella la Muerte los desechos. Estos dos canales, Jet y Tet, están separados por una pared muy angosta similar a la capa de cáscara que envuelve al ajo. El órgano sexual masculino consiste similarmente de estas dos fuerzas de inteligencia-energía, la fuerza inteligente vital de la esperma y la excreción de la orina. La Tet cósmica es el canal de inteligencia-energía que une las almas de vidas anteriores con el presente. Yo les indiqué la habilidad única de la Tet para unir el pasado y el futuro, al suministrarle a Adán una penetrante vista del universo, desde el principio hasta el fin. El término Transpermia, una connotación hecha por el famoso descubridor del DNA, Dr. Francis Creek, es, en realidad, la fuerza de inteligencia-energía de la Tet cósmica que proporciona la expresión física de un alma encarnada junto con su DNA. La Tet une el pasado con el futuro. 46
  • 47. La Jet cósmica sirve a la Estrella de la Muerte y a las Klipót. No es, por tanto, coincidencia que al pronunciar la letra Jet la letra Tet se combina con la Jet en su pronunciación. Además, expresada la letra Jet revela y simboliza el concepto de la palabra pecado, consistiendo de las dos letras Jet y Tet. La palabra hebrea para pecado incorpora estas dos letras. El canal izquierdo es, a veces, capaz de lograr dominio sobre el canal derecho. Precisamente por esta razón, el órgano masculino también ha sido empleado para propósitos malos como la violación de mujeres. El resultado de este dominio causa que las dos letras se combinen como una unidad en Jet, pecado. El valor numérico de la Jet y la Tet cósmicas es diecisiete, que tiene el mismo valor para Tov (bueno). Esto implica que el bien y el mal se hallan parados uno junto al otro. El Rey Salomón indicó este fenómeno asombroso cuando declaró: "El Eterno ha puesto uno junto al otro".157 Entonces, cuando el canal derecho donde se halla la Tet cósmica logra dominio sobre la Jet, la balanza es en favor de Tov. Por otra parte, cuando la izquierda domina sobre la Tet, la inteligencia-energía de Tov es opacada por Jet (pecado). También, esta es la razón por la cual el Eterno advirtió a la Tet cósmica no pedir que su canal sirviera como el proceso creativo. Su presencia le daría a las klipót de la flota de la Estrella de la Muerte, el poder y la oportunidad de extraer la fuerza del Eterno para ellas mismas. Así, si el hombre corrompiera el camino, el poder de la Tet cósmica caería eternamente bajo el dominio del Amo de la Obscuridad. En conexión con esto, vale la pena anotar las dos palabras codificadas bajo consideración: Tov y Jet. Descifradas, ellas incorporan el diálogo entero entre el Eterno y los dos respectivos canales cósmicos en relación con el proceso cósmico de la creación. La palabra Tov consiste de tres letras: Tet, Vav y Bet. Numérica y colectivamente, suman diecisiete. En cuanto que la Tet es la primera y cabeza de este canal de letra-energía, ella — por sí misma— está en una posición dominante de poder primario. La segunda y tercera letras del canal de energía de Tov, son Vav y Bet, cuyo valor numérico es ocho, al igual que Jet (pecado). En consecuencia, cuando la Tet cósmica logra dominio sobre la Jet, el resultado es Tov (bueno) por la misma razón que el nueve precede al ocho. Por otro lado, la palabra Jet (pecado) consiste de dos letras: Jet y Tet. Numéricamente, este canal de palabras también suma diecisiete. Sin embargo, en su posición codificada, la Jet cósmica indica su posición dominante sobre la Tet cósmica. La consecuencia de la capitulación de la Tet, es el pecado. En cuanto que la Jet es la primera letra y la fuente de esta palabra-canal de energía, la suya es una posición dominante. La letra secundaria de pecado cósmico es la letra Tet. El ocho precede al nueve y el resultado es lo contraproducente a Tov. Si existe odio, violencia y desorden entre los seres humanos, es porque hay violencia, odio propio y deseo entre los fragmentos de uno mismo. Nosotros permitimos al Amo de la Obscuridad el derecho de entrada por nuestro "deseo egoísta de recibir para uno mismo". ¿Por qué me pasan cosas a mi? Porque el "yo" se ha alineado con la Jet cósmica. Nuestras acciones son contraproducentes para la Tet o Tov. Nuestro proceso primario, la matriz de nuestro deseo para recibir para nosotros mismos, nos convierte en nuestros peores enemigos. La mayoría de nosotros estamos atrapados en nuestro huevo cósmico egocéntrico que limita severamente nuestro potencial humano. Es difícil aceptar la idea de que cuando deseamos debemos compartir.158 Para recibir Tov (buenos), uno debe compartir y dar hacia los demás. Esta contradicción conforma nuestras percepciones de todas las cosas a nuestro alrededor. Cuando el pecado, o Jet, es el proceso primario para nuestra inteligencia-energía, entonces excluimos a la Tet o Tov de nuestro sistema cósmico. Las malas cosas nos suceden porque nosotros permitimos que nos sucedan. Recibir a la Jet (pecado) como una realidad en vez de algo ilusorio, es permanecer en una contradicción. 47
  • 48. Por esta razón, declara el Zóhar,159 las letras Jet y Tet no se encuentran en los nombres de los doce hijos de Jacob. Mediante esta omisión, el código bíblico nos indicó que las doce tribus provienen de un nivel más alto y oculto de conciencia. Fueron, por lo tanto, separadas de la Jet, que es una fuente primaria para la negatividad. En conexión con esto, los sabios del Talmud160 hacen referencia al hecho de que "la cama del patriarca Jacob era perfecta". Esto quiso decir que la inteligencia-energía de una naturaleza negativa nunca provino de Jacob para el Amo de la Obscuridad. Este no fue el caso de las circunstancias en torno a los dos patriarcas Abraham e Isaac. Al escuchar la respuesta del Eterno, la Tet cósmica entendió la decisión que, dolorosamente, tendría que tomar. Se percató de la oportunidad que tendría el Amo de la Obscuridad si la humanidad fuera a corromper sus canales en el proceso cósmico de la creación. Sin otra elección, se fue. La Jet cósmica no hizo intento para convencer al Eterno de su habilidad única para actuar como canal en el proceso creativo. La respuesta del Eterno a la Jet cósmica estipulaba claramente el peligro de la Jet en el cosmos. Su inteligencia-energía, tal como la de la Resh cósmica y la de la Kuf cósmica anteriormente, estaba al alcance de la flota de la Estrella de la Muerte en caso de que se viera necesitada de hacer una conexión cósmica. Por lo tanto, el involucramiento de la Jet estaba fuera de dudas. 48
  • 49. CAPITULO 18 – La Letra Zaín LA ZAIN CÓSMICA PONDERÓ SUS OPCIONES. LA TET, A PESAR DE SU poder, había sido rechazada. Si el Amo de la Oscuridad hubiera capturado el poder de la Tet por razones de la avaricia del hombre, ninguna oportunidad quedaría para que la humanidad lograra su Guemar haTikún. El Eterno no podría jugarse el libre albedrío de la humanidad. El momento de gloria de la Tet se tendría que esperar hasta la corrección final. Las probabilidades parecen estar en contra de los aspectos positivos de la existencia futura. La Estrella de la Muerte conocía más que bien el impulso que incitaría la avaricia y corrupción del hombre. Mientras el deseo de recibir permaneciera sin satisfacerse, la avaricia continuaría siendo una característica inherente de la humanidad. De hecho, el deseo de recibir sería —por necesidad— una cosa permanente en el mundo venidero, por el cual el reto de la humanidad (de deshacerse de la inclinación hacia el mal) llegaría a desaparecer repentinamente, como también lo haría el propósito de la creación, el cual era permitir a la humanidad el libre albedrío suficiente para la desaparición del Pan de la Vergüenza. La Zain cósmica previo la carrera desquiciada del hombre por la adquisición, y sabía de la tenacidad con la cual se acercaría al problema de logros físicos. Sabía de la intimidación y corrupción que él intentaría para justificarlo en nombre de la sobrevivencia. Fue visionaria al ver que la mayoría de los habitantes de la tierra, en el mundo a crearse, buscarían satisfacer el deseo de recibir para sí mismos, el cual —erróneamente— creerían poder asegurarse a través de la acumulación de la riqueza material y del confort. Ella vio todo y se perturbó profundamente. Era verdad que el reto de deshacerse de esta inclinación hacia el mal era demasiada carga para 49
  • 50. el hombre soportar. Pero, ¿qué sería si se encontrara alguna energía cósmica inteligente que pudiera reducir, o al menos neutralizar, la fuerza-energía del deseo de recibir para sí mismo? Con esta perspectiva del cosmos futuro, la Zain cósmica se acercó al Eterno para someter su petición como el canal celestial adecuado para la creación. Una inteligencia-energía que después se manifestaría como lo sagrado de Shabat acompañaba a la Zain, porque ella sería el canal a través del cual Shabat se haría realidad. El universo tembló y la luz giró en torno al trono. La Zain se inclinó humildemente ante el Eterno e imploró: —Si Os complaciera, Oh Eterno, crear el mundo a través de mí. Es mi inteligencia- energía a través de la cual Shabat se hará palpable. ¿Y no será escrito "Recordad el día de Shabat para guardarlo sagrado?".161 Escógeme, Oh Eterno, porque entonces al universo se le asegurará paz y tranquilidad—,162 Desde la perspectiva cabalística, cada uno de nosotros es una parte integral de un gran diseño cósmico. Cuando nos percibimos como algo separado del resto del cosmos, perpetua- mos una ilusión peligrosa, un mito adictivo que podría encausarnos a perseguir logros personales y satisfacciones en detrimento de los demás y, además, buscar más y más intensa- mente la satisfacción del deseo de recibir para uno mismo. Este círculo vicioso puede limitar nuestro enfoque en sólo incluir insignificantes objetivos personales. Puede robar el afecto de aquellos más cercanos a nosotros y distorsionar nuestras percepciones, no sólo propias y de los demás, sino también del tiempo y del espacio. El cabalista busca trascender esta inclinación adictiva extendiendo su conciencia y expandiendo su rango de visión para incluir a los demás. Solamente, entonces, es posible experimentarse a uno mismo como parte del diseño infinito. Al agrandar nuestro círculo de compartir para abarcar todo aquello que vive —y, de acuerdo con el cabalista, esto incluye todo, seres animados e inanimados— comenzamos a elevarnos sobre la ilusión física y así experimentamos la belleza ilimitada de la unidad cósmica. Cabalísticamente hablando, el deseo en sí no es un rasgo enteramente negativo. La maldición de la humanidad no es el deseo en sí, sino solamente el aspecto negativo del deseo: el deseo de recibir para sí mismo. El deseo, en el sentido del logro hacia algún propósito positivo es, de hecho, el fundamento de la liberación espiritual, personal y material, y la llave para la paz y la seguridad internas. Aún los hombres y mujeres más santos están repletos del deseo, más de lo podrían imaginarse aquellos cuyas ambiciones sólo abarcan la avaricia y la adquisición. Sin embargo, el deseo se vuelve un atributo sólo cuando está templado con una motivación de compartir. Desafortunadamente, cualquier revisión de datos históricos hacen inmediata y dolorosamente evidente que la mayoría de la gente no está motivada por el deseo de compartir. Muy pocos son capaces de escaparse del aspecto negativo del deseo, porque ello requiere de. un atributo por el cual el deseo de recibir para sí mismo, inherente en el hombre, ha hecho a la raza humana particularmente inadecuada, especialmente en el sentido de compartir. Mientras unos cuantos laboran en el trabajo monumental de elevar la conciencia humana, muchos otros luchan por ensombrecerla. El resultado de esto es que cada paso avanzado sobre la gran escala de la evolución humana, es acompañado —como dice la vieja expresión— con dos pasos hacia atrás. Si bien es verdad que la ciencia, las artes, la religión y la filosofía; el capitalismo, el socialismo, el comunismo, el humanismo ético y un grupo de otros ismos, cada uno a su modo, pudieron haber contribuido a la conciencia de ciertos individuos —y, tal vez, hayan mejorado aún las condiciones de algunos segmentos de la población en general—, la humanidad, vista como un grupo, no parece estar más cerca hoy y, en algunos aspectos, está aún más lejos que antes de lograr lo que es, o deberían ser, sus verdaderos objetivos de armonía, libertad, alimentación y paz mundial. 50
  • 51. Puesto en contra del Amo de la Oscuridad, al hombre no le ha ido bien. A pesar de los esfuerzos combinados para lograr una coexistencia pacífica, la flota de la Estrella de la Muerte continúa causando discordias dentro del universo. Ningún plan pacífico parece ser adecuado para minimizar la tensión entre las naciones del mundo. La guerra, los conflictos y la pestilencia reinan aún supremos. La historia humana perdura como un indeleble recordatorio del fracaso de —algunas veces— buenas ideas para penetrar al corazón humano. Los preceptos de las religiones más importantes han sido, por ejemplo, artículos de fe durante siglos. Sin embargo, los beneficios logrados por la religión se opacan en la sombra de los horrores de las guerras libradas en su nombre. El presente holocausto de genocidio, guerra global, asesinatos, matanzas masivas, tortura y terrorismo —sin mencionar las atrocidades cometidas por el hombre en contra de la tierra y sus preciosos recursos— son símbolo de un futuro problemático e inseguro, al tiempo que fuerzas negativas continúan emergiendo desde las profundidades de la psique humana. Que tales dificultades persistan, establece un indicio preponderante en contra de todas nuestras creencias e instituciones queridas. Nuevas creencias y doctrinas buscan explicar esto, pero, en cuanto son expresadas, la humanidad vuelve a manifestar alguna nueva barbaridad y miramos el horror mientras edificios filosóficos, políticos o religiosos, se caen como una construcción de barajas. Después, lentamente, la búsqueda por la redención comienza de nuevo. La ironía, la dolorosa ironía de todo, es que insistimos en mantener ilusiones destructivas. Las ideas por sí solas nunca transformarán el comportamiento humano. Solamente la conciencia es capaz de penetrar hacia la esencia de la condición humana. En la luz de esta percepción sobre las fragilidades de la humanidad, la Zain cósmica previo que ni la religión ni la inteligencia avanzada de la ciencia podrían conducir al hombre hacia su Tikún, un término que significa la consumación del proceso espiritual de corrección, por lo cual posee un específico significado para el alma encarcelada. La Zain cósmica presagió caos y violencia en la vida del hombre sobre la tierra y contempló que esto no tenía ningún sentido. La humanidad estaría rodeada de leyes, edictos, preceptos y frases de moralidad; no obstante, esto no significaría casi nada, al menos que se le impidiera al aspecto negativo del deseo el dominio de la psique humana. Al menos que eso suceda, un aparente e intratable problema pudiera ser vencido, las emociones que impulsarían al hombre dirigirían para siempre el cosmos en caminos totalmente incomprensibles. La Zain cósmica reconoció que la violencia y el desorden eran los objetivos del Amo de la Oscuridad y que él era, de hecho, un adversario formidable. La solución, tal como ella la vio, era impregnar el cosmos con suficiente inteligencia-energía positiva para reducir las ilimitadas necesidades del deseo de recibir. No podría encontrarse una meta más grande, y que abarcara más, que el establecer un sistema universal de compartir que causara que el hombre contemplara su responsabilidad individual hacia la unidad cósmica. Cuando la fuerza de Menujá (tranquilidad) pueda comenzar a articularse como una fuerza positiva en el mundo, será en gran parte a través de la inteligencia-energía de la Zain cósmica. Sólo ella simboliza el canal a través del cual Israel, en la observancia de Shabat, impregna el universo con Menujá. La inteligencia-energía de Zain, personificando el concepto de la tranquilidad, está codificada en el versículo, "Zahor (recuerden) el día de Shabat y guárdenlo como santo".163 La primera letra de este precepto es la Zain, e indica su habilidad para proveer al universo con este, tan necesitado, sabor de su inteligencia-energía cósmica. En conexión con esto, la atención debe dirigirse, sobre todo, al significado limitado de la idea de Shabat por parte de la Cábala. Su declaración de un antiguo concepto, representa actualmente uno de los elementos constituyentes más importantes de la perspectiva mundial cabalística. 51
  • 52. La etiología de Shabat es dada en Génesis,164 aunque el nombre del día no aparece allí. El Eterno trabajó seis días en la creación del mundo y en el séptimo cesó su labor. Bendijo el día y lo declaró sagrado. La condición especial del séptimo día y su nombre, fue revelada a Israel en el episodio del maná. El Eterno proporcionó maná por cinco días. En el sexto, fue dada una doble porción para que durara hasta el séptimo día, ya que ningún maná aparecería en el séptimo día. Entonces, los israelitas fueron instruidos de que el séptimo día era "Shabat para el Eterno", el cual ellos observarían absteniéndose de su labor diaria de recoger el alimento.165 El cuarto mandamiento del Decálogo —los Diez Mandamientos— generaliza la lección de Shabat y la prohibición de trabajar en ese día. La asociación de Shabat con la creación, indica el razonamiento fundamental de Shabat. La santidad del día está basada en la interrupción de la labor del Eterno. Naturalmente, la primera pregunta que surge es: ¿Cómo podemos comprender el concepto de la labor del Eterno? ¿Es similar, en algún sentido, el trabajo del Eterno al nuestro? ¿Por qué debemos descansar en Shabat? Después de todo, ningún ser humano ha trabajado lo suficientemente fuerte —como sería necesario— para crear el cosmos. ¿Podría el requerimiento del descanso por parte del Eterno estar basado en el hecho de que él trabajó mucho tiempo, y duro, en la creación? Muchas religiones incorporaron la experiencia religiosa de los israelitas al adoptar la tradición judía relacionada con los periódicos días sagrados de descanso. Cuando es apropiadamente entendida, la observancia de los festivales —tanto como la observancia de Shabat— puede proveer un conocimiento espiritual elevado, tanto a la conciencia judía como a la no judía. El propósito de los preceptos y mandamientos bíblicos no es para regular tiránicamente el comportamiento humano, sino para añadirle cierto sentido a la vida, mediante la revelación y extracción de la belleza y poder de la creación, a través del código bíblico del universo. La religión, tal como es convencionalmente mal entendida, hace poco por aliviar los problemas de la vida diaria. Si acaso, aparenta representar un sistema restrictivo e inhibitivo de comportamiento. Con base en lo anterior, solamente sería lógico que la religión fuera percibida, a grandes rasgos, como un impedimento para lograr el enriquecimiento de las metas e ideales propios. Por lo tanto, la mayoría de la humanidad deriva pocos beneficios de los preceptos bíblicos. Tampoco es de sorprenderse que el día de Shabat, como se percibe y practica comúnmente, en poco o nada contribuya a la eliminación de la inhumanidad del hombre hacia sus semejantes. En cuanto a los mandatos sabáticos, el requisito fundamental —de acuerdo al punto de vista cabalístico— es reinterpretar el significado de los festivales y hacer su significado relevante y experiencial. La historia de la redención de Egipto, que es el fundamento tradicional del día festivo de Pésaj (Pascuas judías), es una ocasión para estrechar las relaciones entre los seres humanos con el cosmos.166 Las fiestas de Pésaj enfocan nuestra atención sobre la necesidad de proyectarnos más allá de la fuerza de inteligencia-energía del Eterno. Los sabios fueron elocuentes sobre el valor de la observancia de Shabat. "Si Israel guardara Shabat como debiera guardarse, el Mesías vendría". Ellos dicen que Shabat es igual a todos los otros preceptos de la Torá. El Eterno le dijo a Moisés: "Moisés, Yo tengo un precioso regalo en Mi tesoro cuyo nombre es Shabat y quiero dárselo a Israel".167 Incluido en la descripción bíblica de los seis días de la creación, hay un pasaje que dice: "Y había noche y había día". Este versículo se omite en el séptimo día, Shabat. Con respecto a esto, la Biblia estatuye que, "y en el séptimo día, el Eterno terminó Su trabajo, el cual Él había hecho". En consecuencia, las escrituras reconocen que el Eterno trabajó durante los siete días, pero no está muy claro qué fue lo que creó. 52
  • 53. Lo que, aparentemente, surge de esto, es la idea de que el concepto de Shabat no tiene conexión directa con el aspecto del descanso. La Cábala enseña que los siete días de la semana son reflexiones de los siete días originales de la creación bíblica. Cada día representa una de las siete energías inteligentes sefiróticas por las cuales el cosmos está gobernado. El marco cósmico de Shabat es independiente del deseo de recibir para sí mismo. El hombre, dada la oportunidad del libre albedrío, puede unirse con la conciencia sabática y desconectarse de la inteligencia-energía de ese aspecto negativo del deseo. Esto es, precisamente, lo que se quería dar a entender cuando el Eterno le dijo a Moisés: "Yo tengo un regalo precioso en Mi tesoro cuyo nombre es Shabat". Un regalo es indicativo de algo que recibimos sin esfuerzo. Shabat fue un regalo en cuanto que el flujo de energía se manifestaba sin ningún esfuerzo de restricción. En Shabat el universo se beneficiaría de un flujo incesante de energía y los deseos estaban para ser plenamente satisfechos sin la restricción necesaria. En contraste, los otros seis días constituyen una experiencia llena de duras batallas entre fuerzas opuestas, con el hombre actuando como el factor de equilibrio. En términos reales, la mayoría del pueblo judío no está de acuerdo con Shabat, y tampoco lo perciben como un regalo precioso. Para muchos, su observancia no provee la elevación espiritual que tal regalo debería suministrar. Sin embargo, en la tradición cabalística, la observancia de Shabat, con la ayuda de meditación metódica, estimula el movimiento armonioso del pensamiento-inteligencia pura, resultando así en una sensación duradera semejante al escuchar de las armonías musicales más exquisitas. La lista de labores prohibidas en Shabat por el judaismo tradicional, abarca solamente aquellas actividades que estimulan la energía negativa. Por lo tanto, la labor de un mesero cuyo trabajo está designado, por su misma naturaleza, para servir a otros, no está prohibida; pero si el aire acondicionado se apagara accidentalmente en un día de Shabat caluroso y húmedo de agosto, el acto de volverlo a prender violaría Shabat, aunque fuera poca la "labor" requerida. El Zóhar trata bastante sobre Shabat porque es el tiempo cuando el arreglo entero del orden del cosmos es alterado. La implicación de noche y día, del Génesis, se refiere a las energías inteligentes básicas de lo positivo y de lo negativo. Los seis días de la creación consisten de una lucha constante entre la derecha y la izquierda. Al hombre le es encargada la enorme labor de crear armonía entre las dos. El trabajo para la mayoría es demasiado. Para muchos, deprimente. Una unificación entre esas dos fuerzas cósmicas es el resultado de nuestros esfuerzos en restringir el deseo de recibir para uno mismo. Si fracasamos en someter la columna izquierda, somos excluidos del flujo de energía. Los seis días de la semana nos dan un sentir de debilitamiento. Sin embargo, en Shabat la estructura del cosmos experimenta un cambio dramático. La inteligencia-energía de la columna izquierda, el deseo de recibir, es puesta en un estado inactivo sin movimiento. La inteligencia-energía interna de la columna izquierda durante el período de seis días, es un eslabón necesario para el circuito del flujo de energía. Sin embargo, tal como en el caso del foco eléctrico, el polo negativo es unido con su contraparte positiva por un filamento que suministra la inteligencia-energía restrictiva necesaria para un circuito de flujo de energía. Cuando el filamento fracasa en su función, el resultado es un cortocircuito.168 De manera similar, el hombre debe mantener una actividad de restricción, una conciencia de columna central para retener un circuito de flujo de energía. De otra manera, el flujo de energía llega a un fin y el hombre se debilita. Sin embargo, en Shabat estamos libres de esta responsabilidad. El cosmos está estructurado de tal manera que incluye un proceso restrictivo constante incorporado. El circuito de flujo de energía es asegurado sin intervención o participación 53
  • 54. humana. El deseo de recibir con el fin de compartir es automático. Esto fue verdaderamente un regalo. La doctrina del Pan de la Vergüenza169 es considerada inexistente en Shabat. El deseo de recibir para uno mismo no ejerció la conciencia limitante con la inteligencia-energía dentro del cosmos. En Shabat uno pudiera recibir ilimitadamente sin temor de causar un corto circuito, lo cual podría describirse como un filamento eterno, si ustedes lo prefieren. Existiría, sin embargo, una condición que podría perturbar la estructura sabática del cosmos. El marco cósmico de Shabat existía fuera de la naturaleza del deseo de recibir para uno mismo. El hombre —dada la oportunidad del libre albedrío— podría decidir quitarse el marco de referencia al conectarse y despertar la inteligencia-energía del deseo de recibir para uno mismo. El electrón, cuya inteligencia-energía interna es el deseo de recibir para uno mismo, está cósmicamente inactivo durante Shabat. Sólo el judío tiene el poder de alterar este estado de conciencia. Por lo tanto, puede reactivar la inteligencia-energía negativa, incrementando la necesidad por una fuerza de columna central. El flujo automático de energía ya no es asegurado, las necesidades del hombre ya no están satisfechas y la desquiciada carrera es puesta en marcha. La insaciada humanidad, con el impulso de obtener cosas que creen les traerán una vida de paz y tranquilidad, inunda al universo. Cada quien parece tener lo que le falta a los demás. Nadie tiene lo suficiente. Aparentemente, no hay suficiente energía para todos. La interpretación de la creación bíblica por el Zóhar introduce una completa reinterpretación de Shabat que no involucra conexión ninguna entre Shabat y el descanso físico. El trabajo, tal como es comprendido por el Zóhar,170 gira en torno a la actividad de la inteligencia-energía negativa, el deseo de recibir para uno mismo. El verdadero significado del descanso, es cuando el deseo de recibir está en un estado de satisfacción plena, una conciencia de energía de circuito, libre del estrés. Lo que surge — como factor importante— después de entender la interpretación zohárica de Shabat, es el evitar cualquier contacto con el deseo de recibir para uno mismo. Shabat nos permite reactivar el papel central del deseo de recibir, permitiéndonos hacer a un lado, por un tiempo, la ilusión de fragmentación que oculta la verdadera naturaleza de la existencia. El estrés es un aspecto esencial de la vida. La interacción constante entre organismo y medio ambiente, comprende —muchas veces— una pérdida temporal de flexibilidad. Estas fases transitorias de desequilibrio existen sólo mientras una interrupción de energía ha tomado lugar. Un flujo de energía de circuito trasciende la dimensión; no está sujeto a la distancia o el tiempo. Su reconocimiento del papel del estrés en el proceso creativo, condujo a la Zain cósmica a implorar su elegibilidad como canal para la creación. La inteligencia-energía que ella causa para ser revelada es considerada sagrada porque representa un constante flujo de energía de circuito.171 Bajo su dominio, el universo se aseguraría de lograr Menujá con tranquilidad, lo que daría como resultado el deceso de la inteligencia-energía negativa de las Klipót, el deseo de recibir para uno mismo. La dificulta para mantener la calidad de restricción, la manifestación de la columna central, ya no representaría ningún problema. Cada uno de nosotros es un hilo en el tejido universal y, como tal, jugamos un papel vital en determinar la contextura de la tela del cosmos. O somos filamentos enlazados, trenzados a través del cosmos, o puntas deshilachadas que interrumpen la integridad de toda la tela. Cuando el deseo de recibir se neutraliza por la Zain cósmica, ésta se vuelve una "corona sobre la cabeza de Zeir Anpin" y, de esta manera, se logra la conexión espacial.172 Así regresa el universo, una vez más, al tranquilo estado adánico de conciencia que prevaleció antes del pecado original. Este es el poder de Shabat. Sin embargo, este estado alterado solamente es temporal, ya que el mundo de la acción, el nivel terrenal, tiene aún que llevar a cabo la toda envolvente elevación de conciencia que tomará lugar en el tiempo de Guemar haTikún. 54
  • 55. Cada inteligencia-energía del deseo de recibir podrá lograr su corrección y conexión a Zeir Anpin sólo cuando su columna central se vuelva manifiesta. Mientras todas sus partes retengan un elemento de separación, la guerra de seis días comenzada en el tiempo de la creación original, seguirá llevándose a cabo. Sólo cuando todas y cada una de las energías inteligentes hayan abandonado toda pretensión de separación, podrá el mundo de la acción, con su inherente conciencia del deseo de recibir para sí mismo, rendirse junto con su poder, y permitirá trascender libremente las malévolas Klipót. Aún cuan extraño pudiera parecer, los sabios nos dicen que sabremos cuándo las almas han logrado su Tikún, su conexión con Zeir Anpin. Se dice que esto ocurrirá cuando "el sol y la luna sean de igual brillantez".173 Ya no retendrán lo negativo y lo positivo sus energías inteligentes individuales. Más bien, se reunirán como partes inter relacionadas de un todo unificado y la batalla de los seis días, entre la noche y el día, terminará. Al fin, entonces, será restaurada la paz entre la tierra y el cielo. Hasta la llegada de ese día continuará el ciclo de seis días de actividad, seguidos por un día de descanso en Shabat. Esta condición perdurará hasta la corrección final del universo, cuando la tranquilidad eterna de Shabat será revelada. "Tu inteligencia-energía de criminal universo, de avaricia y corrupción a través del descanso completo, es aún incompleta", le dijo el Eterno a Zain. Su reciclaje semanal requiere que el hombre haga guerra con la flota de la Estrella de la Muerte, antes de lograr Shabat, la inteligencia-energía de descanso. Sin embargo, la Zain cósmica era una inteligencia-energía integral de la estación de batalla del Eterno. No obstante, la paradoja permaneció. No sólo se incorporó ella a la inteligencia-energía del descanso y la tranquilidad sino que, al mismo tiempo, se constituyó en el canal para la energía que ha reducido al planeta tierra a una condición de aflicción y desespero. La naturaleza paradójica de Zain no es la única dentro del cosmos. Los científicos están confrontados con paradojas en posición constante. La perspectiva cabalística del mundo señala la razón y la necesidad de la paradoja. Si la humanidad representa e inicia el ritmo cósmico de nuestro universo, entonces la paradoja simboliza la naturaleza dualista del hombre. La actividad positiva mostrada por los humanos, le inyecta al cosmos descanso y tranquilidad. La inteligencia-energía negativa del deseo de recibir para uno mismo, crea un cosmos de desorden y fragmentación, resultante en el caos. En ambos casos, la Zain cósmica es el canal para su expresión física. El que determina es el hombre. La letra Zain hace manifiesta esta paradójica actividad de inteligencia-energía. La similitud de una espada de dos filos es un símbolo apto para Maljút. Durante los seis días de la semana, Maljút reside con Netzáj (victoria) de Zeir Anpin cósmica, la conexión espacial. Esto implica que durante los días de la semana Maljút se vuelve una "espada afilada" para poder rechazar la flota de la Estrella de la Muerte. Rumheh d'Kroveh (lanza de batalla), es un atributo de Zeir Anpin. Asemejando la letra Vav del Tetragramatón, la lanza es utilizada para penetrar la flota de la Estrella de la Muerte. El Eterno concluyó: "Mientras en Shabat tú, Zain, eres una corona sobre la cabeza de Zeir Anpin. Sin embargo, el dominio de ese estado de conciencia es sólo temporal. Consecuentemente, tu canal puede servir también como una inteligencia-energía de guerra y holocausto. El universo requiere un canal que pueda asistir a la humanidad para salir mejor en sus esfuerzos por lograr Guemar haTikún". 55
  • 56. Por lo tanto, el Eterno rechazó la petición de la Zain cósmica, porque ella representaba la doctrina de la paradoja. La traducción hebrea para la pronunciación de la letra Zain es guerra, muy lejos de ser la paz y la tranquilidad que ella misma encierra. Cabizbaja, la Zain cósmica se alejó del escenario del proceso creativo. 56
  • 57. CAPITULO 19 – Las Letras Vav y He INVESTIGANDO EL FUTURO DE LAS FRONTERAS DE LA ALTA tecnología, las letras-energía contemplaron una visión aterradora de la flota de la Estrella de la Muerte del Amo de la Oscuridad. Destellante como rayos negros a través del cosmos infinito, la flota de la Estrella de la Muerte dejó oscuridad en su despertar, muerte y desolación. Esto no desanimaba a las letras-energía, ni tampoco apagó su pasión por la batalla venidera. Cada una estuvo firme, lista para contraatacar a las estrellas de muerte con una defensa que pensaba que desterraría para siempre la negatividad del Amo de la Oscuridad; cada una se sintió capaz y merecedora de la labor de defender al hombre y al universo en contra de las fuerzas del mal. Sin embargo, por más bien fundadas que estuviera su confianza y la firmeza de sus convicciones, aún estos factores no pudieron aquietar su creciente tensión. La pregunta esencial permanecía: ¿Quién sería la elegida como canal para la creación del Eterno, y por qué? El momento se acercaba para que la Vav cósmica presentara su petición. Al examinar las peticiones de las previas energías inteligentes y las razones de sus rechazos, la Vav se encontró esforzada para articular una razón convincente porque sólo ella debería ser escogida como el canal para la creación. No fue el temor la causa de su demora. Como una de las letras-energía del Tetragramatón —el símbolo de cuatro letras del nombre no pronunciable del Eterno—, la Vav poseía poder igual o mayor que cualquiera de las otras letras del Alef Bet. En un duelo justo con la Flota de la Muerte y el Amo de la Oscuridad, la Vav se sentía segura de que podría presentar una lucha digna de admirarse y, al final, salir bien. Sin embargo, muchas letras-energía de méritos considerables se habían presentado ante el Eterno sólo para ser rechazadas. ¿Por qué, entonces, debería ser ella la elegida? ¿Qué habría sido, si acaso, lo que las demás no habían podido comprender? ¿Cómo debería acercarse al Eterno? ¿Qué debería de constituir la esencia de su petición? 57
  • 58. Como si el universo no tuviera suficientes problemas, ahora parecía seguro que la violencia sería establecida como cosa permanente en la psique humana. Con el deseo de recibir para uno mismo actuando como impulso motivador de la humanidad, aún los instintos agresivos de una sola persona podrían ser una fuerza peligrosa sobre la tierra. Tarde o temprano, el hombre tendría que determinar cuál sería la manera más humana y lógica en tratar con lo que parecía destinado a ser una tormenta sin fin de violencia y destrucción. Los poderes proféticos de la Vav le permitieron tener una visión del futuro en la cual la humanidad tendría acceso a armamentos capaces de destrucción global. Vio un mundo en el cual la animosidad y el odio, productos de los impulsos violentos de la humanidad, serían opacados en comparación con la radiación devastadora que esas armas podrían producir. ¿Por qué, entonces, —ponderó la Vav—daría el Eterno al hombre la motivación y el conocimiento de armarse con suficiente poder explosivo para destruir al mundo diez mil veces? Según le pareció a la Vav, el problema era encontrar una manera de prevenir el comportamiento violento de volverse establecido dentro del cosmos. Una solución sería limitar la cantidad de violencia a la cual la humanidad sería expuesta. El canal elegido para la energía-fuerza unificada toda envolvente estaría esperanzado en estar en una posición para prevenir la destrucción del universo al servir como un desvío estratégico contra la flota de la Estrella de la Muerte mientras, al mismo tiempo, permitía al hombre acceso a la fuerza infinita del Eterno. A pesar de toda la evidencia de la vulnerabilidad de las letras previas para ser atacadas y capturadas por el Amo de la Oscuridad, la Vav cósmica aún se consideraba una vasija apropiada para actuar como un canal de la creación. En cuanto al singular atributo que la calificaría para servir en esa capacidad exaltada, tendría que ser su membresía dentro de la fuerza más poderosa y élite en el cuerpo de energías inteligentes del Eterno, el Tetragramatón. Con esto en mente se acercó al trono del Eterno. "Oh, Eterno del universo, Os complazca aceptar mi papel como el canal en la creación del mundo, por cuanto yo soy una de las cuatro energías inteligentes cósmicas que componen el Tetragramatón supremo".174 La petición de la Vav cósmica dependía mucho sobre el significado exacto del rechazo del Eterno de la Yud cósmica como canal para el proceso creativo, porque ella, también, era miembro del Tetragramatón. Si el significado de la visión original del Eterno, de un paraíso cósmico, era una inteligencia-energía que desechara permanentemente al Amo de la Oscuridad del escenario cósmico de actividad, entonces el poder de la Vav probablemente no era lo suficiente para lograr ese objetivo. Sin embargo, mientras el balance del poder dependía de la actividad humana, parecía seguro que el Eterno aseguraría la sobrevivencia de la Flota de la Muerte. Sobre el futuro sólo había una sola cosa segura y ésta era la incertidumbre. Aún las más poderosas y ardientes energías inteligentes del Alef Bet tenían que conceder que ninguna fuerza, entonces conocida o predecible, podría garantizar la destrucción de toda inteligencia-energía negativa lanzada por la flota de la Estrella de la Muerte. Alguna parte de la fuerza de ataque del Amo de la Oscuridad penetraría cualquier escudo de seguridad, causando muerte y destrucción más allá de la imaginación del hombre. La perfección, entonces, no parecía ser el criterio principal del Eterno en la elección del canal para la creación. Tampoco aseguraría el supuesto poder destructivo puro. Lentamente, comenzaron a percatarse las letras faltantes que, a lo mejor, era una fuerte defensiva y no una ofensiva devastadora lo que el Eterno tenía en mente. Tal vez era tiempo de aceptar la posibilidad de que, en vez de aniquilar al Amo de la Oscuridad, tendrían que satisfacerse con un sistema que nulificaría lo suficiente a la flota de la Estrella de la Muerte para permitir a la humanidad la oportunidad de arrepentimiento y sobreviviencia. Pero, 58
  • 59. ¿podría un sistema defensivo ser efectivo en una escala limitada? La Vav cósmica no guardaba dudas sobre su capacidad para actuar como una alternativa efectiva y realista a la autodestrucción del hombre. La amenaza reconocida a la estabilidad cósmica y mundial le dio nuevo énfasis a la inteligencia-energía interna de la Vav cósmica. De hecho, parecía que de todas las letras-energía que se habían presentado ante el Eterno, ella mostró la mayor esperanza porque la Vav contenía una visión de un futuro mundo unificado por su energía-inteligencia y ella estaba ansiosa de soltar la energía de la columna central. "Y sucedió en cuanto él (Moisés) se acercó al campamento, que él vio al becerro y a la danza: Y el enojo de Moisés ardió y lanzó las tablas fuera de sus manos y las rompió debajo del monte".175 El rompimiento de las tablas precipitó la destrucción tanto del primero como del segundo templo, porque la inteligencia-energía interna del primer templo fue extraída de ambas tablas, la izquierda y la derecha, mientras que el segundo templo extraía energía sólo de la izquierda. ¿Por qué, entonces, pregunta el Zóhar, cayeron las tablas y se rompieron? Sucedió porque la energía interna de la Vav voló fuera de ellas y desapareció. Este poder es aducido en el verso, "y el Eterno formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en sus fosas nasales el aliento de vida; y el hombre se volvió un alma viviente".176 Esta es la Vav, de la palabra hebrea "formado", que contiene al árbol de la vida. Cuando Israel corrigió el pecado de Adán, entonces los israelitas se hicieron merecedores de la inteligencia-energía de la Vav, la cual fue diseñada para crear la libertad dentro de un mundo de inestabilidad. Entonces, así se ganaron la liberación de la Estrella de la Muerte. Sin embargo, el pecado del becerro de oro nulificó su corrección y el árbol de la vida se volvió a ocultar. En su lugar, apareció el árbol del bien y del mal. La Torá que recibió entonces Israel le faltaba la inteligencia-energía del árbol de la vida de la Vav, la cual consistía de vida proveniente de su lado derecho, y muerte que emanaba de su lado izquierdo. Esto era a lo que aludían los sabios en referencia a las nuevas tablas que Moisés presentó a los israelitas después del incidente del becerro de oro. "Para aquellos situados a la derecha, la Torá fue una porción de vida. Para los de la izquierda, un veneno mortal".177 Por lo tanto, el sabio Rabí Akiba advirtió a sus discípulos estar conscientes de la separación y desorden que volvieron al cosmos.178 Lo que parece surgir del Zóhar es la probabilidad del mantenimiento por parte de la Vav cósmica de la estabilidad universal y de un cosmos ordenado. La ventaja que aparentaba mantener la Estrella de la Muerte sobre el hombre corpóreo y su universo físico, podría cambiar dramáticamente hacia un universo ordenado, como resultado de la enorme vitalidad espiritual liberada por una infusión de la inteligencia-energía de la Vav cósmica. Como parte del Tetragramatón, la Vav cósmica tenía el poder y la astucia suficientes para sobreponerse a las contramedidas más receptivas que el Amo de la Oscuridad podría instigar en contra de la humanidad. La Vav era precisamente la clase de apoyo cósmico que podría proporcionar a los habitantes de la tierra una oportunidad de lucha. El Tetragramatón, el nombre codificado de cuatro letras del Eterno, representaba el estado más elevado y potente de energía cósmica. En esto consistía el arma secreta de la Vav. Aseguró, entonces, la Vav: "Mi dimensión de luz y inteligencia-energía es capaz de proveer la gran unificación por la cual el universo algún día añorará". La Yud también era parte del Tetragramatón pero su petición había sido firmemente rechazada. La refutación del Eterno estaba basada en el razonamiento de que, al extenderse más allá de la proteción del escudo de la Shin cósmica, la Yud se volvería vulnerable a ser atacada por la flota de la Estrella de la Muerte —una situación que hubiera podido darle al Amo de la Oscuridad la oportunidad de capturar la dirección sobre todo el espacio galáctico—. Si el Amo de la Oscuridad hubiera triunfado en prevenir a la Yud de tomar su posición dentro del poderoso Tetragramatón, todo se hubiera perdido.179 La presentación y rechazo de la Yud cósmica fue presenciada en una conferencia cósmica acordada por el Eterno mismo, estando presentes la Vav cósmica y todas las demás 59
  • 60. letras.180 A pesar del entusiasmo de la presentación por parte de la Yud cósmica como la inteligencia-energía más capaz de derrotar al imperio del Amo de la Oscuridad, su petición fue rechazada. Su posición dentro de la estructura poderosa del Tetragramatón la favorecía con la fuerza suficiente para realizar una posible derrota. Todos los presentes recibieron la inmensidad de su inteligencia-energía y sabían que era capaz de defender las puertas del espacio universal en contra de cualquier imperio oscuro. Con el nombre codificado de cuatro letras del Eterno como su arma, parecía seguro que el espacio podría permanecer un santuario pacífico para toda la humanidad. Pero no era de ser así. El Eterno le dijo a la Yud: "Estás grabada dentro de Mí, marcada dentro de Mí. Mi deseo y inteligencia-energía están dentro de tí. Por consecuencia no eres el canal cósmico adecuado para la creación".181 La Vav también era componente del sistema del Tetragramatón. ¿Cuál era la razón por la cual se creía diferente a la Yud! La respuesta privada de la Vav cósmica por el rechazo de la Yud era al efecto de que si el sistema de la Yud fallaba en derrotar a la flota de la Estrella de la Muerte, entonces el Tetragramatón entero podría ser puesto en peligro. La Yud era el cerebro del sistema y, si ella se corrompía, entonces no había esperanza de un universo libre de autodestrucción. Si la Estrella de la Muerte se imponía en contra de la Yud, el sistema del Tetragramatón entero tendría que fallar, mientras que el fracaso de la Vav cósmica, dejaría, aún, intacta la capacidad del Tetragramatón para contra atacar. La Vav, erróneamente, creía que su inteligencia-energía combinada con la de la He cósmica podría enfrentar los peligros que siempre encaraban el futuro de la humanidad. La Vav cósmica sintió que siendo parte integral de la inteligencia-energía del sistema del Tetragramatón, ella podría atacar exitosamente el sistema de la Estrella de la Muerte. Lo que la Vav no tomó en cuenta fue el hecho de que ella y la He eran tan importantes al mantenimiento del Tetragramatón como la Yud cósmica y, por lo tanto, ellas también podrían sufrir la misma suerte que hubiera esperado a la Yud. Si la Vav fuera utilizada en la creación del mundo, ella también sería igualmente vulnerable a la corrupción. La respuesta del Eterno a la Vav fue: "El sistema del Tetragramatón en su entereza requiere de la custodia protectiva del escudo de seguridad de la Shin. Tú, Vav, no debes de aventurarte más allá de su perímetro. Como sea, el Tetragramatón debe mantenerse fuera de cualquier contacto con la flota de la Estrella de la Muerte".182 La empresa de la Vav cósmica en la arena cósmica convertiría al espacio en un campo de batalla de inteligencia-energía, añadiendo así complejidades peligrosas a una ya precaria balanza de terror sobre la tierra. El tema más importante era la preservación e incorrompibilidad del sistema del Tetragramatón. Sobre todo lo demás, su permanencia tendría que ser asegurada. Si, de hecho, el universo se convirtiera en un campo de batalla de autodestrucción, el Tetragramatón suministraría la única esperanza de preservar las galaxias y a los pocos justos. La continuidad era el pensamiento primario que prevaleció sobre el universo y la especie humana. El Eterno había plantado todo sobre un solo interrogante: ¿Debería de permitirse que el universo con todos sus habitantes llegara a un final sin el proceso de Tikúnt La respuesta del Eterno silenció cualquier otro pensamiento que la Vav cósmica pudiera haber tenido. Ciertamente, el Eterno tenía la intención de proteger y preservar el Tetragramatón a toda costa. 60
  • 61. Desilusionada, la Vav bajó de la arena cósmica de selección. La He cósmica ya no sintió la necesidad de someter una petición para servir como canal del proceso creativo. Ella también ocupaba un puesto exaltado dentro del sistema del Tetragramatón. La respuesta del Eterno a la Vav le permitió convencerse de que su inteligencia-energía era un eslabón vital en la gran manifestación del universo. El joven universo no podría arriesgar su único sistema de defensa asegurada: el todopoderoso Tetragramatón. Tanto la He como la Vav eran necesarias para ocupar esta estación de batalla importante que, finalmente, condujera a la humanidad hacia la visión del Eterno de un universo estable. El plan del Eterno requería que la meta de armonía y orden mundial fueran el aspecto central de su proceso creativo. Para este propósito, la única esperanza la proveía el Tetragramatón. La He cósmica, sirviente obediente del Eterno, no tuvo más que bajarse también y permitir que continuara el proceso de selección. 61
  • 62. CAPITULO 20 – Las Letras Dalet y Guimel IMAGINEMOS AL UNIVERSO COMO UN JUEGO SOBRE LA MESA. EL objeto de este juego —llamémoslo conciencia galáctica— es asegurar para el universo la suficiente antimateria necesaria para llevar a cabo la gran unificación de la creación. Porque la antimateria preserva la balanza y simetría universal y sirve a las necesidades espirituales de la comunidad galáctica, pero tiene la tendencia de evaporizar a la materia que la tecnocracia lucha desesperadamente por acumular. Por lo tanto, son los mejores intereses de la tecnocracia y las fuerzas del materialismo deshacerse de la antimateria en el universo. Las reglas de nuestro juego hipotético podrían dictaminar que la avaricia e insensibilidad humanas, cuyo combustible es la materia, son requeridas en grandes cantidades para nutrir las necesidades específicas de exploración espacial y la frontera de alta tecnología. Vastas regiones del espacio están completamente desprovistas de antimateria como resultado de los esfuerzos de la tecnocracia y cae sobre nosotros, quienes luchamos valerosamente en nombre de la conciencia galáctica, localizar la vital antimateria que queda, protegerla y diseminarla hacia aquellas partes del universo donde es desesperadamente requerida. En los años recientes ha habido una explosión de interés dentro de la comunidad científica concerniente a la materia elusiva siempre presente, llamada antimateria. ¿Puede ser que haya extraterrestres antimateriales y, aún, galaxias antimateriales existentes en otras partes del universo? Los físicos han sugerido la posibilidad de que la antimateria invisible podría componer el noventa por ciento de la materia del universo. De acuerdo con los científicos, un mejor conocimiento de la antimateria podría proporcionar entendimientos sobre el pegamento cósmico conocido como "fuerza fuerte", que reúne el núcleo del átomo. 62
  • 63. Que la vasta mayoría de la materia del universo podría ser antimateria, es una idea impactante. ¿A qué se debe que encontramos tan poca evidencia de antimateria en esta parte del universo? Por lógica, si el noventa por ciento de toda la materia es antimateria, lo más razonable sería que no fuera tan difícil de encontrar. Tal vez, al tratar de resolver el misterio de la materia fantasma extraviada, podríamos analizar las posibles razones de la existencia de antimateria. "Una noche, cuando el Rabí Isaac y el Rabí Yehudah estaban sentados estudiando la Torá, el primero dijo: La Cábala nos enseña que cuando el Eterno creó al mundo, creo al mundo abajo en base al diseño del mundo arriba, e hizo a las dos contrapartes uno del otro. Su inteligencia-energía debe, entonces, estar tanto arriba como abajo". El Rabí Yehudah contestó: "Seguramente esto es cierto, y si Él creó al hombre para ser superior a todo esto, es indicado por el versículo, "Yo he hecho la tierra y he creado al hombre sobre ella".183 Los sabios entendieron el verdadero significado de ese versículo. En su sabiduría, lo tradujeron de la siguiente manera: "He hecho la tierra para el propósito de crear al hombre sobre ella". Yo digo que la unidad cósmica depende del hombre para completar el todo orgánico".184 Esta conexión asombrosa de apariencia mágica entre el hombre y el cosmos, es uno de los conceptos anodadantes que el Zóhar propone atrevidamente. Para todos los científicos, menos unos cuantos, las ideas presentadas por el Zóhar representan energía científica. Sin embargo, la ciencia no da una explicación definitiva del por qué la naturaleza hace llover desorden y destrucción sobre las galaxias. A pesar de la imagen cuidadosamente preservada de la ciencia como fuente de edad inmutable, la mayoría de las teorías científicas están basadas en interpretaciones falibles sobre datos. A pesar de toda su pretensión y popularidad, pocas conclusiones científicas están inmunes a la incertidumbre. La pregunta aun queda sin respuesta. ¿Quién, o qué, está detrás de toda la actividad cósmica negativa? El Zóhar declara que el malhechor es el hombre. Aunque no tan devastadores o tan publicados como los terribles terremotos y erupciones volcánicas de 1985, significativos desastres naturales están ocurriendo todo el tiempo. Una búsqueda de nuevas teorías del por qué de estas catástrofes podría asistirnos en ubicar la fuente del caos y del desorden. Los cabalistas defienden la antigua creencia de que los seres humanos consisten de un compuesto misterioso de materia física y sustancia espiritual intangible. La unicidad física de la forma humana es derivada del código genético, pero el verdadero secreto del individuo es un resultado de creación divina. La cualidad que nos distingue de todos los demás es un ser no material que hace su entrada durante el desarrollo embriológico, o en el momento del nacimiento, y permanece con nosotros todas nuestras vidas y sobrevive después de nuestra muerte física. Este "fantasma en el cuerpo" es responsable de todo lo que nos hace distintivamente humanos. La mente humana ha sido capaz de entender realidades más sublimes que aquellas nunca concebidas por la ciencia convencional. En su necesidad inquietante de expresarse, la mente sólo aparenta cortar arbitrariamente la tela sin costura de la realidad en una miríada de segmentos parchados. Sin embargo, en un estado deteriorado de conciencia, la mente es capaz de restaurar la tela de la creación a su condición impecable original. Después de haber previsto de antemano la trama de la creación, la Dalet cósmica y la Guimel cósmica hicieron su entrada juntas al escenario cósmico. Sabían que, individualmente, sus fuerzas de inteligencia-energía eran insuficientes para llevar a cabo la gran unificación de las galaxias, pero en conjunto representaban una inteligencia-energía de poder sustancial. Un vistazo a la Dalet nos muestra 63
  • 64. inmediatamente por qué ella sola —sin su compañera, la Guimel— sería rechazada por el Eterno. La palabra hebrea Dal lo hacía evidente en el momento. La energía interna de la Dalet cósmica simbolizaba empobrecimiento. "Ahora se levantaron para partir, pero el Rabí Shimon dijo: "Tengo una cosa más que decirte. Dice en algún lugar, "porque el Eterno es un fuego consumante",185 y en otro lugar, "aquellos de ustedes que se adhieren al Eterno, todos están vivos este día".186 La aparente contradicción entre estos dos textos ha sido discutida largamente entre colegas Rabínicos y se ha establecido que existe un fuego que consume al fuego y lo destruye, porque una manifestación del fuego es más fuerte que la otra. Siguiendo con esta idea, podríamos decir que aquel que desee penetrar el misterio de la unidad que todo abarca, debería examinar la ñama que se levanta en una vela encendida. Una flama no puede levantarse salvo que sea de algún cuerpo físico. En la flama misma existen dos luces: la de arriba es blanca, la de abajo es azul. La luz blanca, siendo la más alta de las dos, parece levantarse hacia arriba mientras descansa sobre la azul como si estuviera sobre un trono o un pedestal. Las dos están inseparablemente conectadas; la blanca descansando sentada sobre la azul. En cambio la base azul está conectada a la mecha que, a su vez, está conectada a la cera debajo de ella, la cual nutre la flama y la impulsa a mantenerse y adherirse a la luz blanca de arriba. La luz azul a veces se torna roja, pero la blanca nunca cambia de color. De lo anterior, se entiende por los cabalistas que la inteligencia-energía de abajo consume todo lo que está por debajo de ella o con lo cual tenga contacto, pero la inteligencia elevada no consume aquello que está por debajo de ella. Por lo tanto, la inteligencia-energía de lo azul o negro (el efecto de la combustión) se asocia con la destrucción y muerte. Entonces Moisés dijo: "Por lo que el Eterno, tu Eterno, es un fuego consumante". Literalmente Él era capaz de consumir todo aquello que estuviera por debajo de Él. Es por eso que Moisés dijo: "Tu Eterno", y no "nuestro Eterno", porque Moisés estaba en el nivel blanco de conciencia que no consume ni destruye. La inteligencia-energía de la luz blanca es simbólica de la fuerza del Eterno. Por lo tanto, la flama ascendente simboliza los misterios más elevados de la sabiduría. El Rabí Shimon continuó: "La segunda He del Tetragramatón es de luz azul o negra que está conectada a la Yud, He, Vav, que son las luces blancas de inteligencia-energía. A veces esta luz azul no es la letra He pero contiene la inteligencia-energía de la letra Dalet. Esto quiere decir que cuando Israel no se adhiere o hace conexión con la inteligencia-energía interna de la luz blanca desde abajo para hacer que la luz azul encienda y se adhiera a la luz blanca, entonces la inteligencia-energía de la luz azul es una fuente de destrucción . Esa es Dalet. Sin embargo, cuando Israel está conectado a la inteligencia-energía interna de la luz blanca (la conciencia de compartir), la luz azul es considerada, entonces, He. Donde el macho y la hembra (las energías inteligentes negativas del deseo de recibir) no son unidos y unificados como un todo básico, la letra He es eliminada y solamente la inteligencia-energía de la letra Dalet permanece".187 Esta revelación asombrosa del Zóhar en relación a la vela, apenas se está empezando a comprender por los físicos. De hecho, las teorías de inteligencia-energía internas tienen el potencial de iluminar muchos de los misterios de la física. Son capaces de explicar y abarcar todo. Desde la psique humana, hasta las misteriosas emisiones de radio de saturno. Más importante, tal vez, aquellas teorías construidas alrededor de este concepto, podrían algún día revolucionar la ciencia y nuestro entendimiento de la materia de manera más profunda que los eminentes físicos jamás se pudieron haber imaginado. 64
  • 65. El potencial de la la Dalet para ayudar al establecimiento de la gran unificación, era obvio. En esencia, sin su negativa inteligencia-energía interna, la fuerza no podría manifestarse. (Una situación comparable con una semilla, que no se podría expresar físicamente sin la tierra, o una llama que no podría manifestarse sin una vela). Sin embargo, la Dalet cósmica estaba totalmente consciente de que su propia inteligencia- energía particular estaba "empobrecida". Ella no actuaba como un canal de inteligencia-energía a la fuerza del Eterno, como tampoco la Guimel poseía el poder para actuar sola como canal para la creación. Por consecuencia, decidieron acercarse hacia el concepto de la creación desde una nueva perspectiva. Otras letras-energía no habían contemplado anteriormente la idea de un doble canal para el proceso creativo. La Dalet cósmica y la Guimel cósmica comenzaron con la acertada presunción de que la simetría sería una propiedad esencial del mundo venidero. Entonces, cualquier cosmología unificada exhibiría una naturaleza dual de fuerzas opuestas. Como manifestaciones de las dos fuerzas fundamentales en el mecanismo creativo, ellas se consideraban capaces de ponerle fin a la fragmentación y a la desunidad. Unidas podrían asistir a la humanidad hacia la última meta de completar el proceso de Tikún que, según ellas pensaban, nulificaría automáticamente el poder del Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte. Divididas perecerían. El universo es realmente más sencillo de lo que sus apariencias externas nos conducen a creer. De hecho, todo lo físico y lo no físico puede ser reducido a una fórmula tan sencilla que podría ser apropiadamente descrita por dos palabras: "dar" y "recibir". La filosofía oriental describe este fenómeno en términos del principio femenino, Yin y el principio masculino, Yang. La ciencia los denomina polaridades positiva y negativa. La Cábala los llama el deseo de recibir con el fin de compartir y el deseo de recibir para uno mismo. La Guimel cósmica y la Dalet cósmica simbolizan esta unidad de opuestos; la Guimel representando el aspecto positivo de dar, y la Dalet simbolizando la dimensión negativa de recibir. En realidad, en el gran esquema de las cosas, la Dalet y la Guimel no eran entidades distintas sino meras manifestaciones separadas de la misma interacción inherente, el todo completo unificado, por medio del cual, precisamente la Dalet y la Guimel se percibían como el dueto perfecto para el proceso creativo, y se sentían seguras de que, entre sus unificadas energías-inteligencias, eran capaz de iniciar la gran unificación. El proceso de Tikún exige que la humanidad permanezca central a la unificación de las galaxias.188 Al mismo tiempo, es posible para que la conciencia humana intervenga y disturbe la armonía del universo. "La Dalet cósmica es considerada ser el Delet de la ciudad sagrada de Jerusalén. Cuando la inteligencia-energía de misericordia, que es la Guimel hechora de buenas obras, se une con la Dalet, simbólica del empobrecimiento, la Dalet, entonces, sufre una transformación y se vuelve Delet, el camino y la puerta a ambas energías vitales del proceso de unificación, la Luz de la Misericordia189 y la Luz de la Sabiduría".190 Este concepto de la Dalet actuando como la entrada, está dicho en el versículo,191 "ábreme las puertas de la virtud".192 Mientras que la Dalet cósmica, compuesta de tres letras hebreas, Dalet, Lamed y Tav, es indicativa de empobrecimiento, cuando está unida a la Guimel cósmica, la vocal a de Dalet se transforma en la vocal e que ahora es considerada Delet, una puerta de entrada hacia las dos grandes e importantes luces o energías inteligentes que componen las Luces de Sabiduría y Misericordia. El Talmud enfatiza esta idea cuando declara: "La forma de la letra Guimel en la escritura bíblica tiene el pie señalando hacia adelante".193 Esto implica que todos deben dar un paso hacia adelante en asistir a los pobres. Por otra parte, la Dalet tiene su sección superior 65
  • 66. extendida hacia afuera indicando la necesidad de los pobres de permitirse estar dispuestos a compartir con los bien acomodados. El uno complementa al otro, sin distinción entre ambos. No puede haber un compartir sin la inteligencia-energía del recibir.194 Si las energías inteligentes de cada una de las letras-energía cósmicas fracasaron en cumplir con los requerimientos del Eterno, la Dalet y la Guimel razonaron que, tal vez, entonces las galaxias y sus inteligencias extraterrestres podrían estar mejor con un esfuerzo dual para derrotar a la flota de la Estrella de la Muerte. Algunos físicos hacen la sombría predicción de que el mundo terminará en una implosión, el gran aplastamiento, la antítesis de la gran explosión o "Big Bang". Sin embargo, esto presume que no hay nada especial en cuanto al papel del hombre en el proceso creativo. El Zóhar,195 declara lo contrario. E1 Zóhar mantiene que la naturaleza de la materia invisible que consiste de inteligencia-energía pura, nos advertirá a última hora si el universo está al borde del colapso. La actividad de pensamiento en la humanidad determinará el análisis final de si sobrevivimos o no. El destino de la vida sobre la tierra está ligado enteramente sobre el estado de la inteligencia- energía metafísica de la humanidad. Dependiendo del nivel de conciencia a la cual hayamos ascendido (o descendido), la civilización podría ser destruida en un ardiente apocalipsis que empequeñecerá cualquier cosa jamás imaginada en la ciencia ficción o nuestra galaxia podría ser perdonada y nunca tener que encararse a la profecía del cataclismo. Hacia la prevención del aprestamiento final, a través del ataque de la Estrella de la Muerte, la Dalet cósmica y la Guimel cósmica enfocaron su atención. Estaban seguras de que podrían suministrar suficiente inteligencia-energía para prevenir el derrocamiento del universo por parte del Amo de la Oscuridad. Con esto en mente, se acercaron al Eterno. "Escuchad nuestra petición, Oh Eterno, porque deseamos de lo más intenso ser elegidas como el canal dual para la creación. Juntas representamos un aspecto del poder de balance y simetría. Entonces, nosotras podríamos tener suficiente energía de columna central para inhibir cualquier ataque masivo sobre el cosmos por la flota de la Estrella de la Muerte". Mientras que la estación de batalla de la Dalet cósmica estaba ubicada bien adentro del escudo de seguridad del Eterno, la flota de la Estrella de la Muerte podía tener acceso a su fuerza interna. Si el escudo fuera penetrado, el reino del Eterno permanecería en eterno peligro. El problema de la Dalet era similar al de la Shin cósmica. La esquina del techo de la nave del vehículo espacial de la Dalet cósmica, saliendo con la luz-inteligencia-energía de Jesed (misericordia),196 le daba a la flota de la Estrella de la Muerte la oportunidad de planear su ataque sobre la insospechante Dalet y, posiblemente, con toda su conexión con la Guimel cósmica. Entonces, la conexión de la Dalet con la fuerza (Luz de Sabiduría) podría ser cortada y la nota de la Estrella de la Muerte neutralizaría su inteligencia-energía interna. Una vez que el Amo de la Oscuridad tuviera acceso a la inteligencia-energía de la Dalet, él sería capaz de conformar su semejanza a la de la Resh cósmica. Al romper la conexión de la antena de la Dalet (esquina derecha superior), su vehículo espacial con la fuerza se transformaría para asemejarse a la Resh (pobreza). De esta manera, la captura de la Dalet por parte de la flota de la Estrella de la Muerte le proporcionaría al Amo de la Oscuridad otra nave espacial para añadir a su flota de la Estrella de la Muerte. Antes de la caída de Adán y el subsecuente rompimiento de las vasijas, la Kufy la Resh mantenían una perfecta unificación y simetría de interacciones. Solamente después de la primera interrupción dentro de nuestro universo encontró el Amo de la Oscuridad su oportunidad para manifestar inteligencia severamente negativa. A pesar de los esfuerzos de la Kuf y la Resh, el equilibrio de poder estaba de lado de la flota de la Estrella de la Muerte. 66
  • 67. Si el universo fuera a crearse a través de la Dalet, siempre existiría el peligro de que la Estrella de la Muerte capturara y tomara el control. El espacio vacío podría ser reducido a una vasta región de deshecho de inteligencia negativa estática, una condición que —seguramente— activaría en la tierra calamidades como terremotos, enfermedades y sequías. Aunque los geólogos comprenden la acción de movimiento de las placas terrestres tectónicas, tal vez mejor que cualquier otro aspecto del proceso generador de terremotos, el misterio más grande que permanece es por qué suceden, en primer lugar, los terremotos. La llave para resolver este misterio se haya en aislar la causa que activa el imbalance geológico que incita a que cambie de posición la capa terrestre. Los sismólogos no tienen manera de saber precisamente cuándo una de las placas geológicas se romperá de otra y causará la fragmentación de la capa terrestre. De acuerdo al Zóhar191 la respuesta al misterio está por hallarse en la atmósfera candente y turbulenta de Maljút, el espacio ilusorio donde las fuerzas del Eterno, apoyadas en la actividad positiva humana, luchan con el Amo de la Oscuridad asistido por la actividad negativa humana. "Un día el Rabí Yehudah se durmió debajo de un árbol y soñó que vio naves espaciales extendidas y a Shimon Bar Yohai ascendiendo sobre ellas con un pergamino de la ley y con toda clase de libros que contenían los secretos y misterios ocultos del universo y agadot. Todos ascendieron al cielo y se perdieron de su vista".198 El viaje de Bar Yohai a la conciencia de Maljút en el segundo siglo comenzó cuando huyó de los romanos hacia una cueva en P'quiín. Consecuentemente, en su respuesta a la Dalet y a la Guimel, el Eterno dijo: "Mi armada de letras cósmicas no podría soportar la pérdida de cualquier otra letra, especialmente una aliada tan valiosa como tú, Dalet". La Dalet, se hace disponible a personas bien acomodadas para transmitir la transferencia de energía de los ricos a los pobres. Por lo tanto, ella es responsable del establecimiento del "concepto circular", un circuito completo de energía. Sin su función cósmica, la humanidad no podría hacer manifiesta la inteligencia-energía interna de benevolencia, porque sin los pobres, los ricos no podrían realmente compartir. Si Dalet se empobreciera más (Resh), por razón de ser desprovista de su luz de Jesed (misericordia), la oportunidad para el caos y el desorden se incrementarían enormemente, lo que amenazaría con el mismo mecanismo de equilibrio del universo. "Ustedes dos deben permanecer juntas", dijo el Eterno. "Debido a que está escrito, "los pobres no se acabarán sobre la tierra".199 Manténganse juntas porque ambas necesitan extraordinarias precauciones para evadir la captura del Amo de la Oscuridad".200 Por virtud de su inteligencia-energía interna, la Dalet y la Guimel proveen dos sistemas especiales metafísicos por medio de los cuales la humanidad terrestre, a través de la actividad de compartir y recibir, como es demostrado por los pobres y los ricos, mantienen equilibrio y armonía en el cosmos. "Como es arriba, es abajo".201 Juntas, la Dalet cósmica y la Guimel cósmica partieron de la presencia del Eterno. 67
  • 68. CAPITULO 21 – La letra Bet EL TÉRMINO "BENDICIÓN" ES UN CONCEPTO DIFÍCIL DE DEFINIR. Si alguna vez has intentado describirlo, probablemente has tratado de asociarlo con palabras como paz, buena suerte, enviado de D-os, armonía y felicidad, y —tal vez— todas estas palabras te dejaron insatisfecho porque las bendiciones son todas estas cosas y, a la vez, ninguna de ellas. Otra palabra que se pudiera utilizar para describir la idea de bendición es unidad. La unidad no se puede escuchar, probar, tocar u oler y, sin embargo, ciertamente sentimos cuando está sobre nosotros y también cuando desaparece. Supuestamente, el matrimonio describe la última unificación de dos personas y, no obstante, la mitad de todos los matrimonios terminan en divorcio. De hecho, se comenta a menudo que la manera más segura de terminar con un bello romance es casándose. Cuan rápidamente, en tales instancias, se convierte una aparente bendición en maldición. Si hay algo sobre las bendiciones en que la gente siempre está de acuerdo, es que — curiosamente— las bendiciones acaban por llegar siempre a los demás, nunca a uno mismo. Las bendiciones parecen llover sobre otros, pero cuando añoramos esa fuerza vital que proporcionan, poco más que una gota vital parece caer sobre nosotros. Por lo menos así parece pensar la mayoría. Las bendiciones dependen de la perspectiva desde donde se miren. La bendición de uno podría ser la maldición de otro. Un plato de arroz equivale al tesoro del rey en los ojos de un hombre hambriento, pero posiblemente sería un insulto al paladar de cualquier gourmet. Sin embargo, si al hambriento le servimos un plato de arroz diario y al exigente lo privamos de toda clase de alimentos, no tardará mucho en que los papeles se volteen: el arroz caerá dramáticamente de la estimación del primero, mientras aumenta significativamente en los ojos del segundo. Podemos ver cómo en el espacio de unos cuantos días la dicotomía entre bendición y maldición puede ser completamente reversible. 68
  • 69. Actitud, circunstancias, aún el tiempo, pueden tomar parte en la manera cómo percibimos las bendiciones. Uno de los rasgos fundamentales de la conciencia humana es nuestra capacidad de percibir la dinámica presencia del tiempo. Cuando vemos dos fotografías, una en la que la persona parece como un bebé y otra donde la misma persona es un adulto, no nos costará trabajo en determinar cuál fue tomada primero. El tiempo camina inalterablemente hacia adelante. Todo esto parece ser muy obvio y aún trivial hasta que nos preguntamos: ¿Pero, es realmente cierto? ¿Por qué no podría el tiempo caminar hacia atrás, o aún, de lado? Si acaso los cabalistas están en lo correcto (y también algunos atrevidos físicos teóricos), y el tiempo-espacio es parte de un continuo dimensional infinito, ¿por qué no podemos acordarnos del mañana también como nos acordamos del ayer? El hecho de que, normalmente, no recordemos el futuro, no es razón para decir que no podamos hacerlo. Algunas personas han experimentado sensaciones y presentimientos de haber estado en cierta situación anteriormente. Claro, científicamente hablando, cosas de esta naturaleza son imposibles. Y, como es natural, los científicos han avanzado, entonces, en teorías racionales que intentan explicar tales mensajes como si fueran nada más que cortocircuitos en el cerebro. ¿A quiénes debemos creer, entonces? ¿A los cabalistas que nos dicen que la conciencia humana tiene acceso al pasado y al futuro, o al científico que estipula que el pasado y el futuro no existen? Los científicos son los primeros en admitir que casi nada saben acerca del cerebro humano. Tampoco pueden llegar a un acuerdo sobre una teoría que explique el caminar hacia adelante del tiempo. De acuerdo con algunas teorías, si al tiempo le fuera posible viajar más rápido que la velocidad de la luz, podría —hipotéticamente— caminar en reversa. Y si le fuera posible viajar precisamente a la velocidad de la luz, se presumiría que no habría razón por la cual no pudiéramos recordar el año próximo de manera igual que el anterior. Einstein tomó nota de esta contradicción. En una famosa carta escrita después de la muerte de su amigo, Michele Besso, Einstein le escribió a la hermana de Besso, declarando: "Michele ha partido de este extraño mundo antes que yo. Esto no tiene importancia. La distinción entre el pasado, presente y futuro es una ilusión, aunque una distinción persistente". Uno de los cosmólogos de más eminencia mundial, Roger Penrose, de la Universidad de Oxford, propone que el tiempo es un evento puramente sicológico. La conciencia hace que el tiempo camine hacia adelante y, por lo tanto, se presume que también pueda hacer que el tiempo camine hacia atrás. Por ejemplo: si se lanza al aire una moneda, la mitad de las veces caerá de un lado y la otra mitad del otro. La incertidumbre persiste aún después de que la moneda haya aterrizado y, sicológi- camente hablando, el tiempo se expande hasta el momento en que la moneda haya sido descubierta. Si el tiempo camina hacia adelante en una situación de expansión, tal como el momento de tiempo cuando lanzamos la moneda hasta su revelación, y hacia atrás después de la revelación, entonces —presumiblemente— en el momento de reversar camina en ambas direcciones a la vez. ¿Regresa, entonces, instantáneamente al momento en que la moneda aterrizó? ¿Es el tiempo, entonces, echado hacia atrás en el momento del descubrimiento y se vuelve potencial realidad? En la muerte ¿nos volvemos "retropersonas"? Claro está que todo esto nos sumerge desesperadamente en la confusión. Y continuará siendo así mientras permanezcamos ignorantes de la naturaleza ilusoria de la vida física y de las extremas limitaciones del tal llamado "pensamiento racional". Sólo trascendiendo la conciencia racional podemos esperanzarnos en descubrir los misterios de nuestro universo y aliviar la confusión que nos rodea en nuestras vidas cotidianas. Debido a las limitaciones del pensamiento racional, tenemos que aceptar el hecho de que — como bien lo dijo Werner Heisenberg—, "cada palabra o concepto, cuan claro parezca ser, tiene sólo 69
  • 70. un rango limitado de aplicabilidad".202 El universo físico está repleto de paradojas. Este hecho va longitudinalmente en relación con la consecución de una explicación del porqué existe tal confusión en el universo y, finalmente, en nuestras propias vidas. Steven Weinberg, uno de los físicos teóricos más eminentes del mundo, y co-arquitecto de la "teoría de unificación", de la fuerza débil y electromagnética, escribió alguna vez que entre más comprensible parece el universo, también parece carecer más de sentido. Su comentario es típico de muchos otros hechos por diferentes científicos al sacar como conclusión de sus vastas e intensas investigaciones que el universo parece no tener un propósito discernible y, por lo tanto, debe considerarse como si hubiera emergido del resultado de un gran accidente sin sentido. ¿Cómo puede alguien, posiblemente, concluir que vivimos en un cosmos donde el caos reina supremo? La simple observación debería decirnos que el universo es todo menos el azar. Sólo miren alrededor de nosotros. ¿Ha emergido cualquier cosa que, inequívocamente, pudiéramos concluir que surgió sin significado o propósito, por virtud de un accidente? Cada avance en la física fundamental descubre una nueva faceta del orden universal. Sin embargo, el hecho es que —sin importar cuan profundamente los científicos investiguen los abismos del espacio y del reino subatómico— siempre encontrarán misterios más profundos e inexplicables. La naturaleza es demasiado sutil, demasiado profunda para ser descubierta por el método científico. Unos cuantos físicos, como Erwin Schrodinger, admiten la confusión a la que sus investigaciones los han conducido. "No sé de dónde vengo, adonde voy o quién soy". Curiosamente, uno de los sabios de Ethics ofthe Fathers (Etica de los padres), habiendo examinado esta misma construcción conceptual, llegó a una conclusión muy diferente a la de Erwin Schrodinger. "Akabya ben Mahalalel dijo: "Considera tres cosas, y no caerás en el poder del pecado, ilusión: Sabed de dónde viniste, adonde vas, y ante quién rendirás cuentas y razones".203 Para el estudiante de Cábala, los tres principios de Akabya representan las tres fuerzas universales intrínsecas. Estas tres energías inteligentes, junto con la cuarta fuerza, el hombre, cuya inteligencia innata es característica de falta o necesidad (el deseo de recibir para uno mismo), se combinan para controlar el universo. Estas cuatro fuerzas son manifestaciones de una sola superfuerza que, finalmente, es responsable de toda actividad sobre el universo. Esta fuerza unificada podría —y mantendría— la estabilidad a través del cosmos, previniendo sus significados y la ilusión de volverse la influencia dominante en el universo. La superfuerza, la realidad infinita, se encuentra más allá de la experimentación física convencional y la comprensión finita. Sólo dentro de un marco de referencia metafísico puede el hombre ser librado del mundo de la ilusión y ganar acceso a la realidad infinita donde la claridad reina suprema. Esta era una condición filosófica muy poderosa que tendría que haberse llenado si se hubiese querido eliminar la ilusión de un universo gratis. Puesta en esta excitación teórica, la Bet cósmica hizo su entrada a la arena de especulación creativa. La Bet estaba muy consciente de las fallas en el razonamiento de cada una de las letras que la habían precedido. Por cada característica positiva que cada una poseía, había una igual de fuerza opuesta dentro de su conformación que hubiera creado un universo de duplicidad y confusión. Si cualquiera de las letras previas hubiera sido elegida para actuar como el canal de creación, el cosmos hubiera sido gobernado por el azar ciego y no por la claridad absoluta que rige el verdadero mundo de lo infinito. El Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte estarían extasiados si el Eterno hubiera escogido crear un universo en donde el caos reinara supremo. Pero, gracias a D-os, esto no era lo que el Eterno tenía en mente. Su diseño requería un plan en donde el hombre pudiera discernir, si así lo eligiera, entre la realidad de lo infinito y la ilusión que sería presentada —necesariamente— por la existencia finita. 70
  • 71. Era esencial para la voz del proceso creativo que se le diera un sistema al hombre por medio del cual evitara la incertidumbre de un universo al azar. Tal era la naturaleza de la superfuerza que siempre estaría presente para asistir al hombre espiritualmente inclinado en su búsqueda hacia la conciencia infinita. El libre albedrío y el determinismo existirían por necesidad como partes, aunque distintas, ínter relacionadas del paisaje cósmico. Así, entonces, el esquema espectacular del diseño uni- versal —impecablemente ordenado— sería revelado, pero sólo para aquellos que comprendieran y ejercieran el principio de resistencia. El escenario fue arreglado para que la Bet cósmica hiciera su petición. "Oh, Eterno del universo, que os complazca en establecer el proceso creativo a través de mí, porque yo represento la fuerza de inteligencia-energía de berajót (bendiciones), la primera letra de la fuerza codificada conocida en el reino terrestre".204 La Bet, la superfuerza, expresaba en una sola palabra su inteligencia-energía única. Su berajót podría bañar al universo entero con la única energía capaz de deshacer la ilusión, envolviendo así al reino terrestre con la realidad intrínseca del reino metafísico superior. Sólo la inteligencia-energía de berajót era capaz de remover la ilusión de la realidad corpórea y revelar un modelo cósmico que es, era y siempre será estático, sin tiempo perfectamente móvil. Y como mensajera de esta inteligencia, la Bet es la única letra-energía capaz de expresar la unidad de la toda envolvente fuerza del Eterno. La última verdad sobre el universo, una comprensión propia y un entendimiento apropiado del proceso evolucionario de la creación, requiere que el estado intrínseco de decepción de la mente sea eliminado a través de la resistencia voluntaria del hombre. La superfuerza Bet le aseguró al Eterno que su energía podría encaminar una nueva realidad en la cual el viejo pensamiento ilusorio se abriera a la realidad toda envolvente del cosmos. La letra Bet era la primera letra en representar una verdadera amenaza al Amo de la Oscuridad. Su energía era la primera con la capacidad de llenar el vacío falso, previniendo así a los habitantes del universo físico de percibir erróneamente su medio ambiente físico como el resultado de algo sin una causa. Si no fuera por la Bet la idea de un universo gratuito podría tomarse en serio. De todas las letras que habían implorado sus méritos, solamente la bendición de la Bet podría permitirle al hombre tener una conexión interna con la certeza absoluta de la fuerza. Consecuentemente, la Bet cósmica imploró que su energía era necesaria para deshacer el diseño ilusorio que el Amo de la Oscuridad tejería en el telar del universo. De otra manera, si el Amo de la Oscuridad tomara el poder, el hombre podría abdicar sus deberes de determinación de actividad cósmica y optar por el camino gratuito e ilusoriamente fácil para salir del constante dilema, aunque a largo plazo esto sería muy doloroso. ¿Y cuál fue la respuesta del Eterno a la petición de la Bet? El dijo: "Seguro, a través de tu canal, yo crearé al mundo. Sí, tu inteligencia-energía será la que iniciará el proceso crea- tivo".205 ¿Cuál es esta misteriosa superfuerza de la Bet cósmica que, al ser accesible, provee leyes y principios claros y definibles, en oposición a una incertidumbre ilusoria? Para apreciar la inteligencia-energía de la Bet, volvamos al Zóhar, que toma la posición de que, sólo a través de la observación, puede uno llegar a verdaderas conclusiones. Para muchos esta perspectiva podría parecer falta de fe, pero el Zóhar y el cabalista simplemente no aceptan a la superfuerza, o cualquier otra cosa, sin una verificación personal. 71
  • 72. La cuestión de cómo podemos estar seguros de la interpretación del reino metafísico de la superfuerza Bet es cuidadosamente tomada en consideración por el autor del Zóhar: "Y para aquellas personas que no saben pero tienen el deseo de entender, reflexionen sobre aquello que es revelado y manifestado en el nivel terrestre, y sabrán de aquello que está oculto, mientras que todo (tanto arriba como abajo) es lo mismo. Porque todo lo que el Altísimo ha creado de manera física, ha sido diseñado de aquello que está arriba".206 Armados con esta introducción a la superfuerza Bet, podemos ahora dirigirnos a lo que es probablemente el desarrollo más misterioso y profundo en el entendimiento del origen del universo: la inteligencia-energía interna de la superfuerza que permite a personas espirituales tener acceso a la realidad infinita, mientras el sector no espiritual de la humanidad, aquellos que se rinden al deseo de recibir para sí mismos, ven sólo fragmentación. "Todo lo de abajo corresponde, enteramente, a aquello que se encuentra arriba. Ese es el significado de las palabras: "Y el Eterno creó al hombre en su propia imagen; en la imagen del Eterno Él lo creó".207 Tal como en el firmamento que cubre el universo entero, contemplamos diferentes configuraciones formadas por la conjunción de estrellas y planetas para hacernos conscientes de cosas ocultas y misterios profundos. Entonces, sobre la piel que cubre nuestro cuerpo y que es como sería el firmamento del cuerpo, cubriendo todo, existen configuraciones y diseños —las estrellas y los planetas del firmamento del cuerpo, la piel a través de la cual los sabios del corazón pueden contemplar cosas ocultas y misterios profundos indicados por estas configuraciones y expresadas en la forma humana—. En relación con esto está dicho:208 "Los espectadores de los cielos, los que miran las estrellas...."209 El científico podría entrar en disgustos o desacuerdos con tal declaración pero, una vez más, el Zóhar declara que él, "el cuerpo del hombre, se relaciona a nuestra galaxia y universo entero". En un análisis profundo del cuerpo, junto con el entendimiento de cuál planeta o qué parte de nuestra galaxia se relaciona con cada diferente sección del hombre, diferentes partes del hombre abrirán nuevas vistas a los cielos. Por lo tanto, no es de sorprenderse que el famoso cabalista italiano, Shabbatai Donolo era también médico. Su obra famosa sobre el Sefer Yetzirá, conocida como el Libro de la sabiduría, explica con detalles precisos los compuestos y la relatividad de un planeta con otro. Su Libro de remedios contiene una gran cantidad de material extraído de su comprensión de la Cabala. ¿Qué es lo que distingue a la Bet cósmica de todas las demás letras-inteligencia cósmicas? Un buen punto de partida para nuestra investigación es entender de dónde provienen las secuencias de información codificadas. Y para esto debo señalar, otra vez, el aspecto profundo de las letras hebreas, sobre todo sus diseños únicos y peculiares, y de la manera en que se han hecho manifiestas. El alfabeto hebreo describe cómo las energías inteligentes de todas las clases —deseos de compartir y recibir, restricción—, viajan y saturan el espacio, y su papel crucial en todas las formas de vida de los cuatro reinos.210 Su estudio, entonces, forma parte importante de todo curso moderno de la ciencia. En una escala cósmica, el efecto de introducir información del futuro, es de largo alcance. En lugar de un universo que comienza en una gran explosión ("Big Bang") y, aparentemente, se degenera a partir de entonces, el observador perceptivo de la naturaleza podría ver que un estado primordial de situaciones podría volverse más sofisticado con el correr del tiempo. El impulso natural de pensar acerca de la inteligencia del cosmos, es comenzar con nosotros mismos y, después, intentar escalar lo desconocido. El camino del cabalista es saltar directamente hacia el concepto de la inteligencia toda envolvente. Al hacerlo así, hemos dejado al lado inteligencias intermedias que podrían estar enmascaradas por los sucesos de nuestra existencia terrenal, un concepto del Zóhar al que ahora dirigiremos nuestra atención. "El Rabí Hiya dijo que la ley oral y escrita, conjuntamente, preservan a la humanidad, como está escrito: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, de acuerdo a nuestra semejanza"211 —imagen haciendo 72
  • 73. referencia a lo masculino (nombre codificado del reino metafísico) y "semejanza" a lo femenino (nom- bre codificado del reino físico)—: Y, por esta razón, la Biblia comienza con la letra Bet. El Rabí Isaac dijo: "¿Por qué la Bet está abierta de un lado y cerrada del otro? Es para indicar que cuando el hombre desea hacer conexión con la inteligencia-energía interna de la Torá, está abierta para recibirlo y conec- tarse con él. Y cuando un hombre cierra sus ojos a ella y camina en dirección opuesta (no espiritual), entonces vuelve su lado cerrado hacia él, de acuerdo al dicho "si tú me dejas un día, yo te dejaré dos días",212 hasta que él vuelve a adherirse a ella, para nunca más abandonarla".213 Lo que parece surgir del anterior pasaje del Zóhar es el aspecto de inteligencia que el Zóhar le atribuye a la Bet cósmica, la interacción entre el deseo e inteligencia del hombre y la inteligencia de un orden cósmico más elevado, conocido como Bet cósmica. Además, estableció a la Bet cósmica como la entrada y conexión metafísica y celestial al todo importante compendio de inteligencia-energía, del código cósmico también conocido como la Biblia. Adicional a esto, aquí mismo se puede hacer contacto con inteligencias extraterrestres, en nuestro propio medio ambiente, es decir, con las veintidós letras del Alef Bet. A lo largo de la historia hemos observado a las estrellas y hemos reflexionado sobre si la humanidad es única o, tal vez, en algún otro lugar en la oscuridad del cielo nocturno, existen seres inteligentes como nosotros que deliberan y consideran, tal como lo hacemos nosotros. Los científicos que trabajan en el tema de la inteligencia extraterrestre, están haciendo intentos de acertar si acaso existen civilizaciones avanzadas en la vía galáctica. Naturalmente, cualquier conclusión o evaluación es mejor que una mera suposición. ¡Sabemos tan poco sobre el origen de la vida o la probabilidad de una evolución de vida inteligente! La galaxia de la Vía Láctea y sus habitantes —el Amo de la Oscuridad con la flota de la Estrella de la Muerte— han sido tratados en otra sección de este libro. Pero lo que es refrescante es la conciencia y claridad con la cual el Zóhar ha tratado las formas de vida de energía extraterrestre. Basta decir que no existen otras formas de vida similares a la humanidad sobre la tierra. Esto ya ha sido dicho en el Zóhar. La existencia de formas de vida extrainteligente como formas de energía inteligente vital, era conocida por el Rabí Shimon. Sin embargo, la actividad y esfuerzo de esas fuerzas dependen enteramente del comportamiento y actividad humanos de la tierra. Por ellas mismas no se puede ejercer el libre albedrío. Son una civilización de conciencia robótica. El poder del Amo de la Oscuridad y su imperio en la estación espacial de la Vía Láctea están alimentados por la actitud inhumana del hombre a su prójimo. Pienso que es sabio el encararse con misterios tan profundos como la superfuerza Bety y que sintamos, al mismo tiempo, algo de humildad. Con nuestra presente comprensión de este vasto y asombroso cosmos, sabemos muy poco. Sin embargo, los tiempos en que vivimos son muy interesantes. Preguntas que nunca se habían hecho, ahora están sujetas a investigación. Por lo tanto, el Zóhar, un compendio de sabiduría repleto de información, no podía estar tan vivo y relevante, vibrante y creciente, si no respondiera al más serio análisis e investigación. En consecuencia, el Zóhar, en su intento de suministrar un entendimiento a nuestro universo y nuestra participación, plantea más preguntas con relación a la superfuerza Bet. ¿Por qué —y qué— estableció el diseño particular para la superfuerza Bet en el principio? El sólo establecer a la Bet como la superfuerza de la creación, planteó más preguntas, y debido a que el cabalista siempre se pregunta ¿por qué?, ningún aspecto será desatendido hasta que el por qué final sea contestado. "El Rabí Judah dijo: "La Bet tiene dos líneas paralelas y una tercera que las une. ¿Qué significan éstas? Una hacia el cielo, representa Zeir Anpin, la conexión espacial, y una hacia la tierra, que representa a Maljút, el reino terrestre. La línea que une ambas líneas paralelas, es el Eterno, el nombre codificado de la Sefirá Yesod, que las une y las recibe. El Rabí Eleazar dijo: "Estas tres fuerzas de inteligencia-energía representan y simbolizan el sistema de energía de las tres columnas214 con que nuestro universo ha sido asociado, el sistema de tres columnas en donde el código cósmico completo 73
  • 74. —la Biblia— está encerrado. La Bet es la puerta de entrada del Amén que todo lo abarca,215 la cual conduce al santuario interno de la Torá. Además, la palabra Bet significa Bait (casa), y contiene las fuerzas de las tres energías inteligentes, simbolizadas por las tres columnas de la letra Bet. La Bet cósmica incluye, por lo tanto, toda la Torá, debido a que la Torá comienza con Bet. Ella es, por lo tanto, la que cuida y estabiliza al universo".216 Hay otra pregunta que debe hacerse y que trata con la idea de las columnas de la letra Vav, que simboliza y personifica una columna. ¿Cuál es el significado de la estructura de la Bet cósmica que parece ser tan crucial para el inmenso poder de la superfuerza mencionada en el Zaharí ¿Dónde se originó la idea del inmenso poder de las tres columnas? Después de todo, ¿en qué consiste el poder del átomo si no en las tres fuerzas de energía: protón, electrón y neutrón? Previamente a la milagrosa partición del Mar Rojo —un evento no usual que ha permanecido como uno de los levantamientos cósmicos más impresionantes en la larga historia de la humanidad—, Moisés atrajo la fuerza positiva de la energía cósmica que todo abarca, al captar la fuente de esta energía del árbol de la vida. ¿Cómo pudo Moisés conectarse a este impresionante poderío sin "quemarse"? ¿Cuándo y dónde fue revelado este secreto en la Biblia? El secreto descansa en el misterio de las setenta y dos letras. El Rabí Shimon dijo, además, que la Shejiná estaba, entonces, en su plenitud y perfección manifestándose en ella los setenta y dos nombres sagrados de acuerdo al orden tríplice, en específico las tres columnas o sea el secreto de los tres versículos, cada uno de los cuales comienza con la letra Vav.217 Los tres versículos mencionados en el Zóhar son representativos de la evidencia más convincente de que la Biblia no es más que un código cósmico de inmenso poder. Precisamente, los tres versículos contienen, cada uno, setenta y dos letras. Cada uno comienza con la letra Vav218 y, subsecuentemente, se dio a conocer como sistema de tres columnas en cuanto que la letra Vav personifica la dimensión de una columna. El número tres debe, inmediatamente, llamar la atención del lector al significado del poder unificado todo envolvente de Jesed, Guevurá y Tiféret que simbolizan derecha, izquierda y central, además de los tres componentes atómicos: protón, electrón y neutrón. Esto, entonces, constituyó la esencia de la petición de la Bet cósmica. Ella era una superfuerza, simplemente porque su construcción incorporaba el todo unificado todo envolvente. Por lo tanto la Bet cósmica podría establecer "bendiciones" en el universo, la unificación de todos los mundos superiores e inferiores, puesto que ella incorporaba por su estructura de tres letras Vav, el código mosaico de unificación, las setenta y dos letras. Permítanme sugerirle a los lectores de este libro que —por lo menos— "prueben" este asombroso poder del universo: la superfuerza. ¿Cómo? Tomen el volumen ocho de la edición zohárica del Centro, página trescientos once,219 y rastreen la tabla de las setenta y dos letras. Sí, encontrarán la superfuerza escrita en las letras hebreas del Alef Bet. Y, si acaso no pueden leer el hebreo, les sugiero que, de todas maneras, lean el código de letras, y les aseguro que su conciencia —el verdadero tú, el noventa y nueve por ciento de ti— capturará la esencia y fuerza interna del código cósmico de la superfuerza. Algo retendrán, o tal vez todo. Esto dependerá enteramente de su propio nivel de espiritualidad y no del grado de su religiosidad. Mientras mayor sea el grado de "amor para tu prójimo", mejor será medida tu conexión con la superfuerza. Entre más esté tu estado mental sintonizado con la actitud de compartir-restricción, más estará ligada a tí la superfuerza.220 La pregunta que podría suscitarse en sus mentes después de leer mi idea de rastrear las palabras hebreas de las setenta y dos letras es: ¿Cómo, en nombre de los cielos, puede una simple examinación de letras incorporarse al ser interno? Bueno, para aquellos de nosotros que nos consideramos por debajo de la inteligencia de una computadora, entonces —verdaderamente— tenemos un problema. Sin embargo, si entre mis lectores hay algunos que se consideran, cuando menos, iguales al nivel de inteligencia de la computadora, 74
  • 75. entonces podría sugerirles algo. Vayanse a un supermercado y observen las cajas registradoras. Se darán cuenta de que la cajera pasa el producto comprado sobre un rastreador de configuración curiosa que, generalmente, aparece en la parte de atrás, hacia el lado del rastreador. Lo que se nos dice es que el rastreador manda, inmediatamente, esta información a una computadora que, a la vez, transmite el precio del artículo a la caja registradora, en una operación instantánea. Esta es, precisamente, la relación que existe entre nuestros ojos y nuestras mentes computadoras. El rastreo de la tabla de las setenta y dos letras, establece inmediatamente la informa- ción en nuestro disquete mental. Es similar a la copia de información de un disquete a otro. Ahí lo tienen. Si no están familiarizados con las letras o palabras hebreas, cuando menos, tienen la oportunidad de copiar el disquete de las setenta y dos letras en su mente computadora personalizada. Nos hemos conectado ya con el programa o disquete de la Bet cósmica. Esto, por virtud de nuestro "conocimiento" de la estructura corporal de la Bet cósmica, la cual consiste de un sistema de tres columnas. El saber es esencialmente un proceso mental y el "conocimiento" es la conexión con la verdadera realidad. Este secreto es revelado por el Zóhar cuando, descifra el versículo codificado, "Y Adán conoció a Eva, su esposa; y ella concibió y parió a Caín".221 ¿Cómo puede el mero acto de conocer, crear un embarazo? El Zóhar explica esto, tan sencillamente, como la diferencia que existe entre información y sabiduría. Saber es la conexión. Obviamente hubo el acto de una relación física, pero no es este el punto buscado por el Zóhar. El único momento en que la información puede conectarse con nosotros, es cuando "entendemos" y "conocemos" esa información. Para conocer a la Bet cósmica (la superfuerza) se requiere un entendimiento de "por qué" está estructurada de la manera en que lo está. Sabiendo esto, podemos proceder a hacer contacto con la inteligencia-energía del pensamiento interno de la superfuerza, la Fuerza que motiva a la superfuerza de la Bet dentro del poder que ella representa. La fuerza, el aspecto central de cualquier efecto de comunicación del canal, se ajusta a la capacidad y aptitud del instrumento que hace manifiesta a la Fuerza. Crear la última máquina del universo, un modelo unificado que mantuviera el equilibrio del cosmos, era la labor que se proponía la superfuerza Bet. Claro, si todo salía bien, ella sería el "hogar" para la superfuerza. Examinemos, entonces, la Fuerza tal como se manifiesto dentro de la Bet cósmica. "La Bet cósmica es el secreto de Jojmá, la Fuerza. Ella contiene el misterio de Nekudá B'Heijaláh, el "punto de la gran sala", porque ella representa Jesed (misericordia) de Jojrná. La Luz de la Misericordia es la gran sala o casa para la Luz de la Sabiduría (la Fuerza). Esto es lo último en "bendiciones" (balance), un concepto ilustrado por el profeta Malaquías en el versículo, "Yo pondré sobre ustedes una bendición, y no habrá suficiente espacio para recibirla".222 La Luz que "desciende" del infinito no es opacada en cuanto atraviesa el cosmos. Desde el principio de su viaje, hasta el final, no es desviada de su curso por cualquier campo metafísico- energía, o por cualquiera de las cortinas que atraviesa. Por lo tanto, la Bet imploró que ella era adecuada para la labor de creación, debido a que sólo ella no era afectada por fuerzas e influencias negativas. La flota de la Estrella de la Muerte, que estaba buscando incrementar su dominio sobre el cosmos, no podría hacer conexión alguna con la Bet, la superfuerza y, por lo tanto, no podría utilizar a la Bet como una fuente adicional de energía. Solamente en un momento de falta o deficiencia en- cuentra la flota de la Estrella de la Muerte una apertura por dónde atacar a su víctima.223 Aquí, por primera vez, el Zóhar nos proporciona una prueba de lo que constituye la "bendición". Cualquier fuerza de energía, cualquier entidad, cualquier hombre que esté completamente lleno de energía y no muestre falta de ella, es considerado bendito. 75
  • 76. Examinemos una imagen de rayos X y notaremos una mancha negra que designa la ubicación del problema. ¿Por qué una mancha negra? Es para indicar que el flujo de energía está fallando y la flota de la Estrella de la Muerte ha hecho su entrada. La falta de energía crea vulnerabilidad y, de esta manera, una oportunidad para que el Amo de la Oscuridad haga un ataque de sorpresa. La eliminación de esta mancha negra no necesariamente restaura el flujo de energía. Se requiere un estado de bendición o entereza. No la eliminación del Amo de la Oscuridad. La creencia en el valor y eficacia de las bendiciones es atestiguada en narraciones bíblicas tales como la bendición de Noé a Shem y Japhet;224 la bendición de Isaac sobre Jacob y Esau;225 la bendición de Jacob sobre sus hijos,226 y sus nietos, Ephrain y Menasseh.227 La bendición de los hijos, generalmente, la da el padre al "descansar" sus manos sobre la cabeza del niño, pronunciando el versículo (para un niño), "que el Eterno te haga como Ephrain y Menasseh,228 seguido por una bendición sacerdotal229 que contiene un arreglo tríplice, haciendo explícita la intención de la fórmula ordenada. El acto de "poner las manos sobre una persona" ha sido conocido durante mucho tiempo como un canal apropiado para la transfe- rencia de energía. "Se nos ha enseñado que quien haya logrado el grado de Jesed (gracia) es designado "ángel del Señor de las Huestes", como está dicho en el versículo, "porque los labios del sacerdote deben guardar la sabiduría y deben buscar la ley en su boca; porque él es el ángel del Señor de las Huestes".230 ¿De dónde mereció el sacerdote ser llamado "ángel del Señor de las Huestes"? El Rabí Judah dijo al respecto: "Como el ángel del Señor de las Huestes es un sacerdote arriba, así es el sacerdote de abajo, un ángel del Señor de las Huestes. ¿Quién es el Sumo Sacerdote celestial? El ángel Michael quien proviene de la fuerza cósmica celestial de Jesed".231 El sacerdote fue establecido como el carruaje, el vínculo entre la Sefirá Jesed y el reino terrestre. Por virtud de la incorporación por parte del sacerdote de la fuerza de Jesed, él fue considerado, entonces, el canal para bendecir. El sacerdote era la conexión con la superfuerza, el todo unificado todo envolvente y, por lo tanto, fue dotado con el inmenso poder de la Fuerza para bendecir a la humanidad. El secreto era la Luz de Misericordia y esa era la combinación que la Bet le presentó al Eterno. "Y el Eterno le dijo a la Bet cósmica: —De seguro, Bet, porque tu característica intrínseca es el modelo perfecto por el cual el proceso creativo y el mundo pueden lograr su Tikún—. Esto ya ha sido aludido por el salmista cuando declara: "Porque he dicho, Jesed se edificará para siempre".232 La palabra codificada "edificará" también significa entendimiento. El Eterno estableció a la Bet cósmica como el criterio para poder distinguir entre aquellas fuerzas o manifestaciones que están conectadas con la Fuerza y aquellas entidades o manifestaciones que se relacionan con el Amo de la Oscuridad. Cuando la humanidad es atraída a las energías de compartir-restricción, la Bet cósmica suministra la fuerza de bendición, como se indica en el versículo,233 "pruébame aquí y ahora, dijo el Señor de las Huestes, si no abriré para ustedes las ventanas del cielo y haré salir bendiciones que no habrá suficiente espacio para recibirlas".234 En nuestra discusión del tiempo, se hizo notar que el mañana está —por necesidad— ya incluido en el ayer. El principio de causa y efecto, la semilla ya incluida en forma general en el árbol, y la doble hélice de la molécula ADN, todas en sus distintas formas, demuestran que el futuro depende de nuestra habilidad para "verlo". El futuro está aquí y ahora, pero el uno por ciento ilusorio nos vuelve ciegos a su presencia. Este uno por ciento representa la necesidad, la incompetencia. Aunque ilusorio, este uno por ciento es esencial en el proceso cósmico en que se nos impuso el libre albedrío suficiente para remediar el Pan 76
  • 77. de la Vergüenza. Sin embargo, la ilusión también creó en nosotros la incapacidad de "ver" las cosas tal como son. Las bendiciones de Bet llenan completamente el espacio universal entero de aquellas personas conectadas a ella. La superfuerza de la Bet cósmica, implantada en todo el cosmos, permite a quienes están conectados con la superfuerza, no experimentar los defectos ilusorios dentro del proceso creativo. Esto puede asemejarse al foco eléctrico, cuando se cierra el circuito y uno ya no observa el mecanismo dentro del foco. En el momento que es prendida la luz, los polos y el filamento parecen desaparecer. La verdad de las cosas es que la función de los polos opuestos en el filamento son ilusorios, mientras que la luz que supuestamente apareció después de accionar el interruptor de la corriente estaba ahí desde el principio. La luz está en todas partes: en medio de una montaña y en las profundidades del mar. Nuestra percepción ilusoria de la luz, aparece por nuestra intervención —o sea el esfuerzo físico de accionar el interruptor—, la cual desaparece luego, junto con los componentes físicos del foco. El esfuerzo físico que se requiere es sólo un ejemplo que indica que, debido a la restricción original generada por el Pan de la Vergüenza, los humanos fuimos proveídos de un proceso creativo ilusorio que nos hace pensar que somos los creadores de todo aquello que nos rodea. La fuerza de energía interna de la egocentricidad, que es sólo otra de nuestra ilusiones, fue establecida con el propósito expreso de asistirnos para lograr el objetivo de aliviar el Pan de la Vergüenza.235 ¿Cómo? Solamente a través de la conexión con la superfuerza. El compartir (polo positivo) y restricción (filamentos) de un foco de luz, es todo el mecanismo requerido para restaurar la original luz unificada toda envolvente, sacándola de su reino ilusorio de oscuridad (lo incompleto, falta, dudas, etcétera). Así también lo declara el profeta Malaquías al afirmar que al poner al Eterno (el todo unificado, todo envolvente) a prueba, al establecer las dos energías inteligentes de compartir y restricción, "... si no abriré para ustedes las ventanas del cielo y sacar bendición que no habrá suficiente espacio para recibirla". El lector, sin duda, ha escuchado la frase "probando, probando", proveniente de un electricista u otras personas involucradas en la reparación de enseres domésticos eléctricos. Su preocupación, generalmente, no es si la luz prenderá, o si hay corriente eléctrica, sino si el mecanismo (inteligencias de compartir-restricción) funciona. Así, el profeta Malaquías expresa este mismo concepto de probar para determinar si hay falta o decisión en la superfuerza. La bendición es constante y está siempre presente. Esto es comparable a una corriente eléctrica que es llevada a un hogar. La electricidad está siempre ahí. Pero hay veces en que una conexión interna con la electricidad —tal como el accionar el interruptor de la luz— no se ha realizado. Donde una conexión ha sido establecida con la superfuerza, está dicho que ha estado "edificada para siempre" y que una "continuidad" infalible existe. En consecuencia, nunca "hay suficiente espacio para recibirla", porque es llenada constantemente, sin espacio para más. Esta es la "esencia del cambio": defecto, falta, deficiencia, lo incompleto. A través de la historia —incluyendo el siglo veinte— supuestos líderes de la civilización han recomendado el cambio como la medicina milagrosa que todo lo cura para mejores tiempos futuros. Se nos ha dicho que para comprender nuestra estructura multifacético de la existencia humana, debemos cambiar nuestra perspectiva de la noción de estructuras sociales estáticas, a una percepción de sistemas dinámicos de cambio. Se piensa que esa transformación va a ser un paso esencial en el desarrollo de la civilización. 77
  • 78. Se nos dice que las pruebas de la necesidad de transformación es el hecho de que todas las civilizaciones han sufrido procesos únicos de nacimiento, crecimiento, rompimiento y desintegración. Arnold Toynbee, en su análisis del génesis de la civilización, concluyó que una transición de una condición estática a una de actividad dinámica, siempre existió en el proceso de desarrollo.236 Toynbee vio los esquemas básicos en el nacimiento de las civilizaciones como esquemas de interacción que él denominaba "reto y respuesta". Para poder crecer y responder a los retos generados por el proceso de nacimiento, se requieren cambios y "nuevos" ajustes creativos. El cabalista observa en esta clase de razonamientos la fuerza persistente del Amo de la Oscuridad. La prueba de la validez de cualquier proceso no depende de la evolución del efecto. Tampoco es más o menos significativa la conclusión equívoca de que Jerusalén es la ciudad sagrada porque allí se encontraba el Templo Sagrado. El cabalista se pregunta, "¿por qué estuvo en un principio el Templo ahí?". Por lo tanto, él concluye que uno debe buscar la causa primaria de las cosas en vez de involucrarse torpemente en el efecto. Precisamente, Jerusalén es conocida como la ciudad sagrada por la razón de que es referida como "completa". Es el centro de energía del universo y, por lo tanto, como consecuencia natural, el Templo Sagrado se ubicó en Jerusalén. Cualquiera de los cambios que ocurrieron en Jerusalén fueron reflejos del efecto, el Templo, y no de la santidad de la ciudad de Jerusalén misma. Cuando el cambio ocurrió en Jerusalén —tal como la destrucción del Templo— se hizo evidente la presencia del Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte. En ninguna ciudad del mundo entero ha habido tanta sangre. No obstante, su atractivo, su importancia, la mística de Jerusalén, continúan sin interrupción a pesar de las muchas naciones que, temporalmente, han sobreimpuesto su voluntad sobre su ciclo de historia. El cabalista considera estos cambios como parte de la realidad ilusoria que sólo puede existir cuando la actividad inhumana rompe la conexión con la superfuerza, y la flota de la Estrella de la Muerte se torna en el dirigente del imperio terrestre. ¿Por qué tantas naciones han considerado a Jerusalén como el gran premio final en la búsqueda del mandato universal? Los nombres, lugares o caras, podrán haber sufrido cambios ilusorios, pero los verdaderos participantes siguieron un esquema preciso: estaban hambrientos de poder. Su deseo de recibir permaneció un deseo insaciable e insatisfecho. Falta es la palabra clave, la fuerza ilusoria del Amo de la Oscuridad. Jerusalén, centro de energía del mundo, es la estación espacial de la tierra para la superfuerza. Esta energía trajo la convergencia de todos los imperios poderosos al umbral de Jerusalén. Estas naciones representaban un aspecto de la flota de la Estrella de la Muerte, en cuanto que su objetivo primario era conectarse con la superfuerza para poder reparar sus defectos y satisfacer sus perversas y crueles necesidades. No hubo procesos de índole cultural, evolucionaría o creativa, involucrada en estas situaciones "cambiantes". Ellas siguieron el esquema de la flota de la Estrella de la Muerte, cuyo objetivo primario es inyectar la inteligencia-energía del deseo de recibir para uno mismo. El resultado de este esquema era constante y de uniformidad estática que, al fin, causó que las fuerzas invasoras se separaran de la superfuerza y, por lo tanto, de Jerusalén. El esquema parece describir adecuadamente nuestra actual situación. Estamos constantemente sujetos a teorías en relación con nuestro proceso evolucionario en esta nueva era. Sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol, como el Rey Salomón, el sabio, declaró: "Aquello 78
  • 79. que ha sido, es aquello que será; y aquello que se ha hecho es aquello que se hará; y no hay cosa nueva bajo el sol".237 Elocuentemente, el profeta Malaquías lo dijo todo cuando declaró que la bendición, la superfuerza, está siempre presente y todo lo invade, y no hay suficiente espacio para recibir más. Ahora podemos entender la frase común, "cuando se acaba la novedad". Cuántas veces hemos salido para adquirir un juego de muebles caros y en el momento que nos llega, o poco después, ya no tenemos el mismo deseo para ello. ¿Qué sucedió? La respuesta —dice el Zóhar—238 es la falta de comunicación con la Bet cósmica, la superfuerza cósmica, la inteligencia-energía de la bendición. Cuando estamos conectados, queriendo decir, cuando la actividad humana pertenece al marco de compartir-restrición, la energía negativa del Amo de la Oscuridad no prevalece. La duda, la incertidumbre, la falta de plenitud, son las marcas de la flota de la Estrella de la Muerte que —a veces—, controla al hombre, a pesar de su respuesta egocéntrica ilusoria de que sencillamente "cambió" de parecer. Sin embargo, cuando la actividad humana se manifiesta a través del compartir y la restricción, la flota de la Estrella de la Muerte debe retroceder por obligación. El ataque de la inteligencia-energía positiva es demasiado fuerte y poderoso para que el Amo de la Oscuridad se atreva a desafiarlo o tratar de enfrentarse a ella. En realidad, no hay cambios, deficiencias, dudas o ilusiones. Cuando está conectado con la superfuerza Bet, el hombre logra una mejor y más completa lucidez de las cosas. Esta es la verdadera y envolvente inteligencia-energía de la Bet cósmica, la superfuerza cósmica del universo, la última bendición. Lo que parece surgir del análisis de nuestra existencia mundana, es que las vidas de la mayoría de las personas que habitan la tierra, están sumergidas —en gran parte— en sentimientos de ilusión, temor, deseos reprimidos, sueños insatisfechos, etcétera; en una palabra, en la constante esperanza del cambio. ¿En qué consiste, entonces, el concepto de la realidad? Pudiéramos decir que en la bendición. No en cambio. Esta es la idea que el profeta Malaquías describe cuando declara: "Porque yo soy el Eterno, yo no cambio; por eso ustedes, los hijos de Jacob, no son consumidos".239 ¿En cuánto tiempo es "consumido" un esfuerzo por parte de lo desconocido? La medida de desesperación y frustración es incalculable. ¿Son estas cosas necesarias a la existencia mundana? Las palabras del profeta Malaquías son muy claras. Mientras exista una conexión cósmica entre nosotros y la Fuerza (el Eterno) no hay cambios, debido a que los cambios existen sólo en el mundo de la ilusión, el dominio del Amo de la Oscuridad. Exploremos ahora la inhabilidad de la flota de la Estrella de la Muerte para penetrar el escudo de seguridad de la superfuerza, Bet cósmica. ¿Dónde y cómo se constituyeron la frustración, la falta y la desesperación, en huellas de la flota de la Estrella de la Muerte? ¿Cómo fueron ellas establecidas dentro del carácter intrínseco del Amo de la Oscuridad y cuál fue la causa primaria? "El Amo de la Oscuridad era estéril, no tenía la capacidad de producir frutos de continuidad".240 Aquí está el misterio de la inteligencia-energía intrínseca en el carácter del Amo de la Oscuridad. Su esencia consistía —y estaba ligada— con la idea del cortocircuito de incertidumbre del quantum como es descrito por Heisenberg. ¿Implica esto que la incertidumbre del quantum y la flota de la Estrella de la Muerte están, por decirlo así, cortados de la misma tela? 79
  • 80. Del Zóhar ha surgido la cualidad única de la superfuerza Bet. Ella era un instrumento con el cual la incertidumbre, las dudas, las ilusiones, no se manifestarían mientras la humanidad pudiera mantener la conexión con la superfuerza. Esto parece estar en contradicción directa con la interpretación de las paradojas del quantum, de Neils Bohr. Bohr concluyó que la realidad cuántica refleja una limitación básica de la capacidad de la mente para conceptualizar la "realidad". Esta tendencia apunta en la misma dirección, en la ciencia de la computación. Lo que la mente no puede lograr, la computadora sí. ¿Quién dejaría de asombrarse por la facilidad con la cual las operaciones computarizadas proveen detalles asombrosos de todas las ciencias conocidas? Esta idea de incertidumbre ganó aún más inercia con el ahora famoso descubrimiento de Heisenberg, el llamado "principio de incertidumbre". Su hallazgo jugó un papel crucial en la interpretación de la teoría del quantum de Bohr. Heisenberg comprobó que la naturaleza concuerda con la descripción casual del comportamiento subatómico de la teoría cuántica. Él proclamaba que la naturaleza siempre se pone un velo cuando el científico trata de obtener información precisa. El cabalista nunca creyó que la mente humana debe estar encadenada a un juego preciso de conceptos reales, simplemente por las faltas del lenguaje. Heisenberg produjo su propio lenguaje utilizando juegos de herramientas conceptuales para describir la realidad y su contraparte, la realidad ilusoria física. El creía que toda la realidad física, la cual incluye partículas subatómicas, cambian con el parecer del observador humano. Debido a que la realidad cuántica implica que debemos, virtual- mente, tomar en cuenta a todo el universo cuando vamos en búsqueda de la verdadera causa de cualquier evento físico, deberíamos —por lo tanto-— despedirnos de la física, tal como ha sido practicada durante los últimos siglos. La superfuerza Bet es, en algunos aspectos, similar a la mecánica del quantum, pero con una dimensión añadida de determinismo preciso que depende de si uno aplica la inteligencia-energía de restricción-compartir de la actividad humana o elige engolosinarse con el deseo de recibir para uno mismo. La actividad egoísta crea un programa de incertidumbre, en donde aún los planes más infalibles se vuelven sujetos a la indecisión cuántica. Sin embargo, cuando el formato de su programa consiste de la inteligencia-energía de restricción-compartir, el individuo puede, entonces, tener acceso a la superfuerza Bet como el programa para su existencia diaria. Cuando esto ocurre, todo se mejora, aún más allá que los planes mejor ideados del individuo. La superfuerza elimina y remplaza las dudas o incertidumbres con la bendición. Penetremos ahora en el código cósmico del universo —la Biblia— en busca de una interpretación más profunda de la superfuerza Bet dentro del cosmos. El Rabí Hiya comenzó, entonces, a hablar sobre el texto: "Cuando tú has comido y estás satisfecho, entonces bendecirás al Eterno".241 Y añadió: "¿Debe un hombre, entonces, bendecir al Eterno sólo después de que haya llenado su panza? No, aún si uno come sólo una pequeñez "y la considera" (desea o medita) como si fuera una comida completa, o sea, como si hubiera comido hasta satisfacerse. Como está escrito, "tú abres tu mano y satisfaces el "deseo" de toda cosa viva".242 El versículo no declara "tú satisfaces con una comida sustancial"; entonces, no es la calidad de la comida sino la intención de ella lo que "satisface"; por lo tanto, es necesario que siempre que comamos debemos bendecir al Eterno, para suministrarle así regocijo al cos- mos".243 El lector literal de la Biblia, el tradicionalista, aprende de las escrituras que debemos agradecer al Eterno por nuestro sustento diario. El versículo, sin embargo, declara muy clamara-mente que "cuando tú has comido" y estás "satisfecho", entonces debes bendecir al Eterno. Siendo fundamentalista, se me hace difícil entender el versículo de otra manera a la 80
  • 81. estipulada, principalmente cuando dice, "bendecir al Eterno después de que hayamos comido". Además, después de que hayamos comido, aún no estamos obligados a bendecir al Eterno hasta que estemos satisfechos, lo que es muy distante a la interpretación tradicional del versículo por parte de todas las religiones judeo-cristianas. No obstante, el Rabí Hiya descifra para nosotros en el Zóhar este versículo muy complejo y obtuso al darle otro significado a la palabra "satisfacción". Sabemos, muy bien, que para muchos una pequeña cantidad de comida podría ser satisfactoria y, sin embargo, para otros rara vez hay suficiente comida sobre la mesa. Por lo tanto, el Rabí Hiya concluye que la palabra "satisfacción" está completamente ligada con el deseo del individuo y no con la cantidad que le ha sido proporcionada por el Eterno. La interpretación del Rabí Hiya aclara que el salmista nos proporciona un destello de comprensión del mundo de la realidad, al declarar que la satisfacción no se encuentra en lo físico —el reino ilusorio de la comida en cuestión, su cantidad o calidad— sino en la manifestación, al bendecir, de la superfuerza Bet. ¿Cómo llega el Rabí Hiya a esta conclusión? Porque el salmista relaciona el concepto e idea de "satisfacción" con el deseo del individuo. Además, para la mayoría de mis lectores, la idea de bendecir al Eterno no les sienta bien. ¿Necesita el Altísimo de nuestra bendición? Lo opuesto parecería ser lo más apropiado. Lo que ha surgido de este dilema es el reemplazo de la palabra Baruj (bendito) por "te agradezco Señor". Correcciones de esta naturaleza se hallan por todas las escrituras donde la palabra escrita no ha suministrado una explicación satisfactoria. Pero, como cabalistas, sabemos que la Biblia representa un código cósmico de nuestro universo y que el Zóhar lucha exitosamente por descifrarlo. "Las bendiciones con las cuales el hombre bendice al Eterno son las conexiones metafísicas a través de las cuales la vida es extraída del Manantial de Vida (Bina cósmica) al Nombre Santo (deseo de recibir)244 del Eterno, para brotar del aceite celestial y, de allí, ser proyectada hacia el universo ente- ro".245 Lo que parece surgir del Zóhar es una impactante, si no atrevida, interpretación de lo que es conocido por la mayoría de los fanáticos religiosos como "bendiciones". La palabra "bendición" simplemente representa otro código bíblico y, en este caso particular, el Zóhar declara que la bendición es la conexión con la superfuerza Bet. Cuando el "deseo" o "intención" se conectan al disquete o programa de restricción-compartir, el individuo es, simultáneamente, conectado con la superfuerza Bet, donde una pequeña cantidad de comida, o lo que sea, representa completa satisfacción. Uno no siente dolores de hambre si está conectado con la superfuerza Bet, aún si sólo ha comido una pequeña porción, ni tampoco sentirá indigestión por un exceso de comer. La superfuerza Bet no deja lugar para la falta, derrota, deficiencia o, aún, incertidumbre. La Bet no deja nada al azar. No deja las cosas incompletas. Nunca encuentra necesario cambiar sus planes. Todo está bien desde el principio. Al mismo tiempo, nosotros —como individuos— hemos sido dotados del libre albedrío, ya sea al experimentar el infierno de la incertidumbre —asociado con el Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte— o para conectarse con la superfuerza del Eterno. Sea que nosotros, los homo sapiens, nos ocupemos de los placeres físicos de la vida o de las aventuras más serias que tratan con la familia, el sustento o la vida misma, el principio de incertidumbre será siempre una parte intrínseca e integral de nuestra existencia. Constantemente estaremos invadidos por el deseo de regresar el reloj, de deshacer todo aquello que hemos creado, de parar el reloj, si pudiéramos hacerlo. Esto es a lo que hace 81
  • 82. referencia el Zóhar cuando declara: "El Amo de la Obscuridad era estéril y no tenía capacidad para producir frutos de continuidad". Por lo tanto, el Amo de la Oscuridad es estéril en cuanto el deseo de recibir para uno mismo no contenga una inteligencia-energía de continuidad. Cuando el deseo se vuelve una inteligencia-energía del "deseo de recibir para uno mismo", causa un paro seco al flujo de la Luz del Eterno, la Fuerza. El deseo de recibir para uno mismo representado por el polo negativo del foco eléctrico, es el ejemplo clásico del Amo de la Oscuridad en acción. El filamento representa la inteligencia-energía de restricción. Cuando el filamento del foco deja de funcionar, observamos una mancha negra alrededor del área donde sucedió el cortocircuito. Observando una fracción de segundo después de que el filamento "truena", uno puede observar aún la presencia de la corriente eléctrica atravesando el foco. Esto es porque la corriente eléctrica está siempre presente como lo está la inteligencia-energía negativa funcional del polo negativo. Sin embargo, cuando no hay continuidad, debido a que la conexión ha sido rota entre la superfuerza Bet y el foco físico, el Amo de la Oscuridad puede ahora penetrar el escudo de seguridad del foco. La presencia de la flota de la Estrella de la Muerte se puede observar por la mancha negra que queda alrededor del foco. Como consecuencia, la bombilla cesa de dar la apariencia del suministro de luz. La discontinuidad —característica intrínseca del Amo de la Oscuridad— se ha apoderado del mini universo del foco. El hilo roto, la interrupción, la incertidumbre, son las marcas de la flota de la Estrella de la Muerte. Por lo tanto, la luz debe cesar. Otro ejemplo que podríamos utilizar para nuestro mejor entendimiento del Amo de la Oscuridad y lo que constituye el rompimiento de la superfuerza Bet, es encender o apagar una televisión o un radio. A pesar de nuestro deseo e intención, el sonido de la radio o la imagen de la televisión continuará por unos segundos después de que lo hayamos apagado. La posi- ción de encendido representa la posición de la inteligencia-energía de restricción-compartir. Cuando la manija es puesta en la posición de apagado el aspecto de restricción-compartir deja de operar. Sin embargo, la estación o emisora no se afecta en lo más mínimo por estar apagado el aparato. De la misma manera, sucede con la superfuerza Bet. Cuando el botón está en la posición de apagado, indica un rompimiento de la superfuerza. También señala la oportunidad para que la Estrella de la Muerte invada y se nutra del flujo de la Fuerza. Sin embargo, debido a la esterilidad e inhabilidad del Amo de la Oscuridad por mantener su continuidad, la fuerza deja de ser observable dentro de nuestro limitado marco de referencias, a pesar de su constante presencia sobre las ondas de transmisión y también dentro de millones de otros radios y televisores. Ahora, la incertidumbre entra en la escena del presente. En este momento, la conclusión del programa, o cualquier cosa que haya seguido en la estación transmisora, permanece incierto. El televidente —o radioescucha— solamente podrá imaginarse sobre qué va a tratar la conclusión o cuál será el siguiente programa. Es más, la incertidumbre de un televidente no dictamina la incertidumbre de los demás. Para él existe la "ilusión" temporal de que la misión ha cesado, puesto que él no es un cabalista y, por lo tanto, no puede ver o percibir la misión constante de un radio o televisor donde la superfuerza es continua. Si el televidente fuera capaz de mantener una conexión con la superfuerza Bet, la incertidumbre que se manifiesta dentro de nosotros no existiría. La posibilidad de ver el itinerario de programación sería una realidad distinta. Desafortunadamente, la mayoría de la humanidad no 82
  • 83. mantiene una inteligencia-energía constante de restricción-compartir y, en consecuencia, su conexión con la superfuerza se interrumpe. Aquellos de nosotros que mantenemos contacto constante con la superfuerza Bet, establecemos una conexión con todo lo que se está emitiendo por todo el universo. La unión con la superfuerza Bet es el seguro para que el Amo de la Oscuridad, con su flota de la Estrella de la Muerte, no pueda penetrar el escudo de seguridad establecido por la inteligencia-energía auto administrada de restricción-compartir. La idea ilusoria de incertidumbre, falta, defecto o discontinuidad, no tiene cabida en el mundo de la realidad. El reino de la imperfección es el dominio exclusivo de científicos y otros que quisieran unirse al club de la incertidumbre. Este es, precisamente, el concepto presentado por el Zóhar. "El Rabí Shimon habló sobre el versículo, “Y Tú, Oh Eterno, no estés lejos de mí; oh, mi Fuerza, apúrate en ayudarme".246 Él (Shimon) dijo: Las dos invocaciones, Tú" y "Eterno", representan Maljút y Tiféret, respectivamente, o los dos mundos, uno de ilusión {Maljút), y el otro de realidad (Tiféret). El salmista oraba para que se unieran y no se separaran. Cuando el uno se separa del otro, toda la luz se oscurece y se separa del mundo. Nuestro universo recibe su sustento —la energía positiva de Maljút, pero cuando Maljút, que es la luz inferior, no recibe la fortaleza de Tiféret, no tiene nada que ofrecerle a este universo. Por esta razón, verdaderamente, fue destruido el Templo en los tiempos de Jeremías. La humanidad había causado una interrupción en la conexión entre Tiféret y Maljút.247 El inmenso poder de la superfuerza Bet había sido abandonado debido a la actividad negativa humana. Lo que parece surgir del anterior segmento del Zóhar es la potencial actividad dual que parece estar presente en toda actividad de inteligencia-energía. Este es, precisamente, el misterio que es generado dentro del mundo de partículas subatómicas que enloquece a los físicos. A veces, estas partículas se combinan, se cambian la una en la otra y —repentinamente— se desmoronan. El Zóhar recalca que si la actividad humana negativa prevalece, entonces parece tomar lugar un rompimiento ilusorio entre la energía (Tiféret) y la materia (Maljút). La razón de esta actividad cósmica —que se manifiesta en todos los niveles, desde el cosmos bajo hasta llegar al reino terrestre de actividad subatómica— es que la humanidad ha roto la unión cósmica con la superfuerza Bet generando el apoderamiento por parte de la flota de la Estrella de la Muerte. Entonces, el Amo de la Oscuridad puso en movimiento la ilusoria desintegración de la materia, la incertidumbre, el proceso de discontinuidad. Sin embargo, no olvidemos que sí existe un universo paralelo para ese segmento de la humanidad, que mantiene su conexión con la superfuerza Bet y se encuentra sano y salvo; un universo paralelo en donde la continuidad, la satisfacción, la plenitud y el regocijo de la certidumbre son incesantes. El Zóhar provee una imagen asombrosa de nuestro universo; una imagen que es intuitivamente agradable y que alude, en último caso, a la simplicidad. Además de suministrar una descripción sorprendente de nuestro medio ambiente, el Rabí Shimon demuestra y comprueba la idea de dos universos paralelos unidos a la superfuerza Bet cuando habla de los diez mártires. "Oh, Eterno, ¿cómo es que tus hijos, el cimiento del universo sobre quienes el mundo dependía, y yo resulté coronado por sus buenas obras, sufrieron una muerte degradante en manos del Amo de la Obscuridad? ¿Cómo pudieron ser tan profanados sus espíritus? No obstante que los diez sabios fueron conducidos a sus muertes inhumanas y sus cuerpos sagrados fueron "sustituidos" con cuerpos de la flota de la Estrella de la Muerte, aún así tu nombre sagrado fue profanado. Aquellos que atestiguaron la ejecución tenían la impresión de que los cuerpos sagrados de estos sabios fueron torturados".248 83
  • 84. Los sabios experimentaron la sensación muy peculiar de poseer "dos" cuerpos: el cuerpo ilusorio que pertenece al reino del Amo de la Oscuridad (cuerpo físico y de dolor), y el otro, el cuerpo sagrado, unido a la superfuerza Bet. Por más extraño que este fenómeno pudiera parecer a muchos lectores de este libro, permítanme decirles que el Zóhar está repleto de muchas ilustraciones similares de dos universos paralelos: el mundo de la realidad y el mundo de la ilusión. Antes de la revolución científica del siglo veinte, la ilusión significaba una percepción incorrecta de estímulos externos. Ejemplos conocidos son aquellos que ocurren en espejismos, y también, cuando el maniquí del sastre es erróneamente percibido como una persona viva, o cuando las luces estacionarias de un anuncio publicitario parecen moverse, o cuando una cuchara que está derecha parece doblarse al ser sumergida en un vaso de agua. Hoy, sin embargo, con la incertidumbre establecida como un componente integral de la percepción, las ideas anteriores no necesariamente conducen a creencias o conclusiones falsas. La ilusión ya no surge de la transmisión distorsionada de estímulos externos. Lo que es percibido por el individuo puede, en esencia, ser considerado realidad, y lo que la mayoría de nosotros percibimos como realidad puede, de hecho, estar conectado a la impresión falsa del mundo ilusorio. De algún modo, carece de sentido argüir cuál perspectiva es la correcta, debido a que —como nos ha enseñado la física cuántica— las propiedades elementales de la naturaleza se rehúsan a una evaluación objetiva. El efecto inmediato de la incertidumbre es que existe un dominio "real" más allá, sólo que el hombre, con sus limitaciones actuales, no es capaz de penetrar a ese dominio. Por consiguiente, algunos concluirán que el fracaso de la ley física de causa y efecto nos proporciona la solución en cuanto al problema del libre albedrío. Por otro lado, el ateo habrá encontrado en el principio de la incertidumbre, la justificación para su punto de vista, de que el azar regula al universo. El Zóhar y la superfuerza Bet parecen ser la única salida a este dilema. La Bet cósmica es el eslabón a la "certidumbre", el reino más allá del alcance del Amo de la Oscuridad y todo lo que él representa y personifica. Las implicaciones y beneficios de la superfuerza son demasiado numerosos y profundos para comenzar aún a conceptualizar qué efecto podría tener el nuevo reino de la realidad sobre el bienestar general mental y físico de todos nosotros. Después de todo, ¿cómo podemos pensar en una curación y tratamiento de cualquier especie si nuestra diagnosis está basada en la incertidumbre? La superfuerza establece la conexión con la idea de medicina "holística", la cual toma en cuenta todos los aspectos de la vida del paciente en la diagnosis y tratamiento final. La mente, nuestra actitud, es un ingrediente esencial del mejoramiento de nuestro bienestar. La superfuerza está conectada a la totalidad. Otro buen ejemplo de la manera como el Amo de la Oscuridad puede manipular nuestra percepción de la realidad, viene de la descripción del Zóhar sobre la narración bíblica de la imagen del becerro de oro creada por Aarón a petición de los israelitas, el cual fue venerado cerca del Monte Sinaí.249 Entonces, el Eterno le habló a Moisés de la apostasía de los israelitas, a quienes propuso destruir. Bajando las Tablas de la Alianza desde el Monte Sinaí, Moisés vio a la gente bailando alrededor del becerro de oro. Con gran enojo, Moisés rompió las Tablas, derritió la imagen del becerro, pulverizó el metal precioso y esparció el polvo de oro sobre el agua disponible, haciendo así que la gente se la tomara. El Zóhar se aparta de la narración original literal, y llega a otra conclusión: primordialmente, que las Tablas no fueron rotas. 84
  • 85. El Rabí Akiba dijo a sus estudiantes: "No comparen el mármol puro con otra piedra que contenga energías inteligentes de vida y muerte. Por las escrituras sabemos que "el corazón de un sabio está en su mano derecha, pero el corazón de un tonto en su mano izquierda".250 Las Tablas originales fueron hechas de mármol puro y, por lo tanto, ninguna separación o discontinuidad estuvieron presentes. Es sólo una ilusión considerar que las Tablas se rompieron.251 La idea de que existen dos realidades separadas y distintas es un concepto muy tangible para el mago. El partir una mujer a la mitad con un rayo láser es un ejemplo específico de la sofistificación moderna del arte ilusorio de la magia. Harry Houdini pudiera haber tenido un día de campo con la Cabala. De hecho, él tenía conocimiento de la Cabala, según nos informa la leyenda. El fenómeno mágico de hacer desaparecer un avión entero ante los mismos ojos de un enorme grupo de gente, es un hecho comprobado. Lo que los magos logran es despertar el reino de la realidad que se encuentra dormido dentro de todos nosotros. Cuando niños, nos fascinamos al ver cambiar de color las hojas en el otoño. Parecía que estuviéramos presenciando un milagro, hasta que se nos enseñó que cuando una hoja pierde la clorofilia, cambia de color y se muere. Nos enseñaron no fascinarnos con tales cosas. La Biblia es muy clara cuando dice que Moisés descendió del Monte Sinaí y "echó las Tablas de sus manos y las rompió al pie de la montaña".252 Hay una aparente contradicción entre la interpretación del Zó/iar253 sobre el "rompimiento" de las Tablas y la de la Biblia misma. Una vez más, el Zóhar trae a nuestra atención que las dos realidades se establecieron cuando pecó Adán. Luego, la vida representaba la verdadera realidad, mientras que el Árbol del Conocimiento trajo a la existencia el mundo de la ilusión. Cuando Adán fue separado de la superfuerza Bet, el reino de la realidad se ocultó y un velo de ilusión hizo su aparición. Así nació, entonces, el mundo de la incertidumbre. En esencia, las Tablas nunca fueron rotas. Estas fueron, posteriormente, puestas en el Arca. Cuando el Sumo Sacerdote tenía acceso a las Tablas, él se comunicaba con ellas y atraía inmenso poder del cosmos. Para los pecadores del becerro de oro, el velo de la ilusión, la inteligencia-energía de la incertidumbre, se volvió su reino de realidad. Otro ejemplo de existencia ilusoria, es la creencia errónea de que el Templo Sagrado de Jerusalén fue quemado por los romanos y destruido. No es así, reclama el Zóhar. Si alguna vez la inteligencia-energía de la ilusión se volvió manifiesta en su totalidad, el Zóhar argumenta que esto ocurrió en lo referente a la destrucción del Templo Sagrado. El relato histórico de la conquista romana de la Tierra Santa y la destrucción subsecuente del Templo y de la captura de más de cien mil judíos que pasaron a ser esclavos, y la masacre de cientos de miles más, permanece hasta hoy como un testimonio vivo de un Templo que ya no existe. Aceptar la idea contraria —ya que cualquiera que visite el Monte del Templo no puede verlo— es algo que todo ser humano encontrará difícil. Sin embargo, con la incertidumbre como parte integral de nuestra comprensión de las cosas a nuestro alrededor, ya no podemos negar la aseveración del Zóhar. De acuerdo al Zóhar, la esencia del Templo aún está ahí; sólo la ilusión fue destruida. Cuando los físicos se percataron de que el concepto del todo unificado envolvente y omnisapiente parecía no tener apoyo en la naturaleza, la física clásica llegó a un paro abrupto. Es precisamente por esta razón que los científicos de ahora ya no pueden obtener subsidios 85
  • 86. para sus estudios en las ciencias físicas, porque como los alquimistas de antaño, ¡se han vuelto metafísicos! A pesar de sus conclusiones en cuanto a la teoría cuántica —que afirma que todo en nuestro observable universo es incierto— los científicos aún persiguen la teoría de la gran unificación. ¿Por qué? Porque algo les dice que más allá del quantum existe un universo determinista, una realidad metafísica verdadera . Esta relación de incertidumbre se puede aplicar tanto a una medida singular como a un promedio estadístico. Para lograr el reino de la realidad determinista, tenemos que elevar nuestro nivel de conciencia. Esto requiere de la conexión con la superfuerza Bet, la cual trasciende el marco de referencia ilusorio. A pesar de lo que los físicos creen, los descubrimientos del quantum no comprueban que el universo es indeterminado. La física cuántica sólo nos indica que nuestra mente consciente no puede comprender toda la realidad de un golpe. Una nueva visión de la realidad es ahora necesaria. El Zóhar dice que la respuesta a todo esto, y a todos los dilemas físicos, se encuentra en la trascendencia de la mente consciente que, por sí misma, es de la ilusión. No existe el azar una vez que nuestra conciencia ha sido elevada. Desafortunadamente, este no es el camino que la ciencia ha elegido. "Sobre esas piedras de los cimientos anteriores, otras naciones pudieron sobresalir, en cuanto ellas carecían de una conciencia más elevada de inteligencia-energía... D-os no lo quiera, ni pensar por un solo momento, que otras naciones gobernaron sobre los cimientos de Zión y Jerusalén. Ellos no las incendiaron, y ellas no fueron quemadas. Fueron ocultadas por el Eterno, y ni siquiera se perdió una piedra. Sin embargo, cuando la Luz de la Realidad regrese, las únicas personas que la observarán serán aquellas cuyos ojos hayan sido elevados a una conciencia más alta. Para los demás, la ilusión seguirá".254 Esta es, precisamente, la idea que presenta el profeta Mala-quías cuando declara: "Tú regresarás y distinguirás entre los justos y los malos, entre aquel que sirve al Altísimo y aquel que no Lo sirve".255 Por falta de una mejor traducción, he aceptado la versión convencional de este profundo y penetrante versículo. Sin embargo, no se equivoquen, porque la idea de servir al Eterno debe ser entendida dentro del marco de conexión. La certeza existe cuando se haya establecido un eslabón entre nosotros y la superfuerza Bet. La idea de incertidumbre es iniciada solamente por "el deseo de recibir para uno mismo". "El Creador no reveló la luz de bendición para traer la perfección y la corrección del mundo. En su lugar, la bendición sirve sólo como un buen principio, que es esencial en traer la corrección final y completa".256 Las dudas sobre la naturaleza de la realidad pueden, de verdad, ser sutiles. Puede ser extraordinariamente difícil concluir qué es real y qué es parte de la ilusión. Las verdades contenidas en el Zóhar proveen la posibilidad de que, algún día, le encontremos significado a nuestra existencia. Todo lo que se requiere es la conexión con la superfuerza Bet. Tal es la bendición que la Bet cósmica puede suministrarle a la humanidad entera. La conexión es ilimitada. Así, la Bet era un buen punto de partida para lograr la Bendición. 86
  • 87. Atraigamos más a nuestro reino terrestre la "bendición" de la superfuerza Bet, y observemos las consecuencias cuando uno no ha hecho la conexión cósmica. Me refiero a la comunidad de los físicos. El lector podrá, erróneamente, presumir que he señalado a la comunidad física sólo por criticar. Nada pudiera estar más lejos de la verdad. Simplemente, es sólo que cualquier acercamiento negativo, no ha podido traer la luz. Mi intención es hacer evidente la importancia de la superfuerza Bet como ingrediente esencial en el lenguaje de la existencia de la vida, que contempla todas las facetas de nuestra realidad física. Muchos físicos, junto con un gran porcentaje de políticos, han fracasado rotundamente en su búsqueda de la cura de los males de la sociedad. Tomen en cuenta las últimas investigaciones del físico Frank Avignone, profesor de física en la Universidad de Carolina del Sur, quien ha gastado los últimos seis años de su vida, y un millón trescientos mil dólares de subsidios otorgados por el gobierno —poco dinero para nuestra era actual—, sólo para llegar a más incertidumbre. Esto es algo muy deplorable, especialmente si reconocemos que "con la fama se va el dinero", dicho que se ha convertido en el slogan científico actual. El testimonio de la ciencia es verdaderamente decepcionante. Recientemente, la administración del presidente Ronald Reagan autorizó la construcción del último reactor nuclear, con un costo de, por lo menos, cuatro mil quinientos millones de dólares. ¿El objetivo? Recrear una verdadera explosión del pasado, la condición que —según ellos— pudo haber existido un milésimo de la trillonésima parte de un segundo, después del "Big Bang". ¿Servirá éste —como tantos otros ejercicios científicos egoístas— sólo para probar ser también inútil? Con el tiempo, la avaricia de los científicos traerá consigo su propio fin. La incertidumbre, el mundo de la realidad física, conduce a una calle de ilusión de un solo sentido. Ningún reactor nuclear, sin importar lo que cueste o qué tan bien diseñado esté, nos sacará del reino de la incertidumbre. El único sendero a la certeza es la conexión con la superfuerza Bet. Todas las demás vías conducen a la frustración, la carestía, la avaricia y la negatividad, el Árbol del Conocimiento. La superfuerza Bet, es el camino abierto hacia la "Bendición". 87
  • 88. CAPITULO 22 - La Letra Alef LA BET CÓSMICA, JUNTO CON LA INTELIGENCIA-ENERGÍA DE LA "bendición", era representada como el canal ideal para la red de comunicaciones universales. Sólo ella podía evitar que la humanidad se desconectara eternamente de la Fuerza. Ahora que la Bet se había establecido como el canal creativo, la humanidad nunca tendría que sucumbir a una conciencia robótica total y se evitaría que la flota de la Estrella de la Muerte dominara al universo eliminando todo vestigio de libre albedrío de la psique humana. Resuelto el asunto de la creación y la estabilidad universal, no había causa para que la Alef cósmica se presentara a someter su petición como canal adecuado para la creación. Tampoco tenía ese deseo, porque ella comprendía, y estaba satisfecha, con su papel en el esquema cósmico. Iba a asumir la posición de socio silencioso en el reino del pensamiento-comunicación. Su función sería unir las otras letras-energía, haciendo puente sobre la ilusión de espacio entre ellas. Desde el principio, el Eterno reconoció el propósito de la participación de cada letra en el proceso creativo. Las letras, ya sea que fueran escogidas o no como el canal del proceso creativo, en última instancia formaron parte del mecanismo celeste para la comunicación con la energía suprema de la inteligencia cósmica. Entonces, el Eterno estaba consciente de la posición verdadera del Alef en el plano universal. Pero, aún así, consideró apropiado preguntarle por qué no se había presentado.257 Antes de examinar este diálogo, tratemos otros asuntos de interés relacionado. Esta es la manera como el Rey David describió la Inteligencia Suprema: "Bendiga el Eterno, Oh, mi alma. Oh, Altísimo, mi Eterno, Tú eres muy grande, estás cubierto con honor y majestuosidad. Quien Te cubres a Tí mismo con luz, como una prenda; Quien estira los cielos como una cortina; Quien pone los durmientes de sus alcobas en las aguas; Quien hace a las nubes su carruaje; Quien camina sobre las alas del viento; Quien hace a los vientos sus mensajeros, a las llamas del fuego sus ministros'1 . ... Quien ha puesto los cimientos de la tierra, para que no sea removida para siempre. Tú la cubres con la profundidad como una prenda. Las aguas están encima de las montañas. 88
  • 89. A Tu lisonja ellas huyeron; con la voz de Tu trueno se fueron apresuradamente. Ellas suben por las montañas; ellas bajan por los valles al lugar que Tú has fundado para ellas. Tú has puesto una frontera que ellas no pueden atravesar; que no vuelvan ellas otra vez a cubrir la tierra. El envía manantiales hacia los valles, que corren entre las colinas... El comisionó a la luna para las estaciones; el sol sabe de su descenso. Tú haces a la oscuridad y es de noche... Tú envías tu espíritu, ellos son creados y Tú renuevas la faz de la tierra".258 Los cabalistas dicen que el proceso de pensamiento convierte el conocimiento en energía. Un versículo en Génesis hace alusión a este concepto —la intimidad existente entre conocimiento y energía— cuando declara: "Y Adán conoció a Eva, su esposa; ella concibió y parió a Caín".259 En este versículo encontramos la relación dinámica entre "conocer" y la energía de la unión sexual del hombre y la mujer. La connotación bíblica de conocer, y la relación sexual, están inseparablemente unidas la una con la otra. Mucha gente se comunica con la Fuerza diariamente a través de la oración, la meditación u otra actividad mental. Sin embargo, a pesar del hecho de que es un aspecto integral en la mayoría de las vidas humanas, la Fuerza es científicamente indetectable. Como tampoco el alma (aquella parte de la Fuerza que cargamos adentro de nosotros) puede ser identificada por medios científicos actuales. ¿Implica esto, de alguna manera, que la Fuerza no existe? Claro que no. Sólo significa que el método científico es un medio inadecuado para detectar su existencia. En la naturaleza encontramos un sin fin de indicaciones que una inteligencia formativa conformó y estructuró, todo de acuerdo a su orden apropiado. La opinión de que el método científico es inadecuado no es sólo de los cabalistas. Esto, junto con la idea de que las descripciones verbales sufren de la deficiencia del lenguaje, ha sido ahora comúnmente aceptado por los físicos cuánticos. Tanto el cabalista como el físico han llegado a la conclusión de que la realidad trasciende a nuestro lenguaje común. "Los problemas del lenguaje son aquí realmente serios. Deseamos hablar de alguna manera sobre la estructura de los átomos... Pero no podemos hablar sobre los átomos en lenguaje ordinario", según lo dijo el físico cuántico Werner Heisenberg, descubridor del principio de la incertidumbre.260 Tanto el cabalista como el físico buscan identificar la conexión entre pensamiento y realidad, pero hasta hace poco sólo el cabalista se había percatado de que, para hacerlo, se requiere de la trascendencia de los límites de nuestros procesos de pensamiento sensoriales. El problema al que se enfrentan los científicos es la falta de un lenguaje común y universal que pueda caracterizar la naturaleza esencial e interna (algunos dicen indescriptible) de todas las cosas. "Cualquiera que no utilice la Torá (el código cósmico del universo) y que no aplique o utilice su conocimiento, está alejado del Altísimo y se encuentra distante de Él. El resultado de esto es que la Shejiná (la manifestación corpórea de la revelación), no habita sobre El. Y aquellos ángeles (que contienen la superinteligencia) son alejados de Él. "Pobre de aquel, porque las dimensiones superiores e inferiores de inteligencia-energía lo abandonan y Él ya no participa de la relación viviente entre todas las cosas".261 ( Shejiná) Aquí encontramos una sola palabra, una descripción de la llave de la humanidad hacia la inteligencia-energía universal. La Shejiná es la convergencia de toda la energía potencial y el 89
  • 90. punto en el cual la luz es revelada. La responsabilidad del hombre está en unirse o no a esta vasta y profunda inteligencia-energía que es la base de toda revelación física. A pesar de que los macromundos y los micromundos parecen ser dos entidades distintas y separadas desde nuestra perspectiva limitada en este mundo de ilusión, no hay razón ninguna por la cual permanezcan así. Para unir y combinar la realidad con la ilusión, lo metafísico con lo físico, se requiere el código cósmico de la Torá, tal como ella es canalizada a través del Alef Bet. Además, existe la necesidad de nuestra participación consciente en el proceso cósmico. Kavanót (dirección) —la dirección consciente de nuestra percepción a través de la meditación —, es un aspecto integral de la conexión cósmica. La falta de utilizar kavanót es como poseer un sistema completo de comunicaciones telefónicas sin emplearlo nunca. De hecho, es raro que hasta recientemente los científicos insistían obstinadamente en mantener fuera kavanót (conciencia) de cualquiera y toda discusión del mundo físico. ¿No es acaso nuestra conciencia el medio a través del cual percibimos el mundo que nos rodea, formulamos opiniones y hacemos observaciones, aún aquellas de naturaleza científica? ¿No es, entonces, risible que durante casi cuatro siglos la ciencia haya fallado en considerar, y mucho menos, entender la interacción existente entre los mundos de la mente y de la materia? La teoría cuántica verifica varios conceptos cabalistas para introducir a la conciencia dentro del lenguaje científico pero —al mismo tiempo— sugiere un nuevo peligro potencial. Los descubrimientos cuánticos parecen indicar que el azar, en vez de una influencia suprema motivadora, prevalece como el principio catalizador del universo. Desde la perspectiva cuántica pasa a haber una sola ley universal y esa es la ley de las probabilidades. Por lo tanto, el principio de incertidumbre de Heisenberg podrá ser visto como el establecimiento de una nueva y peligrosa perspectiva sobre el aspecto del libre albedrío. El peligro es que un libre albedrío total sin restricción, podría ser visto como la absolución de la responsabilidad de todas las acciones del hombre. Mientras que la Cabala atribuye la vida a una fuente suprema singular, el quantum percibe sólo el azar. Con el azar actuando como la influencia motivadora del cosmos, cualquier cosa podría suceder: violencia, muerte, guerra y destrucción, pero la culpa no se podría atribuir a alguien. ¿Quién podría, a fin de cuentas, ser responsable, si no hay alguien o algo a quién rendirle cuentas? La Biblia previo el peligro inherente de esta actitud libertina y se adelantó en reconciliar la aparente dicotonomía entre el libre albedrío y el determinismo. Al descifrar el código cósmico con la ayuda del Zóhar, los cabalistas llegaron a la comprensión de la coexistencia de estos dos aspectos dentro del esquema universal. La perspectiva universal cabalística podría asemejarse al quantum pero sin el azar.262 Tanto el cabalista como el físico cuántico están de acuerdo en que todo en el universo está interrelacionado . La única diferencia intrínseca entre ellos parece ser que el físico no ha hecho aún el salto perceptual que le permitirá ver más allá de los arreglos desordenados que parecen estar sucediendo en la pequeña ventana a través de la cual examina al mundo físico. Como mencionamos en Iniciación a la Cabala 263 el universo nunca ha residido ni residirá en un estado de caos. El desorden, holocausto, guerra y sufrimiento, son todos limitados en su espectro y todos son resultado de la actividad humana. El Tzimtzum, la gran restricción que inició al universo físico, trajo consigo un aspecto vital de valor perdurable, la posibilidad de ganarse la bendición de la luz a través de la eliminación del Pan de la Vergüenza. Este universo físico, aparentemente caótico es entonces, desde la perspectiva cabalística, una ilusión que nosotros elegimos con el propósito de proporcionarnos el libre albedrío y la oportunidad de ejercer la restricción. 264 De acuerdo al principio de restricción, el orden eterno del cosmos junto con su inteligencia toda envolvente, debe ocultarse para aparentar que la humanidad a través de su elección de actividad, selecciona y determina el grado apropiado de orden cósmico. Sin embargo, esta ilusión no debe ser 90
  • 91. confundida con la idea de que el hombre es el constante día a día determinador de la actividad universal. Para el ser humano, el libre albedrío es dirigido y limitado por las oportunidades que surgen en el tiempo para permitirle ejercer la restricción. La Cabala enseña que el universo físico y las leyes que lo gobiernan son, de acuerdo al estándar infinito, ilusorios. Al lograr un estado alterado de conciencia, uno puede lograr entrada a la más alta toda-sapiencia, toda envolvente inteligencia cósmica en la cual el tiempo y el espacio lineal son trascendidos y la verdadera realidad infinita puede ser percibida. Al hacer conexión con esta profunda inteligencia-energía universal, uno se vuelve desligado de los programas escogidos al azar que son el destino de aquellos que fallan en ejercer la restricción voluntaria. La conclusión cabalística sobre el asunto del libre albedrío es que el programa de cada individuo o su camino en la vida personal, es elegido entre una infinita selección de material, pero ese libre albedrío existe sólo al grado de que a cada uno de nosotros nos es permitido elegir nuestro propio programa. Una vez elegido, todos los parámetros subsecuentes están predeterminados. Cuando uno mete una moneda en un video-juego computarizado, para dar un ejemplo, ella no puede repentinamente decidir jugar otro juego en esa misma máquina. Otra analogía podría ser la de aventar una piedra. Una vez que se haya soltado no hay más que se pueda hacer ni determinar. El libre albedrío ha sido instantáneamente remplazado por las leyes de causa y efecto. Los esquemas básicos de vida son estructurados desde el principio hasta su final por la Fuerza en el comienzo del universo. Por lo tanto, el alcance de nuestro libre albedrío se encuentra únicamente en cuanto hagamos restricción y así reclamar el derecho de elegir entre un número infinito de programas, o sucumbir ante el deseo de recibir para uno mismo y permitirnos ser regidos por la mano de hierro del determinismo. Comprendido lo anterior, regresemos ahora a la cuestión planteada en el principio de este capítulo. Cada letra, incluyendo la Alef cósmica, era necesaria para la conexión última con la extracción de inteligencia cósmica. Entonces, ¿por qué tuvo que llamar el Eterno a la Alef para que se presentara? El control sobre el proceso de la formación universal fue establecido por la Bet cósmica. Era debido a su inteligencia de berajá (bendición) sobre el proceso creativo, que el proceso de la vida sobre la tierra heredó un escenario tan favorable para su desarrollo. La inteligencia cósmica, operando fuera del reino material, guiada por la inteligencia de berajá, sería suficiente para mantener la simetría y el balance apropiados entre las polaridades positiva y negativa, entre el bien y el mal. Este fenómeno cosmológico, con un elemento esencial del equilibrio universal, fue la garantía de la tierra en el sentido de que la flota de la Estrella de la Muerte nunca asumiría el dominio sobre este vasto imperio solar. La Alef cósmica es, en sí, el pensamiento-inteligencia intrínseco del "aire" que hizo posible y estableció un marco en estado equilibrado de nuestro universo.265 En realidad, nada cambia. El "Big Bang", o gran explosión original, fue sólo la más intensa de una infinidad de grandes explosiones en miniatura que le siguieron, todas las cuales retornan a un estado de equilibrio unificado de actividad por la Alef cósmica. Estemos hablando ya sea de explosiones que involucran materia de alta o baja densidad, o fenómenos metafísicos sin densidad, el principio básico inherente es el mismo. En todos los casos, el factor unificante de un estado equilibrado es la Alef. Examinemos brevemente el proceso de recoger una pequeña piedrita y aventarla al mar. Debido a que el proceso se lleva primero a cabo en la mente de la persona que va a aventar la piedra, el deseo de esta persona debe estar incluido como parte integral del proceso. El efecto es determinado en la mente del que avienta la piedra, antes de hacerlo. El resultado, a excepción de unas pocas variantes menores, es predeterminado y establecido en la mente y llevado a cabo por las leyes de causa y efecto. La piedra, en sí misma, juega un papel casi insignificante en el proceso. ¿Qué causa, entonces, el impacto y las olas subsiguientes? El cabalista dice que la mente. 91
  • 92. En cuanto a los círculos de olas alrededor de la piedra cuando hace el impacto, podríamos esperar que la ola más grande ocurriera en el impacto mismo debido a la resistencia del agua a la intrusión violenta de la piedra en su dominio. Sin embargo, es en lo más lejos de la invasión inicial donde encontramos las olas más grandes. Este fenómeno es cuidadosamente explicado en el libro Iniciación a la Cabala. Las olas de mayor tamaño en las afueras revelan el pensamiento-inteligencia del lanzador. El pensamiento-inteligente en su punto inicial (el momento en que el individuo decidió aventar la piedra) lleva consigo una gran cantidad mayor de energía que las siguientes fases del pensamiento original. Una situación similar existe relativa a la interacción de las fuerzas conectadas con la creación de una bomba. La bomba explota primero en la mente de su inventor quien, entonces, procede a laborar sobre las ideas de cómo esa explosión podría producirse en un nivel físico. Progresa entonces a través de un ciclo de pensamientos-inteligencias-energías dentro de las mentes de aquellos que la están produciendo y desarrollando, acumulando poder mientras se acerque a su final. Después, posiblemente años después, cuando la bomba es detonada, la explosión (restricción) revela la inteligencia-energía de pensamiento que primero existió en la mente del inventor. Antes de la detonación, la bomba se halla en un estado de firmeza potencial del pensamiento- inteligencia. Es sólo cuando la bomba hace contacto con el blanco, que el pensamiento inteligente es revelado en el nivel corpóreo. En todos los niveles de interacción entre pensamiento-energía y la vasija (la bomba), el mismo interjuego dinámico del "Big Bang" recurre, la única diferencia significante siendo la de la naturaleza de los materiales, la densidad de la materia y las temperaturas. Ya sea que estemos hablando sobre la interacción entre una piedra y el agua, la corriente eléctrica que se encuentra con el filamento, o lo que sucede dentro de un reactor nuclear, todos estos fenómenos están determinados de acuerdo a los mismos principios fundamentales. Un árbol en crecimiento experimenta el proceso de restricción en cada estado de su desarrollo. Antes de que el tronco del árbol aparezca, la raíz expansiva se encuentra con restricción, que a su vez permite el subsiguiente crecimiento. Este proceso se repite continuamente desde el momento del plantar hasta el fruto final. De hecho, la expansión continúa aún después de eso. La semilla del nuevo fruto atraviesa por otro "Big Bang" cuando cae al suelo o el cultivador la mete debajo de la madre tierra. De manera similar el universo en su expresión del "Big Bang" original se ha encontrado muchas veces con el pensamiento-inteligente de restricción, el punto de impacto que sirve como blanco para la siguiente etapa de evolución universal. Que éste proceso universal sea uniforme y —en muchos aspectos— predecible, es el resultado de la inteligencia-energía de la Alef. ¿De dónde proviene el empuje para una actividad sostenida? ¿Por qué, por ejemplo, los padres desean hijos cuando saben muy bien del dolor que resultará de esta actividad? La respuesta se halla en el pensamiento original de la creación, que fue el deseo de compartir del Eterno.266 Esta actividad continua dentro del universo, se manifiesta en todos los niveles de la existencia. En consecuencia, la cimentación básica, tanto de lo animado como de lo inanimado, entidades pensantes y no pensantes, proviene de la misma clase de átomos. Entonces, ¿qué los distingue unos de otros? La respuesta usual a esta pregunta tiene que ver con los diferentes arreglos de los átomos, pero el cabalista pregunta: ¿Por qué existen estos arreglos diferentes y cuál es la causa de sus diferencias? La diferencia se encuentra en los niveles de intensidad del deseo de recibir.267 En cuanto más intenso es el deseo, más necesidad de restricción. La resistencia y el impacto que se desarrolla entre un pensamiento-inteligencia negativo y su rechazo, se manifiesta como una pequeña gran explosión ("Big Bang), el tamaño y el impacto del cual depende sobre el grado de la intensidad del deseo. Esta función particular, a través de este y todos los demás universos, es expresada por la Alef cósmica. La revelación de universos en estado de toda constancia, revela el papel único del Alef en el esquema cósmico. Es obvio que la A lef cósmica satisface una necesidad crucial en el proceso creativo. ¿Por qué, entonces, no manifestó su inteligencia-energía tal como las demás que la precedieron? ¿Y por qué, también al dirigirse al Alef el Eterno repitió su nombre dos veces? 92
  • 93. El papel del Alef como un eslabón extraterrestre con la fuerza es muy distinto al de sus colegas. Sus canales respectivos sirvieron como acceso a la fuerza, sólo cuando la iniciativa vino de las vasijas, las letras-energía mismas. La Alef cósmica, sin embargo, no pudo iniciar ni manifestar Maim Nukvin (la inteligencia-energía de la vasija de su deseo de recibir). La energía del Alef se deriva únicamente de la Fuerza. Esta característica única, intrínseca en la Alef cósmica, fue revelada por la interpretación del Zóhar268 del versículo del profeta Amos: "La virgen de Israel (Shejiná) está caída; no volverá a levantarse".260 El Zóhar declara que la Shejiná no podrá levantarse del exilio por su propio esfuerzo. Será redimida, sin embargo, sólo a través del Eterno mismo. De acuerdo con el Zóhar,270 la Shejiná atravesará dos períodos de redención. "Ahora vean: en todos los demás exilios de Israel, un término fue establecido al final del cual regresó al Altísimo y la virgen de Israel a su lugar. Pero esta última y presente diáspora no es así porque ella no regresará como en las anteriores ocasiones. El versículo en Amos también indica esto cuando dice: "La virgen de Israel está caída, no volverá a levantarse; tomen nota de que no está escrito, "no la volveré a levantar Yo". El Zóhar describe a un rey que, disgustado con su reina, la exilió de su palacio por un largo tiempo, pero después no pudo soportar su ausencia. Dijo el rey, "en esta ocasión no es como en las demás cuando ella regresaba a mí. Esta vez iré con todos mis seguidores a encontrarla". Cuando llegó a ella la encontró tendida sobre el polvo. Viéndola así, humillada y añorándola una vez más, el rey la tomó de la mano, la alzó y la trajo a su palacio y le juró que nunca se separaría de ella otra vez. Y así está escrito: "En ese día levantaré el tabernáculo de David que se ha caído".271 El tabernáculo de David siendo idéntico a la virgen de Israel". Ya sea durante el período ilusorio de seis mil años cuando la humanidad hace su esfuerzo por la corrección, o en el período de la redención final, la Alef cósmica nunca iniciará Maim Nukvin. Como las demás letras expresan el Maim Nukvin, el pensamiento de inteligencia-energía apropiado de la vasija, o en el tiempo de la corrección final, la Alef cósmica actuará sólo como el canal para la fuerza del Eterno de regresar Maim Nukvin a la condición infinita circular de donde surgió primero. Por lo tanto, la Alef cósmica no sometió su petición para ser el canal para la creación. Sin embargo, el Eterno la llamó por su nombre dos veces, "Alef, Alef...". La primera vez, con el propósito de transmitir la Fuerza a través del Alef cuando la actividad humana positiva prevalecía, y la segunda, para establecer el canal para la redención final. Habiendo hecho esto, Él le dijo: "Tú, Alef, serás considerada como la cabeza de las letras, porque tú representas las primeras tres Sefirót. La gran fuerza de energía unificadora, la cabeza, será revelada sólo a través de tí".272 La energía fusionada dentro de la Bet abarca la fuerza de Génesis I, la Luz de la Misericordia, que incluye sólo las siete energías embotelladas de abajo (sefirót) que gobiernan sobre este, el mundo de acción. Por consiguiente, el código bíblico presentado en Génesis I está limitado a los siete días de la creación física. La Bet está desprovista de la Fuerza de Luz de la "cabeza" o, lo que es lo mismo, "las primeras tres" Sefirót: Keter, Jojmá y Bina. Su dominio de la Bet es la ilusión creada. Es la Alef quien provee el eslabón vital con la verdadera realidad infinita, las primeras tres Sefirót, también conocidas como la Luz de la Sabiduría. La Luz de la Misericordia de la Bet no depende de la actividad del hombre. Cuando el hombre expresa y manifiesta la inteligencia-energía del pensamiento negativo, el poder de la Bet cósmica no se altera. La Bet mantiene la Luz pero no tiene poder para alterar su curso o dimensión. Como una piedra que se avienta, la Luz de la Misericordia de la Bet ya no está gobernada por el factor que la inició. Habiendo partido de su fuente, es ahora controlada por las leyes de causa y efecto. El Mojín (la fuerza de la cabeza), que es canalizada a través de la Alef cósmica depende, por otro lado, enteramente de la actividad humana. Si el hombre actúa maldadosamente, el Mojín del Alef es cancelado. Sin embargo, cuando la actividad del pensamiento humano positivo permanece en el universo, entonces la gran unificación de la Fuerza del Eterno es establecida por la Alef. La unificación completa y 93
  • 94. eterna tomará lugar en el tiempo de la redención y corrección final. Esto también se manifes- tará con la ayuda del "socio silencioso", la Alef cósmica. Apéndice 94
  • 95. 95
  • 96. 96
  • 97. 97
  • 98. 98
  • 99. 99
  • 100. 100
  • 101. 101
  • 102. Referencias Capítulo 15 La letra Kaf 1. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.45. 2. Jueces 5:4. 3. Salmos 68:8 4. Job 9:5-7. 5. Gates of Meditation, R. Isaac Luria, vol. 10, Centro de Investigación Cabalística. 6. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.45. 7. Ibidem, p.l34b. 8. Ten Luminous Emanations, vol. 1, Centro de Investigación Cabalística, p.39. 9. E. P. Wigner, Symonetries and Reflections. 10. Sir James Jeans, The Mysterious Universe. 11. Zóhar I, p.35a, 77b. 12. Eclesiastés 7:14. 13. Talmud Bavli, Tractate Pesahim, p.6b. 14. Iniciación a la Cabala, Berg, p.102-107. 15. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.46. 16. La palabra hebrea para exterminación, empieza con la letra Kaf. Capituló 16 La letra Yud 17. Las ruedas de un alma, Berg, p.85. 18. Iniciación a la Cabala, Berg, p.71. 19. Zóhar I, p.la. 20. Bereshsit Rabbah, cap. 12. 21. Ten Luminous Emanations, vol. 1, Ashlag, p.28-31. 22. Talmud Eser Sfirot, Ashlag, sec. 4, p.211. 23. Iniciación a la Cabala, Berg, p.78-80. 24. Zóhar II, p.lOób. 25. Ten Luminous Emanations, vol. 1, Ashlag, Centro de Investigación Cabalística, p.113. 26. Ibidem, p.52-54. 27. Las ruedas de un alma, Berg, p.128. 28. Iniciación a la Cabala, Berg, p.100. 29. Ibidem, p.48-50. 30. Zóhar I, Génesis II, Perush Hasulam, p.73, Ibidem, p.l25a. 31. Génesis 1:6. 32. Iniciación a la Cabala, Berg, p.94-103. 33. Zóhar I, p.l7a. 34. Génesis 1:10-12. 35. Zóhar I, p.l9b. 36. Eclesiastés 7:14. 37. La conexión cabalística, Berg, p.117-119. 38. Zóhar I, p.44a, 125a. 39. Ibidem, p.l25b. 40. Salmos 139:5. 41. Génesis 9:2. 42. Ibidem, cap. 2:17. 102
  • 103. 43. Zóhar II, p.54b. 44. Zóhar I, p.l42b. 45. Entrance to the Tree of Life, p.88-101. 46. El cantar de los cantares 3:9-10. 47. Zóhar II, p.l27a. 48. Ibidem, p,157b. 49. Proverbios 10:25. 50. Zóhar III, p.69a. 51. Iniciación a la Cabala, Berg, p.71-74. 52. La conexión cabalística, Berg, p.92. 53. Éxodo 2:12. 54. Zóhar II, p.l26b. 55. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.47. 56. Talmud Bavli, Tractate Pesahim, p.50a. 57. Malaquías 3:6. 58. La conexión cabalística, Berg, p.117. 59. Zóhar I, Prólogo, Sefer Hasulam, p.47. Capítulo 17 Las letras Tet y Jet 60. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.47. 61. Génesis 1:4. 62. Isaías 3:10. 63. Zóhar I, p30b. 64. Iniciación a la Cabala, Berg, p.78-80, 86-90. 65. A. H. Guth, Asymptotic Realms of Physics. 66. Las ruedas de un alma, Berg, p.35-36. 67. Iniciación a la Cabala, Berg, p.78-80. 68. Ten Luminous Emanations, vol. 1, Ashlag, p.45-46. 69. Génesis Rabbah, cap. 9:9. 70. Talmud Bavli, Tractate Kedushin, p.30b. 71. Deuteronomio 29:18. 72. Génesis 1:4. 73. Salmos 112:3, Proverbios 11:31. 74. Zóhar I, p.l90b. 75. La conexión cabalística, Berg, p.117. 76. Génesis 39:7. 77. Salmos 39:7. 78. Génesis 39:7. 79. Zóhar I, p.l89b. 80. Génesis Rabbah, cap. 91:7. 81. Génesis 37:24. 82. Génesis Rabbah, cap. 91:8. 83. Génesis 50:15-21. 84. Sefer Lekutim, Kitvei Ari, 1985, vol. 17, Parashat B'haloja, 23. 85. Salmos 78:38. 86. Isaías 1:17. 87. Sifri, Deuteronomio, cap. 49. 88. Deuteronomio 8:6. 89. Talmud Bavli, Tractate Yebamot, p.99a. 90. Issurai Biah, cap. 19:17. 103
  • 104. 91. Zóhar I, p.l31b. 92. Talmud Bavli, Tractate Megillah, p.l3a. 93. Levítico 25:45. 94. Éxodo 12:43. 95. Talmud Bavli, Tractate Sanhedrin, p.96b. 96. Isaías 11:6. 97. Ibidem, cap. 11:9. 98. Gift of the Bible, R. Ashlag, Centro de Investigación Cabalística, p.121. 99. Ibidem, p.114. 100. Números 11:11-16. 101. Zóhar II, p.l91a. 102. Ibidem, p.l91b. 103. Writings of the Ari, vol. 8, Éxodo, p.107, Centro de Investigación Cabalística, 1985. 104. Éxodo 32:7. 105. Ibidem, cap. 32:12. 106. Números 11:4-15. 107. Deuteronomio 34:10. 108. Midrash Rabbah, Números, sección 14. 109. Kitvei Ari, vol. 13, Centro de Investigación Cabalística, 1985, p.224. 110. Éxodo 2:2. 111. Kitvei Ari, vol. 17, Centro de Investigación Cabalística, 1985, p.246,247. 112. Maimónides, Yad Hazakah, Issurei, Bi'ah, cap. 14:7. 113. Génesis Rabbah, cap. 44. 114. Levítico 19:18. 115. Génesis Rabbah, p.24. 116. Génesis 46:3. 117. Éxodo 32:9-10. 118. Génesis 29-30. 119. Samuel I 25:3-42. 120. Números 22:5-12. 121. Samuel I 25:10. 122. Gates of Reincarnation, R. Luria, p.62. 123. Kitvei Ari, vol. 8, Centro de Investigación Cabalística, p.188. 124. Zacarías 14:9-11. 125. Gates of Reincarnation, R. Luria, p.81. 126. Ten Luminous Emanations, Ashlag, vol. 1, p.59. 127. Números 14:1-12. 128. Ibidem, cap. 14:29-30. 129. Gates of Reincarnation, R. Luria, 1987. 130. Génesis 1:4. 131. Iniciación a la Cabala, Berg, p.78-80. 132. Zóhar II, p.52a. 133. Isaías 3:10. 134. Talmud Bavli, TRactate Hagigah, p.l2a. 135. Génesis 1:4. 136. Zóhar I, p.30b. 137. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.48. 138. Talmud Bavli, Tractate Taanit, p.61. 139. Números 14:29. 140. Ibidem, cap. 14:2. 141. Talmud Bavli, Tractate Taanit, p.29a. 104
  • 105. 142. Eclesiastés 7:14. 143. Génesis 32:25, 33. 144. Ibidem, cap. 25:21-23. 145. Zóhar I, p. 137b. 146. Génesis 32:33. 147. Ibidem, cap. 32:25. 148. Ibidem, cap. 32:26. 149. Zóhar I, p.l70b. 150. Salmos 31:19. 151. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.48. 152. Ibidem, p.49. 153. Génesis 3:1-25. 154. Ibidem, cap. 3:7. 155. Ibidem, cap. 3:18. 156. Ezequiel 47:12. 157. La conexión cabalística, Berg, p.117. 158. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.48. 159. Talmud Bavli, Tractate Gotah, p.9a. 160. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.48. 161. Ibidem, p.49. 162. Ibidem, p.49. 163. Eclesiastés 7:14. 164. Iniciación a la Cabala, Berg, p.131-140. 165. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.48. 166. Talmud Bavli, Tractate Pesahim, p.56a. Capítulo 18 La letra Zain 167. Éxodo 20:8. 168. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.49. 169. Éxodo 20:8-11. 170. Génesis 2:2-3. 171. Éxodo 16:22-23. 172. La conexión cabalística, Berg, Centro de Investigación Cabalística. 173. Éxodo Rabbah, cap. 25:12. 174. Talmud Bavli, Tractate Bezah, p.!6a. 175. Génesis 1:5, 8,13,19, 23, 31. 176. La conexión cabalística, Berg, Centro de Investigación Cabalística, p.53. 177. Iniciación a la Cabala, Berg, Centro de Investigación Cabalística, p.78-80. 178. Zóhar I, p.30a. 179. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.49. 180. La conexión cabalística, Berg, p.117. 181. Zóhar I, p.l9a. 182. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.49. Capítulo 19 Las letras Vav y He 183. Hakdamot Sefer HaZohar, Perush Hasulam, p.49. 184. Éxodo 32:19. 185. Génesis 2:7. 186. Talmud Bavli, Tractate Shabbat, p.88b. 105
  • 106. 187. Zóhar I, p.26b. 188. C.F. cap. 17, p.21. 189. Ibidem, p.47. 190. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.50. 191. Ibidem, p.50. 192. Ibidem, p.50. Capítulo 20 Las letras Dalet y Guímel 193. Isaías 45:12. 194. Zóhar I, p.205b. 195. Deuteronomio 4:24. 196. Ibidem, cap. 4:4. 197. Zóhar I, p.51a. 198. Las ruedas de un alma, Berg, p.78-81. 199. Ten Luminous Emanations, vol. 1, p.109. 200. La conexión cabalística, Berg, p.98. 201. Salmos 118:19. 202. Tikún Zóhar, Prólogo, p,16a. 203. Talmud Bavli, Tractate Shabbat, p.lO4a. 204. Ten Luminous Emanations, vol. 1, p.39. 205. Zóhar I, Prólogo, p.la, Ib. 206. Ten Luminous Emanations, vol. 1, p.109. 207. Zóhar II, p.l71a. 208. Zóhar I, p.217a. 209. Deuteronomio 15:11. 210. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.50. 211. Ibidem, p.88a. Capítulo 21 La letra Bet 212. W. Heisenberg, Physics and Philosophy, p.125. 213. Etica de los Padres, cap. 3:1. 214. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.51. 215. Ibidem, p.51. 216. Zóhar III, p.99b. 217. Génesis 1:27. 218. Isaías 47:13. 219. Zóhar II, p.76a. 220. An Entrance to the Zóhar, Ashlag, p.54-58. 221. Génesis 1:26. 222. Crónicas I 28:9. 223. Zóhar III, p.35a. 224. La conexión cabalística, Berg, p.132-134. 225. Zóhar I, p.38b. 226. Zóhar III, p.36a. 227. Éxodo 14:19-21. 228. Zóhar II, p.51b. 229. C.F. Letter Vav. 230. Zóhar, Centro de Investigación Cabalística, ed. 1987, vol. 8. 231. Iniciación a la Cabala, Berg, p.77-90. 106
  • 107. 232. Génesis 4:1. 233. Zóhar I, p.54a. 234. Malaquías 3:10. 235. Zóhar I, Prólogo, Hasulam, p.51, columna 1. 236. Génesis 9:26-27. 237. Ibidem, cap. 27 y 28:1-4. 238. Ibidem, cap. 49. 239. Ibidem, cap. 48:13-22. 240. Ibidem, cap. 48:20. 241. Números 6:24-26. 242. Malaquías 2:7. 243. Zóhar III, p.l45b. 244. Salmos 89:3. 245. Malaquías 3:10. 246. Zóhar I, Prólogo, Hasulam, p.51. 247. Iniciación a la Cabala, Berg, p.78-80, 86-90. 248. Toynbec, A Study of History. 249. Eclesiastés 1:9. 250. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.51. 251. Malaquías 3:6. 252. Zóhar I, Prólogo, Perush Hasulam, p.51. 253. Deuteronomio 8:10. 254. Salmos 145:16. 255. Zóhar II, p.l53a. 256. Iniciación a la Cabala, Berg, p.77-90. 257. Zóhar III, p.270b. 258. Salmos 22:20. 259. Zóhar II, p.l79b. 260. Zóhar Hadash, Medrash Lamentations, p.93, columna 2. 261. Éxodo 32. 262. Eclesiastés 10:2. 263. Zóhar I, p.27a. 264. Éxodo 32:19. 265. Zóhar I, p.27a. 266. Zóhar II, p.24b. 267. Malaquías 3:18. 268. Zóhar I, Prólogo, p.51. Capítulo 22 La letra Alef 269. Zóhar I, Prólogo, Hasulam, p.52. 270. Salmos 104:1-30. 271. Génesis 4:1. 272. Werner Heisenberg Physics and Philosophy, p.175. 273. Zóhar III, p.52b. 274. La conexión cabalística, Berg, p.25-26. 275. Iniciación a la Cabala, Berg, p.128. 276. Astrology: Star Connection, p.72-73. 277. Sefer Yetzirah, p.47a. 278. Iniciación a la Cabala, Berg, p.73. 279. An Eotraoce to toe Zóhar, Berg, p.54. 107
  • 108. 280. Zóhar III, p.6a. 281. Amos 5:2. 282. Zóhar III, p.6a-6b. 283. Amos 9:11. 284. Zóhar, Prólogo, Perush Hasulam, p.52. GLOSARIO Adán La Sefirót de las energías embotelladas, representadas por un hombre. Por ejemplo: Keter como el cerebro; Jojmá los ojos, Bina las orejas, Zeir Anpin la nariz y Maljút la boca. Agadá Homilías y discursos de los rabinos. Aguas La forma primitiva del universo creado. Alto Jardín del Edén Considerado la raíz consciente del Jardín del Edén, puesto que no existe como idea de realidad corporal de los reinos celestiales superiores. El Bajo Jardín del Edén es la expresión metafísica del pensamiento consciente del Alto Jardín del Edén. Árbol de la vida El punto desde el cual la fuerza-energía de vida inició su diversificación en almas separadas. Arká Uno de los siete niveles de la tierra. Bajo Jardín del Edén El domicilio de las almas antes de su ingreso y abandono del cuerpo. Bajo Menos meritorio que otro. Belleza de Israel La Sefirá Tiferet Blanco El símbolo del atributo divino de Jesed. Bondad y maldad La raíz de estas conciencias, fue incluida en el Árbol del Conocimiento. Cabala Luriánica Enfatiza el lado más activo de la oración. Tiene que ver, básicamente, con los rayos de luz que se elevan en la oración. Según la literatura cabalística, la oración es como una flecha disparada hacia arriba por el orador, con un arco de Kavaná. Carruajes (Carrozas) Entidades que personifican ambos niveles de inteligencia-energía física y metafísica. Círculo Cuando no existe ninguna discriminación —como arriba y abajo— entre los diferentes grados del deseo de recibir. Colores Representan la variedad de grados de las Sefirót. Ejemplo: blanco en Jesed, rojo en Guevurá y verde en Tiféret. Columna Izquierda Sinónimo de Guevurá que indica el nivel negativo de la conciencia. La carroza de Isaac. Columna Central El vínculo de unión entre la izquierda y la derecha, lo positivo y lo negativo, el hombre y la mujer. Columna Derecha La carroza de Abraham. Corona (Keter) La primera Sefirá o expresión de cualquier marco de referencia dado. Corriente El flujo de la fuerza de energía viviente producida por la unión de las aguas superiores e inferiores. Dalet Pobre, la cuarta letra del Alfabeto Hebreo que simboliza la tierra con la conexión de la Shejiná o Zeir Anpin. Derecha Jesed. Columna que genera la energía de impartir fuerzas positivas. Descenso Impurificación (confusión), descenso de categoría. La purificación significa un ascenso o aumento de la semejanza de la entidad con la Luz del Infinito. La norma es: lo puro es elevado, lo impuro (confuso) es bajo. Duma La celestial y espiritual entidad a cargo de Gehinom. Emanador Cada causa se denominada "el emanador" del grado al cual afecta. El término "emanador" es amplio y comprende, tanto la extensión de la luz, como la vasija que la recibe. 108
  • 109. En-Sof El mundo sin fin, el mundo del infinito. El primer mundo, del cual surgen todas las emanaciones futuras. El mundo prístino en el que las almas de los hombres mantenían una completa armonía con el Creador. El equilibrio completo entre el infinito impartir del Creador y el infinito recibir de sus creaciones: las almas de los hombres. Energía interna Inmensurable, eterna e inmóvil. El movimiento sólo se relaciona con la vasija que revela la energía interna. Escoria de oro Las Klipót, cáscaras exteriores o grados bajos de impureza. Esencia La luz del entendimiento se denomina esencia porque es la esencia y vida de la emanación. Extensión La luz manifestada por el Emanador que todo lo abarca hasta su arribo al escenario de las cosas emanadas. La palabra "extensión" se aplica únicamente al deseo de recibir inherente en el ser emanado. En la actualidad, la vida no es afectada por esta extensión. Puede compararse con una vela que ilumina a otra, pero que no experimenta ninguna disminución por esta acción. Firmamento Un grado del reino celestial separado por una cortina o por cinturones eléctricos en el reino terrestre. Forma Un tipo de idea de inteligencia-energía cósmica, la cual —usualmente— se relaciona con el grado de Yezirá, formación. Futuro Un estado ya existente dentro de la metafísica y pura realidad del marco de referencia, solamente ilusorio en lo que concierne al mundo físico. Fuego La encarnación del pensamiento-energía inteligente de la Sefirót Guevurá. Gan Jardín. Gehinom Infierno, el fuego o negatividad de las tinieblas primordiales cuando fueron separadas de la Luz. Gilgul Metempsicosis o transmigración de las almas. Grado El poder creativo de la Fuerza, operando en un particular marco de referencia. Guemará La forma escrita de las leyes orales conocidas como el Talmud, o las físicas y corporales enseñanzas de la Torá. Guematria Sistema de numerología usado para la interpretación bíblica y la iluminación mística de los más ocultos aspectos de la Torá. Aún dentro de los místicos este estudio no es generalmente un sistema para el descubrimiento de nuevos pensamientos. La idea precede a la invención de la guematría, la cual sirve como una alusión, Asmajtoh. Se exceptúa la guematría de los nombres sagrados, los cuales son incomprensibles por sí mismos, o los nombres de los ángeles, cuyos significados y aspectos especiales buscaban determinar, mediante el uso de este estudio, los hasidim alemanes. Las obras clásicas de este estudio son los escritos de Elazar of Worms, cuya numerología se basó en las tradiciones de sus maestros. Elazar descubrió a través de su estudio, que las meditaciones místicas de las oraciones pueden ser evocadas durante la actual repetición de palabras. Sus comentarios sobre la Biblia están basados mayormente en este sistema, incluyendo algunos que conectan las leyendas "midráshicas" con las palabras de los versículos bíblicos, a través de la numerología. Una de las técnicas hermenéuticas (de la Aagadá) usadas para interpretar la Torá, la Guematria consiste en la explicación de una palabra o grupo de palabras de acuerdo con el valor numérico de las letras, o sustituir otras letras del alfabeto por ellas, de acuerdo con el sistema establecido, en donde la palabra es normalmente empleada en este sentido de manipulación, según el valor numérico. Algunas veces se encuentra con el significado de "cálculos". En la literatura rabínica, la Guematria aparece primero en las declaraciones de los Tannaím, en el siglo segundo. Se usaron como respaldo de evidencias y como nemotécnico por parte de R. Nathan, quien afirmó que la frase "Elleh ha-Devorim" (Éxodo 35:1) alude la posibilidad de que existan treinta y nueve categorías de labores prohibidas en el Shabbat. Como el plural de "devorim" indica dos, el artículo adicional un tercero, mientras que el equivalente numérico de "elleh" es treinta y seis, todo lo cual forma un total de treinta y nueve. 109
  • 110. Guevurá Poder, fuerza. La segunda de las siete Sefirót. Guf El cuerpo, la entidad corporal que encarna el alma. Gufé Torá La escritura física de la Biblia. Halajá La doctrina física y superficial de la Torá. He La segunda y cuarta letras del Tetragramatón sagrado que representan la Sefirá Bina, y la segunda He como símbolo de Sefirá Maljút. Hija La polaridad femenina negativa conocida como Maljut, cuya madre es encarnada por la Sefirá Bina. Hod Esplendor. La quinta de las siete Sefirót. Columna izquierda. Aarón, el Sumo Sacerdote, es la carroza de Hod. Idra Zuta La asamblea menor. La revelación de los misterios relevantes a la Era de Acuario que tomó lugar el día del paso del Rabí Shimon Bar Yohai. Idra Raba La asamblea mayor. El encuentro del Rabí Shimon Bar Yohai, su hijo R. Elazar y ocho discípulos. La primera historia grabada de un grupo de personas que estudiaban la Cabala. De este grupo vino el Sefer haZohar. Inexistencia La idea de algo resultante de un pensamiento; un efecto que sobreviene después de una causa de motivación y que —sin haber tenido existencia— se considera como algo que emergió de la nada. Interior El brillo interno de la Luz recibido en el interior de la vasija, es medido y circunscrito por los límites de ésta. Sin embargo, cuando la Luz se extiende más allá del exterior de la vasija, no existen límites para su recepción. Jerusalén Sagrada, puesto que ella reflejaba un constante flujo de energía interna. El centro de energía del mundo. Jesed La primera de las siete Sefirót La columna derecha. El patriarca Abraham es la carroza de Jesed. Jojmá Sabiduría. La segunda Sefirá que sigue a Keter y es la energía embotellada arquitectónica de la creación total. Juicio La segunda de las siete Sefirót. Carroza del patriarca Isaac. Kashrut Leyes dietéticas para mantener al judío en armonía metafísica y espiritual. Kavaná La necesidad de centrar el mundo interior de uno con la apropiada intención de la situación o conexión. Keter La primera Sefirá, causa inicial de cualquier manifestación. Klipót Obstáculos, situaciones malignas creadas por los actos negativos del hombre, las cuales ocultan y limitan su desarrollo espiritual. Barreras que se interponen entre el hombre y la luz del Señor. Lad Sinónimo de Metratón. Lámpara sagrada El Rabí Shimon Bar Yohai. Letras finales Las cinco letras finales que, según el Talmud establece, habían sido instituidas por los Profetas (Shab. 104a). De acuerdo con el Zóhar originalmente fueron preservadas por D-os, en conjunto con la luz primordial, para un mejor futuro, y sólo Adán las conocía. Después del pecado, le fueron ocultadas hasta que Abraham, a través de la inspiración, supo de ellas. Abraham le confirió el conocimiento de las letras finales a Isaac, éste a Yaacov y, posteriormente, a Yosef. Después de la muerte de Yosef, durante el periodo de servidumbre de Egipto, fueron olvidadas. El conocimiento fue recobrado cuando Israel recibió la Torá y comprendió su esencia, pero después del culto del Becerro Dorado, el pueblo las perdió. Solamente Moisés, Josué y los setenta ancianos continuaban sabiendo de ellas. Fueron ellos quienes llevaron su conocimiento a Israel y allí fueron reveladas nuevamente a todo el pueblo en "El cantar de los cantares", y fueron agregadas a las otras veintidós letras del alfabeto. (Zóhar Hadash, Ruth). Letras Formas primordiales de todos los seres creados, físicos y metafísicos. 110
  • 111. Luz La fuente y fuerza de toda energía mental y física, con una característica intrínseca de compartir. Madre El nombre zohárico de la tercera Sefirá, causa y efecto de toda la creación. Magia (Negra) Magia negra significa hacerle daño a otros. Poderes demoníacos obscuros que no tienen lugar en nuestro reino de estudio. El maestro de esta forma de arte, fue el perverso Balaam. Hasta la fecha, el Zóhar relata que "el hechicero viaje a las montañas de las tinieblas, que son la morada de los ángeles Aza y Azael para estudiar bajo sus auspicios". (3:208a, 212a-b). El Baal Shem Tov era conocido como el encargado de alejar a todos los ángeles o demonios que se habían posesionado de una persona. Magia y las letras Cada una de las letras tiene su propio arcángel el cual —si uno sabe cómo interceder ante él— puede influenciar en las actividades de la gente. Tales escrituras se le atribuyeron, frecuentemente, al Ángel Gabriel, a Michael, a Raphael, etc. Sin embargo la mayor parte de éstas nos llegaron a través de los textos samaritanos y en las primeras escrituras hebreas. Maseh Merkabáh Carrozas de Abraham, Isaac, Jacob, etc. Fuerzas metafísicas dentro de entidades físicas mundanas. Megillat Esther El pergamino festivo de Purim, en donde se cuenta la historia de la salvación de los judíos de Persia. En él se detalla ampliamente acerca de los regalos y la caridad ofrecida, y revela grandes secretos. Nosotros sabemos esto porque el nombre del D-os no se menciona allí directamente. Mesías El fin del período de corrección y el principio de una era universal de paz y armonía. Metatrón Inteligencias-energía cósmicas cargadas con el respaldo del ser humano. Mezuzót Papel pergamino usado para proteger el hogar de las personas de la influencia del mal. Misticismo El conocimiento de lo inexplicado o de lo desconocido. Nefesh El más bajo de los cinco niveles del alma, relacionado con la Sefirá de Maljut. Neshamah El tercero de los cinco niveles del alma, relacionado con la Sefirá de Bina. Netzáj Victoria. La cuarta de las siete Sefirót, sinónimo de la columna derecha. Carroza de Moisés. Niglé Revelado. Aspectos conocidos de la Torá, el Talmud, la Halajá, etc. Nistar La sabiduría oculta de la Torá. Oscuridad La cuarta fase de las vasijas, la cual no posee luz propia debido a su poder de restricción. Se le considera la fuente de la oscuridad. Olamot Estructuras de referencia usadas en el estudio de la Cabala, generalmente conectadas con varios grados del deseo de recibir. Or Makif Luz circundante. La luz espiritual que circunda a cada persona. Or Pnimi Luz interna. Or En Sof La luz del infinito. El sin fin. Oración Canal a través del cual pueden transmitirse ciertas energías, igual que la electricidad puede transmitirse a través de un cable. Pacto El significado de la circuncisión como lo demuestra la Sefirá Yesod. Creación Término aplicado a cualquier nueva manifestación de lo inexistente en lo existente. Se refiere a la substancia o característica de las vasijas solamente para el deseo de recibir que reside en cada una de estas entidades. Padre El segundo de los atributos divinos de la Sefirót. Femenino El último de los atributos divinos, también sinónimo de la Shejiná. Plenitud Término que designa la falta de vacuidad y que es imposible concebir o agregar, incluso un ápice, a la plenitud. Partzuf La estructura completa. Pecado La creación de un cortocircuito de energía hecha por el hombre, el cual llega a las Klipót gracias a su consentimiento. 111
  • 112. Prendas de la Torá La Torá física que actúa como prenda del entendimiento interno, la Cabala. Prendas Cuando los ángeles descienden, se cubren a sí mismos de prendas terrenales. El alma se viste con una prenda terrenal conocida como el cuerpo. Pronunciación de letras Cuando una persona pronuncia o usa las letras del alfabeto, despierta la esencia espiritual contenida en ellas y ciertas "formas sagradas" se manifiestan, las cuales se elevan y se unen con sus orígenes, o sea las fuentes de la emanación (Cordobero). La mística literatura antigua de los judíos, redactada inmediatamente después que el Talmud fuera concluido, enfocó extensamente el simbolismo y significados secretos del alfabeto. Reino del En Sof Representa el deseo de recibir inevitable allí. Reino La séptima y última Sefirá de las siete Sefirót. Carroza del Rey David. Rojo El símbolo de la conciencia divina con una fuerza interna de energía de la fuerza de Din. Rúaj La cuarta de los cinco niveles del alma, relacionada con la Sefirá de Zeir Anpin. Sabiduría La segunda Sefirá y la primera de las cuatro fases. Sar o guardián La conciencia celestial de pensamiento. Guardianes asignados a varias naciones de la tierra. Satanás El mal intrínseco del universo. Sefirá La vasija a través de la cual es emanada la Luz del Creador al hombre. Serpiente El principio intrínseco del mal en las tinieblas primordiales. Shejiná La polaridad femenina del reino celeste que circunda la presencia divina, por medio de la cual es conocido el pasado, el presente y el futuro. Sistema transmisor de energía Cada uno de los sistemas transmisores de energía existentes dentro del sistema esotérico tal como se prescriben dentro de la sabiduría esotérica de la Cabala, creada y escrita en pergaminos especiales por expertos escribas, con el fin de suministrar el conocimiento cósmico y la conciencia pura a quienes buscan un elevado nivel de inteligencia cósmica a través del poder del Tefilín, Mezuzót, Meguilót y Sefer Torá. Sitrei Torá Las más recónditas y ocultas enseñanzas de la Torá que sólo son recibidas a través de la revelación divina. Sod Secreto. Significado interno. Ta'amei Torá Las razones de la Torá. Enseñanza por medio de la cual se llega a los verdaderos significados internos de la Torá y, por lo tanto, se alcanzan los más altos grados de espiritualidad. Tagen Diseños especiales similares a coronas colocados por el escriba en la parte superior izquierda de siete de las veintidós letras del alfabeto. Usualmente están representados por medio de tres rasgos decorativos, cada uno de los cuales semeja una pequeña Zain. La Cabala pone gran énfasis en el significado místico de la Tagen. Tefilín Filacterias usados como canales de energía para recibir la ayuda divina. Tetragramatón El nombre sagrado compuesto de cuatro letras hebreas: Yud, He, Vav y He. Tumá Sucio, impuro. Estado de desequilibrio metafísico total. Cuando existe una manifestación del deseo de recibir para sí mismo, el desequilibrio resultante es la energía de Tumá. Tzadik Rectitud asociada con la Sefirá de Yesod y con el pacto. Unión La conjunción de Zeir Anpin y Maljút. Vacío La condición de existencia previa a la corrección, desarrollo y perfección. Vav La tercera letra del Tetragramatón. Velos Barreras metafísicas originadas por los pecados del hombre. Verde El símbolo de la conciencia de energía divina de la columna central, el atributo de la misericordia. Voz El instrumento de la creación, identificado con el nivel de Zeir Anpin, 112
  • 113. Yejidá El más elevado nivel del alma. La identidad total con la Luz del Eterno. Yesod La sexta de las siete Sefirót Carroza de Yosef. Yetzer Hará Inclinación del hombre hacia el mal. Zerufím Combinación de letras en la literatura esotérica. Esta doctrina fue explicada posteriormente en ely Sefer Yetzirá y, subsecuentemente, en diferentes comentarios sobre ella. Sobre el Centro de Investigación de la Cabalá La Cabalá es el judaísmo místico. Es el significado más profundo y oculto de la Torá, la Biblia. Por medio del conocimiento último y de las prácticas místicas de la Cabala, es posible alcanzar los niveles espirituales más elevados asequibles. Si bien mucha gente se basa en las creencias, en la fe y en los dogmas en su búsqueda por encontrar el significado de la vida, lo desconocido y lo invisible, los cabalistas establecen una conexión espiritual con el Creador y las fuerzas del Creador; entonces lo extraño se vuelve conocido y la fe se vuelve conocimiento. A través de la historia, aquellos que conocían el contenido de la Cabala y ejercían sus prácticas tenían un cuidado extremo con respecto a la difusión de dicho conocimiento — puesto que sabían que las masas aún no estaban preparadas para conocer la verdad última sobre la existencia humana. Hoy, mediante el conocimiento cabalístico, saben que no sólo es adecuado sino necesario hacer a la Cabala accesible a todos aquellos que se inclinen a buscarla. E1 Centro de Investigación de la Cabalá es un instituto independiente, no lucrativo, fundado en Israel en 1922. En el Centro se efectúan investigaciones y se proporciona información y apoyo a todos aquellos que buscan el conocimiento de la Cabala. El Centro ofrece conferencias públicas, clases, seminarios y excursiones a localidades místicas en las sucursales de Israel — en Jerusalén, Tel Aviv, Haifa, Beer Sheva, Ashod y Askelón — y de los Estados Unidos en Nueva York y Los Angeles. Así como también en la Ciudad de México, en Europa (París), Canadá (Toronto) y en Hong Kong. Pronto se inaugurarán sucursales en Buenos Aires, y Santiago de Chile y Madrid. Miles de personas se han beneficiado por las actividades del Centro. La publicación del material cabalístico en hebreo y en inglés continúa siendo, en su género, la de mayor extensión en el mundo, e incluye además, traducciones en español, portugués, francés, alemán, chino (mandarín), ruso y parsi. La Cabala puede mostrarnos el verdadero significado de nuestro ser y proporcionarnos el conocimiento necesario para lograr el mayor beneficio posible. Puede revelarnos una espiritualidad que rebasa lo cognoscible. El Research Centre of Kabbalah continúa esta labor de poner la Cabala al alcance de todos aquellos que lo deseen. Para adquirir información adicional sobre el Centro favor de ponerse en contacto con: (en los Estados Unidos) Research Centre of Kabbalah International, 200 Park Avenue, Suite 303 E., New York, N.Y. 10017. Tel: (212) 986-2515 o (718) 805-9122 y en México, al teléfono 596-8682. "Amo a tu prójimo como o ti mismo" Según la Cabala el universo se ubica en un sistema en el cual un efecto es el resultado de una causa que es indirecta, pero que no es ni aleatoria ni accidental. La raíz de esta causalidad es inherente a la creación y constituye un enlace con el reino físico. Dentro de la 113
  • 114. cadena de la "causa y efecto" se encuentra la vida del hombre y todo lo que en ella ocurre. Si el hombre logra contemplar y comprender esta cadena, sabrá cómo dirigir su propia vida para alcanzar sus metas por medio del camino más fácil y adecuado; sabrá cumplir en forma equilibrada con el precepto que dice, "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" La Sabiduría de la Cabalá y la Era de Acuario ... y después de cuarenta días de que la columna se eleve de la tierra hacia los cielos delante de los ojos de todo el mundo, se revelará el Mesías. Desde el lado Oriente brillará una estrella y alrededor de ésta habrá guerra por todos lados, tres veces al día durante setenta días. Y toda la gente del mundo verá... — Zóhar, Shemot parte 101 La sabiduría de la Cabala existe desde hace miles de años y acompaña al mundo desde su creación. Los sabios han empleado el conocimiento oculto de la Cabala para poder analizar y comprender la razón de ser del universo y de la vida. Hoy, en la Era de Acuario, la era de las revelaciones y de los descubrimientos, esta sabiduría se está revelando ampliamente a todo el público. La sabiduría de la Cabala, la cual pertenece al "Anciano de los Días", desarrolla todo lo que se encuentre más allá de los cinco sentidos del hombre y revela las fuerzas tremendas que se encuentran ocultas en su interior. Arroja su luz sobre la milagrosa armonía que existe en el universo y en nuestro mundo, y guía a cada persona hacia el camino armonioso de su propia vida, hacia la armonía que existe entre sí mismo y su prójimo. La Respuesta a la Esencia de la Vida La Cabala es la sabiduría oculta del judaísmo. La Cabala ve en el judaísmo una expresión de absoluta perfección del universo, no mediante el simple relato de los escritos judaicos en su sentido externo, sino por medio de la más profunda penetración de la verdad. Con la guía del libro del Zóhar escrito por el Rabí Shimón bar Yohai, nos es posible captar la esencia de las cosas, entender sus raices y revelar en forma directa la solución de los problemas. Por lo general, el hombre se relaciona con la vida dentro de un marco de efectos y resultados que son una colección de ramas secundarias que le impiden la visión más elemental y primaria de la cadena completa de acontecimientos. La Cabala nos enseña a comprender cómo se construyen los puentes entre los elementos que existen en el Zóhar con relación al pasado, presente y futuro, y aquellos que hemos alcanzado en la actualidad. El libro del Zóhar, con una intensa luz, ilumina el camino que nos lleva hacia la verdadera solución de cualquier problema, desde el más sencillo hasta el más complejo. "No existe ninguna pregunta en el universo para la cual no se encuentre una respuesta en las enseñanzas de la Cabala," nos dice el Rabino, Dr. Philip S. Berg. Cursos Ofrecidos en El Centro de Investigación de la Cabala Es privilegio de cada persona alcanzar los grados más altos respecto a la comprensión de sí mismo y del universo que le rodea. El camino para lograr esta comprensión se encuentra mediante las enseñanzas de la Cabala. En el Centro de Investigación de la Cabala se imparten cursos sobre distintas áreas de la Cabala y estudios sobre el Zóhar en diferentes niveles, desde principiantes, hasta niveles avanzados. A continuación se incluye una lista de cursos que se ofrecen en el Centro, con una breve descripción de cada uno de ellos. 114
  • 115. Curso Básico Sobre la Cabala Este curso incluye la definición de términos y una introducción para comprender los principios de la Cabala. También incluye conceptos que son, de hecho, la clave para la enseñanza del misticismo. Este curso establece una base indispensable para la comprensión del resto de los temas que se imparten en el Centro, incluso para los niveles más altos de estudios sobre la Cabala. Meditación Cabalística La meditación cabalística es un método de auto-reflexión que data desde la antigüedad. Con base en el método de cabalistas anteriores, fue unificado y simplificado por el santo ARI, el Rabí Isaac Luria, uno de los más grandes cabalistas de Safed. Este es un método práctico que nos lleva hacia altos niveles de conciencia y hacia la verdadera evaluación de las fuerzas ocultas en el hombre. La meditación cabalística nos proporciona los instrumentos necesarios para salvar la brecha entre las fuerzas del alma y las fuerzas del cuerpo, y nos lleva hacia una creciente utilización del potencial que nos es propio. La Reencarnación y la Vida después de la Muerte La Cabala no sólo ve en la vida un proceso de nacimiento y muerte, sino una cadena continua de ciclos mediante los cuales el alma (la energía interna del hombre) entra a este mundo para cumplir con un deber particular, para volver a "salir" muchas veces. El alma retorna al proceso de la vida varias veces en diferentes cuerpos, hasta el punto en el que alcanza el perfecto cumplimiento del deber que le fue asignado. La comprensión de este proceso nos lleva hacia la comprensión de todos los procesos que tienen lugar en la vida del hombre. Durante su vida, un hombre puede cuestionarse a sí mismo sobre quién es, él por qué nació con ciertos padres en particular y en un sitio en particular, él por qué recibe un nombre que le fue "dado" y se encuentra a sí mismo en una sociedad particular, para cumplir con un deber particular, el por qué conoce a un cónyuge particular para traer al mundo hijos con personalidades particulares y por qué acontecen tantas cosas de esta índole. Nos espera ser revelada una sorprendente composición formada por la imagen de un rompecabezas la cual, con sólo verla, nos explica cada instante de nuestras vidas y también explica el proceso histórico de la vida y del mundo, desde su creación hasta su terminación. 115

×