El poder del alef bet vol ii rabino phillip s berg

1,721 views
1,585 views

Published on

1 Comment
4 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
1,721
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
282
Comments
1
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El poder del alef bet vol ii rabino phillip s berg

  1. 1. Título original en inglés: El Poder del Alef Bet, tomo II Versión castellana por Alan Aoresty Copyright © 1990 by Philip S. Berg Todos los derechos reservados PRIMERA EDICIÓN EN CASTELLANO Octubre 1990 ISBN 0-943688-96-5 (pasta dura) ISBN 0-943688-97-3 (pasta Manda) Para obtener información adicional diríjase a: RESEARCH CENTRE OF KABBALAH 200 PARK AVENUE, SUITE 303E NEW YORK, N.Y. 10017 CENTRO DE INVESTIGACIÓN DE LA CABALA P.O.B. 14168 CIUDAD VIEJA, JERUSALÉN IMPRESO EN EEUU 1990. 1
  2. 2. 2
  3. 3. INDICE PREFACIO.........................................................5 CAPÍTULO 15 La Letra Kaf..............................................................................................................................7 ¿Qué es la energía interna? Acción revolucionaria. Maim Nukvín. La nueva era de la física. El universo newtoniano. Motivación de conciencia. Polaridad femenina. La flota de Kedushá. La doctrina del Trono. CAPÍTULO 16 La letra Yud.............................................................................................................................13 La flota de la estrella de la muerte. El libro de la formación. Materia y antimateria. Pasado, presente y futuro. Las galaxias. Midat haDin y Midat haRahamim. El pan de la vergüenza. Interpretación de Teshuvá. Am Seguía. La Vía Láctea. Antimateria del Edén. La armonía atómica. La Era de Acuario. Dinosaurios que se vuelven lagartijas. CAPÍTULO 17 Las letras Tet y Het.................................................................................................................25 Satélites giratorios. Antes de la caída de Adán. La teoría del quantum. La religión como un mito. Los diseños del Creador. Yosef y el convento sagrado. La columna central. La expulsión de España. Conversos y no conversos. El judío y su corta memoria. Ama a tu prójimo. El concepto. Qué significa la palabra goy. La lengua mala de Nabal. David. El proceso de Tikún. El bien, el mal y el Erev Rav. Adán y las almas de la humanidad. Las leyes de Noaj. General del DorDeath. Guematria. La Torre de Babel La novena deAv. Jacob y el nervio ciático. Energía pura. Las hierbas y la curación. Adán y Eva. Las veintidós inteligencias-energías. Traspermia. CAPÍTULO 18 La letra Zaín............................................................................................................................49 Guemar Hatikún, El Shabat de Zaín. La fuerza de la tranquilidad. El maná. Las siete Sefirót. Reacción negativa. El estrés. CAPÍTULO 19 Las letras Vav y He..................................................................................................................57 Las letras energías. La psique humana. Animosidad y desaliento. La flota de la estrella de la muerte. Los israelitas. El becerro de oro. Dimensión de la Luz. CAPÍTULO 20 Las letras Dalet y Guimel.......................................................................................................62 Conciencia galáctica. Antimateria. Alta y baja energía. Por qué fue creada la tierra. Los códigos genéticos. La mente humana. La llama ascendente. Conciencia. Luz azul. El proceso de dar y recibir. La asistencia del pobre. El gran golpe. La caída de Adán. Viajes espaciales. Sistemas espaciales metafísicos. CAPITULO 21 La letra Bet..............................................................................................................................68 El concepto de Bendecir. La bendición y los sentidos. La conciencia humana. El cerebro humano y el circuito. Tiempo y conciencia. El universo fortuito. Tres conceptos para evadir el pecado. Cómo purificar el universo. El proceso evolucionario. El cuerpo y la galaxia. El diseño de las letras. El "Big Bang". La galaxia de la Vía Láctea. El reino terrestre de Maljút. La división del Mar Rojo. Las setenta y dos letras. La función de investigar. El conocimiento como conexión. Los rayos X. La oración de Jacob y Esaú. La imposición de las manos. El ángel Michael y Jesed. El DNA. La 3
  4. 4. egocentricidad. El filamento. El proceso cíclico de la civilización. Jerusalén y el Templo Sagrado. El principio cósmico de la incertidumbre. Los alimentos y las bendiciones. La satisfacción. El soft-wear de la restricción. La destrucción del Templo. El universo paralelo. Los diez mártires. La medicina holística. La realidad y el amo de las tienieblas. El becerro dorado. La conquista romana de Jerusalén. CAPÍTULO 22 La letra Alef.............................................................................................................................88 Las oraciones. La estabilidad en el universo. El conocimiento como energía. La deficiencia del lenguaje. El principio de incertidumbre. Macro y micro mundos. La dirección de las meditaciones. La teoría del quantum. El sufrimiento humano. El mundo de la ilusión. Polaridades negativas. El círculo y las ondas energéticas. La semilla y el nuevo fruto. Resistencia e intensidad. El desarrollo de una bomba. Actividad positiva. Las tres primeras Sefirót. APÉNDICES ...............................................................................................................94 REFERENCIAS....................................................................................................................102 GLOSARIO...........................................................................................................................108 Sobre el Centro de Investigación de la Cabala...................................................................113 4
  5. 5. PREFACIÓ ¿PODEMOS NOSOTROS, REALMENTE, APRENDER A CONTROLAR nuestros procesos internos con nuestras mentes en lugar de utilizar pastillas o calmantes? Yo creo que mientras llegue el momento en que cada uno de nosotros se enfrente con la realidad de que hay un componente en la vida que no tiene que ver con las necesidades del cuerpo físico, estaremos forzados a soportar los caprichos de una vida de incertidumbre. El Zóhar está diseñado para personas de todas las edades. Para aquellos cuyas imaginaciones no han sido aminoradas por el proceso educacional cartesiano. Está escrito para quienes no temen abrazar "nuevas" ideas aun cuando estas ideas tengan miles de años de existencia. Vivimos en una era extraordinaria. Todos nosotros debemos preguntarnos de vez en cuando si existe realmente un propósito en la vida. Todos tenemos metas inmediatas, como lograr una gratificación en nuestro trabajo o criar a nuestros hijos. Pero, ¿qué hay de las metas a largo plazo? Hubo un variado número de temas tratados en el primer tomo. Pensé que sería útil o, cuando menos, interesante examinar la naturaleza del universo y qué papel jugamos en él y, también, explorar más cercanamente cómo se pueden comparar las doctrinas de la Biblia o si están en contra de los dictados de la ciencia. La elección de temas podría parecer muy diversa —desde la extinción de los dinosaurios hasta la estructura del cosmos—, pero confío que de ellos surja una reflexión de la esencia de la Biblia —el código cósmico de la realidad— para proporcionar así una perspectiva de los orígenes cósmicos de la naturaleza y del hombre. El segundo tomo contesta muchas preguntas pendientes sobre el destino y el libre albedrío. En los siguientes capítulos, al lector se le dará la oportunidad de entrar en una dimensión de realidad en la cual ya no será una infortunada víctima de las circunstancias, sino más bien el creador de su propio destino. Si el hombre debe surgir sólo como un mero eslabón en la cadena cósmica de la incertidumbre, nosotros necesitaremos prescindir totalmente de la ilusión que aparenta ser la realidad en el mundo físico. La Cabala tiene la función de hacernos libres. Nos puede dar alas con las cuales explorar el mundo. Nos puede liberar de una manera más mundana, haciéndonos conscientes de nuestros retos personales particulares y suministrándonos las herramientas conceptuales con las cuales imponernos a ellos. Cuando nos sean dados estos beneficios potenciales, ya no tendremos que optar por aventarnos al abismo cuando nuestras alas se debiliten. Cuando el astronauta está suspendido entre el cielo y la tierra, nos permite ver la tierra como realmente es: pequeña, azul y hermosa en el eterno silencio donde flota. Cuando el astronauta pasa de la luz a la oscuridad y viceversa, cada hora, se da cuenta de cuan artificiales son las fronteras que hemos creado para separarnos y definirnos a nosotros mismos. Entonces, aquí nos encontramos con nuestras espaldas en contra de la bomba y nuestra mirada fija en las estrellas, en un dilema que se vuelve cada vez más aterrador. ¿Tendremos la 5
  6. 6. sabiduría y el valor suficientes para aceptar la realidad individual moral existente dentro de cada uno de nosotros? O, ¿sucumbiremos a la corpórea e ilusoria realidad física, bajo la falsa creencia de que allí está nuestra visión del futuro humano? Qué tan bien contestemos estas preguntas podrá tener un efecto profundo en el resultado de éste, el más grande de los experimentos, llamado "vida". Entonces, mi estimado lector, adelante. El Autor Nueva York, 1987 6
  7. 7. CAPITULO 15 – La Letra Kaf LAS LETRAS SE ESMERABAN EN COMPRENDER AL MUNDO. ELLAS estaban buscando su lugar en el cosmos, pero si fueran a tratar con el cosmos, primero tendrían que preguntarse: ¿Quiénes somos? ¿Cuál es nuestra inteligencia-energía interna? ¿Por qué estamos en esta vasta expansión del universo? Cuando la Mem cósmica se retiró del escenario de la creación junto con la Lamed y la Kaf la Kaf cósmica se atrevió a hacer algo sin precedentes en el reino del Eterno. "Al momento de la salida de la Mem cósmica, la letra Kaf descendió de su trono de gloria y regresó al escenario de la creación. Temblando, dijo: "Oh, Soberano del Universo, que Os complazca comenzar el arte de la creación a través de mí. Soy la primera letra y la inteligencia-energía inicial de Tu Kavod (su honor)". Simultáneamente con el acto revolucionario de la Kaf al dejar su trono, éste tembló y "... doscientas mil galaxias estaban a punto de destruirse y caer en ruinas".1 "Similares eventos catastróficos están archivados en las escrituras. "La tierra tembló y los cielos cayeron",2 nos dice la profetisa Debora en "La canción de Debora". "La tierra tembló, y los cielos también cayeron en la presencia del Eterno, inclusive el Sinaí fue movido", declara el salmista.3 Fuentes de varias naciones describen movimientos catastróficos y mundos celestiales en colisión. Para citar a Job, quien describe la catástrofe cósmica al final de una era galáctica, "... quien quita las montañas, quien las voltea en su enojo, y quien agita la tierra fuera de su lugar..."4 Podríamos seguir un camino en el universo y observar desastres naturales algunos de los cuales serían de mayor destrucción que otros. El descenso de la Kaf casi trajo consigo el fin de la armonía celestial de un solo golpe. La mayoría de nosotros no experimentamos de manera personal un desastre natural más violento que un huracán o un terremoto. Sin embargo, con una sola actividad, la Kaf cósmica pudo haberse ganado la dudosa distinción de haber creado un desastre involucrando algunas doscientas mil galaxias. Cierto es que jamás ha sido conocido un evento de esta magnitud. Sería un acontecimiento inimaginable, aunque el Zóhar declara su posibilidad. 7
  8. 8. Esta reaparición de la letra Kaf en el proceso creativo hace surgir varios problemas íntimamente relacionados que deben ser tratados brevemente. El primer punto es la razón por la cual la Kaf cósmica ignoró la respuesta del Eterno. Se le había dicho que su parte significativa en la estructura del Trono, era el eslabón que unía al Eterno con su reino. Hemos examinado los tres principios fundamentales que —podría decirse— rigen la posición cósmica y la perspectiva general de la Kaf. Pero esto, por la razón que sea, no trajo, de ninguna manera, el asunto a su final. La Kaf cósmica se retrajo de su gestión atrevida en el asunto de su aceptación como el canal para el propósito de la creación. Ella no ejerció restricción ninguna. Estaba decidida a llevar su petición hasta donde fuera posible. ¿Son las peticiones con las cuales las letras le presentaron al Eterno sus aptitudes para ser utilizadas en la creación, meramente una especie de diálogo cósmico interesante, o representan acaso un intercambio dinámico del movimiento rítmico del cosmos? Esa entrada de la Fuerza del Eterno, o la Luz de la Sabiduría, se manifiesta en muchas formas. En las enseñanzas cabalísticas, el poder del pensamiento y las palabras es visto como un proceso cósmico en el cual la fuerza o la realidad última se vuelve cósmicamente expresada.5 El universo que se observa a través de nuestros poderosos telescopios, es visto en términos de movimiento y cambio. Una pregunta obvia que debe ser planteada sobre el dinamismo del universo es: ¿Cómo y por qué es motivado este tejido cósmico? ¿Cuáles son los aspectos que lo distinguen? ¿Qué fuerzas existen entre ellos? Esta observación, sin embargo, nos lleva aún más adentro en el problema de la petición misma. En lo que parece ser un aparente intento por parte de cada una de las letras para ser considerada como el canal apto para la creación —sobre y por encima de sus letras compañeras—, su importancia particular parece penetrar e implicar un significado cósmico más profundo que el mero atributo que acompañaba cada petición. La petición que cada letra representó en la creación del mundo, es similar a la labor que se requiere para poner en movimiento la inteligencia-energía cósmica de Maim Nukvin (aguas femeninas) a cambio de Maim Dujrin (aguas masculinas). La fuerza cósmica del Eterno, la unidad toda envolvente (Maim Dujrin) que suministra la fuerza de energía vital esencial, depende de las dimensiones del canal que expresa la Fuerza. Las letras en sí son los vehículos para Maim Dujrin. Sus peticiones fueron las conciencias que crean la realidad estructural de la vasija, la letra.6 Al principio, los conceptos que prevalecen en la nueva era de la física, aparentan ser extraños a la comprensión occidental de las cosas. Nos vemos a veces confundidos al ser enfrentados con el prospecto de ideas que, literalmente, pueden existir más allá del tiempo y del espacio. Pero lo que es más impactante en todas estas extrañas y asombrosas ideas, es el hecho de que no son conceptos nuevos. De hecho, cualquiera que explore las páginas de material cabalístico quedará impresionado con la inevitable conclusión de que mucha de esta "nueva" información que ahora está surgiendo, ha sido conocida durante muchos siglos. Hay tantos conceptos paralelos entre las enseñanzas del cabalista y el científico contemporáneo, que uno encuentra casi imposible distinguir entre quién dijo qué. En el pasado, el universo de Newton fue construido de un conjunto de cimentaciones básicas. La perspectiva mundial sugerida por la física moderna, indica repetidamente que esta idea ya no es viable. La nueva filosofía que emergió, presentó al universo como una estructura 8
  9. 9. dinámica de eventos interconectados, un universo indivisible en el cual todas las cosas son partícipes. Todo el universo está conectado a todo lo demás y ninguna parte de él es fundamental. En un universo que se distingue por ser un todo inseparable, no hay lugar para entidades fundamentales y permanentes. Aún así, la conciencia humana participa en el todo cósmico. Las enseñanzas cabalísticas siempre han considerado a la conciencia como una parte integral del universo. Desde la perspectiva mundial cabalista, los seres humanos —tal como todas las otras formas de vida— están ligados entre sí y forman parte de un todo cósmico indivisible.7 Por lo tanto, su inteligencia implica que el cosmos también es inteligente. Citando las palabras del conocido cabalista, el Rabí Yehuda Ashlag, "el todo del sistema estructural de la realidad de la creación debe su existencia a una conciencia pensante".8 La nueva física sugiere que la misma conciencia entra en la mecánica del mundo físicamente expresado y lo determina.9 La implicación total de esta realización está comenzando a hacerse escuchar en la comunidad científica. Sir James Jeans expresó esta misma presunción cuando escribió: "El universo comienza a asemejarse más a un gran pensamiento que a una máquina. La mente ya no parece ser un intruso accidental en el reino de la materia".10 El aspecto crucial de la petición formulada por las letras, es que la conciencia no es solamente una parte necesaria del todo cósmico pero es, en sí, la clave para la comprensión, determinación y control de la estructura de la realidad. Este es un punto muy importante en el misticismo judío. Las letras son motivadas por la conciencia. El hecho de que existan o no, cómo se volvieron manifiestas y el grado de su poder, descansa y está íntimamente ligada con la conciencia. En el misticismo judío, esta interrelación universal siempre incluye al observador humano y su conciencia. La petición misma, de acuerdo a la Cabala, es aquello que la crea. La petición es la realidad que está más allá de la materia física. Lo que abarca todas las realidades posibles. Las letras mismas presentaron una estructura positiva de realidad. Esta petición, en el lenguaje cabalístico, es determinada como Maim Nukvin. A través del uso del lenguaje místico su intención fue descifrar el código cósmico de nuestro universo. Maim Nukvin es la conciencia que se origina dentro de la vasija, el recipiente. Esta polaridad femenina —declara el Zóhar— determina la extensión y el grado en que la Fuerza, la unidad toda envolvente, se vuelve manifiesta. "No puede haber incitación de arriba, (Maim Dujriri) al menos que exista previamente una incitación de abajo (Maim Nukvin)n .11Por lo tanto, la respuesta del Eterno a cada una de las veintidós letras de Zeir Anpin y Maljut, estuvo dentro de la estructura de Maim Dujrin, la conciencia interna de la Fuerza. La Fuerza comenzó a volverse manifiesta al grado del nivel de la conciencia de cada letra. La respuesta, la revelación del globo de la luz de la Fuerza, es intrínsecamente un juego entre Maim Dujrin y Maim Nukvin. La petición y la respuesta no solamente están activas en el sentido de determinar el arte de la creación. Ellas mismas son el proceso. El argumento de las letras ante el Eterno, para efectos de que cada una de ellas se consideraba una vasija aceptable para el propósito de la creación, es análogo al proceso incluido en el juego dinámico de Maim Dujrin y Maim Nukvin. Este juego permite a Zeir Anpin y Maljut, los canales para la manifestación de la unidad toda envolvente, brindar luz sobre nuestro mundo. Mediante la utilización de la dimensión de Maim Dujrin en una letra dada, la gracia de la Luz se vuelve expresa, dependiendo de la letra. La Fuerza del Eterno comenzó a revelar su poder gobernante, iniciada por la petición de cada letra en particular. Contenida en su revelación fue la respuesta del Eterno hacia cada letra particular. Al mismo tiempo, sería revelado el poder inadecuado de cada letra para gobernar al mundo. Como la estación de batalla del reino del Eterno, ella sería capaz de resistir a la poderosa flota de la Estrella de la Muerte. El éxito o el fracaso de las letras 9
  10. 10. dependía enteramente de su habilidad para contener a la realidad todo envolvente del Eterno. Su fracaso para resistir un ataque del Amo de la Oscuridad, sería el resultado directo de la dimensión de Luz insuficiente de la letra. Exactamente, ¿qué significa esto? El objetivo primordial de la creación fue suministrarle a la raza humana el control sobre su destino individual. Desde la perspectiva cabalística de nuestro universo, no existe conflicto entre el determinismo y el libre albedrío. La constelación de la Estrella de la Muerte fue puesta en contra de la estructura de la flota de Kedushá del Eterno. "El Eterno creó al uno en contra del otro",12 declara el Rey Salomón. Existía la necesidad de crear un espacio para el libre albedrío dentro de las deterministas y predecibles leyes del cosmos. Aparentemente, el Rey Salomón ofrece a la humanidad la posibilidad única de interpenetrar e influenciar la realidad estructural del universo de una manera jamás soñada en los días de Newton. Además, el papel central de los seres humanos dentro del todo cósmico casi aniquila por completo la idea total de la casualidad, y nos obliga a dirigirnos hacia el problema de secuencia. El concepto del tiempo universal con un pasado absoluto, un presente y un futuro, se vuelve dudoso. Desde la perspectiva cabalística, la posibilidad de que el efecto pueda preceder a su causa es algo muy real. "No hay pasado o futuro en la Biblia. La presentación histórica de la Biblia no sigue una secuencia cronológica".13 La secuencia de las Sefirót demuestra un universo indeterminista. La Sefirá de Yesod, simbolizada y representada en la Biblia por Josef, precede en el tiempo al nacimiento de Moisés, Aarón y David.14 Sin embargo, en la secuencia sefirótica —es decir el aspecto de causa y efecto—, Yesod sigue a Netzaj y a Hod, representados respectivamente por Moisés y Aarón. ¿Acaso la caída del determinismo está en conflicto con un cosmos estructurado ordenadamente? Si es cierto que no hay un presente universal y que el futuro entero, junto con su pasado, son considerados como coexistentes dentro de un todo indivisible, ¿significa esto que las huellas vistas ayer sobre la arena de la playa fueron hechas ahora? ¿Pueden las huellas anteceder al caminante? No es el propósito de este libro examinar el concepto cabalístico del tiempo. Este tema es tratado en otro lado. Lo que es importante aquí es la revelación del Rey Salomón. Una estructura cósmica ordenada, el objetivo del diálogo del Eterno con las letras, no está en conflicto con el concepto del libre albedrío. Todo lo que se logró con el diálogo entre el Eterno y las letras fue proporcionar un universo que pudiera impedir a la Estrella de la Muerte tomar el control. Cierto es que la influencia del Amo de la Oscuridad fue profundamente sentida, pero nunca al grado de un dominio completo. Sin embargo, una letra incapaz de contener las dimensiones necesarias de la Fuerza no podría mantener un universo equilibrado y armonioso. El Eterno —al señalar el aspecto negativo de cada letra— fue el factor causal para que cada una de ellas se fuera y regresara a su lugar. Su inteligencia-energía negativa era justamente lo que el Amo de la Oscuridad necesitaba para conectarse y apoderarse completamente de la letra y, de esta manera, quitarle el control del universo al reino del Eterno. Por lo tanto, estas letras fueron obligadas a retirarse del escenario de la creación. Una letra que fuera capaz de contener una carga suficiente de la inteligencia-energía del Eterno, podría resistir el final y más fuerte ataque de la flota de la Estrella de la Muerte. A través del proceso del diálogo, las letras mismas se volvieron conscientes de quién, realmente, debería ser elegida como la vasija apropiada para ser usada en la creación del mundo. 10
  11. 11. La interpenetración e interconexión de las tres letras, Mem, Lamed y Kaf de la palabra Melej (rey), permitían al Rey cósmico, Zeir Anpin, ser revelado a través de la Maljut cósmica. Por lo tanto, la Fuerza del Eterno se volvió manifiesta dentro del universo. Sin embargo, cuando la inteligencia- energía de la Mem se reveló —queriendo decir esto que sometió su petición al Eterno—, la interconexión e interrelación tuvieron su final. La Kaf terminó su función como el escudo de seguridad. Y así descendió del trono de la gloria. Su representación estirada en forma de Kaf final que unía al reino superior con el reino inferior del cosmos, llegó así a su conclusión. Es precisamente por esto que el Zóhar no hace mención de la aparición y la petición de la Kaf como en las demás letras. La Kaf fue motivada a acercarse al Eterno solamente después de la revelación de la dimensión de la inteligencia-energía de la Mem, como cuando sometió su petición. La interpenetración entre estas tres entidades cósmicas (Mem, Lamed y Kaf) era única. Estaban fuertemente —y de manera permanente— ligadas cada una con la otra. Por consecuencia, cuando la Mem cósmica se volvió el poder dominante dentro del cosmos, la Kaf cósmica también fue alejada de su posición del trono y descendió junto con la Mem al reino inferior celestial de nuestro universo. La estación cósmica de la Kaf, al igual que las demás letras, está ubicada dentro del reino cósmico de Briáh (creación). Allí, el ADN individual y colectivo se establecen y, subsecuentemente, se vuelven expresos físicamente en el reino terrestre y el reino celestial de nuestro universo. Briáh es la fuente que genera la fuerza vital para todos los universos de abajo. "Cuando la Kaf cósmica descendió del trono, tembló junto con doscientas mil galaxias". El eslabón que une al reino celeste de Jojmá y Bina con los mundos inferiores, es Maljut. Maljut personifica la fuerza intermediaria dentro del cosmos. Siendo la última Sefirá, o fuerza cósmica en cualquier marco de referencia creativo, ella sola contiene la responsabilidad para que cualquier entidad celestial o terrestre se pueda volver manifiesta. Esto podría asemejarse a la semilla de un fruto que se vuelve físicamente expreso al final de su etapa de desarrollo. Sin embargo, la semilla se vuelve el Keter (corona) u origen del árbol siguiente. La Kaf mantenía la continuidad e interconexión entre las doscientas mil galaxias y la Fuerza, o inteligencia-energía del Eterno. La forma estirada de la Kaf indica y suministra este enlace cósmico. Por lo tanto, cuando la Kaf abandonó su posición de Maljut de Bina cósmica, causó una rotura en la continuidad, generando así una interrupción en el flujo de la fuerza vital para las doscientas mil galaxias del mundo inferior. Experimentaron, de esta manera, lo que podríamos llamar una especie de "estrangulación". El cordón umbilical del cosmos estaba siendo amenazado. Elaborando un poco más sobre el concepto de la doctrina mística del trono —antes uno de los misterios más ocultos de toda la idea del cosmos—, el Rabí Ashlag nos ilustra con el proceso evolucionado, paso a paso, del reino celestial.15 "El trono tiene tres fases que abarcan, en sí, a todo el reino cósmico. La totalidad de la inteligencia-energía del Eterno —también conocida como la Fuerza—, se encuentra dentro del reino superior del cosmos conocido por el nombre codificado áeAtzilúth. El nombre codificado de la Fuerza misma esJojmá. Cuando la Fuerza es transformada a un nivel inferior o de menos intensidad —conocida como el reino cósmico de Briáh—5 la Fuerza toma el nuevo nombre codificado de Bina. 11
  12. 12. "La parte superior del trono contiene seis energías inteligentes sefiróticas, representadas por los cuatro lados de la silla junto con la silla misma y, además, el espacio que existe por encima de la silla. Son representativos de los seis canales cósmicos de los mundos inferiores conocidos como Jesed, Guevara, Tiféret, Netzaj, Jod y Yesod. El segundo aspecto del trono reside en las cuatro patas que son el Mojín, es decir, la inteligencia-energía misma, lo que nosotros conocemos como el cerebro. (Esto podría ser comparado con la cabeza de un hombre donde está contenido el cerebro, o la energía. El cuerpo del hombre es el vehículo por medio del cual se manifiesta el cerebro). Esta fuente de todos los canales cósmicos de los mundos inferiores es conocida por los nombres codificados de Keter, Jojmá, Bina y Daat. En tercer lugar, está Maljút, del reino celestial superior inmediato que, a su vez, desciende al siguiente mundo inferior, estableciendo así la conexión y la continuidad". Cuando la Kaf cósmica descendió del trono de la gloria, es decir del reino celestial de Briáh, la conexión con el reino celestial de Atzilúth fue rota. La Kaf misma, en el proceso, sufrió la pérdida de su inteligencia-energía y, por lo tanto, "ella también tembló". Cuando la Kaf cósmica experimentó su pérdida en la estación de batalla del Eterno conocida como Atzilúth, todos los canales de conexión subsecuentes de la Kaf sufrieron esta misma pérdida. Después de esta crisis traumática, todas las doscientas mil galaxias requerían la inteligencia-energía que emana de Atzilúth. Temblaron y estaban a punto de arruinarse. Los mundos de Briáhy Yetziráh, y Assiáh, fueron casi aniquilados por la flota de la Estrella de la Muerte porque no contenían suficiente Luz de la Fuerza para poder resistir el ataque del Amo de la Oscuridad que se preparaba para la matanza final. En consecuencia, el descenso de la Kaf cósmica coincidió con estas palabras del Eterno: "Regresa a tu trono. Como resultado de tu transferencia, Kilyá (exterminación) sería el destino de los mundos. Por esta razón, tú eres la primera letra y la iniciadora de la fuerza cósmica de la destrucción.16 Tu obligación de sobrevivir no es solamente para tí misma, sino también para el cosmos de donde, finalmente, surgirá la humanidad". Su función de canal era demasiado importante para mantener la armonía e interconexión del vasto cosmos. Por lo tanto, después del diálogo entre el Eterno y la Kaf cósmica, la Kaf regresó a su significativa posición dentro del trono de gloria del Eterno. 12
  13. 13. CAPITULO 16 –La Letra Yud UBICADA ENTRE EL ÚLTIMO DIÁLOGO, ENTRE LAS LETRAS Y UNA perspectiva clara de la creación, la Yud cósmica especulaba sobre el futuro. La petición de cada letra inyectaba una energía inteligente de Maim Nukvin, luz retornante,17 al cosmos. Estas unidades pulsantes de energía crearían simetría dentro del universo. Conocida en el idioma de la Cabala como la fuerza de energía inteligente de la restricción, la Columna Central (es decir, el deseo de recibir con el fin de compartir), esta energía infinita se incorporaría dentro de la producción cósmica del Eterno. En un sentido contemporáneo, estas unidades de energía inteligente podrían ser catalogadas como "anti-materia". Son el espejismo y contraparte perfectamente simétrica de la materia común. La materia es gobernada por la energía inteligente o fuerza pensante del "deseo de recibir para uno mismo". La actividad positiva del futuro hombre en el reino terrestre incitaría la energía inteligente cósmica de Maim Nukvin. La respuesta a esta actividad es la energía inteligente del Eterno, Maim Duhrin, es decir la Fuerza que se volvería manifiesta y revelada. Sin embargo, el problema consistía en asegurar la existencia y la expresión de Maim Nukvin. Esto dependía enteramente de la actividad y la labor positiva de la humanidad y, de acuerdo a como pintaban las cosas, se le iba a dificultar bastante al hombre la sola sobrevivencia, sin tener en cuenta su preocupación por el bienestar del cosmos. Poco comprendería que las influencias cosmológicas iban a determinar la condición y estado de vida sobre el planeta tierra. La Yud y las demás letras estaban temerosas de las ventajas que parecía tener la flota de la Estrella de la Muerte sobre el hombre físico y su universo. La actividad negativa de la humanidad, que iba en aumento, era precisamente lo que el Amo de la Oscuridad requería y deseaba. La egocentricidad y el egoísmo eran el combustible de energía inteligente que se necesitaba para mantener a la Estrella de la Muerte. El Amo de la Oscuridad empleaba sus 13
  14. 14. recursos eficazmente. El deseo insaciable de la humanidad por el placer momentáneo inhibía cualquier contraofensiva que Maim Nukvin y la Flota del Eterno podrían haber planeado. Maim Dujrin retrocedió a la estación de batalla del Eterno preguntándose si la humanidad podría, en el futuro, activar suficiente Maim Nukvin para rechazar a la flota de la Estrella de la Muerte. El aniquilar y eliminar permanentemente a los Darth Vaders del cosmos era, en ese momento, solamente una esperanza de un soñador para el futuro. ¿Ha existido siempre el universo en su conocida y observable forma actual? ¿Fue el "big bang"18 —o gran explosión— un acto representativo del comienzo de la historia cós- mica? ¿Cuántas encarnaciones previas del universo hubo en el lejano pasado? ¿Podemos tener la certeza de que las galaxias son típicas de todas las épocas cósmicas? Afortunadamente, tenemos algo de información, aunque aparentamente limitada, de lo que pudo haber ocurrido en las profundidades del pasado del tiempo cósmico. Para el cabalista es un asunto sencillo la exploración del pasado, utilizando el Libro de la formación —Sefer Yetzirá— y el Zóhar. El científico no tiene la menor idea de que, si acaso, un cosmos infinitamente más viejo precedió al universo que actualmente presenciamos. Tampoco puede asegurar si otras galaxias están compuestas de materia o de antimateria. Aunque algunas teorías interesantes han sido propuestas para explicar cómo la materia y la antimateria podrían ser separadas, no existe ningún mecanismo convincente para su detección. Sin embargo, el cabalista está convencido de que en algún tiempo las dos existían como una, porque el Zóhar19 y el Midrásh20 postulan con una claridad impresionante un escenario general que toma en cuenta un cosmos bipartita, lo que parece sugerir que durante un tiempo infinito el universo se comportó de una manera y, repentinamente, cambió hacia otra. Antes de abordar la cuestión central de hasta dónde el universo ha alterado sus leyes gobernantes, es importante comprender lo que el Zóhar tiene que decir sobre el tema de épocas primordiales. "En el principio, antes de que las energías inteligentes fueran creadas (es decir, mucho antes de la formación de los universos físicos), el Eterno pensó primero en crear a las energías inteligentes con Midat haDin (juicio severo). Sin embargo, al adentrarse más en estas energías inteligentes, se percató de que no tendrían posibilidad de sobrevivir una vez que el hombre corpóreo hiciera su aparición. Entonces el Eterno combinó Midat haRajamim (compasión) con Midat haDin" El Rabí Ashlag explora la asombrosa revelación de la creación al postular la muy importante pregunta: "¿Debemos asumir que el proceso de pensamiento del Eterno es similar al nuestro?". Nosotros los mortales tendemos a cambiar de parecer en cuanto más comprendemos y experimentamos cómo se van desenvolviendo las cosas al pasar el tiempo. El proceso de pensamiento del Eterno, sin embargo, no está limitado o ligado al tiempo. El pasado, el presente y el futuro están todos comprendidos dentro de la Fuente.21 Para el hombre físico existe la tentación de pensar que lo único que existe es el presente. "Sin embargo", continúa el Rabí Ashlag, "cuando tratamos la relación de causa y efecto como perteneciente a los seres emanados, causa es expresado como "previo" y efecto como "subsecuente". Esto es lo que los sabios del Zóhar y del Midrásh señalan cuando se refieren a "previo" y "subsecuente". La primera causa, o primera clase de galaxias conocidas como el primer universo, fue establecida y emanada con energía inteligente de Midat haDin, juicio estricto o severo, de actividad positiva o negativa. Entonces el Eterno hizo manifiesta la segunda etapa del universo. Añadió a las ya existentes energías inteligentes de positivo y negativo una tercera dimensión de energía inteligente, la fuerza de "compasión", conocida 14
  15. 15. como la fuerza de la tercera columna del universo. "No hubo cambio de parecer en el proceso de pensamiento del Eterno. Este segundo agrupamiento de galaxias, conocidas como el segundo universo, evolucionaron naturalmente como consecuencia de la ley natural de causa y efecto".22 Antes de explorar estos conceptos sublimes de la creación, investiguemos las constelaciones que controlan a los dos cosmos que significan Midat haDin y Midat haRajamim. ¿En que difieren uno del otro? El diseñador cósmico —el Eterno— estructuró al mundo para el propósito de eliminar el concepto del Pan de la Vergüenza. Obviamente, el universo había sido programado para evolucionar hacia una meta final. El orden estructurado del universo, que tiende hacia un propósito final, se puede observar por el hecho importante de la complacencia de las entidades materiales con las leyes y principios naturales de nuestro universo de la naturaleza. El argumento a favor de un gran diseño, un propósito para el universo, una estructura ordenada, señala el papel del hombre en el esquema universal. La conciencia es un escenario cósmico. Sin embargo, en la actualidad, aparentemente no desempeña papel alguno dentro del mecanismo cósmico que no sea el de conciencia robótica. Ahora más que nunca el hombre se visualiza a sí mismo como un componente más de una computadora masiva. Y, muchos, ya han comprendido que esa computadora ha sobrepasado las habilidades del mismo ser humano. Por lo tanto, existe una grave y fundamental dificultad en reconciliar el propósito de la creación y la primera encarnación del universo: Cosmos Uno, Midat haDin era juicio estricto. La actividad negativa provocaba la infusión de energía negativa; la actividad positiva trajo consigo la influencia de energía positiva. El juicio estricto y severo fue firmemente establecido y anclado en el esquema sobrenatural de leyes y principios cosmológicos. Aparentemente, el hombre no podría alterar ni cambiar al cosmos. Sin embargo, la imposición del Pan de la Vergüenza decretaba que el hombre seguramente podría, y haría, alterar la influencia del orden cósmico. ¿Era esto posible? Con el Cosmos Uno operando, el aspecto involuntario de acción y reacción eran inevitables. Los resultados siempre eran iguales. El Eterno reconoció la necesidad de un cosmos que permitiera la existencia de la mente como una entidad separada que pudiera actuar sobre la materia causando que ésta se comportara en aparente violación a los principios y leyes naturales del universo. Por lo tanto, la evolución natural de Cosmos Dos dentro del Cosmos Uno, se manifestó y trajo consigo una interferencia a la operación normal de Cosmos Uno, imponiéndose en el universo del cual se apoderó o, al menos, impidiendo la operación de Cosmos Uno. Supongamos que una persona fuera a cometer un acto de violencia hacia su prójimo. Las leyes y los principios naturales de Cosmos Uno dictaminan que las actividades de esta persona ya han determinado una reacción y, por lo tanto, seguiría un juicio estricto de causa y efecto, principalmente el castigo, por este crimen de violencia. Eventos futuros, o las reacciones, serían determinadas por nuestras decisiones y acciones previas, determinando así que los eventos futuros estarán enteramente más allá de nuestro control. Por otra parte, si alguien escoge las actividades de naturaleza positiva, el juicio estricto de Cosmos Uno determinaría una reacción positiva. Otra vez las leyes y los principios del Cosmos Uno aseguran que los eventos futuros quedarían fuera del reino de control y manejo individual. Cosmos Dos añadió una tercera dimensión: la energía inteligente de restricción —la habilidad de nulificar y forzar temporalmente a la energía inteligente negativa para desenvolverse en aparente violación a las leyes de Cosmos Uno—. 15
  16. 16. El Cosmos Uno consistía de dos energías inteligentes fundamentales: el Deseo de Compartir y el Deseo de Recibir, positivo y negativo, protón y electrón. Enseguida de la restricción original debida al Pan de la Vergüenza, uno ya no podría recibir para sí mismo. Si se tomaba la decisión de ignorar esta imposición, entraba en acción el juicio estricto. El castigo era duro y rápido. En el universo de Cosmos Uno, podríamos controlar las causas de nuestras decisiones, pero no los resultados ni los eventos futuros, consecuencia de esas decisiones. El cambio hacia Cosmos Dos permitía al hombre controlar sus actividades. Se le ofreció la posibilidad única de influenciar la estructura de eventos futuros que, previamente, habían sido estrictamente predeterminados. La cualidad que permitió la emergencia de este nuevo estado de cosas, fue Midat haRaja-mim, la energía inteligente de compasión. Midat haRajamim cambió el tiempo de absoluto a una dimensión de naturaleza elástica. El tiempo es meramente un marco de causa y efecto. En el Cosmos Uno, era severamente estricto. Una acción era inmediatamente seguida por una reacción. No existió oportunidad ni posibilidad para el cambio. Cosmos Dos permitió al tiempo expandirse y contraerse de acuerdo con los requerimientos variables. El tiempo ya no era absoluto. Se volvió relativo, sujeto a la energía inteligente de Rajamim (compasión). Nació, así, la posibilidad de una reacción retardada, una clase de suspensión animada de eventos predeterminados que genera tiempo y posibilita el regreso del individuo en el tiempo para nulificar decisiones y acciones previas. Esta es, en esencia, la interpretación realista de Teshuvá, la palabra que comúnmente es traducida como arrepentimiento. De hecho, esta definición es una corrupción del código cósmico, porque la traducción literal de la palabra hebrea Teshuvá23 significa "regreso". La palabra "arrepentimiento" se colocó posteriormente dentro del lenguaje de todas las religiones en seguimiento de esta corrupción. De cualquier manera, desde el punto de vista cabalístico, el "regreso en el tiempo" es un requisito para la nulificación de cualquier actividad negativa. De hecho, el tiempo es una secuencia de eventos, un número definido de fases conectadas entre sí, dentro del orden de causa y efecto.24 Nuestra sensación del tiempo es, de alguna manera, una experiencia más espiritual que física o corpórea. Percibimos el pasar del tiempo de manera distinta. Dos personas que trabajan juntas en una oficina podrían experimentar el pasar de una jornada de ocho horas de manera completamente distinta, la una percibiendo el rápido pasar del tiempo, mientras para la otra el día podría seguir eternamente. La mutabilidad del tiempo es el misterio que está detrás de la energía inteligente de Midat haRajamim. Exploremos ahora otro aspecto del Cosmos Dos, preguntándonos por qué el cabalista escogió la palabra hebrea HaRajamim (compasión) para describir al Cosmos Dos. El tiempo ha sido tradicionalmente considerado como un regulador continuo y uniforme de actividad. Sin embargo, desde la perspectiva personal, el tiempo no es uniforme. Cada uno de nosotros percibe y considera al tiempo de acuerdo a nuestra idea peculiar manipulante de la realidad. Por esta razón el cabalista creó un lenguaje figurativo que se refería a objetos materiales — ideas y funciones de la vida cotidiana— empleando los nombres de cosas tangibles de la existencia mundana. Cada nombre explica su propio concepto metafísico al señalar la raíz cósmica que está ubicada dentro de la constelación de regiones celestiales. Si cualquier idea del cosmos fuera omitida, esto — eventualmente— resultaría en un rompimiento en la unidad del rango completo de comprensión 16
  17. 17. cósmica y en la sabiduría de la Cabala.25 El lenguaje del cabalista desmantela la cortina de hierro que envuelve a la astronomía moderna y nos ofrece la posibilidad y la oportunidad de percibir el santuario interno del cosmos. Regresando a la pregunta de por qué el cabalista utilizó Rajamim para describir al Cosmos Dos, permítanme examinar detenidamente este único y muchas veces mal entendido término, "compasión". En una palabra, compasión significa Rega, la palabra hebrea que es traducida como "un momento". Pero no nos adelantemos demasiado. De lo contrario, Cosmos Dos se volverá más confuso que antes. ¿Cómo puede estar relacionada esta multimencionada palabra Rega al concepto de "compasión"? De hecho, cuando dos israelíes entablan una fuerte discusión o intercambio de ideas, la palabra Rega se pronuncia tan frecuentemente como todas las demás palabras en conjunto. Una de las observaciones más interesantes y —de alguna manera— curiosas, que haya tenido, fue el presenciar una conversación unilateral entre dos israelíes. El que escuchaba jamás pronunció una palabra, pero su contraparte voluble nunca dejó de utilizar la palabra Rega pidiéndole al que escuchaba permitirle expresarse, como si acaso este le fuera a interrumpir. De hecho, esto nunca sucedió, pero la palabra Rega fue constantemente repetida como implorando un momento para ser escuchado. Ese momento para ser escuchado continuó durante horas sin interrupción. Pero también lo fue la utilización de la palabra Rega. Inconscientemente, el orador solicitaba paciencia por parte de su compañero para que se le pudiera escuchar sin interrupción. Solamente los israelíes utilizan esta palabra Rega, aún en la ausencia de la amenaza de no ser escuchados por el otro. Pero ha de notarse que los israelíes demuestran una impaciencia que, raramente, se encuentra entre otros. Generalmente, no poseen la paciencia requerida por ellos mismos para escuchar y, por lo tanto, debemos asumir —con una alta probabilidad razonable de certeza— que, subconscientemente, esperan de su contraparte la interrupción que terminaría con la cadencia de su pensamiento. ¡Porque es precisamente lo que ellos harían si se invirtieran los papeles! Por lo tanto, estiman que es necesario intentar asegurar, a través del constante uso de la palabra Rega, aquello a lo cual ellos mismos no le dan su lugar apropiado: Savlanúí (paciencia). Después de mucha investigación en este asunto, he llegado a la conclusión de que el israelí ha sucumbido bajo el control e influencia cósmica de la Tierra de Israel.26 Esto implica la característica cósmica, tanto de la Tierra de Israel como del Pueblo de Israel, Am Seguía,21 el sistema de tres columnas, dirigido y motivado por la energía inteligente de la columna central, referido por el cabalista como la energía inteligente de Rajamim, o Cosmos Dos, que es análogo al poder del neutrón para mantener el equilibrio y la estabilidad entre el protón y el electrón. Exactamente ¿qué es esta misteriosa fuerza metafísica interna del neutrón? ¡Rega! ¡Tiempo! ¡Compasión! ¡La demanda por paciencia! Energía inteligente que solicita tiempo y paciencia en vez de juicio estricto. Cuando la actividad negativa se vuelve parte de un cosmos debido a los procesos negativos de pensamiento y las acciones negativas del hombre, la consecuencia de esta actividad es seguramente una reacción de energía inteligente negativa. Esto es Cosmos Uno. El Cosmos Dos, sin embargo, creó una situación en la cual la reacción cósmica inmediata tendría que esperar. Paciencia, Cosmos Dos, nos provee con un momento, un tiempo de meditación, la oportunidad para hacer a un lado las leyes y los principios de juicio estricto y mostrar así un poco de compasión. ¡Tiempo! Sin embargo, la virtud de la compasión, es pocas veces observada. Cuando hemos sido heridos u ofendidos por nuestro prójimo, la reacción inmediata es de juicio estricto. El cómo retribuir y que se nos pague lo que se nos debe, es inmediato y primordial en nuestras mentes. Rara vez mostramos la compasión que nosotros mismos 17
  18. 18. exigimos de los demás cuando se invierten los papeles. Juzgamos, en la mayoría de los casos, sin detenernos a reconsiderar por un momento todo lo que haya ocurrido. Rehusamos permitir que ese momento, Cosmos Dos, se integre a nuestro orden cósmico. Sin embargo, exigimos el Cosmos Dos para nosotros cuando se vuelve necesario, pero para los demás, el Cosmos Uno es lo más propio y adecuado. La compasión es algo que requerimos, pero cuando se trata de compartirla con los demás se vuelve otro asunto. Buscamos justicia inmediata y no mostramos paciencia o inyección de Cosmos Dos con la energía inteligente del poder de Rega, ese momento de compasión. Las energías inteligentes de Cosmos Uno o Cosmos Dos no permiten una doble escala de valores. La invocación o atracción de Cosmos Uno o Cosmos Dos depende enteramente de la actividad del hombre. El hombre es el punto central de toda la actividad cósmica. Su demostración de compasión hacia su prójimo atrae el orden cósmico de Cosmos Dos hacia el universo cuando esa demostración es hecha. Su demanda por un juicio estricto y severo, rechazando abiertamente el momento de paciencia o compasión, inyecta al cosmos con la ley cósmica de Cosmos Uno, que a su vez no contiene compasión para los demás como tampoco para él mismo. Por consecuencia, al observar la condición caótica de nuestro universo, no tenemos a quién culpar más que a nosotros mismos. Estamos presenciando la falta de Rega (tiempo) en la actividad humana. Tal vez el israelí reconoce inconscientemente esta falta en su actividad y, por lo tanto, exige continuamente Rega de los demás. Cual sea el caso, Cosmos Uno y Cosmos Dos son partes integrales de este gran escenario universal, y en ese hecho reside el dilema del científico. Actualmente, la actividad humana es inestable. Se tambalea entre Cosmos Uno y Cosmos Dos. Debido a la iluminación de la Era de Acuario28 con todos los avances realizados por la ciencia, hemos comenzado a estar conscientes de la actividad interna subatómica que, aparentemente, crea incertidumbre. De toda la creación, el hombre es el menos estable y su actividad representa y demuestra esta inestabilidad humana. Por lo tanto, los hallazgos de la investigación científica se han entorpecido más que esclarecerse. Sin embargo, puede ser que de alguna manera nos estemos iluminando más debido a los logros científicos; por lo menos, al grado de que en la observación del reino de actividad metafísico y subatómico, exigiremos ahora saber quién o qué es la causa de la inestabilidad e incertidumbre de la naturaleza. El cabalista asegura que la humanidad está detrás de todo ello, pero que, afortunadamente, ha sido equipada con el antídoto para la catástrofe cósmica: ¡Rega! ¡Tiempo! ¡Compasión! Cierto es que puede resultar un poco difícil encontrar; pero, sin embargo, es posible lograr y, una enorme infusión de Rega, un momento de compasión dentro del cosmos, asegurará el amanecer de una nueva era. Esta era, entonces, la principal ocupación de la Yud cósmica. Asegurarse de que la actividad humana inundaría —de sobremanera— la estación de batalla del Eterno con Rega (compasión), por ser ésta la energía inteligente que podría imponerse, de una vez por todas, a la amenaza del Amo de la Oscuridad y a su flota de la Estrella de la Muerte. No habría necesidad de temer más al imperio de la impaciencia. ¿Hubo, acaso, una falla cósmica inherente a la creación? La comunidad científica asegura que las extinciones masivas (siendo la más notable la de los dinosaurios), repentinamente han dejado su marca en la historia de este planeta. Estos cataclismos parecen ocurrir con asombrosa precisión y regularidad. Un hecho que ya ha dado surgimiento es la nueva y espectacular teoría de que pueda existir, en algún lado del espacio, un posible compañero del sol, una estrella de la muerte que ha sido denominada como Nemesis. Afectados por esta proposición radical, los astrofísicos han estado buscando en el cielo una inteligencia extraterrestre capaz de enviar cometas hacia la tierra. 18
  19. 19. Desde el punto de vista cabalístico, el cosmos fue creado en perfecta armonía. No hay lugar para una falla cósmica dentro del Génesis. El Zóhar asigna este papel a la Vía Láctea, un mecanismo celestial que podría explicar la aparente regularidad sincrónica de los lanzamientos del espacio. Las teorías de extinción, sin embargo, parecen señalar hacia un mundo no precisamente formado en el molde del Jardín del Edén. Aún el diluvio de Noé, de acuerdo con el relato bíblico, no podría ser considerado como la causa justificada para la desaparición de los dinosaurios de la tierra. Sin embargo, a pesar de toda la información que señala una historia de eventos catastróficos y la evidencia de extinciones masivas, no tenemos aún la más mínima pista de qué, o quién, está detrás de todo ello. "Y el Eterno dijo: Que haya un firmamento en medio de las aguas".29 Esto es alusivo a la separación de lo de arriba y lo de abajo (de lo inmaterial y lo material), a través del aspecto negativo de la existencia, conocida por los cabalistas como la Columna de la Izquierda. Hasta ahora, el primer día, el texto del Génesis se ha referido solamente a la columna positiva de la derecha, pero aquí se refiere a la izquierda, indicando un incremento en la discordia entre la izquierda y la derecha.30 Es la naturaleza de la derecha armonizar el todo y, por lo tanto, el todo se escribe con la derecha debido a que es la fuente de la armonía. Pero cuando despertó la columna izquierda, junto con ella apareció la discordia y, a través de la discordia, el fuego vengativo fue reforzado y emergió de él el Guehinom (infierno), el cual se originó de la columna izquierda y continúa allí. Moisés, en su sabiduría, meditó en torno a esto y sacó una lección de la labor de la creación. En la labor de la creación hubo un antagonismo de la izquierda en contra de la derecha, y esa división entre ellas permitió el surgimiento del Amo de la Oscuridad y su adherencia a la izquierda. Afortunadamente, la columna central, el principio mediador, intervino en el tercer día y apaciguó la discordia entre los dos bandos, para que el Guehinom y el Amo de la Oscuridad descendieran. Así, la izquierda fue absorbida por la derecha y la paz fue restaurada".31 Lo que parece salir del Zóhar es el establecimiento del Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte. Sin embargo, para mantener la armonía y la estabilidad dentro del cosmos, el tercer día, o sea la columna central, se integró como fuerza de energía inteligente en el universo. La realidad toda envolvente se expresó como un todo unificado. "Por lo tanto, encontramos en el relato del tercer día —escrito dos veces— "era buena".32 Este día se volvió intermediario entre dos facciones opuestas y eliminó así, la discordia. Le dijo a una de las partes "buena" e, igualmente, a la otra también le dijo "buena", reconciliando así a ambas. Grabado e inscrito, y conectado con este día, está el secreto del nombre de cuatro letras (el Tetragramatón)",33 Por lo tanto, el estado del cosmos con sus leyes y principios con todos sus constituyentes materiales, aparentan todos haber comenzado sin falla alguna. El universo parece haber surgido con cierto grado de orden, coherente y organizado. Nuestro universo, desde la perspectiva cabalística, fue cuidadosamente moldeado y, por lo tanto, es extraordinariamente uniforme. Nuestra existencia, junto con la del cosmos, no fue resultado ni causa de un accidente cósmico sin ningún significado. Existe una coherencia aparente de comportamiento por todo el cosmos. Rajamim gobernó, supremo, como la fuerza sobrenatural del Imperio del Eterno, junto con la antimateria, como su inteligencia-energía. El cosmos, desde la perspectiva científica, parece haber desarrollado una preferencia por la materia (la energía inteligente del deseo de recibir para uno mismo). El caos aparenta 19
  20. 20. dominar nuestro reino terrestre. La energía inteligente de la Estrella de la Muerte parece haber tomado al universo por completo. Todo lo que uno tiene que hacer es observar el conflicto y la confusión perpetua que se desarrolla a nuestro alrededor para percatarse de que nuestro mundo está en caos, a pesar de la evidencia contraria de que existen en la naturaleza constantes fundamentales, ciertas cantidades que juegan un papel en la física y poseen la misma Guematría, o valor numérico, en cualquier lado del universo. Si existe, acaso, un diseño y orden cósmico, entonces ¿en dónde podemos encontrar evidencia de ello? ¿Dónde está la antimateria que probaría la simetría de la naturaleza; dónde el Maim Nukvin, que el Rey Salomón nos aseguró que existe en el universo? "El Eterno creó uno en contra del otro", declara el autor anónimo de la bella rendición esotérica del Eclesiastés.34 La exploración del mundo subatómico en el siglo veinte ha revelado la naturaleza dinámica de energía y materia. Aún a este nivel, uno observa el juego dentro de la estructura cósmica en donde las partículas son creadas y destruidas. Sin embargo, ¿cómo es posible que nosotros, y las cosas que nos rodean, aparenten estar compuestas solamente de protones, neutrones y electrones sin alguna huella de la antimateria? Otra pregunta que planteó la Yud cósmica para el propósito de comprender y tratar con las condiciones caóticas que, al final, el hombre tendría que enfrentar, era: "¿Dónde se ubica la invisible flota de la Estrella de la Muerte? ¿Por qué no la podemos observar? ¿Cuál es su actividad? ¿Cómo podemos detectar su energía inteligente?". Se esconden detrás de los relámpagos explosivos y dentro de las estrellas que chocan y se desmoronan y con el demás caos cósmico que afecta la atmósfera celestial. Es la insidiosa flota de la Estrella de la Muerte la que causa que la magnetoesfera experimente convulsiones repentinas esporádicas que descargan millones de amperios de corriente en la región polar haciendo surgir así la aurora boreal. "Observen que cuando los días del hombre estén firmemente establecidos en los grados celestiales extraterrestres, entonces el hombre tendrá un lugar permanente en el mundo. Sin embargo, si el hombre no ha tomado su lugar asignado en el cosmos de la conexión espacial,35 sus días descienden hasta llegar al nivel cósmico donde reside el Amo de la Oscuridad. Entonces, el Ángel de la Muerte tiene la autoridad para apoderarse del alma del hombre y contaminar su cuerpo, el cual quedará permanentemente como parte del lado oscuro. "Alegres son los justos que no se han contaminado y en quienes ninguna contaminación permanece".36 El Zóhar declara que la flota de la Estrella de la Muerte se encuentra dentro de la Vía Láctea. Efectivamente, esta es una dramática revelación. Para la mayoría de los observadores de los cielos, la galaxia es un continente celestial aún no explorado, lleno de belleza exótica y de entidades serenas de dimensiones estelares. No obstante ofrecer una de las vistas más excitantes y paradisíacas para el astrónomo, debajo de esa tela de espacio está tejido el Némesis de la humanidad. El Zóhar aclara muy bien cómo nuestra existencia y nuestro carácter, es determinado por la profunda conexión e interrelación entre el hombre y el cosmos. "Ven a ver: en medio de la galaxia existe el Amo Celestial de la Oscuridad conocido como la Vía Láctea. Todas las entidades celestiales —un conjunto infinito y variado de ellas—, giran alrededor de él y están encargadas de observar los actos secretos de los seres humanos. De la misma manera, una cantidad enorme de emisarios emana del primordial Amo de la Oscuridad, el mismo Amo de la Oscuridad que sedujo a Adán. La flota de la Estrella de la Muerte sale para espiar los actos secretos de la humanidad".37 20
  21. 21. Desde una perspectiva cósmica, la mayoría de las preocupaciones humanas aparentan estar firmemente ligadas en exquisitas relaciones con los cielos. Como algunos científicos nos hacen creer, las extensiones masivas están profundamente arraigadas en el cosmos. No es importante saber si estas calamidades cósmicas devastadoras ocurrieron precisamente de la manera propuesta por los científicos. La pregunta es ¿por qué? La mayoría de los científicos favorecen causas extraterrestres por las extinciones masivas, a pesar de la evidencia de cualquier evento que perturbaría periódicamente la vida sobre la tierra o el espacio. El punto de vista cabalístico del mundo, denuncia a la Vía Láctea como el villano. "La flota espacial del Amo de la Oscuridad no tiene número, la pendiente sobre la acción del hombre", declara el Zóhar. La superpoblada galaxia de la Vía Láctea es una isla flotante compuesta por más de cien mil millones de estrellas y, aunque muy bella desde lejos, es una fuerza aterradora de potencial desastre. La flota de la Estrella de la Muerte está, obviamente, capacitada para desencadenar la destrucción desde o sobre su galaxia. De ser esto cierto, ¿quién es el Amo de la Oscuridad que controla a la flota de la Estrella de la Muerte? ¿Quién dirige a la flota para instituir un reino de terror entre los habitantes de la galaxia? ¿Quién es este ser tan poderoso que gobierna sobre los seres celestiales y terrestres? "El Rabí Hiyá habló sobre el verso: "Tú me has colocado a mí atrás y adelante y, has puesto tu mano sobre mí.38 El dijo: "¡Qué grato es sostenerse sobre los hijos del hombre para glorificar al Eterno!". Porque cuando creó al mundo y miró sobre el hombre y designó hacerlo gobernante sobre todas las cosas terrenales, él era de forma ambigua justo y oscuro y se asemejaba a las cosas, tanto celestiales como terrenales. El Eterno lo envió a él en esplendor para que cuando las criaturas menores contemplaran la gloria de su estado, se inclinaran hacia Él, en temor como está dicho: "Y el temor de Tí y la aprensión de Tí estará sobre toda bestia de la tierra y sobre toda ave de la tierra".39 Continuó el Rabí Hiyá: "El Eterno lo trajo al Jardín que El mismo había plantado para que cuidara y tuviera regocijo y felicidad incesante. Entonces, el Eterno le dio el mandamiento concerniente al árbol.40 ¡Y sucedió que el hombre fracasó en su obediencia! De haber sido obediente, Adán hubiera residido en el Jardín para siempre, gozando de vida eterna y regocijo perpetuo en la gloria del Jardín".41 De no haber pecado Adán, el Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte nunca hubieran podido alzar sus horripilantes cabezas. La galaxia y la tierra hubieran sido lugares primorosos. El cosmos es todo lo que es, lo que fue, o lo que será. La caída de Adán cambió todo. Su desvío del camino de la virtud dejó al cosmos entero en un estado de malestar y disminución. El reino espiritual celeste, junto con el universo terrestre físico, sufrió esta misma degradación. La cara de las galaxias, la semejanza de la tierra y del universo más allá, todos cambiaron de una escena de serenidad a una de caos y catástrofe. El universo se volvió todo, menos un Jardín del Edén. Los científicos tienen suficiente evidencia de que el universo es materialmente asimétrico. De acuerdo con la tradición, la parte carnosa del talón de Adán era más brillante que el mismo sol. El Rabí Eleazar dijo: "Después de que Adán pecó, su belleza fue disminuida y su altura se redujo a cien codos. Sin embargo, antes de la caída, la altura de Adán alcanzaba al primer firmamento".42 ¿Ha habido extinciones masivas en el pasado? De acuerdo al Zóhar', los dinosaurios, y otra vida primitiva, no se extinguieron. Aún existen ahora como habían existido anteriormente. Si este es el caso, ¿dónde se encuentran estas especies de plantas y animales anteriores que, aparentemente, habitaban nuestro planeta, y dónde está el agente que inicia la aparente regularidad crónica de bombardeos celestes? 21
  22. 22. El Zóhar implica fuertemente al hombre como el mecanismo existente detrás de toda la actividad cósmica. La flota de la Estrella de la Muerte de la Vía Galáctica desencadena muerte y destrucción cuando la actividad humana abraza un comportamiento negativo. La energía inteligente del comportamiento humano negativo consiste, principalmente, en la sumisión al "deseo de recibir para uno mismo", como igualmente lo fue el pecado de Adán.43 La difusión de energía cósmica negativa en el cosmos alimenta a la flota de la Estrella de la Muerte en su función de volver materialmente manifiesta la energía inteligente de la negatividad cósmica humana. La vida en las galaxias ha sido y continuará siendo controlada por eventos astronómicos, pero sólo a la extensión y límite de la energía inteligente de la actividad humana. Sin embargo, a pesar de toda la evidencia de destrucción, el universo —después de la caída de Adán— ha experimentado de vez en vez la serenidad del Jardín del Edén. Está escrito: "El Rey Salomón construyó un palenquín (Apiryon) de los árboles de Líbano".44 Apiryon simboliza el palacio de abajo que es formado a semejanza del palacio de arriba. A esto, el Eterno llamó Jardín del Edén.45 El Zóhar declara que durante el período del templo,46 el universo regresó a su posición cósmica anterior. La tierra misma experimentó una época de paz y un grado de tranquilidad solamente superada por lo que Adán conoció en el Jardín del Edén. La humanidad fue impresa con Maim Nukvin, la antimateria del Edén. Podemos, por lo tanto, asegurar que el cosmos, mientras sufría aparente cambio por y dentro de sí mismo, mantiene al universo original paralelamente. La alteración del cosmos, como nosotros los mortales la percibimos, ocurre solamente en un nivel físico y material. Intrínsecamente, no ocurren cambios en el nivel metafísico. La substitución toma lugar exclusivamente en el reino corpóreo. El universo toma el mismo camino que Adán. Cuando el marco de referencia corpóreo de Adán se redujo en tamaño, también sucedió lo mismo con todas las demás especies de vida vegetal y animal. ¡El universo físico, con todas sus infinitas galaxias, sufrió la misma clase de contracción, el dinosaurio encogió y se redujo al tamaño de una lagartija y el terodáctilo se convirtió en ave! Las plantas e insectos se convirtieron en pequeños primos de sus hermanos mucho más grandes. Sin embargo, el verdadero universo —lo que es el universo metafísico— no experimentó forma alguna de extinción o mutación. Materialmente, el cosmos es asimétrico; internamente, es simétrico en todas las formas. El universo metafísico es el retrato de absoluta perfección: predecible, altamente ordenado —es el Jardín del Edén, que pronto retornará a su esplendor original impecable—. La Era de Acuario ha atraído el cambio de posición de un universo expansivo, tanto espiritual como cósmicamente. Paradójicamente, la nueva era es, también, responsable del éxito de la alta tecnología en la búsqueda del hombre por las reducciones infinitas de los procesos materiales, tal como las fibras ópticas y la partición de los átomos. Al mismo tiempo, donde sea que pongamos la mira, desde lejanas galaxias hasta los lugares más ocultos del átomo, descubrimos uniformidad y una estructura organizada muy elaborada. Debería desprenderse, entonces, que nuestro universo se adapta a la belleza y elegancia de la armonía atómica. Sin embargo, por donde volteamos vemos evidencias de un universo regular y caótico —cósmicamente manifiestas por el bombardeo celestial—, y en este nivel terrestre, por la inhumanidad del hombre hacía su prójimo. ¿Cómo pueden ser armonizadas estas dos aparentes fuerzas opuestas, orden y caos? El cosmos, en conexión con la Era Celestial de Acuario revela la maravilla de la belleza y orden intrínsecos en la naturaleza. El hombre espiritual, frecuentemente, experimenta la conexión cósmica con la realidad toda envolvente unificada. Los individuos materialistas, egocéntricos y egoístas son los verdaderos culpables. Se rehúsan a soltar la ilusión que da preferencia a la desunión cósmica. Maim Nukvin (compasión) no se encuentra dentro de su léxico espiritual. Y así continúan, sin percatarse que es su actividad negativa la que alimenta la maquinaria del Amo de la Oscuridad y su flota de la Estrella de la Muerte. ¡Nosotros los humanos somos los responsables del universo caótico, tal como pudiera culparse a Adán por la transformación de los dinosaurios en lagartijas! ¿Cómo puede ser que el universo físico permanezca espacialmente simétrico? De no ser así, las órbitas de los 22
  23. 23. planetas alrededor del sol continuarían cambiando mientras el sistema solar gira alrededor de la Vía Láctea. "Los justos son el fundamento del mundo", declara el autor de Proverbios.47 La tierra y las galaxias están compuestas de materia ordinaria. Sin embargo, como se ha mencionado previamente, desde el punto de vista zohárico, es Maim Nukvin, la fuerza-energía de antimateria que mantiene la estabilidad dentro del cosmos. "El Rabí Isaac preguntó una vez al Rabí Shimón que le explicara cómo es que algunos dicen que el mundo está cimentado sobre los siete pilares y otros dicen que sobre un pilar, el Tzadik, el justo. El Rabí Shimón contestó: "Es todo lo mismo. Existen siete, pero entre estos se encuentra uno llamado el Tzadik sobre el cual se apoyan los demás. Por lo tanto, está escrito: El justo (Tzadik) es el fundamento del mundo".48 A través de la historia se ha ignorado que la energía inteligente era principalmente una cualidad positiva. Los cabalistas sabían que el cosmos se originó con energía positiva y energía negativa, la primera una causa, y la última, su efecto.49 Esta unión de opuestos era el efecto de Cosmos Uno. Sin embargo, cuando cobró existencia el Cosmos Dos, queriendo decir que el principio mediador —o sea la columna central— se estableció, la humanidad ya no fue meramente un participante dentro del cosmos. Se volvió determinador. Se hizo necesario, entonces, que el universo mantuviera en cada generación un equipo permanente de Tzadikim (justos) para evitar la aniquilación del cosmos por parte del Amo de la Oscuridad. Éstos justos mantienen una reserva suficiente de Maim Nukvin para asegurar un universo espacialmente simétrico. Lo demás le fue encargado al hombre, ya sea para completar el propósito de la creación y así vaporizar a la flota de la Estrella de la Muerte, o sucumbir a la energía inteligente del "deseo de recibir para sí mismo" y permitir así el gobierno del imperio del Amo de la Oscuridad sobre todo el cosmos. La dificultad en imponerse a la flota de la Estrella de la Muerte era obvia. El problema que parecía excluir a las demás letras en el escenario de la creación permaneció. La humanidad requería de un apoyo cósmico especial que proporcionara a los habitantes de la tierra una posibilidad para poder luchar. La Yud cósmica creía poseer la energía inteligente específica, capaz de llevar a cabo una batalla exitosa con el imperio del Amo de la Oscuridad. El Tetragramatón50 —nombre codificado de cuatro letras del Eterno— era su arma secreta. Por medio de este canal cósmico, Moisés mató al egipcio.51 El Tetragramatón contenía el estado de energía más alto y menos diluido imaginable. El Rabí Shimón continuó: "Tenemos la tradición de que cuando el Eterno creó al mundo, El grabó en medio de las luces más gloriosas, misteriosas e inefables, las letras Yud, He, Vav y He. Son, en sí mismas, la síntesis de todos los mundos de arriba y de abajo. El de arriba fue completado por la influencia cósmica de la energía inteligente de la letra Yud, representando el punto primordial celeste que emanó del perfectamente oculto e inconocible misterio infinito, el En Sof. Del infinito impercebible emanó un delgado hilo de luz que también era oculto e invisible, pero que, a su vez, contenía otras luces. La luz que surge de esta delgada luz es fuerte y atemorizante.52 El Zóhar añade un fuerte sabor festivo a los aspectos cuánticos de la naturaleza de energía con la aseveración de que todo está hecho de todo lo demás. Sin embargo, permaneció una muestra de diferentes grados dentro de la estructura cósmica. Es dentro de la unidad toda envolvente de la Yud que los constituyentes de energía y materia se vuelven la fuerza unificada final. Como tal, la Yud pretendía que su dimensión de luz combinada con su energía inteligente de la Gran Unificación en el proceso creativo del mundo, aseguraba la corrección final del mundo. La respuesta a la petición de la Yud fue rápida en hacer su aparición. La energía emitida por la petición, tal como se ha mencionado anteriormente, estableció la energía inteligente de la Maim Nukvin. Aquí estaba la oportunidad que el Amo de la Oscuridad había estado esperando, pero que nunca pensó que se volviera realidad, o sea, la posibilidad de hacer contacto con la energía inteligente de la Yud. 23
  24. 24. La orden del Eterno fue fuerte y clara: "¡Dai Lo! ¡Detente allí mismo donde estás!".53 Al extenderse más allá de la protección del escudo cósmico, la Yud suministraba a la Estrella de la Muerte la ventaja necesaria para gobernar sobre el espacio galáctico, el mundo del bien y del mal, el universo de la corrupción. El mero contacto con la Estrella de la Muerte detendría a la Yud cósmica de volver a su lugar en el Tetragra-matón. El mundo de la acción, el universo cósmico de la tierra, es gobernado por el cambio —de la corrección antes del pecado de Adán, hacia la corrupción y otra vez de regreso a la enmendación—. Por esta razón, el Tetragramatón es pronunciado "Adonai"54 y no es su pronunciación original. Por lo tanto, a la letra Yud se le ordenó permanecer en su lugar. De ser utilizada en la creación del mundo, se pondría en la posición de volverse corrupta. Esto tendría el efecto de arrancar la Yud del Nombre Sagrado. En el Nombre Sagrado no existe corrupción alguna. Este proceso cósmico se revela en las palabras del profeta: "Porque Yo, el Eterno, no cambio".55 La Yud cósmica no se atreve a descender para apoyar al mundo de la acción, porque podría ser atrapada y corrompida por el Amo de la Oscuridad. Cuando el universo sea elevado a la conexión espacial de Zeir Anpin a través de la actividad humana positiva, haciendo así su corrección, entonces el Tetragramatón será pronunciado, tal y como está escrito. Este fenómena cósmico sólo llegará a ser reconocido al completarse el proceso de Tikún (corrección).56 Los cambios, los juegos dinámicos de los cosmos, los no usuales supernovas y la transformación de dinosaurios en largatijas, son fenómenos que existen en la no real dimensión cósmica del mundo de la acción, un universo en el cual la tierra y el hombre son partes muy integrales. Los defectos, los bombardeos celestiales y la corrupción, son aspectos de la existencia normal de este mundo, mientras el hombre mismo esté fragmentado. Los avances tecnológicos nos ayudan en descubrir muchas facetas cósmicas "nuevas". Sin embargo, el descubrimiento de cada nuevo fenómeno se relaciona con el cambio del cosmos. A lo no real, más que a la realidad toda envolvente unificada. Este no era un lugar para la Yud cósmica. Por lo tanto, el Eterno le dijo: "Tú estás grabada dentro de Mí, marcada dentro de Mí, y mi deseo y energía inteligente está en tí. Como consecuencia, no eres el canal cósmico adecuado para la creación".57 24
  25. 25. CAPITULO 17 –Las Letras Tet y Het LA FAZ DE LA TIERRA, LA FAZ DE NUESTRO SISTEMA PLANETARIO entero, la vista de nuestra galaxia y del más allá de nuestro universo infinito, sufrirían por igual los numerosos cambios que la actividad humana les asignaría. Todos eran aspectos de la incertidumbre física que pertenecía al reino de las ilusiones cambiantes. Con los planetas en sus órbitas permanentes, con la precisión cronológica de la rotación de los satélites y la llegada — ininterrumpiblemente en orden— de las estaciones, el hombre poseía poca razón para creer que él tenía alguna influencia en el escenario cósmico de conflictivas galaxias, bombardeos celestiales y ataques de cometas. Para la mayoría de la existencia humana, el Eterno creó la protección necesaria contra casi toda causa cósmica temerosa. Los rayos del cosmos están bien contenidos por un escudo magnético. La radiación destructiva es restringida por la ionosfera. La tierra parece estar asegurada con la medida exacta de calor y con la atmósfera adecuada para los procesos vitales. A pesar de los juegos verdaderamente peligrosos que el hombre ha estado practicando al partir átomos y genes, la verdadera amenaza de la raza humana es la flota de la Estrella de la Muerte que continúa, con afán, su búsqueda del dominio del universo. Puesto en contra del Amo de la Oscuridad, al hombre no le ha ido muy bien que digamos. Reina suprema la inhumanidad. Con esta perspectiva de un futuro cosmos, la Tet cósmica se acercó al Eterno para someter su petición como el canal celestial viable para coronar la creación del mundo. La Yud cósmica, debido a toda su fuerza de inteligencia- energía positiva, iba a ser requerida en el tiempo de Guemar Hatikún, el período de corrección final. Su posición dentro del Tetragramatón no podía ser, bajo ninguna circunstancia, puesta en peligro. 25
  26. 26. "Oh, Soberano del Universo, que Os complazca en crear el mundo conmigo, porque a través de mí eres llamado Tov (bueno) y Yashar (justo). La letra inicial de la palabra Tov comienza con la letra Tet, lo cual es indicativo de mi inteligencia-energía interna que es buena, apropiada y positiva".58 La inteligencia-energía particular de la letra Tet era, precisamente, la curación necesaria para aliviar todo peligro y ataque originado de la Estrella de la Muerte. En ambiente tan óptimo, la humanidad muy bien podría lograr su objetivo: la eliminación de la energía negativa. Abastecido y alimentado con los flujos suficientes de energía positiva, el hombre podría estar preparado para comenzar su gran batalla para restaurar la armonía en el cosmos. Un regreso al orden cósmico del Jardín del Edén, en los días anteriores a la caída de Adán, parecía inminente con la Tet cósmica como arquitecta de la nueva era. "Y el Eterno vio la Luz que era buena".59 Todo sueño que contiene el término Tov presagia la paz arriba y abajo, siempre y cuando las letras estén en su orden adecuado. Estas letras —Tet, Vav y Bet— fueron combinadas posteriormente para significar el Justo (Tzadik) del mundo. Como está escrito,60 "Díle al Justo que él es bueno, porque la Luz radiante de arriba está allí contenida". En los capítulos anteriores hemos investigado acerca del rango de las enseñanzas cabalísticas, y hemos descubierto algunas ideas nuevas radicales sobre la creación, influencias astrales, el espacio y el tiempo, orden y caos, un universo con sentido y una comprensión del hombre y su medio ambiente cósmico. Seguramente, mucho de lo que se ha presentado dará lugar al escepticismo y obtendrá su buena porción de crítica. No sería prudente negar que muchos de los lectores de este libro rechazarán abiertamente algunas de las ideas presentadas por los cabalistas. Sin embargo, esto es de esperarse como cualquier acercamiento nuevo hacia la comprensión de la creación y el universo, y el propuesto papel del hombre y su relación con él. Sin embargo, la perspectiva cabalística del universo ilustra la clase de ideas que no pueden ser ignoradas, especialmente a la luz de algunos de los avances recientes de la física cuántica y su principio de incertidumbre inherente. La teoría cuántica permite la posibilidad de que —sin aparentes causas— ocurran ciertos eventos en el mundo subatómico. Ciertas partículas parecen surgir de la nada sin ninguna causa previa. La mayoría de las filosofías religiosas incorporan la doctrina cabalística del Pan de la Vergüenza.61 Para poder obtener algo, hay que dar algo, siendo ésta la fórmula básica que aprendemos desde niños. Sin embargo, la nueva física presenta un escenario que incorpora la esencia del flujo cósmico que se encuentra dentro del concepto del Pan de la Vergüenza. Al hablar sobre este escenario, el físico Alan Guth comentó: "Se ha dicho muchas veces que no existe tal cosa como un almuerzo gratis. No obstante, el universo es un almuerzo gratis".62 Yo personalmente considero la aparición de algún aspecto particular de la mecánica cuántica como una validación directa de la comprensión cabalística del misterio de la existencia, en cuanto a que la teoría cuántica rompe un estancamiento que ha existido entre la religión y la ciencia durante varios siglos. Las leyes newtonianas de la física, simplemente son inválidas en el reino subatómico, lo cual comprueba, de una vez por todas, la creencia cabalística de que la religión es un mito y que, a su vez, también lo es la ciencia. Sin embargo, la posibilidad propuesta por la teoría cuántica de que el tiempo-espacio podría surgir de la nada como resultado de una conversión sin causa, parece contradecir todo aquello que nos rodea. Utilizando el dictado cabalístico de que existe sentido en todo aquello 26
  27. 27. que tenga sentido, una perspectiva diferente y más realista podrá ser lograda relacionada con la mecánica cuántica, que tal vez comprobará ser más válida que aquella de los mismos científicos. Cuando alguna entidad, aparentemente, aparece donde no existió otra antes, no debes asumir que no haya una causa específica. ¡Despójate de tu ego! ¡Deja la ignorancia afuera, donde pertenece! Un acercamiento demasiado racional sólo refleja nuestra inhabilidad de asimilar conscientemente la actividad de causa-efecto cuando, de hecho, nuestra conciencia cotidiana —los cinco sentidos— están completamente incapacitados para percibir la base metafísica de la realidad.63 Desde el punto de vista cabalístico, el origen del universo, y las leyes de la naturaleza, giran todos alrededor y surgen de una causa básica: la eliminación del Pan de la Vergüenza. La Era de Acuario es, ciertamente, la era de la iluminación. La teoría cuántica confronta, tanto la religión como la ciencia, con las mismas preguntas a las cuales la Cabala se ha estado dirigiendo durante siglos: ¿Existen el bien y el mal? Si existe un creador, ¿por qué permanece más allá de nuestra percepción finita? ¿Cuáles son las causas fundamentales de nuestra existencia? ¿Podremos ser responsables de nuestros actos en un mundo donde los acontecimientos ocurren sin causa alguna? Tal como lo hace la nueva física, la Cabala se dirige hacia los temas centrales de causalidad, cuestiones de moralidad, lo correcto y lo incorrecto, el bien y el mal. No más podrán aquellos que anteriormente idolatraban en el altar de los dioses de la ciencia y la tecnología, ignorar estas preguntas y rechazarlas por carecer de sentido. Entonces, encontramos que en cuanto avanza la comprensión científica de nuestro cosmos, inadvertidamente la ciencia proporciona el marco conceptual necesario para mejorar nuestra comprensión de la Cabala y del código cósmico contenido dentro de la Biblia. Desde el arribo de los conceptos clásicos newtonianos de la física, ha existido una dicotomía entre la religión y la ciencia. Para el cabalista, nunca existió conflicto alguno entre la religión y la ciencia. La religión, en sí, es un mito. Solamente el Creador es real. La Biblia no debe ser considerada un documento religioso de doctrinas. Oculta detrás de la interpreta- ción literal de la Tora, se encuentra la respuesta al secreto del origen de la vida, cuya verdadera naturaleza es el propósito que busca descifrar la Cabala. Inherente a la verdad —tal y como es percibido por los cabalistas antiguos— existe la idea de un cosmos hermoso en armonía y simetría, donde el hombre hace el papel de determinador. El universo físico entero es el medio para la expresión del deseo del hombre. ¿Qué significa, realmente, cuando la Biblia declara que el Eterno causó que la creación cobrara existencia? ¿Cómo se afecta la creación por el papel del hombre como determinador? La palabra "creación" trae consigo una variedad de significados. La creación del universo, desde la perspectiva cabalística, se refiere a la creación de las energías inteligentes para suministrar la inteligencia-energía del libre albedrío, tal como se ejemplifica por el deseo de recibir, con la oportunidad de eliminar el Pan de la Vergüenza.64 La creación del mundo físico observable, incluyendo el espacio y el tiempo, permiten al hombre la expresión corpórea del deseo de recibir para lograr este objetivo. La retracción y restricción del Creador (Tzimtzum) fueron, por consecuencia, un prerrequisito necesario para la creación. Era Él, entonces, y permanece ahora, el verdadero compositor de toda la creación. Sin embargo, tal como ninguna negatividad (deseo de recibir) podría existir en su infinita presencia positiva, el Creador se restringió para permitir a sus creaciones —las almas del hombre— eliminar el Pan de la Vergüenza. El Eterno orquestó la actividad celestial y terrena basado en la actividad humana. De manera más sencilla, Él cambió su actividad de compositor por la de un arreglista. Por lo tanto, después de la creación, la música del universo dependería del comportamiento del hombre. 27
  28. 28. El código bíblico contiene las leyes y los principios naturales para un universo ordenado. La distinción de todas estas leyes es la eliminación subsecuente del Pan de la Vergüenza. A través de sus propios esfuerzos, el hombre podrá ahora abrir las puertas de su ser, revelando un universo de belleza sin fin y en perfecta armonía. La antigua idea del propósito del hombre en el universo, en el cual su única función es servir al Eterno, fue desechada por el factor de determinación propia. En consecuencia, y armados con esta información, está claro el camino para una explicación simplificada de la diferencia entre el bien y el mal. El bien surge de aquellas actividades que toman en cuenta el propósito de la creación y su proceso de pensamiento inherente; en otras palabras, la eliminación del Pan de la Vergüenza, mientras aquello que es malo no lo hace. Sin embargo, no todas las energías inteligentes son necesariamente malignas. El deseo de recibir con el fin de compartir, aunque intrínsecamente de carácter negativo, se conforma a las leyes naturales del universo. La inclinación negativa es un factor necesario para la continuada existencia del mundo,65 porque sin el deseo de recibir nadie construiría una casa, ni se casaría, ni crearía una familia, ni tampoco se ocuparía de trabajo alguno.66 Sin embargo, está dentro de la capacidad del hombre controlar energías inteligentes negativas, cuyo antídoto es el código cósmico de la Biblia para contrarrestar su poder.67 Este control permitió al hombre el haber hecho manifiesto un universo físicamente expresado en armonía con la realidad toda envolvente unificada del Eterno. Tal vez la explicación más aceptada del sufrimiento en el mundo es el que los justos sufren castigo por cada pequeño pecado que hayan cometido. Entonces podrán gozar de su recompensa completa en el mundo venidero. La cuestión del origen y significado del "mundo venidero" planteó un número de dudas teológicas, las cuales han tratado de resolver los sabios de varias maneras. Primero, está el asunto de dónde se encuentra este mundo. Otro consternante problema es ¿por qué debemos esperar hasta después de la muerte para merecer la entrada al "mundo venidero"? Este problema se trata de muchas y diferentes maneras. Por un lado, tenemos el punto de vista de que el tema está más allá de lo que pueda entender el intelecto del hombre, el cual se apoya en el versículo que dice que "las cosas secretas pertenecen al Eterno".68 Por el otro lado, se ofrecen una serie de soluciones parciales. Desde el punto de vista cabalístico, el mundo venidero existe en el presente para aquellos que puedan conectarse con él —un lugar donde la conciencia cósmica comienza y donde las limitaciones del tiempo, espacio y movimiento no tienen dominio—. Contemplando al cosmos mientras surgía, el Eterno dijo: "Es bueno".69 Antes del pecado de Adán la inteligencia-energía negativa no existía porque allá no hubo violación de la doctrina del Pan de la Vergüenza. La actividad humana —que permanece aislada del concepto del "almuerzo gratis"—, otorga y asegura que uno es un Ben Olam Haba, un hijo del mundo venidero. Cuando el hombre se adhiere a las leyes y los principios del mundo de la realidad, no se somete al "almuerzo gratis". La persona para quien nada significa el concepto del Pan de la Vergüenza, está obteniendo un pase con destino a ningún lado en el medio de transporte suministrado por el mundo físico de la ilusión. "El Tzadik será recompensado con prosperidad material y su mérito perdurará para siempre".70 El Zóhar71 describe a los justos como aquellos individuos cuyo comportamiento trajo una conexión cósmica con la inteligencia-energía de ZeirAnpin, o la conciencia sefirótica de Yesod (fundamento). Este reino —un estado de presencia cósmica— no es diferente a las condiciones encontradas por una nave espacial que escapa de la atracción gravitacional de la tierra. Al entrar en el espacio, es gobernada por la aplicación de un nuevo juego de leyes y principios concernientes al tiempo, espacio y movimiento.72 28
  29. 29. "Y llegó a suceder, después de estas cosas, que la esposa de su amo...".73 El Rabí Hiyá habló sobre el texto: "Bendigan al Eterno, ustedes sus ángeles, ustedes que son grandes en fuerza, que cumplen su palabra, escuchando la voz de su palabra".74 El Rabí Hiyá interpretó esto diciendo: ¿Cómo obligar al hombre a cuidarse del pecado y perseguir el camino recto, para que el Amo de la Oscuridad, su atacante de todos los días, no lo extravíe del camino?. Y, debido a que lo ataca perpetuamente, obliga al hombre a concentrar toda su fuerza en su contra y a colocarse en un lugar de fuerza; porque tal y como el Amo de la Oscuridad es poderoso, obliga al hombre a ser aún más poderoso. Tal era Yosef, quien fue llamado justo y guardó en pureza la señal del pacto sagrado que fue imprimido sobre él (Yosef rehusó ser sometido a la tentación de un "almuerzo gratis"). "El Rabí Eleazar dijo: La palabra "después",75 Ajar, alude aquí al Amo de la Oscuridad, siendo el nombre del otro lado. Yosef se expuso al ataque del Amo de la Oscuridad al poner demasiada atención en su apariencia personal. Esto le dio oportunidad al Amo de la Oscuridad para decir:"¡Contemplad! ¡El padre de Yosef observa el luto para él (Yosef) y él se dedica a arreglarse y a peinarse!". (Yosef no sintió compasión en ese momento por la angustia de su padre en torno a su desaparición). Por lo tanto, fue soltado el oso, por decirlo así, y éste fue echado sobre él.76 El relato bíblico de Yosef y sus hermanos ha sido, para la mayoría de los lectores de la Biblia, otra historia bella y trágica de dolor y dificultad familiar. El Zóhar percibe la narración como parte del código cósmico general revelado en la Biblia. La astronomía, la astrología, el comportamiento social y las conexiones cósmicas, son sólo algunas de las facetas reveladoras que rodean la historia de Jacob y Yosef. De todas las narraciones del Génesis, aquellas concernientes a Yosef son las más largas y detalladas. No son una colección de incidentes fragmentados y separados. El relato contiene una riqueza sin precedentes de material de fondo para el rompimiento del código cósmico. Desde esta perspectiva, proporciona la mayor oportunidad en nuestra búsqueda para la gran teoría de la unificación. La Columna Central, el pegamento cósmico para la GTU, se demuestra claramente en la narración de Yosef. El foco de atención en la narrativa del Génesis es la nobleza del carácter de Yosef y la salvación que vino a través de su compasión. El Midrash aligera el trato rudo que dispensó Yosef a sus hermanos y señala que "él se comportó como un hermano para con ellos cuando estaban bajo su poder, mientras ellos no lo habían tratado como un hermano cuando él estuvo bajo el poder de ellos".77 Su hermano, Simón, quien había lanzado a Yosef al hoyo78 , fue encadenado por Yosef, pero en cuanto los demás hermanos partieron, "le dio de comer y de tomar, y lo bañó y lo perfumó con aceites.79 Yosef estuvo presente en la muerte de su padre. En ese momento los hermanos, aparentemente, temieron que Yosef se vengara por el trato cruel que le dieron en su juventud.80 Sin embargo, él eliminó sus temores citando, una vez más, su inteligencia-energía cósmica Yesod (fundamento), y demostrando compasión. Yosef estaba en su derecho para no tomar en cuenta este atributo puesto que sus hermanos estaban completamente alienados de él. Yosef simbolizó el cénit de la gran inteligencia-energía de la unificación, Rajamim, conocida como el efecto sefirótico cósmico del "fundamento". El nombre implicaba su función dentro del cosmos. El término bíblico Rajamim, y el verbo Rajam o Rijam, frecuentemente utilizado para demostrar este comportamiento, son derivados de la misma raíz de Rejem (matriz). Algunos sabios de la Biblia han propuesto que su significado original fue "hermandad", ya que aquellos nacidos de la misma matriz, usualmente expresan una actitud de hermanos unos hacia otros. Para el Rey David, el concepto era indicativo de una relación esencial entre el Eterno, la Fuerza, y aquellos a quienes la Biblia se refiere como israelitas. Aquellas almas originarias de Él —la inteligencia-energía positiva de Abel— son conocidas como "israelitas", un término utilizado para indicar la característica fundamental de Tov, "bueno". Los "otros pueblos de la tierra" cuyas almas están arraigadas en la inteligencia 29
  30. 30. negativa de Abel, son Erev Rav, "la nación de las multitudes mixtas". Son comprendidos a través de la descripción de ciertas formas de conducta tal como son demostrados por individuos sin amor, misantrópicos.81 "Él, el Eterno, estando lleno de compasión, perdona la inicuidad y no destruye", declara el Rey David.82 "Aprende a hacer el bien, buscar la justicia, aliviar a los oprimidos, juzgar a los huérfanos, y pedir por las viudas", implora el profeta Isaías.83 Estos versículos fueron entendidos como la suma y explicación de la gran inteligencia-energía de unificación del Eterno, el atributo de compasión. Su intento fue establecer la norma para la conducta humana. "Tal como el Eterno es mencionado como un Ser compasivo y misericordioso, tú también debes ser compasivo y misericordioso, dando regalos libremente.84 Por lo tanto, guardarás los mandamientos del Eterno, para caminar por sus caminos y temerle".85 El Talmud expandió y profundizó el concepto bíblico al reconocer a la fuerza-energía de compasión como la característica vital del israelita en oposición al Erev Rav.86 Maimónides declaró que las personas arrogantes, crueles e incapaces de amar, eran sospechosas de no ser israelitas. En conexión con esto, debe prestarse especial atención al nuevo significado fundado en la idea de ser o no judío, del Rabí Isaac Luria y su sistema luriánico de la Cabala. El restablecimiento de un concepto antiguo representa, actualmente, uno de los elementos constituyentes más importantes de la Cabala. En todas las numerosas referencias sobre esta asunto en el Talmud y los Midrashim, no existe alguno tan impactante y revelador como la interpretación luriáñica de tan delicado tema. Después del Éxodo de España, el pensamiento judío en general —y la Cabala en particular— sufrió una transformación completa, una catástrofe de tal magnitud y proporción que arrancó de raíz la época dorada del pueblo judío y afectó cada una de las esferas del pensamiento y comprensión judaicos. Fue en la gran sacudida de ese período crucial, que la Cabala estableció su pretensión del dominio espiritual dentro del judaismo. Los escritos de los antiguos cabalistas españoles, fechados desde los días talmúdicos y postalmúdicos, eran esencialmente el privilegio de un grupo pequeño de místicos. Los cabalistas de aquel tiempo eran un pequeño grupo de esotéricos que no tenían la intención de diseminar la Cabala. Después de la catástrofe de la expulsión española, surgieron sentimientos profundos en cuanto al significado religioso y al contenido más profundo de su expulsión. Esta expresión fue lograda en los cambios de largo alcance en cuanto a la perspectiva sobre la vida en general y sus alrededores en particular. Números considerables de judíos españoles —incluyendo al rabino principal, Abraham Seneor y a la mayoría de los miembros de las familias acomodadas— prefirieron el bautismo al exilio. En el amanecer de este movimiento espiritual y material, muchos judíos exiliados se establecieron en la ciudad antigua de Safed. Un grupo de místicos judíos prepararon el escenario en nuevos conceptos religiosos, lo cual había proclamado la Cabala de Safed. Formaron nuevas actitudes y costumbres mientras que su época dorada era arrancada. Comenzaron a buscar una mayor comprensión de sus sufrimientos en uno de los relatos más oscuros de los anales de la historia judía. Durante este período, el pueblo judío fue separado de otros pueblos, como resultado de su aceptación del monoteísmo. El reconocimiento de un solo Creador es la característica distintiva del pueblo judío, porque habían dejado completamente la idolatría, práctica que caracterizaba a los no judíos. Tanto el Zóhar87 como el Talmud describen esta división en 30

×