Lección de anatomía del Dr. Tulp.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Lección de anatomía del Dr. Tulp.

on

  • 7,771 views

Anáilsis del cuadro "Lección de anatomía del Dr. Tulp" de Rembrandt.

Anáilsis del cuadro "Lección de anatomía del Dr. Tulp" de Rembrandt.

Statistics

Views

Total Views
7,771
Slideshare-icon Views on SlideShare
7,767
Embed Views
4

Actions

Likes
0
Downloads
94
Comments
2

1 Embed 4

http://crisvalenciasogas.blogspot.com 4

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

12 of 2

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Lección de anatomía del Dr. Tulp. Lección de anatomía del Dr. Tulp. Document Transcript

    • LA LECCIÓN DE ANATOMÍA<br />La lección de anatomía del doctor Nicolaes Tulp, un típico cuadro del barroco. Rembrandt pintó este cuadro a los 26 años. <br />En el cuadro Rembrandt Harmenszon van Rijn, pinta al doctor Tulp en primer plano hacia la derecha, de sobrero, para destacar su rango ante un grupo de alumnos todos con la cabeza descubierta, indicando con una pinza el brazo disectado de un cadáver. <br />Análogamente en la foto en primer plano hacia la derecha un almirante, con todas las insignias de su rango, se destaca del grupo de subalternos, marcando con su índice las heridas en el pecho del cadáver.<br />Es interesante recoger en este análisis que en ambos casos tanto los alumnos como los subordinados dan a la obra atención, asombro, entusiasmo, sorpresa.<br /> Un detalle interesante en la composición esta dado por las camisas blancas y sus cuellos que apuntan cual flechas, como un index luminoso, hacia los cadáveres reforzando el gesto de Tulp en un caso y del almirante en otro.Excelente retrato de grupo encargado en 1632 por el doctor Nicolaes Tulp, en el que aparece representada una lección pública de anatomía, costumbre habitual en aquellas fechas para demostrar la sabiduría de Dios al crear al hombre. Vemos al doctor Tulp con su sombrero, reflejo de su cargo, con unas pinzas en la mano derecha, mostrando a sus alumnos la disección de un brazo, los tendones y los músculos. <br />El cuerpo del muerto en el que se realizan las prácticas es el de un conocido criminal ajusticiado; detrás de él se sitúan siete alumnos del doctor que escuchan atentamente la lección, destacando el realismo de las figuras a través de sus expresiones: sorpresa, entusiasmo, atención... Las miradas de cada una de las figuras hablan por sí solas y hacen que el espectador se sienta protagonista también de la escena y se integre en la lección, ampliando así el aula de Tulp a la sala donde se expone el cuadro. Las figuras apiñadas en torno al cadáver suponen una novedad, ya que en los retratos de grupo anteriores, se pintaba a las personas en fila; al colocarlas así, Rembrandt ofrece una mayor sensación de realismo Los detalles de los cuellos y los ropajes o los libros demuestran la altísima calidad del artista, que triunfa en Ámsterdam gracias a estos trabajos.<br />Poco después de la muerte de su padre del pintor, en 1630 y de la de su hermano mayor, Gerrick, ocurrida al año siguiente, el pintor holandés abandonó su Leyden natal y trasladó su residencia a Ámsterdam. En esta primera época de su estancia en la gran urbe cambió su técnica pictórica, abandonando los formatos pequeños, para enfrentarse a cuadros de mayor tamaño como el presente. "La lección de anatomía del doctor Tulp" fue el primer encargo oficial que recibió en 1632, el cual le proporcionó un éxito tan resonante que le consagró como el pintor más importante del momento.<br />El gremio de cirujanos encargó el lienzo para conmemorar una lección pública que impartió su primer anatomista, el doctor Nicolaes Pieterszoon Tulp, ante el cadáver de un ajusticiado. La obra presenta una composición clásica en pirámide, con la que Rembrandt consiguió expresar óptimamente la idea de auténtica unidad espiritual ente los siete retratados, ninguno de los cuales era médico, con el conferenciante ante el que se agrupaban. La fuerza del cuadro se concentra en la diagonal formada por los cuatro personajes que se sitúan en dirección hacia las pinzas del doctor Tulp, que muestra una serie de músculos mientras diserta sobre los mismos. Para evitar distraer la atención del espectador, el fondo es neutro y no tiene apenas definición.<br />En este lienzo aparece una característica propia de los retratos de Rembrandt: sus retratados no tendrán apenas una actitud ostentosa, sino una presencia meditativa y contenida, perfectamente aislada del mundo convencional al situar a sus personajes sumidos en una densa penumbra de la cual emergen intensamente iluminados. En todos sus modelos aflorará el característico espíritu holandés de su época, presidido por la sobriedad, la calma y el orden.<br />Con el paso del tiempo, este lienzo ha constituido, sin ser su objetivo, un impresionante homenaje a los médicos del siglo XVII que, a pesar del oscurantismo y la superstición, lograron mantener el prestigio de una profesión y de una ciencia al servicio del hombre.<br />-<br />Disposición de los personajes. <br /> En esta escena aparecen nueve personajes: Un cadáver, un maestro y siete estudiantes. El cadáver aparece en el centro de la escena. A su derecha, el maestro explicando la mano izquierda del cuerpo. Detrás y a la izquierda se encuentran los estudiantes. El autor resalta al cadáver como personaje principal, situándolo en el centro y más iluminado que el resto.<br />-Intención del autor <br />Se consigue la sensación de profundidad gracias a la luz y colocación de los personajes. La técnica es realista, haciendo que algunos personajes miren hacia el espectador para que este se meta en el cuadro. Predomina el claroscuro, estando iluminados el personaje principal y las caras de el resto, y en penumbra el escenario y la ropa.<br />Personaje principal<br />El prestigioso doctor Nicolaes Tulp ha llegado a la sala. Ocupa el importante cargo de Praelector Anatomiae del gremio de cirujanos de Ámsterdam. Es por tanto el primer anatomista de la ciudad. Va vestido de manera sobria y elegante al mismo tiempo y cubre su cabeza con un amplio sombrero. Ante un público diverso y que ha pagado su entrada, va a impartir una lección de anatomía sobre el funcionamiento de la musculatura del brazo y la mano, empleando para ello el cadáver de un peligroso criminal que ha sido ahorcado unas horas antes por sus delitos. Existe una costumbre en Ámsterdam: los cadáveres de los delincuentes pueden ser aprovechados para estos menesteres y la ocasión no se da todos los días. El anatomista se ha encontrado ya el cuerpo diseccionado por el antebrazo, de manera que sólo debe emplear unas pinzas para impartir su lección. Asisten a ella, prestos a ver lo que hace el doctor Tulp, siete personas, cuyos nombres no son conocidos porque figuran en el papel que muestra el personaje que aparece en el lado superior derecho. Ninguno de ellos lleva sombrero, lo que parece demostrar su menor importancia frente a la maestría de quien aparece retratado con esta prenda.<br />-Utilización de la luz<br />Cada retratado mantiene una posición y una expresión distinta, concentrándose la luz en aquellos rostros o zonas del cuerpo que el artista quiere resaltar. El contraste entre las zonas iluminadas y las penumbras aumenta con el traje negro característico de la época y un tratamiento vaporoso de ciertas texturas gracias a una suave pincelada.<br />Para entender mejor este proceso, vamos a analizar "Leccion de Anatomía", de Rembrandt<br />Mientras Tulp imparte su lección, la mirada de los espectadores van en una y otra dirección. El propio doctor, que está sentado, parece concentrar su vista hacia algo alejado, al tiempo que su mano izquierda reproduce los movimientos que con las pinzas consigue que efectuén los músculos del cadáver. En primer plano a la derecha hallamos un enorme libro abierto; quizás se trata del famoso tratado de Vesalio, De humani corporis fabrica. También hacia la derecha, pero en la pared del fondo encontramos un pequeño texto: Rembrandt F. 1632.<br />Una obra de amplias dimensiones (1,6 por 2,16 metros) y sobre la cual existen (y, quizás existirán siempre) numerosos interrogantes. <br />Las posturas y las expresiones faciales de los atentos oyentes de Tulp se asemejan a aquellos que escuchan a Jesús.En el cuadro vemos plasmada la aceptación del doctor Tulp de que el conocimiento se basa en la necesidad de la confirmación empírica a través del hecho de que el profesor está dando una clase y simultáneamente disecando sin la necesidad de leer ningún libro.Por el contrario las lecciones de anatomía medievales, bajo el influjo de la sabiduría de Aristóteles y Galeno, separaban ambas funciones.El médico se distanciaba del “trabajo sucio” de la disección, que se dejaba en manos de un cirujano – barbero, mientras que el profesor se concentraba en la lectura del texto de Galeno (cuarta imagen que encabeza esta entrada). Si se descubrían discrepancias entre el dogma anatómico galénico y el cadáver, se zanjaban como un defecto, o una “broma”, de la naturaleza.<br />Estructura del cuadro<br />Es una COMPOSICIÓN PIRAMIDAL <br />Tiene mucho JUEGO DE CLAROSCUROS<br />Es muy importante el CRUCE DE LAS MIRADAS No todos en la pintura “ven” lo mismo. Uno dirige su mirada hacia el texto de anatomía para verificar si lo que el doctor Tulp está diciendo es cierto. Otro mira hacia los observadores de la pintura y dirige nuestra atención hacia la disección anatómica.<br />LA LUZ - La luz proviene paradójicamente del CADAVER. Este doble contraste lumínico genera un “degradé” de vida (muerto –vivo, inferior – superior) y un “degradé” de poder psicológico (el que tiene el saber y los que no lo tienen, derecha - izquierda). El pintor está interesado en los contrastes lumínicos que provoca una luz potente y clara, que ilumina unas zonas y deja en profunda sombra el resto del espacio, según indicaba la teoría tenebrista que trabajaba por estas fechas. El colorido oscuro también es característico de la técnica tenebrista, pero además hay que destacar la austeridad cromática de los trajes de aquella época, animada por los cuellos y puños blancos.<br />la maestría en la pincelada o la enorme capacidad del pintor para lograr retratos que reflejen la psicología de los personajes. <br />El fondo en sombras es poco visible. Vemos dos libros. El que está colocado en el ángulo inferior derecho probablemente sea el “best seller” de anatomía del momento, “De humani corporis fabrica” de Andreas Vesalio (1543). El que tiene en sus manos el asistente que se encuentra a la derecha de Tulp se supone que es la lista de los presentes a la disección.La lección no es sólo para los observadores de la pintura. Tulp mira hacia una audiencia que podemos imaginar.<br />Estilo pictórico<br />En esta pintura observamos que la línea media está demarcada por el esqueleto y que las figuras están ordenadas en dos triángulos perfectamente simétricos.<br />Personajes<br />El Profesor Tulp es evidentemente la persona que controla el evento. Está a la derecha del cuadro dentro de una pirámide que culmina en su sombrero negro, símbolo de su alto status social. Son necesarios todos los observadores para contrabalancear la figura todopoderosa de Tulp.El cadáver en el centro parece una cuña entre los cuerpos vivientes.Por esta composición los dos protagonistas de la pintura son el doctor Tulp y el cadáver.el cadáver en la obra de Rembrandt es el centro de la pintura y aumenta el dramatismo psicológico.<br />Que expresa la pintura???<br />un combate latente: la fascinación e interés de los observadores pero también su miedo, ansiedad e incomodidad al descubrir los misterios del cuerpo. Hecho comprensible ya que sólo dos de los siete observadores eran médicos.Sin embargo sentimos que preside una mirada unificada, la del triunfo de la ciencia sobre la muerte.Ritmo – Pliegues de la ropa del muerto. <br />Movimiento<br />Si observamos atentamente la pintura esta no es una lección de anatomía común. Habitualmente se comenzaban las disecciones por las vísceras abdominales, ya que eran las que más rápidamente se descomponían. Pero en este cuadro vemos al doctor Tulp comenzando la disección por el miembro superior izquierdo. Evidentemente Tulp quería mostrar algo en especial sin pasar por todos los pasos de una disección habitual.Tulp está señalando un músculo con un fórceps. Esto es inusual ya que habitualmente se utilizaban punteros para señalar las estructuras anatómicas (quinta imagen que encabeza esta entrada).La utilización del fórceps significa que el doctor Tulp no está mostrando una estructura sino una función.Su mano izquierda está sostenida en una forma extraña, seguramente mostrando la acción del músculo señalado.Por lo tanto la pintura describe dos acciones que están sucediendo en paralelo: Tulp muestra con el fórceps la acción del músculo en el cadáver mientras que con su mano izquierda muestra la acción del músculo “en vivo”. Este hecho se refuerza porque mientras un asistente mira hacia el antebrazo del cadáver, el otro mira hacia a la mano izquierda del doctor Tulp.No estamos presenciando una lección de anatomía estática, sino una de anatomía funcional.<br />Esto muestra una cualidad esencial de las pinturas de Rembrandt que es el movimiento. La preocupación de Rembrandt por el movimiento también hace que esta pintura personifique el pensamiento europeo del siglo XVII<br />UN POCO DE HISTORIA DE REMBRANT Y DE LA VIDA EN SU ÉPOCA ( Esta información es buena leérsela por si hay alguna pregunta pero no es para la exposición del cuadro) <br />Rembrandt Harmenszoon van Rijn pintó este cuadro a la temprana edad de 26 años.Nació el 15 de Julio de 1606 en Leyden, curiosamente una de las “cunas” de la educación médica. Fue enviado a la universidad pero rápidamente se aburrió y solicitó a sus padres abandonarla para dirigirse a Ámsterdam y dedicarse al estudio de la pintura.En 1631 se casó con Saskia van Uylenburgh, que era la prima de uno de los vendedores de arte más exitosos de Ámsterdam.Este matrimonio le proporcionó importantes conexiones sociales para conseguir pedidos de retratos y pinturas de la alta sociedad holandesa.Es justamente su cuñado quien lo recomienda a Nicolaes Tulp, quien deseaba encargar un retrato grupal.En el siglo XVII este tipo de retratos eran muy populares en Holanda, eran una verdadera institución social. El retrato grupal era el símbolo de una clase media que ascendía social y económicamente.Además era socialmente bien visto aparecer en compañía de gente poderosa. Por este motivo, ¡muchas personas pagaban para aparecer en estos retratos! Para comprender esto hay que entender que salir en estos retratos era como salir en la tapa de la revista Gente.Esto convertía a este tipo de cuadros en una difícil tarea para los pintores ya que debían cumplir con las pretensiones de todos los participantes que habían pagado y querían estar ubicados en un lugar de privilegio.Siguiendo su ascenso meteórico los burgueses de Ámsterdam vivían bien y deseaban verlo reflejado en el arte.Nicolaes Tulp era una de las personas que ocupaba el centro de la escena en Ámsterdam durante el siglo XVII. En 1632 tenía 39 años.Tulp era un estudioso, un anatomista y un cirujano. Era el director del gremio de cirujanos. Era famoso por un tratado sobre monstruos y por haber descubierto la válvula ileocecal.Pero, por sobre todo, Tulp era un “animal político”. Fue ocho veces tesorero de la ciudad de Ámsterdam.<br />QUIEN ERA EL MUERTO???<br />Un reo acaba de ser colgado por robo y con ello la oportunidad de tener un cadáver para ser disecado.A diferencia del sur de Italia donde la muerte era un proceso súbito, en el norte de Europa la separación entre el cuerpo y el alma se veía como un proceso gradual. Los sujetos que eran dedicados a la disección, los ajusticiados, lo eran precisamente porque la práctica anatómica se consideraba un castigo añadido sobre el cuerpo, todavía portadora de una cierta identidad de la persona.Vemos entonces que el criminal es la victima de la justicia y de una doble violencia médica, corporal y espiritual.Una vez ajusticiado el cadáver es inmediatamente trasladado al teatro de disección del gremio de cirujanos de Ámsterdam.En las lecciones de anatomía los cuerpos enanizados por una perspectiva despiadada, parecen muñecos descuartizados e inmolados ante un saber tan nuevo como inclemente. El médico no se siente interpelado por ningún deber especial de compasión ante ese cuerpo inánime que ya no tiene acceso a ninguna curación.<br />