Img
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Img

on

  • 325 views

 

Statistics

Views

Total Views
325
Views on SlideShare
324
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Img Img Document Transcript

  • -lLa caperucita azul (lgnacio Viar)Aquella niña de siete años, inserta en paisaje alpino, era encantadora. La llamaban, por su indumentaria,caperucita azul. Su encanto físico quedaba anulado por su perversidad moral. Las personas cultas del pueblono podían explicar cómo en un ser infantil podía acumularse la soberbia, la crueldad y el egoísmo de un modotan monstruoso.Sus padres luchaban diariamente para convencer a Caperucita.- ¡Llevarás la merienda alaabuelita¡- iNo¡Y surgían los gritos y amenazas. Todo lo que surge cuando hay un conflicto educacional. Caperucita tenía queatravesar todos los días, tras la discusión, un hermoso pinar para llegar a la casita donde vivía sola suabuelita. Caperucita entrabaerrcasa de su abuela y apenas la saludaba. Dejaba la cesta con la merienda ymarchaba precipitadamente, sin dar ninguna muestra de cariño.HabÍa en el bosque un perro grande y manso de San Bernardo. El perro vivía solo y se alimentaba de lacomida que le daban los cazadores. Cuando el perro veía a Caperucita se acercaba alegre, moviendo el rabo.Caperucita le lanzaba piedras. El perro marchaba con aullido lastimero. Pero todos los días el perro salía a suencuentro, a pesar de las sevicias.Un día surgió una macabra idea en la pequeña, pero peligrosa mente de la niña. ¿Por qué aquel martiriodiario de las discusiones y del caminar hasta la casa de su abuela? Ella llevaba en la cesta un queso, unpastel y un poco de-miel. ¿Un veneno en el queso? No se lo venderían en la farmacia. Además, no teníadinero. ¿Un disparo? No. La escopeta de su padre pesaba mucho. No podría manejarla.De repente brilló en su imaginación el reflejo del cuchillo afilado que en su mesita tenía la abuelita. La decisiónestaba tomada. El canto de los pájaros y el perfume de las flores no podían suavizar su odio. Cerca de la casasurgió de nuevo el enorme perro. Caperucita le gritó, lanzándola una piedra.Llamó a la puerta.- Pasa, Caperucita.Su abuela descansaba en el lecho, Unos minutos después se oyeron unos gritos. Cuando el cuchillo iba aconvertirse en un instrumento mortal, Caperucita cayó derr.ibada al suelo. El pacífico San Bernardo habíasaltado sobre ella. Caperucita quedaba inmovilizada por el peso del pero. Por el peso y el temor: Por primeravez, un gruñido severo, amenazador, surgía de la garganta del perro.La abuelita, tras tomar una copa de licor, reaccionó del espanto. Llamó por teléfono al pueblo. Caperucita fueexaminada por un psiquiatra competente de la ciudad. Después, la internaron en un centro de reeducacióninfantil. La abuelita, llevándose a su perro salvador, abandonó la casa del bosque y se fue a vivir con sushijos.Veinte años despuer)C"p"rucita, enfermera diplomada, marchaba a una misión de África.-¿A qué atribuye usted su maldad infantil? -le preguntó un periodista.- A la televisión -contesté ella subiendo al avión.En África, Caperucita murió asesinada por un negro que jarnás vio un televisor, pero había visto otras cosas.