EL MAR DE GALILEA Y EL MAR MUERTO

  • 15,154 views
Uploaded on

 

More in: Spiritual , Business
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
No Downloads

Views

Total Views
15,154
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
1
Likes
3

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Hay en Tierra Santa dos lagos alimentados por el mismo río: el río Jordán. Están situados a unos kilómetros de distancia el uno del otro. Pero, ambos poseen características asombrosamente distintas.
  • 2. Uno es el Lago de Genesaret, conocido también como Mar de Galilea o Lago de Tiberiades.
  • 3. El otro es el llamado "Mar Muerto".
  • 4. El primero es azul, lleno de vida y de contrastes, de calma y de borrasca. En sus orillas se reflejan delicadamente las flores amarillas de sus bellísimas praderas.
  • 5. El Mar Muerto es una laguna salitrosa y densa, donde no hay vida y queda estancada el agua que viene del río.
  • 6. ¿Qué es lo que hace tan diferentes a los dos lagos alimentados por el mismo río? Es sencillamente esto:
  • 7. El Lago de Genesaret trasmite generosamente lo que recibe. Su agua una vez llegada allí, parte inmediatamente para remediar la sequía de los campos. Sacia la sed de los hombres y de los animales. Es un agua altruista.
  • 8. El agua del Mar Muerto se estanca. Se adormece. Es salitrosa. Mata. Es agua egoísta, estancada, inútil.
  • 9. Pasa lo mismo con las personas. Las que viven dando y dándose a los demás, generosamente, viven y hacen vivir.
  • 10. Las personas que, egoístamente, reciben, guardan y no dan, son como agua estancada, que muere y causa la muerte a su alrededor.
  • 11. Muchas gentes se parecen al Mar Muerto: sólo reciben, acumulan, no se dan y así se fabrican una vida amarga, desdichada e infeliz.
  • 12. Hay otros que dan y se dan a sí mismos con generosidad y sin esperar recompensa... Esta gente es la más feliz de nuestro mundo.
  • 13. Cuánto más damos más recibimos. Cuanto menos repartimos de lo nuestro, más pobres nos volvemos.
  • 14. El que acumula para sí solo, llama a gritos a la infelicidad y ésta llega.
  • 15. El que reparte, abre la puerta a la felicidad. Autor: P. Mariano de Blas (adaptación)